jueves, 1 de diciembre de 2005

NUEVO «TEÓLOGO DEL PAPA», EL SACERDOTE DOMINICO WOJCIECH GIERTYCH

Benedicto XVI ha nombrado teólogo de la Casa Pontificia, cargo comúnmente conocido como el «teólogo del Papa», al padre Wojciech Giertych, de la Orden de los Frailes Predicadores, según anunció este jueves la Oficina de Información de la Santa Sede.

Sustituye en el cargo al cardenal suizo Georges-Marie Cottier, también religioso dominico, de 83 años de edad, quien recibió ese nombramiento de Juan Pablo II en diciembre de 1989.

El padre Giertych, miembro del Consejo General de la Orden de los Frailes Predicadores, profesor de Teología en la Universidad Pontificia de Santo Tomás de Aquino en Roma y en el «Studium» de la provincia dominica de Polonia, en Cracovia, nació hace 54 años en Londres, en el seno de una familia polaca.

Emitió la profesión de los votos religiosos en la Orden de los Dominicos el 15 de agosto de 1976 y fue ordenado sacerdote el 20 de junio de 1981.

Se doctoró en teología en la Universidad Pontificia de Santo Tomás de Aquino en Roma y es «magister» en historia.

Habla polaco, inglés, francés, italiano, español, alemán y ruso.

El cargo de teólogo de la Casa Pontificia parece remontarse a santo Domingo de Guzmán, en tiempos del Papa Honorio III (1216-1227), según explica el Anuario Pontificio. Por este motivo, este cargo tradicionalmente lo desempeña un dominico.

Según explicó el padre Cottier en una entrevista concedida a Zenit («Confesiones del teólogo del Papa»), el trabajo del teólogo de la Casa Pontificia consiste, en particular, en leer y dar el «nihil obstat» a todos los textos que preparan los colaboradores del Papa que le asisten en la preparación de sus discursos, mensajes, etc., a excepción de los que afectan a las relaciones con el Cuerpo diplomático y la diplomacia vaticana.

sábado, 22 de octubre de 2005

COSTO DESASTROSO DE LA OSTPOLITIK DEL VATICANO CON CHINA

Los verdaderos católicos chinos deben negar su glorioso pasado de martirio y fidelidad al Papa porque un Papa les ordena que lo hagan...
Por Atila Sinke Guimarães

 
 - Para participar en las reuniones del Sínodo de octubre de 2005 en el Vaticano, el Papa Benedicto XVI invitó a cuatro obispos chinos, uno de la Iglesia Católica clandestina fiel a Roma y tres de la “Asociación Patriótica Católica” independientes de Roma y controladas por el régimen comunista. Sería la primera vez que un obispo "subterráneo" de China asistiera a un sínodo. En 1988, cuando Juan Pablo II invitó a dos para asistir al Sínodo para Asia, la autoridad comunista les negó la autorización para abandonar el país. En cuanto a los demás, hasta ahora era impensable que los “obispos patrióticos” asistieran a cualquier reunión católica, ya que esta organización es notoriamente cismática; elige a sus propios “obispos” bajo la dirección del Partido Comunista Chino.

¿Cuál fue la situación anterior? Permítanme ofrecerles una breve sinopsis.

La Declaración de Shanghai de 1972 de Nixon y Mao Tse Tung abrió la puerta al crecimiento comercial chino


Deng Xioping y Carter en Washington (1979) 

En 1949, Mao Tse Tung tomó el poder en China y estableció la República Popular Comunista de China. Casi inmediatamente, la Iglesia Católica comenzó a ser perseguida por el régimen comunista. En protesta, la Santa Sede cortó los lazos diplomáticos y estableció relaciones con Taiwán, que se convirtió en el representante de la república china anterior y en un refugio para los refugiados anticomunistas. De la misma manera, casi todas las naciones no comunistas establecieron relaciones diplomáticas con Taiwán.

En 1971 las Naciones Unidas destruyeron esta situación política. Se invitó a la China comunista a ser miembro de la ONU. Esto obligó a Taiwán a abandonar la organización y, en consecuencia, romper relaciones diplomáticas con casi todas las naciones miembros. Tratando de reparar esa situación y mantener el prestigio y la influencia, Taiwan intensificó su comercio internacional. Tuvo éxito en este esfuerzo y se convirtió en uno de los “Tigres asiáticos” en la vanguardia de la economía asiática.

Pero también hubo un segundo golpe para quebrar a Taiwan en este reino. Tras la iniciativa de convertir a China en miembro de la ONU, Richard Nixon y Jimmy Carter establecieron acuerdos comerciales privilegiados entre los Estados Unidos y la China comunista en los años setenta. A partir de entonces, tales acuerdos proliferaron en muchos países de Occidente. Una vez más, Taiwán perdió sus ventajas en beneficio de la China comunista. Estos fueron los dos ataques frontales que rompieron a Taiwán política y económicamente.


¿Cómo se enfrentó la Santa Sede a este panorama cambiado?

Durante algún tiempo mantuvo la misma postura de jure. Pero a partir de la década de 1980, importantes prelados católicos comenzaron a visitar China bajo distintos pretexto, tratando de “construir puentes” con el régimen comunista: el cardenal Roger Etchegaray hizo cuatro viajes; como así también lo hicieron el cardenal Jaime Sin de Manila y el cardenal Godfried Daneels de Bruselas.
Etchegaray hizo cuatro viajes a China - BBC , 17 de julio de 2003

Por lo tanto, la posición de facto del Vaticano cambió. En lugar de reconocer solo a una China representada por Taiwán, comenzó a reconocer “dos Chinas”.

Por lo que sé, esta política cordial ha sido unilateral. El régimen comunista nunca ha correspondido al reconocer “dos iglesias católicas”, como sería normal. En su lugar, continúa persiguiendo implacablemente a los católicos “clandestinos”.

Además, Beijing impuso una demanda intransigente para restablecer las relaciones: el Vaticano debe dejar de reconocer a Taiwán. No tolerará la diplomacia vaticana de “dos Chinas”. Tiene que ser solo “una China”, la comunista.

En 1999, el cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado, respondió a esta demanda y dijo que el nuncio apostólico que reside actualmente en Taiwán es, de hecho, el enviado del Vaticano a China. Si el gobierno de la parte continental establecería relaciones diplomáticas con Roma, dijo, la nunciatura se trasladaría de Taiwán a Pekín. (“El Informe del Mundo Católico”, agosto / septiembre de 2005).

Otra condición comunista es que el Vaticano debe aceptar nunca “interferir” en los asuntos internos chinos. Para el régimen, esto significa simplemente que el Vaticano no puede dirigir a la Iglesia Católica China, que considera la “interferencia” de un Estado extranjero con la soberanía de la República Popular.

Desde abril, cuando Benedicto XVI comenzó a ocupar el Papado, el Vaticano envió muchas señales que indicaban que aceptaría las condiciones chinas. Permítanme enumerar estos indicadores así como algunas respuestas chinas:

• El 12 de mayo de 2005, en su primer discurso ante el cuerpo diplomático representado en el Vaticano, Benedicto XVI dijo que había dirigido sus pensamientos “hacia aquellas naciones con las que la Santa Sede todavía no tiene relaciones diplomáticas”. Luego dijo que le gustaría “verlos representados ante la Sede Apostólica lo antes posible” (www.catholic.or.kr). Esta declaración fue generalmente interpretada como referida principalmente a la China comunista.

Lajolo: “No hay obstáculos infranqueables para restablecer las relaciones diplomáticas entre el Vaticano y China”
junio-julio de 2004

• El 22 de junio, el Arzobispo Giovanni Lajolo, Secretario de Relaciones con los Estados del Vaticano, dijo a Radio Vaticano que “no había obstáculos insuperables para establecer relaciones diplomáticas entre el Vaticano y China” (Catholic News Service, 30 de septiembre de 2005). “Es obvio que la Santa Sede reconoce al Estado chino”, dijo, “aunque los dos no tienen vínculos diplomáticos formales”. Lajolo hizo estas declaraciones después de un viaje al sur de Asia. En un discurso en Singapur, declaró que “el Vaticano está preparado para restablecer las relaciones diplomáticas con China, si Pekín simplemente garantiza la libertad religiosa” (The Catholic World Report, agosto / septiembre de 2005, p. 24).

• El 28 de junio, el obispo designado por el gobierno, Joseph Xing Wenzhi, fue consagrado “con la aprobación de la Santa Sede”, según un comunicado de los Padres de Maryknoll en Nueva York, cuyo superior viajó a China para asistir a la ceremonia. Se supone que Xing es el sucesor del obispo “patriótico” de Shanghai, Aloysius Jin Luxian, y del obispo “subterráneo” Joseph Fan Zhongliang, fiel a Roma (National Catholic Reporter, 15 de julio de 2005; Estados Unidos, 18 de julio de 2005).

Contradiciendo esta declaración, la Oficina de Asuntos Religiosos del gobierno comunista negó categóricamente que el nombramiento de Joseph Xing hubiera sido aprobado por el Vaticano. “La nominación del obispo Xing es un asunto chino y el Vaticano no tiene nada que ver con eso”, afirmó (Adista, 16 de julio de 2005, pág. 12).

El obispo “patriótico” Jin Luxian ordena al obispo Xing, aprobado por el Vaticano y la China comunista - NCR , 15 de julio de 2005
Las fuentes de la agencia de noticias de Asia, sin embargo, confirmaron que Xing fue aprobado por el Vaticano. Joseph Zen, obispo católico de Hong Kong, explicó: “Hay muchos casos en que el Vaticano y Pekín han alcanzado acuerdos sobre las nominaciones de los obispos. Pero es normal que el gobierno niegue esto para mantener todo tranquilo” (Adista, 16 de julio de 2005). Una fuente anónima del Vaticano confirmó la declaración, y agregó que “la mayoría de los otros obispos chinos que están activos en la iglesia 'oficial' también han recibido la aprobación de la Santa Sede” (The Catholic World Report, agosto / septiembre de 2005, pág. 25). 

• El 4 de julio, el obispo católico “subterráneo” Julius Jia Zhiguo de Zhengiding, norte de China, fue arrestado por la policía. Fue su sexto arresto desde 2002. El obispo Jia tiene 70 años y ha pasado 20 años de su vida en prisión. La razón no oficial de su encarcelamiento fue evitar que él presidiera las ceremonias católicas y obligar a los fieles a asistir a las ceremonias religiosas de la “Asociación Patriótica” (Adista, 16 de julio de 2005).

Los informes de Asia News verifican que la “Asociación Patriótica 
Católica” no tiene la adhesión de los fieles, que boicotean sus actividades y se oponen a sus prelados (ibid). 

Cincuenta obispos y sacerdotes de la Iglesia “clandestina” siguen encarcelados, según un informe de Asia News. Señaló que, desde el pasado mes de julio, el gobierno ha adoptado diferentes posiciones de tolerancia y represión. Por ejemplo, el padre Vincent Kong Guocun fue puesto en libertad después de casi seis años de arresto domiciliario. Pero el obispo James Lin Xili, de 84 años, jefe de la Diócesis de Wenshou, permanece confinado en los terrenos de la catedral, donde ha estado bajo arresto domiciliario desde septiembre de 1999 (The Catholic World Report, agosto / septiembre de 2005, pág. 25).

• A principios de agosto, Benedicto XVI recibió a 28 sacerdotes y seminaristas de la “Asociación Patriótica” en una audiencia en el Vaticano. En esa ocasión, dijo: “Saludo con especial afecto al grupo de sacerdotes de China” (The Tablet, 20 de agosto de 2005, pág. 30).

• El 8 de septiembre, la Santa Sede publicó la lista de obispos invitados por Benedicto XVI para asistir al Sínodo de octubre en Roma. La lista incluía tres obispos “patriotas”, Anthony Li Duan de Xian, Louis Jin Luxian de Shanghai y Luke Li Jingfend de Fengxiang, y un obispo católico “clandestino”, Joseph Wei Jingyi de Qiqihar (Zenit, 16 de septiembre de 2005).

• Después de tres semanas de intensa especulación sobre si los obispos viajarían o no, el 30 de septiembre Asia News y UCA News informaron que las autoridades chinas negaron las visas para que los obispos asistieran al sínodo (Catholic News Service, 30 de septiembre de 2005; Le Monde en línea 1 de octubre de 2005). El presidente de la “Asociación Patriótica”, Liu Bainian, criticó a la Santa Sede por mantener lazos con Taiwán, y dijo que era “descortés” liberar la lista de invitaciones sin consultar primero con Beijing (Zenit, 30 de septiembre de 2005).

Estos son los hechos. ¿Qué debería uno pensar sobre ellos?

Yo distingo dos conjuntos de consecuencias.

Primero, con respecto a la fiel Iglesia Católica “clandestina”, el Vaticano parece estar castigándola. En efecto, durante 55 años, los prelados y los católicos sufrieron todo tipo de sufrimiento físico y moral porque se negaron a adherirse a la “Asociación Católica Patriótica”, dirigida por el Partido Comunista. Esta Iglesia “subterránea” representaba el heroísmo y la fidelidad a Roma; la iglesia “patriota” representaba cobardía y traición.

Cuando Benedicto XVI invitó tanto al perseguidor como a los obispos perseguidos para asistir al Sínodo, dio a entender que los dos eran iguales a los ojos de Roma. Este hecho envió un fuerte mensaje a la “Iglesia clandestina” para cambiar su actitud: debe renunciar a su oposición al gobierno comunista, que debe aceptar y apoyar. También sugiere que los católicos terminen su lucha contra la “Asociación Católica Patriótica”. Esto es lo que Benedicto XVI significa para los heroicos ocho millones de católicos chinos de las catacumbas. Deben negar su glorioso pasado de martirio y fidelidad al Papa porque un Papa les ordena que lo hagan...

Segundo, en relación con el régimen comunista, el Vaticano afirma tácitamente que es legítimo de acuerdo con la Ley Natural y la doctrina católica. 
Sin embargo, esto no es cierto. La China comunista sigue siendo un régimen ilegítimo desde ambos puntos de vista. De hecho, el Vaticano está cediendo a los principios para lograr una “ventaja” práctica, una supuesta “libertad religiosa” para los católicos en China. Pero, ¿qué tipo de “libertad religiosa” sería esta? El gobierno ya ha establecido las reglas. No Roma, sino que el régimen comunista debería controlar a la Iglesia Católica en China. Es decir, la iglesia católica estaría subordinada al régimen. En la práctica, significa que, antes del régimen, los fieles católicos deberían adoptar en masa la posición de la “Asociación Patriótica”. ¿No sería esto una victoria para el comunismo? Parece que sí. 

Además, la Santa Sede tendría que retirar su apoyo a Taiwán. Esto representa implícitamente una negación de su posición anticomunista anterior de 55 años. El régimen de Taiwán, ya traicionado por la ONU y los EE.UU. ahora también sería traicionado por la Santa Sede.

Estas son, en mi opinión, las consecuencias vergonzosas y desastrosas de la actual Ostpolitik del Vaticano, que uno puede ver está vivo y activo.


Tradition In Action

domingo, 7 de agosto de 2005

“BENDICIÓN” PAGANA AL PAPA JUAN PABLO II

Juan Pablo II siendo 'exorcizado' por una sacerdotisa india

El 1 de agosto de 2002, Juan Pablo II fue "bendecido" en un ritual pagano en la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe, Ciudad de México.

El ritual fue ejecutado por los indios zapotecas del estado de Oxaca.

La misa de Juan Pablo II fue una ceremonia que celebraba las beatificaciones de Juan Battista y Jacinto de los Ángeles, dos indios católicos que derramaron su sangre por la defensa de la fe católica.

La historia de los beatificados

Los mártires, funcionarios de la Inquisición local, descubrieron que se llevaría a cabo un ritual indio idólatra en la ciudad de Vila Alta de San Ildefonso, Oxaca. Fueron al sitio, impidieron que se llevara a cabo el ritual y confiscaron los instrumentos de adoración.

Al día siguiente, los indios tomaron represalias: fueron al monasterio dominicano de la ciudad, donde los dos funcionarios se habían refugiado, y exigieron que se los entregaran para que pudieran vengarse. Los dominicanos dudaron por un día, pero luego aceptaron.

Los indios le ofrecieron a Juan Battista y Jacinto de los Ángeles su libertad si aceptaban la idolatría india. Se negaron, y fueron asesinados después de sufrir torturas crueles. Sus corazones fueron arrancados de sus pechos y entregados a los perros. El día de su martirio fue el 16 de septiembre de 1700.

 * * * * * 

Es asombroso que Juan Pablo II permitiera rituales idólatras similares a los que los mártires murieron para prevenir, y que esto tuvo lugar en la misa misma reconociendo su martirio.

Juan Pablo II inmerso en la atmósfera humeante de hierbas quemadas en el ritual pagano


Tradition In Action