viernes, 18 de enero de 2013

LAS SIGUIENTES VÍCTIMAS DE LA ‘IGUALDAD TRANSGENERO’: NUESTROS HIJOS

Una sociedad que aprueba el transgenerismo está empeñada en la autodestrucción. Es la máxima expresión de odio hacia nuestra naturaleza humana y de la ley natural.

Por James R. Bascom


Después de décadas de incesante activismo, propaganda y adoctrinamiento, el público en general 
no asocia la homosexualidad con las escenas lascivas de una marcha de marginales de los años 70, sino con la imagen que hoy brinda Hollywood de una pareja de personas del mismo sexo, educada y refinada, que simplemente quiere "igualdad" y "tolerancia".


Este mito políticamente correcto oscurece la realidad. A medida que los engranajes de la revolución sexual continúan, el movimiento homosexual busca nada menos que el rechazo total de la Ley moral natural y divina, la eliminación de las diferencias naturales y las complementariedades entre los sexos, y la reingeniería de la naturaleza humana en sí. En ninguna parte se revelan más claramente estos objetivos que en el llamado movimiento "transgénero", la "T" de "LGBT" (lesbiana, homosexual, bisexual, transgénero).

Pero lo más alarmante es el último objetivo de este ‘movimiento’: los cambios de sexo para los niños y la promoción de la homosexualidad en las escuelas.


"Nacido en el cuerpo equivocado"

Las personas "transexuales" son aquellas que piensan que, debido a algún accidente de la naturaleza, su sexo biológico está en conflicto con lo que sienten como su verdadero sexo. En otras palabras, afirman que "nacieron en el cuerpo equivocado". Los psicólogos llaman a esta condición "disforia de género" (GID, por sus siglas en inglés), que consiste en el "conflicto entre el ‘género’ físico de una persona y el ‘género’ con el que él o ella se identifica" (1
)

Hasta hace poco, los médicos trataban la GID con terapia psiquiátrica para abordar sus causas y ayudaban a las personas a aceptar su verdadero sexo. Una persona con GID puede tener sinceramente una percepción confusa, conflictiva y mentalmente perturbada de su verdadero sexo, pero los sentimientos personales deben ceder a la realidad biológica.

Las causas de la GID son variadas y complejas. Algunas son físicas, como los trastornos hormonales prenatales. Otras son sociales. Los hijos de padres divorciados, emocionalmente distantes o abusivos son particularmente vulnerables a desarrollar sentimientos de disgusto o rechazo de su propio sexo biológico, de identificarse como miembros del sexo opuesto y de desarrollar sentimientos GID o homosexuales. "El trastorno de identidad de género en los niños conduce regularmente a la atracción del mismo sexo en la adolescencia", escribe el Dr. Rick Fitzgibbons, psiquiatra de Pennsylvania y principal contribuyente al estudio Homosexualidad y Esperanza de la Asociación Médica Católica.


¿Debe la emoción triunfar sobre la ciencia?

Al igual que la revolución sexual en general, el movimiento transgénero se basa en varios errores sobre la naturaleza humana y la sociedad. Aunque existen múltiples opiniones contradictorias entre las diversas escuelas de pensamiento LGBT (un subconjunto de los llamados "estudios de género"), los defensores del transgenerismo están de acuerdo en ciertos conceptos clave que están fundamentalmente en desacuerdo con la naturaleza humana.

Su idea misma de la sexualidad humana y el vocabulario que utilizan para describirla entra en conflicto con la biología tradicional. Por ejemplo, la distinción entre ‘género’ y sexo es fundamental para el transgenerismo. Presentado por primera vez por el sexólogo John Money en la década de 1950 y popularizado por el movimiento feminista en la década de 1970, afirman que las manifestaciones tradicionales y externas de masculinidad y feminidad, como los tradicionales “roles de género”, formas de vestir, hablar, actuar, pensar (es decir, el ‘género’ de uno) se imponen construcciones sociales, no relacionadas con la biología (es decir, el sexo de uno).

Stephanie Brill, autora de The Transgender Child: A Handbook for Families and Professionals, explica:

“Para muchas personas, los términos "género" y "sexo" son intercambiables. Esta idea se ha vuelto tan común, particularmente en las sociedades occidentales, que rara vez se cuestiona. Sin embargo, el sexo biológico y el género son diferentes; el género no está intrínsecamente conectado a la anatomía física de uno.

El sexo es biológico e incluye atributos físicos como cromosomas sexuales, gónadas, hormonas sexuales, estructuras reproductivas internas y genitales externos. Al nacer, se utiliza para identificar individuos como hombres o mujeres. Por otro lado, el ‘género’ es mucho más complicado. Junto con los rasgos físicos de uno, es la compleja interrelación entre esos rasgos y el sentido interno de uno mismo como hombre, mujer, ambos o ninguno, así como las presentaciones externas y comportamientos relacionados con esa percepción. 2

Según el transgenerismo, la “identidad de género” de una persona es completamente subjetiva, determinada por sus propios sentimientos y emociones. Si un hombre siente que es una mujer, ese sentimiento automáticamente anula cualquier evidencia biológica de lo contrario. Una persona puede ser biológicamente masculina, pero su “identidad de género” puede ser femenina, masculina, una combinación de ambas, o ninguna de las dos. Todo lo que importa es lo que dicta el “sentido interno” de uno.

Sin embargo, cuando la moral y la ciencia son dictadas por el sentimiento subjetivo, entonces la razón, la ley natural y la realidad evidente no tienen sentido. Realmente nos deslizamos por la pendiente resbaladiza. ¿Qué sucede si el “sentido interno” de una persona dicta que se sienten atraídos sexualmente por los miembros de la familia inmediata? O por los niños? Si están en una relación “amorosa” y consensuada con un niño, ¿por qué su “sentido interno” no debe ser respetado y protegido por la ley? ¿Por qué no bestialidad? ¿y la poligamia?

El transgenerismo afirma que la “identidad de género” es completamente subjetiva. Pero al igual que la homosexualidad, una vez que se elige (al menos si contradice el sexo físico) es absoluta e inmutable. Sin embargo, miles de personas han dejado la homosexualidad y el transgenerismo. Sarah Yang, por ejemplo, vivió 19 años creyendo que era un hombre, pero luego abandonó el estilo de vida transgénero.

Es biología básica y un hecho científico que hay dos, y solo dos sexos físicos. La ciencia ha demostrado durante mucho tiempo que el ADN de cada célula del cuerpo humano contiene los cromosomas XY masculinos o los cromosomas XX femeninos, y que estos cromosomas determinan el sexo del niño desde la concepción. Y la ciencia sigue demostrando lo que la mayoría de las personas siempre supo: que la masculinidad y la feminidad no son “construcciones sociales” artificiales impuestas a la humanidad.


El valiente nuevo mundo de la cirugía de transexuales

Debido a la influencia del movimiento homosexual en el establecimiento médico, las personas con GID a menudo se efectúan operaciones médicas para “cambiar su sexo”. Según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), el tratamiento recomendado para las personas que sufren GID consiste no solo en una “terapia individual para adultos”, sino también en la “reasignación de sexo” mediante cirugía y terapia hormonal. Sin embargo, los facultativos de NIH admiten que “los problemas de identidad pueden continuar después” de este “tratamiento” 3.  En lugar de conformar la “identidad de género” de una persona con la realidad biológica, es la biología la que debe ajustarse a una agenda.

Con tecnología de vanguardia, los pacientes se someten a una terapia de reemplazo hormonal (TRH) completa. Los hombres que buscan “convertirse en mujeres” se someten a inyecciones diarias de estrógeno; Las mujeres que buscan “convertirse en hombres” utilizan testosterona. La TRH de ‘género’ cruzado induce muchos cambios fisiológicos en el cuerpo que imitan la apariencia del sexo opuesto, muchas de las cuales son irreversibles. Como mínimo, quedan mutilados físicamente y permanentemente estériles.


¿El fin de la infancia?

Desde 1990, la Red de educación para gays, lesbianas y heterosexuales (GLSEN) ha promovido la agenda homosexual en las escuelas y colegios de Estados Unidos. Hasta la fecha, han fundado aproximadamente 3.600 “Alianzas homosexuales / heterosexuales” en escuelas K-12, colegios y universidades de todo el país. Son la organización principal detrás del "Día del silencio" anual que recluta niños inocentes al resaltar casos reales o imaginarios de "intimidación" y "discriminación".

“Dame cuatro años para enseñar a los niños y la semilla que he sembrado nunca será arrancada”, dijo el líder comunista, Vladimir Lenin. Del mismo modo, el movimiento homosexual entiende que para cambiar el rechazo persistente de la sociedad al comportamiento homosexual debe apuntar a la generación más joven. De hecho, el hito de la película de 1996 It's Elementary sirvió como una herramienta de capacitación para maestros sobre cómo presentar conceptos como “dos mamás” o “dos papás”, “estructuras familiares alternativas” y “bullying” para niños de tan solo cinco años. .


Una de las escuelas primarias modelo descritas en la película, Cambridge Friends School en Cambridge, Massachusetts, sostiene el "Día del Orgullo Gay / Lésbico", lee libros infantiles pro-homosexuales como "King and King" a niñitos de jardín de infantes, invita a activistas homosexuales a dar charlas y presentaciones para los estudiantes mayores, y ha participado como escuela en el Boston Pride Parade desde 1998 4.


Sin embargo, la revolución homosexual y transgénero es más que una simple reeducación.


Podemos hacer maravillas si los recibimos temprano

Incluso con la tecnología moderna, es imposible que los adultos oculten o eliminen por completo sus características masculinas o femeninas. Aquellos que “hacen la transición” como adultos por lo general, no pasan como miembros del sexo opuesto, lo que exacerba aún más la perturbación mental que los llevó a someterse a la cirugía en primer lugar. Por esta razón, los defensores de las personas transgénero recomiendan que los niños con GID comiencen a “hacer la transición” al ‘género’ deseado lo más jóvenes posible.

El endocrinólogo Dr. Norman Spack es el fundador y director del Servicio de Gestión de Género, o GeMS en el Hospital de Niños de Boston y pionero en la terapia transgénero para niños. Creado en 2008 y basado en un programa holandés, GeMS es el primero de su tipo en los Estados Unidos. Su misión: “Ayudar a los niños a lidiar con la desconexión que pueden sentir entre el cuerpo y el ‘género’ con el que nacieron y el cuerpo y el ‘género’ con el que se identifican. Por lo tanto, tratamos de ayudarlos a desarrollar un cuerpo que sea consistente con su identidad 5.

El Dr. Spack "trata" a niños de apenas nueve años. Después de diagnosticarlos con GID, administra bloqueadores de hormonas para prevenir el inicio de la pubertad. Alrededor de los 16 años, se los pone en tratamiento hormonal completo, inyectando testosterona para “las niñas que quieren ser niños”, y estrógeno para “los niños que quieren ser niñas”. “Podemos hacer maravillas si podemos conseguirlos pronto”, dice. “En mi experiencia, los pacientes simplemente florecen física y mentalmente cuando obtienen las hormonas del ‘género’ que afirman ser... Es bastante sorprendente" 6.

El 11 de diciembre de 2011, The Boston Globe publicó un brillante informe de portada sobre el Dr. Spack y uno de sus pacientes "transgénero", Wyatt Maines. Según sus padres, Wyatt expresó su deseo de ser una niña desde una edad temprana. Mientras que a su hermano gemelo Jonas siempre le gustaba jugar deportes y juegos masculinos, Wyatt siempre prefería los juguetes y la ropa más femenina.

Aunque el artículo retrata a sus padres como inicialmente estaban en conflicto con el comportamiento anormal de su hijo, cualquier objeción que hubieran dado paso rápidamente al activismo "transgénero" en toda regla. Para el quinto grado, ya habían cambiado legalmente su nombre a "Nicole", demandaron a su distrito escolar local para permitir que Wyatt usara el baño de las niñas, y comenzaron el "tratamiento" de personas transgénero bajo la tutela del Dr. Spack en Boston. A los 11 años, le pusieron bloqueadores de la pubertad, y a partir de los 14, dosis diarias de estrógeno. Cuando cumpla 18 años, Wyatt planea someterse a una cirugía completa de “reasignación de sexo”.

Wyatt “Nicole” Maines
“Ella realmente es una niña”, afirma Kelly Maines, la madre de Wyatt. “Una niña nacida con ‘un defecto de nacimiento’. Así es como se ve... Mis hijos me enseñaron quién es Nicole y quién debía ser”.

Wyatt (“Nicole”) Maines se ha convertido en una especie de ídolo para el creciente movimiento de personas transgénero. Su padre Wayne tiene un blog en el sitio de noticias en línea de izquierda The Huffington Post, que se especializa en temas de "derechos" de personas transgénero y homosexuales 7 y ha hablado en eventos patrocinados por GLAD 8, Defensores de gays y lesbianas), la ACLU 9 y la igualdad de Maine 10.


Imponiendo la revolución transgénero


El caso de Maines no es un caso atípico. Existe una tendencia creciente entre los padres que niegan la sexualidad biológica e imponen la revolución transgénero a sus propios hijos.

El año pasado, una pareja canadiense llegó a los titulares por negarse a revelar el sexo de su hijo recién nacido. La madre, Kathy Witterick, declaró que su bebé de 4 meses “debería poder desarrollar su propia identidad sexual sin tener que ajustarse a los estereotipos sociales o inclinarse ante las expectativas predeterminadas asociadas con el ‘género’ ” 11.

Zach Avery es el caso más joven de GID en el Reino Unido, diagnosticado” a los cuatro años. Vive y se viste como una niña y su escuela primaria incluso ha cambiado sus baños a unisex para acomodarlo. Su madre, Theresa Avery, afirmó: “Él solo quiere ser como una niña y está muy feliz con su largo cabello rubio, su dormitorio rosado y rojo y un armario lleno de ropa para niñas” 12.

Fiel a su forma, los medios de comunicación progres han dado apoyo a este ataque a la infancia. El Washington Post escribió recientemente sobre “Tyler, una niña transgénero de cinco años que, desde que tenía dos años, quería ser un niño”. “A Tyler realmente no le gusta hablar de su existencia anterior como niña”. “No soy transgénero”, se enfurece cuando escucha la palabra. Dice “Yo soy un niño”.

“Esto es lo que querían los padres de Tyler cuando me pidieron que contara su historia”, escribió la periodista Petula Dvorak, “para provocar el debate y educar a las personas sobre los transgéneros” 13.

El título de un artículo reciente en The New York Times Magazine lo dice todo: “¿Qué tiene de malo que un niño quiera ponerse un vestido?” 14.

Los niños transgénero incluso tienen su propio campamento de verano. Camp Aranu'tiq, ubicado en el área rural de Connecticut, es un campamento donde los “jóvenes con variante de género” pueden encontrar un “espacio seguro para relacionarse con otros como ellos, lejos de casa...” Los 15 miembros honorarios de la Junta incluyen a Chaz Bono, la hija transgénero de la cantante Cher, y el Dr. Spack de GeMS en Boston.


Igualdad delirante

¿Qué impulsa esta revolución sexual?

Orgullo, sensualidad e igualdad radical.

El transgenerismo y la homosexualidad claman por la libertad absoluta. Rechazan la ley en su nivel más básico: la ley natural. Los instintos, las emociones y los impulsos básicos del hombre, sin importar cuán depravados sean, deben disfrutarse en libertad absoluta, independientemente de lo que diga la razón humana o el hecho biológico. La restricción y la sumisión a una ley superior se considera onerosa. De hecho, el concepto mismo de ley, de autoridad que prohíbe o castiga, es visto como un mal en sí mismo. La única máxima que sobrevive es el famoso eslogan de la Revuelta de la Sorbona de mayo de 1968: “¡Il est interdit d'interdire!” (¡Está prohibido prohibir!)


En su delirio de igualdad, los activistas transgénero niegan las desigualdades innatas, dadas por Dios y naturales entre hombres y mujeres. El transgenerismo afirma que el sexo no tiene ningún significado, que palabras como "masculino" y "femenino" son “construcciones artificiales” y que cambiar el sexo es como cambiar de ropa. Es quizás la aplicación más radical de la igualdad en la historia. La misma Revolución que odia los roles sexuales tradicionales, que ridiculiza a las mujeres que eligen quedarse en casa para criar a sus hijos, y que demoniza las demostraciones masculinas de fuerza o virtud caballeresca, también promueve el transgenerismo y la homosexualidad.

“Un leopardo no puede cambiar sus manchas”, dice un viejo proverbio. La naturaleza humana puede ser mutilada, pero no modificada. A pesar de las apariencias, un "hombre transgénero" o una "mujer transgénero" siempre será un hombre o una mujer.


Dios no es burlado


Una sociedad que aprueba el transgenerismo está empeñada en la autodestrucción. Es la máxima expresión de odio hacia nuestra naturaleza humana y de la ley natural que Dios mismo inscribe en ella, y una burla del mandato divino: "Sé fructífero y multiplícate" (Génesis 1:28).

Imponer esta agenda a niños inocentes es indeciblemente malo. En las palabras de nuestro Divino Redentor: “Pero el que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, es mejor para él que una piedra de molino fuera colgada de su cuello y que se ahogara en la profundidad del mar” (Mateo 18: 6).


No inevitable

A lo largo de gran parte del siglo XX, era común escuchar que el comunismo era la "ola del futuro", que cualquiera que se oponía al comunismo se resistía a la "rueda de la historia" y no podía ver que era "el siguiente paso de la humanidad". Se dijo que era la inexorable evolución hacia el "progreso". Combatir el avance del comunismo era como luchar contra la gravedad: igualmente y completamente inútil.

Esta predicción, sin embargo, no fue más que una profecía autocumplida que falló. Si bien algunas de las ideas del comunismo, como el igualitarismo radical y la hostilidad a la propiedad privada, se han vuelto más o menos frecuentes en ciertos sectores marginales de la sociedad, el comunismo como una ideología gobernante fue rechazado rotundamente. Un número decisivo de personas preocupadas resistió activa y exitosamente el ataque comunista. Hoy en día, ni siquiera los políticos de extrema izquierda se atreverían a etiquetarse públicamente como admiradores de Marx y Lenin, y los que lo hacen son completamente excluidos.

De manera similar, los defensores de la agenda homosexual repiten la predicción de que la aceptación de la homosexualidad, el transgénero y su relación con los niños es inevitable. Al igual que con el comunismo, es una profecía autocumplida que solo se cumplirá si la mayoría de la gente cree que lo hará, y solo si la gente buena no hace nada.

El movimiento homosexual está construido sobre el error. Pero al igual que la oscuridad se ve obligada a ceder cuando se enfrenta a la luz, también colapsa cuando se enfrenta con la razón y la lógica guiada por las enseñanzas tradicionales de la Santa Iglesia Católica. La luz solo falla cuando se cubre por miedo a "ofender" o "provocar" a la oscuridad. A menos que el mal sea denunciado vigorosamente y opuesto, ganará la ventaja.

Sin embargo, las puertas del infierno nunca prevalecerán. Cuando Nuestra Señora de Fátima se apareció a tres niños pastores en 1917, ella les dijo que la Gran Guerra, entonces furiosa, fue enviada por Dios como un castigo por los pecados del mundo, y que vendría una segunda guerra si la humanidad no se convirtiera. También les dio una promesa de gran esperanza: "¡Finalmente, mi Corazón Inmaculado triunfará!"


Notas al pie

1 - Enciclopedia médica ADAM, trastorno de identidad de género, transexualidad; Transgénero, última revisión: 13 de febrero de 2012 http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmedhealth/PMH0002495/

2 - Entendiendo el género - ¿Qué es el género? http://www.genderspectrum.org/child-family/understanding-gender

3 - Trastorno de identidad de género http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmedhealth/PMH0002495/

4 - Homosexuales lavan el cerebro a nuestros niños en escuelas primarias http://www.massresistance.org/media/video/brainwashing.html

5 - Clínica del Servicio de Gestión de Género (GeMS) http://www.childrenshospital.org/clinicalservices/Site2280/mainpageS2280P0.html

6 - Bella English, dirigida por el niño que simplemente sabía http://www.bostonglobe.com/metro/2011/12/11/led-child-who-simply-knew/SsH1U9Pn9JKArTiumZdxaL/story.html

7 - Wayne Maines, Querida familia y amigos: Mi hijo es realmente mi hija http://www.huffingtonpost.com/wayne-maines/

8 - Comentarios de la demandante Nicole Maines en la Cena del Premio Espíritu de Justicia de GLAD 2011 http://www.youtube.com/watch?v=XJQmdw-JCu8

9 - La familia gana el premio ACLU por su trabajo en asuntos de personas transgénero en Maine http://bangordailynews.com/2011/10/27/news/bangor/orono-family-wins-aclu-award-for-work-on-transgender-issues/

10 - Cf. http://www.teenvoices.com

11 - El debate de género de la tormenta se enfurece en Canadá mientras los padres defienden el derecho a mantener el sexo del bebé en secreto http://www.huffingtonpost.com/2011/05/27/storm-gender-debate-rages_n_868131.html

12 - Un niño de cinco años vive como niña en el caso más joven de trastorno de identidad de género http://www.telegraph.co.uk/news/newstopics/howaboutthat/9093108/Five-year-old-boy-lives-as-girl- in-youngest-of-Gender-Identity-Disorder.html

13 - Petula Dvorak, Transgénero a los cinco años: la historia de Tyler conduce al desbordamiento de otras historias http://www.washingtonpost.com/local/transgender-at-five-tylers-story-leads-to-outpouring-of-other-stories/2012 /05/21/gIQAQ9VRgU_story.html

14http://www.nytimes.com/2012/08/12/12/magazine/whats-so-bad-about-a-boy-who-wants-to-wear-a-dress.html?pagewanted=all&_r=0

15 - Acerca de nosotros: http://www.camparanutiq.org/about-camp-aranutiq.html


Tradition, Family and Property