sábado, 12 de octubre de 2019

EL ESPÍRITU CATÓLICO DE CRISTÓBAL COLÓN


¿Era solamente el hallazgo del oro la motivación de Cristobal Colon? ¿O fue su profunda Fe Católica lo que incentivó su espíritu?

Por Ben Broussard

Cuando se puso el sol, el himno de Salve Regina cruzó el Atlántico. Noventa hombres se pararon en las cubiertas de tres botes, guiados por Cristóbal Colón, el capitán extranjero en el que habían confiado. Habían mantenido el mismo ritual de oraciones vespertinas desde que salieron de España hacía meses, pero esa noche era diferente. La mañana siguiente sería la fiesta de Nuestra Señora del Pilar, la gran patrona de España. Colón había prometido a sus hombres que si no hubieran visto tierra antes del día de su fiesta, ordenaría a los barcos que regresaran, una promesa que tenía la intención de cumplir. Sabía que Nuestra Señora no abandonaría la empresa por la que tanto había trabajado. Las señales de que estaban cerca de la tierra aumentaban cada día.

Cuando Colón subió los escalones hacia la cubierta, su mirada cayó instintivamente hacia el horizonte occidental. A lo lejos, vio una luz, como una vela que sube y baja sobre las olas. Rápidamente, llamó a otro hombre, quien confirmó el avistamiento. Las tripulaciones de los tres barcos fueron alertadas, cada hombre estaba en cubierta, buscando señales de tierra cerca. A las 2 de la mañana, el grito salió: "¡Tierra!" ¡Tierra! La emoción de la tripulación fue tal que apenas notaron las muchas horas que les tomó navegar por el traicionero arrecife que rodeaba su nuevo destino. Cuando Colón se arrodilló en la playa para dar gracias, la siguiente oración surgió de sus labios:

“Oh Señor, Dios eterno y omnipotente, por Tu santa palabra has creado los cielos, la tierra y el mar; bendito y glorificado sea tu nombre; Alabado sea tu majestad, que has dignado que, por medio de tu indigno servidor, tu sagrado nombre sea reconocido y dado a conocer en este nuevo cuarto del mundo”. 1

La oración anterior, recitada en latín (que fue la primer lengua que se habló en las Américas) fue seguida por el canto del Credo, el Te Deum y muchas otras oraciones en acción de gracias. Mientras se desplegaban las pancartas, el almirante proclamó solemnemente: “En el nombre de Nuestro Señor Jesucristo...”. Procedió a reclamar la nueva tierra para sus soberanos, pero no antes de reclamarla primero para su Divino Maestro, dándole el nombre de San Salvador.

Los detalles del relato anterior sobre la primera llegada a tierra de los europeos en las Américas son bastante desconocidos en los tiempos modernos. Los historiadores generalmente se han alejado de los aspectos católicos de los viajes de Colón, ya sea haciendo una mención pasajera o ignorándolos por completo. Sin embargo, una lectura de los escritos del mismo Colón, junto con los testimonios de sus contemporáneos, muestra que el espíritu católico impregnaba todos los aspectos de su vida y era fundamental para la misión de exploración.

Si bien un recuento detallado de los eventos de 1492 y posteriores va mucho más allá del alcance de este artículo, examinaremos las inspiraciones católicas para el descubrimiento, que son esenciales para comprender al mismo Colón. Contrariamente a la opinión de muchos historiadores modernos, y lejos de ser una aberración menor, la fe católica militante de Colón fue la fuente de su grandeza e influyó en todas sus acciones.


Piedad católica

Toda la evidencia muestra que Colón era un hombre de profunda devoción que se tomó su fe extremadamente en serio. Uno de sus contemporáneos, Bartolomé de las Casas, lo describió como un hombre de justicia y profunda piedad:

“Observó los ayunos de la iglesia con la mayor fidelidad, se confesaba y comulgaba a menudo, leyó el Oficio Divino como un hombre de iglesia, odió la blasfemia y lo profano y estaba muy dedicado a Nuestra Señora y al padre seráfico San Francisco... ” 2

Estas dos devociones tuvieron muchas manifestaciones. El nombre completo del buque insignia de Colón en el primer viaje fue Santa María de la Inmaculada Concepción. Durante el regreso del primer viaje, cuando los barcos estaban en peligro de hundirse, Colón y sus hombres prometieron una peregrinación a la primera iglesia mariana a la que llegaran, que cumplieron en las Azores dos semanas después. A su regreso a España, Colón hizo una peregrinación al monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe en Extremadura como un acto solemne de acción de gracias.


Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe (Extremadura)

Como franciscano de la Tercera Orden, a menudo se veía a Colón usando el hábito franciscano, particularmente cuando estaba en presencia del clero o la nobleza. Su estrecha asociación personal con los franciscanos fue fundamental para asegurar los contactos en la corte real, y brindó el estímulo necesario cuando parecía que la empresa nunca obtendría el apoyo que necesitaba. Su hijo Diego permaneció al cuidado de los franciscanos en el monasterio de La Rábida, cerca de Palos, durante el primer viaje, donde los frailes se hicieron cargo de su educación. A su regreso a España, Colón pasó el verano de 1493 en La Rábida, preparándose espiritualmente para el segundo viaje más tarde ese año.

Después de la muerte de Colón, su segundo hijo, Fernando, escribiría sobre la piedad de su padre:

“En cuestiones de religión, fue tan estricto que por ayunar y decir todos los oficios canónicos podría haber sido tomado como miembro de una orden religiosa. Y cuando tenía que escribir algo, antes escribía estas palabras, 'Jesús cum Maria sit nobis in via' . 3

Esta inscripción se encuentra en la mayoría de las cartas de Colón aún existentes. El significado literal, "Que Jesús con María esté con nosotros en el camino" es una oración adecuada para un explorador, y podría considerarse su lema.

Los eruditos del Misionero Zeal (fervor misionero) se apresuraron a señalar la influencia del Libro de las maravillas del mundo de Marco Polo sobre Colón y sus contemporáneos, y con razón. Sin embargo, el capítulo que más influyó en el mismo Colón fue la introducción. En él, leemos sobre el padre y el tío de Polo, Niccolò y Maffeo Polo, que viajaban a Oriente cuando Marco aún era un bebé. Sus viajes extensos eventualmente los pusieron en contacto con Kublai Khan, referido en el libro como el Gran Khan. El Gran Khan les preguntó sobre la vida en Europa occidental y la Fe católica, en lo que se interesó. A su partida, les confió una carta para el Papa solicitando 100 misioneros que instruyeran su reino en la Fe católica, junto con el aceite de la lámpara del Santo Sepulcro en Jerusalén. Al regreso de los Polo a Occidente en 1268, descubrieron que el papa Clemente IV había muerto, y el largo interregno que siguió impidió que se cumplieran las solicitudes de Khan.

En sus peticiones a Fernando e Isabel durante un período de 7 años, el deseo de Colón fue cumplir con la solicitud del Gran Khan, lo que finalmente convenció a los soberanos para que aprobaran el viaje. A bordo de su buque insignia había una carta 
del rey y la reina para el Gran Khan, y Colón hizo todo lo posible para entregarla. En el prólogo del informe sobre el primer viaje, Colón se dirigió directamente a esta misión evangelística: 


“Le había entregado [un informe] a sus altezas sobre las tierras de la India y sobre un príncipe que se llama 'Gran Khan'... como también había enviado a Roma pidiendo hombres aprendidos en nuestra Santa Fe para que pudieran instruirlo en ello, sin embargo, el Santo Padre nunca había concedido su pedido, y por lo tanto tanta gente se perdió, cayendo en la idolatría y aceptando falsas y religiones dañinas; y sus altezas, como cristianos católicos y príncipes, amantes y promotores de la Santa Fe Cristiana... Pensé en enviarme, Cristóbal Colón... para ver cómo se puede llevar a cabo su conversión a nuestra Santa Fe”. 5

Sin embargo, la misión de completar la solicitud de enviar misioneros pedidos por el Khan no era más que un aspecto del deseo de Colón de difundir el Evangelio. Como Bartolomé de las Casas escribió: “Era extremadamente celoso por el honor y la gloria de Dios; ansiaba profundamente la evangelización de estos pueblos y la plantación y el florecimiento en todas partes de la fe de las personas en Jesucristo”. 6 En su primer encuentro con los nativos en San Salvador, Colón concluyó: “Reconocí que eran personas que serían mejores liberados [del error] y convertidos a nuestra Santa Fe más por el amor que por la fuerza” 7.



En seis ocasiones, Colón escribió al Santo Padre solicitando que se enviaran misioneros a las islas descubiertas recientemente, una solicitud que finalmente se cumplió. El 6 de enero de 1494, la fiesta de la Epifanía, la primera misa en las Américas fue ofrecida por un benedictino que lo había acompañado en el segundo viaje.

Cinco siglos después del hecho, el jesuita estadounidense padre John Hardon comentaría: “Una cosa es decir que Colón descubrió América. Es otra cosa darse cuenta de que abrió la puerta a la difusión más fenomenal del cristianismo desde la época de San Pablo”. 8


Espíritu cruzado

El lector moderno plantea una pregunta: “¿Pero qué pasa con la búsqueda del oro?” claro en su registro. El hallazgo de oro, especias y otros objetos de valor es fundamental para su misión, pero no por la razón que hoy más se nos enseña.



El 26 de diciembre de 1492, Colón había establecido un asentamiento improvisado llamado La Navidad en el extremo norte de la isla de La Española a partir de los restos de la Santa María, encallada en un arrecife. Al ver la mano de la Divina Providencia, procedió a escribir su resultado deseado:

“Espero que Dios cuando regrese aquí desde Castilla... Encontraré un barril de oro, el cual han intercambiado estas personas, y que habrán encontrado la mina de oro y las especias, y en cantidades tales que dentro de tres años los Soberanos se prepararán y emprenderán la reconquista de Tierra Santa. Ya solicité a Sus Altezas que vean que todas las ganancias de mi empresa se gasten en la conquista de Jerusalén, y Sus Altezas sonrieron y dijeron eso... incluso sin la expedición tenían la inclinación de hacerlo” 9

Ahora que España finalmente estaba libre de la dominación musulmana (2 de enero de 1492), el gran deseo de presentar lucha al enemigo y completar la liberación de Tierra Santa podría finalmente concretarse. Al navegar hacia el oeste, Colón tenía el objetivo de flanquear el Islam, obteniendo acceso a las riquezas de Oriente para financiar la recuperación de Jerusalén. Desde la caída de Constantinopla en 1453, cuando Colón aún era un niño, habían recibido llamadas de todos los rincones de Europa para renovar la Cruzada. Colón se vio a sí mismo como el instrumento para cumplir el anhelado final.

En una carta al Papa Alejandro VI, Colón reitera la seriedad de sus intenciones:

“La empresa debe emprenderse y gastar cualquier beneficio en la redención del Sepulcro y el Monte del Templo a la Santa Iglesia”. 10 


El historiador George Grant concluye sucintamente “Claramente, las motivaciones de Colón fueron moldeadas por el conflicto entre la cristiandad y el Islam. La evidencia es ineludible. Navegó, no para descubrir un mundo nuevo, sino para encontrar una manera de recuperar el viejo”. 11



Nuestra gran deuda con Colón


Los acontecimientos de 1492 y posteriores podrían haber ocurrido de manera muy diferente. La nación más rica del mundo en ese momento era China, seguida de los califatos islámicos que se extendían desde Marruecos hasta los confines del Lejano Oriente. ¿Por qué los chinos no expandieron su imperio hacia el este a través del Pacífico? ¿Por qué no fue un musulmán quien estableció un contacto duradero entre los continentes? Para el caso, ¿por qué no fue un indio quien descubrió Europa?

Los historiadores modernos no pueden responder estas preguntas, y concluyen que fue simplemente por casualidad que los eventos se desarrollaron como lo hicieron. Esto difícilmente explica el hecho de que España era la nación más pobre de Europa occidental en ese momento, en bancarrota tras la finalización de la Reconquista. Sin embargo, España no solo logró colonizar y evangelizar con éxito las Américas, sino que también mantuvo a los musulmanes fuera de las Américas. Si el Islam se hubiera extendido a las Américas en lugar del cristianismo, lo que hoy conocemos como Estados Unidos podría haber sido los Emiratos.

Colón creía que Dios lo había elegido especialmente para llevar el Evangelio a un pueblo que vivía en la oscuridad y la sombra de la muerte. Él creía que su nombre de pila, Cristobal, significaba la misión que estaba destinado a llevar a cabo, como su hijo Fernando explicaría más tarde: “Así como San Cristóbal llevó a Cristo sobre las aguas, también debía llevar la luz del Evangelio sobre el vastos océanos”. 12



En conclusión, difundir la Fe católica y adquirir riquezas para financiar la toma de Jerusalén de los musulmanes fueron el corazón de la misión de Colón. Cualquier esperanza de recompensas o honores personales era secundaria. Al escribir al tesorero real de España al completar el primer viaje, él da la razón por la cual todas las personas, presentes y futuras, deberían celebrar lo que se conocería como el Día de la Raza:

“Y ahora deberían el Rey, la Reina, los Príncipes y todos sus dominios, así como todos los cristianos, agradecer a nuestro Salvador Jesucristo, quien nos ha otorgado una victoria y un gran éxito. Que se ordenen las procesiones, que se celebren festivales solemnes, que los templos se llenen de ramas y flores. Que Cristo se regocije en la tierra como lo hace en el cielo, para presenciar la salvación venidera de tanta gente, hasta ahora entregada a la perdición. Alegrémonos por la exaltación de nuestra Fe, así como por el aumento de nuestra prosperidad temporal, en la que no solo España sino toda la cristiandad participarán” 13


Cinco mitos sobre Cristóbal Colón

1. MITO: Colón navegaba para demostrar que el mundo era redondo.

HECHO: Toda persona educada a fines del siglo XV sabía que la tierra era una esfera, eso era algo conocido desde la antigüedad. Lo que estaba en disputa era la circunferencia de la tierra, que Colón subestimó en un cuarto.


2. MITO: la reina Isabel vendió sus joyas de la corona para financiar el primer viaje.

HECHO: El tesoro real de España se agotó después de la finalización de la conquista de Granada a principios de 1492. Sin embargo, Luis de Santangel, el tesorero real, pudo obtener fondos al llegar a las sociedades cruzadas en todo el Mediterráneo, así como a otros patrocinadores financieros de España y otros lugares. La corona puso muy poco para financiar el viaje.


3. MITO: Había un sacerdote a bordo del Santa María en 1492.

HECHO: Debido a los peligros involucrados, no hubo sacerdotes ni frailes en el primer viaje, a pesar de la profunda piedad de Colón. Muchas de las pinturas del primer aterrizaje en el nuevo mundo en San Salvador muestran a un sacerdote con Colón, contrario a los hechos. Había cinco sacerdotes en el segundo viaje: el padre benedictino Buil; el padre de Jeronymite Ramon Pane; y tres franciscanos.


4. MITO: Colón introdujo la esclavitud en el Nuevo Mundo.

HECHO: La esclavitud ya estaba muy extendida entre los indios nativos cuando llegó Colón. Colón insistió en el trato justo de los indios, una política que le ganó muchos enemigos como gobernador de La Española. Bartolomé de las Casas, un fraile español que trabajó para la protección de los indios, se apresuró a disuadir a sus compañeros españoles en sus graves abusos, pero está lleno de respeto y admiración por Colón. La subyugación masiva y la importación de africanos a las Américas no comenzaron hasta una generación después de la muerte de Colón.


5. MITO: Colón murió pobre, encadenado, en una prisión española.

HECHO: A pesar de que la corona española se retractó de algunos de los privilegios prometidos a Colón, era relativamente rico en el momento de su muerte. Aunque regresó a España encadenado en 1500 después de su tercer viaje, el Rey y la Reina se disculparon por el malentendido.


Cristóbal Colón en su lecho de muerte
El 20 de mayo de 1506, la Vigilia de la Ascensión, Cristóbal Colón yacía en su lecho de muerte en su departamento en Valladolid, rodeado de sus compañeros franciscanos y sus hijos. Mientras los frailes cantaban Compline, sus últimas palabras hicieron eco de las de Cristo en la cruz: En manus tuas, Domine, commendo spiritum meum. (En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu).


Notas:

1. Irving, Washington. Una historia de la vida y los viajes de Cristóbal Colón. París: A. y W. Galignani, 1828. 237.

2. Grant, George. El último cruzado. Wheaton, Illinois: Crossway Books, 1992. 85.

3. Colón, Fernando. La vida del almirante Cristóbal Colón por su hijo Fernando. 1. Madrid: 1892. 14-15.

4. Polo, Marco. Los viajes de Marco Polo. Proyecto Gutenberg, 2004. 11-14. http://www.gutenberg.org/cache/epub/10636/pg10636.html.

5. Marckham, Clements Robert, ed. El diario de Cristóbal Colón. Londres: Chas. J. Clark, 1843. 16-17.

6. Miller, Kevin A. "¿Por qué navegó Colón?" Historia cristiana. Oct 1992: 6.

7. Marckham, Clements Robert, ed. El diario de Cristóbal Colón. Londres: Chas. J. Clark, 1843. 37.

8. Hardon, SJ, John. "Cristóbal Colón, el católico". Hardon Archives. Inter Mirifica, 2003. Web. 27 de junio de 2012.

9. Markham, Clements Robert, ed. El diario de Cristóbal Colón. Londres: Chas. J. Clark, 1843. 139.

10. Grant, George. El último cruzado. Wheaton, Illinois: Crossway Books, 1992. 67.

11. Grant, George. El último cruzado. Wheaton, Illinois: Crossway Books, 1992. 69-70.

12. Colón, Fernando. La vida del almirante Cristóbal Colón por su hijo Fernando. Vol. 1. Madrid: 1892. 6.

13. Colón, Cristóbal. La primera carta de Cristóbal Colón al noble señor Rafael Sanchez anunciando el descubrimiento de América. Boston: Fideicomisarios de la Biblioteca Pública de Boston, 1891. 16.


Return to Order



1 comentario:

Conley Tiffany dijo...

El Dr. Itua cura mi VIH, he sido un Consumo de ARV durante 10 años. He estado sufriendo hasta que me encontré con el Dr. Itua en un blog. Le envié un correo electrónico sobre mis detalles de mi VIH y mi ubicación, le expliqué todo y me dijo que no hay nada de qué tener miedo de que me curará, me dio garantía, me pide que pague las tarifas de los artículos, así que cuando Estoy curado, mostraré gratitud por haberlo hecho y dar testimonio de sus hierbas curativas es lo que voy a hacer para que el resto de ustedes que tienen VIH y otras enfermedades puedan ver el buen trabajo del Dr. Itua. Recibí su medicina herbal a través del servicio EMS Courier que entregó en mi oficina de correos en 5 días hábiles. El Dr. Itua es un hombre honesto y le agradezco su buen trabajo. Mi abuela lo llamó para apreciarlo y el resto de mis amigos también lo hicieron, es una alegría para mí que estoy libre de tomar pastillas y tener esa gorda belle es una pesadilla. Sin embargo, el mismo problema que tenía entonces no ahora. Soy libre y saludable. Muchas gracias al Dr. Itua Herbal Center. También tengo su calendario que me envió recientemente, cura todo tipo de enfermedades como cáncer, erección débil, removedor de verrugas, VPH, herpes, enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Bechet, enfermedad de Crohn, enfermedad de Cushing, insuficiencia cardíaca, esclerosis múltiple, hipertensión, Fibromialgia, VIH, hepatitis B, hígado / riñón inflamatorio, epilepsia, cáncer de sangre, cáncer de próstata, cáncer colorrectal, cáncer de cerebro, cáncer de pulmón, infertilidad, enfermedad de Parkinson, cáncer de pulmón, cáncer de mama, cáncer colorrectal, cáncer de sangre, Cáncer de próstata, enfermedad de la epilepsia, tumor de células pequeñas y redondas Diabetes, enfermedad celíaca, ataxia, artritis, sarampión, tétanos, tos ferina, tuberculosis, poliomielitis, convulsiones, enfermedad de Alzheimer, carcinoma adrenocortical, asma, enfermedades alérgicas. , Copd, Glaucoma, Cataratas, Degeneración macular, Enfermedad cardiovascular, Enfermedad pulmonar, Próstata agrandada, Enfermedad de Alzheimer, Demencia. Fibromas, Diabetes, Dercum, Copd y también Traer de vuelta a Ex Lover. Aquí su Contacto .drituaherbalcenter@gmail.com O Número de Whats_app +2348149277967