jueves, 31 de octubre de 2019

“SI NO HACEN FLORECER LAS FLORES EN INVIERNO, NO SON SANTOS”

Es realmente necesario volver a la conciencia del pasado, porque la verdad del cristianismo son los santos, porque la realidad de Cristo son los santos, porque la prueba de la eficacia de la gracia son los santos.

Necesitamos tratar con los santos todos los días y de verdad, para no caer en el engaño del naturalismo.

Es necesario, en los santos, volver a la conciencia del pasado. Los santos fueron omnipresentes en la vida de los cristianos, las parroquias todavía están dedicadas a ellos, sus nombres se impusieron al bautismo, el culto a los cuerpos sagrados fue muy ferviente en el pasado cristiano. Las peregrinaciones, las novenas y los triduos puntuaban continuamente el año público y privado de las almas cristianas. Nuestras iglesias estaban envueltas en las imágenes de los santos y los altares coronados por sus estatuas, la piedra sagrada de los altares guardaba las reliquias. Los sacerdotes aconsejaron leer sus vidas para recrear sus negocios. El trabajo de los campesinos y pastores estuvo marcado por sus fechas. Los gremios de artesanos se pusieron bajo su protección. Los soldados, confiados a San Miguel o a los santos caballeros.

Es realmente necesario volver a la conciencia del pasado, porque la verdad del cristianismo son los santos, porque la realidad de Cristo son los santos, porque la prueba de la eficacia de la gracia son los santos.

Todo esto no es una opción para los simples que no saben cómo ir directamente a Dios: la presencia de los santos les dice que la salvación realizada por Cristo no es algo retórico, sino real, y ustedes ven la acción de la gracia de Cristo en esos hombres. y las mujeres se transformaron verdaderamente en Jesucristo: y estos son precisamente los santos.

El protestantismo ha negado a los santos y aborrece su adoración, todos lo saben. Para los protestantes, los santos son insoportables porque, según ellos, la gracia realmente no transforma a la persona, sino que solo la cubre para Cristo. Por la misma razón, no creen en el Purgatorio, no ven la necesidad de un tiempo de purificación, dado que la salvación no es para ellos una verdadera transformación en Jesucristo; y si no es realmente necesario ser transformado, ¿por qué Dios todavía debe dar tiempo para hacerlo?

En cambio, la acción de la gracia de Dios es una verdadera operación en nosotros, produce en el hombre un cambio real que se transforma en Cristo. Y la acción de la gracia, del santo reverbera en los demás: ellos son la "magnalia Dei", los prodigios, los milagros físicos y espirituales que manifiestan la presencia de Dios. Mirando a los santos y sus obras, te arrancan del naturalismo y vuelves a cree en la vida sobrenatural. Y la vida sobrenatural es "normal" para el verdadero cristiano.

Pero hay un problema más serio que el protestantismo puro: se trata de la protestantización del catolicismo, es decir, de ese catolicismo que, afirmando seguir siendo católico, extrae todos los criterios básicos del protestantismo. Un catolicismo como este, aparentemente retiene todos los dogmas, o más bien no los niega a pesar de que no los subraya a todos, sino que los reinterpreta de acuerdo con los criterios que en los protestantes llevaron a la negación de las verdades reveladas de la fe. Tal catolicismo transformado es el modernismo.


El modernismo es el fruto más maduro de la protestantización

Los escritores modernistas que se ocupan de la historia cristiana, hablaron de los santos, pero, en cuanto a los Evangelios, quitaron de sus vidas todo valor histórico a los milagros, visiones y hechos extraordinarios: en una palabra, niegan lo sobrenatural. Estamos en el más puro naturalismo. Todo se vuelve moral y cultural, de la gracia que hace milagros en los santos, ni siquiera un rastro.

Sin embargo, todavía se habla de los santos en la casa católica, de hecho, nunca ha habido tantos santos como en estos tiempos... ¡algunos de ellos podrían llamarse proclamados "todavía calientes"!



¿Y en qué se han convertido los nuevos santos? 

Los líderes de los puntos de inflexión de la Iglesia, como para demostrar que las elecciones realizadas en estos años no están equivocadas. Todas son canonizaciones ideológicas.

Anteriormente, los santos siempre correspondían al mismo patrón: golpeados por la gracia, eran conversos que se entregaban a una vida de oración y penitencia, negando al mundo y abrazando el seguimiento de Cristo. Así, los milagros vivientes funcionaron, como el Señor ya había dicho: "Harás cosas más grandes que yo". Esta es la razón por la cual la gente los notó y formó un grupo de seguidores, que a menudo consistía en una nueva orden o congregación religiosa, o la reforma severa de una existente.

Los siglos del cristianismo estaban cambiando, pero el "fuga mundi", la oración y la penitencia nunca faltaban, simplemente porque la cristiandad de Cristo nunca cambia.

Hoy, el modernismo quiere un cristianismo que evolucione siguiendo el deseo expresado por la conciencia colectiva de los fieles, de lo que los tiempos requieren. Ya no se cree en la Revelación entregada por Dios en Cristo a los hombres, la Revelación concluyó con San Juan. Para los modernistas, la revelación proviene de las profundidades de las personas, de la necesidad religiosa.

Así, la Iglesia se apresuró a modificarse a sí misma y a la vida cristiana para seguir los tiempos, es decir, la revelación que emerge de la necesidad religiosa de los hombres. Hoy, para motivar cambios impactantes que perturben la conciencia de los fieles simples, existe una fábrica de santos que no hablan del cielo, que no expresan el milagroso poder de la gracia, sino de los “santos” que han sido líderes de las modificaciones posconciliares: sirven para justificar una nueva catolicidad. Quieren el modernismo a toda costa.

¿Pero quién reza a estos santos? ¿quién les pide gracias? ¿quién puede imitarlos en el ejercicio de las virtudes cristianas? 

Son santos destinados a ser olvidados, porque no sirven a las almas, sino las curias para pedir nuevas obediencias.

Todo esto es triste. El problema con esta operación es que hace que todos se muestren escépticos sobre la santidad, y tristemente hace que todos sean más naturalistas.


En cambio, los santos todavía están allí, el Cielo está lleno de ellos y todavía propagan milagros en la tierra. Y los santos, los verdaderos, hacen otros santos.

El pueblo de Dios y los sabios del pasado, no se dejaron engañar. Un día escuchamos a una anciana decirnos, frente a las nuevas “canonizaciones”

“Si no hacen florecer las flores en invierno, no son santos”.

Si no hacen florecer las flores en invierno... si lo sobrenatural no se manifiesta en sus vidas, no son santos, incluso si sirven a la organización eclesiástica del momento.

Queremos ser hijos del catolicismo de todos los tiempos, que cree en la vida sobrenatural, que cree en los milagros y que reza a los santos, los de todos los tiempos, los santos del cristianismo.

¡NO AL HALLOWEEN!

¿SE HA PREGUNTADO CUÁL ES EL ORIGEN DEL HALLOWEEN? - ¿CUÁL ES SU FONDO? - ¿POR QUÉ SE HACE EL 31 DE OCTUBRE?

El 31 de Octubre es el día más importante para los brujos y satanistas. Si usted cree que no existen personas así, está en un error. De hecho hay países donde la “Iglesia Satánica” está registrada; tal es el caso de Estados Unidos, donde en la década de los 60’ se hizo el primer registro de una iglesia satánica. Además, existen asociaciones nacionales e internacionales de brujas y brujos, y congresos de ellos. Los seguidores del demonio tienen dos grandes eventos que se festejan el último día de Octubre y que actualmente se han fusionado en una sola celebración: “HALLOWEEN”. Estos festejos son el “Sabbath” y el “Festival de Samhain”.


ORÍGENES DEL HALLOWEEN

EL FESTIVAL DE SAMHAIN era celebrado cada 31 de Octubre por los celtas, antiguos habitantes del ahora Reino Unido (Inglaterra). Samhain era “el dios y señor de la muerte”, y lo honraban ese día ofreciéndole sacrificios de sus cosechas, animales, y también seres humanos. 

Los druidas -sacerdotes de los celtas- solicitaban a algunos pobladores que ofrecieran a un bebé o a una virgen para sacrificarla esa noche del 31 de octubre, en la cual el “señor de la muerte” los visitaría junto con sus demonios. A quienes se negaran a entregar la víctima, se les marcaba la puerta de su casa para que esa noche los demonios los destruyeran; y quienes cooperaban (entregando la víctima) eran protegidos de los espíritus mediante una verdura o legumbre (generalmente un nabo) dentro de la cual se ponía una vela (¿no le suena parecido a lo de la calabaza y su luz dentro?). Durante la ceremonia, los druidas se disfrazaban paseando por el pueblo a los demonios que los visitaban, regresaban a la normalidad al día siguiente. Con las cenizas y restos de los sacrificios, los druidas hacían un rito para conocer el futuro de los siguientes doce meses. Por su parte, EL SABBATH es lo que conocemos como “fiesta de brujas”. En ella, las brujas y brujos se reunían para ofrecer sacrificios a “Satanás, señor de la muerte” mediante ritos, actos de impureza (podían ser orgías) y muerte (algunos relatan sacrificios humanos de bebés, niños, adultos). Existen varias fechas especiales para celebrar “el Sabbath” a lo largo del año, pero la principal es el 31 de Octubre.


PERO ALGUNOS OPINAN QUE EL HALLOWEEN NO TIENE NADA QUE VER CON ESO


Estas personas nombradas -ocultistas, brujos, satanistas- sí lo celebran, y la fecha es el 31 de octubre. Sabemos que los niños participan inocentemente, pero: ¿Le parece correcto que una familia Católica celebre una costumbre satánica? ¿Aceptaría usted que alguno de su familia visitara un lugar donde se blasfema contra Dios? Entonces no meta a su casa fiestas que no del enemigo de Dios, fiestas de Lucifer. Y ahora que conoce usted lo que hacen las brujas, ¿le parece bueno que los niños se disfracen como una de ellas y crean que es algo bueno y bonito? ¿Mandaría usted a su hijo a una celebración de una religión de druidas, de brujería o satanismo? Entonces no los deje festejar una costumbre de una religión ocultista y contraria al Catolicismo, contraria al único y verdadero Dios.

Si sus niños quieren ponerse disfraces, pues escoja otras fechas o momentos y disfrácelos varias veces al año, pero para festejar cosas hermosas y no el Halloween.


“PERO ES QUE TODOS LO CELEBRAN”

El hecho de que algo sea practicado por la mayoría, o que sea costumbre, no significa que Dios está de acuerdo con ello o que lo pasará por alto el día de nuestro juicio porque todos lo hacen. Recordemos las palabras de Nuestro Señor: (San Mateo, cap. 15) “¿Por qué ustedes desobedecen el mandato de Dios para seguir sus propias tradiciones? Hipócritas, bien habló el profeta Isaías de ustedes, cuando dijo: Este pueblo me honra con la boca; pero su corazón está lejos de mí”

No permita que la presión social y “el qué dirán” le ganen a la Fe Católica. No se contradiga entre lo que cree y lo que hace. Sólo hay dos bandos y no tres: el de DIOS y el de Satanás. ¿Y qué pasa si alguien participa por ignorancia? Esta pregunta es una triste prueba de que el Halloween ha ganado en gran parte nuestra sociedad, pues ¿cómo es posible que creamos que una fiesta donde todo gira alrededor de diablos, brujas, monstruos y demonios, pueda agradar a Dios? Además, usted ya no es ignorante al respecto, por lo tanto le quedan dos alternativas: O permanecer del lado de DIOS y soportar las críticas o comentarios de amigos y familiares. O dejarse llevar por “el qué dirán” y participar conscientemente en una costumbre de la iglesia satánica cometiendo pecado contra Dios Nuestro Señor Jesucristo. Depende de usted.


RECOMENDACIONES PARA ESTE HALLOWEEN

Explique a sus hijos el motivo por el cual NO van a celebrar Halloween ya nunca más, y no les permita salir a pedir dulces. No deje que sus hijos vayan a la fiesta de Halloween de su escuela, kinder, barrio o conjunto cerrado. Explique al maestro o profesor por qué sus hijos no festejarán Halloween, déjele una copia de este folleto, o simplemente no mande a sus hijos ese día a la escuela; más vale una falta más al año, que participar en Halloween. NO regale dulces a los niños que le piden dulces en su casa; esto también es participar. Realice varias copias de este folleto y repártalo entre sus familiares, vecinos, amigos y conocidos. Si eres un adolescente o un joven, tú también necesitas mantenerte fiel a Dios, NO participes entonces en las fiestas de Halloween. Si usted tiene una tienda, supermercado, o es propietario de un establecimiento comercial, no promueva esta fiesta, no “adorne” su local en base al Halloween, obsequie a sus clientes este folleto o déjelo en una parte visible.


AYUDE A TENER UN PAÍS FIRME EN SU FE CATÓLICA POR AMOR Y RESPETO A DIOS NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, POR AMOR A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA DIGA NO AL HALLOWEEN PARA SIEMPRE



El Ariete Catolico





miércoles, 30 de octubre de 2019

MACONDO

El sínodo de Amazonía no pasará a la historia de la Iglesia por sus aportes teológicos ni tampoco por su novedades, visto que el documento no es más que una colección interminable de lugares comunes y bláblás coyunturales que, dentro de cinco años, serán ya viejos. 

Pasará a la historia por lo grotesco. Así como al concilio de 692 se lo conoce como “Concilio Trullano” por la sala del palacio imperial de Constantinopla donde se reunió, el sínodo de la Amazonía bien podrá ser recordado como el sínodo de Macondo.


El surrealismo que es capaz de alcanzar el papa Francisco con sus iniciativas y sus manejos pueden superar incluso la imaginación de García Márquez. Comenzamos con postraciones frente a algunos idolillos en los jardines vaticanos y terminamos con un acto de culto a la Pachamama —así llamada oficialmente por el Santo Padre— entronizada en su canoa, en la iglesia de la Traspontina, tal como lo muestra la foto.


Estimo que la pobre Pachamama estará bien aferrada a su piragua luego del susto que pasó cuando fue arrojada al Tiber por un par de jóvenes rígidos. Afortunadamente, pudo ser rescatada ella y sus compañeras por valientes carabinieri italianos, a quienes el papa Francisco confió públicamente su custodia y protección. Al menos encomendó esta tarea a la policía; podría haber implorado la protección de Santa Rosa de Lima sobre la Pachamama, del mismo modo en que Juan Pablo II pidió públicamente a San Juan Bautista que protegiera al Islam el 21 de marzo del 2000. 

Debemos agradecer también que en la misa de clausura, celebrada el 27 de Octubre en la basílica de San Pedro, no asistimos a ningún impúdico espectáculo, como ocurrió en 1998 cuando el Papa Juan Pablo II clausuró el sínodo de Oceanía y en su presencia, en medio de santa misa y bajo el baldaquino del altar papal, danzaron hombres semidesnudos como puede verse en la fotografía.


No hay muchas cosas nuevas bajo el sol.
Pero podemos sacar algunas conclusiones más profundas del sínodo de Macondo:
En primer lugar, el sínodo de la Amazonía fue un sínodo preparado por europeos y protagonizado por europeos que utilizaron a los indígenas para proyectar sus propias ideas de lo que los indígenas deben ser e imponer de ese modo reformas en la Iglesia. Un craso y descarado neocolonialismo. 

Tengo profundo respeto por los pueblos amazónicos como por los pueblos africanos, por ejemplo, y he sido testigo en innumerables ocasiones de la piedad que y devoción demuestran hacia nuestra fe. Basta con ver en el video de la ceremonia pagana de los jardines vaticanos, ideada por europeos, la devoción con la que los indígenas se hacen la señal de la cruz, esa misma cruz que sus evangelizadores le niegan. Por eso, me parece denigrante y me enfurece que los occidentales los manipulen para sus propios fines

Y no es la primera vez que sucede. En los ’60, la Universidad Católica de Lovaina entregó generosas y numerosísimas becas para que religiosos latinoamericanos fueran a estudiar allí, donde fueron adoctrinados con el marxismo en boga y los nuevos aires que se respiraban. Luego volvieron a sus países y comenzaron no solamente la teología de la liberación sino también la lucha armada. Mientras sus profesores teorizaban sobre el imperialismo y los oprimidos tomando cerveza belga, en América Latina se mataban entre hermanos. Baste recordar el caso del colombiano P. Camilo Torres, o del argentino Enrique Dussel.

En el caso del sínodo tuvimos una series de pachamamas que eran estilizadas mujeres embarazadas diseñadas por algún artista europeo, talladas en madera (¿dónde quedó el respeto por la madre tierra y por el ‘hermano árbol’?) y que a los amazónicos no les dice nada porque, si ellos quisieran representar a esa diosa, ciertamente no lo haría con un gusto artístico típicamente occidental. 

A Mons. Rino Fisichella se le ocurrió proponer la creación de un “rito amazónico”, y creo que todos podemos imaginar quiénes serían los pergeniadores de ese hipotético rito: un obispo austríaco, tres curas franceses y dos monjas alemanas. Agregarían a cuatro amazónicos a quienes les dirían qué deben decir y les explicarían cómo deben rendir culto a Dios.
Los amazónicos genuinos del sínodo no fueron más que figurantes de un paso folclórico preparado por europeos. En pocas palabras, los utilizaron. Causaba pena verlos caminar por las calles de Roma, vestidos como occidentales, con un plumero en la cabeza y un par de pintarrajos en el rostro. ¿Alguien piensa que ellos utilizan esos atuendos en sus pueblos o villorios? Claro que no, y la prueba está en las mismas declaraciones de los padres sinodales que se lamentaban porque los jóvenes amazónicos pasan demasiado tiempo navegando en la web con sus celulares y, de ese modo, olvidan de sus costumbres. 

En cuanto a los cambios o peligros para la fe y la tradición que aparecen en el documento final del sínodo, creo que hay que ser cautos, y en primer lugar esperar la exhortación apostólica para ver hasta dónde se anima a llegar Francisco. Pero veamos los temas más espinosos.

En primer término, no se habla propiamente de la posibilidad de “sacerdotes casados” sino de “hombres casados ordenados sacerdotes”, los famosos viri probati, y tiene sentido señalar el matiz. Aunque valoro y considero un tesoro de la iglesia latina el celibato sacerdotal, lo cierto es que se trata de un medida disciplinar bastante reciente, que no tiene vinculación dogmática. Las iglesias orientales —católica y ortodoxa—, conservaron siempre el uso apostólico de ordenar hombres casados, y sin embargo, conservaron la fe a pesar incluso de las terribles persecuciones que sufrieron en la época comunista. La fe no se pierde ni se deteriora por tener hombres casados que sean sacerdotes. 

En segundo lugar, no viene mal recordar que la introducción del celibato optativo fue pedido con insistencia por muchos padres durante el Concilio de Trento, y no lo pedía para la Amazonía, lo pedían para Europa. Segismund Baumgartner afirmó estar convencido de que en los países de habla germánica los católicos fieles y piadosos habían llegado a la conclusión de que “un casto matrimonio es preferible a un celibato deshonesto: castum matrimonium contaminato coelibatui praeferendum”. Pronosticó, además, que la situación continuaría deteriorándose, a no ser que, en conformidad con los usos y costumbres de la Iglesia primitiva fueran admitidos a las órdenes sagradas varones bien formados y casados. Meses más tarde, se le pidió directamente al papa autorización para que “varones casados, rectos y bien formados, pudiesen realizar ciertas tareas eclesiásticas, especialmente predicar la palabra divina” (Concilium tridentinum:… VIII, pp. 620-626.). Pío IV transmitió la petición a los legados, pidiéndoles que le hiciesen saber cuanto antes cuál era su opinión al respecto. El celibato optativo para los sacerdotes latinos no es un invento nuevo de los progresistas. Fue un reclamo que existió siempre en la Iglesia, con más o menos fuerza, pero siempre estuvo presente.

Pero creo que no debemos asustarnos. Ningún obispo —al menos ningún obispo argentino— ordenará sacerdotes casados. El documento sinodal es muy claro cuando dice que todos estos ministros nuevos o nuevos enfoques de los ministerios, deben estar sostenidos económicamente por la iglesia. Los obispos actualmente son incapaces de mantener a un cura célibe y, con mucha suerte, le pagan un seguro médico; ni hablar de sueldos, jubilaciones, vacaciones, aguinaldos y demás beneficios. ¿Alguien piensa que estarán dispuestos a mantener a una familia “presbiteral”? No entremos en pánico. Los obispos tienen otras prioridades para sus dinerillos.

El segundo punto álgido fue el de las diaconisas, que Francisco sorteó según el modo peronista. A pesar de que hace varios años se había reunido una comisión que determinó que no hay evidencia alguna de la existencia en la Tradición de mujeres diaconisas, Bergoglio nombró en 2016 otra comisión para estudiar nuevamente el tema, la cual llegó a resultados similares: no hay evidencias. 

¿Qué hizo frente al pedido amazónico? Afirmó que nombrará una tercera comisión que volverá a estudiar lo que ya está estudiado, refrendado y publicado. Ya sabemos, entonces, a qué conclusiones llegará. Lo que no sabemos es cuándo llegarán a esas conclusiones, pero seguramente será dentro de varios años. Peronísticamente, el papa nombró una comisión y pateó el problema para adelante.

Me parece, además, que hay que prestar atención al discurso de Francisco del 26 de octubre en el que insistió en que el papel de la mujer en la Iglesia no debe ser visto solamente desde la funcionalidad: “…su papel va mucho más allá de la funcionalidad”, dijo. ¿Qué quiere decir esto? Sencillo, no es necesario que las mujeres desempeñen “funciones” en la Iglesia como ser diaconisas, o sacerdotisas o cardenalas. Su papel y su lugar es otro, y desde allí son valoradas. Bergoglio nunca firmará el cheque de las diaconisas.

El punto que considero preocupante es el 102 del documento sinodal en el que se dice: “Pedimos revisar el Motu Propio de San Pablo VI, Ministeria quedam, para que también mujeres adecuadamente formadas y preparadas puedan recibir los ministerios del Lectorado y el Acolitado, entre otros a ser desarrollados”. El documento al que se hace referencia es el que eliminó las órdenes menores y, además, dice en su punto VII: “La institución de Lector y de Acólito, según la venerable tradición de la Iglesia, se reserva a los varones”. Si esto fuera reformado, sería un hecho grave porque se trataría de una verdadera innovación, ya nunca en toda la Tradición de la Iglesia las mujeres recibieron órdenes menores o ministerios, lo cual equivaldría de alguna manera a incorporarlas al estado clerical, y el camino para el diaconado femenino quedaría expedito.

En 1992 Juan Pablo II determinó, innovando contra toda costumbre y tradición, que las mujeres podían ayudar en misa —las famosas monaguillas—, y en las misas que él mismo celebraba en las parroquias de Roma, era servido frecuentemente por adolescentes mujeres vestidas de alba. Fue un hecho gravísimo, sobre el que alertaron los liturgistas más prestigiosos y no precisamente tradicionalistas. Esperemos que el ejemplo del Magno Polaco no sea copiado por el Parvus Argentino.


Wanderer


EL SÍNODO AMAZÓNICO REVIVE EL MITO DEL NOBLE SALVAJE

"Estos teólogos de la liberación están promoviendo la idea de que los indios que aún viven de una manera primitiva son muy felices, viven en el paraíso", dijo el jefe tribal de Macuxi, Jonas Marcolino Macuxí, refiriéndose a los obispos en el sínodo pan-amazónico. "Pero eso no es cierto".

Por Patrick Chisholm

El tiene razón. El mito del noble salvaje está 
bien vivo en el sínodo, mientras la asamblea de obispos discute la mejor forma de evangelizar a los pueblos indígenas de la selva amazónica, así como "dejarnos evangelizar por ellos", en palabras del papa Francisco. El papa quiere que la Iglesia Católica escuche y aprenda de aquellos pueblos que viven en "armonía consigo mismos, con la naturaleza, con los seres humanos y con el ser supremo", como se cita en el documento de trabajo del sínodo.

Jean-Jacques Rousseau estaría orgulloso. Esa luz principal de la Ilustración francesa imaginaba a las personas que vivían en un estado de naturaleza no tocado por la civilización occidental para que se instalaran en un mundo idílico de paz y amabilidad. "Nada podría ser más gentil que el hombre en su estado primitivo", proclamó.

Compare el punto de vista de Rousseau con el de su archirrival intelectual Thomas Hobbes, quien sostuvo que la vida en un estado de naturaleza implicaba una guerra interminable y un "miedo continuo al peligro y la muerte violenta", famoso por escribir que la existencia del hombre primitivo era "solitario, pobre, desagradable , brutal y bajo".

Ninguno de los filósofos había observado al hombre en un estado de naturaleza. Sus ideas eran especulativas. ¿De quién es la opinión correcta?

Hemos tenido pistas sobre el sínodo. En una conferencia de prensa, un periodista trajo el tema del infanticidio entre ciertas tribus amazónicas. El cardenal peruano Pedro Ricardo Barreto Jimeno, SJ, expresó escepticismo de que tales atrocidades estén ocurriendo. Sin embargo, la colega de prensa Victoria Lucia Tauli-Corpuz, relatora especial de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas, reconoció la práctica.

En un "contra-sínodo" organizado por críticos del Vaticano, el jefe tribal Marcolino Macuxí confirmó que algunas tribus practican el infanticidio. “Esas cosas estaban terminando; pero ahora, con la idea de que hay que volver al primitivismo, permanecen”, dijo al National Catholic Register. Por "primitivismo" se refiere a la idealización de la forma de vida premoderna de las tribus amazónicas, es decir, el noble mito salvaje. "No estamos viviendo en el paraíso", continuó Marcolino Macuxí: "Es una vida muy dura; la gente tiene insectos en los pies, murciélagos en sus hogares".



Los datos empíricos de los que carecían Hobbes y Rousseau comenzaron a filtrarse durante la década de 1960. Fue entonces cuando se llevó a cabo una sólida investigación antropológica sobre los pueblos primitivos. El veredicto: Hobbes tenía razón y Rousseau estaba equivocado.

Napoleón Chagnon vivió cinco años con pueblos de la tribu Yanomamö en la selva amazónica, que por lo demás prácticamente no habían sido afectados por la civilización occidental. Él y otros antropólogos de los años sesenta, setenta y ochenta que estudiaban esas sociedades de cazadores-recolectores hicieron explotar el mito de que eran "salvajes nobles" amantes de la paz.

La guerra, la violencia y la opresión de las mujeres reinaban supremamente entre las tribus amazónicas antes del contacto occidental, como fue el caso de la mayoría de los pueblos indígenas en todo el mundo, como detallaron autores como Chagnon, Jared Diamond, Lawrence Keeley y Sabine Kuegler.

La guerra con las aldeas o tribus vecinas era incesante. Rara vez se puede vivir en paz y seguridad. Las redadas, las masacres y la matanza de prisioneros eran comunes. El secuestro de mujeres de las aldeas vecinas, debido en parte a los muchos hombres sin pareja resultantes de la práctica de la poligamia, fue la principal causa de las guerras. Golpear a la esposa era omnipresente.

Fue solo gracias a la influencia occidental y la difusión del cristianismo que la agresión inter e intratribal finalmente disminuyó. Kuegler, quien pasó 10 años de su infancia con su familia misionera en Papua Nueva Guinea durante la década de 1980, ofrece una conmovedora explicación de cómo los valores cristianos finalmente domesticaron a los guerreros tribales en su libro Child of the Jungle .

Sus creencias y prácticas paganas no fomentaron la paz. Todo lo contrario, de hecho. El chamanismo es el sistema de creencias predominante de las sociedades tribales precristianas, en las que reinan espíritus malévolos y benevolentes, y en el que a menudo se cree que las enfermedades y las muertes son causadas por hechizos lanzados por enemigos. La retribución se impondría a aquellos que se creen responsables de conjurar los espíritus malignos. Chagnon, en Noble Savages, escribe: "Los Yanomamö a veces deciden que la muerte fue causada por brujería: un enemigo en una aldea distante envió la serpiente, y por lo tanto este enemigo es ahora un objetivo legítimo para un asesinato por venganza".

Curiosamente, el papa parece estar abierto a las prácticas chamanísticas y politeístas de las tribus amazónicas. Estaban en plena exhibición en el sínodo durante la ceremonia de plantación de árboles a la que asistió, en la que una mujer indígena (anunciada como chamán) realizó rituales y ofreció oraciones a lo que parecía ser una deidad pagana.

El documento de trabajo anuncia que "es deseable profundizar en la teología indígena amazónica existente". Necesitamos "tener en cuenta los mitos, tradiciones, símbolos, conocimientos, ritos y celebraciones originales" para tener una "Iglesia con un pueblo indígena y un rostro amazónico". No se explica exactamente cómo deben tenerse en cuenta los sistemas de creencias ocultas.

Sin duda, el documento menciona "ver con una conciencia crítica una serie de comportamientos y realidades de los pueblos indígenas que van en contra del Evangelio", pero no elabora aparte de breves referencias a la violencia familiar y la subyugación de las mujeres. Sabemos que el verdadero progreso vendría de difundir el verdadero Evangelio, libre de cualquier agrupación con el chamanismo.


Crisis Magazine



martes, 29 de octubre de 2019

LOS OBISPOS CATÓLICOS DE IRLANDA DEL NORTE CONDENAN LA LEGALIZACIÓN DEL ABORTO Y EL «MATRIMONIO» HOMOSEXUAL


El 21 de octubre entraron en vigor las dos enmiendas adoptadas que legalizan el aborto y los "matrimonios" homosexuales en Irlanda del Norte. Los obispos católicos han condenado lo ocurrido y señalan la responsabilidad de los líderes políticos.

«Un día trágico para los niños por nacer, pero también un día triste para nuestra democracia local». Así, en una nota, los obispos de Irlanda del Norte comentan sobre la legalización del aborto hasta la semana 28 y el matrimonio homosexual en Irlanda del Norte.

El 21 de octubre a medianoche, de hecho, expiró el plazo fijado por el Northern Ireland Executive Formation Act, aprobado el pasado mes de julio por el Parlamento de Londres para el retorno a la actividad del Gobierno descentralizado de Irlanda del Norte, en el que se introdujeron estas dos normas.

El parlamento autónomo local no se ha reunido desde hace casi tres años debido a la división no resuelta entre los dos principales partidos de la coalición mayoritaria, el Partido Democrático Unionista (Dup) y el Sinn Féin, que desde las últimas elecciones no han logrado llegar a un acuerdo.


Responsabilidades de los dirigentes políticos de Irlanda del Norte


«
La verdad inevitable es que nuestros representantes tenían todo el tiempo y el poder para impedir que esta legislación draconiana sobre el aborto que quería Westminster fuera introducida en las cabezas de los ciudadanos de Irlanda del Norte, pero decidieron no hacerlo», dice la nota. «Los ciudadanos deben responsabilizar a sus representantes de las decisiones tomadas».


Sobre el derecho a la vida, los ciudadanos tienen derecho a expresarse

Los prelados recuerdan, por tanto, el deber y el derecho de todos los ciudadanos, electos y electores, de oponerse a las leyes injustas que niegan el derecho a la vida, un derecho que «no nos es dado por ninguna ley ni por ningún gobierno». «La igualdad de derechos a la vida y al amor de una madre y un hijo por nacer es tan fundamental para el bien común de toda sociedad que los ciudadanos merecen la más amplia participación posible en el debate democrático sobre las leyes que lo rigen», dice la nota.


Tutelar la libertad de conciencia

De la misma manera, añaden, debe protegerse «la libertad de conciencia de los trabajadores de la salud», a quienes nunca se les debe pedir «apoyar una acción que esté en conflicto con su compromiso de defender la vida». La otra enmienda impuesta por Londres, que equipara los 'matrimonios' entre personas del mismo sexo con el matrimonio, también preocupa a los obispos de Irlanda del Norte.


Que se restablezca lo antes posible el gobierno autónomo de Irlanda del Norte

De ahí el llamamiento a todos los partidos locales «para que redoblen sus esfuerzos para restaurar la Asamblea y el Ejecutivo compartido, para que expresen la voluntad democrática de los ciudadanos de Irlanda del Norte y para que aborden la urgente necesidad de construir una sociedad basada en el respeto del derecho a la vida y la atención a los más necesitados», que son los más afectados por la falta de acuerdo entre los dos principales partidos del Ulster. Por último, la invitación a toda Irlanda del Norte a «seguir rezando por una sociedad que respete la igualdad de derechos a la vida y al cuidado de la madre y del feto».


SIC/VaticanNews/InfoCatolica

LA OBJECIÓN “PERO HEMOS TENIDO MALOS PAPAS ANTES”

¿Es Francisco un "mal padre" pero aún es "tu padre"?

Con el reciente circo idólatra, herético y blasfemo que rodeó el Sínodo del Amazonas, Novus Ordo y las autoridades y apologistas semi-tradicionalistas ofrecen una vez más soluciones falsas a sus desventurados seguidores, soluciones dirigidas principalmente a una cosa: la aceptación continua de Jorge Bergoglio ("papa Francisco") como papa de la Iglesia Católica, no importa cuán absurda e indefendible sea la idea, ya que la única visión verdaderamente intolerable para ellos es la del sedevacantismo.

Una de las objeciones más comunes que se escuchan contra el sedevacantismo es: "¡Pero hemos tenido papas malos antes" o "¡Un mal padre sigue siendo tu padre!". Las personas que piensan que tales argumentos pueden legitimar a Francisco no están familiarizadas o son incapaces de comprender, la diferencia entre, por un lado, los católicos que llevan vidas inmorales y, por otro lado, los herejes.

Francisco no es un mal católico. Manifiesta día tras día que no es católico. Ese es el quid de la cuestión. Por lo tanto, decir que hemos tenido Papas malos en el pasado y que todavía eran Papas válidos, es totalmente irrelevante. Un hombre que profesa la fe católica por completo, no importa cuán malvado sea, sigue siendo miembro de la Iglesia católica. Incluso si odia a Dios. Incluso si él es un asesino. Aunque sea un sodomita.

¡Dios no lo quiera, por supuesto! Tal hombre, si no se arrepiente, tendrá una eternidad de sufrimiento en el infierno. Su membresía en la Iglesia no le habrá beneficiado nada; su fe, que es completamente muerta porque no tiene caridad, no lo salvará en lo más mínimo. Su conocimiento de la Verdadera Fe simplemente se sumará a su miseria en el infierno porque habrá pecado con pleno conocimiento de la pecaminosidad de sus obras.

Sí, todo esto es verdad. Pero un hombre así, si fuera elegido para el papado, seguiría siendo un Papa válido, porque lo que evita que un hombre sea elegido válidamente para el papado no es la falta de santidad sino la profesión pública de herejía (entre otras cosas). En otras palabras, lo que le impide ser un Papa válido no es la comisión de pecados contra la moral (de lo contrario, nadie podría ser Papa, ya que todos somos pecadores), no importa cuántos o cuán grave, sino la comisión de ciertos pecados contra fe.

Esa es la enseñanza católica estándar y no controvertida. El Papa Pío XII lo expresó mejor cuando enseñó con autoridad en su bella encíclica sobre la Iglesia:

En realidad, solo aquellos deben ser incluidos como miembros de la Iglesia que han sido bautizados y profesan la verdadera fe, y que no han sido tan desafortunados como para separarse de la unidad del Cuerpo, o han sido excluidos por la autoridad legítima por faltas graves cometidas...

Tampoco hay que imaginar que el Cuerpo de la Iglesia, solo porque lleva el nombre de Cristo, se compone durante los días de su peregrinación terrenal solo de miembros que conspicien por su santidad, o que consiste solo en aquellos a quienes Dios ha predestinado para la felicidad eterna. Debido a la infinita misericordia del Salvador, ese lugar está permitido en Su Cuerpo Místico aquí abajo para aquellos que, en la antigüedad, no excluyó del banquete. Porque no todos los pecados, por graves que sean, son de su propia naturaleza para separar a un hombre del Cuerpo de la Iglesia, como lo hace el cisma, la herejía o la apostasía. Los hombres pueden perder la caridad y la gracia divina a través del pecado, por lo que se vuelven incapaces de méritos sobrenaturales y, sin embargo, no se les priva de toda vida si se aferran a la fe y la esperanza cristiana, y si, iluminados desde arriba, son impulsados ​​por los impulsos interiores del Espíritu Santo al temor saludable y se mueven a la oración y la penitencia por sus pecados”.


(Papa Pío XII, Encíclica Mystici Corporis, nn. 22-23; subrayado añadido).


Tengan en cuenta, damas y caballeros: los únicos pecados que, por su propia naturaleza, separan a un hombre de la Iglesia, el Cuerpo Místico de Cristo, son los pecados de cisma, herejía y apostasía. Lo que esto significa es que estos pecados son de tal gravedad, que al cometerlos, hacen que uno no sea católico. Un hereje, después de todo, profesa una religión diferente a la católica, por lo que no puede ser miembro de la Iglesia, porque uno no puede ser católico y no católico al mismo tiempo. (Lo mismo ocurre, aún más, para un apóstata. El cisma es ligeramente diferente porque es un pecado contra la caridad y no contra la fe, pero esto no tiene por qué preocuparnos aquí).

Por lo tanto, un cismático, un hereje o un apóstata no podría ser un Papa válido, ya que esto significaría que un hombre que no es miembro del Cuerpo Místico puede, sin embargo, ser la cabeza de ese Cuerpo Místico, lo cual es una contradicción. La Enciclopedia Católica, compilada durante el reinado del Papa San Pío X, establece muy claramente: “Por supuesto, la elección de un hereje, cismático o mujer sería nula” (sv "Elecciones papales" ).

Para apreciar cuán importante y grave es esta diferencia entre los malos católicos y los no católicos, echemos un vistazo a uno de los papas católicos más inmorales de la historia: el Papa Juan XII, que reinó desde 955 hasta 963. El Príncipe Octavio (su nombre de nacimiento) solo tenía 16 años cuando fue elegido, y fue un completo reprobado moral:

“Nada en su vida lo marcó para este cargo, y todo debería haberlo impedido. Raramente se lo veía en la iglesia. Sus días y noches los pasaba en compañía de hombres jóvenes y de mujeres de mala reputación, en los placeres de la mesa y de las diversiones y de la caza, o en goces sensuales aún más pecaminosos. Se relata que a veces, en medio de una juerga disoluta, el príncipe había sido visto beber para la salud del demonio. Elevado a la oficina papal, Octavio cambió su nombre y tomó el nombre de Juan XII. Fue el primer papa en asumir un nuevo nombre. Pero su nueva dignidad no provocó ningún cambio en su moral, y simplemente agregó la culpa del sacrilegio.

La divina providencia, velando por la Iglesia, conservó milagrosamente el depósito de la fe, de la cual este joven voluptuoso era el guardián. La vida de este Papa fue un monstruoso escándalo, pero su bullarium es impecable. No podemos admirar suficientemente a este prodigio. No hay un hereje o un cismático que no se haya esforzado por legitimar dogmáticamente su propia conducta: Photius trató de justificar su orgullo, Luther sus pasiones sensuales, Calvin su crueldad fría. Ni Sergio III ni Juan XII ni Benedicto IX ni Alejandro VI, pontífices supremos, definidores de la fe, seguros de ser escuchados y obedecidos por toda la Iglesia, pronunciaron, desde lo alto de su púlpito apostólico, una sola palabra que podría ser una aprobación de sus trastornos.

En ocasiones, Juan XII incluso se convirtió en el defensor del orden social amenazado, del derecho canónico ofendido y de la vida religiosa expuesta al peligro”.


(Rev. Fernand Mourret, A History of the Catholic Church, Vol. 3 [St. Louis, MO: Herder Book Co., 1946], págs. 510-511; subrayado agregado).


BAM! ¿Lo entendiste?

Sí, puede haber papas malos, de hecho. Pero en el ejercicio de su cargo serán tan ortodoxos y católicos como cualquier otro. Cristo prometió lo mismo: “Y yo te digo: que tú eres Pedro; y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella” (Mt 16:18). Esa es la doctrina católica sobre el papado , respaldada por Dios mismo:

“... la Iglesia ha recibido de lo alto una promesa que la garantiza contra toda debilidad humana. ¿Qué importa que el timón de la barca simbólica haya sido confiado a manos débiles, cuando el Piloto Divino se para en el puente, donde, aunque invisible, Él está observando y gobernando? ¡Bendita sea la fuerza de su brazo y la multitud de sus misericordias!”

(Papa León XIII, Asignación a los cardenales, 20 de marzo de 1900; extracto de Papal Teachings: The Church, p. 349.)

“El papa tiene las promesas divinas; incluso en sus debilidades humanas, es invencible e inquebrantable; él es el mensajero de la verdad y la justicia, el principio de la unidad de la Iglesia; su voz denuncia errores, idolatrías, supersticiones; él condena las iniquidades; hace que la caridad y la virtud sean amadas”.

(Papa Pío XII, discurso Ancora Una Volta, 20 de febrero de 1949)


Por lo tanto, si uno dijera que Francisco es el Papa, uno tendría que concluir que toda la enseñanza católica sobre el papado se aplica a él y que sus garantías están verificadas en él. Para ver cómo se comporta Bergoglio, hemos reunido una pequeña herramienta útil:

⦿ La prueba del papado de Francisco

A diferencia de lo que tantos "tradicionalistas" prominentes han estado diciendo durante décadas, no se garantiza que la Iglesia tenga un Papa en todo momento; pero cuando se tiene uno, está garantizado que es católico. Esto es evidente también porque el Papa es el principio de la unidad en la Iglesia y el gobierno próximo de la fe; él es el garante de la ortodoxia y a él todos deben someterse como condición para su salvación (ver Denz. 469). La idea de que un hereje público podría ser Papa y enseñar de acuerdo con sus herejías, haría que todo esto estuviera completamente fuera de sincronía.

Así, San Roberto Belarmino, el Doctor del Papado, enseñó:

El Papa es el Maestro y el Pastor de toda la Iglesia, por lo tanto, toda la Iglesia está tan obligada a escucharlo y seguirlo que si él se equivocara, toda la Iglesia se equivocaría.

Ahora nuestros adversarios responden que la Iglesia debería escucharlo siempre que enseñe correctamente, porque Dios debe ser escuchado más que los hombres.

Por otro lado, ¿quién juzgará si el Papa ha enseñado correctamente o no? Porque no corresponde a las ovejas juzgar si el pastor se va, ni siquiera, y especialmente en aquellos asuntos que son realmente dudosos. Las ovejas cristianas tampoco tienen ningún juez o maestro mayor a quien recurrir. Como mostramos anteriormente, desde toda la Iglesia, uno puede apelar al Papa todavía, de él nadie puede apelar; por lo tanto, necesariamente toda la Iglesia errará si el pontífice erraría”.


(San Roberto Belarmino, De Romano Pontifice, Libro IV, Capítulo 3; Traducción de subvención; subrayado añadido).

Mientras que ciertos tradicionalistas autodenominados de reconocer y resistir quieren "unir a los clanes" para montar una defensa unificada contra la heterodoxia abierta de su "Papa", el Magisterio católico es bastante claro cuando dice que el único principio que puede producir la unidad del rebaño es el Papa, que solo posee autoridad sobre todos los cristianos y que no puede desviar al rebaño en asuntos de fe y moral:

“La vigilancia y la solicitud pastoral del Romano Pontífice... de acuerdo con los deberes de su cargo, se manifiestan principalmente y sobre todo en el mantenimiento y la conservación de la unidad y la integridad de la fe católica, sin la cual es imposible agradar a Dios. Se esfuerzan también hasta el fin de que los fieles de Cristo, no siendo como niños irresolutos, o llevados a cabo por todo viento de doctrina por la maldad de los hombres [Ef 4:14], puedan llegar a la unidad de la fe y al conocimiento del Hijo de Dios para formar el hombre perfecto, para que no se hagan daño unos a otros ni se ofendan unos a otros en la comunidad y la sociedad de esta vida actual, sino que, unidos, se unan en el vínculo de la caridad como miembros de un solo cuerpo teniendo a Cristo como cabeza, y bajo la autoridad de su Vicario en la tierra, el Romano Pontífice, sucesor del Beato Pedro, de quien se deriva la unidad de toda la Iglesia, pueden aumentar en número para la edificación del cuerpo, y con con la ayuda de la gracia divina, pueden disfrutar tanto de la tranquilidad en esta vida como de la bienaventuranza futura”.


(Papa Benedicto XIV, Constitución apostólica Pastoralis Romani Pontificis, 30 de marzo de 1741; extracto de Papal Teachings: The Church, p. 31; subrayado agregado).

“La Santa Sede Apostólica y el Romano Pontífice tienen primacía en todo el mundo. El pontífice romano es el sucesor del beato Pedro, el príncipe de los apóstoles, verdadero vicario de Cristo, cabeza de toda la Iglesia, padre y maestro de todos los cristianos”.

(Papa Benedicto XIV, Constitución Apostólica Etsi Pastoralis, 26 de mayo de 1742; extracto de Papal Teachings: The Church, p. 32; subrayado agregado).

“Solo a los pastores se les dio todo el poder para enseñar, juzgar, dirigir; A los fieles se les impuso el deber de seguir sus enseñanzas, de someterse con docilidad a su juicio y de dejarse gobernar, corregir y guiar por ellos en el camino de la salvación. Por lo tanto, es una necesidad absoluta para los fieles simples someterse en mente y corazón a sus propios pastores, y que estos últimos se sometan con ellos al Jefe y al Pastor Supremo”.

(Papa León XIII, Carta apostólica Epistola Tua al cardenal Guibert; subrayado añadido).

“Además, declaramos, proclamamos, definimos que es absolutamente necesario para la salvación que toda criatura humana esté sujeta al Romano Pontífice”.

(Papa Bonifacio VIII, Bula Unam Sanctam)

“La unión con la sede romana de Pedro es... siempre el criterio público de un católico... No se debe considerar que tienes la verdadera fe católica si no enseñas que la fe de Roma debe mantenerse”.

(Papa León XIII, Encíclica Satis Cognitum, n. 13; subrayado agregado).

“... El fuerte y efectivo instrumento de salvación no es otro que el pontificado romano”.


(Papa León XIII, Asignación del 20 de febrero de 1903; extracto de Papal Teachings: The Church, p. 353)


¿Qué? ¿No has escuchado estas cosas últimamente de tu periódico, blog o clérigo favorito? No lo dice! Intenta aplicar las citas anteriores a la Secta del Vaticano II y sus "Papas", y rápidamente te darás cuenta de que su ganso está cocido. ¿Es Francisco, incluso en sus actos oficiales, "el instrumento fuerte y efectivo de salvación"? ¡Apenas! Si hay algo en lo que es fuerte y efectivo, es en causar la pérdida de la fe y, por lo tanto, la condena.

Eche un buen vistazo también a la enseñanza dogmática del Primer Concilio Vaticano sobre la conexión entre el papado y la verdadera fe, una conexión que no es meramente incidental sino esencial y necesaria:

“Para satisfacer este deber pastoral, nuestros predecesores siempre prestaron una atención incansable a que la doctrina salvadora de Cristo se difundiera entre todos los pueblos de la tierra, y con igual cuidado observaron que, donde sea que se recibiera, se conservara sana y pura. Por lo tanto, los obispos de todo el mundo, ahora individualmente, ahora reunidos en los Sínodos, siguiendo una larga costumbre de las iglesias y la fórmula de la antigua regla, se refirieron a esta Santa Sede, particularmente aquellos peligros que surgieron en los asuntos de fe, especialmente los daños a la fe pueden repararse donde la fe no puede experimentar un fracaso. Los pontífices romanos, además, de acuerdo con la condición de los tiempos y asuntos aconsejados, a veces llamando a los Concilios ecuménicos o examinando la opinión de la Iglesia en todo el mundo; a veces mediante sínodos particulares, a veces empleando otras ayudas proporcionadas por la divina Providencia, han definido que esos asuntos deben sostenerse y que con la ayuda de Dios han reconocido que están de acuerdo con la Sagrada Escritura y la tradición apostólica. Porque no se prometió al Espíritu Santo a los sucesores de Pedro que por su revelación pudieran revelar una nueva doctrina, sino que por su ayuda pudieran guardar sagradamente la revelación transmitida a través de los apóstoles y el depósito de la fe, y pudieran exponerla fielmente. De hecho, todos los venerables padres han abrazado su doctrina apostólica, y los santos doctores ortodoxos la han venerado y seguido, sabiendo muy bien que la Sede de San Pedro no se ve afectada por ningún error, de acuerdo con la promesa divina que nuestro Señor Salvador hizo al jefe de sus discípulos: "He orado por ti, para que tu fe no falle; y tú, una vez convertido, confirma a tus hermanos"  [Lucas 22:32]
.

(Concilio Vaticano, Constitución dogmática Pastor Aeternus, n. 4; Denz. 1836; subrayado agregado).


Es hora de cambiar de canal, amigos. Es hora de dejar de embeber la propaganda semi-tradicionalista producida por The Remnant y sus primos teológicos.

Como católicos, podemos llevar al papado a Juan XII, libertino pero católico, o a un Francisco "agradable" pero herético. El Papa Pío IX nos recuerda esto una vez más:

“Ahora sabes bien que los enemigos más mortales de la religión católica siempre han librado una guerra feroz, pero sin éxito, contra esta Cátedra [de San Pedro]; de ninguna manera ignoran el hecho de que la religión en sí misma nunca puede tambalearse y caer mientras esta silla permanezca intacta, la silla que descansa sobre la roca que las orgullosas puertas del infierno no pueden derribar y en la que existe la solidez total y perfecta del religión cristiana”.
(Papa Pío IX, Encíclica Inter Multiplices, n. 7; subrayado agregado).

Pero la supuesta "Cátedra de San Pedro" en la Secta del Vaticano II,  se tambaleó y cayó. Por lo tanto, no puede ser la verdadera y genuina Cátedra de San Pedro.

¿Dónde, entonces, está el verdadero Papa? No sabemos. Por lo que sabemos, no tenemos un Papa. La sede de Pedro ha estado vacante o impedida desde 1958. Definitivamente no ha sido válidamente ocupada por los impostores de la Iglesia del Vaticano II (Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II, Benedicto XVI, Francisco).

Pero hay que tener en cuenta: Aunque la Iglesia no siempre pueda tener un Papa, ella tendrá siempre la verdadera fe. Y solo por esta razón sabemos que la Secta del Vaticano II no puede ser la Iglesia Católica de nuestro Señor Jesucristo.

Entonces... ¿ahora qué preguntas? 

Ahora ve y sé un verdadero católico .


Novus Ordo Watch


¿QUÉ DICE SANTO TOMÁS DE AQUINO SOBRE EL MATRIMONIO?

La confusión que reina en la sociedad civil ahora se extiende incluso a la Iglesia. La esencia misma del matrimonio y la familia ahora se está debatiendo.

Por William Siebenmorgen

El mundo moderno está lleno de matrimonios rotos y familias. Desafortunadamente, esta lamentable tendencia incluye a muchos cristianos. En lugar de oponerse al desglose familiar, muchos prefieren facilitar el divorcio y vivir juntos. Como resultado, tales concesiones se han vuelto aceptadas e incluso comunes. La confusión que reina en la sociedad civil ahora se extiende incluso a la Iglesia. La esencia misma del matrimonio y la familia ahora se está debatiendo.

Ante todo esto, no debemos olvidar las palabras de Nuestro Señor: "Lo que Dios ha unido, que nadie lo separe" (Marcos 10: 9). Estas no son palabras vacías. Además de la autoridad divina que sostiene este mandato, la lógica y la naturaleza muestran claramente que el matrimonio es permanente e insoluble.

Comprender la verdad perenne sobre el matrimonio es un primer paso importante para ayudar a la sociedad a retomar el camino en este tema crucial. Santo Tomás de Aquino está eminentemente calificado para explicar estas verdades. Han pasado ochocientos años desde que escribió estas verdades. Sin embargo, parece como si las hubiera escrito ayer. Aborda los problemas actuales relacionados con el matrimonio y la familia. (1)


El matrimonio es natural

Santo Tomás: Se dice que una cosa es natural de dos maneras. 


Primero, es el resultado de la necesidad de los principios de la naturaleza.

Segundo, se dice que eso es natural a lo que la naturaleza se inclina aunque pase por la intervención del libre albedrío; así, los actos de virtud y las virtudes mismas se llaman naturales; y de esta manera el matrimonio es natural, porque la razón natural se inclina hacia él de dos maneras. (Suplemento, Q 41. A1)

Comentario: Para aquellos que dirían que la naturaleza permanente del vínculo del matrimonio es una invención humana artificial, Santo Tomas responde que, de hecho, es una unión natural. El matrimonio, afirma, es natural no en el sentido de que un matrimonio se forme por sí solo, sino más bien natural en el sentido de que cualquier hombre que comienza una familia naturalmente, desea y busca una unión permanente entre él y su esposa.


Los fines del matrimonio

Fin primario:

Santo Tomás: “El fin principal del matrimonio, es el bien de la descendencia. Porque la naturaleza no solo pretende engendrar descendencia, sino también su educación y desarrollo hasta que alcance el estado perfecto del hombre como hombre, y ese es el estado de virtud. Así pues, [...] derivamos tres cosas de nuestros padres, a saber, “la existencia”, el “alimento” y la “educación” (Ibíd.)

Comentario: Contrariamente al concepto moderno del matrimonio, que considera el amor entre los cónyuges como el aspecto más importante, el propósito verdaderamente central es la procreación y educación de los hijos. La unión del matrimonio busca, por encima de todo, proporcionar nuevos miembros a la Iglesia y prepararlos para la unión con Dios en el Cielo.

Las palabras de nuestro Señor desde el principio "sean fructíferos y multiplíquense" (Génesis 1: 28) no fueron sin causa. Cualquier medio que destruya, manipule o obstaculice deliberadamente el propósito del matrimonio es contrario a la ley divina y natural.

Entre otras cosas, el "matrimonio" homosexual se opone al matrimonio verdadero, ya que las uniones homosexuales son intrínsecamente estériles, el objetivo no es más que un apego emocional y antinatural a un individuo basado únicamente en la lujuria carnal.

Final secundario:

Santo Tomás: “El final secundario del matrimonio, […] son ​​los servicios mutuos que las personas casadas se prestan entre sí en asuntos domésticos. Así como la razón natural dicta que los hombres deben vivir juntos [en la sociedad], [...] también entre esas obras que son necesarias para la vida humana, algunas se están convirtiendo en masculinas, y otras en femeninas. Por lo tanto, la naturaleza inculca esa sociedad de hombre y mujer que consiste en el matrimonio” (Ibid.)

Comentario: Este es el segundo propósito del matrimonio: el apoyo mutuo de los cónyuges. Y no es simplemente el vínculo emocional que los cónyuges tienen uno con el otro. Entre muchos factores importantes, necesitan estabilidad financiera, capacidades físicas para el trabajo, un entorno adecuado para una familia y, sobre todo, una virtud sólida.

Vivir y trabajar en estrecha proximidad con el otro necesariamente traerá pequeñas molestias que pueden culminar en un gran sufrimiento, a veces haciendo que la vida parezca insoportable. Por lo tanto, la caridad y la paciencia también serán necesarias para que ambos cooperen en un hogar para garantizar que las necesidades de la familia se mantengan.


La permanencia del matrimonio

Indisoluble por naturaleza:

Santo Tomás: “Por intención de la naturaleza, el matrimonio se dirige a la crianza de la descendencia, no solo por un tiempo, sino durante toda su vida. Por lo tanto, es una ley natural que los padres deben defender a sus hijos, y que los hijos deben ser los herederos de sus padres (2 Corintios 12:14). Por lo tanto, dado que la descendencia es el bien común del esposo y la esposa, el dictado de la ley natural requiere que estos últimos vivan juntos para siempre de manera inseparable: por lo tanto, la indisolubilidad del matrimonio es de la ley natural (Suplemento Q. 67 A. 1)

Comentario: El matrimonio se funda en el fin primario del matrimonio, de donde surge una unión naturalmente inseparable. Tal permanencia produce el resultado feliz de una familia estable.


Una ayuda adicional al fin primario del matrimonio

Santo Tomás: “Ahora un niño no puede ser educado e instruido a menos que tenga padres seguros y definidos, y este no sería el caso a menos que hubiera un vínculo entre el hombre y una mujer definida y es en esto que consiste el matrimonio” (Suplemento, Q 41. A1)

Comentario: La indisolubilidad es el resultado natural del fin primario. También es una garantía sólida de un sentido de estabilidad en la vida del niño, ya que le proporciona identidad, apoyo, atención e iniciativa. Todos esos beneficios allanan el camino para formar un ciudadano bien ordenado, productivo y católico fiel.


La indisolubilidad, un reflejo de Cristo y su Iglesia

Santo Tomás: “La indisolubilidad pertenece al matrimonio [...] es un signo de la unión perpetua de Cristo con la Iglesia, y en la medida en que cumple un oficio de la naturaleza que se dirige al bien de la descendencia, como se indicó anteriormente. […] La indisolubilidad del matrimonio está implicada en el bien del sacramento más que en el bien de la descendencia, aunque puede estar relacionado con ambos. Y en la medida en que está relacionado con el bien de la descendencia, es de la ley natural, pero no tan relacionado con el bien del sacramento” (Suplemento, Q. 65, A. 1)

Comentario: Aquí Santo Tomás responde a los que cuestionarían el estado permanente del matrimonio después de que los niños crezcan y salgan de la casa.

En esta hermosa respuesta, señala que el esposo y la esposa deben reflejar la unión eterna de Cristo con Su Iglesia (cf. Efesios 5: 22-23), atados por una fidelidad inquebrantable.


El matrimonio es monógamo

Para la educación de los hijos y la manutención de los cónyuges:

Santo Tomás: “La pluralidad de esposas no destruye ni obstaculiza por completo el primer fin del matrimonio [procreación y educación de los hijos] ... Pero aunque no destruye por completo el segundo fin [el apoyo de los cónyuges], lo obstaculiza considerablemente porque no puede haber paz fácilmente en una familia donde varias esposas se unen a un esposo, ya que un esposo no puede ser suficiente para satisfacer las solicitudes de varias esposas, y nuevamente porque compartir varias es motivo de conflicto” (Suplemento, Q. 65, A. 1)

Comentario: Santo Tomas observa que el engendrar hijos y tal vez incluso el apoyo de más de una mujer es físicamente posible. Sin embargo, señala que esto es totalmente contra-intuitivo, ya que el sufrimiento que acompaña al matrimonio se intensificará con la presencia de otras esposas que competirán para ganar los favores. Esto es cualquier cosa menos la paz que Cristo pretendía para una familia cristiana.

Aunque Santo Tomás no lo dice directamente, se puede inferir fácilmente que la discordia que impregna una "familia" polígama arruinaría la brújula moral y el desarrollo psicológico de un niño. Por lo tanto, indirectamente, al menos, es contrario a la educación adecuada de la descendencia (es decir, el fin primario del matrimonio)


Reiteración de la fidelidad de Cristo a la Iglesia

Santo Tomás: “Además [el matrimonio] tiene otro fin, en lo que respecta al matrimonio entre creyentes, a saber, el significado de Cristo y la Iglesia […] Cristo es uno, también lo es la Iglesia” (Ibid.)

Comentario: Si las razones naturales en contra de la poligamia parecen menores, Santo Tomás realmente llega a demostrar que es totalmente contrario a la intención de Cristo de crear el matrimonio para reflejar Su fidelidad con la Iglesia. Esto, por encima de todo, es lo que hace que la poligamia sea un mal grave y una ofensa contra Dios.
(1) El texto provisto en este artículo es del Suplemento de Santo Tomás; aunque es incierto que él haya escrito todo el texto, lo que se registra aquí es el pensamiento del santo "recogido de su Comentario sobre las Sentencias de Peter Lombard y sus Contra Gentiles" (Robert Slavin, OP; "Santo Tomás y Su Enseñanza sobre la familia ".)


Return to Order


lunes, 28 de octubre de 2019

CRISTO EL REY Y EL PECADO ORIGINAL


Solo el estado cristiano proporciona lo que es necesario para el hombre en su estado caído, promueve su verdadero fin y protege a los débiles y vulnerables.

Por Timothy Flanders


A menudo se afirma que las sociedades cristianas de la antigüedad eran regímenes opresivos y tortuosos que sofocaban la libertad humana. Esto es falso. Somos testigos de los innumerables sermones predicados por los santos contra la mundanalidad de sus días. Los hombres no eran obligados a ir a misa a punta de lanza. Más bien, en una sociedad cristiana, simplemente existe la adoración de Cristo como Rey. Las leyes, costumbres y cultura se esfuerzan por estar de acuerdo con la fe católica. Solo el estado cristiano proporciona lo que es necesario para el hombre en su estado caído, promueve su verdadero fin y protege a los débiles y vulnerables.



El verdadero estado del hombre es el pecado original

Un estado cristiano comienza con una verdadera evaluación del estado actual del hombre: lleva la mancha y el efecto del pecado original. Su intelecto se oscurece, su voluntad se debilita y se inclina al mal. Al nacer, al hombre en esta condición, el estado cristiano le da una estructura de autoridad, desde el gobierno hasta la Iglesia y la familia, que se refiere a Dios. Por lo tanto, todo el tejido de una sociedad cristiana está orientado en la dirección opuesta a las inclinaciones del hombre hacia el mal, creando un impulso social hacia lo que es realmente bueno.

Este marco cultural debe guiar a cada persona a través de la infancia y la edad adulta y, en última instancia, a la bienaventuranza eterna. Dado que la carga del hombre es el pecado original, el estado cristiano promueve y apoya a la institución que proporciona su cura: la Iglesia Católica. Con la ayuda de la gracia divina y la jerarquía teleológica de la sociedad cristiana, el hombre puede vencer el pecado original y esforzarse por alcanzar su fin final. Así, tanto el estado en el reino natural como la Iglesia en lo sobrenatural confiesan el dominio de un señor sobre ambos: Cristo Rey.

El rey ha dicho solemnemente:

“Todo el poder me es dado en el cielo y en la tierra. Por lo tanto, id y haced discípulos en todas las naciones bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Enseñándoles a observar todas las cosas que he mandado”. (Mt. 28: 18-20)

Resumiendo las enseñanzas de múltiples papas antes que él, Leo XIII escribe:

“Por lo tanto, la justicia prohíbe, y la razón misma prohíbe que el Estado sea impío; o adoptar una línea de acción que terminaría en impiedad, es decir, tratar a las diversas religiones (como las llaman) por igual, y otorgarles promiscuamente iguales derechos y privilegios. Como, por lo tanto, la profesión de una religión es necesaria en el Estado, esa religión debe ser profesada por sí sola, y que puede ser reconocida sin dificultad, especialmente en los Estados Católicos [.] ... Esta religión, por lo tanto, es la que los gobernantes del estado deben preservar y proteger, si proporcionan, como deberían hacerlo, con prudencia y utilidad para el bien de la comunidad. Porque la autoridad pública existe para el bienestar de quienes gobiernan; y, aunque su fin próximo es llevar a los hombres a la prosperidad que se encuentra en esta vida, al hacerlo, no debería disminuir” [1]
Además, el estado cristiano protege a los vulnerables y los débiles, en particular a los niños, que se ven rápidamente influenciados por las presiones externas. La familia que cría al niño en una sociedad cristiana se ve reforzada por la cultura hacia la lealtad y la libertad en Cristo Rey. El niño no necesita dudar de que Cristo es el Rey, a quien le debe su vida y su lealtad. El niño está a salvo del error y siente vergüenza cultural al pensar en contra de esta lealtad. La sociedad refuerza lo que se enseña en el hogar, por lo que el niño no está en conflicto con múltiples fuentes de autoridad, ya que cada autoridad en la familia, el estado y la Iglesia tiene un principio: Cristo Rey.


Sociedades precristianas

Las sociedades precristianas, sin importar cuán desordenadas sean, aún remiten toda autoridad a un principio sobrenatural, confirmando implícitamente el dogma del pecado original: que el hombre no puede alcanzar la bienaventuranza sin la ayuda de lo divino. Así, León XIII puede descartar rápidamente la separación de Iglesia y Estado como un "absurdo manifiesto" basado únicamente en la razón natural:

“La naturaleza misma proclama la necesidad de que el Estado brinde medios y oportunidades para que la comunidad pueda vivir adecuadamente, es decir, de acuerdo con las leyes de Dios. Porque, dado que Dios es la fuente de toda bondad y justicia, es absolutamente ridículo que el Estado no preste atención a estas leyes o las haga abortivas por un menú de decreto contrario” [2]
Cuando una sociedad precristiana se bautiza y se convierte en un estado cristiano, el proceso realizado y promovido por innumerables santos, desde Gregorio el Iluminador en Armenia hasta San Patricio en Irlanda, entonces se puede dar la verdadera liberación al débil hombre que busca la verdad y la libertad. De la esclavitud al diablo. El hombre necesita que el estado confiese a Cristo Rey; de lo contrario, llamará al estado mismo el rey.


La sociedad secular moderna se funda en una falsa noción del hombre

Esto nos lleva a la noción contrastante de la democracia moderna y secular. La presuposición de este sistema político niega la realidad del pecado original y la necesidad de la gracia divina. En la comprensión de Hobbes-Lockean, el hombre supera su propio "estado de naturaleza" al formar sociedades para controlar los excesos de los hombres malvados. En la teoría secular moderna, el hombre no necesita a Cristo Rey para su bienaventuranza, sino que necesita un salvador diferente: el estado secular.

La idea predicada por tantos revolucionarios a sus partidarios es la siguiente: si solo tuvieras un cambio político X o un cambio legal Y, entonces podrías ser verdaderamente feliz y verdaderamente libre. Esto es un error, ya que el hombre, afectado por el pecado original, nunca puede ser libre o feliz sin la gracia de Jesucristo, sin importar el sistema político que obtenga. Así, la democracia secular tiende a imponer su propia organización política como un reemplazo del sistema sacramental de la gracia divina de la Iglesia Católica. En el sistema moderno, no hay necesidad de Cristo Rey. El estado mismo es Dios.



Resultados sociales de negar el pecado original

Vemos que esto es la América moderna. Una gran parte de los ciudadanos tiene educación universitaria, pero, cegados por sus pasiones, todavía hay millones que no pueden entender que un feto es un ser humano. De hecho, no existe un precedente histórico para la matanza masiva moderna de niños inocentes.

En lugar de una orientación cultural contra las inclinaciones del pecado original, la cultura moderna refuerza estas inclinaciones malvadas. Esto nos lleva a otro fracaso de la democracia secular: la moral por mayoría de votos. Debido a que se niega el pecado original, si la mayoría cree algo, debe ser correcto. Esto es similar al error de "might does right" (
"el poder hace lo correcto").

Pero por el dogma del pecado original, la voluntad popular tiende hacia lo que es malo. Dado que los hombres se rigen por sus pasiones, es fácil para ellos ser manipulados en sus emociones por un video viral o una declaración impactante. Sea testigo de las interminables provocaciones emocionales que impregnan los medios y la publicidad. Las apelaciones a la razón son mucho menos rentables que el emocionalismo.


El estado moderno no protege a los débiles y vulnerables

La medida de cualquier sociedad en el orden natural es la forma en que protege a sus miembros más vulnerables. Incluso más allá de la matanza de niños inocentes y el abandono de otros a la nefasta teoría del ‘género’, el estado moderno está orientado a reforzar las inclinaciones de cada hombre hacia sí mismo. Los niños son especialmente vulnerables a esto. Esta es la soberanía de la voluntad individual, consagrada en el voto mayoritario. Cuando los derechos del hombre triunfan sobre los derechos de Cristo Rey, el hombre se convierte en esclavo de sus propias pasiones. Las palabras de Cahill son tan relevantes hoy como lo fueron en 1932:

“Al ver que los poderosos con frecuencia son capaces de asegurar a su favor la decisión de la mayoría, a través de las operaciones financieras y de la prensa, los derechos personales tienen en la práctica poca seguridad en el Estado liberal [secular]. Así surge la explotación de los pobres y la tiranía del interés monetario” [3]
En nuestro tiempo, los gigantes de la tecnología y los medios controlan la información que llega a las masas. Como cualquier padre católico sabrá, debemos tener una vigilancia constante para proteger a nuestros hijos de los males de la sociedad secular. Desde los medios y la publicidad hasta la televisión y las películas, la mayoría busca provocar las pasiones de nuestros hijos para desviarlos. Hay mucho que un padre puede hacer en nuestra sociedad.


Conclusión

Con la influencia de Jacques Maritain y el hereje Teilhard de Chardin, se introdujo un error gradual en la Iglesia que negó el pecado original o desestimó sus efectos en la práctica. Así, el Vaticano II y Pablo VI persiguieron con gran optimismo un ‘diálogo esperanzador’ con la modernidad y la cooperación con el estado secular. Ahora, con unas pocas generaciones eliminadas, este diálogo ha seguido recibiendo un mayor escrutinio. En resumen, debemos enfrentar el mal fruto y el derramamiento de sangre que ha venido del estado secular después de unos doscientos años, así como este diálogo reciente, y sopesar estos hechos con las palabras de los papas que se han enfrentado a este movimiento político desde el siglo XVIII . Con la fiesta de Cristo Rey fresca en nuestros recuerdos, que las palabras de Pío XI sean suficientes:

“Una vez que los hombres reconocen, tanto en la vida privada como en la pública, que Cristo es el Rey, la sociedad finalmente recibirá las grandes bendiciones de la libertad real, la disciplina bien ordenada, la paz y la armonía” [4]

[1] Leon XIII, Libertas (1888), 21.

[2] Ibíd., 18.

[3] Rev. E. Cahill, SJ, The Framework of a Christian State (Roman Catholic Books reprint 1932), 454

[4] Pío XI, Quas Primas (1925), 19



One Peter Five


CASI 900 CENTROS DE ABORTO PIERDEN FONDOS FEDERALES GRACIAS AL GOBIERNO DE TRUMP

Se prevé que Protect Life Rule recorte casi 60 millones de dólares, pues la regla exige «la separación financiera y física entre los proyectos y programas financiados con el Título X donde el aborto es un método de planificación familiar».

900 centros médicos involucrados en el aborto han perdido fondos federales gracias a las nuevas reglas de la administración de Trump para las subvenciones de planificación familiar del Título X, según un informe publicado esta semana.

En febrero, la administración de Trump concluyó la Protect Life Rule, que exige «la separación financiera y física entre los proyectos y programas financiados con el Título X donde el aborto es un método de planificación familiar» y prohíbe «el aborto como un método de planificación familiar».

Se prevé que Protect Life Rule recorte casi 60 millones de dólares de los 563.8 millones de dólares que Planned Parenthood recibió durante el año fiscal más reciente, provocando múltiples demandas y llevando a Planned Parenthood a retirarse voluntariamente del programa en lugar de cumplir con las nuevas condiciones.

USA Today informó el martes que la organización pro-aborto, pro-anticoncepción Power to Decide, publicó un informe que estima que el número total de centros «abortorios» con el Título X es 876. «Desde que Protect Life Rule comenzó a aplicarse en agosto, las publicaciones de mayores costos, menos horas y menos servicios ofrecidos han inundado al diario», afirma el informe.

De hecho, los centros afectados renuncian al dinero en lugar de abandonar el negocio del aborto, y el dinero se está redirigiendo a proveedores de salud que no están involucrados en abortos, que superan drásticamente a las ubicaciones de Planned Parenthood en todos los estados.

En el caso de Planned Parenthood, muchos también han puesto en duda las afirmaciones del gigante del aborto de necesitar fondos para servicios de salud legítimos cuando el gigante del aborto todavía disfruta de casi mil millones de dólares en ingresos y contribuciones privadas anuales, y continuará recibiendo más de 500 millones de dólares de los contribuyentes incluso sin el dinero del Título X, y tiene suficiente dinero para gastar que su súper PAC, anunció recientemente que gastaría 45 millones de dólares para elegir un presidente y un Congreso demócrata en el 2020.


Life Site News