viernes, 21 de febrero de 2014

HEREJÍA: FRANCISCO DICE QUE LA FE SIN OBRAS "NO ES FE VERDADERA"

Cuando un hombre que no posee la fe verdadera sermonea al mundo sobre lo que constituye la fe verdadera, no es sorprendente que se equivoque. 

En su homilía de "corriente de conciencia" del 21 de febrero de 2014, en el servicio de adoración diario Novus Ordo en la casa de huéspedes del Vaticano, el "papa" Francisco pronunció una negación textual del dogma católico según lo definido por el Concilio de Trento en el siglo XVI.

El antipapa argentino dijo: “Una fe que no da fruto en las obras no es fe” (fuente).

Suena bien, ¿no? Excepto que es una herejía:

Verificación de la realidad: “Si alguien dice que con la pérdida de la gracia por el pecado también se pierde la fe, o que la fe que permanece no es una fe verdadera, aunque no sea viva, o que el que tiene fe sin caridad no es cristiano, sea anatema”. (Concilio de Trento, Sesión VI)

Según los informes, Francisco estaba comentando sobre Santiago 2:26: “Porque así como el cuerpo sin espíritu está muerto; así también la fe sin obras está muerta”.

Ahora es necesario hacer aquí algunas distinciones para que tengamos claro lo que estamos diciendo: la fe sin obras, es decir, la virtud de la fe sin la virtud de la caridad, no justificará, no conducirá a la salvación. En este sentido, es por lo tanto una Fe muerta, como dice Santiago. Sin embargo, es una fe verdadera, aunque muerta, como definió infaliblemente el Concilio de Trento.

Se puede ver cuán profundamente importante es esto cuando consideramos las implicaciones de la herejía de Francisco. Si la fe sin obras no fuera una fe verdadera, esto significaría que cada vez que un católico está en pecado mortal, ya no es cristiano, ya no es católico. Significaría que todo pecado mortal expulsaría a uno de ser miembro de la Iglesia. Y esto a su vez significaría que, dado que no podemos saber quién está o no en estado de gracia en un momento determinado, nunca podríamos saber quién es realmente católico, quién es miembro de la Iglesia. La visibilidad de la Iglesia desaparecería, y no es casualidad que los protestantes nieguen precisamente esta visibilidad.

Más aún, dado que los que no son miembros de la Iglesia lógicamente tampoco pueden ocupar una posición de autoridad en la Iglesia, se deduciría que cuando un pastor, un obispo o incluso un Papa comete un pecado mortal y, por lo tanto, pierde la virtud de la caridad (gracia santificante en el alma), dejaría de inmediato de ser un pastor válido, un obispo local o un Papa. Así que uno nunca podría saber quiénes son los pastores legítimos que tienen la autoridad válida para gobernar, enseñar y santificar. El resultado sería el caos, y la Iglesia no podría reclamar seriamente ser la única Arca de Salvación, ya que uno ni siquiera sería capaz de identificar a la Iglesia.

En contraste con la herejía protestante ahora respaldada por Bergoglio, el Papa Pío XII enseñó en su hermosa encíclica sobre la Iglesia:

Tampoco debe uno imaginarse que el Cuerpo de la Iglesia, solo porque lleva el nombre de Cristo, esté compuesto durante los días de su peregrinaje terrenal solo de miembros conspicuos por su santidad, o que esté compuesto solo por aquellos a quienes Dios ha predestinado a felicidad eterna. Es debido a la infinita misericordia del Salvador que se permite un lugar en Su Cuerpo Místico aquí abajo para aquellos a quienes, en la antigüedad, Él no excluyó del banquete. Porque no todo pecado, por grave que sea, es de tal naturaleza que separa a un hombre del Cuerpo de la Iglesia, como ocurre con el cisma, la herejía o la apostasía. Los hombres pueden perder la caridad y la gracia divina a través del pecado, volviéndose incapaces de los méritos sobrenaturales y, sin embargo, no ser privados de toda vida si se aferran a la fe y a la esperanza cristiana.y si, iluminados desde arriba, son impulsados ​​por los impulsos interiores del Espíritu Santo a un temor saludable y son movidos a la oración y la penitencia por sus pecados.

(Papa Pío XII,  Encíclica  Mystici Corporis, n. 23; subrayado añadido).

La enseñanza católica es muy clara. Es necesario tener Fe y Caridad (“obras”) para salvar el alma, y ​​es la Caridad la que da vida a la Fe. Con cada pecado mortal, la Caridad se pierde y por eso ya no poseemos la vida sobrenatural de la gracia. Sin embargo, la fe no se pierde, a menos que, por supuesto, el pecado fuera contra la fe misma, como la herejía o la apostasía.

El Concilio de Trento elaboró ​​maravillosamente este punto:

CAPÍTULO XV
POR CADA PECADO MORTAL SE PIERDE LA GRACIA, PERO NO LA FE

Contra el ingenio sutil de algunos también, que con agradables discursos y buenas palabras seducen el corazón de los inocentes, hay que sostener que  la gracia de la justificación una vez recibida se pierde no solo por la infidelidad, por lo que también la fe misma se pierde, sino también por todos los demás pecados mortales, aunque en este caso no se pierde la fedefendiendo así la enseñanza de la ley divina que excluye del reino de Dios no solo a los incrédulos, sino también a los fieles [que son] fornicarios, adúlteros, afeminados, mentirosos con la humanidad, ladrones, codiciosos, borrachos, maleantes, extorsionadores y todos los demás que cometen pecados capitales, de los que con la ayuda de la gracia divina pueden abstenerse, y por causa de los cuales son separados de la gracia de Cristo.

(Papa Pablo III, Concilio de Trento, Sesión VI,  Capítulo 15; subrayado agregado).

Entonces vemos que no es simplemente una cuestión académica de terminología, como “Oh, bueno - fe muerta, fe falsa; ¿cual es la diferencia?”. La diferencia es enorme . En última instancia, influye en si podemos saber o no quién es católico y quién no. Eso es particularmente importante en nuestros días, cuando tantas personas dicen ser católicas pero en realidad no lo son.

Entonces, ¿cómo determinamos quién es miembro de la Iglesia? Pío XII abordó esta cuestión en la encíclica ya citada, haciendo el asunto muy fácil de entender:

En realidad, solo deben incluirse como miembros de la Iglesia aquellos que  hayan sido bautizados y profesen la verdadera fe, y que no hayan tenido la desgracia de separarse de la unidad del Cuerpo, o hayan sido excluidos por una autoridad legítima por faltas graves cometidas. “Porque en un solo espíritu” dice el Apóstol, “fuimos todos bautizados en un Cuerpo, sean judíos o gentiles, sean esclavos o libres”.

(Papa Pío XII,  Encíclica  Mystici Corporis, n. 22; subrayado agregado).

Entonces, para ser miembro de la Iglesia, para ser católico, se debe (1) estar válidamente bautizado; (2) profesar la verdadera fe católica; (3) no estar en cisma; y (4) no estar bajo excomunión (aquí los canonistas y moralistas trazan algunas distinciones más, pero estas no tienen por qué preocuparnos ahora).

Tenga en cuenta en particular el punto no. 2: Debes profesar la verdadera fe. Pío XII no dice que solo hay que creerla, independientemente de lo que profeses. Esta distinción, nuevamente, es crucial porque impacta directamente la visibilidad de la Iglesia: si bien es posible, a través de una ignorancia invencible, asentir erróneamente a una herejía y, sin embargo, retener la virtud de la fe, si exteriormente profesas tu adhesión a esta herejía dejas de ser miembro de la Iglesia.

Por esta razón, la Iglesia Católica no puede considerar católicos a miembros individuales de sectas heréticas, incluso si no son culpables con respecto a sus herejías y tal vez incluso, posean la virtud de la Fe. (El rechazo de esta importantísima consideración es uno de los errores fundamentales de la Falsa Eclesiología del Vaticano II, que concede "comunión parcial" a los herejes a causa de un bautismo válido).

Por la misma razón, el Código de Derecho Canónico de 1917, compilado bajo el Papa San Pío X y promulgado solemnemente por Su Santidad el Papa Benedicto XV, legisla que cualquier defección pública de la Fe resulta en una pérdida inmediata y automática del cargo para todos los clérigos sin necesidad de declaración: “Cualquier oficio queda vacante por el hecho y sin declaración por renuncia tácita reconocida por la propia ley si un clérigo:… 4. ° Desautoriza públicamente la fe católica” (Canon 188.4). Esta pérdida de autoridad no es un castigo impuesto por la Iglesia, sino simplemente la consecuencia necesaria y, por tanto, automática de dejar de ser miembro de la Iglesia debido a la profesión pública de herejía.

La deserción de la Fe -herejía y apostasía- son simplemente incompatibles, por su propia naturaleza, con ser miembro de la Iglesia Católica, que es esencialmente visible según la constitución divina de su Fundador, nuestro Bendito Señor Jesucristo. (Lo mismo ocurre con el cisma, que, sin embargo, es un pecado contra la caridad, no contra la fe).

Entonces, si echamos un buen vistazo a todo esto, ¿qué concluimos? Concluimos que aquí hay una deliciosa ironía: el mismo Francisco no profesa la Verdadera Fe sino una herejía, y lo muestra, entre muchas otras cosas, en su enseñanza sobre lo que constituye la Verdadera Fe. Por eso no es miembro de la Iglesia Católica y no puede ocupar ningún cargo de autoridad en ella. Él es no el papa y no tiene derecho a enseñar, por lo menos a todos los católicos, en materia de religión. Su "fe" no es sólo una fe "muerta", es mucho peor: es inexistente. Él tiene ninguna fe, ninguna en absoluto! Porque la Fe no se puede tener en grados, sino sólo como un todo o nada en absoluto:

Tal es la naturaleza del catolicismo que no admite más ni menos, sino que debe sostenerse como un todo o como un todo rechazado: “Esta es la fe católica, que a menos que un hombre crea fiel y firmemente; no puede ser salvo” (Credo Atanasiano).

(Papa Benedicto XV,  Encíclica  Ad Beatissimi, n. 24)

Ahora, no se deje engañar por las dos o tres cosas "católicas" que Francisco dice en ocasiones, y que a los apologistas "conservadores" modernistas les encanta remarcar, porque como señaló el Papa León XIII:

"No puede haber nada más peligroso que aquellos herejes que admiten casi todo el ciclo de la doctrina y, sin embargo, con una palabra, como con una gota de veneno, contagian la fe real y sencilla enseñada por nuestro Señor y transmitida por la tradición apostólica". La práctica de la Iglesia ha sido siempre la misma, como lo demuestra la enseñanza unánime de los Padres.

(Papa León XIII,  Encíclica  Satis Cognitum, n. 9)

No se ve muy bien para Bergoglio y su pandilla modernista, ¿eh?

Pero para todos esos fanáticos de Ratzinger que ahora están pensando: “¡Oh, si tan solo Benedicto XVI no hubiera renunciado! ¡Si tan solo lo tuviéramos! ¡Benedicto, Benedicto!” - Tenemos un pequeño tapón de nostalgia: Hace apenas unos años, el padre Ratzinger pronunció exactamente la misma herejía protestante que el Sr. Bergoglio: “La Fe, si es verdad, si es real, se convierte en amor, se convierte en caridad, se expresa en caridad. Una fe sin caridad, sin este fruto, no sería verdadera fe. Sería una fe muerta” (Benedicto XVI, Audiencia general, 26 de noviembre de 2008). Eso dijo Benedicto XVI. ¿Quién tiene razón?, ¿Ratzinger, ya bajo sospecha de herejía en la década de 1950?, ¿o el infalible Concilio de Trento?

“Hermenéutica de la continuidad”, ¿adónde?


Novus Ordo Watch



BERGOGLIO: LOS CRISTIANOS QUE CAEN EN LA IDEOLOGÍA NO TIENEN FE Y SON COMO LOS DEMONIOS

En su habitual homilía de la Misa que presidió este viernes en la Casa Santa Marta, el papa Bergoglio dijo “una fe sin fruto no es una fe verdadera”, y explicó que “quienes caen en la ideología, son como los demonios que conocen la doctrina pero en realidad no tienen fe”.


“El mundo está lleno de cristianos que recitan mucho las palabras del Credo y las ponen muy poco en práctica. O de eruditos que encasillan la teología en una serie de posibilidades, sin que tal sabiduría tenga después reflejos concretos en la vida”. Bergoglio dijo que la afirmación del apóstol Santiago es clara "la fe sin el fruto en la vida, una fe que no da fruto en las obras, no es fe".

"También nosotros nos equivocamos a veces sobre esto: 'Pero yo tengo mucha fe', escuchamos decir. 'Yo creo todo, todo...' Y quizá esta persona que dice eso tiene una vida tibia, débil. Su fe es como una teoría, pero no está viva en su vida”, subrayó.

“El apóstol Santiago, cuando habla de fe, habla precisamente de la doctrina, de lo que es el contenido de la fe. Pero ustedes pueden conocer todos los mandamientos, todas las profecías, todas las verdades de fe, pero si esto no se pone en práctica, no va a las obras, no sirve. Podemos recitar el Credo teóricamente, también sin fe, y hay tantas personas que lo hacen así. ¡También los demonios! Los demonios conocen bien lo que se dice en el Credo y saben que es verdad".

El papa Bergoglio se refirió también a la afirmación de Santiago: "¿Tú crees que hay un solo Dios?" y respondió: “Haces bien; también los demonios lo creen y tiemblan. La diferencia es que los demonios no tienen fe, porque tener fe no es tener un conocimiento, sino recibir el mensaje de Dios traído por Cristo".

Bergoglio precisó que "en el Evangelio se encuentran dos signos reveladores de quien sabe lo que se debe creer pero no tiene fe". El primer signo, ha indicado, es la "casuística" representada por aquellos que preguntaban a Jesús si era lícito pagar las tasas o cuál de los siete hermanos del marido debía casarse con la mujer que había quedado viuda. El segundo signo es "la ideología".

"Los cristianos que piensan la fe como un sistema de ideas, ideológico: también en el tiempo de Jesús los había. El apóstol Juan dice de ellos que son el anticristo, los ideólogos de la fe, de cualquier signo que sean. ‘En aquel tiempo había gnósticos, pero había muchos... Y así, estos que caen en la casuística o estos que caen en la ideología son cristianos que conocen la doctrina pero sin fe, como los demonios. Con la diferencia que ellos tiemblan, estos no: viven tranquilos’”, indicó.

Por otro lado, Bergoglio recordó que "en el Evangelio hay también ejemplos de personas que no conocen la doctrina pero tienen mucha fe". Al respecto ha citado el episodio de la Cananea, que con su fe llora la sanación de la hija víctima de una posesión, y la Samaritana que abre su corazón porque "ha encontrado no verdades abstractas" sino a "Jesucristo".

Así como también el ciego curado por Jesús y que por esto es interrogado por fariseos y doctores de la ley hasta que se arrodilla con sencillez y adora a quien lo ha sanado. Tres personas de las que habla Bergoglio, "que demuestran como fe y testimonio son indisolubles".

Por último, el Bergoglio señaló que "la fe lleva siempre al testimonio. La fe es un encuentro con Jesucristo, con Dios, y de allí nace y te lleva al testimonio. Y esto que el apóstol quiere decir: una fe sin obras, una fe que no te implique, que no te lleve al testimonio, no es fe. Son palabras y nada más que palabras".

Bergoglio ofreció la celebración eucarística por los 90 años que este viernes cumple el Cardenal Silvano Piovanelli, Arzobispo Emérito de Florencia, dándole las gracias "por su trabajo, su testimonio y su bondad".


ACI Prensa