miércoles, 13 de marzo de 2013

¡EL ESPANTO! UN PERIODISTA DE BUENOS AIRES DESCRIBE A BERGOGLIO


Tenemos muchos amigos en todo el mundo, incluso en la República Argentina. Y le preguntamos a un querido amigo, Marcelo González, de Panorama Católico Internacional, que conoce a la Iglesia de la Argentina como la palma de su mano para que nos envíe un informe sobre el nuevo Papa. 


Aquí va:

El arzobispo de Buenos Aires se arrodilla para recibir la "bendición" de los ministros protestantes y del padre Raniero Cantalamessa - Buenos Aires, 2006

¡El horror!

De todos los candidatos impensables, Jorge Mario Bergoglio es quizás el peor. No porque abiertamente profese doctrinas contra la fe y la moral, sino porque, a juzgar por su trabajo como Arzobispo de Buenos Aires, la fe y la moral parecen haberle sido irrelevantes.

Como enemigo declarado de la misa tradicional, solo ha permitido imitaciones de ella en manos de enemigos declarados de la antigua liturgia. Él ha perseguido a cada sacerdote que hizo un esfuerzo para usar una sotana, predicar con firmeza o simplemente estaba interesado en Summorum Pontificum.

Famoso por su inconsistencia (a veces, por la ininteligibilidad de sus discursos y homilías), acostumbrado al uso de expresiones burdas, demagógicas y ambiguas, no se puede decir que su magisterio sea heterodoxo, sino inexistente por lo confuso que resulta ser.

Su séquito en la Curia de Buenos Aires, con la excepción de unos pocos clérigos, no se ha caracterizado por la virtud de sus acciones. Varios tienen graves sospechas de mala conducta moral.

No ha perdido ninguna ocasión para celebrar actos en los que prestó su catedral a protestantes, musulmanes, judíos e incluso a grupos partidistas en nombre de un diálogo interreligioso imposible e innecesario. Es famoso por sus encuentros con los protestantes en el estadio Luna Park, donde, junto con el predicador de la Casa Pontificia, Raniero Cantalamessa, fue "bendecido" por los ministros protestantes, en un acto de adoración común en el que, en la práctica, aceptó el validez de los "poderes" de los pastores de televisión.

Esta elección es incomprensible: no es un políglota, no tiene experiencia curial, no brilla por su santidad, es flexible en doctrina y liturgia, no ha luchado contra el aborto y solo muy débilmente contra el "matrimonio" homosexual [aprobado prácticamente sin oposición del episcopado], no tiene modales para honrar el trono pontificio. Él nunca ha luchado por otra cosa que permanecer en posiciones de poder.

Realmente no encaja con lo que Benedicto quería para la Iglesia. Y no parece tener ninguna de las condiciones requeridas para continuar su trabajo.

Que Dios ayude a Su Iglesia. Uno nunca puede descartar, por muy duro que parezca, la posibilidad de una conversión... y, sin embargo, el futuro nos aterroriza.

Rorate-Caeli


sábado, 2 de marzo de 2013

TENTACIÓN SUDAMERICANA POR EL PRIMER PAPA EXTRAEUROPEO

La hipótesis de un pontífice latinoamericano para dar una fuerte señal de cambio.

Por Andrea Tornielli

"Cuatro años de Bergoglio serían suficientes para cambiar las cosas...", susurra un viejo amigo del arzobispo de Buenos Aires. Existe el nombre de un cardenal que no ingresa a los "papabili" de estos días, debido a su edad: el del jesuita Jorge Mario Bergoglio, de setenta y seis años, originario de Turín, arzobispo de la capital argentina. El candidato que en el tercer voto del muy rápido cónclave de 2005 obtuvo cuarenta votos, siendo el candidato más votado después de Ratzinger. En los últimos años, su prestigio ha crecido en la Iglesia latinoamericana y también en el colegio de cardenales. No se excluye que aún pueda obtener votos, pero sin duda será una de las figuras clave destinadas a tener peso en las congregaciones generales y en el cónclave. 


En su diócesis, Bergoglio dijo hablando de evangelización: "Toda la actividad ordinaria de la Iglesia se ha establecido en vista de la misión. Esto implica una tensión muy fuerte entre el centro y la periferia, entre la parroquia y el vecindario. Debes salir de ti mismo, ir a los suburbios. La enfermedad espiritual de la Iglesia autorreferencial debe evitarse: cuando llega a ser así, la Iglesia se enferma. Es cierto que al salir a la calle, como sucede con cada hombre y cada mujer, pueden ocurrir accidentes. Pero si la Iglesia permanece cerrada en sí misma, autorreferencial, envejece. Y entre una Iglesia llena de baches que sale a la calle y una Iglesia interesada, no tengo ninguna duda en preferir la primera."

Con motivo del consistorio de febrero de 2012, celebrado en medio de la tormenta de vatileaks, Bergoglio había afirmado que "el peor pecado en la Iglesia es la actitud del mundo espiritual", que también incluye "la carrera profesional y la búsqueda de progreso". Podía ver a aquellos que esperaban un cambio significativo de rumbo.

El cardenal Francesco Coccopalmerio, presidente del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos, habló sobre la posibilidad de elegir un candidato de América Latina: "En mi opinión, ha llegado el momento de mirar fuera de Italia y Europa y en particular de considerar América Latina". Esta dirección también podría ser orientada por cardenales que eran nuncios apostólicos en esos países, como el presidente de la Gobernación Giuseppe Bertello y el prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, Leonardo Sandri. Pero también los marineros curiales ahora eméritos como Juan el Rey Bautista. Uno de los nombres que se surge con mayor frecuencia es el del arzobispo de Sao Paulo de Brasil, Odilo Pedro Scherer, de 63 años, un prelado que no tiene (y esto no puede ayudarlo) un carácter «latino» y brasileño. De 1994 a 2001 fue funcionario de la Congregación de Obispos. Y hoy está incluido en las comisiones cardinales que supervisan el IOR y los asuntos económicos y financieros de la Santa Sede. Otro posible candidato de la zona geográfica latinoamericana es el arzobispo de Guadalajara, el mexicano José Francisco Robles Ortega, de 64 años. ¿Pero votarían los electores cardenales de América Latina por uno de sus compatriotas? Es posible que algunos de ellos dirijan sus preferencias hacia otros candidatos, como el canadiense Marc Ouellet, que ha vivido en América del Sur durante muchos años. 


En cuanto a los "candidatos elegibles" en Europa, los comentaristas consolidan las posiciones del arzobispo de Milán, Angelo Scola, de 71 años, y el arzobispo Peter Erdo de Budapest, el 60.

Un elemento común que surge es el deseo de un cambio de rumbo, sobre todo en la gestión de la Curia romana, pero en qué dirección se implementará ese cambio, será el tema de las discusiones en las congregaciones generales a partir del lunes. La próxima semana será decisiva para saber qué papa saldrá del cónclave.

La Stampa