viernes, 1 de diciembre de 2006

¿HACIA LA NUEVA RELIGIÓN UNIVERSAL? NUEVO ORDEN MUNDIAL

Foro Espiritual Mundial: participan Leonardo Boff y el arzobispo João Braz de Aviz. ¿Qué es el URI? 

Por Juan Bacigaluppi


Un nuevo paso en el intento de construir una nueva religión planetaria al servicio del Nuevo Orden Mundial se concretará en Brasilia (Brasil) entre el 6 y el 10 de diciembre. Allí se reunirá el primer Foro Espiritual Mundial (FEM). La organización del encuentro está a cargo de la Unión Planetaria, en conjunto del que forman parte la URI (Iniciativa de las Religiones Unidas), UNIPAZ y otras entidades. El lema del FEM será: "Valorizando la diversidad para la construcción de una solidaridad planetaria". Entre los principales participantes se encuentra Leonardo Boff, activo impulsor de la Carta de la Tierra y el arzobispo João Braz de Aviz.

Como preparatorio al Foro Espiritual Mundial se presenta el Foro Espiritual Interreligioso realizado este año en España (23 al 29 de junio, en Estella-Lizarra), en el que participaron activamente dos sectas virulentamente anticatólicas: la Comunidad Baha’i y Brahma Kumaris, y por supuesto -porque siempre hay alguno- Eusebio Losada, “sacerdote católico representante del Foro Kristau Sarea”, y otros.


El "Foro Espiritual"

Arropándose de buenas palabras, aunque mostrando la hilacha, la información oficial dice. “Frustrados con la poca profundidad en la percepción de los problemas que afligen a la humanidad en los Foros ya realizados (como el Foro Social Mundial y el Foro Económico Mundial), el FEM planea la búsqueda de soluciones concretas a esos problemas. Y entienden que la solución de los problemas humanos no está solamente en mejoramientos económicos, científicos o políticos, sino en nuevas actitudes como: la solidaridad como fundamento de las relaciones humanas; la primacía de acciones efectivas; la coherencia de las acciones con los valores éticos; la defensa de la naturaleza y de la vida planetaria, y la ‘valorización de la diversidad’ sin sectarismos”

El Foro Espiritual se dice que tiene como “objetivo fomentar la difusión de una espiritualidad mayor que transcienda las diferencias respetando las diversidades espirituales (...) que se concreta en la creación y consolidación de un espacio donde se puedan construir y reforzar caminos que contribuyan al diálogo, buscando explorar el advenimiento de una convivencia que reconozca que todos estamos intrínsecamente interrelacionados y que motive actitudes en el sentido de erradicar todas las formas de violencia, basados en el respeto por la vida, en los principios de solidaridad, fraternidad, hermandad, justicia y amor al prójimo”.

La programación del Foro comienza con la conferencia "La Construcción de una Sociedad Planetaria", del arzobispo de Brasilia, João Braz de Aviz. Entre los nombres ya confirmados se encuentran: Leonardo Boff, “teólogo y escritor”; Néstor Masotti, Presidente de la Federación Espiritista Brasilera (FEB); Raúl de Xangô, de la Tradición Africana; Sheikh Nasser Abou Jokh, del Centro Islámico de Brasilia y Timothy Mulholland, Rector de la UnB (Universidad de Brasilia)



sábado, 13 de mayo de 2006

CARDENAL ODDI: EL VATICANO II FUE LA REVOLUCIÓN EN LA IGLESIA PREDICHA POR EL TERCER SECRETO

El difunto cardenal Silvio Oddi fue uno de los últimos conservadores de la Curia romana.


Trabajó en estrecha colaboración con el arzobispo Roncalli (el futuro Juan XXIII) cuando este último era Nuncio en París. Monseñor Oddi fue nombrado cardenal por Pablo VI en 1969. Entre 1979 y 1985 se desempeñó como prefecto de la Congregación del Clero. Después de su retiro, escribió un libro de memorias.

Entre muchas cosas interesantes, afirmó que el Vaticano II fue el cumplimiento del Tercer Secreto de Fátima: una Revolución en la Iglesia.

Portada del libro Il tenero mastino di Dio [El tierno mastín de Dios]. 


Fotocopias del texto en italiano

A continuación, la traducción de las líneas resaltadas en amarillo.
“¡La profecía de Fátima fue completamente desafiada! Es una falta de sentido, diría yo, porque según la interpretación que me parece más digna de consideración, el Tercer Secreto -que Juan XXIII y sus sucesores creyeron inoportuno revelar- no se trata de una supuesta conversión de Rusia, todavía lejos de convertirse en una realidad, sino que se refiere a la 'revolución' en la Iglesia Católica.

De un Concilio convocado para iluminar la belleza y la profundidad del misterio cristiano presentando a la Iglesia como esposa de Cristo, según las bellas palabras del mismo Papa Juan XXIII, nacieron tantas innovaciones que parecen constituir una verdadera revolución interna”.
(Silvio Oddi, Il Tenero Mastino di Dio, Roma: Progetto Museali Editore, 1995, pág. 217-218).




jueves, 27 de abril de 2006

MEDICIONES MATEMÁTICAS CONFIRMAN OTRAS PRUEBAS : HAY DOS LUCÍAS DIFERENTES

Mediciones matemáticas CONFIRMAN lo que han dicho otros expertos: Son dos personas diferentes las que se han presentado como “Sor Lucía de Fátima”


El informe presentado (en inglés) explica detalladamente las mediciones y las ratios que se han obtenido de las fotografías que acompañan el informe. En el informe hay diez fotografías: cinco de la Lucía en hábitos de hermana Dorotea y cinco de la conocida por sus apariciones en la TV y en fotografías publicadas por el Centro Internacional de Fátima (también por el convento de carmelitas de Coimbra), particularmente en las fotos (algunas trucadas en montajes) con Pablo VI/ Montini.

A continuación, el enlace al informe es el siguiente en formato PDF (en inglés)

Informe de las mediciones entre Lucy I y Lucy II


¿Una falsa Lucía?

Los cambios en la fisonomía de la religiosa en la última etapa de su vida, llevó a Marian T. Horvat, Ph. D. a plantear la presencia de una posible impostora.

A continuación, lo que escribe en su página (en inglés):

Fui invitada por el editor de la página web de TIA (Tradition in Action), Atila Guimarães, a escribir más sobre la posibilidad de tener no una, sino dos hermanas Lucías. Debido a la desinformación sobre una de las fotos, que he utilizado en el artículo, voy a abordar este tema con el fin de defender que la hipótesis es válida.

No tenía ni idea de que la creciente posibilidad de tener dos hermanas Lucías encendería la gran polémica que aún se está extendiendo como un reguero de pólvora. Independientemente de cualquier otra conclusión, este simple hecho parece mostrar cuántos católicos sospechan de lo que viene desde lo superior acerca de Fátima. Para ellos, Fátima no es una historia acabada, como algunas autoridades eclesiásticas han pretendido. Todavía está viva, muy viva. Es una reacción curiosa que observo al pasar y dejo para quien quiera analizarlo.

Esta controversia trajo muchos nuevos platos a la mesa: datos históricos que habían sido olvidados en cuanto a la Hermana Lucía, observaciones acerca de sus características y la psicología que enriquece la imagen, así como muchas fotos que nunca se habían visto antes. Estoy incorporando estas adiciones de mis lectores sin citar las fuentes para asegurar su privacidad y permitir que se expresen libremente a TIA. Les doy las gracias por las colaboraciones.

Además, se hicieron objeciones de todo tipo. Cuando di mi opinión de que la primera serie de fotos mostraba a dos personas diferentes, algunos protestaron rotundamente, diciendo que yo estaba equivocada y las personas en las dos primeras fotos eran muy obviamente la misma persona. Algunos comentarios fueron violentos y ofensivos: "Usted debe estar drogada si está viendo a dos personas diferentes..."

Poco después, la fuente de una de esas fotos, una revista conocida, se disculpó por su leyenda que identifica la monja en ella como la hermana Lucía, en realidad no lo era. Mis objetores violentos fueron atrapados en su error... Su parcialidad se reveló plenamente con esta confusión. ¿Qué tan cierto es que la gente a menudo no quiere ver la realidad ante sus ojos?

Pero también he recibido serias objeciones, y yo estoy respondiendo a ellas aquí como los temas surgen. Una vez más, no voy a citar las fuentes. También quiero agradecer a mis objetores por sus contribuciones.

He separado seis conjuntos de imágenes de la Hermana Lucía de la colección de fotos que he ido recogiendo. En los conjuntos de comparación, traté de encontrar posiciones y estados de ánimo similares tanto en la joven Hermana Lucía y la mayor, con el fin de apoyar de forma válida esta evaluación: parecen ser diferentes personas.

Después de la presentación de las imágenes en cada juego, voy a acercar partes de la cara —las cejas, la nariz, la boca y la barbilla— para analizar mejor las distintas características y permitir al lector seguir mis puntos, lo más cerca a un análisis científico como que pueda hacer, sin necesidad de demasiada elaboración.

Por razones de conveniencia, llamaré a la persona en el conjunto de fotos antiguas Hermana Lucía I, y la persona más vieja hermana Lucía II.

1. Las levemente sonrientes hermanas Lucías


El conjunto 1 muestra un primer plano de la Hermana Lucía I ligeramente sonriente. La foto no tiene fecha, pero lleva el hábito de una hermana Dorotea y parece estar en sus 30 años de edad. A lo sumo, es de 41 años, desde que nació en 1907 y entró en el Carmelo en 1948.

El primer plano de la Hermana Lucía II, también ligeramente sonriente, es una foto del 13 de mayo de 1982, por lo que sería de 75 años. Hay muchos puntos de diferencia en las características que me indican que estamos viendo a dos personas diferentes.


• La línea natural de las cejas gruesas y espesas de la Hermana Lucía I es recta (foto 1a). Las cejas se extienden en la zona de la frente por encima de la nariz y más allá de la esquina interna de los ojos.

Las cejas de la Hermana Lucía II, parcialmente ocultas por los marcos oscuros de sus gafas, no son rectas, sino ligeramente arqueadas y en declive; el arco empieza directamente sobre el ojo. Hay un espacio amplio y sin cejas por encima de la nariz entre las dos cejas.

• Algunos lectores objetaron que las cejas adelgazan con la edad en algunas personas, lo que explicaría la clara diferencia entre las cejas. Yo no creo que esto sea necesariamente así. Incluso si esto se admite, sin necesidad de cirugía o de algunos medios artificiales, la forma de las cejas no cambia de una línea recta a una arqueada, debido a que la forma de las cejas siguen la forma de la estructura de los huesos de la frente.

• En cuanto a la atención de los ojos de la Hermana Lucía I, parecen normal con una pequeña tendencia al estrabismo divergente, es decir, los ojos un poco a la deriva hacia el exterior. Sin embargo, los ojos de la Hermana Lucía II sufren claramente de estrabismo convergente, es decir, los ojos se vuelven pronunciadamente en dirección de la nariz.

• Cuando la Hermana Lucía I sonríe, sus mejillas superiores (Foto 1b) aparecen como dos manzanas pequeñas y redondas.

Aunque las mejillas de la Hermana Lucía II están parcialmente cubiertas por sus grandes gafas, parece claro que carece de estas protuberancias.

• No pude encontrar ninguna foto de la Hermana Lucía I, sonriente o seria, con sus fosas nasales abiertas, pues no se abren de forma natural. Todas las fotos de la hermana II, sin embargo, la muestran sus fosas nasales dilatadas. Se abren de manera natural.


• En las mejillas de manzana de la Hermana Lucía I hay pliegues de hoyuelos definidos (foto 1c). William Thomas Walsh menciona "los pequeños hoyuelos que surcaban sus mejillas cuando sonreía" en su descripción de ella en su conocido libro “Nuestra Señora de Fátima” (Ver nota 1)

Pero las mejillas de la Hermana Lucía II son planas y anchas, sin pliegues u hoyuelos cuando sonríe.

• En su descripción de la Hermana Lucía I, Walsh también toma nota de su protuberante labio superior y "uno inferior grueso" que cuelga. Los dos labios tienen diferentes anchuras.

Los labios de la Hermana Lucía II, sin embargo, son planos, delgados, tirantes y de una anchura igual.

• Unos objetores argumentaron que una posible prótesis explicaría los diferentes dientes de las dos Lucías. Voy a tratar a los dientes como un tema especial a continuación en el conjunto 4. Aquí me limitaré a discutir el efecto de los dientes en los labios de estas dos fotos.

Si una persona tiene los labios grandes para cubrir los dientes largos, como la Hermana Lucía I, que evidentemente tenía cuando era joven, entonces si alguien sustituye sus dientes largos con los cortos, los labios de la persona deben cubrir fácilmente estos dientes, ahora mucho más pequeños. Por lo tanto, debemos tener fotos de una hermana mayor Lucía I con los labios más que suficientes para cubrir los dientes más pequeños. Pero sucede lo contrario. Los labios de la Hermana Lucía II normalmente no cubren los dientes mucho más pequeños.

• Cuando la Hermana Lucía I sonríe, los extremos de su boca apuntan hacia arriba. Pero cuando la Hermana Lucía II sonríe, los extremos de su boca apuntan hacia abajo.


• Otra característica distintiva de Lucía I de niña, que se puede ver en sus fotos hasta los 40 años de edad, es un músculo protuberante en el centro de la barbilla, que se pronuncia lo suficiente para formar una superficie con hoyuelos debajo (foto 1d, véase también el Set 6). Pero este músculo nunca aparece en las fotos de la Hermana Lucía II.

• La barbilla de la Hermana Lucía I es fuerte, pero no sobresaliente. Por el contrario, la barbilla de la Hermana Lucía II es un mentón prominente. Esta última tiene una mandíbula cuadrada, que no aparece en las fotos de la Hermana Lucía I.


2. Los perfiles de las dos Lucías


La imagen de perfil de la Hermana Lucía I, fue tomada 22 de mayo de 1946 en la Capilla de las Apariciones en Fátima.

Sor Lucía II está sentada al lado de la tumba de Francisco en Fátima el 13 de mayo de 2000.

Sus cabezas están en posiciones muy similares, están mirando hacia adelante, y ambas tienen expresiones de meditación u oración.


• A pesar de que la faz de la Hermana Lucía I está sombreada, el perfil de la nariz es muy claro. Encaja la descripción de Walsh, quien señaló que "la punta de su nariz chata apareció". (Ver nota 1)

Sin embargo, la nariz de la Hermana Lucía II es redondeada en la punta, apuntando ligeramente hacia abajo.

Las diferentes formas de las narices se pueden medir por el ángulo formado por la intercesión de la línea de la nariz con el espacio por encima del labio superior. En la Hermana Lucía I el ángulo formado por estas líneas es un ángulo obtuso. Por el contrario, el ángulo de estas líneas en la hermana Lucy II es un ángulo agudo.

• También se puede observar en este perfil de primer plano de la Hermana Lucía II cuán arqueadas tiene las cejas, lo que confirma las observaciones anteriores.


• La barbilla de la Hermana Lucía I, a pesar de que es más joven y no tiene sobrepeso, retrocede fuertemente hacia su cuello, con la tendencia a desaparecer en un doble mentón.

Sin embargo, la barbilla de la Hermana Lucía II, a pesar de que es mayor y con más peso, se proyecta hacia adelante y hacia afuera. Es tan importante que forma una especie de plataforma que se extiende hacia fuera, más allá de su nariz. Es en forma de "linterna", como uno de mis lectores tan acertadamente lo describió


3. La gran sonrisa de las Lucías


Dos fotos, ambas sin fecha, muestran las dos hermanas Lucías con amplias sonrisas. Haremos algunas observaciones.


• En la foto 3 bis, se notan las cejas rectas espesas ​​que se proyectan hacia adelante en la frente de la Hermana Lucía I. Las cejas arqueadas de la Hermana Lucía II son más ligeras y la frente es plana donde se encuentra con las cejas.


• En la foto 3b, cuando Sor Lucía I sonríe, su boca forma una U con los extremos apuntando hacia arriba. Cuando la Hermana Lucía II sonríe, los bordes de los labios apuntan hacia abajo en forma de una U invertida

• Incluso cuando sonríe ampliamente, el labio inferior de la Hermana Lucía I que es grueso, todavía tiene un poco de holgura. Cuando la Hermana Lucía II sonríe, su labio inferior es delgado y tenso.

• El hoyo y los pliegues de la Hermana Lucía I aparecen de nuevo en esa sonrisa. Pero se pierden por completo en las suaves mejillas de la Hermana Lucía II.

• La nariz de la Hermana Lucía II muestra fosas nasales marcadas, que no aparecen en la nariz de la Hermana Lucía I.

• La punta redonda de la nariz de la Hermana Lucía II se extiende hacia abajo. Pero la punta angular de la nariz de la Hermana Lucía I se extiende hacia arriba.

• Los dientes de la Hermana Lucía I son claramente diferentes, pero como muchos lectores señalaron la posibilidad de que las dentaduras postizas explicarían estas diferencias, voy a hablar de esto más adelante en el juego 4 de las fotos.


• La parte inferior de la cara de la Hermana Lucía I (foto 3c) es en forma de media luna, el estrechamiento en la parte inferior, con el mentón fuerte hundiéndose hacia el cuello. La base de su cara es ovalada. Pero, la forma de la cara inferior de la Hermana Lucía II es cuadrada, con su larga barbilla que se extiende hacia afuera.


4. Los dientes de la Hermana Lucía

Las objeciones planteadas por los lectores acerca de los dientes en mal estado de la Hermana Lucía I (foto 3, arriba) y los notoriamente diferentes dientes de la Hermana Lucía II se pueden resumir en dos argumentos de la siguiente manera:

Primer argumento: la Hermana Lucía I tiene los dientes muy largos y malos. Esto haría de ella una candidata para dentaduras postizas. Ahora bien, las dentaduras pueden cambiar la estructura de la boca. Por lo tanto, todos los cambios de la cara pueden explicarse por la extracción de todos los dientes y el uso de prótesis dentales.

Segundo argumento: en las fotos de la Hermana Lucía II, ella parece estar usando un conjunto de prótesis dentales, a pesar de que son dientes pequeños. Por lo tanto, se confirma la conclusión del primer argumento.

En cuanto al primer argumento, estoy de acuerdo con su primera premisa, es decir, que  la Hermana Lucía I tenía dientes en mal estado y era candidata a prótesis dentales.

Pero su segunda premisa —las dentaduras cambian la estructura de la cara de una persona— está por discutirse. Miré muchos "antes y después" de imágenes de personas que tenían en toda la boca prótesis de reconstrucción y no noté ningún cambio estructural significativo en la sonrisa o la cara. Por lo que he leído, solo prótesis dentales baratas y mal construidas muestran dientes cortos y demasiada encía.

Sin embargo, es difícil imaginar que el prestigioso Carmelo de Coimbra, al que la Hermana Lucía I fue trasladada con sus dientes en mal estado, contrataría un dentista incompetente para cambiar los dientes de una persona tan importante para el mundo católico como la Hermana Lucía. Es mucho más probable que el dentista fuera bueno, las prótesis fueran de buena calidad, y no cambiarían significativamente su sonrisa o su cara.

En cuanto a la conclusión de que todas las diferencias que vemos en las dos colecciones de fotos se pueden explicar por las dentaduras, estoy claramente en desacuerdo con esto. ¿Cómo puede cambiar la dentadura postiza la forma de la nariz, las cejas o el hueso de la barbilla? Sólo una cirugía plástica completa podría explicar estas diferencias.


En cuanto al segundo argumento, que la Hermana Lucía II parece estar usando dentaduras postizas, su premisa es débil. No es indiscutible que la Hermana Lucía II lleve dentadura postiza. Algunas observaciones de sentido común apuntan al hecho de que los dientes pueden ser naturales:


• Nadie reemplaza dientes malos y feos por otro conjunto de dientes malos y feos. De hecho, ¿por qué un dentista competente construiría dentaduras con un ¼" de encía fea, para una persona que está a menudo sonriendo? (ver fotos 4c y 4d). ¿Por qué eligió fijar tales dientes cortos, feos para una persona tan prominente destinada a jugar un papel público? Profesionalmente hablando, es muy poco probable que él hubiera hecho un conjunto de tales dientes. Es decir, los dientes feos más probablemente sugieren dientes naturales, no dentaduras postizas.

• Además, dado que las dentaduras son artificiales, nunca cambian su apariencia. Pero a veces las encías de la Hermana Lucía II parecen inflamadas y cubren un diente (véase la flecha en la foto 4a), como un lector señaló; a veces las encías parecen retraerse haciendo que algunos dientes se vean más largos, como en la foto 4b.

• Por lo tanto, en lugar de prótesis bien podríamos estar viendo los dientes naturales de la Hermana Lucía II.

En consecuencia, ni la premisa ni la conclusión del segundo argumento son seguros. Si la Hermana Lucía II lleva dentadura postiza, esto está abierto a discusión, a partir de la observación de las fotos.

Y si se trata de los dientes naturales de la Hermana Lucía II, entonces son claramente diferentes de los dientes naturales de la Hermana Lucía I. En ese caso, ¿cómo puede explicarse esto, a menos que estemos ante dos personas diferentes?


5. Las dos hermanas Lucías en una actitud seria


No es difícil encontrar una expresión seria entre las fotos de la hermana Lucía I antes de 1950. Cuando era niña, su expresión era seria, y el aire de seriedad se profundizó con la edad. En casi toda imagen es solemne y grave, con una expresión sombría que asoma. En la foto 5 (1946), en respuesta a una solicitud, la Hermana Lucía I estaba tratando de duplicar la forma en que Nuestra Señora de Fátima la miró cuando apareció.

No es tan fácil encontrar una imagen de la Hermana Lucía II con una expresión seria. Incluso cuando ella no está sonriendo, su cara no tiene el tono de tez morena y mirada melancólica de la Hermana Lucía I. Foto 5 de la Hermana Lucía II, en la que aparece seria, es de la portada de la edición de 2004 de “Fátima en las Propias palabras de Lucia”.


• La foto 5a enfatiza las típicas cejas espesas melancólicas de la Hermana Lucía I que casi se reúnen en el centro de su cara cuando ella se preocupa. Una especie de surco aparece en la frente, haciendo hincapié en su espesura. Nada de esto se ve en la Hermana Lucía II.

• El estrabismo divergente leve puede volver a señalar a los ojos de la Hermana Lucía I. Por el contrario, un fuerte estrabismo convergente es evidente en los ojos de la Hermana Lucía II.


• En la foto 5b, los labios de la Hermana Lucía I se fijan y cierran herméticamente en una línea ondulante. Sin embargo, amplios labios son evidentes. La forma de la boca de la Hermana Lucía II, sin embargo, apunta hacia abajo, como siempre, el labio superior, formando una forma de U invertida. Sus labios finos y apretados normalmente no cubren los dientes.

• Las dos arrugas en las mejillas de la Hermana Lucía I bajan por debajo de la línea de su boca en dos líneas muy rectas. Pero los pliegues de las mejillas forman arcos en Hermana Lucía II.

• Bajo el labio inferior de la Hermana Lucía I hay un área sombreada cóncava. En ella se puede notar los contornos del músculo de la mitad de su barbilla. Sin embargo, no hay espacio cóncavo debajo del labio inferior de la Hermana Lucía II, ni salientes de ningún tipo en la barbilla, a pesar de que uno podría esperar de este tipo de defecto que se intensifique en vez de desaparecer con la edad.

• La Hermana Lucía II parece haber perdido las características fuertes y la piel de la Hermana Lucía I, ruda campesina, pues tiene un tono de piel más claro, lo que me indica que es una persona de un medio social diferente.

• Este cambio de tono de la piel, para algunos lectores podría explicarse por la edad, lo que hace que la piel flácida y más clara. Por lo tanto, argumentaron, esto daría la impresión de una persona de diferente nacionalidad o nivel social.


Tal vez esto puede suceder a veces, pero en relación con el caso de la Hermana Lucía I, el radical cambio de color de la piel que se puede observar en las fotos no parece probable. A la derecha se ve un primer plano de dos mujeres portuguesas de edad que aparecen en la famosa foto del milagro del sol. Son campesinas, como Lucía I, y muy probablemente de esa misma zona, ya que vinieron a presenciar el milagro que los niños habían dicho que sucedería. Parecen ser un buen ejemplo de lo que normalmente ocurre con los campesinos de esa zona cuando envejecen. Sus caras siguen siendo rústicas y conservan sus características campesinas.

Además, la madre de Lucía, a la derecha de las ancianas, que probablemente esté en sus 50 años, no muestra ninguna tendencia a tener un tono de piel diferente.


6. El espacio por encima del labio


Desde que era niña, la Hermana Lucía I tenía una distancia mayor entre la base de la nariz y la punta de su labio superior (fotos 6a, 7a, 8a).

En esta distancia también observamos una ranura vertical definida, el surco nasolabial, en el centro.


Sin embargo, el espacio entre la base de la nariz y el labio superior en la hermana Lucía II parece mucho más corto, y no hay ninguna ranura visible por encima del labio.


7. Los gestos y espíritu

Los dos últimos conjuntos de imágenes presentan seis fotos, cada una de la Hermana Lucía I y II en varias poses. La mayor parte de las fotos de la Hermana Lucía I están fechadas en 1946. Las fotos de la Hermana Lucía II son de su visita de mayo de 2000 a Fátima.


Sor Lucía I parece solemne, compuesta y reservada en esta primera serie de fotos (9 a 14). Ella siempre se destaca de una manera muy recogida, con las manos en un gesto discreto. Ella parece ser una persona acostumbrada a ser fotografiada, un poco incómoda y molesta por ello. Esta observación se ve confirmada por Walsh, quien también comentó sobre su timidez.

Desde sus posturas, los gestos y la expresión, es fácil creer que ella es la persona que vio a la Virgen y entendió la gravedad del mensaje y el papel que debe desempeñar en el mismo. Su expresión también encaja con una persona que vio el infierno como lo hizo el 13 de julio de 1917.

Ella había mantenido este mismo estado de ánimo por lo menos hasta 26 de diciembre 1957, cuando el padre Agustín Fuentes tuvo una entrevista con ella. El padre Fuentes fue el archivista oficial de Fátima en el momento y confidente de la Hermana Lucía. En esa entrevista, confirmó que ella parecía bastante seria y "muy triste".

Dijo que ella expresó su gran preocupación de que "nadie —ni los buenos ni los malos— estaba prestando atención al mensaje de la Santísima Virgen". Ella también estaba muy preocupada por la revelación del Tercer Secreto, y subrayó una vez más que un gran castigo vendría para el mundo, donde naciones desaparecerían, si la humanidad se mantiene ajena al mensaje de Nuestra Señora y Rusia no se convierte. Lo que se avecinaba, advirtió, era una batalla decisiva entre el diablo y la Virgen, donde las almas de los fieles serían abandonadas por las autoridades religiosas.

Ella le dijo: "Padre, no hay que esperar un llamado al mundo que venga de Roma por parte del Santo Padre, para hacer penitencia. Tampoco hay que esperar que la llamada a la penitencia venga de nuestros obispos en nuestras diócesis, ni de las congregaciones religiosas". Cada persona tendría que salvar su propia alma, confiando en el Rosario y la devoción al Inmaculado Corazón de María. Ella también estaba preocupada porque el Santo Padre y el Obispo de Fátima, los únicos permitidos para conocer el secreto, "han optado por no conocerlo para no ser influenciados por él".

Estas preocupaciones, más graves, se reflejan en su expresión y comportamiento general.


Sin embargo, en el conjunto de fotos de la hermana Lucía II (fotos 9-14), vemos a una persona con un estado diferente del espíritu. Ella siempre está sonriendo, a gusto en público y relajada en sus poses y gestos.

Ella ha perdido la timidez natural, típica de la Hermana Lucía I; no sólo perdió el temor, sino se ve completamente cómoda e integrada a ambientes ajenos a su vida contemplativa. En las fotos 13 y 14, un amigo tiene su brazo alrededor de ella, un gesto protector que ella acepta sin reservas.

En un tête-à-tête con Juan Pablo II (foto 11), se inclina hacia adelante, con la cara sonriente y jovial. Ella ya no parece preocupada por el futuro, su misión, un castigo que viene, la corrupción de las almas consagradas, o las muchas otras preocupaciones que tenía antes. Ella parece optimista y contenta.


8. Aceptación de una doctrina diferente

Lucía II

Como un lector señaló, la mayor dificultad de todo este problema es que la Hermana Lucía dijo una cosa hasta la década de 1960 y luego la cambió años después. ¿Cuál podría ser la razón de esto?

Si Nuestro Señor y Nuestra Señora continuaron apareciéndose a ella, ¿por qué no ha dicho nada sobre el Vaticano II y las llamadas “reformas” que surgieron de él, como la Misa del Novus Ordo, las novedades litúrgicas y la pérdida de vocaciones religiosas? Por el contrario, la Hermana Lucía II parece completamente adaptada a estas novedades; por ejemplo, en las fotos de la derecha, que está recibiendo la Comunión de pie el 13 de mayo de 1991 (arriba) y el 13 de mayo de 2000 (abajo).

Si ella expresó tan grave preocupación acerca de la importancia de que el Tercer Secreto sea revelado en 1960, ¿por qué estuvo en silencio sobre el tema durante los siguientes 40 años? En contradicción con lo que había dicho anteriormente, ¿cómo iba a confirmar el supuesto secreto que fue revelado por el Vaticano en 2000, junto con la “interpretación oficial” del cardenal Ratzinger y el arzobispo Tarsicio Bertone, quien declaró entonces el episodio Fátima cerrado, “una parte del pasado”?

Estas y muchas otras preguntas podrían explicarse por el hecho de que había una hermana Lucía diferente presentada al público después de 1960. He señalado las diferencias no sólo entre las caras de la Hermana Lucía I y la Hermana Lucía II, sino también en su espíritu y actitudes. Les presento este informe a mis lectores con honesta preocupación, para exponer la verdad, para que los católicos puedan juzgar si están siendo engañados o no.


viernes, 21 de abril de 2006

EL CARDENAL RETIRADO MARTINI, DICE QUE EL ABORTO LEGAL ES "POSITIVO"

El polémico cardenal Carlo Maria Martini, favorito de los disidentes liberales dentro de la Iglesia católica, muchos de los cuales esperaban que fuera elegido Papa, ofreció una entrevista sobre el aborto, la investigación con embriones, el SIDA y el uso de condones para el semanario italiano L'Espresso. 

La entrevista, un diálogo con el experto en bioética italiano Ignazio Marino, revela públicamente la opinión divergente del Cardenal sobre asuntos de sexualidad con la Iglesia Católica. Aunque se retiró a la edad 75 en 2002, el ex arzobispo de Milán sigue siendo un favorito de los medios liberales.

La entrevista completa publicada hoy en italiano (aquí:http://www.espressonline.it/eol/free/jsp/detail.jsp?type=cs ) no ha sido comentada por el Vaticano. El Presidente de la Academia Pontificia para la vida, el obispo Elio Sgreccia dijo que comentaría sobre ella una vez que lo haya revisado.

En la ruptura más grande y obvia con la enseñanza de la Iglesia, el Cardenal se refiere al aborto legal como "positivo" en la medida en que "ha contribuido a reducir y eliminar los abortos ilegales".

En la entrevista, el Cardenal recomienda despenalizar el aborto. Lamenta el hecho de que el estado no puede diferenciar entre los delitos punibles y los que no es conveniente perseguir con la sanción penal. "Eso no significa una 'licencia para matar'", dijo. Agregó rápidamente que el estado debería concentrarse en disminuir el aborto, sobre todo en embarazos posteriores. Sus declaraciones más fuertes contra el aborto se produjeron cuando dijo que "de ninguna manera se debe usar como un remedio para la sobrepoblación", como ocurre en algunos países .

Con respecto al uso de condones en el contexto de una discusión sobre el VIH / SIDA, dijo: “Ciertamente, el uso de condones puede, en ciertas circunstancias, constituir un mal menor. La pregunta es si las autoridades religiosas deberían anunciar este tipo de medios de protección”.

En la investigación con embriones, el Cardenal presume que tiene ciencia de su lado, ya que sugiere que después de la fertilización, pero antes de la unión de los dos pronúcleos (syngamia), la investigación destructiva sobre el embrión (que el Cardenal no considera como tal) no es objetable. Argumenta a favor de “dejar las decisiones sobre la realización de tales investigaciones a las conciencias de los investigadores”.

Con respecto a la procreación artificial, el Cardenal está abierto a ello. Sugiere, falsamente, que “el rechazo absoluto de la Iglesia a la fertilización in vitro estaba basado sobre todo en el problema del destino de los embriones”, y como tales problemas, afirma, “se puede superar actualmente con la ciencia, la objeción total a la FIV podría ser eliminada”.
Sin embargo, la Iglesia Católica se opone a la FIV y técnicas similares de procreación artificial principalmente porque privan al niño concebido del derecho a ser concebido en la unión amorosa de un esposo y una esposa en el acto matrimonial. La muerte de los embriones que es incidental a la FIV. Es una razón más para estar en contra de tales procedimientos, como lo son las indignidades y los peligros asociados con la procreación artificial. Esa enseñanza se presentó más recientemente en 1987 en un documento llamado Donum Vitae que, aunque aprobado por el entonces Papa Juan Pablo II, fue preparado por la Congregación para la Doctrina de la Fe y firmada por el ex jefe de esa Congregación, el entonces cardenal Joseph Ratzinger, ahora Papa Benedicto XVI. (vea Donum Vitae aquí: http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_19870222_respect-for-human-life_en.html )


LifeSiteNews