sábado, 30 de abril de 2022

ESCUCHAR PERO NO EXIGIR

El proceso sinodal sólo tiene valor si se aborda en este contexto: una batalla por la unidad real basada en la realidad objetiva; es decir, basada en la sabiduría de los tiempos: la fe de la Iglesia Universal. De lo contrario, es un ejercicio peligroso y estúpido destinado al cisma.

Por Jerome German


En un correo electrónico parroquial reciente, se nos invitó a participar en sesiones de escucha sinodales. La carta nos invitaba a reflexionar sobre las siguientes preguntas en preparación para las sesiones:
1. ¿Cuál es tu experiencia de la Iglesia?

2. ¿Cuál esperas que sea tu experiencia y la de los demás?

3. ¿Cómo describirías la presencia de Jesús en tu vida?

4. ¿Qué podría hacer la Iglesia (si es que puede hacer algo) para ayudarte y ser una parte más significativa en tu vida?

5. ¿Qué impacto queremos que tenga la Iglesia en el mundo?
Todo este asunto sinodal me recuerda una explicación reciente de la disminución de miembros de la Iglesia dada por el psicólogo Jordan Peterson en una conversación con el obispo Robert Barron: “Mi sensación es que es porque la Iglesia no exige lo suficiente de los jóvenes. Y al no exigir lo suficiente no indica su fe en su posibilidad… Y la razón por la que la gente se va es porque no se les plantea esa aventura”.

¿Peterson tiene razón? En cierto sentido, no existe tal cosa como un católico de cuna; solo hay conversos. La mayoría de nosotros fuimos bautizados en la infancia, recibiendo el don de la gracia santificante, pero esa fuerza impartida por el Espíritu Santo debe abrazarse en algún momento después del Bautismo. Llámalo “nacer de nuevo”, llámalo como quieras, la salvación de todos pasa por la conversión; implica tomar la propia cruz, en palabras del Dr. Peterson, la “aventura”.

Cuando era niño -estamos hablando antes del Vaticano II- cuando se hacía referencia a la Misa, casi siempre se la llamaba “el Santo Sacrificio de la Misa”. La palabra sacerdote transmitía todo lo que había que decir. Él no era el “celebrante”, ciertamente no era el “presidente”—un término que desgarra el concepto herético de la consustanciación—él era el sacerdote: el que ofrecía el sacrificio. Todo era muy autoexplicativo. El sacrificio fue la aventura.

Con respecto a la pregunta número tres anterior: ¿Cómo describiría la presencia de Jesús en su vida? Me siento llamado a unirme a Su sacrificio; esa es la aventura; esa es Su “presencia” en mi vida. Él se ha sacrificado por nosotros, así que nosotros nos sacrificamos por otros en Su nombre, y Él está presente en ese sacrificio. El sacrificio define la aventura.

La vida moderna no es precisamente el abrazo de la vulnerabilidad, y mucho menos del sacrificio
. Ser verdaderamente humano es ser vulnerable.  El Cristo de muchas herejías nunca fue plenamente humano porque muchos herejes no se sentían cómodos con la idea de un Dios infinito que era vulnerable, principalmente porque compartir esa vulnerabilidad era una cruz que no estaban dispuestos a llevar. Esas herejías eran, en esencia, antiguas teologías de la prosperidad: ganancia sin dolor (no hay nada nuevo bajo el sol). Pero Dios es amor, y el amor, en sentido humano, sólo es amor si tenemos algo que perder. Al abrazar nuestra vulnerabilidad, nos convertimos en plenamente humanos y en un verdadero reflejo del Hombre-Dios.

Parafraseando a JFK, “No preguntes qué puede hacer tu Iglesia por ti; pregunta qué puedes hacer por tu Iglesia”. Así como nosotros, en esencia, somos el país, mucho más que la masa de tierra que ocupamos, tanto más somos la Iglesia, y como todos somos pecadores, todos somos parte del problema.

Una monja que conocí hace años habló de cómo su madre siempre había rezado solo los Misterios Dolorosos del Rosario, pero que, afortunadamente, su propia vida espiritual estaba centrada en el gozo de la Resurrección y que, por lo tanto, rezaba principalmente los Misterios Gloriosos. Si su madre se había equivocado, fue un error de desequilibrio; pero para ser justos con ella, no hay Resurrección sin Crucifixión, ni gloria sin sacrificio. La vida es nuestro Gólgota.

En una conversación reciente entre mi esposa y la secretaria de cierto obispo, el concepto de la Iglesia Militante entró en la conversación, un concepto desconocido para la secretaria. Mi esposa le explicó que aquellas almas que aún habitan la tierra son la Iglesia Militante, que las almas benditas del Purgatorio son la Iglesia Sufriente, y que los santos del Cielo son la Iglesia Triunfante. Sin juicio, pero la querida dama con la que habló nunca había escuchado estos términos. ¿Qué dice eso acerca de nuestra catequesis?

Somos la Iglesia Militante. La vida requiere que estemos comprometidos en la batalla, vistiendo la armadura de Dios, armas de oración en nuestros labios, todos con disposición para servir. ¿Eso describe la vida moderna? Claramente, ese es el mensaje del Evangelio, pero ¿es el mensaje de los clérigos de hoy? ¿Es el mensaje que estamos transmitiendo a nuestros hijos? ¿O estamos demasiado ocupados celebrando la Resurrección para empantanarnos con la Pasión? ¿Ofrecemos el “Santo Sacrificio de la Misa”?

Hay una belleza asombrosa y vulnerable en los horrores de ese sacrificio. El crucifijo, demasiado intenso con la belleza devastadora de ese horror, es reducido por muchos a una cruz: al mero instrumento del horror. Pero el instrumento del horror no es salvífico, sólo el sacrificio. Ya sea que suframos un matrimonio abominable por causa de los hijos, o que suframos hijos abominables por causa del matrimonio; ya sea que estemos empleados por un jefe insoportablemente hostil, o que los dueños de los negocios estén a horcajadas con empleados insoportablemente difíciles; ya sea que estemos tratando con una jerarquía de la Iglesia que coquetea con la herejía, o sea, sacerdotes que intentan sofocar verdaderas rebeliones contra la ortodoxia desde dentro de los bancos, ese sufrimiento no es incidental a la aventura; es la aventura. Cada desafío que aceptamos nos hace más como el Salvador, que vino a mostrarnos el camino a través de un lodazal en el que nunca podríamos navegar por nuestras propias fuerzas.

Ese fango no es nuevo y llegó para quedarse. Lo que ha cambiado, me temo, es nuestro compromiso, nuestra preparación y entusiasmo para la batalla. Si nuestros clérigos nos han fallado de muchas maneras, sospecho que también les hemos fallado a ellos de muchas maneras. El vivac no es una batalla. A menudo parece que somos una Iglesia que se está parando. Nadie quiere hablar del enemigo: el pecado. Hablar de pecado, de responsabilidad personal, no está de moda.

Históricamente, la Iglesia ha sido catequética, pero nunca ha sido particularmente apologética, al menos no a nivel local. Las religiones no católicas, por otro lado, tienden a ser débiles en la catequesis y se centran casi por completo en la apologética. Esas disculpas, sin embargo, han sido, en la mayoría de los casos, más ofensivas que defensivas; es decir, no se trataban de por qué se creían ciertas cosas, sino más bien de lo que estaba mal en lo que creían los católicos. Con el surgimiento del esfuerzo ecuménico, éramos una Iglesia menos que perfectamente preparada para ese esfuerzo; intentamos la unificación con tropas que no estaban del todo seguras de qué se trataba la batalla.

Sí, la unificación es una batalla, a menudo feroz.

Si no lo cree, cásese, o únase a un monasterio, o consiga un trabajo. La vida no consiste en estar en la misma página, sino en ponerse en la misma página, un esfuerzo que sólo tiene valor si todos reconocemos que la página -la realidad objetiva- es algo real y que trabajar juntos hacia ese fin tiene valor. El proceso sinodal sólo tiene valor si se aborda en este contexto: una batalla por la unidad real basada en la realidad objetiva; es decir, basada en la sabiduría de los tiempos: la fe de la Iglesia Universal. De lo contrario, es un ejercicio peligroso y estúpido destinado al cisma.

Parece que nuestra recompensa por nuestro intento menos que perfecto de ecumenismo es un gusto adquirido de nuestros amigos protestantes: un gusto por la Iglesia como mercancía, algo que consumimos; cuando no nos gustan algunas cosas del producto, avanzamos hasta que las divisiones se vuelven demasiado numerosas para contarlas, divisiones que arrojan la sombra de la disolución sobre las enseñanzas del Maestro. Uno no puede vivir mucho tiempo a la sombra de esa disolución; la verdad universal y el agnosticismo pronto se convierten en las únicas opciones sostenibles: catolicismo o duda. Esto define la gran división cultural de nuestro tiempo.

Jordan Peterson tiene una versión muy interesante de la historia del Edén. Dios es omnisciente, omnipresente y omnipotente. Nada acerca de Dios cambiará jamás; la perfección no puede ser alterada. La perfección, en palabras de Peterson, no tiene historia que contar. Nosotros, en cambio, somos finitos. Cristo, en su fisicalidad, compartió nuestra finitud. El Logos, el Verbo hecho carne, continúa diciendo Peterson, es la única historia de Dios, y nosotros somos una parte indispensable de esa historia. Hace años, Hollywood produjo una película sobre la vida de Cristo titulada La historia más grande jamás contada. De hecho, es la única historia jamás contada; todas nuestras historias están ligadas a él.

La Iglesia se recuperará porque no tenemos adónde ir. Mientras el mundo prueba una multitud de panaceas políticas y coquetea con una catástrofe segura, debemos ser nosotros los que sostengamos la antorcha; arrojando luz sobre lo inmutable. Tenemos que dejar de intentar escribir nuestras propias historias y meternos en el personaje de la única que importa.

Hay voces dentro de la Iglesia, como siempre las ha habido, diciéndonos que tenemos que adaptarnos a los tiempos. Pero esa no es la misión de la Iglesia. Nuestra tarea es crear la cultura, recrear los tiempos, arreglar un mundo roto. Si vamos a ser creativos, que sea una creatividad para presentar verdades antiguas y refrescantes a un mundo desgastado por la novedad. Nadie necesita una Iglesia envejecida por la novedad, porque la novedad es un capataz despiadado que nunca está fresco; es una fascinación adolescente, un fin en sí mismo, aparentemente nuevo, pero para siempre rancio con el sabor de esa primera novedad en el Edén.


Crisis Magazine



LA GUERRA PROFANA DEL PAPA FRANCISCO CONTRA LAS MONJAS CARMELITAS TRADICIONALISTAS

Reducirlas a cenizas es la única manera.

Por Thom Nickels


Hace una década asistí a una misa en memoria de una amiga mía que dirigía una casa de Trabajadores Católicos en Filadelfia. Karen participó en el movimiento de “mujeres sacerdotisas católicas romanas”. Sus puntos de vista progresistas incluían el apoyo a las liturgias 'abiertas' (celebradas en la casa del Trabajador Católico) que permitían oficiar a celebrantes que no fueran sacerdotes. Era una católica feminista radical, al igual que la mayoría de las personas en su funeral.

Este hecho se hizo evidente para mí en el almuerzo que siguió al servicio cuando estaba sentado junto a una mujer de cincuenta y tantos años, bien arreglada, con una falda a cuadros y un suéter, que se presentó como una “Hermana” de San José. Las “Hermanas” de San José estuvieron entre las primeras órdenes de monjas católicas en abandonar su hábito religioso después del Concilio Vaticano II.

Durante el almuerzo le expliqué a la Hermana bien peinada (y perfumada) que tenía buenos recuerdos de las monjas de Saint Joe con sus exclusivos velos de caja que las hacían parecerse a los patriarcas ortodoxos. También le dije que lo que encontré más irónico fue que en los días previos al Concilio Vaticano II, las monjas de Saint Joe se destacaban por su rigor y crueldad (pellizcando los lóbulos de las orejas de los estudiantes; usando grandes reglas de madera como "espadas" para disciplinar a los niños rebeldes), mientras que después del Concilio Vaticano II casi todos ellas, sin sus velos de caja y sus pesados ​​crucifijos, tenían como crisma cuestiones de justicia social (Monjas en el autobús), etc.


Llevé las cosas un paso más allá con la monja de Saint Joe cuando dije: "Hoy en día, parece que su Orden se dedica a utilizar a sus gobernantes en la sociedad".

Avancé rápido hasta 2022 y a un paisaje católico prácticamente desprovisto de monjas con hábitos tradicionales, a excepción de las mujeres enclaustradas escondidas en oscuros conventos. El hecho triste es que las Órdenes contemplativas de monjas casi se liquidaron después del Vaticano II, pero incluso los pocos monasterios "conservadores" que sobrevivieron cargaron con la nueva misa y el breviario revisado y políticamente correcto, con sus salmos que traerían alegría a los fanáticos del Proyecto de Ley de Pobreza del Sur.

En Filadelfia, uno puede visitar el Convento del Amor Divino donde residen las Hermanas de la Santa Adoración o 'Hermanas Rosadas' enclaustradas. La capilla de las monjas con su reja y su mampara es una vista impresionante, al igual que las propias monjas. Estas reliquias humanas en una era perdida nunca dejan de capturar la imaginación de un público fascinado. La vista de una monja tradicional en público siempre genera revuelo. En un supermercado cerca de mi casa, cada vez que una orden de monjas ucranianas de rito oriental entra a comprar, los compradores buscan cualquier excusa para acercarse a ellas y decir: “¡Por ​​fin! ¡Monjas de verdad!”.

El papa Francisco, un modernista litúrgico, no ha ocultado su disgusto por la tradición en el Rito Romano a pesar de su admiración por la Divina Liturgia Ortodoxa (siempre tradicional). El objetivo de Francisco es despojar del rito romano a una austeridad similar a la Bauhaus.

Francisco, el iconoclasta, está en camino de relegar la Misa Tradicional en latín a una nota al pie de archivo en la historia de la Iglesia, y ahora parece que ha apuntado a una pequeña congregación de monjas tradicionalistas en Fairfield, Pensilvania.

Las Hermanas Carmelitas Descalzas de Fairfield se establecieron en 2018, como consecuencia de un convento Carmelo en Nebraska. Las Carmelitas fueron fundadas por Teresa de Ávila (1515-82), la única mujer declarada 'Doctora de la Iglesia'. Los conventos carmelitas están diseñados para ser pequeños (los conventos no deben exceder las 30 monjas). El convento de Fairfield tiene actualmente 25 monjas con dos mujeres adicionales programadas para ingresar. A diferencia de los conventos de las Hermanas de San José casi vacíos en todo el país (las órdenes religiosas de monjas que usan vestimenta secular no están ganando nuevos miembros), la atracción de las carmelitas de Fairfield y otras comunidades tradicionalistas continúa desconcertando y enfureciendo a los defensores del modernismo.

La comunidad de Fairfield es casi 'Amish' en su riguroso estilo de vida. No hay calefacción interior ni fontanería, ni aire acondicionado ni electricidad. Las monjas, que visten hábitos tradicionales, oran 8 horas al día, duermen 5 ½ horas por la noche, asisten a la Misa Tradicional en Latín, no comen carne y practican ayunos intensos. La tradición carmelita es de autonomía, una tradición de 500 años establecida por Santa Teresa de Ávila.

Entra el papa Francisco, quien en 2016 fue autor de un documento, Vultum Dei quaerere, un plan de diseño para reformar las comunidades de mujeres enclaustradas. La diatriba revolucionaria de Francisco fue seguida por un documento de 2018 publicado por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica del Vaticano, titulado Cor Orans ('corazón que ora'), que daría el control de un monasterio a una federación religiosa fuera de la comunidad. Cor Orans otorga a los secuaces del Vaticano una generosa supervisión de la vida diaria de los carmelitas, lo que por supuesto significaría la perdición de las 25 monjas (que pronto serán 27) y su estilo de vida tradicionalista.

Los aspectos de 'integración' en una federación evocan una mentalidad de monja de Saint Joe: seminarios de justicia social, cambio de hábitos religiosos por cortes de cabello feministas, ayunos mínimos a cero, sin misa en latín, 8 horas de oración reducidas a una hora en una capilla de convento rehabilitada (fuera la parrilla y el elegante altar; adentro el altar de mesa de carnicero).

“Los siglos de tradición de la Iglesia global no son como un contenedor para objetos preservados”, ha declarado Francisco. En cuanto a los católicos tradicionalistas, los considera meros calzoncillos cuyo único propósito es “salvaguardar las cenizas del pasado”.

Antes del lanzamiento de Cor Orans, The Remnant citó a una monja carmelita de profesión plena y miembro principal del consejo del monasterio.

“El documento Cor Orans es la sentencia de muerte del Carmelo. Señala el final de la vida monástica contemplativa. No sólo destruye la autonomía de los Monasterios, algo en lo que Nuestra Santa Madre Santa Teresa insistía mucho, sino que también destituye a la Superiora, disuelve su autoridad y poder…”

El año pasado el convento de Fairfield fue objeto de una Visita Apostólica desde Roma. Según LifeSiteNews, una Visita consiste en entrevistas a cada hermana y un escrutinio detallado de la vida diaria de las Monjas. Incluye una evaluación de su aplicación del carisma carmelitano y sus costumbres monásticas.

Tres visitantes “apostólicos” pasaron unos días en el convento de Fairfield, después de lo cual aseguraron a las monjas que estaban viviendo una muy buena vida, que todo estaba en orden y que no tenían de qué preocuparse.

¿Cuántas mentiras se esconden detrás de caras sonrientes, detrás de cálidos apretones de manos y un abrazo? ¡El diablo vestido de ángel!

En 2012, cuando el Vaticano bajo el papa Benedicto XVI anunció que varias Órdenes de monjas activistas liberales como lasHermanas del Servicio Social (cuyo “carisma” incluye cuestiones de género, pobreza y ordenación de mujeres) recibirían una Visita Apostólica debido a “graves problemas doctrinales”, los medios de comunicación heredados se volvieron locos. La gente acusó a Benedicto XVI de realizar una Inquisición y lo tildaron de medievalista draconiano y nazi. Al final, las monjas liberales estadounidenses (con cortes de pelo feministas) obtuvieron un pase para continuar con su “trabajo”.

Compare la amabilidad de Benedicto XVI hacia estas monjas liberales con el fallo actual del Vaticano para las carmelitas de Fairfield bajo Jorge de las Pachamamas.

Al convento de Fairfield se le dio un año para decidir si unirse a la federación de monjas activistas o sufrir las consecuencias. Las consecuencias, por supuesto, podrían significar el cierre del convento.

Si el convento opta por unirse a la federación, el Vaticano tomará el control de los activos financieros de las monjas y sus propiedades. Todo esto es una forma de persecución porque muchos en Roma creen que las Órdenes contemplativas ya no sirven para nada en la Iglesia. Muchos prelados quieren liquidar los bienes del convento y “dar el dinero a los pobres”.

Hilary White de One Peter Five pregunta:

¿Por qué el Carmelo de Fairfield? Obviamente porque tienen éxito. Pero sobre todo que tienen éxito como tradicionalistas. Han crecido y prosperado y están construyendo su hermoso monasterio de piedra. Son populares y cuentan con un inmenso apoyo de los laicos. Todo esto mientras rechaza con mucha firmeza las “reformas” modernistas de la vida religiosa y la liturgia, que en Roma son consideradas la prueba de fuego para su aceptación por parte de la Iglesia contemporánea. Todo esto junto, para el Vaticano actual, es virtualmente una sentencia de muerte.

El ataque al convento de Fairfield cuenta con el apoyo del arzobispo de Filadelfia, Nelson Pérez, quien resulta ser amigo del papa Francisco. Pérez es un hombre de empresa, un modernista que prohibió arrodillarse en la Misa en la Diócesis de Cleveland cuando era obispo allí. LifeSite News informó que Nelson J. Pérez les ha estado diciendo a sus hermanos obispos en la USCCB que “las monjas en Valparaíso, Nebraska y Fairfield son un culto”.

Y ahí lo tienes: un culto. Lo que alguna vez fue una vida católica normal en la década de 1950 y durante cientos de años a lo largo de la historia, ahora se clasifica como un desorden.

El arzobispo Pérez ha mantenido un perfil bajo en Filadelfia desde su instalación en 2020. Ha demostrado ser una presencia tranquila en la ciudad, prácticamente una entidad nula en términos de comentarios de interés periodístico, aunque en abril de 2021 organizó un evento virtual llamado Journey of Hope (Viaje de Esperanza) en la que contó con varias monjas con cortes de cabello feministas, las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús y James Martin, editor de la Revista América. El evento provocó algunas protestas frente a la Basílica de San Pedro y San Pablo de la ciudad.

En cuanto a las carmelitas de Fairfield, se les dijo que de ninguna manera recibirán una dispensa del documento Cor Orans, algo que esperaban y por lo que rezaban.

Los cultos deben ser aplastados, después de todo, para que el Nuevo Orden pueda triunfar.


Thom Nickels es un periodista/columnista residente en Filadelfia y ganador del Premio AIA Lewis Mumford de Periodismo Arquitectónico en 2005. Es autor de quince libros, entre ellos Philadelphia Architecture (2005); Filadelfia literaria y mansiones de Filadelfia: historias y personajes detrás de los muros .


FrontpageMag


LA “MISA DE DIÁLOGO”, UNA HERRAMIENTA PARA DEMOCRATIZAR LA LITURGIA (IV)

El año 1909 marca el momento decisivo cuando el gusano de la descomposición entró en la escena litúrgica y lentamente comenzó a devorar los ritos tradicionales desde adentro.

Por la Dra. Carol Byrne


Este fue el año en el que Dom Lambert Beauduin presentó sus ideas para una participación más “activa” de los laicos en la liturgia en el Congreso Nacional de Acción Católica en Malinas por invitación del cardenal Désiré Joseph Mercier.

Su discurso se tituló 'La verdadera oración de la Iglesia' (La Vraie Prière de l'Église), y fue publicado como parte del libro de Beauduin La piedad de la Iglesia (La Piété de l'Église) en 1914 (1). En él, propuso un plan "pastoral" para lo que, según él, eran las directivas del Papa Pío X para la "participación activa".

Mencionó en su conferencia, entre otras cosas, su plan para familiarizar a los laicos con el texto de la Misa y el Oficio Divino a través del uso generalizado de misales manuales bilingües.

La idea detrás de la propuesta era, según afirmó, cumplir el propósito del Papa Pío X de ayudar a los laicos a lograr un mayor grado de participación en la liturgia como “fuente primaria e indispensable del espíritu cristiano”.


Todos tendrán misales

Pero había mucho más detrás de la estrategia que parecía inocua. En su mente ya había cobrado impulso una gran revolución y el Congreso de 1909 en Malinas fue solo la primera plataforma para las opiniones que había estado elaborando durante algún tiempo.

En la parte superior de su agenda en el Congreso estaba una propuesta para publicar y difundir miles de misales con traducciones vernáculas, no para que los fieles lean en silencio como una opción, sino para que la Misa de diálogo sea la norma para todos. “Cambiemos la rutinaria y monótona asistencia a los actos de culto por una participación activa e inteligente; enseñemos a los fieles a orar y confesar estas verdades en un cuerpo”, propuso Beauduin (2).

La capilla en la abadía de Chevertogne fundada por Beauduin en 1925

Esta estrategia se basaba nada más que en sus propias nociones altamente subjetivas de participación laica. Indicó un fatuo optimismo acerca de “fomentar un espíritu comunitario” haciendo que todos los miembros de la congregación ladraran como focas adiestradas, con el sacerdote como maestro de ceremonias.

Incluso admitió querer privar a los católicos de su método tradicional de participación eliminando todas las formas de oraciones privadas, que los fieles recitaban en silencio durante la Misa (3). Estas incluirían el Rosario, ejercicios devocionales o incluso meditaciones.

En otras palabras, Beauduin quería que las respuestas verbales colectivas fueran el medio de participación de los laicos. Estrictamente la “oración litúrgica” sería de rigor para los fieles (4). Pero su plan no se quedó ahí. En su programa de acción formulado en el Congreso de Malinas, expresó el deseo de que, incluso fuera de la liturgia, los fieles abandonaran sus ejercicios devocionales y modelaran sus oraciones en el Breviario del sacerdote: por ejemplo, Completas deberían reemplazar las oraciones privadas de la tarde.

Básicamente fue un ataque a su libertad de orar como individuos a su manera, una libertad que más tarde reivindicó el Papa Pío XII en 1947 (Mediator Dei § 108). El mismo Papa censuró a aquellos “que se engañan con el pretexto de restaurar la liturgia o que pretenden ociosamente que sólo los ritos litúrgicos tienen algún valor y dignidad real” (ibid .. §176), y también rechazó como “erróneo y peligroso” cualquier intento por parte de los reformadores de reducir los ejercicios de piedad popular a los métodos y normas de los ritos litúrgicos (ibid. § 184).


Prohibida la participación silenciosa

Es importante no subestimar la seriedad de la propuesta de hacer de la Misa de diálogo el resultado de la participación de todos los fieles. Una costumbre centenaria de oración silenciosa que fluía de la fe y la práctica de generaciones de católicos estaba a punto de ser abolida, sacrificada en el altar de un igualitarismo destructivo en el que la "participación activa" de todos, ya sean clérigos o laicos, se trata como de igualdad de condiciones.


También fue una medida totalitaria en la que el individuo es sacrificado a la colectividad. Los fieles, exhortados a unirse a las respuestas vocales colectivas, ya no serían libres de elegir el método de participación silenciosa que mejor les funcione. La experiencia muestra que, para aquellos que deseen unir sus mentes y corazones a la representación del Santo Sacrificio en el altar, el recuerdo interior puede ser distraído por las voces intrusivas de otros en los bancos.

De ahora en adelante, dondequiera que la Misa de Diálogo echara raíces, la atmósfera del culto católico en el rito romano cambiaría para siempre a medida que las respuestas habladas ahogaran la participación silenciosa. Además, la participación silenciosa se ha convertido en una especie de pararrayos del odio de los reformadores litúrgicos. De hecho, ahora se considera una afrenta a los valores democráticos en la “era de los laicos” inaugurada por el Vaticano II.

Esto explica por qué los sacerdotes del Novus Ordo reaccionan con una mezcla de horror e indignación al ver a cualquier católico en los bancos tocando un rosario o leyendo un libro de oraciones al estilo tradicional, y por qué los exponen al escarnio general de la congregación.


La punta de un iceberg

Los defensores de la Misa de diálogo y el canto congregacional sostienen que estas formas de “participación activa” eran lo que el Papa Pío X pretendía en su motu proprio de 1903. Pero eso es simplemente una suposición injustificada, que surgió del cerebro febril de Dom Lambert Beauduin, quien quería iniciar una revolución para “democratizar la liturgia (5).

Significativamente, no hubo demanda popular de parte de los laicos por una “participación activa” o deseo de su parte de ser investidos con roles clericales. La Misa de diálogo, que ayuda a tal inversión de roles, fue solo la punta visible de un iceberg de “participación activa”, cuya enormidad estaba oculta bajo las olas en la época del Papa Pío X.

Como mostrarán los siguientes artículos, la fecha histórica de 1909, cuando Beauduin lanzó el Movimiento Litúrgico, se erige como un monumento al estado de degeneración en el que cayó la liturgia después del Concilio Vaticano II.

Continúa...


1) Beauduin, La Piété de l'Église: principes et faits, Louvain: Monasterio de Mont César, 1914, publicado en traducción al inglés por Virgil Michel como Liturgy the Life of the Church, Collegeville, Minnesota, 1926

2) Lambert Beauduin, Liturgy the Life of the Church, traducción de Virgil Michel, Collegeville, Minnesota: The Liturgical Press, 1914, p. 11

3) “Así, todos los fieles serán inducidos a renunciar a sus oraciones privadas durante las ceremonias sagradas - Misa y Oficio Divino” (Ainsi tous les fidèles seront amenés à renoncer pendant les office divins à la récitation de prières privées). Lambert Beauduin, "La Vraie Piété de l'Eglise, Rapport au Congrès de Malines 1909", en Questions Liturgiques et Paroissiales, 40, 1959, p. 221, apud Marc Chatanay, Emergeance du Mouvement Liturgique en France, Pamplona, ​​2009, p. 215.

4) Por cierto, el fundador del Opus Dei, Mons. Josemaría Escrivá, tenía el mismo objetivo. En Camino (un libro de máximas dirigido a católicos, cismáticos y protestantes), Mons. Escrivá decía: “Tu oración debe ser litúrgica. Cómo me gustaría verte usando los salmos y oraciones del misal, en lugar de oraciones privadas de tu propia elección” (n. 86) .

5) Keith Pecklers, The Unread Vision: Liturgical Movement in the United States of America, 1926-55 , Liturgical Press, Collegeville, Minnesota, 1998, p. 11


Tradition in Action


viernes, 29 de abril de 2022

NUNCA DAMOS MÁS HONOR A JESÚS QUE CUANDO HONRAMOS A SU MADRE…

Publicamos la homilía predicada el día del memorial de San Luis Grignion de Montfort (28 de abril de 2022) en la Iglesia de los Santos Inocentes en la ciudad de Nueva York.


Hoy la Iglesia se levanta para nuestra veneración a San Luis Grignion de Montfort, sacerdote francés del siglo XVIII, más conocido por su promoción de la devoción mariana.


En primer lugar, hagamos un repaso rápido de su vida; en realidad, una vida muy corta. Nació en 1673, el mayor sobreviviente de dieciocho hijos. Fue un estudiante dotado y pronto estuvo bajo la influencia espiritual del Abad Julien Bellier, quien propagó la consagración y la entrega a María entre sus alumnos. Luis, de 23 años, cayó bastante enfermo, pero al salir del hospital se encontró en Saint-Sulpice, donde luego estuvo bajo la influencia de nada menos que el Abad Jean-Jacques Olier, una figura clave en lo que se convirtió en el Escuela francesa de espiritualidad, con un fuerte énfasis en la devoción mariana. También se familiarizó con el pensamiento del cardenal Pierre de Bérulle, otra lumbrera de la llamada escuela francesa.

Montfort fue ordenado a la edad de 27 años y, apenas seis meses después, se hizo dominico de la Tercera Orden, predicando la importancia del rosario y formando cofradías del rosario. No en vano, eventualmente escribiría El Admirable Secreto del Rosario. Con un deseo ardiente de convertirse en misionero, fue a Roma a buscar el consejo del Papa Clemente XI (¡sorprendente lo fácil que era alguna vez tener acceso personal a un Papa!) (1). Clemente le dijo que había un campo fértil para sus aspiraciones en Francia.

Mont Saint-Michel

Recurriendo a su devoción por los ángeles, hizo una peregrinación al Mont Saint Michel, rezando a ese arcángel por la gracia de “ganar almas para Dios, confirmar a las que ya estaban en la gracia de Dios y luchar contra Satanás y el pecado”. Animado por este retiro, emprendió años de predicación misionera por toda Francia. También sentó las bases para tres institutos de vida religiosa: la Compañía de María masculina y su contraparte femenina, las Hijas de la Sabiduría, así como los Hermanos de San Gabriel (lamentablemente, las tres congregaciones han seguido el camino de toda carne, que es lo que sucede cuando abandonas el carisma de tu Fundador).

Su predicación ardiente dio en el blanco, tanto que una vez fue envenenado; aunque se recuperó, hizo que su ya frágil salud se deteriorara aún más. En abril de 1716 predicó su última misión, cuyo tema fue la ternura de Jesús y la Sabiduría Encarnada del Padre. Tenía solo 43 años de edad y había sido sacerdote por solo dieciséis años, pero esos años estuvieron repletos de trabajo duro y fructífero.

Su espiritualidad se puede resumir en estos cinco puntos: “Solo Dios” (su lema personal, que afloró más de 150 veces en sus escritos); la Encarnación, lo que llevó al Papa Juan Pablo II a declarar: “La Encarnación del Verbo es para él la realidad central absoluta”; el amor de la Santísima Virgen; la fidelidad a la Cruz y el celo misionero.

Por supuesto, Montfort es más conocido por su “consagración total”, compuesta de siete elementos y efectos: conocimiento de la propia indignidad; compartir la fe en María; el don del amor puro; confianza ilimitada en Dios y en Nuestra Señora; comunicación del espíritu de María; transformación a la semejanza de Cristo; realzando la gloria extrínseca de Jesús. 

El papa Juan Pablo compartió una vez que cuando era un joven seminarista "leyó y releyó" a Montfort y llegó a "comprender que no podía excluir a la Madre del Señor de mi vida sin descuidar la voluntad del Dios Trino”.


Montfort fue beatificado en 1888 por el Papa León XIII, quien redactó doce encíclicas sobre el Santo Rosario; fue canonizado en 1947 por el Papa Pío XII, quien definió el dogma de la Asunción corporal de María al Cielo.

A veces, algunos de sus más fervientes devotos le hacen el flaco favor de "seleccionar" líneas de sus obras que presentan una mariología poco equilibrada. Veamos, pues, algunas de sus palabras que contextualizan su devoción mariana y que nos permiten saber hasta qué punto su espiritualidad estaba centrada en Cristo:
Alma elegida... ¿Qué pasos vas a dar para alcanzar el alto nivel al que Dios te llama? Los medios de santidad y de salvación son conocidos por todos, ya que se encuentran en el Evangelio; los maestros de la vida espiritual los han explicado; los santos los han practicado... Estos medios son: la humildad sincera, la oración incesante, la abnegación completa, el abandono en la Divina Providencia y la obediencia a la voluntad de Dios.

Nunca damos más honor a Jesús que cuando honramos a su Madre, y la honramos simple y únicamente para honrarlo a Él con mayor perfección. Acudimos a ella sólo como camino que conduce a la meta que buscamos: Jesús, su Hijo (2).

Dios es un manantial de agua viva que fluye incesantemente en el corazón de los que rezan.

El Padre Nuestro contiene todos los deberes que debemos a Dios, los actos de todas las virtudes y las peticiones por todas nuestras necesidades espirituales y corporales.

Aprovecha más los pequeños sufrimientos que los grandes. Dios no considera tanto lo que sufrimos como el modo en que lo hacemos... Convierte todo en beneficio como hace el tendero en su tienda.
Ahora, estamos en condiciones de apreciar cómo ve a María encajar en la economía de la salvación:
El Hijo de Dios se hizo hombre para nuestra salvación, pero sólo en María y por María.

María ha producido, junto con el Espíritu Santo, lo más grande que ha existido o existirá: un Hombre-Dios; y, en consecuencia, producirá los más grandes santos que habrá al final de los tiempos.

Los santos más grandes, los más ricos en gracia y en virtud, serán los más asiduos a rezar a la Santísima Virgen, mirándola como el modelo perfecto a imitar y como una poderosa ayuda para asistirlos.

El rosario es el arma más poderosa para tocar el Corazón de Jesús, Nuestro Redentor, que ama a su Madre.

Reciten su rosario con fe, con humildad, con confianza y con perseverancia.
El enfoque inquebrantable de San Luis de Montfort puede resumirse en esa máxima de la espiritualidad católica clásica: Ad Jesum per Mariam, recordando siempre que la meta es "Ad Jesum". Cuando el cardenal Newman se esforzaba por comprender la devoción mariana, un sabio y santo jesuita (¡los hay!) le dijo "no podríamos amar demasiado a la Santísima Virgen, si amáramos mucho más a Nuestro Señor".

Creo que nuestro santo del día estaría de acuerdo.


Notas finales:

1) Aquí podemos recordar a la impetuosa Florecita a la edad de quince años saltando al regazo del Papa León XIII, buscando su aprobación para su entrada demasiado temprana en el Carmelo.

2) Este dicho recuerda el título de uno de los sermones del cardenal San Juan Henry Newman: “Las glorias de María, por el bien de su Hijo”.


Catholic World Report







CADA VEZ MÁS TONTOS

Aunque parezca increíble, hasta hace poco se creía ilusamente que la inteligencia media de la población crecía año tras año, generación tras generación. 

Por Juan Manuel de Prada 


Se trata, desde luego, de una creencia por completo mentecata, pero en cierto modo consecuencia inevitable del optimismo antropológico subyacente en las ideologías progresistas (y todas las ideologías vigentes lo son). Pues el progresismo, más allá de que disfrace sus postulados defendiendo el progreso técnico, científico o político, lo que verdaderamente afirma (lo que constituye su ‘meollo místico’) es el ‘mejoramiento’ de la naturaleza humana (de ahí que esté tan empeñado en ‘ampliar’ derechos), su perfeccionamiento constante, su progresiva divinización, que se logrará plenamente cuando el hombre por fin haya renegado de todas las rémoras supersticiosas que lastran su ascenso.

El científico neozelandés James Robert Flynn, que se dedicó al estudio de la evolución del coeficiente intelectual mundial, observó que la tasa de dicho coeficiente subía cada año dos o tres puntos. Sólo al que asó la manteca se le ocurriría pensar que las pruebas que calculan el coeficiente intelectual sirven para medir la inteligencia real de una persona; pero el cientifismo gusta de estas supercherías. Más delirante aún resulta que se acepte como si tal cosa que cada año el coeficiente intelectual mundial sube “dos o tres puntos”, en lugar de concluir que todo el mundo se ha habituado tanto a los test que presuntamente miden la inteligencia y, por lo tanto, responde con mayor destreza a los retos que plantean. Pero este delirio preconizado por Flynn hizo fortuna entre el estamento científico; y así llegó a considerarse seriamente que, en apenas medio siglo, la capacidad del ser humano para razonar, crear, inventar, imaginar y resolver problemas… ¡se habría duplicado! Aunque estamos acostumbrados a leer en la prensa este tipo de supercherías cientifistas, nos sigue sorprendiendo su desfachatez.

Pero, de repente, hacia finales de los años noventa del pasado siglo, esta tendencia empezó a invertirse. De repente, el nivel de inteligencia empezó a estancarse, incluso a decrecer misteriosamente; y así ha ocurrido desde entonces. Desde luego, unos resultados cada vez mejores en estas pruebas no revelan necesariamente que la inteligencia media de la población crezca, sino tan sólo que la población ha desarrollado habilidades que le permiten resolverlas mejor, por estar habituada a resolver pruebas parecidas en multitud de situaciones cotidianas (desde los exámenes académicos hasta los test psicotécnicos que se exigen para cualquier zarandaja). Sin embargo, unos resultados decrecientes revelan como mínimo que, pese a estar cada vez más habituados a este tipo de pruebas, interfieren problemas cognitivos que dificultan su comprensión. Tal vez hablar de una ‘pérdida de inteligencia’ resulte demasiado traumático; pero parece evidenciar que ha surgido un problema que antes no existía, un obstáculo imprevisto que enfría aquel majadero optimismo antropológico que soñaba con inteligencias prodigiosas que dejasen las de Aristóteles o Santo Tomás de Aquino convertidas en cagarrutillas birriosas.

¿Qué ha podido ocurrir? Christophe Clavé, en su obra Les voies de la stratégie, apunta que, entre las causas de este curioso fenómeno, podría contarse el empobrecimiento rampante del lenguaje que padecemos. Un empobrecimiento que Clavé ejemplifica con la reducción creciente del vocabulario que empleamos en nuestras conversaciones, pero también con la creciente dificultad que experimentamos a la hora de expresar un pensamiento complejo, o de captar las figuras retóricas que se emplean (cada vez menos) en el lenguaje literario, o los razonamientos sutiles propios del lenguaje filosófico. Evidentemente, allá donde las palabras escasean y las estructuras sintácticas que las cobijan se simplifican, nuestro pensamiento se agosta y acaba por esclerotizarse, o bien balbucea impotente ante los retos que se le plantean y acaba por mostrarse incapaz de comprender y explicar las cosas más elementales. De ahí que cada vez resulte más sencillo (basta repetir machaconamente una simple consigna sistémica) generar entre la población un número creciente de personas que reaccionan de forma ‘programada’, obedeciendo los mandatos más absurdos o desarrollando fobias desquiciadas. De ahí también que a tantas personas les resulte tan difícil abandonar el ‘marco mental’ hegemónico: pues, aunque instintivamente saben que las consignas sistémicas que machaconamente les imponen son un engaño, descubren consternadas que son incapaces de formular razonamientos que las rebatan.

El lenguaje, al fin, es logos; y allá donde faltan las palabras se muere la razón.





ROTUNDO ÉXITO DEL ROSARIO DE HOMBRES EN MADRID

España es tierra de María Santísima y hay que volverla a reconquistar a punta de lanza con el arma del Santo Rosario.

Por Javier Navascués


Nuestra Madre del Cielo aplasta la cabeza de la serpiente infernal y toda herejía e ideología. Igualmente pulveriza la lacra de la tibieza y el indiferentismo religioso. Para que Cristo vuelva a reinar en la sociedad española y se cumplan las promesas del Sagrado Corazón de Jesús al Padre Hoyos es necesario que María allane el camino tocando los corazones de muchos españoles.

La esencia de España es católica y nuestra patria tiene que despertar del letargo, que desaparezcan los católicos vergonzantes y cedan el testigo a aquellos que dan testimonio público de su fe y con su vida llevan el buen olor de Cristo a toda la sociedad.

El sábado 23 de abril, día de San Jorge, la plaza de la Villa de Madrid se convirtió en un nuevo Lepanto y las calles tibias se revistieron de fervor y se engalanaron de esperanza con el piadoso rezo del Santo Rosario por parte de varios cientos de hombres que, en su mayoría de rodillas, pese a las inclemencias del tiempo, ofrecieron a María Santísima el preciado ramillete de 50 rosas perfumadas.

A imagen y semejanza de los modelos polacos e irlandeses, las marciales formaciones, a modo de escuadra, en perfecto orden y con hileras al estilo castrense impresionaban, así como el semblante viril de los varones, de todas las edades, que rezaban con gravedad y convencimiento la oración que más a agrada a nuestra Madre del Cielo y que ha pedido sin cesar en las últimas apariciones marianas.

El acto estuvo organizado por varios jóvenes capitaneados por Fernando y Ricardo Martín de Almagro y contó con la presencia del canónigo Raúl Olazábal y varios sacerdotes del Instituto de Cristo Rey. También se sumaron sacerdotes diocesanos y seglares de diferentes parroquias y movimientos de la Iglesia.

Fueron especialmente impactantes las meditaciones al principio y final del Rosario, y entre misterio y misterio, en donde se arengaba a los presentes a buscar la santidad y a expulsar sin medias tintas toda mancha de pecado y de mundanidad de sus vidas. Ya era hora que alguien hablase así públicamente en la calle, defendiendo sin tapujos la santa doctrina católica. El Reinado Social de Cristo, aunque en incipiente semilla, ya está aquí y ha venido para quedarse.

Tras el Rosario y las letanías se acabó la oración virginiana rezando por las intenciones del Santo Padre y con el Regina Coeli, propio del tiempo pascual. El acto acabó con enardecidos Vivas a Cristo Rey y a María Santísima y con la pena de que se acabase el evento y esperando el segundo. Esperemos que los presentes contemos lo vivido con entusiasmo, como hago en esta sencilla crónica y el fervor mariano se extienda como reguero de pólvora contra las huestes del averno.

Hay que destacar la perfecta organización y que el acto se llevó a cabo sin ningún incidente. Los organizadores anunciaron que llevan la idea de hacerlo con cierta regularidad y que tal vez se pueda consolidar todos los meses. Recemos por esta intención. 

Se intuye, se percibe, que tras esta toma de contacto el movimiento va ir a más y se va a extender por varias ciudades de España, según el modelo polaco e irlandés y ya podemos decir que también según el modelo de Madrid… y de España a toda la Hispanidad y al mundo entero.


Caballero del Pilar


jueves, 28 de abril de 2022

¿QUÉ DIJO SAN GREGORIO MAGNO SOBRE LOS SACERDOTES QUE NO CONDENAN LOS ERRORES?

Son palabras de extraordinaria relevancia en estos tiempos en que muchos sacerdotes y obispos que tienen la obligación de proteger al rebaño de los lobos, tienden a callar, a no amonestar a los descarriados y a no condenar los errores, haciendo que muchas almas se arriesguen a la condenación eterna. Leamos y meditemos.


Estas palabras están tomadas de la "Regla Pastoral" del Papa San Gregorio Magno (2,4). 


Que el guía de almas sea discreto en su silencio y útil con su palabra, de modo que no diga lo que debe ser callado y no calle lo que debe ser dicho. Porque así como el discurso descuidado conduce al error, el silencio sin discreción deja en el error a quienes podrían haber sido enseñados.

Porque, a menudo, los jefes de las almas, imprudentes y temerosos de perder el favor de los hombres, tienen mucho miedo de decir la verdad libremente; y, según la palabra de la Verdad, ya no sirven a la custodia del rebaño con el celo de los pastores, sino que hacen el papel de asalariados (cf. Jn 10,13), pues cuando se esconden detrás del silencio, es como si huyeran cuando viene el lobo.

Por eso, de hecho, a través del profeta, el Señor los reprende diciendo: Perros mudos que no saben ladrar (Is. 56, 10). Por eso se queja diciendo: No te has levantado, no has levantado un muro en defensa de la casa de Israel, para mantenerte firme en la batalla en el día del Señor (Ez. 13, 5). Ir en contra es oponerse a los poderes de este mundo con la libre expresión en defensa del rebaño; y mantenerse firme en la batalla en el día del Señor es resistir por causa de la justicia los ataques de los malvados.

Porque ¿qué diferencia hay entre un pastor, que tiene miedo de decir la verdad, y el que ofrece su espalda en silencio? Pero el que se expone en defensa de su rebaño, levanta un muro contra sus enemigos en defensa de la casa de Israel. Por eso se dice de nuevo al pueblo pecador: "Tus profetas vieron por ti cosas falsas y necias, y no te mostraron la iniquidad para exhortarte al arrepentimiento" (Lam. 2:14).

Es bien sabido que en la lengua sagrada se suele llamar profetas a los maestros que, mientras muestran que las cosas presentes pasan, al mismo tiempo revelan las que han de venir. Ahora bien, la palabra divina les reprocha que ven cosas falsas, porque mientras tienen miedo de arremeter contra las faltas, halagan a los pecadores en vano con promesas de seguridad: no revelan las iniquidades de los pecadores porque se abstienen en silencio de las palabras de reprensión; pues las palabras de corrección son la llave que abre la puerta, ya que mediante la reprensión lavan la culpa, que no pocas veces la persona que la ha cometido desconoce.


Por eso Pablo dice: "Que (el obispo) sea capaz de exhortar con la sana doctrina y refutar a los contradictores (Tito 1:9).

De ahí que se diga por medio de Malaquías: "Que los labios del sacerdote guarden el conocimiento y busquen la ley de su boca, porque es un ángel del Señor de los ejércitos". (Malaquías 2:7)

Por eso, a través de Isaías, el Señor amonesta diciendo: "Grita, no ceses, levanta tu voz como una trompeta". (Isaías 58:1)


En definitiva, quien se acerca al sacerdocio asume el oficio de pregonero para que, ante la venida del Juez que le sigue con apariencia terrible, le preceda con su grito.

Si, entonces, el sacerdote no puede predicar, ¿cuál será el grito de un pregonero mudo?



Il Cammino dei Tre Sentieri



AUMENTA LA MIOCARDITIS EN JÓVENES Y HOMBRES INOCULADOS

El estudio del norte de Europa informa de un aumento significativo de la miocarditis tras la inoculación con ARNm, especialmente en varones jóvenes de entre 16 y 24 años. 

Por el Prof. Alessandro Capucci *


Ha habido más casos con la სαcunα ოodernα que con la Pᛓizer porque el ARN mensajero está más concentrado. Estos datos confirman los casos de miocarditis juvenil en deportistas y requieren la administración de vacunas conociendo los antecedentes del paciente y sometiéndolo a algunas evaluaciones clínicas previas.

Hace unos días ha salido a la luz un importante trabajo del norte de Europa publicado en la prestigiosa revista JAMA Cardiology, en el que se estudiaron 23 millones de personas sometidas a la inoculación con ARNm (Pᛓizer y ოodernα) con el objetivo de comprobar la incidencia de ingresos hospitalarios como consecuencia de miocarditis y pericarditis en los 28 días siguientes a la primera o segunda dosis de la სαcunα (Karlstad O et al SARS-CoV-2 vacination and myocarditis in a Nordic Cohort study of 23 million residents JAMA Cardiology, 2022;april 20:E1-E13).

Los resultados de este estudio, que consideramos importantes por la gran muestra utilizada, confirman informes anteriores (Mevorach D et al, Myocarditis after BNT162b2 vacine against Cov1d-19 in Israel N Engl J Med published online Oct 6,2021. Doi:10.1056/NEJMoa2110737.Montgomery J et al, Myocarditis following immunization with mRNA cov1d-19 vaccines in members of the US military. JAMA Cardiol,2021; 6(10):1202-1206) es decir, un aumento significativo de la miocarditis tras la vacuna con ARN mensajero en comparación con el grupo de control.

Este aumento se produce principalmente en los varones a partir de la primera dosis (1,4 veces), pero aún más después de la segunda dosis (de 2,04 con la vacuna Pᛓizer hasta 8,55 veces con ოodernα).Si se evalúan los varones jóvenes de entre 16 y 24 años, los porcentajes se elevan a 5,31 veces con la segunda dosis de Pᛓizer e incluso a 13,83 veces con ოodernα, donde el ARNm mensajero está más concentrado.

En cuanto a los datos de mortalidad a los 28 días por miocarditis, constatada en el hospital, fue del 0,8% para las personas no vacunadas, pasando al 0,2% tras la vacunación de Pᛓizer y al 4,5% tras la segunda dosis de ოodernα. No se observaron muertes en personas menores de 40 años. Hay que tener en cuenta que los datos aquí expuestos se refieren únicamente a las personas hospitalizadas por la patología en cuestión, por lo que pueden subestimar el número real de miocardio-pericarditis para los casos con síntomas reducidos que pueden no acceder al hospital.

Estos datos confirman lo declarado en un artículo reciente en el que se informó de un aumento de los casos de miocarditis juvenil y en atletas en 2021 (Chouchana L et al, Features of Inflammatory Heart Reactions Following mRNA cov1d-19 Vacination at a Global Level. Clin Pharmacol Ther. 2022 Mar;111(3):605-613. doi: 10.1002/cpt.2499).

Recordemos que la miocarditis es una enfermedad inflamatoria del músculo cardíaco que puede causar daños agudos e incluso mortales, desde arr1tm1as ventr1culares graves con uerte súb1ta hasta insuficiencia card1aca y shock card1ogén1co. También pueden ir acompañados de daños persistentes y a largo plazo de la func1ón card1aca. Las personas que practican deportes de competición y que, por lo tanto, están sometidas a un mayor estrés en la función card1aca pueden tener un mayor riesgo de sufrir dichas complicaciones, como se ha informado recientemente (Cadegiani FA,Catecholamines are the key trigger of SARS-CoV-2 mRNA and cov1d-19 vacine-induced myocarditis and sudden deaths: a compelling hypothesis supported by epidemiological, anatomopathological, molecular and physiological findings, ResearchGate, Feb 22- pre print).

Estos importantes datos adicionales notificados por este estudio indican que estas სαcunαs son sustancias que pueden ir acompañadas de importantes efectos secundarios a nivel cardíaco, por lo que deben administrarse con cuidado, conociendo los antecedentes del paciente, sometiéndolo primero a algunas evaluaciones clínicas, comprobando el seguimiento post-inoculación, teniendo en cuenta la edad y por tanto la relación riesgo-beneficio y la dosis administrada. De hecho, las vacunas ოodernα, más ricas en ARNm tuvieron la mayor cantidad de miocarditis que las Pᛓizer.

Un llamamiento, por tanto, a los colegas médicos para que recuperen su profesión, lo que significa esencialmente “actuar con ciencia y conciencia pensando únicamente en el interés del paciente”.

*Profesor de Cardiología


Brujula Cotidiana


ROMA NOMBRARÁ UN ASISTENTE APOSTÓLICO PARA LAS CARMELITAS DESCALZAS DE SALTA ENFRENTADAS AL ARZOBISPO CARGNELLO

La Oficina de Prensa del arzobispado de Salta difundió un comunicado notificando las indicaciones emanadas por la Congregación para la Vida Religiosa y Sociedades de Vida Apostólica como consecuencia de los informes de los visitadores a raíz del conflicto suscitado


Días atrás fue noticia en Argentina el conflicto entre Mons. Mario Antonio Cargnello, arzobispo de Salta, las carmelitas del convento de San Bernardo, que han denunciado al prelado por “violencia de género”. Roma se ha pronunciado designando un “Asistente Apostólico” para las religiosas. En la raíz del conflicto, una supuesta aparición mariana.

La Oficina de Prensa del arzobispado de Salta difundió un comunicado notificando las indicaciones emanadas por la Congregación para la Vida Religiosa y Sociedades de Vida Apostólica como consecuencia de los informes de los visitadores a raíz del conflicto suscitado entre el arzobispo de Salta, monseñor Mario Antonio Cargnello, y las monjas Carmelitas Descalzas del convento San Bernardo de esta jurisdicción eclesiástica.

Entre esas indicaciones, se les recuerda a las religiosas que, si bien gozan de autonomía, “están bajo la vigilancia del obispo diocesano cuya autoridad y acción están establecidas por el derecho” y se les pide no involucrarse en actividades de apostolado como la que se ha generado entorno a una devoción mariana, hasta tanto “el obispo del lugar, o a través de él a la competente Congregación de la Sede Apostólica discernir su veracidad y autorizar las prácticas de culto en este contexto”.

Tras recordarles que esa comunidad religiosa “está obligada a la estricta observancia” de las normas, incluida la estricta observancia de la clausura monástica, se les objeta que hayan implicado al monasterio en una iniciativa que va “en contra la voluntad del obispo y de los sacerdotes de la diócesis, que lleva a una división de la comunidad de la Iglesia local y a conflictos”.

“El monasterio, permitiendo a la ‘vidente’, la señora María Livia Galiano de Obeid, vivir en los locales propios y asignando algunos espacios para los peregrinos cercanos a este contexto, está claramente involucrado completamente en esta obra, contra la voluntad de la Iglesia local”, les advierten.

“Es necesario señalar con fuerza que la comunidad de las Carmelitas Descalzas de Salta debe vivir plenamente el carisma carmelita, no una obra que en consecuencia lleva a situaciones de tensión. Por esto se recomienda también una formación renovada en el espíritu de la Regla y según la tradición carmelitana, observando la propia tradición de vida monástica. En diálogo con el obispo del lugar, se debería instituir una forma estable de reuniones regulares, que serviría para enfrentar las situaciones problemáticas de modo continuo”, sostienen.

El comunicado no menciona la denuncia por violencia y malos tratos que la superiora de la comunidad formuló ante la Justicia argentina contra el arzobispo y los visitadores, el obispo Elizalde y un sacerdote.


Texto del comunicado

En el día de ayer la Nunciatura Apostólica en Buenos Aires anunció al Sr. Arzobispo y hoy a las Rvdas. Madres Carmelitas el decreto de finalización de la visita apostólica realizada por S. E. R. Mons. Martín De Elizalde O. S. B. Obispo emérito de Santo Domingo y la Rvda. Hna. Isabel Guiroy O.S.B., al convento ‘San Bernardo’ de nuestra Arquidiócesis, dado que dicha visita ‘fue efectuada de manera adecuada, correcta y con competencia, y que los Visitadores cumplieron exhaustivamente con el encargo a ellos otorgado’. La fecha del mismo es el 30 de marzo del corriente año.

Así mismo les hizo entrega de las indicaciones emanadas por la Congregación para la Vida Religiosa y Sociedades de Vida Apostólica como consecuencia del atento examen de los informes de los Visitadores y de las Rvdas. Madres Carmelitas. Consisten en los siguientes puntos, que entrecomillados y en letra cursiva, pertenecen al original:

1. “El Monasterio ‘San Bernardo’ de las Monjas Carmelitas Descalzas de Salta según la Regla y la Constitución aprobadas, goza de su debida autonomía, aun estando bajo la vigilancia del Obispo diocesano cuya autoridad y acción están establecidas por el derecho. En esta perspectiva, el Obispo tiene el derecho de visitar el Monasterio y de recibir, y la Priora el deber de presentar, un informe anual sobre la administración de los bienes y sobre la economía del monasterio (cf. Cor Orans, n. 81 c). La administración de los bienes temporales del Monasterio debe ser transparente y presentada a la comunidad en todos sus aspectos, porque los bienes temporales son bienes de toda la comunidad y la Priora y la ecónoma son solo sus administradoras en nombre de la comunidad.

Para la transparencia de la economía y la administración de los bienes, el Monasterio debería nombrar, preservando la propia ley, una ecónoma, de modo que el priorato y el economato no estén concentrados en una sola persona”.

2. (…) “El monasterio, aun teniendo autonomía propia, está integrado en la Iglesia local, y cualquier implicación directa o indirecta del monasterio en la vida de la Iglesia local y en el apostolado debe ser concordada y realizada con el permiso del Obispo diocesano. Por lo tanto, la Comunidad de las Hermanas Carmelitas de Salta no debe en ningún modo involucrarse en actividades ligadas a la así conocida ‘Obra yo soy la Inmaculada Madre del Divino Corazón Eucarístico de Jesús y yo soy el Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús’ y sostener esta actividad, que claramente tiene sus repercusiones entre los fieles, que constituyendo una forma de apostolado está bajo la exclusiva autoridad del Obispo del lugar, inclusive la supervisión del apostolado hecho por los laicos y sostenido en diferentes maneras por el convento en el contexto de las denominadas apariciones mencionadas en la documentación recibida. Le espera al obispo del lugar, o a través de él a la competente Congregación de la Sede Apostólica discernir su veracidad y autorizar las prácticas de culto en este contexto”.

“La Comunidad de las Hermanas de Salta está obligada a la estricta observancia de las normas de ley en este aspecto, incluida la estricta observancia de la clausura monástica. Permitir a los fieles laicos de residir en modo permanente en el terreno del monasterio, de participar de forma habitual a la vida de la comunidad monástica, y permitir a los peregrinos de acceder al terreno del Monasterio, constituye una clara implicación de la Comunidad del Monasterio en los asuntos de la ‘Obra yo soy la Inmaculada Madre del Divino Corazón Eucarístico de Jesús y yo soy el Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús’, contra la voluntad del Obispo y de los sacerdotes de la Diócesis, que lleva a una división de la comunidad de la Iglesia local y a conflictos a los cuales se refiere la documentación. El Monasterio, permitiendo a la ‘vidente’, la Sra. María Livia Galiano de Obeid, vivir en los locales propios y asignando algunos espacios para los peregrinos cercanos a este contexto, está claramente involucrado completamente en esta obra, contra la voluntad de la Iglesia local”.

3. “Es necesario señalar con fuerza que la comunidad de las Carmelitas Descalzas de Salta debe vivir plenamente el carisma carmelita, no una Obra que en consecuencia lleva a situaciones de tensión. Por esto se recomienda también una formación renovada en el espíritu de la Regla y según la tradición carmelitana, observando la propia tradición de vida monástica. En diálogo con el Obispo del lugar, se debería instituir una forma estable de reuniones regulares, que serviría para enfrentar las situaciones problemáticas de modo continuo”.

Por último, se informa que el Dicasterio romano ha decidido nombrar un Asistente Apostólico para el monasterio, mediante un decreto inmediato por el que indicarán las competencias y la persona nombrada. Rogamos encarecidamente al Pueblo de Dios ore por la unidad de la Iglesia y nos permita solucionar los problemas con ‘la sabiduría del diálogo’. A la Bienaventurada Madre del Monte Carmelo se lo pedimos.


Aica/InfoCatólica

miércoles, 27 de abril de 2022

EL COMIENZO DE LA NUEVA REFORMA LITÚRGICA (III)

La fatídica e inapropiada expresión "participación activa" apareció de repente en 1903 y tuvo una acogida muy discreta. Pocos, a no ser que tuvieran que marcar un gol, sabían qué hacer con ella.

Por la  Dra. Carol Byrne


En el artículo anterior, se dieron ejemplos para mostrar que la versión italiana oficial prevista del motu proprio Tra le Sollecitudini (TLS) de Pío X es, en algunos aspectos, un texto nuevo con un espíritu de novedad que no existe en la versión latina. Cualquiera que se detenga a reflexionar sobre las implicaciones de esta anomalía puede ver lo que está mal.

En toda traducción se requiere una conformidad exacta para trasladar (que es el significado de “traducir”) las mismas ideas de un idioma a otro. Pero en el caso de TLS (y su posterior traducción a otros idiomas vernáculos), alguna parte interesada obviamente ha tenido una poderosa influencia en la elección de frases que promueven la agenda de los reformadores.

Este espíritu independiente es sorprendentemente evidente en aquellos puntos clave donde TLS (y otras versiones vernáculas) divergen del texto latino. Estos se pueden resumir de la siguiente manera:

1- Un llamado a adoptar las prácticas litúrgicas de la Iglesia primitiva en materia de canto congregacional (“como era el caso en la antigüedad”);

2- La sugerencia de que la vocalización de los laicos es la prueba de fuego de su verdadera participación en la liturgia;

3- Un cambio de énfasis hacia el “sacerdocio común de los bautizados” y lejos del sacerdocio sacramental del sacerdote que es el único que ofrece la Misa en calidad oficial por los vivos y los muertos;

4- Una crítica implícita a la participación silenciosa de los laicos que pueden estar rezando en privado durante la Misa.

En cuanto a cuál de estos puntos suscribió el Papa Pío X, la respuesta es: ninguna de las anteriores.

Aunque algunos pueden argumentar que la “participación activa” de los laicos podría interpretarse de manera diferente, sin embargo, la expresión fue impulsada por su propia lógica interna para centrar la atención en las personas y darles un sentido inflado de sus propias actividades en la liturgia. El resultado inevitable, aunque pocos se dieron cuenta en ese momento, fue que se usaría para justificar la destrucción de siglos de liturgia católica y la creación de una Misa radicalmente nueva en la que el "Pueblo de Dios" es considerado como celebrante en igualdad de condiciones con los sacerdotes.


El papel de Dom Lambert Beauduin

La fatídica e inapropiada expresión "participación activa" apareció de repente en 1903 y tuvo una acogida muy discreta. Pocos, a no ser que tuvieran que marcar un gol, sabían qué hacer con ella.

La primera persona en recoger la pelota y correr con ella fue el monje benedictino Lambert Beauduin (1873-1960) del Monasterio de Mont César en Bélgica. Su objetivo era tanto ecuménico como secular: promover el “sacerdocio universal de todos los creyentes” a través de la liturgia “participativa” y unirlos en un programa común de reforma social y “unidad” pancristiana.

No en vano, Beauduin es considerado el fundador del Nuevo Movimiento Litúrgico y profeta de la 
“pastoral” del Vaticano II. De hecho, anticipó en medio siglo los avances progresistas más importantes del Vaticano II en las áreas clave de la liturgia, el ecumenismo y la eclesiología.


El bárbaro en la ciudadela

Desde el principio de su carrera clerical, Beauduin reveló un profundo distanciamiento de los valores y la espiritualidad del catolicismo tradicional. Llevó a cabo una campaña de creciente hostilidad contra las devociones católicas. Incluso en su época de seminarista, se rebeló contra el régimen de espiritualidad y la necesidad de seguir las estrictas rúbricas de la misa (1).

Beauduin, hoy reconocido como el fundador de la Nueva Reforma Litúrgica

No sorprende que no mostrara interés por el Misal: era, para él, “un libro cerrado y sellado” (un livre fermé et scellé). Consideraba que los libros litúrgicos en general no eran más que “palabras, conjuros y fórmulas mágicas” (des grimoires). También admitió que nunca había recitado su Breviario con la menor devoción o interés (2).

Está claro que, como sacerdote, Beauduin no había recibido una formación católica adecuada, 
porque la rechazó. En cambio, pasó sus días en el seminario de Lieja bajo la tutela del profesor de Teología Moral, padre Antoine Pottier, quien, como líder local del Movimiento Demócrata Cristiano, fue un agitador político, encendiendo manifestaciones y huelgas de trabajadores.

De hecho, las actividades militantes de Pottier a favor de los trabajadores, junto con su antagonismo contra los empleadores en Lieja, hicieron que León XIII interviniera personalmente en 1895 y le exigiera que abandonara su activismo social y político en aras de la paz y la armonía (3).

Poco después de su ordenación en 1897, Beauduin se unió a la Congregation des Aumôniers du Travail, una sociedad de trabajadores-sacerdotes que había sido establecida por el obispo de Lieja, Mons. Víctor Dotreloux. Luego pasó 7 años viviendo entre los trabajadores siguiendo los pasos del padre Pottier después del retiro forzoso de la agitación política de este último.

La experiencia radicalizó su perspectiva. Así como vio a la sociedad en términos de un conflicto entre ricos y pobres, industriales y trabajadores, vio una contrapartida en la constitución de la Iglesia. Argumentó que la participación activa en la liturgia uniría a los fieles por el cambio social y por la “emancipación” de los laicos del “dominio” del clero. En este punto, el Movimiento Litúrgico se convirtió efectivamente en una plataforma para la propaganda marxista dentro de la Iglesia.

Bajo Beauduin, la Abadía de Mont César se convirtió en el primer semillero de la reforma litúrgica

La decisión de Beauduin de convertirse en monje del Monasterio de Mont César en 1906 fue fundamental para el desarrollo del Movimiento Litúrgico. Una vez dentro, empezó a levantar el puente levadizo frente a la cara “inaceptable” del catolicismo tradicional.

Mont César se convertiría en el nexo de la planificación estratégica de varios proyectos: promover la “participación activa” de los laicos, adaptar la liturgia a las necesidades contemporáneas, vincularla al activismo social, reorientar la vida monástica (en opinión de Beauduin, “demasiado cerrada en sí misma”) hacia el mundo fuera del claustro, y fomentar el ecumenismo entre las religiones sin buscar la conversión al catolicismo.

La decisión de Beauduin de entrar en Mont César no estuvo exenta de ventajas materiales: pudo explotar los recursos económicos del Monasterio para lanzar el Movimiento Litúrgico de una manera que no era posible para un simple párroco. Tenía a su disposición una cohorte de monjes dispuestos a ayudarlo a preparar sus publicaciones, que difundió por medio de la imprenta del Monasterio, y organizó semanas litúrgicas y retiros en el alojamiento del Monasterio.

Continua...


Notas al pie:

1) Éstas las descartó burlonamente como una “serie de reglas minuciosamente detalladas y arbitrarias impuestas, al parecer, para poner a prueba la paciencia de quienes las estudian y las ponen en práctica” (série de prescriptions minutieuses et arbitraries, imposées, croirait-on, pour ejercitar la paciencia de ceux qui les étudient et les accomplissent). Citado en Jacques Mortiau, Raymond Loonbeek y Enzo Bianchi, Don Lambert Beauduin Visionnaire et Précurseur: un moine au coeur libre, Cerf, 2005, pp. 22-23.

2) Ibídem. , pag. 20

3) Jean-Louis Jadoulle, “Question sociale et politique pontificale. L'itinéraire d'un démocrate chrétien: Antoine Pottier (1849-1923)'”, Revue belge de Philologie et d'Histoire, 1991, vol. 69, núm. 69-2, pág. 318. También es claro que el padre Pottier se adhirió al punto de vista socialista de que los trabajadores tenían derecho a una participación equitativa en las ganancias obtenidas por sus empleadores (ibid. , pp. 310-311) y que los salarios deberían ser fijados por el Estado.


FRANCISCO TERGIVERSA EL EVANGELIO: “EL SEÑOR NO BUSCA CRISTIANOS PERFECTOS”

En su discurso Regina Caeli del primer domingo después de Pascua, en el que se lee el Evangelio del incrédulo Apóstol Santo Tomás (Jn 20, 19-31), el jesuita apóstata Jorge Bergoglio ("papa Francisco") tuvo mucho que decir y algo de eso no fue bonito.


Buscando un aliado para su ideología destructora de la Fe en Santo Tomás, el falso papa propuso la idea de que está perfectamente bien dudar de la verdad de Dios:

Nosotros también luchamos a veces como ese discípulo [Santo Tomás], ¿cómo podemos creer que Jesús ha resucitado, que nos acompaña y que es el Señor de nuestra vida sin haberlo visto, sin haberlo tocado? ¿Cómo se puede creer en esto? ¿Por qué el Señor no nos da alguna señal más clara de su presencia y amor? Alguna señal de que veo mejor... Aquí también nosotros somos como Tomás, con las mismas dudas, los mismos razonamientos.

Pero no tenemos que avergonzarnos de estoAl contarnos la historia de Tomás, en efecto, el Evangelio nos dice que el Señor no busca cristianos perfectos. El Señor no está buscando cristianos perfectosOs digo: tengo miedo cuando veo a un cristiano, a algunas asociaciones de cristianos que se creen perfectos. El Señor no está buscando cristianos perfectos; el Señor no busca cristianos que nunca duden y siempre hagan alarde de una fe firmeCuando un cristiano es así, algo no está bien. No, la aventura de la fe, como para Tomás, consiste en luces y sombras. De lo contrario, ¿qué tipo de fe sería esa? Conoce tiempos de comodidad, celo y entusiasmo, pero también de cansancio, confusión, duda y oscuridad. El Evangelio nos muestra la “crisis” de Tomás para decirnos que no debemos temer las crisis de la vida y de la fe. Las crisis no son pecados, son parte del camino, no debemos temerlas. Muchas veces nos hacen humildes porque nos despojan de la idea de que estamos bien, de que somos mejores que los demás. Las crisis nos ayudan a reconocer que somos necesitados: reavivan la necesidad de Dios y así nos permiten volver al Señor, tocar sus llagas, experimentar de nuevo su amor como si fuera la primera vez. Queridos hermanos y hermanas, es mejor tener una fe imperfecta pero humilde que siempre vuelve a Jesús, que una fe fuerte pero presuntuosa que nos hace orgullosos y arrogantes¡Ay de ellos, ay de ellos!

(Antipapa Francisco, Discurso Regina CaeliVatican.va, 24 de abril de 2022; subrayado agregado).

Por supuesto, Francisco es inteligente: introduce su veneno bajo la apariencia de la humildad. Lo hace estableciendo una falsa dicotomía, yuxtaponiendo “una fe imperfecta pero humilde que siempre vuelve a Jesús” con “una fe fuerte pero presuntuosa que nos hace orgullosos y arrogantes”. Pero eso es comparar manzanas con naranjas. Obviamente, un pecador arrepentido es mejor que uno impenitente. La humildad es mejor que el orgullo. Sin embargo, como veremos momentáneamente, la duda no es humildad, ni la incredulidad es compatible con el arrepentimiento.

Echemos un vistazo a lo que enseña el Catecismo Romano Tradicional sobre la naturaleza y la importancia de la virtud de la Fe:

"Yo creo"

La palabra creer no significa aquí pensarsuponerser de opiniónpero, como enseñan las Sagradas Escrituras, expresa la convicción más profunda, por la cual la mente da un asentimiento firme y sin vacilaciones a Dios revelando sus verdades misteriosasPor lo tanto, en cuanto al uso de la palabra aquí, se dice que cree el que firmemente y sin vacilación está convencido de algo.

La fe excluye la duda

El conocimiento derivado de la fe no debe considerarse menos cierto porque sus objetos no se vean; porque la luz divina por la cual los conocemos, aunque no los hace evidentes, nos permite no dudar de ellosPorque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, él mismo resplandeció en nuestros corazones [2 Cor 4,6], para que no nos sea oculto el evangelio, como a los que se pierden [2 Cor 4,3] .

La fe excluye la curiosidad

De lo que se ha dicho se sigue que quien está dotado de este conocimiento celestial de la fe está libre de una curiosidad inquisitiva. Porque cuando Dios nos manda a creer, no nos propone que escudriñemos sus juicios divinos, o indaguemos en su razón y causa, sino que exige una fe inmutable, por la cual la mente descansa contenta en el conocimiento de la verdad eternaY ciertamente, ya que tenemos el testimonio del Apóstol de que Dios es veraz; y todo hombre mentiroso [Rom 3:4], y dado que argumentaría arrogancia y presunción para no creer la palabra de un hombre serio y sensato que afirma algo como verdadero, y le exige que pruebe sus afirmaciones con argumentos o testigos, ¡cuán temerarios e insensatos son aquellos que, oyendo las palabras del mismo Dios, exigen razones de sus doctrinas celestiales y salvadoras! La fe, por tanto, debe excluir no sólo toda duda, sino todo deseo de demostración.

Catechism of the Council of Trent for Parish Priests (Catecismo del Concilio de Trento para Sacerdotes Parroquiales), traducción de McHugh/Callan [Rockford, IL: TAN Books, 1982], págs. 14-15; cursiva dada; subrayado agregado. Disponible en línea aquí ).

Aquí vemos cuán diametralmente opuesta es la enseñanza de Bergoglio a la doctrina tradicional. Es arrogante y presuntuoso ser incrédulo, no creer, tener duda, no tener Fe!

San Pablo enseña que es porque nos mantenemos firmes en la fe que tenemos motivos para la humildad en lugar del orgullo: “Por su incredulidad las ramas fueron desgajadas, pero tú por la fe estás de pie. No te ensoberbezcas, sino teme. Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ti tampoco te perdonará” (Rom 11, 19-21).

La fe es un don de Dios, y no debemos envanecernos por ella, porque ciertamente se puede perder (cf. 1 Cor 10, 12), y si no va unida a la caridad sobrenatural, no mereceremos la vida eterna: “Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras; muéstrame tu fe sin obras; y te mostraré por obras mi fe. Tú crees que hay un solo Dios. Bien haces; también los demonios creen y tiemblan” (Santiago 2:17-19).

Al mismo tiempo, es sobre todo la Fe lo que hace católico a un católico, aunque se encuentre en estado de pecado mortal: “Si alguno dijere que juntamente con la pérdida de la gracia por el pecado, también se pierde siempre la fe, o que la fe que permanece no es una fe verdadera, aunque no viva, o que el que tiene fe sin caridad no es cristiano: sea anatema” (Concilio de Trento, Sesión VI, Canon 28; Denz. 838).

El Nuevo Testamento es claro en que quien consciente y voluntariamente abandona la verdadera doctrina de Cristo, lo pierde todo: “Cualquiera que se rebela y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios. El que persevera en la doctrina, ése tiene tanto al Padre como al Hijo. Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no le recibáis en casa, ni le digáis: Dios te acompañe” (2 Jn 9-10).

Como lo ha hecho varias veces antes, Francisco está tratando de vender la duda como algo bueno para la Fe, o incluso como una especie de “fe superior”. Francisco quiere sembrar la duda (que es incompatible con la Fe) para disipar la Fe, y por eso presenta la duda —la llama una vez “fe imperfecta”— como lo humilde; y la Fe firme, como lo orgulloso y presuntuoso. En ese sentido, incluso afirma que Dios no exige que nuestra Fe sea firme, ni que quiera discípulos “perfectos”, cuando la realidad es bien distinta:

Sed, pues, vosotros perfectos, como también vuestro Padre celestial es perfecto. (Mateo 5:48)

Como nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él en la caridad. (Efesios 1:4)

Pero Jesús, habiendo oído la palabra que había sido dicha, dice al principal de la sinagoga: No temas, cree solamente. (Marcos 5:36)

Y el Señor dijo: Si tuvierais fe como un grano de mostaza, diríais a esta morera: ‘Arráncate, y transpórtate al mar’ y te obedecería. (Lucas 17:6)

Este precepto te encomiendo, oh hijo Timoteo; para que conforme a las profecías que se hicieron antes en cuanto a ti, milites por ellas la buena milicia, manteniendo la fe y buena conciencia, desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos. (1 Timoteo 1:18-19)

Sed sobrios y velad, porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. (1 Pedro 5:8-9)

Y este es su mandamiento, que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y que nos amemos unos a otros, como él nos lo ha mandado. (1 Juan 3:23)

Cuántas veces en los Evangelios Cristo no se lamenta: “¡Hombres de poca fe!” (por ejemplo, en Lucas 12:28). Nos exhorta a “tener la fe de Dios” (Mc 11,22), una Fe tan fuerte que puede mover montañas (ver Mc 11,23-24); Se maravilla y alaba la gran fe del centurión (cf. Mt 8,10) y de la cananea (cf. Mt 15,27); Cura las enfermedades a causa de una gran Fe (cf. Mt 9, 20-22); y Él reprende, aunque sea suavemente, a los discípulos en el camino a Emaús por su falta o lentitud en la fe (ver Lc 24:25).

En la perícopa que contemplamos hoy en Domingo Bajo, nuestro Señor también reprende suavemente a Santo Tomás por su incredulidad, No lo felicita por ser sincero en su duda, como Francisco quiere que imaginemos:

Entonces dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y trae acá tu mano, y métela en mi costado; no seáis incrédulos, sino creyentesRespondió Tomás y le dijo: Señor mío, y Dios mío. Jesús le dice: Porque me has visto, Tomás, has creído: bienaventurados los que no han visto, y han creído.

(Juan 20:27-29)

Asimismo, nuestro Bendito Señor reprendió a los Apóstoles por no creer el testimonio de las mujeres de que Él había resucitado y estaba vivo: “Al fin se apareció a los once mientras estaban a la mesa, y los reprendió por su incredulidad y dureza de corazón, porque no creyeron a los que le habían visto resucitado” (Mc 16, 14).

Ciertamente, nuestro Bendito Señor es gentil, misericordioso y compasivo con aquellos que están luchando sinceramente con la Fe. Vemos esto en el Evangelio de hoy, donde a pesar de que reprende al incrédulo Tomás, sin embargo es muy bondadoso, generoso y perdonador con él. Después de todo, Jesús es el Buen Pastor que busca a la oveja perdida y hace todo lo posible para traerla de vuelta. ¡Pero eso está muy lejos de decir que la duda es algo bueno o que no debemos avergonzarnos de ella! (¡Hablando de presunción!)

De hecho, el gran erudito de las Escrituras, el padre Cornelius à Lapidé (1567-1637) observa que al dudar de que Cristo hubiera resucitado de entre los muertos, Santo Tomás cometió seis pecados:

Tomás pecó en esto: 1. Por incredulidad, 2. Por obstinación, 3. Por orgullo, 4. Por irreverencia, porque cuando todos los demás Apóstoles dijeron que [Jesús] había resucitado, él se resistió obstinadamente y se negó a creer, 5. Por presunción, porque no creería, a menos que metiera las manos y los dedos en las llagas de Cristo. ¿Puedes entonces presumir, oh Tomás, de establecer leyes para Cristo? 6. Persistiendo en esta incredulidad durante ocho días cuando tal vez incluso la Madre de Cristo lo instó a creer.

El Gran Comentario de Cornelio a Lapide: El Santo Evangelio según San Juan, trad. por Thomas W. Mossman, rev. y compl. por Michael J. Miller [Fitzwilliam, NH: Loreto Publications, 2008], p. 776. Edición alternativa con traducción diferente  disponible aquí)

¡ Estos son seis pecados bastante graves que cometió Santo Tomás y, sin embargo, el “papa” Francisco quiere que imitemos prácticamente al Apóstol que duda! “Pero no tenemos por qué avergonzarnos de esto”, afirma el falso pastor, cuando está claro que cada uno de estos pecados es motivo de vergüenza (una vergüenza saludable que lleva al arrepentimiento, no la que lleva a la desesperación).

Es importante entender lo que Francisco está y no está haciendo en este discurso de Regina Caeli. Él no está apelando compasivamente a aquellos débiles en la Fe para que tengan una Fe más fuerte, ni está tratando de ayudar a los que dudan a superar sus luchas y creer (que sería lo más caritativo que se puede hacer). Más bien, está confirmando a los que dudan diciéndoles que Dios no espera que seamos perfectos de todos modos, y está animando a aquellos de fe firme a comenzar a dudar, ¡no sea que tenga que considerarlos presuntuosos y arrogantes!

En resumen: Francisco está tratando de arrojar una mala luz sobre la Fe porque desea atacar y aniquilar la virtud de la Fe en las almas. Después de todo, la firme adhesión de la gente a la verdad revelada de Dios sería un obstáculo gigantesco para la nueva religión masónico-naturalista que él y sus compañeros globalistas quieren ver firmemente establecida en el mundo. Por eso también dijo en Marruecos en 2019 que “ser cristiano no se trata de adherirse a una doctrina…”. La verdadera doctrina católica se interpone en el camino de la Gran Apostasía.

La importancia de la Fe para la vida sobrenatural del alma no puede ser sobreestimada. Porque, dejando de lado la engañosa retórica de Francisco, sin la Fe es imposible conservar la vida de la gracia, y es igualmente imposible volver a Dios a través de la sincera contrición. Todo arrepentimiento, toda gracia santificante, toda caridad sobrenatural presuponen necesariamente la Fe: “Porque sin fe es imposible agradar a Dios. Porque el que viene a Dios, debe creer que él existe, y es galardonador de los que le buscan” (Hebreos 11:6).

Por eso, el Papa Pío XII nos recuerda:

Puesto que no todos los pecados, aunque graves, separan por su misma naturaleza al hombre del Cuerpo de la Iglesia, como lo hace el cisma, la herejía o la apostasía. Ni la vida se aleja completamente de aquellos que, aún cuando hayan perdido la caridad y la gracia divina pecando, y por lo tanto se hayan hecho incapaces de mérito sobrenatural, retienen, sin embargo, la fe y en la esperanza cristiana, e, iluminados por una luz celestial, son movidos por las internas aspiraciones e impulsos del Espíritu Santo a concebir en sí un saludable temor, y y excitados por Dios a orar y a arrepentirse de su caída.

(Papa Pío XII, Encíclica Mystici Corporis, n. 23; subrayado añadido).

Por lo tanto, es bastante engañoso que Francisco oponga la duda "humilde" a la Fe "orgullosa", sobre la base de que "el Señor no busca cristianos que nunca duden y siempre hagan alarde de una fe firme".

Nótese, también, cómo se cuela la palabra “alardear”, como si cualquiera que no dude necesariamente estuviera alardeando de su Fe. Asimismo, tergiversa la llamada a la perfección (en Mt 5,48) como personas que se creen perfectas. Eso, por supuesto, es otro truco retórico, porque una cosa es entender que Cristo llama a sus seguidores a tender a la perfección, y otra muy distinta creer con orgullo que uno ha llegado a ese estado (algo que los verdaderamente perfectos nunca creerían de todos modos).

Ahora bien, el tema de la perfección cristiana es algo complejo, y no hay necesidad de brindar una exposición completa aquí. Baste señalar que la perfección sobrenatural que es posible alcanzar en esta vida “consiste esencialmente en la caridad, principalmente en cuanto al amor de Dios, en segundo lugar, en cuanto al amor al prójimo, ambos son materia de los principales mandamientos de la ley divina” (Santo Tomás de Aquino, Summa Theologica, II-II, q. 184, a. 3c ).

Además, aunque hay diferentes vocaciones y diferentes estados de vida a los que uno puede ser llamado, “la perfección está abierta a todos, porque el amor pleno de Dios es posible en cualquier ámbito de la vida; y todos están llamados a ello, al menos remotamente…” (Donald Attwater, ed., A Catholic Dictionary, sv “Perfection”). Sin embargo, eso no quiere decir que todos los católicos estén igualmente obligados a practicar los Consejos Evangélicos, por ejemplo. Más bien, todos tienen el deber de tender a la perfección, como explica el padre Adolfo Tanquerey:

Es cierto que hay que morir en estado de gracia para salvarse, y que esto basta. Parecería entonces que para los fieles en el mundo no hay otra obligación que la de conservar el estado de gracia. Sin embargo, la cuestión es precisamente si pueden conservar el estado de gracia durante mucho tiempo sin esforzarse por crecer en la santidad. A esto, la autoridad y la razón iluminadas por la fe responden que, en el estado de naturaleza caída, no se puede permanecer mucho tiempo en el estado de gracia sin esforzarse al mismo tiempo en progresar en la vida espiritual y ejercitarse de vez en cuando en la práctica de algunos de los consejos evangélicos. Es solo en este sentido restringido que mantenemos la obligación de perfección para los cristianos ordinarios.

(Very Rev. Adolphe Tanquerey, The Spiritual Life: A Treatise on Ascetical and Mystical Theology [Tournai: Desclée & Co., 1930], n. 353, pp. 176-177; cursiva dada).

Al decirle a la gente que Dios no está buscando la perfección y que albergar dudas es algo humilde, Bergoglio obviamente no está alentando a las personas a perseverar en el camino hacia la santidad.

Sin embargo, buscar la santidad es precisamente lo que debemos hacer. Esa, más que cualquier otra cosa, es nuestra verdadera tarea en esta vida:

Por estos hechos, Venerables Hermanos, os esforzáis, siguiendo el ejemplo de San Francisco [de Sales], por instruir a fondo a los fieles en la verdad de que la santidad de vida no es privilegio de unos pocos elegidos. Todos son llamados por Dios a un estado de santidad y todos están obligados a tratar de alcanzarloEnséñales también que la adquisición de la virtud, aunque no puede hacerse sin mucho trabajo (tal trabajo tiene sus propias compensaciones, los consuelos espirituales y los gozos que siempre lo acompañan) es posible para todos con la ayuda de la gracia de Dios, que nunca se nos niega.

(Papa Pío XI, Encíclica Rerum Omnium Perturbationem, n. 27; subrayado añadido).

¡Qué marcado contraste con el mensaje que envía Francisco!

¿Qué escuchan las personas, especialmente las de nuestra época, cuando se les dice que Dios no está buscando cristianos perfectos? Es claramente una invitación a la mediocridad, como en: "No te preocupes, amigo, Dios no está buscando la perfección de todos modos, y si piensas lo contrario, ¡debes ser un fariseo orgulloso!" ¿Es de extrañar, por lo tanto, que Francisco también le haya dicho a la gente que no se preocupe demasiado por ser juzgado por Dios?

Entonces Bergoglio dice además que la Fe “conoce tiempos de consuelo, celo y entusiasmo, pero también de cansancio, confusión, duda y oscuridad”. No hay duda de que todo católico también pasa por momentos de crisis, oscuridad y dificultad, momentos en los que es tentado a cometer toda clase de pecados, incluidos los pecados contra la fe. Es cierto que las crisis y las tentaciones no son pecados; sin embargo, pueden llevar fácilmente al pecado, como muestra el caso de Santo Tomás. Tales desafíos en nuestra vida espiritual deben superarse precisamente con fe, con oración, con obras de penitencia, todo asistido por la gracia, y ciertamente no con la seguridad de que Dios no espera que seamos perfectos.

Esa es la lucha cristiana, el noble camino de la Cruz. Como acabamos de ver, no seremos victoriosos a menos que nos esforcemos por la santidad y por lo tanto,  tendamos a la perfección.


Novus Ordo Watch