lunes, 14 de diciembre de 2015

EL PAPA DISCUTE LA "DESCENTRALIZACIÓN" DE LA IGLESIA CON LOS PRINCIPALES ASESORES CARDENALES

El Consejo del papa Francisco de 9 cardenales asesores, conocido como el "C9", celebró su duodécima reunión con el Santo Padre del 10 al 12 de diciembre, donde discutieron, entre otros asuntos, el llamado de Francisco a “descentralizar” a la Iglesia. 

Por John-Henry Westen

Según el portavoz vaticano p. Federico Lombardi, los miembros del Consejo destacaron la importancia del discurso del Santo Padre el 17 de octubre, con motivo de la conmemoración del 50 aniversario de la Institución del Sínodo de los Obispos, donde desarrolló ampliamente el tema de la "sinodalidad", pero también recordó la importancia de proceder con una "sana descentralización".

El Papa dijo en ese momento que “sentía la necesidad de proceder en una 'descentralización saludable' del poder a las Conferencias Episcopales”. “Debemos reflexionar sobre la realización aún más a través de estos cuerpos”, dijo, porque “la esperanza del Consejo dice que tales organismos ayudarían a aumentar el espíritu de 'colegialidad episcopal' y aún no se ha realizado en su totalidad”.

En la reunión de esta semana, señaló el portavoz del Vaticano, el Consejo destacó "la necesidad de seguir explorando el significado de este discurso y su importancia en el trabajo de 'reforma' de la Curia, y acordó dedicar una sesión específica a ésta durante la próxima reunión en Febrero 2016”.

Hacia el comienzo de su pontificado, Francisco ya había pedido una “conversión del papado” en Evangelii Gaudium y declaró que “un estado jurídico de las conferencias episcopales que los vería como sujetos con atribuciones específicas, incluida la autoridad doctrinal genuina, aún no ha sido suficientemente elaborado”.

Los que rechazan la enseñanza católica sobre la sexualidad humana expresaron la demanda de la devolución del poder, incluida la "genuina autoridad doctrinal" en el Sínodo Ordinario. El abad Jeremias Schroder, quien asistió al sínodo como representante de la Unión de Superiores Generales, dijo que “tanto la aceptación social de la homosexualidad como la manera de tratar a las personas divorciadas y vueltas a casar, eran ejemplos donde se debería permitir a las conferencias de obispos formular respuestas pastorales que estén en sintonía con lo que se puede predicar, anunciar y vivir en un contexto diferente”. El abad alegó que dicha delegación fue apoyada por la mayoría de los padres del Sínodo.

Reinhard Cardinal Marx, que es arzobispo de Munich y Freising y miembro del consejo de nueve cardenales del papa Francisco, también ha pedido más delegación a las conferencias de obispos.

“No somos solo una subsidiaria de Roma”, dijo el cardenal Marx a principios de este año. “Cada conferencia episcopal es responsable del cuidado pastoral en su cultura y tiene que proclamar el Evangelio de una manera única. No podemos esperar hasta que un sínodo establezca algo, ya que tenemos que llevar a cabo el ministerio de matrimonio y familia aquí”.




sábado, 12 de diciembre de 2015

LA MUJER DE LOS ESTIGMAS: VIDA Y MILAGROS DE THERESE NEUMANN


Therese dejó de ingerir alimentos en 1923  y en 1926, dejó de ingerir bebida alguna, solamente la sagrada Eucaristía. A partir de 1926 también, 
aparecieron los estigmas de Nuestro Señor, de los que sólo brotaba sangre durante la Pascua. Los estigmas la acompañaron hasta el momento de su muerte.

Estigmas

Se conoce como “Estigmas” a las heridas que sufrió el cuerpo de Cristo como consecuencia de la crucifixión y que de vez en cuando aparecen, de manera esporádica, sobre las manos, los pies o el costado de personas particularmente devotas o piadosas. Los Estigmas suelen caracterizarse como la prueba suprema de la piedad de alguien y de su vínculo cercano con el santísimo. Aunque normalmente se vinculan con las llagas en las manos de las personas, los estigmas pueden aparecer en varias partes del cuerpo.

Therese Neumann (conocida normalmente en español como Teresa Neumann, pero cuyo nombre original hemos decidido respetar en este artículo) fue una de las santas más célebres en haber tenido los estigmas, entre otras muchas cualidades que hace que hoy se encuentre en proceso de beatificación. Veamos su historia.

El nacimiento de una Santa

Therese Neumann nació el 8 de abril de 1898 en Konnersreuth en Baviera, Alemania, en una familia que sobrevivía gracias a la constante labor de sastre de su padre. A sus 20 años sufrió un grave accidente que casi la dejó parapléjica tras tropezar y caer de una silla mientras intentaba apagar un fuego que había surgido en el granero de un familiar. El accidente, además de impedirle moverse, la dejaría con serios problemas de visión.

Permanecer en cama le generó horribles laceraciones que en ocasiones incluso dejaban el hueso de la joven al descubierto. Para 1919 su situación era bastante seria, y empeoraría progresivamente durante varios años.

Fue en este momento donde Therese fortaleció su fe, orando y meditando en medio de su dolor. Se cuenta que comenzó a seguir de cerca el caso de Teresa de Lisieux y a orar con fe a Dios y a la mujer para que le permitieran cumplir su designio divino.

El día de la canonización – 17 de mayo de 1925 – Therese se vio curada de toda dolencia: tanto sus llagas como sus ojos mejoraron, e incluso recuperó parte de su movilidad perdida. Siempre estuvo convencida de que había sido Teresa de Lisieux la que, gracias a su devoción, había obrado el milagro. Desde entonces su fe no tuvo límite alguno.

A finales de 1925 de nuevo se vio obligada a permanecer en la cama, y el 13 de noviembre de aquel año fue diagnosticada con una apendicitis. Luego de su preparación para la cirugía, tras sufrir lo que pareció ser un largo delirio, dijo “sí” mirando al techo y pidió a su familia que la llevaran a la Iglesia. Una vez allí anunció que había sido curada.

En efecto, la operación no fue necesaria.



Aparecen los primeros estigmas

El primero de sus estigmas apareció el 5 de marzo de 1926, primer viernes de la cuaresma. Se trataba de una herida pequeña sobre su corazón a la que no prestó mucha atención y que ocultó de sus familiares.

Varios viernes después, luego de que la herida reapareciera cada semana acompañada de visiones de Cristo y viendo que comenzaba a sangrar, Therese decidió contar la verdad a su familia. El viernes santo, según contaba la mujer y sus personas más allegadas, tuvo visiones de la pasión de Cristo, que vinieron con sangre que brotó de sus manos, sus pies e incluso sus ojos.

A partir de este momento, las heridas permanecieron con ella, aunque sólo brotaba sangre durante la Pascua. De acuerdo con bastantes testigos y autores, las heridas, a pesar de la sangre, jamás se infectaron o presentaron problemas y aún se encontraban en su cuerpo al momento de la muerte.

Vivir sin comer


De acuerdo con el testimonio de personas cercanas y de la misma Therese, desde 1923 la muchacha no había ingerido alimento alguno y desde 1926, bebida alguna, más que la sagrada eucaristía. Por esta razón es uno de los casos más importantes en la Historia de la inedia, o la capacidad de vivir sin comer.

Su caso es especial porque según ella se debió no a sus habilidades sino a la intervención directa de Dios y de Cristo que la pusieron en el mundo para demostrar que el hombre puede vivir con la gracia divina como único alimento.

Según algunas fuentes alemanas, un estudio en 1927 habría involucrado el seguimiento de varios médicos alemanes que la vigilaron por dos semanas en las que encontraron que efectivamente permanecía sin comer sin que su cuerpo sufriera daño alguno. Lo único que ingería, sagradamente, eran las hostias.



Durante los tiempos del nazismo, Theresa se caracterizaría por rechazar sistemáticamente los vales de alimentos alemanes. Según ella, no los necesitaba. Varios autores afirman que los nazis temían su popularidad, por lo que siempre la mantuvieron vigilada de cerca aunque jamás atentaran contra su vida o su integridad.

A lo largo de su vida, Theresa siguió aumentando su popularidad y sufriendo cada Pascua las visiones sobre la pasión de Cristo que la habían acompañado desde su juventud.

Muerte y beatificación

Theresa murió el 18 de septiembre de 1962 de un paro cardiaco. Pese a su popularidad, no fue hasta el 2005 que las autoridades católicas comenzaron el proceso de su beatificación.

Fuente de imágenes: 1: forosdelavirgen.org, 2: youtube.com, 3: myetherworld.com

ElPensante.com