martes, 27 de mayo de 2014

BERGOGLIO CUBRE SU CRUZ PECTORAL DURANTE PARTE DE LA REUNIÓN CON LOS PRINCIPALES RABINOS

Nuestro Bendito Señor Jesucristo advirtió severamente: “Porque el que se avergüence de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, también el Hijo del Hombre se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles” (Mc 8, 38)


Una de las muchas paradas durante la breve visita de Francisco a Tierra Santa fue una reunión con los dos grandes rabinos de Israel.

De acuerdo con su programa de negarse a evangelizar realmente a los judíos (o a cualquier otro no católico, para el caso), y de burlarse de Cristo nuestro Señor ↓ , el falso "papa" Francisco usó su cruz pectoral detrás de su faja, de modo que en varias ocasiones estuvo cubierta parcialmente o no fue visible en absoluto.


¿Ocurrió esto quizás por accidente? De acuerdo, es posible , pero dado el historial de Francisco de esconder a Cristo de los judíos, el beneficio de la duda no estaría justificado; Además, el video del evento muestra que Francisco ingresó a la habitación con la cruz ya escondida; no es algo que simplemente sucedió accidentalmente como resultado de moverse de cierta manera. Al mismo tiempo, finalmente sacó su cruz pectoral (en la marca de tiempo 1:54:40) y no la volvió a colocar en la hoja:

Francisco entra en escena 1:35:12

En cualquier caso, si fue deliberado, entonces esta no fue la primera vez que Francisco intentó ocultar su cruz pectoral a los judíos. Lo hizo al menos una vez antes, en el almuerzo que organizó en el Vaticano para sus amigos judíos en enero de 2014.

Francisco prefiere ofender a Cristo antes que a los judíos, a quienes está obligado a predicar el Evangelio. Nuestro Señor mismo fue bastante inequívoco al respecto: “Porque si no crees que yo soy, morirás en tu pecado” (Jn 8, 24); “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Mc 16, 15-16).

Además, el mismo Francisco es el que frecuentemente dice cosas como las siguientes:

Donde hay vida verdadera en Cristo, hay una apertura a los demás y, por lo tanto, una salida de uno mismo para encontrar a los demás en el nombre de Cristo. Y este es el trabajo del catequista: ir constantemente hacia los demás por amor, dar testimonio de Jesús y hablar de Jesús, anunciar a Jesús. Esto es importante porque el Señor lo hace: es el Señor mismo quien nos impulsa a salir.

… El catequista es consciente de haber recibido un don, el don de la fe, y luego da ese don a su vez a los demás. Esto es algo hermoso. ¡No nos quedamos con un porcentaje! ¡Todo lo que recibimos, lo damos! ¡Esto no es comercio! ¡No es un negocio! Es un regalo puro: un regalo recibido y un regalo dado… ¿Estamos siendo alimentados por nuestra relación con el Señor, para que podamos llevarlo a los demás y no para quedárnoslo para nosotros? Les diré, no entiendo cómo un catequista puede permanecer inmóvil, sin este movimiento. ¡No entiendo!

… Ser fiel, ser creativo; necesitamos poder cambiar. ¡Cambiar! ¿Y por qué debo cambiar? Para adaptarme a las situaciones en las que debo anunciar el Evangelio. Para estar cerca de Dios, necesitamos saber partir, no debemos tener miedo de partir. Si un catequista cede al miedo, entonces es un cobarde. Si a un catequista le resulta fácil, acabará siendo una estatua en un museo. ¡Tenemos muchos de estos! ¡Por favor, no más estatuas en el museo! Si un catequista es rígido, se secará y se marchitará. Les pregunto: ¿alguno de ustedes quiere ser un cobarde, una estatua en un museo, seca y marchita? ¿Es eso lo que quieres ser?

… Cuando pensamos en irnos lejos, a una periferia extrema, puede que tengamos un poco de miedo, pero de hecho Dios ya está allí. Jesús nos espera en el corazón de nuestros hermanos y hermanas, en sus cuerpos heridos, en sus privaciones, en su falta de fe. Pero, ¿puedo hablarte de una de las “afueras” que me rompe el corazón? Lo vi en mi primera diócesis. Son los niños que ni siquiera saben hacer la señal de la cruz.

(Antipapa Francisco,  Discurso a los catequistas, 27 de septiembre de 2013)

Ah, ¿qué pasó, Francisco? ¿Por qué no te dedicas a predicar el Evangelio a los Judíos, como hizo San Pedro en Hechos 2? “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en quien no han creído? ¿O cómo creerán a aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin un predicador? (Romanos 10:14).

No se equivoque al respecto. Francisco no le teme a los judíos. Más bien, y esto es mucho peor, no cree que las personas deban creer en Jesucristo y convertirse en católicos para ser salvos, y menos los judíos.

En pocas palabras, Francisco es un apóstata. Es un hombre bautizado que ha abandonado por completo la verdadera religión revelada por Dios. Predica una espiritualidad de tarjetas de felicitación combinada con una teología del anticristo que proviene de las profundidades del infierno.

Nuestro Bendito Señor Jesucristo advirtió severamente:

“Porque el que se avergüence de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, también el Hijo del Hombre se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles”. (Mc 8, 38)

 “Pero al que me niega delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos”. (Mateo 10:33)

Como dijeron tanto San Pedro como San Pablo, nuestro Bendito Señor Jesucristo, crucificado por nosotros, es una piedra de tropiezo para los que no creen:

 “Pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, a los judíos en verdad tropiezo, y a los gentiles locura”. (1 Corintios 1:23)

 “Por tanto, para vosotros los que creéis, honra es él; pero para los incrédulos, la piedra que desecharon los constructores, ésta es la cabeza del ángulo; y piedra de tropiezo, y roca de escándalo, para los que tropiezan con la palabra, ni creen, a la cual también están puestos” (1 Ped. 2: 7-8)

Los santos Pedro y Pablo predicaron a Cristo crucificado a los judíos. Francisco no lo hace, ¡al contrario!

Cristo, la piedra de tropiezo, fue profetizado en el mismo Antiguo Testamento en el que los judíos afirman creer:

 “La piedra que desecharon los constructores; el mismo se convierte en la cabecera de la esquina. Esto es obra del Señor, y es maravilloso a nuestros ojos” (Sal 117: 22-23)

Nuestro Bendito Señor mismo advirtió a los judíos que si no creían en él, pagarían el precio máximo por su rechazo:

 “Por tanto os digo que el reino de Dios os será quitado, y será dado a una nación que produzca sus frutos. Y cualquiera que cayere sobre esta piedra, será quebrantado; pero sobre quien ella caiga, lo triturará hasta convertirlo en polvo” (Mt 21: 43-44)

Obviamente, Francisco no cree en las enseñanzas del Antiguo o Nuevo Testamento. Resulta que esa cruz pectoral oculta ante los rabinos es un símbolo adecuado de la teología de Francisco.


Novus Ordo Watch



jueves, 22 de mayo de 2014

BERGOGLIO: UN CRISTIANO SIN ALEGRÍA, O NO ES CRISTIANO O ESTÁ ENFERMO

La alegría es “la marca del cristiano”, también en los dolores y en las tribulaciones. Lo afirmó Bergoglio en la misa matutina en Casa Santa Marta. Reafirmó que es imposible un cristiano triste y subrayó que el Espíritu Santo es quien nos enseña a amar y nos llena de alegría.


Jesús, explicó el papa Bergoglio, antes de ir al Cielo, habló de muchas cosas, pero se detenía siempre en “tres palabras clave”: “Paz, amor y alegría”. Sobre la paz, reafirmó, “nos decía que no nos da una paz como la da el mundo”, sino que nos da una “paz para siempre”. Sobre el amor, prosiguió, dijo muchas veces que “el mandamiento era amar a Dios y amar al prójimo” e hizo casi un “protocolo”, en Mateo 25, “sobre el que todos seremos juzgados”. En el Evangelio de hoy, observó, “Jesús dice sobre el amor algo nuevo: ‘No sólo amad, sino permaneced en mi amor’”.

“La vocación cristiana es esto: permanecer en el amor de Dios, es decir, respirar, vivir de ese oxígeno, vivir de ese aire. Permaneced en el amor de Dios. Y con esto cierra la profundidad de su discurso sobre el amor y va adelante. ¿Y cómo es su amor? ‘Como el Padre me amó, también yo os he amado’. Es un amor que viene del Padre. La relación de amor entre Él y el Padre es también una relación de amor entre Él y nosotros. Y a nosotros nos pide que permanezcamos en este amor, que viene del Padre”.

“Una paz que no viene del mundo, sino de Él. Un amor que no viene del mundo, que viene del Padre”. Bergoglio se detuvo en la exhortación de Jesús: “Permaneced en mi amor”. El signo de que nosotros “permanecemos en el amor de Jesús es que guardamos los Mandamientos. No basta seguirlos. Cuando permanecemos en el amor los Mandamientos vienen solos, del amor. El amor, nos lleva a cumplir los Mandamientos así, naturalmente. La raíz del amor florece en los Mandamientos. Y estos son como el hilo que liga una cadena: el Padre, Jesús, nosotros”. Bergoglio luego habló sobre la alegría.

“La alegría es como el signo del cristiano. Un cristiano sin alegría, o no es cristiano o está enfermo. ¡No hay otra! ¡Su salud no va bien allí! La salud cristiana. ¡La alegría! Una vez dije que hay cristianos con cara de pepinillos en vinagre… ¡La cara siempre así! También el alma así, ¡esto es feo! Estos no son cristianos. Un cristiano sin alegría no es cristiano. Es como el sello del cristiano, la alegría. Incluso en los dolores, en las tribulaciones, también en las persecuciones”.

De los primeros mártires, recordó, se decía que iban “al martirio como si fueran a una boda. Es la alegría del cristiano que custodia la paz y custodia el amor. Paz, amor y alegría, tres palabras que Jesús nos deja. Y ¿quien nos da esta paz, este amor, quién nos da la alegría?: Es el Espíritu Santo”.

“¡El gran olvidado de nuestra vida! Yo quisiera preguntaros – pero no lo voy a hacer, ¡eh! – preguntaros: ¿cuántos de vosotros rezáis al Espíritu Santo? No levantéis la mano… Es el gran olvidado, ¡el gran olvidado! Y Él es el don, el don que nos da la paz, que nos enseña a amar y que nos llena de alegría. En la oración hemos pedido al Señor: ‘Custodia tu don’. Hemos pedido la gracia de que el Señor custodie el Espíritu Santo en nosotros. Que el Señor nos dé esta gracia: custodiar siempre el Espíritu Santo en nosotros, ese Espíritu que nos enseña a amar, nos llena de alegría y nos da la paz”.




martes, 6 de mayo de 2014

BERGOGLIO: ¿SOY UN CRISTIANO TESTIGO DE JESÚS O SOY UN SIMPLE NUMERARIO DE ESTA SECTA?

“El cristiano que no da testimonio se vuelve estéril”. Es lo que afirmó Bergoglio en su homilía de la Misa matutina celebrada en la Capilla de la Casa de Santa Marta.

En esta ocasión, Bergoglio se detuvo en el martirio de San Esteban, narrado en los Hechos de los Apóstoles. Y dijo que “la Iglesia no es una Universidad de la religión, sino el pueblo que sigue a Jesús. Sólo así, es fecunda y madre”.

“El martirio de Esteban es una copia del martirio de Jesús”. Y afirmó que también él, como Jesús, dijo que había encontrado “los celos de los dirigentes que trataban de eliminarlo”. También él tuvo “falsos testigos” y un “juicio hecho de modo rápido”. Esteban les advirtió que estaban oponiéndose al Espíritu Santo, como había dicho Jesús. Pero “esta gente no estaba tranquila, no tenía paz en su propio corazón. Esta gente tenía odio en su corazón. Por esta razón, al oír las palabras de Esteban estaban furiosos. Este odio fue sembrado en su corazón por el diablo, es el odio del demonio contra Cristo”.

“Este odio del demonio que hizo lo que quería con Jesucristo en su Pasión ahora repite lo mismo con Esteban. Y en el martirio se ve claramente esta lucha entre Dios y el demonio. Por otra parte, Jesús había dicho a los suyos que debían alegrarse de ser perseguidos a causa de su nombre: Ser perseguido, ser mártir, dar la vida por Jesús es una de las Bienaventuranzas. Por esto, el demonio no puede ver la santidad de una Iglesia o la santidad de una persona, sin hacer algo para oponerse. Y es esto lo que hace con Esteban, pero él muere como Jesús: perdonando”.

“Martirio es la traducción de la palabra griega que también significa testimonio. Y así podemos decir que para un cristiano el camino va por las huellas de este testimonio, por las huellas de Jesús para dar testimonio de Él y, tantas veces, este testimonio termina dando la vida. No se puede entender a un cristiano sin que sea testigo, sin que de testimonio. Nosotros no somos una ‘religión’ de ideas, de pura teología, de cosas bellas, de mandamientos. No, nosotros somos un pueblo que sigue a Jesucristo y da testimonio, y este testimonio algunas veces llega a dar la vida”.

“En los Hechos de los Apóstoles se lee que una vez asesinado Esteban, estalló una violenta persecución contra la Iglesia de Jerusalén. Estas personas se sentían fuertes y el demonio los impulsaba a hacer esto y así los cristianos se dispersaron en la región de Judea, de Samaria. La persecución hace que esta gente se fuera lejos y donde llegaba explicaba el Evangelio, daba testimonio de Jesús y así comenzó la misión de la Iglesia. Se convertían tantos escuchando a esta gente. Uno de los Padres de la Iglesia explicaba esto diciendo: La sangre de los mártires es semilla de cristianos. Con su testimonio predicaban la fe:

El testimonio, en la vida cotidiana, con algunas dificultades, y también en la persecución, con la muerte, siempre es fecundo. La Iglesia es fecunda y madre cuando da testimonio de Jesucristo. En cambio, cuando la Iglesia se encierra en sí misma, se cree – digamos así – una ‘Universidad de la religión’, con tantas bellas ideas, con tantos bellos templos, con tantos bellos museos, con tantas bellas cosas, pero no da testimonio, se vuelve estéril. Y el cristiano lo mismo. El cristiano que no da testimonio, permanece estéril, sin dar la vida que ha recibido de Jesucristo.

“Esteban estaba lleno del Espíritu Santo”. Y Bergoglio advirtió: “no se puede dar testimonio sin la presencia del Espíritu Santo en nosotros. En los momentos difíciles, en que debemos elegir el camino justo, en que debemos decir ‘no’ a tantas cosas que quizá tratan de seducirnos hay una oración al Espíritu Santo, y es Él quien nos hace fuertes para ir por este camino, el del testimonio:

Y hoy pensando en estos dos iconos, Esteban, que muere, y la gente, los cristianos, que huyen, yendo por doquier por la violenta persecución, preguntémonos: ¿Cómo es mi testimonio? ¿Soy un cristiano testigo de Jesús o soy un simple numerario de esta secta? ¿Soy fecundo porque doy testimonio, o permanezco estéril porque no soy capaz de dejar que el Espíritu Santo me lleve adelante en mi vocación cristiana?”.


InfoVaticana



lunes, 5 de mayo de 2014

BERGOGLIO: SIGUE A DIOS POR INTENCIONES PURAS EN LUGAR DE BENEFICIO PERSONAL

“¡En la Iglesia hay escaladores, gente impulsada por la ambición! ¡Hay muchos de ellos!” dijo Bergoglio en su homilía diaria del 5 de mayo: “Pero si te gusta escalar, ve a las montañas y súbelas: ¡es más saludable!”


Dirigiéndose a los presentes en la capilla de la pensión Santa Marta del Vaticano, Bergoglio centró sus palabras en la lectura del Evangelio del día, tomada de Juan, en la que la multitud busca a Jesús después de haber alimentado a cinco mil personas con solo dos panes pan y pescado.

Bergoglio destacó la respuesta de Jesús a la gente cuando dijo: “Amén, amén, les digo, no me buscan porque vieron señales, sino porque comieron los panes y se saciaron. No trabajen por la comida que perece, sino por la comida que permanece para la vida eterna, que el Hijo del Hombre les dará”.

“Este pasaje nos invita a pensar si realmente estamos siguiendo al Señor por amor, o si tenemos motivaciones egoístas como la vanidad y la sed de poder o dinero”.

Refiriéndose específicamente a “aquellos en cargos públicos que ayunan o dan limosna para ser vistos haciéndolo”, el papa dijo que “Esta no es la actitud correcta. La vanidad no es buena, la vanidad hace que nos deslicemos sobre nuestro orgullo y todo termina ahí”.

“Entonces me hago la pregunta: ¿y yo? ¿Cómo sigo a Jesús? Cuando hago el bien, ¿lo hago bajo la mirada del público o lo hago en privado?”

Continuando, Bergoglio señaló que “esto también le hace pensar en los pastores de la Iglesia, porque un pastor vanidoso no hace bien al pueblo de Dios: aunque sea sacerdote o obispo, no sigue a Jesús si está enamorado de la vanidad”.

Advirtiendo contra la tentación de buscar el poder, Bergoglio observó que “hay muchos que siguen a Jesús con esta motivación, y quizás no lo hagan con plena conciencia”.

“Un claro ejemplo de esto se encuentra en Juan y Santiago, los hijos de Zebedeo que le pidieron a Jesús que los sentara en lugares de honor, uno a Su derecha y otro a Su izquierda en su Reino”, y agregó que "en la Iglesia hay escaladores, gente impulsada por la ambición".

“Si te gusta escalar ve a las montañas y súbelas: ¡es más saludable! ¡No vengas a la Iglesia a escalar! Jesús regaña a las personas con este tipo de actitud ambiciosa en la Iglesia”.

Llamando la atención sobre cómo fue solo una vez que vino el Espíritu Santo que los apóstoles cambiaron, Bergoglio advirtió que "el pecado todavía existe y que debemos preguntarnos ¿de qué manera sigo a Cristo?"

“¿Sólo por Él, hasta la Cruz, o lo hago por poder? ¿Utilizo la Iglesia, la comunidad cristiana, la parroquia, la diócesis para ganar algo de poder?”

Bergoglio dijo que tambiénhay quienes siguen a Jesús por afán de dinero y tratan de sacar provecho económico de la parroquia, de la diócesis, de su comunidad cristiana, del hospital o del colegio”.

“Ha sido una tentación desde el principio”, observó Bergoglio, señalando que “hemos oído hablar de tantos buenos católicos, buenos cristianos, amigos y bienhechores de la Iglesia que -se ha revelado- actuaron en beneficio personal”.

Lamentando cómo estas personas "se presentaban a sí mismas como benefactores de la Iglesia y ganaban dinero", Bergoglio concluyó orando para que todos pudieran tener la gracia de “seguir a Jesús con intenciones puras, sin vanidad, ansia de riqueza o sed de poder”.


Catholic News Agency



jueves, 1 de mayo de 2014

ALGUNAS NOTAS LITÚRGICAS SOBRE SAN JOSÉ OBRERO (Y ALGUNOS SANTOS DOMINICOS)

Publicamos el texto del P. Hunwicke, que siempre se las arregla para combinar erudición, sabiduría y un estilo de prosa que es realmente agradable de leer.

Por Gregory Dipippo

Esta semana es un buen ejemplo de cómo el Calendario del Vetus Ordo está empezando a gemir un poco porque no ha cambiado desde 1962 (apuesto a que eso nunca ha sucedido antes en la historia litúrgica; y este tipo de falta de respuesta a lo natural, gradual, la evolución es en sí misma, de hecho, antitradicional).

(1) 1 de mayo. Seré justo: puedo ver por qué Pío XII tuvo la idea de San José en 1956. Pero nunca se hizo popular, y poco más de una década después, el Novus Ordo lo redujo a un acto opcional, dejando al pobre viejo Vetus Ordo cargado con esta enorme, innovadora y poco tradicional ballena, abandonada y en descomposición justo por encima de la línea de la marea. Sería absurdo hacer otra cosa que limpiar la playa y devolver al 1 de mayo en ambos Calendarios. (Los josefitas entusiastas podrían disfrutar de la restauración del Patronato de S. José el miércoles de la segunda semana después de la Octava de Pascua. Los propios de esa fiesta jugaron juegos tipológicos bastante agradables con S. José y su tocayo del Antiguo Testamento).
Las referencias al Patriarca José como un tipo del Antiguo Testamento del padre adoptivo de Cristo son de hecho uno de los rasgos más hermosos del antiguo Oficio y Misa de la fiesta de San José, Patrono de la Iglesia Universal. La Iglesia a menudo le aplica las palabras "Ite ad Joseph" (Ve con José), de las palabras que el Faraón pronunció sobre el Patriarca en Génesis 41, 55, diciéndole al pueblo de Egipto que le pidiera grano durante la gran hambruna. Estas palabras se citan en el segundo responsorio de Maitines, que en la primera noche resume la historia de cómo José llegó a ser “por así decirlo, padre del rey y señor de toda su casa”. La Epístola de la Misa, Génesis 49, 22-26, se aplica a San José, como heredero de los Patriarcas del Antiguo Testamento, las palabras con las que Jacob bendice a su hijo José antes de su muerte: “Las bendiciones de tu padre se fortalecen con las bendiciones de sus padres: hasta que venga el deseo de los collados eternos; que estén sobre la cabeza de José, y sobre la corona del nazareo entre sus hermanos”. Ya en el siglo IV, Paulino de Milán, biógrafo de san Ambrosio y fiel seguidor de su enseñanza, explica el “deseo de los montes eternos” de ser el mismo Cristo. (De Benedictionibus Patriarcharum, X, 15; PL XX 730C)

San José como Patrón de la Iglesia Universal. Esta es la imagen utilizada como encabezado de la Misa de San José en los libros litúrgicos impresos por la compañía Pustet a finales del siglo XIX y principios del XX.

Los orígenes de la fiesta anterior se remontan a santa Teresa de Ávila, que tenía una gran devoción a san José; fue tradicionalmente honrado como Patrono de la Orden Carmelita, incluso antes de que Pío IX diera la fiesta a la Iglesia universal en 1847. El suplemento carmelita del Breviario Romano tiene un himno especial para las Vísperas de la fiesta, que dice en parte, hablando a San José, “Nuestra bondadosa madre Teresa te veneraba en sus oraciones como una patrona santísima, de tu gran generosidad recibiendo protección en todas sus pruebas”. También tiene un versículo especial cantado tres veces en el Oficio: "Desde el vientre de mi madre eres mi protector". En su autobiografía, (6.9) Santa Teresa misma escribe:
Tomé por mi patrono y señor al glorioso San José, y me recomendé encarecidamente a él. Vi claramente que tanto de este, mi problema actual (un episodio temporal de parálisis) y de otros de mayor importancia, relacionados con mi honor y la pérdida de mi alma, este me entregó mi padre y señor, y me prestó mayores servicios de los que supe pedir. No puedo recordar que alguna vez le he pedido algo que no me haya concedido; y me lleno de asombro cuando considero los grandes favores que Dios me ha dado a través de este bendito Santo; los peligros de los que me ha librado, tanto del cuerpo como del alma. Para otros santos, nuestro Señor parece haber dado gracia para socorrer a los hombres en alguna necesidad especial; pero a este santo glorioso, lo sé por experiencia, para ayudarnos en todo: y nuestro Señor quiere que entendamos que, como Él mismo estaba sujeto a él en la tierra, porque San José tiene el título de padre y es su guardián, podría ordenarle - así que ahora en el cielo Él cumple todas sus peticiones. Le he pedido a otros que se encomienden a San José, y ellos también lo saben por experiencia; y hay muchos que son ahora devotos de él, habiendo tenido experiencia de esta verdad.
Desde un punto de vista estrictamente literario, los textos litúrgicos de San José Obrero son un conjunto tosco, bastante inferior a los de la fiesta anterior. Especialmente mal elegido es el Evangelio, San Mateo 13, 54-58, que pregunta pero no responde a la pregunta "¿No es éste el hijo del carpintero?", Y termina con las palabras "Y no hizo muchos milagros allí a causa de la incredulidad de ellos". El Secreto de la Misa contiene un interesante presagio de cambios que luego se realizarían en el Ofertorio, refiriéndose a las "hostias" que se ofrecen como provenientes "de las obras de nuestras manos". Los que realmente conocen el canto me dan a entender que los gregorianos propios de la Misa son particularmente malos. Esto se debe, al menos en parte, a la oposición a la fiesta por parte de los miembros de la Sagrada Congregación para los Ritos, quienes también se opusieron a la eliminación de los apóstoles Felipe y Santiago de su fecha tradicional muy antigua del 1 de mayo a lo que entonces era el próximo día libre, el 11 de mayo. (Con la supresión del Hallazgo de la Cruz, fueron trasladados nuevamente en 1969, al 3 de mayo).

Santa Teresa de Ávila recibe velo y collar de manos de la Virgen y San José, de Cristóbal de Vaillalpando

El padre Hunwicke también señala un problema con la fiesta de Santa Catalina de Siena, una de las seis “Patronas de Europa” establecidas como tal por el Papa San Juan Pablo II. “Como Catalina es la Patrona de Europa, es extraño tenerla en fechas diferentes en los dos Calendarios. Se debe hacer una elección”.

Santa Catalina se mantiene el día 30 en el Calendario tradicional porque es el día de su muerte, el 29 de abril, está ocupado por otro santo dominico, Pedro el Mártir. San Pedro fue asesinado por los cátaros, sectarios de una de las herejías más extrañas y enfermizas que la Iglesia haya conocido, el 6 de abril de 1252. Casi venerado como un santo en su vida (a menudo estuvo en peligro de ser aplastado por las multitudes que iban para escucharlo predicar), fue canonizado en menos de un año, y sigue siendo hasta el día de hoy el santo canonizado más rápidamente de la historia. (Estoy hablando aquí del proceso formal de canonización, que por supuesto fue más simple, pero sin embargo muy completo, en el siglo XIII). Un paseo por cualquier museo de arte en Europa, pero especialmente en Italia, mostrará fácilmente cuán extendida está la devoción por él.

Una ilustración de un misal en la iglesia dominicana de San Marco en Florencia, ca. 1430, por uno de sus residentes más famosos, y otro santo dominico, el pintor Fra Angelico (1395-1455). Se muestra a San Pedro escribiendo el Credo de los Apóstoles con su propia sangre mientras muere, un testimonio de la fe en un solo Dios contra las extrañas teorías dualistas de los cátaros. Uno de sus asesinos, Carino, finalmente se convirtió a una vida de arrepentimiento, entró en la casa dominicana de Como y ahora es venerado como un beato.

El día de su muerte está casi exactamente en la mitad del período en el que puede ocurrir la Pascua; por lo tanto, su fiesta fue asignada al 29 de abril, donde rara vez sería impedida por la Octava Pascual. Esta fue la fecha en la que santa Catalina, terciaria dominica, celebró la fiesta de San Pedro, y la fecha en la que murió en 1380. En su tiempo, los santos Domingo, Pedro Mártir y Tomás de Aquino fueron los únicos santos canonizados de la Congregación Dominicana, y debe contarse como una de las muchas gracias que se le han concedido el hecho de que muriera en tal fiesta.

Luego, Santa Catalina fue canonizada por el Papa Pío II (1458-64), un conciudadano de la República de Siena que también escribió el oficio propio de ella en el uso dominicano. Su fiesta se celebró originalmente el 2 de mayo, y otro santo dominico, Antonino, arzobispo de Florencia de 1446 a 1459, recibió la gracia de morir ese día. Más tarde fue trasladada al 30 de abril. San Pío V, otro dominicano, murió en la fiesta de los santos Felipe y Santiago, y originalmente fue asignado al siguiente día libre, el 5 de mayo, mientras que San Antonino fue trasladado al 10 por el bien de la fiesta más antigua y universal de San Atanasio.

Dominicos que llevan a los fieles a la salvación; Fresco en el muro este de la antigua sala capitular de la casa dominicana de Santa Maria Novella. La sala se convirtió más tarde en una capilla para el uso de los españoles en Florencia, y ahora se conoce como la Capilla de los españoles. Andrea da Firenze, 1366-67. San Pedro Martir y Santo Tomás de Aquino se muestran en la parte inferior derecha, disputando con herejes.

En el Calendario postconciliar se suprimió la fiesta de San Pedro Mártir, uno de sus cambios menos justificables. Esto despejó el 29 para santa Catalina y, por lo tanto, el 30 para san Pío V; este último se mantiene en el rango más bajo, como un memorial opcional, aunque la Constitución que promulgó el Misal de 1969 comienza diciendo “Todos reconocen que el Misal Romano, promulgado por Nuestro Predecesor San Pío V en el año 1570, mediante un decreto del Concilio de Trento, debe contarse entre los muchos y maravillosos frutos útiles que fluyeron de ese mismo santísimo Sínodo a la Iglesia universal de Cristo”.

De hecho, San Vicente Ferrer y Alberto Magno son los únicos santos dominicos que mantuvieron sus tradicionales días festivos en el Calendario de 1969, ambos como memoriales opcionales. Los Santos Domingo, Tomás de Aquino y Rosa de Lima (el último también opcional) fueron trasladados a nuevos días, mientras que Antonino y Jacinto fueron suprimidos. La fiesta del Santo Rosario es una Solemnidad de los Dominicos, pudiendo ser guardada como Solemnidad externa el primer domingo de octubre en el Rito tradicional; en el Calendario general de la Forma Ordinaria, sin embargo, fue degradado, del segundo de seis rangos al tercero de cuatro.

El padre Hunwicke describe acertadamente el Calendario de la Forma Extraordinaria en el título de su obra como “Sólido congelado en hielo”. Por supuesto, las fiestas han sido movidas y suprimidas antes, y serán movidas y suprimidas nuevamente; el Calendario original de San Pío V no contenía ni a Pedro Mártir ni a Catalina. Pero todavía hay algo que esperar que, en un futuro deshielo, se recuerde que el Calendario litúrgico no es solo una lista de los días festivos que guardamos, sino también una lista de los días festivos que los santos guardan ante nosotros.