sábado, 28 de febrero de 2015

GRAN ORIENTE LOGIA MASÓNICA DE ITALIA: MARTINI, MCCARRICK Y CÓMO NADA VOLVERÍA A SER LO MISMO


Oh , tenemos tanto que podríamos escribir, pero en cambio, te daré estas imágenes. He escrito anteriormente "Nada volverá a ser igual", como lo declaró la Logia Masónica Gran Oriente de Italia tras la elección del papa Francisco. La Agencia de Prensa Masónica también lo publicitó y dejó rastros para que usted lo encuentre y entienda todo lo que está ocurriendo en el mundo católico. Aquí están las palabras y  el video del ex arzobispo de Washington Theodore Cardinal McCarrick, que indica que fue presionado para votar por Jorge Bergoglio.

Entonces, tenemos “un hombre poderoso” que le dice a este Cardenal que “Jorge Bergoglio puede cambiarlo todo en cinco años” y que podría ser chantajeado para hacerlo y hablar con él y luego, cuando todo suceda, “la Logia emitirá una declaración que nada será lo mismo. Oh, una cosa más; fracasaron en 2005 cuando Joseph Ratzinger fue elegido Papa. Martini era su hombre y cuando no pudieron lograr que lo eligieran, expulsaron al apacible Papa de su cargo. Puedes entender el resto. Que así sea.

https://www.grandeoriente.it/il-gran-maestro-raffi-con-papa-francesco-nulla-sara-piu-come-prima-chiara-la-scelta-di-fraternita-per-una-chiesa-del-dialogo-non-contaminata-dalle-logiche-e-dalle-tentazioni-del-potere-temporale/



https://www.grandeoriente.it/ansa-martini-raffi-grande-oriente-addio-uomo-di-dialogo/



http://www.grandeoriente-democratico.com/Adesso_che_le_celebrazioni_retoriche_Martini.html



miércoles, 25 de febrero de 2015

MCCARRICK CONFIESA QUE FUE PRESIONADO PARA APOYAR AL CARDENAL BERGOGLIO


A principios de marzo de 2013, se empezó a correr la voz rápidamente en el Colegio de Cardenales de que se estaba desarrollando un poderoso movimiento para elegir a Bergoglio.

En una asombrosa charla dada seis meses después de la elección de Bergoglio, el Cardenal Theodore McCarrick, Arzobispo Emérito de Washington, DC, reveló cómo se convirtió en parte del plan para elegir al nuevo Papa.

"Antes del Cónclave, nadie pensó que había una oportunidad para Bergoglio", dijo en una charla del 1 de octubre de 2013 en la Universidad de Villanova en Filadelfia, Pensilvania.

McCarrick, quien al igual que Murphy-O'Connor, era demasiado viejo para votar en el cónclave, dijo que antes del evento "un caballero italiano muy interesante e influyente lo visitó en el American College en Roma donde se hospedaba para pedirle que hiciera campaña para Bergoglio". La conversación, según lo relata McCarrick, debe citarse extensamente para revelar su significado.

Nos sentamos. Este era un hombre muy brillante, un hombre muy influyente en Roma. Hablamos de una serie de cosas. Quería pedirme un favor para [cuando regresé] a casa en los Estados Unidos.

Pero entonces [el influyente italiano] dijo: '¿Qué pasa con Bergoglio?'

Y me sorprendió la pregunta.

Yo dije: '¿Qué pasa con él?'

Él dijo: '¿Tiene él una oportunidad?'

Dije: 'No lo creo, porque nadie ha mencionado su nombre. No ha estado en la mente de nadie. No creo que nadie piense votar por él ".

Él dijo: 'Él podría hacerlo, ya sabes'.

Le dije: '¿Qué podía hacer él?'

Dijo: '[Bergoglio] podría reformar la Iglesia. Si le damos cinco años, podría ponernos de nuevo en el blanco ".

Yo dije: 'Pero él tiene 76'.

Él dijo: 'Sí, cinco años. Si tuviéramos cinco años, el Señor trabajando a través de Bergoglio en cinco años podría hacer que la Iglesia se vuelva a unir ".

Yo dije: 'Eso es algo interesante'.

Dijo: 'Sé que eres su amigo'.

Yo dije: 'Espero que lo sea'.

Él dijo: 'Habla con él'.

Dije: 'Bueno, ya veremos qué pasa. Esta es la obra de Dios.

Esa fue la primera vez que escuché que había personas que pensaban que Bergoglio sería una posibilidad en esta elección.

McCarrick continuó diciendo que cuando llegó el momento de hablar con todos los cardenales antes de la votación, los instó a elegir a alguien de “América Latina” que pudiera “identificarse con los pobres”.

Luego continuó con su discurso para elogiar al papa Francisco ante los estudiantes católicos estadounidenses como un "pastor" más grande que los papas anteriores."Creo que tal vez nunca hemos tenido un 'pastor' en tanto tiempo", dijo.

Continuó: “[Francisco] tiene un entendimiento de la naturaleza humana que, aunque dice algunas cosas que tal vez nos sorprenderían, lo interesante es que si examinas lo que está diciendo, 'es lo que la Iglesia ha dicho todo el tiempo'. Tal vez no sea lo que los canonistas han dicho todo el tiempo, o lo que han dicho diferentes teólogos todo el tiempo, pero 'la enseñanza de la Iglesia todo el tiempo es la enseñanza del Papa Francisco' ”.

McCarrick predijo en ese momento que “si Francisco tiene dos años, habrá cambiado el papado”. “Cuanto más tiempo esté adentro, más creo que es probable que podamos decir que ha cambiado el papado”, afirmó.


El cardenal Theodore McCarrick, el 11 de octubre de 2013, durante un discurso pronunciado en la Universidad de Villanova, en los Estados Unidos, confesó que fue presionado para apoyar al cardenal Bergoglio. Comienza a mirar desde 18:20... (en ingles)


martes, 17 de febrero de 2015

EL "ECUMENISMO DE SANGRE" DE FRANCISCO ES HEREJÍA

Esta publicación no nos hará muchos amigos, pero la publicaremos de todos modos, ya que nuestro deseo es servir y agradar a Dios, no al hombre (cf. Gal 1:10).

Todos hemos escuchado sobre los horribles asesinatos de hombres, mujeres y niños por parte de los terroristas de ISIS. La barbarie de estas personas está más allá de la comprensión: son claramente herramientas del diablo. En respuesta al reciente 
video que muestra la decapitación de 21 hombres egipcios por creer en Cristo, "Su Santidad" Francisco hizo una declaración el 16 de febrero de 2015. Como es muy breve, reproducimos el clip de noticias completo de la Radio Vaticana abajo:

El papa Francisco denunció el lunes el asesinato de 21 cristianos coptos por militantes del EIIL en Libia. La organización terrorista islámica hizo público un video de los asesinatos el domingo.
Hablando en español a una delegación ecuménica de la Iglesia de Escocia, el Santo Padre señaló que los asesinados solo dijeron "Jesús, ayúdame".
"Fueron asesinados simplemente por el hecho de que eran cristianos", dijo el papa Francisco.
"La sangre de nuestros hermanos y hermanas cristianos es un testimonio que clama por ser escuchado", dijo el papa. "No importa si son católicos, ortodoxos, coptos o protestantes. ¡Son cristianos! Su sangre es una y la misma. Su sangre confiesa a Cristo".
El papa Francisco dijo que al recordar a estos hermanos y hermanas que han sido asesinados simplemente por confesar a Cristo, los cristianos deben alentarse mutuamente en la meta ecuménica, señalando el "ecumenismo de la sangre".
"Los mártires pertenecen a todos los cristianos", dijo.
("Papa Francisco: La sangre de los coptos asesinados es un 'testigo que clama'", Radio Vaticana, 16 de febrero de 2015)
El "papa" Francisco ha promovido su idea de un "ecumenismo de sangre" antes, pero es una herejía absolutamente clara e inconfundible, en contradicción directa con un dogma infalible proclamado por el Papa Eugenio IV en el Concilio de Florencia en el siglo XV:
[Este consejo] cree firmemente, profesa y proclama que aquellos que no viven dentro de la Iglesia Católica, no solo paganos, sino también judíos, herejes y cismáticos, no pueden convertirse en participantes de la vida eterna, sino que partirán "hacia el fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles" [Mat. 25:41], a menos que antes del final de la vida se haya agregado al rebaño; y que la unidad del cuerpo eclesiástico es tan fuerte que solo para los que quedan en él, los sacramentos de la Iglesia son beneficiosos para la salvación, y hacer ayunos, limosnas y otras funciones de piedad y ejercicios de servicio cristiano producen recompensa eterna, y que nadie, sea cual sea la limosna que haya practicado, incluso si ha derramado sangre por el nombre de Cristo, puede ser salvo, a menos que haya permanecido en el seno y la unidad de la Iglesia Católica.
(Concilio de Florencia, Decreto Cantate Domino; Denz. 714 ; subrayado agregado).
Esto excluye absoluta, definitiva e infaliblemente cualquier posibilidad de un "ecumenismo de sangre". Nadie que muera por el nombre de Jesucristo puede alcanzar la vida eterna a menos que esté unido a la Iglesia Católica, ya sea como miembro formal, o, si la ignorancia invencible le impide convertirse en miembro, a través de las virtudes genuinas de la fe, la esperanza, y la caridad, la última de las cuales, para ser verdadera caridad, debe animar el sincero deseo de ingresar a la Iglesia Católica, incluso si este deseo es solo implícito.

Como el gran anti-modernista Mons. Joseph Clifford Fenton explica:

... el perdón del pecado y la infusión de la vida de la gracia está disponible por el poder de Cristo solo "dentro" de Su reino, Su Cuerpo Místico, que, en este período del Nuevo Testamento [es decir, en oposición al tiempo del Old CovenantNOW], es la Iglesia Católica visible.
... Ahora, si bien es posible tener el deseo de estar dentro de la Iglesia y, de hecho, incluso ser miembro de la Iglesia, sin tener el amor de la caridad por Dios, es bastante imposible tener caridad sin estar dentro de la verdadera Iglesia, al menos por un deseo implícito de morar en ella. El amor a la caridad es, por su propia naturaleza, un afecto soberano.
... El amor a la caridad es esencialmente algo en la línea de la intención más que de la simple veleidad. El hombre que ama a Dios con el verdadero afecto de la caridad realmente tiene la intención, en la medida en que le sea posible, de hacer la voluntad de Dios. Definitivamente es la voluntad de Dios que todos los hombres entren y vivan en el Cuerpo Místico de Jesucristo. Es imposible para un hombre que realmente ama a Dios con el afecto de la caridad divina, no estar dentro de la Iglesia como miembro o al menos desear con una intención sincera y efectiva, aunque tal vez solo implícita, ingresar a esta compañía.
Por lo tanto, si un hombre no está "dentro" de la Iglesia al menos por un sincero deseo o afecto, no tiene el amor genuino de la caridad por Dios.
(Monseñor Joseph C. Fenton, La Iglesia Católica y la Salvación [Westminster: The Newman Press, 1958], págs. 38-40.)
Este escenario, bajo el cual alguien que profesa objetivamente herejía pero subjetivamente no es culpable del pecado de herejía y en su lugar posee el amor de la caridad y realmente trata de creer todo lo que Dios ha revelado, es asesinado por profesar a Cristo, se conoce como el Bautismo de la sangre. (El término 'bautismo' aquí debe entenderse libremente, ya que simplemente produce la gracia de la regeneración, no el carácter sacramental [marca indeleble], y muchos de los que profesan herejía pero no son subjetivamente culpables del pecado de herejía ya recibieron la validez del bautismo sacramental en su propia iglesia. Cf. Pietro Parente, Diccionario de Teología Dogmática , sv "Bautismo".)

Es posible, por lo tanto, que esas pobres víctimas del ISIS hayan sido salvadas. Sin embargo, el Bautismo de Sangre está infinitamente alejado de la noción herética de un "ecumenismo de sangre" impulsado por Francisco, que sostiene que los católicos y los herejes están espiritualmente y / o teológicamente unidos por haber sido asesinados por profesar lealtad a Cristo. Si esto fuera así, significaría que el motivo del asesino puede causar la unidad religiosa entre católicos y protestantes, dos religiones que se excluyen entre sí porque sus afirmaciones son mutuamente excluyentes y per se, irreconciliables. También significaría que el Cuerpo de Cristo no tiene "una fe" (Ef 4: 5) sino varias religiones diferentes que se contradicen entre sí. La unidad de la Iglesia sería destruida; pero: "Creo en la Iglesia que es Una, Santa, Católica y Apostólica” (Credo de Nicea).

Además, mientras que en un bautismo de sangre el mártir muere dentro de la Iglesia Católica de nuestro Señor y cualquier adhesión a la herejía que pueda existir sería completamente accidental y no intencional (es decir, no pertinaz), en el "ecumenismo de sangre" propuesto por Francisco cualquiera que profesa lealtad a Cristo se considera en sí unido a la Iglesia, independientemente de cualquier apego a la herejía o una religión falsa. Eso está claramente condenado por el decreto del Concilio de Florencia, citado anteriormente.

Para decirlo sucintamente: en el bautismo de sangre, estar unidos a la Iglesia Católica es una condición previa necesaria para que el martirio conduzca a la salvación; mientras que en el ecumenismo de la sangre, la unidad con la Iglesia católica es, en el mejor de los casos, la consecuencia inevitable del martirio. Esto haría que todos y cada uno de los mártires sean religiosos. El resultado inevitable de esto es el indiferentismo, la idea de que, en última instancia, no importa qué religión profeses. El indiferentismo fue severamente condenado por el papa Pío IX en el Syllabus Errorum ipso facto en católicos, y uno también podría incluir a los musulmanes en ese concepto, ya que no hay una razón teológicamente satisfactoria de por qué si un protestante que muere por su fe va al cielo, esto no podría ser también ocurrir con un musulmán muriendo por su fe (1864).

Y así vemos que un "ecumenismo de sangre" es un absurdo, simplemente es lo último en la farsa modernista-indiferente vestida como teología católica con la que 
los enemigos de la verdadera fe católica enfrentan a una población desprevenida. ¡Cuidado con los modernistas que intentan eliminar toda distinción entre la religión verdadera y la religión falsa (cf. 2 Cor 6:14; Gal 1: 8-9) cuando durante 2.000 años los católicos sufrieron las muertes más crueles por no admitir incluso la más mínima alteración de la verdadera doctrina! 

En el siglo XVI, la Iglesia Católica estaba dispuesta a ver a toda la nación de Inglaterra defectuosa en el cisma y la herejía, y personas como San Juan Fisher y Santo Tomas Moro serían martirizadas, en lugar de otorgar una falsa anulación o compromiso matrimonial. ¡Cómo han cambiado las cosas!

Algunas palabras más de aclaración.

Entendemos que, frente a estos horribles actos perpetrados por ISIS, muchas personas piensan que las disputas teológicas entre católicos y protestantes son meras trivialidades en comparación, por lo que vemos el "ecumenismo de sangre" de Francisco como "un enfoque grandioso y caritativo para unir a católicos y protestantes" ante una amenaza tan aterradora. La verdad, sin embargo, es muy diferente.

Nuestro Bendito Señor nos aconsejó que no temiéramos al que puede matar el cuerpo, sino al que puede matar el alma: “Y yo os digo, amigos míos: no temáis a los que matan el cuerpo, y después de esto no tienen nada más que puedan hacer. Pero yo os mostraré a quién debéis temer: temed al que, después de matar, tiene poder para arrojar al infierno; sí, os digo: a éste, ¡temed!…” (Lc 12, 4-5). Estas son las mismas palabras de Dios mismo: las más verdaderas que nunca se han dicho. “Pero Dios es verdad; y todo hombre es mentiroso... ” (Rom 3: 4).

Las atrocidades cometidas por ISIS son realmente crueles, pero la herejía es un peligro infinitamente mayor, porque la herejía ataca y destruye el alma: "El que se rebela, y no continúa en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios" (2 Jn 1: 9). El Papa Clemente XIII enseñó lo mismo: “Mientras tanto, el asunto es tal que el error diabólico, cuando ingeniosamente ha coloreado sus mentiras, se viste fácilmente a semejanza de la verdad, mientras que adiciones o cambios muy breves corrompen el significado de las expresiones y la confesión, que generalmente produce salvación, a veces, con un ligero cambio, pulgadas hacia la muerte” (Clemente XIII, Encíclica en Dominico Agro, n. 2).

Lo que esto significa en la práctica es que Francisco debe ser temido mucho más que ISIS. Los terroristas islamistas pueden dañar el cuerpo pero solo el cuerpo: Francisco, como apóstata modernista, impostor papal y terrorista espiritual, tiene el poder de enviar almas a una eternidad de fuego infernal, "donde su gusano no muere y el fuego no se extingue". (Mc 9, 43) El terrorista yihadista se presenta claramente como una amenaza para su bienestar corporal, y una vez que lo ha matado, su terror termina para siempre. Pero el "papa" modernista se presenta como un "ángel de luz" (cf. 2 Cor 11:14), como "un guía espiritual amable y benevolente", envenenando las almas gradualmente sin que se den cuenta. Él es, por lo tanto, el peligro mayor y, por lo tanto, mucho más que temible. “El moderado [modernista] es el verdadero satánico; este es el mal enmascarado” (P. Felix Sarda y Salvany, El liberalismo es un pecado, cap. dieciséis).

El uso de Francisco de la matanza de coptos egipcios para promover su herejía de un "ecumenismo de sangre" es vergonzoso y diabólico. El mensaje de Francisco aquí es, en última instancia, que la Verdad de Cristo no importa, que la Iglesia consta de muchas religiones diferentes, que la herejía no es un obstáculo para la salvación, y que al final, ninguna de estas "cosas doctrinales" tiene importancia. 


Aparentemente, los santos Tomas Moro y Juan Fisher eran simplemente idiotas por haber muerto por esas "disputas". Francisco esencialmente está escupiendo a Cristo en su santo rostro, que es "el camino, la verdad y la vida" (Jn 14, 6) y a quien se debe adorar "en espíritu y en verdad" (Jn 4:23). Atrás quedó la "fe única" proclamada por San Pablo (Efesios 4: 5).

El “papa” Francisco conduce a las almas por el mal camino de la manera más tortuosa e inteligente posible: con sus palabras como un sonido reconfortante y dulce, pero que en realidad son el veneno más destructivo.

Incluso si usted, querido lector, no está de acuerdo con nosotros en este punto y cree que el "Ecumenismo de Sangre" de Francisco es un concepto excelente y noble, reconozca al menos una cosa: lo que Francisco predica está en contradicción con las enseñanzas del Consejo de Florencia, como mostramos arriba. Y, sin embargo, la Iglesia Católica enseña que los dogmas de Fe no pueden cambiar, no pueden "desarrollarse" con el pretexto de una "comprensión más profunda":

... Esta comprensión de sus sagrados dogmas debe ser perpetuamente retenida, lo que la Santa Madre Iglesia ha declarado una vez; y nunca debe haber recesión de ese significado bajo el nombre engañoso de una 'comprensión más profunda'...  Por lo tanto... que la comprensión, el conocimiento y la sabiduría de los individuos todos, tanto un hombre como de toda la Iglesia, crezca y progrese fuertemente con el paso de los siglos; pero que sea únicamente en su propio género, es decir, en el mismo dogma, con el mismo sentido y la misma comprensión".
(Primer Concilio Vaticano, Constitución Dogmática Dei Filius, Capítulo 4)
La religión promovida por Francisco no es la religión católica de antaño. El hombre no es católico y, por lo tanto, no puede ser el líder de la Iglesia Católica.

Se debe temer, porque conduce a las almas al infierno.


Novus Ordo Watch