domingo, 30 de junio de 2019

UNA LEVADURA EN EL MUNDO ... ¿POR QUÉ ACUSO AL PAPA?

Desde hace muchos años, se ha vuelto bastante común que los sacerdotes sean tratados como si no tuvieran conciencia. Han sido llevados a corromper los sacramentos sin su consentimiento y ahora están siendo dirigidos desde arriba. 

Por Fr. Kevin M. Cusick


Hace algunos años yo estaba vinculado con la Marina en Florida. Una mujer vino a la capilla con un niño para preguntar acerca del bautismo para su bebé. Su visita condujo a una de las mayores crisis de mi carrera naval, tal vez de mi sacerdocio. Usted conoce la historia: el adulto quiere el bautismo para su niño, el adulto no ha asistido a misa, el adulto está en pecado mortal y está escandalizando al niño o los niños y no puede criarlos en la fe. El adulto debe regresar primero a la misa regular del domingo, después de la confesión.

Siempre entendí que se debe establecer una esperanza razonable de que un niño sea criado en la fe, que es lo que la Iglesia requiere para el bautismo de infantes, significa que, como mínimo, el niño debe ser educado en la fe y capacitado para practicar su fe, por lo menos asistiendo a la misa del domingo, dependiendo de la ayuda de un adulto para llegar hasta que él o ella tenga la edad suficiente para ir solo a misa.

Por compasión, en tales situaciones, la mayoría de los sacerdotes probablemente, como lo hice yo, se lanzan a una explicación matizada que lleva a la conclusión de que el bautismo es para ir al Cielo, vamos al Cielo cooperando con la gracia del Bautismo y amando a Dios, y a través de ese amor, guardando los Mandamientos, incluir el día santo del Señor durante la misa, y no podemos suponer razonablemente que vamos a ir al Cielo si decidimos no hacerlo por nuestra propia voluntad. Por lo general, también ofrezco la información de que una razón grave es excusa de la obligación grave de guardar el Tercer Mandamiento y le pregunto al adulto si él o ella efectivamente ha omitido asistir a misa por tal razón.

Bueno, ella dejó mi oficina y presentó una queja. La mujer le dijo al arzobispo que yo dije que “ella iba a ir al infierno frente a su hija de seis años”. No importaba que fuera una mentira. Para un capellán militar que pierde un respaldo significa que estaría fuera del servicio en 24 horas: sin jubilación, todos los años de servicio activo perdidos. Un desastre.

El jefe de capellanes de la Armada en ese momento convenció al arzobispo de investigar el asunto con la ayuda de un capellán de categoría superior que se reuniría conmigo y hablaría sobre la acusación. Lo hicimos, y le dije que nunca le había dicho esas palabras a la mujer y, de hecho, nunca se las había dicho a nadie. ¿Cómo puedo saber a dónde va alguien después de morir? Es imposible para cualquier persona saber eso, incluido un sacerdote. Pero también, como más tarde escribiría en una carta al arzobispo, considero que tal comportamiento sería un abuso pastoral. Si hubiera hecho algo así, debería ser tratado con la mayor severidad.

Pero el arzobispo dijo que era la “gota que rebalsó el vaso”, que ya anteriormente había habido otras quejas. En mi defensa, hice saber que nadie de la arquidiócesis me había informado que ese fuera mi caso. La historia terminó cuando terminé mi período de servicio activo, después de afiliarme a las Reservas y retirarme el año pasado. Indemne.

Es cierto que se sabía que predicaba sobre Humanae Vitae y otros temas tabúes y que, por lo demás, molestaba el carrito de manzanas cuidadosamente equilibrado en el mundo de los capellanes católicos en ese momento, y luego lo documenté en otros lugares como un tanque de espera para el clero errante. El capellán sénior que intercedió en mi nombre me ofreció una solución diciendo: "bautízalos a todos". Eso no es lo que dice la Iglesia. Y ahí es donde entra en juego la conciencia del sacerdote. La Iglesia dice que el sacerdote debe establecer una esperanza razonable de que el niño será criado en la fe. El sacerdote debe averiguar los hechos y, si no es así, trabajar para lograrlo. Pero no puede hacerlo sin la colaboración de los padres. Debe seguir su conciencia y negar el bautismo si los padres rechazan la fe al negarse a practicarla.

La corrupción de los sacramentos es la mayor amenaza para los fieles. Sí, lucharán contra ti con uñas y dientes para tratar de obtener la gracia en circunstancias falsas, pero los sacerdotes y los católicos fieles deben esforzarse poderosamente para darles la salvación en el amor verdadero. Los sacerdotes a menudo se han convertido en máquinas sacramentales sin sentido para dar nuestros sacramentos sin pensar, como caramelos en cada ocasión.

La Carta del Arzobispo Viganò que causó furor en el mundo católico fue simplemente “la gota que rebalsó el vaso” del papa Francisco. Hemos sido sometidos constantemente a más y más abusos de los sacramentos y de los fieles como ranas en agua caliente cada vez mayor. Él está lógicamente a una corta distancia de corromper la Comunión al dar sacramentalmente al Señor a los fornicadores o adúlteros, como pide Amoris Laetitia, para permitir que un cardenal predador homosexual vuelva a circular después de que el Papa anterior intentó proteger a los fieles sancionándolo. Esto es lo que parece que hizo Francisco en el caso del ex cardenal Theodore McCarrick, con conocimiento de sus crímenes. En cualquier caso, Francisco es el papa y, como tal, es su trabajo saberlo. Elijo creer al Arzobispo Viganò cuando escribe que le dio al Papa todas las oportunidades para enterarse de los crímenes de McCarrick antes de volver a ponerlo en circulación.

Estos son abusos pastorales: el silencio al hablar disiparía la confusión. Propagando el error en lugar de la doctrina católica. Nombrar obispos y cardenales pro-homosexualistas a las reuniones.

Todos los sacerdotes tienen conciencias como todo católico y también tienen el derecho y el deber de hablar. A todos nuestros sacerdotes, les suplico: usted debe a su rebaño valor y liderazgo claro. No se quede 
más en silencio. Forme y siga su conciencia. Rechace corromper los sacramentos y traicionar a las almas, porque los que somos sacerdotes traicionamos nuestra propia salvación si así lo hacemos


Al menos, no nos mentamos a nosotros mismos: el testimonio de Viganò no es más que “la gota de agua que rebalsó el vaso”. La evidencia ya está en y es abundante. Culpable según lo acusado. Cualquier persona razonable esperaría que un sacerdote u obispo que abusó de su rebaño fuera depuesto.

El papa Francisco continúa su curso de destrucción con desastrosos nombramientos episcopales en Newark, Chicago y San Diego con prelados que se burlan de nuestra inteligencia, con su burla sin sentido y su ideología pro homosexualista. Si no hablamos, ponemos en peligro nuestra propia salvación, así como la salvación de quienes traicionamos también con nuestro silencio.

Gracias por leer y alabado sea Jesucristo, ahora y por siempre. @MCITLFrAphorism


The Wanderer Press


UN EXORCISTA CHILENO ADVIERTE A LOS CATÓLICOS SOBRE LOS RIESGOS DE LOS MANDALAS


En occidente existe una cuidada propaganda que colabora a difundir el Budismo e Hinduismo, atribuyendo a la práctica de crear y colorear Mandalas –propia de estas religiones– beneficios en el ámbito psíquico, físico y espiritual.

Sin datos empíricos para evaluar el estudio validado por alguna publicación científica reconocida, la propaganda de esos pretendidos beneficios ha logrado no sólo que los impresos de Mandalas para colorear sean un producto de alta demanda –con la feliz complacencia de quienes lucran con el negocio–, sino que sean incorporados en las actividades escolares cotidianas de niñas y niños. Incluso en colegios católicos.

¿Afecta en algo la fe de un católico la práctica cotidiana de crear y colorear Mandalas? Como primera respuesta cabe citar lo que observó el año 2005 en la revista People on the Move el connotado teólogo monseñor Agostino Marchetto. Comentando el libro Les pèlerinages dans le monde, dice que la práctica del Mandala facilita una “dimensión de la iniciación interna”, un modo de “interesar al cuerpo en el camino del espíritu”. Vale decir que sería un medio de iniciación mística en el budismo, hinduismo y otros credos que en nada guardan relación con la verdad revelada en los Evangelios ni con la fe católica.

Sobre esta misma pregunta el sacerdote y exorcista chileno Luis Escobar comentó a Portaluz que es “una paradoja el que personas bautizadas, catequizadas, habiendo recibido incluso la primera comunión, que se identifican como católicas, incorporen a sus prácticas espirituales cotidianas las de otras creencias, como los mandalas, adhiriendo así no solo a un sincretismo espiritual, sino dando la espalda al primer mandamiento de la ley de Dios”.

Parece estar en lo correcto el exorcista Escobar, pues incluso en algunas páginas web católicas, es posible encontrar textos cuyo relativismo induce a ese error sincretista. Los autores, en su exposición sobre los mandalas, llegan al extremo de pretender equiparar su simbolismo, su forma circular y carácter espiritual, con figuras circulares del arte religioso católico u objetos devocionales de la fe (sic).

En complemento a las reflexiones dadas por el exorcista Escobar y monseñor Agostino Marchetto, citamos el testimonio de Thubten Ngodup, un fiel monje budista, abad del monasterio de Nechung, en Dharamsala (India) y “oráculo personal” del Dalai Lama, quien en las páginas 108 y 109 de su libro Nechung, el oráculo del Dalai Lama, expone sobre los Mandalas lo siguiente:
"Un mandala es una representación de un palacio de una ‘divinidad’ con su entorno, es decir, de una forma del Buddha o, más exactamente, de una faceta del espíritu despierto (…) Los mandalas son indisociables de las meditaciones transmitidas durante largas ceremonias en las que el discípulo es investido del poder de practicar tal o cual meditación correspondiente a tal o cual manifestación del espíritu despierto. Diseñar un mandala no es sólo una cuestión de competencia artística, hay que llevar también una práctica espiritual que sea la más justa posible”




MONS. HECTOR AGUER: “LA LÓGICA DEL COMPARTIR”





El Arzobispo Emérito de La Plata, Monseñor Héctor Aguer, señaló que “es verdad que hay mucha gente que lo está pasando mal, muy mal y por eso los cristianos debemos ejercitar la lógica del compartir”.



“Supongamos que se encuentran dos personas cualesquiera en la calle y comienzan una conversación. Lo primero que van a decir es “qué mal están las cosas”. Supongo que muchísima gente, no diré todos, pero muchísima gente dice eso. Es verdad que hay mucha gente que lo está pasando mal, muy mal. Eso nosotros, los sacerdotes, lo sabemos muy bien. En esta parroquia donde yo vivo vienen cientos de personas, cada semana, a buscar comida. Ya no ropa y zapatillas sino comida. Es verdad ¡qué mal están las cosas!

Estas cosas no se pueden arreglar de la noche a la mañana, en un santiamén, por un pase de magia, etc., pero han venido empeorando considerablemente. No es a nosotros a quienes nos corresponde dar las soluciones pues para eso están los gobernantes, para eso están los políticos que ahora están muy entusiasmados con las campañas. Este es un problema de la Argentina que ya he indicado otras veces, si ustedes recuerdan, porque aquí tenemos elecciones cada dos años. Termina una elección y el que ganó la elección comienza a gobernar y comienza la campaña de la elección siguiente. Eso es lo que ocurre. Todos prometen el oro y el moro pero las cosas van mal y mucha gente lo pasa muy mal.

¿Nosotros qué podemos hacer? Cuando digo nosotros pienso en los cristianos y lo que podemos hacer, lo que debemos hacer es ejercitarnos seriamente en la caridad, en la solidaridad. Cualquiera puede decir: “a mí no me alcanza para mí” y es posible pero si apenas te da para vos es posible que un poquito lo puedas destinar a fulano, a mengano, a tu vecino. Esta es la cuestión.

Hay muchas instituciones que lo hacen y lo hacen muy bien pero hoy yo creo que cada cristiano, cada católico, en lugar de poner dos moneditas en la colecta de la misa piense cuanto habría que hacer para ayudar a un hermano que sufre, a cuantas familias que viven mal y que no tienen para comer, que tienen su casa hecha una tapera, donde a veces los chicos no van a la escuela… ¡Cuánto se debe hacer en estos momentos!.

Quisiera hoy dejarles este pensamiento más allá de lo que hagan los políticos, de los planes socioeconómicos que se ensayen, nosotros tenemos este deber de ayudar a nuestros hermanos. La caridad allí, la caridad en lo concreto. Ahora se le dice solidaridad como un nombre social, más profano, pero nosotros lo llamamos caridad. Esto es por amor a Dios, por amor a Jesucristo que quiso ser pobre para salvarnos.

Entonces hagamos eso: aún de lo poco que tenemos y de lo que no tenemos seamos capaces de dar. Esa es la cuestión y eso hacían los primeros cristianos. Todo se ve en las cartas de los primeros apóstoles, relean ustedes el Nuevo Testamento y los Hechos de los Apóstoles y vean cómo vivían y como daban. Hay un caso singular en el Libro de los Hechos de los Apóstoles donde se señala que el Apóstol Bernabé tenía un campo, lo vendió y puso el dinero a los pies de los apóstoles. Él tenía un campo, otros no tenían un campo pero daban de lo que tenían porque para ellos esa era la ley de la vida cristiana. Esto es ayudarse en la necesidad.

Por eso hoy quiero dejarles este mensaje. Lo sabemos, es verdad todos lo sabemos, pero cuando las circunstancias se agravan, se ponen más difíciles, nosotros tenemos que hacer un esfuerzo suplementario y hoy, me parece, que tiene que notarse la caridad de los católicos, tiene que notarse concretamente en el vecino que tenemos al lado. Que el Señor nos ayuda a poder cumplir esto.

sábado, 29 de junio de 2019

LA "ENSEÑANZA SOBRE EL MATRIMONIO" DEL PAPA FRANCISCO CONTRADICE LAS LEYES DE DIOS


Un grupo de sacerdotes alemanes, ha publicado en la Fiesta de la Natividad de San Juan Bautista, una declaración que alaba a los valientes cardenales "dubia" y nos recuerda el testimonio de San Juan, El Bautista, que murió por su defensa del matrimonio.


Por el Dr. Maike Hickson

Hablando sobre la exhortación post-sinodal del papa Francisco, Amoris Laetitia, los sacerdotes afirman que ha creado una "contradicción" con las leyes de Dios respecto al matrimonio. Cuando el papa Francisco publicó en octubre de 2017, en las AAS (Actos oficiales de la Sede Apostólica), las pautas para los obispos de Buenos Aires para admitir a algunos divorciados "vueltos a casar" a la Sagrada Comunión, agregaron que es una "violación abierta".

Ahora, el Magisterio de la Exhortación Apostólica Familiaris Consortio y la enseñanza vacía de Amoris Laetitia están en clara oposición entre sí”.

Estos sacerdotes alemanes alaban a San Juan Bautista por su martirio y declaran que "dio su cabeza por la verdad". “Testificó por la verdad y llamó adultero del rey: ¡'No es lícito que tengas a la esposa de tu hermano'!” (Marcos 6:18). Por esta verdad, este santo tuvo que morir. “Si hubiera presentado el octavo capítulo del folleto Amoris Laetitia”, continúa el documento Communio veritatis, “lo más probable es que lo hubieran contratado como capellán de la corte en el palacio de Herodes y luego, décadas más tarde, habría fallecido pacíficamente”.

Para estos sacerdotes alemanes, el testimonio de San Juan Bautista muestra que "la claridad en la verdad es absolutamente necesaria". Aquí se refieren a la Exhortación Apostólica Familiaris Consortio del Papa Juan Pablo II, en la cual el Papa "reafirmó claramente, en línea con la Santa Escritura, la práctica de la Iglesia, según la cual los divorciados que se vuelven a casar y viven more uxorio [como marido y mujer] no pueden ser admitidos a la Sagrada Comunión".

Además, el grupo sacerdotal también nos recuerda que en 1994, el cardenal Joseph Ratzinger se refirió a Familiaris Consortio e insistió en que "no puede haber excepciones para ciertos casos". El Catecismo de la Iglesia Católica (CCC 1650) también afirma que los divorciados "que se vuelven a casar no pueden recibir la comunión eucarística mientras persista esta situación", ya que sus vidas se oponen objetivamente a las leyes de Dios.

Cuando apareció el octavo capítulo de Amoris Laetitis, "causó una confusión, y cuatro cardenales valientes con su dubia cumplieron con su responsabilidad ante Dios", explican los sacerdotes. "La ausencia de una respuesta [papal] [a la dubia] es, de hecho, la respuesta más reveladora de todas".

Como el papa no respondió, fue el cardenal Gerhard Müller, entonces el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, quien más tarde hizo una declaración, en febrero de 2017. Los sacerdotes alemanes citaron una entrevista suya en la que declaró que solo las parejas que viven en continencia pueden ser admitidas a los sacramentos, tal como Juan Pablo II lo había dictaminado en el Familiaris 
Consorcio. "Uno no puede decir que hay circunstancias bajo las cuales el adulterio no es un pecado mortal", como dijo Müller en ese momento. "Esta es la sustancia del Sacramento", continuó, "y ningún poder en el cielo o en la tierra, ni un ángel ni el Papa, ni un concilio, ni una ley emitida por los obispos es capaz de cambiar esto".

Es en el contexto de estas declaraciones que el grupo sacerdotal ahora ve una "clara brecha" como se manifestó en octubre de 2017, cuando el papa Francisco ordenó la publicación de las pautas para los obispos de Buenos Aires en el AAS. Estas pautas, dicen los sacerdotes, declaran explícitamente que algunos divorciados casados ​​de nuevo pueden tener acceso a los sacramentos, incluso si no están dispuestos a vivir en la continencia.

"En su propia carta a los obispos de Buenos Aires, el obispo de Roma no solo aprobó estas" pautas", sino que también les otorgó un estatus exclusivo", agregan los sacerdotes alemanes. Estas pautas “explican completamente el significado del octavo capítulo de Amoris Laetitia. No hay otra interpretación”, escribió el papa, como nos recuerdan los sacerdotes.


LifeSiteNews

LA SERIE INFANTIL "MY LITTLE PONY" INCLUIRÁ PAREJA DE PONIS LESBIANAS

La novena y última temporada de la serie animada "My Little Pony" en Discovery Family Channel presentará a una pareja de lesbianas que cuida a un personaje de edad escolar llamado Scootaloo.

El episodio, titulado "The Last Crusade", presenta a la pareja del mismo sexo Aunt Holiday y Auntie Lofty en medio del Mes del “Orgullo Gay”, que los productores del programa llaman “una feliz coincidencia”.

Es el último programa infantil dirigido a niños con la agenda LGBT. El mes pasado, la serie animada de PBS "Arthur" presentó una boda gay.


Y The Cartoon Network, popular entre los niños, animó a sus jóvenes espectadores a celebrar el “Mes del Orgullo Gay” durante el mes de junio. La red también presenta una línea de productos "Mes del Orgullo" en su sitio web.

La activista Mommy Elizabeth Johnston rechazó la inclusión de la pareja de lesbianas en "My Little Pony" en Twitter, publicando: "¿Por qué un programa sobre ponis de todas las cosas debe tener una pareja del mismo sexo? Simplemente loco. Mira lo que tus hijos están viendo. ¡Gente!"

Ken Ham de "Respuestas en Génesis" también intervino, y tuiteó: "Parece que cada vez más compañías se suben al carro de la guerra contra los niños para destruirlos y atraerlos a la depravación".


Mundo Cristiano

CRISIS DEMOGRÁFICA Y FAMILIAR: IBEROAMÉRICA SIGUE LOS PASOS DE LA VIEJA EUROPA


El IPF aboga por que “tanto la OEA como los diferentes estados miembros implementen la perspectiva de familia en sus políticas y legislaciones”. Pese a que las leyes son en general favorables a la institución familiar, su aplicación es muy mejorable, según el informe.

Por Juan Robles


Coincidiendo con la celebración de la Asamblea General de la Organización de Estados Iberoamericanos, el Instituto de Política Familiar ha presentado el Informe Evolución de la Familia en Iberoamérica 2019 en colaboración con la mexicana Universidad Popular del Estado de Puebla (UPAEP), la Asociación Familia Desarrollo Población (FADEP) de Guatemala, la Universidad de Especialidades Espíritu Santo de Ecuador y la Fundación para la Familia de Perú.

El análisis confirma “la importancia de la familia como soporte de la sociedad al cumplir unas funciones sociales que ninguna otra institución puede suplir”, a juicio de la vicepresidenta internacional del Instituto de Política Familiar Lola Velarde.


Amenazas en Iberoamérica


El Informe describe tres circunstancias principales en materia demográfica y familiar que amenazan el futuro de las sociedades iberoamericanas, donde las políticas con perspectiva de familia son prácticamente nulas.

En primer lugar, el IPF destaca que se está produciendo una caída vertiginosa del índice de fecundidad, que ya está por debajo del reemplazo generacional. De forma significativa, se subraya que 1 de cada 3 países de la región ya padece esta lacra.

La segunda amenaza se detecta a través de la transformación de la pirámide poblacional, con cada vez menos población joven y mayor número de ancianos. Hace más de 20 años, el 40% de los iberoamericanos tenían menos de 15 años. El dato ha caído hasta el 25%. Además, el 8% de la población es mayor de 65 años, lo que supone 50 millones de personas.

En tercer lugar, la estructura social iberoamericana está seriamente afectada por una modificación significativa de los patrones de nupcialidad: caen los matrimonios y el número de hijos, mientras las parejas de hecho están al alza.

Para Velarde, este informe es una oportunidad “para recordar a la sociedad en general y a los responsables políticos en particular, la necesidad y la urgencia de fortalecer la institución familiar y resolver su grave problemática actual”, tal y como señala Velarde.


Natalidad y hogares

Brasil y México representan el 53,5% del total de la población iberoamericana y son los que registran un mayor número de nacimientos, que ascienden a 10,1 millones al año, uno cada tres segundos.

Sin embargo, el índice de fecundidad está experimentando una caída vertiginosa. Todos los países iberoamericanos han registrado un descenso en la tasa de natalidad en los últimos 40 años, en especial Nicaragua, Honduras, México, El Salvador y Guatemala. Por su parte, Brasil, Cuba, Chile y Costa Rica los países con menor tasa de natalidad de la región, con un 1,7.

A menos natalidad, hogares más pequeños. En apenas 20 años en Iberoamérica se ha pasado de 4,4 miembros por hogar en 1997 a 3,6 en 2017. Uruguay es el país con peor tasa, con 2,8 personas por hogar.

Los hogares formados por parejas con hijos son aún mayoritarios, ya que cuadruplican a los que no los tienen: sólo en uno de cada diez hogares donde habita una pareja no hay hijos. Pero, al tiempo, se están reduciendo los hogares con hijos. Ya son la mitad que en 1997, aunque siguen siendo numerosos: 2 de cada 3 tienen 4 miembros o más por hogar.


Población

Iberoamérica es una región conformada por 663 millones de personas, número que desde 1975 ha tenido un crecimiento de más de 316 millones. Aún nacen más de los que mueren, aunque ya hay países, como Cuba y Uruguay, donde se celebran ya más entierros que nacimientos.

A la falta de nuevos niños se une el importante flujo migratorio en la mayoría de los países. En 17 de los 20 que conforman la región, la emigración supera a la inmigración. Es destacable el ejemplo de México, que en 2017 tuvo un flujo migratorio negativo de casi 230.000 personas.

Este fenómeno se suma a la pérdida de juventud. Cuba es el país más viejo de la región. Apenas 1 de cada seis personas es menor de 15 años. En el lado opuesto de este particular escalafón se encuentran Guatemala, Haití, Honduras y Bolivia, donde la tercera parte de la población es joven.

Así, la población de mayores de 65 años casi se ha duplicado entre 1975 y 2016, pasando de un 4 a un 7,7% y las previsiones para 2050 no son más halagüeñas: el índice de fecundidad será de apenas 1,9 hijos por mujer y los mayores de 80 años serán una realidad consolidad: más de 44 millones de personas.


Nupcialidad


En Iberoamérica se producen casi 7.000 matrimonios diarios, una cifra que se ha mantenido prácticamente invariable pese a que la población ha aumentado en ese periodo en 70 millones de personas.

Colombia es donde menos matrimonios se producen, mientras que Brasil, Costa Rica y Cuba son las naciones donde más parejas se casan. Pero en la inmensa mayoría ha caído la nupcialidad en los últimos 15 años, siendo México y Ecuador donde más se ha acusado este descenso.

Resulta relevante en este ámbito, la alta transferencia que se está produciendo de los matrimonios a las uniones consensuales o parejas de hecho. Al tiempo, la maternidad en mujeres casadas ha pasado de representar el 70% en los años 80 del pasado siglo al 50% de la actualidad.


Políticas familiares

Estos son algunos de los datos más relevantes del Informe Evolución de la Familia en Iberoamérica 2019, donde también se destaca la ínfima importancia que las administraciones prestan a la familia.

A su cuidado sólo se dedican organismos de muy poca entidad, salvo en Nicaragua y Brasil, donde hay un Ministerio de la Familia y en Argentina, Panamá y Guatemala, donde existe un organismo de segundo nivel administrativo dedicado a estas políticas.

Por otro lado, pese a que las leyes son en general favorables a la institución familiar, su aplicación es muy mejorable, según el informe. Las intervenciones son individualistas, sectoriales, dispersas y no coordinadas; las políticas aplicadas carecen de una visión integral y de tipo transversal; no hay planes integrales de apoyo a la familia, ni a la conciliación, ni leyes de protección a la maternidad…

Además, los porcentajes de Producto Interior Bruto dedicados a gasto social soy muy dispares. Chile alcanza el 16% y Uruguay y Argentina se acercan al 15%, mientras que Haití, uno de los países más pobres del mundo, sólo dedica un 5,5%.

Por último, los autores del informe denuncian que la política familiar en Iberoamérica, además de tener carencias, peca de actuar con “confusión entre política familiar y política asistencial”; al tiempo, mantiene una “contradicción entre la importancia asignada a las familias en los discursos de los gobiernos y administraciones y su ausencia o subvaloración en las políticas públicas”.


Actuall


viernes, 28 de junio de 2019

HERÉTICO Y APÓSTATA. EL CARDENAL BRANDMÜLLER EXCOMULGA AL SÍNODO PARA LA AMAZONIA


Quien hoy acusa al documento Instrumentum Laboris del Sínodo Amazonico de herejía y apostasía es el cardenal alemán Walter Brandmüller y lo ha hecho a través de un documento llamado “J’accuse” (Yo acuso).

Por Sandro Magister

Desde que se hizo público el 17 de junio, el documento base – o «Instrumentum Laboris» – del sínodo para la Amazonia ha suscitado muchas críticas, por la anomalía de su planteamiento y de sus propuestas respecto a todos los sínodos que lo han precedido.

Pero hoy hay más. Quien acusa al documento de herejía y apostasía es un cardenal, el alemán Walter Brandmüller, de 90 años, historiador insigne de la Iglesia, presidente del Comité Pontificio de Ciencias Históricas de 1998 a 2009 y coautor, en 2016, de las célebres “dubia” sobre la recta interpretación y aplicación de “Amoris laetitia” a los que el papa Francisco siempre se ha negado a responder.

A continuación su “J’accuse”, publicado hoy contemporáneamente en diversos idiomas.


*


Una crítica al «Instrumentum Laboris» del Sínodo para la Amazonia



de Walter Brandmüller


Introducción

Realmente causa asombro que, en oposición a las asambleas anteriores, esta vez el sínodo de los obispos trate exclusivamente de una región de la tierra cuya población es la mitad de la población de Ciudad de Méjico, es decir, cuatro millones. Esto también levanta sospechas sobre las verdaderas intenciones, que se quieren poner en marcha de manera subrepticia. Pero lo que tenemos que preguntarnos, sobre todo, es cuáles son los conceptos de religión, de cristianismo y de la Iglesia que son la base del «Instrumentum Laboris» recientemente publicado. Examinaremos todo esto con la ayuda de elementos individuales extraídos del texto.


¿Por qué un sínodo sobre este región?

Para empezar debemos preguntarnos por qué un sínodo de los obispos tiene que tratar temas que, como mucho, tienen que ver con los Evangelios y la Iglesia sólo de manera marginal, como es ahora el caso con las ¾ partes del «Instrumentum Laboris». Obviamente, este sínodo de los obispos también está llevando a cabo una intrusión agresiva en los asuntos puramente mundanos del Estado y la sociedad de Brasil. Deberíamos preguntarnos: ¿qué tienen que ver la ecología, la economía y la política con el mandato y la misión de la Iglesia?

Y sobre todo, ¿qué experiencia profesional autoriza a un sínodo eclesial de los obispos a hacer declaraciones en estos ámbitos?

Si de verdad el sínodo de los obispos va a dar este paso, estaría sobrepasando los límites y sería una presunción clerical, que las autoridades estatales deberían, con motivo, rechazar.


Sobre las religiones naturales y la inculturación


Hay que tener presente otro elemento que se encuentra en todo el «Instrumentum Laboris», a saber: la valoración muy positiva que se hace de las religiones naturales, incluyendo las prácticas de sanación indígenas y similares; sí, incluso las prácticas y formas de culto mítico-religiosas. Se habla incluso del diálogo con los espíritus en el contexto de una llamada a la armonía con la naturaleza (n. 75).

No es sólo el ideal del «buen salvaje» tal como lo presentaron Rousseau y la Ilustración el que se está comparando con el decadente hombre europeo. Esta línea de pensamiento va más allá, hasta llegar al siglo XX, cuando culmina en una idolatría panteísta de la naturaleza. Hermann Claudius (1913) creó el himno del movimiento obrero socialista: «Cuando caminamos uno al lado del otro», una estrofa del cual dice lo siguiente: «El verde de los abedules y el verde de las semillas, que la anciana Madre Tierra siembra a manos llenas, con un gesto de súplica para que el hombre sea suyo…». Es llamativo que este texto fuera incluido más tarde en el libro de cantos de la juventud hitleriana, probablemente porque correspondía al mito de «la sangre y la tierra» del nacionalsocialismo. La proximidad ideológica es asombrosa. Este rechazo anti-racional a la cultura «occidental» que resalta la importancia de la razón es típico del «Instrumentum Laboris», que habla, respectivamente, de la «Madre Tierra» en el n. 44 y del «grito de dolor de la tierra y de los pobres» en el n. 101.

En consecuencia, el territorio -es decir, la junglas de la región amazónica- es incluso declarado “locus theologicus”, una fuente especial de la Divina Revelación. En él habría lugares epifánicos en los que se manifiestan las reservas de vida y de sabiduría para el planeta, que hablan de Dios (n. 19). Además, la consiguiente regresión del Logos al Mythos es elevada a criterio de lo que el «Instrumentum Laboris» llama la inculturación de la Iglesia. El resultado es una religión natural disfrazada de cristianismo.

La noción de inculturación es, aquí, literalmente pervertida, puesto que significa lo contrario de lo que la Comisión Teológica Internacional presentó en 1988, y de lo que había enseñado anteriormente el decreto “Ad Gentes” del Concilio Vaticano II sobre la actividad misionera de la Iglesia.


Sobre la abolición del celibato y la introducción del sacerdocio femenino

Es imposible esconder que este «sínodo» quiere implementar sobre todo los dos proyectos más deseados y que hasta ahora no han sido nunca puestos en marcha, a saber: la abolición del celibato y la introducción del sacerdocio femenino, empezando por las diaconisas. En cualquier caso, se trata de tener «en cuenta el papel central que hoy desempeñan las mujeres en la Iglesia amazónica» (n. 129a3). Y se trata también de «abrir nuevos espacios para recrear ministerios adecuados a este momento histórico. Es el momento de escuchar la voz de la Amazonía…» (n. 43).

Pero aquí se omite el hecho de que no está en poder de la Iglesia administrar el sacramento del orden a las mujeres, tal como también declaró Juan Pablo II con la mayor autoridad magisterial. De hecho, en dos mil años la Iglesia nunca ha administrado el sacramento del orden a una mujer. La petición, que se opone de manera directa a este hecho, demuestra que la palabra «Iglesia» es utilizada exclusivamente como término sociológico por los autores del «Instrumentum Laboris», negando implícitamente el carácter sacramental-jerárquico de la Iglesia.


Sobre la negación del carácter sacramental-jerárquico de la Iglesia

De manera similar -aunque expresado de pasada-, el n. 127 contiene un ataque directo a la constitución jerárquico-sacramental de la Iglesia cuando se pregunta si no sería oportuno «reconsiderar la idea de que el ejercicio de la jurisdicción (potestad de gobierno) ha de estar vinculado en todos los ámbitos (sacramental, judicial, administrativo) y de manera permanente al sacramento del orden». Desde una visión tan equivocada deriva, en el n. 129, la llamada a la creación de nuevos ministerios que correspondan a las necesidades de los pueblos amazónicos.

Sin embargo, es en el ámbito de la liturgia, del culto, en el que la ideología de una inculturación falsamente comprendida encuentra su expresión de una manera especialmente llamativa. Aquí, algunas formas de las religiones naturales son asumidas positivamente. El «Instrumentum Laboris» no se echa atrás a la hora de pedir que «el pueblo pobre y sencillo» pueda expresar «su (!) fe a través de imágenes, símbolos, tradiciones, ritos y demás sacramentales» (!!) (n. 126e).

Esto, ciertamente, no corresponde a los preceptos de la Constitución “Sacrosanctum Concilium”, como tampoco a los del Decreto “Ad Gentes” sobre la actividad misionera de la Iglesia, y demuestra una comprensión meramente horizontal de la liturgia.


Conclusión


Summa summarum: el «Instrumentum Laboris» carga al Sínodo de los Obispos y, en última instancia, al papa, con una seria violación del “Depositum fidei”, lo que significa, en consecuencia, la autodestrucción de la Iglesia o el cambio del “Corpus Christi mysticum”, convertido en una ONG secular con una tarea ecológica-social-psicológica.

Obviamente, después de estas observaciones se plantean preguntas: ¿se puede deducir, sobre todo en lo que respecta a la estructura sacramental-jerárquica de la Iglesia, una ruptura decisiva con la Tradición Apostólica en cuanto constitutiva para la Iglesia? ¿O los autores tienen, más bien, una idea del desarrollo de la doctrina que es sostenida teológicamente con el fin de justificar susodicha ruptura?

Este parece ser claramente el caso. Estamos asistiendo a una nueva forma del Modernismo clásico de principios del siglo XX. En esa época se empezaba con un enfoque decididamente evolutivo y después se defendía la idea que, en el curso del continuo desarrollo del hombre a grados más altos, deben encontrarse en consecuencia también niveles más elevados de conciencia y de cultura, por lo que puede resultar que lo que era falso ayer puede ser verdadero hoy. Esta dinámica evolutiva se aplica también a la religión, es decir, a la conciencia religiosa con sus manifestaciones en la doctrina, el culto y, obviamente, también en la moral.

Aquí, por lo tanto, se presupone una comprensión del desarrollo del dogma que está en clara oposición a la comprensión católica genuina, que comprende el desarrollo del dogma y de la Iglesia no como un cambio, sino más bien como un desarrollo orgánico de un tema que permanece fiel a su propia identidad.

Esto es lo que los Concilios Vaticanos I y II nos enseñan con sus Constituciones “Dei Filius”, “Lumen Gentium” y “Dei Verbum”.

Hay que afirmar con determinación que el «Instrumentum Laboris» contradice la enseñanza vinculante de la Iglesia en puntos decisivos y que, por consiguiente, debe ser considerado herético. En la medida en que incluso la Divina Revelación es puesta en duda, o malinterpretada, se debe también hablar de apostasía.

Esto está aún más justificado a la luz del hecho de que el «Instrumentum Laboris» utiliza una noción meramente inmanentista de la religión, y considera la religión como el resultado y la forma de expresión de la experiencia espiritual personal del hombre. El uso de palabras y nociones cristianas no puede ocultar que estas son utilizadas sólo como palabras vacías, a pesar de su significado original.

El «Instrumentum Laboris» para el Sínodo de la Amazonia constituye un ataque a los fundamentos de la fe de una manera impensable hasta ahora, por lo que debe ser rechazado con la máxima firmeza.


El Blog de Sandro Magister


PROFANANDO EL LEGADO DEL MÁRTIR ESTADOUNIDENSE SAN JUAN DE BRÉBEUF


San Juan de Brébeuf debe estar horrorizado por lo que se está haciendo en su nombre. Él sufrió una muerte horrible para mostrar a los nativos de este país la importancia de nuestra fe; los jesuitas de hoy han pisoteado esa misma fe durante tanto tiempo que se han convertido en una garrapata.

Por Steve Skojeck


"El 16 de marzo", escribe un jesuita moderno de su antecesor en la fe, el mártir misionero San Juan de Brébeuf, "los iroqueses atacaron la aldea y tomaron prisioneros a los indios hurones, que eran principalmente cristianos, junto con Juan y otro jesuita, Gabriel Lalement. Sabía que la posibilidad del martirio era inminente".

Lo que ocurrió a continuación es el tipo de brutalidad que hace que muchas personas se muestren reticentes incluso con la idea del martirio:

“Los iroqueses calentaron los hachas hasta que brillaban de color rojo y, atándolos, se los pusieron en los hombros y le quemaron la carne. Envolvieron su torso con corteza y lo prendieron fuego. Le cortaron la nariz, los labios y metieron un hierro caliente por su garganta, y vertieron agua hirviendo sobre su cabeza en una espantosa imitación de bautismo. Lo apalearon, y le cortaron la carne mientras estaba vivo. Finalmente alguien enterró un hacha en su mandíbula.

Después de 14 años como misionero, Juan de Brébeuf murió el 16 de marzo de 1639. Tenía 56 años. En su muerte, su corazón fue devorado por los iroqueses, que estaban impresionados por su valor, para compartir su valentía. Otros ocho jesuitas fueron martirizados por la misma época. Su fiesta (19 de octubre) se conoce como la Fiesta de los Mártires de América del Norte o la Fiesta de San Isaac Jogues y Compañeros. No olvidemos a este gran Compañero”
.

El escritor es el padre James Martin, quien, anteriormente en su ensayo, habla sobre cómo una escena determinada en una biografía de las experiencias de Brébeuf con los indios hurones le causó "una impresión duradera" como novicio.

Y, sin embargo, esta semana, una escuela secundaria jesuita que lleva el nombre de Brébeuf ha sido eliminada de la Arquidiócesis de Indianápolis como institución católica porque la administración se negó a obedecer una orden de la diócesis de no renovar el contrato de una maestra que vive en un “matrimonio homosexual”.

Y puedes adivinar de qué lado se ha puesto el padre Martin.


El padre Brian G. Paulson, SJ, provincial de los jesuitas de la Provincia del Medio Oeste, emitió un comunicado (en inglés) diciendo que

“Brebeuf se ha negado a cumplir con la expectativa de la Arquidiócesis de que la escuela despida a esta maestra. Reconozco esta solicitud del arzobispo Charles Thompson para que sea su juicio prudencial sobre la aplicación del derecho canónico, reconociendo su responsabilidad en la supervisión de la fe y la moral, así como la educación católica en su archidiócesis. No estoy de acuerdo con la necesidad y prudencia de esta decisión. Este es un desacuerdo entre dos líderes de la iglesia de buena voluntad con responsabilidades relacionadas, pero distintas”.
Paulson reconoce que la escuela recibió una "copia anticipada de un decreto canónico" que se emitirá formalmente "y que el Arzobispo ya no reconocerá formalmente a Jesuitas como una escuela católica en la Arquidiócesis".

"Los jesuitas del medio oeste", dice Paulson, "apelarán esta decisión a través del proceso formal de apelación establecido en la ley de la iglesia: primero, recurriendo al arzobispo local y, si es necesario, al recurso jerárquico al Vaticano".

El padre Martin, como era de imaginar, apoya la decisión de la escuela. Parece que se olvidó fácilmente de la misión del "gran Compañero" del que la escuela lleva el nombre de su implacable promoción de la agenda homosexual.

"Estoy con mi hermanos jesuitas", tuitea , "que están con nuestros colegas LGBT y se oponen a la implacable focalización de las personas LGBT. Otros empleados no se ajustan a la enseñanza de la iglesia: parejas heterosexuales que viven juntas antes del matrimonio, practican el control de la natalidad, etc. ... así como los empleados que no son católicos, no cristianos, ni creyentes. Sin embargo, no son objetivos. La focalización de los empleados LGBT debe cesar, y Brebeuf y la Provincia del Medio Oeste están aquí de pie con los marginados. Esto es lo más católico que podrían hacer".

San Juan de Brébeuf debe estar horrorizado por lo que se está haciendo en su nombre. Él sufrió una muerte horrible para mostrar a los nativos de este país la importancia de nuestra fe; los jesuitas de hoy han pisoteado esa misma fe durante tanto tiempo que se han convertido en una garrapata.


En el mes de Febrero, el padre Vaughn Treco fue suspendido por una homilía completamente ortodoxa que denunciaba los errores de la Iglesia postconciliar y supuestamente ahora ha sido excomulgado por no retractarse de su sermón. El hecho de que el padre Martin y sus compañeros jesuitas puedan desobedecer órdenes y promover la agenda homosexual sin ninguna consecuencia personal, es un escándalo que no se puede medir. (Estamos investigando la situación del Padre Treco y esperamos informar más sobre esto cuando tengamos corroboración).

San Juan de Brébeuf y todos los mártires norteamericanos, por favor oren por nosotros.


One Peter Five


LA SANTA SEDE DA PAUTAS PASTORALES PARA EL REGISTRO CIVIL DEL CLERO EN CHINA

Hoy a las 12.00 horas, la Santa Sede ha publicado un importante documento sobre las "Orientaciones pastorales de la Santa Sede relativas al registro civil del clero en China". 

Trata el drama que sufren muchos obispos y sacerdotes oficiales y clandestinos al tener que ser reconocidos por el gobierno, suscribiéndose no solo a la obediencia a las leyes de China, sino también a los cuerpos que persiguen la "independencia" de la Iglesia. La Santa Sede reconoce que hay "dificultades", pero para el bien de los fieles sugiere una actitud maleable, aunque aparentemente ambigua, motivada por el hecho de que con el tiempo será posible aclarar con las autoridades chinas un modo de registro "que sea más respetuoso con la doctrina católica". Y de la "conciencia de las personas involucradas". El documento también exige respeto para todos aquellos que conscientemente se niegan a ser registrados de esta manera. El texto también pide que "no haya presiones intimidatorias contra las comunidades católicas no oficiales, como lamentablemente ya ha ocurrido". Aquí está el documento completo de la Santa Sede.


Pautas pastorales de la Santa Sede sobre el registro civil del clero en China


Desde hace algún tiempo, las solicitudes de los Obispos de China continental han sido enviadas a la Santa Sede para obtener una indicación concreta de la actitud que se debe tomar cuando se enfrenta a la obligación de solicitar el registro civil. En este sentido, como es bien sabido, muchos pastores permanecen profundamente perplejos debido a la modalidad de dicha inscripción, obligatoria de acuerdo con las nuevas regulaciones sobre actividades religiosas, o la imposibilidad de actuar pastoralmente, casi siempre implica la firma de un documento en el cual, A pesar del compromiso de las autoridades chinas de respetar también la doctrina católica, se debe declarar que acepta, entre otras cosas, el principio de independencia, autonomía y autoadministración de la Iglesia en China.

La complejidad de la realidad china y el hecho de que en el país no parece haber una práctica de aplicación única de las regulaciones para asuntos religiosos, hace que sea particularmente difícil pronunciarse sobre el tema. Por un lado, la Santa Sede no tiene la intención de forzar la conciencia de nadie. Por otra parte, considera que la experiencia de la clandestinidad no es parte de la normalidad de la vida de la Iglesia, y que la historia ha demostrado que los pastores y los fieles la utilizan solo en el deseo sufrido de mantener su fe intacta (ver n. 8 de la Carta de Benedicto XVI a los católicos chinos del 27 de mayo de 2007). Por lo tanto, la Santa Sede continúa exigiendo que el registro civil del clero se lleve a cabo con la garantía de respetar la conciencia y las profundas convicciones católicas de las personas involucradas. Solo de esta manera se puede fomentar la unidad de la Iglesia y la contribución de los católicos al bien de la sociedad china.

En lo que respecta a la evaluación de la eventual declaración que debe firmarse en el momento de la inscripción, en primer lugar es importante tener en cuenta que la Constitución de la República Popular China declara formalmente proteger la libertad religiosa (artículo 36). En segundo lugar, el Acuerdo Provisional del 22 de septiembre de 2018, que reconoce el papel peculiar del Sucesor de Pedro, lleva lógicamente a la Santa Sede a comprender e interpretar la "independencia" de la Iglesia católica en China, no en un sentido absoluto, es decir, como una separación de la El Papa y la Iglesia universal, pero relacionados con la esfera política, de acuerdo con lo que sucede en cada parte del mundo en las relaciones entre el Papa y una Iglesia particular o entre Iglesias particulares. Además, para afirmar que en la identidad católica no puede haber separación del Sucesor de Pedro, no significa querer convertir a una Iglesia en particular en un cuerpo extraño para la sociedad y la cultura del país en el que vive y opera. En tercer lugar, el contexto actual de las relaciones entre China y la Santa Sede, caracterizado por un diálogo consolidado entre las dos Partes, es diferente del que vio el nacimiento de organizaciones patrióticas en los años cincuenta. En cuarto lugar, debemos agregar el hecho de gran importancia que, a lo largo de los años, muchos obispos ordenados sin el mandato apostólico han solicitado y obtenido la reconciliación con el Sucesor de Pedro, para que todos los obispos chinos estén hoy en comunión con la Sede. Apostólico y desea una integración cada vez mayor con los obispos católicos de todo el mundo.

Ante estos hechos, es legítimo esperar una nueva actitud por parte de todos, incluso al tratar las cuestiones prácticas relacionadas con la vida de la Iglesia. Por su parte, la Santa Sede continúa dialogando con las autoridades chinas sobre el registro civil de obispos y sacerdotes para encontrar una fórmula que, en el acto de registro, respete no solo las leyes chinas sino también la doctrina católica.

Mientras tanto, a la luz de lo anterior, si un Obispo o un sacerdote decide registrarse civilmente pero el texto de la declaración de registro no parece respetar la fe católica, especificará por escrito al momento de la firma que lo hace sin dejar de hacerlo. Debido lealtad a los principios de la doctrina católica. Si no es posible hacer esta aclaración por escrito, el solicitante también lo hará verbalmente y, si es posible, en presencia de un testigo. En cualquier caso, es aconsejable que el solicitante certifique a su Ordinario la intención con la que realizó el registro. De hecho, esto siempre tiene el único propósito de fomentar el bien de la comunidad diocesana y su crecimiento en el espíritu de unidad, así como una evangelización adaptada a las nuevas necesidades de la sociedad china y la gestión responsable de los bienes de la Iglesia.

Al mismo tiempo, la Santa Sede entiende y respeta la elección de quienes, en conciencia, deciden no poder registrarse en las condiciones actuales. Permanece cerca de ellos y le pide al Señor que los ayude a preservar la comunión con sus hermanos en la fe, incluso frente a las pruebas que todos enfrentarán.

El Obispo, por su parte, “nutre y manifiesta públicamente su aprecio por los presbíteros, demostrando confianza y alabándolos si lo merecen; respetar y respetar sus derechos y defenderlos contra críticas infundadas; fácilmente disputa disputas, para evitar que las ansiedades prolongadas oculten la caridad fraterna y dañen el ministerio pastoral "( Apostolorum Successores , Directorio para el ministerio pastoral de los Obispos, 22 de febrero de 2004, n. 77).

Es importante, entonces, que no solo los fieles laicos entiendan la complejidad de la situación descrita anteriormente, sino que también acepten con gran corazón la dolorosa decisión que tomaron sus pastores, cualquiera que sea. La comunidad católica local los acompaña con un espíritu de fe, con oración y afecto, absteniéndose de juzgar las elecciones de los demás, protegiendo el vínculo de la unidad y utilizando la misericordia hacia todos.

En cualquier caso, a la espera de un diálogo franco y constructivo entre las dos Partes, según lo acordado, a un modo de registro civil del Clero más respetuoso de la doctrina católica, y por lo tanto de la conciencia de las personas involucradas, la Santa Sede pregunta que no deben ponerse en marcha presiones intimidatorias contra las comunidades católicas "no oficiales", como lamentablemente ya ha ocurrido.

Finalmente, la Santa Sede confía en que todos pueden aceptar estas pautas pastorales como una herramienta para ayudar a aquellos que tienen que tomar decisiones difíciles para llevarlas a cabo con espíritu.

de fe y de unidad. Todos, la Santa Sede, obispos, sacerdotes, religiosos y fieles laicos, están llamados a discernir la voluntad de Dios con paciencia y humildad en esta parte del viaje de la Iglesia en China, marcada por muchas esperanzas pero también por las duraderas dificultades.

Vaticano, 28 de junio de 2019.

Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús.

La Santa Sede





EL NUNCIO EN ESPAÑA ACUSA A ESTADOS UNIDOS DE APOYAR A LA “ULTRADERECHA”

Según publica Alfa y Omega, semanario de la archidiócesis de Madrid, el Nuncio en España, Mons. Renzo Fratini ha asegurado que el mundo es hoy un lugar «más hostil» y dice que a ello no ayuda la actitud de conflicto de EE.UU, «con su apoyo a la ultraderecha»


Mons. Renzo Fratini fue nombrado representante del Papa en España en agosto de 2009, bien curtido ya en misiones complicadas. Tras pasar por Francia, Japón, Etiopía o Israel, su primer destino como nuncio fue Pakistán (1993-1998). De aquel tiempo no se le borra de la memoria el atentado que presenció contra la vecina embajada de Egipto, que dejó 17 muertos. «Eran tiempos difíciles, pero ahora lo veo todo aún más complicado», asegura. «Entonces se podía viajar por el país, que es muy hermoso, turísticamente muy interesante. Sin embargo, ahora las cosas están más complicadas a nivel político, los partidos religiosos han aumentado...».

Juan Pablo II lo envió en 1998 a Indonesia, la nación musulmana más poblada del mundo, donde fue testigo de la independencia de Timor Oriental, pequeño enclave de mayoría católica. «Indonesia es un gran país que tiene 13.500 islas, muy interesante, con un islam moderado y dialogante», recuerda, para lamentar, sin embargo, que en los últimos años «están apareciendo grupos en ciertas zonas que provocan dificultades en la convivencia».

Después vino Nigeria (2004-2009). «En aquellos años estaba surgiendo Boko Haram, pero no había la cantidad de atentados de los últimos tiempos», afirma. «Se podía visitar el norte con una cierta libertad. Es verdad que se necesitaba un cierto espíritu de aventura, pero se podía hacer».

«A veces parecería que, en lugar de progresar, el mundo va hacia atrás», constata el experimentado diplomático. «El mundo se ha vuelto hoy un lugar más hostil y complicado. Por el terrorismo y el odio que crece». Pero tampoco ayuda «una situación como la de Estados Unidos, que a veces alimenta una actitud de conflicto, con su apoyo a la ultraderecha» en el resto del mundo.

«En Europa –prosigue–estamos viendo aparecer grupos que provocan divisiones, rupturas, casi como una nostalgia de las dictaduras. Es lo que algunos han llamado democraturas», democracias desde el punto de vista formal con sistemas políticos crecientemente autoritarios. «Y esto es peligroso. Se ve en Italia, en Hungría, en otros países en los que la gente tiene miedo a la llegada de migrantes y refugiadosNo podemos aceptar esta democratura ni permitir que la democracia se transforme en una defensa de nuestra identidad, en un «nosotros primero». Dice el Papa: ‘cuando uno levanta un muro se encierra a sí mismo en una prisión’. Esto no es beneficioso para nadie. Si Estados Unidos se encierra y levanta muros, no va a desarrollarse. Lo mismo puede decirse de Europa: el miedo a los migrantes no es positivo, incluso desde el punto de vista del descenso demográfico, que es un problema muy grave: escuelas que cierran, perdida de puestos de trabajo... Hay consecuencias muy serias. Todo el mundo se da cuenta pero nadie hace nada. Tampoco los políticos, muchas veces enredados en pequeñas disputas de Twitter».


InfoCatolica





jueves, 27 de junio de 2019

MATTEO SALVINI RESPONDE A BERGOGLIO: "SALVAMOS VIDAS GRACIAS A NUESTRA FIRME POLÍTICA CONTRA LA INMIGRACIÓN ILEGAL"

En sus palabras refiriéndose a los inmigrantes, el papa Francisco, acusó a los gobiernos europeos comprometidos con una política firme con respecto a la inmigración ilegal culpándolos de no salvar vidas. ¡Matteo Salvini, el actual ministro del interior de Italia, respondió rápidamente!

Por Francesca de Villasmundo


El mismo día, en una conferencia de prensa, el ministro respondió:

- “Hoy hubo una exhortación del Santo Padre para salvar vidas: eso es lo que hacemos”


Apoyándose en cifras, continuó:

"Desde el 1ero de enero hasta las últimas horas, hemos tenido 2.000 llegadas a Italia desde e
l Mediterráneo en barco a través del mar. En comparación con 14.000 del año pasado. Y respecto a los muertos y desaparecidos, la información más orgullosa y que ofrezco al Santo Padre como testimonio concreto de mi trabajo para salvar vidas, son las cifras que nos dicen que entre 2015 y 2018 fueron 15.000, mientras que en 2019 solo se recuperaron dos cuerpos y entre los muertos y desaparecidos declarados por la ONU, fueron 500. (...) Por lo tanto, la política de control y severidad lleva a la reducción del número de desembarques, que se redujeron en un 87%, pero también a una reducción del 100% en el número de muertos o desaparecidos en el mar".

Y concluyó con una condena a los "barcos humanitarios" que pululan en el Mediterráneo, y tan queridos por el papa Francisco:

"Todos los barcos piratas ilegales abusivos o cómplices de contrabandistas, que se encuentran operando en aguas libias, fomentan nuevas salidas y, por lo tanto, son cómplices de nuevos muertos y desaparecidos"


¡Esta es la respuesta de Salvini al pastor!


Medias-Presse

LAS HERMANITAS DE LOS POBRES MERECEN MISERICORDIA!


¿Por qué muestran tanta dureza de corazón con estas monjas sencillas que llevan una vida de oración y dedican sus energías al tierno cuidado de los ancianos y enfermos? 

Por Norman Fulkerson

Una de las ejecuciones más impactantes durante la Revolución Francesa fue la de cuatro hermanas: Gabrielle, Marguerite, Claire y Olympe Vaz de Mello. Después de la muerte de sus padres, estas jóvenes piadosas dedicaron sus vidas al cuidado de los enfermos y los oprimidos. A pesar de su bondad, o más bien debido a ello, fueron arrastradas ante el “tribunal revolucionario”. Su único "crimen" era que ejercían una "influencia perniciosa sobre sus compatriotas"(1).

Jeanne Jugan no era más que una niña en el momento de esta atrocidad. Mientras sobrevivió a la sangrienta “Revolución” del siglo dieciocho, la orden religiosa que ella fundó no se salvó de su versión más legalista del siglo veintiuno.


"Los pobres son nuestro Señor"

Jeanne nació el 25 de octubre de 1792 en Cancale, Francia. Fue la sexta de ocho hijos nacidos de Joseph y Marie Jugan. Eran una familia católica devota que vivía en la región de Bretaña, donde el gran apóstol mariano San Luis de Montfort predicó un siglo antes.

En 1839, se encontró con una mujer ciega pobre e indigente que cambió su vida para siempre. Muy parecida a la "buena samaritana" del Evangelio, Jeanne llevó a la mujer a su casa y la cuidó como si fuera una de su propia familia.

Así comenzó la misión de su vida, que finalmente condujo a la fundación de una orden ahora conocida en todo el mundo como las "Hermanitas de los pobres". Jeanne fue canonizada en octubre de 2009 por el Papa Benedicto XVI. Sus hijas espirituales se han ganado la reputación de ser fieles ejemplos de compasión, al igual que las asesinadas hermanas Vaz de Mello. Su conducta ejemplar en el cuidado de sus cargos solo puede entenderse completamente cuando se consideran las promesas solemnes que se hacen al entrar en la orden.

Además de los votos de pobreza, castidad y obediencia, las Hermanitas también hacen un cuarto voto de hospitalidad. Pasé tiempo con ellas, ya que he tenido el privilegio de hacerlo, y vi que esto no es en absoluto una obligación leve, sino más bien su capacidad para ver a Cristo en el prójimo. De hecho, fue su santa fundadora quien aconsejó a sus monjas: “Nunca olviden que los pobres son Nuestro Señor. Al cuidar de ellos, díganse: 'Esto es para mi Jesús, ¡qué gran gracia!' ”.

Hogar para ancianos de las Hermanas pequeñas de los pobres, en la ciudad de Nueva York, 1893

Mientras que las Hermanitas sí tienen trabajadores asalariados, las monjas profesas realizan su trabajo incansable sin ninguna recompensa financiera. Su salario no se mide en dólares y centavos: Ellas guardan su tesoro en el cielo. Esta abnegación debería ser suficiente para que reciban todo el apoyo posible para continuar su importante labor. Sin embargo, hay quienes aparentemente no están de acuerdo con su obra y ahora continúan padeciendo una persecución que han sufrido durante cuatro años.


Volar debajo del radar” no está permitido en nuestro “mundo revolucionario


El 21 de mayo, las "Pequeñas Hermanas" fueron arrastradas a la corte por el Fiscal General de Pensilvania, Josh Shapiro, quien quiere obligarlas a incluir anticonceptivos en el plan de salud de sus empleados. 




Esta demanda no es más que la continuación de una persecución religiosa, que comenzó con el infame Mandato 2015 de HHS (Salud y Servicios Humanos). Mientras que las hermanas recibieron una exención por parte del presidente Trump en 2017, esto no impidió que el Sr. Shapiro le frunciera el ceño.

Forzar a un grupo de monjas que hacen voto de castidad y usan un hábito blanco virginal para proporcionar anticoncepción a quienes no desean ser fieles al sexto mandamiento es absurdo. Simplemente no es correcto obligar a los que ejercen moderación, en este caso, las Hermanitas, a proporcionar medios para que otros transgredan un mandamiento de Dios. Nicole Russell, del Examinador de Washington, lo expresó mejor: "Es como demandar a Alcohólicos Anónimos por negarse a pagar el vodka de sus empleados, mientras la tienda de licores está abierta en la calle".

Hay otra cosa acerca de la persecución a las Hermanitas, que debería hacer que todos prestemos atención. Como señala el profesor Plinio Corrêa de Oliveira en su obra magistral, Revolución y Contra-Revolución, hay un proceso histórico que destruye los restos de la civilización cristiana que él llama “la Revolución”. La etapa actual de este proceso “revolucionario” ya no permite “volar bajo el radar”.

De hecho, las Hermanitas son lo más alejado de ser activistas contra este proceso que puedes encontrar en el mundo de hoy. No protestan en los pasos de la Corte Suprema contra el "matrimonio" homosexual. No rezan el rosario fuera de las clínicas de aborto, ni denuncian las afirmaciones falsas de los ambientalistas de que estamos destruyendo nuestro planeta. Sin embargo, esto no es suficiente para mantenerlas alejadas a los lobos. Los imbuidos del “espíritu revolucionario” no se contentan con dejar en paz a un grupo de monjas dulces.


Las Hermanitas de los pobres cuidan de ancianos y enfermos
Tal vez sea porque su admirable ejemplo de virtud es tan repugnante para los “revolucionarios” de hoy, como el que sintieron por las hermanas Vaz de Mello durante los sangrientos días del Terror de la Revolución Francesa.

No hay otra manera de dar sentido a esta fijación, que los demócratas liberales como Josh Shapiro, tienen con estas maravillosas monjas. Esto debería causar enojo santo e indignación justa en cualquiera que preste atención a la situación desesperante de nuestras queridas Hermanitas.


Las hermanitas no se retiran, simplemente se desvanecen


Quizás mi enojo por esta grave injusticia es porque he tenido el honor de quedarme con ellas en su casa en Louisville, Kentucky. Las he visto de cerca y en persona, mientras realizan sus tareas diarias.

No es nada menos que inspirador. Las primeras impresiones cuando entras por la puerta principal es la inmaculada limpieza de sus instalaciones y la alegría con la que te reciben como si fueras parte de la familia.

Los residentes del hogar son tratados de una manera que pocos humanos considerarían posible en nuestro mundo secularista. Esto conlleva su cuidado físico, que incluye una sala de terapia interna. También hay un centro de actividades donde los residentes participan en artes y manualidades, que proporciona descanso para el alma y la mente.

Lo más importante es que tienen una capilla con misa diaria, que les da a los residentes las armas espirituales para vivir y, finalmente, morir bien. No es raro ver a los residentes sentados tranquilamente en presencia de Nuestro Señor murmurando el Ave María mientras toman las cuentas del rosario entre sus dedos envejecidos.

Quienes visiten la casa notarán a las monjas muy jóvenes que se mueven enérgicamente por la casa pero también prestando atención a las mayores. Estas monjas se mueven más lentamente, pero continúan ayudando a los residentes, sirviéndoles sus comidas diarias, por ejemplo, incluso cuando ellas mismas tienen dificultades motrices para moverse. Las Hermanitas no se "retiran" como otros mortales. Su tiempo de descanso llega cuando están confinadas en una cama donde preparan sus almas para Dios. 


Ellas no mueren, simplemente se desvanecen
También notará algo diferente acerca de los empleados que parecen haber bebido el espíritu de hospitalidad de la orden. Esto podría hacer que un visitante se pregunte si existe un empleado asalariado que sea capaz de exigir descaradamente que los empleadores como estas monjas, les proporcionen anticonceptivos.


Misericordia! ¡Misericordia!"

Si las Hermanitas se ven obligadas algún día a cerrar sus puertas, ¿quién cuidará de las personas que se encuentran en estas casas de reposo distribuidas por todos los países? Sin duda, esa ayuda no provendrá de instituciones estatales que tengan todos los recursos materiales, pero que carecen del ingrediente clave que proporciona el llamado amor por las almas.

Por lo tanto, debemos volver nuestra atención a las hermanas Vaz de Mello. Después de que el insensible verdugo sometiera a Gabrielle, Marguerite y Claire a la guillotina, fue el turno de Olympe. Tenía solo diecisiete años, pero cuando subía los escalones del andamio, su rostro se mostraba con un brillo angelical como si ya estuviera contemplando la Visión Beatífica. La ruidosa multitud se dio cuenta de esto. Habían presenciado con suma indiferencia el despojo de innumerables de sus compatriotas franceses. Pero cuando vieron el rostro sobrenatural de esta niña, gritaron: “¡Misericordia! ¡Misericordia!"

Para sorpresa de todos los presentes, la niña rechazó la “Revolución” y gritó: “¡Viva el rey!”


En su libro, La guerra en La Vendée , George Hill describió cómo el verdugo suspiró, agarró a su víctima y la dispuso a morir.

“El hombre de sangre, cuyo verdadero llamamiento fue el asesinato, y que con la mayor indiferencia había matado a tantos inocentes, nunca pudo borrar de su mente la muerte de esa joven. A la mañana siguiente se ausentó de su puesto, y en pocos días murió” (2)

Podemos hacer una comparación entre las Hermanitas de los pobres y esta joven mártir católica. Como ella, su único "crimen" fue destacarse en un mundo impuro con ejemplos de castidad y caridad. Al igual que ella, las Hermanitas son perseguidas por alguien que parece ser indiferente a la injusticia que intenta cometer.

Esto no es sorprendente ya que Josh Shapiro es un partidario militante de la causa LBGT. Ayudó a las primeras parejas homosexuales a "casarse" en Pennsylvania y así allanó el camino para la "igualdad matrimonial" (3). El Sr. Shapiro es, por lo tanto, capaz de luchar por los supuestos "derechos" de los demás.

¿Por qué, entonces, muestra tanta dureza de corazón para estas monjas sencillas que llevan una vida de oración y dedican sus energías al tierno cuidado de los ancianos y enfermos? 


¡Por el amor de Dios, señor Shapiro! ¡Misericordia! ¡Misericordia!

Notas al pie:


1) George J. Hill, La guerra en La Vendée (Londres: Burns y Lambert, 1856), p. 128.

2) Ibid, p. 130.



Tradition, Family and Property

CUANDO LA MAFIA DE TWITTER VINO TRAS DE MÍ

¿Los demonios aullarán la victoria? ¿Se quedarán mientras vagan para devorar más víctimas? Es probable. Pero los que compartimos la fe sabemos que esto es simplemente una batalla menor en una gran guerra en la que nuestro Señor triunfante ya ha asegurado la mayor victoria sobre el pecado y la muerte.

Por Fr. Kevin M. Cusick

Twitter tiene un lado oscuro y demoníaco, enfurecido contra Dios y la Iglesia. Esa camada de víboras y embravecidos sabuesos sedientos de sangre que acechaban me visitaron con una furia casi implacable y una magnitud increíble la semana pasada. Ola tras ola de memes, gifs y mensajes calumniosos, blasfemos y obscenos se publicaron con comentarios, me gusta y retweets de hasta decenas de miles. Mis enemigos gritaron de placer al saber que me habían “suspendido” la cuenta, cuando los comentarios negativos superaron a los “me gusta” y los retweets. Muchos me pidieron que eliminara mi cuenta cuando no deseaban un destino más horrible para mí. Eran cuentas con la marca de verificación azul con casi 200.000 seguidores apilados.

La vituperación llegó incluso hasta la grave calumnia de acusarme de pedofilia. La estupidez incluía burlarse de mi apariencia y de mi cuenta de Twitter. Una mujer que se describe a sí misma como “bruja” declaró que puso una “maldición” sobre mí.

Cuando mi cuenta desapareció el miércoles 5 de junio, muchos se preguntaron si Twitter me había prohibido, lo cual no fue el caso. La noche anterior me informaron que algunas de las funciones de mi cuenta serían limitadas por aproximadamente doce horas. Eso no fue un factor en mi decisión. Después de la oración y el discernimiento, mi deber era elegir el buen camino como cristiano católico y sacerdote. Desactivar mi cuenta eliminó lo que se había convertido en el punto de apoyo para las olas de rabia demoníacas que apuntaban a la fe. El bien de la Iglesia y las necesidades de los fieles siempre deben ser lo primero, en particular para un sacerdote. En el análisis final, Twitter no sirve para eso. Fue completamente mi propia decisión desactivar mi cuenta y no fui obligado por nadie de ninguna manera.

Twitter puede ser muy superficial y esa puede ser su fuerza. Los titulares y las fotos pueden revisarse rápidamente para ponerse al día de manera eficiente con las noticias. Los gustos y los retweets se convierten en una forma de afirmación. Su falta también puede hacer lo contrario y afectar negativamente a nuestro estado de ánimo. Twitter también puede ser problemático por la misma razón: el consumo rápido de grandes volúmenes de datos no se presta a una discusión razonada de temas delicados.


Entonces, ¿de qué se trata Twitter? 


Me referí a un tema incómodo para muchos: la modestia en el vestir para la misa, y mi intención era abordar solo eso: el decoro propio de orar juntos en la liturgia. Sin embargo, independientemente de mis intenciones, se tomó el tweet para dar a entender que yo estaba culpando a las mujeres porque los hombres no pueden controlarse a sí mismos o diciéndoles cómo vestirse en general. Yo nunca he hecho eso. Nada mas lejos de la verdad.

El desafortunado giro de la frase, en el que daba a entender que era necesario defender la castidad de los hombres, se escribió con la mejor de las intenciones. De ninguna manera quise decir que los hombres no son responsables o no son capaces de autocontrol. Son tan capaces y se debe hacer todo lo posible para evitar implicar lo contrario. En la Iglesia tenemos nuestra propia historia trágica de no intervenir y prevenir los delitos contra los jóvenes y las mujeres. Debemos esforzarnos por garantizar un testimonio coherente de la necesidad de proteger mejor a las personas de todas las edades, especialmente a los niños, de los depredadores sexuales.

El contexto es importante. Esto faltaba en parte debido a la cantidad muy limitada de palabras disponibles para la expresión en esa plataforma y fue mi elección no crear un hilo para expandir la amplitud de la discusión. Estaba hablando solo de las normas de vestimenta dentro de la comunidad de la misa latina tradicional. No tengo absolutamente ninguna opinión sobre cómo las mujeres eligen vestirse. Ese es su negocio. Siempre me he sentido así. Sería muy inapropiado para un sacerdote tocar ese tema, excepto en el caso específico que resalté.

Puedo describir mejor la situación de mi parroquia. Las mujeres en nuestra misa tradicional en latín tienen su propio código de vestimenta que han decidido por sí mismas sin ninguna dirección de mi parte. Lo prefiero de esa manera. En gran parte implica tener los hombros cubiertos exactamente de la misma manera que se espera para los visitantes de la Basílica de San Pedro y otros monumentos religiosos de todo el mundo. Sin embargo, cuando las personas nuevas comienzan a asistir a la misa, pueden estar trabajando desde una mentalidad diferente basada en experiencias previas en la misa donde los diferentes códigos de vestimenta pueden haber estado en vigor. Creo que eso pudo haber sido lo que estuvo involucrado en el caso que describí. La persona en cuestión había asistido a la misa tradicional durante algunas semanas mientras continuaba destacándose en un marcado contraste con la norma preestablecida para las mujeres en la congregación, una fuente potencial de distracción para los asiduos en la misa.

Es cierto que el sacerdote no fue “obligado” a decir algo como se describe en el tweet. Se podría decir mejor que se sintió impulsado a abordar el asunto porque había pasado suficiente tiempo para que la persona involucrada se sintiera cómoda con la sugerencia de adaptarse a las normas de la mayoría y ella no estaba haciendo el ajuste hasta ese momento.

Lo publiqué el lunes 3 de junio y para esa noche el enjambre ya se estaba formando. Incluso, tristemente, los católicos en Twitter usaron la situación para llamar la atención sobre ellos mismos con bromas burlonas sobre los hombros que causaban distracción durante la oración. Un sacerdote publicó una foto de una galleta de jengibre con un bikini y preguntó: “¿Te molesta esto porque tiene hombros o porque los seminaristas lo lograron?”. Estos saltos divisivos en la refriega solo atraen a los enemigos de la Iglesia.


Otro aspecto menos saludable de Twitter

No necesitamos convertir a los que están de acuerdo con nosotros. Pero tampoco podemos poner en ridículo a nuestra propia fe cuando los mismos católicos tratan de hacer una broma con las cosas más sagradas. Al mismo tiempo, me he sentido muy edificado por los muchos católicos fieles en Twitter que expresan bellamente y con amor la fe e invitan a otros a experimentar también nuestro pacto de amor en Cristo.

¿Los demonios aullarán la victoria? ¿Se quedarán mientras vagan para devorar más víctimas? Es probable. Pero los que compartimos la fe sabemos que esto es simplemente una batalla menor en una gran guerra en la que nuestro Señor triunfante ya ha asegurado la mayor victoria sobre el pecado y la muerte. Siempre disponemos de medios mucho más efectivos para difundir la fe, convertir y salvar almas, que una plataforma de Internet controlada por los declarados enemigos de Cristo.

Rezo por todos aquellos que eligen permanecer en las redes sociales. Puede ser ventajoso, pero al mismo tiempo, a menudo también es bastante peligroso cuando nos vemos obligados a encontrarnos con personas que padecen el síndrome de trastorno de Internet. Quizás con la conversación que siguió sobre los hombros, los postes de objetivos se movieron a una posición más protectora de la persona humana en la guerra en curso contra la pornografía en Internet, tan mortal para las almas.

¿Seguirá la tormenta de Twitter? Desafortunadamente, el próximo objetivo de la mafia de Twitter puede ser incluso ahora presionar el botón “Twittear” que, sin saberlo, lo hará salir con fuerza maliciosa. En las últimas horas de mi cuenta, las personas buenas se presentaron como refuerzos en números que aumentaron a casi 27.000 seguidores. He recibido muchos más correos electrónicos de apoyo que de otra manera.

Un sincero agradecimiento a todos. Por favor ora por mí como lo hago por ti.

Fr. Kevin M. Cusick