domingo, 29 de enero de 2023

MEJOR ME CALLO

Cada vez es más difícil hablar. Hemos llegado a un nivel tal de estupidez que jamás había visto cosa parecida. Digas lo que digas no falta el ofendidito de piel fina y delicada que a todo le pone pegas.

Por el padre Jorge González Guadalix


- Voy a dar una vuelta, que llevo una mañana trabajando como un negro.

- Vaya, no sabía que usted era racista.

- Y luego a comer con mi hermana, que hace unas tortillas de rechupete.

- Y encima machista, ya podría hacer la tortilla usted.

- Y por la tarde a misa, a ver qué me cuentan mis señoras.

- ¿Sus señoras? Que yo sepa que no le pertenecen.

- He estado hablando con Manolo del presupuesto de la calefacción, Vaya gitano que está hecho.

- Por favor, no ofenda a las minorías étnicas.

- No. Eso no, que para mi todos los hombres son iguales.

- Querrá decir hombres y mujeres, o mejor dicho personas, personos y persones.

- Tendré cuidado en utilizar metáforas. Mejor en corto y por derecho.

- ¿Ahora utiliza términos taurinos? ¿Es que usted es partidario del maltrato animal?

- Es que me gustan los toros.

- Claro, y no le importa el sufrimiento de los pobres animales.

- A este paso mejor me callo.

- ¿Callarse? Y para eso se ha hecho cura, para callarse?

- O mejor hablo.

- Le advierto que para lo que dice, mejor estaría callado.

- Hablaré solo de lo mío. Si Digo que Dios es bueno no pasa nada ¿o sí?

- Pues claro que pasa, porque si dice que es bueno está dando por hecho que es varón, y no tiene por qué.

- De acuerdo. Me limitaré a repetir lo de la cartilla: “mi mamá me ama, yo amo a mi mamá".

- Pues tampoco: es mejor hablar de progenitor A o progenitor B.


No. No se me asusten. Ayer alguien me dio un abrazo y me pidió: “no nos abandone". Claro que no. Diré no lo que yo quiera, sino lo que haya que decir en nombre de la Verdad, de la Fe y de la necesaria conversión a Jesucristo. Pero es que me apetecía sonreír un rato.


De profesión, cura


sábado, 28 de enero de 2023

LOS BIP ELEGIRÁN UN NUEVO "PAPA" EL LUNES

Puede que no lo sepas, pero un nuevo “Papa” será elegido el próximo lunes 30 de enero. ¿Por qué lo pongo entre comillas?

Por Aurelio Porfiri


La primera es que no se puede elegir un nuevo Papa si todavía hay uno vivo; la segunda es que toda esta historia, más que ridícula, me parece trágica.

Demos un paso atrás.

Desde hace unos años ha habido gente que ha argumentado que la renuncia de Benedicto XVI no era válida, sino que había accedido voluntariamente a un cargo impedido, continuando siendo papa. Se sigue que para ellos el papa Francisco no es un papa, sino un Antipapa. Este movimiento es conocido de varias formas: benevacantistas, sedeimpeditistas, BiP (Benedicto es Papa). Evidentemente estos nombres ya no son muy representativos, ya que como sabemos, el 31 de diciembre de 2022 falleció Benedicto XVI. Ahora para los BiP, ¿cómo avanzar? Por el momento, para los que siguen estas ideas, no hay Papa.

Pero ¿por qué molestarse con todo esto? Porque las personas que siguen esta teoría no son tan pocas. En Italia, las figuras clave son Alessandro Minutella –sacerdote laicizado y dos veces excomulgado– y Andrea Cionci, periodista y escritor. El texto de referencia de este movimiento proviene del Sr. Cionci y se llama Código Ratzinger, traducido a varios idiomas. A esta tesis también se ha adherido el conocido filósofo italiano Diego Fusaro. Además de Italia, el movimiento tiene prosélitos en el mundo latinoamericano y también en los Estados Unidos, pensemos por ejemplo en el conocido comentarista católico Patrick Coffin.


Pero volvamos a Italia. Entre los que apoyan estas teorías está Alexis Bugnolo de Estados Unidos pero de origen italiano, que salió de los Franciscanos de la Inmaculada. Se le define como un “fraile franciscano de votos privados”. Ahora, Fray Bugnolo ha anunciado que una vez transcurridos los días de espera tras la muerte de Benedicto XVI (para ellos el verdadero papa), habrá que elegir un nuevo papa. Pero, ¿quién lo elegirá? Porque no creo que haya un solo Cardenal que siga estas teorías.

Así, dado que el movimiento BiP italiano consideró urgente la situación, se convocó a los fieles de Roma y de las diócesis suburbanas para elegir un nuevo papa, siempre que tuvieran una prueba de residencia y que pertenecieran a la religión católica (que me temo que perderán de inmediato), participando en un acto claramente cismático).

Ahora podrías pensar que Alessandro Minutella y Andrea Cionci apoyarían a Alexis Bugnolo. Pero no, se están distanciando de este gesto y por lo tanto el círculo de seguidores de esta tesis empieza a dividirse. Pero entonces, ¿quiénes son los candidatos? Porque que yo sepa, no hay un obispo legítimo que sea BiP. Entonces, ¿a quién elegirán? ¿Un sacerdote? ¿Un laico?

Si empezaron tratando de convencernos de que Benedicto XVI seguía siendo papa a pesar de su renuncia (¡y de sus propias declaraciones en contra de esta tesis!), ¡ahora intentarán convencer a algún obispo desprevenido de que es papa sin su conocimiento! A menos que algún obispo elegido sin mandato papal se preste a tal cosa.

Creo que todo esto nos debe ayudar a hacer una importante reflexión sobre la gran confusión que se apodera de la Iglesia Católica y también, hay que decirlo claramente, de cierto segmento católico del tradicionalismo. Desafortunadamente, ha prevalecido un enfoque sensacionalista y, a las preguntas importantes que los fieles se hacen con razón, se ofrecen respuestas que no solo son incorrectas, sino que solo hacen crecer el caos y la confusión.


One Peter Five


viernes, 27 de enero de 2023

BERGOGLIO CRITICA EL CAMINO SINODAL ALEMAN

En una amplia entrevista con Associated Press, Bergoglio se ha pronunciado sobre varios temas candentes, como el abuso sexual, las relaciones con China y el 'camino sinodal' en curso. 


En la entrevista, realizada el 24 de enero en la residencia de Bergoglio en el Vaticano, habló sobre la “reforma sinodal” que se desarrolla en varios niveles de la iglesia, incluido el nivel universal con su propio "Sínodo de Obispos sobre la Sinodalidad", y también en el nivel de conferencias episcopales individuales con procesos de sínodos nacionales.

Hablando de la iglesia en el controvertido proceso del “Camino Sinodal” de Alemania, que está llegando a su fin, Bergoglio dijo que “la experiencia alemana no ayuda, porque no es un Sínodo, no es un camino sinodal serio. Es un llamado 'camino sinodal', pero no uno con la totalidad del pueblo de Dios, sino uno hecho por las élites”.

El 'Camino Sinodal Alemán', dijo, era “un poco elitista, y no tiene todo el consenso procesal de un sínodo como tal”.

Si bien "entablar un diálogo es algo bueno", Bergoglio advirtió que “el peligro es que algo muy, muy ideológico se filtre. Cuando la ideología se involucra en los procesos de la iglesia, el Espíritu Santo se va a casa, porque la ideología vence al Espíritu Santo”.

El “Camino sinodal” de Alemania se convocó en 2019 para discutir las "reformas necesarias" de la iglesia supuestamente en respuesta a la crisis de abuso sexual clerical del país, con el objetivo de dar a los laicos roles más destacados en el liderazgo de la iglesia.

Sin embargo, el proceso rápidamente se convirtió en polémico por los llamamientos abiertos de miembros prominentes, obispos y laicos por igual, para que las mujeres fueran ordenadas sacerdotes y que los sacerdotes administraran bendiciones a las parejas del mismo sexo. También ha habido propuestas para poner fin al celibato sacerdotal y permitir que el clero se case; aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo; y permitir que los laicos participen en la elección de sus obispos.

El verano pasado, el Vaticano emitió una declaración advirtiendo a los obispos alemanes que no avivaran la división e insistiendo en que el “Camino Sinodal” no tiene autoridad en cuestiones de doctrina y moral. En respuesta, los obispos de Alemania dijeron que estaban sorprendidos y esperaban seguir discutiendo el "proceso".

Esta discusión ocurrió en noviembre pasado cuando los obispos alemanes viajaron al Vaticano para su visita regular ad limina a Roma. Durante esa visita, se llevó a cabo una reunión entre los obispos alemanes que vinieron y los jefes de varios departamentos del Vaticano, y algunos funcionarios del Vaticano propusieron una "moratoria" en el Camino Sinodal alemán.

Si bien esa propuesta finalmente fue rechazada, y ambas partes acordaron continuar el diálogo, el debate volvió a estallar esta semana con la publicación de una carta del Vaticano a los obispos alemanes que parecía derribar una propuesta para el establecimiento de un "Consejo Sinodal nacional", un nuevo consejo permanente legislativo compuesto por obispos y laicos que gobiernan la iglesia en Alemania.

El Vaticano dijo que el "Concilio Sinodal" propuesto corría el riesgo de reemplazar las conferencias episcopales nacionales, socavando así la autoridad de los obispos y, por lo tanto, no era canónicamente válido. El jefe de los obispos alemanes, el obispo Georg Bätzing de Limburg, respondió y calificó las preocupaciones del Vaticano, aunque válidas, como “infundadas”.

En su entrevista con Associated Press, Bergoglio también habló de su Sínodo de Obispos sobre la Sinodalidad, un proceso de consulta de varios años destinado a hacer que la iglesia sea "más atenta e inclusiva hacia todos".

Al señalar que la necesidad de crear más espacio para las mujeres, especialmente en puestos de liderazgo, fue uno de los temas más destacados planteados durante la fase diocesana del proceso de consulta, Bergoglio dijo que cualquier "novedad" que surja del proceso no sería de él personalmente, sino "del Espíritu Santo".

Los llamados a la ordenación sacerdotal de mujeres y al diaconado femenino "son agendas previas", dijo, y señaló que la cuestión de los sacerdotes casados ​​​​y el diaconado femenino recibió mucha atención en el período previo a su Sínodo de Obispos en el Amazonas de 2019, y al final, el tema fue dejado de lado por otros más apremiantes para la región, como la necesidad de más catequistas y un seminario para fomentar las vocaciones locales.

Bergoglio también se refirió a la crisis de abuso clerical, la necesidad de eliminar las leyes que criminalizan la homosexualidad y la relación del Vaticano con China, así como su salud y la reacción a sus críticos.

Sobre los abusos, enfatizó la necesidad de una mayor transparencia y atención a los adultos vulnerables, y dijo que las recientes acusaciones hechas públicas contra el padre jesuita esloveno Marko Ivan Rupnik fueron “una sorpresa y una herida”.

El famoso orador y artista Rupnik, cuyos murales adornan basílicas y capillas en todo el Vaticano y el mundo, está acusado de abusar sexual y psicológicamente de varias monjas en la década de 1990. Una investigación del Vaticano sobre las acusaciones contra Rupnik el año pasado no arrojó ningún castigo debido a un estatuto de limitaciones.

Rupnik fue excomulgado brevemente en 2020 por usar el confesionario para absolver a una mujer con la que había tenido actividad sexual, pero la excomunión se levantó en un mes. El ministerio de Rupnik fue restringido por su orden jesuita, pero hasta ahora, esas son las únicas consecuencias que ha enfrentado.

Bergoglio dijo que su única intervención en el caso de Rupnik fue dejar que siguiera en la vía ordinaria, porque si no se dividen los caminos procesales y todo se confunde. Así que "no tuve nada que ver con eso".

Dijo que no levantó el estatuto de limitaciones en el caso de Rupnik porque no involucraba a menores.

En cuanto a su salud,
 dijo que en general goza de “buena salud” y que “para mi edad, soy normal”. Cuando se le preguntó sobre su salud emocional, bromeó diciendo que "estoy un poco loco", pero que en general está "bien".

Bergoglio reveló que las protuberancias en su pared intestinal habían regresado, luego de una cirugía en julio de 2020 en la que se extirparon 13 pulgadas de su colon debido a lo que el Vaticano dijo que era una inflamación que causaba una restricción y endurecimiento del colon.

Dijo que una pequeña fractura en la rodilla por una caída el año pasado, a menudo lo ha confinado al uso de un bastón y una silla de ruedas, pero que se curó sin cirugía gracias a la terapia con láser y magnetoterapia.

Hablando de sus críticos y la resistencia a su papado luego de la muerte de su predecesor Benedicto XVI el 31 de diciembre, Bergoglio dijo que esta crítica siempre ha estado ahí, pero dijo que tiene más que ver con “el desgaste de un gobierno de 10 años” que con su predecesor, a quien a menudo se le describía como en desacuerdo con el enfoque de Bergoglio sobre la práctica pastoral de la iglesia.

“Al principio estuvo la sorpresa… y hubo cosas buenas. Y cuando empezaron a ver los defectos que tengo, hay algunos a los que no les gusta... En cualquier forma de pensar diversa, hay críticas”, dijo, diciendo, “uno prefiere que no las haya (críticas), por el bien de la tranquilidad”, y dijo que las críticas a su gobierno son “como un sarpullido, eso te molesta
 un poco."

Sin embargo, dijo que prefiere tener críticas, “porque eso significa que hay libertad para hablar”, pero que “lo único que pido es que me traigan las críticas, porque así crecemos todos”.

Hablando del difunto cardenal australiano George Pell, quien murió a principios de este mes después de una cirugía de cadera de rutina y quien más tarde se reveló como el autor de una carta anónima que calificaba el papado de Francisco como "una catástrofe", Bergoglio dijo, "él tiene derecho a crítica. El derecho a la crítica es un derecho humano”, pero que Pell lo había ayudado mucho con la reforma financiera del Vaticano y era “un gran tipo”.

Cuando se le preguntó si había contemplado emitir nuevas normas que rijan el cargo de papa emérito ahora que Benedicto XVI había muerto, Bergoglio dijo que no había pensado en eso y reveló que "no, ni siquiera pensé en escribir un testamento, sobre mí mismo".

“Creo que las cosas tienen que suceder solas. Y después de algunas experiencias más [de renuncia papal], podría haber más regularización, o más regulación, ¿no? Pero, de cualquier manera, no es un pensamiento que me haya venido”, dijo.

Sobre el "diálogo" con China y el acuerdo de la Santa Sede con China sobre los nombramientos de obispos, Bergoglio enfatizó la necesidad de paciencia y dijo: “China es un mundo complejo, pero estamos tomando medidas”.

Cada nombramiento episcopal “se mira con lupa, si no, lo que si hay es un diálogo serio. Y eso, eso es lo principal, que el diálogo no se rompa”, dijo, diciendo que los chinos “también son simpáticos, pero a veces un poco cerrados, a veces no… Hay que caminar con paciencia”.

También expresó su admiración por el cardenal chino Joseph Zen, de 91 años, quien el otoño pasado fue condenado y multado por un tribunal de Hong Kong por su apoyo al casi aplastado movimiento prodemocracia de la ciudad.

Zen, quien recibió un permiso especial de las autoridades de Hong Kong para asistir al funeral de Benedicto XVI el 5 de enero y quien ha sido una de las voces más críticas con la política de Bergoglio respecto a China, es “un anciano encantador” y “un alma tierna”, dijo.

Mientras Zen estaba en la ciudad para el funeral de Benedicto XVI, Bergoglio lo llamó "valiente" y dijo que "comenzó a llorar, como un niño", cuando vio una estatua de Nuestra Señora de Sheshan, una imagen china de la Virgen María.

“La parte más luchadora del zen está desapareciendo”, dijo, diciendo: “No digo que no esté ahí. Está ahí, pero está escondido detrás de este lado pastoral”.


Crux



DIOS CASTIGA A LOS QUE SE OPONEN AL ROSARIO

Es muy perverso e injusto impedir el rezo del Santo Rosario. Dios ha castigado con severidad a muchos de los que han sido tan miopes como para despreciar la Cofradía del Santo Rosario [establecida en tiempos del Beato Alano de la Roche) y han tratado de destruirla.


A pesar de que Dios ha puesto su sello de aprobación en el Rosario por muchos milagros, y a pesar de que ha sido aprobado por la Iglesia en muchas bulas papales, hay demasiadas personas que están en contra del Santo Rosario hoy en día. Tales son los librepensadores y los que desprecian la religión, que condenan el Rosario o tratan de apartar a otros de él.

Es fácil ver que han absorbido el veneno del Infierno y que están inspirados por el Diablo. Pues nadie puede condenar la devoción al Santo Rosario sin condenar todo lo que hay de santo en la Fe Católica, como la oración del Señor, el Ave María y los misterios de la vida, muerte y gloria de Jesucristo y de su Santa Madre...

San Buenaventura dice en su Salterio que quien descuide a Nuestra Señora morirá en sus pecados. ¿Cuál debe ser, pues, el castigo reservado a los que apartan a la gente de la devoción a Ella?

El docto franciscano Carthagena, así como varios otros autores, dice que un acontecimiento extraordinario tuvo lugar en 1482. El venerable padre Santiago Sprenger y los religiosos de su Orden trabajaban con celo para restablecer la devoción al Rosario y su Cofradía en la ciudad de Colonia.

Desgraciadamente, dos sacerdotes famosos por su capacidad de predicación estaban celosos de la gran influencia que ejercían con la predicación del Rosario. Estos dos Padres hablaban en contra de esta devoción siempre que tenían ocasión, y como eran muy elocuentes y tenían una gran reputación, persuadieron a mucha gente para que no se uniera a la Cofradía.

Uno de ellos, para conseguir mejor su perverso fin, escribió un sermón especial contra el Rosario y pensaba darlo el domingo siguiente. Pero cuando llegó la hora del sermón no apareció. Después de cierto tiempo de espera, alguien fue a buscarlo. Lo encontraron muerto, y evidentemente había muerto sin que nadie le ayudara.

Tras convencerse de que esta muerte se debía a causas naturales, el otro sacerdote decidió llevar a cabo el plan de su amigo y pronunciar un sermón similar otro día, con la esperanza de acabar con la Cofradía del Rosario.

Sin embargo, cuando llegó el día de predicar y el momento de hacerlo, Dios le castigó con una parálisis que le privó del uso de sus miembros y de la facultad de hablar.

Por fin reconoció su culpa y la de su amigo, y en su corazón suplicó en silencio a Nuestra Señora que le ayudara. Prometió que, con tal de que Ella lo curase, predicaría el Rosario con tanto celo como con el que antes lo había combatido.

Con este fin, le suplicó que le devolviera la salud y el habla.

Al verse instantáneamente curado, se levantó como otro Saulo, un perseguidor convertido en defensor del Santo Rosario. Reconoció públicamente su antiguo error y desde entonces predicó las maravillas del Rosario con gran celo y elocuencia.

San Luis Maria Grignon de Montfort,
The Secret of the Rosary, 9th and 10th Roses



Tradition in Action


ESPOSOS, GUÍEN Y APRECIEN A SUS ESPOSAS

Es una verdad divinamente revelada que los maridos están llamados a guiar a sus esposas del mismo modo que Cristo guía a la Iglesia. Esto significa que los maridos están llamados a servir, dirigir, morir por ellas y amar a sus esposas.

Por Kennedy Hall


Era la víspera de la Epifanía, y mi mujer y yo habíamos llevado a nuestros hijos al estadio local para patinar en público. Era el típico ambiente de pueblo canadiense: familias disfrutando de nuestro pasatiempo favorito, niños con cascos de bicicleta y pantalones para la nieve.

Entonces se produjo el desastre.

Mi mujer se crió como patinadora artística y es bastante elegante sobre el hielo. De hecho, es una patinadora mucho más natural que yo, aunque he jugado al hockey durante muchos años. A decir verdad, me he pasado el tiempo como portero, así que nunca he necesitado desarrollar mucho la zancada.

Dicho esto, por una casualidad entre un millón, mientras mi mujer estaba de pie a mi lado en el hielo, de repente la vi horizontal con la superficie helada y su cabeza golpeó el hielo.

Fue un golpe directo en la nuca, y el sonido fue audible y desgarrador.

En todos sus años de patinaje nunca se había caído así, y aún no sé cómo pudo ocurrir.

Le salía sangre de la nuca y estaba inconsciente. Por un momento, no pudimos encontrarle el pulso, aunque tal vez fuera difícil de encontrar debido al frenesí de la gente que se abalanzaba sobre ella.

Estaba teniendo una descompensación importante y seguía sin responder.

Hubo un breve momento en ese minuto que me pareció una década, en el que me resigné al hecho de que mi mujer podría estar muriendo o quizás ya estar muerta.

Por supuesto, ahora sé que es poco probable morir de una caída así, aunque sea extremadamente grave. Pero cuando no respondía y la sangre le salía por la nuca, me pareció que nuestra última conversación podría haber sido la última que ella y yo tuviéramos en esta tierra.

Nuestro bebé estaba en el cochecito con nuestro hijo pequeño y mis tres hijos mayores se acercaron patinando. Pensé en ellos y pensé que podrían estar presenciando la muerte repentina de su madre. Era mucho para procesar.

Dicho esto, hubo, en cierto modo, un sentimiento de consuelo, por disparatado que pueda parecer.

Mi mujer se habia confesado unos días antes, llevaba su escapulario y todos habíamos rezado el Rosario justo después de comer. En cierto sentido, nunca hay un momento ideal para morir; pero al mismo tiempo, si vamos a morir, es mejor morir en estado de gracia y en amistad con Nuestro Señor y Nuestra Señora es todo lo que se puede pedir.

Afortunadamente no murió y fue trasladada rápidamente al hospital por los paramédicos.

Sufrió una lesión cerebral bastante grave y una fractura de cráneo. Por suerte, la fractura se curará sola -una fractura delgada- y la hemorragia cerebral se detuvo bastante rápido y la contusión cerebral no parece que vaya a causar daños a largo plazo.

Mi pobre esposa tendrá que recuperarse ahora de una conmoción cerebral importante, y es probable que pasen semanas, quizá meses, antes de que funcione al 100% de su capacidad.

Desde que se lesionó, he tenido mucho tiempo para reflexionar sobre todo lo que se reflexiona cuando ocurre algo así.

Si soy sincero, durante los dos primeros años de nuestro matrimonio no fui un buen marido cristiano. No es que fuera notoriamente malo ni nada por el estilo, pero no era un católico practicante y, en consecuencia, ella tampoco.

Entiendo que hablar de la jefatura de los maridos es políticamente incorrecto -lo cual es en parte la razón por la que me encanta sacar el tema-, y merece la pena discutirlo.

En pocas palabras, cuando experimenté una conversión interior y volví a la fe hace unos ocho años, mi esposa me siguió rápidamente. Entiendo que no es la misma experiencia para todos, y sé que hay maridos por ahí que todavía están esperando que sus esposas sigan su ejemplo.

Pero es una verdad revelada divinamente que los maridos están llamados a guiar a sus esposas de la misma manera que Cristo guía a la Iglesia. Esto significa que los maridos están llamados a servir, dirigir, morir por ellas y amar a sus esposas.

Por la razón que sea, y a pesar de las tonterías "de género" modernas, los hombres son los "influyentes" en el hogar, y sus acciones y creencias dictan en gran medida la dirección de sus esposas e hijos.

Por algún milagro, pude superar mi estupidez e ignorancia voluntaria hace algunos años. Pero, ¿y si no lo hubiera hecho?

¿Y si hubiera seguido ignorando mi conciencia, si hubiera seguido ignorando a Dios y si hubiera seguido pensando que sabía más? ¿Qué hubiera pasado entonces?

¿Habría encontrado mi mujer a Jesús? ¿Habría vuelto al confesionario?


Hay miles de "y si...", y no sirve de nada descender a la proverbial madriguera del conejo; pero vale la pena pensar en ello.

En alguna realidad paralela, yo podría haber seguido siendo un idiota -bueno, un idiota peor- y podría haberse dado el caso de que a mi mujer le hubiera ocurrido una tragedia peor, con su alma en un estado muy diferente.

Estoy abrumadoramente agradecido a Dios de que tal cosa no ocurriera.

En última instancia, todos los maridos deben tomar en serio que debemos llevar a nuestras esposas a Cristo y apreciarlas mucho, ya que nuestras esposas podrían estar a las puertas de la eternidad en un abrir y cerrar de ojos.


Crisis Magazine

jueves, 26 de enero de 2023

LA MUERTE DEL LIBERALISMO DE VIVE Y DEJA VIVIR

El liberalismo de "vive y deja vivir" se está muriendo. El posliberalismo de aceptar y validar está listo para imponer su tiranía en un mundo sin valores.

Por John Horvat II


Una premisa fundamental (y defectuosa) del liberalismo es que la gente debería hacer lo que quiera mientras no dañe a nadie más. En estas condiciones, todos los actos jurídicos, ya sean virtudes o vicios, se consideran moralmente neutrales, teniendo uno el mismo valor que otro. El liberalismo puede tener otras manifestaciones económicas y políticas, pero el objetivo final es crear una cultura centrada en el hombre que maximice la libertad individual.

Por lo tanto, una sociedad liberal permite que los individuos determinen lo que los hace felices, aunque puedan hacer infelices a otros o ser autodestructivos. Si todos se ocupan de sus propios asuntos, sostienen los liberales, todos estarán mejor. La nación será libre de prosperar sin restricciones morales engorrosas.

En asuntos que requieren un acuerdo entre individuos en disputa, la democracia liberal estableció un consenso basado en la regla de la mayoría para traer algún tipo de orden a la sociedad. Este liberalismo de "vive y deja vivir" centrado en maximizar la libertad individual ha dominado la sociedad durante décadas.


El liberalismo crea tensiones

Decir que este sistema funcionó bien a lo largo de los años es una exageración. Da la apariencia de un consenso pacífico donde todos se llevan bien. Sin embargo, bajo la superficie, este tipo de liberalismo crea tensiones sociales y discordia cuando la realidad no se corresponde con su ideal utópico.

Cuando la sociedad decae debido a este ethos de todo vale, la gente cuestiona la neutralidad moral de los actos y cuestiona la gratificación de las pasiones como determinante de la felicidad. Como resultado, este sistema tiende gradualmente a polarizar la sociedad. El choque provocó la guerra cultural que se desata en la actualidad.

Por ejemplo, los liberales intentaron hacer pasar el aborto como una opción de "vivir y dejar vivir". Se aconsejó a los que se oponían esta la práctica bárbara que no la tuvieran. En los Estados Unidos, los defensores de la vida cuestionaron la neutralidad del acto del aborto provocado. Lo declararon moralmente incorrecto, lo que condujo a la reciente victoria de Dobbs y al actual callejón sin salida antiliberal.


Las limitaciones del liberalismo de "vive y deja vivir"
  
A pesar de las tensiones, el gran éxito del liberalismo de "vive y deja vivir" es su capacidad para convertir cualquier vicio en una expresión de libertad y cualquier virtud en una restricción opresiva. Además, este liberalismo permitió que la sociedad se deslizara gradualmente hacia la decadencia sin suprimir por completo la virtud.

Sin embargo, este método gradual de hacer avanzar la agenda liberal tiene sus limitaciones. La moral cristiana heredada mantuvo en jaque muchos de los excesos que proponía el liberalismo. Además, el énfasis del sistema en la libertad individual todavía permite que las personas estén en desacuerdo con los demás, rechacen prácticas personalmente consideradas malas e incluso actúen contra aquellas aberraciones que creen que dañan a la sociedad. Algunos pecados más radicales, aunque permitidos en privado, permanecen ocultos, estigmatizados y separados de la corriente principal.

Por lo tanto, el liberalismo de "vive y deja vivir" es ahora un obstáculo para una sociedad posliberal emergente. Las pasiones desenfrenadas que el liberalismo desató ahora exigen la liberación total y la destrucción de cualquier moral cristiana del pasado que se interponga en el camino.


Una nueva fase del liberalismo

Esta nueva sociedad posliberal desafía las estructuras sociales, las convenciones y las narrativas del viejo liberalismo y ya no tolera una oposición importante.

Una táctica consiste en hacer de la elección personal el valor supremo por encima de todos los demás. Cualquiera que se opone a lo que se elige es acusado de estar en contra de todas las opciones en general.

Esta posición exige que todas las elecciones personales sean reconocidas oficialmente, incluso si ofenden a otros, causan daño a las personas o están en manos de una minoría ínfima. A toda elección errónea se le debe otorgar ciudadanía instantánea en la plaza pública... y en la escuela pública.


Totemizar la elección personal como valor supremo obliga a la aceptación inmediata de elecciones inaceptables que destruyen la Iglesia, la sociedad y la familia. De hecho, permite que la otra parte enmarque el debate y elija el campo de batalla. Marca un cambio de política significativo.


Aceptar y validar

Por lo tanto, los activistas posliberales ya no permiten el liberalismo de "vive y deja vivir", ya que todavía obstaculiza la liberación total del individuo al insistir en la necesidad de estructuras como la lógica, la identidad y la sexualidad. El posliberalismo tampoco puede “dejar vivir” formas de moralidad que chocan con su frenética intemperancia.

El liberalismo de "vivir y dejar vivir" es reemplazado por el posliberalismo de aceptar y validar. Los posliberales afirman que todas las elecciones, incluso las malas, no solo deben tolerarse sino validarse. Cualquier hostilidad constituye negarles la igualdad y la ciudadanía y debe ser condenada como odiosa, hiriente e intolerante.

En este sentido, la palabra “democracia” es secuestrada para referirse a un régimen de opciones en constante expansión en el que una persona puede gobernar sobre la mayoría, siempre que favorezca a la izquierda.


Ejemplos de la nueva tiranía

Los ejemplos de posliberalismo de aceptación y validación abundan y ahora dominan la escena de la guerra cultural. El objetivo es suprimir lo poco que queda de la oposición cristiana.

Un ejemplo del nuevo paradigma es la tiranía de los pronombres. No es suficiente que las personas se engañen a sí mismas negando su identidad sexual de nacimiento. Todos deben validar estas elecciones erróneas con los pronombres incorrectos o enfrentar el despido, multas o acciones legales. No importa si un individuo o toda una comunidad tiene problemas de conciencia al usar estos términos. La "democracia de uno" debe prevalecer.


En EE.UU., la pandemia de "La Hora de las Historias Drag Queen" en todas partes está obligando a la población a aceptar la agenda lgbtq+. No es suficiente que los hombres se vistan como mujeres ridículas para aterrorizar a los niños; deben imponerse en bibliotecas y escuelas. Se les debe dar una plataforma equitativa para adoctrinar a los niños con sus historias moralmente sesgadas. Los padres que protestan deben ser cancelados y difamados.

El After School Satan Club (Club de Satan después de clases) debe tener los mismos derechos que el After School Christian Club (Club Cristiano después de clases) a pesar de la oposición de la mayoría de los ciudadanos locales. Todo lo que se necesita es que un satanista se presente ante la junta escolar exigiendo igualdad de acceso a los estudiantes, y todos deben inclinarse ante el ídolo elegido, representado por Satanás.

De la misma manera, agendas como la Teoría Antiracista y la Ideología de Género se están abriendo camino en la sociedad y las escuelas exigiendo no solo aceptación, sino validación. No se puede negar ninguna elección como incorrecta o mala, ya que todas se consideran iguales.


Una consecuencia natural

El posliberalismo de aceptar y validar es una consecuencia natural del liberalismo de "vivir y dejar vivir". El libre reinado de las pasiones bajo un régimen liberal complaciente conducirá tarde o temprano a la rebelión contra cualquier restricción, autoridad o desigualdad.

La sociedad posliberal llega al punto en que ya no puede convivir con ningún fundamento moral cristiano. Eventualmente, incluso la más mínima costumbre, gesto, tradición o censura cristiana, ya sea un baño, un pastel de bodas, una bandera o un pronombre, se vuelve insoportable. Los activistas posliberales insisten en que estas prácticas “dañinas” sean suprimidas y exigen el fin de la pretensión de autoridad moral del cristianismo.

Los promotores radicales del posliberalismo no tienen escrúpulos en emplear despiadadamente toda la fuerza de la ley para hacer cumplir la “elección”. Implementarán la “democracia” para asegurar que gobierne una minoría inmoral.


Luchando contra las premisas falsas del liberalismo

El liberalismo está hoy en crisis porque su posición acomodaticia que trata por igual al bien y al mal ha llegado a su inevitable y absurda consecuencia: el triunfo del mal.


La forma de luchar contra el posliberalismo de aceptación y validación es negando sus falsas premisas liberales. El proceso ha avanzado tanto que no puede haber retorno a ninguna alternativa liberal clásica.

Así, la premisa de la neutralidad moral de los actos es falsa. El bien y el mal objetivos existen. De acuerdo con los dictados de la (muy negada) ley natural, “el bien debe hacerse y perseguirse, y el mal evitarse”. Esta ley es válida para todos los tiempos, para todos y en todas partes. La virtud y el vicio nunca pueden ser iguales. Satanás es malo y debe ser rechazado. Las personas deben hacer juicios morales sobre lo que hacen que reflejen la ley de Dios para que la sociedad funcione bien.

Del mismo modo, la elección no debe convertirse en un arma. Una elección es un medio y no un fin. Hay buenas y malas elecciones. La verdadera libertad positiva consiste en elegir las cosas según la naturaleza humana y evitar lo contrario. Uno nunca puede validar el pecado y el error.

Adoptar esta estrategia ya no es una opción, sino una necesidad, ya que los posliberales radicales imponen esta elección a aquellos que todavía mantienen la moral cristiana. Sin embargo, solo oponer premisas no es suficiente.


Apuntando a la Iglesia

El objetivo final del liberalismo siempre ha sido la Iglesia Católica. Las grandes batallas de los liberales del siglo XIX contra la Iglesia buscaban cambiar una sociedad centrada en Dios por una centrada en el hombre. Los liberales promovieron un orden naturalista, materialista y secular que afectaba la vida intelectual, religiosa, política y económica. Buscaron la emancipación del orden sobrenatural, moral y divino de la Iglesia.

El liberalismo de "vive y deja vivir" se está muriendo. El posliberalismo de aceptar y validar está listo para imponer su tiranía en un mundo sin valores. La principal preocupación de los que están en la lucha debe ser abrazar este orden sobrenatural, moral y divino que tanto anhela la gente posmoderna.


Return to Order


INSUSTITUIBLES

Lo han dicho diversos autores: todos somos sustituibles en la vida laboral, pero somos insustituibles como seres humanos.

Por el padre Fernando Pascual


En la oficina, en el taller, en las tareas agrícolas, quien deja un puesto puede ser fácilmente sustituido por otro. El que ocupa ese puesto que ha quedado vacío lo hará mejor o peor, pero siempre aparecen candidatos para sustituir a los que ceden su lugar.

En cambio, nadie nos puede sustituir en esa historia personal y única que tuvo inicio desde nuestra concepción. Lo que rompimos y lo que construimos, lo que encontramos y lo que perdimos, lo que lloramos y lo que reímos: nadie puede hacerlo como nosotros.

Somos insustituibles en la familia, porque ninguno ha tenido los padres que nosotros hemos tenido, ni las peleas con los hermanos, ni los abrazos para pedir perdón.

Somos insustituibles en tantas relaciones de amistad: ninguno es capaz de sustituir a un amigo verdadero cuando la muerte nos ha separado.

Somos insustituibles en esa biografía escrita poco a poco: cuando ayudamos a un anciano a cruzar la calle, cuando dimos fuerza a un enfermo con una donación de sangre, cuando visitamos a una persona deprimida y le ofrecimos palabras de cariño y apoyo.

Somos insustituibles, sobre todo, en el corazón de Dios. Nos amó de modo único y personal al crearnos. Nos amó con el gran regalo de la salvación. Nos amó en tantos encuentros con su misericordia.

Llegará un día en que dejemos una silla de oficina o unas herramientas, y otro ocupe nuestro lugar. Pero nunca llegará el día en que otro sustituya lo que somos en tantas relaciones que establecimos aquí en la tierra.

Esas relaciones nunca terminan, pues todo lo que sembramos en el amor tiene algo de eterno. Ha quedado escrito en el corazón de Dios y de tantas personas que encontramos en este camino único, insustituible, que cada uno recorre a lo largo de su existencia humana, y que nos acerca diariamente a la patria de los cielos.


PortaLuz

CÓMO LA CONTEMPLACIÓN PUEDE AYUDARNOS A RESOLVER LA CRISIS MORAL ACTUAL

El mundo es un caos moral y a los conservadores nos cuesta encontrar una solución. Sin embargo, hay una herramienta que puede ayudarnos a combatirlo: la contemplación.

Por Jon Paul Fabrizio


Dar sentido a la crisis actual es una tarea abrumadora. Nos enfrentamos a un desastre moral que exige mirar más allá del plano natural de las políticas y la politiquería. Si queremos encontrar la solución, debemos profundizar en el problema.

Hay un poderoso medio de discernimiento que debe ser considerado si queremos ganar la lucha actual por los valores morales. Debemos dejar espacio para la contemplación.


¿Hay una ventaja práctica?

Uno podría preguntarse qué ventaja práctica aporta la contemplación. Si la contemplación es “mirar con admiración un objeto” (1) y considerarlo con atención (2), ¿cómo puede ayudar a superar los problemas actuales?

A pesar de todas las apariencias, el valor de la contemplación nunca ha sido mayor. Como veremos, es una herramienta olvidada que puede solucionar los muchos problemas a los que nos enfrentamos.


La contemplación diagnostica la enfermedad revolucionaria

Un médico no puede distinguir la enfermedad de la salud si no sabe cómo funciona un cuerpo humano sano. Terminará tratando los síntomas de la enfermedad sin abordar la enfermedad en sí. Por lo tanto, sus esfuerzos serán en vano y el paciente se perderá.

Así mismo, no podemos diagnosticar la enfermedad Revolucionaria de la izquierda (3) que aflige a la sociedad sin saber cómo Dios quiso que fuera el orden creado.

Si contemplamos el orden del universo ordenado por Dios, vemos en la creación un reflejo de la perfección de Dios. La contemplación nos permite comprender, en cierta medida, los designios de Dios para el mundo.

Nos damos cuenta de cómo debería ser una sociedad verdaderamente cristiana y desarrollamos un profundo amor por este ideal. Esta admiración conduce finalmente a un deseo ardiente de establecer una civilización verdaderamente cristiana.

Solo cuando nace este deseo podemos ver cuán lejos estamos de este ideal. Entonces desarrollamos una idea de lo mal que están las cosas. Comenzaremos a ver, por ejemplo, la persecución de la Iglesia Católica, la destrucción del orden moral y el avance del ocultismo bajo una luz diferente.

Estos problemas deben ser considerados con una profunda reflexión si queremos llegar a sus causas fundamentales. Veremos la crisis como una lucha entre el bien contra el mal; Dios y el diablo. Una vez que nos demos cuenta de esto, estaremos mejor equipados para obstruir las acciones de aquellos que promueven el mal.


Una salvaguardia contra las reacciones impulsivas

La contemplación también nos permite rechazar soluciones falsas que solo logran hacer avanzar la causa del diablo.

Por ejemplo, esta contemplación nos permitirá construir hipótesis inteligentes en lugar de cavilaciones al azar. Podemos atacar las malas filosofías responsables de la crisis en curso y no recurrir a teorías de conspiración sin fundamento.

La contemplación nos impide actuar impulsivamente. Las estrategias serán serias y bien pensadas. Tales esfuerzos son atractivos e inspiran a muchos a unirse a la lucha contra la Revolución en lugar de dirigir su atención hacia una pista falsa.

Una vez que se identifique cuidadosamente el problema y la solución, estaremos mejor preparados para unir nuestros esfuerzos contra la Revolución que nos amenaza.


La contemplación ayuda a captar la seriedad de los acontecimientos

Otra tentación es restar importancia a la gravedad de la situación actual. Por ejemplo, muchos a menudo emplean cantidades desproporcionadas de sátira contra la izquierda.

De hecho, la hipocresía liberal a menudo es divertida y, a veces, es bueno señalar las inconsistencias lógicas de la izquierda.

Sin embargo, corremos un gran riesgo cuando usamos una ligereza excesiva hacia la izquierda. Tal actitud implica que los males de hoy son solo el resultado de políticos ineptos, errores estúpidos e histeria masiva. Para algunos, el problema no va más allá de esto.

La contemplación revela que la crisis no es tan superficial. No llegamos a nuestro estado actual por una serie de meteduras de pata diplomáticas, económicas o políticas. Por el contrario, nos enfrentamos a un enemigo inteligente que lleva siglos corroyendo la moral al exacerbar nuestras desordenadas tendencias hacia el mal.

En su obra magna Revolución y Contrarrevolución, el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira reflexionó profundamente sobre las causas de este peligroso proceso. Contempló la historia basándose en la enseñanza de la Iglesia, la evidencia histórica y la lógica sólida. No trató la Revolución de manera alegre, sino que la manejó con la seriedad que amerita.

En el libro, el fundador de la TFP describe agudamente la gravedad de la amenaza revolucionaria:
“[La Revolución] no debe verse como una secuencia completamente fortuita de causas y efectos que han tenido lugar inesperadamente. Ya en sus inicios, esta crisis fue lo suficientemente fuerte como para llevar a cabo todas sus potencialidades. Todavía es lo suficientemente fuerte como para causar, por medio de trastornos supremos, las destrucciones últimas que son su resultado lógico” (4).
Así, no estamos ante un adversario al que se pueda tratar con frivolidad. Siguiendo el ejemplo del Prof. Corrêa de Oliveira, debemos recurrir a la contemplación en nuestro propio esfuerzo si esperamos plantear alguna oposición seria a la Revolución.


Conclusión

La contemplación implica una seria reflexión y admiración del bien y un firme rechazo del mal. Debe jugar un papel esencial en el análisis del actual proceso Revolucionario que busca destruir cualquier remanente del orden de Dios. Solo así podemos descubrir la raíz de un problema y llegar a una solución.

Nuestra cultura moderna desalienta este comportamiento. Sin embargo, para avanzar, debemos adoptar un enfoque contemplativo.

Si se sigue descuidando la contemplación, nuestro destino está sellado.


Notas:

1) Adolfo Tanquerey,  The Spiritual Life: A Treatise on Ascetical and Mystical Theology (Tournai, Bélgica: Desclée & Co., 1930), 605.

2) Dictionary Merriam Webster, “contemplate”, consultado el 16 de enero de 2023, //www.merriam-webster.com/dictionary/contemplate.

3) La Revolución es un proceso de destrucción de siglos de duración que tiene como objetivo la civilización cristiana, tal como lo define el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira en el libro Revolution and Counter-Revolution.

4) Plinio Corrêa de Oliveira, Revolution and Counter-Revolution (Spring Grove, Pensilvania: Sociedad Estadounidense para la Defensa de la Tradición, la Familia y la Propiedad, 2014), 13-14.


 

miércoles, 25 de enero de 2023

ADOPTAR UN RITO DE INSPIRACIÓN PROTESTANTE (LXII)

Esta fue la primera vez en la Historia de la Iglesia que una ceremonia de inspiración y ethos protestantes se incorporó oficialmente a la liturgia, pero, como demostraría ampliamente el Novus Ordo, no fue la última.

Por la Dra. Carol Byrne


Es de notar que, antes de 1956, la Renovación de las Promesas Bautismales nunca fue parte de la liturgia oficial del Rito Romano, sino solo una “para-liturgia” semiprivada llevada a cabo entre grupos especiales en retiros, misiones, aniversarios del Bautismo y en la Primera Comunión de los niños. Un factor importante es que estas ceremonias se introdujeron por iniciativa de pastores individuales a nivel local. No todas se realizaban en la iglesia. No había una fórmula establecida de palabras. Y como su aparición era esporádica, no constituían nada parecido a una costumbre universal.

El hereje Erasmo fue el primero en proponer la renovación de los votos bautismales

Cuando la Renovación de las Promesas Bautismales se introdujo por primera vez de manera experimental en la Vigilia Pascual en 1951, se presentó como "una antigua tradición litúrgica que había caído en desuso y necesitaba ser restaurada". Pero, como tantas de las falsas afirmaciones de los reformadores sobre la “restauración” litúrgica, la base histórica de esta afirmación es tenue y carece de detalles contextuales.

Históricamente, la Iglesia Católica siempre ha desalentado los intentos de dar a la Renovación de las Promesas Bautismales un lugar en la liturgia. Un breve pero indicativo ejemplo fue cuando Erasmo propuso en 1522 un ritual para que los adolescentes renovaran sus votos bautismales; su sugerencia fue censurada por el principal teólogo escolástico de la época, Noël Beda (1) y su libro fue colocado en el Índice por el Papa Pablo IV en 1559 (2).

Fue, por lo tanto, una gran innovación cuando Pío XII, actuando a instancias de su Comisión de 1948 (3), impuso repentinamente el rito por fuerza mayor en toda la Iglesia en 1956. También fue una especie de empujón para el Movimiento Litúrgico, que había estado reclamando su inclusión en la liturgia (4).

Sin embargo, sólo uno de los consultores de la Comisión papal tenía dudas sobre la conveniencia de este rito en la Vigilia Pascual. Dom Bernard Capelle, para concederle lo que le corresponde, se opuso a esta reforma y expresó su desacuerdo en términos contundentes: 

 Su introducción fue innecesaria (“nulla habetur necessitas”);

Dio primacía al tema del Bautismo sobre la Resurrección, comprometiendo así el sentido teológico de la Vigilia;

 Era una novedad total (“ex toto novorum”) que carecía de cualquier pretensión histórica de uso litúrgico;

 No debía usarse en la Vigilia Pascual como sustituto del Bautismo (5).

Pero sus objeciones fueron desestimadas y la nueva Vigilia se puso en marcha de manera experimental en 1951 con la aprobación de Pío XII, antes de imponerse universalmente en 1956.


Un rito inspirado en el protestantismo

Como rito litúrgico, la Renovación de las Promesas Bautismales surgió de la "Reforma"; se registró por primera vez en el Libro de Oración Común de 1662 (6) como parte del rito protestante de “confirmación” (7).

El ritual se lleva a cabo tanto en la liturgia protestante como en la católica revisada de manera similar. El obispo o sacerdote se enfrenta a la gente, da un breve discurso y lleva a cabo un "diálogo" en la lengua vernácula con toda la congregación. No es de extrañar, por lo tanto, que esta ceremonia, ajena a cualquier concepción católica de la lex credendi, chocaría atrozmente con la lex orandi. Esto es notoriamente obvio tanto en su forma externa como en su ambigua importancia teológica.

Esta fue la primera vez en la Historia de la Iglesia que una ceremonia de inspiración y ethos protestantes se incorporó oficialmente a la liturgia, pero, como demostraría ampliamente el Novus Ordo, no fue la última.


Enturbiando las aguas del Bautismo

El padre Antonelli explicó que la Renovación figuraba entre las prácticas "que debían restaurarse si su reintroducción hacía verdaderamente los ritos más puros y más inteligibles para la mente de los fieles" (8). Pero, ¿qué tan inteligible es? ¿Y qué es exactamente lo que se renueva?

En una clase reciente de Primera Comunión se les enseña a los niños a renovar sus votos bautismales

Necesitamos considerar y preguntar: ¿En qué sentido se pueden “renovar” los votos permanentes a diferencia de los votos temporales que se pueden renovar periódicamente? Hacerlo litúrgicamente podría fácilmente dar la impresión de que el bautismo es efímero, como si los votos originales hubieran pasado su fecha de vencimiento y necesitaran ser, por así decirlo, "recargados" por otro año.

Tiene sentido recordar nuestros votos bautismales, reflexionar en qué medida nos hemos quedado cortos de ellos, como recomendaba el Catecismo del Concilio de Trento (9), reafirmar nuestra adhesión a la fe y renovar nuestros esfuerzos para progresar en la vida espiritual con la ayuda de la Misa y los Sacramentos.

Eso es muy claro. Lo que no está tan claro es el término “Renovación” de Promesas Bautismales. Puede interpretarse en el sentido tradicional descrito anteriormente, pero es potencialmente peligroso por su falta de precisión, lo que lo hace inadecuado para su inclusión en la liturgia. Porque el bautismo es la renovación, por la cual uno entra a la iglesia sin bautizar y sale cristiano. Nunca se puede volver a estar en esa posición única y, aunque se puede perder la gracia bautismal, la fuerza de los votos originales permanece inalterable. Por lo tanto, no puede decirse que necesiten renovación.

En la próxima entrega, veremos cómo el nuevo ritual desestabilizó aún más la Vigilia Pascual al cambiar su enfoque teológico de Cristo a la gente, todo por el bien de su “participación activa”.


Continúa...


Notas

1) Noël Beda era director de la Facultad de Teología de París y utilizó la teología escolástica para defender la Fe contra los errores de la naciente “Reforma” protestante. Erasmo, por otro lado, tenía poca consideración por la precisión en asuntos religiosos y despreciaba la escolástica.

2) El libro, titulado Parafrasi sopra S. Matteo (Paráfrasis del Evangelio de San Mateo), fue nombrado específicamente en el Índice. Véase aquí, pág. 132

3) En 1948, la Comisión incluyó en su “Memorándum”, n. 74, una propuesta para la Renovación de las Promesas Bautismales a ser elaborada por una subcomisión y sometida al Papa para su aprobación.

4) Ya en la década de 1920, Dom Virgil Michel, O.S.B., considerado el "padre del movimiento litúrgico en Estados Unidos", había diseñado un ritual para la renovación de las promesas bautismales, que describió en 'Baptism Consciousness', Orate Fratres, 1, 1927, pp. 309-313; Dom Godfrey Diekmann, O.S.B., promovió aún más la ceremonia durante la Primera Semana Litúrgica Nacional en Chicago 1940.

5) B. Capelle, Memoria, Supplemento II, 1950, pp. 21-22.

6) Paul F. Bradshaw, New SCM Dictionary of Liturgy and Worship, SCM Press, 2002, p. 52.

7) Los protestantes del siglo XVI se habían negado a reconocer la Confirmación como un sacramento, y sus seguidores idearon la Renovación de las Promesas Bautismales para su propia ceremonia de “confirmación”. El Vaticano II ordenó que esto fuera adoptado en la Iglesia Católica. Sacrosanctum Concilium ha afirmado: “Se debe revisar también el rito de la confirmación para que se destaque más claramente la íntima conexión de este sacramento con toda la iniciación cristiana; por eso conviene que los candidatos renueven sus promesas bautismales justo antes de ser confirmados” (CE, § 71).

8) Memoria sulla reforma liturgica: Supplemento II – Annotazioni alla “Memoria” , n. 76, 1950, pág. 9.

9) El Catecismo del Concilio de Trento aseguraba a los sacerdotes que administraban el Bautismo que los fieles serían edificados al presenciar el rito: “Así cada uno, leyendo una lección de amonestación en la persona del que recibe el Bautismo, recuerda las promesas por las cuales se había comprometido al servicio de Dios cuando fue iniciado por el bautismo, y refleja si su vida y su moral evidencian esa fidelidad a la que cada uno se compromete, al profesar el nombre de cristiano” (Baltimore, 1829, pág. 113).


Artículos relacionados:
11ª Parte: Cómo creció Bugnini bajo Pío XII
12ª Parte: Los obispos alemanes atacan, Pío XII capitula
13ª Parte: El proceso de apaciguamiento: Alimentar al cocodrilo alemán 
14ª Parte: 1951-1955: El Vaticano inicia la reforma litúrgica
35ª Parte: Saboteando la Elevación y la Consagración
39ª Parte: Cargos inventados contra las capillas42ª Parte: ¿Qué tan revolucionario fue el Congreso de Munich?
50ª Parte: Cómo se saboteó el Servicio de Tenebrae 
56ª Parte: La mafia germano-francesa detrás de la reforma litúrgica
57ª Parte: Reorquestación de la Vigilia Pascual 


Tradition in Action


EL CULTO A LA MUERTE DEL ECOFEMINISMO

El auge del ecofeminismo ha coincidido con la destrucción de la familia y la castración de los hombres. ¿Cuál es el espíritu detrás del culto a la muerte del ecofeminismo?

Por Paul Krause


El ecofeminismo es el corazón del nuevo ecologismo. Dondequiera que uno mire, son mujeres, a menudo solteras, separadas o divorciadas, las que encabezan los cantos de sirena para el nuevo ambientalismo y el “Nuevo Acuerdo Verde”. Estas mismas mujeres también apoyan abiertamente el aborto y el transexualismo sin importar el costo. Desprecian igualmente la institución espiritual de la familia y todo lenguaje de Dios Padre.

El auge del ecofeminismo ha coincidido con la destrucción de la familia y la castración de los hombres (que van de la mano). ¿Por qué es este el caso? ¿Cuál es el espíritu detrás del culto a la muerte del ecofeminismo?

En Satanic Feminism, el historiador Per Faxneld examina un hecho a menudo no estudiado sobre las principales feministas de la primera ola del siglo XIX: sus escritos y diarios están llenos de referencias y alusiones a Satanás y Lucifer como una figura heroica que lucha por la liberación femenina: La elección de Eva de comer del Árbol también se elogia como el catalizador de la libertad femenina.

Faxneld no es un cristiano ortodoxo. Se basa ampliamente en las teorías 'de género' de Michel Foucault y Julia Kristeva, junto con las teorías del poder de Marx, Gramsci y Foucault. Sin embargo, al hacerlo, revela cómo las feministas de la primera ola a menudo ofrecían lecturas blasfemas de Génesis 3.

Faxneld continúa escribiendo: "Las feministas del siglo XIX a menudo sentían que de alguna manera tenían que hacer frente al uso que los machistas hacían de la historia de Génesis 3". Para lograrlo, las feministas 
presentaron a Eva como una heroína y la serpiente como benévola”. La intención del movimiento feminista nunca fue la igualdad de derechos, el derecho al voto o la oportunidad económica, sino la destrucción total de la familia con el esposo, el padre, como el objetivo principal de la destrucción.

En German Ideology (La ideología alemana), Marx explicó los orígenes de la desigualdad no a partir de la competencia económica, como generalmente se supone, sino a partir de la división sexual del trabajo y la jefatura masculina de la familia. Marx declara célebremente: "se desarrolla la división del trabajo, que originalmente no era más que la división del trabajo en el acto sexual, luego esa división del trabajo que se desarrolla espontáneamente o 'naturalmente' en virtud de la predisposición natural". La familia, según Marx, es la raíz de la desigualdad y la opresión.

Marx continúa diciendo: “Con la división del trabajo, en la que están implícitas todas estas contradicciones, y que a su vez se basa en la división natural del trabajo en la familia y la separación de la sociedad en familias individuales opuestas entre sí, es dado simultáneamente la distribución, y de hecho la distribución desigual... la primera forma, de la cual se encuentra en la familia, donde la esposa y los hijos son los esclavos del marido. Esta esclavitud latente en la familia, aunque todavía muy cruda, es la primera propiedad, pero aún en esta etapa temprana corresponde perfectamente a la definición de los economistas modernos que la llaman el poder de disponer de la fuerza de trabajo de otros”.

De ello se deduce que si la familia es la raíz de la desigualdad y la opresión, entonces debe ser erradicada para que surjan la igualdad y la liberación.


Aquellos que siguen a Marx necesariamente deben llegar a la misma conclusión que las feministas del siglo XIX que adoraban a Satanás como un liberador de las mujeres: que la destrucción de la familia, la castración de los hombres y la androgenización de la sexualidad deben ocurrir para que la “igualdad” y el 
empoderamiento de la mujer puedan ser consumados. Tal empoderamiento surge solo a través de la lucha por el poder y la destrucción del otro.

La satanización de los hombres es lo que se desprende de la mente marxista-feminista. Los hombres no solo han subyugado a las mujeres a lo largo de la historia; los hombres también han saqueado a la "madre tierra". ¿Con qué frecuencia ese lenguaje de la avidez masculina de dominar es utilizado por las militantes ecofeministas?

A medida que la sociedad pierde la realidad de la familia, la primera semilla de la vida espiritual, sigue la reinvención de la espiritualidad. Satanás, como sabemos, siempre quiso destruir el plan filial de santidad y salvación de Dios. Ese sigue siendo su deseo hoy. Así, vemos el nuevo mandamiento del ecofeminismo como la defensa del aborto, el pilar definitorio de la destrucción filial.

El aborto es el eje de la "teología ecofeminista" porque el aborto es la forma más segura de destruir la familia y asegurar su completa disolución. Todo esto se promueve en nombre de la liberación, la libertad y la salvación de la "madre tierra".

Dios Padre no se puede relacionar con las eco-feministas que creen que todos los males del mundo son producto de la familia. La familia no se relaciona con las ecofeministas que creen que la familia es la primera instancia de desigualdad “donde la esposa y los hijos son esclavos del esposo”. La vida misma no se puede relacionar con las ecofeministas; para ellas, la familia, la célula misma de la que emerge la vida, sólo conduce al mantenimiento de relaciones de poder opresivas y al saqueo de la "madre tierra".

La ideología ecofeminista disfrazada de nueva "teología salvífica" que impregna las antiguas tierras de la cristiandad es el resultado de la disolución de la institución sagrada del matrimonio, la castración de los hombres y la sustitución de Dios Padre por una “Madre” victimizada que ha sido transgredida por la violencia de la dominación masculina y la opresión que perpetúa para siempre a los hombres como agentes del mal.

¿Cómo derrotar al movimiento ecofeminista? El antídoto contra el ecofeminismo no son impuestos más bajos, más mujeres en la fuerza laboral o un estado de bienestar generoso. El antídoto contra el ecofeminismo es el fin del aborto y la reconstitución de la familia como “célula original” de la sociedad y de la vida humana. Además, ningún avivamiento cristiano ocurrirá sin la reconstitución del papel central de la familia en la sociedad y la salvación.

No puede haber acomodación con el ecofeminismo satánico y su blasfemo culto a la muerte. Los cristianos, muy especialmente, deben saber la diferencia entre la mayordomía fiel y las ideologías salvíficas falsificadas.


Crisis Magazine


RECLAMAMOS UNA SENTENCIA SEVERA Y PROPORCIONAL PARA LAS ASESINAS DE LUCIO DUPUY

La noticia del asesinato de Lucio Dupuy ha conmocionado a la comunidad y ha dejado a muchos preguntándose cómo puede ser posible que un inocente niño de 5 años sea asesinado con semejante nivel de ensañamiento y perversidad por los adultos a los que el estado otorgó su custodia, ambas mujeres feministas integrantes de la comunidad lgbt.


Ante todo nuestra organización se solidariza con la familia paterna del niño, el papá y sus abuelos que lucharon hasta último momento en el ámbito judicial para recuperar a Lucio, y reclamamos justicia por este crimen brutal. No podemos permitir que este acto de violencia quede impune y es nuestra responsabilidad como ciudadanos luchar contra la violencia en todas sus formas.


Es importante señalar que el sexo, la orientación sexual, la filiación ideológica o la identidad de género de las personas involucradas en este caso no deben justificar en ningún modo la crueldad, la tortura, el abuso sexual y el asesinato de un niño. Si todos merecemos vivir libres de violencia, primero que nadie lo merecen los niños.

Si bien ningún castigo previsto en la legalidad parece suficiente para la perversidad demoníaca de este crimen, dada la aparente complicidad del sistema de justicia argentino en el mismo, al otorgar la custodia del niño a sus torturadoras, es importante para la salud de la sociedad argentina, que la justicia de una señal fuerte y clara de que por ser mujer, feminista, o integrante de la comunidad LGBT, esto no otorga impunidad para torturar, violar o asesinar, con una sentencia severa y proporcional a la gravedad de estos hechos.

También es importante recordar que la violencia doméstica no conoce de género, orientación sexual o identidad de género y que es un problema que afecta a personas de todas las comunidades, y por esto es necesario trabajar para fomentar la armonía y el afecto en todas las familias y las relaciones de pareja.

Mantengamos a Lucio, al papá y a sus abuelos en nuestras oraciones a la espera de la sentencia que tendría lugar el próximo 2 de Febrero.

martes, 24 de enero de 2023

LOS ABSURDOS DEL FEENEYISMO

El Feeneyita cree que el Bautismo de Deseo y Sangre es una herejía contra las definiciones del Concilio de Trento.

Por Steven Speray


Por lo tanto, la mayoría de los Feeneyitas sostienen los siguientes 21 absurdos:

1. La Iglesia católica lleva 464 años promulgando herejías por catecismo a partir del Catecismo del Concilio de Trento.

2. La Iglesia católica lleva más de 100 años promulgando herejía por derecho canónico.

3. La Iglesia católica permite la enseñanza de la herejía en toda la Iglesia desde hace cientos de años.

4. La Iglesia católica no se diferencia del protestantismo en cuanto a tener herejías.

5. Las religiones protestante y ortodoxa oriental son religiones falsas porque enseñan la herejía, pero la Iglesia católica sigue siendo la religión verdadera cuando enseña la herejía por ley y catecismo.

6. El papa San Pío V del Concilio de Trento es también el papa que promulga la herejía contra el mismo concilio.

7. Todos los papas y santos que enseñaron el Bautismo del Deseo y de la Sangre después de Trento ignoraban el dogma del concilio.

8. El papa Clemente XIII no sabía que el Catecismo Romano enseñaba el Bautismo de Deseo.

9. El Papa Pío IX ignoraba la enseñanza del concilio.

10. El Papa San Pío X ignoraba la enseñanza del concilio.

11. El Papa San Pío X permitió que se promulgara en Italia un catecismo herético en su nombre.

12. El Papa San Pío X no sabía que el bautismo de deseo estaba siendo promulgado en su nombre.

13. El Papa Benedicto XV ignoraba las enseñanzas del concilio.

14. 14. San Alfonso de Ligorio, Doctor de la Iglesia, no entendió la doctrina del Concilio sobre el Bautismo e interpretó el significado de Trento exactamente al revés de su verdadero significado.

15. San Carlos Borromeo, elegido por el Papa para explicar Trento, no entendió verdaderamente Trento.

16. San y Doctor de la Iglesia Roberto Belarmino no entendió la enseñanza del concilio sobre el Bautismo.

17. Todos los papas y santos que enseñan el Bautismo de Deseo y Sangre rechazan el verdadero significado de Jesús en Juan 3:5.

18. El Antiguo Testamento hacía más seguro y fácil llegar al cielo que el Nuevo Testamento.

19. Estalló la guerra para impedir que el Concilio Vaticano I definiera la herejía del Bautismo del Deseo aunque de todos modos es creída por toda la Iglesia.

20. Todos los laicos que creen en el Bautismo de Deseo y Sangre son herejes, pero todos los papas, santos y doctores de la Iglesia que lo hacen no son herejes. Sólo los papas, santos y doctores de la Iglesia llegan a profesar la herejía sin ser verdaderos herejes.

21. Los defensores del Bautismo de Deseo y Sangre que utilizan las enseñanzas de papas, catecismos, derecho canónico, santos y doctores de la Iglesia son mal intencionados.


Speray Catholicism in a Nutshell