viernes, 21 de abril de 2006

EL CARDENAL RETIRADO MARTINI, DICE QUE EL ABORTO LEGAL ES "POSITIVO"

El polémico cardenal Carlo Maria Martini, favorito de los disidentes liberales dentro de la Iglesia católica, muchos de los cuales esperaban que fuera elegido Papa, ofreció una entrevista sobre el aborto, la investigación con embriones, el SIDA y el uso de condones para el semanario italiano L'Espresso. 

La entrevista, un diálogo con el experto en bioética italiano Ignazio Marino, revela públicamente la opinión divergente del Cardenal sobre asuntos de sexualidad con la Iglesia Católica. Aunque se retiró a la edad 75 en 2002, el ex arzobispo de Milán sigue siendo un favorito de los medios liberales.

La entrevista completa publicada hoy en italiano (aquí:http://www.espressonline.it/eol/free/jsp/detail.jsp?type=cs ) no ha sido comentada por el Vaticano. El Presidente de la Academia Pontificia para la vida, el obispo Elio Sgreccia dijo que comentaría sobre ella una vez que lo haya revisado.

En la ruptura más grande y obvia con la enseñanza de la Iglesia, el Cardenal se refiere al aborto legal como "positivo" en la medida en que "ha contribuido a reducir y eliminar los abortos ilegales".

En la entrevista, el Cardenal recomienda despenalizar el aborto. Lamenta el hecho de que el estado no puede diferenciar entre los delitos punibles y los que no es conveniente perseguir con la sanción penal. "Eso no significa una 'licencia para matar'", dijo. Agregó rápidamente que el estado debería concentrarse en disminuir el aborto, sobre todo en embarazos posteriores. Sus declaraciones más fuertes contra el aborto se produjeron cuando dijo que "de ninguna manera se debe usar como un remedio para la sobrepoblación", como ocurre en algunos países .

Con respecto al uso de condones en el contexto de una discusión sobre el VIH / SIDA, dijo: “Ciertamente, el uso de condones puede, en ciertas circunstancias, constituir un mal menor. La pregunta es si las autoridades religiosas deberían anunciar este tipo de medios de protección”.

En la investigación con embriones, el Cardenal presume que tiene ciencia de su lado, ya que sugiere que después de la fertilización, pero antes de la unión de los dos pronúcleos (syngamia), la investigación destructiva sobre el embrión (que el Cardenal no considera como tal) no es objetable. Argumenta a favor de “dejar las decisiones sobre la realización de tales investigaciones a las conciencias de los investigadores”.

Con respecto a la procreación artificial, el Cardenal está abierto a ello. Sugiere, falsamente, que “el rechazo absoluto de la Iglesia a la fertilización in vitro estaba basado sobre todo en el problema del destino de los embriones”, y como tales problemas, afirma, “se puede superar actualmente con la ciencia, la objeción total a la FIV podría ser eliminada”.
Sin embargo, la Iglesia Católica se opone a la FIV y técnicas similares de procreación artificial principalmente porque privan al niño concebido del derecho a ser concebido en la unión amorosa de un esposo y una esposa en el acto matrimonial. La muerte de los embriones que es incidental a la FIV. Es una razón más para estar en contra de tales procedimientos, como lo son las indignidades y los peligros asociados con la procreación artificial. Esa enseñanza se presentó más recientemente en 1987 en un documento llamado Donum Vitae que, aunque aprobado por el entonces Papa Juan Pablo II, fue preparado por la Congregación para la Doctrina de la Fe y firmada por el ex jefe de esa Congregación, el entonces cardenal Joseph Ratzinger, ahora Papa Benedicto XVI. (vea Donum Vitae aquí: http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_19870222_respect-for-human-life_en.html )


LifeSiteNews