viernes, 31 de agosto de 2018

¿QUÉ ES EL ABUSO ESPIRITUAL? ¿SE DA EN LA IGLESIA CATÓLICA?


Reproducimos a continuación un artículo de Luis Santamaría, integrante de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES).

En su reciente Carta al pueblo de Dios (20/08/18), el papa Francisco ha puesto una vez más en el centro de atención de la Iglesia “el sufrimiento vivido por muchos menores a causa de abusos sexuales, de poder y de conciencia cometidos por un notable número de clérigos y personas consagradas”. Junto a esos abusos, recuerda, está la cultura de silenciamiento, indiferencia o incluso complicidad.

Más allá del abuso sexual

El Pontífice no ha limitado su reflexión a la dimensión sexual, y ni siquiera se ha referido sólo a los menores de edad. El problema tiene unas dimensiones mayores, y por ello subraya en más de una ocasión que además se dan abusos “de poder y de conciencia”. ¿Por qué insiste en esto? La realidad nos muestra casos en los que se puede caer en actitudes sectarias dentro de la Iglesia, con prácticas que son comunes en el mundo de las sectas, pero que también pueden vivirse en diócesis, parroquias, seminarios, comunidades consagradas, asociaciones de fieles…

Ya en 1986 el documento de la Santa Sede sobre el desafío pastoral de las sectas señalaba que “algunas mentalidades o actitudes de secta, por ejemplo la intolerancia o el proselitismo activo… se pueden encontrar también en grupos cristianos o dentro de algunas Iglesias o comunidades eclesiales”. Técnicamente no podemos hablar de la existencia de sectas dentro de la Iglesia católica. Sí que se pueden dar, y de hecho se dan, comportamientos sectarios que pueden dañar a las personas que forman parte de esos grupos. Y también es cierto que la Iglesia cuenta con herramientas normativas para corregir y prevenir estas desviaciones.

Un nuevo término: abuso espiritual

En los últimos tiempos se viene utilizando un término para referirse a las prácticas dañinas que pueden darse dentro de una comunidad religiosa, tenga o no en su praxis general dinámicas destructivas o manipulativas. Por lo tanto, puede darse tanto en religiones como en sectas. Se trata de “abuso espiritual”.

Según explica la International Cultic Studies Association (ICSA), una de las principales entidades dedicadas al fenómeno sectario, algunos aplican este término a “cualquier tipo de abuso psicológico, físico o sexual que tiene lugar en un contexto religioso”, mientras que otros apuntan de forma específica a “manipulaciones que dañan la relación de una persona con Dios o con su propio ser interior”.

¿Qué incluye el abuso espiritual? La ICSA detalla algunos de sus efectos: “autoestima dañada, dependencia inducida, capacidad de confiar disminuida y reacciones emocionales como ira, ansiedad y depresión”. Incluso –añaden estos expertos– “en algunos casos, también puede verse sacudida la propia fe en Dios”. La etiqueta de “espiritual” viene determinada por el contexto religioso en el que se dan estas prácticas dañinas para la persona, ya que en su mayor parte podrían denominarse también como “abuso psicológico” o “abuso emocional”.

Un abuso de autoridad

Estamos hablando, pues, de manipulación y restricción de la libertad personal en asuntos que tienen que ver con la relación de la persona con Dios, sus creencias (ya sean religiosas o simplemente filosóficas), su autodeterminación vital y la capacidad de pensar por sí misma. “Aunque es a menudo asociado con los grupos sectarios, el abuso espiritual puede ocurrir también en denominaciones religiosas establecidas, cuando los pastores u otros abusan de su autoridad o cuando los individuos violan los límites éticos en el proselitismo o en otros tipos de situaciones de influencia”, explica la ICSA.

La clave está en el ejercicio de la autoridad de forma inmoral, buscando someter a otras personas en lugar de buscar su bien, como se supone que debe suceder en las comunidades religiosas. Este abuso de poder puede llegar a generar en sus víctimas episodios de ansiedad, depresiones crónicas y traumas. La ICSA recuerda que el poder corrompe, y por eso la autoridad trae consigo un riesgo de abuso, cuyo nivel depende de la madurez de quien detenta el poder. Así, “padres, profesores, terapeutas, pastores, esposos y otros pueden tener el riesgo de abusar de aquellos sobre quienes ejercen distintos niveles de poder”.

Recursos para víctimas y afectados

Además de las asociaciones de afectados y de otras plataformas de profesionales que pueden ayudar a las víctimas del abuso espiritual, las propias confesiones religiosas han ideado mecanismos para el acompañamiento y la recuperación de los que han sufrido estos daños. Una búsqueda por Internet puede dar una idea de los diversos recursos que se pueden encontrar, por ejemplo, en los Estados Unidos, para acudir a pedir ayuda, desde una propuesta confesionalmente cristiana.

También la Iglesia católica, a nivel institucional, se ha tomado en serio el tema de la pederastia, aunque haya habido grandes carencias, como lo muestra la última carta de Francisco. Sin embargo, no parece que se preste la misma atención a las familias que acuden pidiendo ayuda en situaciones en las que no están implicados menores de edad ni hay necesariamente un abuso sexual.

Hay que hacer algo

¿Qué les cabe esperar a unos padres que se dirigen a un obispo, por ejemplo, para denunciar un supuesto comportamiento sectario o de abuso psicológico con uno de sus hijos por parte de una institución debidamente reconocida por la autoridad eclesiástica? La experiencia nos dice que, en muchos casos, poco más que la escucha y las palabras de ánimo.

Al igual que en el tema de los abusos sexuales de menores, la Iglesia ha de tomar en serio el problema de lo que el Papa llama abusos “de poder y de conciencia” en los contextos católicos, y que son más difíciles de demostrar que cualquier tipo de maltrato físico o abuso sexual. Sin embargo, existen, y deben afrontarse, porque hacen un daño a veces irrecuperable en sus víctimas.

Un ejemplo de que esto es posible lo encontramos en la Conferencia de Obispos de Francia, que en 2013 reorganizó su departamento dedicado al fenómeno sectario –denominado “Pastoral, nuevas creencias y derivas sectarias”–, destinando una de sus oficinas precisamente a los abusos dentro de la Iglesia, ya que “las patologías de ‘creer’ pueden deslizarse también hasta las comunidades católicas”, tal como reconocían.

Por eso propusieron “hacer un seguimiento de estas derivas” y preparar un material “que debe darse a las ‘víctimas’ para recordarles sus derechos e indicarles cuáles son los procedimientos que pueden utilizar tanto desde el punto de vista canónico como desde el civil”. Además de establecer que “las víctimas de las derivas sectarias en la Iglesia deben ser escuchadas por un representante de la Iglesia, es decir, un obispo designado para esta misión”. Un ejemplo de praxis a seguir por todos los episcopados nacionales.


Aleteia


POR EL BIEN DE TU CORAZÓN, DEBES DORMIR MAS DE 5 HORAS


Los hombres de mediana edad que duermen cinco horas o menos por noche tienen el doble de riesgo de desarrollar un evento cardiovascular importante durante las siguientes dos décadas que los hombres que duermen de siete a ocho horas, según un estudio de la Universidad de Gotemburgo, Suecia, y presentado en el Congreso Sociedad Europea de Cardiología.

"Para las personas con vidas ocupadas, dormir puede parecer una pérdida de tiempo, pero nuestro estudio sugiere que dormir poco podría vincularse con futuras enfermedades cardiovasculares", ha declarado Moa Bengtsson, de la Universidad de Gotemburgo.

Los participantes fueron analizados durante 21 años por la aparición de eventos cardiovasculares importantes, que incluyeron ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, hospitalización por insuficiencia cardíaca, revascularización coronaria o muerte por enfermedad cardiovascular. Los datos sobre eventos cardiovasculares se obtuvieron de registros médicos, el Registro de alta del hospital sueco y el Registro sueco de causa de defunción.

Se excluyeron los hombres con datos incompletos sobre la duración del sueño, información incompleta de seguimiento o que tuvieron un evento cardiovascular importante antes del inicio del estudio, dejando un total de 759 hombres para los análisis.

La presión arterial alta, la diabetes, la obesidad, el tabaquismo actual, la baja actividad física y la mala calidad del sueño fueron más comunes en los hombres que dormían cinco o menos horas por noche en comparación con los que tenían entre siete y ocho horas.

En comparación con aquellos con duración normal del sueño, los hombres que dormían cinco o menos horas por noche tenían un riesgo dos veces mayor de tener un evento cardiovascular mayor a los 71 años. El riesgo se duplicó después de ajustar los factores de riesgo cardiovascular al inicio del estudio incluyendo obesidad, diabetes y fumar.

"Los hombres con la menor duración del sueño a la edad de 50 años tenían el doble de probabilidades de tener un evento cardiovascular antes de los 71 años que aquellos que dormían una cantidad normal, incluso cuando se tuvieron en cuenta otros factores de riesgo", ha destacado Bengtsson.

Por: ECOticias.com / Red / Agencias




EDUCACION SEXUAL INTEGRAL: “OBLIGATORIA, CIENTÍFICA, LAICA Y CON PERSPECTIVA DE GÉNERO”




El tratamiento de la legalización del aborto en el Congreso dejó en descubierto varios flancos débiles y “la cultura de la muerte” -lejos de darse por vencida- se monta en ellos para seguir avanzando. 


Los abortistas no pudieron sancionar la ley que ansían, pero fueron arrancando concesiones -y anexando conclusiones-, que se esmeraron en destacar como “puntos de consenso”. Por ejemplo: “A todos nos preocupa el embarazo adolescente”; entonces “hay que dar educación sexual integral en todas las escuelas del país”.

Muestra de ese activismo abortista son los proyectos sobre “educación sexual” que llueven en el ámbito nacional y en varios distritos. Algunos son para incluir la educación sexual en la ley de educación; otros para profundizar la ley de “educación sexual integral” vigente.

Mientras que Salta acaba de volver a estudio el proyecto que propone incluir en la Ley de Educación provincial “la perspectiva de género y las nuevas masculinidades”; en la provincia de Buenos Aires ya tiene media sanción el proyecto (expte. Nº D1437/18-19) que modifica la Ley provincial 14.744, de educación sexual integral.

La norma aprobada en la cámara baja bonaerense -sobre tablas, sin despacho de comisión y en medio del debate nacional por el aborto- prevé educación sexual integral, obligatoria “científica, laica y con perspectiva de género”, en establecimientos de gestión estatal y privada, con espacio curricular propio y contenidos transversales, en todos los niveles y modalidades.

Se crearía una Comisión, dentro del organismo de aplicación, encargada del diseño de las actividades, tareas y programas que estaría integrada por “representantes de la Dirección General de Cultura y Educación, centros de estudiantes de las escuelas secundarias e institutos terciarios, sindicatos docentes, representantes de organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres y de la diversidad sexual y de género". Para llevar adelante un proceso de transformación “donde los propios oprimidos y violentados tomen conciencia de su situación y sean los protagonistas de esa transformación”. El “abordaje laico y científico” implica “la crítica a toda perspectiva religiosa”.

El proyecto con media sanción fue impulsado por Guillemo Kane, el único legislador del FIT en la Cámara de Diputados bonaerense. Tras ese logro en la provincia, la diputada Romina del Plá (FIT, BsAs) presentó una iniciativa similar en el Congreso de la Nación, que deberá ser estudiada junto a varias alternativas propuestas por otros bloques.

NOTIVIDA
Editor: Lic. Mónica del Río


jueves, 30 de agosto de 2018

EL RESCATE DEL CEREBRO TRAS SALIR DE UNA SECTA


María se dio cuenta hace poco menos de un año de que todo en lo que había creído durante un lustro era mentira. Descubrió que el líder en quien había depositado su confianza solo era «un psicópata» en busca de «poder, dinero y sexo»


Cuando por fin abrió los ojos vio que el paraíso era en realidad «una cámara de los horrores, un campo de concentración». Lo cuenta Javier Guillenea en este reportaje, publicado por el diario español El Correo y otros rotativos del mismo grupo editorial.

María es el nombre ficticio de una mujer que cayó en manos de una secta y huyó de ella «por instinto de supervivencia, cuando el nivel de maltrato y abusos se hizo insoportable». Desde entonces intenta regresar a la normalidad con la ayuda de un psicólogo especializado con el que trabaja para recuperar su personalidad. Es un proceso lento, un camino repleto de miedos que también deberá transitar Patricia Aguilar, la española que a principios de julio fue rescatada en Perú, donde vivía tras ser captada por el líder de una secta.

El caso de esta joven ha sido mediático, pero hay otros muchos que no se hacen públicos. Se calcula que en España hay 400.000 personas (el 1 % de la población) integradas en algún tipo de secta. «Es una realidad oculta, un goteo diario. A nosotros nos llegan todos los días peticiones de ayuda de familias, los psicólogos que se dedican a esto no dan abasto», afirma el sacerdote Luis Santamaría, miembro fundador de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas. 


El problema, sostiene Margarita Barranco, psicóloga experta en sectas de la asociación Redune, es que «los especialistas se pueden contar con los dedos de una mano».

El perfil de los adeptos es el de «un joven idealista con ganas de ayudar y con carrera universitaria», explica Miguel Perlado, coordinador del grupo de trabajo sobre derivas sectarias del Colegio Oficial de Psicología de Cataluña. Es un dato inquietante porque esa descripción coincide con la de los hijos de millones de padres que piensan que sus chicos son demasiado inteligentes para cometer la estupidez de caer en manos de una secta. Luis Santamaría advierte de que «es un gran error sentirse invulnerable». «Las sectas –añade– se aprovechan de las carencias y debilidades de la gente, pero también de sus virtudes. Su adepto ideal es un joven militante, luchador y utópico que quiere hacer algo bueno por el mundo».

Una de estas personas es María, cuyos estudios superiores y su conocimiento de idiomas no le impidieron entrar en la boca del lobo. «Recuerdo que en los años ochenta algunos documentales decían que los que caían en sectas tenían taras psicológicas, pero nada más lejos de la realidad. Los que caen no son imbéciles, y es algo que es preciso repetir una y otra vez: cualquiera puede ser víctima de una secta».

Basta con que se produzcan algunas circunstancias a las que nadie es ajeno. Las víctimas, argumenta Miguel Perlado, pueden ser personas que «atraviesan momentos delicados, separaciones, la muerte de algún ser querido o crisis de cambio, que se encuentran en una situación de vulnerabilidad y son captadas por gente especialmente preparada para hacerlo». También pueden ser, dice María, «personas con inquietudes filosóficas que se plantean más las cosas». Como ella. «Yo entré porque quería llevar una vida más tranquila, mejorar mi carácter y ayudar al Tercer Mundo y a los necesitados. Algunas de esas cosas las haces pero en dosis pequeñas, no te das cuenta de que eso es una excusa para tenerte prisionera».

Hasta que llega un momento en el que, ayudado por sus familiares o por sí solo, el adepto toma conciencia y acude a la consulta de un psicólogo. «Vienen bastante dañados, rotos, con una gran hemorragia emocional. Es como si les hubiera pasado una aplanadora por encima», apunta Miguel Perlado. Los que llaman a su puerta son individuos «con una identidad recubierta por otra; es como si estuvieran encerrados en un envoltorio, como si su propio yo estuviera alquitranado». Son seres deshechos. «Para ellos –afirma Luis Santamaría–, el trauma es terrible».

Hay que ponerse en su lugar. El adepto ha vivido durante años convencido de que la realidad que habitaba era la Verdad con mayúsculas y, cuando se da cuenta del engaño, comienza a preguntarse cómo pudo creerse tantas patrañas. «Se encuentra solo e incomprendido, su círculo social piensa que entró en una secta porque le fallaba algo en el cerebro o porque no era inteligente. De repente, siente vergüenza y se ve indefenso», describe Santamaría.


«Sin escrúpulos»

La aplanadora aplastó a María. «Cuando entras comienzan a cambiar los pilares básicos de tu personalidad, cambian todos tus valores morales y, antes de que te des cuenta, empiezas a hacer barbaridades en nombre de la espiritualidad», admite ella. Después llega «el máximo maltrato psicológico, a veces físico». «El líder consigue que vayas contándole todos tus secretos y así te puede extorsionar, logra que cada vez que tienes que decidir algo lo pases por su filtro, acabas dependiendo de él –agrega–. Eso solo lo pueden hacer personas sin escrúpulos».

La mujer que pidió ayuda a un psicólogo especializado en la materia era «una marioneta» cuando entró en su despacho. María sufría un trastorno de estrés postraumático del que aún no ha logrado desprenderse, «una ansiedad terrible» que le impedía dormir por las noches. «Cuando empiezas a comprender que te han robado cinco años de tu vida, que todo era la estrategia de un líder al que has estado siguiendo ciegamente y que solo quería ejercer poder sobre ti, te empieza a dar vértigo».

«El proceso de recuperación es relativamente fácil si se hace bien, por eso es importante que el psicólogo esté formado», destaca Margarita Barranco. El adepto, añade, llega en un estado de alarma constante porque «cuando estaba en el grupo le decían que todo lo de fuera es malo, y ahora que está fuera le dicen que lo malo era lo del grupo». Miguel Perlado precisa que «cuando salen de la secta tienen las ideas confusas. No saben cómo enfrentarse al mundo, desconfían de los demás y carecen de amigos». Tienen que volver a ser los de antes, liberarse del lavado de cerebro al que han sido sometidos.

«Labor arqueológica»

«Es preciso hacer una labor arqueológica de recuperación de la personalidad; el paciente tiene que volver atrás y despojarse de la identidad de una persona con obediencia ciega, de una visión maniquea en la que el mundo está compuesto por buenos y malos, de su fanatismo y de la creencia de que todo gira alrededor del gurú», señala Luis Santamaría. «Tiene que recuperar la capacidad de pensar porque el grupo siempre le ha dicho 'no pienses, actúa'», tercia Margarita Barranco.

El trabajo clínico consiste en hacerles ver que han formado parte de un grupo en el que han sido utilizados. «Hay que hacerles entender eso y que se den cuenta de las técnicas de manipulación que existen», prosigue Barranco. Es el camino que hace un año emprendió María. Durante estos últimos meses se ha enfrentado cara a cara con su pasado, y no ha sido fácil: «Ves que nada de lo que has hecho estos años era verdadero, vas descubriendo todos los engaños y entras en 'shock', te ocurre con cada descubrimiento que haces. Es como si tuvieras dentro un 'alien' que hay que sacar».

No todo termina ahí. «Cuando te sales no es el fin, sino un principio nuevo», confiesa María. No solo debe desprenderse de «pensamientos tóxicos», sino también recuperarse de la sangría económica que le ha supuesto su estancia en un grupo al que daba dinero cada vez que se lo pedían. Además, tiene que recomponer sus relaciones sociales y familiares, destrozadas tras largo tiempo de abandono. Pero al menos está fuera. Y ahora sabe que estuvo en las «malévolas manos» de un ser «de profunda podredumbre», que apresó su cerebro. Lucha por mantener la libertad recién recuperada, aunque algunas noches tiene pesadillas. «A veces no duermo porque sueño con el psicópata».

El Correo

PORQUE NO ME VOY DE LA IGLESIA CATÓLICA


Si alguna vez hubo un momento para que un católico desmoralizado pensara en empacar sus cosas, ir a la iglesia evangélica más cercana y se declarara refugiado de la negligencia católica, la más reciente ronda de escándalos de abuso sexual por parte del clero parecería ser una amplia justificación.

Por 
John Gehring

Como el informe del gran jurado de Pensilvania ha revelado con detalles dolorosos, el mal institucional y la descarada cultura del encubrimiento que permite a los depredadores abusar con impunidad, el aire se hace irrespirable. La analogía mafiosa puede parecer sobreexcitada, pero omertà, (el código de silencio de la mafia sobre la actividad criminal), se siente como una descripción adecuada en este caso. El gran jurado de Pensilvania, después de consultar con el FBI, describió la forma en que los funcionarios de la iglesia actuaron como "un libro de jugadas" para ocultar la verdad.

Algunos amigos que no son católicos y algunos antiguos católicos me han preguntado: ¿cómo un progresista podría quedarse en una iglesia que no permite que los homosexuales se casen o cómo podría ser parte de una institución patriarcal que se niega a ordenar mujeres?

Solté respuestas que probablemente no eran suficientes, no lógicamente herméticas, y probablemente inaceptables para algunos. Para mí, y creo que para muchos católicos, la iglesia no es como la plataforma de un partido político que analizas para completar con tu ideología preferida o tus objetivos políticos. Mi fe se compara más naturalmente con los vínculos complicados de la familia y la tribu, un lugar donde te sientes más en casa, incluso cuando las personas en tu propia sala de estar, a veces te vuelven loco.

Las preguntas sobre mi identidad católica son cada vez más difíciles de responder en las últimas semanas. ¿Cómo podría alguien asociarse con una iglesia donde las palabras depredadoresencubrimiento son ahora algo común en los titulares?

Por supuesto, la crisis de abuso no es nueva. El National Catholic Reporter estuvo persiguiendo la historia casi dos décadas antes de que The Boston Globe irrumpiera con sus investigaciones explosivas en 2002.

Sin embargo, las últimas revelaciones sobre el ex cardenal Theodore McCarrick, el primer cardenal estadounidense en la historia en renunciar al Colegio de Cardenales, y la noticia de que 300 sacerdotes en seis diferentes diócesis de Pennsylvania abusaron de al menos mil niños, se siente diferente. Ya no hay dudas sobre la escala de este mal sistémico. Si lo que ocurrió en Boston no fue la norma, los detalles de Pennsylvania también prueban que no fue una aberración o un hecho aislado.

Si bien es cierto que la mayoría de estos casos de abuso ocurrieron hace años, y los obispos de Estados Unidos implementaron una Carta para la Protección de Niños y Jóvenes en 2002 que ayudó a reducir significativamente el número de abusos en los últimos años, este ha sido un verano de angustia para los católicos.

La iglesia se siente en un punto de quiebre.

En la misa del domingo pasado, un padre de familia en Georgia se puso de pie con una ardiente pregunta para su sacerdote que reverbera mucho más allá de una parroquia: "Tengo un hijo. Él va a hacer su primera Comunión. ¿Qué se supone que debo decirle?". Esta es una pregunta y un lamento inquietante. Alrededor de 5.000 católicos, incluidos teólogos y académicos, han firmado una declaración en la que hacen un llamamiento a todos los obispos del país para que renuncien. La poesía de William Butler Yeats viene a la mente: "Las cosas se desmoronan, el centro no puede sostenerse."

Entonces, ¿por qué soy todavía católico?

La iglesia siempre ha sido una institución humana defectuosa, pecaminosa, llena de oscuridad y también de luz. En parte, voy a la iglesia estos días para lidiar con esas contradicciones, para encontrar la sanidad en la Eucaristía y la fortaleza junto a mis compañeros cansados ​​viajeros.

Me gusta imaginar a aquellos que se convirtieron en santos improbables -el Pedro que niega a Cristo y el perseguidor Saúl que encontró la redención como Pablo- mirando hacia abajo y recordándome que Jesús nunca nos abandona, especialmente en nuestras horas más oscuras, incluso cuando no conocemos el camino a casa. Me rehúso a dejar que la iglesia que amo, aún llena de gracia, sea entregada a hombres que abusaron de niños, abusaron del poder y profanaron lo sagrado.

El escritor James Baldwin comentó que amaba tanto a este país que insistió en el derecho de criticarlo perpetuamente. Siento lo mismo por la Iglesia Católica. He perdido la confianza en algunos obispos y cardenales. Pero todavía creo en el pueblo de Dios.

Mientras que algunos de nuestros capitanes que usan esos pomposos sombreros y esperan ser llamados "su eminencia" han desviado el barco de su rumbo, aquellos de nosotros que estamos abajo, somos la razón por la cual el barco no se ha hundido por completo. Viajamos demasiado tiempo y capeamos demasiadas tormentas como para permitir que esta nave se estrelle contra las rocas sin luchar.

Probablemente estoy escribiendo esto como una forma de terapia. Estoy juntando palabras para tratar de ordenar en medio del caos, tratando de recordarme que las mejores luces que iluminaron mi camino vinieron de la misma iglesia que ahora parece envuelta en la oscuridad. Las monjas católicas que me enseñaron sobre la justicia y la dignidad. Sacerdotes que me enseñaron a orar, discernir y pensar. Padres que me recordaron que la grandeza y la gloria de Dios pueden ser reverenciadas en un bosque tanto como cualquier catedral.

Estoy agradecido con aquellos que nunca conocí pero que son maestros espirituales: Flannery O'Connor, Dorothy Day, Thomas Merton. Quiero convocar a toda esa bondad, sabiduría y espíritu. Lo necesito como medicina para la curación. Combustible para seguir creyendo. Entonces, con todos esos compañeros, vivos y muertos, seguiré luchando. Juntos, podríamos reconstruir nuestra iglesia nuevamente.

[John Gehring es el director del programa católico en Faith in Public Life, y autor de The Francis Effect: A Radical Pope's Challenge to the American Catholic Church]


New Catholic Reporter

SI EL PAPA FRANCISCO ENCUBRIÓ EL ABUSO DE MCCARRICK, ENTONCES ÉL NO ES NI "SANTO" NI "PADRE"

¿Deberíamos sorprendernos del testimonio detallado del arzobispo Carlo Maria Viganò sobre el Papa Francisco que encubría los abusos del ex-Cardenal McCarrick? 

Por  Peter Kwasniewski 


Hemos visto este nivel de mendacidad y depravación venir durante años. Desde el primer momento de su papado, el Papa Francisco mostró desdén por las tradiciones papales, un signo de falta de respeto por los deberes y los límites de su cargo. Sus celebraciones minimalistas y mediocres de la Misa sugirieron que para él, "la liturgia no era la fuente y la cumbre de la vida cristiana".

Sus homilías tortuosas y a menudo doctrinalmente sospechosas expusieron una mente no católica. Sus descuidadas entrevistas con periódicos y en aviones sembraron la confusión sobre las enseñanzas cristianas básicas


"¿Quién soy yo para juzgar?" apareció en todos los periódicos y, finalmente, en miles de artículos en línea como un mensaje de liberación de los mandamientos de Dios. El dulce nombre de "misericordia" fue cooptado para una agenda de secularización. La palabra "fariseo" se convirtió en la burla favorita de cualquiera que todavía creyera en la Biblia o en cualquier versión identificable del cristianismo.

Los sínodos manipulados por el papa sobre la familia y su engendro, Amoris Laetitia -aclarado autoritariamente según las directrices de Buenos Aires- otorgaron honores papales a la normalización de las relaciones adúlteras. Los cambios en el proceso de anulación agilizaron el otorgamiento del "divorcio express católico". Las reorganizaciones e iniciativas internas en el Vaticano debilitaron el mensaje antiaborto y enturbiaron las aguas de Humanae Vitae incluso en su año aniversario. Notorios anticatólicos fueron invitados al Vaticano, recibieron una plataforma y aplaudidos.

En el momento en que alguien se acercó demasiado a la miserable verdad sobre la corrupción financiera del Vaticano, el Papa supuestamente "reformista" se aseguró que la amenaza fuera eliminada, ya sea el cardenal del C-9 (Pell) convenientemente incriminado o los auditores externos profesionales que fueron despedidos sumariamente.

La condena del Papa a la homosexualidad nunca fue mejor que ambivalente; la enseñanza tradicional parecía dirigirse hacia el mismo basurero que la pena capital. (Si no le gusta lo que la tradición de la Iglesia tiene que decir, ¿por qué no simplemente cambiar el Catecismo, mientras pronuncia las palabras mágicas "Abracadabra, desarrollo de la doctrina"?) El manejo de la crisis global de abuso sexual, como se ve en la situación en Chile demostró un compromiso flácido con la justicia en el mejor de los casos, y una tendencia a la complicidad en el peor de los casos.

Y ahora esta noticia, que con razón ha creado ondas de choque en todo el mundo, un asombro colectivo en lo más profundo de la supuesta perversidad en las altas esferas.

No es solo que no tenemos justicia en Casa Santa Marta; hemos estado viviendo allí lo que parece ser una resolución calculada y premeditada para apoyar, honrar y promover la injusticia. No es solo que tenemos una "tendencia hacia la complicidad"; los escalones más altos del Vaticano son la fábrica donde se fabrican los males, con una eficiencia con la que Henry Ford se maravillaría. El ineludible avance de los acontecimientos está desenmascarando al Papa Francisco cada vez más como un facilitador de esa mafia lavanda homo en cuya burocrática garra, la Iglesia en la tierra está sufriendo el estrangulamiento. El Vaticano de Bergoglio es una especie de sumidero en el que el acomodamiento mundano del Concilio Vaticano II y las peores ideas y comportamientos de la rebelión postconciliar se han concentrado.

Un artículo que publiqué en OnePeterFive el 15 de agosto contenía la siguiente declaración: "Escuchar a personas bien intencionadas decir que Bergoglio debe poner en primer plano a un cuerpo investigador para enderezar las cosas [en Estados Unidos] es la locura de Alicia en el país de las maravillas. Es como poner a Himmler a cargo de Nuremberg". Para algunos, esta era una afirmación demasiado fuerte. ¿Cómo me atrevía a decir algo sobre "el Santo Padre"?

Hoy, a la luz de las revelaciones de Viganò y de tantas otras evidencias, estoy de acuerdo con esa afirmación, y así también lo piensan algunos miles más. Porque él no muestra signos probables de ser santo, ni está actuando como un padre


Un santo padre no trataría a los católicos como Francisco nos trata. Un santo padre no induciría a error a sus hijos sobre los misterios de la sexualidad, el matrimonio y el Santísimo Sacramento. Un santo padre no oprimiría a aquellos de sus hijos que encontraron fortaleza espiritual en la recuperación de las tradiciones familiares, mientras patrocinaba y promocionaba a los niños que se rebelaban contra la familia, o incluso a extraños a los que no les importaba nada. Un santo padre no toleraría ni por un momento a los hijos mayores de su familia cuando fueron sorprendidos abusando groseramente de los más pequeños; él los despojaría de todas las dignidades y los eliminaría.

¿Quién sabe qué está pasando dentro de las circunvoluciones de su propia mente? Solo Dios sabe. Lo que sabemos es que Dios ha permitido este período de tribulación para probar y fortalecer la fe de Sus siervos para ver si seremos leales a su Revelación, sus Mandamientos, su don de la Tradición, su Justicia, pase lo que pase


La Divina Providencia ha probado la fidelidad cristiana muchas veces en la larga historia de la Iglesia, ya sea con horribles torturas y amargos exilios de persecución romana o pagana, inmoralidad clerical rampante y corrupción, caos doctrinal y compromiso, o simplemente las terribles dificultades de la guerra, el hambre, plaga y desastres de los que nuestro mundo caído nunca estará libre. 

"Bienaventurado el hombre que permanece firme en el juicio, porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de la vida que Dios ha prometido a los que le aman" (Stg 1:12).

LifeSiteNews




miércoles, 29 de agosto de 2018

ORACIONES PARA LA NOCHE


Haz un breve examen de conciencia antes de acostarse por la noche. Dos o tres minutos serán suficientes.

Colócate en la presencia de Dios, reconociendo su fortaleza y tu debilidad. Dile: "Señor, si quieres, puedes limpiarme".

Debes pedirle a tu ángel de la guarda luz para que reconozcas tus defectos y virtudes: ¿Qué he hecho mal? ¿Qué he hecho bien? ¿Qué podría haber hecho mejor?


EXAMINA TU CONCIENCIA CON SINCERIDAD:

¿A menudo considero que Dios es mi Padre? ¿Le ofrecí mi trabajo y actividades? ¿Hice un buen uso de mi tiempo? ¿Recé despacio y con atención? ¿Intenté hacer la vida agradable a los demás? ¿Critiqué a alguien? ¿He perdonando? ¿Recé y ofrecí algunos sacrificios por la Iglesia, por los pecadores y por quienes me rodean? ¿Me dejé llevar por la sensualidad? ¿Por orgullo o egoísmo?


UN ACTO DE CONTRICIÓN:

Dios mío, lamento sinceramente haberte ofendido y detesto todos mis pecados porque temo la pérdida del cielo y los dolores del infierno, pero sobre todo porque te ofenden, Dios mío, que eres todo bondad y merecedor de todo mi amor. Resuelvo firmemente, con la ayuda de Tu gracia, no pecar más y evitar las ocasiones cercanas al pecado. Amén.

Haz una resolución específica para mañana: mantenerse alejado de ciertas tentaciones, para evitar algunos fallos específicos.


https://www.romancatholicman.com/bedtime-prayers/


GUERRA DE MIL AÑOS DEL ISLAM CONTRA LA CRISTIANDAD


En un momento en que a los jóvenes católicos se les enseña que el Islam significa paz, peregrinaje y oración, y los adultos católicos tienen la impresión de que los musulmanes son una minoría incomprendida que solo quieren compartir sus valores y su baba ghanoush, es refrescante contactar con la realidad.


Por William Kilpatrick

Me refiero a "refrescante" aquí en el sentido de que una inmersión en aguas frías es refrescante. Acabo de leer la Espada y la Cimitarra de Raymond Ibrahim, una historia de catorce siglos de guerra entre el Islam y Occidente, y el efecto es similar al efecto de una zambullida en el agua fría.


No es que no tuviera un conocimiento general de la historia, pero uno tiende a olvidar los detalles, y el diablo, como dicen, está en los detalles. Ibrahim proporciona muchos de esos. Además, los detalles son tan impactantes que uno se inclina a pensar que el diablo estuvo íntimamente involucrado en la jihad de siglos contra la cristiandad.

De hecho, eso es exactamente lo que pensaron muchos cristianos de aquellos tiempos. Tanto los Papas como los campesinos mencionaron a Mahoma y al Islam como "demoníaco", "diabólico" y "satánico". Por su parte, los musulmanes tenían un odio particular hacia los cristianos. Consideraron la creencia cristiana en la divinidad de Cristo como un gran pecado contra Alá. Donde quiera que iban los ejércitos musulmanes, profanaban y destruían iglesias, rompían cruces y estatuas, y se preocupaban especialmente por violar a las monjas y torturar a sacerdotes y monjes.


En resumen, los violentos conflictos entre musulmanes y cristianos fueron principalmente guerras religiosas, no, como sugieren muchos historiadores modernos, "guerras por recursos o intereses nacionales". Algunos historiadores, al parecer, están menos interesados ​​en los verdaderos eventos pasados ​​que en encontrar maneras de "adaptar" esos eventos a las narrativas contemporáneas. Su fuente primaria es su propia perspectiva subjetiva "moderna". Por el contrario, Ibrahim, que lee árabe y griego, permite que los testigos musulmanes y cristianos de acontecimientos pasados ​​hablen por sí mismos. Así, cuando se habla de los niños jenízaros-cristianos que fueron arrebatados de sus padres y obligados a convertirse en soldados del Islam-Ibrahim, basándose en manuscritos centenarios, narra el horror de los secuestros, el abuso de los niños y su transformación en creyentes islámicos verdaderos que luego fueron contra sus antiguos familiares.

A pesar del paso de más de mil años, el conflicto musulmán-cristiano estuvo marcado por ciertas constantes. Hay una notable continuidad de creencias y comportamientos, especialmente por parte de los musulmanes.

Uno de los temas recurrentes es el de la conquista del mundo comandada por Alá. Los musulmanes justificaron todas sus guerras y depredaciones durante ese inmenso tramo de la historia al referirse al Corán y a las palabras y los hechos de Mahoma. Los líderes musulmanes no consideraron sus conquistas simplemente como asuntos locales, sino como escalones para subyugar a la tierra. Así, dos estribillos comunes a lo largo de los siglos fueron "haremos establos a nuestros caballos en Constantinopla" y "haremos establos a nuestros caballos en Roma", y esto dicho por señores de la guerra que pueden haber estado a más de mil millas de Roma o Constantinopla. Cuando, en 1786, Thomas Jefferson y John Adams preguntaron al embajador de Trípoli en Gran Bretaña por qué los estados de Berbería se aprovechaban de la navegación estadounidense, se les informó que era de acuerdo con las leyes de su profeta.

Otra constante a través de los siglos es lo que Ibrahim llama la negociación "ganar o ganar". Si un musulmán vivió o murió en la batalla, se le garantizó una recompensa de cualquier manera. Si sobrevivía a una incursión o a una batalla, sería recompensado con el saqueo, los esclavos y las concubinas. Si él moría, todos sus pecados serían perdonados por Alá, y él sería salvo de las torturas del infierno. Además, sería recompensado en el paraíso con comida, bebida y setenta y dos vírgenes "eternamente jóvenes" (huríes). De hecho, los oficiales y predicadores musulmanes circularían entre las tropas antes de la batalla, asegurándoles sus recompensas inmortales si morían en la batalla. Muchas crónicas tempranas atribuyeron el celo musulmán y el fanatismo en la batalla al incentivo de "ganar o ganar".

Otra constante más fue la esclavitud. Un historiador moderno observa que "la jihad islámica se ve incómodamente como una trata de esclavos gigante". El número de esclavos era astronómico. No era inusual que una campaña resultara en la esclavización de 100.000 personas. Entre 1530 y 1780, los musulmanes de la costa de Barbary esclavizaron al menos un millón de europeos. Unos tres millones de eslavos -polacos, lituanos, rusos y ucranianos- fueron esclavizados entre 1450 y 1783. Millones más fueron capturados por los conquistadores musulmanes de España. Un califa, Abd al-Rahman III, tenía 3.750 esclavos y 6.300 concubinas.

También se llevaron a cabo redadas de esclavos en Irlanda, Inglaterra, Dinamarca y lugares tan lejanos como Islandia y Escandinavia. Los esclavos fueron utilizados para el trabajo, como soldados y como concubinas. Los esclavos blancos eran muy apreciados, especialmente las chicas y las mujeres rubias y pelirrojas. Los esclavos negros fueron castrados rutinariamente. Aunque pocos estadounidenses son conscientes del hecho, el comercio de esclavos árabe y otomano duró mucho más que el comercio de esclavos en el Atlántico y resultó en la pérdida de muchas más vidas.

Incluso Estados Unidos no escapó al alcance de la jihad islámica. En sus años de formación, como señala Ibrahim, América se vio obligada a hacer pagos de jizya (impuesto per cápita que se impone a los hombres adultos y libres no musulmanes)
, que representan el 16 por ciento del presupuesto federal, a Argelia para liberar a los marineros estadounidenses capturados. De hecho, la primera guerra de Estados Unidos como nación fue una guerra contra el Islam. Durante un período de treinta y dos años, la armada estadounidense luchó en una guerra intermitente para poner fin a los ataques de los Estados de Barbary a la navegación estadounidense. Eso es a lo que se refieren las "orillas de Trípoli" en el himno del Cuerpo de Marines. 


Espada y cimitarra pone a descansar varios mitos importantes



Uno de estos mitos es que los cristianos fueron los agresores en este largo y sangriento conflicto. Este definitivamente no es el caso. Por ejemplo, la idea moderna de que "las cruzadas fueron guerras de conquista no provocadas" es demostrablemente falsa

Como señala Ibrahim, las cruzadas fueron una respuesta muy tardía a 400 años de conquista musulmana. Dos tercios del mundo cristiano ya habían sido devorados por los ejércitos musulmanes antes de que el Papa Urbano II apelara a los caballeros de la cristiandad. Muchas regiones que ahora son sólidamente musulmanas alguna vez fueron cristianas. Todas las veintidós naciones que ahora componen el "mundo árabe" en el Medio Oriente y el Norte de África eran cristianas. Lo mismo puede decirse de Turquía, cuya capital, Constantinopla, fue una vez el centro de la cristiandad.

Tal vez la principal lección del oportuno libro de Ibrahim es que poco ha cambiado a lo largo de los siglos. Uno de los mitos engañosos de nuestro tiempo es que al-Qaeda, ISIS, Boko Haram y otros grupos terroristas importantes "han pervertido el significado del Islam". Se los describe de diversas maneras como "secuestrados", "distorsionados" o "incomprendidos" del verdadero mensaje del Islam. La historia dice lo contrario. Según Ibrahim, "este libro... registra una variedad de musulmanes en el tiempo y el espacio que se comportan exactamente como el Estado Islámico y por las mismas razones". "La hostilidad musulmana hacia Occidente", observa, "no es una aberración sino una continuación de Historia islámica". "Contra las ilusiones de hoy sobre las intenciones pacíficas del Islam, Espada y Cimitarra documentan lo que los musulmanes realmente han hecho hacia y en Occidente durante siglos".

El registro histórico también revela dos debilidades perennes de la respuesta occidental al Islam. Una es la desunión. Hubo varios casos de cristianos que no acudieron en ayuda de otros cristianos. E incluso hubo casos en que los cristianos se pusieron del lado del Islam. La protestante reina Isabel I formó una alianza con los piratas de Berbería contra la España católica, y el protestante conde Tholky de Hungría en realidad marchó con los turcos contra la católica Viena. Del mismo modo, algunos gobernantes católicos tenían más interés en combatir a otros cristianos que en luchar contra los turcos. De acuerdo con un historiador, el rey Carlos V "gastaría más tiempo, dinero y energía combatiendo a los franceses y los protestantes de lo que jamás se había dedicado a la guerra con Suleiman". Más vergonzosamente, Luis XIV apoyó el asalto otomano a Viena con hombres, dinero e ingenieros. Cuando el ejército victorioso de Jan Sobieski inspeccionó el campo de batalla, se encontraron "un gran número de cuerpos franceses" junto a los turcos.

Una segunda debilidad occidental fue la indiferencia. Muchos líderes occidentales prestaron poca atención a las amenazas que se avecinaban hasta que los ejércitos musulmanes estaban a la vuelta de la esquina. Como el Papa Sixto IV advirtió a los gobernantes europeos:
¡Que no piensen que están protegidos contra la invasión, aquellos que están lejos del teatro de la guerra! Ellos también doblarán el cuello debajo del yugo... a menos que se adelanten para encontrarse con el invasor.
A pesar de que la distancia entre los pueblos, medida por días y semanas, se ha reducido drásticamente, muchos en Occidente hoy todavía mantienen una actitud de indiferencia hacia la amenaza del Islam. Piensan que la persecución de los cristianos en Medio Oriente y África no puede sucederles. Y muchos en Estados Unidos desconocen la acelerada islamización de Europa. Harían bien en prestar atención a las palabras del Papa Sixto IV: "Que no piensen que están protegidos contra la invasión".

¿No puede pasar en el aquí y ahora? Como demuestran Sword and Scimitarhábilmente, lo que ha pasado una y otra vez en el pasado es muy probable que suceda nuevamente.

Edición Cris Yozia

CrisisMagazine

LOS ASISTENTES AL ENCUENTRO MUNDIAL DE FAMILIAS EXIGEN UNA DISCULPA


El Encuentro Mundial de Familias de Dublín (WMF) y la visita del Papa Francisco a Irlanda que acaba de concluir, fue notable por lo que NO se dijo. 


Por Joseph Meaney

Indiscutiblemente, la noticia dominante de Irlanda este verano fue el resultado del referéndum nacional irlandés sobre el aborto de mayo de 2018. El lado pro-aborto ganó esta votación por una gran mayoría, mientras que la Iglesia Católica en Irlanda solo se opuso silenciosamente a la matanza masiva propuesta de bebés no nacidos, y el Vaticano permaneció en silencio como una tumba. Desde mayo, a pesar de las impugnaciones legales que alegan el fraude electoral y la manipulación ilegal de la campaña que se cierne a través del sistema judicial irlandés, el gobierno irlandés ha proclamado su firme determinación de legalizar el aborto a pedido después de las vacaciones de verano.

El Papa Francisco llegó a la conclusión del evento con una gran misa y se reunió con el presidente irlandés, el primer ministro y otros altos funcionarios del gobierno.

¿Podría haber habido una oportunidad más celestial para que la Iglesia intervenga y suplique a los legisladores que no abran las compuertas de la matanza de niños no nacidos en la República de Irlanda? ¿Hay alguna duda sobre qué habría hecho o dicho San Juan Pablo II o el cardenal Alfonso López Trujillo, el defensor de la vida y la familia como presidente del Consejo Pontificio para la Familia bajo Juan Pablo II y el Papa Benedicto XVI?

Ni el Papa Francisco ni el cardenal Kevin Farrell, prefecto de Laicos, Familia y Vida para la Santa Sede, aprovecharon esta oportunidad de oro. El aborto no era un problema de los micrófonos oficiales del 2018 World Meeting of Families. El Papa Francisco, en su sermón, hizo una pequeña referencia a los "duros dichos" de Jesús, incluyendo la protección de los más frágiles, los no nacidos y ancianos, así como la bienvenida a los inmigrantes y extraños. Él hizo una disculpa muy larga por los pecados de abuso de la Iglesia Católica en Irlanda.

En su reunión con las autoridades irlandesas, incluido el primer ministro, el Papa Francisco dijo lo siguiente sobre el tema. "¿Podemos decir que el objetivo de crear prosperidad económica o financiera conduce a un orden social más justo y equitativo? ¿O podría ser que el crecimiento de una "cultura desechable" materialista nos haya hecho, de hecho, cada vez más indiferentes a los pobres y a los miembros más indefensos de nuestra familia humana, incluidos los no nacidos, privados del derecho a la vida? Tal vez los desafíos más perturbadores para nuestra conciencia en estos días es la crisis masiva de refugiados, que no desaparecerá, y cuya solución requiere sabiduría, amplitud de miras y una preocupación humanitaria que va más allá de las decisiones políticas a corto plazo".

Entonces, ¿qué mensaje se proclamó durante este Encuentro Mundial de las Familias y del Papa Francisco? Todo se redujo a disculparse por los pecados de la Iglesia y no expresar objeciones claras a los recientes referendos nacionales que aprueban el "matrimonio" entre personas del mismo sexo y el aborto a pedido. El WMF hizo todo lo posible por ser "inclusivo" del activismo de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, etc. (LGBT). Las tres charlas a las que asistí se centraron en fomentar e implementar el ministerio homosexual que respalda el "estilo de vida gay" o incluyó la bienvenida a personas LGBT como parte del mensaje. Por supuesto, el acrónimo LGBT está ahora irremediablemente desactualizado. Deja fuera la creciente sopa de letras como LGBTQIAPK + (Queer, Intersex, Asexual, Pansexual, Kink y más por venir...).

Un arzobispo, sin embargo, se desvió del guión predominante citando al Papa Francisco sobre los peligros de la Ideología de Género en una misa plenaria durante un día de la semana del WMF. Algunos irlandeses dijeron que podría haber sido peor. Esperaban que los grupos de activistas homosexuales tuvieran acceso total al área de expositores de la WMF, pero parece que no se les permitió establecerse junto a los muchos apostolados católicos dignos representados.

Una cosa que quedó muy clara en las entrevistas y declaraciones de la prensa y los manifestantes fue que no hay disculpas que les satisfagan. Su respuesta a la pregunta es: "más". Una vez que obtienen el "matrimonio" entre personas del mismo sexo, los derechos de las personas transgénero pasan a ocupar el primer lugar del programa y luego legalizan la pedofilia y el incesto, como ciertos grupos defienden actualmente en los Estados Unidos, etc. No se hizo mención de sacerdotes homosexuales que abusan de niños y adolescentes, pero algunas historias terribles de casas y orfanatos de "Magdalen" recibieron una atención especial por parte de la prensa.

Cuando el Papa Francisco subió al avión de regreso a Roma, los titulares en la televisión y en las noticias eran todas variaciones del "Papa pide perdón". Por supuesto, él mismo se negó a responder a las últimas acusaciones personales del ex nuncio papal en los Estados Unidos, arzobispo Carlo Maria Vigano, que fue informado en 2013 sobre las acciones de depredadores sexuales como el cardenal Theodore McCarrick. El Papa Francisco, sin lugar a dudas, levantó las restricciones a McCarrick impuestas por el Papa Benedicto XVI. Peor aún, parece que el Papa Francisco confió en McCarrick como un "consejero de confianza" para nominar a los obispos estadounidenses, particularmente Blase Cupich como Arzobispo de Chicago y Joseph Tobin como Arzobispo de Newark, Nueva Jersey, que luego fueron nombrados cardenales. El Cardenal Wuerl de Washington DC canceló su aparición en el WMF por los últimos escándalos, pero el Cardenal Cupich fue un orador honorable en el WMF de Dublín.

Si uno tuviera que elegir una palabra para describir el Encuentro Mundial de las Familias y la visita papal desde un punto de vista de comunicación masiva, sería "Fiasco". Todo el evento fue secuestrado por ataques hostiles y mea culpas. Casi nada del mensaje de la Iglesia sobre la vida, el matrimonio o la familia llegó al público en general. Hubo, sin embargo, varias buenas charlas en el congreso teológico pastoral que no recibieron cobertura en absoluto.

Muchas personas hicieron comparaciones con la visita del Papa Juan Pablo II en 1979 cuando un millón de personas se congregaron para escuchar la enseñanza católica proclamada con valentía. Esta vez, solo 300.000 personas se presentaron para ver al Papa Francisco en la Misa de clausura... En realidad, la asistencia a la iglesia en Irlanda ha disminuido en casi dos tercios, así que parece reflejar con precisión la "Nueva Irlanda". El primer ministro irlandés Leo Varadkar estuvo a la ofensiva cuando se encontró con el Papa Francisco diciendo que la Iglesia Católica necesitaba jugar un papel más pequeño en la sociedad irlandesa... Ciertamente el "matrimonio" gay y el aborto parecen ser el sello distintivo de la Irlanda moderna así como una disminución dramática en las vocaciones religiosas y asistencia a la iglesia.

Los fieles católicos solo pueden deplorar la falta de proclamación del Evangelio de la vida y el Evangelio de la familia por parte de tantos líderes de la Iglesia de Irlanda y el Vaticano. El Encuentro Mundial de las Familias y la visita papal fueron una oportunidad única que fue desaprovechada. 


En este año se cumple el 50 aniversario de Humanae Vitae, pero el mensaje de Cristo sobre el matrimonio y la familia parece una vergüenza o algo para relegar por parte de importantes líderes de la Iglesia. Curiosamente, mientras caminaba entre los que realmente asistían al WMF, la mayoría exudaba un catolicismo fiel con un número notablemente grande de niños pequeños... Muchos expositores que compraban stands eran grupos provida y congregaciones religiosas conservadoras, y las multitudes acudían en masa a ellos y no al ACNUR o exhibiciones de eco-espiritualidad

Quizás los clérigos fuera de contacto podrían haber seguido el ejemplo de los fieles que quieren a Cristo y no se dejan aplastar. Exigimos una disculpa también.


CrisisMagazine

martes, 28 de agosto de 2018

QUEMA LOS BARCOS: HERNÁN CORTÉS Y LA ORDEN QUE CAMBIÓ EL NUEVO MUNDO


Tomemos a Cortés como un ejemplo de coraje y piedad de una época en muchos aspectos mucho más brutal que la nuestra, y recuerde: las puertas del Infierno no pueden prevalecer contra la Iglesia.


Por Jon Frodin

Se acerca el Día de la Raza y pronto nos veremos sometidos a los discursos ahora habituales de los medios de comunicación dominantes y los trapos de extrema izquierda sobre los "horrores del colonialismo". ¿Se puede esperar un debate sobre los méritos relativos de celebrar a Cristóbal Colón y otros exploradores de las Américas? Es probable que ese debate sea particularmente mordaz este año con el combustible agregado al incendio del escándalo de abuso sexual en Pensilvania.

Existen dudas legítimas sobre la colonización y cómo se gobernaron las regiones originarias. Hubo acusaciones de trabajo forzoso y tiranía en áreas controladas por el Imperio español. Pero lo que muchas personas tienden a hacer es exagerar los aspectos negativos de la Conquista de las Américas para demonizar a los valientes hombres y mujeres que dejaron todo para venir al Nuevo Mundo. Las llamadas contra los conquistadores (y el hecho de que todavía usamos esa palabra) hablan de la persistencia de muchas de las leyendas negras que rodean esta época y la Santa Iglesia Católica.

Un hecho que se destaca notablemente en la historia de los Estados Unidos: el prejuicio original no era el blanco contra el negro, sino el protestante contra el católico en estas tierras. Esto ha afectado profundamente la manera en que se ha registrado y presentado la historia en el mundo occidental, particularmente con respecto a las conquistas españolas. Una desafortunada víctima de esta declaración errónea de la historia es el gran conquistador Hernán Cortés.

Cortés fue uno de los primeros colonos en la Cuba moderna y se le encargó explorar la costa mexicana pero no establecerse allí. Decidió conquistar el lugar por varias razones, pero una predominante fue la conversión al catolicismo de los nativos. De hecho, era la práctica de los españoles alentar el matrimonio con los nativos . Mientras que los colonos de América del Norte en gran parte llevaron mujeres con ellos y desalentaron el matrimonio con las poblaciones nativas, los matrimonios mixtos entre los españoles y los nativos influirían enormemente en las generaciones futuras y ganarían una región entera por la fe.

Cortés desobedeció sus órdenes al participar en una misión de conquista, que no fue sancionada oficialmente por el gobernador de Cuba, Diego Velázquez. Esto no era raro en ese momento; de hecho, fue la forma en que Velázquez ganó la gobernación de Cuba en 1511. [1] Para hacer esto, Cortés se hizo cargo de Veracruz en 1519, lo que lo puso directamente bajo la autoridad del rey Carlos V. Ahora, algunos pueden estar tentados creer que esto marcó el rumbo para la conquista de México; sin embargo, Velázquez solo se abstuvo de aprobar la conquista porque quería hacerlo él mismo.

El imperio azteca


El Imperio Azteca, el principal opositor de Cortés, era conocido por su barbarie. Los aztecas habían sometido a muchas otras tribus de la región y exigían tributo (esclavos) por sus prácticas religiosas en los templos. Algunas tribus bajo el dominio azteca, se cree comúnmente, no fueron conquistadas por completo para que los aztecas pudieran capturar más esclavos y de forma más regular. Esto estaba relacionado con la práctica de la "guerra de las flores" y era una forma para que los aztecas y otras tribus obtuvieran sacrificios humanos. [2] Montezuma realmente admitió esto, según Andrés de Tapia. El emperador, al preguntarle por qué los aztecas no acabaron con sus enemigos, respondió: "Podríamos hacerlo fácilmente; pero entonces los jóvenes no tendrían ningún lugar para entrenar [militarmente], excepto lejos de aquí; y, también, queríamos que siempre hubiera gente [cercana] para sacrificar a nuestros dioses". [3] Esta práctica espantosa se prolongó aproximadamente desde 1450 hasta 1519, cuando Cortés y sus tropas encontraron aliados entre Tlaxcala y otros poderes rivales.

La mención del sacrificio a los dioses se refería a la práctica generalizada de los aztecas de los sacrificios humanos. La práctica era tan frecuente que Cortés calculó que hasta cuatro mil humanos eran sacrificados en el imperio cada año. Los aztecas servían a dioses paganos crueles que querían sacrificios humanos a menudo y de manera brutal. Había muchos dioses en el mundo azteca, y casi todos requerían sacrificios de animales y humanos . El dios principal, Huitzilopochtli, tenía un templo en la capital de Tenochtitlan decorado con calaveras y pintado de rojo sangre. El dios de la lluvia, Tlaloc, considerado una de las deidades más antiguas de Mesoamérica, saboreó los gritos y lágrimas de los niños. Bebés y niños fueron sacrificados a este dios regularmente.

El método preferido de sacrificio humano era usar un cuchillo de obsidiana para cortar hacia abajo desde la base del cuello hasta el ombligo. La persona que realizaba la ofrenda quitaba entonces el corazón que aún latía de la víctima y los intestinos, y los colocaba en un fuego en la base de un ídolo. Esto fue descrito por aquellos que lo habían visto como "lo más terrible y espantoso de contemplar que jamás se haya visto".

Configuré esto y uso descripciones gráficas de las prácticas de los aztecas para mostrar a qué se enfrentaban exactamente los españoles.

La conquista

La conquista de México por Cortés y sus hombres es legendaria. Las historias del saqueo de Tenochtitlan han pasado a través de las edades hasta hoy como un punto de inflexión para la región de América Central.

La conquista no comenzó hasta 1519, oficialmente con la toma de Veracruz, la región costera del otro lado del Golfo de México desde Cuba. Lo primero fue la conquista militar de la tierra y el pueblo, y lo segundo fue la conquista espiritual para la Iglesia Católica de los corazones y las almas de la nación.

Una de las primeras acciones de Cortés, en la captura de Veracruz, fue ordenar el hundimiento de sus propias naves, que comúnmente se cree que estaban ardiendo, por lo que no habría otra opción para sus hombres más que continuar. Lo cierto es que el hundimiento establecería un curso irreversible para el conquistador.

Los conquistadores se enfrentaron con algunas tribus locales mientras buscaban alianzas contra los aztecas en 1519. Uno de ellos fueron los tlaxcaltecas, mencionados anteriormente, que lucharon primero contra los españoles. Una vez que se dieron cuenta de que los españoles querían paz y una alianza, decidieron unirse a los conquistadores. La fuerza más grande entonces, en octubre de 1519, marchó sobre Cholula, la segunda ciudad más grande de la región.

Hubo una masacre de los nobles de Cholula; los estudiosos no están de acuerdo en cuanto a la motivación. La vista que se toma sobre el tema depende en gran medida de la opinión que uno tenga del propio Cortés. Él afirmó que se debió a la traición, y otros afirman que fue para enviar un mensaje. Hay un registro del discurso que Cortés dio formalmente acusando a los nobles reunidos de traición y su reclamo de estar siguiendo la ley española (ver enlace anterior). Los nobles dijeron que estaban actuando en nombre de Montezuma. La ciudad fue tomada, y sus altares y templos fueron quemados.

La Biblia tiene una historia de Dios usando ejércitos de hombres para vengarse de los idólatras, como vemos en la conquista de Canaán por los israelitas.

Después de apoderarse de Cholula, los conquistadores emprendieron su primera marcha hacia Tenochtitlan, donde llegaron en noviembre de 1519. Fueron admitidos en la ciudad por Montezuma para que los aztecas pudieran conocer las debilidades de los españoles. Esta sería una mala jugada para el emperador azteca, ya que los soldados de Montezuma en la costa habían matado a muchos españoles, y rápidamente llegó la noticia a Cortés, quien decidió tomar como rehén a Montezuma.

La conquista podría haber terminado allí, pero Velázquez aún quería tomar la tierra y envió un ejército para enfrentarse a Cortés en abril de 1520. Cortés y la mayoría de sus hombres, dejando a Montezuma en la capital como rehén de su guarnición, partieron para tratar con el ejército de Velázquez. Fueron superados en número, pero prevalecieron, y convencieron a los soldados del bando perdedor de unirse a sus fuerzas para regresar a Tenochtitlan. Este revés duró desde abril de 1520 hasta julio de 1520.

Cuando Cortés regresó a la capital después de tratar con Velázquez, Moctezuma fue apedreado hasta la muerte por su pueblo en una revuelta general, sacudiendo así la tenue influencia que los españoles tenían sobre la ciudad. Los conquistadores se vieron obligados a huir a Tlaxcala y reagruparse. En su camino, sufrieron pérdidas importantes en la Batalla de Otumba. Ganó la batalla contra viento y marea, ya que su fuerza era de aproximadamente 1.300 hombres contra más de 10.000 guerreros aztecas. Menos de 500 en las fuerzas españolas y tlaxcaltecas escaparon con vida una vez que Cortés hizo que sus soldados montados sacaran al líder en el campo.

Una vez que los españoles se reagruparon, sitiaron a Tenochtitlan. Tenochtitlan era una ciudad insular, lo que ayudó mucho a Cortés. La conquista terminó oficialmente cuando los españoles capturaron a Cuauhtémoc, quien había reemplazado a Moctezuma como jefe de la ciudad en agosto de 1521. La ciudad pasó a llamarse oficialmente Ciudad de México, y la conversión estaba programada para comenzar.

Los ejércitos del Imperio Católico habían conquistado a los dioses demoníacos de los aztecas, y el propio Cortés era conocido en ese momento por su piedad. Le preocupaba que la Iglesia enviara sacerdotes oficiales a México y, en su lugar, solicitó frailes de las órdenes dominicanas y franciscanas. Su preocupación era la reflexión negativa que los sacerdotes y sus "vicios" tendrían sobre los nativos y el daño que traería a la Iglesia. [4] Este fue el mismo período de corrupción en la Iglesia que llevó a la separación de Lutero justo cuatro años antes en 1517. Cortés estaba preocupado de que las prácticas de los funcionarios de la Iglesia desanimarían a los nativos, y su juicio era debido a sus acciones y las de sus "Doce Apóstoles de México". Así comenzó la conversión de México. Para 1540, se estima que había 9 millones las almas que fueron llevadas a la Santa Madre Iglesia a través de la Virgen de Guadalupe y los antiguos monasterios católicos, algunos de los cuales aún permanecen en pie hoy en día.

Cortés hizo una petición especial en sus cartas al emperador para que los poderes especiales sean otorgados por el Papa a los frailes que él solicitó para la evangelización. Estaba muy preocupado por las almas de los nativos y las almas de sus hombres. Buscó la dispensación de poderes para los franciscanos y los dominicanos porque su pueblo y los nativos estaban "muy lejos de los remedios adecuados de nuestras conciencias", pero temía el daño que los clérigos normales pudieran causar. [5] Cortés se muestra en los escritos de Díaz del Castillo, quien estuvo con él en la conquista, para dar regularmente discursos públicos y agradecer a Dios por alentar la conversión. Uno de esos ejemplos se relata detalladamente en la Historia Verdadera, Vol. 2, Capítulo 77, donde Cortés intenta personalmente convertir a los tlaxcaltecas. Se lo relata como una explicación de la misión de los españoles para convertir a los nativos y poner fin a los sacrificios humanos, así como a venerar a la Santísima Virgen María ante ellos. También mostró deferencia al sacerdote, el Padre de la Merced, que permitió a los españoles obtener de los tlaxcaltecas un templo recién construido para Nuestro Señor. [6]

El aspecto espiritual de la conquista de Cortés fue mucho más importante que el aspecto terrestre. Los dioses de los pueblos aztecas junto con los del resto de México exigían sacrificios crueles y regulares. Los aztecas los proporcionaron diligentemente en cooperación y en conflicto con sus vecinos, y se han destacado como uno de los imperios más brutales de la historia del mundo. Miles de personas fueron ofrecidas a los dioses cada año, incluidas mujeres y niños.

La conversión del Nuevo Mundo comenzó con la orden de Cortés de quemar sus naves y tomar el control de la nación. Su pasión por la conversión a Cristo llevó a Bartolomé de Las Casas, un fraile dominico, a escribir: "A través de este capitán, Dios nos abrió la puerta para que anunciemos su santo evangelio, y fue él quien hizo que los indios veneraran los santos sacramentos y respeten a los ministros de la iglesia". [7]

Los tiempos difíciles están por venir en la Iglesia, y muchos se verán tentados a dejar la fe debido a los abusos de nuestro tiempo. La quema de barcos por parte de Cortés nos recuerda que la fe católica es un compromiso para la vida. No hay vuelta atrás. Necesitamos redoblar nuestros esfuerzos para defender y difundir la fe mientras limpiamos a la Iglesia de quienes la corrompen. Tomemos a Cortés como un ejemplo de coraje y piedad de una época en muchos aspectos mucho más brutal que la nuestra, y recuerde: las puertas del Infierno no pueden prevalecer contra la Iglesia.


[1] La conquista de Nueva España , Bernal Díaz del Castillo, 1963

[2] Isaac, Barry L. "The Aztec 'Flowery War': Una Explicación Geopolítica". Journal of Anthropological Research 39.4 (1983): 415-432. Web.

[3] Id. en p. 416

[4] Cortés, Hernán. Hernán Cortés: Cartas de México . Traducido y editado por Anthony R. Pagden. Nueva York: Grossman Publishers, 1971. Carta IV. Página 333.

[5] Id. en la página 334

[6] https://www.historians.org/teaching-and-learning/teaching-resources-for-historians/teaching-and-learning-in-the-digital-age/the-history-of-the-americas/la-conquista-de-M%C3%A9xico/historia-verdadera/espa%C3%B1oles-intento-de-convertir-tlaxcaltecas

[7] Ver el enlace citado en las páginas 246-247.

Edición Cris Yozía


OnePeterFive



LOS NIÑOS Y SU RESPONSABILIDAD CON LAS MASCOTAS


Tener mascotas en un hogar donde hay niños es una manera de que, desde temprana edad, amen a los animales y aprendan a respetarlos. 

Por María Merino

No obstante, también es esencial tener claro que es una forma de que descubran lo que son las responsabilidades y asumir las obligaciones que se poseen. Y es que un perro, un gato o cualquier otro animal que se tenga requiere cuidados y atenciones en las que todos deben colaborar.

Por ese motivo, ahora vamos a darte a conocer cuáles son las responsabilidades que deben asumir tus hijos con la mascota que tenéis en vuestro hogar. Esas, como es lógico, se ajustarán por completo a la edad que poseen. 



Responsabilidades para niños a partir de los 3 años

Los menores de 3 años no están preparados para asumir como tal ninguna responsabilidad con el animal que se tiene en casa pues hasta ese momento pueden llegar a verle como si de un juguete más se tratase. No obstante, sí que pueden ayudar a los adultos a realizar alguna tarea en relación a esa mascota como, por ejemplo, acompañarles a pasear cuando se saca al perro de casa para que corra o haga sus necesidades.


Responsabilidades para los pequeños a partir de los 3 años

En esta edad los niños ya sí pueden asumir labores relativas al cuidado y atención de los animales que se tienen en el hogar familiar. Exactamente puede encargarse de realizar tareas tan sencillas como necesarias para el bienestar de la mascota. Nos estamos refiriendo, por ejemplo, a jugar con ella y también a darle el alimento. Es decir, a vigilar que tenga siempre lleno de agua su cuenco y también de comida.

Eso sí, es fundamental que todavía esas funciones que realiza estén vigiladas por un adulto para comprobar no solo que las lleva a cabo correctamente sino también que el animal no le impide al niño acometerlas.

Cada edad requerirá asumir unas obligaciones

Responsabilidades para los niños de entre 6 a 11 años

A esta edad los menores están mucho más preparados para asumir más tareas en cuanto al cuidado de las mascotas. Y no solo eso sino que ya asimilarán mejor lo que supone tener responsabilidades y el deber de cumplirlas porque en caso contrario eso traerá consigo consecuencias.

En este caso concreto, podrá el pequeño proceder a seguir con las tareas citadas en relación a la alimentación del animal. Asimismo también puede encargarse de colaborar en lo que es la educación de esa mascota, en mantener guardados los objetos de esta, en realizarle juguetes, en jugar con ella…


Obligaciones con las mascotas a partir de los 11 años

Sacar a pasear la mascota

Conforme el menor va creciendo más y más pueden ser las obligaciones que puede ir asumiendo con respecto a su animal. En concreto a partir de los 11 años, además de las tareas ya mencionadas, puede encargarse de sacarlo a pasear, se puede dedicar a cepillarle el pelo, puede ayudar a la hora de bañarlo, también puede acudir con la familia al veterinario cuando sea necesario…

Eso sí, en todo momento, es importante que un adulto se encargue de “vigilar” al menor y de estar atento que lleva a cabo sus funciones de la forma adecuada. Y es que así podrá tener la seguridad de que tanto el pequeño como el animal se encuentran en perfecto estado y no existe ningún problema entre ambos.


Aspectos importantes sobre tener mascota en casa

Toda la familia debe implicarse en el cuidado de las mascotas

Además de todo lo indicado, no podemos pasar por alto otra serie de aspectos relevantes acerca de tener una mascota en el hogar: 

Es importante que antes de tener una se tenga claro que toda la familia la quiere y que todos se van a implicar en su cuidado. Y es que se trata de un ser vivo no de un juguete que se puede dejar olvidado en un rincón. 

Por supuesto, en el caso de los perros, es esencial elegir muy bien la raza para que no sea peligrosa, tener en cuenta las características del animal… Es la manera de evitar sustos o situaciones incómodas. 

También hay que ser conscientes de que se pueden no solo comprar los animales sino también adoptarlos de distintas asociaciones que existen por todo el país. 

Si se tienen hijos muy pequeños habrá que estar muy al cuidado de estos y de su relación con la mascota en sí. Será esencial que ambos lleguen a convivir sin celos por ninguna de las partes. 

Okdiario



BERGOGLIO, ¿POR QUÉ NO SALES DEL ARMARIO?


Es insufrible el goteo de acciones que denotan que el que está en la Silla de Pedro es un absoluto activista gay hasta el punto en que una ya sospecha si no será él mismo un homosexual.

Por María Ferraz


Y que nadie se engañe, si en alguna ocasión Bergoglio ha hablado en contra de la colonización ideológica LGBT sólo es para disimular y para que no se levante en masa el mundo católico que toma benigna y parcialmente las afirmaciones del hipócrita para quedarse tranquilo por un tiempo.

Los hechos incontrovertibles son:


-exhibió una pulsera del orgullo gay al principio de su pontificado



-fue portada en la revista homosexual The Advocate para alabar su tolerancia



-ha sido ensalzado por actores, periodistas, políticos, incluso la mismísima Hillary Clinton, y otros, cuya bandera sodomítica es innegable



-pronunciar el ¿quién soy yo para juzgar? cuando un periodista le preguntó por su amigo, Mons Ricca, que Bergoglio colocó muy cerca de él, incluso físicamente, descubierto en un ascensor con un joven en una escena comprometedora



-las fotos del "Papa" con una pareja de sodomitas y más tarde con dos lesbianas, una de las cuales hizo un cambio de sexo a hombre, la cual dijo que desde que habló con el "Papa" va a misa y comulga, a pesar de ejercer el sexo con su pareja lesbiana



-permitir que el prefacio de un libro suyo fuera escrito por una defensora de la ideología de género. Titulado "Aprende a Aprender. Reflexiones sobre Temas de la Educación" (Imparare ad Imparare. Riflessioni sui temi dell`educazione), el libro contiene un prefacio de Valeria Fedeli, Ministra italiana de Educación, Universidad, e Investigación – quien también es vocero del movimiento LGBT y una defensora de la ideología de género.



-el nombramiento imparable de cardenales, obispos o consejeros vaticanos defensores de lo LGBT más o menos abiertamente



-su asistencia al encuentro de las familias en Dublín, cuya agenda homosexualista no ha censurado ni corregido



-el nombramiento de Mendonça como obispo a pesar de ser un homo activo,



-permitir un Nacimiento en la plaza de san Pedro con un hombre casi desnudo, al gusto homosexual



-la inclusión de su nombre en la lista de pedófilos junto a personajes políticos y de Hollywood (lo cual todavía no está demostrado)



-rodearse de un consejo de cardenales varios de los cuales han estado involucrados en los escándalos de abuso sexual



-defender al problemático Barros criticando a las víctimas de "chismosas"



-no decir ni una palabra respecto a McCarrick y esperar a que él presentara su renuncia,



-decirle a la víctima chilena de abuso sexual clerical, él mismo un homosexual, que Dios lo ha hecho así (gay)


etc.etc


Religión, la Voz Libre