lunes, 21 de octubre de 2013

LOS CRISTIANOS IDEÓLOGOS DEL PAPA FRANCISCO Y LOS "ESPECIALISTAS DEL LOGOS" DE HENRI DE LUBAC

En la reflexión sobre el evangelio de la misa del 17 de octubre, en la Casa Santa Marta, el Papa advirtió sobre “la reducción de la fe a una ideología”.

La expresión usada por él, “especialistas del Logos”, viene de la obra “Meditaciones sobre la Iglesia”, del famoso teólogo jesuita francés Henri de Lubac. Es el mismo texto citado el 9 de marzo de 2013 por el entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio en la penúltima de las congregaciones generales de los cardenales, a fin de denunciar “el mal tan grave que es el mundanismo espiritual”: según Lubac, “el peor de los males en que la Iglesia puede incurrir”.

Esta es una clara indicación de que, para entender mejor las enseñanzas del papa Francisco, las “meditaciones sobre la Iglesia”, de Lubac, son un libro indispensable.

El texto que ilustra la categoría de los “expertos del Logos”, que nada tiene que ver con el pensamiento de Joseph Ratzinger antes ni de Benedicto XVI después, está presente en las “Meditaciones sobre la Iglesia” en el siguiente trecho:

“Desde que existe, la Iglesia siempre ha atraído el desprecio de una élite. Filósofos o espirituales, muchos espíritus superiores, preocupados por una vida profunda, se niegan a adherirse a ella. Algunos le son abiertamente hostiles. Como Celso, ellos están rebelados con 'ese montón de gente sencilla' [...] Muchos otros, sin embargo, y hay sabios entre ellos, están convencidos de hacer justicia a la Iglesia. ¡Estarían dispuestos a protegerla si fuera necesario! [...] Pero mantienen su distancia. No saben qué hacer con una fe que acompañaría a todos los miserables, ante los cuales se sienten superiores en cultura estética, en capacidad de razonar o en preocupación de interioridad”.

“Son 'aristócratas' que no pretenden “mezclarse con el rebaño”. La Iglesia, de acuerdo con ellos, conduce a los hombres por carreteras demasiado comunes. Ellos reconocen su arte de presentar, bajo el velo de las imágenes, verdades profundas, pero, distinguiéndose como 'aquellos que saben', en contraste con la masa de aquellos que creen, presumen conocerla mejor de lo que ella misma pueda conocerse. La tratan con mucha condescendencia, y se atribuyen el poder de explicar, sin su consentimiento, por medio de una transposición metafísica, el profundo significado de sus doctrinas y de sus actos sagrados”.


“Por encima de su fe, ellos ponen su intuición, como lo absoluto por encima de lo relativo, como la participación directa y activa en el conocimiento divino por encima de una participación indirecta y pasiva... Podrían ser llamados 'especialistas del Logos', pero no leyeron en San Pablo que el Logos 'rechaza toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios'. Son sabios, pero ¿quién no ve realizarse, después de veinte siglos, la profecía 'Disipar la sabiduría de los sabios'? Son ricos que todavía deben oír la voz de la primera bienaventuranza. Algunos, arbolándose como jefes de escuela o de secta, aumentan, con el cebo del segundo, la promesa de la sabiduría [...]”.





martes, 15 de octubre de 2013

PAPA MARTINI. EL SUEÑO SE VUELVE REALIDAD

Jesuita, arzobispo de Milán y cardenal, fue el antagonista más autoritario y elogiado de los pontificados de Wojtyla y Ratzinger. Sus partidarios ven hoy en Francisco al que ha heredado su legado. Y lo está poniendo en práctica 

Por Sandro Magister.

Siete meses después de la elección como papa de Jorge Mario Bergoglio, las interpretaciones del inicio de este pontificado son contrastantes.

Dentro de la Iglesia, los juicios más positivos, si no entusiastas, sobre los primeros actos del Papa Francisco provienen de los partidarios del cardenal que durante años representó, con gran autoridad y amplio consenso, el enfoque alternativo más claro para los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Ese cardenal fue Carlo Maria Martini, ex director del Pontificio Instituto Bíblico, arzobispo de Milán de 1979 a 2002, que falleció el 31 de agosto de 2012 después de haber dejado sus instrucciones en una entrevista que también fue muy crítica, publicada inmediatamente después de su muerte como su “testamento espiritual”.

> Después de Martini, la lucha por su testamento espiritual (6.9.2012) (EN INGLES)

Esta última entrevista fue realizada por el jesuita austriaco Georg Sporschill, el mismo que en 2008 supervisó la publicación del libro más representativo de Martini, también en forma de entrevista: "Conversaciones nocturnas en Jerusalén".

> Dios no es católico, palabra de honor del Cardenal (12.11.2008) (EN INGLES)

Durante los últimos años de su vida, el Cardenal Martini había acentuado sus críticas en entrevistas y libros escritos junto con católicos "limítrofes" como el padre Luigi Verzé y el bioeticista Ignazio Marino, en el que expresó su esperanza de que la Iglesia esté al día en cuestiones como el principio y el final de la vida, el matrimonio, la sexualidad:

"El día después" de Carlo Maria Martini (28.4 .2006) (EN INGLES)

En el cónclave de 2005, Martini fue el símbolo cardenal de la oposición fallida a la elección de Joseph Ratzinger. Y los votos de sus partidarios, junto con otros, convergieron en ese momento precisamente en Bergoglio.

Ocho años después, en marzo de 2013, fue nuevamente el "martiniani" el que respaldó la elección de Bergoglio como Papa. Esta vez con éxito.

Y hoy se ven realidad, en los primeros actos del Papa Francisco, lo que para Martini era solo un "sueño". El sueño de una Iglesia "sinodal, pobre entre los pobres, inspirada en el evangelio de las bienaventuranzas, la levadura y la mostaza".


Fue publicado en el "Corriere della Sera" del 11 de octubre de 2013.