sábado, 17 de abril de 2021

UN HOMBRE PRETENDE SER ADMITIDO COMO MONJA EN UN CONVENTO

Eefje Spreuters es un hombre de 46 años que vive en Nijlen, localidad belga situada cerca de Amberes. Desde hace 15 meses dice que es una mujer, que siempre se ha sentido así y que quiere ser monja.


En una entrevista con Radio 2 Antwerp, que recoge Vrt NWS, aseguró: “Siempre me he sentido mujer y me criaron muy religiosamente, especialmente por mi madre. He querido ir a un monasterio toda mi vida. Como hombre tuve una vida difícil, ahora quiero la paz”.

“Pregunté a las monjas de la Orden de las Clarisas. La semana pasada tuve contacto con las monjas de Brecht, las Trapenses. No me pudieron contestar porque no sabían si podía ingresar como mujer trans”, explicó, asegurando que las monjas respondieron con entusiasmo. “Si es necesario, iré al papa en el Vaticano. Mi vocación es más fuerte que nunca”, aseguró.

Evidentemente ninguna congregación religiosa puede aceptar a un hombre como monja, pero él, como ven, amenaza con llegar a las más altas instancias para lograrlo.

La diócesis de Amberes se ha abstenido de comentar el caso cuando se le preguntó por ello pero el obispo estaría dispuesto a tener una entrevista con él, dice el mismo medio.


InfoVaticana



viernes, 16 de abril de 2021

TRATADO SOBRE LA VERDADERA DEVOCIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN


Autor: San Luis de Montfort


ÍNDICE:

INTRODUCCIÓN


PARTE I - VERDADERA DEVOCIÓN A NUESTRA SEÑORA EN GENERAL

CAP. 1 - NECESIDAD DE DEVOCIÓN A NUESTRA SEÑORA

CAP. 2 - EN QUÉ CONSISTE LA DEVOCIÓN A MARÍA

PARTE II - LA DEVOCIÓN PERFECTA A NUESTRA SEÑORA

CAP. 3 - LA CONSAGRACIÓN PERFECTA A JESUCRISTO CAP

. 4 - MOTIVOS QUE RECOMIENDAN ESTA DEVOCIÓN CAP

. 5 - FIGURA BÍBLICA DE ESTA DEVOCIÓN PERFECTA CAP

. 6 - MARAVILLOSOS EFECTOS DE ESTA DEVOCIÓN CAP

. 7 - PRÁCTICAS PARTICULARES

SUPLEMENTO: ESTA DEVOCIÓN EN LA SANTA COMUNIÓN


INTRODUCCIÓN DE SAN LUIS MARÍA

1. Por medio de la Santísima Virgen María vino Jesús al mundo, y también por ella debe reinar en el mundo.

2. Porque María permaneció escondida durante su vida, es llamada por el Espíritu Santo y la Iglesia "Alma Mater", Madre escondida y desconocida. Tan grande era su humildad que no deseaba nada en la tierra más que permanecer desconocida para ella y los demás, y ser conocida solo por Dios.

3. En respuesta a sus oraciones para permanecer oculta, pobre y humilde, Dios se complació en ocultarla de casi todas las demás criaturas humanas en su concepción, su nacimiento, su vida, sus misterios, su resurrección y su asunción. Sus propios padres no la conocían realmente; y los ángeles a menudo se preguntaban unos a otros: "¿Quién puede ser ella?", porque Dios la había escondido de ellos, o si les revelaba algo, no era nada comparado con lo que les había ocultado.

4. Dios Padre quiso que ella no realizara ningún milagro durante su vida, al menos ninguno público, aunque le había dado el poder para hacerlo. Dios Hijo quiso que ella hablara muy poco aunque le había impartido su sabiduría.

Aunque María era su fiel esposa, Dios Espíritu Santo quiso que sus apóstoles y evangelistas dijeran muy poco de ella y sólo lo necesario para dar a conocer a Jesús.

5. María es la obra maestra suprema de Dios Todopoderoso y él se ha reservado el conocimiento y la posesión de ella para sí mismo. Ella es la gloriosa Madre de Dios Hijo que eligió humillarla y ocultarla durante su vida para fomentar su humildad. La llamó "Mujer" como si fuera una extraña, aunque en su corazón la estimaba y amaba por encima de todos los hombres y ángeles. María es la fuente sellada y la fiel esposa del Espíritu Santo donde solo él puede entrar. Ella es el santuario y lugar de descanso de la Santísima Trinidad donde Dios habita en mayor y más divino esplendor que en cualquier otro lugar del universo, sin excluir su morada por encima de los querubines y serafines. Ninguna criatura, por pura que sea, puede entrar allí sin tener un privilegio especial.

6. Declaro con los santos: María es el paraíso terrenal de Jesucristo, el nuevo Adán, donde se hizo hombre por el poder del Espíritu Santo, para realizar en sus maravillas más allá de nuestro entendimiento. Ella es el vasto y divino mundo de Dios donde se encuentran maravillas y bellezas indecibles. Ella es la magnificencia del Todopoderoso donde escondió a su único Hijo, como en su propio seno, y con él todo lo más excelente y precioso. Qué grandes y ocultas cosas ha hecho el Dios todopoderoso por esta maravillosa criatura, como ella misma tuvo que confesar a pesar de su gran humildad: "Grandes cosas ha hecho el Todopoderoso por mí". El mundo no conoce estas cosas porque es incapaz e indigno de conocerlas.

7. Los santos han dicho cosas maravillosas de María, la santa ciudad de Dios, y, como ellos mismos reconocen, nunca se mostraron más elocuentes y más complacidos que cuando hablaron de ella. Y, sin embargo, sostienen que no se puede percibir la altura de sus méritos al elevarse al trono de la Deidad; la amplitud de su amor, que es más ancho que la tierra, no se puede medir; la grandeza del poder que ejerce sobre quien es Dios no se puede concebir; y la profundidad de su profunda humildad y todas sus virtudes y gracias no pueden sonar. ¡Qué altura incomprensible! ¡Qué amplitud indescriptible! ¡Qué grandeza inconmensurable! ¡Qué abismo impenetrable!

8. Todos los días, de un extremo a otro de la tierra, en el cielo más alto y en el abismo más profundo, todas las cosas predican, todas las cosas proclaman a la maravillosa Virgen María. Los nueve coros de ángeles, hombres y mujeres de todas las edades, rango y religión, tanto buenos como malos, incluso los mismos demonios, se ven obligados por la fuerza de la verdad, voluntaria o involuntariamente, a llamarla bienaventurada.

Según San Buenaventura, todos los ángeles del cielo la llaman sin cesar: "Santa, santa, santa María, Virgen Madre de Dios". La saludan innumerables veces cada día con el saludo angelical, "Dios te salve, María", mientras se postran ante ella y le ruegan como un favor que les honre con una de sus peticiones. Según San Agustín, incluso San Miguel, aunque príncipe de toda la corte celestial, es el más ansioso de todos los ángeles por honrarla y guiar a otros a honrarla. En todo momento espera el privilegio de cumplir su palabra en ayuda de uno de sus sirvientes.

9. El mundo entero está lleno de su gloria, y esto es especialmente cierto en los pueblos cristianos, que la han elegido como guardiana y protectora de reinos, provincias, diócesis y ciudades. Muchas catedrales están consagradas a Dios en su nombre. No hay iglesia sin un altar dedicado a ella, ningún país o región sin al menos una de sus imágenes milagrosas donde se curan todo tipo de aflicciones y se reciben todo tipo de beneficios. Son muchas las cofradías y asociaciones que la honran como patrona; muchas son las órdenes bajo su nombre y protección; muchos son miembros de cofradías y religiosos de todas las congregaciones que la alaban y dan a conocer su compasión. No hay niño que no la alabe balbuceando un Avemaría. Apenas hay un pecador, por más endurecido que sea, que no posea alguna chispa de confianza en ella.

10. Y, sin embargo, en verdad debemos decir todavía con los santos: De Maria numquam satis: Todavía no hemos alabado, ensalzado, honrado, amado y servido adecuadamente a María. Ella es digna de más elogios, respeto, amor y servicio.

11. Además, debemos repetir según el Espíritu Santo, "Toda la gloria de la hija del rey está dentro", es decir, toda la gloria externa que el cielo y la tierra compiten entre sí para darle no es nada comparada con la que ella ha recibido interiormente. de su Creador, es decir, una gloria desconocida para criaturas insignificantes como nosotros, que no pueden penetrar en los secretos del rey.

12. Finalmente, debemos decir en las palabras del apóstol Pablo, "ojo no vio, ni oído oyó, ni corazón de hombre comprendió" la belleza, la grandeza, la excelencia de María, que es en verdad un milagro de milagros de gracia, naturaleza y gloria. "Si quieres comprender a la Madre", dice un santo, "entonces comprende al Hijo. Ella es una Madre de Dios digna". Hic taceat omnis lingua: Aquí calla toda lengua.

13. Mi corazón ha dictado con especial alegría todo lo que he escrito para mostrar que María ha sido desconocida hasta ahora, y que esa es una de las razones por las que Jesucristo no es conocido como debería ser.

Si entonces, como es seguro, el conocimiento y el reino de Jesucristo deben venir al mundo, sólo puede ser como consecuencia necesaria del conocimiento y reino de María. La que primero lo dio al mundo, establecerá su reino en el mundo.


PARTE I: VERDADERA DEVOCIÓN A NUESTRA SEÑORA EN GENERAL

CAPÍTULO UNO - NECESIDAD DE DEVOCIÓN A NUESTRA SEÑORA

1. El papel de María en la Encarnación

14. Con toda la Iglesia reconozco que María, siendo una mera criatura formada por las manos de Dios, es, comparada con su infinita majestad, menos que un átomo, o más bien es simplemente nada, ya que solo él puede decir: "Yo soy quien es". En consecuencia, este gran Señor, siempre independiente y autosuficiente, nunca tuvo ni tiene necesidad absoluta de la Santísima Virgen para el cumplimiento de su voluntad y la manifestación de su gloria. Para hacer todas las cosas, solo tiene que quererlas.

15. Sin embargo, declaro que, considerando las cosas como están, porque Dios ha decidido comenzar y realizar sus mayores obras a través de la Santísima Virgen desde que la creó, podemos creer con seguridad que no cambiará su plan en el tiempo, porque él es Dios y por lo tanto, no cambia en sus pensamientos ni en su forma de actuar.

16. Dios Padre entregó a su único Hijo al mundo sólo a través de María. Cualesquiera que sean los deseos que los patriarcas hayan acariciado, cualesquiera sean las súplicas que los profetas y santos de la Ley Antigua hayan tenido durante 4.000 años para obtener ese tesoro, fue María sola quien lo mereció y encontró gracia ante Dios por el poder de sus oraciones y la perfección de sus virtudes. "Siendo el mundo indigno", dijo San Agustín, "de recibir al Hijo de Dios directamente de manos del Padre, entregó a su Hijo a María para que el mundo lo reciba de ella".

El Hijo de Dios se hizo hombre para nuestra salvación, pero sólo en María y por María.

Dios Espíritu Santo formó a Jesucristo en María, pero solo después de haberle pedido su consentimiento a través de uno de los principales ministros de su corte.

17. Dios Padre impartió a María su fecundidad en la medida en que una mera criatura era capaz de recibirla, para permitirle dar a luz a su Hijo y a todos los miembros de su cuerpo místico.

18. Dios el Hijo entró en su vientre virginal como un nuevo Adán en su paraíso terrenal, para deleitarse allí y producir maravillas ocultas de la gracia.

Dios hecho hombre encontró la libertad encerrándose en su vientre. Mostró poder al dejarse llevar por esta joven doncella. Encontró su gloria y la de su Padre escondiendo sus esplendores de todas las criaturas aquí abajo y revelándolos sólo a María. Glorificó su independencia y su majestad al depender de esta adorable virgen en su concepción, su nacimiento, su presentación en el templo y en los treinta años de su vida oculta. Incluso en el momento de su muerte, ella tenía que estar presente para que él se pudiera unir a ella en un solo sacrificio y ser inmolado con su consentimiento al Padre eterno, tal como antes Isaac fue ofrecido en sacrificio por Abraham cuando aceptó la voluntad de Dios. Fue María quien lo cuidó, lo alimentó, lo cuidó, lo crió y lo sacrificó por nosotros.

El Espíritu Santo no podía dejar tan maravillosa e inconcebible dependencia de Dios sin mencionar en el Evangelio, aunque ocultó casi todas las cosas maravillosas que hizo la Sabiduría Encarnada durante su vida oculta para traernos a casa su valor y gloria infinitos. Jesús dio más gloria a Dios su Padre al someterse a su Madre durante treinta años de lo que le habría dado si hubiera convertido al mundo entero realizando los más grandes milagros. Entonces, cuánto glorificamos a Dios cuando para agradarle nos sometemos a María, tomando a Jesús como nuestro único modelo.

19. Si examinamos de cerca el resto de la vida de Jesucristo, vemos que eligió comenzar sus milagros a través de María. Fue por su palabra que santificó a San Juan Bautista en el vientre de su madre, Santa Isabel; Tan pronto como María habló, Juan fue santificado. Este fue su primer y mayor milagro de gracia. En las bodas de Caná, él transformó el agua en vino en su humilde oración, y este fue su primer milagro en el orden de la naturaleza. Comenzó y continuó sus milagros a través de María y los continuará a través de ella hasta el fin de los tiempos.

20. Dios Espíritu Santo, que no produce ninguna persona divina, se hizo fecundo a través de María, a quien desposó. Fue con ella, en ella y de ella que produjo su obra maestra, Dios hecho hombre, y que produce todos los días hasta el fin del mundo los miembros del cuerpo de esta adorable Cabeza. Por esta razón, cuanto más encuentra a María, su querida e inseparable esposa en un alma, más poderoso y eficaz se vuelve en producir a Jesucristo en esa alma y esa alma en Jesucristo.

21. Esto no significa que la Santísima Virgen confiera al Espíritu Santo una fecundidad que aún no posee. Siendo Dios, tiene la capacidad de producir al igual que el Padre y el Hijo, aunque no usa este poder y, por lo tanto, no produce otra persona divina. Pero sí significa que el Espíritu Santo eligió utilizar a nuestra Santísima Señora, aunque no la necesitaba absolutamente, para ser activamente fructífero en la producción de Jesucristo y sus miembros en ella y por ella. Este es un misterio de gracia desconocido incluso para muchos de los cristianos más eruditos y espirituales.

2. El papel de María en la santificación de las almas

22. El plan adoptado por las tres personas de la Santísima Trinidad en la Encarnación, la primera venida de Jesucristo, se adhiere cada día de manera invisible en toda la Iglesia y lo perseguirán hasta el fin de los tiempos hasta la última venida de Jesucristo.

23. Dios Padre reunió todas las aguas y las llamó mares (maría). Reunió todas sus gracias y las llamó María (María). El gran Dios tiene un tesoro o almacén lleno de riquezas en el que ha encerrado todo lo que es hermoso, resplandeciente, raro y precioso, incluso su propio Hijo. Este inmenso tesoro no es otro que María, a quien los santos llaman el "tesoro del Señor". De su plenitud todos los hombres se enriquecen.

24. Dios Hijo impartió a su madre todo lo que ganó con su vida y muerte, es decir, sus méritos infinitos y sus eminentes virtudes. La nombró tesorera de todo lo que su Padre le había dado en herencia. A través de ella aplica sus méritos a sus miembros y a través de ella transmite sus virtudes y distribuye sus gracias. Ella es su canal místico, su acueducto, a través del cual hace fluir suave y abundantemente sus misericordias.

25. Dios Espíritu Santo encomendó sus maravillosos dones a María, su fiel esposa, y la eligió como dispensadora de todo lo que posee, para que distribuya todos sus dones y gracias a quien quiera, tanto como quiera y cuando ella quiera. No se da a los hombres ningún don celestial que no pase por sus manos virginales. Tal es en verdad la voluntad de Dios, que ha decretado que todo lo tengamos por María, para que, haciéndose pobre y humilde, y ocultándose en el fondo de la nada durante toda su vida, se enriquezca, exalte y sea honrada por Dios todopoderoso. Tales son las opiniones de la Iglesia y de los primeros Padres.

26. Si estuviera hablando con los llamados intelectuales de hoy, probaría extensamente citando textos latinos tomados de las Escrituras y de los Padres de la Iglesia todo lo que ahora estoy expresando de manera tan simple. También podría presentar pruebas sólidas que se pueden leer en su totalidad en el libro del padre Poir, "La Triple Corona de la Santísima Virgen". Pero hablo principalmente por los pobres y los sencillos que tienen más buena voluntad y fe que la corriente común de eruditos. Como creen más simple y meritoriamente, permítanme simplemente decirles la verdad claramente sin molestarme en citar pasajes latinos que no entenderían. No obstante, citaré algunos textos a medida que se me ocurran a medida que avanzo.

27. Dado que la gracia realza nuestra naturaleza humana y la gloria agrega una perfección aún mayor a la gracia, es cierto que nuestro Señor permanece en el cielo tanto como el Hijo de María como lo fue en la tierra. En consecuencia, ha conservado la sumisión y la obediencia del más perfecto de todos los niños hacia la mejor de todas las madres.

Sin embargo, debemos tener cuidado de no considerar esta dependencia como una degradación o imperfección en Jesucristo. Porque María, infinitamente inferior a su Hijo, que es Dios, no le manda de la misma manera que lo manda una madre terrena a su hijo que está por debajo de ella. Puesto que ella está completamente transformada en Dios por esa gracia y gloria que transforma a todos los santos en él, no pide ni desea ni hace nada que sea contrario a la voluntad eterna e inmutable de Dios. Por tanto, cuando leemos en los escritos de San Bernardo, San Buenaventura y otros, que todo en el cielo y en la tierra, incluso Dios mismo, está sujeto a la Santísima Virgen, quieren decir que la autoridad que Dios tuvo el agrado de darle es tan grande que parece tener el mismo poder que Dios.

Moisés, con el poder de su oración, refrenó la ira de Dios contra los israelitas con tanta eficacia que el Señor infinitamente grande y misericordioso no pudo resistirlo y le pidió a Moisés que le permitiera enojarse y castigar a ese pueblo rebelde. Cuánto mayor será, entonces, la oración de la humilde Virgen María, digna Madre de Dios, que es más poderosa con el Rey del cielo que las oraciones y la intercesión de todos los ángeles y santos del cielo y de la tierra.

28. María tiene autoridad sobre los ángeles y los benditos del cielo. Como recompensa por su gran humildad, Dios le dio el poder y la misión de asignar a los santos los tronos que dejaron vacantes los ángeles apóstatas que cayeron por orgullo.

Tal es la voluntad del Dios todopoderoso que exalta a los humildes, que los poderes del cielo, la tierra y el infierno, voluntaria o involuntariamente, deben obedecer los mandamientos de la humilde Virgen María. Porque Dios la ha hecho reina del cielo y de la tierra, líder de sus ejércitos, guardiana de sus tesoros, dispensadora de sus gracias, hacedora de sus maravillas, restauradora del género humano, mediadora en favor de los hombres, destructora de sus enemigos y fiel asociada en sus grandes obras y triunfos.

29. Dios Padre quiere que María sea madre de sus hijos hasta el fin de los tiempos y por eso le dice: "Habita en Jacob", es decir, establece tu morada permanentemente en mis hijos, en mis santos representados por Jacob, y no en los hijos del diablo y los pecadores representados por Esaú.

30. Así como en la generación natural y corporal hay un padre y una madre, así en la generación sobrenatural y espiritual hay un padre que es Dios y una madre que es María. Todos los verdaderos hijos de Dios tienen a Dios por Padre y a María por Madre; el que no tiene a María por Madre, no tiene a Dios por Padre. Por eso los réprobos, como los herejes y los cismáticos, que odian, desprecian o ignoran a la Santísima Virgen, no tienen a Dios por Padre aunque pretenden con arrogancia tenerlo, porque no tienen a María por Madre. De hecho, si la tuvieran como Madre, la amarían y honrarían como los niños buenos y verdaderos naturalmente aman y honran a la madre que les dio la vida.

Una señal infalible e inconfundible por la que podemos distinguir a un hereje, un hombre de falsa doctrina, un enemigo de Dios, de uno de los verdaderos amigos de Dios, es que el hereje y el pecador empedernido no muestran más que desprecio e indiferencia por la Virgen. Se esfuerza con la palabra y el ejemplo, abierta o insidiosamente, a veces con pretextos engañosos, por menospreciar el amor y la veneración que se le muestra. Dios el Padre no le ha dicho a María que more en ellos porque son, ay, otro Esaus.

31. Dios Hijo quiere formarse y, en cierto modo, encarnarse cada día en sus miembros a través de su querida Madre. A ella le dijo: "Toma a Israel por tu herencia". Es como si dijera: Dios Padre me ha dado por herencia todas las naciones de la tierra, todos los hombres buenos y malos, predestinados y reprobados. Para los buenos seré padre y abogado, para los malos un justo vengador, pero para todos seré juez. Pero tú, mi querida Madre, tendrás como herencia y posesión sólo a los predestinados representados por Israel. Como su madre amorosa, los darás a luz, los alimentarás y los criarás. Como su reina, los guiarás, gobernarás y defenderás.

32. "Este y aquél nacieron en ella". Según la explicación de algunos de los Padres, el primer hombre nacido de María es el Dios-hombre, Jesucristo. Si Jesucristo, la cabeza de la humanidad, nace de ella, los predestinados, que son miembros de esta cabeza, también deben nacer de ella como consecuencia necesaria. Una misma madre no da a luz a la cabeza sin los miembros ni a los miembros sin la cabeza, porque estos serían monstruos en el orden de la naturaleza. Asimismo, en el orden de la gracia, la cabeza y los miembros nacen de la misma madre. Si un miembro del cuerpo místico de Cristo, es decir, uno de los predestinados, naciera de una madre distinta de María que dio a luz a la cabeza, no sería uno de los predestinados, ni un miembro de Jesucristo, sino un monstruo en el orden de la gracia.

33. Además, Jesús sigue siendo tanto como siempre fruto de María, como el cielo y la tierra repiten miles de veces al día: "Bienaventurado el fruto de tu vientre, Jesús". Por tanto, es cierto que Jesús es fruto y don de María para todo hombre que lo posee, tan verdaderamente como lo es para toda la humanidad. En consecuencia, si alguno de los fieles ha formado a Jesús en su corazón, puede decir con valentía: "Gracias a María, lo que poseo es a Jesús, su fruto, y sin ella no lo tendría". Podemos atribuirle más verdaderamente lo que San Pablo dijo de sí mismo: "Vuelvo a trabajar con todos los hijos de Dios hasta que Jesucristo, mi Hijo, sea formado en ellos hasta la plenitud de su edad". San Agustín, superándose a sí mismo y a todo lo que he dicho hasta ahora, afirma que para conformarse a la imagen del Hijo de Dios todos los predestinados, mientras están en el mundo, se esconden en el seno de la Santísima Virgen donde son protegidos, nutridos, cuidados y desarrollados por esta buena Madre, hasta el día en que los lleve a una vida de gloria después de la muerte, que la Iglesia llama el nacimiento de los justos. ¡Este es en verdad un misterio de gracia desconocido para los réprobos y poco conocido incluso por los predestinados!

34. Dios Espíritu Santo quiere moldear a sus elegidos en María y por ella. Él le dice: "Mi bien amada, esposa mía, deja que todas tus virtudes echen raíces en mis elegidos para que crezcan de fuerza en fuerza y ​​de gracia en gracia. Cuando vivías en la tierra, practicando las virtudes más sublimes, Me complací tanto contigo que aún deseo encontrarte en la tierra sin que dejes de estar en el cielo. Reproduce entonces en mis escogidos, para que tenga la alegría de ver en ellos las raíces de tu fe invencible, tu profunda humildad, tu mortificación total, tu oración sublime, tu caridad ardiente, tu firme esperanza y todas tus virtudes. Eres siempre mi esposa, tan fiel, pura y fecunda como siempre. Que tu fe me dé creyentes; tu pureza, vírgenes; tu fecundidad, elegidos y templos vivientes".

35. Cuando María ha arraigado en un alma, produce en ella maravillas de gracia que sólo ella puede producir; porque ella sola es la virgen fecunda que nunca tuvo y nunca tendrá su igual en pureza y fecundidad. Junto con el Espíritu Santo, María produjo lo más grande que jamás fue o será: un Dios-hombre. En consecuencia, producirá las maravillas que se verán en los últimos tiempos. A ella está reservada la formación y la educación de los grandes santos que vendrán al fin del mundo, porque sólo esta singular y maravillosa virgen puede producir en unión con el Espíritu Santo cosas singulares y maravillosas.

36. Cuando el Espíritu Santo, su esposo, encuentra a María en un alma, se apresura allí y entra de lleno en ella. Se entrega generosamente a esa alma según el lugar que le ha dado a su esposa. Una de las principales razones por las que el Espíritu Santo no obra maravillas en las almas es que no logra encontrar en ellas una unión suficientemente estrecha con su fiel e inseparable cónyuge. Digo "esposa inseparable", porque desde el momento en que el amor sustancial del Padre y del Hijo desposó a María para formar a Jesús, cabeza de los elegidos, y a Jesús en los elegidos, nunca la ha repudiado, porque ella siempre ha sido fiel y fructífera.

3. Consecuencias

37. Obviamente, debemos concluir de lo que acabo de decir:

Primero, que María recibió de Dios un dominio de gran alcance sobre las almas de los elegidos. De lo contrario, no podría hacer su morada en ellos como Dios el Padre le ha ordenado, y no podría concebirlos, alimentarlos y darlos a luz a la vida eterna como su madre. No podía tenerlos como herencia y posesión y formarlos en Jesús y Jesús en ellos. No pudo implantar en su corazón las raíces de sus virtudes, ni ser asociada inseparable del Espíritu Santo en todas estas obras de gracia. Ninguna de estas cosas, repito, podía hacer a menos que hubiera recibido del Todopoderoso derechos y autoridad sobre sus almas. Porque Dios, habiéndole dado poder sobre su Hijo unigénito y natural, también le dio poder sobre sus hijos adoptivos, no solo en lo que concierne a su cuerpo, que sería de poca importancia, sino también en lo que concierne a su alma.

38. María es Reina del cielo y de la tierra por gracia como Jesús es rey por naturaleza y por conquista. Pero como el reino de Jesucristo existe principalmente en el corazón o interior del hombre, según las palabras del Evangelio, "El reino de Dios está dentro de ti", así el reino de la Santísima Virgen está principalmente en el interior del hombre, es decir, en su alma. Es principalmente en las almas donde se glorifica con su Hijo más que en cualquier criatura visible. Así que podemos llamarla, como hacen los santos, Reina de nuestros corazones.

39. En segundo lugar, debemos concluir que, siendo necesaria a Dios por una necesidad que se llama "hipotética" (es decir, porque Dios así lo quiso), la Santísima Virgen es tanto más necesaria para que los hombres alcancen su fin final. En consecuencia, no debemos colocar la devoción a ella al mismo nivel que la devoción a los otros santos como si fuera simplemente algo opcional.

40. El piadoso y erudito jesuita Suárez, Justus Lipsius, devoto y erudito teólogo de Lovaina, y muchos otros, han demostrado indiscutiblemente que la devoción a la Santísima Virgen es necesaria para alcanzar la salvación. Esto lo demuestran las enseñanzas de los Padres, en particular San Agustín, San Efrén, diácono de Edesa, San Cirilo de Jerusalén, San Germán de Constantinopla, San Juan Damasceno, San Anselmo, San Bernardo, Santo Tomás y San Buenaventura. Incluso según Oecolampadius y otros herejes, la falta de estima y amor por la Virgen María es un signo infalible de la desaprobación de Dios. Por otro lado, estar total y genuinamente dedicado a ella es una señal segura de la aprobación de Dios.

41. Los tipos y textos del Antiguo y Nuevo Testamento prueban la verdad de esto, las opiniones y ejemplos de los santos lo confirman, y la razón y la experiencia lo enseñan y lo demuestran. Incluso el diablo y sus seguidores, forzados por la evidencia de la verdad, se vieron frecuentemente obligados contra su voluntad a admitirla. En aras de la brevedad, citaré sólo uno de los muchos pasajes que he recopilado de los Padres y Doctores de la Iglesia para apoyar esta verdad. "La devoción a ti, oh Virgen Santísima, es un medio de salvación que Dios da a los que quiere salvar" (San Juan Damasceno).

42. Podría contar muchas historias como evidencia de lo que acabo de decir.

(1) Uno está registrado en las crónicas de San Francisco. El santo vio en éxtasis una inmensa escalera que llegaba al cielo, en cuya cima estaba la Santísima Virgen. Esta es la escalera, le dijeron, por la cual todos debemos ir al cielo.

(2) Hay otro relatado en las Crónicas de Santo Domingo. Cerca de Carcasona, donde Santo Domingo estaba predicando el Rosario, había un desafortunado hereje que estaba poseído por una multitud de demonios. Estos espíritus malignos para su confusión fueron obligados por orden de Nuestra Señora a confesar muchas verdades grandes y consoladoras sobre la devoción a ella. Hicieron esto con tanta claridad y fuerza que, por débil que sea nuestra devoción a Nuestra Señora, no podemos leer esta historia auténtica que contiene un tributo tan involuntario que los demonios pagan a la devoción a Nuestra Señora sin derramar lágrimas de alegría.

43. Si la devoción a la Santísima Virgen es necesaria para que todos los hombres simplemente realicen su salvación, lo es aún más para aquellos que están llamados a una perfección especial. No creo que nadie pueda adquirir una unión íntima con nuestro Señor y una fidelidad perfecta al Espíritu Santo sin una unión muy estrecha con la Santísima Virgen y una dependencia absoluta de su apoyo.

44. María sola encontró gracia ante Dios sin la ayuda de ninguna otra criatura. Todos aquellos que desde entonces han encontrado gracia ante Dios, la han encontrado sólo a través de ella. Ella estaba llena de gracia cuando fue recibida por el Arcángel Gabriel y se llenó de gracia hasta desbordar por el Espíritu Santo cuando tan misteriosamente la eclipsó. De día a día, de momento a momento, aumentó tanto esta doble plenitud que alcanzó un grado de gracia inmenso e inconcebible. Tanto es así, que el Todopoderoso la convirtió en la única custodia de sus tesoros y la única dispensadora de sus gracias. Ahora puede ennoblecer, exaltar y enriquecer todo lo que elija. Ella puede guiarlos por el camino estrecho hacia el cielo y guiarlos a través de la puerta estrecha hacia la vida. Puede dar un trono real, un cetro y una corona a quien desee.

45. Sólo a María Dios le dio las llaves de los sótanos del amor divino y la capacidad de entrar en los caminos más sublimes y secretos de la perfección y conducir a otros por ellos. Sólo María les da a los desafortunados hijos de la infiel Eva la entrada a ese paraíso terrenal donde pueden caminar agradablemente con Dios y estar a salvo de sus enemigos. Allí pueden alimentarse sin miedo a la muerte del delicioso fruto del árbol de la vida y del árbol del conocimiento del bien y del mal. Pueden beber copiosamente las aguas celestiales de esa hermosa fuente que brota en tal abundancia. Como ella misma es el paraíso terrenal, esa tierra virgen y bendita de la cual fueron expulsados ​​los pecadores Adán y Eva, solo permite que aquellos a quienes ella elija entren en su dominio para convertirlos en santos.

46. ​​Todos los ricos del pueblo, para usar una expresión del Espíritu Santo como lo explica San Bernardo, todos los ricos del pueblo mirarán suplicantes a su rostro a lo largo de todas las épocas y particularmente a medida que el mundo llega a su fin. Esto significa que los santos más grandes, los más ricos en gracia y virtud serán los más asiduos en rezar a la Santísima Virgen, mirándola como el modelo perfecto para imitar y como una poderosa ayudante para asistirlos.

47. Dije que esto sucederá especialmente hacia el fin del mundo, y de hecho pronto, porque Dios Todopoderoso y su santa Madre deben levantar grandes santos que superarán en santidad a la mayoría de los demás santos tanto como los cedros del Líbano se elevan sobre pequeños arbustos. Esto le ha sido revelado a un alma santa cuya vida ha sido escrita por M. de Renty.

48. Estas grandes almas llenas de gracia y celo serán elegidas para oponerse a los enemigos de Dios que están furiosos por todos lados. Estarán excepcionalmente dedicados a la Santísima Virgen. Iluminados por su luz, fortalecidos por su comida, guiados por su espíritu, sostenidos por su brazo, resguardados bajo su protección, lucharán con una mano y construirán con la otra. Con una mano darán batalla, derrocando y aplastando a los herejes y sus herejías, a los cismáticos y sus cismas, a los idólatras y sus idolatrías, a los pecadores y a su maldad. Por otro lado, construirán el templo del verdadero Salomón y la ciudad mística de Dios, es decir, la Santísima Virgen, a quien los Padres de la Iglesia llaman el Templo de Salomón y la Ciudad de Dios. Con la palabra y el ejemplo atraerán a todos los hombres a una verdadera devoción por ella y, aunque esto creará muchos enemigos, también traerá muchas victorias y mucha gloria solo para Dios. Esto es lo que Dios le reveló a San Vicente Ferrer, ese destacado apóstol de su época, como lo ha demostrado ampliamente en una de sus obras.

Esto parece haber sido predicho por el Espíritu Santo en el Salmo 58: "El Señor reinará en Jacob y en todos los confines de la tierra. Se convertirán al anochecer y tendrán tanta hambre como perros y darán vueltas por la ciudad para encontrar algo para comer". Esta ciudad por la que los hombres deambularán en el fin del mundo buscando la conversión y el apaciguamiento del hambre que tienen de justicia es la Santísima Virgen, a quien el Espíritu Santo llama la Ciudad de Dios.

4. La parte de María en los últimos tiempos

49. La salvación del mundo comenzó por María y por ella debe cumplirse. María apenas apareció en la primera venida de Jesucristo para que los hombres, todavía insuficientemente instruidos e iluminados acerca de la persona de su Hijo, no se apartaran de la verdad apegándose demasiado a ella. Aparentemente, esto habría sucedido si hubiera sido conocida, debido a los maravillosos encantos con los que Dios Todopoderoso había dotado incluso a su apariencia exterior. Tan cierto es esto que San Denis el Areopagita nos dice en sus escritos que cuando la vio la habría tomado por una diosa, debido a su incomparable belleza, si su fe bien fundada no le hubiera enseñado lo contrario. Pero en la segunda venida de Jesucristo, María debe ser conocida y abiertamente revelada por el Espíritu Santo para que Jesús sea conocido, amado y servido a través de ella.

1) Dios quiere dar a conocer a María en los últimos tiempos.

50. Dios quiere, pues, revelar a María, su obra maestra, y darla a conocer en estos últimos tiempos:

(1) Porque se mantuvo oculta en este mundo y en su gran humildad se consideró más baja que el polvo, habiendo obtenido de Dios, sus apóstoles y evangelistas el favor de ser dada a conocer.

(2) Porque, como María no solo es la obra maestra de la gloria de Dios en el cielo, sino también su obra maestra de la gracia en la tierra, él desea ser glorificado y alabado por ella por los que viven en la tierra.

(3) Puesto que ella es la aurora que precede y revela al Sol de Justicia Jesucristo, debe ser conocida y reconocida para que Jesús sea conocido y reconocido.

(4) Como ella fue el camino por el que Jesús vino a nosotros por primera vez, volverá a ser el camino por el cual vendrá a nosotros la segunda vez, aunque no de la misma manera.

(5) Puesto que ella es el medio seguro, el camino directo e inmaculado hacia Jesús y la guía perfecta hacia él, es a través de ella que las almas que han de brillar en santidad deben encontrarlo. El que encuentra a María, encuentra la vida, es decir, a Jesucristo, que es el camino, la verdad y la vida. Pero nadie puede encontrar a María si no la busca. Nadie puede buscarla si no la conoce, porque nadie busca o desea algo desconocido. María, entonces, debe ser más conocida que nunca por la comprensión más profunda y la mayor gloria de la Santísima Trinidad.

(6) En estos últimos tiempos, María debe brillar más que nunca en misericordia, poder y gracia; en misericordia, para traer de vuelta y acoger con amor a los pobres pecadores y vagabundos que se convertirán y volverán a la Iglesia católica; en el poder, para combatir a los enemigos de Dios que se levantarán amenazadoramente para seducir y aplastar con promesas y amenazas a todos los que se les oponen; finalmente, debe brillar en gracia para inspirar y apoyar a los valientes soldados y leales siervos de Jesucristo que luchan por su causa.

(7) Por último, María debe volverse tan terrible como un ejército en orden de batalla para el diablo y sus seguidores, especialmente en estos últimos tiempos. Porque Satanás, sabiendo que tiene poco tiempo, incluso menos ahora que nunca, para destruir almas, intensifica sus esfuerzos y sus embestidas todos los días. No dudará en provocar salvajes persecuciones y tender trampas traidoras a los fieles siervos e hijos de María, a quienes encuentra más difíciles de vencer que a otros.

51. Es principalmente en referencia a estas últimas perversas persecuciones del diablo, que aumentaron diariamente hasta el advenimiento del reinado del anticristo, que debemos entender la primera y bien conocida profecía y maldición de Dios pronunciada contra la serpiente en el jardín del paraíso. Es oportuno explicarlo aquí para la gloria de la Santísima Virgen, la salvación de sus hijos y la confusión del diablo. "Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu raza y la de ella; ella te aplastará la cabeza y tú acecharás su talón" (Génesis 3:15).

52. Dios ha establecido una sola enemistad, pero irreconciliable, que perdurará e incluso aumentará hasta el fin de los tiempos. Esa enemistad es entre María, su digna Madre, y el diablo, entre los hijos y los sirvientes de la Santísima Virgen y los hijos y seguidores de Lucifer.

Así, el enemigo más terrible que Dios ha levantado contra el diablo es María, su santa Madre. Desde la época del paraíso terrenal, aunque ella existía entonces solo en su mente, le dio tal odio por su enemigo maldito, tal ingenio para exponer la maldad de la serpiente antigua y tal poder para derrotar, derrocar y aplastar a este orgulloso rebelde, que Satanás la teme no solo más que a los ángeles y los hombres, sino en cierto sentido más que a Dios mismo. Esto no significa que la ira, el odio y el poder de Dios no sean infinitamente mayores que los de la Santísima Virgen, ya que sus atributos son limitados. Simplemente significa que Satanás, siendo tan orgulloso, sufre infinitamente más al ser vencido y castigado por una humilde sierva de Dios, pues su humildad lo humilla más que el poder de Dios.

53. Lo que Lucifer perdió por el orgullo, lo ganó María por la humildad. Lo que Eva arruinó y perdió por la desobediencia, María lo salvó por la obediencia. Al obedecer a la serpiente, Eva arruinó tanto a sus hijos como a sí misma y se los entregó. María, por su perfecta fidelidad a Dios, salvó a sus hijos consigo misma y los consagró a su divina majestad. Además, Dios le ha dado a María un poder tan grande sobre los espíritus malignos que, como a menudo se han visto obligados a admitir de mala gana a través de los labios de los poseídos, temen una de sus súplicas por un alma más que las oraciones de todos los santos, y una de sus amenazas más que todos sus otros tormentos.

54. Dios ha establecido no solo una enemistad, sino "enemistades", y no sólo entre María y Satanás, sino entre su raza y la de él. Es decir, Dios ha puesto enemistades, antipatías y odios entre los verdaderos hijos y sirvientes de la Santísima Virgen y los hijos y esclavos del diablo. No tienen amor ni simpatía el uno por el otro. Los hijos de Belial, los esclavos de Satanás, los amigos del mundo, porque todos son uno y lo mismo, siempre han perseguido y perseguirán más que nunca en el futuro a los que pertenecen a la Santísima Virgen, al igual que Caín persiguió a su hermano Abel, y Esaú a su hermano Jacob. Estos son los tipos de malvados y justos. Pero la humilde María siempre triunfará sobre Satanás, el orgulloso, y tan grande será su victoria que aplastará su cabeza, el mismo asiento de su orgullo. Ella desenmascarará la astucia de su serpiente y expondrá sus malvados complots. Ella esparcirá por los vientos sus diabólicos planes y hasta el fin de los tiempos mantendrá a sus fieles servidores a salvo de sus crueles garras.

Pero el poder de María sobre los espíritus malignos brillará especialmente en los últimos tiempos, cuando Satanás acechará su calcañar, es decir, sus humildes siervos y sus pobres hijos, a quienes ella despertará para luchar contra él. A los ojos del mundo serán pequeños y pobres y, como el talón, humildes a los ojos de todos, pisoteados y aplastados como el talón por las otras partes del cuerpo. Pero, en compensación, serán ricos en las gracias de Dios, que María les concederá en abundancia. Serán grandes y exaltados ante Dios en santidad. Serán superiores a todas las criaturas por su gran celo y serán apoyados con tanta fuerza por la asistencia divina que, en unión con María, aplastarán la cabeza de Satanás con el talón, es decir, su humildad, y traerán la victoria a Jesucristo.

2) La devoción a María es especialmente necesaria en los últimos tiempos.

55. Finalmente, Dios en estos tiempos desea que su Santísima Madre sea más conocida, amada y honrada que nunca. Esto ciertamente sucederá si los elegidos, por la gracia y la luz del Espíritu Santo, adoptan la práctica interior y perfecta de la devoción que luego desarrollaré. Entonces verán claramente esa hermosa estrella del mar, tanto como la fe lo permita. Bajo su guía percibirán los esplendores de esta Reina y se consagrarán enteramente a su servicio como súbditos y esclavos del amor. Experimentarán su amabilidad maternal y su afecto por sus hijos. La amarán tiernamente y apreciarán lo llena de compasión que está y lo mucho que necesitan su ayuda. En toda circunstancia recurrirán a ella como su abogada y mediadora con Jesucristo.

56. Pero, ¿cómo serán estos sirvientes, estos esclavos, estos hijos de María?

Serán ministros del Señor que, como fuego llameante, encenderán en todas partes los fuegos del amor divino. En las poderosas manos de María, se convertirán en flechas afiladas con las que traspasará a sus enemigos.

Serán como los hijos de Leví, completamente purificados por el fuego de las grandes tribulaciones y estrechamente unidos a Dios. Llevarán el oro del amor en su corazón, el incienso de la oración en su mente y la mirra de la mortificación en su cuerpo. Llevarán a los pobres y humildes de todas partes la dulce fragancia de Jesús, pero llevarán el olor de la muerte a los grandes, ricos y orgullosos de este mundo.

57. Serán como nubes de trueno volando por el aire al más mínimo soplo del Espíritu Santo. Apegados a la nada, sorprendidos por nada, turbados por nada, lloverán la lluvia de la palabra de Dios y de la vida eterna. Tronarán contra el pecado, asaltarán al mundo, herirán al diablo y a sus seguidores, y por vida y por muerte, traspasarán con la espada de dos filos de la palabra de Dios a todos aquellos contra quienes sean enviados por el Dios Todopoderoso.

58. Serán verdaderos apóstoles de los últimos tiempos a quienes el Señor de los ejércitos dará elocuencia y fuerza para hacer maravillas y arrebatar gloriosos despojos de sus enemigos. Dormirán sin oro ni plata y, lo que es más importante, sin preocupaciones en medio de otros sacerdotes, eclesiásticos y clérigos. Sin embargo, tendrán las alas plateadas de la paloma que les permitirán ir a donde el Espíritu Santo los llame, llenos como están de la determinación de buscar la gloria de Dios y la salvación de las almas. Dondequiera que prediquen, no dejarán más que el oro del amor, que es el cumplimiento de toda la ley.

59. Por último, sabemos que serán verdaderos discípulos de Jesucristo, imitando su pobreza, su humildad, su desprecio por el mundo y su amor. Señalarán el camino angosto a Dios en pura verdad según el santo Evangelio, y no según las máximas del mundo. Su corazón no se turbará, ni mostrarán favor a nadie; no perdonarán ni prestarán atención ni temerán a ningún hombre, por poderoso que sea. Tendrán la espada de dos filos de la palabra de Dios en la boca y el estandarte de la Cruz manchado de sangre sobre sus hombros. Llevarán el crucifijo en la mano derecha y el rosario en la izquierda, y los santos nombres de Jesús y María en el corazón. La sencillez y el sacrificio de Jesús se reflejarán en todo su comportamiento.

Tales son los grandes hombres que vendrán. Por voluntad de Dios, María los preparará para extender su dominio sobre los impíos e incrédulos. Pero, ¿cuándo y cómo sucederá esto? Sólo Dios sabe. Por nuestra parte debemos anhelarlo y esperarlo en silencio y en oración: "He esperado y esperado".


CAPÍTULO DOS - EN QUÉ CONSISTE LA DEVOCIÓN A MARÍA

1. Principios básicos de la devoción a María

60. Habiendo hablado brevemente de la necesidad de la devoción a la Santísima Virgen, ahora debo explicar en qué consiste esta devoción. Esto lo haré con la ayuda de Dios después de haber establecido ciertas verdades básicas que arrojan luz sobre la notable y sana devoción que propongo desenvolver.

Primer principio: Cristo debe ser el fin último de todas las devociones

61. Jesús, nuestro Salvador, verdadero Dios y verdadero hombre debe ser el fin último de todas nuestras otras devociones; de lo contrario, serían falsas y engañosas. Él es el Alfa y la Omega, el principio y el final de todo. "Trabajamos", dice San Pablo, "sólo para hacer perfectos a todos los hombres en Jesucristo".

Porque en él sólo habita la plenitud completa de la divinidad y la plenitud completa de la gracia, la virtud y la perfección. Solo en él hemos sido bendecidos con toda bendición espiritual; es el único maestro del que debemos aprender; el único Señor en quien debemos depender; la única Cabeza a la que debemos unirnos y el único modelo que debemos imitar. Él es el único Médico que puede curarnos; el único Pastor que puede alimentarnos; el único Camino que puede conducirnos; la única Verdad que podemos creer; la única Vida que puede animarnos. Él solo lo es todo para nosotros y solo él puede satisfacer todos nuestros deseos.

No se nos da ningún otro nombre bajo el cielo mediante el cual podamos ser salvos. Dios no ha puesto otro fundamento para nuestra salvación, perfección y gloria que Jesús. Todo edificio que no esté construido sobre esa roca firme, se basa en arenas movedizas y seguramente se derrumbará tarde o temprano. Cada uno de los fieles que no está unido a él es como un sarmiento partido del tronco de la vid. Se cae y se seca y sólo sirve para ser quemado. Si vivimos en Jesús y Jesús vive en nosotros, no debemos temer la condenación. Ni los ángeles en el cielo ni los hombres en la tierra, ni los demonios en el infierno, ninguna criatura puede dañarnos, porque ninguna criatura puede separarnos del amor de Dios que es en Cristo Jesús. Por medio de él, con él y en él, podemos hacer todas las cosas y rendir toda honra y gloria al Padre en la unidad del Espíritu Santo, podemos perfeccionarnos y ser para nuestro prójimo una fragancia de vida eterna.

62. Si, entonces, estamos estableciendo una sana devoción a nuestra Santísima Señora, es solo para establecer la devoción a nuestro Señor de manera más perfecta, proporcionando una manera suave pero segura de llegar a Jesucristo. Si la devoción a nuestra Señora nos distrajo de nuestro Señor, tendríamos que rechazarla como una ilusión del diablo. Pero esto está lejos de ser el caso. Como ya he mostrado y volveré a demostrar más adelante, esta devoción es necesaria, simple y exclusivamente, porque es una manera de llegar a Jesús a la perfección, amarlo con ternura y servirlo con fidelidad.

63. Aquí me dirijo a ti por un momento, querido Jesús, para quejarme con cariño a tu divina Majestad de que la mayoría de los cristianos, e incluso algunos de los más doctos entre ellos, no reconocen el vínculo necesario que te une a ti y a tu Santísima Madre. Señor, tú estás siempre con María y María está siempre contigo. Ella nunca puede estar sin ti porque entonces dejaría de ser lo que es. Ella está tan completamente transformada en ti por la gracia que ya no vive, ya no existe, porque solo tú, querido Jesús, vives y reinas en ella más perfectamente que en todos los ángeles y santos. Si tan solo supiéramos la gloria y el amor que te ha dado esta maravillosa criatura, nuestros sentimientos por ti y por ella serían muy diferentes de los que tenemos ahora. Tan íntimamente está unida a ti que sería más fácil separar la luz del sol, y calor del fuego. Voy más allá, incluso sería más fácil separar de ti a todos los ángeles y santos que a María; porque ella te ama ardientemente y te glorifica más perfectamente que todas las demás criaturas juntas.

64. En vista de esto, mi querido Maestro, ¿no es asombroso y lamentable ver la ignorancia y la miopía de los hombres con respecto a tu santa Madre? No hablo tanto de idólatras y paganos que no te conocen y, en consecuencia, no la conocen. Ni siquiera hablo de herejes y cismáticos que te han dejado a ti y a tu santa Iglesia y, por tanto, no están interesados ​​en tu santa Madre. Hablo de católicos, e incluso de católicos educados, que profesan enseñar la fe a los demás pero que no te conocen a ti ni a tu Madre excepto especulativamente, de forma seca, fría y estéril.

Esta gente rara vez habla de tu Madre o de su devoción. Dicen que temen que se abuse de su devoción y que Tú te sientas ofendido por el excesivo honor que se le rinde. Protestan en voz alta cuando ven o escuchan a una devota sierva de María hablar con frecuencia con sentimiento, convicción y vigor de devoción hacia ella. Cuando hablan de la devoción a ella como un medio seguro de encontrarte y amarte sin miedo ni ilusión, o cuando dicen que esta devoción es un camino corto libre de peligros, o un camino inmaculado libre de imperfecciones, o un maravilloso secreto para encontrarte, pusieron mil razones engañosas para mostrar lo equivocadas que están al hablar tanto de María. Hay, dicen, grandes abusos en esta devoción que deberíamos tratar de erradicar y deberíamos remitir a la gente a ti en lugar de exhortarlos a tener devoción a tu Madre.

Si a veces se les oye hablar de la devoción a tu Madre, no es con el propósito de promoverla o convencer a la gente de ello, sino solo para destruir los abusos que se cometen sobre ella. Sin embargo, todo el tiempo estas personas están desprovistas de piedad o devoción genuina por ti, porque no tienen devoción por María. Consideran el Rosario y el Escapulario como devociones aptas solo para mujeres sencillas o personas ignorantes. Después de todo, dicen, no los necesitamos para ser salvos. Si se encuentran con alguien que ama a la Virgen, que reza el rosario o muestra alguna devoción hacia ella, pronto lo mueven a un cambio de opinión y de corazón. Le aconsejan que rece los siete salmos penitenciales en lugar del Rosario, y que muestre devoción a Jesús en lugar de a María.

Querido Jesús, ¿estas personas poseen tu espíritu? ¿Te agradan actuando de esta manera? ¿Te agradaría que no hiciéramos ningún esfuerzo para complacer a tu Madre porque tenemos miedo de ofenderla? ¿La devoción a tu santa Madre obstaculiza la devoción a ti? ¿Se guarda María algún honor que le paguemos? ¿Es ella una rival tuya? ¿Es una extraña que no tiene ningún parentesco contigo? ¿Agradarla implica disgustarte a ti? ¿El don de uno mismo a ella constituye una privación para ti? ¿Es el amor por ella una disminución de nuestro amor por ti?

65. Sin embargo, mi querido Maestro, la mayoría de los sabios eruditos no podrían estar más lejos de la devoción a tu Madre, o mostrar más indiferencia hacia ella, incluso si todo lo que acabo de decir fuera cierto. Aléjame de su forma de pensar y actuar y déjame compartir tus sentimientos de gratitud, estima, respeto y amor por tu santa Madre. Entonces podré amarte y glorificarte aún más, porque te imitaré y seguiré más de cerca.

66. Como si no hubiera dicho nada hasta ahora para promover su honor, concédeme ahora la gracia de alabarla más dignamente, a pesar de todos sus enemigos que también son tuyos. Entonces puedo decirles valientemente con los santos: "Nadie presuma de esperar misericordia de Dios, si ofende a su santa Madre".

67. Para que pueda obtener de tu misericordia una auténtica devoción a tu Santísima Madre y difundirla por todo el mundo, ayúdame a amarte de todo corazón, y por esta intención acepta la ferviente oración que ofrezco con san Agustín y todos los que verdaderamente te amo.


Oración de San Agustín

Oh Jesucristo, eres mi Padre, mi Dios misericordioso, mi gran Rey, mi buen Pastor, mi único Maestro, mi mejor ayudante, mi amado amigo de abrumadora belleza, mi Pan vivo, mi eterno sacerdote. Tú eres mi guía a mi hogar celestial, mi única luz verdadera, mi santo gozo, mi verdadero camino, mi brillante sabiduría, mi sincera sencillez, la paz y armonía de mi alma, mi perfecta salvaguardia, mi generosa herencia, mi eterna salvación.

Mi amado Señor, Jesucristo, ¿por qué he amado o deseado alguna otra cosa en mi vida que no sea a ti, mi Dios? ¿Dónde estaba yo cuando no estaba en comunión contigo? A partir de ahora, dirijo todos mis deseos a ser inspirado por ti y centrado en ti. Les indico que sigan adelante porque se han demorado lo suficiente, que se apresuren hacia su meta, que busquen la que anhelan.

Oh Jesús, sea maldito y lleno de amargura el que no te ama. Oh gentil Jesús, deja que cada sentimiento digno mío te muestre amor, se deleite en ti y te admire. Oh Dios de mi corazón y de mi herencia, Cristo Jesús, que mi corazón se ablande ante la influencia de tu espíritu y que vivas en mí. Que la llama de tu amor arda en mi alma. Que arda sin cesar en el altar de mi corazón. Que brille en lo más íntimo de mi ser. Que esparza su calor en los rincones ocultos de mi alma y que en el día de mi consumación aparezca ante ti consumido en tu amor. Amén.


Segundo principio: pertenecemos a Jesús y María como sus esclavos

68. De lo que Jesucristo es con respecto a nosotros debemos concluir, como dice San Pablo, que no nos pertenecemos a nosotros mismos, sino enteramente a Él como miembros y esclavos suyos, porque Él nos compró a un precio infinito: el despojo de su Preciosa Sangre. Antes del bautismo, pertenecíamos al diablo como esclavos, pero el bautismo nos convirtió en verdad en esclavos de Jesús.

Por lo tanto, debemos vivir, trabajar y morir con el único propósito de darle fruto, glorificarlo en nuestro cuerpo y dejarlo reinar en nuestra alma. Somos su conquista, el pueblo que ha ganado, su herencia.

Es por eso que el Espíritu Santo nos compara: 1) con árboles que se plantan junto a las aguas de la gracia en el campo de la Iglesia y que deben dar sus frutos cuando llegue el momento; 2) a los sarmientos de la vid de los que Jesús es el tallo, que deben producir buenas uvas; 3) a un rebaño de ovejas del cual Jesús es el Pastor, que debe crecer y dar leche; 4) a buena tierra cultivada por Dios, donde la semilla se esparcirá y producirá cosechas hasta treinta, sesenta o cien veces. Nuestro Señor maldijo la higuera estéril y condenó al siervo perezoso que malgastaba su talento.

Todo esto prueba que quiere recibir algún fruto de nuestros miserables, a saber, nuestras buenas obras, que por derecho le pertenecen sólo a él, "creadas en Jesucristo para buenas obras". Estas palabras del Espíritu Santo muestran que Jesús es la única fuente y debe ser el único fin de todas nuestras buenas obras, y que debemos servirle no solo como siervos pagados, sino como esclavos del amor. Déjame explicarte a qué me refiero.

69. Hay dos formas de pertenecer a otra persona y estar sujeto a su autoridad. Uno es por el servicio ordinario y el otro es por la esclavitud. Y entonces debemos usar los términos "sirviente" y "esclavo". El servicio ordinario en los países cristianos es cuando un hombre es empleado para servir a otro durante un cierto período de tiempo con un salario fijo o acordado. Cuando un hombre depende totalmente de otro de por vida, y debe servir a su amo sin esperar ningún salario o recompensa, cuando es tratado como una bestia del campo sobre el cual el dueño tiene el derecho de vida o muerte, entonces es esclavitud.

70. Ahora bien, hay tres clases de esclavitud; esclavitud natural, esclavitud forzada y esclavitud voluntaria. Todas las criaturas son esclavas de Dios en el primer sentido, porque "la tierra y su plenitud pertenecen al Señor". Los diablos y los condenados son esclavos en el segundo sentido. Los santos en el cielo y los justos en la tierra son esclavos en el tercer sentido. La esclavitud voluntaria es el más perfecto de los tres estados, porque por él damos la mayor gloria a Dios, que mira en el corazón y quiere que le sea dado. ¿No se le llama Dios del corazón o de la voluntad amorosa? Porque mediante esta esclavitud elegimos libremente a Dios y su servicio antes que todas las cosas, aunque no estemos obligados por nuestra propia naturaleza a hacerlo.

71. Hay un mundo de diferencia entre un sirviente y un esclavo. 1) Un sirviente no le da a su patrón todo lo que es, todo lo que tiene y todo lo que puede adquirir por sí mismo o por medio de otros. Un esclavo, sin embargo, se entrega a su amo completa y exclusivamente con todo lo que tiene y todo lo que puede adquirir. 2) Un sirviente exige un salario por los servicios prestados a su patrón. Un esclavo, por otro lado, no puede esperar nada, no importa qué habilidad, atención o energía haya puesto en su trabajo. 3) Un sirviente puede dejar a su empleador cuando le plazca, o al menos cuando expire el plazo de su servicio, mientras que el esclavo no tiene tal derecho. 4) Un empleador no tiene derecho a vida o muerte sobre un sirviente. Si lo matara como lo haría con una bestia de carga, cometería un asesinato. Pero el amo de un esclavo tiene por ley el derecho de vida o muerte sobre él, para que pueda venderlo a quien quiera o, si me perdonan la comparación, matarlo como mataría a su caballo. 5) Finalmente, un sirviente está al servicio de su patrón sólo por un tiempo; un esclavo para siempre.

72. Ningún otro estado humano implica la pertenencia más completa a otro que la esclavitud. Entre los pueblos cristianos, nada hace que una persona pertenezca más plenamente a Jesús y a su santa Madre que la esclavitud voluntaria. Nuestro Señor mismo nos dio el ejemplo de esto cuando por amor a nosotros "tomó la forma de un esclavo". Nuestra Señora nos dio el mismo ejemplo cuando se llamó a sí misma la sierva o esclava del Señor. El Apóstol consideró un honor ser llamado "esclavo de Cristo". Varias veces en las Sagradas Escrituras, se hace referencia a los cristianos como "esclavos de Cristo".

La palabra latina "servus" en un tiempo significaba sólo un esclavo porque los sirvientes como los conocemos no existían. Los amos eran servidos por esclavos o por libertos. El Catecismo del Concilio de Trento no deja ninguna duda de que somos esclavos de Jesucristo, utilizando el término inequívoco "Mancipia Christi", que significa claramente: esclavos de Cristo.

73. Concediendo esto, digo que debemos pertenecer a Jesús y servirle no sólo como jornaleros, sino como esclavos voluntarios que, movidos por el amor generoso, se comprometen a su servicio a la manera de los esclavos por el honor de pertenecerle. Antes de ser bautizados, éramos esclavos del diablo, pero el bautismo nos convirtió en esclavos de Jesús. Los cristianos sólo pueden ser esclavos del diablo o esclavos de Cristo.

74. Lo que digo en un sentido absoluto de Nuestro Señor, lo digo en un sentido relativo de Nuestra Señora. Jesús, al elegirla como su asociada inseparable en su vida, gloria y poder en el cielo y en la tierra, le ha dado por gracia en su reino todos los mismos derechos y privilegios que él posee por naturaleza. "Todo lo que pertenece a Dios por naturaleza pertenece a María por gracia", dicen los santos, y, según ellos, así como Jesús y María tienen la misma voluntad y el mismo poder, también tienen los mismos súbditos, servidores y esclavos.

75. Siguiendo, pues, la enseñanza de los santos y de muchos grandes hombres, podemos llamarnos y convertirnos en esclavos amorosos de la Santísima Virgen para llegar a ser esclavos más perfectos de Jesús. María es el medio que nuestro Señor eligió para venir a nosotros y también es el medio que debemos elegir para ir a Él. La inclinación más fuerte de María es unirnos a Jesús, su Hijo, y el mayor deseo de su Hijo es que nos acerquemos a Él a través de su Santísima Madre. Se siente complacido y honrado del mismo modo que un rey estaría complacido y honrado si un ciudadano, queriendo convertirse en un mejor súbdito y esclavo del rey, se hiciera esclavo de la reina. Por eso los Padres de la Iglesia, y san Buenaventura después de ellos, afirman que la Santísima Virgen es el camino que conduce a nuestro Señor.

76. Además, si, como he dicho, la Santísima Virgen es Reina y Soberana del cielo y de la tierra, ¿no tiene entonces tantos súbditos y esclavos como criaturas? "Todas las cosas, incluida la propia María, están sujetas al poder de Dios. Todas las cosas, incluido Dios, están sujetas al poder de la Virgen", nos dicen San Anselmo, San Bernardo y San Buenaventura. ¿No es razonable encontrar que entre tantos esclavos debe haber algunos esclavos del amor, que libremente eligen a María como su Reina? ¿Deberían los hombres y los demonios tener esclavos dispuestos y María no tener ninguno? Un rey hace que sea un punto de honor que la reina, su consorte, tenga sus propios esclavos, sobre los cuales tiene derecho a la vida y la muerte, porque el honor y el poder otorgados a la reina es honor y poder otorgados al rey. ¿Podríamos creer que Jesús, ¿El mejor de todos los hijos, que compartió su poder con su Santísima Madre, se resentiría de que ella tuviera sus propios esclavos? ¿Tiene menos estima y amor por su madre de lo que Assuero tenía por Ester o Salomón por Betsabé? ¿Quién podría decir o pensar tal cosa?

77. Pero, ¿adónde me lleva mi pluma? ¿Por qué pierdo el tiempo demostrando algo tan obvio? Si las personas no están dispuestas a llamarse esclavas de María, ¿qué importa? Que se conviertan y se llamen esclavos de Jesucristo, porque esto es lo mismo que ser esclavos de María, ya que Jesús es fruto y gloria de María. Esto es lo que hacemos perfectamente en la devoción que discutiremos más adelante.

Tercer principio: debemos deshacernos de lo malo que hay en nosotros.

78. Nuestras mejores acciones suelen estar manchadas y estropeadas por el mal que está arraigado en nosotros. Cuando se vierte agua pura y clara en una jarra maloliente, o vino en un barril sin lavar que anteriormente contenía otro vino, el agua clara y el buen vino se contaminan y adquieren fácilmente un olor desagradable. De la misma manera cuando Dios vierte en nuestra alma, contagiada por el pecado original y actual, las aguas celestiales de su gracia o los deliciosos vinos de su amor, sus dones suelen estar estropeados y manchados por el sedimento maligno que nos deja el pecado. Nuestras acciones, incluso las de la más alta virtud, muestran sus efectos. Por lo tanto, es de suma importancia que, al buscar la perfección que sólo puede alcanzarse mediante la unión con Jesús, nos deshagamos de todo lo que hay de malo en nosotros. De lo contrario, nuestro Señor infinitamente puro, que tiene un odio infinito por la más mínima mancha en nuestra alma, se negará a unirnos a Él y nos alejará de Su presencia.

79. Para librarnos del egoísmo, primero debemos ser completamente conscientes, por la luz del Espíritu Santo, de nuestra naturaleza contaminada. Por nosotros mismos somos incapaces de hacer nada que conduzca a nuestra salvación. Nuestra debilidad humana es evidente en todo lo que hacemos y habitualmente no somos confiables. No merecemos ninguna gracia de Dios. Nuestra tendencia a pecar siempre está presente. El pecado de Adán nos ha echado a perder casi por completo y nos ha agriado, llenándonos de orgullo y corrompiéndonos a cada uno de nosotros, así como la levadura agria, hincha y corrompe la masa en la que se coloca. Los pecados reales que hemos cometido, ya sean mortales o veniales, aunque perdonados, han intensificado nuestros bajos deseos, nuestra debilidad, nuestra inconstancia y nuestras malas tendencias, y han dejado un sedimento de maldad en nuestra alma.

Nuestros cuerpos son tan corruptos que el Espíritu Santo se refiere a ellos como cuerpos de pecado, concebidos y alimentados en el pecado, y capaces de cometer cualquier tipo de pecado. Están sujetos a mil males, deteriorándose día a día y albergando únicamente enfermedades, alimañas y corrupción.

Nuestra alma, unida a nuestro cuerpo, se ha vuelto tan carnal que se le ha llamado carne. "Toda carne había corrompido su camino". Orgullo y ceguera de espíritu, dureza de corazón, debilidad e inconstancia de alma, malas inclinaciones, pasiones rebeldes, dolencias del cuerpo, todo esto es lo que podemos llamar nuestro. Por naturaleza somos más orgullosos que los pavos reales, nos aferramos a la tierra más que los sapos, somos más viles que las cabras, más envidiosos que las serpientes, más codiciosos que los cerdos, más feroces que los tigres, más perezosos que las tortugas, más débiles que las cañas y más cambiantes que el clima. No tenemos en nosotros nada más que pecado, y sólo merecemos la ira de Dios y la eternidad del infierno.

80. ¿Es de extrañar entonces que nuestro Señor haya establecido que cualquiera que aspire a ser su seguidor debe negarse a sí mismo y odiar su propia vida? Él deja en claro que quien ama su vida la perderá y quien odia su vida la salvará. Ahora, nuestro Señor, que es Sabiduría infinita, y no da mandamientos sin una razón, nos invita a odiarnos a nosotros mismos solo porque merecemos ser odiados en abundancia. Nada es más digno de amor que Dios y nada es más digno de odio que uno mismo.

81. En segundo lugar, para vaciarnos de nosotros mismos, debemos morir diariamente a nosotros mismos. Esto implica que renunciemos a lo que los poderes del alma y los sentidos del cuerpo nos inclinan a hacer. Debemos ver como si no viéramos, escuchar como si no escucháramos y usar las cosas de este mundo como si no las usáramos. Esto es lo que San Pablo llama "morir a diario". A menos que el grano de trigo caiga al suelo y muera, queda solo un grano y no da ningún buen fruto. Si no morimos a nosotros mismos y si nuestras devociones más santas no nos conducen a esta muerte necesaria y fecunda, no daremos frutos de ningún valor y nuestras devociones dejarán de ser provechosas. Todas nuestras buenas obras estarán contaminadas por el amor propio y la voluntad propia, de modo que nuestros mayores sacrificios y nuestras mejores acciones serán inaceptables para Dios.

82. En tercer lugar, debemos elegir entre todas las devociones a la Santísima Virgen la que nos conducirá con más seguridad a este morir a uno mismo. Esta devoción será la mejor y la más santificadora para nosotros. Porque no debemos creer que todo lo que reluce es oro, que todo lo dulce es miel, o que todo lo que es fácil de hacer y lo hace la mayoría de la gente es lo más santificador. Así como en la naturaleza existen secretos que nos permiten hacer ciertas cosas naturales con rapidez, facilidad y bajo costo, así también en la vida espiritual existen secretos que nos permiten realizar obras con rapidez, fluidez y facilidad. Tales obras son, por ejemplo, vaciarnos del amor propio, llenarnos de Dios y alcanzar la perfección.

La devoción que me propongo explicar es uno de estos secretos de la gracia, porque es desconocido para la mayoría de los cristianos. Solo unas pocas personas devotas lo conocen y aún menos lo practican y aprecian. Para comenzar la explicación de esta devoción aquí hay una cuarta verdad que es una consecuencia de la tercera.

Cuarto principio: es más humilde tener un intermediario con Cristo

83. Es más perfecto porque supone una mayor humildad acercarnos a Dios a través de un mediador que directamente por nosotros mismos. Nuestra naturaleza humana, como acabo de mostrar, está tan malcriada que si confiamos en nuestro propio trabajo, esfuerzo y preparación para llegar a Dios y agradarle, es seguro que nuestras buenas obras se mancharán y tendrán poco peso con él. No lo inducirán a unirse a nosotros ni a contestar nuestras oraciones. Dios tenía sus razones para darnos mediadores con él. Vio nuestra indignidad e impotencia y se compadeció de nosotros. Para darnos acceso a sus misericordias nos proporcionó poderosos defensores, de modo que descuidar a estos mediadores y acercarnos a su infinita santidad directamente y sin la ayuda de ninguno de ellos, es faltarle humildad y respeto hacia Dios, que es tan grande. y santo.

84. Nuestro Señor es nuestro Abogado y nuestro Mediador de redención con Dios Padre. Es por él que debemos rezar con toda la Iglesia, triunfante y militante. Es a través de él que tenemos acceso a Dios Padre. Nunca debemos comparecer ante Dios, nuestro Padre, a menos que seamos apoyados por los méritos de su Hijo y, por así decirlo, vestidos con ellos, como el joven Jacob estaba vestido con la piel de los cabritos cuando se presentó ante su padre Isaac para recibir su bendición.

85. ¿Pero no necesitamos en absoluto un mediador con el Mediador mismo? ¿Somos lo suficientemente puros para estar unidos directamente a Cristo sin ninguna ayuda? ¿No es Jesús Dios, igual en todos los sentidos al Padre? Por tanto, ¿no es él el Lugar Santísimo, que tiene derecho al mismo respeto que su Padre? Si en su amor infinito se convirtió en nuestra seguridad y en nuestro Mediador con su Padre, a quien quiso apaciguar para redimirnos de nuestras deudas, ¿deberíamos por eso mostrarle menos respeto y tener menos consideración por la majestad y santidad de su ¿persona?

No tengamos miedo de decir con San Bernardo que necesitamos un mediador con el mismo Mediador y María, honrada por Dios, es la más capaz de cumplir este oficio de amor. A través de ella, Jesús vino a nosotros; a través de ella deberíamos ir a él. Si tenemos miedo de ir directamente a Jesús, que es Dios, por su infinita grandeza, o nuestra bajeza, o nuestros pecados, imploremos sin miedo la ayuda e intercesión de María, nuestra Madre. Ella es amable, es tierna y no hay nada duro ni prohibitivo en ella, nada demasiado sublime o demasiado brillante. Cuando la vemos, vemos nuestra propia naturaleza humana en su estado más puro. Ella no es el sol, deslumbrando nuestra débil vista por el brillo de sus rayos. Más bien, es hermosa y dulce como la luna, que recibe su luz del sol y la suaviza y adapta a nuestra percepción limitada.

Está tan llena de amor que nadie que pida su intercesión es rechazado, no importa cuán pecador sea. Los santos dicen que nunca se supo desde que comenzó el mundo que alguien acudiera a la Santísima Virgen, con confianza y perseverancia, y fuera rechazado. Su poder es tan grande que sus oraciones nunca son rechazadas. Ella sólo tiene que presentarse en oración ante su Hijo y él inmediatamente la recibe y le concede sus peticiones. Siempre es conquistado con amor por las oraciones de la querida Madre que lo parió y lo alimentó.

86. Todo esto está tomado de San Bernardo y San Buenaventura. Según ellos, tenemos que dar tres pasos para llegar a Dios. La primera, más cercana a nosotros y más adecuada a nuestra capacidad, es María; el segundo es Jesucristo; el tercero es Dios el Padre. Para ir a Jesús, debemos ir a María, nuestra mediadora de intercesión. Para ir a Dios Padre, debemos ir a Jesús, nuestro Mediador de redención. Este orden se observa perfectamente en la devoción de la que hablaré más adelante.

Quinto principio: es difícil guardar las gracias recibidas de Dios

87. Es muy difícil, considerando nuestra debilidad y fragilidad, guardar las gracias y los tesoros que hemos recibido de Dios.

1. Llevamos este tesoro, que vale más que el cielo y la tierra, en vasos frágiles, es decir, en un cuerpo corruptible y en un alma débil y vacilante que requiere muy poco para deprimirlo y perturbarlo.

88. 2. Los espíritus malignos, astutos ladrones que son, pueden tomarnos por sorpresa y robarnos todo lo que poseemos. Están buscando día y noche el momento adecuado. Vagan incesantemente buscando devorarnos y arrebatarnos en un breve momento de pecado toda la gracia y el mérito que hemos tardado años en adquirir. Su malicia y su experiencia, su astucia y su número deberían hacernos siempre temerosos de que nos suceda tal desgracia. La gente, más rica en gracia y virtud, más experimentada y avanzada en santidad que nosotros, ha sido sorprendida y despojada de todo. ¡Cuántos cedros del Líbano, cuántas estrellas del firmamento hemos visto caer con tristeza y perder en poco tiempo su altivez y su brillo!

¿Qué ha provocado este inesperado revés? No la falta de gracia, porque a nadie se le niega. Fue una falta de humildad; se consideraban más fuertes y más autosuficientes de lo que realmente eran. Se creían capaces de conservar sus tesoros. Creían que su casa era lo suficientemente segura y sus arcas lo suficientemente fuertes como para salvaguardar su precioso tesoro de gracia. Fue debido a su inconsciente confianza en sí mismos, aunque les parecía que confiaban únicamente en la gracia de Dios, que el Señor más justo los dejó solos y permitió que fueran despojados. Si hubieran conocido la maravillosa devoción que luego explicaré, habrían confiado su tesoro a María, la Virgen poderosa y fiel.

89. 3. Es difícil perseverar en la santidad debido a la influencia excesivamente corruptora del mundo. El mundo es tan corrupto que parece casi inevitable que los corazones religiosos se ensucien, si no con su barro, al menos con su polvo. Es un milagro que alguien se mantenga firme en medio de este torrente furioso y no sea arrastrado; para capear este mar tempestuoso y no ser ahogado o robado por piratas; respirar este aire pestilente y no ser contaminado por él. Es María, la Virgen singularmente fiel sobre quien Satanás nunca tuvo poder, quien obra este milagro para quienes la aman de verdad.

2. Marcas de una devoción falsa y auténtica a María

90. Ahora que hemos establecido estas cinco verdades básicas, es tanto más necesario hacer la elección correcta de la verdadera devoción a nuestra Santísima Señora, porque ahora más que nunca hay falsas devociones a ella que fácilmente pueden confundirse con verdaderas. El diablo, como falsificador y astuto, engañador experimentado, ya ha engañado y arruinado a muchos cristianos por medio de devociones fraudulentas a la Virgen. Día a día usa su experiencia diabólica para llevar a muchos más a su perdición, engañándolos, adormeciéndolos en el pecado y asegurándoles que algunas oraciones, incluso mal dichas, y algunas prácticas exteriores, inspiradas por él mismo, son devociones auténticas. Un falsificador generalmente fabrica monedas solo de oro y plata, rara vez de otros metales, porque estos últimos no valdrían la pena. De manera similar, el diablo deja en paz otras devociones y falsifica principalmente las dirigidas a Jesús y María, por ejemplo, la devoción a la Sagrada Eucaristía y a la Santísima Virgen, porque estas son para otras devociones lo que el oro y la plata son para otros metales.

91. Por tanto, es muy importante, en primer lugar, reconocer las falsas devociones a la Santísima Virgen para evitarlas, y reconocer la verdadera devoción para practicarla. En segundo lugar, entre tantas formas diferentes de verdadera devoción a nuestra Santísima Señora, debemos elegir la más perfecta y más agradable para ella, la que da mayor gloria a Dios y es más santificante para nosotros.

1. Falsa devoción a Nuestra Señora


92. Hay, en mi opinión, siete clases de falsa devoción a María, a saber, la devoción de (1) los críticos, (2) los escrupulosos, (3) los superficiales, (4) los presuntuosos, (5) los inconstantes, (6) los hipócritas, (7) los egoístas.

Devotos críticos

93. Los devotos críticos son en su mayor parte eruditos orgullosos, personas de mentes independientes y satisfechas de sí mismas, que en el fondo de sus corazones tienen una vaga devoción a María. Sin embargo, critican casi todas esas formas de devoción hacia ella que la gente sencilla y piadosa usa para honrar a su buena Madre solo porque tales prácticas no les atraen. Cuestionan todos los milagros e historias que atestiguan la misericordia y el poder de la Santísima Virgen, incluso los registrados por autores dignos de confianza o tomados de las crónicas de órdenes religiosas. No pueden soportar ver a gente sencilla y humilde de rodillas ante un altar o estatua de Nuestra Señora, o rezando ante algún santuario al aire libre. Incluso los acusan de idolatría como si adoraran la madera o la piedra. Dicen que, en lo que a ellos respecta, no les importa tal demostración externa de devoción y que no son tan crédulos como para creer todos los cuentos de hadas e historias que se cuentan de nuestra Santísima Señora. Cuando les dices cuán admirablemente los Padres de la Iglesia elogiaron a la Virgen, responden que los Padres estaban exagerando como lo hacen los oradores, o que sus palabras están tergiversadas. Estos falsos devotos, estas orgullosas gentes mundanas son muy temibles. Hacen un daño incalculable a la devoción a Nuestra Señora. Mientras pretenden corregir los abusos, logran muy bien alejar a la gente de esta devoción. 

Devotos escrupulosos

94. Los devotos escrupulosos son aquellos que imaginan que están menospreciando al Hijo al honrar a la Madre. Temen que al exaltar a María menosprecian a Jesús. No soportan ver a la gente dándole a la Virgen las alabanzas que le deben y que los Padres de la Iglesia le han prodigado. Les molesta ver a más gente arrodillada ante el altar de María que ante el Santísimo Sacramento, como si estos actos fueran diferentes entre sí, o como si los que rezaban a la Virgen no rezaran a través de ella a Jesús. No quieren que hablemos de ella con demasiada frecuencia ni que le recemos con tanta frecuencia.

Estas son algunas de las cosas que dicen: "¿De qué sirven todos estos rosarios, cofradías y devociones exteriores a la Virgen? Hay mucha ignorancia en todo esto. Es una burla de la religión. Háblenos de esos que son devotos de Jesús (y a menudo pronuncian su nombre sin descubrir la cabeza). Debemos ir directamente a Jesús, ya que él es nuestro único Mediador. Debemos predicar a Jesús; eso es una sana devoción". Hay algo de verdad en lo que dicen, pero la inferencia que hacen para evitar la devoción a Nuestra Señora es muy insidiosa. Es una trampa sutil del maligno con el pretexto de promover un bien mayor. Porque nunca damos más honor a Jesús que cuando honramos a su Madre, y la honramos simple y exclusivamente para honrarlo a él de la manera más perfecta. Acudimos a ella solo como un camino que conduce a la meta que buscamos: Jesús, su Hijo.

95. La Iglesia, con el Espíritu Santo, bendice a la Virgen primero, luego a Jesús, "Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús". No es que María sea más grande que Jesús, o incluso igual a él, eso sería una herejía intolerable. Pero para bendecir a Jesús de manera más perfecta, primero debemos bendecir a María. Digamos con todos los verdaderamente devotos de ella, a pesar de estos falsos y escrupulosos devotos: "Oh María, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús".

Devotos superficiales

96. Los devotos superficiales son personas cuya devoción total a Nuestra Señora consiste en prácticas exteriores. Sólo les atraen las cosas externas de la devoción porque no tienen espíritu interior. Rezan muchos rosarios con mucha prisa y asisten distraídamente a muchas misas. Participan en las procesiones de la Virgen sin fervor interior. Se unen a sus cofradías sin reformar sus vidas ni reprimir sus pasiones ni imitar las virtudes de María. Todo lo que les atrae es el aspecto emocional de esta devoción, pero su esencia no tiene ningún atractivo en absoluto. Si no sienten calor en sus devociones, piensan que no están haciendo nada; se enfadan y lo abandonan todo, o hacen las cosas sólo cuando les da la gana. El mundo está lleno de estos devotos superficiales, y no hay nadie más crítico con los hombres de oración que consideran la devoción interior como el aspecto esencial y se esfuerzan por adquirirla sin, sin embargo, descuidar una expresión externa razonable que siempre acompaña a la verdadera devoción.

Devotos presuntuosos

97. Los devotos presuntuosos son pecadores que dan rienda suelta a sus pasiones o su amor al mundo, y que, bajo el hermoso nombre de cristiano y siervo de la Virgen, ocultan el orgullo, la avaricia, la lujuria, la borrachera, la ira, el juramento, la calumnia injusticia y otros vicios. Duermen tranquilamente en sus malos hábitos, sin hacer ningún gran esfuerzo por corregirlos, creyendo que su devoción a la Virgen les da esa libertad. Se convencen a sí mismos de que Dios los perdonará, que no morirán sin confesión, que no se perderán por toda la eternidad. Todo esto lo dan por hecho porque rezan el Rosario, ayunan los sábados, están inscritos en la Cofradía del Santo Rosario o el Escapulario, o una cofradía de Nuestra Señora, llevan la medalla o la cadenita de Nuestra Señora.

Cuando les dices que tal devoción es sólo una ilusión del diablo y una presunción peligrosa que bien puede arruinarlos, se niegan a creerte. "Dios es bueno y misericordioso", responden, "y no nos ha hecho para condenarnos. Ningún hombre está libre de pecado. No moriremos sin confesarnos, y todo lo que se necesita es un buen acto de contrición al morir". Además, dicen tener devoción a Nuestra Señora; llevan el escapulario; recitan todos los días con fidelidad y humildad los siete Padres Nuestros y las siete Avemarías en su honor. A veces incluso rezan el Rosario y el Oficio de la Virgen, además de ayunar y realizar otras buenas obras.

Cegándose aún más, citan historias que han escuchado o leído - no les molesta que sean verdaderas o falsas - que relatan cómo las personas que habían muerto en pecado mortal volvieron a la vida para ir a la confesión, o cómo sus almas fueron milagrosamente retenidas en sus cuerpos hasta la confesión, porque en su vida rezaron algunas oraciones o realizaron algunos actos piadosos, en honor a la Virgen. Se supone que otros obtuvieron de Dios en el momento de la muerte, a través de la misericordiosa intercesión de la Santísima Virgen, el dolor y el perdón por sus pecados, y así fueron salvados. En consecuencia, estas personas esperan que les suceda lo mismo.

98. Nada en nuestra religión cristiana es tan merecedor de condena como esta presunción diabólica. ¿Cómo podemos afirmar sinceramente que amamos y honramos a la Santísima Virgen cuando por nuestros pecados herimos, perforamos, crucificamos y ultrajamos sin piedad a su Hijo? Si María hiciera una regla para salvar por su misericordia a este tipo de personas, estaría perdonando la maldad y ayudando a ultrajar y crucificar a su Hijo. ¿Quién se atrevería a pensar en algo así?

99. Declaro que tal abuso de la devoción a ella es un sacrilegio horrible y, junto a una Comunión indigna, es el pecado más grande y menos perdonable, porque la devoción a la Virgen es la más santa y la mejor después de la devoción al Santísimo Sacramento.

Admito que para ser verdaderamente devoto de Nuestra Señora, no es absolutamente necesario ser tan santo como para evitar todo pecado, aunque esto es deseable. Pero al menos es necesario (nótese lo que voy a decir), (1) estar genuinamente decididos a evitar al menos todo pecado mortal, que ultraja tanto a la Madre como al Hijo; (2) practicar el autocontrol para evitar el pecado; (3) unirse a sus cofradías, rezar el Rosario y otras oraciones, ayunar los sábados, etc.

100. Tales medios son sorprendentemente efectivos para convertir incluso al pecador empedernido. Si eres tan pecador, con un pie en el abismo, te aconsejo que hagas lo que te he dicho. Pero hay una condición esencial. Debes realizar estas buenas obras únicamente para obtener de Dios, por intercesión de la Virgen, la gracia de arrepentirte de tus pecados, obtener el perdón por ellos y vencer tus malos hábitos, y no vivir complacientemente en el estado de pecado, sin hacer caso de la advertencia de la voz de tu conciencia, el ejemplo de nuestro Señor y los santos, y la enseñanza del santo evangelio.

Devotos inconstantes

101. Los devotos inconstantes son aquellos cuya devoción a Nuestra Señora se practica a trompicones. A veces son fervientes y otras son tibios. A veces parecen dispuestos a hacer cualquier cosa para complacer a Nuestra Señora, y poco después, han cambiado por completo. Empiezan por abrazar cada devoción a la Virgen. Se unen a sus cofradías, pero no cumplen fielmente las reglas. Son tan cambiantes como la luna, y como la luna, María los pone bajo sus pies. Por su inconstancia son indignos de ser incluidos entre los siervos de la Virgen más fiel, porque la fidelidad y la constancia son las señas de identidad de los siervos de María.

Devotos hipócritas

102. Hay otra categoría de falsos devotos de Nuestra Señora, los hipócritas. Estos esconden sus pecados y malas costumbres bajo el manto de la Santísima Virgen para parecer a sus semejantes diferentes de lo que son.

Devotos interesados ​​en sí mismos

103. Luego están los devotos egoístas que recurren a ella sólo para ganar un caso judicial, para escapar de algún peligro, para curarse de alguna dolencia o para satisfacer alguna necesidad similar. Excepto cuando lo necesitan, nunca piensan en ella. Tales personas no son aceptables ni para Dios ni para su Madre.

104. Debemos, entonces, evitar cuidadosamente unirnos a los devotos críticos, que no creen en nada y encuentran fallas en todo; los escrupulosos que, por respeto a nuestro Señor, temen tener demasiada devoción a su Madre; los devotos exteriores cuya devoción consiste enteramente en prácticas externas; los devotos presuntuosos que, al amparo de una devoción ficticia a Nuestra Señora, se revuelcan en sus pecados; los devotos inconstantes que, siendo inestables, cambian sus prácticas devocionales o las abandonan por completo a la más mínima tentación; los hipócritas que se unen a cofradías y llevan emblemas de la Virgen sólo para ser considerados buenas personas; finalmente, los devotos egoístas que rezan a la Virgen sólo para deshacerse de los males corporales o para obtener beneficios materiales.

2. Marcas de auténtica devoción a Nuestra Señora

105. Después de haber explicado y condenado las falsas devociones a la Santísima Virgen, describiremos ahora brevemente qué es la verdadera devoción. Es interior, confiada, santa, constante y desinteresada.

106. En primer lugar, la verdadera devoción a la Virgen es interior, es decir, proviene de la mente y del corazón y se deriva de la estima en que la tenemos, la alta estima que tenemos por su grandeza y el amor que le tenemos.

107. En segundo lugar, es confiada, es decir, nos llena de confianza en la Santísima Virgen, la confianza que un niño tiene en su Madre amorosa. Nos impulsa a acudir a ella en todas las necesidades de cuerpo y alma con gran sencillez, confianza y cariño. Suplicamos la ayuda de nuestra Madre siempre, en todas partes y para todo. Le pedimos que nos ilumine en nuestras dudas, que nos devuelva al camino correcto cuando nos descarriamos, que nos proteja cuando seamos tentados, que nos fortalezca cuando nos debilitemos, que nos levante cuando caigamos en el pecado, para animarnos cuando nos desanimamos, para deshacernos de nuestros escrúpulos, para consolarnos en las pruebas, cruces y desengaños de la vida. Finalmente, en todas nuestras aflicciones de cuerpo y alma, naturalmente acudimos a María en busca de ayuda, sin temor a importunarla o desagradar a nuestro Señor.

108. En tercer lugar, la verdadera devoción a la Virgen es santa, es decir, nos lleva a evitar el pecado y a imitar las virtudes de María. Sus diez virtudes principales son: profunda humildad, fe viva, obediencia ciega, oración incesante, abnegación constante, pureza incomparable, amor ardiente, paciencia heroica, bondad angelical y sabiduría celestial.

109. Cuarto, la verdadera devoción a la Virgen es constante. Nos fortalece en nuestro deseo de hacer el bien y nos impide abandonar nuestras prácticas devocionales con demasiada facilidad. Nos da el valor para oponernos a las modas y máximas del mundo, las vejaciones y las inclinaciones rebeldes de la carne y las tentaciones del diablo. Así, una persona verdaderamente dedicada a nuestra Santísima Señora no es cambiante, inquieta, escrupulosa o tímida. Sin embargo, no decimos que tal persona nunca peca o que sus sensibles sentimientos de devoción nunca cambian. Cuando ha caído, extiende su mano a su Santísima Madre y se levanta de nuevo. Si pierde todo gusto y sentimiento de devoción, no se molesta en absoluto porque un buen y fiel servidor de María se guía en su vida por la fe en Jesús y María, y no por los sentimientos.

110. En quinto lugar, la verdadera devoción a María es desinteresada. Nos inspira a buscar a Dios solo en su Santísima Madre y no a nosotros mismos. El verdadero súbdito de María no sirve a su ilustre Reina para beneficio egoísta. Él no la sirve para el bienestar temporal o eterno, sino simple y exclusivamente porque ella tiene derecho a ser servida y solo a Dios en ella. Él la ama no tanto porque sea buena con él o porque espera algo de ella, sino simplemente porque es adorable. Por eso la ama y la sirve con tanta fidelidad en el cansancio y la sequedad del alma como en el dulce y sensible fervor. La ama tanto en el Calvario como en Caná. Cuán agradables y preciosos a los ojos de Dios y de su santa Madre deben ser estos siervos de María, que la sirven sin egoísmo. ¡Qué raros son hoy en día!

111. Ya he dicho muchas cosas de la Santísima Virgen y, como intento formar una verdadera sierva de María y una verdadera discípula de Jesús, todavía tengo mucho que decir, aunque por ignorancia, incapacidad y falta de conocimiento y tiempo, dejaré infinitamente más sin decir.

112. Pero mi trabajo será bien recompensado si este librito cae en manos de un alma noble, un hijo de Dios y de María, nacido no de sangre ni de la voluntad de la carne ni de la voluntad del hombre. Mi tiempo estará bien empleado si, por la gracia del Espíritu Santo, después de haber leído este libro, se convence del valor supremo de la sólida devoción a María que voy a describir. Si pensara que mi sangre culpable podría ayudar al lector a aceptar en su corazón las verdades que le expreso en honor a mi querida Madre y Reina, yo, su hijo y esclavo más indigno, la usaría en lugar de tinta para escribir estas palabras. Esperaría encontrar almas fieles que, por su perseverancia en la devoción que enseño, le paguen la pérdida que ha sufrido por mi ingratitud e infidelidad.

113. Me siento más inspirado que nunca a creer y esperar el pleno cumplimiento del deseo que está profundamente grabado en mi corazón y de lo que he rezado a Dios durante muchos años, es decir, que en un futuro cercano o lejano la Santísima Virgen tenga más hijos, siervos y esclavos del amor que nunca, y que por ellos Jesús, mi querido Señor, reinará más que nunca en el corazón de los hombres.

114. Preveo claramente que bestias furiosas vendrán con furia para hacer pedazos con sus dientes diabólicos este librito y el que el Espíritu Santo usó para escribirlo, o harán que al menos permanezca escondido en la oscuridad y silencio de un cofre y así evitar que vea la luz del día. Incluso atacarán y perseguirán a quienes lo lean y pongan en práctica lo que contiene. ¡Pero no importa! ¡Mucho mejor! Incluso me anima a tener la esperanza de un gran éxito ante la perspectiva de una poderosa legión de valientes soldados de Jesús y María, tanto hombres como mujeres, que lucharán contra el diablo, el mundo y la naturaleza corrupta en los tiempos peligrosos que se avecinan.

"Que el lector entienda. Que acepte esta enseñanza quien pueda".

3. Principales prácticas de devoción a María

115. Hay varias prácticas interiores de verdadera devoción a la Santísima Virgen. Aquí están brevemente los principales:

(1) Honrandola, como la digna Madre de Dios, mediante el culto de la hiperdulia, es decir, estimarla y honrarla más que a todos los demás santos como la obra maestra de la gracia y la principal en santidad después de Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre.

(2) Meditando sobre sus virtudes, sus privilegios y sus acciones.

(3) Contemplando su sublime dignidad.

(4) Ofreciéndole actos de amor, alabanza y gratitud.

(5) Invocándola con un corazón alegre.

(6) Ofreciendonos a ella y uniendonos a ella.

(7) Haciendo todo lo posible para complacerla.

(8) Comenzando, realizando y completando nuestras acciones a través de ella, en ella, con ella y para ella para hacerlas a través de Jesús, en Jesús, con Jesús y para Jesús, nuestro fin último. Explicaremos esta última práctica más adelante.

116. La verdadera devoción a la Virgen tiene también varias prácticas exteriores. Aquí están los principales:

(1) Inscribirse en sus cofradías y unirse a sus cofradías.

(2) Unirse a las órdenes religiosas dedicadas a ella.

(3) Dar a conocer y apreciar sus privilegios.

(4) Dar limosna, ayunar, realizar actos interiores y exteriores de abnegación en su honor.

(5) Llevar signos de devoción como el rosario, el escapulario o una cadenita.

(6) Recitar con atención, devoción y reverencia las quince décadas del Rosario en honor a los quince misterios principales de Nuestro Señor, o al menos cinco décadas en honor a los Misterios Gozosos: la Anunciación, la Visitación, el Nacimiento de Nuestro Señor, la Purificación, el Hallazgo del Niño Jesús en el templo; o los Misterios Dolorosos: la Agonía en el Huerto, la Flagelación, la Coronación de espinas, la Carga de la Cruz y la Crucifixión; o los Misterios Gloriosos: Resurrección de Nuestro Señor, Ascensión, Descenso del Espíritu Santo, Asunción de Nuestra Señora, en cuerpo y alma, al cielo, Coronación de María por la Santísima Trinidad.

También se puede elegir cualquiera de las siguientes oraciones: el Rosario de seis o siete décadas en honor a los años que se cree que nuestra Señora pasó en la tierra; la Coronita de la Santísima Virgen en honor a su corona de doce estrellas o privilegios; el Oficio de Nuestra Señora tan ampliamente aceptado y recitado en la Iglesia; el salterio pequeño de la Santísima Virgen, compuesto en su honor por san Buenaventura, que es tan reconfortante y tan devocional que no se puede recitar sin ser conmovido por él; los catorce Padres Nuestros y Avemarías en honor a sus catorce alegrías. Hay varias otras oraciones e himnos de la Iglesia, como los himnos de los tiempos litúrgicos, el Ave Maris Stella, el O Gloriosa Domina; el Magnificat y otras oraciones que se encuentran en todos los libros de oraciones.

(7) Cantarle himnos o enseñar a otros a cantarlos.

(8) Hacer una genuflexión o inclinarse ante ella cada mañana mientras se dice, por ejemplo, sesenta o cien veces: "Dios te salve, Virgen fiel", para que por su intercesión ante Dios podamos corresponder fielmente con sus gracias durante todo el día; y por la noche diciendo "Ave María, Madre de Misericordia", pidiéndole que obtenga el perdón de Dios por los pecados que hemos cometido durante el día.

(9) Encargarse de sus cofradías, decorar sus altares, coronar y adornar sus estatuas.

(10) Llevar sus estatuas o hacer que otros las lleven en procesión, o tener una pequeña sobre la persona como una protección efectiva contra el maligno.

(11) Haciendo que se hagan estatuas de ella, o su nombre grabado y colocado en las paredes de iglesias o casas y en las puertas y entradas de ciudades, iglesias y casas.

(12) Entregarse solemnemente a ella mediante una consagración especial.

117. El Espíritu Santo ha inspirado a las almas santas con otras prácticas de verdadera devoción a la Santísima Virgen, todas ellas conducentes a la santidad. Puede leerlos en detalle en "Paraíso abierto a Filagia", una colección de muchas devociones practicadas por los santos para honrar a la Santísima Virgen, compilada por el padre Paul Barry de la Compañía de Jesús. Estas devociones son una ayuda maravillosa para las almas que buscan la santidad siempre que se realicen de manera digna, es decir:

(1) Con la justa intención de agradar solo a Dios, buscando la unión con Jesús, nuestro último fin, y edificando al prójimo.

(2) Con atención, evitando distracciones intencionales.

(3) Con devoción, evitando las prisas y la negligencia.

(4) Con decoro y postura corporal respetuosa.

. La práctica perfecta

118. Habiendo leído casi todos los libros sobre la devoción a la Santísima Virgen y hablado con las personas más santas y eruditas de la época, ahora puedo afirmar con convicción que nunca he conocido ni escuchado de ninguna devoción a la Virgen que sea comparable a la una de la que voy a hablar. Ninguna otra devoción exige más sacrificios por Dios, ninguna nos vacía más completamente del amor propio y propio, ninguna nos mantiene más firmemente en la gracia de Dios y la gracia de Dios en nosotros. Ninguna otra devoción nos une más perfecta y fácilmente a Jesús. Finalmente, ninguna devoción da más gloria a Dios, es más santificadora para nosotros o más útil para nuestro prójimo.

119. Como esta devoción consiste esencialmente en un estado de alma, no todos la entenderán de la misma manera. Algunos, la gran mayoría, se detendrán en el umbral y no irán más lejos. Otros, no muchos, solo darán un paso hacia su interior. ¿Quién dará un segundo paso? ¿Quién tomará un tercio? Finalmente, ¿quién permanecerá en él de forma permanente? Solo aquel a quien el Espíritu de Jesús revela el secreto. El mismo Espíritu Santo conducirá a esta alma fiel de fuerza en fuerza, de gracia en gracia, de luz en luz, hasta que al fin logre la transformación en Jesús en la plenitud de su era en la tierra y de su gloria en el cielo.


PARTE II: LA DEVOCIÓN PERFECTA A NUESTRA SEÑORA

CAPÍTULO TRES - LA CONSAGRACIÓN PERFECTA A JESUCRISTO

1. Una consagración completa a María

120. Como toda perfección consiste en ser conformados, unidos y consagrados a Jesús, naturalmente se sigue que la más perfecta de todas las devociones es la que nos conforma, une y consagra más completamente a Jesús. Ahora bien, de todas las criaturas de Dios, María es la más conforme a Jesús. De ello se deduce que, de todas las devociones, la devoción a ella constituye la consagración y la conformidad más eficaces con él. Cuanto más se consagra a María, más se consagra a Jesús.

Por eso la perfecta consagración a Jesús no es más que una perfecta y completa consagración de uno mismo a la Santísima Virgen, que es la devoción que enseño; o en otras palabras, es la perfecta renovación de los votos y promesas del santo bautismo.

121. Esta devoción consiste en entregarse íntegramente a María para pertenecer íntegramente a Jesús a través de ella. Requiere que demos:

(1) Nuestro cuerpo con sus sentidos y miembros;

(2) Nuestra alma con sus facultades;

(3) Nuestras posesiones materiales presentes y todo lo que adquiriremos en el futuro;

(4) Nuestras posesiones interiores y espirituales, es decir, nuestros méritos, virtudes y buenas acciones del pasado, presente y futuro.

En otras palabras, le damos todo lo que poseemos tanto en nuestra vida natural como en nuestra vida espiritual, así como todo lo que adquiriremos en el futuro en el orden de la naturaleza, de la gracia y de la gloria en el cielo. Esto lo hacemos sin ninguna reserva, ni un centavo, ni un pelo, ni la más mínima buena acción. Y damos por toda la eternidad sin reclamar ni esperar, a cambio de nuestra ofrenda y nuestro servicio, ninguna otra recompensa que el honor de pertenecer a nuestro Señor por María y en María, aunque nuestra Madre no lo fuera, como de hecho siempre lo es, la más generosa y agradecida de todas las criaturas de Dios.

122. Nótese aquí que hay que tener en cuenta dos cosas con respecto a nuestras buenas obras, a saber, la satisfacción y el mérito o, en otras palabras, su valor satisfactorio o de oración y su valor meritorio. El valor satisfactorio o de oración de una buena obra es la buena acción en la medida en que condona la expiación por el castigo debido al pecado u obtiene alguna nueva gracia. El valor o mérito meritorio es la buena acción en la medida en que merece la gracia y la gloria eterna. Ahora, por esta consagración de nosotros mismos a la Santísima Virgen, le damos todo el valor de satisfacción y oración, así como el valor meritorio de nuestras buenas obras, es decir, todas las satisfacciones y los méritos. Le damos nuestros méritos, gracias y virtudes, no para que ella los dé a otros, porque son, estrictamente hablando, intransferibles, porque sólo Jesús, al hacerse fiador nuestro ante su Padre, tuvo el poder de impartirnos sus méritos. Pero se los damos para que los guarde, los aumente y los embellezca, como explicaremos más adelante, y le damos nuestros actos de expiación para que los aplique donde le plazca para mayor gloria de Dios.

123. (1) Se sigue entonces: que con esta devoción le damos a Jesús todo lo que podemos darle, y de la manera más perfecta, es decir, por las manos de María. De hecho, le damos mucho más de lo que lo hacemos con otras devociones que requieren que demos solo una parte de nuestro tiempo, algunas de nuestras buenas obras o actos de expiación y penitencia. En esta devoción se da y se consagra todo, incluso el derecho a disponer libremente de los bienes espirituales y de las satisfacciones obtenidas con las buenas obras diarias. Esto no se hace ni siquiera en las órdenes religiosas. Los miembros de las órdenes religiosas dan a Dios sus bienes terrenales por el voto de pobreza, los bienes del cuerpo por el voto de castidad, su libre albedrío por el voto de obediencia y, a veces, su libertad de movimiento por el voto de clausura. Pero no le dan por estos votos la libertad y el derecho de disponer del valor de sus buenas obras. No se despojan de lo que un cristiano considera más preciado y querido: sus méritos y satisfacciones.

124. (2) De ello se deduce, entonces, que quien de esta manera se consagra y se sacrifica voluntariamente a Jesús por María, ya no puede disponer del valor de ninguna de sus buenas acciones. Todos sus sufrimientos, todos sus pensamientos, palabras y obras pertenecen a María. Entonces puede disponer de ellos de acuerdo con la voluntad de su Hijo y para su mayor gloria. Esta dependencia, sin embargo, no va en detrimento de los deberes del estado de vida presente y futuro de una persona. Uno de esos deberes, por ejemplo, sería el de un sacerdote que, en virtud de su oficio o de otro modo, debe aplicar el valor satisfactorio o de oración de la Santa Misa a una persona en particular. Porque esta consagración sólo puede realizarse según el orden establecido por Dios y de acuerdo con los deberes del propio estado de vida.

125. (3) De ello se desprende que nos consagramos al mismo tiempo a María ya Jesús. Nos entregamos a María porque Jesús la eligió como el medio perfecto para unirse a nosotros y unirnos a él. Nos entregamos a Jesús porque él es nuestro último fin. Dado que él es nuestro Redentor y nuestro Dios, le debemos todo lo que somos.

2. Una perfecta renovación de las promesas bautismales


126. He dicho que esta devoción podría llamarse con razón una renovación perfecta de los votos y promesas del santo bautismo. Antes del bautismo, todo cristiano era esclavo del diablo porque le pertenecía. En el bautismo, ya sea personalmente o por medio de sus patrocinadores, ha renunciado solemnemente a Satanás, sus seducciones y sus obras. Ha elegido a Jesús como su Maestro y Señor soberano y se ha comprometido a depender de él como esclavo del amor. Esto es lo que se hace en la devoción que les presento. Renunciamos al diablo, al mundo, al pecado y a nosotros mismos, como se expresa en el acto de consagración, y nos entregamos enteramente a Jesús por medio de María. Incluso hacemos algo más que en el bautismo, cuando normalmente nuestros padrinos hablan por nosotros y somos entregados a Jesús solo por poder.

En el santo bautismo no nos entregamos a Jesús explícitamente a través de María, ni le damos el valor de nuestras buenas acciones. Después del bautismo, tenemos total libertad para aplicar ese valor a quien deseemos o guardárnoslo para nosotros. Pero con esta consagración nos entregamos explícitamente a Jesús a través de las manos de María e incluimos en nuestra consagración el valor de todas nuestras acciones.

127. "Los hombres" dice Santo Tomás, "juran en el bautismo renunciar al diablo y a todas sus seducciones". "Este voto", dice San Agustín, "es el más grande y el más indispensable de todos los votos". Los expertos en derecho canónico dicen lo mismo: "El voto que hacemos en el bautismo es el más importante de todos los votos". Pero, ¿alguien cumple este gran voto? ¿Alguien cumple fielmente las promesas del bautismo? ¿No es cierto que casi todos los cristianos son infieles a las promesas hechas a Jesús en el bautismo? ¿De dónde viene este fracaso universal, si no del olvido habitual del hombre de las promesas y responsabilidades del bautismo y del hecho de que casi nadie ratifica personalmente el contrato hecho con Dios a través de sus padrinos?

128. Esto es tan cierto que el Concilio de Sens, convocado por orden del emperador Luis el Debonair para remediar los graves desórdenes de la cristiandad, llegó a la conclusión de que la causa principal de este colapso moral fue el olvido del hombre de sus obligaciones bautismales y su desprecio por ellas. No podría sugerir una mejor manera de remediar este gran mal que alentar a todos los cristianos a renovar las promesas y votos del bautismo.

129. El Catecismo del Concilio de Trento, fiel intérprete de ese santo Concilio, exhorta a los sacerdotes a hacer lo mismo y a animar a los fieles a recordar y aferrarse a la creencia de que están ligados y consagrados como esclavos de Jesús, su Redentor y Señor. "El párroco exhortará a los fieles a no perder nunca de vista el hecho de que están obligados en conciencia a dedicarse y consagrarse para siempre a su Señor y Redentor como sus esclavos".

130. Ahora bien, los Concilios, los Padres de la Iglesia y la experiencia misma, todos indican que el mejor remedio para las frecuentes faltas de los cristianos es recordarles las responsabilidades de su bautismo y hacerles renovar los votos que hicieron en ese momento. ¿No es, pues, razonable hacerlo en nuestros días y de manera perfecta adoptando esta devoción con su consagración a nuestro Señor por medio de su Santísima Madre? Digo "de manera perfecta", porque al hacer esta consagración a Jesús están adoptando el medio perfecto para entregarse a Él, que es la Santísima Virgen María.

131. Nadie puede objetar que esta devoción sea nueva o carente de valor. No es nuevo, ya que los Concilios, los Padres de la Iglesia, y muchos autores tanto pasados ​​como presentes, hablan de la consagración al Señor o de la renovación de los votos bautismales como algo que se remonta a la antigüedad y se recomienda a todos los fieles. Tampoco carece de valor, ya que la fuente principal de los desórdenes morales y la consecuente pérdida eterna de cristianos surgen del olvido de esta práctica y la indiferencia hacia ella.

132. Algunos pueden objetar que esta devoción nos hace impotentes para ayudar a las almas de nuestros familiares, amigos y bienhechores, ya que requiere que demos a nuestro Señor, a través de María, el valor de nuestras buenas obras, oraciones, penitencias y limosnas.

A ellos les respondo:

(1) Es inconcebible que nuestros amigos, familiares y bienhechores sufran alguna pérdida porque nos hemos dedicado y consagrado incondicionalmente al servicio de Jesús y María; sería una afrenta al poder y la bondad de Jesús y María, que seguramente acudirán en ayuda de nuestros familiares, amigos y bienhechores, ya sea por nuestros escasos recursos espirituales o por otras fuentes.

(2) Esta devoción no nos impide orar por los demás, tanto vivos como muertos, aunque la aplicación de nuestras buenas obras dependa de la voluntad de la Santísima Virgen. Al contrario, nos hará rezar con mayor confianza. Imagínese un hombre rico que, queriendo mostrar su estima por un gran príncipe, le entrega toda su fortuna. ¿No tendría ese hombre mayor confianza al pedirle al príncipe que ayudara a uno de sus amigos que necesitaba ayuda? De hecho, el príncipe estaría muy feliz de tener la oportunidad de demostrar su gratitud a alguien que había sacrificado todo lo que poseía para enriquecerlo, empobreciéndose para honrarlo. Lo mismo debe decirse de Nuestro Señor y Nuestra Señora. Nunca se permitirán que los superen en gratitud.

133. Algunos dirán, quizás, si le doy a la Virgen todo el valor de mis acciones para aplicarlo a quien ella quiera, quizás tenga que sufrir mucho tiempo en el purgatorio. Esta objeción, que surge del amor propio y del desconocimiento de la generosidad de Dios y de su santa Madre, se refuta a sí misma.

Considere un alma generosa y ferviente que valora los intereses de Dios más que los suyos. Le da a Dios todo lo que tiene sin reservas hasta que no puede dar más. Solo desea que la gloria y el reino de Jesús vengan a través de su Madre, y hace todo lo posible para lograrlo. ¿Será esta alma generosa y desinteresada, pregunto, más castigada en el próximo mundo por haber sido más generosa y desinteresada que otras personas? ¡Lejos de ahí! Porque veremos más adelante que nuestro Señor y su Madre serán muy generosos con tal alma con los dones de la naturaleza, la gracia y la gloria en esta vida y en la próxima.

134. Debemos ahora considerar lo más brevemente posible: (1) los motivos que nos recomiendan esta devoción, (2) los efectos maravillosos que produce en las almas fieles, y (3) las prácticas de esta devoción.


CAPÍTULO CUATRO - MOTIVOS QUE RECOMIENDAN ESTA DEVOCIÓN

1. Por ella nos entregamos completamente a Dios

135. Este primer motivo nos muestra la excelencia de la consagración de nosotros mismos a Jesús por María.

No podemos concebir un llamado más alto que el de estar al servicio de Dios y creemos que el más pequeño de los siervos de Dios es más rico, más fuerte y más noble que cualquier monarca terrenal que no sirve a Dios. ¡Cuán rico, fuerte y noble debe ser entonces el siervo bueno y fiel, que sirve a Dios de la manera más completa y sin reservas que puede! Esa persona es la esclava fiel y amorosa de Jesús en María. En efecto, se ha entregado por completo al servicio del Rey de reyes a través de María, su Madre, sin quedarse con nada. Todo el oro del mundo y las bellezas de los cielos no pudieron recompensarla por lo que ha hecho.

136. Otras congregaciones, asociaciones y cofradías creadas en honor del Señor y de la Santísima Virgen, que tanto bien hacen en la Iglesia, no exigen que sus miembros lo abandonen absolutamente todo. Simplemente les prescriben la realización de determinados actos y prácticas en cumplimiento de sus obligaciones. Los dejan libres para disponer del resto de sus acciones y de su tiempo. Pero esta devoción nos hace entregar a Jesús y María todos nuestros pensamientos, palabras, acciones y sufrimientos y cada momento de nuestra vida sin excepción. Por lo tanto, hagamos lo que hagamos, ya sea que estemos despiertos o dormidos, que comamos o bebamos, que hagamos un trabajo importante o poco importante, siempre será cierto decir que todo se hace por Jesús y María. Nuestra oferta siempre es válida, lo pensemos o no, a menos que la retractemos explícitamente.

137. Además, como he dicho antes, ningún otro acto de devoción nos permite librarnos tan fácilmente de la posesividad que se desliza inadvertida incluso en nuestras mejores acciones. Esta es una gracia notable que nuestro querido Señor nos concede a cambio de la entrega heroica y desinteresada a Él a través de María de todo el valor de nuestras buenas obras. Si incluso en esta vida da una recompensa cien veces mayor a quienes renuncian a todo lo material, temporal y perecedero por amor a él, ¡con qué generosidad recompensará a quienes renuncian incluso a los bienes interiores y espirituales por él!

138. Jesús, nuestro amigo más querido, se entregó a nosotros sin reservas, en cuerpo y alma, gracia y méritos. Como dice San Bernardo, "Me conquistó por completo entregándose por completo a mí". ¿No requiere tanto la simple justicia como la gratitud que le demos todo lo que podamos? Primero fue generoso con nosotros, así que seamos generosos con él a cambio y él demostrará ser aún más generoso durante la vida, en la hora de la muerte y por toda la eternidad. "Será generoso con los generosos".

2. Nos ayuda a imitar a Cristo.

139. Nuestro buen Maestro se inclinó para encerrarse en el seno de la Santísima Virgen, esclava cautiva pero amorosa, y someterse a ella durante treinta años. Como dije antes, la mente humana se desconcierta cuando reflexiona seriamente sobre esta conducta de la Sabiduría Encarnada. No eligió entregarse de manera directa a la raza humana, aunque fácilmente podría haberlo hecho. Eligió venir a través de la Virgen María. Por lo tanto, no vino al mundo independientemente de los demás en la flor de su hombría, sino que llegó como un niño pequeño y frágil que dependía del cuidado y la atención de su Madre. Consumido por el deseo de dar gloria a Dios, su Padre, y salvar al género humano, no veía mejor ni más corta manera de hacerlo que sometiéndose por completo a María.

Hizo esto no solo durante los primeros ocho, diez o quince años de su vida como otros niños, sino durante treinta años. Él le dio más gloria a Dios, su Padre, durante todos esos años de sumisión y dependencia de la que hubiera dado al pasarlos haciendo milagros, predicando por todas partes y convirtiendo a toda la humanidad. De lo contrario, habría hecho todas estas cosas.

¡Qué gloria inconmensurable entonces damos a Dios cuando, siguiendo el ejemplo de Jesús, nos sometemos a María! Con un ejemplo tan convincente y conocido ante nosotros, ¿podemos ser tan tontos como para creer que hay una manera mejor y más corta de dar gloria a Dios que sometiéndonos a María, como lo hizo Jesús?

140. Permítanme recordarles nuevamente la dependencia de las tres divinas Personas de la Santísima Virgen. El suyo es el ejemplo que justifica plenamente nuestra dependencia de ella. El Padre dio y aún da a su Hijo solo a través de ella. Él cría hijos para él solo a través de ella. Él nos concede sus gracias sólo a través de ella. Dios el Hijo fue preparado para la humanidad en general por ella sola. María, en unión con el Espíritu Santo, aún lo concibe y lo da a luz todos los días. Sólo a través de ella el Hijo distribuye sus méritos y virtudes. El Espíritu Santo formó a Jesús solo a través de ella, y forma los miembros del Cuerpo Místico y dispensa sus dones y sus favores a través de ella.

Con un ejemplo tan contundente de las tres Personas divinas ante nosotros, seríamos extremadamente perversos al ignorarla y no consagrarnos a ella. De hecho, seríamos ciegos si no viéramos la necesidad de María para acercarnos a Dios y hacerle nuestra ofrenda total.

141. He aquí algunos pasajes de los Padres de la Iglesia que he elegido para probar lo que acabo de decir: "María tiene dos hijos, uno Dios-hombre, el otro, mero hombre. Es Madre del primero corporalmente y del segundo espiritualmente" (San Buenaventura y Orígenes).

"Esta es la voluntad de Dios que quiso que tuviéramos todas las cosas por María. Si, entonces, poseemos alguna esperanza o gracia o don de salvación, reconozcamos que nos llega por ella" (San Bernardo).

"Todos los dones, gracias, virtudes del Espíritu Santo son distribuidos por las manos de María, a quien ella quiere, cuando quiere, como quiere y en la medida que quiere" (San Bernardo).

"Como no eras digno de que se te diera nada divino, todas las gracias fueron dadas a María para que pudieras recibir a través de ella todas las gracias que de otro modo no recibirías" (San Bernardo).

142. San Bernardo nos dice que Dios, viendo que somos indignos de recibir sus gracias directamente de él, se las da a María para que podamos recibir de ella todo lo que él decida darnos. Su gloria se alcanza cuando recibe a través de María la gratitud, el respeto y el amor que le debemos a cambio de los regalos que nos ha hecho. Es justo entonces que imitemos su conducta, "en orden", como vuelve a decir San Bernardo, "para que la gracia vuelva a su autor por el mismo canal por el que llegó a nosotros".

Esto es lo que hacemos con esta devoción. Ofrecemos y consagramos todo lo que somos y poseemos a la Santísima Virgen para que nuestro Señor reciba a través de ella como intermediario la gloria y el agradecimiento que le debemos. Nos consideramos indignos e incapaces de acercarnos solos a su infinita majestad, por lo que nos acogemos a la intercesión de María.

143. Además, esta devoción es expresión de una gran humildad, virtud que Dios ama sobre todas las demás. El que se ensalza a sí mismo degrada a Dios, y el que se humilla ensalza a Dios. "Dios se opone a los soberbios, pero da sus gracias a los humildes". Si te humillas, convencido de que eres indigno de presentarte ante él, o incluso de acercarte a él, él condesciende a bajar a ti. Él se complace en estar contigo y te exalta a pesar de ti mismo. Pero, por otro lado, si te atreves a ir ciegamente hacia Dios sin un mediador, él se desvanece y no se encuentra por ninguna parte. ¡Cuánto ama a los humildes de corazón! Es a tal humildad a la que nos lleva esta devoción, que nos enseña a nunca ir solos directamente a nuestro Señor, por más amable y misericordioso que sea, sino a usar siempre el poder de intercesión de María.

3. Obtiene muchas bendiciones de Nuestra Señora.

144. La Santísima Virgen, madre de la dulzura y la misericordia, nunca se deja superar en amor y generosidad. Cuando ve a alguien entregándose por completo a ella para honrarla y servirla, y privándose de lo que más valora para adornarla, se entrega completamente a él de una manera maravillosa. Ella lo envuelve en el océano de sus gracias, lo adorna con sus méritos, lo sostiene con su poder, lo ilumina con su luz y lo llena de su amor. Ella comparte sus virtudes con él: su humildad, fe, pureza, etc. Ella compensa sus fallas y se convierte en su representante ante Jesús. Así como el consagrado pertenece enteramente a María, María le pertenece enteramente a él. Podemos decir con verdad de este perfecto siervo e hijo de María lo que San Juan en su evangelio dice de sí mismo.

145. Esto produce en su alma, si es perseverante, una gran desconfianza, desprecio y odio a sí mismo, y una gran confianza en María con total abandono hacia ella. Ya no confía en sus propias disposiciones, intenciones, méritos, virtudes y buenas obras, ya que las ha sacrificado por completo a Jesús a través de su amada Madre. Ahora tiene una sola tesorería, donde se almacena toda su riqueza. Ese tesoro no está dentro de él: es María. Por eso ahora puede ir a nuestro Señor sin ningún temor servil o escrupuloso y orarle con gran confianza. También puede compartir los sentimientos del devoto y erudito abad Rupert, quien, refiriéndose a la victoria que Jacob obtuvo sobre un ángel, se dirigió a nuestra Señora con estas palabras: "Oh María, mi Reina, Madre Inmaculada del Dios-hombre, Jesucristo, deseo luchar con este hombre, el Verbo Divino, armado con tus méritos y no con los míos".

¡Cuánto más fuertes y poderosos somos al acercarnos a nuestro Señor cuando estamos armados con los méritos y las oraciones de la digna Madre de Dios, que, como dice San Agustín, ha conquistado al Todopoderoso con su amor!

146. Puesto que con esta devoción entregamos a nuestro Señor, por las manos de su santa Madre, todas nuestras buenas obras, ella las purifica, haciéndolas hermosas y agradables a su Hijo.

(1) Ella los purifica de toda mancha de amor propio y de ese apego inconsciente a las criaturas que se desliza inadvertido en nuestras mejores acciones. Nunca se ha sabido que sus manos estén inactivas o poco creativas. Purifican todo lo que tocan. Tan pronto como la Santísima Virgen recibe nuestras buenas obras, elimina cualquier mancha o imperfección que pueda encontrar en ellas.

147. (2) Enriquece nuestras buenas obras adornándolas con sus propios méritos y virtudes. Es como si un pobre campesino, deseoso de ganarse la amistad y el favor del rey, fuera a la reina y le diera una manzana, su única posesión, para que ella se la ofreciera al rey. La reina, aceptando el humilde regalo del campesino, lo coloca en un hermoso plato dorado y se lo presenta al rey en nombre del campesino. La manzana en sí misma no sería un regalo digno de un rey, pero presentada por la reina en persona en un plato de oro, se vuelve digna de cualquier rey.

148. (3) María presenta nuestras buenas obras a Jesús. Ella no se queda con nada de lo que le ofrecemos, como si fuera nuestro último fin, sino que infaliblemente se lo da todo a Jesús. Entonces, por el mismo hecho de que le damos algo a ella, se lo estamos dando a Jesús. Siempre que la alabamos y la glorificamos, ella canta hoy como lo hizo el día en que Isabel la alabó: "Mi alma glorifica al Señor".

149. A petición de María, Jesús acepta el don de nuestras buenas obras, por pobres e insignificantes que sean para quien es Rey de reyes, el Santísimo de los santos. Cuando le presentamos algo a Jesús por nosotros mismos, confiando en nuestras propias disposiciones y esfuerzos, él examina nuestro don y, a menudo, lo rechaza porque está manchado de amor propio, así como una vez rechazó los sacrificios de los judíos porque estaban imbuidos de egoísmo.

Pero cuando le presentamos algo de las manos puras y virginales de su amada Madre, lo tomamos por su lado débil, por así decirlo. No considera tanto el presente en sí mismo como la persona que lo ofrece. Así María, que nunca es despreciada por su Hijo, pero siempre bien recibida, lo convence para que acepte con gusto todo lo que le ofrece, independientemente de su valor. María sólo tiene que presentar el regalo a Jesús con gentileza para aceptarlo. Esto es lo que San Bernardo recomendó encarecidamente a todos aquellos a quienes estaba guiando por el camino de la perfección. "Cuando quieras ofrecer algo a Dios, para ser acogido por él, asegúrate de ofrecerlo a través de la digna Madre de Dios, si no quieres que sea rechazado".

150. ¿No sugiere la naturaleza humana misma, como hemos visto, este modo de proceder a las personas menos importantes de este mundo con respecto a los grandes? ¿Por qué la gracia no debería inspirarnos a hacer lo mismo con respecto a Dios? Él es infinitamente exaltado por encima de nosotros. Somos menos que átomos a su vista. Pero tenemos una defensora tan poderosa que nunca se le niega nada. Ella es tan ingeniosa que conoce todas las formas secretas de ganarse el corazón de Dios. Ella es tan buena y amable que nunca pasa por alto a nadie, no importa lo sola y pecaminosa que sea esa alma.

Más adelante, relataré la historia de Jacob y Rebeca que ejemplifica las verdades que les he estado exponiendo.

4. Es un medio excelente para dar gloria a Dios.

151. Esta devoción, cuando se lleva a cabo fielmente, es un medio perfecto para asegurar que el valor de todas nuestras buenas obras se utilice para la mayor gloria de Dios. Casi nadie trabaja por ese noble fin, a pesar de la obligación de hacerlo, ya sea porque los hombres no saben dónde se encuentra la mayor gloria de Dios o porque no la desean. Ahora María, a quien entregamos el valor y el mérito de nuestras buenas acciones, sabe perfectamente dónde está la mayor gloria de Dios y solo trabaja para promover esa gloria. El devoto siervo de Nuestra Señora, habiéndose consagrado por completo a ella como he descrito anteriormente, puede afirmar con valentía que el valor de todas sus acciones, palabras y pensamientos se usa para la mayor gloria de Dios, a menos que se haya retractado explícitamente de su ofrenda. Para quien ama a Dios con un amor puro y desinteresado y aprecia a Dios.

5. Conduce a la unión con nuestro Señor.

152. Esta devoción es un camino suave, breve, perfecto y seguro de lograr la unión con nuestro Señor, en el que consiste la perfección cristiana.

(a) Esta devoción es un camino suave. Es el camino que abrió Jesucristo al venir a nosotros y en el que no hay ningún obstáculo que nos impida llegar a él. Es muy cierto que podemos alcanzar la unión divina por otros caminos, pero estos implican muchas más cruces y retrocesos excepcionales y muchas dificultades que no podemos superar fácilmente. Tendríamos que atravesar la oscuridad espiritual, participar en luchas para las que no estamos preparados, soportar amargas agonías, escalar montañas escarpadas, pisar espinas dolorosas y cruzar desiertos espantosos. Pero cuando tomamos el camino de María, caminamos con tranquilidad.

Es cierto que en nuestro camino tenemos duras batallas que librar y serios obstáculos que superar, pero María, nuestra Madre y Reina, se mantiene cerca de sus fieles servidores. Ella está siempre a mano para iluminar sus tinieblas, despejar sus dudas, fortalecerlos en sus miedos, sostenerlos en sus combates y pruebas. En verdad, en comparación con otros caminos, este camino virgen a Jesús es un camino de rosas y dulces delicias. Ha habido algunos santos, no muchos, como San Efrén, San Juan Damasceno, San Bernardo, San Buenaventura y San Francisco de Sales, que han tomado este camino suave hacia Jesucristo, porque el Espíritu Santo, fiel Esposo de María, se lo dio a conocer por una gracia especial. Los otros santos, que son el mayor número, aunque tenían devoción a María, o no entraron o no fueron muy lejos por este camino.

153. ¿Por qué entonces, podría preguntar un siervo de María, que los siervos devotos de esta buena Madre están llamados a sufrir mucho más que aquellos que la sirven con menos generosidad? Son contrarrestados, perseguidos, calumniados y tratados con intolerancia. También pueden tener que caminar en la oscuridad interior y a través de desiertos espirituales sin que el cielo les dé una sola gota del rocío de la consolación. Si esta devoción a la Santísima Virgen suaviza el camino hacia Jesús, ¿cómo explicar por qué los fieles servidores de María son tan maltratados?

154. Respondo que es muy cierto que los más fieles servidores de la Santísima Virgen, siendo sus más grandes predilectos, reciben de ella las mejores gracias y favores del cielo, que son las cruces. Pero mantengo también que estos siervos de María llevan sus cruces con mayor facilidad y ganan más mérito y gloria. Lo que podría frenar el progreso de otro mil veces, o posiblemente provocar su caída, no los frena en absoluto, incluso los ayuda en su camino. Porque esta buena Madre, llena de la gracia y unción del Espíritu Santo, moja todas las cruces que les prepara en la miel de su dulzura maternal y la unción del amor puro. Luego las tragan fácilmente como lo harían con las peladillas, aunque las cruces pueden ser muy amargas. Creo que todo aquel que desee ser devoto y vivir piadosamente en Jesús sufrirá persecución y tendrá que llevar una cruz diaria. Pero nunca podrá llevar una cruz pesada, ni llevarla con alegría y perseverancia, sin una devoción confiada a la Virgen, que es la dulzura misma de la cruz. Es obvio que una persona no podría seguir comiendo sin gran esfuerzo fruta verde que no haya sido endulzada.

155. (b) Esta devoción es un camino corto para descubrir a Jesús, ya sea porque es un camino del que no nos desviamos, o porque, como acabamos de decir, caminamos por este camino con mayor facilidad y alegría, y en consecuencia con mayor rapidez. Avanzamos más en un breve período de sumisión a María y dependencia de ella que en años enteros de voluntad y autosuficiencia. Un hombre obediente y sumiso a María cantará gloriosas victorias sobre sus enemigos. Es cierto, sus enemigos intentarán obstaculizar su avance, obligarlo a retroceder o intentar hacerlo caer. Pero con la ayuda, el apoyo y la guía de María, avanzará hacia nuestro Señor. Sin caer, retroceder e incluso sin demora, avanzará con pasos de gigante hacia Jesús por el mismo camino que, como está escrito, Jesús tomó para llegar a nosotros con pasos de gigante y en poco tiempo.

156. ¿Por qué crees que nuestro Señor pasó pocos años aquí en la tierra y casi todos en sumisión y obediencia a su Madre? La razón es que "alcanzando la perfección en poco tiempo, vivió mucho tiempo", incluso más que Adán, cuyas pérdidas había venido a reparar. ¡Sin embargo, Adán vivió más de novecientos años!

Jesús vivió mucho tiempo, porque vivió en completa sumisión a su Madre y en unión con ella, lo que requería la obediencia a su Padre. El Espíritu Santo nos dice que el hombre que honra a su madre es como un hombre que acumula un tesoro. En otras palabras, el hombre que honra a María, su Madre, hasta el punto de someterse a ella y obedecerla en todo, pronto se hará muy rico, porque está acumulando riquezas todos los días a través de María que se ha convertido en su piedra filosofal secreta.

Hay otra cita de la Sagrada Escritura, "Mi vejez se hallará en la misericordia del seno". Según la interpretación mística de estas palabras, es en el seno de María donde los jóvenes maduran en la iluminación, en la santidad, en la experiencia y en la sabiduría, y en poco tiempo alcanzan la plenitud de la edad de Cristo. Porque fue el vientre de María el que envolvió y produjo un hombre perfecto. Ese mismo útero contenía aquel a quien el universo entero no puede abarcar ni contener.

157. (c) Esta devoción es un camino perfecto para llegar a nuestro Señor y unirnos a él, porque María es la más perfecta y la más santa de todas las criaturas, y Jesús, que vino a nosotros de manera perfecta, no eligió ningún otro camino para su gran y maravilloso viaje. El Altísimo, el Incomprensible, el Inaccesible, el que es, se dignó descender a nosotros, pobres criaturas terrenales que no somos nada. ¿Cómo se hizo esto?

El Dios Altísimo bajó a nosotros de manera perfecta a través de la humilde Virgen María, sin perder nada de su divinidad o santidad. Asimismo, a través de María, las pobres criaturas debemos ascender a Dios todopoderoso de manera perfecta sin tener nada que temer.

Dios, el Incomprensible, se dejó comprender y contener perfectamente por la humilde Virgen María sin perder nada de su inmensidad. Por eso debemos dejarnos perfectamente contenidos y guiados por la humilde Virgen sin ninguna reserva por nuestra parte.

Dios, el Inaccesible, se acercó a nosotros y se unió estrecha, perfecta e incluso personalmente a nuestra humanidad a través de María sin perder nada de su majestad. Por tanto, también a través de María debemos acercarnos a Dios y unirnos a Él de manera perfecta, íntima y sin temor a ser rechazados.

Por último, Aquel que se digna descender a nosotros que no somos y convertir nuestra nada en Dios, o Aquel que es. Lo hizo perfectamente entregándose y sometiéndose enteramente a la joven Virgen María, sin dejar de ser en el tiempo Aquel que es desde la eternidad. Asimismo, es por María que nosotros, que somos nada, podemos llegar a ser como Dios por gracia y gloria. Lo logramos entregándonos a ella de manera tan perfecta y completa que no quedamos nada, en lo que respecta al yo, y somos todo en ella, sin ningún temor a la ilusión.

158. Muéstrame un nuevo camino a nuestro Señor, embellecelo con todos los méritos de los santos, adornalo con sus virtudes heroicas, iluminalo y realzalo con el esplendor y la belleza de los ángeles y santos para guiar y proteger a quienes deseen seguirlo. Dame ese camino y de verdad, de verdad, digo con valentía, y digo la verdad, que en lugar de este camino, por perfecto que sea, seguiría eligiendo el camino inmaculado de María. Es un camino sin mancha, sin pecado original ni pecado actual, sin sombra ni oscuridad. Cuando nuestro amado Jesús venga en gloria una vez más para reinar sobre la tierra, como ciertamente lo hará, no elegirá otro camino que el de la Santísima Virgen, por quien vino tan seguro y tan perfectamente la primera vez. La diferencia entre su primera y su segunda venida es que la primera fue secreta y oculta, pero la segunda será gloriosa y resplandeciente. Ambas son perfectas porque ambas son a través de María. Por desgracia, este es un misterio que no podemos comprender: "Aquí, calla toda lengua".

159. (d) Esta devoción a la Virgen es un camino seguro para ir a Jesús y adquirir la santidad a través de la unión con él.

(1) La devoción que enseño no es nueva. Su historia se remonta tanto que el tiempo de su origen no se puede determinar con precisión, como el padre Boudon, quien murió santamente hace poco tiempo, afirma en un libro que escribió sobre esta devoción. Sin embargo, es cierto que desde hace más de setecientos años encontramos rastros de ella en la Iglesia.

San Odilo, abad de Cluny, que vivió hacia el año 1040, fue uno de los primeros en practicarla públicamente en Francia como se cuenta en su vida.

El cardenal Peter Damian relata que en el año 1076 su hermano, el Beato Marino, se hizo esclavo de la Santísima Virgen en presencia de su director espiritual de la manera más edificante. Se colocó una soga al cuello, se azotó y depositó sobre el altar una suma de dinero como muestra de su devoción y consagración a la Virgen. Permaneció tan fiel a esta consagración durante toda su vida que merecio ser visitado y consolado en su lecho de muerte por su querida Reina y escuchar de sus labios la promesa del paraíso en recompensa por su servicio.

Caesarius Bollandus menciona a un famoso caballero, Vautier de Birback, un pariente cercano de los duques de Lovaina, quien alrededor del año 1300 se consagró a la Santísima Virgen.

Esta devoción también fue practicada en privado por muchas personas hasta el siglo XVII, cuando se hizo pública.

160. El padre Simón de Rojas de la Orden de la Santísima Trinidad para la Redención de los Cautivos, predicador de la corte de Felipe III, popularizó esta devoción en España y Alemania. Mediante la intervención de Felipe III, obtuvo de Gregorio XV valiosas indulgencias para quienes lo practicaban.

El Padre de los Ríos, de la Orden de San Agustín, junto con su íntimo amigo, el Padre de Roias, trabajaron arduamente, propagándolo por toda España y Alemania mediante la predicación y la escritura. Compuso un gran volumen titulado "Hierarchia Mariana", donde trata de la antigüedad, la excelencia y la solidez de esta devoción, con tanta devoción como saber.

Los Padres Teatinos del siglo XVII establecieron esta devoción en Italia y Saboya.

161. El padre Stanislaus Phalacius de la Compañía de Jesús difundió ampliamente esta devoción en Polonia.

El Padre de los Ríos en el libro citado anteriormente menciona los nombres de príncipes y princesas, obispos y cardenales de diferentes países que abrazaron esta devoción.

El padre Cornelius a Lapide, conocido tanto por su santidad como por su conocimiento profundo, fue comisionado por varios obispos y teólogos para examinarlo. La alabanza que le dio después de un examen maduro, es un digno tributo a su propia santidad. Muchos otros hombres eminentes siguieron su ejemplo.

Los padres jesuitas, siempre celosos al servicio de la Santísima Virgen, presentaron en nombre de las cofradías de Colonia al duque Fernando de Baviera, entonces arzobispo de Colonia, un pequeño tratado sobre la devoción, y él lo aprobó y concedió permiso para tenerlo impreso. Exhortó a todos los sacerdotes y religiosos de su diócesis a hacer todo lo posible por difundir esta sólida devoción.

162. El cardenal de Börulle, cuya memoria es venerada en toda Francia, fue extraordinariamente celoso en promover la devoción en Francia, a pesar de las calumnias y persecuciones que sufrió a manos de los críticos y los hombres malvados. Lo acusaron de introducir novedad y superstición. Ellos compusieron y publicaron un tratado difamatorio contra él y ellos, más bien el diablo en ellos, usaron mil estratagemas para evitar que extendiera la devoción en Francia. Pero este hombre eminente y santo respondió a sus calumnias con tranquila paciencia. Escribió un librito en respuesta y refutó enérgicamente las objeciones contenidas en él. Señaló que esta devoción se fundamenta en el ejemplo dado por Jesucristo, en las obligaciones que tenemos para con él y en las promesas que hicimos en el santo bautismo. Fue principalmente esta última razón la que silenció a sus enemigos. Les dejó claro que esta consagración a la Santísima Virgen, y por ella a Jesús, es nada menos que una perfecta renovación de las promesas y votos del bautismo. Dijo muchas cosas hermosas sobre esta devoción que se pueden leer en sus obras.

163. Leímos el libro del padre Boudon sobre diferentes papas que dieron su aprobación a esta devoción, los teólogos que la examinaron, la hostilidad que encontró y superó, los miles que la hicieron suya sin censura de ningún Papa. De hecho, no se puede condenar sin derribar los cimientos del cristianismo. Es obvio entonces que esta devoción no es nueva. Si no se practica comúnmente, la razón es que es demasiado sublime para que todos lo aprecien y lo emprendan.

164. (2) Esta devoción es un medio seguro de ir a Jesucristo, porque el papel de María es llevarnos con seguridad a su Hijo; así como el papel de nuestro Señor es llevarnos al Padre eterno. Aquellos que tienen una mentalidad espiritual no deben caer en el error de pensar que María obstaculiza nuestra unión con Dios. ¿Cómo es posible que esto suceda? ¿Cómo pudo María, que encontró la gracia de Dios para todos en general y para cada uno en particular, impedir que un alma obtenga la gracia suprema de la unión con él? ¿Es posible que ella, que estaba tan llena de gracia hasta desbordar, tan unida a Cristo y transformada en Dios que se hizo necesario que él se hiciera carne en ella, impida que un alma se uniera perfectamente a él?

Es muy cierto que el ejemplo de otras personas, por santo que sea, a veces puede perjudicar la unión con Dios, pero no así nuestra Santísima Señora, como he dicho y no me cansaré nunca de repetir. Una de las razones por las que tan pocas almas llegan a la plenitud de la era de Jesús es que María, que sigue siendo tanto como siempre su Madre y la esposa fructífera del Espíritu Santo, no está suficientemente formada en sus corazones. Si deseamos un fruto maduro y perfectamente formado, debemos poseer el árbol que lo da. Si deseamos el fruto de la vida, Jesucristo, debemos poseer el árbol de la vida que es María. Si deseamos que el Espíritu Santo actúe en nosotros, debemos poseer a su esposa fiel e inseparable, María, la divinamente favorecida a quien, como he dicho en otra parte, él puede hacer fecunda.

165. Ten la seguridad de que cuanto más te dirijas a María en tus oraciones, meditaciones, acciones y sufrimientos, viéndola si no con claridad y distinción, al menos de forma general e indistinta, más seguro descubrirás a Jesús. Porque él es siempre más grande, más poderoso, más activo y más misterioso cuando actúa a través de María que en cualquier otra criatura del universo, o incluso del cielo. Así María, tan divinamente favorecida y tan perdida en Dios, está lejos de ser un obstáculo para las buenas personas que luchan por la unión con él. Nunca ha habido y nunca habrá una criatura tan dispuesta a ayudarnos a lograr esa unión de manera más efectiva, porque ella nos dispensará todas las gracias para lograr ese fin. Como dijo una vez un santo: "Sólo María sabe cómo llenar nuestras mentes con el pensamiento de Dios". Además, María nos protegerá contra el engaño y la astucia del maligno.

166. Donde María está presente, el maligno está ausente. Uno de los signos inequívocos de que una persona se deja llevar por el Espíritu de Dios es la devoción que tiene por María y su hábito de pensar y hablar de ella. Esta es la opinión de un santo, que continúa diciendo que así como respirar es una prueba de que el cuerpo no está muerto, así el pensamiento habitual de María y la conversación amorosa con ella es una prueba de que el alma no está espiritualmente muerta en el pecado.

167. Dado que María sola ha aplastado todas las herejías, como nos dice la Iglesia bajo la guía del Espíritu Santo (Oficio de BVM), una devota sierva suya nunca caerá en una herejía formal o en un error, aunque los críticos puedan cuestionar esto. Es muy posible que se equivoque materialmente, confundiendo mentiras con la verdad o un espíritu maligno con uno bueno, pero será menos probable que haga esto que otros. Tarde o temprano descubrirá su error y no seguirá creyendo y manteniendo obstinadamente lo que erróneamente pensó que era la verdad.

168. Quien quiera, pues, avanzar por el camino de la santidad y estar seguro de encontrarse con el verdadero Cristo, sin temor a las ilusiones que afligen a muchos devotos, debe asumir con corazón valiente y espíritu dispuesto esta devoción a María que tal vez no hubo escuchado anteriormente. Aunque sea nueva para él, que entre en este excelente camino que ahora le estoy revelando. "Te mostraré un camino más excelente".

Fue abierto por Jesucristo, la Sabiduría Encarnada. Él es nuestro único Jefe, y nosotros, sus miembros, no podemos equivocarnos al seguirlo. Es un camino suave facilitado por la plenitud de la gracia, la unción del Espíritu Santo. En nuestro avance por este camino, no nos debilitamos ni retrocedemos. Es un camino rápido y nos lleva a Jesús en poco tiempo. Es un camino perfecto sin barro ni polvo ni ninguna vileza del pecado. Finalmente, es un camino confiable, ya que es directo y seguro, no tiene giros a la derecha ni a la izquierda, sino que nos lleva directamente a Jesús y a la vida eterna.

Tomemos entonces este camino y recorramos por él día y noche hasta llegar a la plenitud de la era de Jesucristo.

6. Da gran libertad de espíritu

169. Da gran libertad de espíritu, la libertad de los hijos de Dios, a quienes la practican fielmente. Mediante esta devoción nos hacemos esclavos de Jesús consagrándonos enteramente a él. Para recompensarnos por esta esclavitud del amor, nuestro Señor nos libera de todo escrúpulo y temor servil que pueda restringirnos, aprisionarnos o confundirnos; abre nuestros corazones y los llena de santa confianza en Dios, ayudándonos a considerar a Dios como nuestro Padre; nos inspira un amor generoso y filial.

170. Sin detenerme a probar esta verdad, me limitaré a relatar un incidente que leí en la vida de la Madre Inés de Jesús, monja dominica del convento de Langeac en Auvernia, que murió santamente allá por 1634.

Cuando solo tenía siete años y sufría una gran angustia espiritual, escuchó una voz que le decía que si deseaba ser liberada de su angustia y protegida de todos sus enemigos, debía hacerse esclava de nuestro Señor y de su Santísima Madre lo antes posible. Tan pronto como regresó a casa, se entregó completamente a Jesús y María como su esclava, aunque nunca antes había sabido nada de esta devoción. Encontró una cadena de hierro, se la puso alrededor de la cintura y la usó hasta el día de su muerte. Después de esto, todos sus sufrimientos y escrúpulos desaparecieron y encontró una gran paz de alma.

Esto la llevó a enseñar esta devoción a muchos otros que progresaron rápidamente en ella, entre ellos, el padre Olier, el fundador del Seminario de Saint-Sulpice, y varios otros sacerdotes y estudiantes del mismo seminario. Un día, la Santísima Virgen se apareció a la Madre Inés y le puso una cadena de oro alrededor del cuello para mostrarle lo feliz que estaba de que la Madre Inés se hubiera convertido en esclava tanto de ella como de su Hijo. Y Santa Cecilia, que acompañaba a la Virgen, le dijo: "Felices son los fieles esclavos de la Reina del cielo, porque gozarán de la verdadera libertad". Tibi servire libertas.

7. Es de gran beneficio para nuestro prójimo.

171. Es de gran beneficio para nuestro prójimo, porque con él mostramos amor al prójimo de una manera sobresaliente, ya que le damos a través de las manos de María todo lo que más valoramos, es decir, el valor satisfactorio y de oración de todo nuestro bien. Damos nuestro consentimiento de que todo lo que ya hemos adquirido o adquiriremos hasta la muerte debe usarse de acuerdo con la voluntad de Nuestra Señora para la conversión de los pecadores o la liberación de las almas del Purgatorio.

¿No es esto el perfecto amor al prójimo? ¿No es esto ser un verdadero discípulo de nuestro Señor, alguien que siempre debe ser reconocido por su amor? ¿No es esta la manera de convertir a los pecadores sin ningún peligro de vanagloria, y liberar a las almas del Purgatorio haciendo apenas algo más de lo que estamos obligados a hacer por nuestro estado de vida?

172. Para apreciar la excelencia de este motivo debemos comprender lo maravilloso que es convertir a un pecador o liberar un alma del Purgatorio. Es un bien infinito, mayor que la creación del cielo y la tierra, ya que le da al alma la posesión de Dios. Si por esta devoción conseguimos la liberación de una sola alma del Purgatorio o convertimos a un solo pecador en toda nuestra vida, ¿no sería eso suficiente para inducir a cualquier persona que realmente ama a su prójimo a practicar esta devoción?

Cabe señalar que nuestras buenas obras, que pasan por las manos de María, se van purificando progresivamente. En consecuencia, también aumentan su mérito y su valor satisfactorio y de oración. Por eso se vuelven mucho más eficaces para aliviar las almas del Purgatorio y convertir a los pecadores que si no pasaran por las manos virginales y liberales de María. Despojados de la voluntad propia y vestidos de amor desinteresado, lo poco que le damos a la Santísima Virgen es realmente lo suficientemente poderoso como para aplacar la ira de Dios y atraer su misericordia. Bien puede ser que en la hora de la muerte una persona que ha sido fiel a esta devoción encuentre que ha liberado a muchas almas del Purgatorio y convertido a muchos pecadores, aunque sólo haya realizado las acciones ordinarias de su estado de vida. Grande será su alegría en el juicio.

8. Es un maravilloso medio de perseverancia.


173. Finalmente, lo que nos atrae en un sentido más convincente a asumir esta devoción a la Santísima Virgen es el hecho de que es un medio maravilloso para perseverar en la práctica de la virtud y para permanecer firmes.

¿Por qué la mayoría de las conversiones de los pecadores no son duraderas? ¿Por qué recaen tan fácilmente en el pecado? ¿Por qué la mayoría de los fieles, en lugar de progresar en una virtud tras otra y así adquirir nuevas gracias, a menudo pierden la poca gracia y la virtud que tienen? Esta desgracia surge, como ya he mostrado, del hecho de que el hombre, tan propenso al mal, tan débil y cambiante, confía demasiado en sí mismo, confía en su propia fuerza y ​​presume erróneamente que es capaz de salvaguardar sus preciosas gracias, virtudes y méritos.

Con esta devoción confiamos todo lo que poseemos a María, la Virgen fiel. La elegimos como la guardiana de todas nuestras posesiones en la esfera natural y sobrenatural. Confiamos en ella porque es fiel, confiamos en su fuerza, contamos con su misericordia y caridad para preservar y acrecentar nuestras virtudes y méritos a pesar de los esfuerzos del diablo, del mundo y de la carne por despojarnos de ellos. Le decimos como un buen niño le diría a su madre o un fiel servidor a la dueña de la casa: "Mi querida Madre y Ama, me doy cuenta de que hasta ahora he recibido de Dios por tu intercesión más gracias de las que merezco. Pero la amarga experiencia me ha enseñado que llevo estas riquezas en un recipiente muy frágil y que soy demasiado débil y pecador para guardarlas por mí mismo. Por favor, acepta en confianza todo lo que poseo, y en tu fidelidad y poder guárdamelo. Si me cuidas, no perderé nada. Si me apoyas, no fallaré. Si me proteges, estaré a salvo de mis enemigos".

174. Esto es exactamente lo que San Bernardo señaló claramente para animarnos a asumir esta devoción: "Cuando María te apoya, no fallarás. Con ella como tu protectora, no tendrás nada que temer. Con ella como tu guía, no te cansarás. Cuando ganes su favor, llegarás al puerto del cielo". San Buenaventura parece decir lo mismo en términos aún más explícitos, "La Santísima Virgen", dice, "no sólo conserva la plenitud de que disfrutan los santos, sino que mantiene a los santos en su plenitud para que no disminuya. Ella evita que se desvanezcan sus virtudes, que se desperdicien sus méritos y que se pierdan sus gracias. Evita que los demonios les hagan daño y los influye tanto que su Hijo divino no tiene necesidad de castigarlos cuando pecan".

175. María es la Virgen más fiel que con su fidelidad a Dios compensa las pérdidas ocasionadas por la infidelidad de Eva. Obtiene fidelidad a Dios y perseverancia final para quienes se comprometen con ella. Por eso San Juan Damasceno la comparó con un ancla firme que los sujeta y los salva del naufragio en los mares embravecidos del mundo donde tanta gente muere por falta de un ancla tan firme. "Atamos las almas", dijo, "a María, nuestra esperanza, como a un ancla firme". Fue a María a quien los santos que alcanzaron la salvación más firmemente se anclaron, al igual que otros que querían asegurar su perseverancia en la santidad.

¡Bienaventurados, en verdad, los cristianos que se unen fiel y completamente a ella como a un ancla segura! Las violentas tormentas del mundo no los harán naufragar ni se llevarán sus riquezas celestiales. ¡Bienaventurados los que entran en ella como en el arca de otro Noé! El diluvio del pecado que engulle a tantos no les hará daño porque, como la Iglesia hace que María diga con las palabras de la Sabiduría divina, "Los que trabajan con mi ayuda, para su salvación, no pecarán". Bienaventurados los hijos infieles de la infeliz Eva que se comprometen con María, la Virgen siempre fiel y Madre que nunca flaquea en su fidelidad y nunca retrocede en su confianza. Ella ama siempre a quienes la aman, no solo con profundo cariño, sino con un amor activo y generoso.

176. Movida por el amor puro, esta buena Madre acepta siempre lo que se le da en fideicomiso y, una vez que acepta algo, se compromete en justicia mediante un contrato de fideicomiso para mantenerlo a salvo. Alguien a quien confío la suma de mil francos, ¿no está obligado a guardarlo en un lugar seguro para que, si se pierde por negligencia, sea responsable de él con estricta justicia? Pero nada de lo que confiemos a la Virgen fiel se perderá jamás por su negligencia. El cielo y la tierra pasarían antes de que María descuidara o traicionara a quienes confían en ella.

177. Pobres hijos de María, sois extremadamente débiles y cambiantes. Vuestra naturaleza humana está profundamente afectada. Es tristemente cierto que habéis sido formados a partir de la misma naturaleza corrupta que los otros hijos de Adán y Eva. Pero no dejéis que eso os desanime. ¡Alegraos! Aquí hay un secreto que les estoy revelando, un secreto desconocido para la mayoría de los cristianos, incluso para los más devotos.

No dejes tu oro y tu plata en tus propias cajas fuertes que ya han sido asaltadas muchas veces por el maligno. Son demasiado pequeñas, endebles y viejas para contener posesiones tan grandes e invaluables. No eches agua pura y clara del manantial en vasos contaminados e infectados por el pecado. Incluso si el pecado ya no existe, su olor persiste y el agua se contaminaría. No se pone vino selecto en barricas viejas que contenían vino agrio. Echarías a perder el buen vino y correrías el riesgo de perderlo.

178. Almas elegidas, aunque ya me comprendan, me expresaré aún más claramente. No entregues el oro de tu caridad, la plata de tu pureza en un saco raído o en un arca vieja y estropeada, ni las aguas de la gracia celestial ni los vinos de tus méritos y virtudes en un tonel manchado y fétido, como tú. De lo contrario, será robado por demonios ladrones que están al acecho día y noche esperando una oportunidad favorable para saquear. Si lo haces, todos esos dones puros de Dios serán estropeados por la presencia malsana del amor propio, la autosuficiencia desmesurada y la voluntad propia.

Vierte en el seno y corazón de María todas tus preciadas posesiones, todas tus gracias y virtudes. Ella es un recipiente espiritual, un recipiente de honor, un recipiente singular de devoción. Desde que Dios se escondió personalmente con todas sus perfecciones en ese recipiente, se ha vuelto completamente espiritual y la morada espiritual de todas las almas espirituales. Se ha vuelto honorable y ha sido el trono de honor para los más grandes santos del cielo. Se ha vuelto sobresaliente en devoción y el hogar de aquellos famosos por su dulzura, gracia y virtud. Además, se ha vuelto tan rica como una casa de oro, tan fuerte como una torre de David y tan pura como una torre de marfil.

179. Bienaventurado el hombre que lo ha dado todo a María, que en todo momento y en todo confía en ella y se pierde en ella. Pertenece a María y María le pertenece a él. Con David puede decir con valentía: "Ella fue creada para mí", o con el discípulo amado, "La he tomado como mía", o con nuestro Señor mismo, "Todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es mío".

180. Si algún crítico que lea esto se imagina que exagero o que hablo por exceso de devoción, lamentablemente no ha entendido lo que he dicho. O es un hombre carnal que no tiene gusto por lo espiritual; o es un hombre mundano que se ha apartado del Espíritu Santo; o es un hombre orgulloso y crítico que ridiculiza y condena todo lo que no comprende. Pero los que no nacen de sangre, ni de carne, ni de voluntad de hombre, sino de Dios y María, comprenden y aprecian lo que tengo que decir. Es para ellos a quienes les escribo.

181. Sin embargo, después de esta digresión, digo tanto a los críticos como a los devotos que la Santísima Virgen, la más confiable y generosa de todas las criaturas de Dios, nunca se deja superar por nadie en el amor y la generosidad. Por lo poco que se le da, da generosamente de lo que ha recibido de Dios. En consecuencia, si una persona se entrega a ella sin reservas, también se entrega sin reservas a esa persona, siempre que su confianza en ella no sea presuntuosa y él haga todo lo posible por practicar la virtud y controlar sus pasiones.

182. Así, los fieles servidores de la Santísima Virgen pueden decir confiadamente con San Juan Damasceno: "Si confío en ti, Madre de Dios, seré salvo. Bajo tu protección no temeré nada. Con tu ayuda derrotaré a todos mis enemigos. Porque esta devoción es un arma de salvación que Dios da a aquellos a quienes desea salvar".


CAPÍTULO CINCO - FIGURA BÍBLICA DE ESTA DEVOCIÓN PERFECTA :

REBECA Y JACOB

183. El Espíritu Santo nos da en la Sagrada Escritura, una figura alegórica llamativa de todas las verdades que vengo explicando sobre la Santísima Virgen y sus hijos y sirvientes. Es la historia de Jacob que recibió la bendición de su padre Isaac a través del cuidado y el ingenio de su madre Rebecca.

Aquí está la historia como la cuenta el Espíritu Santo. Lo expondré más adelante.

La historia de Jacob

184. Varios años después de que Esaú vendiera su primogenitura a Jacob, Rebeca, su madre, que amaba tiernamente a Jacob, le aseguró esta bendición mediante una santa estratagema llena de misterio para nosotros.

Isaac, al darse cuenta de que estaba envejeciendo, quiso bendecir a sus hijos antes de morir. Llamó a Esaú, que era su hijo favorito, y le dijo que fuera a cazar y le trajera algo de comer, para que luego pudiera darle su bendición. Rebeca le contó inmediatamente a Jacob lo que estaba pasando y lo envió a buscar dos cabritos del rebaño. Cuando Jacob se los dio a su madre, ella los cocinó como le gustaban a Isaac. Luego vistió a Jacob con las ropas de Esaú que tenía a su cuidado, y cubrió sus manos y cuello con la piel de cabra. El padre, que era ciego, aunque oía la voz de Jacob, pensaba que era Esaú cuando tocaba la piel de sus manos.

Isaac, por supuesto, se sorprendió por la voz que pensó que era la de Jacob y le dijo que se acercara. Isaac sintió el cabello en la piel que cubría las manos de Jacob y dijo que la voz era realmente como la de Jacob pero que las manos eran de Esaú. Después de haber comido, Isaac besó a Jacob y olió la fragancia de su ropa perfumada. Lo bendijo e invocó el rocío del cielo y la fecundidad de la tierra. Lo nombró amo de todos sus hermanos y concluyó su bendición con estas palabras: "Malditos los que te maldicen y benditos los que te bendigan".

Isaac apenas había terminado de hablar cuando entró Esaú, trayendo lo que había atrapado mientras cazaba. Quería que su padre lo bendijera después de haber comido. El santo patriarca se sorprendió al darse cuenta de lo que había sucedido. Pero lejos de retractarse de lo que había hecho, lo confirmó porque vio claramente el dedo de Dios en todo. Entonces, como relata la Sagrada Escritura, Esaú comenzó a protestar en voz alta contra la traición de su hermano. Luego le preguntó a su padre si solo tenía una bendición para dar. Al hacerlo, como señalan los primeros Padres, Esaú fue el símbolo de aquellos que están demasiado dispuestos a imaginar que hay una alianza entre Dios y el mundo, porque ellos mismos están ansiosos por disfrutar, al mismo tiempo, el bendiciones del cielo y bendiciones de la tierra. Isaac fue tocado por Esaú y finalmente lo bendijo solo con una bendición de la tierra, y lo sometió a su hermano. Debido a esto, Esaú concibió un odio tan venenoso por Jacob que casi no podía esperar a que la muerte de su padre lo matara. Y Jacob no habría escapado de la muerte si su querida madre Rebeca no lo hubiera salvado con su ingenio y sus buenos consejos.

Interpretación de la historia

185. Antes de explicar esta hermosa historia, permítanme recordarles que, según los primeros Padres y los intérpretes de la Sagrada Escritura, Jacob es el tipo de nuestro Señor y de las almas que se salvan, y Esaú es el tipo de almas que son condenadas. Solo tenemos que examinar las acciones y la conducta de ambos para juzgar a cada uno.

(1) Esaú, el hermano mayor, era fuerte y robusto, inteligente y hábil con el arco y muy exitoso en la caza.

(2) Rara vez se quedaba en casa y, confiando solo en su propia fuerza y ​​habilidad, trabajaba al aire libre.

(3) Él nunca hizo todo lo posible por complacer a su madre Rebeca, y poco o nada hizo por ella. 

(4) Era tan glotón y le gustaba tanto comer que vendió su primogenitura por un plato de lentejas.

(5) Como Caín, estaba extremadamente celoso de su hermano y lo persiguió sin descanso.

186. Esta es la conducta habitual de los pecadores:

(1) Dependen de su propia fuerza y ​​habilidad en los asuntos temporales. Son muy enérgicos, inteligentes y están bien informados sobre las cosas de este mundo, pero muy torpes e ignorantes sobre las cosas del cielo.

187. (2) Y nunca o muy rara vez están en casa, en su propia casa, es decir, en su propio interior, la morada interior y esencial que Dios ha dado a cada hombre para que habite, según su propio ejemplo, Dios siempre habita dentro de sí mismo. A los pecadores no les gusta la soledad ni la vida espiritual ni la devoción interior. Consideran a quienes viven una vida interior, apartados del mundo y que trabajan más interiormente que exteriormente, como estrechos de mente, intolerantes e incivilizados.

188. (3) A los pecadores les importa poco o nada la devoción a María, la Madre de los elegidos. Es cierto que realmente no la odian. De hecho, incluso a veces hablan bien de ella. Dicen que la aman y practican cierta devoción en su honor. Sin embargo, no pueden soportar ver a nadie amarla con ternura, porque no tienen por ella nada del afecto de Jacob; critican el honor que sus buenos hijos y sirvientes le rinden fielmente para ganarse su afecto. Piensan que este tipo de devoción no es necesaria para la salvación, y mientras no vayan tan lejos como para odiarla o ridiculizar abiertamente la devoción hacia ella, creen que han hecho todo lo necesario para ganar su buena gracia. Porque le recitan o murmuran algunas oraciones sin ningún cariño y sin pensar siquiera en enmendar sus vidas, se consideran siervos de la Virgen.

189. (4) Los pecadores venden su primogenitura, es decir, las alegrías del paraíso, por un plato de lentejas, es decir, los placeres de este mundo. Se ríen, beben, comen, se divierten, juegan, bailan, etc., sin tomarse más molestias que Esaú para hacerse dignos de la bendición de su Padre celestial. En resumen, piensan solo en este mundo, aman solo al mundo, hablan y actúan solo por el mundo y sus placeres. Por un momento pasajero de placer, por una fugaz brizna de honor, por un trozo de tierra dura, amarilla o blanca, intercambian su gracia bautismal, su manto de inocencia y su herencia celestial.

190. (5) Finalmente, los pecadores continuamente odian y persiguen a los elegidos, abierta y secretamente. Los elegidos son una carga para ellos. Los desprecian, los critican, los ridiculizan, los insultan, los roban, los engañan, los empobrecen, los cazan y los pisotean en el polvo; mientras ellos mismos hacen fortunas, se divierten, obtienen buenas posiciones para sí mismos, se enriquecen, ascienden al poder y viven cómodamente.

191. Jacob, el hijo menor, era de constitución frágil, amable y pacífico y por lo general se quedaba en casa para complacer a su madre, a quien amaba tanto. Si salió no fue por ningún deseo personal suyo, ni por la confianza en su propia capacidad, sino simplemente por obediencia a su madre.

192. Amaba y honraba a su madre. Por eso se quedó en casa cerca de ella. Nunca fue más feliz que cuando estaba en su presencia. Evitaba todo lo que pudiera disgustarla e hizo todo lo que pensó que le agradaría. Esto hizo que Rebeca lo quisiera aún más.

193. Se sometió a su madre en todo. La obedeció enteramente en todo, prontamente sin demora y amorosamente sin quejarse. Al menor indicio de su voluntad, el joven Jacob se apresuraba a cumplirlo. Aceptaba todo lo que ella le decía sin cuestionarla. Por ejemplo, cuando ella le dijo que tomara dos cabras pequeñas y se las trajera para que ella pudiera preparar algo para que comiera su padre Isaac, Jacob no respondió que una sería suficiente para un hombre, pero sin discutir hizo exactamente lo que ella le dijo que hiciera.

194. Tenía la mayor confianza en su madre. No confiaba en su propia habilidad; confiaba únicamente en el cuidado y la protección de su madre. Acudió a ella en todas sus necesidades y la consultó en todas sus dudas. Por ejemplo, cuando le preguntó si su padre, en lugar de bendecirlo, lo maldeciría, él le creyó y confió en ella cuando dijo que tomaría la maldición sobre sí misma.

195. Finalmente, adoptó, en la medida de sus posibilidades, las virtudes que veía en su madre. Parece que una de las razones por las que pasaba tanto tiempo en casa era para imitar a su querida madre, que era tan virtuosa, y para mantenerse alejado de los malos compañeros, que podrían llevarlo al pecado. De esta manera, se hizo digno de recibir la doble bendición de su amado padre.

196. De manera similar, los elegidos de Dios suelen actuar. Se quedan en casa con su madre, es decir, aprecian la tranquilidad, aman la vida interior y son asiduos en la oración. Permanecen siempre en compañía de la Santísima Virgen, su Madre y Modelo, cuya gloria es enteramente interior y que durante toda su vida amó mucho la reclusión y la oración. Es cierto, a veces se aventuran en el mundo, pero solo para cumplir con los deberes de su estado de vida, en obediencia a la voluntad de Dios y la voluntad de su Madre.

No importa cuán grandes puedan parecer sus logros a los demás, dan mucha más importancia a lo que hacen dentro de sí mismos en su vida interior, en compañía de la Santísima Virgen. Porque allí trabajan en la gran tarea de la perfección, en comparación con la cual todos los demás trabajos son un mero juego de niños. A veces, sus hermanos y hermanas trabajan al aire libre con gran energía, habilidad y éxito, y se ganan el elogio y la aprobación del mundo. Pero saben, por la luz del Espíritu Santo, que hay mucho más bien, más gloria y más gozo en permanecer escondidos y recogidos con nuestro Señor, en completa y perfecta sumisión a María que en realizar por sí mismos maravillosas obras de la naturaleza y gracia en el mundo, como tantos Isaí y pecadores. En su casa hay gloria para Dios y riquezas para los hombres.

Señor Jesús, ¡qué hermosa es tu morada! ¡El gorrión ha encontrado una casa para vivir y la tórtola un nido para sus pequeños! ¡Qué feliz es el hombre que habita en la casa de María, donde tú fuiste el primero en habitar! Aquí, en esta casa de los elegidos, él obtiene de ti solo la ayuda que necesita para subir la escalera de la virtud que ha construido en su corazón hacia los puntos más altos posibles de perfección mientras está en este valle de lágrimas. "¡Cuán hermosa es tu morada, Señor, Dios de los ejércitos!"

197. Los elegidos sienten un gran amor por la Virgen y la honran verdaderamente como su Madre y Reina. La aman no solo de palabra sino de hecho. La honran no sólo externamente, sino desde lo más profundo de su corazón. Al igual que Jacob, evitan lo más mínimo que pueda disgustarla y hacen con entusiasmo todo lo que creen que podría ganar su favor. Jacob le trajo a Rebeca dos cabritos. Traen a María su cuerpo y su alma, con todas sus facultades, simbolizadas por los dos cabritos de Jacob, 1) para que los acepte como propios; 2) que los haga morir al pecado y al yo despojándolos del amor propio, para agradar a Jesús su Hijo, que desea tener como amigos y discípulos sólo a los que están muertos al pecado y al yo; 3) para que los vista según el gusto de su Padre celestial y para su mayor gloria, que ella conoce mejor que cualquier otra criatura; 4) que a través de su cuidado e intercesión, este cuerpo y alma de ellos, completamente limpios de toda mancha, completamente muertos para sí mismos, completamente despojados y bien preparados, puedan agradar al Padre celestial y merecer su bendición.

¿No es esto lo que hacen aquellas almas elegidas que, para demostrar a Jesús y María cuán eficaz y valiente es su amor, viven y estiman la perfecta consagración a Jesús por María que ahora les estamos enseñando?

Los pecadores pueden decir que aman a Jesús, que aman y honran a María, pero no lo hacen con todo su corazón y alma. A diferencia de los elegidos, no aman a Jesús y María lo suficiente como para consagrarles su cuerpo con sus sentidos y su alma con sus pasiones.

198. Están sujetos y obedientes a la Virgen, su buena Madre, y aquí están simplemente siguiendo el ejemplo de nuestro Señor mismo, que pasó treinta de los treinta y tres años que vivió en la tierra glorificando a Dios su Padre en perfecto y completo sumisión a su santa Madre. La obedecen, siguiendo su consejo al pie de la letra, como Jacob siguió el de Rebeca, cuando ella le dijo: "Hijo mío, sigue mi consejo"; o como los mayordomos en las bodas de Caná, a quienes la Señora dijo: "Hagan lo que él les diga".

A través de la obediencia a su madre, Jacob recibió la bendición casi por milagro, porque en el curso natural de los acontecimientos no debería haberla recibido. Como recompensa por seguir el consejo de la Virgen, los mayordomos de las bodas de Caná fueron honrados con el primero de los milagros de nuestro Señor cuando, a petición de ella, transformó el agua en vino. De la misma manera, hasta el fin de los tiempos, todos los que deban recibir la bendición de nuestro Padre celestial y que sean honrados con sus maravillosas gracias, las recibirán solo como resultado de su perfecta obediencia a María. Por otro lado, los "Esaú" perderán su bendición por su falta de sumisión a la Santísima Virgen.

199. Tienen gran confianza en la bondad y el poder de la Santísima Virgen, su querida Madre, e imploran incesantemente su ayuda. La toman por su estrella polar para llevarlos a salvo al puerto. Le abren el corazón y le cuentan sus problemas y necesidades. Confían en su misericordia y bondad para obtener el perdón de sus pecados a través de su intercesión y para experimentar su consuelo maternal en sus problemas y ansiedades. Incluso se arrojan en su seno virginal, se esconden y se pierden allí de una manera maravillosa. Allí se llenan de amor puro, se purifican de la menor mancha de pecado y encuentran a Jesús en toda su plenitud. Porque él reina en María como si estuviera en el más glorioso de los tronos. ¡Qué incomparable felicidad! El abad Guerric dice: "No imagines que hay más alegría en vivir en Abraham".

Los pecadores, en cambio, ponen toda su confianza en sí mismos. Como el hijo pródigo, comen con los cerdos. Como sapos, se alimentan de la tierra. Como todos los mundanos, aman solo las cosas visibles y externas. No conocen la dulzura del seno de María. No tienen esa dependencia y confianza que los elegidos tienen en la Santísima Virgen, su Madre. Lamentablemente, eligen satisfacer su hambre en otro lugar, como dice San Gregorio, porque no quieren saborear la dulzura ya preparada dentro de ellos mismos y dentro de Jesús y María.

200. Finalmente, las almas elegidas siguen los caminos de la Santísima Virgen, su Madre amorosa, es decir, la imitan y por eso son sinceramente felices y devotas y llevan el signo infalible de los elegidos de Dios. Esta Madre amorosa les dice: "Felices los que guardan mis caminos", es decir, felices los que practican mis virtudes y, con la ayuda de la gracia de Dios, siguen el camino de mi vida. Son felices en este mundo por la abundancia de gracia y dulzura que les imparto de mi plenitud, y que reciben más abundantemente que otros que no me imitan tan de cerca. Se sienten felices en la hora de la muerte, que es dulce y pacífica porque normalmente yo misma estoy allí para llevarlos a casa al gozo eterno. Finalmente, serán felices por toda la eternidad, porque nunca se ha perdido ningún siervo mío que haya imitado mis virtudes durante la vida.

Por otro lado, los pecadores son infelices durante su vida, en su muerte y durante toda la eternidad, porque no imitan las virtudes de la Virgen. Se contentan con ir más allá de unirse a sus cofradías, recitar algunas oraciones en su honor o realizar otros ejercicios devocionales exteriores.

Oh Virgen Santísima, mi querida Madre, qué felices son los que guardan fielmente tus caminos, tus consejos y tus mandamientos; ¡que nunca se dejan engañar por una falsa devoción hacia ti! ¡Pero cuán infelices y malditos son los que abusan de la devoción hacia ti al no guardar los mandamientos de tu Hijo! "Malditos son los que se desvían de tus mandamientos".

Servicios de nuestra Señora a sus fieles servidores

201. Aquí están los servicios que la Virgen María, como la mejor de todas las madres, rinde amorosamente a aquellos leales servidores que se han entregado por completo a ella de la manera que he descrito y siguiendo el sentido figurado de la historia de Jacob y Rebeca.

1. Ella los ama.

"Amo a los que me aman". Ella los ama:

a) Porque ella es verdaderamente su Madre. ¿Qué madre no ama a su hijo, fruto de su vientre?

b) Los ama en agradecimiento por el amor activo que le muestran a ella, su Madre amada.

c) Los ama porque son amados por Dios y están destinados al cielo. "A Jacob amé, pero a Esaú aborrecí".

d) Los ama porque se han consagrado enteramente a ella y pertenecen a su porción, su herencia. "En Israel recibe tu herencia".

202. Los ama con ternura, con más ternura que todas las madres del mundo juntas. Toma el amor maternal de todas las madres del mundo por sus hijos. Vierte todo ese amor en el corazón de una madre para un hijo único. El amor de esa madre ciertamente sería inmenso. Sin embargo, el amor de María por cada uno de sus hijos tiene más ternura que el amor de esa madre por su hijo.

Los ama no solo afectiva sino eficazmente, es decir, su amor es activo y productivo como el amor de Rebeca por Jacob, y más aún, porque Rebeca era, después de todo, solo una figura simbólica de María. Esto es lo que esta Madre amorosa hace por sus hijos para obtener para ellos las bendiciones de su Padre celestial:

203. 1) Como Rebeca, busca oportunidades favorables para promover sus intereses, ennoblecerlos y enriquecerlos. Ella ve claramente en Dios todo lo que es bueno y todo lo que es malo; acontecimientos afortunados y desafortunados; las bendiciones y condenaciones de Dios. Ella arregla las cosas de antemano para desviar los males de sus siervos y ponerlos en el camino de abundantes bendiciones. Si hay algún beneficio especial a los ojos de Dios por el desempeño fiel de una obra importante, María ciertamente obtendrá esta oportunidad para un hijo amado y siervo y, al mismo tiempo, le dará la gracia de perseverar en ella hasta el final. "Ella maneja personalmente nuestros asuntos", dice un hombre santo.

204. 2) Ella les da un excelente consejo, como Rebeca le hizo a Jacob. "Hijo mío, sigue mis consejos". Entre otras cosas, los persuade para que le traigan los dos cabritos, es decir, su cuerpo y alma, y ​​se los confíen para que los prepare como plato agradable a Dios. Ella los inspira a observar todo lo que Jesucristo, su Hijo, les ha enseñado con su palabra y su ejemplo. Cuando ella misma no da estos consejos en persona, los da a través del ministerio de ángeles que siempre se complacen y se sienten honrados de ir a petición suya para ayudar a uno de sus fieles siervos en la tierra.

205. 3) ¿Qué hace esta buena Madre cuando le hemos presentado y consagrado nuestra alma y nuestro cuerpo y todo lo que les pertenece sin excepción? Justo lo que Rebeca de antaño le hizo a los cabritos que le trajo Jacob. (a) Ella los mata, es decir, los hace morir a la vida del viejo Adán. (b) Los despoja de su piel, es decir, de sus inclinaciones naturales, de su amor propio y de su voluntad propia y de todos sus apegos a las criaturas. (c) Ella los limpia de toda mancha, impureza y pecado. (d) Los prepara al gusto de Dios y para su mayor gloria. Como solo ella sabe perfectamente qué es el gusto divino y dónde se encuentra la mayor gloria de Dios, solo ella, sin temor a equivocarnos, puede preparar y adornar nuestro cuerpo y alma para satisfacer ese gusto infinitamente refinado y promover esa gloria infinitamente escondida.

206. 4) Una vez que esta buena Madre ha recibido nuestra ofrenda completa con nuestros méritos y satisfacciones por la devoción de la que he hablado, y nos ha despojado de nuestras propias vestiduras, nos limpia y nos hace dignos de comparecer sin vergüenza ante nuestro Padre celestial.

Ella nos viste con las ropas limpias, nuevas, preciosas y fragantes de Esaú, el primogénito, es decir, su Hijo Jesucristo. Guarda esas prendas en su casa, es decir, las tiene a su disposición. Porque ella es la tesorera y dispensadora universal de los méritos y virtudes de Jesús, su Hijo. Los da y distribuye a quien le place, cuando le place, como le agrada y cuanto le agrada, como hemos dicho anteriormente.

Cubre el cuello y las manos de sus sirvientes con las pieles de las cabras que han sido sacrificadas y desolladas, es decir, las adorna con los méritos y el valor de sus propias buenas acciones. En verdad, ella destruye y anula todo lo que hay de impuro e imperfecto en ellos. Ella conserva y realza este bien para que adorne y fortalezca su cuello y manos, es decir, les da la fuerza para llevar el yugo del Señor y la habilidad para hacer grandes cosas para la gloria de Dios y la salvación de sus pobres hermanos.

Ella imparte nuevo perfume y gracia fresca a esas prendas y adornos añadiéndoles las prendas de su propio guardarropa de méritos y virtudes. Ella les legó esto antes de su partida al cielo, como lo reveló una santa monja del siglo pasado, que murió santamente. Así todos sus domésticos, es decir, todos sus sirvientes y esclavos, están vestidos con ropas dobles, las suyas y las de su Hijo. Ahora no tienen nada que temer de ese frío que los pecadores, desnudos y despojados de los méritos de Jesús y María, no podrán soportar.

207. 5) Finalmente, María obtiene para ellos la bendición del Padre celestial. Como son los más jóvenes nacidos y adoptados, no tienen realmente derecho a ello. Vestidos con ropas nuevas, preciosas y perfumadas, con el cuerpo y el alma bien preparados y vestidos, se acercan confiadamente a su Padre celestial. Oye su voz y la reconoce como la voz de un pecador. Siente sus manos cubiertas de pieles, inhala el aroma de sus vestidos. Participa con alegría de lo que María, su Madre, le ha preparado, reconociendo en ello los méritos y el buen olor de su Hijo y de su Mater.

a) Les da una doble bendición, la bendición del rocío del cielo, a saber, la gracia divina, que es la semilla de la gloria. "Dios nos ha bendecido en Cristo con toda bendición espiritual", y también la bendición de la fertilidad de la tierra, porque como Padre providente, les da el pan de cada día y una amplia provisión de los bienes de la tierra.

b) Los hace amos de sus otros hermanos, los pecadores reprobados. Esta dominación no siempre se muestra en este mundo fugaz, donde los pecadores a menudo tienen la ventaja. "¿Hasta cuándo se gloriará el impío, profiriendo reproches insolentes?" "He visto a los impíos triunfar y levantarse como los cedros del Líbano". Pero la supremacía de los justos es real y se verá claramente por toda la eternidad en el próximo mundo, donde los justos, como nos dice el Espíritu Santo, dominarán y mandarán a todos los pueblos.

c) El Dios de toda majestad no se conforma con bendecirlos en su persona y en sus posesiones, bendice a todos los que los bendicen y maldice a todos los que los maldicen y los persiguen.

2. Ella cubre todas sus necesidades.

208. La caridad de Nuestra Señora hacia sus fieles servidores va más allá. Ella les proporciona todo lo que necesitan para el cuerpo y el alma. Acabamos de ver que les da prendas dobles. Ella también los alimenta con la comida más deliciosa de la mesa del banquete de Dios. Les da al Hijo que ha dado a luz, el Pan de Vida, para que sea su alimento. "Queridos hijos", dice con palabras de la Sabiduría divina, "tomad de mis frutos", es decir, del Fruto de la Vida, Jesús, "a quien traje al mundo para vosotros". "Ven", repite en otro pasaje, "come el pan que es Jesús. Bebe el vino de su amor que he mezclado" para ti con la leche de mis pechos.

Como María es la tesorera y dispensadora de los dones y las gracias del Dios Altísimo, se reserva una porción selecta, de hecho la porción más selecta, para alimentar y sostener a sus hijos y sirvientes. Se fortalecen con el pan de vida; se alegran con el vino que da a luz a las vírgenes. Se llevan en su pecho. Soportan con facilidad el yugo de Cristo sintiendo apenas su peso a causa del aceite de devoción con que ha ablandado su madera.

3. Ella los dirige y los guía

209. Un tercer servicio que la Virgen presta a sus fieles servidores es el de conducirlos y dirigirlos según la voluntad de su Hijo. Rebeca guió a su pequeño hijo Jacob y le dio buenos consejos de vez en cuando, ayudándolo a obtener la bendición de su padre y lo salvó del odio y la persecución de su hermano Esaú. María, estrella del mar, guía a todos sus fieles servidores a puerto seguro. Les muestra el camino a la vida eterna y les ayuda a evitar peligros peligrosos. Los lleva de la mano por el camino de la santidad, los estabiliza cuando pueden caer y los ayuda a levantarse cuando han caído. Ella los regaña como una madre amorosa cuando son negligentes y, a veces, incluso los regaña amorosamente. ¿Cómo podría un niño que sigue a una madre y a un guía tan iluminado como María tomar el camino equivocado hacia el cielo? Síguela y no te equivocarás, dice San Bernardo. No hay peligro de que un verdadero hijo de María sea descarriado por el diablo y caiga en la herejía. Donde María conduce, Satanás con sus engaños y herejes con sus sutilezas no se encuentran. "Cuando ella te sostenga, no caerás".

4. Ella los defiende y protege

210. El cuarto buen oficio que la Señora realiza para sus hijos y servidores fieles es defenderlos y protegerlos de sus enemigos. Con su cuidado e ingenio, Rebeca libró a Jacob de todos los peligros que lo acechaban y particularmente de morir a manos de su hermano, como aparentemente habría hecho, ya que Esaú lo odiaba y envidiaba al igual que Caín odiaba a su hermano Abel.

María, la amada Madre de las almas elegidas, las protege bajo sus alas protectoras como una gallina a sus polluelos. Ella les habla, bajando a su nivel y acomodándose a todas sus debilidades. Para garantizar su seguridad del halcón y el buitre, ella se convierte en su escolta, rodeándolos como un ejército en formación de batalla. ¿Podría alguien rodeado por un ejército bien ordenado de, digamos, cien mil hombres, temer a sus enemigos? No, y menos aún un fiel servidor de María, protegido por todos lados por sus fuerzas imperiales, temería a su enemigo. Esta poderosa Reina del cielo preferiría enviar millones de ángeles para ayudar a uno de sus sirvientes que decir que un solo sirviente fiel y confiado de ella había sido víctima de la malicia, el número y el poder de sus enemigos.

5. Ella intercede por ellos

211. Finalmente, el quinto y mayor servicio que esta Madre amorosa presta a sus fieles seguidores es el de interceder por ellos ante su Hijo. Ella lo apacigua con sus oraciones, acerca a sus sirvientes a una unión más estrecha con él y mantiene esa unión.

Rebeca hizo que Jacob se acercara a la cama de su padre. Su padre lo tocó, lo abrazó e incluso lo besó con alegría después de haber saciado su hambre con los platos bien preparados que le había traído Jacob. Luego, inhalando el exquisito perfume de sus vestiduras, gritó: "He aquí, la fragancia de mi hijo es como la fragancia de un campo de abundancia que el Señor ha bendecido". La fragancia de este rico campo que tanto cautivó el corazón del padre, no es otra que la fragancia de los méritos y virtudes de María, que es el abundante campo de gracia en el que Dios Padre ha sembrado el grano de trigo de los elegidos suyos.

¡Qué bienvenido a Jesucristo, Padre del mundo venidero, un niño perfumado con la fragancia de María! ¡Con qué facilidad e intimidad se une a ese niño! Pero esto ya lo hemos demostrado extensamente.

212. Además, una vez que María ha colmado sus favores sobre sus hijos y sus fieles servidores y les ha asegurado la bendición del Padre celestial y la unión con Jesús

Cristo, ella los mantiene en Jesús y mantiene a Jesús en ellos. Ella los guarda, vigilándolos sin cesar, para que no pierdan la gracia de Dios y caigan en las trampas de sus enemigos. "Mantiene a los santos en su plenitud" (San Buenaventura), y los inspira a perseverar hasta el final, como ya hemos dicho.

Tal es la explicación que se da a esta antigua alegoría que tipifica el misterio de la predestinación y la reprobación.


CAPÍTULO SEIS - MARAVILLOSOS EFECTOS DE ESTA DEVOCIÓN


213. Mi querido amigo, ten por seguro que si permaneces fiel a las prácticas interiores y exteriores de esta devoción que te señalaré, se producirán en tu alma los siguientes efectos:

1. Conocimiento de nuestra indignidad

Por la luz que el Espíritu Santo te dará a través de María, su fiel esposa, percibirás las malas inclinaciones de tu naturaleza caída y cuán incapaz eres de cualquier bien que no sea el que Dios produce en ti como Autor de la naturaleza y de la gracia. Como consecuencia de este conocimiento, te despreciarás a tí mismo y te considerarás solo un objeto de repugnancia. Te considerarás como un caracol que todo lo ensucia con su baba, como un sapo que todo lo envenena con su veneno, como una serpiente malévola que solo busca engañar. Finalmente, la humilde Virgen María compartirá contigo su humildad para que, aunque te mires con disgusto y desees ser despreciado por los demás, no mires con desprecio a nadie.

2. Participación en la fe de María

214. María te compartirá su fe. Su fe en la tierra era más fuerte que la de todos los patriarcas, profetas, apóstoles y santos. Ahora que ella está reinando en el cielo, ella ya no tiene esta fe, ya que ve todo claramente en Dios a la luz de la gloria. Sin embargo, con el consentimiento de Dios todopoderoso no la perdió al entrar al cielo. La ha conservado para sus fieles servidores en la Iglesia militante. Por lo tanto, cuanto más se gane la amistad de esta noble reina y fiel Virgen, más se sentirá inspirado por la fe en su vida diaria. Hará que dependas menos de sentimientos sensibles y extraordinarios. Porque es una fe viva animada por el amor que te permite hacer todo sin otro motivo que el del amor puro. Es una fe firme, inquebrantable como una roca, que te impulsa a permanecer firme en medio de tormentas y tempestades. Es una fe activa e inquisitiva que, como una misteriosa llave maestra, te introduce en los misterios de Jesucristo y el 
destino final del hombre, y en el corazón de Dios mismo. Es una fe valiente que te inspira a emprender y realizar sin dudar grandes cosas para Dios y la salvación de las almas. Por último, esta fe será tu antorcha encendida, tu misma vida con Dios, tu fondo secreto de Sabiduría divina y un arma todopoderosa para iluminar a los que se sientan en la oscuridad y la sombra de la muerte. Enciende a los tibios que necesitan el oro del amor ferviente. Devuelve la vida a los que están muertos por el pecado. Mueve y transforma corazones de mármol y cedros del Líbano mediante un argumento suave y convincente. Finalmente, esta fe los fortalecerá para resistir al diablo y a los demás enemigos de la salvación. 

3. El don del amor puro

215. La Madre del hermoso amor librará tu corazón de todos los escrúpulos y temores serviles desmesurados. Lo abrirá y lo agrandará para obedecer los mandamientos de su Hijo con presteza y con la santa libertad de los hijos de Dios. Ella llenará tu corazón con puro amor del que ella es tesorera. Entonces dejarás de actuar como antes, no por temor al Dios que es amor, sino por puro amor. Lo considerarás un Padre amoroso y te esforzarás por complacerlo en todo momento. Le hablarás con confianza como lo hace un niño con su padre. Si tuvieras la desgracia de ofenderlo, te humillarás ante él y humildemente le pedirás perdón. Le ofrecerás tu mano con sencillez y te levantarás amorosamente de tu pecado. Luego, tranquilo, relajado y animado con la esperanza de que continúe tu camino hacia él.

4. Gran confianza en Dios y en María


216. Nuestra Santísima Señora os colmará de una confianza ilimitada en Dios y en sí misma:

1) Porque ya no te acercarás a Jesús por ti mismo, sino siempre a través de María, tu Madre amorosa.

2) Puesto que le has dado todos tus méritos, gracias y satisfacciones para que disponga como le plazca, ella te imparte sus propias virtudes y te viste con sus propios méritos. Así podrás decirle con confianza a Dios: "He aquí, María, tu sierva, hágase en mí según tu palabra".

3) Puesto que ahora te has entregado por completo a María, en cuerpo y alma, ella, que es generosa con los generosos y más generosa incluso que el más bondadoso benefactor, se entregará a ti a cambio de una manera maravillosa pero real. En efecto, puedes decirle sin dudarlo: "Soy tuyo, oh Santísima Virgen, obtén la salvación para mí", o como el discípulo amado, San Juan, "Te he tomado, Madre Bendita, como mi todo". O también puedes decir como San Buenaventura: "Querida Madre de la gracia salvadora, haré todo con confianza y sin miedo porque tú eres mi fuerza y ​​mi gloria en el Señor", o en otro lugar, "Yo soy todo tuyo y todo lo que tengo es tuyo, oh Virgen gloriosa, bendita sobre todas las cosas creadas. Permíteme ponerte como un sello en mi corazón, porque tu amor es fuerte como la muerte".

4) Lo que aumentará aún más tu confianza en ella es que, después de haberle entregado en fideicomiso todo lo que posees para usar o guardar como le plazca, confiarás menos en ti mismo y mucho más en ella a quien has hecho tu tesoro. Qué reconfortante y qué consolador cuando una persona puede decir: "El tesoro de Dios, donde ha puesto todo lo que tiene más preciado, es también mi tesoro". "Ella es", dice un hombre santo, "el tesoro del Señor".

5. Comunicación del espíritu de María

217. Se les comunicará el alma de María para glorificar al Señor. Su espíritu tomará el lugar del tuyo para regocijarte en Dios, su Salvador, pero solo si eres fiel a las prácticas de esta devoción. Como dice San Ambrosio: "¡Que el alma de María esté en cada uno de nosotros para glorificar al Señor! ¡Que el espíritu de María esté en cada uno de nosotros para regocijarnos en Dios!" "¿Cuándo llegará ese día feliz", pregunta un santo de nuestro tiempo cuya vida estaba completamente envuelta en María, "cuando la Madre de Dios se entroniza en el corazón de los hombres como Reina, sometiéndolos al dominio de su gran y principesco Hijo? ¿Cuándo respirarán las almas María como el cuerpo respira aire?" Cuando llegue ese momento, sucederán cosas maravillosas en la tierra. El Espíritu Santo, al encontrar de nuevo a su amado Esposo presente en las almas, descenderá sobre ellas con gran poder. Los llenará de sus dones, especialmente de sabiduría, mediante los cuales producirán maravillas de gracia. Querida amiga, ¿cuándo llegará ese tiempo feliz, esa edad de María, cuando muchas almas, elegidas por María y entregadas por el Dios Altísimo, se esconderán por completo en el fondo de su alma, convirtiéndose en copias vivientes de ella, amando y glorificando a Jesús? Ese día amanecerá solo cuando la devoción que enseño sea comprendida y puesta en práctica. Ut adveniat regnum tuum, adveniat regnum Mariae: "¡Señor, que venga tu reino, que venga el reino de María!" 

6. Transformación a la semejanza de Jesús

218. Si María, Árbol de la Vida, se cultiva bien en nuestra alma por la fidelidad a esta devoción, dará a su tiempo su fruto, que no es otro que Jesús. He visto muchas almas devotas que buscan a Jesús de una forma u otra, y muy a menudo, cuando han trabajado duro durante la noche, todo lo que pueden decir es: "A pesar de haber trabajado toda la noche, no hemos pescado nada". A ellos podemos decirles: "Han trabajado mucho y han ganado poco; Jesús sólo puede ser reconocido débilmente en ustedes". Pero si seguimos el camino inmaculado de María, viviendo la devoción que enseño, trabajaremos siempre a la luz del día, trabajaremos en un lugar santo y trabajaremos poco. No hay tinieblas en María, ni la más mínima sombra, ya que nunca hubo pecado en ella. Ella es un lugar santo, un lugar santísimo, en el que los santos son formados y moldeados.

219. Ten en cuenta que digo que los santos son moldeados en María. Hay una gran diferencia entre tallar una estatua con golpes de martillo y cincel y hacer una estatua usando un molde. Los escultores y los fabricantes de estatuas trabajan duro y necesitan mucho tiempo para hacer estatuas por el primer método. Pero el segundo método no requiere mucho trabajo y requiere muy poco tiempo. San Agustín le dice a la Santísima Virgen: "Eres digna de ser llamada el molde de Dios". María es un molde capaz de formar a las personas a imagen del Dios-hombre. Cualquiera que sea echado en este molde divino rápidamente es moldeado en Jesús y Jesús en él. A bajo costo y en poco tiempo se volverá como Cristo, ya que es moldeado en el mismo molde que formó a un Dios-hombre.

220. Creo que puedo comparar muy bien a algunos directores espirituales y personas devotas con escultores que desean producir a Jesús en sí mismos y en los demás por métodos distintos a este. Muchos de ellos confían en su propia habilidad, ingenio y arte y cortan sin cesar con mazo y cincel en piedra dura o madera mal preparada, en un esfuerzo por producir una semejanza de nuestro Señor. A veces, no logran producir un parecido reconocible, ya sea porque carecen de conocimiento y experiencia de la persona de Jesús o porque un golpe torpe ha estropeado toda la obra. Pero aquellos que aceptan este secreto poco conocido de la gracia que les ofrezco pueden ser comparados con razón a los fundidores y modeladores que han descubierto el hermoso molde de María donde Jesús fue formado tan divina y tan naturalmente. No confían en su propia habilidad sino en la perfección del molde.

221. Puedes pensar que esta es una comparación hermosa y convincente. ¿Pero cuántos lo entienden? Me gustaría que lo entendieras, querido amigo. Pero recuerd
a que solo se pueden verter en un molde sustancias fundidas y licuadas. Eso significa que debes aplastar y derretir al viejo Adán en ti, si deseas adquirir la semejanza del nuevo Adán en María.

7. La mayor gloria de Cristo

222. Si vives esta devoción con sinceridad, darás más gloria a Jesús en un mes que en muchos años de devoción más exigente. Aquí están mis razones para decir esto:

(1) Ya que haces todo a través de la Santísima Virgen como lo requiere esta devoción, naturalmente dejas a un lado tus propias intenciones por muy buenas que te parezcan. Te abandonas a las intenciones de la Virgen aunque no sabes cuáles son. Así compartes la alta calidad de sus intenciones, que son tan puras que dio más gloria a Dios con la más pequeña de sus acciones, digamos, girando su rueca o haciendo una puntada, que San Lorenzo sufriendo su cruel martirio en la rejilla, ¡y aún más que todos los santos juntos en todas sus hazañas más heroicas! María acumuló tal multitud de méritos y gracias durante su estadía en la tierra que sería más fácil contar las estrellas en el cielo, las gotas de agua en el océano o las arenas de la orilla del mar que contar sus méritos y gracias. Así dio más gloria a Dios de la que todos los ángeles y santos le han dado o le darán jamás. María, maravilla de Dios, cuando las almas se abandonan a ti, ¡no puedes dejar de hacer maravillas en ellas!

223. (2) En esta devoción no damos importancia a nuestros propios pensamientos y acciones, sino que nos contentamos con confiar en la disposición de María cuando nos acercamos e incluso hablamos con Jesús. Entonces actuamos con mucha más humildad que otros que confían imperceptiblemente en sus propias disposiciones y están satisfechos con ellos; y en consecuencia damos mayor gloria a Dios, porque la gloria perfecta le es dada sólo por los humildes de corazón.

224. (3) Nuestra Santísima Señora, en su inmenso amor por nosotros, está ansiosa por recibir en sus manos virginales el don de nuestras acciones, impartiéndoles una maravillosa belleza y esplendor, y presentándolas de muy buena gana a Jesús. Se da más gloria a nuestro Señor de esta manera que cuando hacemos nuestra ofrenda con nuestras propias manos culpables.

225. (4) Por último, nunca piensas en María sin que María piense en Dios por ti. Nunca alabas ni honras a María sin que María se una a ti para alabar y honrar a Dios. María es completamente relativa a Dios. De hecho, diría que ella era relativa solo a Dios, porque existe únicamente en referencia a él.

Ella es un eco de Dios, hablando y repitiendo solo a Dios. Si dices "María", ella dice "Dios". Cuando Santa Isabel alabó a María llamándola bienaventurada porque había creído, María, el fiel eco de Dios, respondió con su cántico: "Mi alma glorifica al Señor". Lo que María hizo ese día, lo hace todos los días. Cuando la alabamos, cuando la amamos y honramos, cuando le presentamos algo, entonces Dios es alabado, honrado y amado y recibe nuestro don a través de María y en María.


CAPÍTULO SIETE - PRÁCTICAS PARTICULARES DE ESTA DEVOCIÓN


1. Prácticas exteriores

226. Si bien esta devoción es esencialmente interior, esto no le impide tener prácticas exteriores que no deben descuidarse. "Estas deben hacerse, pero las que no se omiten". Si se realizan correctamente, los actos exteriores ayudan a fomentar los interiores. El hombre siempre se guía por sus sentidos y tales prácticas le recuerdan lo que ha hecho o debería hacer. Que ningún mundano o crítico intervenga para afirmar que la verdadera devoción está esencialmente en el corazón y, por lo tanto, debe evitarse lo externo por inspirar vanidad, o que la verdadera devoción debe ser oculta y privada. Respondo con las palabras de nuestro Señor: "Que los hombres vean tus buenas obras para glorificar a tu Padre que está en los cielos". Como dice San Gregorio, esto no significa que deban realizar acciones externas para agradar a los hombres o buscar elogios; eso ciertamente sería vanidad.

Mencionaré brevemente algunas prácticas que llamo exteriores, no porque se realicen sin atención interior sino porque tienen un elemento exterior distinto de las puramente interiores.

1. Preparación y consagración

227. Quienes deseen asumir esta especial devoción (que no se ha erigido en cofradía, aunque sería deseable), deben dedicar al menos doce días a vaciarse del espíritu del mundo, que se opone a la espíritu de Jesús, como he recomendado en la primera parte de esta preparación para el reinado de Jesucristo. Luego deberían pasar tres semanas imbuyéndose del espíritu de Jesús a través de la Santísima Virgen. Aquí hay un programa que podrían seguir:

228. Durante la primera semana deben ofrecer todas sus oraciones y actos de devoción para adquirir conocimiento de sí mismos y dolor por sus pecados.

Permítanse realizar todas sus acciones con un espíritu de humildad. Con este fin, si lo desean, pueden meditar sobre lo que he dicho acerca de nuestra naturaleza corrupta y considerarse durante seis días de la semana como nada más que velas, babosas, sapos, cerdos, serpientes y cabras. O bien, pueden meditar en las siguientes tres consideraciones de San Bernardo: "Recuerda lo que eras: semilla corrompida; lo que eres: un cuerpo destinado a la descomposición; lo que serás: alimento para gusanos".

Le pedirán a nuestro Señor y al Espíritu Santo que los ilumine diciendo: "Señor, para que vea", o "Señor, déjame conocerme a mí mismo", o el "Ven, Espíritu Santo". Todos los días deben recitar la Letanía del Espíritu Santo, con la oración que sigue, como se indica en la primera parte de esta obra. Se volverán hacia nuestra Santísima Señora y le rogarán que les obtenga esa gran gracia que es el fundamento de todos los demás, la gracia del conocimiento de sí mismos. Por esta intención dirán cada día el Ave Maris Stella y la Letanía de la Santísima Virgen.

229. Cada día de la segunda semana deben esforzarse en todas sus oraciones y obras para adquirir un entendimiento de la Santísima Virgen y pedir al Espíritu Santo esta gracia. Pueden leer y meditar sobre lo que ya hemos dicho sobre ella. Deben recitar diariamente la Letanía del Espíritu Santo y el Ave Maris Stella como durante la primera semana. Además rezarán al menos cinco décadas del Rosario para una mayor comprensión de María.

230. Durante la tercera semana deben procurar comprender mejor a Jesucristo. Pueden leer y meditar sobre lo que ya hemos dicho sobre él. Pueden decir la oración de San Agustín que encontrarán al comienzo de la segunda parte de este libro. Nuevamente con San Agustín, pueden orar repetidamente: "Señor, que te conozca", o "Señor, que pueda ver". Como durante la semana anterior, deben recitar la Letanía del Espíritu Santo y el Ave Maris Stella, añadiendo todos los días la Letanía del Santo Nombre de Jesús.

231. Al final de estas tres semanas deben acudir a la confesión y la Sagrada Comunión con la intención de consagrarse a Jesús por María como esclavos del amor. Al recibir la Sagrada Comunión, podrían seguir el método que se da más adelante. Luego recitan el acto de consagración que se da al final de este libro. Si no tienen una copia impresa del acta, deben escribirla o hacer que la copien y luego firmarla el mismo día en que la hagan.

232. Sería muy conveniente que ese día ofrecieran algún homenaje a Jesús y su Madre, ya sea como penitencia por las infidelidades pasadas a las promesas hechas en el bautismo o como signo de sumisión a la soberanía de Jesús y María. Tal tributo estaría de acuerdo con la habilidad y el fervor de cada uno y puede tomar la forma de ayuno, un acto de abnegación, el obsequio de una limosna o el ofrecimiento de una vela votiva. Si solo dieran un alfiler como muestra de su homenaje, siempre que lo hicieran con buen corazón, satisfaría a Jesús, que considera solo la buena intención.

233. Cada año, al menos, en la misma fecha, deben renovar la consagración siguiendo los mismos ejercicios durante tres semanas. También pueden renovarla todos los meses o incluso todos los días diciendo esta breve oración: "Soy todo tuyo y todo lo que tengo es tuyo, oh querido Jesús, a través de María, tu santa Madre".

2. La pequeña corona de la Santísima Virgen

234. Si no es demasiado inconveniente, reciten todos los días de su vida la Coronita de la Santísima Virgen, que se compone de tres Padres Nuestros y doce Avemarías en honor a los doce privilegios gloriosos de María. Esta oración es muy antigua y está basada en la Sagrada Escritura. San Juan vio en una visión a una mujer coronada con doce estrellas, vestida del sol y de pie sobre la luna. Según los comentaristas bíblicos, esta mujer es la Santísima Virgen.

235. Hay varias formas de decir la pequeña corona, pero llevaría demasiado tiempo explicarlas aquí. El Espíritu Santo los enseñará a quienes vivan esta devoción con conciencia. Sin embargo, aquí hay una forma sencilla de recitarla. Como introducción, di: "Virgen Santísima, acepta mi alabanza; dame fuerza para luchar contra tus enemigos", luego di el Credo. A continuación, di la siguiente secuencia de oraciones tres veces: un Padre Nuestro, cuatro Avemarías y una Gloria al Padre. Para concluir, di la oración Sub tuum - "Volamos a tu patrocinio".

3. El uso de pequeñas cadenas

236. Es muy loable y útil para los que se han convertido en esclavos de Jesús en María llevar, como muestra de su esclavitud de amor, una cadenita bendecida con una bendición especial.

Es perfectamente cierto, estas señales externas no son esenciales y muy bien pueden ser prescindidas de quienes han hecho esta consagración. Sin embargo, no puedo evitar dar la más calurosa aprobación a quienes los usan. Demuestran que se han librado de las vergonzosas cadenas de la esclavitud del diablo, en las que el pecado original y quizás el pecado actual los había encadenado, y voluntariamente han asumido la gloriosa esclavitud de Jesucristo. Como San Pablo, se enorgullecen de las cadenas que llevan por Cristo. Porque aunque estas cadenas están hechas solo de hierro, son mucho más gloriosas y preciosas que todos los adornos de oro que usan los monarcas.

237. En un momento, nada se consideró más despreciable que la Cruz. Ahora, esta madera sagrada se ha convertido en el símbolo más glorioso de la Fe cristiana. Del mismo modo, nada era más innoble a los ojos de los antiguos, y aún hoy, nada es más degradante entre los incrédulos que las cadenas de Jesucristo. Pero entre los cristianos nada es más glorioso que estas cadenas, porque por ellas los cristianos son liberados y mantenidos libres de los innobles grilletes del pecado y del diablo. Así liberados, estamos ligados a Jesús y María no por coacción y fuerza como los galeotes, sino por la caridad y el amor como los niños están con sus padres. "Los atraeré hacia mí con cadenas de amor", dijo el Dios Altísimo hablando por medio del profeta. En consecuencia, estas cadenas son tan fuertes como la muerte, y en cierto modo más fuertes que la muerte, para quienes las llevan fielmente hasta el final de su vida. Porque aunque la muerte destruye y corrompe su cuerpo, no destruirá las cadenas de su esclavitud, ya que estas, siendo de metal, no se corromperá fácilmente. Puede ser que en el día de su resurrección, ese día trascendental del juicio final, estas cadenas, aún adheridas a sus huesos, contribuyan a su glorificación y se transformen en cadenas de luz y esplendor. Felices entonces, mil veces felices, los esclavos ilustres de Jesús en María que llevan sus cadenas hasta el sepulcro.

238. Aquí están las razones para usar estas cadenas:

(a) Le recuerdan al cristiano las promesas de su bautismo y la perfecta renovación de estos compromisos adquiridos en su consagración. Le recuerdan su estricta obligación de adherirse fielmente a ellos. Las acciones de un hombre son impulsadas con mayor frecuencia por sus sentidos que por la fe pura y, por lo tanto, puede olvidar fácilmente sus deberes para con Dios si no tiene un recordatorio externo de ellos. Estas pequeñas cadenas son una ayuda maravillosa para recordar los lazos del pecado y la esclavitud del diablo de los que el bautismo lo ha liberado. Al mismo tiempo, le recuerdan la dependencia de Jesús prometida en el bautismo y ratificada cuando por consagración renovó estas promesas. ¿Por qué tantos cristianos no piensan en sus votos bautismales y se comportan con tanta licencia como los incrédulos que no han prometido nada a Dios? Una explicación es que no usan signos externos para recordarles estos votos.

239. (b) Estas cadenas prueban que no se avergüenzan de ser siervos y esclavos de Jesús y que rechazan la esclavitud mortal del mundo, del pecado y del diablo.

(c) Son garantía y protección contra la esclavitud del pecado y del diablo. Porque necesariamente debemos optar por llevar las cadenas del pecado y la condenación o las cadenas del amor y la salvación.

240. Querido amigo, rompe las cadenas del pecado y de los pecadores, del mundo y de los mundanos, del diablo y sus satélites. "Aleja de nosotros su yugo de muerte". Para usar las palabras del Espíritu Santo, pongamos nuestros pies en sus gloriosos grilletes y nuestro cuello en sus cadenas. Inclinemos nuestros hombros en sumisión al yugo de la Sabiduría encarnada, Jesucristo, y no nos dejemos trastornar por el peso de sus cadenas. Note cómo antes de decir estas palabras el Espíritu Santo nos prepara para aceptar su serio consejo: "Escucha, hijo mío", dice, "recibe un consejo de entendimiento y no desprecies este consejo mío".

241. Permíteme, querido amigo, unirme al Espíritu Santo para darte el mismo consejo: "Estas cadenas son las cadenas de la salvación". Como nuestro Señor en la cruz atrae a todos los hombres hacia Él, lo quieran o no, atraerá a los pecadores con las cadenas de sus pecados y los someterá como galeotes y demonios a su ira eterna y justicia vengativa. Pero atraerá a los justos, especialmente en estos últimos días, con las cadenas del amor.

242. Estos amados esclavos de Cristo pueden llevar sus cadenas alrededor del cuello, en sus brazos, alrededor de la cintura o alrededor de los tobillos. El padre Vincent Caraffa, séptimo general de la Compañía de Jesús, que murió santamente en 1643, llevaba una banda de hierro alrededor de los tobillos como símbolo de su santa servidumbre y solía decir que su mayor pesar era no poder arrastrar una cadena en público. La Madre Inés de Jesús, de quien ya hemos hablado, llevaba una cadena alrededor de su cintura. Otros la han usado alrededor del cuello, en expiación por los collares de perlas que usaban en el mundo. Otros han llevado cadenas alrededor de sus brazos para recordarles, mientras trabajaban con sus manos, que son esclavos de Jesús.

4. Honrando el misterio de la Encarnación

243. Los amados esclavos de Jesús en María deben tener en alta estima la devoción a Jesús, Verbo de Dios, en el gran misterio de la Encarnación, el 25 de marzo, que es el misterio propio de esta devoción, porque fue inspirada por el Espíritu Santo, por las siguientes razones:

(a) Para que podamos honrar e imitar la maravillosa dependencia que Dios el Hijo eligió tener en María, para la gloria de su Padre y para la redención del hombre. Esta dependencia se revela especialmente en este misterio donde Jesús se hace cautivo y esclavo en el seno de su Mater, dependiendo de ella para todo.

(b) Para agradecer a Dios las gracias incomparables que ha conferido a María y especialmente la de haberla elegido para ser su Madre más digna. Esta elección se hizo en el misterio de la Encarnación. Estos son los dos extremos principales de la esclavitud de Jesús en María.

244. Tenga en cuenta que suelo decir "esclavo de Jesús en María", "esclavitud de Jesús en María". En efecto, podríamos decir, como ya han dicho algunos, "esclavo de María", "esclavitud de María". Pero creo que es preferible decir "esclavo de Jesús en María". Esta es la opinión del padre Tronson, Superior General del Seminario de Saint-Sulpice, un hombre conocido por su excepcional prudencia y notable santidad. Dio este consejo cuando fue consultado sobre este tema por un sacerdote.

Estas son las razones para ello:

245. (a) Dado que vivimos en una época de orgullo en la que un gran número de eruditos altivos, con mentes orgullosas y críticas, critican incluso las devociones sólidas y arraigadas, es mejor hablar de "esclavitud de Jesús en María" y llamarse "esclavo de Jesús" en lugar de "esclavo de María". Entonces evitamos dar cualquier pretexto para la crítica. De esta manera, llamamos a esta devoción por su fin último, que es Jesús, y no por el camino y el medio para llegar allí, que es María. Sin embargo, podemos utilizar cualquiera de los dos términos sin ningún escrúpulo, como yo mismo hago. Si un hombre va de Orleans a Tours, pasando por Amboise, puede decir con toda sinceridad que va a Amboise y decir con la misma verdad que va a Tours. La única diferencia es que Amboise es simplemente un lugar en la carretera directa a Tours,

246. (b) Dado que el misterio principal celebrado y honrado en esta devoción es el misterio de la Encarnación donde encontramos a Jesús sólo en María, encarnado en su seno, es apropiado que digamos: "esclavitud de Jesús en María", de Jesús morando en María, según la bella oración, recitada por tantas grandes almas,"Oh Jesús que vives en María".

247. (c) Estas expresiones muestran más claramente la unión íntima que existe entre Jesús y María. Están tan unidos que uno es completamente el otro. Jesús está todo en María y María está toda en Jesús. O mejor dicho, ya no es ella quien vive, sino solo Jesús quien vive en ella. Sería más fácil separar la luz del sol que separar a María de Jesús. Están tan unidos que nuestro Señor puede ser llamado "Jesús de María", y su Madre "María de Jesús".

248. El tiempo no me permite demorarme aquí y profundizar en las perfecciones y maravillas del misterio de Jesús vivo y reinante en María, o Encarnación del Verbo. Me limitaré a las siguientes breves observaciones. La Encarnación es el primer misterio de Jesucristo; es el más escondido; y es el más exaltado y el menos conocido.

En este misterio, Jesús, en el seno de María y con su cooperación, eligió a todos los elegidos. Por eso los santos llamaron a su vientre, el salón del trono de los misterios de Dios.

Fue en este misterio que Jesús anticipó todos los misterios posteriores de su vida al aceptarlos voluntariamente. En consecuencia, este misterio es un resumen de todos sus misterios, ya que contiene la intención y la gracia de todos ellos.

Por último, este misterio es el asiento de la misericordia, la liberalidad y la gloria de Dios. Es el asiento de su misericordia para nosotros, ya que podemos acercarnos y hablar con Jesús a través de María. Necesitamos su intervención para verlo o hablar con él. Aquí, siempre respondiendo a la oración de su Madre, Jesús concede infaliblemente gracia y misericordia a todos los pobres pecadores. "Vengamos confiadamente ante el trono de la gracia".

Es el asiento de la liberalidad para María, porque mientras el nuevo Adán habitaba en este paraíso verdaderamente terrenal, Dios realizó allí tantas maravillas ocultas más allá del entendimiento de hombres y ángeles. Por eso, los santos llaman a María "la magnificencia de Dios", como si Dios mostrase su magnificencia sólo en María.

Es el asiento de gloria de su Padre, porque fue en María donde Jesús expió perfectamente a su Padre en nombre de la humanidad. Fue aquí donde restauró perfectamente la gloria que el pecado le había quitado a su Padre. Fue aquí nuevamente donde nuestro Señor, por el sacrificio de sí mismo y de su voluntad, dio más gloria a Dios de la que hubiera dado si hubiera ofrecido todos los sacrificios de la Ley Antigua. Finalmente, en María le dio a su Padre una gloria infinita, como su Padre nunca había recibido del hombre.

5. Rezar el Ave María y el Rosario

249. Quien acepte esta devoción debe tener un gran amor por el Ave María o, como se le llama, el Saludo Angélico.

Pocos cristianos, por muy ilustrados que sean, comprenden el valor, el mérito, la excelencia y la necesidad del Ave María. La misma Santísima Virgen tuvo que aparecer en varias ocasiones ante hombres de gran santidad y perspicacia, como Santo Domingo, San Juan Capistrano y el Beato Alan de Rupe, para convencerlos de la riqueza de esta oración.

Compusieron libros enteros sobre las maravillas que había obrado y su eficacia para convertir a los pecadores. Proclamaron fervientemente y predicaron públicamente que así como la salvación del mundo comenzó con el Avemaría, la salvación de cada individuo está ligada a él. Esta oración, dijeron, trajo a un mundo seco y estéril el Fruto de la Vida, y si se dice bien, hará que la Palabra de Dios eche raíces en el alma y produzca a Jesús, el Fruto de la Vida. También nos dicen que el Ave María es un rocío celestial que riega la tierra de nuestra alma y la hace fructificar a su tiempo. El alma que no es regada por este rocío celestial no da fruto sino solo espinas y zarzas, y solo merece la condenación de Dios.

250. He aquí lo que nuestra Santísima Señora le reveló al Beato Alan de Rupe según consta en su libro, La Dignidad del Rosario, y como lo cuenta nuevamente Cartagena: "Conoce, hijo mío, y da a conocer a todos, que la tibieza o la negligencia al decir el Ave María, o un disgusto por él, es un signo probable y próximo de condenación eterna, porque con esta oración el mundo entero fue restaurado".

Son palabras terribles pero al mismo tiempo consoladoras. Nos resultaría difícil creerlas, si no nos hubieran asegurado su verdad el Beato Alan y Santo Domingo antes que él, y tantos grandes hombres desde su tiempo. La experiencia de muchos siglos está ahí para probarlo, porque siempre ha sido de conocimiento común que aquellos que llevan el signo de la reprobación, como todos los herejes formales, los malhechores, los orgullosos y los mundanos, odian y desprecian el Ave María y el Rosario. Es cierto que los herejes aprenden a rezar el Padre Nuestro, pero no tolerarán el Ave María y el Rosario y prefieren llevar consigo una serpiente que un rosario. E incluso hay católicos que, compartiendo las tendencias orgullosas de su padre Lucifer, desprecian el Ave María o lo miran con indiferencia. El Rosario, dicen, es una devoción apta solo para personas ignorantes y analfabetas.

Por otro lado, sabemos por experiencia que aquellos que muestran signos positivos de estar entre los elegidos, aprecian y aman el Ave María y siempre se alegran de decirlo. Cuanto más cerca están de Dios, más aman esta oración, como nuestra Santísima Señora le dijo al Beato Alan.

251. No sé cómo debería ser esto, pero es perfectamente cierto; y no conozco una forma más segura de saber si una persona pertenece a Dios que averiguando si ama el Ave María y el Rosario. Digo, "si ama", porque puede suceder que una persona por alguna razón no pueda rezar el Rosario, pero eso no le impide amarlo e inspirar a otros a rezarlo.

252. Las almas escogidas, esclavas de Jesús en María, entienden que después del Padre Nuestro, el Ave María es la más bella de todas las oraciones. Es el cumplido perfecto que el Dios Altísimo le hizo a María a través de su arcángel para conquistar su corazón. Tan poderoso fue el efecto de este saludo en ella, a causa de sus ocultos placeres, que a pesar de su gran humildad, dio su consentimiento para la encarnación del Verbo. Si dices el Ave María correctamente, este cumplido te hará ganar infaliblemente la buena voluntad de María.

253. Cuando el Ave María está bien dicho, es decir, con atención, devoción y humildad, es, según los santos, el enemigo de Satanás, poniéndolo en fuga; es el martillo que lo aplasta, fuente de santidad para las almas, alegría para los ángeles y dulce melodía para los devotos. Es el Cántico del Nuevo Testamento, delicia de María y gloria de la Santísima Trinidad. El Ave María es rocío que cae del cielo para hacer fecunda el alma. Es un beso puro de amor que le damos a María. Es una rosa carmesí, una perla preciosa que le ofrecemos. Es una copa de ambrosía, un néctar divino que le ofrecemos. Estas son comparaciones hechas por los santos.

254. Os suplico, pues, por el amor que os tengo en Jesús y María, que no os conforméis con rezar la Coronita de la Santísima Virgen, sino que rezéis también el Rosario, y si el tiempo lo permite, todas sus décadas, cada día. Entonces, cuando la muerte se acerque, bendecirás el día y la hora en que tomaste en serio lo que te dije, porque habiendo sembrado las bendiciones de Jesús y María, cosecharás las bendiciones eternas en el cielo.

6. Rezar el Magnificat


255. Para agradecer a Dios las gracias que ha dado a la Virgen, sus consagrados rezarán con frecuencia el Magnificat, siguiendo el ejemplo de la Beata María de Oignies y de varios otros santos. El Magnificat es la única oración que tenemos que fue compuesta por Nuestra Señora, o mejor dicho, compuesta por Jesús en ella, porque fue él quien habló por sus labios. Es la mayor ofrenda de alabanza que Dios haya recibido bajo la ley de la gracia. Por un lado, es el más humilde himno de acción de gracias y, por otro, es el más sublime y exaltado. Contiene misterios tan grandes y tan ocultos que ni siquiera los ángeles los comprenden.

Gerson, un piadoso erudito, pasó la mayor parte de su vida escribiendo tratados llenos de erudición y amor sobre los temas más profundos. Aun así, fue con aprensión que se comprometió hacia el final de su vida a escribir un comentario sobre el Magnificat que era el punto culminante de todas sus obras. En un gran volumen sobre el tema dice muchas cosas maravillosas sobre este hermoso y divino cántico. Entre otras cosas, nos dice que la misma María lo recitaba con frecuencia, especialmente en la acción de gracias después de la Sagrada Comunión. El erudito Benzonius, en su comentario sobre el Magnificat, cita varios milagros realizados a través del poder de esta oración. Los demonios, declara, se ponen en fuga cuando escuchan estas palabras: "
Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón".

7. Desprecio del mundo

256. Los fieles servidores de María desprecian este mundo corrupto. Deberían odiar y evitar sus encantos, y seguir los ejercicios del desprecio del mundo que hemos dado en la primera parte de este tratado.

8. Prácticas interiores especiales para quienes desean ser perfectos.

257. Las prácticas exteriores de esta devoción que acabo de tratar deben observarse en la medida en que lo permitan las circunstancias y el estado de vida. No deben omitirse por negligencia o desprecio deliberado. Además de ellas, aquí hay algunas prácticas interiores muy santificantes para aquellas almas que se sienten llamadas por el Espíritu Santo a un alto grado de perfección. Pueden expresarse en cuatro palabras, haciendo todo por María, con María, en María y por María, para hacerlo más perfectamente a través de Jesús, con Jesús, en Jesús y para Jesús.

A través de María

258. Debemos hacer todo por María, es decir, debemos obedecerla siempre y dejarnos llevar en todo por su espíritu, que es el Espíritu Santo de Dios. "Los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios", dice San Pablo. Quienes son guiados por el espíritu de María son hijos de María y, por tanto, hijos de Dios, como ya hemos mostrado. Entre los muchos siervos de María, sólo aquellos que le son verdadera y fielmente son guiados por su espíritu.

He dicho que el espíritu de María es el espíritu de Dios porque ella nunca fue guiada por su propio espíritu, sino siempre por el espíritu de Dios, que se hizo dueño de ella hasta tal punto que se convirtió en su mismo espíritu. Por eso San Ambrosio dice: "Que el alma de María esté en cada uno de nosotros para glorificar al Señor. Que el espíritu de María esté en cada uno de nosotros para regocijarse en Dios". Feliz el hombre que sigue el ejemplo del buen jesuita hermano Rodríguez, que murió santamente, porque estará completamente poseído y gobernado por el espíritu de María, un espíritu manso pero fuerte, celoso pero prudente, humilde pero valiente, puro pero fructífero.

259. Quien quiera dejarse guiar por este espíritu de María:

1) Debe renunciar a su propio espíritu, a sus propios puntos de vista y a su propia voluntad antes de hacer cualquier cosa, por ejemplo, antes de hacer la meditación, celebrar o asistir a Misa, antes de la Comunión. Porque la oscuridad de nuestro propio espíritu y las malas tendencias de nuestra propia voluntad y acciones, por buenas que nos parezcan, obstaculizarían el espíritu santo de María si las siguiéramos.

2) Debemos entregarnos al espíritu de María para ser conmovidos y dirigidos como ella quiera. Debemos ponernos y dejarnos en sus manos virginales, como una herramienta en manos de un artesano o un laúd en manos de un buen músico. Deberíamos arrojarnos dentro de ella como una piedra arrojada al mar. Esto se hace fácil y rápidamente con un simple pensamiento, un leve movimiento de la voluntad o unas pocas palabras como: "Me renuncio a mí mismo y me entrego a ti, mi querida Madre". E incluso si no experimentamos ningún fervor emocional en este encuentro espiritual, no es menos real. Es como si una persona con la misma sinceridad dijera: ¡Dios no lo quiera! - "Me entrego al diablo". Aunque esto se dijera sin sentir ninguna emoción, no pertenecería menos al diablo.

3) De vez en cuando durante una acción y después de ella, debemos renovar este mismo acto de ofrecimiento y unión. Cuanto más lo hagamos, más rápido creceremos en santidad y antes alcanzaremos la unión con Cristo, que necesariamente sigue a la unión con María, ya que el espíritu de María es el espíritu de Jesús.

Con María

260. Debemos hacer todo con María, es decir, en todas nuestras acciones debemos mirar a María, aunque sea un simple ser humano, como modelo perfecto de toda virtud y perfección, modelada por el Espíritu Santo para que la imitemos en la medida en que nuestra capacidad limitada lo permita. En cada acción, entonces debemos considerar cómo la realizó María o cómo la realizaría si estuviera en nuestro lugar. Por eso, debemos examinar y meditar sobre las grandes virtudes que practicó durante su vida, especialmente:

1) Su fe viva, por la que creyó la palabra del ángel sin la menor vacilación, y creyó fiel y constantemente hasta el pie de la Cruz en el Calvario.

2) Su profunda humildad, que la hizo preferir la reclusión, guardar silencio, someterse a toda eventualidad y ponerse en el último lugar.

3) Su pureza verdaderamente divina, que nunca tuvo ni tendrá igual en este lado del cielo.

Y así sucesivamente para sus otras virtudes.

Recuerda lo que te dije antes, que María es el gran y único molde de Dios, diseñado para hacer imágenes vivientes de Dios a un costo mínimo y en poco tiempo. Cualquiera que encuentre este molde y se arroje en él, pronto se transformará en nuestro Señor porque es su verdadera semejanza.

En María

261. Debemos hacer todo en María. Para comprender esto debemos darnos cuenta de que la Santísima Virgen es el verdadero paraíso terrenal del nuevo Adán y que el antiguo paraíso era solo un símbolo de ella. Hay en este paraíso terrenal incalculables riquezas, bellezas, rarezas y delicias que el nuevo Adán, Jesucristo, ha dejado allí. Es en este paraíso donde "tomó sus delicias" durante nueve meses, hizo sus maravillas y mostró sus riquezas con la magnificencia de Dios mismo. Este lugar santísimo consiste únicamente en suelo virgen e inmaculado del cual el nuevo Adán fue formado sin mancha ni mancha por la operación del Espíritu Santo que mora allí. En este paraíso terrenal crece el verdadero árbol de la vida que dio a luz a nuestro Señor, el fruto de la vida, el árbol del conocimiento del bien y del mal, que dio a luz la luz del mundo.

En este lugar divino hay árboles plantados por la mano de Dios y regados por su unción divina que han dado y siguen dando frutos que le agradan. Hay macizos de flores tachonados con una variedad de hermosas flores de virtud, que difunden una fragancia que deleita incluso a los ángeles. Aquí hay prados llenos de esperanza, inexpugnables torres de fortaleza, encantadoras mansiones de confianza y muchas otras delicias.

Solo el Espíritu Santo puede enseñarnos las verdades que simbolizan estos objetos materiales. En este lugar el aire es perfectamente puro. No hay noche sino sólo el día brillante de la humanidad sagrada, el sol resplandeciente e inmaculado de la Divinidad, el horno ardiente del amor, derritiendo todo el metal básico arrojado en él y transformándolo en oro. Allí el río de la humildad brota de la tierra, se divide en cuatro brazos y riega todo este lugar encantado. Estas ramas son las cuatro virtudes cardinales.

262. El Espíritu Santo, hablando a través de los Padres de la Iglesia, también llama a nuestra Señora la Puerta Oriental, por la que entra y sale el Sumo Sacerdote Jesucristo. Por esta puerta entró al mundo por primera vez y por esta misma puerta vendrá por segunda vez.

El Espíritu Santo también la llama el Santuario de la Divinidad, el Lugar de Descanso del Espíritu Santo, el Trono de Dios, la Ciudad de Dios, el Altar de Dios, el Templo de Dios, el Mundo de Dios. Todos estos títulos y expresiones de alabanza son muy reales cuando se relacionan con las diferentes maravillas que el Todopoderoso obró en ella y las gracias que le otorgó. ¡Qué riqueza y qué gloria! ¡Qué alegría y privilegio para nosotros entrar y morar en María, en quien Dios todopoderoso ha instalado el trono de su suprema gloria!

263. Pero qué difícil es para nosotros tener la libertad, la capacidad y la luz para entrar en un lugar tan exaltado y santo. Este lugar no está custodiado por un querubín, como el primer paraíso terrenal, sino por el mismo Espíritu Santo que se ha convertido en su Amo absoluto. Refiriéndose a ella, dice: "Tú eres un jardín cerrado, hermana mía, esposa mía, un jardín cerrado y una fuente sellada". María está encerrada. María está sellada. Los desafortunados hijos de Adán y Eva expulsados ​​del paraíso terrenal, pueden entrar en este nuevo paraíso sólo por una gracia especial del Espíritu Santo que tienen que merecer.

264. Cuando hayamos obtenido esta notable gracia por nuestra fidelidad, deberíamos estar encantados de permanecer en María. Debemos descansar allí en paz, confiar en ella con confianza, escondernos allí con seguridad, y abandonarnos incondicionalmente a ella, para que dentro de su seno virginal:

1) Podamos ser nutridos con la leche de su gracia y su compasión maternal.

2) Podamos ser liberados de toda ansiedad, miedo y escrúpulos.

3) Podamos estar a salvo de todos nuestros enemigos, el diablo, el mundo y el pecado que nunca han sido admitidos allí. Por eso la Virgen dice que los que trabajan en ella no pecarán, es decir, los que moran espiritualmente en la Virgen no cometerán ningún pecado grave.

4) Podamos ser formados en nuestro Señor y nuestro Señor formado en nosotros, porque su vientre es, como lo llaman los primeros Padres, la casa de los secretos divinos donde Jesús y todos los elegidos han sido concebidos. "Este y aquél nacieron en ella".

Para María

265. Finalmente, debemos hacer todo por María. Dado que nos hemos entregado completamente a su servicio, es justo que hagamos todo por ella como si fuéramos su sirviente y esclavo personal. Esto no significa que la tomemos como el fin último de nuestro servicio, porque sólo Jesús es nuestro fin último. Pero tomamos a María como nuestro fin próximo, nuestro misterioso intermediario y la forma más fácil de llegar a él.

Como todo buen sirviente y esclavo, no debemos quedarnos ociosos, sino que, confiando en su protección, debemos emprender y realizar grandes cosas por nuestra noble Reina. Debemos defender sus privilegios cuando son cuestionados y defender su buen nombre cuando es atacado. Debemos atraer a todos, si es posible, a su servicio y a esta verdadera y sana devoción. Debemos hablar y denunciar a quienes distorsionan la devoción a ella ultrajando a su Hijo, y al mismo tiempo debemos dedicarnos a difundir esta verdadera devoción. Como recompensa por estos pequeños servicios, no debemos esperar nada a cambio, salvo el honor de pertenecer a una Reina tan adorable y la alegría de estar unidos por ella a Jesús, su Hijo, por un vínculo indisoluble en el tiempo y en la eternidad. ¡Gloria a Jesús en María! ¡Gloria a María en Jesús! ¡Gloria solo a Dios!


SUPLEMENTO - ESTA DEVOCIÓN EN LA SANTA COMUNIÓN

Antes de la sagrada comunión


266. 1) Colócate humildemente en la presencia de Dios.

2) Renuncia a tu naturaleza y disposición corruptas, no importa cuán bueno te las haga parecer el amor propio.

3) Renueva tu consagración diciendo: "Te pertenezco enteramente, Madre querida, y todo lo que tengo es tuyo".

4) Suplica a María que te preste su corazón para que puedas recibir a su Hijo con sus disposiciones. Recuérdale que la gloria de su Hijo requiere que él no entre en un corazón tan manchado y voluble como el tuyo, que no dejaría de disminuir su gloria y podría hacer que se fuera. Dile que si se instala en ti para recibir a su Hijo, lo que puede hacer por la soberanía que tiene sobre todos los corazones, será recibido por ella de manera perfecta sin peligro de ser ofendido u obligado a hacerlo salir. "Dios está en medio de ella. No será conmovida".

Dile con confianza que todo lo que le has dado de tus posesiones es poco para honrarla, pero que en la Sagrada Comunión deseas darle los mismos dones que le dio el Padre eterno. Por lo tanto, se sentirá más honrada que si le dieras todas las riquezas del mundo. Dile, finalmente, que Jesús, cuyo amor por ella es único, todavía desea deleitarse y descansar en ella incluso en tu alma, aunque sea más pobre y menos limpia que el establo en el que entró fácilmente porque ella estaba allí. Pídele que te preste su corazón, diciendo: "Oh María, te tomo por mi todo; dame tu corazón".

Durante la sagrada comunión


267. Después del Padre Nuestro, cuando estés a punto de recibir al Señor, di tres veces la oración: "Señor, no soy digno". Dilo la primera vez como si le dijeras al Padre eterno que por tus malos pensamientos y tu ingratitud hacia un Padre tan bueno, eres indigno de recibir a su Hijo unigénito, pero que aquí está María, su sierva, que actúa para ti y cuya presencia te da una especial confianza y esperanza en él.

268. Dile a Dios Hijo: "Señor, no soy digno", es decir que no eres digno de recibirlo por tus palabras inútiles y malvadas y tu descuido en su servicio, pero sin embargo le pides que se apiade de ti porque lo vas a llevar a la casa de su Madre y la tuya, y no lo dejarás ir hasta que él la haya convertido en tu hogar. Dile que no tienes fe en tus propios méritos, fuerza y ​​preparación, como Esaú, sino sólo en María, tu Madre, así como Jacob tuvo confianza en Rebeca su madre. Dile que aunque eres un gran pecador todavía presumes de acercarte a él, apoyado por su santa Madre y adornado con sus méritos y virtudes.

269. Dile al Espíritu Santo: "Señor, no soy digno". Dile que no eres digno de recibir la obra maestra de su amor por tu tibieza, maldad y resistencia a sus inspiraciones. Pero, sin embargo, pones toda tu confianza en María, su fiel Esposa, y dices con San Bernardo: "Ella es mi mayor salvaguarda, el fundamento total de mi esperanza". Pídele que vuelva a eclipsar a María, su inseparable Esposa. Su vientre es tan puro y su corazón tan ardiente como siempre. Dile que si no entra en tu alma, ni Jesús ni María se formarán allí ni será una morada digna para ellos.

Después de la santa comunión

270. Después de la Sagrada Comunión, cierra los ojos. Entonces lleva a Jesús al corazón de María: lo entregas a su Madre, que lo recibirá con gran amor y le dará el lugar de honor, lo adorará profundamente, le mostrará un amor perfecto, lo abrazará íntimamente en espíritu y en verdad, y realizará para él muchos oficios de los que nosotros, en nuestra ignorancia, no sabríamos nada.

271. O mantén un corazón profundamente humilde ante la presencia de Jesús morando en María. O asiste como un esclavo a la puerta del palacio real, donde el Rey está hablando con la Reina. Mientras ellos se hablan, sin necesidad de ustedes, vayan en espíritu al cielo y al mundo entero, e invoquen a todas las criaturas para que agradezcan, adoren y amen a Jesús y María por ustedes. "Vengan, adoremos".

272. O pídele a Jesús que vive en María que su reino venga a la tierra a través de su santa Madre. Pide la Sabiduría divina, el amor divino, el perdón de tus pecados o cualquier otra gracia, pero siempre por María y en María. Echa una mirada de reproche sobre ti mismo y di: "Señor, no mires mis pecados, no dejes que tus ojos vean en mí nada más que las virtudes y los méritos de María". Recordando tus pecados, puedes añadir: "Yo soy mi peor persona, enemigo y culpable de todos estos pecados". O, "Líbrame del hombre injusto y engañoso". O nuevamente, "Querido Jesús, debes crecer en mi alma y yo debo disminuir". "María, debes crecer en mí y yo siempre debo seguir disminuyendo". "Oh, Jesús y María, aumentad en mí y aumentad en los que me rodean".

273. Hay otros innumerables pensamientos que el Espíritu Santo te inspirará, que hará tuyos si eres recogido y mortificado, y constantemente fiel a la gran y sublime devoción que te he estado enseñando. Pero recuerda, cuanto más dejes que María actúe en tu Comunión, más Jesús será glorificado. Cuanto más te humilles y escuches a Jesús y María en paz y silencio, sin deseos de ver, saborear o sentir, entonces más libertad le darás a María para actuar en el nombre de Jesús y más Jesús actuará en María. Porque el justo vive en todas partes por la fe, pero especialmente en la Sagrada Comunión, que es una acción de fe.