lunes, 31 de enero de 2022

EL INFORME 95 DEL PLAN MASÓNICO

Publicamos el "Informe 95 del Plan Masónico" para la destrucción total de la Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana.


A) ÉXITOS

A lo largo de metódica y constante lucha, para hacer desaparecer a la Iglesia Católica, hemos tenido avances sustanciales, conforme a las metas previstas:

- Ruptura de una fe única. Ya son muchos los que niegan y dudan de los dogmas básicos: presencia eucarística, divinidad y resurrección de Jesús; virginidad de María; existencia del infierno, ángeles y demonios, etc.

- Estado de cisma y apostasía, aún latente, pero real.

- Contestación al Papa (Juan Pablo II) y su doctrina.

- Control de Editoriales y Publicaciones Católicas.

- Entrada de miembros en la enseñanza religiosa sobre todo en las Facultades Eclesiásticas y Seminarios. Los que fueron infiltrados en Seminarios y Congregaciones Religiosas han ido consiguiendo puestos influyentes y actúan con eficacia. Colaboran con nosotros, inconsciente, pero eficazmente, Obispos, Sacerdotes y Catequistas, así como varias Congregaciones Religiosas masculinas y femeninas. (Es cierto que apenas tienen vocaciones que garanticen su continuidad, pero no interesa ya). 

- Marginación y desprecio de los Sacerdotes, Religiosos y fieles por la doctrina tradicional. 

- Relajamiento de la Confesión con promoción de la absolución comunitaria. 

- Pérdida de la Oración en sus distintas formas: personal, Rosario, Vía crucis, procesiones, rogativas. 

- Desprecio de la devoción a María, como algo cursi y anticuado. 

- Desvalorización de la Eucaristía.

Han sido muy eficaces las medidas que propusimos:

• Cambiar la estructura de la Misa, diluyendo el aspecto vertical y acentuando el horizontal.

• Promocionando la libertad litúrgica, quitando ornamentos, eliminando ceremonias, vulgarizando y devaluando los ritos.

• Comulgar de pie y en la mano, quitando importancia a la Hostia.

• Eliminar la genuflexión y toda forma de reverencias.

• Alterar el sentido de pecado.

• Promoviendo la inmoralidad, entendiéndola como libertad, progresismo y liberación sexual, usando preservativos, anticonceptivos, homosexualidad, promoción de la pornografía en videos, cines, revistas y, sobre todo en TV.

• Amor libre. Relaciones prematrimoniales. Divorcio.


B) DIFICULTADES

El avance en la lucha contra la Iglesia no ha sido más rápido y eficaz, por la postura y actuación de Juan Pablo II y de los que aún le son fieles. Pero durará poco. También estamos encontrando dificultades por parte de las personas que están atrayendo a muchos: P. Esteban Gobbi; Vassula; Medugorje; etc.


C) PRÓXIMOS OBJETIVOS

• Seguir avanzando en todos los anteriores expuestos.

• Estamos ya en condiciones de alcanzar la cima del poder en la Iglesia. Entonces se difundirá abiertamente y ‘con autoridad’, las últimas de nuestras tácticas:

• Acabar con la dimensión vertical y toda forma de oración.

• Destruir y vaciar totalmente el contenido del dogma.

• Sustituir el teocentrismo, por antropocentrismo.

• Relativizar la moral. No hay principios o referencias objetivas y respuestas desde arriba. Todo es subjetivo.

• Liberalizar las prácticas sexuales, anticonceptivos, homosexualidad, etc.

• Sacerdocio femenino.

• Celibato opcional, etc.

Y, por fin, como gran aspiración nuestra, la eliminación de la Misa. No puede hacerse quitándose sin más, pues muchos no lo aceptarían. Hay que suprimir el aspecto de “Sacrificio” y limitarlo a la dimensión de “cena fraterna”.

De esta manera, ya no tendrá valor sacramental, y se habrá conseguido una reunión vacía de contenido.

Esta es nuestra aspiración, pues, destruida la Misa católica, quedará destruida la misma Iglesia desde dentro, sin persecución sangrienta y con la colaboración de los mismos católicos.

Tenemos el triunfo al alcance de la mano. Ya solo podría evitarlo una intervención directa y extraordinaria de Dios. Pronto, muy pronto, podremos gritar: “¡Te vencimos Galileo!”



LA HEREJÍA ANTILITÚRGICA

Hay un pasaje notable en la obra de Dom Guéranger, refundador de Solesmes, que muestra hasta qué punto la nueva misa de Pablo VI no puede pretender ser un desarrollo homogéneo del pasado.


En el capítulo decimocuarto del primer libro de sus Instituciones Litúrgicas, Dom Guéranger caracterizó el espíritu antilitúrgico en sus diversas manifestaciones hablando de herejía. 

Bajo el nombre de herejía antilitúrgica, Dom Guéranger describió un espíritu, una actitud que "es enemiga de las formas de culto". Procede esencialmente por la vía de la negación y la destrucción, que incluye cualquier transformación que la perturbe hasta el punto de desfigurarla. Siempre procede de una razón profunda, que apunta a las propias creencias, por el íntimo vínculo entre la liturgia y el credo.

Dom Guéranger no dudó en calificar de sectarios a quienes trabajan para destruir la liturgia en cualquier época. Es cierto que en la mayoría de los casos no se organizan entre ellos, sin embargo, dado que sus acciones están motivadas por la misma intención, Dom Guéranger no dudó en agruparlas bajo el título general de secta.

El autor de Instituciones Litúrgicas descubrió las primeras manifestaciones en Vigilance, un sacerdote galo nacido hacia el año 370, que criticó el culto a las reliquias de los santos, así como el simbolismo de las ceremonias, y atacó el celibato de los ministros sagrados y la vida religiosa, "todo para mantener la pureza del cristianismo".

Dom Guéranger recorrió la historia de la Iglesia y se detuvo en el protestantismo, en el que descubrió la quintaesencia de la herejía antilitúrgica. Por eso, propone una sistematización de esta actitud en doce puntos. El interés principal de esta descripción es proporcionar una forma segura de mostrar esta herejía donde se esconde, y una clave para entender la revolución litúrgica emprendida por el Concilio Vaticano II.


Un espíritu innovador que rechaza la tradición

“La primer característica de la herejía antilitúrgica es el odio a la Tradición en las fórmulas del culto divino”. La razón es clara: “Todo sectario que quiera introducir una nueva doctrina se encuentra infaliblemente ante la Liturgia, que es la Tradición en su máxima expresión, y no puede descansar hasta que haya acallado esta voz, hasta que haya roto esas páginas que contienen la Fe de los siglos pasados”. El modernismo, al querer introducir sus perniciosas doctrinas, no podía ignorar la liturgia: tenía que corromperla o fracasaba.


La segunda característica, según Dom Guéranger, es querer sustituir las fórmulas de estilo eclesiástico por lecturas de la Sagrada Escritura. Esto permite acallar la voz de la Tradición, que la secta teme por encima de todo, y proporciona un medio de propagar sus ideas mediante la negación o la afirmación. Por la vía de la negación: “pasando en silencio, mediante una hábil elección, los textos que expresan la doctrina opuesta a los errores que se quieren hacer prevalecer; por la vía de la afirmación, sacando a la luz pasajes truncados que muestran sólo una parte de la verdad”.

Este principio se aplicó en el Novus Ordo Missae promulgado por Pablo VI: por un lado, añadiendo textos de la Sagrada Escritura, y por otro, suprimiendo o modificando las antiquísimas y venerables oraciones del Misal Romano. Esto sería digno de un libro. Cuatro ejemplos: la supresión del ofertorio romano como "duplicado"; la expresión de desprecio por las cosas de este mundo -despicere terrena- que aparecía al menos 15 veces en el Misal Tridentino, y que ahora se encuentra sólo una vez en el nuevo misal; la desaparición de la mención del alma en la misa de réquiem; y finalmente la supresión de una parte del Kyrie.


La tercer característica consiste en elaborar e introducir diversas fórmulas para fomentar las innovaciones. Es el caso de los tres nuevos cánones de la misa reformada de Pablo VI. El segundo canon es una reconstrucción aleatoria de una antigua oración compuesta por un autor que ha sido presentado como San Hipólito, pero que no se conoce realmente hasta hoy. El canon 4 fue escrito íntegramente por un liturgista, que terminó su trabajo en la esquina de la mesa de un bar. Y mencionemos el cambio en los ritos de los siete sacramentos, todos ellos revisados. ¡Nunca antes en la historia de la Iglesia!

La cuarta característica de la secta antilitúrgica es "una contradicción habitual con sus propios principios". Merece la pena citar el pasaje completo, ya que describe nuestras liturgias modernas. "Así, todos los sectarios, sin excepción, comienzan por reivindicar los derechos de la antigüedad [lo que Pío XII condena entre los modernos como "arqueologismo"]; no quieren otra cosa que lo primitivo, y pretenden llevar la institución cristiana a la cuna. Para ello, podan, borran, restan, todo cae bajo sus golpes, y cuando uno espera ver reaparecer el culto divino en su pureza original, se encuentra con nuevas fórmulas que sólo datan de ayer, que son incuestionablemente humanas, ya que quien las escribió sigue vivo".


Un espíritu racionalista

La quinta característica quiere "suprimir del culto todas las ceremonias, todas las fórmulas que expresan misterios". Es bien sabido que los neoliturgistas querían hacer la liturgia "accesible", fomentando la "participación activa". Dom Guéranger prosigue: "Ya no hay altar, sino simplemente una mesa; ya no hay sacrificio, como en todas las religiones, sino sólo una cena; ya no hay iglesia, sino sólo templo, como en el caso de los griegos y los romanos; ya no hay arquitectura religiosa, puesto que no hay misterios; ya no hay pintura y escultura cristianas, puesto que ya no hay religión sensible; finalmente, ya no hay poesía en un culto que no está fecundado ni por el amor ni por la fe". La locura iconoclasta que siguió al Concilio es el testigo irrefutable que confirma este análisis. En cuanto a la verdadera arquitectura y el arte litúrgicos, han sobrevivido.


La sexta característica afirma que "la supresión de las cosas misteriosas produce la extinción total de ese espíritu de oración que se llama unción en el catolicismo". La revolución litúrgica postconciliar ha producido un debilitamiento de la fe y con ello una desecación de la piedad, que se ha verificado con la caída vertiginosa de la práctica sacramental.

La séptima característica excluye el culto a la Virgen y a los santos. Este principio, que ilustra perfectamente lo ocurrido en el protestantismo, no se ha manifestado con el mismo vigor en la actual reforma. Pero hay, entre los liturgistas modernos, una depreciación del culto mariano y de los santos, y de las formas en que se manifiestan. Debido al profundo apego de ciertas regiones católicas a estas devociones, su manifestación sigue siendo limitada y variable según el lugar.

La octava característica es formulada por Dom Guéranger de la siguiente manera: "Dado que uno de los principales objetivos de la reforma litúrgica era la abolición de los actos y fórmulas místicas, se deduce necesariamente que sus autores debían exigir el uso de la lengua vulgar en el servicio divino. Este es uno de los puntos más importantes a los ojos de los sectarios". El monje benedictino continúa: "Admitámoslo, es un golpe maestro del protestantismo haber declarado la guerra a la lengua sagrada; si consiguiera destruirla, su triunfo estaría muy avanzado. Ofrecida a los ojos profanos, como una virgen deshonrada, la Liturgia, a partir de este momento, ha perdido su carácter sagrado, y el pueblo pronto descubrirá que no le resulta demasiado molesto ser perturbado de su trabajo o de sus placeres para ir a oírla pronunciada como se hace en la plaza pública". Que las autoridades eclesiásticas se dignen a reconocer que la advertencia del fundador de Solesmes fue profética.


Consecuencias privadas y sociales

En la novena característica, el autor muestra que "al eliminar de la Liturgia el misterio que rebaja la razón, el protestantismo tuvo cuidado de no olvidar la consecuencia práctica, a saber, la liberación de la fatiga y la incomodidad impuestas al cuerpo por las prácticas de la Liturgia. (...) No más ayuno, no más abstinencia; no más genuflexión en la oración; para el ministro del templo no más oraciones canónicas que recitar en nombre de la Iglesia". El resultado es una disminución de "la suma de las oraciones públicas y particulares".


La décima característica rechaza el poder papal. Si este rechazo es categórico y definitivo en el protestantismo, no es menos fuerte entre los modernistas. Hoy, la corriente que pretende despojar al papado de sus prerrogativas -ya en marcha a través de los textos del Concilio sobre la colegialidad- ha recobrado fuerza con la complicidad del propio papa, que pretende "descentralizar" cada vez más.

La undécima característica afirma que la herejía antilitúrgica necesita "destruir de hecho y de principio todo el sacerdocio". Aquí también el protestantismo ha sido radical. Pero el modernismo, al asimilar el sacerdocio común de los fieles y el sacerdocio ordenado, distinguiéndolos sólo como grados del mismo sacerdocio, consigue el mismo resultado. Entre los protestantes, sólo hay laicos, porque ya no hay liturgia sagrada. Entre los modernistas, los sacerdotes realizan una liturgia desfigurada casi en igualdad de condiciones con los fieles.

La duodécima característica corresponde a la sumisión del protestantismo a los poderes temporales, por la pérdida del centro unificador que es Roma y el Papa. En el modernismo, se expresa en una fuerza centrífuga que tiende a separar a las iglesias nacionales entre sí. Esto se plasma en el paso del lenguaje litúrgico a la lengua vernácula, en los poderes cada vez más descentralizados, en el espíritu democrático que se infiltra bajo la apariencia de "sinodalidad". Hoy en día se está aplicando este principio en Alemania a través de la "vía sinodal".


El profundo conocimiento de Dom Guéranger de la liturgia católica y su gran amor por ella le permitieron captar toda su grandeza. Por el contrario, le llevaron a identificar las constantes del espíritu antilitúrgico. Su obra ofrece un diagnóstico precioso para nuestro tiempo, al ser testigo de un verdadero furor por destruir la liturgia católica.


La Porte Latine



ERA MENTIRA: NO ENCONTRARON NINGÚN CUERPO ENTERRADO EN LAS ESCUELAS RESIDENCIALES EN CANADÁ

¿Se acuerdan la historia de los cientos de niños encontrados junto a las escuelas residenciales de Canadá? Era todo mentira, como lo explico en este nuevo video.

Por Pablo Muñoz Iturrieta




El Dorchester Review, una de las publicaciones de historia más importantes de Canadá, acaba de publicar un artículo importantísimo para aclarar una cuestión que los medios manipularon con un propósito político, como ya lo habíamos notado en un video del 3 de junio de 2021 [1]. Jacques Roullard, el autor del artículo y doctor en historia y profesor emérito del departamento de historia en la Universidad de Montreal, interpela al gobierno y los medios por la operación mediática de junio del año pasado y dice: “Después de siete meses de recriminación y denuncia, ¿dónde están los restos de los niños enterrados en la Escuela Residencial Indígena Kamloops?” [2].

The Canadian Press acaba de honrar a los niños de las escuelas residenciales como la “Persona del Año 2021” [3]. Pero lo que casi nadie sabe es que la historia mediática de junio del año pasado surgió no de haber encontrado cuerpos, sino de una suposición a partir de las imágenes de escaneo con radar de parte del sitio donde funcionó la escuela residencial de Kamloops entre 1890 y 1978. Es más, los medios estaban replicando una historia falsa al afirmar que se habían encontrado cientos de cuerpos de niños junto a escuelas residenciales.

El “descubrimiento” fue reportado por primera vez el 27 de mayo de 2021 por Rosanne Casimir, la cacique de la nación indígena Tk’emlúps, después de que la antropóloga Sarah Beaulieu usara un radar de penetración terrestre en la búsqueda de restos de niños que algunos alegaban supuestamente se habían enterrado esa zona. Esto los medios jamás lo dijeron, sino que dieron como un hecho que se habían encontrado cuerpos en fosas comunes, como inventó el The New York Times, por ejemplo [4].

Los medios primero afirmaron que se trataba de una fosa común, luego cambió la historia y la misma cacique aclaró que se trataba supuestamente de tumbas individuales. Ahora resulta que en realidad no habían encontrado nada, pero los medios nunca dijeron que era una mera suposición, sino que tergiversaron la historia para afirmar que se habían encontrado cientos de cuerpos de niños. Todo mentira.

Se incendiaron 68 iglesias en Canadá

Y lo peor de todo es que a partir de una mentira vandalizaron y quemaron más de 60 iglesias en Canadá (68 en total) muchas de las cuales eran de los mismos indígenas y de comunidades de inmigrantes que nada tuvieron que ver con las escuelas residenciales, el gobierno de Trudeau le exigió al Papa que venga a Canadá a pedir perdón, las diócesis se comprometieron en juntar millones de dólares para los indígenas, las Naciones Unidas ordenó una investigación por violaciones de derechos humanos, Amnesty International pidió que los culpables sean llevados a tribunales y el gobierno aprobó dos leyes indigenistas [5]. Todo esto basado en una historia que nunca existió.

Pero vayamos al reporte original que los medios tergiversaron.

Quien hizo el escaneo con radar fue Sarah Beaulieu, profesora de Antropología y Sociología en la Universidad del Valle Fraser desde 2018. En su perfil oficial de la universidad Sarah Beaulieu se presenta como antropóloga especializada en conflictos modernos, especialmente en identificar cementerios de la Primera Guerra Mundial usando un radar de penetración de tierra [6]. Con esa tecnología fue a la reserva indígena donde funcionó la escuela residencial de Kamloops.

Y aquí surge lo irresponsable del reportaje que terminó en iglesias destruidas, dos leyes indigenistas que se pasaron sin cuestionamiento, la acusación de un supuesto “genocidio cultural”, la condena del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos y la avalancha de reportajes falsos que construyeron toda una historia basada en una mentira. El informe preliminar de esta profesora se basaba no en cuerpos que se encontraron en el sitio, sino en depresiones y anormalidades en el suelo de un huerto de manzanos cerca de la escuela. A partir de esas “anormalidades” la cacique Rosanne Casimir asumió que se trataba de “niños desaparecidos” cuyas muertes posiblemente nunca se habían reportado y que por lo tanto no estaban en ningún documento oficial . Sin ninguna prueba, Casimir sacó un comunicado de prensa el 27 de mayo de 2021, afirmando que era un hecho “confirmado” que se habían encontrado “los cuerpos de 215 niños” enterrados junto a la escuela residencial de Kamloops, algunos de ellos “de tan solo 3 años de edad” [7]. El comunicado además anunciaba que no se iba a permitir el ingreso de nadie al sitio mencionado.

La gran pregunta es ¿por qué mintieron en el comunicado oficial si todo lo que encontraron fue una depresión en el suelo, probablemente causada por las raíces de los árboles según lo admitieron ellos mismos después? Además, esto deja de manifiesto la irresponsabilidad de los medios, que desparramaron una noticia falsa, dieron el número concreto de 215 niños e incluso que muchos tenían 3 años… Todo mentira, además de la irresponsabilidad del gobierno de Justin Trudeau por ni siquiera investigar si era verdad y apresurarse a predecir que se iban a encontrar muchos más niños a lo largo y ancho de Canadá [8].

Pero volvamos al relato de la antropóloga que realizó el reporte. Primero afirmaron que se trataba de una fosa común. Dieron el número exacto de 215 niños. Luego afirmaron que no se trataba de una fosa común. Después ya para el 15 de julio no solo que bajaron el número de 215 a 200, sino que ahora el relato cambió a que era “probable que se trataba de sitios de entierro”. Ahí reconocen que no tienen absolutamente ninguna evidencia de nada y que ni siquiera habían removido tierra, sino que el radar había detectado muchas “perturbaciones en el suelo como raíces de árboles, metal y piedras” [9]. Es decir, la antropóloga concluyó que tal vez se trataba de un sitio de entierros, pero que no se podía confirmar hasta que se excave.

O sea, para el 15 de julio ya se habían incendiado decenas de iglesias, ya se habían aprobado las dos leyes indigenistas en Canadá, pero la realidad era que todo era una mera suposición de una antropóloga que se encontró con piedras, metales y raíces de árboles de manzana… Tal vez por eso un portavoz de la comunidad indígena dijo que el reporte completo “no podía” ser divulgado a los medios. Porque sabían que todo era una gran mentira. Es más, incluso ya el 15 de julio la misma cacique Casimir especulaba que tal vez no se haga ninguna excavación. ¿Por qué no excavar? ¿Acaso temían no encontrarse nada, como de hecho resultó ser el caso?

Como todos sabemos, el supuesto “descubrimiento” de Kamloops originó una gran conmoción en Canadá y en el extranjero. Se hizo una campaña similar a la de Black Lives Matters, solo que esta vez apuntó a quemar y vandalizar iglesias, se creó el slogan “Every child matters”, con todo tipo de productos a la venta y ganancias por millones de dólares de parafernalia que oscilaban entre los $15 y $42 dólares [10]. Es decir, el relato de los niños enterrados se convirtió en un gran negocio como para salir a negarlo. Por eso mejor “no poner el reporte al alcance de los medios”… No sea que se descubra la gran mentira y se acabe el negocio. También de repente los escalones de las iglesias que se salvaron del fuego fueron adornados con cantidad de zapatitos de niños como una especie de “memorial” que apuntaba a la psicología colectiva y la culpa social, como si todos hubiesen sido cómplices de un descubrimiento que en realidad nunca ocurrió [11].

Luego, a los días, salió la historia de que nuevamente en otra escuela residencial, la de Marieval, habían encontrado 751 tumbas. Era la misma táctica. Se usó el mismo radar y nunca se excavó nada para confirmar el supuesto hallazgo, además de que el lugar estaba de hecho registrado como un cementerio y con el paso del tiempo las cruces se habían deteriorado [12]. Es decir, estaban armando otro escándalo mediático sin fundamento, ya que en el mismo anuncio afirmaron que no se sabía si se trataba de estudiantes, cuando de hecho se trataba del cementerio para toda el área circundante y de hecho los datos de cada tumba se encuentran en el acta de defunciones y entierros, que incluye a abuelos, adultos, niños, estudiantes y quien sea que falleció en la zona durante décadas…[13]


Mientras tanto, Justin Trudeau, sin ningún tipo de evidencia más que el discurso de los medios, fue inmediatamente a Twitter para referirse a “un capítulo oscuro y vergonzoso” en la historia de Canadá [14]. El gobierno federal bajó todas las banderas a media hasta para honrar a los niños “desaparecidos” y prometió $27 millones de dólares en asistencia para las comunidades indígenas [15]. ¿Por qué este circo mediático? Porque el 23 de junio de 2021 se vencía el plazo para aprobar dos leyes indigenistas del gobierno Liberal de Trudeau. Como Trudeau tiene solo una minoría en el Parlamento Canadiense, era necesario presionar mediáticamente para que ningún otro partido se opusiera a estas leyes. Y obviamente, el supuestamente encontrar cientos de niños en fosas comunes iba a tener el efecto deseado por el gobierno…

Esas dos leyes eran la Ley C-15, que sometió a la ley canadiense a la declaración de la ONU sobre los derechos de las personas indígenas, y la Ley C-5 por la que se creó un nuevo feriado para políticos y trabajadores federales con motivo de la Reconciliación con los pueblos indígenas. Es decir, los políticos canadienses declararon un día feriado que aplicaba solo al gobierno, no a empresas privadas, y recibir sueldo por el mismo.

Además, sabemos que Trudeau le exigió al Papa que venga a Canadá a pedir perdón “por las tumbas encontradas” y el mismo Papa creyó en la falsa historia al mencionar el hecho en el mes de junio [16].

Ahora que sabemos que todo esto fue armado en base a una mentira, queda más que claro que el propósito de todo esto fue usar psicológica, política e ideológicamente a la población por distintos motivos. El gobierno para implementar su agenda indigenista. Los abogados para robarle más plata al gobierno y a la iglesia en casos de “reparación histórica” y los activistas para incendiar iglesias.

¿Qué tenemos que aprender de todo esto? Que nuevamente se confirma que los medios son un gran instrumento de manipulación, que no tienen problema en fabricar historias para poder afectar psicológicamente a la población y así imponer una cierta agenda política.

A la historia hay que tratarla con la mayor objetividad posible, limitándose a los hechos y con muchísimo cuidado de no imponerle nuestro modo de ver actual. El estudio sobre la escuela residencial de Kamloops que acaba de ser publicado en el Dorchester Review nos informa que dicha escuela fue fundada por el cacique Louis Clexlixqen en 1890, quien llevó a los padres oblatos para que eduquen a los niños indígenas. En total, desde 1915 hasta 1964, fallecieron 49 estudiantes según el reporte de la comisión para las escuelas residenciales de Canadá [17]. De estos estudiantes, 17 fallecieron en el hospital y 8 en sus respectivas reservas indígenas. Con respecto a la causa de muerte de los otros 24 estudiantes todavía se deben encontrar los certificados de defunción que se guardan en la Agencia de Estadísticas de Vida de British Columbia. En cuanto al lugar de entierro de los 49 estudiantes, solo 4 están enterrados en el cementerio de la escuela residencial de Kamloops porque sus familias residían en esa reserva indígena, y el resto fueron enterrados en cementerios de sus propias reservas. Por eso, el informe que acaba de ser publicado es lapidario contra la versión de los medios de que se ocultaban las muertes de estudiantes o que sus familias no eran informadas. Eso es mentira porque de hecho, la mayoría de los estudiantes eran enterrados en su lugar de procedencia.

Muchos cayeron en este engaño, algunos replicando noticias falsas, otros simplemente creyendo lo que escuchaban. Sinceramente espero que quienes replicaron esta mentira tengan la valentía y el honor de rectificarse y de pedir perdón y espero que este video llegue a todos aquellos que tal vez fueron confundidos y merecen saber la verdad. Muchas gracias.


Notas:

[1] Cf. https://www.youtube.com/watch?v=daPVm_sdNJ0

[2] Cf. https://www.dorchesterreview.ca/blogs/news/in-kamloops-not-one-body-has-been-found

[3] Cf. https://www.thenorthernview.com/news/children-who-never-returned-from-residential-schools-newsmaker-of-the-year-cp-poll/

[4] Cf. https://www.nytimes.com/2021/05/28/world/canada/kamloops-mass-grave-residential-schools.html

[5] De hecho, este era el objetivo mediático principal de todo el escándalo que armaron, como ya lo afirmé en el video de principios de junio.

[6] Cf. https://www.ufv.ca/health-and-social-innovation/about/faculty-associates/beaulieu-sarah.htm

[7] https://tkemlups.ca/wp-content/uploads/05-May-27-2021-TteS-MEDIA-RELEASE.pdf

[8] Cf. https://globalnews.ca/news/7912976/trudeau-residential-school-debate/

[9] https://www.theglobeandmail.com/canada/article-morning-update-anthropologist-explains-how-she-concluded-200-children/#:~:text=morning%20update%20newsletter-,Morning%20Update%3A%20Anthropologist%20explains%20how%20she%20concluded%20200%20children%20were,at%20the%20Kamloops%20residential%20school&text=She%20said%20the%20investigation%20has,Tk’eml%C3%BAps%20te%20Secw%C3%A9pemc%20territory.

[10] Tshirts por $26.95: https://printerval.com/ca/every-child-matters-education-orange-shirt-day-t-shirt-p32019?spid=9047780&tr=&adgroupid=&campaignid=15563968554&gclid=EAIaIQobChMIuKSG4tLG9QIVcPbjBx0frAG9EAQYCCABEgIODvD_BwE Buzos por $42.95 https://www.amazon.ca/2021-Orange-Shirt-Short-Sleeve/dp/B099QBYN1T/ref=asc_df_B099QBYN1T/?tag=googleshopc0c-20&linkCode=df0&hvadid=531387978154&hvpos=&hvnetw=g&hvrand=4529400303486651256&hvpone=&hvptwo=&hvqmt=&hvdev=c&hvdvcmdl=&hvlocint=&hvlocphy=9047898&hvtargid=pla-1432370567412&th=1&psc=1. En Amazon se pueden comprar productos por $17.99: https://www.amazon.ca/2021-Orange-Shirt-Short-Sleeve/dp/B099QBYN1T/ref=asc_df_B099QBYN1T/?tag=googleshopc0c-20&linkCode=df0&hvadid=531387978154&hvpos=&hvnetw=g&hvrand=4529400303486651256&hvpone=&hvptwo=&hvqmt=&hvdev=c&hvdvcmdl=&hvlocint=&hvlocphy=9047898&hvtargid=pla-1432370567412&th=1&psc=1

[11] https://www.cbc.ca/kidsnews/post/shoes-laid-to-honour-the-loss-of-215-children-at-former-residential-school

[12] https://www.bbc.com/news/world-us-canada-57592243

[13] Cf. https://www.cbc.ca/news/indigenous/marieval-cemetery-graves-1.6106563

[14] https://twitter.com/JustinTrudeau/status/1398325696431263745?s=20

[15] https://www.ctvnews.ca/politics/27m-will-soon-be-available-to-communities-to-help-locate-children-who-died-at-residential-schools-feds-1.5452997

[16] https://www.cbsnews.com/news/indigenous-children-schools-canada-trudeau-pope-should-apologize/

[17] National Centre for Truth and Reconciliation.


Pablo Muñoz Iturrieta


domingo, 30 de enero de 2022

BERGOGLIO SE REUNIÓ EN SECRETO DOS VECES EL AÑO PASADO CON EL DIRECTOR EJECUTIVO DE PFIZER

Los detalles de las reuniones privadas entre los dos destacados promotores de pinchazo siguen siendo un misterio.

Por Michael Haynes


Ha trascendido que el papa Francisco se reunió en secreto con el CEO de Pfizer, Albert Bourla, en dos reuniones oficialmente no confirmadas durante 2021.

Escribiendo para National Catholic Register, el periodista del Vaticano Edward Pentin dio la noticia de que en 2021 el papa Francisco se reunió dos veces con Bourla, el CEO y presidente de la gigante farmacéutica Pfizer. Las reuniones tuvieron lugar en el Vaticano en una circunstancia que Pentin comparó con la reunión secreta del papa Francisco en 2019 con Melinda Gates.

La revelación quizás no sea una gran sorpresa, dado que el Vaticano administra exclusivamente (y ahora ordena) la inoculación contaminada con abortos de Pfizer para los empleados, y Bergoglio ha sido uno de los principales promotores del pinchazo obligatorio.

Pentin escribió que las reuniones fueron confirmadas por "fuentes del Vaticano" ya que las reuniones no fueron incluidas en los anuncios diarios del Vaticano, y señaló también que los temas discutidos aún eran un misterio.

LifeSiteNews se puso en contacto tanto con la oficina de prensa del Vaticano como con Pfizer para obtener más comentarios sobre las reuniones, pero hasta el momento no ha recibido respuesta. Cuando Pentin preguntó a Pfizer sobre las reuniones, le dijeron: "No podemos confirmar ni negar ya que, según nuestra política, los movimientos de nuestros ejecutivos se consideran confidenciales".

La Oficina de Prensa de la Santa Sede “no respondió a las reiteradas solicitudes para confirmar las reuniones”, agregó Pentin.

El autor y catequista británico, el diácono Nick Donnelly, comentó que estas revelaciones explican la persistente promoción del papa Francisco a las inoculaciones con Pfizer.


Pfizer y el Vaticano del papa Francisco

Pfizer ha desarrollado un vínculo estrecho con el Vaticano desde que sus inyecciones contaminadas con abortos se han estado usando allí desde enero de 2021, cuando el papa Francisco y el papa emérito Benedicto XVI estuvieron entre los primeros en el estado soberano en recibir las inoculaciones. En ese momento, el jefe del servicio de salud del Vaticano, el Dr. Andrea Arcangeli, sugirió que el Vaticano inicialmente usaría la vacuna de Pfizer, pero que otras se administrarían sujetas a aprobación.

Sin embargo, el acuerdo del Vaticano con Pfizer es ofrecer solo la inoculación de la gran farmacéutica a empleados y residentes.

Más tarde, Bourla hizo una aparición pública en el Vaticano en mayo de 2021, uniéndose a una gran cantidad de abortistas en la quinta “Conferencia Internacional de Salud del Vaticano” llamadaExplorando la mente, el cuerpo y el alma”.

Al subir al escenario virtual con Sanjay Gupta de CNN, el discurso de Bourla fue: “La respuesta global al covid-19 se ha acelerado mediante la colaboración en el intercambio de datos, la investigación y la vigilancia epidemiológica. A medida que reexaminamos nuestra arquitectura de salud global, ¿cómo mejoramos la respuesta rápida futura y aprovechamos las lecciones aprendidas en torno a la preparación, el desarrollo y la distribución de nuevas vacunas y, lo que es más importante, la prevención?”

Bergoglio dio un discurso privado a los miembros de la conferencia. No se sabe si uno de sus encuentros con Bourla se produjo en esta época. 

La producción de píldoras abortivas de Pfizer, junto con su producción de una inoculación que involucra pruebas que utilizan la línea celular HEK 293, derivada de tejido renal extraído de “un bebé sano que fue abortado en los Países Bajos en la década de 1970”, no parece disuadir al pontífice de sus encuentros con Bourla. 

El vínculo entre el Vaticano, que utiliza únicamente la inoculación de Pfizer, se ha fortalecido aún más cuando el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, ordenó recientemente la inoculación obligatoria para los empleados y visitantes del Vaticano, eliminando la opción de presentar resultado "negativo" y permitir solo la prueba de recuperación del virus como alternativa a la inoculación. 

Ha existido un mandato en el Vaticano durante algún tiempo para ciertos empleados, lo que resultó en el envío a casa de tres guardias suizos en Suiza después de que se negaron a cumplir con el pinchazo obligatorio. 

En comentarios al National Catholic Register sobre su mandato más reciente, el cardenal Parolin se hizo eco del lenguaje utilizado por el arzobispo Vincenzo Paglia y defendió el pinchazo de Pfizer ante aquellos preocupados por su conexión con el aborto

Reconoció que las líneas celulares de un bebé abortado se usaron “en las etapas preliminares de las pruebas de vacunas en el laboratorio”, pero rechazó cualquier objeción moral a la inoculación sobre esta base. “Por lo tanto, no se puede justificar no querer vacunarse con esta motivación, ya que la vacuna que se usa actualmente es precisamente la de Pfizer que usa el método RNAm, afirmó Parolin. 


Bourla y Bergoglio insisten con las inoculaciones

En el momento de la conferencia de mayo de 2021, se elogió a Pfizer por crear una inoculación "eficaz" y Bourla habló de las muchas "aplicaciones potenciales de la tecnología de ARNm".

En abril de 2021, incluso afirmó que la inyección era "100% efectiva". 

Sin embargo, hace solo unos días, Bourla se retractó de la supuesta "eficacia" del pinchazo de su empresa. “Sabemos que las dos dosis de la vacuna ofrecen una protección muy limitada, si la hay”, dijo Bourla en una entrevista con  Yahoo! finanzas.

Bourla, en cambio, impulsó la “inoculación de refuerzo”, diciendo que tres dosis con un refuerzo, ofrecen una protección razonable contra la hospitalización y las muertes”. 

En declaraciones a la BBC en diciembre, Bourla impulsó la normalización de las inoculaciones, sugiriendo que "podrían ser parte de la vida normal en los años venideros".

Bergoglio también ha presionado insistentemente para que las personas se pongan las inoculaciones y su retórica se volvió aún más fuerte en los últimos días cuando habló de la "obligación moral" de ponerse las inoculaciones contaminadas con abortos. En agosto de 2021, Bergoglio se unió notablemente  a  varios cardenales para emitir un video diciendo que "las vacunas traen esperanza" de que termine la "pandemia" y calificó el recibir el pinchazo como "un acto de amor".


Life Site News


¿POR QUÉ SANTO TOMÁS?

Entre los maestros católicos, tanto padres como doctores, la Iglesia ha enseñado consistentemente que Santo Tomás de Aquino (c. 1225-1274) es, en cierto sentido, el primero.

Por Joseph G. Trabbic


La Iglesia ha dado el título de “Doctor” a algunos de sus santos. En latín doctor significa “maestro” y los Doctores de la Iglesia son maestros de un tipo muy especial. Pío X los llama “nuestros grandes maestros” e “intérpretes de la doctrina revelada” (1). Según criterios ampliamente aceptados, los Doctores de la Iglesia son personas reconocidas por la Iglesia por su ortodoxia, su santidad eminente y (con algunas excepciones) su excelencia como eruditos.

Como sugiere la observación de Pío X, los Doctores de la Iglesia son principalmente maestros de teología, ya que la teología se ocupa de comprender y explicar la revelación. Pero algunos de los Doctores de la Iglesia son también maestros de filosofía. Esto se debe a que la revelación vuelve a proponer o asume muchas verdades filosóficas: que Dios existe, que el ser humano tiene una naturaleza definida y permanente, que unas formas de vida son buenas para nosotros y otras no, etc. Por eso, la Iglesia siempre ha también tenía un profundo interés por la filosofía, como nos recuerda Juan Pablo II en Fides et ratio (1998).

Los Doctores de la Iglesia se distinguen típicamente de los “Padres” (aunque algunos Padres también son Doctores). Pero estos últimos juegan básicamente el mismo papel, siendo quizás la principal diferencia el hecho de que fueron claves en la formación de la Doctrina de la Iglesia en los primeros siglos de su vida.

La jerarquía eclesiástica, los obispos y el Papa, confían en los Padres y Doctores de la Iglesia para guiarlos en sus propios deberes de enseñanza. Pero los laicos también deberían, por supuesto, buscarlos en busca de orientación para comprender la Doctrina Católica, ya sea que haya sido definida o no.


doctor communis ecclesiae

Entre los maestros católicos, tanto Padres como Doctores, la Iglesia ha enseñado consistentemente que Santo Tomás de Aquino (c. 1225-1274) es, en cierto sentido, el primero. Esta comprensión de Santo Tomás surgió bastante temprano. Tomás murió el 7 de marzo de 1274 y fue canonizado 49 años después por Juan XXII el 18 de julio de 1323. En un consistorio en Aviñón al comienzo del proceso de canonización en 1318, el Papa Juan dijo de Tomás que lo consideraría “una gran gloria para nosotros y nuestra Iglesia si inscribiéramos a este santo en el catálogo de los santos”. Y la razón de esto, dijo el Papa, es que Tomás
ha iluminado más a la Iglesia que todos los demás Doctores; un hombre puede sacar más provecho en un año [de estudiar] de sus libros que la enseñanza de los demás durante toda su vida (2).
Durante el Concilio de Trento (1545-1563) se informa que la Summa theologiae de Tomás fue colocada en el altar junto con las Escrituras y los decretos papales. Sobre esta práctica comenta León XIII en Aeterni Patris (1879):
El mayor elogio que ha recibido Tomás - totalmente único para él y no compartido con ningún otro Doctor Católico - es que los padres conciliares de Trento hicieron que formara parte del orden del cónclave el colocar sobre el altar, junto a los códices de la divina Escritura y los decretos de los Sumos Pontífices, la Suma de Tomás de Aquino en la que podían buscar consejo, razón e inspiración.
Pío V proclamó a Tomás Doctor de la Iglesia el 15 de abril de 1567. Como observa Pasquale Porro, el Papa lo hizo en un momento en que “entre los latinos, sólo Ambrosio, Jerónimo, Agustín y Gregorio Magno disfrutaban de esta dignidad” (3). Tres años después, Pío declaró que la doctrina teológica de Tomás, “que ha sido recibida por la Iglesia católica”, es “más grande que todas las demás” (4).

Saltando hacia el siglo XX, en una carta de 1904 a la Academia Pontificia de Santo Tomás de Aquino, Pío X expresa la opinión de la Iglesia con respecto al estado de Tomás. Llama a Tomás el “líder y maestro de la filosofía y la teología cristianas” y nos dice que su “genio divino forjó armas adecuadas para proteger la verdad y derrotar los muchos errores de los tiempos”. Pío continúa:
En efecto, aquellos principios de sabiduría, útiles para todos los tiempos, que nos transmitieron los Santos Padres y Doctores de la Iglesia, nadie los ha organizado más acertadamente que Tomás, y nadie los ha explicado con mayor claridad (5).
En la misma línea, Pío XI comenta sobre el título apropiado para Tomás en Studiorum ducem (1923):
Recomendamos no sólo el título de “Doctor angélico”, sino también el título de “Común” o “Doctor universal de la Iglesia” para Tomás, cuya doctrina la Iglesia ha hecho suya, como atestiguan numerosos documentos de todo tipo.
Avanzando hacia el Vaticano II y el magisterio posconciliar, vemos que no hay un cambio esencial en el juicio de la Iglesia sobre Tomás. Pablo VI, que aprobó y promulgó la enseñanza del Concilio, subraya el reconocimiento del primado doctrinal de Tomás en los documentos conciliares Optatam totius (sobre la formación sacerdotal) y Gravissimum educationis (sobre la educación católica) (6). En su carta apostólica Lumen ecclesiae de 1974, que conmemora el 700 aniversario de la muerte de Tomás, el mismo Pablo explica que al canonizarlo y conferirle el título de “Doctor”, la Iglesia
pretendía reconocer en la doctrina de Santo Tomás la expresión particularmente elevada, completa y fiel de su magisterio... La Iglesia, en suma, confirma la doctrina de Santo Tomás con su autoridad y la utiliza como instrumento privilegiado, extendiendo así a él, más que cualquiera de sus otros Doctores renombrados, la luz de su propio magisterio (7).
La declaración del Papa Pablo es tan fuerte como cualquiera de las de sus predecesores y quizás incluso más fuerte que la de ellos.

No es sorprendente, dado este tipo de avales papales, que el teólogo jesuita Joseph de Guibert escribiera lo siguiente sobre la autoridad de Tomás en la Iglesia:
Simplemente abrazando la doctrina de Santo Tomás abrazamos la doctrina más comúnmente aceptada en la Iglesia, confiable y aprobada por la Iglesia misma (con algunas excepciones familiares). Donde ninguna razón grave lo impide, la autoridad de Santo Tomás es suficiente para preferir su opinión (8).
Podría seguir citando durante mucho tiempo todas las declaraciones papales sobre la naturaleza excepcional de la enseñanza de Tomás y su autoridad para los católicos. Hasta ahora, por ejemplo, no he dicho nada sobre Juan Pablo II, quien reafirma la importante posición doctrinal de Tomás en la Iglesia y declara en Fides et ratio que en Tomás “las exigencias de la razón y la fuerza de la fe encontraron la síntesis más elevada jamás alcanzada por el pensamiento humano” (9). Pero no hace falta multiplicar las comillas ya que creo que las varias sobre las que he llamado tu atención son suficientes para que te hagas una idea.

Según entiendo su posición, la Iglesia no nos está diciendo que no debemos leer y tratar de aprender de otros filósofos y teólogos católicos (o no católicos). Ella nos está diciendo, más bien, que en nuestra búsqueda de la verdad, Tomás debería ser nuestro principal guía entre los filósofos y teólogos. Sin duda, cómo se vería eso en el concreto sería un tema de discusión.


La “filosofía” de Tomas

Soy filósofo y esta nueva columna será principalmente filosófica. Digo “principalmente” pero no “exclusivamente”. Cualquier filósofo católico que se precie no puede ser ignorante de la teología y necesita dedicarse a ella de vez en cuando. Entonces, aunque puede esperar que esta columna sea principalmente filosófica, también debe esperar encontrar algo de teología en ella. Si habrá mucha teología o poca, no puedo predecirlo en este momento.

La filosofía de esta columna será tomista. Si no conoce bien a Thomas, puede preguntarse qué tiene que enseñarnos sobre filosofía o si tiene algo que enseñarnos al respecto. Es común entre los estudiosos modernos observar que Tomás no se consideraba a sí mismo como un filósofo y hay mucho debate sobre si podemos atribuirle una filosofía o en qué sentido. No tengo conocimiento de ningún lugar en sus textos donde Tomas nos diga que la filosofía es su profesión. En un lugar nos dice que está cumpliendo “el deber de un hombre sabio” (sapientis officium) que busca dar a conocer “la verdad que profesa la fe católica” (veritatem quam fides Catholica profitetur). En otro lugar dice que es un “maestro de la verdad católica” (Catholicae veritatis Doctor) (10). Y todavía en otro lugar dice que es un “maestro de teología” (theologiae doctor) (11).

¿Deberíamos concluir de estas descripciones de su trabajo que la filosofía simplemente no es asunto de Tomas? ¡Ese sería un paso bastante incómodo dado lo que espero hacer en esta columna! Antes de tomarlo, profundicemos un poco más en los textos donde Tomás ofrece las descripciones anteriores.

Obviamente, en cada caso Tomas se presenta como un maestro. Si leemos el resto de los textos que estamos considerando, encontramos que lo que Tomás desea transmitir a sus alumnos son las verdades que ha aprendido acerca de Dios y la relación que la creación tiene con Dios. En la Summa contra gentiles Tomás explica que estas verdades son de dos clases. Las primeras están más allá de las capacidades de nuestros poderes cognitivos naturales. Para conocer estas verdades necesitamos la ayuda de la revelación y la gracia. Podemos llamar a estas verdades “sobrenaturales”. Tomás dice que la Trinidad sería un ejemplo. Podríamos añadir a esta lista, entre otras cosas, la Encarnación y los Sacramentos.

El segundo tipo de verdades no están más allá de los poderes cognitivos naturales, dice Tomas. En teoría, podemos conocerlas sin la ayuda de la revelación y la gracia. Tomás nos dice que “han sido probadas demostrativamente por los filósofos guiados por la luz natural de la razón”. Podemos, por lo tanto, llamar a estas verdades “naturales”. La existencia y la unidad de Dios son ejemplos que él proporciona de ellas.

Tomás dice que la forma en que él, como maestro, procederá a dar a conocer estas verdades naturales es a modo de demostración utilizando la luz natural de la razón. En otras palabras, estará siguiendo el método de los filósofos. Claramente, entonces, Tomas filosofa en su trabajo. Ciertamente, este filosofar está, para él, siempre al servicio de “la verdad que profesa la fe católica”, es decir, es filosofar al servicio de la teología. Pero es filosofar, no obstante.

En opinión de Tomás, la filosofía (y la teología) pueden ayudarnos no solo a conocer la verdad, sino también a reconocer y vencer el error. Él ve como su tarea ayudar en ambos aspectos. “El doble deber del sabio”, dice, es “meditar y decir la verdad divina” y “refutar el error opuesto”.

Mirando el cuerpo del trabajo de Tomas, vemos que su filosofar no ocupa solo una parte pequeña y bien delimitada de su producción. Ocupa gran parte de sus tres obras principales: su comentario a las Sentencias de Pedro Lombardo, la Summa contra gentiles y la Summa theologiae. Y muchas de las obras de Tomás, consideradas en sí mismas, son puramente filosóficas: todos sus comentarios sobre Aristóteles, el De ente et essentia y el De principiis naturae, por ejemplo, están en este grupo.

Tomás ve las verdades naturales de las que hemos estado hablando como presupuestos de las verdades sobrenaturales. Por eso llama a los primeros praemabula fidei o “preámbulos de la fe”. Si Dios no existiera, entonces lo que dice la Iglesia sobre la Trinidad sería, en el mejor de los casos, una historia interesante. No sería un relato literal de la realidad. Entonces, nuestra creencia en la Trinidad (una verdad sobrenatural) presupone nuestra creencia en la existencia de Dios (una verdad natural). Al demostrar la existencia de Dios, la filosofía puede mostrar que esta supuesta creencia es razonable y que hablar de la Trinidad no puede descartarse de plano (incluso si se trata de una verdad que supera el poder natural de la razón).


León XIII y Aeterni Patris

Una de las principales inspiraciones de esta columna es la encíclica Aeterni Patris de León XIII de 1879 , que cité anteriormente. En Aeterni Patris el Papa León reflexiona sobre el papel de la filosofía en la misión docente de la Iglesia. De todas las ayudas naturales a la fe católica que Dios nos ha dado, Leon dice que la de la filosofía es la más importante.

Nos dice que la filosofía puede ofrecer, por un lado, un camino hacia la fe católica en la medida en que puede abrirnos los ojos a la razonabilidad de la fe, y por otro lado, dice que es para la Iglesia un poderoso aliado contra el error.

Evidentemente, la visión de la filosofía de Leon es la misma que la de Tomás. Él lo ve como si tuviera un propósito teológico al guiarnos a las verdades de la fe católica y desenmascarar los errores que se oponen a ellas.

Pero hay más que decir sobre Tomas y Aeterni Patris. En esta encíclica León destaca la filosofía de Tomás como la más valiosa que la Iglesia tiene a su disposición. “La razón”, dice León, “llevada sobre las alas de Tomás hasta el límite superior de la capacidad humana, difícilmente puede ascender más alto, mientras que la fe difícilmente podría esperar más o más fuertes ayudas de la razón que las que ya ha obtenido de Tomás”.

Para León, el pensamiento “escolástico” medieval que bebía de la sabiduría de los padres de la Iglesia y de la antigüedad pagana y desplegaba rigurosamente la razón al servicio de la fe es el modelo al que todos debemos mirar. Pero Leon ve a Tomas como el líder de los escolásticos:
Entre los doctores escolásticos, el principal y maestro de todos es Tomás de Aquino, quien, como observa Cayetano, “veneraba más a los antiguos doctores de la Iglesia y en cierto modo parece haber heredado el intelecto de todos”. Las doctrinas de aquellos hombres ilustres, como los miembros dispersos de un cuerpo, Tomás las reunió y cimentó, las distribuyó en maravilloso orden, y las aumentó de tal manera con importantes adiciones que se le estima con razón y merecimiento el baluarte especial y la gloria de la fe católica.
Además de proponer la filosofía de Tomás como guía en los asuntos que atañen más directamente a la fe, León también insiste en ella como guía indispensable en cuestiones políticas y sociales, para comprender la naturaleza y finalidad de las artes liberales, y para indagar sobre los principios de el mundo físico.

Hacia el final de la encíclica Leon llama a las universidades católicas a “defender la doctrina [de Tomás] y usarla para refutar los errores dominantes”. Y les pide que se aseguren de que “maestros cuidadosamente seleccionados” lo introduzcan “en la mente de los estudiantes y dejen en claro cómo [Tomas] supera a los demás en solidez y excelencia”.


Verdad

Tomás dice en su famoso comentario sobre De caelo et mundo de Aristóteles que “el estudio de la filosofía no apunta a saber lo que piensan los hombres, sino cuál es la verdad de las cosas”. Estoy de acuerdo con Tomás. La razón más importante para estudiar al propio Tomás es que creemos que puede ser una luz en nuestra búsqueda de la verdad. Si paso mucho tiempo en esta columna trabajando en lo que Tomas ha escrito y transmitiendo sus enseñanzas, es por esto.

Pero discutir los textos de Tomás no es lo único que haré. Pretendo también comentar desde una perspectiva tomista temas de actualidad tanto en la Iglesia como en la cultura en general. Por lo tanto, en las próximas dos entregas de la columna analizaré el debate contemporáneo sobre las ventajas y desventajas del liberalismo político.

Además de temas de interés contemporáneo, puede esperar ver alguna discusión sobre temas filosóficos más estándar: la existencia de Dios, el alma humana, el problema del mal, etc.

También entrevistaré a destacados tomistas contemporáneos y ofreceré retratos de grandes tomistas del pasado. Y, como lo he hecho en esta columna inaugural, miraré nuevamente la enseñanza magisterial sobre Tomás.


Objeciones

Antes de concluir estas observaciones, siguiendo una buena práctica tomista, me gustaría considerar algunas objeciones a lo que he estado diciendo.

Algunas personas podrían simplemente oponerse a más tomismo. ¿No nos hemos pasado los católicos con Tomás? Hay muchos otros buenos filósofos y teólogos católicos con los que podríamos involucrarnos.

Estoy de acuerdo en que hay muchos otros buenos filósofos y teólogos católicos para participar y espero traer algunos de ellos a mi columna también. Pero el énfasis en Tomás proviene en primer lugar de la Iglesia misma. Usted puede desear que otros pensadores católicos hayan sido privilegiados en la forma en que lo ha sido Tomás, pero no lo han sido. Si pensamos que la recomendación consistente y firme de la Iglesia de Tomás ha sido un error, entonces, ¿con qué otras disposiciones establecidas de la mente de la Iglesia tenemos un problema? ¿Cómo decidimos con cuáles aceptaremos y cuáles no?

De todos modos, como decía antes, no veo a la Iglesia diciéndonos que Tomás debe ser nuestro guía exclusivo en cuestiones filosóficas (y teológicas) sino nuestro guía principal.

Una objeción relacionada podría ser que el enfoque en Tomás tiende a desplazar a los filósofos contemporáneos. ¿No debería nuestra filosofía ser una filosofía viva más que una “filosofía de museo”?

La filosofía se ocupa ante todo de la verdad y no de si las personas que pueden ayudarnos en nuestra búsqueda de la verdad están vivas o muertas. Eso es completamente irrelevante. Si los filósofos contemporáneos han tenido nuevos conocimientos sobre la verdad o han corregido creencias pasadas, muy bien, aprendamos de ellos. Como dice León XIII en Aeterni Patris:
Sostenemos que cada palabra de sabiduría, cada cosa útil por quienquiera que sea descubierta o planeada, debe ser recibida con una mente dispuesta y agradecida. […] Si los médicos escolásticos abordan algo con demasiada sutileza, o lo afirman con demasiada despreocupación, o si hay algo que no concuerda con los descubrimientos de una época posterior, o, en una palabra, es improbable en cualquier forma, no se nos ocurre proponer esas cosas a imitación de nuestra época.
Finalmente, está la “objeción de la Inmaculada Concepción”. ¿No se equivocó Tomás acerca de la Inmaculada Concepción? ¿No nos muestra eso que nuestra estimación de él ha sido un poco exagerada?

Que yo sepa, la Iglesia nunca ha declarado infalible a Tomás. Su punto de vista no es que Tomas nunca cometa errores, sino que son raros y que él es más confiable que todos los demás Padres y Doctores, lo que todavía dice mucho y sigue siendo una razón para tomarlo como nuestra guía principal.

En lo que respecta a la cuestión de la Inmaculada Concepción, es más compleja de lo que a veces se presenta. Pero este no es el lugar para tratar de resolverlo. Quizá vuelva a retomarlo en algún momento en el futuro.


Unas ultimas cosas

Esta columna será principalmente para una audiencia católica educada, pero no especializada. Espero que los especialistas lo encuentren atractivo, pero no los veo como mi audiencia principal. Por lo tanto, evitaré ser demasiado técnico.

El latín probablemente aparecerá a menudo, pero siempre con una traducción cuando creo que es necesaria. No necesito decirles que el latín es un idioma importante para la cultura occidental y para los católicos romanos. Incluso si nunca lo aprendes (aunque deberías hacerlo si puedes), debes saber algunas palabras y frases clave.

Espero sobre todo participar en vuestra búsqueda de la verdad y animaros a leer por vosotros mismos a Tomás.


Notas finales:

1 Acta Sanctae Sedis, vol. 37, pág. 435.

2 D. Prümmer, Fontes vitae S. Thomae Aquinatis: Notis historicis et criticis illustrati (Toulouse: Biblioplam, 1912) pp. 148-149.

3 Tomás de Aquino: un perfil histórico y filosófico, RW Nutt y JG Trabbic, trad. (Washington, DC: Universidad Católica de American Press, 2016) pág. 403.

4 T. Ripoll y A. Bremond, Bullarium Ordinis FF. Praedicatorum, vol. 5 (Roma: Mainard, 1733), pág. 245.

5 Acta Sanctae Sedis, vol. 36, pág. 467.

6 Lumen ecclesiae, §24.

7 §22.

8 De Christi Ecclesia (Roma: Universitas Gregoriana, 1928), p. 326.

9 §78.

10 Summa theologiae, I, prólogo.

11 Quodlibet I, q. 7, a. 2.


Catholic World Report


DONA NOBIS PACEM... DANOS LA PAZ LITÚRGICA

Un lector envía una carta abierta al papa Francisco.


Santísimo Padre:

Usted ha decidido, con su Motu Proprio y las aclaraciones hechas a su aplicación, eliminar del rito romano toda referencia a lo que precede al Vaticano II...

Sólo soy un simple fiel, un laico de rango, una pequeña oveja del rebaño que se le ha encomendado dirigir. Pero permítame decir simplemente: non possumus (No podemos):

- creer que el rito celebrado por tantos santos sacerdotes, seguido por tantas generaciones y sin duda por el cual también se celebró el matrimonio de sus padres... pueden poner en peligro nuestra salvación eterna. (Y al fin y al cabo, eso es lo único importante: "Una cura, Salus Gregis" (Una preocupación: la seguridad de las ovejas) era el lema de un obispo normando en los años 30...)

- creer que su predecesor directo era mentiroso y embaucador al otorgar a los institutos el Summorum Pontificum por el cual recibieron un compromiso preciso y formalizado por la Santa Sede. Ahora, la Santa Sede se retracta de su palabra.

- creer en la "hermenéutica de la continuidad" ya que fue una trampa diseñada para erradicarnos. Sería conveniente que le propusiera a Benedicto XVI que, en lugar de prestarle intenciones, nos dijera directa y públicamente lo que piensa (sabemos que es muy mayor, pero también sabemos que tiene todo el ingenio y que todavía tiene un poco de voz).

Nosotros apoyaremos a los sacerdotes que celebran de esta manera y a los que queréis castigar. Los apoyaremos. Vendrán a celebrar el Rito Antiguo en nuestras casas, en nuestros oratorios, en nuestras salas de estar, en nuestros graneros... Tal vez incluso algunos obispos valientes, en Francia y en otros lugares, los protejan de los golpes que usted les apunta (y nos apunta) para expulsarlos (y expulsarnos) del rebaño. ¡Que no es suyo!

Usted exige obediencia, pero su orden no es aceptable. Es un poco como pedirnos que aprendamos a volar desde el segundo piso, desde el árbol de enfrente: ¡non possumus! ¿Puede ser creíble un líder que reniega de su palabra y exige obediencia cuando un día dice negro y al día siguiente blanco?

¡Cuánto comprendemos a esos sacerdotes que, día tras día, "concelebran a solas con Cristo*" sosteniendo en sus dedos la sustancia misma de Dios y que deben concelebrar con otros 2, 3, 15, 50, incluso con un obispo! Y extender los brazos hacia el celebrante principal en un gesto que pretende ser litúrgico pero que sólo es teatral, (un poco ingenuo, además), sin ni siquiera una genuflexión.

Usted nos reprocha que no somos devotos del Vaticano II. Pero Santo Padre, el Vaticano II fue la "apertura al mundo"... de los años 60. León Zitrone reinaba en el único canal de televisión, en blanco y negro, Sheila triunfaba en el Olympia y Kennedy era asesinado... Ese mundo ha desaparecido: el Vaticano II está obsoleto.

El Vaticano II, que abrió las puertas de la Iglesia al mundo ("aggiornamento") luego no las cerró! ¡No hace falta un Vaticano III! 

Hoy la Iglesia es de la “madre tierra” y de la fertilidad venerada en el corazón de San Pedro de Roma, es el “matrimonio” de los homosexuales, el adulterio negado a los divorciados vueltos a casar, mientras se espera el matrimonio de los sacerdotes y la ordenación de los transexuales...

Santísimo Padre, non possumus.

Los sacerdotes a los que se les da caña y que nos dan los sacramentos son jóvenes. Ellos esperarán, y nosotros esperaremos, hasta que usted o uno de sus sucesores devuelva la paz litúrgica que usted ha destruido.

Santísimo Padre, Dona nobis pacem, que traduciré, con respeto como: danos la paz... litúrgica.


Frase de Bryan Houghton (1911-1992), sacerdote inglés convertido del anglicanismo al catolicismo pero rechazado por su apego a la Misa Antigua. Autor del libro “Prêtre rejeté” (Sacerdote rechazado) DMM 1990

sábado, 29 de enero de 2022

EL PAPA FRANCISCO Y LAS 'FAKE NEWS'

Ojalá Francisco dedicara la misma energía que emplea en predicar los dogmas coronavíricos a aclarar la doctrina católica y desmentir las ‘fake news’ que rodean su pontificado. Ojalá.

Por Fernando Beltrán


El papa Francisco recibió ayer en audiencia al Consorcio Internacional de Medios de Comunicación Católicos, "Catholic fact-checking". Difundir desinformación y noticias falsas sobre el covid y las "vacunas" es "una violación de los derechos humanos", les dijo el Papa en su discurso. Y es que, supuestamente, esa es la labor de este chiringuito mediático: combatir las 'fake news' en torno a la "pandemia".

Dejemos a un lado el hecho de que exista semejante alianza de verificadores de la verdad -no me digas que no es gracioso que Religión Digital forme parte de un grupo de medios católicos que combaten las noticias falsas-, ver al papa tan comprometido con la lucha contra la desinformación sobre la "pandemia" me ha hecho preguntarme: ¿y la lucha por la desinformación en la Iglesia?

Esta misma semana vimos el enésimo desafío alemán a la doctrina de la Iglesia. Más de un centenar de miembros de la institución eclesial―algunos sacerdotes― ‘saliendo del armario’ en un documental de la televisión pública germana y reivindicando cosas incompatibles con el magisterio de la Iglesia, para escándalo de propios y extraños.

En la audiencia de este miércoles el papa dijo unas palabras sobre los padres que tienen hijos con tendencias homosexuales ―aquí explico el contexto y lo que realmente dijo― y pronto los medios de comunicación se dedicaron a retorcer las palabras del pontífice, vendiéndolas como otro paso más en el acercamiento a “las personas lgbt”; sólo había que ver las reacciones de James Martin y todo el progrerío eclesial para darse cuenta.

¿Quién combate esa desinformación, santo padre? ¿Quién deja claro cual es la moral de la Iglesia a los desinformados alemanes o les aclara el sentido de sus palabras a aquellos que las han malinterpretado difundiendo ‘bulos’ y ‘fake news’? ¿Son menos importantes estas cuestiones que la dichosa "pandemia" y las vacunas de unas farmacéuticas? Creo que no.

De hecho, su misión, el motivo por el que pasó a llamarse “Francisco” en 2013 y va vestido de blanco es, precisamente, que es el encargado de custodiar el depósito de la fe; el máximo responsable en confirmar a los fieles en esa fe y de transmitirla al siguiente en su integridad. Lo más importante que tiene que hacer es iluminar a los hombres con la Tradición y la doctrina católicas, corrigiendo las posibles desviaciones.

Sin embargo, viendo lo ocurrido esta semana, pareciera que es más grave poner en duda a Pfizer que la antropología cristiana; que hay que combatir con mayor ahínco a los que duden de la eficacia de las "vacunas" -por otra parte, cada vez más discutidas- que a los que se burlen de los mandamientos.

Porque, al igual que ocurrió el pasado mayo cuando decenas de sacerdotes bendijeron parejas homosexuales delante de las cámaras retando frontalmente a Roma, la respuesta vaticana a toda esta desinformación ha sido el silencio. ¿Aquí no hay que combatir la confusión? ¿No hay que aclarar las cosas y "luchar contra la desinformación"?

Ojalá Francisco dedicara la misma energía que emplea en predicar los dogmas coronavíricos a aclarar la doctrina católica y desmentir las ‘fake news’ que rodean su pontificado. Ojalá.

«¿Por qué sois tan cobardes? ¿Aún no tenéis fe?» - Marcos (4,35-41)


Fernando Beltrán
Director
www.infovaticana.com




PROFECÍAS DE NUESTRA SEÑORA DEL BUEN SUCESO SOBRE NUESTROS TIEMPOS

Durante los siglos XV y XVI, Nuestra Señora del Buen Suceso se apareció en Quito, Ecuador, a una monja española cuya vida, poco conocida pero extraordinaria, tiene una conexión directa con nuestros días.


“Las pasiones desenfrenadas darán paso a una corrupción total de las costumbres porque Satanás reinará a través de las sectas masónicas, apuntando a los niños en particular para asegurar la corrupción general.

¡Desgraciados los niños de esos tiempos! Rara vez recibirán los sacramentos del Bautismo y de la Confirmación. En cuanto al sacramento de la Penitencia, sólo se confesarán cuando asistan a las escuelas católicas, que el demonio hará todo lo posible por destruir por medio de personas con autoridad.

Lo mismo ocurrirá con la Sagrada Comunión. ¡Oh, cómo me duele deciros que habrá muchos y enormes sacrilegios públicos y ocultos!

En esos tiempos, el sacramento de la Extremaunción será ampliamente ignorado.... Muchos morirán sin recibirlo, quedando así privados de innumerables gracias, consuelo y fuerza en el gran salto del tiempo a la eternidad.

El sacramento del matrimonio, que simboliza la unión de Cristo con la Iglesia, será atacado y profanado a fondo. La masonería, entonces reinante, aplicará leyes inicuas destinadas a extinguir este sacramento. Facilitarán que todos vivan en pecado, multiplicando así el nacimiento de hijos ilegítimos sin la bendición de la Iglesia....

La educación laica contribuirá a la escasez de vocaciones sacerdotales y religiosas.

El santo sacramento del Orden será ridiculizado, oprimido y despreciado, pues en él se oprime y se injuria tanto a la Iglesia como a Dios mismo, que es representado por sus sacerdotes.

El demonio trabajará para perseguir a los ministros del Señor de todas las maneras, obrando con astucia nefasta para destruir el espíritu de su vocación y corrompiendo a muchos. Los que así escandalizarán al rebaño cristiano atraerán sobre todos los sacerdotes el odio de los malos cristianos y de los enemigos de la Iglesia Una, Santa, Católica Romana y Apostólica. Este aparente triunfo de Satanás causará enormes sufrimientos a los buenos pastores de la Iglesia... y al Supremo Pastor y Vicario de Cristo en la tierra que, prisionero en el Vaticano, derramará secretas y amargas lágrimas en presencia de Dios Nuestro Señor, pidiendo luz, santidad y perfección para todo el clero del mundo, del que es Rey y Padre.

Vendrán tiempos infelices en los que los que deberían defender sin miedo los derechos de la Iglesia, en cambio, cegados a pesar de la luz, darán su mano a los enemigos de la Iglesia y cumplirán sus órdenes. Pero cuando [el mal] parezca triunfar y cuando la autoridad abuse de su poder, cometiendo toda clase de injusticias y oprimiendo a los débiles, su ruina estará cerca. Caerán y se estrellarán contra el suelo.

Entonces la Iglesia, alegre y triunfante como una jovencita, se despertará y se acunará cómodamente en los brazos de mi hijo más querido y elegido de aquellos tiempos. Si presta oído a las inspiraciones de la gracia -una de las cuales será la lectura de estas grandes misericordias que mi Hijo y yo hemos tenido con vosotros- le colmaremos de gracias y de dones muy especiales y le haremos grande en la tierra y mucho más grande en el Cielo. Allí le hemos reservado un asiento precioso porque, sin tener en cuenta a los hombres, habrá luchado por la verdad y defendido incesantemente los derechos de la Iglesia, mereciendo ser llamado "mártir".

A finales del siglo XIX y durante gran parte del XX, se propagarán muchas herejías en estas tierras....

El pequeño número de almas que salvaguardarán secretamente el tesoro de la Fe y de las virtudes sufrirá un cruel, indecible y largo martirio. Muchos descenderán a sus tumbas por la violencia del sufrimiento y se contarán entre los mártires que se sacrificaron por la patria y la Iglesia.

Para ser liberados de la esclavitud de estas herejías, aquellos a quienes el amor misericordioso de mi Hijo ha destinado a esta restauración necesitarán una gran fuerza de voluntad, perseverancia, valor y confianza en Dios. Para probar la fe y la confianza de estos justos, habrá momentos en que todo parecerá perdido y paralizado. Será entonces el feliz comienzo de la restauración completa....

En esos tiempos la atmósfera estará saturada del espíritu de impureza que, como un mar inmundo, envolverá las calles y los lugares públicos con una licencia increíble.... Apenas se encontrará inocencia en los niños, ni pudor en las mujeres.

El que debería hablar a tiempo permanecerá en silencio.

Apenas habrá almas vírgenes en el mundo. La delicada flor de la virginidad buscará refugio en los claustros..... Sin la virginidad, se necesitará fuego del cielo para purificar estas tierras....

Las sectas, habiendo permeado todas las clases sociales, encontrarán la manera de introducirse en el corazón mismo de los hogares para corromper la inocencia de los niños. Los corazones de los niños serán bocados delicados para agasajar al diablo....

Las comunidades religiosas permanecerán para sostener a la Iglesia y trabajar con valentía por la salvación de las almas.... El clero secular estará muy lejos de lo que se espera de él porque no perseguirá su deber sagrado. Perdiendo la brújula divina, se desviarán del camino del ministerio sacerdotal trazado por Dios y se dedicarán al dinero, buscándolo con demasiado ahínco.

Rezad constantemente, implorad incansablemente y llorad lágrimas amargas en el recogimiento de vuestro corazón, suplicando al Corazón Eucarístico de mi santísimo Hijo que se apiade de sus ministros y ponga fin cuanto antes a estos infelices tiempos enviando a su Iglesia el Prelado que restablezca el espíritu de sus sacerdotes”.



Tradition, Family & Property


ANTILENGUAJE A LA VISTA

Hay teorías y discusiones sobre la posibilidad de que exista vida fuera del planeta tierra, en este universo que sorprende por sus dimensiones casi infinitas.

Por el padre Fernando Pascual


El tema tiene su interés, pues como seres humanos deseamos conocer mejor el mundo en el que vivimos. Pero resulta mucho más importante preocuparnos por la vida terrestre.

Porque sería extraño invertir tiempo, incluso dinero y esfuerzos científicos de altísimo nivel, para intentar descubrir si haya formas de vida en el universo, mientras millones de seres humanos tienen hambre, carecen de acceso al agua potable, no pueden ser atendidos adecuadamente en sus enfermedades.

Sin dejar de lado el sano deseo de conocer que nos caracteriza como seres inteligentes, hay que orientar la mente, el corazón y las manos hacia todo aquello que permita mejorar la situación de quienes viven cerca o lejos de nosotros.

En nuestro planeta la “cantidad” de sufrimiento es casi incontable, y podría encontrar alivio y remedios concretos cuando ingenieros, investigadores, farmacéuticos, economistas, universitarios, y tantas personas con medios y competencia, concentrasen la atención en mejorar las condiciones de vida de los más necesitados.

Quizá entonces habría menos satélites que busquen escuchar “voces” (si existen) que lleguen de otros planetas, o menos telescopios espaciales costosísimos que ofrecen magníficas imágenes de las galaxias más lejanas.

Pero invertir menos en esos proyectos no será una pérdida lamentable si con lo mucho ahorrado se sustenta el trabajo de hombres y mujeres muy bien preparados para lograr una mejora solidaria en favor de quienes caminan junto a nosotros en la existencia terrestre hacia la patria donde nos espera un Dios que es amante de la vida (cf. Sb 11,26).


PortaLuz


viernes, 28 de enero de 2022

CUANDO UN OBISPO PROSCRIBE LAS MISAS TRADICIONALES PRIVADAS

Los sacerdotes que acaten los decretos injustos se colocarán por ese mismo hecho del lado de los aspirantes a extinguir la Tradición Católica.

Por Peter Kwasniewski, PhD


En una carta de tres páginas fechada el 20 de agosto de 2021 y dirigida a "Queridos hermanos en Cristo", el Reverendo David A. Zubik, obispo de Pittsburgh, aparentemente en un esfuerzo por demostrar que es más bergogliano que Bergoglio, dio un paso más allá de lo que exige una interpretación estricta del motu proprio del papa Francisco.

La carta del obispo es una muestra inquietante de cómo los obispos que no entienden o no simpatizan con la Tradición Católica y que no captan la conveniencia pastoral de invocar el canon 87 pueden acabar "aplicando" TC.

Lo peor de todo es que los sacerdotes diocesanos tienen prohibido ofrecer Misas privadas en el Rito Romano Tradicional. Escribió el obispo:
Con la promulgación de Traditionis Custodes el 16 de julio, los sacerdotes ya no tienen permiso general o facultades para celebrar la Eucaristía o los demás Sacramentos según el Misal Romano de 1962, ni siquiera en privado. En su lugar, deben recibir expresamente la facultad de hacerlo de su obispo diocesano local (o su delegado). Además, el Santo Padre ha dejado claro que la autorización para la celebración de la Eucaristía según el Misal Romano de 1962 no está pensada para la devoción personal de ningún sacerdote en particular, sino que sólo debe darse en beneficio de grupos de fieles.... Una vez más, esta facultad no se concederá a los sacerdotes que soliciten permiso para celebrar en privado según el Misal Romano de 1962.
Pensemos por un momento en las implicaciones de este paso.

La Misa del Rito Romano que nunca ha dejado de ofrecerse, en cualquier etapa de su desarrollo, desde el siglo IV hasta hoy (no hubo una ruptura total ni siquiera después de 1969), ¿se va a considerar ahora tan dañina para la unidad de la Iglesia, tan peligrosa para las almas, que incluso se va a prohibir su uso a un sacerdote que, en un día determinado, no tiene otra responsabilidad pastoral?

¿Incluso el sacerdote que encuentra un gran alimento espiritual en la rica lex orandi de la Misa Tradicional, que sabe por experiencia que le une de manera especial al Santo Sacrificio de la Cruz y le ayuda a rezar fervientemente por la intención de la Misa, debe ser privado de este alimento, de esta unión más profunda, de esta gracia más intensa de la devoción, que (como sabemos por Santo Tomás de Aquino) cosecha mayores frutos de la Misa?

A lo largo de los años, he escuchado a muchos sacerdotes cuyo descubrimiento de la Misa en Latín ha transformado su sacerdocio y toda su vida espiritual, renovando su juventud como la del águila. Por lo general, comienzan rezando el usus antiquior de vez en cuando; luego pasa a ser una vez a la semana en su día libre, un oasis en medio del calor; después encuentran la manera de incluirlo en el horario de la parroquia, incluso añadiendo una misa dominical [1] En su libro Cor Iesu Sacratissimum, Roger Buck cita una carta que le envió precisamente un sacerdote de este tipo, que celebra de buen grado la misa reformada, pero que valora especialmente su contacto con el Rito Antiguo:
Estas Misas [Tradicionales] son especiales para mí, y un gran privilegio estar unido a Cristo como su Sacerdote, y ofrecer con Él el sacrificio del Calvario, por los vivos y los muertos. Es a través de la forma tridentina que he llegado a apreciar algo del gran significado de lo que estoy haciendo cada mañana. ¿Puede haber algo más importante que esto?
El arzobispo Carlo Maria Viganò da un testimonio conmovedor:
Muchos sacerdotes descubren los tesoros de la venerable Liturgia Tridentina sólo cuando la celebran y se dejan impregnar por ella, y no es infrecuente que la curiosidad inicial hacia la "forma extraordinaria" -ciertamente fascinante por la solemnidad del rito- se transforme rápidamente en la conciencia de la profundidad de las palabras, de la claridad de la doctrina, de la incomparable espiritualidad que suscita y alimenta en nuestras almas.

Hay una armonía perfecta que las palabras no pueden expresar, y que los fieles pueden comprender sólo en parte, pero que toca el corazón del Sacerdote como sólo Dios puede hacerlo. Esto lo pueden confirmar mis cohermanos que se han acercado al usus antiquior después de décadas de celebración obediente del Novus Ordo: se abre un mundo, un cosmos que incluye la oración del Breviario con las lecciones de Maitines y los comentarios de los Padres, las referencias cruzadas a los textos de la Misa, el Martirologio en la Hora Prima...

Son palabras sagradas, no porque se expresen en Latín, sino que se expresan en Latín porque la lengua vulgar las degradaría, las profanaría, como observó sabiamente Dom Guéranger. Son las palabras de la Esposa al Esposo divino, palabras del alma que vive en íntima unión con Dios, del alma que se deja habitar por la Santísima Trinidad. Palabras esencialmente sacerdotales, en el sentido más profundo del término, que implica en el Sacerdocio no sólo el poder de ofrecer el sacrificio, sino de unirse en la ofrenda de sí mismo a la Víctima pura, santa e inmaculada.
La abolición de la Misa Tradicional privada es algo tan perverso que apenas se puede comprender. Es lo que haría un enemigo de Cristo y de su Iglesia. Nadie más que un enemigo trataría de proscribir este consolidador de la identidad sacerdotal, esta fuente de oración ferviente, este refugio de refresco espiritual y de gracias copiosas.

Los sacerdotes estarían en todo su derecho ante Dios y la Santa Madre Iglesia de negarse a cumplir con tales restricciones o prohibiciones (ya que la desobediencia anterior a mandatos litúrgicos injustos ha sido exonerada en dos ocasiones por la propia Santa Sede) [2] Los sacerdotes de la diócesis de Pittsburgh o de cualquier otra diócesis que implemente una política igualmente cruel y anticlerical deberían seguir celebrando la Misa en Latín y utilizando los Ritos Sacramentales Tradicionales siempre que sea posible hacerlo, por ejemplo si van a algún lugar de retiro, o están visitando a familiares y amigos de confianza.

Sin embargo, este punto de inflexión también podría ser el momento de realización de un sacerdote. ¿Podría ser una llamada del Señor para seguir haciendo tranquilamente lo que hacía antes, desafiando una prohibición manifiestamente injusta? Es casi seguro que esa forma de actuar le llevará a ser sacrificado ("cancelado") como un cordero llevado al matadero. Es probable que el sacerdote sea llamado a la alfombra, despojado de sus facultades, colgado a la intemperie, porque, no se sabe, ¡tenemos tantos clérigos de más que podemos permitirnos el lujo de jubilarlos anticipadamente si no se ajustan al molde!

Tal vez sea hora de que muchos granos de trigo sacerdotales caigan en la tierra y mueran, para que den un mayor fruto de santidad que el que permitiría la colaboración con las cancillerías corruptas. Rápidamente encontrarán laicos que les apoyen en sus necesidades. Se están construyendo más capillas caseras que nunca; los fieles laicos se están preparando para esta próxima fase de resistencia a los ataques de los pastores díscolos contra el bien común de la Iglesia.

Recordemos que el culto católico Tradicional y el modo de vida que sostiene fueron salvados a finales de los años sesenta y setenta por sacerdotes y laicos dispuestos a hacer exactamente esto, y nada menos, para mantenerse fieles a lo que sabían que era la verdad. Al principio fue una pequeña minoría la que mantuvo la llama encendida y la difundió, persona a persona, por todo el mundo. Muy a menudo tuvieron que hacerlo al margen de las estructuras oficiales de la Iglesia, o mejor dicho, al margen de las ficciones legales auto-endosadas de los eclesiásticos y de su auto-destructiva "renovación". Fueron, durante un tiempo, "pastores a la intemperie", pero nunca cambiarían su conciencia limpia, su integridad católica, su fecundidad pastoral y su consuelo espiritual por ningún emolumento de un sistema corrupto y corrosivo.

Stuart Chessman, de la Sociedad de San Hugo de Cluny, analizó la transición de la guerra fría a la guerra caliente:
En todas partes existe la sensación de que se ha cruzado un límite, de que la Iglesia se ha adentrado en aguas nuevas e inexploradas. La guerra tiene la ventaja de aclarar los problemas y las relaciones de poder, de pasar de la mistificación a la realidad.

Sin embargo, la "suerte de la guerra" es intrínsecamente imprevisible. Una nación, como Francia en 1870, puede entrar en guerra, como dijo su primer ministro de entonces, Émile Ollivier, "con el corazón ligero". Así lo hizo toda Europa en 1914, Alemania en Rusia en 1941, Japón en Pearl Harbor ese mismo año, y Estados Unidos posteriormente en Vietnam, Irak y Afganistán. En todos estos casos, la confrontación que surgió fue inimaginablemente diferente de los supuestos que regían al principio. La Iglesia católica romana experimentará en breve lo mismo.

Además, el papa Francisco ha declarado su intención de llevar a cabo la más difícil de las empresas marciales, una guerra agresiva de aniquilación. Como señala Martin van Creveld, una guerra de este tipo, al dejar al enemigo sólo dos resultados: la victoria o la extinción, solidifica dramáticamente la voluntad de resistencia del enemigo, independientemente de cuál haya sido su debilidad política o militar previa. En este sentido, TC es la "Operación Barbarroja" de la Iglesia.
La "Operación Barbarroja" fue el nombre en clave de la invasión de Rusia por parte de Hitler en 1941. Comenzó con el Reich alemán en una marea alta de poder y confianza, con una oleada tras otra de soldados y un equipo militar temible. Seguramente esta campaña no podía fracasar. Pero fracasó, y rápidamente. La suerte de la guerra se volvió en contra de las ansias de hegemonía del Reich.

Por su parte, Traditionis Custodes marca un intento similar por parte de la facción progresista que ocupa la mayoría de los cargos de la Iglesia. Han apostado todo a un asalto final contra los últimos puestos de avanzada que resisten su invernal "nuevo Pentecostés". Los que acaten los decretos injustos se colocarán por ese mismo hecho del lado de los aspirantes a extinguir la Tradición Católica. Los que encuentren el modo de resistir, ya sea en secreto o abiertamente, tendrán el mérito y la gloria de luchar por la fe de nuestros padres, que, lejos de ser nuestra posesión para tratarla como si fuera materia prima para la explotación, ha de ser recibida con gratitud como un don plenamente formado, del que nos beneficiamos humildemente, y que transmitimos fielmente.

Este es el verdadero Espíritu de Pentecostés, que aquellos que han sido tocados por la Octava de Pentecostés (abolida en el Novus Ordo), que han saboreado cada día las dulces palabras del Veni, Sancte Spiritus, han llegado a conocer como su fuente de fortaleza inconquistable en medio de un conflicto para el que todas las fuerzas humanas son inadecuadas.

Citando una vez más al arzobispo Viganò:
¿Cuántos de vosotros, sacerdotes -y ciertamente también muchos laicos-, al recitar los maravillosos versos de la Secuencia de Pentecostés, os habéis emocionado hasta las lágrimas, comprendiendo que vuestra predilección inicial por la Liturgia Tradicional no tenía nada que ver con una estéril satisfacción estética, sino que se había convertido en una verdadera necesidad espiritual, tan indispensable como respirar? ¿Cómo podéis y cómo podemos explicar a quienes hoy querrían privaros de este bien inestimable, que ese rito bendito os ha hecho descubrir la verdadera naturaleza de vuestro sacerdocio, y que de él y sólo de él podéis sacar fuerzas y alimento para afrontar los compromisos de vuestro ministerio? ¿Cómo podéis hacer ver que la vuelta obligatoria al rito [exclusivamente] montiniano representa para vosotros un sacrificio imposible, porque en la batalla diaria contra el mundo, la carne y el demonio os deja desarmados, postrados y sin fuerzas?... No se trata de nostalgia, de un culto al pasado: aquí estamos hablando de la vida del alma, de su crecimiento espiritual, de la ascesis y de la mística. Conceptos que los que ven su sacerdocio como una profesión no pueden ni siquiera entender...

Notas:

[1] ¿Oímos alguna vez que un sacerdote empieza con la Misa Tradicional en Latín y luego "descubre" la grandeza del Novus Ordo y se pasa cada vez más a él, hasta que lo ofrece exclusivamente? ¿Hasta que tiene un anhelo en su corazón y en sus manos de ofrecer sólo el Novus Ordo, incluso hasta el punto de sufrir por ello, y posiblemente perderlo todo? No, no es así. De vez en cuando oímos hablar de un sacerdote Tradicional que va a la Diócesis y alterna entre los dos ritos por razones pastorales, pero la experiencia espiritualmente transformadora que he descrito es una gracia que fluye de las fuentes de la Tradición. Para mí, esto dice más sobre las realidades a las que nos enfrentamos que lo que podrían decirnos mil documentos del Vaticano, o de las cancillerías diocesanas.

[2] Es crucial entender que, en la Tradición Católica, la obediencia tiene requisitos y límites precisos. Como enseña Santo Tomás de Aquino, una ley injusta no tiene la razón de ser de la ley y, por lo tanto, no debe ser seguida. En este caso, el que no la sigue no es culpable del pecado de desobediencia, sino que debe ser alabado por la obediencia a una ley superior. 


One Peter Five