miércoles, 17 de abril de 2024

17 DE ABRIL: BEATA MARIANA DE JESÚS


17 de Abril: Beata Mariana de Jesús

(✞ 1624)

La extática y maravillosa virgen María Ana de Jesús nació en Madrid, de muy noble e ilustre linaje, y su padre Luis Navarro Ladrón de Guevara servía en la corte del Rey don Felipe III.

Cuando llevaban en brazos a la iglesia aquella santa niña, notaban que al tiempo de alzar la Hostia y el Cáliz se quedaba arrobada; y cuando apenas sabía andar por sus pies, buscaba algún lugar recogido de su casa, y así la veían puesta en oración delante de una imagen de nuestro Señor crucificado, bañados los ojos en lágrimas o cercado su rostro de resplandores.

Gozaba de la presencia visible de su ángel custodio; y platicaba de la beatísima Trinidad, de la Encarnación del Verbo, y de la adorable Eucaristía, que son los más inefables Misterios de nuestra Divina Religión, como de cosas que más parecía entenderlas que creerlas.

Recibió la primera Comunión en edad muy temprana, y cada vez que tomaba el Pan de los ángeles, parecía transformarse en un ángel que gozaba de Dios.

Más, ¿quién no se espantará ahora de las durísimas pruebas porque tuvo que pasar esta alma angelical? Tuvo en lugar de madre, una madrastra de condición asperísima que la afligía sobremanera, y su padre no la contenía tanto como debiera, especialmente cuando la santa doncella hizo voto de perpetua virginidad contra la voluntad del padre que quería casarla.

Era ella, de gentil disposición y muy hermosa; y se cortó un día con las tijeras la rubia cabellera pensando que así se entibiaría el amor del que la pretendía por esposa: entonces fue cuando su padre y su madrastra salieron de sí y cargaron sobre ella una tempestad de injurias y golpes, con tanto enojo y crueldad, como si fueran verdugos de su hija mártir.

Cuando cesaron los malos tratos Dios permitió que su sierva se viese todos los instantes del día fieramente atormentada por torpísimas imaginaciones y tentaciones las cuales le duraron once años, y a todo esto se añadían penosísimas enfermedades y agudísimos dolores, que acrisolaron como el oro su invencible paciencia.

Dejó al fin la casa de sus padres, y con la aprobación del venerable Fray Juan Bautista del Santísimo Sacramento, que era de los Mercedarios Descalzos, se construyó una celdilla junto a una ermita de Santa Bárbara, y recibió después el hábito de nuestra Señora de la Merced de manos del Maestro General de la Orden: y en aquella pobrísima casa la visitaban hasta los príncipes, porque era muy grande la fama de sus arrobamientos, milagros y profecías.

Finalmente, después de una vida llena de trabajos y celestiales consuelos, en un éxtasis suavísimo entregó su alma al señor a los cincuenta y nueve años de edad.

El 18 de enero de 1783 el Papa Pío VI la declaró beata. El pueblo de Madrid sentía tanta devoción por Mariana de Jesús que la eligió como copatrona de la ciudad junto a San Isidro.


martes, 16 de abril de 2024

LA FABRICA DE SANTOS DE LAS SECTA VATICANO II NO SE DETIENE

La secta del Vaticano II sigue “fabricando” nuevos “santos” y enterrando en el olvido los verdaderos santos y mártires que entregaron su vida por la Fe Católica.


Ahora, Jorge Bergoglio, alias “papa” Francisco ha dado su aprobación para una nueva “beatificación”, esta vez la de Elena Guerra, quien fundó la Orden Religiosa conocida como las Oblatas del Espíritu Santo.

El sólo hecho de que el falso “papa” Juan XXIII en 1953 haya publicado un decreto sobre “el carácter heroico de sus virtudes”, confiriéndole el título de “Venerable” y que el 26 de abril de 1959, él mismo la haya declarado “Beata” definiéndola como “La apóstol del Espíritu Santo de la época moderna” (¿o la primera apóstol del modernismo quiso decir en realidad?), ya siembra dudas.

Según la información con el “imprimatur” de la secta del Vaticano II: “Elena Guerra murió rechazada, calumniada e incomprendida el 11 de abril de 1914...”

Pero echemos un vistazo a lo que ocurrió:  En 1905, hubo diversas acusaciones formuladas por tres Hermanas jóvenes contra la Madre Fundadora, que hasta entonces era Superiora sin mandato. Las acusaciones que se le hacían eran las siguientes: dilapidar el patrimonio del instituto con gastos superfluos, contraer deudas sin control, descuidar el gobierno de la congregación para componer sus devocionarios, descuidar también a las hermanas enfermas y, por último, tener lagunas de memoria debidas a la edad, aunque, en realidad, sor Elena no era muy vieja, pues sólo tenía 70 años recién cumplidos.

Pero esas acusaciones, fueron desmentidas posteriormente por los “testimonios” dados años más tarde por las Hermanas para la introducción de la causa de beatificación.

En resumen, el 20 de septiembre de 1906, el Vicario General, Monseñor Domenico Fanucchi pronunció lo siguiente ante las Hermanas reunidas: que Sor Elena Guerra “ha renunciado” a su oficio de Superiora, y que “vuelve a renunciar por propia voluntad”, inducida por “el peso de los años”. Después de esto Sor Elena tuvo que confirmar su renuncia, pedir perdón por las faltas cometidas en los 25 años de su gobierno, y recibir una penitencia del Vicario. En el acto de la llamada “renuncia” conservó los títulos de “Madre Fundadora” y “Superiora Honoraria”.

Esta medida fue acompañada de imposiciones muy drásticas: prohibición de publicar nuevos libros, de recibir monjas en su habitación, control de toda su correspondencia y, en el locutorio, la presencia obligatoria de una monja “oyente”.

¿Estas medidas tan extremas que tomó la Iglesia Católica -que por aquellos años era la verdadera Iglesia Católica- fueron porque era sospechosa de modernismo? Es decir, ¿Elena Guerra era en realidad una voz “anticipatoria” del conciliábulo Vaticano II?, ¿o quizás esas medidas fueron consecuencia de la cercanía de sus ideas con las del pentecostalismo protestante, que empezaba a desarrollarse en los Estados Unidos en aquellos años?

Es bastante fácil entonces, concluir porqué en aquellos años fue “rechazada, calumniada e incomprendida”,  y por qué hoy está a un paso de ser “canonizada”.


MISAS SIN ALZAR

Lo comentaban aquellas buenas mujeres: nos gusta más la “misa” de Marisol, solo que la dice sin alzar…

Por el padre Jorge González Guadalix


Como pueden imaginar, Marisol se encargaba de la liturgia de su parroquia cuando el párroco estaba ausente, cosa que sucedía con relativa frecuencia. Y esta “buena mujer”, como ahora se dice, se fue empoderando al punto de que sus celebraciones eran casi “misas”, pero… lo único, que las decía sin alzar. Es más, fue tomándose tantas confianzas que si en verdad propiamente no podía ofrecer la “misa” y aceptar estipendios, en la práctica, aplicaba el rezo por tal o tal intención y no rechazaba un donativo.

Con el grave problema de la falta de sacerdotes y el deseo de suplir como sea su carencia, hoy se multiplican las “misas” sin alzar y las soluciones que sean para tapar un hueco. Leía el otro día que el obispo de Rímini acaba de poner una parroquia en manos de un diácono permanente que se ha instalado en la casa parroquial con su señora y sus niños. Mal negocio el de la confusión.

En pocos años tendremos sacerdotisas y obispas por el viejo método de que total Marisol, la hermana Gundisalva y Lucía, la de Villamontaña del Páramo, llevan años atendiendo la parroquia, dirigiendo el rezo, distribuyendo la comunión y aplicando sus oraciones por el alma del último difunto. Confusión y relativización de la figura del sacerdote, reducido, en el mejor de los casos, a funcionario reponedor de reserva eucarística.

El ejemplo del diácono de Rímini es un paso más hacia la protestantización de nuestras parroquias católicas. Total, ¿qué más da un pastor que el diácono casado, con su mujer y sus niños?

La escasez de sacerdotes necesita otras soluciones. La primera, difícil pero imprescindible, es estudiar qué ha pasado para que en pocos años se haya llegado a esta situación de tan grave carestía vocacional. Preguntarnos por qué diócesis enteras, zonas enteras, se han quedado sin vocaciones y sacerdotes en apenas unos años. Algo falla. Preguntarnos por qué en algunas partes del mundo, por ejemplo Nigeria, abundan las vocaciones.

Y luego buscar soluciones que para nada empañen, desdibujen o vayan ninguneando la figura y el ministerio del presbítero. Al revés, que sigan marcando la identidad, la triple función de enseñar celebrar y regir del sacerdote, la importancia fundamental del sacerdote. No olviden que una Iglesia sin sacerdotes no puede subsistir.

Si no somos conscientes de lo que pasa, en pocos años, muy pocos, nos acostumbraremos a la “misa” de las monjas, que es casi lo mismo que la de D. Jesús, solo que sin alzar, qué más da, y a las parroquias regidas por el diácono o laico Fulanítez, instalado en la casa parroquial con la familia, que tampoco es tan distinto a cuando estaba D. Jeremías. Nos acostumbraremos a una Iglesia sin sacerdotes. Y, en consecuencia, sin sacramentos, especialmente penitencia y eucaristía. ¿Se imaginan? Pues ese es el peligro. Que nos acostumbren, que nos acostumbremos, a una Iglesia sin sacerdotes. Y si no hay sacerdotes…


16 DE ABRIL: SANTO TORIBIO DE LIÉBANA - SANTA ENGRACIA Y SUS 18 COMPAÑEROS MÁRTIRES


16 de Abril: Santo Toribio del Liébana

(🕆 456)

El bienaventurado y celosísimo santo Toribio de Liébana, Obispo de Astorga, fue natural de la provincia de Galicia, y a lo que se puede entender, era hijo de una de las familias principales de la ciudad de Astorga.

Habiendo aprendido y aprovechado mucho en las letras humanas, distribuyó su patrimonio a los pobres y navegó a Jerusalén, donde el Obispo de aquella iglesia hizo tal estimación de su santidad, que le confió el riquísimo tesoro de las cosas sagradas y reliquias de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, de las cuales trajo después muchas a España.

Volviendo de los Santos Lugares a su patria, curó milagrosamente a una hija del rey de los Suevos, y a otros muchos enfermos y con las merecidas limosnas que le dieron, edificó un templo al Salvador, y puso en él las reliquias que había traído.

Murió en esta sazón el Obispo de Astorga, y todos pusieron los ojos en Santo Toribio, el cual aunque mucho se resistió, hubo de rendirse a la voluntad divina.

Entonces, un ambicioso diácono de Astorga le acusó de un crimen de adulterio, ya que él pretendía aquella cátedra, y el santo Obispo, inspirado de Dios se justificó plenamente.

Porque habiendo ido a su Catedral, un día de gran concurrencia de fieles, dijo al pueblo de la necesidad que tenía de volver por su honra y con muchas lágrimas pidió al Señor que deshiciese aquella calumnia.

Luego mandó traer al altar un brasero, y tomando en sus sagradas manos las ascuas encendidas las envolvió en el sobrepelliz que traía puesto, y entonando el salmo de David, que comienza: “Levántese Dios, y sean disipados sus enemigos”, rodeó toda la iglesia llevando las ascuas en el roquete; y todo el pueblo vio con sus ojos como ni en el roquete ni las manos del santo apareció ninguna lesión de fuego, pues no quedó de él ni la más leve señal.

Asombráronse todos de semejante maravilla, y el calumniador confesó a voces su pecado, y cayó muerto en la iglesia.

Pero la obra más excelente que hizo Santo Toribio, fue el acabar con la herejía de los priscilianos en España para lo cual se armó de una carta en que refutaba victoriosamente aquellos errores, y la envió a algunos Obispos españoles.

Y con las Letras Apostólicas del Papa, que era San León el Magno, y la autoridad de un Concilio nacional que se juntó en Toledo, y otro provincial que se celebró en Galicia, cortó la cabeza de aquella herejía que inficcionaba muchos pueblos de España.

Finalmente, después de haber cumplido Santo Toribio las obligaciones de un buen pastor y defendido su rebaño de los lobos infernales, descansó en paz; y en el siglo VIII, por causa de la invasión de los moros fueron trasladadas sus reliquias, y las que trajo de Jesucristo, al monasterio de San Martín de Liébana que se llamó después Santo Toribio de Liébana.

(Imágenes de Monasterio Santo Toribio de Liébana aquí).




16 de abril: Santa Engracia y sus 18 compañeros mártires


(🕆 303)

La gloriosa virgen y fuertísima mártir de Cristo Santa Engracia era hija de un gran caballero y señor muy principal de Portugal, y habiendo concertado de casarla con un duque de Rosellón, o capitán de aquella frontera de Francia, la enviaba para celebrar las bodas muy bien acompañada de dieciocho caballeros, parientes y familiares suyos, cuyos nombres eran Lupercio, Optato, Suceso, Marcial, Urbano, Julio, Quintiliano, Publio, Frontón, Félix, Ceciliano, Evencio, Primitivo, Apodemio, Maturio, Casiano, Fausto y Jenaro: y estos cuatro últimos tenían por sobrenombre Saturninos.

Hallábase esta ilustre comitiva en Zaragoza cuando Daciano como tigre fiero y cruel se relamía en la sangre de los cristianos de aquella ciudad principalísima y les afligía con los más horribles tormentos.

Entonces armada de Dios, la virgen Santa Engracia, se presentó con sus dieciocho compañeros cristianos ante el tribunal del inicuo juez y le reprendió severamente por haberse despojado de la razón de hombre y haberse vestido de la crueldad de una fiera, vertiendo tanta sangre de hombres inocentes, que no tenían otra culpa sino adorar al único Dios verdadero.

Daciano quedó pasmado, y pensativo sobre lo que había de hacer con aquella nobilísima y hermosísima doncella que así le hablaba; pero por fin, pudo en él más su cruel naturaleza que la humanidad, ni otro algún buen respeto y mandó detener y azotar rigurosamente a la santa virgen y aquellos dieciocho caballeros; y para escarmiento de los demás cristianos de Zaragoza, hizo arrastrar a Engracia atada a la cola de un caballo por toda la ciudad.

Despedazáronle después sus virginales carnes con uñas de hierro, dislocáronle los miembros, cortáronle el pecho izquierdo, y cuando todo su santo cuerpo estuvo hecho una llaga, la cubrieron con una larga vestidura, y la dejaron así para que con los dolores de sus heridas se prolongase su martirio y se dilatase la muerte.

Y como ella perseverase en la confesión a Jesucristo, Daciano, irritado por aquella invencible constancia, mandó que le hincasen un clavo en la frente.

Todavía se muestra en la cabeza de la Santa el agujero de aquel clavo, en cuyo tormento la fidelísima esposa del señor acabó de recibir la corona del martirio.

Finalmente, a los dieciocho caballeros, mandó el procónsul a degollar fuera de la ciudad, y en el mismo día recibieron con Santa Engracia la palma de gloriosos Mártires de Jesucristo.

Se conservan con gran veneración las preciosas reliquias de la Santa en la cripta del templo de su nombre, magníficamente restaurado en nuestros días en la capital de Aragón.

En un depósito del mismo sepulcro están las reliquias de san Lupercio, y en otro sepulcro de mármol, las de los otros Santos compañeros cuyos huesos son de color rosa y despiden fragante aroma.

(Historia e imágenes del monasterio de Santa Engracia aquí)


lunes, 15 de abril de 2024

LAS TRES ESTACIONES

Soberbia y adoración de la propia persona es una muestra del corazón de Lucifer. El orgullo diabólico es la señal de los tiempos modernos sin Dios.

VI

LAS TRES ESTACIONES

Cuaresma. Estamos en la entrada de un tiempo santo y serio. Llegó la Cuaresma con sus gracias y bendiciones. Millares de hombres, el gigantesca procesión, han desfilado en el decurso de los siglos, ante la cruz del Salvador. Muchos de ellos miraron a lo alto del Gólgota con fe, lleno de arrepentimiento el corazón, y al fijar los ojos en el Crucificado, sanaron de la terrible mordedura de la serpiente infernal. Muchos otros, sin embargo, perseveran en la incredulidad y en el pecado, sin amar al Amor crucificado, y por eso se perderán por toda la eternidad. 

¿Y nosotros, hermanos en Cristo, como nos portamos con el divino Salvador? Todos, desde que nacemos, nos hallamos llagados del alma, el veneno del pecado original corre por nuestras venas, dilúyese en nuestra sangre, debilita nuestro corazón y lo inclina hacia el pecado. ¡Cuán terrible fue el efecto de ese veneno en los días de carnaval! ¡Cuántas víctimas ha causado moralmente! ¡Cuán necesario es ahora el tiempo de Cuaresma! ¡Bienvenido, pues, mil veces bienvenido, oh tiempo de gracia y de perdón! ¡Tú arrancarás al pueblo de los brazos del placer y del pecado, para conducirlo a los pies de la Cruz, ante el moribundo Salvador! ¡Tú repararás los crímenes de los pasados días! 

A fin de que nos sea provechoso este tiempo de Cuaresma, hablaremos del pecado y de su reparación. 

Escenario y circunstancias. Cerca de Jerusalén hay un terreno estéril, llamado desierto de Judea. Por un lado se levantan las montañas de Moab, por el opuesto se extienden las bituminosas aguas del Mar Muerto. En medio, entre las montañas y el mar, se extiende una llanura desierta e inhospitalaria, sembrada de rocas y de restos de cráteres extintos. Allá condujo el Espíritu Santo a nuestro salvador. “Jesús fue conducido del espíritu al desierto” (Mat. 4: 1). Este es el primer paso que el Mesías da en su vida pública. Cuarenta días y cuarenta noches pasa Jesús en esta soledad, en oración, vigilia y ayuno. ¿Para qué? El evangelio nos da la principal razón: “Para que fuese tentado por el diablo” (Ibid.). Allá el Salvador del mundo debía entrar en combate con el príncipe de las tinieblas. Esta lucha fue un modelo para todos los tiempos. San Pablo nos dice en su epístola a los Hebreos: “Habiendo (Jesús) experimentado todas las tentaciones, a excepción del pecado, por razón de la semejanza” (4: 15). Lo que Jesús luchó y sufrió en su naturaleza humana se repite en cada uno de los por Él redimidos. Todos luchamos por el combate de la vida. Cristo es nuestro jefe y porta estandarte; nosotros somos sus soldados. De Él hemos de aprender a pelear y a vencer. “Bienaventurado el hombre que vence la tentación” (Sant. 1: 12).

Tres son los enemigos que nos asaltan: nuestra propia naturaleza corrompida, el mundo con sus perversos ejemplos, el demonio con sus auxiliares. 

1ª tentación: DE NUESTRA NATURALEZA HUMANA CORROMPIDA.

El primer hombre fue colocado por Dios en el paraíso; pero expulsado del jardín de las delicias por el pecado, andaba errante por el desierto del mundo, como oveja descarriada. En la plenitud de los tiempos, vino Jesucristo, el segundo Adán, y, como buen pastor, corrió en pos de la oveja perdida. 

¡Qué significativas son las palabras con que San Marcos describe la situación de Jesús en el desierto!: “Y moraba entre las fieras” (1: 13). Este único rasgo descubre a los ojos de la fe un vasto campo de importantes verdades. “Moraba entre las fieras”. En realidad, ¡qué cuadro tan horrible! ¡que compañía para el Hijo de Dios! ¡Qué diferentes los tiempos del paraíso, cuando los animales se aproximaban a Adán, para que les llamara por sus nombres! En el desierto se nos muestra Jesús como el segundo Adán, cuya misión era reparar el pecado de nuestros primeros padres. Habitaba entre las fieras. Aún hoy vale esta palabra para cada uno de nosotros. ¿No son acaso estas fieras las pasiones del hombre, que a veces se levantan terribles y amenazadoras? El primer enemigo del hombre es nuestra naturaleza corrompida, que lucha contra el bien y la virtud, desde que despunta el uso de la razón hasta el sueño de la muerte...

¿No lo hemos experimentado ya muchas veces? ¿No podemos repetir con San Pablo: “Echo de ver otra ley en mis miembros, la cual resiste a la ley de mi espíritu, y me sojuzga a la ley del pecado, que está en los miembros de mi cuerpo”? (Rom. 7: 23). Si, los mismos Santos tuvieron grandes y terribles tentaciones. El apóstol de las gentes describe sus luchas interiores que lo llevaron casi al borde del pecado mortal. Cuántas veces gimiendo exclamaba: “¿Quién me libertará de este cuerpo de muerte?” (Rom. 7: 24). Y cuando suplicaba a Dios que le librase del aguijón de la carne, escuchó esta respuesta: “Bástate mi gracia” (II Cor. 12: 9). ¿No es acaso consolador para nosotros encontrarnos con tales ejemplos? La tentación en sí nunca es pecado, por más fuerte que sea. Más sin lucha no es posible la vida del cristiano. “El reino de los cielos se alcanza a viva fuerza y los que la hacen son los que lo arrebatan” (Mat. 11: 12). Solo las almas heroicas entran en el cielo. Tal es la enseñanza que Cristo nos da en el desierto. Después de haber ayunado durante cuarenta días, para reparar los pecados de gula de los hombres, tuvo hambre. En ese momento se le aparece el tentador: “Si eres el hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes” (Mat. 4: 3). Intentaba que Jesús satisfaciera su necesidad natural con un milagro. El Hijo de Dios debería buscar su consuelo en un goce sensual. ¿Cómo reacciona Jesús? Combatiendo con la espada de la palabra: “No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Ibid. 4). He aquí la respuesta clásica que hemos de dar nosotros a todas las tentaciones de sensualidad. 

Si; hay cosas más altas y sublimes que la satisfacción de los sentidos. Nuestro corazón fue creado para Dios, para goces espirituales, para poseer al mismo Señor del universo. El pan de los fuertes es nuestro alimento; la gracia es el principio de nuestra vida. En verdad, el hombre no vive solo de pan; conoce un alimento espiritual, un manjar del alma. Vive de toda palabra que sale de la boca de Dios, y esta palabra es para él felicidad y bienaventuranza. 

2ª tentación: DEL MUNDO CON SUS MALOS EJEMPLOS. 

Por desgracia, no se limitan nuestros combates a estas tentaciones interiores, a estos movimientos rebeldes de las bajas pasiones dentro del corazón. El mal se reviste de toda forma sensible, y se nos presenta como enemigo poderoso, personificado en los malos ejemplos del mundo. “Seducir y dejarse seducir” -dijo ya Tácito- “llámase mundo”. Aquí sobre todo tiene aplicación la expresión: Exempla trahunt: Los ejemplos arrastran. Eso lo vemos en la segunda tentación de Jesucristo. El demonio lo lleva a la ciudad santa, lo coloca sobre el pináculo del templo, y le dice: “Si eres el Hijo de Dios, échate de aquí abajo; pues está escrito: Que te ha encomendado a sus ángeles, los cuales te tomarán en sus manos para que tu pie no tropiece contra alguna piedra” (Ibid. 6).

El vicio tiene una lógica especial, una sabiduría exquisita. Aquí tenemos una muestra: Si eres el hijo de Dios lánzate de aquí abajo; nada sufrirás. ¡Qué exigencia tan atrevida! ¡Como si la divinidad hubiera de exhibirse en la futilidad de un ejercicio de acróbata! 

Así discurre el mundo, desde los tiempos del paraíso hasta nuestros días. Como hombre eres autónomo, eres el rey de la tierra, no dejes pasar ningún goce, ninguna diversión, tienes derecho a gozar de la vida. Tal es el Evangelio del mundo moderno. El “seductor” inspira al débil corazón humano estas ideas. Y ved como el pecado triunfa por todas partes, y cómo se ostenta en las artes, en la literatura, en el teatro, en el taller. El Salvador nos enseña cómo debemos combatir contra este enemigo. Él lo venció con las mismas armas: “También está escrito: No tentarás al Señor tu Dios” (Ibid. 7).

De la misma manera hemos de tratar a los seductores y destruir sus falacias. Cuando nos digan: Tú eres rey, tu reino es el placer, aprovecha, por lo tanto, tu vida, sumérgete en el goce... hemos de responder: Por lo mismo que soy rey, no quiero ser esclavo del placer, he de servirme en las alturas, he de dejar la tierra bajo mis pies. Por suerte no estoy solo. Hombres de talento, mujeres de mérito, Héroes de carácter han mostrado que el mundo no es digno de ellos, que están muy por encima del modo de pensar de las grandes y vulgares masas. Son los héroes del cristianismo; son los santos de Dios. “Por eso -dice Jesucristo- el mundo os odia, porque no tenéis el espíritu del mundo” (Juan 15: 19), “pero alegraos, porque vuestras recompensas será grande en el cielo” (Mat. 5: 12).

3ª tentación: DEL DEMONIO Y SUS SATÉLITES. 

Derrotado por dos veces el tentador, volvió atrevido a lanzar un último ataque. Apeló una vez más a la flaqueza del hombre. 

“Todavía le subió el diablo a un monte muy encumbrado, y mostróle todos los reinos del mundo y la gloria de ellos. Y le dijo: todas estas cosas te daré si, postrándote delante de mí, me adorares” (Mat. 8: 9). ¡Qué blasfemia! ¡Qué orgullo diabólico! Con majestad y energía lo rechaza el Señor: Vade Satana! “Apártate de ahí, Satanás, porque está escrito: Adorarás al Señor Dios tuyo, y a Él solo servirás” (Ibid. 10). Sí, soberbia y adoración de la propia persona es una muestra del corazón de Lucifer. El orgullo diabólico es la señal de los tiempos modernos sin Dios. "Seréis como dioses" (Gen. 3: 5). Estas palabras de la serpiente infernal se han convertido en señal de nuestros tiempos. Y sin embargo ¡cuán pobre está el mundo de valores morales, cuán destruido de verdaderas grandezas! El orgullo ciega a los humanos. Los sistemas modernos se multiplican y se destruyen mutuamente, porque se ha eliminado de la vida al Dios verdadero e inmortal. Dios entrega a los espíritus orgullosos a la maldición del ridículo. ¡Cuántos, que tienen por imposible el misterio de la Santísima Trinidad, se inclinan ante el número trece! ¡Cuántos que no creen en las verdades bíblicas, se tragan a pie juntillas las necedades del espiritismo! Nos lo explicamos: Existe el demonio y la tentación diabólica en la vida del hombre. San Pablo nos lo asegura con palabras terminantes: “Porque no es nuestra pelea solamente contra hombres de carne y de sangre, sino contra los príncipes y potestades, contra los adalides de estas tinieblas del mundo, contra los espíritus malignos esparcidos en los aires” (Efes. 6: 12).

“Combate es la vida del hombre sobre la tierra” (Job 7: 1). Lo que son para los soldados las maniobras y la guerra, eso mismo son para nosotros las tentaciones. El carácter del hombre se fortifica y se robustece en medio de la tentación. Pongamos los ojos en Cristo, nuestro jefe y nuestro guía. Aprendamos de Él a combatir contra el triple enemigo: concupiscencia de los ojos, concupiscencia de la carne y soberbia de la vida. Cristo nos conducirá a la victoria. Y así como, después de las tentaciones en el desierto, los ángeles se acercaron y le sirvieron, así también el ángel de la buena conciencia nos dará el saludo de paz: “Bienaventurado el hombre que sufre con paciencia la tentación; porque después que fuere así probado, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman” (Sant. 1: 12)

Continúa...

Tomado del libro “Salió el sembrador” del padre Juan B. Lehmann de la Congregación del Verbo Divino, edición 1944.


Artículos relacionados:










CRISTO NO TRAJO LA PAZ, SINO LA ESPADA (VI)

“¡Eres demasiado controvertido!” “¿Por qué no eres un poco más convencional?” “¡Estás generando demasiado odio!”


Estas son las exclamaciones liberales y progresistas con respecto a nuestras posturas en materia de religión, historia, asuntos internacionales, medio ambiente, etc.

Simplemente estamos tratando de expresar el pensamiento católico sobre estos temas. Si esa forma de pensar es “controvertida”, que así sea. Es difícil para un verdadero católico no ser polémico, ya que está siguiendo los pasos de su Divino Maestro, que no vino a traer la paz, sino la espada. Las siguientes palabras del famoso comentarista del Evangelio, padre Louis Claude Fillion, no podrían ser más oportunas para responder a tales objeciones:


Nuestro Señor Jesucristo afirma en el Evangelio de San Mateo:

“No penséis que vengo a traer paz a la tierra: no vine a traer paz, sino espada. Porque vengo a poner en desacuerdo al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su propia casa. El que ama a padre o madre más que a Mí, no es digno de Mí; y el que ama a hijo o hija más que a Mí, no es digno de Mí. Y el que no toma su cruz y me sigue, no es digno de mí” (10: 34-38).

La espada, esta arma terrible que simboliza la guerra extrema, es colocada por el Mesías en la familia, en el mundo entero. ¿Hay algo que pueda parecer más extraño e inesperado que esto? ¿No se suponía que Aquel previsto por los Profetas se presentaría como un Príncipe de Paz llevando una rama de olivo, prenda de felicidad y seguridad? ¿No fue Él Aquel por cuyo nacimiento los ángeles cantaron “la paz sea en la tierra” (Lucas 2: 14)?

Si Jesucristo afirma, sin embargo, que vino a traer guerra y no paz, no es porque su venida fuera causa directa de luchas y disensiones para el mundo, sino que las luchas y disensiones serían la consecuencia natural del establecimiento de Su reino. Cristo mismo no puede ofrecer el beso de la paz hasta que las pasiones y los vicios hayan sido cortados a espada.

Además, como dijo, cuando su Evangelio entra en una familia, necesariamente provoca separaciones violentas, que pueden llegar incluso al odio por parte de los miembros incrédulos, como si se cortaran los lazos de sangre.

Nadie mejor que Jesús sabe cómo defender y sostener estos vínculos sagrados. Sin embargo, la salvación que Él trae, la fe en Él y el amor por Él deben prevalecer sobre todo lo demás. Cualquiera que pensara y actuara de manera diferente sería indigno de Él. Tres veces dice: Non est Me dignum [es indigno de Mí]. ¡Qué palabras tan fuertes! ¡Qué concepto tan elevado de Su propia naturaleza y Su misión divina tenía Aquel que los usaba con tanto vigor y garbo! Por cierto, es en esta ocasión cuando Jesús se presenta como centro universal de los corazones y de las mentes: todo en Él, todo para Él.

P. Luis Claude Fillion

(LC Fillion, Vie de Notre Seigneur Jèsus Christ  Exposé historique, critique and apologètique, París: Letouzey y Ané, 1925, vol. 2, p. 413)





OBJECIONES CONTRA LA RELIGION (43)

“Eso de confesarse es muy fastidioso”.

Por Monseñor de Segur (1820-1881)

Ni yo tampoco te digo que sea ninguna corrida de toros. Pero no siempre lo que es bueno, es útil y divertido. ¿Te divierte tomar quina cuando tienes fiebre? No; pero la tomas para ponerte bueno. ¿Te divierte estar trabajando todo el día de Dios para ganar un pedazo de pan, o para hacer algún ahorrito por si hace falta el día de mañana? Tampoco, y, sin embargo, cuando llega la hora, arrimas el hombro y sudas la gota gorda.

Pues, hijito, eso sucede con la confesión. Efectivamente, no es una cosa divertida, pero es un remedio necesario, y hay que tomarlo: es medicina para curar tu alma enferma, es tarea para ganar el cielo, es tesoro de perdón para que la muerte no te coja desprevenido.

¡Que es fastidioso el confesarse! ¡Cómo se conoce que vives en un tiempo en que no se habla más que de gozar, y en que pocos piensan en cumplir sus obligaciones! Ten valor, hijo mío; pórtate como un hombre que eres, y, por compasión de ti mismo, piensa un poco más en el Dios justiciero.

15 DE ABRIL: SANTAS BASILISA Y ANASTASIA, MÁRTIRES


15 de Abril: Santas Basilisa y Anastasia, Mártires 

(✞ 56)

Las ilustres y venerables matronas romanas Santa Basilisa y Santa Anastasia habían recibido la luz de la Fe y la gracia de nuestro Señor Jesucristo por mano de los gloriosos príncipes de los Apóstoles San Pedro y San Pablo; y quedaron tan devotas suyas, que ni aún después que ellos padecieron el martirio, quisieron dejar por temor humano de reverenciarles; antes recogiendo con todo cuidado las venerables reliquias de aquellos santísimos Maestros de nuestra Fe, les dieron secretamente honrada sepultura. 

Más como por este oficio de piedad, fueron acusadas delante del impío y cruelísimo Nerón, este primer perseguidor y fiera sanguinaria, sin respeto por la virtud y nobleza de aquellas piadosas matronas, mandó que las detuviesen y las presentasen a un tribunal cargadas de cadenas.

Pretendió el bárbaro emperador apartarlas del nuevo instituto y vida Cristiana que les habían enseñado los santos apóstoles, más ellas con gran fortaleza confesaron a Jesucristo, diciendo que era verdadero Dios, por el cual habían dado la vida San Pedro y San Pablo, y que ellas estaban dispuestas a confesarle también, derramando la sangre y muriendo; si fuese menester. 

Entonces mandó el tirano que sacasen de su presencia a aquellas damas tan principales y las encerrarse en la cárcel hasta el día siguiente, en el cual se les concedía nueva audiencia, y venida a la hora de comparecer de nuevo ante el tribunal, se mostraron tan constantes e invencibles en la confesión de Cristo, que luego ordenó el ferocísimo emperador matarles a fuerza de tormentos. 

Las azotaron con bárbara inhumanidad, las colgaron en un potro, y abrazaron sus delicadas carnes con hachas encendidas, y viendo los verdugos que todo esto lo sufrían ellas sin quejarse, y que no cesaban de invocar el nombre de Cristo Jesús con gran furor, les arrancaron las lenguas de la boca cortándoselas.

Luego le cortaron los pechos y las atormentaron cruelísimamente hasta que se cansaron de hacer en aquellos santísimos cuerpos la más horrible y sangrienta carnicería, y como no pudieron quebrantar un punto la constancia maravillosa de aquellas mujeres y fuertísimas mártires del Señor, las condenó el tirano a ser degolladas y así confirmaron con su sangre y con su muerte la Doctrina de Dios que habían recibido de los bienaventurados príncipes y esclarecidos maestros de la iglesia romana.


domingo, 14 de abril de 2024

JUAN XXIII: EL SECRETO DEL TRAIDOR

¿Por qué decimos que Juan XXIII fue un papa falso? ¿Cuánta gravedad tiene el nuevo decreto Dignitas Infinita?

Por Fray Thiago de San José


Queridos hermanos queridas hermanas, una persona nos pidió que explicáramos por qué Juan XXIII no es en verdad un papa católico, así que hoy vamos a dar esta explicación y también comentaremos sobre esta declaración sobre la dignidad infinita del hombre que fue publicada a principios del mes de abril, por el Vaticano y a través de esta explicación podremos entender mejor porque esta “nueva iglesia” que está allí instalada, no es de ninguna manera la misma Iglesia Católica fundada por Cristo y gobernada por los Papas de todos los tiempos hasta Pío XII.

Primero tenemos que hacer un resumen histórico para comprender que los enemigos de la Iglesia tenían un objetivo y luego hicieron una estrategia para llegar a ese objetivo final que es la destrucción del Catolicismo.

Entonces ¿cuál fue la estrategia? 

La estrategia era precisamente la infiltración para que ellos pudieran llegar a los altos puestos gubernamentales de la Iglesia. Una vez llegados a los altos puestos del poder dentro la Iglesia Católica, tenían la intención de “hacer un papa” que trabajara para ellos y entonces, de hecho, eso fue lo que sucedió en 1903, en ese cónclave donde resultó electo Papa, San Pío X. Nosotros sabemos que el cardenal Rampolla había sido el papa electo, pero que fue vetado por un privilegio que el emperador de Austria, Francisco José I, porque entonces él tenía este privilegio de vetar un candidato que fuera electo y que realmente no le agradase. Entonces, como el emperador de Austria estaba informado de que este cardenal Rampolla tenía lazos con las sociedades secretas, cuando él supo que había sido elegido, él lo vetó. Así que eso es lo que salvó a la Iglesia en ese grave momento a principios del siglo XX. 

Sin embargo, estos enemigos del catolicismo que ya tenían el control del mundo, se vengaron del emperador de Austria y luego organizaron el asesinato del archiduque Francisco Fernando, que era el heredero al trono. Entonces, fue a partir de este asesinato que empezó el movimiento de la Primera guerra mundial. Pero si vamos a analizar la versión histórica oficial no dirá esto. No dirá que esto fue una venganza por el veto que había hecho contra el cardenal Rampolla, pero todo eso fue organizado


¿Por qué el Imperio de Austria continuó existiendo y Francia siguió siendo católica?, aparentemente ellos muy difícilmente conseguirían poner en práctica sus planes para la destrucción del catolicismo.

Entonces fue necesario hacer la Primera Guerra Mundial para destruir ese imperio austríaco y al mismo tiempo, dar una nueva configuración a Europa principalmente en Francia, para que luego ellos pudieran trabajar en esa dirección, que sería la elección de un falso “papa” en nombre de los ideales masónicos y la promoción de un “concilio” en nombre de estos mismos ideales humanistas y anticatólicos y por lo tanto, revolucionarios. 

San Pío X quien fue el gran Papa de principios del siglo XX se dio cuenta de todo eso, entonces escribió en su encíclica Pascendi lo siguiente:
“Todo exige de Nos que rompamos sin dilación el silencio, es que hoy no es menester ya ir a buscar los fabricantes de errores entre los enemigos declarados: se ocultan, y ello es objeto de grandísimo dolor y angustia, en el seno y gremio mismo de la Iglesia, siendo enemigos tanto más perjudiciales cuanto lo son menos declarados.

Hablamos, venerables hermanos, de un gran número de católicos seglares y, lo que es aún más deplorable, hasta de sacerdotes, los cuales, so pretexto de amor a la Iglesia, faltos en absoluto de conocimientos serios en filosofía y teología, e impregnados, por lo contrario, hasta la médula de los huesos, con venenosos errores bebidos en los escritos de los adversarios del catolicismo, se presentan, con desprecio de toda modestia, como restauradores de la Iglesia, y en apretada falange asaltan con audacia todo cuanto hay de más sagrado en la obra de Jesucristo, sin respetar ni aun la propia persona del divino Redentor, que con sacrílega temeridad rebajan a la categoría de puro y simple hombre”.


Aquí la visión profética del verdadero Papa San Pío X, estuvo ahí advirtiéndonos sobre el peligro que ya estaba muy bien configurado al principio del siglo XX. 
 
Eso significa que estamos en este contexto ahora. ¿Cómo es que ese enemigo consiguió llegar tierra adentro, es decir, allí, al puesto más alto, el del solio pontificio, que es el gobierno de la Iglesia Católica? Esto realmente es un gran misterio y depende de las artimañas de estos enemigos, pero también depende del permiso especial de Dios para el mundo y este es el tercer secreto de Fátima que tenía haber sido revelado antes del año 1960, así que si buscas en internet Angelo Rocalli, entonces tendrás la versión oficial de los medios. Allí dicen: 

“Angelo Giuseppe Rocalli nació el 25 de noviembre de 1881, siendo sacerdote católico desde 1904, él inició su vida sacerdotal en Italia, donde fue secretario privado del obispo de Bérgamo (1905-1914), profesor en el seminario de Bérgamo. En 1925, siendo ya arzobispo titular, inició su larga carrera diplomática, que lo llevó a Bulgaria como delegado apostólico (1925-1935), más tarde a Grecia y Turquía, como delegado apostólico (1935-1944) y en Francia como nuncio apostólico (1944-1953). En todos estos países se destacó por su enorme capacidad conciliadora, por su manera simple y sencilla de diálogo y por su compromiso ecuménico. En 1953, fue nombrado cardenal y patriarca de Venecia. Debido a su bondad, simpatía, sonrisa, jovialidad y simplicidad, Juan XXIII fue aclamado y elogiado mundialmente como “el papa bueno” o “el papa de la bondad”. Más, alguno grupos grupos minoritarios de católicos tradicionalistas lo acusaron de ser masón, izquierdista radical y modernista por haber promovido la libertad religiosa y el ecumenismo”
Aquí podemos ver qué interesante es la versión de estos medios que están totalmente coligados con estos personajes. Por supuesto, solamente van a colocar las cosas positivas y para evitar que la gente crea en nuestro discurso, así que lo pusieron ahí como una observación a continuación, para que la gente tome esta precaución. “Mira, ten cuidado, hay algunos grupos minoritarios que dirán que era masón o que era un radical de izquierda o dirán que era modernista solo porque promovió la libertad religiosa, una cosa tan bonita y el ecumenismo, es decir la unión de todas las iglesias, que es una cosa tan linda...”

Aquí, en esta misma observación, al buscar información en internet a través de los medios oficiales nosotros ya podemos confirmar que él era exactamente eso: un masón, izquierdista y modernista, lo cual es la verdad


La verdad histórica sobre este hombre 

Angelo Roncalli, el ángel prevaricador, siempre estuvo desviado de la fe de una manera muy discreta. El canónico Jean Batista Moulin asistió a muchas conferencias del padre Roncalli, y decía que este padre “era un entusiasta del modernismo” y de hecho, cuando este padre Roncalli fue candidato a profesor de historia en Roma, fue vetado en 1912, pero sobre eso no dicen nada los medios de comunicación oficial, dirán que era profesor del seminario de Bérgamo, pero no dicen que también intentó ser profesor en Roma, pero que fue vetado porque ya tenían información de que él no enseñaba las cosas correctamente como la Iglesia pide. 

Este hombre mantuvo además correspondencia secreta con sacerdotes que fueron excomulgados por san Pío X y protegía a todos los que estaban en esa situación.

Eso quiere decir que él era alguien que hacía política y tenía ideas contrarias, más intentaban presentarlo como una persona que era “políticamente correcta”. 

Una vez que Roncalli llegó a ser nuncio apostólico en París, ocurrió la muerte de Marc Sangnier en 1950 (este personaje era responsable de un gran movimiento modernista, liberal y socialista que impulsó en Francia a principios del siglo XX y que fue condenado por la Iglesia porque se presentaba como “católico”) y por aquel entonces, el Papa San Pío X ya había condenado este movimiento de Marc Sangnier llamado Le Sillón, que significa el arado que mueve la tierra y hace movimiento progresista, esa era la intención de este movimiento Le Sillón. Luego el papa San Pio X escribió un documento que se llama Notre Charge Apostolique condenando completamente este movimiento Le Sillón. 
Una construcción puramente verbal y quimérica, en la que veremos una confusión seductora de las palabras libertad, justicia, fraternidad y amor, igualdad y exaltación humana, todo basado en una dignidad humana mal entendida ... El aliento de la revolución ha pasado por allí y podemos concluir que si las doctrinas sociales de Le Sillon son erróneas, su espíritu es peligroso y su educación fatal ... Pero más extrañas todavía, espantosas y tristes a la vez, son la audacia y la ligereza de espíritu de hombres que se llaman católicos, que sueñan con reformar la sociedad en semejantes condiciones y con establecer sobre la tierra, por encima de la Iglesia católica, “el reinado de la justicia y del amor” con obreros venidos de todos lados, de todas las religiones o sin religión, con o sin creencias, siempre que olviden lo que les separa: sus convicciones religiosas y filosóficas, y que pongan en el acervo común lo que les une: un generoso idealismo y las fuerzas morales tomadas “de donde puedan”.



En ocasión de la muerte de Marc Sangnier, el obispo Roncalli, que en ese momento estaba en París, hizo un homenaje con motivo del fallecimiento de Marc Sangnier y le escribió a la viuda de ese hombre diciendo:
“Querida señora: 
Me quedé fascinado por Marc Sangnier desde la primera vez que lo escuché hablar en Roma alrededor de 1903 o 1904 en un encuentro de jóvenes católicos. El poderoso carisma de sus palabras y su espíritu me cautivaron. El recuerdo más vívido de toda mi juventud es su personalidad y su actividad política y social. En ocasión de su muerte mi espíritu fue verdaderamente reconfortado al notar que las voces oficiales más altas de Francia se unieron unánimemente como un manto de honra para coronar a Marc Sangnier con el sermón de la montaña. No se podría dar mayor homenaje a la labor y a la memoria de este emblema francés cuyos contemporáneos fueron capaces de apreciar la claridad de un alma profundamente cristiana y una noble simplicidad de corazón”.
La primera frase resume sus sentimientos, antes de ser él sacerdote, y que en el futuro sería llamado Juan XXIII, y ahí ya da el testimonio de que estaba fascinado por la predicación de Marc Sangnier, aquí ya podemos ver cómo era la configuración de este individuo, eso nos basta para nosotros tener la certeza de que este hombre jamás podría ser papa. Él dijo que el poderoso carisma de sus palabras y de su espíritu “me cautivaron”. Esto significa que Roncali da testimonio de su amor y de su completa adhesión a la doctrina de Marc Sangnier.

El recuerdo más vívido de toda mi juventud es su personalidad y su actividad política y social” - completamente condenada por la Iglesia.

“En ocasión de su muerte mi espíritu fue verdaderamente reconfortado al notar que las voces oficiales más altas de Francia (todas ellas provenientes de la masonería) se unieron unánimemente como un manto de honra para coronar a Marc Sangnier con el sermón de la montaña”. todos lo alabaron.

“No se podría dar mayor homenaje a la labor y a la memoria de este ‘emblema francés’ cuyos contemporáneos fueron capaces de apreciar la claridad de un alma profundamente cristiana y una noble simplicidad de corazón”.

Esto escribió el futuro Juan XXIII cuando era el nuncio apostólico en París, a la viuda del hombre que más contradice el magisterio de San Pío X a principios del siglo XX. 

Así que esto es para que tengamos una idea de lo que estaba sucediendo allí, es decir, un hombre que actuó discretamente, que actuó en cargos importantes de la Iglesia, pero recubierto de una intención de destruir la Iglesia


En 1948, para que tengamos una idea, Roncalli ya estaba preparado para su elección, diez años antes, él ya sabía que sería elegido de cualquier forma y que él tenía la misión de hacer el Concilio. Entonces él fue electo en 1958. 


¿Hasta qué punto esa elección fue legítima de acuerdo con los cánones?

Nosotros no lo podemos decir, porque todo esto es bajo secreto del conclave, más, la verdad es que hubo muchas cosas extrañas que acontecieron en el contexto de esta elección. Pero una vez elegido, él no se convirtió en papa. Es importante que las personas comprendan esto, porque la elección no hace un papa, la elección simplemente señala la persona que va a usar el ropaje pontifical. 
“Finalmente, los Santos Padres enseñan de común acuerdo que los herejes no solamente están fuera de la Iglesia, sino que también carecen, ipso facto, de cualquier jurisdicción y dignidad eclesiástica, no pudiendo, por lo tanto, ejercer ningún cargo en la Iglesia”

Disputas sobre la Fe Cristiana - Vol I -
Sobre el Sumo Pontifice - pág. 427
Si esa elección es legítima y si no hay impedimentos para el cargo de sucesor de Pedro, entonces esa persona siendo ya un Obispo, será coronado, es decir, será presentado a toda la Iglesia como verdadero Papa. Por eso es importante saber esto, porque la mayoría de las personas piensa que el papa simplemente depende de las elecciones y esto no es así, y la prueba la tenemos en que durante la historia, muchos que fueron elegidos, nunca fueron papas. Así que no es el hecho de ser elegido, incluso si lo es correctamente, que la persona se convierte en Papa. 

Para que la persona se convierta en Papa tiene que ser un hombre, tiene que ser Obispo de la Iglesia Católica y él, además, de ser elegido correctamente, no puede tener impedimentos. Y estos impedimentos pueden ser un veto, algo que impida su asunción. 

Entonces, Angelo Roncalli estaba completamente impedido de asumir el Pontificado. ¿Porque? Porque como él confesó varias veces desde el comienzo de su carrera sacerdotal, él era una persona excomulgada, porque él se configuró con las ideas del modernismo, por eso estaba completamente fuera de la Iglesia y él no fue oficialmente excomulgado, porque hizo un camino de serpiente, desviándose durante toda su vida de aquellas situaciones que podrían impedirle ascender en la carrera de la Iglesia. Por eso es que él prefirió la carrera diplomática, porque cuando eres un nuncio apostólico, un visitador apostólico, alguna cosa así, de esta manera se abordan los problemas políticos y no tienes tantas ocasiones para mostrar a través del trabajo pastoral cuál es tu línea de acción; por eso, se mantuvo discreto y se las arregló y consiguió subir gracias a su conexión con las sociedades secretas y también a que se relacionó con altos funcionarios, obispos y cardenales masones, que estaban trabajando en el Vaticano desde el siglo XIX.

Luego, dice el testimonio de Franco Bellegrandi, que “en la época del Concilio fue distribuido entre los obispos una publicación bien detallada que probaba que Juan XXIII era ilegítimo para ser Papa, en la medida que ya había sido iniciado en la secta masónica desde el año '30 cuando trabajaba como diplomático del Vaticano en Turquía”. 

Todos sabemos también, que Juan XXIII dos días después de ser elegido, anunció lo que haría: que celebraría un Concilio y empezó a preparar todos los procedimientos necesarios para que este concilio pueda ocurrir lo más rápido posible. Esto es para que veas cómo ya estaba comprometido con esta misión antes incluso de ser colocado allí en el Vaticano, como supuesto “papa”, y ese concilio Vaticano II fuee el comienzo de esa “nueva iglesia”.


Entonces, Juan XXIII, había recibido esa misión de la logia masónica diez años antes, y fue a partir de ese “concilio” falso que este “papa” falso comenzó a promover las bases y cimientos para esa “nueva iglesia” que estaba naciendo.

Es por eso que nosotros podemos decir, que es precisamente Juan XXIII el “padre fundador” de esta “nueva iglesia” que a partir de 1960 comenzó a existir. Y eso también lo confirma el propio impostor que está en el Vaticano ahora y que se hace llamar “papa Francisco”, por ejemplo cuando él dice:
supera las nostalgias del pasado, ... , porque tú, Pueblo santo de Dios, eres un pueblo pastoral...... Y, si es justo tener una atención particular, que sea para los predilectos de Dios, es decir los pobres y los descartados... para ser, como dijo el Papa Juan, “la Iglesia de todos, en particular la Iglesia de los pobres


Sin Doctrina ni Jerarquía

Este es el típico lenguaje del modernismo, quiere decir que ya no tenemos una doctrina ni una jerarquía que nos comunique la enseñanza que es revelada por Dios, al contrario, nosotros somos un “pueblo pastoral”, un pueblo experimental que va a experimentar las diferentes situaciones en el mundo y la vida y ese “pueblo pastoral” va a crear, a partir de sus propias experiencias, una doctrina que se aplicará en esta “nueva iglesia sinodal”, es decir, la iglesia de la experiencia y no la Iglesia de la Revelación, entonces por eso él dice: supera las nostalgias del pasado, quiere decir que tenemos que olvidarnos de las bases de esa Iglesia Católica fundada precisamente sobre la Autoridad Divina y ahora nosotros tenemos un “pueblo pastoral” y “si es justo brindar una especial atención, que esto sea para los “favoritos del Dios”, esto es, “los pobres, los descartados”. A fin de ser -como dijo el papa Juan- la iglesia de todos y particularmente la iglesia de los pobres”. Entonces ese que aquí llaman “papa Juan”, o como también lo llamaban “el papa bueno”, es justamente el enemigo infiltrado, es el hombre clave que logró entrar en el puesto más importante de la Iglesia Católica y comandar a partir de ahí, toda esa estructura para hacer que los obispos verdaderos y católicos fueran sustituidos y reemplazados por los hipócritas que están al servicio de esta nueva secta y que todo este complejo católico en el todo el mundo, a través de todas las diócesis, de todas las parroquias, tuvieran entonces que adaptarse a este nuevo paradigma que ellos estaban queriendo fundar

Monseñor Viganò escribió su comentario sobre el domingo de Ramos. Él coloca aquí un elemento importante para mostrarle a las personas por qué nosotros estamos hablando de una sede vacante, a pesar de que haya alguien ocupando allí, aparentemente, el trono de San Pedro, entonces él nos dice:
En Israel, en la época de Cristo, no existía, pues, una verdadera autoridad religiosa o civil. ¿Por qué esta latitud, esta vacatio? Sin embargo, los judíos reconocían a los Sumos Sacerdotes y a Herodes, como hoy reconocen a Bergoglio y a los jefes de gobierno de las naciones, a pesar de que están claramente alejados del verdadero poder querido por Dios. La respuesta que podemos dar es que la Providencia quiso que la venida secundum carnem de Nuestro Señor mostrara que Él era el verdadero Rey y Pontífice, no sólo como autor y garante de la autoridad terrena, sino también como legítimo titular de esa autoridad por derecho divino, por nacimiento y -poco después- por conquista.

Esto quiere decir que aquí Monseñor Viganò hace esa observación para que tengamos este discernimiento, mostrando que no sólo en la sede de Roma la sede está vacante, sino que esto ocurre en todas las naciones.


¿Por qué estas personas se apropian de un poder que no les pertenece? 

Porque si tienes una nación pagana, vas allí a través de la guerra y haces otro gobierno pagano, es una cosa; ahora, si tienes una nación que es santificada por el Evangelio, donde tienes un rey cristiano, entonces cuando les colocan un estado laico y un gobernante civil que rompe con ese gobierno cristiano, entonces ellos no están ocupando la sede de ese gobierno cristiano, están dejando la sede de ese gobierno cristiano vacante, están haciendo paralelamente, un gobierno ilegítimo que va a mantener a las personas a través del poder del dinero, para actuar contra Dios. Y eso es lo que está pasando en el mundo entero, y de la misma manera que ellos lograron hacer esto en todas las naciones a través de las revoluciones y de las guerras, entonces llegaron también a través de la revolución y también a través del poder financiero a ocupar el trono de San Pedro. 

Es cierto que la sede de San Pedro como dice Monseñor Viganò está vacante porque este hombre, Juan XXIII, no fue sucesor de San Pedro, pero sí fue simplemente el gobernador del Vaticano y el primero en un nuevo gobierno revolucionario que instaló esta “nueva iglesia”, usando la estructura de la Iglesia Católica. 

Entonces, la sede está vacante por conclusión obvia y permanece así hasta hoy, hasta el día que la Iglesia Católica tome conciencia de sí misma y rompa con estas falsas estructura para hacer un Papa verdadero. Eso es lo que nosotros buscamos

Ahora veamos este nuevo documento emitido por el Vaticano con la firma de Víctor Manuel Fernández, quien es el candidato a futuro “papa” para suceder a Francisco, es decir, el más terrible impostor de pésima categoría está ahí subiendo en la carrera, y que probablemente será el sucesor de Francisco. Este es el hombre que firma esta Declaración junto a Francisco, que es justamente, un golpe más contra el catolicismo, porque ahora están en una dirección cada vez más radical, y ya no estamos hablando simplemente de la dignidad humana a través de la libertad religiosa, que fue promovida por la declaración dignitatis humanae del Concilio Vaticano II, que es el peor de todos los documentos de este concilio, es precisamente el último y el peor de todos ellos, pero ahora ellos también hablan de dignidad infinita, porque ese es el proyecto de esta secta: la divinización del hombre independiente de la Revelación de Dios. Eso es precisamente lo que quieren en el contexto de las sociedades secretas. 

Entonces, por eso es que Juan XXIII tomó el nombre de “Juan” porque ellos lo eligieron para hacer “el Juan Bautista”, o sea el que va a anunciar, el que abrirá los caminos para que venga después “esa nueva redención”, es decir, esa nueva secta, esa “nueva iglesia” que ellos estaban queriendo fundar. Entonces, en el contexto de estas sectas gnósticas, Juan Bautista es una figura importante porque ellos dicen que Juan El Bautista era “un iluminado” que iba a traer al mundo esa nueva doctrina y que, sin embargo, Jesús suplantó a Juan El Bautista e hizo una iglesia basada en Pedro, lo que impidió la doctrina de esa “iluminación juanina”, por eso mismo, aquellos que tienen devoción por San Juan Bautista, diciendo que él era el verdadero Mesías y no Jesús, eso es toda la doctrina de la gnosis, que está impregnada en los escritos de Juan XXIII. Cuando lees “las profecías de Juan XXIII”, te das cuenta que él se considera a sí mismo un místico, un visionario y alguien que estaba imbuido de todos estos pensamientos agnósticos y revolucionarios de estas sociedades secretas. 


Entonces, la dirección es siempre la misma: sacar a Dios del centro y colocar al hombre, y toda religión que anteriormente provenía de lo alto, ahora ella va a partir del hombre, por eso es que hablamos de la inmanencia, del inmanentismo que ya viene también en la doctrina de Kant y que es la base de todos los documentos del Vaticano segundo. 

Entonces, ahora tú lees este documento dignitas infinita y ellos dicen exactamente eso, una dignidad infinita inalienable cimentada en su propio ser e inherente a cada persona humana, más allá de cualquier circunstancia y en cualquier estado o situación que se encuentre. 

Esta es la declaración más herética y más absurda que jamás se haya hecho desde el tiempo de Juan XXIII, porque la dirección es siempre la misma: colocar al hombre en el lugar de Dios, por eso ellos aquí están hablando de dignidad infinita independiente de que el hombre tenga cualquier tipo de relación con Dios, y esto es imposible. El hombre puede incluso tener cierta dignidad independiente de Dios, pero Dios es nuestro creador, pero si rompes con Dios, aún te queda una cierta dignidad como ser humano, pero dignidad infinita no. La dignidad infinita solo se puede adquirir en la medida en que él entra en plena sintonía con el amor y la voluntad de Dios, y entonces sí va a ser elevado a la dignidad infinita en la medida en que él es redimido por Cristo y es conducido a la vida del cielo, pero fuera de eso no podemos hablar de dignidad infinita.

La Declaración dice :
“de esta dignidad ontológica y del valor único y eminente de cada mujer y de cada hombre que existe en este mundo se hizo la Declaración Universal de los Derechos Humanos...”
Entonces, él está citando aquí la Declaración de los Derechos Humanos de diciembre de 1948, por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas, así que aquí ellos mismos están mostrando que ellos son parte de este gran contexto de la  fundación de este globalismo, es decir, de este Nuevo Orden Mundial de todas estas Naciones Unidas, que declararán los Derechos del Hombre basándose precisamente en este principio de que el hombre tiene un valor inalienable independientemente de la revelación, independiente de Dios

Continúa entonces este documento nefasto diciendo:
“Por ello, el Concilio Vaticano II habla de la “excelsa dignidad de la persona humana, de su superioridad sobre las cosas y de sus derechos y deberes universales e inviolables”. Como recuerda el incipit de la  Declaración conciliar Dignitatis Humanae, “los hombres de nuestro tiempo se hacen cada vez más conscientes de la dignidad de la persona humana, y aumenta el número de aquellos que exigen que los hombres en su actuación gocen y usen del propio criterio y libertad responsables, guiados por la conciencia del deber y no movidos por la coacción”. 

“El Magisterio ha madurado...”

Este documento de Francisco retoma el Vaticano II, la declaración de revuelta total: “ya no necesito más a Dios”, “yo tengo mi libertad responsable”, como ellos dicen aquí, “no preciso más que Dios me diga lo que tengo que hacer”, “soy yo el que decidiré con mi libertad responsable”. 

Entonces dirán que el mismo Magisterio eclesiástico “ha madurado”, típico del modernismo es el evolucionismo progresista. Esto significa que el Magisterio anterior “no estaba del todo maduro”, no sabíamos exactamente... cuando verdaderos papas todavía eran muy rígidos... pero ahora “el magisterio ha madurado” y con cada vez más perfección, hasta llegar a la luz de Lucifer. 

Esto es lo que están diciendo aquí. La verdad es que esto sale de Juan XXIII, igual que el otro impostor que Juan XIII nombró cardenal 23 días después de su “elección”. 


Y este impostor, a su vez, nombró cardenal a Juan Pablo II, que fue otro que trabajó solamente para poner al ser humano como centro del universo...


y después vino su esclavo, Benedicto XVI...


Y después de eso, siguió Francisco, que es la consumación de todo....

“El mismo magisterio eclesial ha madurado, cada vez con más plenitud, el significado de esta dignidad, junto con las exigencias e implicaciones relacionadas con ella, llegando a la comprensión de que la dignidad de todo ser humano es tal, más allá de toda circunstancia.
Entonces ellos dicen: Hemos llegado a tomar conciencia de que la dignidad de cada ser humano está más allá de toda circunstancia. ¿Entonces para qué tienes que hacer un documento para decir esto? ¿No es algo obvio, que cada persona tiene su dignidad, que nosotros tenemos que respetar a las personas? ¿para qué tienes que hacer un documento para decir esto precisamente? Es justamente porque ellos quieren reafirmar cada vez más, que la persona tiene una dignidad tal que ni Dios puede juzgar y esto tiene un impacto en la moral y elección de fe, porque si tengo tanta dignidad que elijo la religión con la cual estoy de acuerdo y nadie puede decir que está mal, y si tengo tanta dignidad, yo también elijo  la forma en cómo quiero vivir, no quiero tener a alguien diciéndome que es un pecado estar en contra de Dios, no, no quiero vivir así, quiero cambiar de sexo, quiero hacer algo así, ¿cuál es el problema? Tengo tanta dignidad que puedo hacer todo.

Así que en realidad, ellos acaban de hacer la declaración de divinización del hombre y esa es la plenitud de la enseñanza herética del modernismo, consumado en ese falso concilio del Vaticano II que fue elaborado por el falso “papa” Juan XXIII y que ahora llegó a su plenitud. Por eso dicen ahora “la iglesia anuncia, promueve y garantiza esta dignidad, independientemente de su condición de vida o circunstancias”. 

Entonces, esto significa que la persona puede vivir de cualquier forma, que puede elegir cualquier religión, y ella va a tener dignidad infinita. Así que esto deja muy claro, que ya no estamos más encontrando en esta estructura del Vaticano, la verdadera Iglesia Católica fundada por Cristo y defendida en todo momento por los verdaderos Papas y por los Doctores de la Iglesia, porque esa verdadera Iglesia Católica Apostólica Romana de todos los Papas de la historia hasta Pio XII, siempre predicó esta Doctrina donde Dios es el centro de todo, entonces para esa Iglesia, la verdadera dignidad es la  divinidad real de nuestro Señor Jesucristo, y él, al dar a la autoridad de los príncipes cierto carácter sagrado, que incluso ennoblece los deberes y sujeción de los ciudadanos. 

VERDADERA IGLESIA CATOLICA
Doctrina Verdadera (Dios es el Centro): “La regia dignidad de Nuestro Señor, así como hace sacra en cierto modo la autoridad humana de los jefes y gobernantes del Estado, así también ennoblece los deberes y la obediencia de los súbditos”.

IGLESIA ECUMENICA DEL VATICANO II
Doctrina Falsa (El Hombre es el Centro): “La Iglesia no cesa de alentar la promoción de la dignidad de toda persona humana, cualesquiera que sean sus cualidades físicas, psíquicas, culturales, sociales y religiosas”. 

Aquí tienes una brillante frase del Papa Pío XI en el documento Quas Primas donde él muestra que tenemos que empezar desde Cristo, desde su dignidad real, y que a su vez da un carácter sagrado a los príncipes cristianos que va a ennoblecer a los que son ciudadanos o son súbditos de imperios cristianos. Entonces, las personas crecen en dignidad en la medida en que obedecen y se someten al poder del Papa o de los príncipes cristianos que por su parte, están sujetos a la dignidad real suprema de Cristo. Todo tiene esa lógica. Eso significa que las cosas empiezan desde arriba y que va a enmudecer a todos los que están abajo. Ahora en la lógica de la “nueva iglesia ecuménica” del Vaticano II que es esta iglesia fundada por Juan XXIII, masón y discípulo de todos los peores modernistas excomulgados por el catolicismo, el hombre va a ser siempre el centro, y por lo tanto, por eso es que ellos están diciendo en esta declaración herética que acaban de hacer, que “la iglesia alienta la promoción de la dignidad de toda persona humana, cualesquiera que sean sus cualidades físicas, psíquicas, culturales, sociales y religiosas”, entonces, esto coloca a todos en el mismo nivel a través del igualitarismo revolucionario, todos tienen dignidad infinita y ya no tienen más una dependencia de Dios y ningún vínculo con las autoridades que Dios mismo promueve para el bien de aquellos que están abajo. 


Entonces, esta es exactamente la lógica del triángulo invertido que es propuesta por la masonería, por ese motivo tienen el Baphomet que apunta hacia arriba y abajo, porque la misión de estas sociedades secretas es colocar lo que está abajo arriba, y sacar lo que está arriba y ponerlo abajo, es decir, invertir todo el orden y todos los valores. Este es el proyecto del Nuevo Orden Mundial. 

Entonces, para que podamos tener este discernimiento y especialmente en este domingo que estamos leyendo el Evangelio con la imagen del buen pastor, las mismas palabras del Evangelio pueden mostrarnos la verdad de lo que estamos defendiendo, porque Jesús dijo claramente “aquel que entra por la puerta es el pastor de las ovejas”, es decir, el verdadero Papa entra por la puerta, la puerta significa entrar por Cristo y entrar en toda la Doctrina Católica de todos los tiempos. Cuando un Papa entra por la puerta significa que él es verdadero Papa, que es legítimo y que él es el pastor de las ovejas. 

Ahora, quien entra por detrás, por los otros lugares, son los ladrones y salteadores, porque él no pasa por la verdad, más él quiere aprovecharse de eso, aprovecharse de las ovejas, fingiendo que es pastor pero en realidad es un ladrón

Oremos para que Jesucristo, verdadero Pastor de nuestras almas, tenga piedad de su Iglesia y nos dé un verdadero Papa, para que nosotros podamos rescatar a las ovejas perdidas y restaurar el catolicismo destruido durante más de 60 años por estos impostores violentos que están formados para destruir lo más sagrado que Dios nos dio para nuestra vida y para nuestra santificación. 

Que Dios sea bendito por siempre. 

Amén