miércoles, 24 de julio de 2013

VATICANISTA PUBLICA UN CUENTO LÚDICO QUE RODEA AL BANCO DEL VATICANO

Monseñor Battista Ricca está acusado de escándalo homosexual, pero el portavoz papal, el padre Federico Lombardi, califica las acusaciones de "no creíbles".

Por Edward Pentin

Los informes contradictorios rodean las acusaciones de que un sacerdote, nombrado el mes pasado como prelado interino de la institución conocida coloquialmente como el Banco del Vaticano, tiene vínculos con un "lobby gay" que opera dentro de la Santa Sede.

El 3 de julio, el respetado analista del Vaticano, Sandro Magister, alegó que Monseñor Battista Ricca tenía una relación con otro hombre, cuya "intimidad" era "tan abierta como para escandalizar a numerosos obispos, sacerdotes y laicos" de Uruguay, donde sirvió en la nunciatura desde 1999 hasta 2004.

El 19 de julio, el portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi, rechazó las acusaciones como "no creíbles".

El Papa Francisco nombró a Monseñor Ricca, un diplomático del Vaticano de 57 años, prelado temporal del Banco del Vaticano, oficialmente conocido como el Instituto de Obras Religiosas (IOR), el 15 de junio en un intento por ayudar a reformar la escandalosa institución. Hasta ahora, Monseñor Ricca se había desempeñado como director de la Casa Santa Marta, la residencia donde actualmente vive el Papa.

Magister afirma que el supuesto pasado oscuro del clérigo italiano se ocultó al Santo Padre en un intento por avergonzar al Papa y obstaculizar la reforma del IOR, que trata de cumplir con las normas internacionales contra el fraude.

En un artículo de seguimiento con fecha del 18 de julio, Magister dijo que el papa Francisco solo fue informado por miembros del cuerpo diplomático del Vaticano cuando todos los nuncios apostólicos llegaron a Roma a fines de junio, apenas una semana después de que el Papa hubiera hecho el nombramiento.


Los alegatos


El periodista italiano escribió eso cuando Monseñor Ricca fue enviado a la nunciatura en Montevideo, la capital de Uruguay, en 1998 y tenía una residencia asignada a "su amigo" Patrick Haari. En el 2000, el nuevo nuncio en Uruguay, el arzobispo Janusz Bolonek, encontró ese situación "intolerable", según Magister, y despidió a Haari.

Monseñor Ricca también fue transferido más tarde, supuestamente después de haber sido encontrado en dos situaciones comprometedoras.

Para el 2004, Monseñor Ricca había sido transferido al Vaticano, donde trabajó como funcionario dentro de la Secretaría de Estado. Desde 2006, ha ayudado a dirigir la residencia Casa Santa Marta, así como otra residencia para clérigos donde el Papa solía quedarse como cardenal, en Via della Scrofa, en el centro de Roma.

Magister afirma que esto le permitió "tejer una intrincada red de relaciones con los más altos niveles de la jerarquía católica en todo el mundo". A pesar de que el arzobispo Bolonek presentó informes detallados sobre Monseñor Ricca, dijo Magister, algunos en el Vaticano "promovieron activamente" el encubrimiento de sus supuestas faltas.

Pero se entiende que su nombramiento como prelado del Banco del Vaticano provocó amargura entre muchas personas que sabían de su pasado escandaloso, y el Papa Francisco finalmente se enteró de ello, dijo Magister.

Escribió que el Papa Francisco respondió a la información con "tristeza por haber sido mantenido en la oscuridad con respecto a asuntos tan graves y con la intención de remediar la cita que había hecho".

Magister dijo a la Agencia de Noticias Católica el 18 de julio que su artículo fue "
verificado palabra por palabra" y "se constituyó en fuentes primarias, incluida la documentación".

El Papa Francisco reconoció la existencia de un "lobby gay" en el Vaticano el 6 de junio, en una reunión con miembros de un movimiento latinoamericano.


Padre lombardo

Pero respondiendo a las acusaciones sobre Ricca el 19 de julio, el portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi, rechazó la historia de Magister y dijo que "no era creíble". Otros reporteros del Vaticano, recurriendo a otras fuentes, también afirmaron que Monseñor Ricca sigue gozando del pleno apoyo del Papa.

Este medio intentó comunicarse con el arzobispo Bolonek el 23 de julio, pero se negó a atender la llamada. Otros intentos para determinar la veracidad de las acusaciones tampoco fueron concluyentes. Un funcionario de la casa pontificia dijo que no sabía nada sobre monseñor Ricca y su supuesto pasado.

Adriana Porteiro, portavoz de la conferencia de obispos de Uruguay, dijo que no podían confirmar las acusaciones porque "con toda honestidad, solo nos enteramos de este caso a través de los medios".

Ella le dijo a este medio que la mayoría de los obispos que actualmente conforman la conferencia de obispos ni siquiera conocen a Monseñor Ricca, "quien pasó solo un año en nuestro país", aunque no excluyó la posibilidad de que algunos de los obispos más antiguos hayan escuchado algo.

El secretario general de la conferencia de obispos, obispo Heriberto Bodeant, dijo al portal de noticias uruguayo el 20 de julio que él tampoco sabía los hechos. Pero, dijo, monseñor Ricca puede haber "cambiado su conducta" o, si no lo ha hecho, "ha tenido cuidado de no causar un nuevo escándalo".

El obispo Bodeant especuló que incluso podría haber sido posible que el prelado estuviera "establecido".

"Cualquier cosa podría ser", dijo.

Si las acusaciones son verdaderas o no, Porteiro dijo que los funcionarios de la nunciatura son responsables ante el nuncio y el secretario de estado, por lo que "no es sorprendente que no hayamos escuchado lo que sucedió en ese momento, si sucedió". "Sin lugar a dudas lo sabría el arzobispo Bolonek y la Santa Sede".

El actual nuncio en Uruguay, el arzobispo Anselmo Guido Pecorari, dijo a los medios de comunicación en el país la semana pasada que el asunto "está en manos del Santo Padre, quien, en su sabiduría, sabe cómo comportarse en un caso como este".

Magister, mientras tanto, continúa respaldando su informe, diciendo que "cada detalle en su historia fue confirmado por fuentes primarias".


Se ofrece renuncia?

Más recientemente, han surgido informes de que Monseñor Ricca se ha ofrecido desde entonces a renunciar. La agencia de noticias francesa I Media tuiteó que el monseñor había presentado su renuncia al Papa el 20 de julio, poco antes de que el Santo Padre partiera a Río de Janeiro para la Jornada Mundial de la Juventud.

El Banco del Vaticano se ha visto envuelto en un escándalo en los últimos meses, luego de que las autoridades italianas arrestaron a un contador del Vaticano, acusándolo de presunta participación en un complot para contrabandear a 17 millones de euros desde Suiza en un avión privado.

Las acusaciones llevaron a las renuncias del 1 de julio del director de IOR, Paolo Cipriani, y del subdirector, Massimo Tulli.

La institución se parece más a una financiera que a una administración de fondos caritativos y se ha visto empañada por las acusaciones de no cumplir con los estándares internacionales de transparencia destinados a combatir el lavado de dinero y la evasión fiscal. Actualmente está tratando de limpiar su imagen después de una larga historia de acusaciones escandalosas.

Edward Pentin es el corresponsal del Registro en Roma



ncregister



viernes, 19 de julio de 2013

LOS 'OJOS Y OÍDOS' DEL PAPA EN EL BANCO DEL VATICANO 'TIENE UNA SERIE DE ASUNTOS HOMOSEXUALES'

La Santa Sede fue golpeada por un nuevo escándalo después de que se afirmara que un sacerdote designado para un papel clave en el banco del Vaticano tiene una serie de asuntos homosexuales que lo obligaron a retirarse de un puesto en el extranjero.

Por Nick Squires

El Papa Francisco recientemente nombró a Monseñor Battista Ricca como sus "ojos y oídos" dentro del banco después de lanzar reformas destinadas a acabar con el lavado de dinero, la evasión fiscal y otros abusos financieros denunciados.

Sin embargo, el viernes se afirmó que Monseñor Ricca, de 57 años, quien tenía una carrera de 15 años como diplomático del Vaticano, supuestamente sorprendió a sus compañeros sacerdotes y monjas en la embajada de la Santa Sede en Montevideo, Uruguay, al tener un romance homosexual con un capitán en el Armada suiza. El Vaticano ha negado los reclamos.

El monseñor supuestamente se reunió con el oficial durante una estadía anterior en Berna (Suiza) y lo llevó con él cuando lo enviaron a Uruguay.

El "intolerable ménage" supuestamente incitó al nuncio o embajador del Vaticano a apelar a Roma para que retiraran al monseñor. El sacerdote fue posteriormente trasladado a Trinidad y Tobago y, finalmente, llamado a Roma.

La exposición de las supuestas indiscreciones, que se cree que ocurrieron en 1999 y 2000, fue publicada por L'Espresso, una revista semanal de noticias, que decía haber sido confirmada por "numerosos obispos, sacerdotes, religiosos y laicos" en Uruguay.

No fue solo la supuesta relación con el oficial suizo lo que llevó a Monseñor Ricca a tener problemas.

En una ocasión, en 2001, supuestamente se quedó atascado en un ascensor. Cuando los bomberos lo rescataron, encontraron a un joven atrapado en el ascensor con él.

En otra ocasión, en el mismo año, el sacerdote fue golpeado en un bar gay y tuvo que pedir ayuda, regresando a la nunciatura, la embajada del Vaticano, con moretones en la cara.

El presunto escándalo es particularmente embarazoso porque Monseñor Ricca es un confidente del Papa.

Además de desempeñar una función de supervisión dentro del banco del Vaticano, oficialmente conocido como el Instituto para las Obras de Religión, también es el director de la residencia del Vaticano donde el Papa eligió vivir, después de haber evitado los suntuosos apartamentos apostólicos que ocupaba durante su residencia su predecesor, Benedicto XVI.

El padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, dijo que los informes sobre el monseñor eran "no sostenibles".

Estos informes llegaron un mes después de que el Papa Francisco admitiera que había "un lobby gay" dentro del Vaticano y una "corriente de corrupción" dentro de la Curia Romana, el órgano de gobierno de la Santa Sede.

El banco del Vaticano, contactado por The Daily Telegraph, no hizo comentarios.

El papa Francisco supuestamente no tenía conocimiento del supuesto escándalo porque había sido cubierto por personas del Vaticano.

Hubo especulación entre los observadores del Vaticano de que las acusaciones fueron filtradas deliberadamente por cardenales u otras figuras de alto rango en Roma que temen y presienten los intentos de reforma del Papa.

Al apuntar a una figura clave en los esfuerzos de reforma, intentan desacreditar todo el proceso.

El banco ha estado sumido en un escándalo en las últimas semanas, luego del arresto de un sacerdote que trabaja en un departamento relacionado del Vaticano bajo sospecha de haber intentado contrabandear 20 millones de euros a Italia desde Suiza.

Monseñor Nunzio Scarano fue arrestado junto con un financiero italiano y un ex miembro de los servicios de inteligencia italianos.

Las acusaciones de un escándalo gay eclipsaron el último movimiento del Papa para hacer que el Vaticano sea más responsable y transparente.

Estableció una comisión especial de expertos laicos encargados de revisar la estructura económica y administrativa del Vaticano.

Se ha ordenado a la comisión que analice el funcionamiento de los departamentos del Vaticano, que redacte reformas para combatir el favoritismo y la corrupción y ofrezca consejos sobre "cómo evitar el mal uso de los recursos económicos".

Su tarea es la "simplificación y racionalización de los organismos existentes y una planificación más cuidadosa de las actividades económicas de todas las administraciones del Vaticano", dijo el Vaticano en un comunicado.


www.telegraph.co.uk