martes, 31 de mayo de 2022

EL PROCESO DE APACIGUAMIENTO: ALIMENTAR AL COCODRILO ALEMÁN (XIII)

La seriedad del desafío de los obispos alemanes de 1943 puede verse como el primero de una serie de desafíos, cada uno de los cuales trajo consigo un clavo más en el ataúd de la tradición católica, que culminó con las reformas del Vaticano II

Por la Dra. Carol Byrne


En el artículo anterior, hemos visto cómo la autoridad papal estaba en ignominiosa retirada ante la agresión de los liturgistas alemanes cuyos objetivos iban mucho más allá de los límites de cualquier ajuste razonable. La seriedad del desafío de los obispos alemanes de 1943 puede verse como el primero de una serie de desafíos, cada uno de los cuales trajo consigo un clavo más en el ataúd de la tradición católica, que culminó con las reformas del Vaticano II.

Pues lo que se contemplaba eran cambios en los ritos milenarios, a partir de la Vigilia Pascual, para adaptarlos al espíritu de los tiempos modernos. La pérdida del latín y la destrucción del tesoro de la música sacra también formaban parte integrante de todo el plan. (Bugnini ciertamente se encargaría de eso).

El padre Pius Parsch fue un pionero de las reformas litúrgicas y los contactos ecuménicos.

Enfrentado a una situación internacional cada vez más amenazante de hostilidad anti-romana y deseando evitar un conflicto abierto, el Papa Pío XII adoptó un enfoque conciliador a las demandas de los reformadores litúrgicos. Su mensaje a la Conferencia Episcopal Alemana en 1943 equivalía a decir: Continúen violando la ley litúrgica y la Santa Sede los recompensará con su premio de aprobación papal.

Debe admitirse que una abrumadora preponderancia de evidencia apuntaba a la inutilidad del apaciguamiento mucho antes de esta fecha. Con el surgimiento del Movimiento Litúrgico en la Abadía Benedictina de Maria Laach en Alemania en 1914 y el trabajo pionero del padre Pius Parsch en Austria en 1918, la anarquía litúrgica y los contactos ecuménicos florecían con impunidad en las tierras de habla alemana.

Ninguna cantidad de favores concesionales de la Santa Sede habría podido saciar el hambre de la bestia de la reforma: el cocodrilo alemán (1) no se contentaba con unas cuantas migajas que le arrojaban. Como todos saben, los cocodrilos son depredadores con apetitos insaciables.


Mediator Dei : Un documento de compromiso

Una lectura cuidadosa muestra que Mediator Dei (1947) es un documento “político” que toma ambos lados del debate, de modo que los reformadores y los tradicionalistas pueden encontrar apoyo para su punto de vista y discutir sin cesar sobre qué lado representa mejor el pensamiento del Papa.

Es cierto que Pío XII reprendió varios abusos litúrgicos, pero en el mismo documento también les dio a los reformadores espacio para moverse, para avanzar en su agenda de “participación activa”. Lo más desalentador de todo para los tradicionalistas fue que elogió al partido de la reforma y demostró su compromiso con el Movimiento Litúrgico con estas palabras:
“El movimiento debió su surgimiento a una encomiable iniciativa privada y más particularmente a la labor celosa y persistente de varios monasterios dentro del distinguido Orden de San Benito” (2). Y, “Obtenemos no poca satisfacción de los saludables resultados del movimiento que acabamos de describir” (3).

Elogio fuera de lugar para un movimiento mal concebido

Pero, ¿fue realmente tan espléndido el resultado? ¿Y fueron tan admirables los líderes litúrgicos? Responder que sí sería históricamente inexacto e intelectualmente incoherente.

Para 1947, la nueva generación de eruditos bíblicos, teólogos y liturgistas se había involucrado en la experimentación litúrgica por iniciativa propia durante décadas (4). También habían tenido éxito, en gran parte sin ser molestados por la jerarquía eclesiástica, en la propagación de su agenda revolucionaria en libros, revistas, conferencias, centros litúrgicos, semanas de estudio y conferencias.

Y fue a partir de los monasterios benedictinos que estas “nuevas ideas” se extendieron por primera vez a un país tras otro alrededor del mundo, con la imponente figura de Dom Lambert Beauduin presidiendo el movimiento como un coloso inquietante (5).

Pío XII parecía estar sugiriendo que el Movimiento Litúrgico, depurado de sus abusos, era digno de elogio. Ese es el mismo argumento utilizado hoy en relación con el Novus Ordo. Pero no podía haber buenos resultados, ni “resultados saludables” de reformas que no estuvieran enraizadas en la fe y la tradición de la Iglesia (6).

Además, es solo la fantasía de que existió un “movimiento” litúrgico antes de que Beauduin apareciera en escena para afirmar que estaba cumpliendo los objetivos del Papa Pío X. Dondequiera que floreció la fe católica, esto se debió a una sólida catequesis y al espíritu y la práctica correcta de la liturgia tal como la enseñó Pío X, quien nunca se consideró parte del “movimiento” de nadie.


Si unimos los puntos, surge la imagen completa

Hay una renuencia general entre los tradicionalistas a reconocer que las reformas litúrgicas de Pío XII son parte de un continuo desde el inicio del Movimiento Litúrgico en 1909 en la Abadía Benedictina de Mont-César hasta la creación del Novus Ordo 60 años después. Sin embargo, estas fueron las palabras de Pablo VI cuando promulgó la Nueva Misa el 3 de abril de 1969:
“Se consideró necesario revisar y enriquecer las fórmulas del Misal Romano. La primera etapa de tal reforma fue obra de Nuestro Predecesor Pío XII con la reforma de la Vigilia Pascual y los ritos de la Semana Santa, que constituyó el primer paso en la adaptación del Misal Romano al pensamiento contemporáneo” (7)
No deja de ser significativo que un futuro Abad Primado de la Orden Benedictina, Dom Rembert Weakland, heredero de las ideas vanguardistas del Movimiento Litúrgico de Beauduin, sería uno de los consultores personales de Pablo VI en relación con el Novus Ordo (8). Esto demuestra que las reformas oficiales de Pío XII, no menos que las de Pablo VI, fueron alquitranadas con el mismo pincel, manchadas de sus fuentes benedictinas.

De ello se deduce que Pacelli y Montini deben asumir la responsabilidad final, cada uno a su manera, por los cambios sin precedentes en el Rito Romano que promulgaron como ley.

En los EE.UU., las reformas litúrgicas también se aplicaron en la década de 1940: arriba, la Iglesia de San Francisco de Asís en Portland, Oregón, y el Santuario Little Flower en Royal Oak, MI 

St. Paul's Priory Chapel en Keyport, NJ, y St. Mark's Church en Burlington, VT


Anarquía litúrgica

A principios del siglo XX, la experimentación litúrgica no autorizada se llevó a cabo en secreto, entre unos pocos elegidos, en la cripta de la abadía de Maria Laach, en retiros monásticos, en capellanías universitarias y sociedades de grupos juveniles, entre soldados en servicio activo durante la Primera Guerra Mundial, en misiones marítimas o entre grupos radicales como The Catholic Worker.

Las ideas subversivas se difundieron en publicaciones samizdat distribuidas de mano en mano o de boca en boca en conferencias a pequeña escala celebradas a puerta cerrada.

Pero para 1940, el movimiento se extendió gradualmente por todo el mundo a las parroquias con la aprobación abierta o tácita de los obispos, quienes fueron ganados en números cada vez mayores por las “nuevas ideas”.

No olvidemos que esta fue la estratagema original de Beauduin. Tenía en mente un claro objetivo a largo plazo, tan cínico como malicioso: ganar el apoyo de obispos y prelados para que su agenda revolucionaria fuera impuesta por la autoridad “legítima” (9), (en francés aquí, p. 21) mientras que la práctica del catolicismo tradicional sería un día convertida en una actividad prohibida por las mismas autoridades. Profético, demoníaco o qué?

Pero ¿qué pasa con las críticas de Pío XII en Mediator Dei de los abusos litúrgicos y la teología defectuosa que los inspiró? Como estas reprimendas expresadas con suavidad no revelaron una determinación de tratar adecuadamente a los infractores (quienes las ignoraron o las negaron), se interpretaron como una muestra de debilidad, como para decir que la Iglesia no se tomaba demasiado en serio sus propias leyes litúrgicas.

Mediator Dei envió así una señal clara de capitulación supina y, además, una invitación a eludir el sistema. (Bugnini se jactaría más tarde de que el increíble éxito de los reformadores reivindicó el adagio de que “la fortuna favorece a los valientes”) (10).

La facilidad con la que los reformadores podían salirse con la suya violando la ley fue un gran incentivo detrás del Movimiento Litúrgico. A falta de medidas firmes contra los disidentes, les quedó claro que bajo Pío XII se abría la posibilidad de una reforma de la liturgia mucho más drástica de lo que hasta entonces se había soñado.

De hecho, como veremos en el próximo artículo, los 10 años posteriores a Mediator Dei vieron cómo el Papa sucumbía constantemente a sus demandas y afianzaba algunas de sus reformas en la liturgia de la Iglesia. Pronto ganarían todo por lo que habían estado luchando, y mucho más, después del Concilio Vaticano II.

Fue la profunda ambivalencia de Pío XII lo que hizo imposible el control efectivo del Movimiento Litúrgico. ¿De qué lado estaba realmente? Las facciones opuestas reclamaron la victoria.

Pero el reclamo del partido tradicionalista sonó vacío cuando se vieron abandonados a las tiernas mercedes de Bugnini, a quien el mismo Pío XII le dio el papel ejecutivo en la Comisión para la Reforma General de la Liturgia de 1948. 



Notas al pie:

1) El estadista británico, Sir Winston Churchill, comentó una vez con referencia a Hitler que el apaciguamiento equivale a alimentar a un cocodrilo con la esperanza de que te coma por última vez;

2) Mediador Dei § 4;

3) Ibídem. , § 7;

4) Esto incluyó el uso no autorizado de “Misas de diálogo”, la misa vernácula, la Misa de cara al pueblo, las procesiones de ofrendas, la Comunión en la mano y los servicios ecuménicos;

5) La referencia es a la enorme escultura italiana del siglo XVI conocida como Colosso dell'Appennino o Appennine Colossus creada por el artista Giambologna. La estatua gigante se sienta meditando sobre un estanque, mirando fijamente sus turbias profundidades como un espíritu malévolo. Su cuerpo contiene una serie de cámaras interconectadas, mientras que dentro de su cabeza hay una especie de chimenea que, cuando se enciende, emite oleadas de humo por la nariz. ¿Beauduin echando humo contra la tradición católica?

6) Irónicamente, esto se aplica a la reforma del Salterio del propio Pío XII que mencionó en Mediator Dei § 6: “Hace poco tiempo, con el propósito de hacer que las oraciones de la liturgia se entiendan más correctamente y su verdad y unción sean más fáciles de percibir , Hicimos arreglos para que el Libro de los Salmos, que forma una parte tan importante de estas oraciones en la Iglesia Católica, se tradujera nuevamente al latín a partir de su texto original”.

7) Papa Pablo VI, Constitución Apostólica Missale Romanum, 3 de abril de 1969;

8) En sus Memoirs, Weakland explicó cómo fue un protegido de Bugnini quien le aseguró la gran estima que el Papa Pablo tenía por él. Véase Rembert G. Weakland, A Pilgrim in a Pilgrim Church: Memoirs of a Catholic Archbishop, Grand Rapids, MI: Wm. B. Eerdmans Publishing Company, 2009, págs. 127-128;

9) Beauduin esboza esta estratagema en la Editorial del primer número de La Maison-Dieu, enero de 1945, p. 21;

10) A. Bugnini, The Reform of the Liturgy: 1948-1975, The Liturgical Press, 1990, p. 11

LÍO EN UN MONASTERIO BENEDICTINO

El obispo de la diócesis se niega a ordenar sacerdotes; los ordena otro obispo y los suspenden


El monasterios Brignoles es una comunidad monástica internacional de habla inglesa en la Diócesis de Fréjus-Toulon, Francia, que vive una vida tradicional de oración, trabajo y estudio según la antigua Regla de San Benito y celebra la Sagrada Liturgia en toda su plenitud según las formas más antiguas de los ritos romano y monástico.

Este monasterio benedictino ha hecho público un comunicado en donde relata la siguiente historia. Esta comunidad, de rito tradicional, lleva años esperando la ordenación sacerdotal de algunos de sus monjes. Hasta ahora, el obispo de la diócesis, Dominique Rey, había dado largas a los monjes sin motivo aparente.

Tras un periodo de oración y reflexión en discreción, otro obispo mayor, de quien no ha trascendido su nombre, se ofreció para realizar las ordenaciones en un lugar fuera de Francia según la forma extraordinaria de la rito romano. A su regreso al monasterio informaron al obispo Rey. La respuesta del obispado fue a través del Canciller. Recibieron la declaración de suspensión de las órdenes recibidas, suspensión que ya ha sido debidamente remitida canónicamente.


Ofrecemos el comunicado completo del monasterio Brignoles:

Mientras el diálogo con nuestro obispo, Monseñor Dominique Rey, aún estaba en curso, una reunión debía tener lugar en diez días y una conversación telefónica estaba programada para esta semana, el Canciller de nuestra diócesis envió hoy una declaración incendiaria al clero, que es motivo de confusión, si no de escándalo, y al que debemos responder.

Deseamos desde el principio declarar que hemos hecho todo lo posible para evitar la publicidad y el escándalo, actuar con discreción y avanzar con nuestro Obispo en un diálogo privado con él. En esto, la declaración del Canciller -que contiene inexactitudes fácticas y canónicas así como falsedades, quizás debido a una mala lectura de los textos en inglés- es prematura; solo por eso, ya es lamentable.

En los últimos años, nuestra comunidad monástica se ha visto frustrada por la negativa o incapacidad de nuestro Obispo para realizar ordenaciones largamente necesarias, a pesar de haber sido recomendado por nada menos que tres visitadores monásticos, el último en diciembre de 2021. Esta actitud se basó en la invocación de la “prudencia”; sin embargo, era cada vez más evidente que esta “prudencia” emanaba del temor a las consecuencias adversas, temor amplificado por la reciente visita de la Santa Sede al seminario diocesano. Monseñor Rey ha afirmado muchas veces que esta “prudencia” no se basaba en ninguna duda significativa sobre la idoneidad de ningún candidato, las necesidades del monasterio para estas ordenaciones, o el bien que resultaría de ellas.

Claramente queremos decir que comprendemos muchas de las presiones a las que se ve sometido Monseñor Rey, y que su juicio sobre estas cuestiones no procede de un deseo de su parte de hacernos sufrir, o de actuar de manera injusta. Si bien su sentimiento de estar atrapado y de no poder actuar como quisiera por factores externos resulta en injusticia, su buena voluntad y su paternidad han sido y son una bendición por la cual damos gracias a Dios.

Las medidas puestas en marcha el año pasado por la Santa Sede con respecto a la Forma Extraordinaria del Rito Romano, y en particular las respuestas del obispo Roche en diciembre de 2021, han exacerbado estas tensiones. La prohibición total de las ordenaciones nos ha puesto, así como a nuestras vocaciones y a los candidatos a entrar en nuestro monasterio, en una situación imposible. La integridad de nuestra observancia litúrgica y monástica está seriamente comprometida. Lo que un sucesor de Pedro nos ha asegurado que es verdad se encuentra contradicho por otro. El contenido de los votos que hicimos ante Dios ha sido alterado sustancialmente. Esta situación es, en sí misma, escandalosa e insostenible.

En enero, el obispo Rey nos informó que no podía proceder con las ordenaciones recomendadas por el informe de la Visita de diciembre pasado. Recibimos el consejo de amigos, incluidos prelados respetados de alto rango, con respecto a nuestra situación aparentemente imposible. En nuestras consultas, enfatizamos nuestro respeto por el obispo, nuestra comprensión de su posición y nuestro dilema. El Prior peregrinó a la tumba de San Pedro, en la fiesta de su Cátedra, para rezar allí por la unidad de la Iglesia. Un prelado de alto rango se ofreció a conferir las órdenes si el obispo Rey no podía hacerlo por más tiempo. Esta oferta nos sorprendió; no habíamos pedido ordenaciones a nadie.

Nuestro Prior se reunió de nuevo con el Obispo Rey para considerar si había otro camino a seguir, pero una vez más quedó claro que no podía considerar la ordenación de nuestros monjes. Nuestra frustración con esta situación se ha convertido en un miedo considerable y persistente. ¿Qué pasaría si la Santa Sede nos quitara a nuestro Obispo? ¿Si la Santa Sede nos suprime con otras comunidades tradicionales que son “sólo” Asociaciones de Fieles? Sin un sacerdote, no podríamos esperar capear la tormenta con la esperanza de días más favorables. ¿Qué pasaría si los sacerdotes diocesanos que iban a celebrar la Misa por nosotros ya no pudieran venir? Estaríamos sin la Misa, como estábamos antes.

Llevamos estas preocupaciones dentro de nosotros en las profundidades de la Cuaresma. Hemos estudiado y orado mucho por ellos. Los pusimos bajo la mirada de nuestro Padre San Benito, y el día de su fiesta decidimos aceptar el ofrecimiento hecho por este alto prelado, considerándolo como una llamada a las Órdenes legítimamente hecha por un fiel sucesor de los Apóstoles, en verdad circunstancias excepcionales.

Tomamos esta decisión en conciencia ante Dios, sabiendo que parecería materialmente desobediente, pero con la convicción de que era para el bien supremo de las almas, en una situación verdaderamente extraordinaria en la vida de la Iglesia; temíamos que si no aceptábamos este ofrecimiento providencial, nuestra propia vocación, así como la de los jóvenes que deseaban unirse a nosotros, se pondría en peligro, incluso se perdería. Sentimos una gran paz en esta decisión.

Así, en el mes de abril, el mencionado alto prelado, gozando de comunión sin trabas con la Sede Apostólica, ordenó a uno de nuestros monjes al subdiaconado y diaconado en dos días sucesivos, y ordenó al presbiterado a nuestro Prior, según la forma extraordinaria del rito romano, en un lugar discreto fuera de Francia. No se solicitó, ofreció, entregó ni aceptó ningún pago por estos pedidos. Estas ordenaciones fueron precedidas por los juramentos necesarios, y fueron debidamente certificadas y atestiguadas. No revelaremos el nombre del prelado ordenante.

La pena incurrida según el canon 1388 § 1 —si alguna vez se ha incurrido, teniendo en cuenta lo dispuesto en el canon 1323— ha sido remitida, según lo dispuesto en el canon 1355 § 2. [Según la numeración del Código en diciembre 2021]. A nuestro regreso, escribimos al obispo Rey para informarle y pedirle que nos reuniéramos con él para considerar juntos cómo seguir adelante. Estamos decididos a permanecer fieles a nuestros deseos, en nuestra propiedad en Brignoles, pase lo que pase. Este es nuestro deber y nuestra vocación ante Dios. Actuamos de buena fe, aunque fuera, por necesidad, fuera de las normas canónicas legítimas, y contra viento y marea deseamos permanecer en relaciones amistosas y en plena comunión con nuestro Obispo, sus sucesores y la diócesis.

Le dijimos a Monseñor Rey que si creía necesario sancionarnos públicamente, nos quedaríamos aquí y viviríamos nuestros votos lo más fielmente posible mientras esperábamos días mejores, como hizo Don Gérard en 1974 cuando fue sancionado por permitir que un obispo confiriera votos menores a los monjes de su todavía naciente monasterio. Quince años después, fue bendecido como primer abad de Barroux.

Por discreción, y para dejar libre al Obispo en su decisión para el futuro, hemos guardado el secreto de estas ordenaciones y no hemos ejercido un ministerio público. Pero también suplicamos al obispo que evitara el escándalo proporcionando sacerdotes para celebrar la Misa. Ante Dios, no podemos permitir que el monasterio vuelva a ser privado de la Misa diaria o de los sacramentos.

Pedimos y recibimos la promesa de entrevistas privadas, solo para verlas posteriormente rechazadas. Hemos recibido exigencias perentorias del Canciller que contrastan sorprendentemente con el tono de los mensajes enviados por el Obispo. Nos han informado de indiscreciones inaceptables por parte del Canciller en lo que a nosotros respecta. Finalmente, nos dieron una «declaración» de suspensión de los pedidos que recibimos, declaración que ya ha sido presentada en debida forma.

La declaración del Canciller, que nos llegó a través de un tercero, contiene material que no nos ha sido revelado, así como también inexactitudes graves. No podemos creer que el obispo Rey los autorice a sabiendas.

Todavía tenemos la esperanza de que el diálogo y la reconciliación sean posibles. Esta es nuestra ferviente esperanza y oración.

Pedimos disculpas a quien pueda encontrar angustiante esta situación, como lo es para nosotros, y pedimos a todos que entiendan que ante todo debemos permanecer fieles a nuestra vocación de vida tradicional benedictina de oración y trabajo, ratificada y bendecida por nuestro Obispo en los estatutos y constituciones de nuestra fundación, así como a nuestros votos, que en virtud de éstos hemos pronunciado delante de Dios. Vivimos así desde hace más de diez años, y roguemos a Dios que se nos conceda hacer lo mismo por muchos años más, en fecunda comunión con nuestro Obispo.

Aquellos que usarían esta situación como una oportunidad para ataques personales a nuestros monjes, tengan en cuenta que en ninguna ocasión el obispo tuvo motivos para censurarlos en cuestiones de fe o moral. En cuanto al Prior, a quien Monseñor Rey invitó a la diócesis e incardinó en junio de 2009, efectuando todas las consultas requeridas y aplicando los trámites necesarios, hay que subrayar que el Obispo lo consideró apto para ser superior del monasterio también recientemente sólo durante la renovación de sus estatutos en enero de 2022. Todos los demás monjes fueron admitidos y siguieron su formación de acuerdo con los procedimientos vigentes, e incluso de acuerdo con procedimientos más estrictos que los que se utilizan en otras comunidades de la diócesis.

Encomendamos el monasterio y nuestras vocaciones a Nuestra Señora de Fátima, ofreciendo en reparación por nuestros pecados los sufrimientos que podamos sufrir, por la libertad y unidad de la Iglesia, por nuestra diócesis y por Monseñor Rey.


InfoVaticana



TOALLITAS Y TAMPONES PARA “TODES”

Un nuevo hito en la revolución cultural contra natura. Ya cambiamos embarazada por “persona gestante” y ahora vamos por las “personas menstruantes”. Los diputados oficialistas impulsan proyectos para garantizarle (a “todes”) el acceso gratuito a los productos de “gestión menstrual”


Se podría crear un “Observatorio de la gestión menstrual”. La iniciativa se considera “un avance en la agenda de género” que el feminismo quiere mantener activa.

El viernes pasado se realizó en la Cámara de Diputados una jornada para impulsar los proyectos vinculados a la “gestión menstrual”. Del plenario -organizado por la diputada del Frente de Todos Jimena López- participaron funcionarias y activistas feministas vinculadas a la temática.

Expusieron, entre otros, Elizabeth Gómez Alcorta “Ministro de las Mujeres, géneros y diversidad”, Micaela Ferraro del Ministerio de Desarrollo Social, Marcela Vilar Ministro de Ambiente de la prov de BsAs, las diputadas Mónica Macha y Silvana Ginocchio y la Directora Ejecutiva de Amnistía Internacional Mariela Belski.

Gómez Alcorta dijo que gestionar la menstruación para las mujeres y lgbtiq+ ocasiona un gasto que implica desigualdad de género y de clase”. En la menstruación “hay una connotación negativa asociada a estereotipos y tabúes que genera discriminación”. Desde el Ministerio consideramos que hay que trabajar sobre 4 ejes: 1) eliminar el estigma, 2) sensibilizar a la población sobre la gestión menstrual desde una perspectiva de género y diversidad, 3) vincular el tema a la salud sexual y reproductiva y 4) garantizar la provisión de insumos.

Narró que desde su cartera están haciendo un relevamiento de todos los Municipios del país que ya tienen “programas de gestión menstrual” y los están fortaleciendo con cuadernillos y recursos.Una gestión menstrual acorde a las necesidades de cada persona es un derecho”. “Somos uno de los pocos países de la región que tiene este tema en agenda” y “es un orgullo que los movimientos de mujeres y de diversidad sigan avanzando”.

Mónica Macha: sugirió hacer un plenario de la Comisión de Mujeres y Diversidad -que preside- junto a la de Salud, para darle pronto despacho.

Instó a debatir fuertemente sobre los métodos anticonceptivos porque las pastillas alteran el ciclo menstrual. “Nosotras terminamos siempre poniendo el cuerpo para tener una sexualidad libre y lo hacemos a costa de nuestra salud, cuando hay métodos como la vasectomía”. “Todo esto tiene que ver con tirar abajo el patriarcado”.

La diputada catamarqueña Silvana Ginocchio manifestó que su proyecto reproduce uno aprobado en su provincia que es más limitado que el de López porque sólo contempla la gratuidad de los insumos para personas en situación de vulnerabilidad económica. La diputada provincial Mónica Salazar autora del proyecto local, explicó luego que en Catamarca hicieron previamente un trabajo territorial para identificar a la población objetivo.

Micaela Ferraro (Ministerio de Desarrollo Social), confesó que cuando llega a alguna provincia le piden muchas cosas, pero a los financiamientos le impone “casi como condición”, que una parte vaya destinada a comprar elementos de “gestión menstrual”. “Esto lo podemos hacer porque hoy somos gobierno, pero si no lo sellamos en una ley, siempre va a depender de que haya una compañera feminista”.

Mariela Belski destacó que “la salud menstrual es una cuestión de derechos humanos” y que la falta de agua limpia y de sanitarios provoca desigualdad estructural para las “personas menstruantes”. Pidió estudiar la posibilidad de quitar el IVA de los productos de gestión menstrual.

Karim Gambirassi Kalibah: “varón trans”, vicepresidente de la asociación “Trans Argentinxs”: enfatizó que impulsan esta ley porque el término “persona menstruante” los incluye. Pidió una pronta sanción ya que “reconocer la soberanía e identidad de los cuerpos es reconocer y conquistar derechos”.

Mercedes D’Alessandro, afirmó que la gestión menstrual insume unos $ 5.000 al año. Describió su tarea en el Ministerio de Economía en el que fue hasta hace poco la “Directora de Igualdad y Género”: “No podemos dejar que nos digan qué es lo importante en este momento para las mujeres y las personas trans que menstrúan”. “Que sea ley y que la marea roja –menstruante- nos lleve a otro logro feminista y nos haga conquistar otro derecho”.

Marcela Vilar Ministro de Ambiente de la prov de BsAs: comenzó diciendo que hacen “ambientalismo popular” y que desde esa perspectiva el principal problema ambiental es la desigualdad y la pobreza. Después se refirió al impacto ambiental de los productos de gestión menstrual descartables.

Algunos de los expedientes. que tramitan en la cámara baja son:

Expte 1953/2022 de la massista Jimena López, de creación de un “Programa Nacional para garantizar el acceso gratuito a productos de gestión menstrual reutilizables para todas aquellas personas (“mujeres, trans, no binarias y otras identidades”) que cursan ciclos menstruales”. El proyecto fue cofirmado por sus compañeros del FdT: Mara Brawer, Alicia Aparicio, Monica Litza, Monica Macha, Lía Caliva, Paola Vessvessian, Anahí Costa, Ma. Rosa Martínez, Marcela Passo, Victoria Tolosa Paz, Carolina Moisés, Nancy Sand, Carlos Selva, Liliana Paponet, Hilda Aguirre, Leonardo Grosso y Silvana Ginocchio.

Expte. 1969/2022 presentado por Silvana Ginocchio (FdT), también prevé un “Programa para asegurar el acceso a gratuito a productos de gestión menstrual sustentable”  pero, en este caso, “restringido a personas con vulnerabilidad económica”. Se crearía además el “Observatorio de Gestión Menstrual” en la órbita del Ministerio de Economía. El proyecto fue acompañado por sus compañeras de bloque: Anahí Costa, Ma. Rosa Martínez, Ma. Graciela Parola, Nancy Sand y Brenda Vargas.

Expte. 1481/2022 que solicita que se exima del IVA a los productos de higiene menstrual. La iniciativa es de la autoría de la joven diputada Brenda Vargas Matyi y fue cofirmada por sus pares del Frente de Todos Liliana Yambrún y Tanya Bertoldi.

Expte. 143/2022 del salteño Lucas Godoy (FdT), garantizaría a “todas las personas menstruantes” que cursen como estudiantes en establecimientos públicos o privados un (1) día de “Inasistencia Justificada por Día Menstrual” por mes calendario.


NOTIVIDA

Editora: Lic. Mónica del Río


EL CLERO CONSERVADOR Y SUS ENEMIGOS

El jueves pasado, día de la Ascensión del Señor, fui a misa como habrá hecho buena parte de los lectores de este blog. En mi caso fue misa solemne —con diácono, subdiácono, clérigos y coro que cantó la totalidad del propio— en una iglesia de la FSSPX


Cuando regreso de estas celebraciones, invariablemente me pregunto como fue posible que la Iglesia renunciara a semejante tesoro, y no haya sido capaz de reconocer y enmendar el error y, peor aún, de perseguir con saña y crueldad a los sacerdotes y fieles que prefieren el rito tradicional. 

Recomiendo ver el segundo episodio de The Mass of the Ages (“La misa de todos los tiempos”, aquí con subtítulos en inglés) donde una vez más queda claro que la reforma de Bugnini fue un espantajo surgido como respuesta a la locura de los ’60 que envolvió al mundo y a la Iglesia.

Estos son temas que han sido tratados infinidad de veces y no vale la penar volver sobre ellos. Pero lo que a mí más me asombra es que, en Argentina al menos, los enemigos más encarnizados de la misa tradicional, sea celebrada por sacerdotes “en plena comunión” como por sacerdotes de la FSSPX, sean algunos de los sacerdotes autopercibidos como conservadores. 

En los últimos tiempos sobre todo, un grupo de ellos se ha lanzado a una campaña de denuestos y anatemas, recorriendo las ciudades donde hay casas de la Fraternidad, a fin de advertir a los fieles que no se acerquen a los temidos lefes, seres peligrosísimos y ponzoñosos. Sacerdotes que en los ’70 no trepidaron de denunciar antes los obispos progresistas a sus amigos de toda la vida que habían comenzado a asistir a la misa tradicional, hoy, con más de setenta años y ante la vista de su fracaso estrepitoso, siguen empeñados en reclamar obediencia servil y “plena comunión” con una jerarquía que hace décadas abandonó la comunión de la fe católica. 

No es necesario dar ejemplos, pero hace bien pasearse por la homilía que dio el inefable Tucho Fernández, arzobispo de La Plata, candidato a la sede primada de Argentina y niño mimado del papa Francisco, en el Te Deum del 25 de mayo. 

Estos curas conservadores prefieren que los fieles estén en “comunión plena” con personajes patéticos de esta calaña y en modo alguno católicos, a que vayan a la misa que la Iglesia celebró durante casi dos milenios, oficiada por sacerdotes válidamente ordenados y que si no están en “comunión plena” con los obispos diocesanos, sí lo están con la pléyade de obispos y santos que nos precedieron en más de dos mil años de historia.

No se trata de hacer una defensa de la FSSPX (bastante bien se sabe defender sola). Tengo varias diferencias con ella, pero diferencias existieron siempre entre los diversos grupos de la Iglesia, aunque todos coincidían en los principios fundamentales. Y es este mi caso. Se trata, en cambio, de señalar la evidente incoherencia de muchos sacerdotes conservadores y su negación a ver la realidad tal cual es.

Creyeron que con usar sotana, no permitir guitarras en la misa, cantar de vez en cuando el kyrie o un sanctus de angelis bastaba; que con darles a leer un poco de Santo Tomás y de Santa Teresa de Jesús a los seminaristas que formaban, tenían asegurada “la buena doctrina”. Pero cuando hubo que tomar partido, se acurrucaron bajo la obediencia al obispo y a la conveniencia política

Y me refiero, concretamente, a la actitud servil que tuvo una buena mayoría de los sacerdotes conservadores durante el incomprensible confinamiento de 2020 y 2021, al que los obispos se plegaron con una pasmosa docilidad, y dejaron de celebrar la misa y, luego, dejaron de distribuir la comunión en la boca. 

Nadie podía extrañarse que esto lo hicieran los sacerdotes progresistas o los más adocenados; y era hasta comprensible que ocurriera con sacerdotes que estaban solos y aislados en sus diócesis, sin apoyo de sus colegas y bajo el poder implacable del obispo. Pero resulta indignante que eso haya ocurrido en diócesis con mayoría de sacerdotes conservadores, que aún ante la evidencia de estar bajo la autoridad de un obispo no sólo cruel sino y sobre todo, trastornado, se avinieron mansamente a sus órdenes y no dudaron de dejar en su camino a sacerdotes que ellos mismos habían formado y que habían decidido permanecer fieles a los principios que de estos conservadores acomodaticios habían recibido (¿Es necesario recordar aquí al P. Alejandro Casado y su triste final?).

Pero más indignante aún es que esos mismos sacerdotes y sus capitostes que aún creen poseer alguna autoridad, se dediquen a recorrer diócesis ajenas, organizando reuniones y encuentros con fieles piadosos y con voluntad de ser buenos católicos, a fin de advertirles que en modo alguno deben acercarse a la misa tradicional, y mucho menos si es celebrada por sacerdotes de la FSSPX. 

Es la única reacción que se les ocurre frente a su fracaso, y frente al espanto que les produce que en sus propios territorios —físicos o morales—, los lugares de misa tradicional, sea quien sea que la celebre, han cuadruplicado la cantidad de fieles, mientras que los suyos propios han disminuido, en algunos casos, en proporción semejante.

Quedarse en el medio y estar tranquilos. Esa fue la máxima que adoptaron y ante la evidente apostasía de la jerarquía católica —al menos en Argentina—, continúan en su postura de grandes componedores y peor aún, entorpeciendo el sentido común y el olfato católico de los fieles.




lunes, 30 de mayo de 2022

BUSCANDO MALAS NOTICIAS MAS ALLÁ DE CRISTO

El acto de pasar una cantidad excesiva de tiempo de pantalla dedicado a la absorción de noticias negativas es una encapsulación perfecta de un hábito terrible.

Por Darrick Taylor


En la pasada Cuaresma, me abstuve de entrar en Twitter, permitiéndome hacerlo sólo los domingos y sólo entonces por razones limitadas. Pienso seguir haciéndolo en el futuro. Durante mucho tiempo, Twitter se había convertido en uno de mis pasatiempos favoritos. Twitter está lleno de aguas residuales mentales, pero también he conectado con personas afines en esa plataforma, y en general encuentro entretenido el tipo de discurso inane que lo caracteriza. Pero es muy compulsivo; la palabra "doomscrolling" (acto de pasar una cantidad excesiva de tiempo de pantalla dedicado a la absorción de noticias negativas) es una encapsulación perfecta de un hábito terrible.

En el pasado he padecido ansiedad y depresión, por lo que conozco muy bien las compulsiones mentales. Sobre todo, mi "adicción" a Twitter, interfería con mi vida de oración. Tal vez no haya una palabra más abusada en el léxico religioso moderno que "espiritualidad" (excepto, quizás, la palabra "profético"), pero, tal como yo lo entiendo, la espiritualidad es el enfoque de la mente y el corazón en Dios, principalmente en la oración. El peligro de Twitter y otras redes sociales, me parece, es precisamente que pueden alejar fácilmente los pensamientos de Dios.

Durante la Cuaresma, intenté averiguar qué orientación da la Iglesia sobre esta cuestión. Desde al menos el reinado de Pío XI, que publicó una encíclica sobre el cine, el Vaticano ha publicado un flujo bastante continuo de documentos sobre todas las formas modernas de comunicación. El Concilio Vaticano II aceleró esta tendencia con su documento sobre las comunicaciones modernas, Inter Mirifica, un texto que exponía tanto las posibilidades como los peligros de esos medios de comunicación de una manera que se mantiene bastante bien.

A principios de la década de 2000, el Vaticano publicó dos documentos sobre Internet: La Iglesia e Internet y Ética en Internet. En ellos se repiten en gran medida muchas de las mismas restricciones sobre los usos de la tecnología moderna para llegar al "mundo moderno" y también para evangelizar, con las advertencias necesarias sobre sus peligros.

Lo que me sorprendió de estos documentos es que tratan exclusivamente de las consecuencias sociales de los medios de comunicación y nunca del impacto personal que pueden tener. Aparte de algunas advertencias sobre que Internet no puede sustituir a los sacramentos, las instrucciones del Vaticano sobre Internet casi nunca tratan los medios sociales como un problema personal y espiritual en el sentido que he definido anteriormente. Y no he podido encontrar nada sobre el uso de las redes sociales como tal, ni en el sitio web del Vaticano ni en el de la USCCB.

En cierto sentido, esto es comprensible, ya que las comunicaciones modernas fueron creadas para las audiencias masivas del mundo moderno. Naturalmente, la gente se preocupaba, y aún se preocupa, por cómo estas tecnologías pueden remodelar las relaciones sociales. El poeta T.S. Eliot advirtió en 1950 de lo que llamó "el hábito de la televisión", y declaró al New York Post en 1963 que "la televisión es un medio de entretenimiento que permite a millones de personas escuchar el mismo chiste al mismo tiempo y, sin embargo, quedarse solo".

Críticos de los medios de comunicación como Neil Postman han criticado el poder abrumador que la televisión e Internet otorgan a los controladores de dicha tecnología. En los años transcurridos, los críticos han repetido estas advertencias, por demás saludables. Sin embargo, aunque los críticos católicos resaltan muchos puntos sobresalientes, no abordan realmente el tema que me preocupa, es decir, nuestra relación personal con Dios. Francamente, he encontrado más consejos útiles en las reflexiones seculares sobre los medios de comunicación que en las autoridades de la Iglesia.

En la escuela de posgrado, mi trabajo de disertación trató sobre los medios de comunicación en la Inglaterra moderna temprana, y muchas de las mismas críticas hechas a los medios sociales hoy en día fueron expresadas sobre los medios impresos en los siglos XVII y XVIII. La gente se quejaba entonces de estar abrumada por los primeros panfletos y periódicos impresos, y los estudiosos escriben hoy sobre la "sobrecarga de información" en el período moderno temprano.

Las quejas de los escritores de la Edad Moderna a veces se hacen eco de los sentimientos de sus homólogos modernos. El comentarista Andrew Sullivan dejó de escribir en Internet hace unos años, alegando que el conflicto incesante le hacía sentir y actuar como una persona diferente. El autor sobre el que redacté mi disertación escribió que casi había olvidado quién era, tales eran los efectos de sus guerras de panfletos con otros escritores. Para cualquiera que haya participado en las redes sociales durante algún tiempo, esto debería sonar bastante familiar.

Más útil en este sentido es el libro de uno de mis mentores, John Sommerville, tituladoHow the News Makes Us Dumb (Cómo las noticias nos vuelven tontos). Una de sus ideas era el efecto de la "periodicidad" en los lectores, la idea de que cuando las noticias se produjeron por primera vez para su consumo en horarios regulares en el siglo XVII, los lectores se volvieron dependientes de ellas, "adictos" a ellas, en términos actuales. La advertencia de John sobre la adicción a las noticias suena muy similar a las advertencias seculares sobre la adicción a las redes sociales.

Pero también señaló que la adicción a las noticias tiende a ser perjudicial para la religión. Razonó que los medios de comunicación descomponen los grandes patrones de conocimiento en pequeños trozos de información para venderlos, separándolos de cualquier contexto más amplio. La religión, en cambio, tiene la mayor perspectiva que existe, la de la eternidad. No es de extrañar que, a medida que nuestro mundo moderno impulsado por los medios de comunicación se ha vuelto más agitado, la creencia en una eternidad inmutable haya disminuido.

Creo que es en este punto donde la Iglesia puede ser más útil. Dentro de su larguísima tradición de espiritualidad, tiene recursos que pueden ayudar a la gente a combatir los peligros personales de las redes sociales. Tras mi conversión adulta al catolicismo, un director espiritual que me recomendó la práctica de la meditación diaria me dio un libro, Busca la paz y conservaladel padre Jacques Philippe, al que he vuelto a menudo en mi vida. Destaca la importancia de vigilar los pensamientos, un problema con el que yo, como persona introvertida y a menudo enamorada de mis propios pensamientos, he luchado durante mucho tiempo.


En los años transcurridos, he descubierto que la práctica de la Lectio Divina y la sabiduría de los Padres del Desierto y otros maestros espirituales tienen mucho que ofrecer en la lucha por mantener el control de los propios pensamientos. Los medios de comunicación social son únicos y sin precedentes en su poder, pero lo que hacen en última instancia es amplificar un problema inherente a nuestra naturaleza caída. Cualquier familiaridad con la vasta literatura espiritual de la Iglesia lo confirmará. En sus Confesiones, San Agustín se lamenta de su propia incapacidad para dejar que su mente descanse en Dios, exclamando
Si sus mentes pudieran ser tomadas y mantenidas firmes, vislumbrarían el esplendor de la eternidad que permanece para siempre. La contrastarían con el tiempo, que nunca está quieto, y verían que no es comparable... ¡Si las mentes de los hombres pudieran ser tomadas y mantenidas quietas!
Es un consuelo saber que incluso los más grandes santos han luchado por mantener sus corazones y mentes enfocados en el Todopoderoso.

Por supuesto, una forma de escapar de los propios pensamientos es buscar la compañía de los demás, y uno de los regalos más importantes que ofrece la Iglesia son sus rituales públicos. La misa es el más grandioso de estos rituales, pero estoy pensando en toda la gama de devociones católicas, desde la adoración eucarística hasta las procesiones, en las que podemos practicar un saludable olvido de uno mismo que puede ser un bálsamo para las interminables distracciones que ofrecen las redes sociales. El ritual nos da la oportunidad de salir de nuestra vida cotidiana y entrar en un tiempo ritual, y nos da esa sensación de inmutabilidad que escritores como San Agustín nos dicen que debemos buscar. En nuestro mundo maníaco e impulsado por los medios, es fácil olvidar que los seres humanos necesitan actividades "estáticas" para equilibrar sus mentes tanto como las dinámicas y compulsivas.

No pretendo dominar ninguna de estas prácticas, y lucho a diario con la oración como cualquier otra persona. Pero puedo decir que, aparte de restringir o simplemente abandonar las redes sociales, este tipo de prácticas han sido las más eficaces para tratar de mantener mi mente centrada en el Dios eterno y no en mis pensamientos, a menudo lúgubres. La Iglesia está preocupada, con razón, por los efectos sociales de las redes sociales como Tik Tok e Instagram. Pero también debemos reconocer que las redes sociales pueden ser un peligro para nosotros como individuos, y debemos buscar en los tesoros de nuestra fe las formas de combatir sus efectos nocivos sobre nosotros. Dada la magnitud de los retos que presentan estas tecnologías, necesitamos toda la ayuda posible.


Crisis Magazine


POCOS Y DESANIMADOS

Somos menos y estamos más desanimados. Los datos cantan. O al menos, estamos desilusionados con nuestros pastores.

Por el padre Jorge González Guadalix


Si lo primero es malo, lo segundo es malísimo.

Vamos a lo primero. Tomo los datos de la reflexión que publicó en su día José Francisco Serrano en Religión Confidencial:


Es verdad que el año 2020 fue el de la pandemia, pero es lo que hay. Por ejemplo, con pandemia o sin pandemia, se casan cada vez menos parejas, y de las que deciden contraer matrimonio, poco más del 15 % lo hacen por la Iglesia. Hoy, y es otro dato, se bautizan poco más de un tercio de los niños que nacen en España. Por tanto, lo de ser menos no es apreciación subjetiva, porque los datos son tercos. Por ejemplo, en los últimos diez años nos hemos dejado por el camino 3.324 sacerdotes, pasando de los 19.892 del año 2010 a los 16.568 de 2020. Menos. En todo. Muchos menos.

Durante años nos hemos ido consolando a base de repetirnos sin demasiado convencimiento que el número no importaba, que lo que había que entender es que vamos a un catolicismo de minorías, pero minorías mucho más comprometidas.

Esto ya no se lo cree nadie.

Somos menos y más desanimados. Los datos cantan. O al menos desilusionados con nuestros pastores.

Si quieren, comenzamos por el mismísimo Vaticano, que nos ofrece semana tras semana el penosísimo espectáculo de una plaza de san Pedro que se va vaciando por más que las cámaras oficiales se empeñen en tomar planos imposibles. No sé las descargas que tienen las catequesis del papa Francisco o los más elementales documentos. La gente pasa.

En España hemos podido comprobar el escasísimo entusiasmo que ha producido la convocatoria del Sínodo de la sinodalidad. No creo que haga falta hacer más herida del penoso espectáculo de la clausura de Madrid o de la mini clausura en la intimidad de Segovia.

Los fieles, salvo excepciones del todo excepcionales, y muchos sacerdotes por lo que me cuentan y hablamos, han tomado la opción de la supervivencia. Es decir, que cada cual se va buscando la vida, o bien aguantando con estoicismo sus respectivas parroquias, bien buscando dónde vivir su fe con tranquilidad o tomando la opción de incorporarse a algún grupo o movimiento de confianza.

Siguen con vitalidad todo lo que es religiosidad popular, quizá, posiblemente, porque ahí la gente vive su fe un poco por libre o un mucho.

¿Cuáles están siendo los motivos de esta situación?

Uno a largo plazo no cabe duda de que es la opción por la secularización vivida en el seno de la propia Iglesia. Suprimimos todo lo religioso hasta en lo externo, y esto deja huella. Hasta en instituciones católicas desaparecieron cruces, imágenes, signos y símbolos.

Hay que señalar una pérdida de fe que hemos ido compensando a base de justificar nuestra existencia en un genérico “estar con los pobres”, sin ningún tipo de reflexión teológica. Estar con los pobres es reconocer que la pobreza y la injusticia son fruto del pecado y es ofrecer a los pobres el don de Jesucristo.

La desaparición de los novísimos, que eran un acicate para no pecar: ahí está el infierno y un estímulo de vida: trabaja por el cielo. Si al cielo vamos todos y el infierno no existe, haga cada cuál lo que prefiera, que es igual.

La gente se siente abandonada por sus pastores. Hoy siguen sin entender cómo fue posible quedarse sin vida sacramental tres meses durante la pandemia. Tampoco entienden lo que consideran tibieza a la hora de defender nuestra fe y nuestra cultura católica. Al final tienen la impresión, acertada o equivocada, pero la tienen, de que “arriba” (como dicen ellos) estamos a lo nuestro, y que mucha sinodalidad pero que no les hacemos caso, salvo a los cuatro que nos conviene.

Hace poco alguien a quien considero una persona de buena cabeza y correcta formación me decía: sigo acudiendo a la parroquia porque necesito la gracia sacramental. Pero nada más. Que no cuenten conmigo.

Pocos y desanimados. Es lo que tenemos.


De profesion, cura




BEATIFICADO EL SACERDOTE MÁRTIR LUIGI LENZINI, ASESINADO POR LOS COMUNISTAS

Una historia de represión y martirio que la política prefirió sepultar en el olvido hasta los años 90, cuando salió a la luz gracias a la perseverante investigación de un puñado de historiadores y de instituciones que conservaron su memoria


El sábado fue beatificado en Módena el sacerdote Luigi Lenzini, a quien Francisco, al comentarlo en el Regina Coeli de la Plaza de San Pedro y pedir “un aplauso para él”, recordó que fue un “mártir de la fe, asesinado en 1945 por señalar los valores cristianos como el camino más alto de la vida, en un clima de odio y conflicto en aquella época”. El papa pidió también “que este sacerdote, pastor según el corazón de Cristo y mensajero de la verdad y la justicia, nos ayude desde el cielo a dar testimonio del Evangelio con caridad y franqueza.


Un genocidio olvidado

Lo mismo dijo en la catedral de Módena, al beatificarle en su nombre, el cardenal Marcello Semeraro, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos: don Luigi fue “un pastor bueno”.

“Instruyó al pueblo cristiano con el catecismo de los niños y la enseñanza de la religión en el colegio, predicando en cada misa con palabras sencillas y convincentes. Llevaba el Viático a los enfermos, era solícito con los pobres y siempre dispuesto a las obras de caridad y de ayuda a quien necesitase auxilio o consuelo en la aflicción. Él se alimentaba de una prolongada Adoración eucarística”.

Pero justo eso fue lo que lo convirtió en objetivo del comunismo. En los estertores de la Segunda Guerra Mundial en Italia y en los meses posteriores su conclusión, los comunistas empezaron a ejecutar un genocidio de sus adversarios para hacerse con el poder en el país, al ejemplo de lo que sucedería en Yugoslavia.

Era un plan preparado desde dos años antes y que se llevó a cabo, sobre todo, en la región de Emilia-Romaña. Asesinaron a 130 sacerdotes, y uno de ellos fue don Luigi Lenzini. Se trataba de descabezar a la población, porque se encontraba muy unida a sus párrocos, y don Luigi era de los más queridos. Les escocían sus homilías, porque denunciaban la siembra de odio que estaban haciendo y sus pretensiones totalitarias.


Torturado y mutilado

Había nacido en la región en el seno de una familia acomodada y muy religiosa. Ordenado sacerdote en 1904, en su parroquia de Finale había derrotado dialécticamente a un grupo de socialistas que había llegado al pueblo a predicar el marxismo a los vecinos. Pero lo había hecho con caridad, pues no rehusaba, al más clásico estilo de los pueblos católicos, compartir con ellos una partida de cartas o un vaso de vino. Es más, durante la guerra escondió a partisanos comunistas locales cuando los nazis fueron a buscarles, sin saber que entre aquellos a quienes protegía se encontraban algunos de sus futuros asesinos.

“Hoy la Iglesia lo declara mártir”, afirmó el cardenal Semeraro, “porque reconoce que su execrable asesinato se decidió y llevó a cabo in odium fidei para eliminar a un sacerdote católico”.

En la noche del 21 de julio de 1945, a sus 64 años, siendo párroco en el pueblo de Crocette di Pavullo nel Frignano, don Luigi se encontraba rezando cuando llamaron a la puerta. Llevaba tiempo amenazado y sospechó. Más cuando le dijeron que acudiese a atender a un moribundo... un enfermo a quien había visitado ese mismo día y sabía que no estaba para morirse. Así que no abrió la puerta.

Los partisanos no se arredraron. Entraron en la casa parroquial con una escalera y rebuscaron para encontrar al cura, quien había corrido a tocar la campana para alertar a los vecinos. Fue inútil. Le cogieron, le golpearon y le llevaron al bosque semidesnudo, donde le obligaron a cavar su propia fosa. Su cuerpo fue hallado una semana después, enterrado boca abajo, mutilado, con las uñas arrancadas y con un disparo en la cabeza. La investigación posterior averiguó que intentaron sin éxito que blasfemara y gritara vivas a Stalin.


Habrá más beatos y santos

La fama de mártir corrió como la pólvora, y también su devoción como intercesor, y de esta forma don Luigi se ha convertido en el primer sacerdote de los martirizados en la postguerra italiana que sube a los altares, aunque no el primer clérigo, pues el propio Francisco beatificó en 2013 al seminarista de 14 años Rolando Rivi, el "mártir de la sotana". Y vendrán otros que lo fueron también, como don Tiso Galletti.

Una historia de represión y martirio que la política prefirió sepultar en el olvido hasta los años 90, cuando salió a la luz gracias a la perseverante investigación de un puñado de historiadores y de instituciones que conservaron su memoria.





domingo, 29 de mayo de 2022

LA PARADOJA DEL DOLOR

El poder sanador de Cristo unge instantáneamente nuestros corazones. Cristo no tarda en entregarnos todo.

Por Elizabeth A. Mitchell


“¡Señor Jesús, Hijo de David, ten piedad de mí!” (Lc. 18:38). Todos podemos gritar como el ciego en la Puerta de Jericó, luchando tal vez por perdonar una herida profunda, sin poder soltar el dolor, sintiéndonos ciegos e impotentes. Sabemos que nuestros esfuerzos por sí solos son inútiles para sanar nuestra más íntima angustia, y con el ciego clamamos a nuestra única Esperanza.

Pero como grita el ciego, “la gente que iba con Jesús le dijo al hombre que se callara” (Lc 18,39)

Cristo tiene mejores cosas que hacer, nos dicen las voces. Tiene gente más importante a la que ayudar, problemas más grandes que manejar. Deberíamos ser capaces de resolver esto nosotros mismos. Solo perdona y sigue adelante. ¿Por qué sentarse aquí languideciendo todos estos años? Supéralo, ya.

Pero el ciego sabe que no debe escuchar estas voces.

“Gritó aún más fuerte: '¡Hijo de David, ten piedad de mí!'” (Lc. 18:39)

Sabe que su curación sólo es posible por la misericordia divina de Cristo. Grita con una esperanza desesperada con las últimas fuerzas de su alma.

Y entonces, comienza el milagro.

“Jesús se detuvo y les dijo a algunas personas que le trajeran al ciego. Cuando el ciego se acercaba, Jesús le preguntó: “¿Qué quieres que haga por ti?”.

“¡Señor, quiero ver!” él respondió. (Lc. 18:41)

Señor, quiero dejar ir este terrible dolor. quiero perdonar Quiero ver a la persona que me lastimó como Tú lo haces, pero la ceguera cubre mi corazón y mis ojos. No puedo ver más allá de mi dolor. El dolor es demasiado envolvente.

Jesús responde: “¡Mira y verás! Tus ojos han sido sanados por tu fe” (Lc 18,42)

Esta apertura de nuestro corazón, este encuentro con Cristo, nuestra curación en la puerta de Jericó, tiene lugar en el confesionario. Cuando no puedes dejar ir un dolor profundo, debes hacer lo paradójico. Debes admitir el rechazo que te ha lastimado tan profundamente y llevarlo, en toda su humillación, a Jesús para que lo sane.

La paradoja del dolor es que no se puede curar alejándolo, huyendo del dolor o racionalizando el rechazo. Debemos ir hacia la herida, acercarnos a ella, reconocerla, para curarnos de la herida que llevamos dentro.

Si hemos sido rechazados y queremos ser sanados, empecemos por admitir el rechazo. Sosteniéndolo a la luz del día, gritándolo a Jesús. Y el mejor lugar para hacerlo, para aceptar el dolor y pedirle a Jesús que nos ayude, es en la Adoración. Se lo llevamos allí y le pedimos que nos dé su paz.

Lleva el rechazo y el dolor a Jesús y míralo con Él. Que Él lo vea. Que Él sane la herida que causó. Entonces, y solo entonces, podremos perdonar el dolor que sentimos.

* * *

Si tratamos de eludir el problema y permanecer en la superficie, nuestra herida no sanará. Si nos acostumbramos a nuestro bastón y a nuestra copa de mendigo, a sostener nuestra rutina diaria, a compensar nuestras heridas, nunca volveremos a ver con claridad. Pero si admitimos nuestra absoluta impotencia y nuestra incapacidad para sanarnos a nosotros mismos, Cristo puede actuar.

Si tenemos un préstamo inminente que pagar, podemos ignorar la deuda y seguir pagando los intereses. Seguimos fingiendo que todo está bien, pero la deuda se cierne sobre nosotros mientras racionalizamos nuestra inacción. Para abordar el problema, debemos enfrentar el tamaño de nuestra herida, la obstinada existencia de nuestro dolor. Solo podemos perdonar completamente una herida que reconocemos completamente. Solo podemos ofrecer un perdón real cuando hemos admitido, ante nosotros mismos, el rechazo real.

Cristo hace esto en la Cruz. Él no evita ni racionaliza el daño que recibe de nosotros. Se deja rechazar abiertamente, herido sin defensa. Él acepta nuestro dolor en la Cruz. No calma el dolor con mirra.

“Entonces le ofrecieron vino mezclado con mirra; pero no quiso aceptarlo” (Marcos 15:23)

Se permite sentir plenamente el dolor. Y de Su plena aceptación fluye Su pleno perdón. Perdona las heridas tan abiertamente recibidas. Él ama a cambio del rechazo acumulado sobre él.

Suyo es el camino de la curación.

Y así, ante la invitación de Cristo, le decimos que queremos ser sanados. Llevamos nuestro rechazo a Él, y dejamos que Nuestro Señor lo vea. Nos permitimos verlo sin las anteojeras de la racionalización. En este acto de reconocer el dolor, podemos perdonar de verdad. Por primera vez en años, el escozor persistente y entumecedor desaparece. Dejamos de empujar hacia abajo el dolor y liberamos nuestros corazones para perdonar libremente.

Y nuestros corazones son cambiados. Completamente.

Muy a menudo, somos los prisioneros. Somos el ciego. Cristo no nos rechaza cuando le dejamos ver el dolor, cuando le ofrecemos nuestra ceguera. Él está a nuestro lado. Él pregunta: "¿Qué quieres que haga por ti?" Y no se necesita ninguna otra curación. No hemos perdido nada, sino que lo hemos ganado todo, al entregarle todo a Él.

“Al instante el hombre pudo ver, y fue con Jesús y comenzó a dar gracias a Dios. Cuando las multitudes vieron lo que pasó, alabaron a Dios” (Lc 18,43)

En seguida. El poder sanador de Cristo unge instantáneamente nuestros corazones. Cristo no tarda en entregarnos todo. Suya es la respuesta paradójica, la respuesta de Su Divina Misericordia, en la que el perdón que ofrecemos sana nuestro propio corazón.

Nos vamos alabando a Dios. El Dios que recibe nuestro dolor, el Dios que sana nuestros corazones heridos, cuando clamamos a Él y suplicamos ver plenamente a través de Sus ojos de Amor.


The Catholic Thing


¡FELIZ FIESTA DE LA ASCENSIÓN DE JESÚS!

¿Alguna vez os habéis preguntado por qué Jesús ascendió al cielo? ¿No sería asombroso que el Señor Resucitado se quedara y reinara en todo el mundo por el resto de la historia?

Por Christopher P. Wendt


Para los que seguimos el calendario tradicional, este jueves pasado celebramos la Ascensión de Jesús. Para los demás que observan el nuevo calendario, hoy estáis celebrando la Ascensión de Jesús.

Quisiera desearos hoy una feliz fiesta y compartir con vosotros también una reflexión sobre el significado de la Ascensión.

¿Alguna vez os habéis preguntado por qué Jesús ascendió al cielo? ¿No sería asombroso que el Señor Resucitado se quedara y reinara en todo el mundo por el resto de la historia? Por increíble que sea, Jesús mismo les dijo a los apóstoles: "Os conviene que yo me vaya" (Juan 16:7). ¿Por qué?

La Ascensión es en cierto modo el héroe anónimo del Misterio Pascual. Somos muy conscientes del problema del pecado y de cómo el sacrificio perfecto de Cristo en la Cruz nos libera. Pero lo que fácilmente olvidamos es que el Cielo es comunión con Dios, ¡es participación en la vida misma de la Santísima Trinidad!

Incluso si estuviéramos sin pecado, ninguno de nosotros merecería la vida eterna en el Cielo, porque la naturaleza de Dios es infinitamente más grande que nuestra naturaleza humana. Pero, en sí mismo, como Dios-Hombre, Jesús cierra esa brecha. Además, al ascender al Cielo, Jesús lleva consigo su naturaleza humana, lo que lleva al resto de la humanidad a seguir su ejemplo.

Está bien, eso tiene algo de sentido, pero hay más. ¡Jesús realmente dice explícitamente por qué es mejor para él ascender, para que pueda enviar el Espíritu Santo (Juan 16: 7)! Es por el poder del Espíritu Santo que nos unimos a Cristo en el bautismo, es el Espíritu Santo quien nos mueve al arrepentimiento, es el Espíritu Santo quien nos santifica.

Porque con la Ascensión y Pentecostés llega la era del Espíritu Santo, la era de la Iglesia. Cristo pudo haberse apoderado del mundo, Dios siempre tiene ese poder y ese derecho, pero el Señor es más misericordioso de lo que podemos imaginar. Él no es el tipo de Padre que se impacienta y nos quita todas las tareas debido a nuestros fracasos.

Dios quiere que trabajemos con Él. Quiere que formemos parte de la historia de la salvación, pero como la historia ha demostrado, somos incapaces de hacerlo sin Él. Esto es precisamente lo que el Espíritu Santo nos permite hacer y por qué es tan importante que Jesús ascendiera.

¡Es por el Espíritu Santo que un sacerdote puede dar la absolución, que los santos pueden hacer milagros, que los Apóstoles hablaron en lenguas, que la Iglesia es infalible, que podemos llegar a ser santos!

Así que hoy, ¡regocijémonos! Porque el Señor ha resucitado y somos llenos del Espíritu. Por supuesto, anhelamos el día en que regrese y lleve el cosmos a su etapa final de perfección eterna. Hasta entonces, aferrémonos a la esperanza y dejemos que Cristo obre a través de nosotros por el poder del Espíritu para la gloria del Padre.

Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este Jesús, que ha sido tomado de vosotros arriba en el cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo. - Hechos 1:11


Christopher P. Wendt

Director Internacional

Cofradía de Nuestra Señora de Fátima


EL PAPA FRANCISCO NOMBRA 21 NUEVOS CARDENALES

El papa Bergoglio, de 85 años, hizo el anuncio desde una ventana que da a la Plaza de San Pedro después de recitar la oración del Regina Coeli el 29 de mayo.


Esta es la lista completa:

● Arthur Roche, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos (Reino Unido).

● Lazzaro You Heung-sik, Prefecto de la Congregación para el Clero (Corea del Sur).

● Fernando Vergez Alzaga, Presidente de la Comisión Pontificia para el Estado de la Ciudad del Vaticano (España).

● Monseñor Jean-Marc Aveline, de Marsella (Francia).

● Monseñor Peter Okpaleke, de Ekwulobia (Nigeria).

● Mons. Leonardo Ulrich Steiner, de Manaus (Brasil).

● Monseñor Filipe Neri António Sebastião de Rosário Ferrão, de Goa e Damão (India).

● Obispo Robert Walter McElroy, de San Diego (Estados Unidos)

● Monseñor Virgilio Do Carmo Da Silva, de Dili (Timor Oriental).

● Obispo Oscar Cantoni, de Como (Italia).

● Monseñor Anthony Poola, de Hyderabad (India).

● Monseñor Paulo Cezar Costa, de Brasilia (Brasil).

● Obispo Richard Kuuia Baawobr M. Afr, de Wa (Ghana).

● Arzobispo William Goh Seng Chye, de Singapur (Singapur).

● Monseñor Adalberto Martínez Flores, de Asunción (Paraguay).

● Monseñor Giorgio Marengo, Prefecto de Ulaanbaatar (Mongolia).


Cinco son mayores de 80 años:

● Monseñor Jorge Enrique Jiménez Carvajal, Arzobispo Emérito de Cartagena (Colombia).

● Monseñor Lucas Van Looy sdb, Arzobispo emérito de Gante (Bélgica).

● Monseñor Arrigo Miglio, Arzobispo emérito de Cagliari (Italia).

● Padre Gianfranco Ghirlanda sj (Italia).

● Monseñor Fortunato Frezza (Italia).

Desde su elección en 2013, el papa Francisco ha creado 101 cardenales de 58 países en siete consistorios.

El último consistorio para crear nuevos cardenales tuvo lugar el 28 de noviembre de 2020. Los nuevos cardenales incluyeron al cardenal Wilton Gregory de Washington y al cardenal Raniero Cantalamessa , el predicador de la Casa Papal desde 1980.

Inmediatamente después del consistorio de 2020, el papa Francisco había designado a 73 de los miembros del Colegio Cardenalicio elegibles para votar en un futuro cónclave. Benedicto XVI había nombrado a 39 de los cardenales electores y Juan Pablo II a 16.

Antes del próximo consistorio, actualmente hay 117 cardenales electores, 67 (52%) de los cuales han sido designados por el papa Francisco.


Catholic World Report


sábado, 28 de mayo de 2022

DE CONSTRUCTORES DE CATEDRALES A CONSTRUCTORES DE SUPERMERCADOS

Una visita ocasional a la hermosa catedral de Metz -en la ciudad de Lorena (Francia)- me dejó claro lo que era una iglesia y en lo que hoy se ha convertido

Por Mattia Spanò


No tengo intención de comentar las obras de arte del interior, como las vidrieras del pintor judío Marc Chagall (que hace un uso del azul que roza cotas casi sobrenaturales), ni de lanzarme a análisis y juicios artísticos o técnicos que no me incumben.

La cuestión sobre la que me gustaría llamar la atención es totalmente superficial. Me gustaría decir: extremadamente, descaradamente superficial.

En primer lugar, la estructura gótica. Con admirables diferencias -pienso, además de en Metz, en Reims, Notre-Dame y Chartres, pero también en las ruinas de la abadía italiana de San Galgano, por limitarme a unas pocas que he visitado- las iglesias góticas son una misma cosa. Dicho de otro modo: en la visión medieval cristiana, una iglesia se parece a una iglesia, un vaso se parece a un vaso, un arado se parece a un arado.

Los griegos llamaban a esta semejanza κανών, cuyo etimónimo más seguro parece ser el griego κάννα. La caña, la regla que los artesanos utilizaban para medir, es decir, para definir las proporciones armoniosas de los artefactos, ya sea una silla, un jardín, un templo. Una vez establecidas estas según un ideal que tiende a la perfección de la belleza, las proporciones fueron replicadas e imitadas.


La razón era, creo, que no se podía hacer algo mejor. Incluso si se pudiera mejorar, entonces la mejora se afianzaría y a partir de entonces se convertiría en el propio canon. Por lo tanto, la tensión no se dirigía a la afirmación de la identidad del hombre que lo hizo, sino a la perfección del objeto en sí.

Algo que hoy es completamente inconcebible. Sin dar ejemplos desagradables, basta con echar un vistazo al llamado arte o arquitectura modernos para darse cuenta de que la mayor parte es basura. Basura original, provocadora, cerebral.

No espero que este vago juicio sea compartido por muchos o incluso por unos pocos. Francamente, me importa poco.

Segundo elemento de interés: los ornamentos, las estatuas, los frisos. En ellas, el hombre medieval reprodujo un sistema simbólico extraordinariamente rico. En resumen, todos los aspectos de la vida humana, sus creencias, ideas, costumbres y tradiciones están representados en las iglesias góticas con una concreción y precisión asombrosas.


La iglesia, cualquier iglesia, era una cosmogonía. Una iglesia era una representación del mundo entero, un espacio verdaderamente inteligible para el hombre que la construía y para los que acudían a ella. La definición de un espacio canónico y su vívida ornamentación restablecieron una unidad conceptual y carnal de una potencia cultural realmente impresionante.

La iglesia, es decir, el mundo, es un lugar oscuro. Las vidrieras toman la luz -una luz coloreada e iridiscente que ilumina cada detalle lo justo para que el alma lo conozca y descanse en él- del cielo. Es Dios quien ilumina el mundo, y los mil resplandores, las penumbras, las hojas de luz deslumbrante, no reflejan más que la vida de cada uno.

Cada hora, cada minuto, la luz cambia, y el mundo con ella.

Algunos recordarán la proyección de bestias feroces en la fachada de San Pedro en Roma, o la costumbre de proyectar banderas ucranianas o francesas o italianas en los monumentos. El hombre contemporáneo tiende a la oscuridad y dispara láseres sobre las cosas más bellas que construyeron nuestros antepasados, ya sea el Coliseo, la Puerta de Brandemburgo o el Arco del Triunfo.

El resultado es que los monumentos quedan literalmente deformados por la luz artificial -representados erróneamente, si tuvieran rostro- por el artificio humano que en lugar de revelar, destruye. Me parece significativo que este ejercicio de ruin idiotez iconoclasta se haga en detrimento de los monumentos antiguos y no, más bien, sobre la basura posmoderna que ahora contamina todas las ciudades del mundo.

Pero no derribaría esos monumentos al socialismo real que son la arquitectura fascista o soviética: en todo lo construido hay una huella de lo divino o incluso su ausencia.

Se trata básicamente de movimientos culturales y políticos humanos, cuyas huellas es conveniente y necesario conservar. Sin embargo, en lo que respecta a la arquitectura sagrada, mi opinión cambia. Por qué yo o cualquiera debería ir a rezar o asistir a la Santa Misa en una iglesia como San Miniato en Siena, y sin embargo, salir de ella edificada o consolada, es un misterio atroz.

Iglesia de San Minato, Siena

Para que no haya dudas, no tengo nada en contra de San Miniato, de un rey armenio o de un soldado romano de Florencia que se negó a adorar a los dioses paganos y fue decapitado, no sin antes haber escapado por mano divina a una serie de horribles torturas -intentaron cocinarlo, partirlo por la mitad, hacerlo mutilar por un león sin éxito-. El que merece ser mutilado no por leones (está prohibido tenerlos en casa) sino por una manada de hurones legales mantenidos sin alimentar una semana, es quien construyó este adefesio.

El encargo, en las expresiones artísticas públicas y privadas, si no es todo el valor de la obra, constituye ciertamente su canon. Sólo le queda al artista, o en este caso al arquitecto, adornar el marco haciéndolo lo más bello posible.

Al observar la fachada de San Miniato de Siena, como la de innumerables iglesias e incluso catedrales contemporáneas, sólo cabe una conclusión posible. Una conclusión muy dura: hemos pasado de construir catedrales a construir supermercados. Si es posible aún peor, porque algunos de esos centros comerciales son mucho más bonitos, o al menos atractivos.

La iglesia, antes llamada la casa del Señor, es un horror de hormigón que hace que la arquitectura norcoreana parezca un himno a la vida.

Ryugyong Hotel, Pyongyang, Corea del Norte

Que el espacio sagrado reciba ese tratamiento debería perturbar el alma de los creyentes tanto y más que los galimatías doctrinales y los desatinos dogmáticos. No se trata simplemente de construir iglesias pobres; basta con visitar la capilla construida por los prisioneros italianos en la isla de Lamb Holm, en Escocia, en 1943-45: hombres que no tenían nada y construyeron una pequeña joya.

Ábside de la Capilla Italiana, Isla de Lamb Holm, Orcadas, Escocia

Se trata de no poder ocultar ante los demás el rechazo de Dios y el horror vacui, o más bien el amor horribilis que ocupa su lugar -el espíritu humano no tolera el vacío-. La piedra labrada y la obra de arte son en sí mismas testimonios de la Palabra. De hecho, en cierto modo son aún más esenciales y exactas (principalmente porque el material del que están hechas no permite su manipulación) y sobre todo, son comprensibles para todos.

Este auténtico Evangelio de Piedra que siempre ha sido una iglesia, se ha convertido en un lugar sombrío, lúgubre, miserable y horroroso. De esta fealdad ofensiva que resuena como una blasfemia y aleja cuerpos y almas, os acuso a vosotros, queridos pastores de la Iglesia saliente. 

Los fieles se van de la Iglesia exactamente igual que se van de una iglesia, y si pueden, no regresan. Igual que saldrían los muertos, si pudieran, de ciertas tumbas de los cementerios actuales, cubiertas con burdas y anónimas lápidas que parecen tapas y que susurran a los curiosos "es inútil esperar, nadie vendrá nunca a sacarte de aquí".



El Blog de Sabino Paciolla