miércoles, 1 de julio de 2020

DIPUTADOS EXPRESAN PREOCUPACIÓN POR LA PERSECUCIÓN A FASTA

Diputados del PRO presentaron un proyecto de Resolución “por la persecución discriminatoria iniciada contra la Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino - FASTA -, en cuanto amenaza el derecho al ideario institucional y las convicciones de sus miembros y afecta la libertad de cátedra en menoscabo a los Tratados de Derechos Humanos, que gozan de jerarquía constitucional; y lo establecido en el artículo 128, inciso c) de la Ley 26.206 de Educación Nacional”.

El proyecto (expte. 2872/2020) lleva las firmas de Francisco Sánchez, Jorge Enríquez, David Schlereth, Soher El Sukaria y Dina Rezinovsky.

En los fundamentos recuerdan que Victoria Donda, presidente del INADI, anunció que iba a iniciar acciones por el supuesto “discurso de odio” que el diario Página 12 le atribuyó a los colegios de FASTA.

Destacan la labor educativa y social que FASTA lleva adelante en nuestro país, “anclada en una concepción cristiana del mundo y del orden social” y enfatizan que “el derecho a la libertad de ideario que ejerce la citada institución está enraizado en la potestad de los padres de elegir para sus hijos una educación de acuerdo a sus convicciones”.

Describen el marco jurídico que ampara de modo incontrastable el derecho de los padres a elegir y supervisar de la educación de los hijos, particularmente en materia moral y religiosa.

Denuncian que “un avance del Estado sobre las instituciones de educación privada y confesional, como el que insinúan las declaraciones de la directora del INADI, redundará en un menoscabo del derecho a la libertad de conciencia”.

“Este hecho genera una honda preocupación, toda vez que percibimos una creciente intención de que, bajo el pretexto de interpretaciones sesgadas basadas en una ideología particular, se restrinja la libertad del ideario de las instituciones educativas privadas y confesionales. Máxime si se tiene en cuenta que esta tendencia se enmarca en un contexto de hostilidad y discriminación hacia la Iglesia Católica y las confesiones cristianas en general, ejercidas desde organismos que -en teoría- deben velar por la tolerancia y la no discriminación”.

Concluyen que “la imposición desde el Estado de un pensamiento único, que responde a una concepción autoritaria de las instituciones, resulta en un todo contraria a la dignidad inherente a la persona humana y al espíritu de nuestro extenso plexo constitucional”.


NOTIVIDA

Editora: Lic. Mónica del Río


EL SUICIDIO DE UN OBISPO

En las últimas dos semanas hemos asistidos atónitos al suicidio demencial del obispo de San Rafael, Mons. Eduardo Taussig.

El blog de la Cigüeña de la Torre publicó hace dos días una relación de los hechos que dan cuenta del lamentable estado de insanía por el que atraviesa el prelado.


Resumo lo acontecido:

La provincia de Mendoza nunca tuvo circulación comunitaria de coronavirus. Por tanto, los obispos de las dos diócesis que allí se asientan —Mendoza y San Rafael—, presionados por sus fieles, solicitaron al gobierno provincial autorización para la celebración de la misa, para lo cual presentaron un cuidadoso protocolo. Entre las disposiciones que ellos mismos se autoimponían estaba la de distribuir la comunión exclusivamente en la mano de los fieles. Mendoza, una arquidiócesis de matriz progresista, no tuvo inconvenientes con la medida. Otra cosa fue San Rafael, fuertemente conservadora en su clero y laicado.

Mons. Taussig, el ordinario sanrafaelino, fue muy explícito y claro en la disposición: los sacerdotes estaban obligados a distribuir la comunión exclusivamente en la mano, sin ningún tipo de excepciones y los laicos estaban obligados a recibirla de ese modo. Y él mismo demostró la fuerza de su ley cuando, en el día del Corpus Christi —¡nada menos!—, negó la comunión a una persona mayor, con serias dificultades de movilidad que le hacían imposible extender su mano para recibir la Sagrada Forma, tal como puede verse este video (apenas publicado este artículo, los responsables de prensa de la diócesis de San Rafael eliminaron el video original. Pero siempre hay gente precavida que los conserva).

Apenas conocida la situación, los decanos y la mayor parte de los párrocos de la diócesis le comunicaron por escrito que ellos no estaban dispuestos a violentar el deseo de los fieles que deseaban seguir comulgando en la boca. Fue en ese momento que Mons. Taussig se brotó. Anunció que iría al seminario diocesano a celebrar misa, en la que deberían comulgar todos los seminaristas y en la mano. Los superiores se resistieron a tal atropello. El brote episcopal se acentuó.

Frente a esto, el párroco de la catedral, un venerable sacerdote y sin ninguna filiación conservadora, le suplicó llorando (literaliter) que desistiera de la medida, y lo mismo hicieron sacerdotes que forman parte de su séquito de paniaguados. Veían que su obispo se estaba atando la soga al cuello y se acabarían sus canonjías.

Fue inútil. En los últimos días se han sucedido una serie de medidas, cuál de todas más demencial. Sintetizo:

1. Un joven sacerdote recién ordenado fue denunciado por su párroco, el P. Horacio Valdivia —todo un caballero—, por varias conductas sospechosas: en privado celebra la misa tradicional y también reza el oficio tradicional, con lo cual “queda fuera de la realidad de nuestra iglesia particular”; se inclina demasiado sobre el altar cuando dice las palabras de la consagración; celebra la misa pública sin tapaboca y, lo peor de todo, da la comunión en la boca a aquellos que se lo piden.

Enterado el obispo de los chismes parroquiales, ordenó al joven sacerdote que dejara su parroquia y se fuera a su casa. En los últimos días, al tomar Mons. Taussig conciencia de la arbitrariedad cometida, ha querido volver atrás pero es un entuerto difícil de resolver.

2. Los sacerdotes de la parroquia San Francisco Solano, que se encuentra en la ciudad de San Rafael, continuaron dando la comunión en la boca a quienes así lo deseaban. Enterado que fue Mons. Taussig, concurrió a la parroquia, reunió a los fieles y los “catequizó” sobre la exigencia de comulgar exclusivamente en la mano, con argumentos falaces como los que esgrime en este video. Los fieles con lágrimas en los ojos pero también firmes le dijeron que no obedecerían. En consecuencia, el obispo suspendió en esa parroquia la celebración pública de los sacramentos. En términos prácticos, puso en entredicho a una parroquia entera.

3. La situación más grave, sin embargo, se dio en el seminario diocesano. Ante la insistencia de la extravagante orden de que todos los seminaristas debían comulgar, y hacerlo en la mano, el rector del seminario presentó su renuncia la cual fue aceptada. Y, posteriormente, se licenció al vice rector, enviándolo a casa de su familia. Seguidamente, Mons. Taussig se nombró a sí mismo rector, y aplicó draconianamente su voluntad, provocando consternación, enorme dolor e incertidumbre en los seminaristas que, si se acercaban a comulgar debían hacerlo en la mano y, si no comulgaban, eran considerados sospechosos.

Pasemos al análisis. El Manual básico del buen gobernante habría aconsejado en este caso que Mons. Taussig diera a conocer las nuevas disposiciones y luego hiciera la vista gorda, dejando hacer a sacerdotes y laicos, sobre todo sabiendo que en toda la extensión de su diócesis no hay y nunca hubo infectados de coronavirus, por lo que el peligro de contagio es prácticamente inexistente.

Un gobernante prudente conoce los bueyes con los que ara; Taussig conoce a sus sacerdotes y a sus fieles, y sabe que son conservadores y levantiscos, y debería haber sabido que, para declararles la guerra, debía tener un buen ejército que lo respalde. El pobre obispo ni tiene siquiera un escuadrón de boy scouts. Se lanzó solo a una batalla que perderá irremediablemente y de la peor manera, y de la cual no puede ya escapar. Hasta quien fuera uno de sus valedores para el episcopado y co-consagrante en su ordenación, Mons. Héctor Aguer, arzobispo emérito de La Plata, publicó ayer una larga columna disolviendo cada uno de los argumentos esgrimidos por Taussig para imponer su voluntad y llamándolo sin nombrarlo, “genuflexo”. O tomemos el caso del seminario. ¿A quiénes pondrá ahora como superiores, si todos los sacerdotes de su diócesis que podrían ocupar ese cargo comparten las convicciones del rector saliente? Sabemos que está ofreciendo cargos desesperadamente y no encuentra candidatos que los acepten. No le quedan muchas más opciones que cerrarlo.

La situación de San Rafael, aunque acallada por los medios oficiales, es conocida ya por el mundo entero. Y no exagero. El blog de la Cigüeña de la Torre es ampliamente leído no solamente en España sino también, y sobre todo, en el Vaticano. Es cuestión de preguntar a los obispos españoles al respecto. Me consta que en los próximos días la noticia aparecerá en otros medios de prensa americanos y europeos. Por otro lado, los fieles sanrafaelinos han denunciado a las autoridades vaticanas los atropellos de su obispo. En pocas palabras, Bergoglio sabe lo que está pasando. Mons. Eduardo Taussig integra desde hace muchos años la lista de obispos indeseados del Papa Francisco, y no por cuestiones ideológicas, sino porque representa aquello que el pontífice más odia y desprecia. Se trata de un obispo leído —tiene un doctorado en Roma— y viene de una familia bien de Recoleta.

Una hipótesis que se baraja es que, aterrado por la reciente expulsión de Mons. Pedro Martínez de la diócesis de San Luis, y sabiendo que él es el próximo que recibirá la misericordia pontificia, haya querido hacer buena letra, buscando salvarse a costa de su rebaño. Más aún, probablemente Mons. Taussig haya querido ofrecer también el seminario al Santo Padre, como Salomé ofreció la cabeza de Juan el Bautista a su madre. Es que la clausura del seminario de San Rafael y la próxima clausura del de San Luis, que sin duda ordenará Mons. Barba, creará las condiciones apropiadas para finalmente proceder con el proyecto largamente acariciado por el episcopado argentino: la obliteración de los dos últimos seminarios conservadores que quedaban en el país y la creación de un seminario interdiocesano en Mendoza en el que estudiarían los candidatos de las tres diócesis. Invito a los viriles seminaristas sanrafaelinos a conocer a sus nuevos compañeritos en este video.

Sin embargo, me parece demasiado torpe de parte de Mons. Taussig tamaña maniobra. Sería desconocer cómo funciona la psicología de Francisco. En última instancia, el pontífice lo habrá usado para hacer el daño y luego de usado, lo arrojará lejos. Sus resentimientos nunca se aplacan.

La crisis provocada en San Rafael por la impericia de su obispo le ha dado al Santo Padre motivos suficientes para apartar al ordinario de su puesto. Ya no necesita siquiera de una visita apostólica, como fue el caso de San Luis o Ciudad del Este. Los hechos son suficientemente elocuentes: un obispo que se revela incapaz de gobernar a su diócesis.

La cuerda se estaba trenzando en el Vaticano hace varios años —lo habíamos denunciado en este blog—, y Mons. Taussig se la puso en el cuello. Es sólo cuestión de tiempo. Probablemente, cuando sea alcanzado por la misericordia pontificia, lo envíen a una casa de reposo, rodeada de un bosque de tilos, hasta que se recupere.


Wanderer

martes, 30 de junio de 2020

LA GUILLOTINA DE LA REVOLUCIÓN FRANCESA: 500 CADÁVERES ENCONTRADOS EN PARÍS

Sobre la «madre de todas las revoluciones» (la Revolución Francesa) hemos hablado ya varias veces pero parece que nunca es suficiente. 

Por el padre Javier Olivera Ravasi SE

Las divisas de «libertad, igualdad, fraternidad… o muerte», son estúpidamente enseñadas como mágicas palabras de este mundo tiránico de pensamiento único.

Pero cada tanto a alguno se le escapa la liebre y las verdades van surgiendo. Como ahora, que dos siglos después, los diarios comienzan a dar noticia de ese romántico, silencioso y económico instrumento inventado por José Ignacio Guillotin, como señala hoy, entre otros el diario ABC al decir que, tras varios años de investigaciones, se han descubierto, ocultos en la Capilla Expiatoria de París, los huesos de más de 500 franceses guillotinados en la antigua Plaza de la Revolución, la actual Plaza de la Concordia.

¡Toda una revelación! Claro, al menos para el vulgo que se ha «tragado» lo de la «democrática» y «popular» revolución de los franceses. Tan democrática y popular que según sus estadísticas dejó el siguiente saldo de guillotinados: 31 % eran obreros o artesanos; el 28% campesinos; el 20% mercaderes o comerciantes; el 9% nobles y el 7% eclesiásticos…[1]


La silenciosa máquina se estrenó el 27 de abril de 1792. El 16 de agosto se la colocó en la Plaza del Carrousel, frente a las Tullerías aunque, más adelante, en la época de Robespierre, se la trasladase frente a la antigua Bastilla, en la plaza de San Antonio. Las crónicas narran que, el hedor de la sangre coagulada era tan insoportable que apenas si uno podía pasar a varios metros de la plaza contaminada y llena de moscas.

Hoy, al menos para el gran público, estas cosas comienzan a hacerse conocidas (un muy buen libro es el del Padre Alfredo Sáenz, aquí).

Porque es así nomás: si uno no piensa, puede perder la virilidad; pero si piensa, puede perder la cabeza…


[1] Para quien quiera desayunarse con más datos y estadísticas, basta con consultar el trabajo en conjunto sobre los crímenes de la Revolución cfr. AA.VV, Le livre noir de la Révolution Française, Cerf, Paris 2008, Pág. 882.






LOS LEONES NO ESTÁN NUNCA LEJOS

Hoy celebramos los primeros mártires cristianos, un doble recordatorio para nuestros días: que nuestra fe se extendió originalmente en medio de la persecución y el acoso, y que esa es una condición ‘normal’ para los cristianos.

Por Carlos Esteban

Los seres humanos estamos hechos de tal forma que tendemos a tomar las condiciones en las que nacemos y crecemos como la “normalidad”, y nos cuesta lo indecible imaginar cambios realmente bruscos. Es lo que se conoce como ‘sesgo de normalidad’.

Para el cristiano occidental, eso significa mirar las estampas de los cristianos arrojados a los leones en tiempos de Diocleciano o leer sobre sus atroces martirios como algo infinitamente lejano. En realidad, no tendría que irse tan lejos: ser cristiano es hoy vivir en un riesgo cierto y continuo de martirio, acoso, marginación y discriminación en muchos lugares de la Tierra: en tierras del Islam, en países comunistas, en la muy democrática India.

En España tenemos canonizados mártires de hace menos de ochenta años. Y los mismos partidos, las mismas ideologías que desataron entonces la sangrienta persecución nos gobiernan hoy. Pero no, no puede volver a suceder, ¿verdad? Somos civilizados y abiertos y todo eso.

Ese es el efecto narcótico del sesgo de normalidad: todo es distinto ahora, esas cosas no suceden ya aquí. Estoy convencido de que si muchos acabaron en las checas de Madrid o en la guillotina de París en lugar de escapar o reaccionar a tiempo fue por eso: porque las cosas no pueden ponerse demasiado ‘raras’, porque eso no puede suceder.

No es cuestión de hacer de profeta de desgracias, no se trata de eso, exactamente. Se trata de que, para el cristiano, figurativamente al menos, los leones nunca están, no pueden estar, muy lejos. Que la persecución no es una anomalía, no es una excepción; que Cristo se hartó de anunciarla, avisó, de una vez para todos los tiempos, que el mundo nos odia, que sufriremos persecución por amor a Él, y que su muerte es solo precursora de los sufrimientos de su Iglesia a manos del Mundo. Una fe no puede tener como símbolo un instrumento de tortura y pretender vivir una vida tranquila.

Da incluso la sensación de que toda esta ‘renovación’ que jalea la jerarquía hoy, todo este adoptar en preferencia y con entusiasmo las causas del mundo, en detrimento de todos los aspectos de la fe que nos enfrentarían a él, se diría un intento por eludir el martirio, por negociar una paz a base de cesiones.

Pero, sencillamente, no es posible. No se puede servir a dos señores, menos aún a dos tan celosos y exclusivistas como Dios y el Mundo. Tarde o temprano hay que elegir, hay que trazar la línea. Es entonces cuando todo ‘diálogo’ salta por los aires y el cristiano es llamado a ser verdaderamente testigo. O, por decirlo en la voz griega, mártir.


InfoVaticana


LAS FRONTERAS ABIERTAS ENCARCELAN EL AMOR CRISTIANO

"Ama a tu prójimo" es el refrán común de muchos cristianos que exigen fronteras abiertas, y aunque sus motivaciones pueden ser honestas, sus argumentos están marcados por una ignorancia palpable de las palabras de Cristo. 

Por Isaac Cross

En su afán de amar a todos los inmigrantes, se olvidan de las circunstancias en las que viven y descuidan a su vecino de al lado.

Este otoño pasado, hubo un artículo en la revista Commonweal escrito por varios destacados académicos y sacerdotes cristianos titulado "Contra el nuevo nacionalismo". En esta carta, los autores llamaron a todos los cristianos a rechazar el nacionalismo e invocaron la parábola del buen samaritano; escribieron, "creados a imagen y semejanza de Dios, todos los seres humanos son nuestros vecinos, independientemente de su condición de ciudadanía". Más tarde, en un artículo de la revista jesuita América, dos de los autores, David Albertson y Jason Blakely, argumentaron que el multiculturalismo es la forma verdaderamente cristiana de la sociedad, y que el "etnonacionalismo", que dibuja "líneas de límite... en lo biológico, cultural o en términos religiosos", va en contra de la fe cristiana.

Albertson, Blakely y todos los autores de "Contra el nuevo nacionalismo" defienden esta visión de la sociedad que se describe mejor como multiculturalismo cristiano. Si bien ellos, junto con muchos otros cristianos, afirman que su fe está en la raíz de sus convicciones políticas, después de atravesar la jungla del activismo entusiasta y las frases de SJW ("Guerreros de la Justicia Social"), queda claro que el fundamento de sus argumentos no es la virtud cristiana, sino más bien un visión secular de la Iglesia.

La primera pregunta razonable para hacerles a estos apasionados activistas es: -"¿Quién es tu prójimo?", -"¡Todo el mundo es!" responden, y aunque su respuesta es admirable breve, carece de un nivel de comprensión que sería preferible.

Las frases triviales a menudo son demasiado amplias, y aunque puede ser agradable pensar en todos como el vecino de uno, ignora la particularidad de la naturaleza humana: que los seres humanos tienen circunstancias individuales que los hacen quienes son y limitan sus habilidades. Existe esta idea mal interpretada de que el mundo debe liberarse de sus lazos culturales y políticos particulares (es decir, "líneas de límite trazadas en términos biológicos, culturales...") para ser uno con sus hermanos y hermanas en Cristo. Y esto simplemente es una sobreextensión de la condición humana; ignora la verdad básica de que las personas deben priorizar a quienes aman.

La palabra "vecino" denota proximidad, e implica un vínculo entre dos personas que excluye a otros. Muy a menudo, el vecino de una persona es alguien que comparte su calle, y cuanto más cerca están, más se vuelven más cercanos. La palabra es fundamentalmente selectiva y admite grados, y cuando Nuestro Señor la usa en las Escrituras con respecto a cómo debemos amar, está demostrando que nuestro amor debe ser inherentemente ordenado a las personas de acuerdo con su proximidad.


Esto es algo que en nuestra vida cotidiana es bastante obvio. Como seres humanos, tenemos un vínculo más cercano con los miembros de nuestra familia y los amamos más profundamente que, por ejemplo, al hombre sin hogar que pide alimentos. Esto no se ve como no cristiano, sino más bien lo contrario. La forma principal en que aprendemos a amar a ese hombre sin hogar es a través de nuestro amor a nuestra familia; llegamos a verlo como un hermano en Cristo.

Así como nuestro vínculo de sangre y educación nos da un amor más profundo por nuestra familia, también los lazos de cultura, idioma, leyes y tierras comunes deberían darnos un amor más profundo por nuestros compatriotas. Esto se debe a la naturaleza humana. Tenemos una comprensión finita y solo podemos amar lo que conocemos. En “La Ciudad de Dios”, San Agustín dice: “Primero que nada, entonces, el cuidado [de un cristiano] será para su propio pueblo, porque, por el orden de la naturaleza o de la sociedad humana misma, obviamente tiene una disposición más inmediata y oportunidad de cuidarlos”.

Cristo mostró a través de la parábola del buen samaritano que nuestro prójimo puede ser alguien que no podemos esperar, y que las circunstancias de la vida pueden acercarnos a cualquiera. Pero esto no significa que debamos poner en peligro la seguridad de las personas que ya son nuestros vecinos por el bien de alguien que eventualmente puede ser nuestro vecino. Dios nos ha dado vínculos políticos y culturales particulares, y rechazar estos vínculos como "exclusivos" e "intolerantes" es negar Su Providencia. Deberíamos desear el Cielo para todos los hombres, pero la forma en que nuestro amor se manifiesta a diario debe ser proporcional a nuestras relaciones con las personas. Solo a través de nuestro amor por nuestros compatriotas podemos aprender a amar al inmigrante y al extranjero.

Los multiculturalistas cristianos, sin embargo, desdeñan la proximidad. Enmascaran su desprecio con un noble deseo de ayudar a los necesitados, pero su desprecio se expone cuando sancionan la lealtad cultural como "xenófoba". Ellos descuidan su deber cristiano de amar primero a aquellos que están realmente cerca de ellos y, en cambio, recurren a Facebook y Twitter, donde pasan su tiempo "amando" un concepto etéreo y superficial de su prójimo. Puede parecer que la culpa de los multiculturalistas cristianos radica en ser demasiado magnánimos, con el objetivo de un amor que está más allá de la naturaleza humana, pero en realidad es debido a su visión pusilánime de la Iglesia.

En "Contra el nuevo nacionalismo", los autores afirman que "la Iglesia no puede ser ella misma a menos que esté llena de discípulos de todas las naciones". El nacionalismo, dicen, crea muros y establece barreras culturales entre los miembros de la Iglesia de Cristo; tiene el poder de "reducir la Iglesia a un solo ethnos". Oculta en esta declaración hay una suposición sobre a qué reino pertenece la Iglesia. Para ver el nacionalismo, una ideología política, como una amenaza a la universalidad de la Iglesia, deben ver a la Iglesia misma como fundamentalmente política: la Iglesia no es verdaderamente ella misma a menos que todos sus miembros estén unidos a través de proyectos de ley, visas y derechos de santuario.

En “La ciudad de Dios”, San Agustín dice: "Porque la ciudad de los santos está en lo alto, a pesar de que trae ciudadanos aquí abajo, quienes está en peregrinación hasta que llegue el momento de su reino". Sobre el primer ciudadano de la ciudad, Abel, escribe, "[él era] por gracia un peregrino abajo y por gracia un ciudadano arriba". Según San Agustín y toda tradición cristiana, los miembros de la Iglesia están residiendo en una tierra extranjera, buscando el camino hacia la gloria eterna en la próxima vida. Lo que los une no son las leyes de este mundo, sino la gracia de Dios, y mientras vivan esta vida como militantes de la Iglesia, buscarán hacer la voluntad de Dios a través de la oración y la adoración. Cristo es el ejemplo del peregrino, ayuda a los que lo rodean a través de milagros y enseñanzas, pero siempre dirige sus pensamientos hacia el Padre y su fin final.


Sin embargo, los multiculturalistas cristianos están inmersos en el mundo de la política y arrastran su concepto de la Iglesia con ellos, saturando sus dictados morales en una sopa de ideologías secularistas. Mientras que la Iglesia nos prepara para la paz y la unidad en el Cielo, el multiculturalismo en su lugar trata de lograr la unidad total en la tierra y de manera terrenal. Cuando el diablo tienta a Cristo en el desierto, lo tienta con poder terrenal, y esta es una tentación contra la cual la Iglesia siempre debe luchar. Los autores de "Contra el nuevo nacionalismo" han sucumbido a esta tentación. En lugar de buscar la unidad entre los fieles a través de la gracia, buscan unificar a todas las personas cultural y políticamente, subyugando su fe a sus ideologías políticas. Es su sórdida visión de la Iglesia lo que adultera su comprensión del mandato "ama a tu prójimo".

Pueden ser verdaderamente considerados como discípulos del progresismo más que de Cristo. San Pablo abogó por sus "hermanos según la carne" (Romanos 9: 1-5), y Cristo lloró por Jerusalén, la ciudad de su pueblo (Lucas , 19: 42-4), pero los multiculturalistas cristianos quieren una unidad indiscriminada entre todas las personas, un reconocimiento pleno del "ser de especie" de Marx y una perfección en esta vida lograda a través del espíritu mundial de Hegel.

Esto no quiere decir que los autores de “Contra el nuevo nacionalismo” sean maliciosos, o que estén subyugando conscientemente a la Iglesia a la visión progresista política. Pero, objetivamente, están adoptando puntos de vista que son inequívocamente no cristianos. Superficialmente, proponen un amor todo-inclusivo por la humanidad, pero, en realidad, degradan a la Iglesia, y su devoción a su "prójimo" se extiende por todo el mundo de las publicaciones de Facebook y las campañas de hashtag.


Crisis Magazine


lunes, 29 de junio de 2020

VIGANÒ: EL VATICANO II MARCÓ EL COMIENZO DE UNA FALSA IGLESIA PARALELA

Viganò aborda el ecumenismo, los eventos de Asís, la Pachamama, la liturgia, la declaración de Abu Dhabi, el intento de cambio a la enseñanza de la pena de muerte y la elección de Bergoglio como un triunfo de la revolución entre otros temas.


Leí con gran interés el ensayo de Su Excelencia Athanasius Schneider. El estudio de Su Excelencia resume, con la claridad que distingue las palabras de quienes hablan según Cristo, las objeciones contra la presunta legitimidad del ejercicio de la libertad religiosa que el Concilio Vaticano II teorizó, contradiciendo el testimonio de la Sagrada Escritura y la voz de la Tradición, así como el Magisterio católico, que es el fiel guardián de ambos.

El mérito del ensayo de Su Excelencia radica en primer lugar en su comprensión del vínculo causal entre los principios enunciados o implicados por el Vaticano II y su efecto consecuente lógico en las desviaciones doctrinales, morales, litúrgicas y disciplinarias que han surgido y se han desarrollado progresivamente en la actualidad.

El monstruo generado en los círculos modernistas podría haber sido al principio engañoso, pero ha crecido y se ha fortalecido, de modo que hoy se muestra por lo que realmente es en su naturaleza subversiva y rebelde. La criatura que se concibió en ese momento es siempre la misma, y ​​sería ingenuo pensar que su naturaleza perversa podría cambiar. Los intentos de corregir los excesos conciliares, invocando la hermenéutica de la continuidad, han resultado infructuosos: Naturam expellas furca, tamen usque recurret [Expulsar la naturaleza con una horca; ella volverá enseguida] (Horace, Epist. I, 10,24). La Declaración de Abu Dhabi y, como observa con razón el obispo Schneider, sus primeros síntomas en el panteón de Asís: "Fue concebido en el espíritu del Concilio Vaticano II", como Bergoglio confirma con orgullo.

Este "espíritu del Concilio" es la licencia de legitimidad que los innovadores oponen a sus críticos, sin darse cuenta de que es precisamente la confesión de ese legado lo que confirma no solo lo erróneo de las declaraciones actuales, sino también la matriz herética que supuestamente las justifica. En una inspección más cercana, nunca en la historia de la Iglesia se ha presentado un Concilio como un evento tan histórico que fuera diferente de cualquier otro concilio: nunca se habló de un "espíritu del Concilio de Nicea" o el "espíritu del Concilio de Ferrara-Florencia", menos aún el "espíritu del Concilio de Trento", como nunca tuvimos una era "postconciliar" después de Letrán IV o Vaticano I.

La razón es obvia: esos Concilios fueron, indiscriminadamente, la expresión al unísono de la voz de la Santa Madre Iglesia, y por esta misma razón, la voz de Nuestro Señor Jesucristo. Significativamente, aquellos que mantienen la novedad del Vaticano II también se adhieren a la doctrina herética que coloca al Dios del Antiguo Testamento en oposición al Dios del Nuevo Testamento, como si pudiera haber contradicción entre las Personas Divinas de la Santísima Trinidad. Evidentemente, esta oposición que es casi gnóstica o cabalística y es funcional a la legitimación de un nuevo tema que es voluntariamente diferente y opuesto a la Iglesia Católica. Los errores doctrinales casi siempre traen algún tipo de herejía trinitaria, y así es al volver a la proclamación del dogma trinitario que las doctrinas que se oponen a ella pueden ser derrotadas: ut in confessione veræ sempiternæque deitatis, et in Personis proprietas, et in essentia unitas, et in majestate adoretur æqualitas: Profesando la Divinidad verdadera y eterna, adoramos lo que es propio de cada Persona, su unidad en sustancia y su igualdad en majestad.

El obispo Schneider cita varios cánones de los consejos ecuménicos que proponen, en su opinión, doctrinas que hoy son difíciles de aceptar, como por ejemplo la obligación de distinguir a los judíos por su vestimenta o la prohibición de los cristianos que sirven a maestros musulmanes o judíos. Entre estos ejemplos también está el requisito del traditio instrumentorum declarado por el Concilio de Florencia, que luego fue corregido por la Constitución Apostólica de Pío XII, Sacramentum Ordinis. El obispo Athanasius comenta: "Uno puede esperar y creer con razón que un futuro Papa o Consejo Ecuménico corregirá las declaraciones erróneas hechas por el Vaticano II". Esto me parece un argumento que, aunque hecho con las mejores intenciones, socava el edificio católico desde su fundación. Si de hecho admitimos que puede haber actos magistrales que, debido a un cambio de sensibilidad, son susceptibles de abrogación, modificación o interpretación diferente con el paso del tiempo, inevitablemente caemos bajo la condena del Decreto Lamentabili, y terminamos ofreciendo justificación a aquellos que precisamente sobre la base de esa suposición errónea, declararon que la pena de muerte "no se ajusta al Evangelio" y, por lo tanto, modificó el Catecismo de la Iglesia Católica. Y, por el mismo principio, de cierta manera podríamos sostener que las palabras del Beato Pío IX en Quanta Cura fue corregido de alguna manera por el Vaticano II, tal como Su Excelencia espera que suceda con Dignitatis Humanae. Entre los ejemplos que presenta, ninguno de ellos es en sí mismo gravemente erróneo o herético: el hecho de que el Concilio de Florencia declaró que el traditio instrumentorum era necesario para que la validez de las Órdenes no comprometiera de ninguna manera el ministerio sacerdotal en la Iglesia, lo que la llevó a conferir Órdenes inválidamente. Tampoco me parece que uno pueda afirmar que este aspecto, por importante que sea, haya conducido a errores doctrinales por parte de los fieles, algo que en cambio solo ha ocurrido con el Concilio más reciente. Y cuando en el curso de la historia se extendieron varias herejías, la Iglesia siempre intervino rápidamente para condenarlas, como sucedió en el momento del Sínodo de Pistoia en 1786, que de alguna manera anticipaba el Vaticano II, especialmente donde abolió la Comunión fuera de Misa, introdujo la lengua vernácula, y abolió las oraciones del canon dicho  sumisa voce; pero aún más cuando teorizó sobre la base de la colegialidad episcopal, reduciendo la primacía del papa a una mera función ministerial. Volver a leer los actos de ese Sínodo nos deja asombrados de la formulación literal de los mismos errores que encontramos más tarde, en forma creciente, en el Concilio presidido por Juan XXIII y Pablo VI. Por otro lado, así como la Verdad proviene de Dios, el error es alimentado por el Adversario, que odia a la Iglesia de Cristo y su corazón: la Santa Misa y la Santísima Eucaristía.

Llega un momento en nuestra vida cuando, a través de la disposición de la Providencia, nos enfrentamos con una decisión decisiva para el futuro de la Iglesia y para nuestra salvación eterna. Hablo de la elección entre comprender el error en el que prácticamente todos hemos caído, casi siempre sin malas intenciones, y querer seguir mirando hacia otro lado o justificarnos.

También hemos cometido el error, entre otros, de considerar a nuestros interlocutores como personas que, a pesar de la diferencia de sus ideas y su fe, todavía estaban motivados por buenas intenciones y que estarían dispuestos a corregir sus errores si pudieran abrirse a nuestros Fe. Junto con numerosos Padres del Concilio, pensamos en el ecumenismo como un proceso, una invitación que llama a los disidentes a la única Iglesia de Cristo, idólatras y paganos al único Dios verdadero, y al pueblo judío al Mesías prometido. Pero desde el momento en que se teorizó en las comisiones conciliares, el ecumenismo se configuró de una manera que estaba en oposición directa a la doctrina previamente expresada por el Magisterio.

Hemos pensado que ciertos excesos eran solo una exageración de aquellos que se dejaban llevar por el entusiasmo por la novedad; creíamos sinceramente que ver a Juan Pablo II rodeado de encantadores-curanderos, monjes budistas, imanes, rabinos, pastores protestantes y otros herejes demostró la capacidad de la Iglesia de convocar a las personas para pedirle paz a Dios, mientras que el ejemplo autorizado de esta acción inició una sucesión desviada de panteones que eran más o menos oficiales, incluso hasta el punto de ver a los obispos llevando el ídolo inmundo de la pachamama sobre sus hombros sacrílegamente, con el pretexto de ser una representación de la maternidad sagrada.

Pero si la imagen de una divinidad infernal pudo entrar en San Pedro, esto es parte de un crescendo que el otro lado previó desde el principio. Numerosos católicos practicantes, y quizás también la mayoría del clero católico, están hoy convencidos de que la fe católica ya no es necesaria para la salvación eterna; ellos creen que el Dios Uno y Trino revelado a nuestros padres es lo mismo que el dios de Mahoma. Hace ya veinte años que lo oímos repetidamente desde los púlpitos y episcopal cathedrae, pero recientemente lo oímos afirmado con énfasis desde el trono más alto.

Sabemos bien que, invocando el dicho en la Escritura Littera enim occidit, spiritus autem vivificat [La carta trae la muerte, pero el espíritu da vida (2 Cor 3: 6)] , los progresistas y los modernistas sabiamente sabían ocultar expresiones equívocas en el textos conciliares, que en ese momento parecían inofensivos para la mayoría pero que hoy se revelan en su valor subversivo. Es el método empleado en el uso de decir una verdad a medias no tanto como para no ofender al interlocutor (suponiendo que sea lícito silenciar la verdad de Dios por respeto a su criatura), pero con el intención de poder usar el medio error eso se disiparía instantáneamente si se proclamara toda la verdad. Así, “Ecclesia Christi subsistit in Ecclesia Catholica” no especifica la identidad de las dos, sino la subsistencia de una en la otra y, por coherencia, también en otras iglesias: aquí está la apertura a celebraciones interconfesionales, oraciones ecuménicas y el inevitable fin de cualquier necesidad de la Iglesia en el orden de salvación, en su unicidad y en su naturaleza misionera.

Algunos pueden recordar que las primeras reuniones ecuménicas se llevaron a cabo con los cismáticos de Oriente, y muy prudentemente con otras sectas protestantes. Además de Alemania, Holanda y Suiza, al principio los países de tradición católica no acogieron celebraciones mixtas con pastores protestantes y sacerdotes católicos juntos. Recuerdo que en ese momento se hablaba de eliminar la penúltima doxología del Creador Veni para no ofender a los ortodoxos, que no aceptan el Filioque. Hoy escuchamos las suras del Corán recitado desde los púlpitos de nuestras iglesias, vemos un ídolo de madera adorado por hermanas y hermanos religiosos, escuchamos a los obispos negar lo que hasta ayer nos parecía la excusa más plausible de tantos extremismos. Lo que el mundo quiere, a instancias de la Masonería y sus tentáculos infernales, es crear una religión universal que sea humanitaria y ecuménica, de la cual el Dios celoso a quien adoramos es desterrado. Y si esto es lo que el mundo quiere, cualquier paso en la misma dirección por parte de la Iglesia es una elección desafortunada que se volverá contra aquellos que creen que pueden burlarse de Dios. Las esperanzas de la Torre de Babel no pueden volver a la vida con un plan globalista que tiene como objetivo la cancelación de la Iglesia Católica, para reemplazarla con una confederación de idólatras y herejes unidos por el ecologismo y la hermandad universal. No puede haber hermandad excepto en Cristo, y solo en Cristo: qui non est mecum, contra me est.

Es desconcertante que pocas personas sean conscientes de esta carrera hacia el abismo, y que pocos se den cuenta de la responsabilidad de los niveles más altos de la Iglesia de apoyar estas ideologías anticristianas, como si los líderes de la Iglesia quisieran garantizar que tienen un lugar y un papel en el carro del pensamiento alineado. Y es sorprendente que las personas persistan en no querer investigar las causas profundas de la crisis actual, limitándose a lamentar los excesos actuales como si no fueran la consecuencia lógica e inevitable de un plan orquestado hace décadas. Si la pachamama puede ser adorada en una iglesia, se lo debemos a Dignitatis Humanae. Si tenemos una liturgia protestante y a veces incluso paganizada, se la debemos a la acción revolucionaria de Mons. Annibale Bugnini y las reformas post-conciliares. Si se firmó la Declaración de Abu Dhabi, se lo debemos a Nostra Aetate. Si hemos llegado al punto de delegar decisiones en las Conferencias Episcopales, incluso en violación grave del Concordato, como sucedió en Italia, se lo debemos a la colegialidad, y a su versión actualizada, sinodalidad. Gracias a la sinodalidad, nos encontramos con Amoris Laetitia, ya que este documento, preparado por una impresionante máquina organizativa, contenía la intención de legitimar la Comunión para los divorciados y los que conviven, tal como Querida Amazonia pretende legitimar a las mujeres sacerdotes (como en el caso reciente de una "vicaria episcopal" en Friburgo) y la abolición del sagrado celibato. Los prelados que enviaron el Dubia a Francisco, en mi opinión, demostraron la misma ingenuidad piadosa: pensar que Bergoglio, cuando se enfrenta con la contestación razonablemente discutida del error, comprendería, corregiría los puntos heterodoxos y pediría perdón.

El Concilio se utilizó para legitimar las desviaciones doctrinales más aberrantes, las innovaciones litúrgicas más atrevidas y los abusos más inescrupulosos, todo mientras la Autoridad permaneció en silencio. Este Concilio fue tan exaltado que se presentó como la única referencia legítima para católicos, clérigos y obispos, ocultando y connotando con un sentido de desprecio la doctrina que la Iglesia siempre había enseñado con autoridad, y prohibiendo la liturgia perenne que durante milenios había nutrido la fe de una línea ininterrumpida de fieles, mártires y santos. Entre otras cosas, este Concilio ha demostrado ser el único que ha causado tantos problemas de interpretación y tantas contradicciones con respecto al Magisterio anterior.

Lo confieso con serenidad y sin controversia: fui una de las muchas personas que, a pesar de muchas perplejidades y temores que hoy han demostrado ser absolutamente legítimos, confiaron en la autoridad de la Jerarquía con obediencia incondicional. En realidad, creo que muchas personas, incluido yo mismo, inicialmente no consideramos la posibilidad de que pueda haber un conflicto entre la obediencia a un orden de la Jerarquía y la fidelidad a la Iglesia misma. Lo que hizo tangible esta separación antinatural, incluso diría perversa, entre la Jerarquía y la Iglesia, entre la obediencia y la fidelidad, fue ciertamente este Pontificado más reciente.

En la Sala de las Lágrimas adyacente a la Capilla Sixtina, mientras Mons. Guido Marini preparó el rocchetto blanco, la mozzetta y robó para la primera aparición del papa "recién elegido", Bergoglio exclamó: "¡Sono finite le carnevalate!" [¡Se acabaron los carnavales!], rechazando con desdén la insignia que todos los Papas hasta entonces habían aceptado humildemente como el atuendo distintivo del Vicario de Cristo. Pero esas palabras contenían la verdad, incluso si se pronunció involuntariamente: el 13 de marzo de 2013, la máscara cayó de los conspiradores, quienes finalmente quedaron libres de la presencia inconveniente de Benedicto XVI y descaradamente orgullosos de haber logrado finalmente promover a un Cardenal que encarnaba sus ideales, su forma de revolucionar la Iglesia, de hacer que la doctrina sea maleable, la moral adaptable, la liturgia adulterable y la disciplina desechable. Y todo esto fue considerado, por los propios protagonistas de la conspiración, la consecuencia lógica y la aplicación obvia del Vaticano II, que según ellos había sido debilitado por las críticas expresadas por Benedicto XVI. La mayor afrenta de ese pontificado fue el permiso liberal de la celebración de la venerada liturgia tridentina, cuya legitimidad fue finalmente reconocida, refutando cincuenta años de su ilegítima exclusión. No es casualidad que los partidarios de Bergoglio sean las mismas personas que vieron el Concilio como el primer evento de un nueva iglesia, antes de la cual había una antigua religión con una vieja liturgia.

No es casualidad: lo que estos hombres afirman con impunidad, escandalizando a los moderados, es lo que los católicos también creen, a saber: que a pesar de todos los esfuerzos de la hermenéutica de la continuidad que naufragó miserablemente en la primera confrontación con la realidad de la crisis actual, es innegable que desde el Vaticano II en adelante se construyó una iglesia paralela, superpuesta y diametralmente opuesta a la verdadera Iglesia de Cristo. Esta iglesia paralela oscureció progresivamente la institución divina fundada por Nuestro Señor para reemplazarla con una entidad espuria, que corresponde a la religión universal deseada que la Masonería teorizó por primera vez. Expresiones como nuevo humanismo, fraternidad universal, dignidad del hombre, son las consignas del humanismo filantrópico que niega al Dios verdadero, de la solidaridad horizontal, de la vaga inspiración espiritualista y del irenismo ecuménico que la Iglesia condena inequívocamente. "Nam et loquela tua manifestum te facit" [Incluso tu discurso te delata] (Mt 26, 73). Este recurso muy frecuente, incluso obsesivo por el mismo vocabulario del enemigo, revela la adhesión a la ideología que inspira; mientras que, por otro lado, la renuncia sistemática al lenguaje claro, inequívoco y cristalino de la Iglesia confirma el deseo de separarse no solo de la forma católica sino incluso de su sustancia.

Lo que hemos escuchado durante años enunciado, vagamente y sin connotaciones claras, del Trono más alto, lo encontramos elaborado en un manifiesto verdadero y apropiado en los partidarios del presente pontificado: la democratización de la Iglesia, ya no a través de la colegialidad inventada por Vaticano II sino por el camino sinodal inaugurado por el Sínodo sobre la Familia; la demolición del sacerdocio ministerial a través de su debilitamiento con excepciones al celibato eclesiástico y la introducción de figuras femeninas con deberes cuasi-sacerdotales. El pasaje silencioso del ecumenismo dirigido hacia hermanos separados a una forma de pan-ecumenismo que reduce la Verdad del Único Dios Trino al nivel de las idolatrías y las supersticiones más infernales; la aceptación de un diálogo interreligioso que presupone el relativismo religioso y excluye la proclamación misionera; la desmitologización del papado, perseguida por Bergoglio como tema de su pontificado; la progresiva legitimación de todo lo que es políticamente correcto: teoría de 'género', sodomía, 'matrimonio' homosexual, doctrinas maltusianas, ecologismo, inmigración... Si no reconocemos que las raíces de estas desviaciones se encuentran en los principios establecidos por el Concilio, será imposible encontrar una cura: si nuestro diagnóstico persiste, contra toda evidencia, al excluir la patología inicial, no podemos prescribir una terapia adecuada.

Esta operación de honestidad intelectual requiere una gran humildad, en primer lugar al reconocer que durante décadas hemos sido llevados al error, de buena fe, por personas que, establecidas con autoridad, no han sabido vigilar y proteger el rebaño de Cristo: algunos por vivir tranquilamente, algunos por tener demasiados compromisos, algunos por conveniencia, y finalmente algunos de mala fe o incluso con intenciones maliciosas. Estos últimos que han traicionado a la Iglesia deben ser identificados, llevados a un lado, invitados a enmendar y, si no se arrepienten, deben ser expulsados ​​del recinto sagrado. Así es como actúa un verdadero Pastor, que cuida el bienestar de las ovejas y que da su vida por ellas; hemos tenido y todavía tenemos demasiados mercenarios.

Así como obedecí honesta y serenamente órdenes cuestionables hace sesenta años, creyendo que representaban la voz amorosa de la Iglesia, así hoy, con igual serenidad y honestidad, reconozco que he sido engañado. Perseverar en el error representaría una elección miserable y me haría cómplice de este fraude. Reclamar una claridad de juicio desde el principio no sería honesto: todos sabíamos que el Concilio sería más o menos una revolución, pero no podríamos haber imaginado que resultaría tan devastador, incluso para el trabajo de aquellos que deberían haberlo impedido. Y si hasta Benedicto XVI todavía podríamos imaginar que el golpe de estado del Vaticano II (que el cardenal Suenens llamó "El 1789 de la Iglesia") había experimentado una desaceleración, en estos últimos años, incluso los más ingenuos entre nosotros hemos entendido que el silencio por miedo a causar un cisma, el esfuerzo por reparar documentos papales en un sentido católico para remediar la ambigüedad pretendida, los llamamientos y dubias hechos a Francisco que permanecieron sin respuesta elocuentes, son una confirmación de la situación de la apostasía más grave a la que están expuestos los niveles más altos de la Jerarquía, mientras que el pueblo cristiano y el clero se sienten irremediablemente abandonados y eso los obispos, lo miran casi con fastidio.

La Declaración de Abu Dhabi es el manifiesto ideológico de una idea de paz y cooperación entre religiones que podría tener alguna posibilidad de ser tolerada si viniera de paganos que están privados de la luz de la fe y el fuego de la caridad. Pero quien tenga la gracia de ser un Hijo de Dios en virtud del Santo Bautismo debería estar horrorizado ante la idea de poder construir una versión moderna blasfema de la Torre de Babel, buscando reunir a la única Iglesia verdadera de Cristo, heredera de las promesas hechas al pueblo elegido, con quienes niegan al Mesías y con quienes consideran que la idea misma de un Dios Trino es blasfema. El amor de Dios no conoce medida y no tolera compromisos, de lo contrario simplemente no es Caridad, sin la cual no es posible permanecer en Él: qui manet en caritate, en Deo manet, et Deus en eo [el que permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él] (1 Jn 4:16). Poco importa si es una declaración o un documento magistral: sabemos bien que los hombres subversivos juegan con este tipo de objeciones para difundir el error. Y sabemos bien que el propósito de estas iniciativas ecuménicas e interreligiosas no es convertir a los que están lejos de la única Iglesia a Cristo, sino desviar y corromper a los que aún mantienen la fe católica, haciéndoles creer que es deseable tener una gran religión universal que reúne las tres grandes religiones abrahámicas "en una sola casa": ¡Este es el triunfo del plan masónico en preparación para el reino del Anticristo! Si esto se materializa a través de una bula dogmática, una declaración o una entrevista con Scalfari en La Repubblica importa poco, porque los partidarios de Bergoglio esperan sus palabras como una señal a la que responden con una serie de iniciativas que ya han sido preparadas y organizadas. Y si Bergoglio no sigue las instrucciones que ha recibido, filas de teólogos y clérigos están listos para lamentar la "soledad del papa Francisco". Por otro lado, no sería la primera vez que usan un papa cuando él sigue sus planes y se deshacen de él o lo atacan tan pronto como no lo hace.

El domingo pasado, la Iglesia celebró la Santísima Trinidad, y en el Breviario nos ofrece la recitación del Symbolum Athanasianum, ahora prohibido por la liturgia conciliar y ya reducido a solo dos ocasiones en la reforma litúrgica de 1962. Las primeras palabras del Symbolum -ahora desaparecido-permanece inscrito en letras de oro: “Quicumque vult salvus esse, ante omnia opus est ut teneat Catholicam fidem; quam nisi quisque integram inviolatamque servaverit, absque dubio in aeternum peribit”  - Quien quiera ser salvo, antes de todo, es necesario que mantenga la fe católica; Porque a menos que una persona haya mantenido esta fe entera e inviolable, sin duda perecerá eternamente.

+ Carlo Maria Viganò


VERDAD, PODER Y CENSURA

Uno de los principales esfuerzos de quienes desean manipular a la gente es ocultar verdades que consideran contrarias a sus intereses y difundir al máximo las propias ideas.

Por el padre Fernando Pascual


Ese esfuerzo caracteriza a muchos dictadores, que instauran férreos sistemas de control de los medios informativos en todas sus formas.

Pero también ese esfuerzo puede darse en sistemas que se consideran democráticos, por ejemplo, cuando políticos presionan de modo sofisticado a quienes dicen verdades que dañarían los intereses de quienes controlan el poder.

Tales presiones tienen diversas modalidades. Una, económica: asfixiar a los medios informativos “enemigos” y apoyar, de modos más o menos sofisticados, a los medios afines a los dirigentes o a algún grupo de poder.

Otras presiones se basan en descalificaciones públicas e intervenciones judiciarias para declarar como bulos, “fake news”, calumnias y otros adjetivos a todas aquellas informaciones, también las verdaderas, que critiquen a los gobernantes y líderes que dominan la vida social.

Existen otras formas. Una, curiosa pero eficaz, consiste en elaborar encuestas con preguntas claramente orientadas a favor de lo que desean los manipuladores que tienen el poder, de forma que muchas respuestas “positivas” sirvan como aval a decisiones interesadas y, en ocasiones, dañinas.

Este tipo de comportamientos, y otros más o menos sofisticados (“hay que regular internet, hay que evitar bulos (noticias falsas) en las redes sociales...”), tiene un motivo muy sencillo: lo que más temen los dictadores y grupos de poder es el acceso de la gente a la verdad.

Esa verdad, por ejemplo, puede desvelar los enormes errores de ciertas decisiones económicas que han favorecido a bancos concretos y han dañado a miles de inversores inocentes. O que han llevado a la difusión de una enfermedad infecciosa que luego provoca miles y miles de muertes (ocultadas de modo sutil por los manipuladores).

Frente a quienes recurren a diversas formas de censura para afianzar su poder y para neutralizar cualquier crítica que pueda desvelar sus errores, los hombres y mujeres de bien defenderán, con sencillez y con valentía, la verdad.

Quizá sean perseguidos, amordazados, marginados, incluso denunciados con adjetivos altisonantes (“extrema derecha”, “enemigos del pueblo”, “esclavos del capitalismo”...), pero sus ejemplos alentarán a otros a levantar la voz y a buscar, desde verdades valientes, que la gente pida un juicio justo y, donde corresponda, un castigo ejemplar, a quienes promueven cualquier tipo de manipulación.


Portaluz



CIENTÍFICOS CONFIRMAN QUE UN CRUCIFIJO ITALIANO ES LA ESTATUA DE MADERA MÁS ANTIGUA DE EUROPA

El histórico crucifijo de la Santa Faz de la ciudad italiana de Lucca (centro), uno de los más venerados en la Europa del medievo, ha sido datado a finales del siglo VIII y no en el XII como se creía, gracias a una investigación con carbono 14.

La Santa Faz (Volto Santo), expuesta en la catedral de la toscana Lucca, es un monumental crucifijo de 247 centímetros de altura en madera de nogal en el que Cristo aparece vestido con una túnica.

Hasta ahora la mayoría de los estudiosos habían concordado que la escultura era una copia realizada en el siglo XII de una original que acabó perdiéndose por razones desconocidas, explica la catedral de Lucca en un comunicado. 

Sin embargo el Instituto Nacional de Física Nuclear (INFN) sometió la obra por primera vez a un análisis de carbono 14 para aclarar la fecha de su realización y los resultados la datan entre las últimas décadas del siglo VIII y el principio del siglo IX.

El estudio fue encargado por la Catedral de Lucca para coincidir con el aniversario de 950 años de la consagración de la catedral, que tuvo lugar a fines del siglo XII.

La devoción al crucifijo, conocida como la "Santa Faz de Lucca", se extendió por toda Europa en la Edad Media, cuando los peregrinos se detuvieron en la ciudad toscana amurallada en su camino a lo largo de la ruta de peregrinación de Via Francigena desde Canterbury a Roma.

Dante menciona la Santa Faz de Lucca en su "Infierno", y el rey inglés William II hizo un voto solemne en nombre de la Santa Faz en 1087.

El estudio científico confirmó la tradición católica local basada en un documento histórico que afirma que el crucifijo llegó a Lucca a fines del siglo VIII, según la Arquidiócesis de Lucca. Sin embargo, no presta evidencia a la leyenda de que Nicodemo, un contemporáneo de Cristo, lo talló de la vida.

"Durante siglos se ha escrito mucho sobre la Santa Faz, pero siempre en términos de fe y piedad", dijo Annamaria Giusti, consultora científica de la Catedral de Lucca, en un comunicado emitido por el Instituto Nacional de Física Nuclear de Italia.

“Solo en el siglo XX comenzó un gran debate crítico sobre su datación y estilo. La opinión predominante era que era una obra fechada en la segunda mitad del siglo XII. Finalmente, la evaluación de esta antigüedad ha cerrado este antiguo problema controvertido ”, dijo Giusti.

"Ahora podemos considerarlo como la estatua de madera más antigua de Occidente que nos ha sido transmitida".

En el estudio de carbono 14, se tomaron tres muestras de madera de diferentes partes del crucifijo y una de las telas de lino para evaluar. Cada pieza data de entre las últimas décadas del siglo VIII y principios del siglo IX.

El arzobispo Paolo Giulietti de Lucca elogió los resultados del estudio como un "mensaje de salvación que proviene de Jesús de Nazaret, crucificado por amor y resucitado en el poder de Dios".

"La Santa Faz no es solo uno de los muchos crucifijos dentro de nuestra Italia y nuestra Europa", dijo. "Es un 'recuerdo vivo' del Cristo crucificado y resucitado".

"Es un monumento que tiene su origen en la antigüedad, como lo confirma el anuncio de hoy, y que ha dejado huellas imborrables en la cultura, la espiritualidad de Lucca y todo el continente".

El crucifijo se puede admirar dentro de la Catedral de Lucca de San Martín.


domingo, 28 de junio de 2020

EL PADRE DANIEL PATRICK MOLONEY, OBLIGADO A RENUNCIAR POR LA MAFIA POLÍTICAMENTE CORRECTA


Al padre Daniel Patrick Moloney, capellán del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) se le pidió que renunciara después de haber enviado un correo a la comunidad católica de la universidad sugiriendo que la muerte de George Floyd puede no haber tenido nada que ver con el racismo.

Por Deirdre Fernandes 

La Arquidiócesis de Boston le pidió al padre Daniel Patrick Moloney, que era el capellán del MIT desde el año 2015, que presentara su renuncia el día 9 de junio debido a un correo electrónico que había enviado dos días antes en medio de las protestas nacionales por la muerte de Floyd.

"Las opiniones personales vertidas en sus comentarios sobre el asesinato de George Floyd no reflejan la posición de la Arquidiócesis", dijo una declaración enviada a miembros de la comunidad católica del MIT que anunciaba la renuncia de Moloney la primer semana de Junio. 


La arquidiócesis se enteró del correo electrónico de Moloney después de ser notificada por la comunidad católica del MIT y los ex alumnos de la universidad, dijo Terrence Donilon, un portavoz.

En su mensaje, Moloney dijo que aunque Floyd no debería haber sido asesinado por el oficial de policía, "no había vivido una vida virtuosa".

"A raíz de la muerte de George Floyd, la mayoría de la gente en el país ha calificado esto como un acto de racismo", decía el mensaje de Moloney. "No creo que sea así. Muchas personas han afirmado que el racismo es un problema importante para las fuerzas policiales pero no creo que sea así"

Moloney continuó diciendo que la policía "trata con personas peligrosas y malas todo el tiempo, y eso a menudo las endurece".

Moloney es autor de un libro reciente, "Misericordia: lo que todo católico debe saber", y antes de ser ordenado sacerdote en 2010 fue brevemente analista de políticas de la Fundación Heritage, un un sitio web de pensamiento conservador.


Moloney dijo que estaba tratando de hablar en contra de la cancelación de la cultura que disminuye tanto a Floyd como a la policía y hablar sobre cómo la solidaridad entre las personas ha sido deteriorada.

"Lamento lo que sucedió, lamento que se haya entendido mal, lamento que me haya resultado difícil ser la voz de Cristo en el campus", dijo Moloney. "Todo ocurrió de una manera que desearía que fuera de otra manera... No quería lastimar a nadie".

Los funcionarios del MIT dijeron que la universidad recibió informes de muchos miembros de la comunidad universitaria que estaban enojados y heridos por los comentarios.

"El mensaje del Padre Moloney fue profundamente inquietante", dijo Suzy M. Nelson, vicepresidenta y decana de vida estudiantil en un mensaje enviado el viernes a los líderes de las organizaciones estudiantiles. 



Suzy M. Nelson
“Los que me escribieron a mí y a otros líderes de alto rango 'se indignaron' y muchos 'se sintieron abandonados y alienados por su fe'. Al devaluar y menospreciar el carácter de George Floyd, el mensaje del padre Moloney no reconoció la dignidad de cada ser humano y el impacto devastador del 'racismo sistématico'”.

Nelson dijo que cuando Moloney se convirtió en capellán firmó un acuerdo con el MIT reconociendo que "las acciones o declaraciones que disminuyen el valor de las personas o grupos de personas están prohibidas".
"El correo electrónico del padre Moloney claramente no cumplió con estas expectativas", dijo Nelson.

Para mediados de Junio, casi 2.800 estudiantes, profesores, ex alumnos y personal habían firmado una petición pidiendo a la universidad que confrontara 'los prejuicios raciales' y que la institución fuera 'inclusiva' y 'segura' para todos los estudiantes. 



Boston Globe




LA RAZÓN INHIBIDA

Después de más de cien días de pandemia, cuarentena y un sinfín de hipótesis, teorías y personajes que nacen y mueren como la hierba de verano (¿quién se acuerda hoy de la Dra. Chinda Brandolino?), aquí va otra retahíla de reflexiones.

1. Lo que más exaspera de la situación no es tanto el encierro, que en el interior del país es relativo, sino el menosprecio de la inteligencia. Los políticos y las elites científicas con la complicidad del periodismo, se burlan abiertamente de la capacidad racional de las personas, y éstas aceptan mansamente esa burla y ni siquiera se anotician de ella. Decía Aristóteles que las pasiones oscurecen, dificultan y a veces incluso impiden el ejercicio de la razón. El miedo es una pasión, y estamos viendo cómo ha sido capaz de inhibir el uso de la razón en la enorme mayoría de los habitantes del país y del mundo, que se revelan incapaces de concluir ante los datos de la realidad, que son fácilmente accesibles, y creen a pie juntillas el discurso oficial. Y aquellos que sí se dan cuenta, se callan porque es políticamente incorrecto cuestionar la pandemia, no sea que lo confundan a uno con Trump, Bolsonaro o algún otro impresentable.

2. El periodismo juega un papel fundamental en la generación del pánico social. Una vez que pase la pandemia, seguramente se harán varios estudios sobre los titulares permanentes que estamos obligados a leer. Lo curioso es que a pesar de que gran parte de ellos son evidentemente ridículos, la gente los sigue comprando y aterrándose. El fin de semana escribía un medio de prensa este alarmante título: “Rusia se acerca a los 9000 muertos por coronavirus”. Rusia tiene 150 millones de habitantes. ¿Alguien puede realmente creer que se trata de una situación desesperada? Sí, la mayoría de los lectores se espantan de lo que está sucediendo en Rusia.

3. Muchos periodistas mienten y amparan la mentira de los demás. Hace algunos días nos anunciaban la víctima más joven de Covid en Argentina: una beba de un año que había sido contagiada. Hacia el final de la nota deslizaban que, además, tenía antecedentes de enfermedad neurológica y pulmonar, con dependencia de oxígeno. ¿De qué murió esta pobre niñita? Es claro que no murió de coronavirus sino con coronavirus. Esto me hace pensar en la veracidad de las cifras de muertos y preguntarme si no estarán infladas por difuntos que murieron de las patologías de las que habitualmente se mueren las personas pero, por las dudas, los anotan como muertos por Covid. Y no es una suposición peregrina. Curiosamente, los datos oficiales de Italia indican que durante los dos meses que duró lo más álgido de la pandemia, no murió ningún italiano por enfermedades cardiovasculares. ¿No será que a todos a los que le dio un infarto los pasaron al casillero del Covid?

4. Se ha escuchado hablar mucho en los últimos tiempos del ingeniero español radicado en Silicon Valley —lo cual es ya un pasaporte de genialidad— Tomás Pueyo quien, apenas conocido el avance de la pandemia elaboró en pocos días una estrategia que llamó del “martillo y la danza”, y publicó, como el mismo dice, “en un blog para amigos”.“Más de 40 millones de personas lo leyeron en los días siguientes, fue traducido en 40 idiomas y su difusión fue decisiva para que muchos gobiernos impusieran cuarentenas estrictas en todo el mundo”, se afirma. La pregunta que me surge es cómo fue posible que los gobiernos mundiales tomaran decisiones tan trascendentes para sus poblaciones a partir del artículo de un ignoto personaje aparecido en un blog. Es como si yo publicara en mi blog del Wanderer un artículo en el que hago elucubraciones sobre los beneficios que tendría para la religión el retorno de la misa tradicional, y en cuestión de una semana todos los episcopados mundiales adoptaran la liturgia preconciliar e impusieran, con medidas draconianas, a sus sacerdotes y fieles tal celebración. ¿Alguien creería posible tal situación? La tacharíamos de demencial y absurda. Pues bien, eso mismo, de modo análogo, ocurrió con el artículo del ingeniero español.

5. Pueyo afirmaba, entre otras cosas, que Estados Unidos tendría 10 millones de muertos por coronavirus. Hoy hay en aquel país 150.000 muertos, es decir, el 1,5% de lo predicho por el geniecillo de Silicon Valley. Y a pesar de la evidencia abrumadora de su error, Pueyo sigue siendo asesor de muchos gobiernos, incluido Argentina.

Algo similar afirmó por esos días de marzo el prestigioso Imperial College de Londres: la pandemia dejaría 20 millones de muertos en el mundo. Hoy hay 500.000, el 2,5 % de lo anunciado.

Frente a errores tan brutales, nadie reacciona. Y lo curioso es que la institución mundial que debería haberse involucrado en la cuestión, y me refiero a OMS, apoyó abiertamente estas predicciones. No sólo eso, hace pocos días el director adjunto de esa organización, Ranieri Guerra, afirmó que la pandemia, que se encuentra en franco retroceso en Europa, puede volver en el otoño y provocar cincuenta millones de muertos como ocurrió con la Gripe Española. Pareciera que esta gente no tiene vergüenza, y tampoco la tienen los países que siguen considerando a la OMS como la autoridad mundial en salud. Las únicas reacciones conocidas han sido la de Trump, que retiró a Estados Unidos de la OMS, cinco diputados italianos que denunciaron penalmente a Guerra por terrorismo mediático y Javier Milei.

6. Estamos viendo en las últimas semanas el castigo que está imponiendo el mundo a los países que no obedecieron los diktate de la nomenklatura, como es el caso de Suecia. Los medios anunciaban que ese país se había convertido en el paria de Europa, y la OMS falsificó datos para perjudicarlo. Suecia tiene 5300 muertos por coronavirus. ¿Es, acaso, un número tan aterrador para infligirle tamaño castigo? ¿No es completamente irracional?



7. En este breve video se enseña una sencilla técnica de manipulación. La semana pasada, diez reconocidos científicos italianos de diversas especialidades firmaron una declaración en la que aseguran que el Covid ha perdido su agresividad inicial y se está apagando. Han sido duramente atacados y cuestionados, entre otros, por la misma OMS. Me pregunto si no será el caso de que, quien dice que la carpeta es verde en contra de la mayoría que afirma que es roja, es censurado.

8. Espanta el cinismo de los políticos. En el discurso del viernes pasado, el presidente Fernández afirmó: De lo que estamos enamorados es de la vida y por eso la cuidamos tanto y nos pesa tanto ese número de 1000 personas que dejaron de estar entre nosotros”. Esto lo dice una semana después de asegurar que en septiembre enviará al Congreso el proyecto de ley del aborto. Curioso enamoramiento de la vida; en todo caso debería aclarar que se trata de un enamoramiento selectivo. Y añade su lamento y pesar por los mil muertos que el coronavirus ha dejado en Argentina a lo largo de tres meses. Una vez más, me pregunto por qué su pesar por estos muertos y no por los que murieron de un infarto o de cáncer, que son muchos más de mil. ¿O es que los muertos por coronavirus tienen coronita y son más importantes que otros?



9. Según afirma Fernández, el único remedio para el coronavirus es el confinamiento, por lo tanto, tendrá encerrado a los argentinos todo el tiempo que haga falta para cuidarnos de la muerte. No entiendo por qué no aplica esa misma lógica a otros casos. En Argentina mueren 600 personas por mes debido a accidentes de tránsito, y el único remedio efectivo que se conoce es que no haya circulación de automóviles. ¿Por qué, entonces, no los prohíbe? Mueren también 6100 personas por mes debido a problemas cardiovasculares. ¿Por qué no prohíbe entonces la sal, las carnes grasas y el tabaco?

10. Para finalizar, el viernes nos enterábamos que investigadores de la Universidad de Barcelona han descubierto en muestras congeladas de aguas servidas de marzo de 2019, la presencia del Covid19. Si este dato se confirma, tendremos que el famoso bichito estaba circulando por Europa un año antes de que los europeos se dieran cuenta. Estimo que el año pasado era un virus domesticado y se le ocurrió volver a las salvajes costumbres de sus ancestros en 2020, justamente el año de las elecciones de Estados Unidos, donde no se decidirá solamente quién ocupará la Casa Blanca sino, en muchos sentidos, el destino del mundo. Pura coincidencia.





¿SON CAPACES DE SOÑAR NUESTRAS MASCOTAS?

Este tema seguía siendo debate dentro de la comunidad científica, pero ahora, un estudio asegura que los animales serían capaces de revivir sus vivencias del día mientras duermen.

Soñar, algo que desde siempre se ha asociado a la especie humana, ahora parece que no es exclusivo de nuestra especie. Los perros y gatos parecen ser capaces de tener sueños relacionados con su vida cotidiana. Se acaban de hacer públicos varios estudios científicos que lo corroboran. Aunque, si tienes mascotas, esto puede que no sea ninguna sorpresa para tí, puesto que si los has observado alguna vez mientras duermen, habrás notado algunos comportamientos poco comunes.

Según estos mismos estudios, los perros pueden empezar a tener sueños tras quince o vente minutos después de dormido. Es fácil comprobar que, un perro en su cama mientras duerme, puede realizar movimientos de sus extremidades o de su hocico, e incluso aullar. Esto se debe a que su cerebro sigue en funcionamiento mientras sueña e interactúa con las vivencias que está teniendo.

Es algo muy parecido a lo que nos sucede a los humanos. Muchos de nosotros balbuceamos, hablamos, reímos e incluso nos levantamos y realizamos actividades en sueños, que la mayoría de las veces no recordamos al despertar.


¿Cómo es el sueño de las mascotas?

El sueño, según los expertos, se divide en dos tipos. Por un lado está el sueño de movimiento ocular rápido (REM) y por otro el sueño de onda lenta (SWS).

En las mascotas, esto es bastante similar a los humanos. Mientras duermen, el cerebro aprovecha para “organizar” todo lo vivido y aprendido durante el día, almacenándolo en distintas partes de la mente. Mientras esto sucede, en un momento concreto, el sueño se apodera de esa información que se está procesando y la hace vivir como real, aunque mezclando vivencias, lugares, personas y todo lo que esté a su alcance. Este es el motivo de los continuos movimientos tanto de humanos como de mascotas mientras se duerme.

Estas acciones provocadas durante el sueño llevan siendo investigadas más de 50 años. Ya se conocen estudios del sueño que datan de los años 70, donde se registró la actividad eléctrica del cerebro de algunos perros, donde se evidenció que los perros pasan la mitad de su tiempo de descanso alerta mientras duermen. De la otra mitad, una tercera parte del tiempo se encontrarían en la fase REM mientras que otras dos terceras partes son las que permanecen sumidos en sueño profundo.


Diario de Valderrueda


sábado, 27 de junio de 2020

MONS. HECTOR AGUER: "LA EUCARISTÍA ES UN SERVICIO ESENCIAL"

Monseñor Héctor Aguer, Arzobispo Emérito de La Plata, ha indicado que a "causa de la situación que estamos viviendo, pareciera que para las autoridades recibir los sacramentos no es una actividad esencial, pero para nosotros sí es una actividad esencial"


"A causa de la situación que estamos viviendo, la pandemia y la cuarentena, en algunos lugares se ha indicado que hay que recibir la comunión en la mano, eso en los lugares donde los templos están abiertos, donde se puede comulgar, porque pareciera que para las autoridades, recibir los sacramentos no es una actividad esencial, pero para nosotros sí es una actividad esencial.

Parece que esta cautela de recibir la comunión en la mano es razonable para evitar cualquier posibilidad de contagio pero es bueno recordar que la disciplina actual de la Iglesia concede a los fieles la libertad de comulgar de pie o de rodillas, en la mano o en la boca. Y pienso esto para la post cuarentena.

Esas posibilidades tienen que ver con la libertad cristiana y sin pronunciarnos a favor de una o de otra, que cada uno elige. Lo importante es esto: la comunión supone también el acto de fe y de adoración a Cristo antes de recibirlo. San Agustín decía que "no se come este pan sin antes adorarlo". Por eso, comulgue uno de pie o de rodillas, en la mano o en la boca, lo importante es que no solo es la fe interior sino el gesto exterior también importa porque los sacramentos suponen esa visibilidad y el uso del cuerpo.

Por ejemplo: ¿Cómo se comulga de rodillas? Habría que poner -he visto que en algunos lugares se hace- un reclinatorio de modo que quienes deseen comulgar de esa manera puedan formar una fila que se dirija allí porque arrodillarse en el piso no es tan fácil. Por otra parte la comunión en la boca: hay que tener cuidado de que quien la recibe la coma inmediatamente, con mayor razón si la recibe en la mano: Me ha pasado que alguna vez tuve que detener alguna persona que se llevaba la hostia y en realidad debemos tener en cuenta que quien reciba la comunión la ingiera delante del ministro que se la ofrece.

Aquí hay que tener cuidado con las partículas porque al recibirla en la mano no le habrá quedado alguna partícula allí y qué hace con eso. Hoy veo que no se suele usar la bandeja que corresponde usar para recoger esas partículas porque no son miguitas de pan cualquiera sino que es la presencia real de Cristo. ¿Creemos que el Señor está verdadera, real y sustancialmente en la hostia consagrada? Porque entonces sabemos que lo está en cada una de las partículas. Por eso quien comulga en la mano debe fijarse si no le ha quedado allí alguna partícula.

Otra cosa es que no corresponde que se imponga una manera determinada. He visto que a veces a los chicos de la Primera Comunión se les manda que tienen que recibir la comunión en la mano para que estén todos iguales. También todos iguales podían estar comulgando todos de rodillas, pero no hay que educar a los niños en la liberad cristiana mostrando que, efectivamente, la Iglesia permite estas posibilidades para que uno expresa de la mejor manera, de acuerdo a sus convicciones y de acuerdo a su espiritualidad, ese gesto de recibir al Señor.

Lo importante es que se lo reciba con fe y con espíritu de adoración y que haya un gesto de adoración. Eso puede hacerlo quien comulga de pie y mientras el anterior en la fila está recibiendo la Eucaristía él puede hacer un gesto o una inclinación de cabeza. Basta con eso pero el gesto exterior es importante también.

Eso es lo que la Iglesia nos ofrece hoy día para que crezcamos en el amor a Cristo, para que crezcamos en el reconocimiento de la presencia de Cristo. Por eso digo que hay que tener cuidado porque, a veces, la comunión se hace de una manera precipitada y no se toma en cuenta que se está haciendo algo fundamental. No quiero juzgar a nadie pero, después de tantos años de repartir la eucaristía, uno ve gente que viene con cierta ligereza. Yo no juzgo en interior pero esa ligereza no corresponde porque el gesto exterior importa también e importa para los demás.

Pensemos en estas cosas porque son fundamentales para el ejercicio de nuestra vida cristiana", finalizó Monseñor Aguer.


EFECTOS EN LA SALUD MENTAL DE LA CUARENTENA: UNA REVISIÓN DE LA EVIDENCIA


Dentro de un registro amplio de sintomatología, las investigaciones coinciden en señalar grupos que se encuentran en mayor riesgo y en los cuales son más urgentes las intervenciones.

Por el Lic. Matías Martín

Ante la pandemia declarada de Covid 19, por parte de la Organización Mundial de la Salud, se han tomado medidas sin precedentes en la historia de la salud pública (1), incluyendo cuarentenas de ciudades y países enteros, prolongadas por tiempos aún indefinidos. Esto ha creado una disrupción inédita en las vidas y los trabajos de las personas (2). La cuarentena que actualmente continúa en vigor en muchos países tiene efectos impredecibles por su magnitud y particularidades. Desde la perspectiva de la salud mental, se puede observar que la pérdida de contacto con vínculos afectivos, la suspensión de actividades sociales, recreativas y educativas, la interrupción del trabajo, la convivencia ininterrumpida y desnaturalizada, la falta de actividad física, el aburrimiento y tedio resultante de la carencia de estímulos, el sedentarismo, las preocupaciones económicas multiplicadas, la falta de claridad sobre la duración de dichas restricciones y la consiguiente dificultad de sostener proyectos vitales, sumadas a un clima social de constante preocupación y estrés, configuran un panorama de riesgo para la estabilidad psíquica de las personas afectadas.

En el trabajo diario con pacientes, que ha debido ser pasado a la modalidad por videollamada o medios remotos (excluyendo a una gran parte de la población en tratamiento previo, que por diferentes razones no puede acceder a esta modalidad), se observa que el aislamiento forzado acarrea problemas como inestabilidad anímica, ansiedad, desmotivación, soledad, depresión, problemas vinculares, aumento de hábitos insalubres, consumo de sustancias, etc. En el contexto de la pandemia, los padecimientos mentales han quedado relegados a un lugar marginal en la preocupación y en la toma de medidas oficiales. Incluso parecen reflotar estigmas que banalizan la salud mental, donde el estar bien se iguala a un esfuerzo de voluntad o a la falta de éste, y el cuidado a seguir una serie de consejos para mantener el estado de ánimo. Inclusive, a consecuencia de esto, quienes padecen durante la cuarentena son estigmatizados por los trastornos sufridos.


Midiendo el impacto

Para obtener medidas fiables del impacto y magnitud de los efectos psicológicos de la cuarentena, existen estudios que son de ayuda para medir fenómenos que presentan la dificultad de estar aún en curso. Para este fin los investigadores han recurrido tanto a lo estudiado en cuarentenas previas, que permiten aproximar una evaluación de los efectos posteriores y a largo plazo, como a la evidencia actual, que se está recopilando en los distintos países, evaluando el impacto en tiempo real por medio de estudios, datos de servicios de salud públicos, ONG's y reportes periodísticos.

Los primeros nos permiten considerar una serie de factores. Un aspecto importante a evaluar es la duración de los efectos. Una revisión de la literatura científica acerca de los efectos en otras situaciones de cuarentena que incluye 24 estudios (3), revela la presencia de elevados indicadores de depresión, abuso de alcohol y dependencia 3 años después de la misma en profesionales de la salud. Personas con historial de patología mental aún presentaban síntomas de ansiedad e ira entre 4 y 6 meses luego de la cuarentena. Quienes sufrieron problemas económicos y vieron sus fuentes de trabajo afectadas también presentaron síntomas de estrés e irascibilidad varios meses después de la cuarentena, evidenciando que estos grupos presentan mayor riesgo.

Existen pocos estudios comparativos entre quienes estuvieron en cuarentena y quienes no. Entre los datos existentes se observó que en el caso de los niños, los que fueron aislados, en comparación con quienes no lo fueron, presentaron valores cuatro veces superiores en la escala de estrés post traumático. El TEPT (4) es una afección de salud mental que algunas personas desarrollan tras experimentar o ver algún evento traumático. Sus síntomas incluyen revivir la experiencia repetidamente, evitación de lugares o situaciones que disparen los recuerdos asociados, hipervigilancia y trastornos del pensamiento, la memoria y el estado de ánimo que pueden aparecer tiempo después de la experiencia y mantenerse con oscilaciones durante años.

En los adultos, se observaron indicadores de TEPT en un 28%, contra 6% de los no confinados. Otros síntomas hallados fueron estrés, bajos niveles anímicos, depresión, irritabilidad, enojo y agotamiento emocional. Tres estudios cubiertos por dicha revisión hallaron que una mayor duración de la cuarentena se correlacionaba con un empobrecimiento de la salud mental, síntomas de estrés post traumático, conductas de evitación e ira. Estos hallazgos apoyan la idea de que los síntomas del confinamiento no remiten tras la finalización del mismo.


Evidencia actual

La más evidente y dramática consecuencia de un continuo y elevado estrés psíquico es el suicidio, y existen evidencias de que los aumentos son significativos (5, 6, 7). Los antecedentes registrados en otras pandemias sostienen la idea de que los suicidios aumentan durante y luego de ellas, y las principales causas de ésto son las preocupaciones económicas y el miedo a la enfermedad (8). Esto ha llevado, por ejemplo, a que la Fundación Española para la Prevención del Suicidio y la Sociedad Española de Suicidología adviertan sobre la necesidad urgente de tomar medidas (9).

Se han realizado numerosas investigaciones durante los meses en que está en curso la cuarentena. Un estudio realizado por el Observatorio de Psicología Social Aplicada de la Universidad de Buenos Aires en Argentina (10), ha detectado aumentos significativos entre los primeros días de la cuarentena y lo reportado tras 55-60 días, donde los síntomas registrados se duplicaron. Hallan que en la última medición, un 70% de los encuestados manifiesta malestar psicológico, un 5% de los cuales presenta riesgo de padecer un trastorno mental. Los investigadores afirman que "Más acuciante aún resulta comprobar que se detecta un incremento también significativo de la cantidad de personas en riesgo de padecer un trastorno mental. Este dato es más grave que el anterior porque la sintomatología difusa es permeable a intervenciones de menor intensidad mientras que una vez instalado un trastorno mental se requiere de intervenciones de mayor complejidad por parte de especialistas".

El mismo estudio revela que, si bien un 40% de los participantes reporta la necesidad de acceder a tratamiento psicológico, menos de un 5% recibe tratamiento en la primer medición, mientras que en la segunda esto se elevó a un 8%. La falta de acceso se debe a dificultades económicas, falta de cobertura médica, falta de respuesta de los centros de salud públicos, centros privados que sólo operan en modalidad de guardia y a causa de los profesionales no autorizados a trabajar de forma presencial.

El estudio registra asimismo que quienes tienen menores ingresos presentan más riesgo de trastorno psicológico, debido a una mayor incertidumbre laboral, habitacional y económica. Estos hallazgos son respaldados por un estudio realizado en el Reino Unido (11) durante las primeras 3 semanas de cuarentena, donde se encontró que las personas de menores ingresos registraban 1,5 más posibilidades de perder su empleo y 7,2 chances más de no poder pagar servicios básicos, lo cual se traduce en mayores fuentes de estresores en las clases menos acomodadas.

Un estudio en India (12) encontró que un 25% de los sujetos estaban entre moderada y severamente deprimidos, un 28% tenían síntomas de ansiedad y un 11% de estrés. Otro estudio (13), realizado en España, halló resultados similares, 34% de la muestra con depresión, 21,34% con ansiedad, y 28% con estrés, en especial en estudiantes universitarios. Un 50% de los relevados evidenciaban un impacto entre moderado y severo.

En concordancia con lo hallado en estas investigaciones, los principales cuadros que los distintos autores vinculan a las cuarentenas son la depresión, las adicciones, la ansiedad y correlatos de esta como las dificultades para dormir, y el estrés post traumático, la violencia familiar y los hábitos insalubres. La depresión se atribuye entre otros factores a la sensación de soledad, al tedio (14), y a la desesperanza, que al ser experimentados durante largos periodos se manifiestan en síntomas depresivos. Las personas con enfermedades mentales son particularmente susceptibles a estos riesgos. La ansiedad (15) se relaciona con diversos factores que convergen en el aislamiento y el contexto de la pandemia. Las principales causas son la incertidumbre laboral, la irritabilidad y el estrés asociados a las dificultades en el manejo del tiempo y los hábitos insalubres, como a factores no específicos del aislamiento como el temor al contagio, el temor a la reacción social por tener la enfermedad, y la ansiedad generada por el contacto con los medios de comunicación.

El trastorno de estrés postraumático parece manifestarse más en quienes tienen una situación económica vulnerable y por lo tanto un grado de expectativa de mayores alteraciones en su vida futura, con incertidumbre laboral, en el acceso a tratamiento médicos (16) y a la vivienda. Un estudio comparativo (17) halló que personas con historial de trastornos psiquiátricos también presentan mayor vulnerabilidad a sufrir TEPT así como estrés, depresión y ansiedad, en comparación con quienes no la tienen. Un agravante de esta situación es la mencionada dificultad para el acceso a los servicios de atención psiquiátrica durante la cuarentena. La literatura científica permite también afirmar que el estrés elevado se vincula con la aparición de episodios psicóticos en personas vulnerables. (18)

En cuanto a los niños y adolescentes, se advierten (19) problemáticas severas por la falta de interacción con pares, convivir con padres ocupados en sus trabajos y también desbordados por la situación, la pérdida de contactos con abuelos y la falta de acceso a servicios de salud mental. La situación es aún más compleja para quienes viven en hogares disfuncionales y sufren de maltratos y abusos. Sumado a la convivencia forzada y el consiguiente aumento de la violencia, se ha reportado que los servicios de protección y programas de asistencia no funcionan o son reducidos durante la cuarentena. También se argumenta sobre lo nocivo del aislamiento de sus familias en los niños internados por Covid 19.

La violencia hacia mujeres y niños es un ítem particularmente relevante. En un contexto de aislamiento, la víctima no tiene forma de escapar al agresor, este se encuentra en un contexto ideal para ejercer violencia, y se reduce considerablemente la posibilidad de asistencia externa (20). Se han registrado aumentos notables, por ejemplo de un 50% en Brasil, un 20% en España y un 30% en Francia (21) (22). El abuso de alcohol, altamente relacionado con la violencia intrafamiliar, también es uno de los factores que presenta aumentos durante las cuarentenas. Por el contrario, se han observado disminuciones en los registros de abuso infantil. Los investigadores estiman que esto se debe a que las posibilidades de detectarlos se reducen drásticamente en la presente situación. Dichos hallazgos concuerdan con lo observado en otras situaciones consideradas similares, como catástrofes naturales y pandemias, donde se han registrado aumentos posteriores en la violencia y abusos domésticos.

Finalmente, es importante poner de manifiesto que la salud física y la salud mental no pueden ser consideradas como aspectos independientes, ya que es amplia la literatura que asevera el vínculo entre patologías como la depresión y sus efectos en la morbilidad y mortalidad, y en el sistema inmunológico (23). La soledad también ha sido asociada con mayores riesgos de enfermedad y mortalidad (24) Con respecto a efectos directos de la cuarentena, algunos trabajos (25) advierten sobre los múltiples problemas vinculados al sedentarismo y la consecuente falta de ejercicio y adopción de hábitos insalubres que se mantengan luego del levantamiento de las medidas. Estos están correlacionados con sobrepeso, problemas cardiovasculares, trastornos del sueño, carencia de vitamina D (vinculada a la luz solar) y una mayor tasa de mortalidad, así como el exceso de uso de "pantallas" se correlaciona con desórdenes alimenticios.


Algunas conclusiones provisorias

El análisis combinado de estudios disponibles permite elaborar algunas conclusiones:

-Dentro de un registro amplio de sintomatología, las investigaciones coinciden en señalar grupos que se encuentran en mayor riesgo y en los cuales son más urgentes las intervenciones:

● Personas con antecedentes de trastornos mentales
● Personas expuestas a una mayor vulnerabilidad económica o que sus trabajos son afectados directamente por la cuarentena.
● Personas que viven en hogares donde existe violencia.
● Potencialmente niños y adolescentes, quienes cuentan con menores recursos psíquicos para afrontar los estresores elevados.
● Pacientes diagnosticados con Covid 19, que en muchos casos sufren los estresores de un aislamiento intensivo, existiendo indicios de que puede haber una estigmatización social hacia ellos.
● El personal de salud, afectado por niveles de estrés por encima de la media.

-Los problemas vinculares, familiares, de pareja y otros, parecen no haber sido abordados en profundidad en la mayoría de las investigaciones. Lo observado en la práctica clínica da indicios de que este es un ítem relevante a investigar en un contexto de aislamiento.

-Los datos obtenidos parecen indicar que un alto porcentaje de las personas afectadas requerirán intervenciones terapéuticas. Si bien en algunos casos estas pueden ser de baja intensidad, hay que considerar que muchas personas no buscan tratamiento psicoterapéutico aún padeciendo trastornos, y quienes lo desearían no siempre tienen acceso a los mismos, por falta de disponibilidad de los mismos, recursos económicos o cobertura médica, dificultades que se agravan en un contexto de crisis económica. Y aún para quien busca y accede al tratamiento, no existen garantías de éxito del mismo, en especial en trastornos graves.

-Si bien para este artículo se revisaron fuentes que evalúan principalmente los efectos de la cuarentena, cabe aclarar que otros efectos vinculados con la pandemia como el temor a la enfermedad propia y de personas cercanas, las alteraciones socioculturales, la información que se recibe por parte de medios de comunicación, y de otras medidas sanitarias paralelas o subsecuentes como el distanciamiento social, las suspensión de actividades, las recomendaciones de higiene, el uso de mascarilla, etc, presentan efectos simultáneos y/o consecutivos que contribuyen a agravar el cuadro de situación, y que sólo podrán ser adecuadamente estimados evaluando zonas no afectadas por la cuarentena en investigaciones futuras.

-Muchos de los estudios en los que se basa el presente trabajo se realizaron en el primer mes o meses de las medidas de aislamiento, por lo cual son necesarias investigaciones progresivas sobre la correlación entre la duración de las medidas y los efectos psicológicos de las mismas, ya que existe evidencia que muestra que estos se intensifican con el tiempo.

-Una importante cantidad de autores señala la urgencia de diseñar o fortalecer intervenciones como dispositivos de atención psicoterapéutica y psiquiátrica, líneas de asistencia psicológica, la provisión de información útil y certera sobre los cuidados psicológicos, proveer actividades significativas para las personas e información clara sobre cuál será la duración de las medidas y porqué se toman (3). A esto podemos agregar que independientemente de las acciones de servicios públicos, crisis como la actual llaman a la acción de la comunidad y de los actores de la salud mental, para generar dispositivos de apoyo mutuo, que permitan sobrellevar la emergencia de forma colectiva y solidaria

-La evidencia permite considerar que las medidas de aislamiento se vinculan con alteraciones de la salud mental de considerable extensión y severidad, tanto en personas con y sin antecedentes previos, por lo cual estos hallazgos pueden ser útiles a la hora de evaluar el impacto de las políticas públicas. Se espera asimismo que estos colaboren a evitar la minimización de los mismos, y a generar un tratamiento mediático y social adecuado a lo que se sabe de dichas problemáticas.


Referencias

1 https://www.reuters.com/article/us-china-health-who-idUSKBN1ZM1G9

2 Stephen X.Zhang, Yifei Wang, Andreas Rauch, Feng Wei. Unprecedented disruption of lives and work: Health, distress and life satisfaction of working adults in China one month into the COVID-19 outbreak. Psychiatry Research. Volume 288, June 2020, 112958
https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0165178120306521

3 Samantha K Brooks PhD, Rebecca K Webster PhD, Louise E Smith PhD, Lisa Woodland MSc, Prof Simon Wessely FMedSci , Prof Neil Greenberg FRCPsych, Gideon James Rubin PhD. The psychological impact of quarantine and how to reduce it: rapid review of the evidence. The Lancet Volume 395, Issue 10227, 14–20 March 2020, Pages 912-920
https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0140673620304608

4 https://medlineplus.gov/spanish/posttraumaticstressdisorder.html

5 Vikram Thakur, Anu Jain. COVID 2019-suicides: A global psychological pandemic. Brain, Behavior, and Immunity. Available online 23 April 2020
In Press.
https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0889159120306437?via%3Dihub

6 https://www.publimetro.com.mx/mx/noticias/2020/03/23/se-disparan-suicidio-violencia-familiar-aislamiento-covid-19.html

7 http://www.telemadrid.es/coronavirus-covid-19/intentos-suicidio-adolescentes-aumentan-confinamiento-2-2223997581--20200419052923.html

8 Mohammed A.Mamun. COVID-19 suicides in Pakistan, dying off not COVID-19 fear but poverty? – The forthcoming economic challenges for a developing country. Brain, Behavior, and Immunity
Volume 87, July 2020, Pages 163-166
https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0889159120308618?via%3Dihub#b0040

9 https://suicidios.info/causas-de-suicidio/confinamiento/

10 Etchevers, M. J., Garay, C. J., Putrino, N., Grasso, J., Natalí, V., & Helmich, N. (2020).
Salud Mental en Cuarentena. Relevamiento del impacto psicológico a los 7-11 y 50-55 días de la cuarentena en población argentina. Buenos Aires, Argentina: Observatorio de Psicología Social Aplicada, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires.
Recuperado de: http://www.psi.uba.ar/opsa/#informes

11 Liam Wright, Andrew Steptoe, and Daisy Fancourt. Are we all in this together? Longitudinal assessment of cumulative adversities by socioeconomic position in the first 3 weeks of lockdown in the UK. J Epidemiol Community Health. 2020 Jun. Published online 2020 Jun 3.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7298206/#!po=0.735294

12 Verma S, Mishra A. Depression, anxiety, and stress and socio-demographic correlates among general Indian public during COVID-19 [published online ahead of print, 2020 Jun 20]. Int J Soc Psychiatry
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32567466/

13 Paula Odriozola-González, Álvaro Planchuelo-Gómez , María Jesús Irurtia , Rodrigo de Luis-García. Psychological Effects of the COVID-19 Outbreak and Lockdown Among Students and Workers of a Spanish University. Psychiatry Res. 2020. May 19; 290:113108.
doi: 10.1016/j.psychres.2020.113108. Online ahead of print.

14 Luís Fernando Silva Castro-de-Araujo, Daiane Borges Machado. Impacto do COVID-19 na saúde mental em um país de baixa e média renda. Ciênc. saúde coletiva vol.25 supl.1 Rio de Janeiro. June 2020 Epub June 05, 2020
https://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1413-81232020006702457&lng=en&nrm=iso&tlng=en#B3

15 Julia Mackolil and Joby Mackolil. Addressing psychosocial problems associated with the COVID-19 lockdown. Asian J Psychiatr. 2020 Jun; 51: 102156.
doi: 10.1016/j.ajp.2020.102156
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32413617/

16 Jing Guo ,Xing Lin Feng , Xiao Hua Wang and Marinus H. van IJzendoorn. Coping with COVID-19: Exposure to COVID-19 and Negative Impact on Livelihood Predict Elevated Mental Health Problems in Chinese Adults. Int. J. Environ. Res. Public Health 2020, 17(11), 3857; https://doi.org/10.3390/ijerph17113857

17 Fengyi Hao, Wanqiu Tan, [...], and Wilson Tam
Do psychiatric patients experience more psychiatric symptoms during COVID-19 pandemic and lockdown? A case-control study with service and research implications for immunopsychiatry.
Brain Behav Immun. 2020 Jul; 87: 100–106.
Published online 2020 Apr 27.
doi: 10.1016/j.bbi.2020.04.069
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7184991/#__ffn_sectitle

18 Lisa J Phillips, Patrick D McGorry, Belinda Garner, Katherine N Thompson, Christos Pantelis, Stephen J Wood, Gregor Berger. Stress, the Hippocampus and the Hypothalamic-Pituitary-Adrenal Axis: Implications for the Development of Psychotic Disorders. Aust N Z J Psychiatry. 2006 Sep; 40(9):725-41.
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/16911747/?from_term=Psychotic+episode+stress&from_page=2&from_pos=3

19 Vera Clemens, Peter Deschamps, [...], y Piret Visnapuu-Bernadt. Potential effects of “social” distancing measures and school lockdown on child and adolescent mental health. Eur Child Adolesc Psychiatry. 2020 May 23 : 1–4.
doi: 10.1007/s00787-020-01549-w [Epub ahead of print]
20 Caroline Bradbury‐Jones, RN, PhD. and Louise Isham, PhD. The pandemic paradox: The consequences of COVID‐19 on domestic violence. J Clin Nurs. 2020 Apr 22 : [Epub ahead of print]
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7262164/?report=reader

21 Andrew M.Campbell. An increasing risk of family violence during the Covid-19 pandemic: Strengthening community collaborations to save lives. Forensic Science International: Reports. Volume 2, December 2020, 100089
https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2665910720300384

22 Peterman, A, Potts, A, O’Donnell, M, et al. (2020) Pandemics and violence against women and children. Center for Global Development Working Paper 528, April 2020. Disponible en: http://iawmh.org/wp-content/uploads/2020/04/pandemics-and-vawg-april2.pdf

23 Herbert, T. B., & Cohen, S. (1993). Depression and immunity: A meta-analytic review. Psychological Bulletin, 113(3), 472–486.

24 Ye Luo, Ph.D. , Louise C. Hawkley, Ph.D., Linda J. Waite, Ph.D., and John T. Cacioppo, Ph.D.
Loneliness, Health, and Mortality in Old Age: A National Longitudinal Study. Soc Sci Med. 2012 Mar; 74(6): 907–914.
doi: 10.1016/j.socscimed.2011.11.028

25 Irène Margaritis, Sabine Houdart, Youssef El Ouadrhiri, Xavier Bigard, Anne Vuillemin, and Pascale Duché. How to deal with COVID-19 epidemic-related lockdown physical inactivity and sedentary increase in youth? Adaptation of Anses’ benchmarks. Arch Public Health. 2020; 78: 52.
Published online 2020 Jun 3.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7267755/#__ffn_sectitle


Matias Martin