domingo, 31 de enero de 2021

VISITANDO A NUESTRA SEÑORA DEL BUEN SUCESO: UNA PEREGRINACIÓN AL CIELO

El 2 de febrero de 2016 formé parte de un contingente estadounidense que hizo un peregrinaje a Quito, Ecuador para venerar la estatua celestial de Nuestra Señora del Buen Suceso.

Por  Norman Fulkerson

 

Las impresiones fueron tan abrumadoras que solo ahora puedo expresar con palabras lo ocurrido durante nuestro viaje, especialmente la procesión del Rosario de la Aurora que nos dejó a todos embelesados.



Una ciudad que está a medio camino del cielo

Quito, la encantadora ciudad capital de Ecuador, está situada en las montañas a más de 2.850 m. sobre el nivel del mar. Es la ciudad capital más alta del mundo. Fue aquí donde un grupo de cinco monjas concepcionistas —entre ellas la santa Mariana de Jesús Torres— fueron enviadas por Felipe II, rey de España, a fundar un convento en 1577. A su llegada subieron a las vertiginosas alturas de esta ciudad de montaña donde establecieron un convento. El sitio no podría haber sido mejor elegido. Los visitantes no pueden evitar sentir que han llegado a una ciudad que está a medio camino del cielo y, por lo tanto, respiran un aire sobrenatural.


Fue en este convento donde Nuestra Señora comenzó a aparecer a Mariana con profecías sobre el siglo XX. La hermana Mariana se convertiría en Madre Superiora y vivió una vida de indescriptiblemente heroica virtud. Mucho se ha dicho sobre estas profecías.


Sin embargo, la más sorprendente de las revelaciones fue cuando Nuestra Señora habló de las tres cosas que más ofenderían a Su Divino Hijo: blasfemia, herejía e impureza. No es necesario mirar demasiado lejos para ver las tres en nuestro mundo moderno, especialmente las blasfemias.

Durante las apariciones, Nuestra Señora pidió que se le hiciera una estatua y pidió que se colocara en el desván del coro porque, como ella dijo: “Yo gobernaré este convento”. Podría decirse que es la estatua más extraordinaria de la Santísima Madre en la tierra. Su solicitud por este grupo de monjas se expresó en otra profecía donde predijo que siempre habría un santo residiendo en este convento.


Guardia de honor militar que protege a la reina de las reinas

Los acontecimientos de esta peregrinación en particular fueron verdaderamente históricos. El primer evento fue lo que se llama el Rosario del Amanecer anual. Si bien esta procesión en particular se remonta a la época colonial, finalmente se quedó en el camino como tantas tradiciones católicas. Gracias a los incansables esfuerzos del coronel brasileño retirado Carlos Antonio Poli, resucitó en 2001. En ese año, solo se presentaron veinte fieles. Llegado el año 2016, la cifra de fieles fue estimada de 12.000. Entre ellos se encontraba el General Carlos Obando, Comandante del Ejército Ecuatoriano con un gran contingente de soldados y una banda militar.


Aquel día, una guardia de honor de soldados con impecable uniforme de gala marchó por el pasillo central de la iglesia del convento alrededor de las 4:30 de la mañana. Serían la escolta de Nuestra Señora y brindarían protección contra los fieles ansiosos por tocar su manto real.


Esa presencia es comprensible. Por lo general, la procesión se realiza con una pequeña copia de la estatua de Nuestra Señora del Buen Suceso. Esta sería la primera vez que la estatua milagrosa real participaría en la procesión. De hecho, fue la primera vez que salió del convento a la calle. 


Parecía muy apropiado ya que Nuestra Señora es Reina del Universo y una madre capaz de consolar a los fieles durante estos tiempos convulsos. Un peregrino, contemplando su majestuoso rostro al aire libre, la describió acertadamente como si tuviera el aire de una emperatriz. Esta opinión fue compartida por muchos otros que la vieron en esa gloriosa mañana como más que una reina, era la Reina de Reinas.

Nuestra Señora del Buen Suceso fue colocada en un Humvee que parecía divinamente predestinado, como se explicará con un evento asombroso que ocurrió más tarde. El vehículo militar estaba debidamente cubierto y decorado con los colores de Nuestra Señora —azul y blanco— y una gran variedad de flores.


Los fuegos artificiales llenaron el cielo nocturno sobre el convento cuando comenzó la procesión. A su paso por las calles, los fieles rezaron el rosario junto con el canto de himnos marianos. Periódicamente se veían a la distancia puñados de pétalos de rosa que caían graciosamente a los pies de Nuestra Señora. Tales actos de devoción fueron verdaderamente inspiradores.


Nuestra Señora Proclamada Oficialmente General del Ejército Ecuatoriano

Más notable, sin embargo, fue la devoción de los soldados. Un Coronel del Ejército que caminaba frente al Humvee para abrir un camino para el vehículo, continuamente miraba hacia atrás para contemplar el rostro luminoso de la estatua. Al analizar su expresión, me quedó claro que estaba sufriendo un conflicto interno de intereses. Parecía tan abrumado por la admiración de la belleza de Nuestra Señora del Buen Suceso que le pareció difícil cumplir con su deber como su guardia. Este mismo Coronel luego se quitó el sombrero y me mostró con orgullo una tarjeta sagrada del niño Jesús que había prendido en el interior, un orgulloso testimonio de su fe católica. Otros fueron testigos de un Teniente Coronel que llevaba su rosario durante toda la procesión rezando junto a los fieles.

Mientras la procesión hacía su giro final antes de regresar al convento, los primeros destellos del amanecer perfilaron la Basílica Nacional de la ciudad en lo alto de una colina distante. Los fuegos artificiales dieron la bienvenida a Nuestra Señora y a la multitud de sus devotos al interior de la iglesia del convento, donde fue colocada junto al altar en anticipación de un honor que nadie podría haber imaginado.

Después de la Misa de las 10:30 de la mañana celebrada por el Nuncio Apostólico, Monseñor Giacomo Ottonello, el General Obando —junto con otros tres Generales y numerosos Coroneles— hizo una declaración impresionante ante la abarrotada iglesia.


“Yo, como Comandante del Ejército Ecuatoriano, pongo bajo el manto de Nuestra Señora del Buen Suceso a todos los miembros del Ejército”. Luego reafirmó: “Yo coloco bajo el manto de Nuestra Señora del Buen Suceso todos los niveles intermedios del Comando del Ejército, para que siempre tomen decisiones rectas”.

Luego presentó a Nuestra Señora del Buen Suceso, a través de las manos del Nuncio, el símbolo de su nueva autoridad y poder, una espada y un bastón de mando de las Fuerzas Armadas fueron colocados sobre el altar. Este último fue puesto en la mano de Nuestra Señora. El niño Jesús también recibió honores militares. Se le dio una condecoración militar que un General llevaba prendido en sus vestiduras.


El General Obando finalizó su intervención agradeciendo al Nuncio Apostólico, Monseñor Giacomo Ottonello, Mons. Castrense, Mons. René Coba Galarza, Madre Inés, y las monjas del convento “que me dieron la oportunidad de conocer la devoción de Nuestra Señora del Buen Suceso”.


Vigilia de toda la noche

Esa noche, miembros de la Sociedad Estadounidense para la Defensa de la Tradición, la Familia y la Propiedad (TFP) y asociaciones hermanas se turnaron para orar ante la estatua durante una vigilia que duró toda la noche. Mientras oraba ante la estatua, reflexionaba sobre la triste situación de nuestro país y del mundo, que deja a muchos católicos sintiéndose como los apóstoles en las turbulentas aguas del lago Genesareth. Así como Nuestro Señor calmó majestuosamente la furiosa tormenta, uno no puede evitar sentir un efecto calmante similar al contemplar el extraordinario rostro de Nuestra Señora del Buen Suceso.

Al día siguiente, se nos otorgó el privilegio de venerar el cuerpo incorrupto de la Madre Mariana. Al entrar en la habitación donde está tendido su cuerpo, la Madre Inés del Sagrario le quitó el velo que cubría el rostro de la santa monja. Es importante señalar aquí que esta santa alma no sólo pudo vislumbrar los males de nuestros días, sino que aceptó voluntariamente sufrir por nosotros. Con esto en mente, no dejamos de agradecer a esta alma generosa por lo que hizo por nosotros. ¿Cuántos de nosotros, que luchamos contra los errores de nuestro tiempo, debemos nuestra perseverancia a esta alma sacrificada? Es por eso que todos debemos decir, desde el fondo de nuestro corazón, ¡Gracias Madre Mariana!

Luego vino la despedida final cuando los mismos miembros de la PTF que habían participado en la vigilia nocturna llevaron a cabo la tarea privilegiada, que nos fue otorgada hace mucho tiempo, de llevar a Nuestra Señora de regreso al coro superior. Esto nos dio la oportunidad de venerar el lugar exacto donde Nuestra Señora se apareció a la Madre Mariana. En este punto, sin embargo, nuestro tiempo en la montaña, respirando ese aire enrarecido y sobrenatural, estaba llegando a su fin.

El Sr. Sergio de Paz, fundador de la organización con sede en Miami, Cubanos Desterrados (Cubanos en el exilio), estaba parado a mi lado. Había estado rezando por su país, una isla-prisión todavía en las manos ensangrentadas de los Castro. Ha luchado incansablemente por la Fe en Estados Unidos y lleva un gran dolor por la difícil situación del pueblo cubano que aún sufre bajo una dictadura comunista. 

Todo lo bueno debe llegar a su fin en este valle de lágrimas mientras marchamos hacia la victoria prometida por Nuestra Señora en Fátima, y ​​también nuestro viaje. Sin embargo, los que estaban en Quito, Ecuador, se fueron llenos de energía después de un viaje que puede calificarse acertadamente como una peregrinación al cielo.


Tradition, Family & Property




RESPUESTA DE MONS.VIGANO A UN SACERDOTE: "LA SANTA SEDE ES CÓMPLICE DE UNA CONJURA CONTRA DIOS Y CONTRA EL HOMBRE"

Las Escrituras nos exhortan a ser obedientes, moderando nuestra obediencia con paciencia y espíritu de penitencia, pero en modo alguno nos intiman a obedecer órdenes intrínsecamente malas, sólo porque las da alguien constituido en autoridad.

Por Mons. Carlo María Vigano


Reverendo y estimado sacerdote de Cristo:

He recibido la carta en que me plantea algunas graves cuestiones sobre la crisis de autoridad que atraviesa la Iglesia, crisis que se viene agudizando en los últimos años y en particular durante la emergencia pandémica, con motivo de la cual la gloria de Dios y la salvación de las almas han sido dejadas de lado en aras de una presunta salud del cuerpo. He decidido hacer pública esta respuesta coherente a su carta porque con ella respondo a los numerosísimos fieles y sacerdotes que me escriben de todas partes exponiéndome interrogantes y grandes inquietudes de conciencia sobre las graves cuestiones mencionadas.

Las Sagradas Escrituras abordan el problema de una autoridad pervertida –es decir, que se excede de los límites que le corresponden o que por iniciativa propia se ha fijado un fin contrario al que la legitima– para recordarnos que omnis potestas a Deo (Rom.13,1) y que qui resistit potestati, Dei ordinationi resistit (íb. 2). Y si San Pablo nos exhorta a obedecer a las autoridades civiles, con más razón estamos obligados a obedecer a las eclesiásticas en razón de la primacía que esas cuestiones espirituales tienen sobre las temporales.

Señala Ud. que no nos corresponde juzgar a la autoridad porque el Hijo del Hombre volverá para administrar justicia al final de los tiempos. Pero si tenemos que esperar hasta el día del juicio para que se castigue a los malos, ¿con qué fin habría constituido la Divina Majestad una autoridad temporal y otra espiritual en la Tierra? ¿Acaso no es su deber, en tanto que Vicario de Cristo Rey y Sumo Sacerdote, regir y gobernar a sus súbditos en este mundo administrando justicia y castigando a los malos? ¿Qué sentido tendrían las leyes si no hubiese quien las hiciera respetar e impusiera sanciones a quien las infrinja? Si las decisiones arbitrarias de quienes ejercen autoridad no fueran castigadas por sus superiores, ¿cómo iban a esperar los súbditos, sean civiles o eclesiásticos, obtener justicia en este mundo?

Temo que su objeción de que los eclesiásticos que poseen una autoridad derivada del cargo que ejercen sólo podrán ser juzgados al final de los tiempos conduzcan por un lado al fatalismo y la resignación en los súbditos, y por otro, promuevan en cierta forma los abusos de autoridad en los superiores.

La obediencia a una autoridad pervertida no se puede considerar obligatoria, ni tampoco moralmente buena, simplemente porque cuando regrese el Hijo del Hombre al final de los tiempos hará justicia. Es cierto que las Escrituras nos exhortan a ser obedientes, moderando nuestra obediencia con paciencia y espíritu de penitencia, pero en modo alguno nos intiman a obedecer órdenes intrínsecamente malas, sólo porque las da alguien constituido en autoridad. De hecho, cualquier autoridad, en el momento mismo en que se ejerce contra el fin para el que existe, pierde la legitimación que la justifica y, aunque no pierda el cargo en sí, exige a sus súbditos una adhesión que de vez en cuando tendrá que ser examinada y juzgada.

La Revolución trastornó el orden cristiano que reconocía a la autoridad constituida su procedencia de Dios y lo sustituyó por una supuesta democracia en nombre de la laicidad del Estado y su separación de la Iglesia. Con el Concilio, esta subversión del principio de autoridad se ha abierto paso en la propia Jerarquía, con lo que aquel orden debido a Dios no sólo ha sido borrado de la sociedad civil, sino que además se ha visto socavado en la Iglesia misma. Está claro que cuando se trastoca la obra de Dios y se niega su autoridad, el poder es irremediablemente afectado y se crean las condiciones para la tiranía o la anarquía. La Iglesia no es una excepción, como podemos constatar dolorosamente: con frecuencia se hace uso del poder para castigar a los buenos y premiar a los malos. Casi siempre, las sanciones canónicas sirven para excomulgar a quien se mantiene fiel al Evangelio. Los dicasterios y los órganos de la Santa Sede apoyan los errores e impiden la difusión de la Verdad. El mismo Bergoglio, que debería representar en la Tierra a la más alta Autoridad, se sirve del poder de las Santas Llaves para promocionar el plan mundialista y promover doctrinas heterodoxas, siendo muy consciente del principio Prima Sedes a nemine iudicatur que le permite actuar sin trabas.

Se trata, claro está, de una situación anómala, porque según el orden establecido por Dios hay que obedecer al representante de la autoridad. Pero en este universo admirable, Satanás introduce el caos manipulando al elemento frágil y pecador: el hombre. Ud., estimado sacerdote, lo pone bien de manifiesto en su carta: «Ahora bien, lo más diabólico que ha conseguido nuestro enemigo para hacer el mal es utilizar precisamente a quien se muestra ante el mundo investido de la autoridad que Jesucristo confirió a su Iglesia. Y con ello, por un lado hace que algunos buenos participen en el mal, y por otro escandaliza a los buenos que se dan cuenta». Contextualiza esta situación en el caso actual: «Se abusa de la autoridad concedida por Jesús para justificar y alentar una terrible operación que es presentada bajo el falso nombre de vacunación».

Concuerdo con su valoración de la objetiva inmoralidad de la llamada vacuna contra el covid-19 a causa del empleo en su fabricación de material derivado de fetos abortados. Estoy igualmente de acuerdo en que el documento promulgado por la Congregación para la Doctrina de la Fe es totalmente inapropiado en el aspecto científico, además de en el filosófico y el doctrinal. El Prefecto se limita a acatar dócilmente unas más que discutibles consignas recibidas de su superior. La obediencia de los réprobos es emblemática en esta situación, porque con toda desenvoltura se desentiende de la autoridad de Dios y de la Iglesia en nombre de un servilismo que adula al autoritarismo del superior inmediato.

Con todo, me gustaría precisar que el documento de la Santa Sede es particularmente insidioso porque se limita a analizar un aspecto remoto, por así decirlo, de la composición del fármaco (dejando aparte la licitud moral de una acción que no pierde gravedad con el paso del tiempo); sino porque también hace caso omiso de que para revitalizar el material fetal usado en un principio es necesario añadir periódicamente material proveniente de nuevos fetos abortados ad hoc en el tercer mes de gestación, y que esos tejidos se tienen que extraer de criaturas aún vivas y con el corazón palpitando. Dada la importancia de la materia y las denuncias de científicos católicos, la omisión de un elemento integrante de la producción de la vacuna en un pronunciamiento oficial confirma, en la hipótesis más generosa, una escandalosa incompetencia, y en la más realista, la deliberada voluntad de hacer pasar por moralmente aceptables vacunas producidas gracias a abortos provocados. Esta especie de sacrificio humano en su forma más descarada y cruenta es considerado por un dicasterio de la Santa Sede como algo sin importancia, todo en nombre de la nueva religión sanitaria que Bergoglio promueve con tanto ardor.

Estoy de acuerdo con Ud. en cuanto a la omisión de valoraciones de la manipulación genética provocada por algunas vacunas que actúan a nivel celular con fines que las empresas farmacéuticas no osan confesar, que ha sido denunciada por científicos y cuyas consecuencias a largo plazo todavía se desconocen. Pero la Congregación para la Doctrina de la Fe evita escrupulosamente pronunciarse sobre la moralidad de experimentar en seres humanos, experimentación admitida por los propios productores de las vacunas, que se niegan a facilitar los datos de dicho experimento masivo hasta dentro de varios años, cuando ya se sepa si el fármaco es eficaz y al precio de qué efectos secundarios permanentes. Del mismo modo que Doctrina de la Fe no dice nada de la moralidad de especular vergonzosamente sobre un producto que es presentado como única defensa contra un virus gripal que todavía no ha sido aislado sino apenas secuenciado. Si no se aísla el virus, es científicamente imposible producir los antígenos de la vacuna, con lo cual toda esta operación del covid se manifiesta, para quien no esté cegado por prejuicios o por mala fe, en toda su criminal falsedad e intrínseca inmoralidad. Falsedad que no sólo confirma el entusiasmo casi religioso con el que se presenta la función salvadora de la supuesta vacuna, sino también en la terca negativa de las autoridades sanitarias internacionales a reconocer la validez, eficacia y costo reducido de curas existentes como el plasma hiperinmune de hidroxicloroquina e invermectina y de la ingestión de vitaminas C y D para aumentar las defensas y curar con celeridad a los primeros síntomas. No olvidemos que si hay personas ancianas o con las defensas bajas que han muerto de covid, ello obedece a que la OMS ha ordenado a los médicos generalistas no tratar los síntomas, indicando para los pacientes que presenten complicaciones un tratamiento hospitalario totalmente inadecuado y perjudicial. También calla a este respecto la Santa Sede, cómplice evidente de una conjura contra Dios y contra el hombre.

Volvamos al tema de la autoridad. Ud. escribe: «Por tanto, quien se encuentra ante personas investidas de autoridad por Jesús que de forma manifiesta se comportan al contrario de lo que Él mandó, está en situación de preguntarse si puede obedecer o no a su superior, ya que en una situación tan terrible como esta, ve que quien ejerce la autoridad en nombre del Señor se opone palmariamente a lo que Él mandó». La respuesta nos la da la doctrina católica, que fija unos límites clarísimos de acción a la autoridad de los prelados y la autoridad suprema del Papa. En este caso, yo diría que es obvio que la Santa Sede carece de competencia para expresar valoraciones que por el modo en que se exponen y se analiza y las patentes omisiones en que incurren se exceden de los límites fijados por el Magisterio. Bien mirado, el problema es lógico y filosófico antes que teológico o moral, porque los términos de la cuestión son incompletos y erróneos, con lo que la solución será incompleta y errónea.

Ello no resta gravedad alguna al proceder de la Congregación para la Doctrina de la Fe, pero al mismo tiempo, precisamente porque se excede de los límites propios de la autoridad eclesiástica se confirma el principio general de la doctrina, y con él también la infalibilidad que garantiza el Señor a su Vicario cuando éste quiere enseñar una verdad relativa a la Fe o la Moral como Pastor Supremo de la Iglesia. Si no hay una verdad que enseñar; si esa verdad no tiene nada que ver con la fe y la moral; si quien promulga esa enseñanza no tiene intención de hacerlo con la autoridad apostólica; si la intención de transmitir esa doctrina a los fieles como verdad que se debe creer y sostener no es explícita, no está garantizada la asistencia del Paráclito. En ese caso se puede –y en algunos casos se debe– hacer caso omiso de la autoridad promulgante. Así pues, los fieles pueden resistir el ejercicio ilegítimo de una autoridad legítima, o el ejercicio ilegítimo de una autoridad ilegítima.

Por eso, no estoy de acuerdo con Ud. cuando afirma: «Si tal autoridad cae en infidelidad, sólo Dios puede intervenir. También porque ante una autoridad inferior resulta más difícil recurrir para obtener justicia». El Señor puede intervenir positivamente en el curso de los acontecimientos manifestando de forma prodigiosa su voluntad, o limitándose a acortar los días de los malos. Ahora bien, la infidelidad de quien está constituido en autoridad, aunque no puedan juzgarlo sus súbditos, no por ello es menos culpable ni puede exigir que se obedezcan órdenes ilegítimas o inmorales. Una cosa es el efecto que tenga en los súbditos, y otra el juicio sobre su actuación; y otra cosa también es el castigo que pueda ameritar. Así pues, aunque no corresponde a los súbditos dar muerte al Papa por herejía (a pesar de que Santo Tomás de Aquino considere la pena de muerte apropiada para el delito de corromper la Fe), podemos reconocer a un pontífice como hereje, y como tal negarle en casos concretos la obediencia que de otro modo le sería debida. No lo juzgamos porque no tenemos autoridad para ello; reconocemos quién es mientras esperamos que la Providencia suscite a quien puede pronunciarse definitivamente y de forma autorizada.

Por eso, cuando Ud. afirma que «los súbditos del malo no tienen autoridad para rebelarse y destituirlo», es necesario distinguir en primer lugar qué clase de autoridad es la que se cuestiona, y en segundo lugar cuál es la orden impartida y qué daños se derivarían de una eventual obediencia. Santo Tomás considera moralmente lícitos en ciertos casos la resistencia al tirano y el tiranicidio, del mismo modo que es lícito y obligatorio desobedecer la autoridad de los prelados que abusan de su autoridad contrariando el fin intrínseco de la misma.

En su carta, dice que la rebelión está marcada por el sello de la ideología comunista. Pero la Revolución, una de cuyas expresiones es el comunismo, tiene por objeto destituir a los soberanos no porque puedan ser corruptos o tiranos, sino porque jerárquicamente están integrados en un orden esencialmente católico, y por ende antitético al marxismo.

Si no estuviera permitido hacer frente al tirano, habrían pecado los cristeros que se enfrentaron por las armas al dictador masón que perseguía a sus súbditos mexicanos abusando de su autoridad. Habrían pecado también los vandeanos, y los sanfedistas e insurgentes italianos, víctimas de un poder revolucionario, corrompido y corruptor, ante el cual la rebelión no sólo era lícita, sino incluso obligada. Han sido víctimas igualmente de la autoridad establecida todos los católicos que a lo largo de la historia han tenido que rebelarse contra sus prelados, por ejemplo los fieles que en Inglaterra hubieron de enfrentarse a sus obispos que se habían vuelto herejes con el cisma anglicano, o los que en Alemania se vieron obligados a negar obediencia a los prelados que habían abrazado la herejía luterana. La autoridad de esos pastores que se habían transformado en lobos era nula de hecho, porque estaba orientada a la destrucción de la Fe en lugar de a defenderla, opuesta al Papa en vez de en comunión con él. Acertadamente, añade Ud.: «En ese caso, los pobres fieles se quedan estupefactos viendo que sus pastores se manchan desvergonzadamente de semejantes delitos. ¿Cómo se puede seguir en nombre de Jesús a quien hace lo que Jesús no quiere?» Y sin embargo, poco después leo que dice: «Quien niega la autoridad de su superior, niega en realidad a la autoridad que lo ha constituido. Quien se mantiene sometido a la potestad de los ministros constituidos por la autoridad de Jesucristo, aun no haciéndose cómplice de sus errores, obedece a la autoridad de Jesús, que lo constituyó». Esto que dice es claramente erróneo, porque al vincular indisolublemente la autoridad primaria y originaria de Dios a la autoridad derivada y vicaria de la persona establece una especie de vínculo indefectible, vínculo que se deshace en el momento en que quien ejerce la autoridad en nombre de Dios pervierte esa autoridad en la práctica e invierte con ello su fin. Añadiré que precisamente porque hay que honrar por encima de todo la autoridad de Dios, ésta no se puede desacatar obedeciendo a quien por su propia naturaleza está sujeto a la misma autoridad divina. Por eso San Pedro (Hch.5,29) nos exhorta a obedecer a Dios antes que a los hombres. La autoridad terrenal, ya sea temporal o espiritual, está siempre sometida a la autoridad de Dios. No se puede pensar que, por una razón que casi parece dictada por un burócrata, el Señor haya querido dejar a su Iglesia a merced de tiranos poco menos que anteponiendo su legitimación procedimental al objeto por el cual les ha mandado apacentar su grey.

Es cierto que la solución de la desobediencia parece más aplicable a los prelados que al Papa, dado que aquellos pueden ser juzgados y depuestos por el Sumo Pontífice, mientras que éste no puede ser depuesto por nadie en este mundo. Pero si humanamente es increíble y doloroso tener que reconocer que un papa pueda ser malo, no por ello se puede negar la evidencia ni hay obligación de resignarse pasivamente a los abusos de la autoridad que ejerce en nombre de Dios pero en contra de Él. Y como nadie querría asaltar los sacros palacios para expulsar a su indigno inquilino, hay con todo formas legítimas y proporcionadas de ejercer una auténtica oposición, incluido presionarlo para que dimita del cargo. Precisamente para defender el Papado y la sagrada autoridad que el pontífice recibe del Sumo y Eterno Sacerdote, es necesario apartar del cargo a quien lo humilla, socava y abusa de él. Me atrevería a añadir que también la renuncia arbitraria al ejercicio de la autoridad sagrada del Romano Pontífice es una gravísima ofensa al Papado, y de ello deberíamos considerar más culpable a Benedicto XVI que a Bergoglio.

Más adelante, Ud. habla de lo que debería pensar el prelado que abusa tiránicamente de la propia autoridad: «Un ministro de Dios […] debe ante todo negar la propia autoridad de apóstol, de enviado de Jesús. Reconocer que no quiere seguir al Señor, y abandonarlo. Así, el problema quedaría resuelto». Estimado sacerdote, Ud. pretende que el inicuo se comporte como una persona honrada y temerosa de Dios, cuando precisamente por ser malo abusa sin la menor coherencia y sin el menor escrúpulo de una autoridad que sabe muy bien que se le ha conferido para demolerla. Porque en la misma esencia de la tiranía, como perversión de la autoridad justa y buena que es, está no sólo desempeñarse de forma perversa, sino también el querer desacreditar y rechazar la autoridad de la que es una grotesca falsificación. Los horrores cometidos por Bergoglio en los últimos años no sólo son un escandaloso abuso de la autoridad pontificia, sino que tienen por inmediata consecuencia el escándalo de los buenos, porque hace impopular y odioso al propio Papado con esa parodia del Papado, perjudicando con ello irremediablemente la imagen y el prestigio de que gozaba hasta ahora la Iglesia, aquejada ya desde hace décadas de ideología modernista.

Escribe Ud.: «A nadie le es lícito obedecer órdenes injustas, malas o ilegítimas, ni hacer mal alguno so pretexto de obediencia. Pero tampoco le está permitido a nadie negar la autoridad del Papa porque la ejerza de un modo malvado y salirse de la Iglesia fundada por Jesucristo sobre la piedra del apóstol San Pedro». En este caso, en la frase «negar la autoridad» habría que hacer una distinción entre negar que Bergoglio, en una orden concreta que dé a los fieles, ejerza su autoridad pontificia, y negar que él, en una orden concreta que dé a los fieles, tenga derecho a ser obedecido cuando tal orden esté en conflicto con la autoridad del Papa. Nadie obedecería a Bergoglio si éste hablase a título personal o trabajara en el catastro, pero el solo hecho de que siendo el Papa enseñe doctrinas heterodoxas o escandalice a los sencillos con afirmaciones provocadoras agrava en extremo su culpa, porque quien lo oye cree oír la voz del Buen Pastor. La responsabilidad moral del que manda es inconmensurablemente mayor que la del súbdito que tiene que decidir si le obedece o no. El Señor le pedirá cuentas con un rigor inflexible por las consecuencias que tiene sobre los súbditos el bien o el mal realizado por el superior, y también en lo que se refiere a buen y mal ejemplo.

Si bien se mira, precisamente para defender la comunión jerárquica con el Romano Pontífice se hace necesario desobedecerle, denunciar sus errores y pedirle que dimita. Y pedirle a Dios que se lo lleve con Él cuanto antes, si de ello puede resultar en un bien para la Iglesia.

El engaño, el colosal engaño sobre el cual he escrito en varias ocasiones, consiste en obligar a los buenos –llamémoslos así en aras de la brevedad– a seguir prisioneros de normas y leyes que los malos utilizan in fraudem legis. Es como si hubieran entendido que en nuestra debilidad, es decir que aun con todos nuestros defectos, religiosa y socialmente estamos orientados a respetar la ley, a obedecer a la autoridad, a cumplir la palabra empeñada y a tener una conducta honrada y leal. Esa debilidad virtuosa les garantiza nuestra obediencia, la sumisión, una resistencia máximamente respetuosa y una prudente desobediencia. Saben que nosotros –a quienes consideran unos pobres idiotas– vemos en ellos la autoridad de Cristo, y a ella miramos a fin de obedecer, aunque sepamos que tal acción, moralmente irrelevante, apunta en una dirección bien concreta. Así nos han impuesto la Misa reformada, así nos han acostumbrado a oír recitar las suras del Corán desde los púlpitos de nuestras catedrales y a ver a éstas transformadas en comedores o dormitorios. Todas las decisiones tomadas por la autoridad desde el Concilio para acá han sido posibles precisamente porque obedecíamos a nuestros sagrados pastores, y aunque algunas de sus decisiones nos parecían aberrantes, no podíamos creer que estuvieran engañándonos; y tal vez ellos mismos, a su vez, no se dieran cuenta de que las órdenes que nos daban tenían un objetivo inicuo. Hoy en día, si seguimos el hilo conductor que liga la abolición de las órdenes menores a la invención de las acólitas y diaconisas, comprendemos que quien reformó la Semana Santa en tiempos de Pío XII ya apuntaba al Novus Ordo y sus atroces variantes actuales. El abrazo de Pablo VI al patriarca Atenágoras nos infundió esperanzas de verdadero ecumenismo, porque no habíamos entendido –como ya habían denunciado algunos– que aquel gesto preparaba el politeísmo de Asís, el indecente ídolo de la Pachamama y, dentro de poco, el aquelarre de Astaná.

Ninguno queremos entender que basta con no apoyar este impasse para que se rompa. Debemos negarnos a enfrentarnos en duelo con un adversario que dicta las reglas a las cuales sólo debemos someternos, dándose a sí mismo libertad para infringirlas. No hagamos caso de él. Nuestra obediencia no tiene nada que ver con el servilismo cobarde ni con la insubordinación; al contrario, nos permite suspender todo juicio sobre quien sea o no sea papa y seguir comportándonos como buenos católicos aunque el Papa nos desprecie, insulte o excomulgue. Porque la paradoja no está en la desobediencia de los buenos a la autoridad del Papa, sino en el absurdo de tener que desobedecer a una persona que es al mismo tiempo papa y heresiarca, Atanasio y Arrio, luz de iure y tinieblas de facto. La paradoja está en que para seguir en comunión con la Sede Apostólica tenemos que apartarnos de aquel que debería representarla y vernos burocráticamente excomulgados por quien se encuentra en estado objetivo de cisma consigo mismo. El precepto evangélico de no juzgar no debe entenderse en el sentido de abstenerse de emitir un juicio moral, sino de condenar a la persona; de lo contrario seríamos incapaces de realizar actos morales. Cierto es que no le corresponde a uno separar el trigo de la cizaña, pero nadie debe llamar cizaña al trigo ni trigo a la cizaña. Y quien ha recibido órdenes sagradas, y más aún si está en la plenitud del sacerdocio, no sólo tiene el derecho sino el deber de señalar a los sembradores de cizaña, los lobos rapaces y los falsos profetas. Porque también en casos así, además de participar del sacerdocio de Cristo se participa de su autoridad real.

Lo que no se recuerda ni en el ámbito político y social ni en el eclesiástico es que nuestra aceptación inicial de un presunto derecho de nuestro adversario a obrar mal, basada en un erróneo concepto de libertad (moral, doctrinal y religiosa) se está convirtiendo en una tolerancia forzada del bien mientras el pecado y el vicio se vuelven la norma. Lo que ayer se admitía como un gesto de tolerancia pretende hoy plena legitimidad, y nos confina a los márgenes de la sociedad como una minoría en vías de extinción. Dentro de poco, y en coherencia con la ideología anticristiana que dirige esta inexorable transformación de valores y principios, se prohibirá la virtud y se condenará a quienes la practiquen en nombre de una intolerancia al Bien, al cual se señalará como causante de división, integrista y fanático. Nuestra tolerancia hacia quien hoy se hace promotor de las exigencias del Nuevo Orden Mundial y de su asimilación por el cuerpo eclesial conducirá irremediablemente a la instauración del reino del Anticristo, en el que los católicos fieles serán perseguidos como enemigos públicos, del mismo modo que en épocas cristianas eran considerados enemigos públicos los herejes. En resumidas cuentas, que el enemigo ha plagiado, trastornándolo y pervirtiéndolo, el sistema de protección de la sociedad implementado por la Iglesia en los países católicos.

Creo, estimado padre, que habrá que aceptar sus observaciones sobre la crisis de la autoridad, al menos a juzgar por la velocidad con que Bergoglio y su corte asestan golpes a la Iglesia. Por mi parte, ruego al Señor que saque a la luz la verdad hasta ahora oculta y nos permita reconocer al Vicario de Cristo en la Tierra no tanto por sus vestiduras como por las palabras que pronuncia y el ejemplo de sus obras.

Reciba mi bendición, mientras me encomiendo confiado a sus oraciones.

+Carlo Maria Viganò, arzobispo

31 de enero de 2021

Dominica in Septuagésima




ARGENTINA: HOSPITAL SE DECLARA OBJETOR DE CONCIENCIA ANTE LEY DEL ABORTO

Esta ley permite el aborto desde la semana catorce de embarazo, sin importar el motivo, luego de ese tiempo se puede realizar al aborto cuando el embarazo sea producto de una violación o si estuviere en peligro la vida o la salud integral de la mujer.


En un comunicado publicado el día miércoles 20 de enero, pocos días antes de entrar en vigencia la ley del aborto impulsada por el Gobierno de Alberto Fernández, el Hospital Privado Universitario de Córdoba en Argentina, anunció que será objetor de conciencia siguiendo su ideario institucional de «defender la vida y bajo el cual forma a los futuros profesionales».

Esta ley permite el aborto desde la semana catorce de embarazo, sin importar el motivo, luego de ese tiempo se puede realizar al aborto cuando el embarazo sea producto de una violación o si estuviere en peligro la vida o la salud integral de la mujer.

También establece que la mujer tendrá acceso al aborto en un plazo de 10 días.

La ley también determina que el médico puede declararse objetor de conciencia, pero que debe derivar a la mujer con un profesional que sí esté dispuesto a realizar esta práctica.

En los casos en que la vida o la salud de la mujer esté en peligro y requiera atención inmediata e impostergable, el médico tratante, así no esté de acuerdo con el aborto, no podrá alegar objeción de conciencia.

El Hospital señaló: «si bien el texto aprobado no contempló expresamente el derecho a objeción de conciencia institucional en el artículo 11, sí ha reconocido a la objeción de conciencia individual como un derecho fundamental de los miembros del equipo de salud.

En este punto, emerge también como derecho constitucional de las personas físicas el de asociarse libremente y promulgar una concepción ideológica particular sobre los temas que determinaron la creación de las personas jurídicas que integran.

Ello constituye el ideario que impregnará su misión institucional. Se trata de objetivos y fines precisos que el ordenamiento jurídico debe salvaguardar.


Somos una entidad creada por profesionales de la salud con el objetivo de brindar asistencia y cuidado a los enfermos, defender la vida y formar futuros profesionales inspirados en estos principios.


La visión, misión y principios fundamentales que inspiran el ideario institucional constituyen en definitiva la identidad moral de esta organización, compartida vitalmente por sus miembros e impartida educativamente a quienes ingresen a ella.


En consecuencia, con el objetivo de garantizar el respeto del derecho a la objeción de conciencia individual y la defensa del ideario institucional, sin que ello implique incumplir con los requerimientos de la ley del aborto, se ha organizado un sistema de derivación que permita a las personas que solicitan una interrupción legal del embarazo realizarse la práctica en los modos y tiempos establecidos por ley», concluyó el comunicado.






sábado, 30 de enero de 2021

PANDEMIA DE LEYES: LA TORMENTA PERFECTA (PARTE II)

¿Por qué establecer leyes que conviertan una pandemia en una larga serie de enfermedades contenidas de otro modo? ¿Y por qué una idea tan peligrosa reúne el apoyo de una parte importante de la población? 

Esto ocurre debido a que una civilización que dice ser fiel al método y los resultados de la ciencia, elige ignorar los daños científicamente medibles (como los síndromes de "encierro") y medidos (como la dudosa utilidad del "encierro") de su conducta, y al hacer esto, pretende actuar según los "dictados" de una ciencia que dice, impone y prescribe.

Desafortunadamente, no es posible dar una única respuesta a estas preguntas, porque la contradicción actual amplifica y lleva a un nivel hasta ahora nunca antes visto, una larga serie de condiciones que ya habían actuado sobre el ejercicio y sobre la representación de la vida social. Es nueva en intensidad, pero no en premisas y formas. Por lo tanto, su crítica debería estructurarse en el contexto de una crítica más amplia de las contradicciones y paradojas modernas en su primer desarrollo secular y luego, cada vez más rápido de las últimas décadas. Es una crítica que sólo podemos abordar de forma desordenada y antológica, ofreciendo ideas de análisis que convergen desde distintos niveles para adivinar las raíces lejanas del fenómeno examinando sus frutos.

En el artículo de anterior, me concentré en la fidelidad casi religiosa hacia un autoholocausto por lo demás absurdo con el que la civilización contemporánea parece querer propiciar su propia resurrección sacudiéndose las decepciones, los temores y los problemas no resueltos de un modelo espiritualmente agotado y materialmente insostenible. 

El "gran reinicio" promovido por el Foro Económico Mundial alude precisamente a este deseo de palingénesis, así como a las muchas profecías de un "mundo post-Covid" que nos dicen que "nada será como antes"


La voluntad de destruir traiciona la frustración de una era que se ve a sí misma como un perdedor en el camino de su propio progreso y, por lo tanto, sueña con patear la mesa y comenzar de nuevo.

Este anhelo de demolición es la tentación de un pensamiento neognóstico propio de épocas decadentes y destinado a fijar el horizonte escatológico en una religión científica, es decir, humana. El objetivo de exaltar a la humanidad y sus productos, de ese "nuevo humanismo" que hoy preside desde las logias hasta los altares, lleva al reconocimiento de los defectos humanos, de su corruptibilidad física y moral y, por lo tanto, al disgusto de su imperfecta sensualidad. 

En la retórica de salud actual ese asco se traduce fielmente en el terror de ver cuerpos que se amontonan, sus alientos sucios y mortales y sus manos que deben ser lavadas con gel alcohólico, adiestradas y corregidas con extraños saludos que prohíben el contacto. El "distanciamiento social" es un distanciamiento del hombre de sí mismo y de su propio cadáver mortal para aspirar a ser un alma que ya no es un cuerpo vivo que respira, sino una inteligencia muerta y por lo tanto, inmortal como una máquina "pensante" y sus intangibles flujos de datos que, por tanto, deben sustituir relaciones, lugares y experiencias físicas, reproduciéndolos en la geometría estéril de lo "digital".

Volviendo la mirada al aspecto económico, no es necesario ir más allá de la teoría marxista para ver en esta destrucción la culminación esperada de una crisis de sobreproducción y sus "parches" catalizadores: la apertura de los mercados de mercancías, el capital del trabajo que puso la competencia en baja (deflación) al frenar la demanda y por ende, el crecimiento, y la inyección de capital financiero destinado a no ser reembolsado debido a la desaceleración de la economía real a la que ellos mismos contribuyeron drenando intereses y exigiendo "condicionalidades" del gobierno para garantizar préstamos. Los cierres, los fracasos e incluso los disturbios del "encierro" imitan los efectos de una guerra al crear los escombros sobre los que el carrusel capitalista planea reiniciar con la reconstrucción: verde o negra, digital o analógica, inteligente o tonto, creo que a nadie le importa. Hasta la próxima crisis.

Políticamente, existe la creencia generalizada de que esta última emergencia es también un método de gobernanza para justificar una mayor verticalización de las relaciones sociales actuando, en nombre del peligro. Por un lado, sobre las normas constitucionales que promueven el desarrollo humano de la población, y por el otro lado, exprimiendo la participación de la ciudadanía con la doble arma de la represión y la indigencia. 
Este aspecto no necesita ser demostrado, habiendo encontrado ya confirmación en la serie cada vez más densa de "emergencias" que marcan la historia de los últimos años, cada una de las cuales ha contribuido a dar cuerpo a los edificios socialdemócratas arrebatando el bienestar material, la libertad, la soberanía, las protecciones legales y laborales. Los "remedios" propuestos siempre tienden a los mismos resultados de controlar, forzar y despedir a la población a cambio de una "seguridad" quimérica ávida de nuevos sacrificios.

La narración de la última emergencia reproduce el mito de la radicalidad (el "gran reinicio", la "nueva normalidad", etc.), de la resistencia al cambio, de infancia, de autoridad, de insuficiencia, de dolor terapéutico, de contrafactual fantástico, de desafío, de culpa, etc. Pero no solo. Así como las políticas económicas de austeridad de ayer invocaron la mera "ley de los números" para denunciar la hambruna monetaria que ellos mismos crearon, las políticas de salud de hoy apelan a las leyes biológicas de una enfermedad infecciosa para imponer una gama de otras enfermedades a mayor escala


Este cortocircuito encuentra una clara aplicación en los titulares de este año, donde el "Covid", y no las políticas lanzadas bajo su nombre, sería el responsable de la crisis económica, laboral y sanitaria que estamos presenciando

Los mensajes que anuncian la llegada de las nuevas vacunas ofrecen una confirmación contraria a la lógica. Si bien quedan dudas por resolver sobre la acción, eficacia, procedimientos opacos y contraindicaciones de estos fármacos una vez administrados en masa, la máquina de promoción ya ha declarado que, con suerte, contribuirán a frenar al menos 'parcialmente' la pandemia viral, pero a cambio ¿sanarán al menos el mal inducido por sus "remedios"?

Si la vacunación es la condición para reabrir actividades económicas y permitir que las personas salgan de casa, viajen y asistan a lugares públicos, entonces está claro que la pandemia contra la que queremos inmunizar es ante todo la de la ley, son los síndromes de "encierro" impuestos por la misma mano que ofrece el antídoto. Así, podemos ver una estrategia del gobierno que crea una condición insoportable para que los gobernados se viertan en la única vía de escape abierta o, en todo caso, agotados por el sufrimiento, lo acepten como inevitable.


***

No cabe duda de que la emergencia actual está produciendo efectos de una gravedad inigualable en la calidad de la vida social. La compresión de los derechos constitucionales y los dispositivos de control impuestos a una ciudadanía encarcelada, regimentada, rastreada como ganado, perseguida cuando sale del cerco, aislada de sus afectos, asustada, sometida a realidades artificiales, trato masivo y pedigrí de salud cumplen con todos los requisitos de un "totalitarismo zootécnico"

Ciertamente esta es una "meta" nunca alcanzada por las elites y es más asombroso que ese mal sea aceptado por una porción cada vez mayor de sujetos. Entonces, ¿cómo es posible que todo esto esté sucediendo ante nuestros ojos y a esta velocidad? 

Creo que eso no se puede responder sin enmarcar el fenómeno en el crescendo histórico del método que lo originó. Las emergencias que se han sucedido a un ritmo cada vez más acelerado en las últimas décadas han acumulado sus residuos irreversibles en la cultura y la normativa, debilitando cada vez más los frenos necesarios para contener los efectos de las siguientes, y por tanto, agotando sus resistencias


Si la población en general aceptó en poco tiempo lo inaceptable anteriormente, se debe prestar especial atención a los ejecutores materiales de esta demolición, a quienes distinguiremos en las filas de la política nacional (en todos los niveles) y funcionarios (en todos los niveles) empleados en los sectores involucrados. 

En el primer caso, es dolorosamente evidente como todas las fuerzas políticas convergen con disciplina en el apoyo a la causa de la pandemia sin diferencias de acción, verbalización e incluso estilo, recitando todos las mismas consignas para imponer, justificar o anunciar las mismas medidas. Incluso una mirada distraída a lo que ocurre en el exterior revela con bastante claridad que la matriz de estas medidas fotocopiadas con diferencias imperceptibles en todos los rincones del mundo no es nacional ni local. Los políticos actúan como títeres de papel, agentes comerciales, camareros que traen un plato que tienen que hacer engullir a la gente.

No es difícil reconocer incluso en esta pantomima, el fruto maduro de un proceso de vaciamiento de la soberanía nacional preparado e invocado desde hace tiempo, por un lado, vinculando los gastos de gobiernos y administraciones, y por lo tanto, también sus decisiones, a las exigencias de préstamos de grandes grupos privados. Por otro lado, transfiriendo cada vez más poderes a organismos continentales y supranacionales

Así, los políticos son productos empaquetados en otros lugares, lo que implica también que no cedan nunca, ni siquiera por error, a la tentación de representar a quienes los votaron.

A continuación, una coacción aún más perversa actúa sobre los ejecutores-funcionarios. Las fuerzas policiales, médicos y demás agentes de seguridad sanitaria, laboral y comunitaria tienen la tarea de inocular físicamente la pandemia legal en la población. Al limitar la observación al sector productivo, las acciones de interdicción y sanción agudizan aún más una crisis en la que las empresas ya estaban pagando por las crecientes restricciones burocráticas y fiscales, contracciones crediticias y la contracción del consumo. Como resultado, el empleo que ya se caracterizaba por bajas tasas de empleo, contratos precarios y salarios insuficientes, especialmente entre los jóvenes, también se ve afectado. En este contexto, los encargados de aplicar las reglas de emergencia se convierten en engranajes de un mecanismo de autoalimentación. 

Por un lado, el odio hacia ellos crece porque son perpetradores "privilegiados" de un daño del que son (momentáneamente) inmunes. Por otro lado, quienes viven con malestar los nuevos deberes y las reglas que los establecen, se encuentran encadenados por su propio "privilegio", es decir, por la normalidad de recibir un salario para realizar un trabajo, que sin embargo se convierte en anómalo en el desierto laboral y salarial circundante: el mismo que crece precisamente en virtud del cumplimiento de esos deberes.

Mientras los diarios enfatizan al máximo el conflicto entre sancionadores y sancionados, los que quieran expresar o ejercitar una crítica deben cuidarse de caer en ese mismo infierno de desempleo, indigencia y precariedad cada vez más instaurado. Hasta hace unos años, las oportunidades de movilidad y empleo garantizadas por un mercado laboral próspero y un hábitat favorable a las pequeñas y medianas empresas invistieron a los trabajadores con un poder de negociación que resultó en fuertes protecciones sindicales y legales y, en márgenes de independencia inconcebibles según los estándares actuales. 

Creo que es también en el marco de esta involución que se debe explicar la progresiva militarización de la función pública y sus empleados, ahora considerados como poseedores de un premio que debe ser merecido con obediencia ciega y una disciplina que no solo es operativa, sino también intelectual.

Hasta el momento la aplicación más extrema de este dispositivo de esclavitud ha golpeado, ciertamente no por casualidad, a la profesión médica, que hoy por primera vez, conoce el riesgo de que sus representantes sean expulsados ​​de la profesión por haber expresado opiniones que no se ajustan a las consignas de un proyecto político. 


* * *

Con esta reseña he intentado mostrar cómo las condiciones actuales, nunca vividas antes, nos hacen "sacar conclusiones" de otros fenómenos que desde hace tiempo erosionaron la presa democrática y constitucional, y ahora convergen para desatar la "tormenta perfecta" que estamos presenciando. La emergencia como sistema de gobierno está actuando, tanto sobre la percepción de la ciudadanía como sobre la infraestructura política, para que produzca sus efectos sin obstáculos y sin que el sistema herido pueda volver a su equilibrio inicial

Como en todos los procesos de demolición, el actual se ha embarcado en el camino de una aceleración que desorienta a sus propios protagonistas. Los anuncios que se suceden en la cima de la política y la información confirman la voluntad de actuar de una manera abiertamente revolucionaria, es decir, sin prestar atención a las restricciones regulatorias y culturales residuales y, sobre todo, a la resistencia de los sujetos


Corremos en desorden hacia la meta y descuidamos el acompañamiento narrativo que ahora se centra en la repetición más que en el empaquetado de mensajes creíbles, coordinados y coherentes. En esta confusión, el público se confunde y cuestiona, señala con el pie, intenta llenar los vacíos en la comunicación oficial y tiende a reducir su cumplimiento con el temor a las sanciones y reproches.

Por tanto, es el momento de despertar. Las situaciones experimentadas despiertan en muchos la tentación de un pensamiento crítico e independiente, con timidez, por primera vez, y a menudo pagando el precio de que los llamen "locos", "negacionistas" y "anti-cuarentena"

Dado que "los higos no se cosechan de los espinos, ni las uvas se cosechan de la zarza" (Lc 6,44), las dificultades actuales ofrecen la oportunidad no sólo de dar testimonio de la propia disidencia afirmando las razones del razonamiento, la dignidad humana y de la ley moral inviolable que nos protegería del cautiverio animal al que nos deslizamos, pero también cuestionando los mitos que durante años, en todos los sectores de la vida común, han producido una sociedad tan disfuncional que sólo puede mantenerse unida con cadenas y chantaje.


Artículo relacionado:

RECLAMAN QUE SE RESPETE LA INDEPENDENCIA DEL PODER JUDICIAL


Diversas organizaciones repudiaron una “inadmisible acción de amedrentamiento” a los jueces y resaltaron “la independencia y apego a la ley, como premisa indispensable para hacer justicia”.

En el día de la fecha la Red Federal de Familias repudió los “ataques, amenazas y descalificaciones” sufridos por la jueza chaqueña que dispuso la suspensión de la implementación de la ley de aborto en Chaco y la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia la felicitó “por haber cumplido con el deber de dictar un fallo conforme a derecho”.


Comunicado de la Red Federal de Familias:

“Es de público conocimiento que, días atrás, la Juez titular del Juzgado en lo Civil y Comercial Nro. 19 del Chaco dispuso - como medida cautelar- suspender, en el ámbito provincial, la aplicación de la Ley Nro. 27.610 (de aborto libre), hasta tanto se decida el fondo de la cuestión de inconstitucionalidad planteada en la causa ‘DELLAMEA, Hilda B. y otros c/ Provincia de Chaco’.

A raíz de esta decisión, esencialmente provisoria como toda cautelar, la magistrada comenzó a sufrir toda índole de ataques, amenazas y descalificaciones, que incluyeron hasta una promocionada denuncia por presunto prevaricato.

Incluso una Senadora Nacional por la Provincia de Chaco, que - sin sonrojarse- votó una ley contraria al artículo 15 de su Constitución provincial, se atrevió a llamar ‘descerebrada e irresponsable’ a la magistrada que otorgó una cautela fundada en ley”.

Sin perjuicio de sostener la inconstitucionalidad de la ley aborto, la RFF repudia enérgicamente ese accionar que indudablemente, constituye una inadmisible acción de amedrentamiento que, por elevación, es dirigida también contra cualquier otro magistrado que pudiera osar decidir a favor del orden constitucional y los derechos en él consagrados, fallando en contra de una ‘ley’ que consagra como ‘derecho’ la violación del derecho intrínseco a la vida que, desde su concepción, asiste a todo niño”.


Por su parte la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia declaró:

“Si bien parece un tanto impropio felicitar a un Juez por haber cumplido con el deber de dictar un fallo conforme a derecho, en este caso, ante un gobierno que no solamente es irrespetuoso de la ley sino que persigue a quienes no participan de su ideología, entendemos conveniente resaltar la actitud de un Juez, que aplica el derecho haciendo honor a la independencia y apego a la ley, como premisa indispensable para hacer justicia.

En este marco, la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia, felicita a la Jueza María Aucar de Trotti, por haber hecho lugar a la medida cautelar que suspende la aplicación en la Provincia del Chaco, de la ley 27.610 que autorizó la práctica del aborto libre en la Argentina, hasta tanto se sustancie el fondo de la cuestión de inconstitucionalidad planteada en la causa “DELLAMEA HILDA BEATRIZ y otros c/ PROVINCIA DEL CHACO”.

Felicitamos también a los abogados encabezados por la Dra. Dellamea por la iniciativa, que compartimos, e instamos a que se reitere en todos los foros del país”.


NOTIVIDA

Editora: Lic. Mónica del Río


EUROPA: 193 MILLONES PARA ENSEÑAR A LOS NIÑOS QUE PADRE Y MADRE SON ESTEREOTIPOS DE LOS QUE HAY QUE DESHACERSE

Lo que más desconcierta de esta ideología es la negación de la realidad, de la naturaleza, de la humanidad tal como la hemos conocido y vivido hasta ahora

En 2019 el Parlamento Europeo aprobó ante el silencio de todos, incluidos los políticos católicos, una resolución que refuta los “géneros estereotipados”, es decir, fuera del sexo masculino y femenino y por lo tanto, los roles parentales de padre y madre como estereotipos de los que debemos liberarnos. 

La resolución por la que el Parlamento Europeo invitaba al Consejo a concluir la ratificación del “Convenio para prevenir y combatir la violencia contra la mujer”, también conocido comoConvenio de Estambul, fue aprobada con 500 votos a favor y 91 en contra. La convención fue aprobada por el Comité de Ministros del Consejo de Europa el 7 de abril de 2011 en Estambul y en 2019, fue firmada por 46 países y ratificada por 34 países. Dicho así, a primera vista, nadie se atrevería a decir que estaría en contra. Pero, al leer con atención entre líneas, hay aspectos inquietantes que no solo se refieren a la violencia contra la mujer, y que de hecho no se refieren solo a la violencia en general. Por ejemplo, cuando el Parlamento Europeo reiteró que está “a favor de una dotación específica de 193,6 millones de euros para acciones de prevención y lucha contra la violencia ‘de género’ en el marco del programa Derechos y Valores”. Pero, para leer con atención entre líneas, hay aspectos inquietantes que no solo se refieren a la violencia contra la mujer, y que de hecho, no se refieren solo a la violencia en general

¿Sabes qué significa "acciones preventivas" contra la violencia ‘de género’? Por ejemplo, enseñar a los niños en las escuelas que padre y madre, hombre y mujer son solo estereotipos del pasado, mientras hay muchos más ‘géneros’ y se pueden elegir los sexos, no son naturales

El párrafo 4 de la sección “¿QUÉ OBLIGACIONES IMPONE EL CONVENIO A LOS ESTADOS?” lo dice explícitamente cuando requiere "acciones necesarias para incluir materiales didácticos sobre temas como la igualdad de género, roles de género no estereotipados en los programas escolares de todos los niveles". Las acciones penales contra la violencia contra cualquier persona, mujeres, niños, homo o trans ya están previstas por todos los códigos; pero aquí estamos hablando de pedagogía, educación ‘de género’, transmitiendo modelos alternativos de referencia a la familia que rozan peligrosamente el caso Bibbiano.

Los eurodiputados católicos, si no me equivoco, de inspiración cristiana, en sus programas políticos han dicho que quieren proteger a las familias y los niños... ¿no tienen nada que objetar? ¿Sus líderes no dicen nada? ¿Es posible que la nueva presidenta de la comisión europea, Ursula von der Leyen, también guarde silencio? Si no me equivoco, es una católica practicante, exponente de lo popular y madre de numerosos hijos.

Y la Iglesia guarda silencio sobre el tema, el papa ni pestañea, la Conferencia Episcopal no dice una palabra en defensa de la familia, los sacerdotes también callan. ¿Nadie para gastar una palabra? ¿Y los conservadores, los nacionalistas se han hecho oír en voz alta?

En ese momento, el gobierno italiano presentó ante el Consejo de Europa una nota en el acta en la que declaraba que "aplicaría la Convención de conformidad con los principios y disposiciones constitucionales", es decir, mientras no estuviera en en conflicto con los artículos de la Carta que protegen a la familia. Ellos habían notado que se estaba insertando material a favor del ‘género’ y prefirieron poner las manos encima. Al menos fueron prudentes.

Como es evidente, no se trata de discriminar a nadie, se trata de no relativizar y degradar el papel de la familia, de los padres, de la procreación según la naturaleza, desde que comenzó el mundo. Ciertamente se trata de proteger a todos los ciudadanos de toda violencia e intemperancia, pero de reconocer, como nuestra constitución, nuestra tradición civil y religiosa, nuestra civilización, que la familia es el arquitrabe de toda sociedad y no puede ser reemplazada por ninguna otra variable de formas de unión y sexualidad.

Lo que más desconcierta de esta ideología es la negación de la realidad, de la naturaleza, de la humanidad tal como la hemos conocido y vivido hasta ahora: todo lo que se llamó orden natural, familia, padres, hijos, tradición, cultura, se reduce a un estereotipo, es decir: prejuicio, convención rígida y anticuada, una mentira de la que liberarnos

La nomenklatura europea está recortando la realidad, la naturaleza, la humanidad con golpes de resolución, aunque parezca estar movida por razones morales y humanitarias. No podemos fingir que no ha pasado nada. Se está construyendo una urdimbre que apunta a la familia y los sexos de acuerdo con la naturaleza. 

Marcello Veneziani, The Truth





viernes, 29 de enero de 2021

DENUNCIAN UN PROGRAMA DE LA BBC POR ADOCTRINAMIENTO INFANTIL

El programa de educación sexual de la BBC dice a los niños de 9 años que hay "más de 100 géneros" y muestra a los niños hablando con los adultos sobre las identidades "bi-género", "genderqueer" y "pansexual".

Por Diana Vázquez


Un programa de la BBC dirigido a niños de entre 9 a 12 años explica a los pequeños que existen «más de 100 identidades de género».

La propuesta es una especie de «película» llamada «Identidad – Entendiendo las Identidades Sexuales y de Género», se ofrece en el sitio web de la corporación como parte de su paquete de relaciones y educación sexual.

Esto se produce a pesar de las directrices del Gobierno publicadas el año pasado que aconsejaban a las escuelas ser prudentes a la hora de enseñar a los niños cuestiones de género.

El programa, en el que los niños preguntan a los adultos sobre la sexualidad y el género en nombre de sus compañeros, sugiere que las diferentes identidades incluyen el «bi-género», el «género-queer» y el «pansexual».

Además también se les dice a los niños que «convertirse en transgénero es una forma de ser feliz», pero no menciona las consecuencias médicas.

La mayoría de los niños en edad escolar se están viendo obligados a recurrir al aprendizaje en línea porque el cierre de las escuelas ha cerrado el acceso a las aulas a todos, excepto a los trabajadores clave. Anoche, la BBC dijo que se «aconseja encarecidamente» a los profesores que vean la película antes de verla con sus alumnos.


Actuall



LA IZQUIERDA ESPAÑOLA APUNTA A LAS CRUCES

El país conocido por grandes santos como Santa Teresa de Ávila y San Juan de la Cruz está sufriendo ataques de fuerzas izquierdistas en cruces en sus sitios históricos católicos.


El asalto más reciente ocurrió la semana pasada en la ciudad de Aguilar de la Frontera en el sur de España. El ayuntamiento envió trabajadores a talar la Cruz del Llanito de las Descalzas —una cruz imponente— frente al convento de monjas descalzas.

La alcaldesa de la ciudad de Aguilar, Carmen Flores, afirmó que quitar la cruz era necesario, ya que era un monumento a las fuerzas antiizquierdistas que habían muerto durante la Guerra Civil española.

Esta cruz fue erigida en 1938 al final de la Guerra Civil española. La guerra fue tan brutal y el actor clave, el General Francisco Franco, tan controvertido, continúa generando un feroz debate.


Simbolismo: el esfuerzo busca eliminar a Cristo

María García, presidenta del Observatorio para la Libertad de Religión y Conciencia (OLRC), un grupo de vigilancia religiosa en España, se opone a la destitución.

En un artículo reciente titulado "España, tierra de cruces rotas por el odio a los cristianos", García habla directamente de la razón detrás de la iconoclasia. Ella escribe que los destructores "no buscan eliminar monumentos o símbolos de la época franquista, buscan eliminar la Cruz"

La purga de la cruz en Aguilar no es un hecho aislado. García enumeró muchas otras cruces que los izquierdistas han eliminado en los últimos tiempos, entre ellas:

En 2017, el alcalde de Sant Carles de la Ràpita, municipio de Cataluña, sacó una cruz sin previo aviso

En 2018, el PSOE y Podemos [partidos políticos de izquierda] retiraron una cruz en Cuevas del Becerro en el sur de España

Nuevamente en 2018, los funcionarios de la ciudad de Callosa de Segura, en el suroeste de España, eliminaron una cruz de sus calles y la retiraron una vez más después de que los residentes habían erigido un reemplazo.

Muchos, como García, temen que los izquierdistas ahora tengan la mira puesta en la famosa Santa Cruz del Valle de los Caídos en las afueras de Madrid construida por Franco después de la guerra. La espectacular cruz tiene casi 500 pies de altura y Franco pretendía que todo el complejo simbolizara un "acto nacional de expiación". El cuerpo de Franco, originalmente enterrado en un mausoleo, fue exhumado y su cadáver fue enterrado de nuevo en un cementerio de Madrid.

Catholic Arena, un medio "dedicado a servir a la Iglesia", describió el objetivo de la izquierda de derribar el Valle de los Caídos.

"El gobierno socialista está decidido a burlarse de los católicos y socavar su fe bajo la apariencia de revisionismo político. Esto se ha visto con la exhumación del General Franco y los esfuerzos para cerrar el Valle de los Caídos", informaron.


Consternación a raíz de la expulsión

Hubo varias reacciones locales a la destrucción de la cruz en Aguilar.

Las humildes monjas que vivían en el convento donde una vez estuvo la cruz "pidieron los restos de la cruz para venerarla dentro de su convento y rezar por quienes han cometido esta barbarie", según García. Varias fuentes informaron que la cruz había sido llevada al basurero local.

Los jóvenes fieles que intentaron deshacer la farsa colocaron otra cruz en su lugar. Fue eliminada.

Y los usuarios de las redes sociales expresaron consternación por el ataque. Una persona tuiteó:

Miseria moral, rancia acción de venganza del Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera, Córdoba, con su alcaldesa Carmen Flores al frente. Cortaron, literalmente, la conocida "Cruz de las Descalzas" en un acto talibán. Mi absoluto rechazo a este repugnante ataque.

Otro tuiteó: "ASQUEROSO Una cruz que está siendo destrozada en #España por su gobierno de extrema izquierda y anti-occidental".

Debajo de ambos tweets hay un video de casi dos minutos de la tala.

Catholic Arena informó que la Asociación Española de Abogados Cristianos denunció el hecho como "ilegal", lo que señaló "su intención de impugnarlo por no seguir los protocolos".

Muchos se preguntan cuándo terminará la serie de ataques a la cruz y qué fuerza puede contrarrestar el ataque de la izquierda a la historia y el patrimonio católicos.

El místico español San Juan de la Cruz (1542-1591) escribió La noche oscura, un tratado sobre el doloroso proceso de purificación espiritual, durante una época de agitación personal y política. Algunos podrían ver en su título una descripción acertada de la situación actual en España.


Church Militant



SUSPENSIÓN DE LA APLICACIÓN DE LA LEY DE ABORTO EN CHACO: ABOGADOS CATÓLICOS RESPALDAN A LA JUEZA

La Corporación de Abogados Católicos emitió un comunicado en el que destaca la procedencia del fallo que suspendió en Chaco la aplicación de la ley que “legalizó el crimen del aborto” y repudia los ataques que ha recibido la magistrada actuante, Dra. Marta Beatriz Aucar de Trotti, los “que han sido realizados con el evidente fin de constituir una velada amenaza” a otros jueces.


Recuerdan los letrados que “el control de constitucionalidad sobre las normas le corresponde propiamente a los jueces” y que “la Ley 26.061 legitima ‘a todo ciudadano’ a presentarse ante la justicia”. Rechazan “categóricamente las indebidas injerencias” de miembros del poder ejecutivo y legislativo.

Señalan que las medidas cautelares deben dictarse cuando hay “verosimilitud del derecho y peligro en la demora” y que la suspensión cautelar es “el único medio idóneo y verdaderamente eficaz de evitar el perjuicio irreparable de privar definitivamente la vida de los seres humanos por nacer”. Agregan que “las decisiones judiciales expresamente están alcanzadas por la obligatoriedad de la aplicación del principio del ‘interés superior del niño’ lo que naturalmente rige, con mayor razón, para las medidas cautelares”.

Instan finalmente a todos los jueces del país a que, siguiendo el ejemplo de la magistrada chaqueña y “sin dejarse amedrentar por presiones políticas, cumplan con el juramento de ‘observar y hacer observar fielmente’ la Constitución Nacional, las constituciones provinciales y las leyes”.

Firman el comunicado el presidente de la Corporación de Abogados Católicos, Pedro Andereggen, y su secretario, Carlos Mosso.

A continuación el texto completo del comunicado:


ANTE INDEBIDOS ATAQUES A UNA MAGISTRADA

La Corporación de Abogados Católicos resalta la manifiesta procedencia del fallo dictado por la Jueza Marta Beatriz Aucar de Trotti, de la Provincia del Chaco, por el cual suspendió en esa jurisdicción los efectos de la Ley 27.610 que legalizó el crimen del aborto deliberadamente provocado; a la par que rechaza categóricamente las indebidas injerencias del Ministro de Salud de la Nación, y las presiones que en el mismo sentido ejercen legisladores nacionales o provinciales contra la referida Magistrada, dado que atentan contra la división de poderes y constituyen, muchos de los cuestionamientos, verdaderos actos discriminatorios y promotores del odio religioso, ya que al amparo de sus cargos o fueros, imputan a la Magistrada, no sólo de la comisión de inexistentes delitos, sino de su misma pertenencia a la religión católica, violando el derecho de profesar libre y públicamente el culto garantizado por el artículo 14 de la Constitución Nacional, como así la libertad de conciencia y de religión reconocidas en el artículo 12 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Por su gravedad, estos hechos ameritan su denuncia ante los organismos pertinentes, dado que han sido realizados con el evidente fin de constituir una velada amenaza a otros magistrados que pudieran fallar en igual sentido, máxime que la sentencia se encuentra debidamente fundada en derecho y no se efectúa en ella alusión a ninguna cuestión religiosa.

En ese expediente, como en otros iniciados en todo el país, se ha planteado de modo serio una cuestión constitucional de la más alta jerarquía, como es la conculcación del derecho a la vida de los niños por nacer a través de la facultad que la Ley 27.610 arbitrariamente otorga a las madres gestantes de privar al nuevo ser de ese elemental derecho, en violación de la Constitución Nacional, los tratados incorporados a ella, el Código Civil y Comercial de la Nación, las leyes y las constituciones provinciales que han legislado en la materia, cumpliendo con las mínimas exigencias del núcleo ético-político que debe regir en toda sociedad.

Desde el antiguo y sabio fallo “Sojo” de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (Fallos: 32:120), no pueden caber dudas de que el control de constitucionalidad sobre las normas le corresponde propiamente a los jueces. Tal tesitura fue expresamente incorporada por la reforma de 1994, en el artículo 43 de la Constitución Nacional.

Es por ello que, más allá de que el Congreso de la Nación haya aceptado indebidamente tratar un tema como el aborto y, peor aún, legislado su permisión, es un imperativo republicano y democrático que esa discusión constitucional no pueda ser zanjada definitivamente a través de una circunstancial mayoría legislativa, debiendo transitar por todas las instancias judiciales hasta la resolución por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que es el órgano de gobierno al que le corresponde ese control final, o incluso, de los tribunales internacionales competentes en materia de derechos humanos conforme a los tratados correspondientes, a fin de obtener una “certeza sobre la legalidad” -en sentido constitucional-, de la que la ley sancionada hoy carece en sus aspectos principales, como son el aborto libre e inmotivado hasta la semana catorce, la vaguedad en el requisito de la concurrencia de un peligro a la vida o salud de la madre y la irrazonabilidad en el modo de reglamentar el aborto en caso de violación, aún desde la perspectiva del lamentable fallo F.A.L del Máximo Tribunal.

En este sentido, se observa claramente que el elemento central de la decisión tomado en consideración por la Sra. Jueza ha sido la “efectividad” de la protección de los niños por nacer, mandada por la Ley 26.061 -que legitima “a todo ciudadano” a presentarse ante la justicia-, la Convención sobre los Derechos del Niño, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, y el artículo 75 inciso 23, de la Constitución Nacional. Por ello, resulta procesalmente elemental que deban suspenderse los efectos de la Ley 27.610 a los fines de posibilitar esa discusión en el juicio, sin que se produzca un sacrificio de vidas humanas de modo absolutamente definitivo e irreparable. De lo contrario, todas las disposiciones establecidas en esos tratados ratificados por el Congreso Nacional y en la Constitución Nacional misma caerían en el vacío y pasarían a ser meras declamaciones legislativas sin contenido real.

Ya la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha suspendido cautelarmente la aplicación de leyes, cuando están acreditados “la verosimilitud en el derecho” y “el peligro en la demora se advierte en forma objetiva si se consideran los diversos efectos que podría provocar la aplicación de la ley impugnada” (Fallos: 323:4192), solución receptada expresamente con posterioridad por el artículo 13 de la Ley Nacional 26.854 de Medidas Cautelares contra el Estado, que establece que “La suspensión de los efectos de una ley, un reglamento, un acto general o particular podrá ser ordenada a pedido de parte” si “el cumplimiento o la ejecución del acto o de la norma, ocasionará perjuicios graves de imposible reparación ulterior”.

La eventual colisión entre el derecho a la vida de la persona por nacer, por un lado, y el supuesto (inconstitucional) derecho de la madre a abortar por el otro, tiene solución legislativa prevista, ya que las decisiones judiciales expresamente están alcanzadas por la obligatoriedad de la aplicación del principio del “interés superior del niño”, lo que naturalmente rige, con mayor razón, para las medidas cautelares. Este principio se halla establecido tanto en la Convención sobre los Derechos del Niño, como en la Ley 26.061, artículos 5º, 2º y 3º in fine, entre otros textos legales, citados por la Magistrada de la Provincia del Chaco como fundamento de su decisión.

Así es evidente que la resolución que correspondió dictar -apreciado con visión desapasionada y objetiva, por fuera de cualquier sesgo ideológico-, es la emitida por la Jueza, dado que, mientras se tramitan las impugnaciones a la constitucionalidad de la ley, solo se avizora la suspensión cautelar de sus efectos lesivos como el único medio idóneo y verdaderamente eficaz de evitar el perjuicio irreparable de privar definitivamente la vida de los seres humanos por nacer, tornando ilusorio el dictado de una sentencia definitiva que les reconozca y garantice finalmente su derecho a ella. Sostener lo contrario sería desnaturalizar y esterilizar los fines del proceso mediante una clara denegación de justicia constitucionalmente prohibida.

Instamos a que, siguiendo el ejemplo de la magistrada chaqueña, todos los jueces del país, sin dejarse amedrentar por presiones políticas, cumplan con el juramento de “observar y hacer observar fielmente” la Constitución Nacional, las constituciones provinciales y las leyes.

Buenos Aires, 29 de enero de 2021.


NOTIVIDA

Editora: Lic. Mónica del Río

jueves, 28 de enero de 2021

LA ONU PRETENDE QUE EL ABORTO Y EL GAYMONIO SON DERECHOS HUMANOS

A la ONU no le ha gustado nada que Honduras haya reforzado la protección constitucional de la vida de los no nacidos, así como la negativa a legalizar el «matrimonio» entre personas del mismo sexo y ha publicado un comunicado, en mal español, en el que critica al país centroamericano


El Congreso Nacional de Honduras aprobó el pasado jueves una reforma de la Constitución que blinda la prohibición absoluta del aborto que ya existe en el país. Para que en un futuro se pueda legalizar dicho crimen, hará falta que las tres cuartas partes de dicho Congreso lo aprueben, algo virtualmente imposible.

También ha quedado reforzada la institución familiar con la prohibición constitucional (art 112) del "matrimonio civil" entre homosexuales.

La delegación de la ONU en el país centroamericano ha reaccionado pretendiendo que tales acciones son "contrarias a los derechos humanos".


Comunicado completo de la ONU
El sistema (sic) de Naciones Unidas en Honduras expresa su preocupación por la aprobación de la reforma que incorpora la prohibición absoluta del aborto en el artículo 67 de la Constitución hondureña y del artículo 112 referente a la prohibición del matrimonio igualitario.
Al respecto, la ONU reitera que esta reforma constitucional contraviene las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos, pues impide el abordaje de un problema de salud pública que la penalización del aborto en todas sus modalidades ya provoca. De igual modo, dicha reforma podría aumentar la situación de desigualdad y discriminación por razones de género en el país.
De acuerdo con la Relatoría Especial sobre la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanas y Degradantes, «La existencia de leyes muy restrictivas, que prohíben los abortos incluso en casos de incesto, violación, deficiencia fetal o cuando está en riesgo la vida o la salud de la madre, vulneran el derecho de las mujeres a no ser sometidas a tortura o malos tratos.»
En lo que respecta al matrimonio igualitario, el sistema de Naciones Unidas en Honduras lamenta que, en el decreto aprobado, sean restringidos los derechos de una persona a partir de su orientación sexual, su identidad de género y/o su expresión de género, contraviniendo la Opinión Consultiva 24/2017 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, y el principio de progresividad y no regresión de derechos humanos, afectando a dos colectivos tradicionalmente vulnerables: mujeres y personas LGBTI.
La reforma constitucional aprobada se contrapone a lo establecido en el artículo 373 de la Constitución hondureña, que establece que la reforma de la ley fundamental podrá decretarse con dos terceras partes de la totalidad de miembros del Congreso. Al establecer la mayoría calificada de tres cuartas partes para la reforma de los artículos referentes al aborto y al matrimonio igualitario, se trasgrede el alcance del artículo 373, mismo que se encuentra dentro de los artículos que no pueden reformarse en ningún caso, según lo establecido en la Constitución de la República de Honduras.
En virtud de lo anterior, el sistema de Naciones Unidas en Honduras exhorta al Congreso Nacional a reconsiderar la ratificación de dicha reforma y, en el futuro, asegurar la concertación de cualquier proyecto de ley con los grupos directamente afectados, para garantizar su discusión en los tres debates exigidos por la Constitución de la República. Asimismo, reafirma su disponibilidad para brindar asesoría técnica al Congreso Nacional en esta materia.

InfoCatolica