miércoles, 30 de diciembre de 2015

HONORIO I: EL CONTROVERTIDO CASO DE UN PAPA HEREJE

El caso del Papa Honorio es uno de los más controvertidos en la historia de la Iglesia...

Por Roberto de Matei


 Como señala acertadamente el historiador de la Iglesia Emile Amann en la amplia entrada que dedica a la Question d'Onorius en Dictionnaire de Théologie Catholique (vol. VII, col. 96-132), el problema debe ser tratado de manera imparcial y con la serena imparcialidad que la historia debe a los hechos pasados ​​(col.96).

En el centro del pontificado del Papa Honorio, que reinó entre 625 y 638, estuvo la cuestión del monotelismo, la última de las grandes herejías cristológicas. Para complacer al emperador bizantino Heraclio, deseoso de garantizar la paz religiosa dentro de su reino, el patriarca de Constantinopla, Sergio, buscó encontrar un compromiso entre la ortodoxia católica, según la cual en Jesucristo hay dos naturalezas en una sola persona, y la herejía monofisita, que atribuía a Cristo una sola persona y una sola naturaleza. El resultado del compromiso fue una nueva herejía, el monotelismo, según la cual la doble naturaleza de Cristo se movía en su acción de una sola operación y una sola voluntad. Esto es semimonofisismo, pero la verdad es integral o no lo es, y una herejía moderada, es siempre herejía. El patriarca de Jerusalén, Sofronio, fue uno de los que intervino con mayor vigor en la denuncia de la nueva doctrina que hacía inútil la humanidad de Cristo y conducía al monofisitismo, condenado por el Concilio de Calcedonia (451).  

Sergio escribió al Papa Honorio para pedirle "que en el futuro no se permita a nadie afirmar las dos operaciones en Cristo Nuestro Dios" y para recibir su apoyo contra Sofronio.  Desgraciadamente, Honorio accedió a la petición. En una carta a Sergio afirmó que "la voluntad de Nuestro Señor Jesucristo fue una sola (unam voluntatem fatemur), por "el hecho de que nuestra naturaleza humana fue asumida por la Divinidad" e invitó a Sofronio a guardar silencio.  La correspondencia entre Sergio y Honorio se conserva en las actas del VI Concilio Ecuménico (Mansi, Sacrorum conciliorum nova et amplissima Collectio, vol. XI, cols. 529-554) y fue reeditado en latín, griego y francés por Arthur Loth La cause d'Honorius. Documents originaux avec traduction, notes et conclusion, Victor Palmé, París 1870 y en griego y alemán por Georg Kreuzer, Die Honoriusfrage im Mittelalter und in der Neuzeit, Anton Hiersemann, Stuttgart 1975). 

Fortalecido por el apoyo del Papa, Heraclio publicó un formulario doctrinal en el año 638 llamado Ecthesis (“Exposición”) en el que impuso como religión oficial la nueva teoría de la única voluntad divina. El monotelismo, prevaleció durante más de cuarenta años en el Imperio bizantino. En ese momento, el más vigoroso defensor de la fe fue el monje Máximo, conocido como el Confesor, quien participó en un Sínodo convocado en Letrán (649) por el Papa Martín (649-655), para condenar el Monotelismo. Tanto el Papa como Máximo se vieron obligados a exiliarse. La lengua y la mano derecha de Maximus fueron cortadas porque se negó a suscribirse a las doctrinas monotelitas. Sofronio, Máximo y Martín son hoy venerados por la Iglesia como santos por su indomable resistencia a la herejía monotelita.

La fe católica fue finalmente restaurada por el III Concilio de Constantinopla, VI Concilio Ecuménico de la Iglesia, que se reunió el 7 de noviembre de 680 en presencia del emperador Constantino IV y los representantes del nuevo Papa, Agatho, (678-681) . El Concilio condenó el Monotelismo y lanzó un anatema contra todos aquellos que habían promovido o favorecido esta herejía e incluyó al Papa Honorio en esta condena.

En la XIII sesión, celebrada el 28 de marzo de 681, los Padres conciliares después de haber proclamado la voluntad de excomulgar a Sergio, Ciro de Alejandría, Pirro, Pablo y Pedro, todos los Patriarcas de Constantinopla y el obispo Teodoro de Faran, afirman: “Y además de éstos, decidimos que también Honorio, que fue Papa de la antigua Roma, sea con ellos expulsado de la Santa Iglesia de Dios, y sea anatematizado con ellos, porque hemos encontrado por su carta a Sergio que seguía su opinión en todas las cosas, y confirmaba sus perversos dogmas” (Mansi, XI, col. 556).

El 9 de agosto de 681, al término de la XVI sesión, se renovaron los anatemas contra todos los herejes y partidarios de la herejía, incluido Honorio: Sergio haeretico anatema, Cyro haeretico anatema, Honorio haeretico anatema, Pyrro, haeretico anatema (Mansi, XI, columna 622). En el decreto dogmático de la XVIII sesión, del 16 de septiembre, se dice que: “ya que aquel que nunca descansa y que desde el principio fue el inventor de la malicia, que valiéndose de la serpiente, introdujo la muerte venenosa en la naturaleza humana, como entonces, incluso ahora, ha encontrado los instrumentos adecuados a su voluntad: aludimos a Teodoro, que fue obispo de Faran; a Sergio, Pirro, Pablo y Pedro, que fueron prelados de esta ciudad imperial; y también a Honorio, que fue Papa de la antigua Roma; [... ]; por lo que encontrados los instrumentos adecuados, no cesó, por medio de éstos, de provocar escándalos y errores en el Cuerpo de la Iglesia; y con expresiones inauditas difundió en medio del pueblo fiel la herejía de la única voluntad y una sola operación en dos naturalezas de una (Persona) de la Santísima Trinidad, de Cristo, nuestro verdadero Dios, de acuerdo con la insensata falsa doctrina de los impíos Apolinar, Severo y Temistio” (Mansi, XI, col. 636-637).

Las copias auténticas de las Actas del Concilio, firmadas por 174 Padres y el Emperador, fueron enviadas a las cinco Sedes Patriarcales, con particular atención a la Sede Romana. Sin embargo, dado que San Agatón murió el 10 de enero de 681, las Actas del Concilio, después de más de 19 meses de “sede vacante”, fueron ratificadas por su sucesor León II (682 -683). En la carta enviada el 7 de mayo de 683 al emperador Constantino IV, el Papa escribió: “Anatematizamos a los inventores del nuevo error, es decir, Teodoro, obispo de Faran, Sergio, Pirro, Pablo y Pedro, traidores más que líderes de la Iglesia de Constantinopla, y también Honorio, que no trató de santificar esta Iglesia Apostólica con la enseñanza de la tradición apostólica, sino que con una traición profana permitió que se contaminara su pureza” (Mansi, XI, col. 733).

El mismo año el Papa León ordenó que las Actas traducidas al latín fueran firmadas por todos los Obispos de Occidente y que las firmas se conservaran en la tumba de San Pedro. Como destaca el eminente historiador jesuita Hartmann Grisar: “así se deseaba la aceptación universal del VI Concilio en Occidente, y ésta, por lo que se sabe, se llevó a cabo sin ninguna dificultad” (Analecta romana, Desclée, Roma 1899 , págs. 406-407).

La condena de Honorio fue confirmada por los sucesores de León II, como atestigua el Liber diurnus romanorum pontificum y de los Concilios Ecuménicos de la Iglesia VII (789) y VIII (867 -870) (CJ Hefele, Histoire des Conciles, Letouzey et Ané, París 1909, tomo III, págs. 520-521).

El abate Amann juzga históricamente insostenible la posición de quienes, como el cardenal Baronius, sostienen que las IV Actas del Concilio habían sido alteradas. Los legados romanos, estaban presentes en el Concilio; sería difícil imaginar que pudieran haber sido engañados o que hubieran informado mal sobre un punto tan importante y delicado como la condena de la herejía de un Pontífice romano.  Refiriéndose entonces a aquellos teólogos como San Roberto Belarmino que, para salvar la memoria de Honorio, negaron la presencia de errores explícitos en sus cartas, Amann subraya que plantearon un problema mayor que el que pretendían resolver, es decir, la infalibilidad de las Actas de un Concilio presidido por un Papa.  Si, de hecho, Honorio no cayó en el error, los Papas y el Concilio que lo condenaron se equivocaron.

Las Actas del VI Concilio Ecuménico, aprobadas por el Papa y recibidas por la Iglesia universal tienen un significado definitorio mucho más fuerte que las cartas de Honorio a Sergio. Para salvar la infalibilidad es mejor admitir la posibilidad histórica de un Papa hereje, antes que destrozar las definiciones dogmáticas y los anatemas de un Concilio ratificado por un Pontífice romano. Es doctrina común que la condena de los escritos de un autor es infalible, cuando el error es anatematizado con la nota de herejía, mientras que, el Magisterio Ordinario de la Iglesia no es siempre necesariamente infalible. 

Durante el Concilio Vaticano I, la Diputación de la Fe afrontó el problema planteando una serie de reglas de carácter general, que se aplican no sólo en el caso de Honorio, sino en todos los problemas, pasados ​​o futuros, que se le presenten. No basta que el Papa se pronuncie sobre una cuestión de fe o de costumbres relativas a la Iglesia universal, es necesario que el decreto del Romano Pontífice se conciba de manera que aparezca como un juicio solemne y definitivo, con la intención de obligar a todos los fieles a creer (Mansi, LII, col. 1204-1232). Hay, por tanto, actos del Magisterio Ordinario Pontificio no infalibles, ya que carecen del necesario carácter definitorio: quod ad formam seu modum attinet.

Las cartas del Papa Honorio están desprovistas de estas características. Son indudablemente actos Magistrales, pero en el Magisterio Ordinario no infalible pueden existir errores e incluso, en casos excepcionales, formulaciones heréticas. El Papa puede caer en herejía, pero nunca puede pronunciar una herejía ex cathedra. En el caso de Honorio, como observa el patrólogo benedictino Dom John Chapman OSB, no se puede afirmar que pretendiera formular una sentencia ex cathedra, definitoria y vinculante: “Honorio era falible, estaba equivocado, era un hereje, precisamente porque no declaró con autoridad, como debería haberlo hecho, la tradición petrina de la Iglesia romana” (The Condemnation of Pope Honorius (1907), Reprint Forgotten Books, Londres 2013, p. 110).  Sus cartas a Sergio, aunque fueran sobre la fe, no promulgaron ningún anatema y no corresponden a las condiciones exigidas por el dogma de la infalibilidad.  Promulgado por el Concilio Vaticano I, el principio de infalibilidad está salvado, contrariamente a lo que pensaban los protestantes y los galicanos.  Además, si Honorio fue anatematizado, explicó el Papa Adriano II, en el Sínodo Romano de 869, “la razón es que Honorio fue acusado de herejía, única causa por la que es lícito a los inferiores resistir a sus superiores y repeler sus sentimientos perversos”.

Precisamente a partir de estas palabras, después de haber examinado el caso del Papa Honorio, el gran teólogo dominico Melchor Cano resume en estos términos la doctrina más segura: “No se debe negar que el Sumo Pontífice pueda ser un hereje, de lo cual se pueden ofrecer uno o dos ejemplos.  Sin embargo, que (un Papa) en juicios sobre la fe haya definido algo contra la fe, no se puede demostrar ni uno solo” - De Locis Theologicis, l. VI, trad. spagnola, BAC, Madrid 2006, p. 409).


Rorate-Caeli


lunes, 28 de diciembre de 2015

¡BLASFEMIA! ¡EL “PAPA” FRANCISCO AFIRMA QUE JESÚS TUVO QUE “PEDIR PERDÓN” A MARÍA Y JOSÉ!

“Y abrió su boca para blasfemar contra Dios…” (Apoc 13: 6)


Las palabras nos fallaron cuando se nos notificó hoy del siguiente texto en el sermón del “papa” Francisco para la Fiesta de la Sagrada Familia, que en la Secta Novus Ordo se celebró el pasado domingo 27 de diciembre. Prepárese para volverse primero incrédulo y luego muy furioso al leer la última blasfemia pronunciada por el apóstata argentino Jorge Bergoglio (“papa Francisco”):

Las lecturas bíblicas que acabamos de escuchar nos presentaron la imagen de dos familias en peregrinación a la casa de Dios. Elcana y Ana llevan a su hijo Samuel al templo de Silo y lo consagran al Señor (cf. 1 Sam 1: 20-22, 24-28). Del mismo modo, José y María, en compañía de Jesús, van como peregrinos a Jerusalén para la fiesta de la Pascua (cf. Lc 2, 41-52)….

Al final de esa peregrinación, Jesús regresó a Nazaret y fue obediente a sus padres (cf. Lc 2, 51). Esta imagen también contiene una hermosa enseñanza sobre nuestras familias. Una peregrinación no termina cuando llegamos a nuestro destino, sino cuando regresamos a casa y reanudamos nuestra vida cotidiana, poniendo en práctica los frutos espirituales de nuestra experiencia. Sabemos lo que hizo Jesús en esa ocasión. En lugar de regresar a casa con su familia, se quedó en Jerusalén, en el Templo, causando gran angustia a María y José que no pudieron encontrarlo. Por esta pequeña “escapada”, probablemente Jesús tuvo que pedir perdón a sus padres. El Evangelio no dice esto, pero creo que podemos presumirlo. La pregunta de María, además, contiene cierto reproche, revelando la preocupación y la angustia que ella y José sentían. Al regresar a casa, Jesús seguramente se mantuvo cerca de ellos, como muestra de su completo afecto y obediencia. Momentos como estos pasan a formar parte del peregrinaje de cada familia; el Señor transforma los momentos en oportunidades para crecer, para pedir y recibir perdón, para mostrar amor y obediencia.

Homilía de Su Santidad el Papa Francisco, 27 de diciembre de 2015;  Vatican.va, se agregó impresión en negrita roja para enfatizar).

En caso de que el sitio web del Vaticano cambie o elimine el texto (como se ha vuelto habitual), hemos guardado capturas de pantalla tanto de la versión en inglés como de la versión original en italiano. Las palabras italianas que utilizó Bergoglio, por cierto, son las siguientes: “Per questa sua 'scappatella', probabilmente anche Gesù dovette chiedere scusa ai suoi genitori. Il Vangelo non lo dice, ma credo che possiamo supporlo” (fuente). Y para aquellos que aún no lo crean, aquí está el video, que también hemos guardado en caso de que se elimine:

La blasfemia se pronuncia a partir del minuto 37:20.

Si bien es mejor que no se necesiten comentarios para esto, no obstante, citaremos al gran San Alfonso de Ligorio, quien lanza una reprimenda mordaz a Bergoglio por su blasfemia:

Es cierto que, para un alma que ama a Dios, no puede haber mayor dolor que el temor de haberle desagradado. Por eso, sólo en este dolor, María se quejó, refunfuñando amorosamente con Jesús, después de haberlo encontrado: “Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Tu padre y yo te hemos buscado con dolor” [Lc 2, 48]. Con estas palabras, ella no tenía idea de reprender a Jesús, como afirman blasfemamente los herejes, sino que solo pretendía expresarle el dolor procedente del mayor amor que le tenía, que había experimentado durante Su ausencia: 'No fue una reprimenda, —dice Denis el Cartujo— fue una queja amorosa.

(San Alfonso de Ligorio,  Las glorias de María  [Londres, 1852] , pág. 407; subrayado añadido).

Aunque esta es la blasfemia más distinguida de Francisco hasta la fecha, no es de ninguna manera la primera. 

¿Está surgiendo una imagen todavía?

Francisco ha estado trabajando duro ...
(imagen: captura de pantalla manipulada de La Pasión de Cristo)

Muy bien, todos los no sedevacantistas, ¿qué prueba más necesitan? Es como si Francisco se despertara todos los días y se preguntara: "¿Qué más puedo hacer para convencer a la gente de que no soy el Papa?". Como alguien dijo una vez, es mucho más fácil engañar a las personas que convencerlas de que han sido engañadas.

Francisco es un apóstata y un blasfemo. Y una cosa que no es, es Papa de la Iglesia Católica.


Novus Ordo Watch


lunes, 14 de diciembre de 2015

EL PAPA DISCUTE LA "DESCENTRALIZACIÓN" DE LA IGLESIA CON LOS PRINCIPALES ASESORES CARDENALES

El Consejo del papa Francisco de 9 cardenales asesores, conocido como el "C9", celebró su duodécima reunión con el Santo Padre del 10 al 12 de diciembre, donde discutieron, entre otros asuntos, el llamado de Francisco a “descentralizar” a la Iglesia. 

Por John-Henry Westen

Según el portavoz vaticano p. Federico Lombardi, los miembros del Consejo destacaron la importancia del discurso del Santo Padre el 17 de octubre, con motivo de la conmemoración del 50 aniversario de la Institución del Sínodo de los Obispos, donde desarrolló ampliamente el tema de la "sinodalidad", pero también recordó la importancia de proceder con una "sana descentralización".

El Papa dijo en ese momento que “sentía la necesidad de proceder en una 'descentralización saludable' del poder a las Conferencias Episcopales”. “Debemos reflexionar sobre la realización aún más a través de estos cuerpos”, dijo, porque “la esperanza del Consejo dice que tales organismos ayudarían a aumentar el espíritu de 'colegialidad episcopal' y aún no se ha realizado en su totalidad”.

En la reunión de esta semana, señaló el portavoz del Vaticano, el Consejo destacó "la necesidad de seguir explorando el significado de este discurso y su importancia en el trabajo de 'reforma' de la Curia, y acordó dedicar una sesión específica a ésta durante la próxima reunión en Febrero 2016”.

Hacia el comienzo de su pontificado, Francisco ya había pedido una “conversión del papado” en Evangelii Gaudium y declaró que “un estado jurídico de las conferencias episcopales que los vería como sujetos con atribuciones específicas, incluida la autoridad doctrinal genuina, aún no ha sido suficientemente elaborado”.

Los que rechazan la enseñanza católica sobre la sexualidad humana expresaron la demanda de la devolución del poder, incluida la "genuina autoridad doctrinal" en el Sínodo Ordinario. El abad Jeremias Schroder, quien asistió al sínodo como representante de la Unión de Superiores Generales, dijo que “tanto la aceptación social de la homosexualidad como la manera de tratar a las personas divorciadas y vueltas a casar, eran ejemplos donde se debería permitir a las conferencias de obispos formular respuestas pastorales que estén en sintonía con lo que se puede predicar, anunciar y vivir en un contexto diferente”. El abad alegó que dicha delegación fue apoyada por la mayoría de los padres del Sínodo.

Reinhard Cardinal Marx, que es arzobispo de Munich y Freising y miembro del consejo de nueve cardenales del papa Francisco, también ha pedido más delegación a las conferencias de obispos.

“No somos solo una subsidiaria de Roma”, dijo el cardenal Marx a principios de este año. “Cada conferencia episcopal es responsable del cuidado pastoral en su cultura y tiene que proclamar el Evangelio de una manera única. No podemos esperar hasta que un sínodo establezca algo, ya que tenemos que llevar a cabo el ministerio de matrimonio y familia aquí”.




sábado, 12 de diciembre de 2015

LA MUJER DE LOS ESTIGMAS: VIDA Y MILAGROS DE THERESE NEUMANN


Therese dejó de ingerir alimentos en 1923  y en 1926, dejó de ingerir bebida alguna, solamente la sagrada Eucaristía. A partir de 1926 también, 
aparecieron los estigmas de Nuestro Señor, de los que sólo brotaba sangre durante la Pascua. Los estigmas la acompañaron hasta el momento de su muerte.

Estigmas

Se conoce como “Estigmas” a las heridas que sufrió el cuerpo de Cristo como consecuencia de la crucifixión y que de vez en cuando aparecen, de manera esporádica, sobre las manos, los pies o el costado de personas particularmente devotas o piadosas. Los Estigmas suelen caracterizarse como la prueba suprema de la piedad de alguien y de su vínculo cercano con el santísimo. Aunque normalmente se vinculan con las llagas en las manos de las personas, los estigmas pueden aparecer en varias partes del cuerpo.

Therese Neumann (conocida normalmente en español como Teresa Neumann, pero cuyo nombre original hemos decidido respetar en este artículo) fue una de las santas más célebres en haber tenido los estigmas, entre otras muchas cualidades que hace que hoy se encuentre en proceso de beatificación. Veamos su historia.

El nacimiento de una Santa

Therese Neumann nació el 8 de abril de 1898 en Konnersreuth en Baviera, Alemania, en una familia que sobrevivía gracias a la constante labor de sastre de su padre. A sus 20 años sufrió un grave accidente que casi la dejó parapléjica tras tropezar y caer de una silla mientras intentaba apagar un fuego que había surgido en el granero de un familiar. El accidente, además de impedirle moverse, la dejaría con serios problemas de visión.

Permanecer en cama le generó horribles laceraciones que en ocasiones incluso dejaban el hueso de la joven al descubierto. Para 1919 su situación era bastante seria, y empeoraría progresivamente durante varios años.

Fue en este momento donde Therese fortaleció su fe, orando y meditando en medio de su dolor. Se cuenta que comenzó a seguir de cerca el caso de Teresa de Lisieux y a orar con fe a Dios y a la mujer para que le permitieran cumplir su designio divino.

El día de la canonización – 17 de mayo de 1925 – Therese se vio curada de toda dolencia: tanto sus llagas como sus ojos mejoraron, e incluso recuperó parte de su movilidad perdida. Siempre estuvo convencida de que había sido Teresa de Lisieux la que, gracias a su devoción, había obrado el milagro. Desde entonces su fe no tuvo límite alguno.

A finales de 1925 de nuevo se vio obligada a permanecer en la cama, y el 13 de noviembre de aquel año fue diagnosticada con una apendicitis. Luego de su preparación para la cirugía, tras sufrir lo que pareció ser un largo delirio, dijo “sí” mirando al techo y pidió a su familia que la llevaran a la Iglesia. Una vez allí anunció que había sido curada.

En efecto, la operación no fue necesaria.



Aparecen los primeros estigmas

El primero de sus estigmas apareció el 5 de marzo de 1926, primer viernes de la cuaresma. Se trataba de una herida pequeña sobre su corazón a la que no prestó mucha atención y que ocultó de sus familiares.

Varios viernes después, luego de que la herida reapareciera cada semana acompañada de visiones de Cristo y viendo que comenzaba a sangrar, Therese decidió contar la verdad a su familia. El viernes santo, según contaba la mujer y sus personas más allegadas, tuvo visiones de la pasión de Cristo, que vinieron con sangre que brotó de sus manos, sus pies e incluso sus ojos.

A partir de este momento, las heridas permanecieron con ella, aunque sólo brotaba sangre durante la Pascua. De acuerdo con bastantes testigos y autores, las heridas, a pesar de la sangre, jamás se infectaron o presentaron problemas y aún se encontraban en su cuerpo al momento de la muerte.

Vivir sin comer


De acuerdo con el testimonio de personas cercanas y de la misma Therese, desde 1923 la muchacha no había ingerido alimento alguno y desde 1926, bebida alguna, más que la sagrada eucaristía. Por esta razón es uno de los casos más importantes en la Historia de la inedia, o la capacidad de vivir sin comer.

Su caso es especial porque según ella se debió no a sus habilidades sino a la intervención directa de Dios y de Cristo que la pusieron en el mundo para demostrar que el hombre puede vivir con la gracia divina como único alimento.

Según algunas fuentes alemanas, un estudio en 1927 habría involucrado el seguimiento de varios médicos alemanes que la vigilaron por dos semanas en las que encontraron que efectivamente permanecía sin comer sin que su cuerpo sufriera daño alguno. Lo único que ingería, sagradamente, eran las hostias.



Durante los tiempos del nazismo, Theresa se caracterizaría por rechazar sistemáticamente los vales de alimentos alemanes. Según ella, no los necesitaba. Varios autores afirman que los nazis temían su popularidad, por lo que siempre la mantuvieron vigilada de cerca aunque jamás atentaran contra su vida o su integridad.

A lo largo de su vida, Theresa siguió aumentando su popularidad y sufriendo cada Pascua las visiones sobre la pasión de Cristo que la habían acompañado desde su juventud.

Muerte y beatificación

Theresa murió el 18 de septiembre de 1962 de un paro cardiaco. Pese a su popularidad, no fue hasta el 2005 que las autoridades católicas comenzaron el proceso de su beatificación.

Fuente de imágenes: 1: forosdelavirgen.org, 2: youtube.com, 3: myetherworld.com

ElPensante.com


viernes, 11 de diciembre de 2015

LA CHUSMA EPISCOPAL

La gran tragedia de Argentina fue Perón. Uno de los métodos que utilizó el gran pillo en sus presidencias, y que fue copiado por sus secuaces, consistió en poblar el Estado con el lumpenaje y con todo tipo de personajes vulgares y cortos de entendederas pero serviles al líder. 

Los argentinos pasamos a estar gobernados por esta chusma. Vimos esta tragedia en los ’40 y ’50, hemos visto la comedia durante el largo período kirchnerista y estamos viendo el sainete durante el pontificado de Francisco, Su Santidad Peronista, como lo llaman algunos periodistas argentinos. 

La creación de La Cámpora, agrupación de jóvenes kirchneristas que colonizaron la administración pública del país vampirizando sus recursos, es equivalente a la colonización del episcopado que está llevando a cabo Bergoglio desde el día mismo en que asumió el ministerio pretrino. 

Desde ese triste momento hasta la actualidad, ha designado, por ejemplo, casi cuarenta obispos en Argentina -lo que constituye la tercera parte del total-, y son todos cortados por la misma tijera, y me refiero a las cizallas del peronismo más decadente y ordinario, representante del cual es el papa Francisco. (Algo indicativo de su grosería es que, hasta el momento no ha enviado ningún tipo de saludo o felicitación al nuevo presidente Mauricio Macri, aunque le sobra el tiempo para hablar por teléfono con Cacho Castaña o con alguna divorciada necesitada de consuelo).

Quizás estas consideraciones suenen demasiado duras. Pero bastará ver el video que antecede para darse cuenta que se quedan cortas y la objetividad de la grabación eximen de cualquier recurso a la subjetividad de este cronista.

El episcopado argentino siempre fue deplorable y la excepciones a la regla muy escasas. Si nos ajustamos a los último años, encontramos obispos marxistas como Hesayne y Angelelli; amancebados como Podestá, fornicarios como Bargalló, manfloros como Maccarone, frívolos y mundanos como Laguna, cobardes como Copello, trepadores y felones como Taussig y liberales como el resto del grupo. El que verán en este video es Mons. Pedro Torres, obispo auxiliar de Córdoba. Da tanta vergüenza ajena como la da su valedor, el obispo de Roma

Si un obispo hubiera hecho semejante esperpento durante los primeros siglos del cristianismo habría sido expulsado de la Iglesia; en la Edad Media, la Santa Inquisición lo habría entregado al brazo secular para ser quemado por hereje y judaizante; durante el reinado de San Pío X habría sido apartado de su ministerio y bajo el pontificado de Francisco probablemente sea premiado con un arzobispado. 

Si esta no es ya una manifestación chabacana, pero manifestación al fin, de la gran religión universal de la humanidad feliz, no sé qué otra cosa podemos esperar. 




sábado, 5 de diciembre de 2015

BERGOGLIO: QUIEN VIVE LA MISIÓN DE "CARITAS" ES UN VERDADERO TESTIGO DE CRISTO

El papa Francisco dijo el martes que quien vive la misión de “Caritas” es un verdadero testigo de Cristo.

Durante su homilía de la Misa de apertura de la XX Asamblea General de “Caritas Internationalis”, el papa dijo que la organización humanitaria y de desarrollo de la Iglesia “revela el poder del amor cristiano y el deseo de la Iglesia de llegar a Jesús en cada persona, especialmente los pobres y los que sufren”.

La Misa, en la Basílica de San Pedro, inauguró la Asamblea General de “Caritas Internationalis” durante la cual miembros de la Confederación Caritas de todo el mundo se reunieron para aprobar un marco estratégico y un presupuesto para los próximos cuatro años.

A continuación encontrará la traducción del texto completo de la homilía del papa:


HOMILÍA DE LA MISA

DE APERTURA DE LA XX ASAMBLEA GENERAL DE 

CARITAS INTERNATIONALIS *

12.5.2015


La lectura de los Hechos de los Apóstoles (Hechos 16: 22-34) que acabamos de escuchar nos presenta un carácter un tanto especial. Es el carcelero de la prisión de Filipos, donde Pablo y Silas fueron encarcelados tras el rugido de la multitud contra ellos. Los magistrados primero hicieron que Pablo y Silas fueran golpeados y luego enviados a prisión, ordenando al carcelero que mantuviera una buena guardia. Entonces, durante la noche, cuando el hombre sintió el terremoto y vio que las puertas de la prisión se abrían, estaba lleno de desesperación y pensó en suicidarse. Pero Pablo lo tranquilizó; y temblando y lleno de asombro, el hombre se arrodilló y suplicó la salvación.

La historia nos cuenta que el hombre inmediatamente dio los pasos necesarios en el camino hacia la fe y la salvación: junto con su familia, escuchó la Palabra del Señor; lavó las heridas de Pablo y Silas; recibió el Bautismo con toda su familia; y finalmente, lleno de alegría, recibió a Pablo y Silas en su casa, puso la mesa y les ofreció algo de comer.

El Evangelio, anunciado y creído, nos urge a lavar los pies y las heridas de los que sufren y prepararles la mesa. La sencillez de los gestos, donde la acogida de la Palabra y el sacramento del Bautismo van acompañadas de la acogida del hermano, como si se tratase de un solo gesto: acoger a Dios y acoger a los demás; acoger a los demás con la gracia de Dios; acoger a Dios y expresar este acto en el servicio a nuestros hermanos y hermanas. Palabra, sacramentos y servicio se refieren y se nutren, como ya se aprecia en estos testimonios de la Iglesia primitiva.

Podemos ver en este gesto toda la vocación de Caritas. Caritas es ahora una gran Confederación, ampliamente reconocida en todo el mundo por su trabajo y logros. Caritas es una realidad de la Iglesia en muchas partes del mundo y aún debe buscar una mayor expansión en las diferentes parroquias y comunidades, para renovar lo ocurrido en los primeros tiempos de la Iglesia. De hecho, la fuente de todo vuestro servicio está en la acogida sencilla y dócil de Dios y del prójimo. Esta es la fuente; si quitas esta fuente, Caritas morirá. Esta acogida la experimentas primero personalmente, para luego salir al mundo, y allí, a servir a los demás en el nombre de Cristo, a quien has conocido y a quien seguirás encontrando en cada hermano y hermana que conozcas, te acercarás como su vecino. Gracias a esto, de hecho, evitarás el riesgo de quedar reducido a una mera organización humanitaria.

No hay "Cáritas" grandes ni pequeñas, todas son iguales. Pidamos al Señor la gracia de comprender cuál es la verdadera dimensión de "Caritas"; la gracia para no caer en el engaño de creer que la centralización bien organizada es el camino a seguir; la gracia de comprender que "Caritas" se encuentra siempre en las periferias, en cada Iglesia particular; la gracia de creer que la "Caritas" central es sólo ayuda, servicio y experiencia común, pero no es la cabeza de todos.

Quien vive la misión de Caritas no es un simple trabajador caritativo, sino un verdadero testigo de Cristo. Es una persona que busca a Cristo y permite que Cristo lo busque; personas que aman con el espíritu de Cristo, espíritu de gratuidad y don. Todas nuestras estrategias y planes quedan vacíos a menos que llevemos este amor en nosotros. No nuestro amor, sino el suyo. O mejor aún: nuestro amor, purificado y fortalecido por su amor.

De esta manera, podemos servir a todos y poner la mesa para todos. Esta es también una hermosa imagen que la Palabra de Dios nos ofrece hoy: poner la mesa. Incluso ahora, Dios pone la mesa de la Eucaristía. Caritas pone muchas mesas para los hambrientos. En los últimos meses lanzaron la gran campaña "Una sola familia humana, comida para todos". Todavía hoy hay mucha gente que no tiene suficiente para comer. El planeta tiene suficiente comida para todos, pero parece que falta voluntad de compartirlo con todos. Debemos poner la mesa para todos, y pedir que haya una mesa para todos. Debemos hacer lo que podamos para que todos tengan algo para comer, pero también debemos recordar a los poderosos de la Tierra que Dios los llamará a juicio un día y allí se revelará si realmente trataron de proporcionarle alimento a cada persona (cf. Mateo 25:

Y pensando en la mesa de la Eucaristía, no podemos olvidar a nuestros hermanos y hermanas cristianos que han sido violentamente privados del alimento del cuerpo y del alma: han sido expulsados ​​de sus hogares y de sus iglesias, a veces destruidos. Renuevo el llamamiento a no olvidar a estas personas y estas injusticias intolerables.

Junto con muchas otras organizaciones caritativas de la Iglesia, Caritas, por lo tanto, revela el poder del amor cristiano y el deseo de la Iglesia de llegar a Jesús en cada persona, especialmente en los pobres y los que sufren. Este es el camino que tenemos por delante. Con esta perspectiva, espero que lleven a cabo su trabajo. Los encomendamos a la Virgen María, que ha hecho de esta acogida a Dios y al prójimo el criterio fundamental de su vida. De hecho, mañana celebraremos a Nuestra Señora de Fátima, quien apareció para anunciar la victoria sobre el mal. Con un apoyo tan grande, no tenemos miedo de continuar nuestra misión. Amén.

* El texto oficial está publicado en el sitio web de la Santa Sede.




miércoles, 25 de noviembre de 2015

OBISPO LUIGI NEGRI: "BERGOGLIO DEBE ACABAR COMO EL OTRO PAPA" (JUAN PABLO I)

El periódico italiano 'Il Fatto Quotidiano' titula en portada: "Obispo de Comunión y Liberación: 'Bergoglio debe acabar como el otro Papa'", en referencia a Juan Pablo I, que sólo duró 33 días en el solio pontificio. 

Se trata de Luigi Negri, titular de la diócesis de Ferrara y perteneciente al movimiento Comunión y Liberación, atrapado 'in fraganti' mientras hablaba por teléfono acaloradamente en un tren.

Según el diario italiano, el prelado viajaba en el tren 'Bala Roja' desde Roma a Ferrara, el pasado 28 de octubre y su conversación fue escuchada y grabada por varios viajeros, testigos ocasionales de la conversación, mientras le decía a su secretario: “Después de los nombramientos de Bolonia y Palermo, yo también puedo ser Papa. ¡Es un escándalo! ¡Increíble! ¡Estoy sin palabras! ¡Nunca he visto algo así!”.

Luego le pidió a su secretario que lo comunique con su amigo de toda la vida, el político y periodista Renato Farina, también perteneciente a su mismo movimiento, a quien le dijo: “Esos nombramientos tuvieron lugar con el más absoluto desprecio por todas las reglas, con un método que no respeta a nada ni a nadie. El nombramiento en Bolonia es increíble. En Caffarra (el obispo saliente por límites de edad) prometo que le haré ver los ratones verdes al que está allí ahora (Zuppi): en cada reunión no le voy a dejar pasar una. El otro nombramiento, el de Palermo, es aún más grave. Éste (Lorefice) escribió un libro sobre los pobres, ¿que sabe de los pobres?, y sobre Lercaro y Dossetti, sus modelos... ¡dos que destruyeron la iglesia italiana!".

Monseñor Negri habría afirmado en voz alta: "Esperamos que con Bergoglio la Virgen realice el milagro como lo hizo con el otro
", en clara referencia a Juan Pablo I.

¿Como continuará la historia entre Negri y Bergoglio?

La indignación del obispo se hizo oír ante las movidas “revolucionarias” de Bergoglio y demuestra a las claras lo incómodos que se sienten muchos prelados en Italia y en todo el mundo con el papa argentino y su perturbador estilo.


domingo, 15 de noviembre de 2015

DISCURSO DEL PAPA FRANCISCO EN SU VISITA A LA IGLESIA EVANGÉLICA Y LUTERANA DE ROMA (2015)


VISITA A LA IGLESIA EVANGÉLICA Y LUTERANA DE ROMA

DISCURSO DEL SANTO PADRE FRANCISCO


Domingo 15 de noviembre de 2015

El Papa Francisco responde de forma espontánea a las preguntas de tres miembros de la comunidad evangélica luterana de Roma.

El pequeño Julius, de nueve años, preguntó: «¿Qué te gusta más de ser Papa?».

La respuesta es sencilla. Lo que me gusta... Si yo te pregunto qué comida te gusta más, tú me dirás la torta, lo dulce. ¿O no? Pero hay que comer todo. Lo que me gusta, sinceramente, es ser párroco, ser pastor. No me gustan los trabajos de oficina. No me gustan esos trabajos. No me gusta hacer entrevistas de protocolo —esta no es protocolar, ¡es familiar!—, pero tengo que hacerlo. Por ello, ¿qué es lo que más me gusta? Ser párroco. Y en otra época, mientras era rector de la facultad de teología, era párroco de la parroquia que estaba al lado de la facultad. ¿Sabes? Me gustaba enseñar el catecismo a los niños y el domingo celebrar la misa con los niños. Había más o menos 250 niños, era difícil que todos estuviesen en silencio, era difícil. El diálogo con los niños... Eso me gusta. Tú eres un muchacho y tal vez me comprendas. Vosotros sois concretos, no hacéis preguntas sin fundamento, teóricas: «¿Por qué esto es así? ¿Por qué?...». Es esto, me gusta ser párroco y, siendo párroco, lo que más me gusta es estar con los niños, hablar con ellos. Se aprende mucho. Me gusta ser Papa con estilo de párroco. El servicio. Me gusta, en el sentido de que me siento bien, cuando visito a los enfermos, cuando hablo con las personas que están un poco desesperadas, tristes. Me gusta mucho ir a la cárcel, pero no que me detengan en la prisión. Porque al hablar con los detenidos... cada vez que entro en una cárcel —tú tal vez comprenderás lo que te diré—, me pregunto a mí mismo: «¿Por qué ellos y yo no?». Y allí percibo la salvación de Jesucristo, el amor de Jesucristo por mí. Porque es Él quien me salvó. Yo no soy menos pecador que ellos, pero el Señor me tomó de la mano. También esto percibo. Y cuando voy a la cárcel soy feliz. Ser Papa es ser obispo, ser párroco, ser pastor. Si un Papa no se comporta como obispo, si un Papa no se comporta como párroco, no es pastor, será una persona muy inteligente, muy importante, tendrá mucha influencia en la sociedad, pero pienso —¡pienso!— que en su corazón no es feliz. No sé si respondí a lo que querías saber.

Anke de Bernardinis, una luterana casada con un católico romano, expresó su dolor por «no poder participar juntos en la Cena del Señor», y preguntó: «¿Qué podemos hacer para alcanzar, finalmente, la comunión en este punto?».

Gracias, señora. La pregunta sobre el hecho de compartir la Cena del Señor para mí no es fácil responderla, sobre todo ante a un teólogo como el cardenal Kasper. ¡Me da miedo! Pienso que el Señor cuando nos dio este mandato nos dijo: «Haced esto en memoria mía». Y cuando compartimos la Cena del Señor, recordamos e imitamos, hacemos lo mismo que hizo el Señor Jesús. Sí que habrá una Cena del Señor, habrá un banquete final en la Nueva Jerusalén, pero será lo último. En cambio en el camino me pregunto —y no sé cómo responder, pero su pregunta la hago mía—: compartir la Cena del Señor, ¿es el final de un camino o es el viático para caminar juntos? Dejo la pregunta a los teólogos, a los que entienden. Es verdad que en cierto sentido compartir es afirmar que no existen diferencias entre nosotros, que tenemos una misma doctrina —destaco la palabra, palabra difícil de comprender—, pero me pregunto: ¿no tenemos el mismo Bautismo? Y si tenemos el mismo Bautismo debemos caminar juntos. Usted es testigo de un camino incluso profundo porque es un camino conyugal, un camino precisamente de familia, de amor humano y de fe compartida. Tenemos el mismo Bautismo. Cuando usted se siente pecadora —también yo me siento muy pecador—, cuando su marido se siente pecador, usted va ante el Señor y pide perdón; su marido hace lo mismo y va al sacerdote y pide la absolución. Son remedios para mantener vivo el Bautismo. Cuando vosotros rezáis juntos, el Bautismo crece, se hace fuerte; cuando vosotros enseñáis a vuestros hijos quién es Jesús, para qué vino Jesús, qué hizo por nosotros Jesús, hacéis lo mismo, tanto en lengua luterana como en lengua católica, pero es lo mismo. La pregunta: ¿y la Cena? Hay preguntas a las que sólo si uno es sincero consigo mismo y con las pocas «luces teológicas» que tengo, se debe responder lo mismo, vedlo vosotros. «Este es mi Cuerpo, esta es mi Sangre», dijo el Señor, «haced esto en memoria mía»; es un viático que nos ayuda a caminar. He tenido una gran amistad con un obispo episcopaliano, de cuarenta y ocho años, casado, con dos hijos, y él tenía esta inquietud: la esposa católica, los hijos católicos, él obispo. Él acompañaba los domingos a su esposa y a sus hijos a misa y luego iba al culto con su comunidad. Era un paso en la participación en la Cena del Señor. Y él siguió adelante, era un hombre justo, y el Señor lo llamó. A su pregunta le respondo sólo con una pregunta: ¿cómo puedo hacer con mi marido, para que la Cena del Señor me acompañe en mi camino? Es una cuestión a la cual cada uno debe responder. Pero me decía un pastor amigo: «Nosotros creemos que el Señor está allí presente. Está presente. Vosotros creéis que el Señor está presente. ¿Cuál es la diferencia?» «Eh, son las explicaciones, las interpretaciones...». La vida es más grande que las explicaciones e interpretaciones. Haced siempre referencia al Bautismo: «Una fe, un bautismo, un Señor», así nos dice Pablo, y de allí sacad las consecuencias. No me atrevería nunca a dar permiso para hacer esto porque no es mi competencia. Un Bautismo, un Señor, una fe. Hablad con el Señor y seguid adelante. No me atrevo decir más.

Luego, Gertrud Wiedmer, suiza, tesorera de la comunidad, describió al Papa un proyecto de ayuda para los refugiados y preguntó: «¿Qué podemos hacer, como cristianos, para que las personas no se resignen o no levanten nuevos muros?».

Usted, al ser suiza, al ser la tesorera, tiene todo el poder en sus manos. Un servicio... La miseria... Usted dijo esta palabra: la miseria. Me surge decir dos cosas. La primera, los muros. El hombre, desde el primer momento —si leemos las Escrituras— es un gran constructor de muros, que separan de Dios. En las primeras páginas del Génesis vemos esto. Y hay una fantasía detrás de los muros humanos, la fantasía de llegar a ser como Dios. Para mí, el mito, por decirlo con palabras técnicas, o la narración de la Torre de Babel, es precisamente la actitud del hombre y de la mujer que construyen muros, porque construir un muro es decir: «Nosotros somos potentes, vosotros fuera». Pero en este «nosotros somos potentes y vosotros fuera» está la soberbia del poder y la actitud propuesta en las primeras páginas del Génesis: «Seréis como Dios» (cf. Gn 3, 5). Hacer un muro es para excluir, va en esta línea. La tentación: «Si coméis de este fruto, seréis como Dios». A propósito de la Torre de Babel —esto tal vez ya lo habéis escuchado, porque lo repito, pero es tan «plástico»— hay un midrash escrito por un rabino judío en el año 1200 más o menos, en el tiempo de Tomás de Aquino, de Maimónides, más o menos en esa época, que explicaba a los suyos en la Sinagoga la construcción de la Torre de Babel, donde el poder del hombre se hacía sentir. Era muy difícil, muy costoso, porque se tenía que hacer el barro y no siempre el agua estaba cerca, había que buscar la paja, hacer la mezcla, luego cortarlos, dejarlos secar, dejarlos reposar y cocinarlos en el horno, y al final salían y los obreros los llevaban... Si se caía uno de estos ladrillos se convertía en una catástrofe, porque eran un tesoro, eran costosos, costaban. Si se caía un obrero, en cambio, no pasaba nada. El muro siempre excluye, prefiere el poder —en este caso el poder del dinero porque el ladrillo era costoso, o la torre que quería llegar hasta el cielo—, y así siempre excluye a la humanidad. El muro es el monumento a la exclusión. También nosotros, en nuestra vida interior, cuántas veces las riquezas, la vanidad y el orgullo se convierten en un muro ante el Señor, nos alejan del Señor. Construir muros. Para mí, la palabra que me surge ahora, un poco espontánea, es la palabra de Jesús: ¿cómo hacer para no construir muros? Servicio. Haced la parte del último, que lava los pies. Él te dio el ejemplo. Servicio a los demás, servicio a los hermanos, a las hermanas, servicio a los más necesitados. Con esta obra de ayuda a 80 madres jóvenes, vosotros no levantáis muros, prestáis un servicio. El egoísmo humano quiere defenderse, defender el propio poder, el propio egoísmo, pero en ese acto de defensa se aleja de la fuente de riqueza. Los muros, al final, son como un suicidio, te cierran. Es algo feo tener el corazón cerrado. Y hoy lo vemos, el drama... Mi hermano pastor hoy al hablar de París, habló de corazones cerrados. También el nombre de Dios se usa para cerrar los corazones. Usted me pedía: «Tratemos de ser una ayuda a la miseria, pero sepamos también que las posibilidades tienen un final. ¿Qué podemos hacer como cristianos para que las personas no se resignen o no levanten nuevos muros?». Hablar claro, rezar —porque la oración es potente— y servir. Y servir. Un día, a la Madre Teresa de Calcuta le hicieron esta pregunta: «Todo este esfuerzo que usted realiza sólo para hacer morir con dignidad a esta gente que está a tres o cuatro días de la muerte, ¿qué es?». Es una gota de agua en el mar, pero después de esto el mar ya no es lo mismo. Y, siempre con el servicio, los muros caerán solos; pero nuestro egoísmo, nuestro deseo de poder busca siempre construir muros. No lo sé, esto se ocurre decir. ¡Gracias!


Homilía del Santo Padre

Jesús, durante su vida, hizo muchas elecciones. Esta que hoy hemos escuchado será la última elección. Jesús hizo muchas elecciones: los primeros discípulos, los enfermos que curaba, la multitud que lo seguía... —lo seguía para escuchar porque hablaba como alguien que tiene autoridad, no como sus doctores de la ley que se pavoneaban; pero podemos leer quien era esta gente dos capítulos antes, en el capítulo 23 de Mateo; no, en Él veían autenticidad; y esa gente lo seguía. Jesús hacía con amor las elecciones y también las correcciones. Cuando los discípulos se equivocaban en los métodos: «¿Hacemos que descienda fuego desde el cielo?...». –«Pero vosotros no sabéis cuál es vuestro espíritu». O cuando la madre de Santiago y Juan fue a pedir al Señor: «Señor, te quiero pedir un favor, que mis dos hijos, en el momento de tu Reino, uno esté a la derecha y el otro a la izquierda...». Y Él corregía estas cosas: siempre guiaba, acompañaba. Y también después de la Resurrección causa mucha ternura ver cómo Jesús elige los momentos, elige a las personas, no asusta. Pensemos en el camino hacia Emaús, cómo los acompaña [a los dos discípulos]. Ellos tenían que ir a Jerusalén, pero habían escapado de Jerusalén por miedo, y Él va con ellos, los acompaña. Y luego se reveló a ellos, hizo que lo reconociesen. Es una opción de Jesús. Y luego la gran opción que a mí siempre me emociona, cuando prepara la boda del hijo y dice: «Id al cruce de los caminos y traed aquí a los ciegos, los sordos, los cojos...». ¡Buenos y malos! Jesús siempre elige. Y luego la elección de la oveja perdida. No hace un cálculo financiero: «Tengo 99, y pierdo una de ellas...». No. La última opción será la opción definitiva. Y, ¿cuáles serán las preguntas que el Señor nos hará ese día: «¿Has ido a misa? ¿Has hecho una buena catequesis?». No, las preguntas serán acerca de los pobres, porque la pobreza está en el centro del Evangelio. Él siendo rico se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza. Él no considera un privilegio ser como Dios, sino que se abajó, se humilló hasta el final, hasta la muerte de Cruz (cf. Flp 2, 6-8). Es la opción del servicio. ¿Jesús es Dios? Es verdad. ¿Es el Señor? Es verdad. Pero es el servidor, y la elección la hará a partir de ello. Tú, ¿has usado tu vida para ti o para servir? ¿Para defenderte de los demás con muros o para acogerlos con amor? Y esta será la última opción de Jesús. Esta página del Evangelio nos dice mucho acerca del Señor. Y puedo preguntarme: nosotros, luteranos y católicos, ¿de qué parte estaremos, a la derecha o la izquierda? Y hubo tiempos feos entre nosotros... Pensemos en las persecuciones entre nosotros, con el mismo Bautismo. Pensemos en los muchos que fueron quemados vivos. Debemos pedirnos perdón por esto, por el escándalo de la división, porque todos, luteranos y católicos, estamos en esta elección, no en otras opciones, en esta opción, la elección del servicio como Él nos indicó siendo siervo, el siervo del Señor.

A mi me gusta, para acabar, cuando veo al Señor siervo que sirve, me gusta pedirle que Él sea el servidor de la unidad, que nos ayude a caminar juntos. Hoy hemos rezado juntos. Rezar juntos, trabajar juntos por los pobres, por los necesitados; querernos, con verdadero amor de hermanos. «Pero, padre, somos distintos, porque nuestros libros dogmáticos dicen una cosa y los vuestros dicen otra». Pero uno de vuestros grandes [un exponente] dijo una vez que existe la hora de la diversidad reconciliada. Pidamos hoy esta gracia, la gracia de esta diversidad reconciliada en el Señor, es decir en el Siervo de Yahvé, de ese Dios que vino entre nosotros para servir y no para ser servido.

Os agradezco mucho esta hospitalidad fraterna. Gracias.


L’Osservatore Romano, ed. sem. en lengua española, n. 47, viernes 20 de noviembre de 2015



lunes, 9 de noviembre de 2015

SIN PIEDAD: COMISIONADO PONTIFICIO PARA LAS HERMANAS FRANCISCANAS DE LA INMACULADA

Después que se colocara la Orden de los Franciscanos de la Immaculada bajo administración provisional, ahora se ha dado el mismo paso contra las Hermanas Franciscanas de Immaculada, la rama femenina de la Orden.

Por Giuseppe Nardi


El 12 de octubre de 2015 se fechó un decreto de la Congregación religiosa, con el que la monja Noris A. Calzavara fue nombrada Comisaria Pontificia para las Franciscanas de la Inmaculada.


Las razones ocultas de la administración provisional

Aunque la rama masculina de la Orden fundada por el padre Stefano Maria Manelli ha estado bajo administración provisional durante más de dos años, lo que provocó un claro corte en la Orden, incluido el cierre del propio seminario de la Orden y el cierre de varios monasterios, el Vaticano no ha dado ninguna razón oficial hasta ahora para ejecutar este procedimiento serio. El decreto de nombramiento de la Comisionada es ahora un poco más claro.

Hasta ahora solo ha habido dos referencias no oficiales a los motivos. En diciembre de 2013, el entonces comisionado apostólico, el padre Fidenzio Volpi, respondió a un artículo del vaticanista Marco Tosatti, quien criticaba la injerencia radical del Vaticano en la vida de la joven Orden y su preocupación por la exagerada furia del comisionado papal contra la Orden. El comisionado Volpi afirmó que “Roma tuvo que intervenir porque los Franciscanos de la Inmaculada estaban en una dirección ‘cripto-lefebvriana’, de todos modos ‘tradicionalista’ y que se habían desviado”.

En ese momento escribimos: “El Comisionado Padre Volpi no distingue entre “lefebvrianos” y “tradicionalistas”, y por lo tanto ni siquiera distingue entre la Sociedad de San Pío X canónicamente no reconocida y las comunidades Ecclesia Dei canónicamente reconocidas. Evidentemente, la tradición es fundamentalmente un "problema" para el comisario. Una dirección que no solo desagrada a los capuchinos, sino que debe combatirse. Y lo ha estado haciendo con mucho celo desde el pasado mes de agosto. Obviamente fue esta aversión lo que lo calificó para el papel de Comisionado Apostólico”.


Lucha ideológica contra la Tradición

El comisionado Volpi murió en junio de 2015 después de una breve y grave enfermedad. Con el nuevo comisionado, canónigo y salesiano Sabino Ardito, las cosas parecían un poco más tranquilas. Con un decreto del 19 de octubre, la Congregación para la Orden dejó en claro que todavía estaba decidida a romper la Orden joven y su carisma. ¿El gran defecto? Ser una Orden que redescubría el Rito Tradicional y hacerlo suyo, eso no debe existir. De esta manera la Tradición, que se tolera para bien o para mal, rompería su cerco marginal de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei y afectaría el corazón de la Iglesia. Los círculos influyentes de la Iglesia estuvieron de acuerdo en que eso no se podía tolerar. Con la dimisión de Benedicto XVI, el camino estaba libre para actuar contra la Orden.

En 2014, el arzobispo curial Carballo, franciscano, indicó en una reunión de los superiores religiosos de Cataluña que “Roma estaba preocupada por las desviaciones preconciliares”. Porque, según el secretario de la Congregación Religiosa, “la fidelidad ‘al concilio’ es no negociable para las Órdenes”.

El papa Francisco había hecho entender extraoficialmente en varias ocasiones que solo veía “ideólogos” en los tradicionalistas y que era solo “una moda” el Rito Tradicional. Los críticos acusan al papa gobernante de no jugar limpio. Nunca expresó oficialmente sus críticas, pero al mismo tiempo, en el caso de los Franciscanos de la Inmaculada, se tomaron medidas oficiales contra la Tradición y el Rito Tradicional. Además, al aprobar este procedimiento y sus declaraciones extraoficiales a representantes de la Orden y obispos, lesionó la Tradición y el Rito Tradicional. De manera informal le había hecho saber a la iglesia mundial que "el papa" en realidad no quería la Tradición y el Rito Tradicional.


Cuando la congregación religiosa mira para otro lado

Están sucediendo muchas cosas en el sistema religioso católico, pero la Congregación Romana para las Órdenes Religiosas está haciendo la vista gorda. Partes de la dirección de la Orden de los Camilianos han falsificado controles financieros falsos para manipular las elecciones para la dirección de la Orden. Los miembros de la dirección general de los Carmelitas Descalzos frecuentaban la escena de estafadores y traficantes de drogas en Roma. Por no hablar de los salesianos holandeses, para quienes supuestamente era "normal" violar a niñas de doce años. Pero ninguna de estas órdenes religiosas, que son valiosas en sí mismas, fue puesta bajo administración temporal. Y mucho menos una Orden cuyos representantes "ideológicamente", para ceñirse a las expresiones del papa Francisco, son progresistas, sí, las aguas modernistas se han "ido a la deriva" y niegan casi todo lo que enseña la Iglesia Católica. Incluso la Orden de los jesuitas no necesita tomarse como ejemplo. Los ejemplos en las distintas Órdenes son innumerables. Basta con abrir cualquier periódico en cualquier idioma para encontrar rápidamente lo que se está buscando.

La acusación de "ideología" es unilateral e indica una "ceguera ideológica" de la persona que hace la acusación. Los Franciscanos de la Inmaculada no fueron culpables de delitos sexuales contra el voto de castidad y ciertamente no fueron acusados de abuso sexual, no incurrieron en mala gestión financiera ni trataron de encubrirla mediante acciones criminales. Su "defecto" consistía en sostener inconsciente e inconscientemente un espejo ante las otras Órdenes. Como es bien sabido, casi nadie puede soportarlo.


Comisionada Pontificia Noris Calzavara

En mayo de 2014, la Congregación de la Orden nombró una Visitadora Apostólica para la rama femenina de la Orden de las Franciscanas de la Inmaculada. La Hermana Fernanda Barbiero fue la encargada de verificar el pedido con el personal. La dirección del empuje sugirió pocas cosas buenas. Una Orden estricta, que toma en serio la vida religiosa y la Doctrina Católica, fue revisada por mujeres que provenían del medio cultural de los teólogos ‘de género’.

La buena noticia después de un año de visitas: no hay nada en contra de la Orden de mujeres jóvenes de las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada.

La mala noticia: seguirá estando bajo administración temporal.


¿El reproche? "Riquezas ‘del concilio’ no asimiladas suficientemente"

Porque, “después de precisas visitas apostólicas”, dice en el decreto de la congregación religiosa, se había llegado a la conclusión de que las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada “no lograron absorber adecuadamente las riquezas de la ‘doctrina del Concilio’ y asimilar y aplicar el posterior ‘magisterio papal’ en su vida consagrada en el contexto de su vida y misión apostólica”.

Esto también refuta el artículo del Corriere della Sera del 4 de noviembre de 2015, que pretendía justificar las últimas medidas de la congregación de la orden contra la Orden de las Franciscanas de la Inmaculada con lamentables alegatos de rumores. Accionismo mediático sucio, que forma una especie de mala música que acompaña las serias intervenciones de Roma en la Orden joven.

¿La moraleja de la historia? El nuevo mensaje de Roma a las Órdenes parece ser: no importa si está fornicando, mintiendo, robando, engañando, negando verdades de Fe y Dogmas, perturbando el orden de la Iglesia y promoviendo el abuso litúrgico, lo principal es que el Concilio Vaticano II y los 'logros' del posconcilio no se tocan.



domingo, 1 de noviembre de 2015

FRANCISCO A SCALFARI: “TODOS LOS DIVORCIADOS QUE LO PIDAN SERÁN ADMITIDOS [A LA COMUNIÓN]”

¿Hay alguna duda de cómo ve esto Francisco, que ha defendido esta noción desde el primer momento? ¿Hay alguna duda de que esto estará (con alguna variación, algún lenguaje farisaico) en la exhortación postsinodal?


Consulte el final de esta publicación para obtener una actualización importante.

El siguiente informe proviene del blog Rorate Caeli, semitradicionalista pero confiable:


[COMENZAR EXTRACTO]

Sí, se lo dijo por teléfono a su periodista favorito, el editor italiano Eugenio Scalfari de La Repubblica (el diario favorito del papa), en una conversación el 28 de octubre, revelada por este último en un editorial publicado este domingo.

No hay razón para dudar de su exactitud. Ya pasó el momento de dudar de la exactitud de las citas de Scalfari. No ahora, que las entrevistas papales a Scalfari han sido publicadas en el sitio web del Vaticano, ocasionalmente como la propia editorial del Vaticano.

Era una cita directa de Scalfari, mientras el papa explicaba a su querido amigo ateo lo que había decidido el Sínodo (de hecho, como respuesta a otro editorial sobre el Sínodo que Scalfari había publicado en La Repubblica).

La cita es la siguiente:

En la misma conversación telefónica del pasado miércoles, se declaró muy interesado en el artículo que le había dedicado dos domingos antes. Me preguntó qué pensaba de las conclusiones del Sínodo sobre la familia. Respondí —como ya había escrito— que el compromiso al que había llegado el Sínodo no parecía tener en cuenta los cambios que se habían producido en la familia en los últimos cincuenta años, y por lo tanto, apuntar hacia la recuperación de la familia tradicional era un objetivo completamente impensable. Añadí que la Iglesia abierta querida por él se encuentra ante una familia abierta tanto en su bondad como en su maldad, y que es esto lo que la Iglesia encuentra ante ella.

“Es cierto  respondió el papa Francisco , es una verdad y por eso la familia que es la base de cualquier sociedad cambia continuamente, como todo lo que nos rodea cambia. No hay que pensar que la familia ya no existe, existirá siempre, porque la nuestra es una especie social, y la familia es la viga de sostén de la sociabilidad, pero no se puede evitar que la familia actual, abierta como dices, contiene algunos aspectos positivos y otros negativos… La diversa opinión de los obispos forma parte de esta modernidad de la Iglesia y de las diversas sociedades en las que actuó, pero el fin es el mismo, y en lo que se refiere a la admisión de los divorciados a los Sacramentos, confirma que este principio ha sido aceptado por el Sínodo. Este es el resultado final, las valoraciones de hecho se encomiendan a los confesores,  pero al final de caminos más rápidos o más lentos, todos los divorciados que lo pidan serán admitidos”. [Traducción de Rorate, énfasis agregado por Rorate]

Sinceramente, amigos, ¿hay alguna duda de cómo ve esto Francisco, que ha defendido esta noción desde el primer momento? ¿Hay alguna duda de que esto estará (con alguna variación, algún lenguaje farisaico) en la exhortación postsinodal? ¿Ahora que?…

_________

(Editorial, La Repubblica, 1 de noviembre de 2015, p. 27 – PDF – 2da página aquí)
(Fuente: La Repubblica – sugerencia, imagen, proveedor de pdf: Secretum meum mihi blog)


[FIN DEL EXTRACTO]


Fuente: Bombshell: “Pope to His Favorite Journalist: ‘All the Divorced who ask will be admitted [to Communion]’”
(Bombshell: Papa a su periodista favorito: 'Todos los divorciados que lo soliciten serán admitidos [a la Comunión]'”), Rorate Caeli, 1 de noviembre de 2015


ACTUALIZACIÓN 2-NOV-2015 10:42 UTC

Mientras tanto, como era de esperar, el portavoz de prensa del Vaticano “Fr. Federico Lombardi, SJ, calificó el relato de Scalfari en La Repubblica como "de ninguna manera confiable" y dice que "no puede considerarse como el pensamiento del Papa". Y aunque los neocatólicos usarán esto para descartar el informe, el simple hecho es, como ha señalado Rorate Caeli, que Francisco continuamente concede entrevistas a Scalfari, que aprueba su publicación, que él mismo es un ávido lector de La Repubblica y que algunos de los relatos de las entrevistas de Scalfari incluso llegaron al sitio web del Vaticano. Solo un tonto afirmaría que Francisco no aprueba lo que nos cuenta Scalfari.


Novus Ordo Watch


viernes, 16 de octubre de 2015

ARZOBISPO CUPICH: LA CONCIENCIA DECIDE QUIÉN PUEDE RECIBIR LA COMUNIÓN


En declaraciones a los periodistas en el Vaticano, el padre sinodal de los Estados Unidos pareció indicar su apoyo a la recepción de la Comunión para parejas homosexuales.

Por Edward Pentin

CIUDAD DEL VATICANO - El Arzobispo Blase Cupich de Chicago, el delegado papal que participa en el sínodo sobre la familia, dijo que cuando se trata de dar la Santa Comunión a los divorciados casados ​​de nuevo, "la gente debe tomar una decisión con buena conciencia" y que el trabajo de la Iglesia es "ayudarles a avanzar y respetar eso".

"La conciencia es inviolable", dijo el arzobispo a los periodistas en el Vaticano, "y debemos respetar eso al tomar decisiones, y siempre lo he hecho".

Cuando se le preguntó si él también acompañaría a las parejas homosexuales a recibir los sacramentos de acuerdo con sus conciencias, el Arzobispo Cupich respondió: “Los gays también son seres humanos; tienen conciencia y mi papel como pastor es ayudarlos a discernir cuál es la voluntad de Dios al observar la enseñanza moral objetiva de la Iglesia".

Pero agregó que, "al mismo tiempo", su papel como pastor es ayudarlos "a través de un período de discernimiento, a comprender a qué los está llamando Dios en ese momento, por lo que es para todos".

"Tenemos que asegurarnos de no encasillar a un grupo como si no fueran parte de la familia humana, como si hubiera un conjunto diferente de reglas para ellos", dijo. "Eso sería un gran error."

En ambas cuestiones polémicas, la sagrada Comunión para los divorciados y los que se volvieron a casar y para las personas que tienen uniones entre personas del mismo sexo, el arzobispo parecía poner esencialmente la importancia de la conciencia por encima de las enseñanzas de la Iglesia.

La Iglesia enseña que la conciencia debe ser "informada y el juicio moral debe ser iluminado", un proceso que a menudo toma toda una vida. Pero el Catecismo de la Iglesia Católica (1801) también establece que la conciencia "puede permanecer en la ignorancia o hacer juicios erróneos. Tal ignorancia y los errores no siempre están libres de culpa".

"La palabra de Dios es una luz para nuestro camino", continúa el Catecismo. “Debemos asimilarlo en la fe y en la oración y ponerlo en práctica. Así se forma la conciencia moral".


La propuesta de Kasper


Cuando se le preguntó acerca de la propuesta del cardenal Kasper de admitir a los divorciados que se habían vuelto a casar en la Santa Comunión, el arzobispo Cupich instó a los presentes a leer todo el discurso del cardenal en 2014, en el que plantea la propuesta al final, para que pueda ver "el desarrollo de cómo se encuentra ahí."

El prelado de Chicago notó que dio el texto del discurso del cardenal Kasper, que abrió las deliberaciones del sínodo y más tarde se convirtió en un libro llamado el Evangelio de la familia, para todos sus sacerdotes.

"Deberíamos buscar formas en que las personas no solo estén acompañadas, sino que estén integradas y reconciliadas", dijo el Arzobispo Cupich, y agregó que estaba "abierto a mirar todas" las propuestas porque "mucha gente se siente estancada, y tenemos que buscar las maneras en que vamos a llegar a ellos".

Dijo que "realmente le gustaron" los dos motu proprios del papa Francisco sobre la reforma de la anulación anunciados en septiembre, que serán "enormemente útiles para nosotros".

"Tenemos que creer en la misericordia y la gracia de Dios para desencadenar la conversión, y no al revés: que solo vas a obtener la misericordia si tienes una conversión", dijo. “La economía de la salvación no funciona de esa manera. Cristo recibe a las personas; debido a esa misericordia, la conversión ocurre”. Dijo que esto se muestra “muchas, muchas veces en las Escrituras” y que vale la pena verlo.

También durante la reunión de prensa, el prelado de Chicago dijo que la "mayor contribución" que los obispos pueden hacer a las familias es ayudar a la Iglesia a "actuar y hablar como las familias quieren actuar y hablar". Agregó: "Quiero asegurarme de que toda la amplitud de lo que enseña la Iglesia se aplica cuando abordamos estas situaciones tan delicadas".

Dijo que no estaba de acuerdo con la caracterización del sínodo dividido entre "Iglesia y anti-Iglesia", una frase acuñada por el Papa San Juan Pablo II.

Pero señaló que los padres sinodales alemanes “tienen algunas voces muy importantes que están bien educadas, y eso lo llevan a la mesa. Escucho lo que tienen que decir, y soy muy respetuoso. Tienen una gran tradición teológica”, dijo.

Cuando se le preguntó qué pensaba sobre la presencia del cardenal Godfried Danneels como delegado papal en el sínodo, a pesar de las acusaciones en su contra de que había encubierto un caso de abuso sexual y otras transgresiones graves, el arzobispo Cupich dijo: "No sé nada de eso, sobre cómo fue elegido o cualquier cosa que hayas mencionado sobre su pasado. No sé nada de eso".

Sobre el tema del lenguaje, dijo que es "importante tener principios generales, categorías, palabras de nuestra Tradición, etc.". Pero agregó que si uno realmente quiere involucrar a las personas, "tiene que reconocer que conocemos su vida" en la forma en que hablamos. "Como ejemplo, 'indisolubilidad' es una palabra que significa diferentes cosas para diferentes culturas". "La indisolubilidad es "un término demasiado jurídico" para describir la riqueza y complejidad de lo que significa el matrimonio para las personas en nuestra cultura", dijo.

Cuando se le preguntó si sentía que los grupos homosexuales debían haber sido invitados al sínodo, dijo que incluyó su voz "como parte de mi consulta y los incluyó mi informe", pero agregó que el sínodo "podría beneficiarse con las voces reales de las personas que se sienten marginadas, en lugar de filtrarse a través de representantes de los obispos ".

Al transferir la autoridad de toma de decisiones a los obispos, se opuso a la idea de crear “iglesias nacionales”, pero todavía le gustaría “pensar un poco más” sobre cómo funcionaría tal desarrollo. "Debería estar en conformidad con la Iglesia universal, pero dar una autonomía respetuosa al obispo diocesano", dijo.

En general, predijo que el sínodo no iba a producir "respuestas claras", pero dijo que ha estado viendo una "transformación real en el aula". "Las personas se escuchan entre sí, llegando a un sentido en el que sus propios puntos de vista están cambiando".

Dijo que sus propias opiniones habían cambiado. "He escuchado al otro lado y realmente me he tomado en serio lo que ha dicho la gente en todos los ámbitos", dijo, y agregó que un padre sinodal dijo que se sentía como uno de los tres reyes que visitaron a Jesús.

Como ellos, dijo, el padre sinodal comentó que "iba a regresar de una manera diferente".


Edward Pentin es el corresponsal del Registro en Roma.

National Catholic Register


BLASE CUPICH, SACERDOTE DE JUDAS



No pasa un día sin que salga algún obispo a revelar lo que realmente piensa. En una historia innovadora, LifeSiteNews ha entrevistado a Blase Cupich, Arzobispo de Chicago, quien revela su creencia herética en la primacía de la conciencia sobre la doctrina y la fe y su voluntad de causar sacrilegio a la Sagrada Eucaristía

Las palabras de Blase Cupich son heréticas. En un tiempo anterior, un Papa ya lo habría sancionado. Sin embargo, fue este Papa quien lo promovió a la sede de Chicago y lo invitó como participante en el Sínodo. ¿Cómo se atreve a incluir a los "ancianos" en la misma oración que los sodomitas y las lesbianas? 

En sus propias palabras:

El arzobispo Blase Cupich de Chicago, que participa en el Sínodo de la Familia a invitación personal del Papa Francisco, dijo en una rueda de prensa en la oficina del Vaticano que "la conciencia es inviolable" y que cree que "las parejas divorciadas y vueltas a casar podrían recibir los sacramentos, si han llegado a una decisión de hacerlo con buena conciencia". 

El razonamiento teológico que indicó en respuesta a una pregunta complementaria, también se aplicaría a las parejas homosexuales. "En Chicago visito regularmente a personas que se sienten marginadas: ancianos, divorciados y casados, homosexuales y lesbianas y también parejas. Creo que realmente necesitamos saber cómo es su vida si vamos a acompañarlos", dijo. 

Cuando se le pidió que diera un ejemplo concreto de cómo él "acompañaría" a los divorciados y y vueltos a casar en su deseo de recibir los sacramentos, Cupich respondió: "Si la gente toma una decisión con buena conciencia, nuestro trabajo es ayudarlos a avanzar y respetar esa decisión. La conciencia es inviolable y debemos respetar eso cuando toman decisiones, yo siempre lo he hecho". 

Cuando LifeSiteNews le preguntó si la noción de "acompañar" a las personas a los sacramentos también se aplicaba a parejas homosexuales que en la Iglesia desean recibir la Comunión, Cupich indicó una respuesta afirmativa. "Creo que las personas homosexuales también son seres humanos y tienen conciencia. Y mi papel como pastor es ayudarlos a discernir cuál es la voluntad de Dios observando las enseñanzas morales objetivas de la Iglesia y, al mismo tiempo, ayudándoles a través de un período de discernimiento a comprender que Dios los está llamando hasta en ese punto", dijo. "Creo que tenemos que asegurarnos de no encasillar a un grupo como si no fuera parte de la familia humana, como si hubiera un conjunto diferente de reglas para ellos. Eso sería un gran error."


Blase Cupich es una vergüenza para el sacerdocio y la Iglesia. Según su lógica, mientras un asesino, un violador o un productor de pornografía infantil o un ladrón lo haga con buena conciencia, entonces la Eucaristía es suya.

Hay un conjunto de reglas para la Sagrada Comunión. Confesión, penitencia y propósito firme de la enmienda

¿Adónde quiere este hombre acompañarlos?
¿Al camino hacia el infierno? 
Todos sabemos que son seres humanos y no necesitan ser sermoneados por este obispo apóstata. 
Que se vayan todos estos Sacerdotes de Judas, uno por uno. 
Dejemos que todos salgan a la luz para que podamos verlos y ver sus rostros y sus mentes malvadas y deformadas y sus corazones conformados a una herejía modernista y no de Cristo. 
¿Blase Cupich es homosexual? 
¿Está siendo chantajeado? 
¿Qué hay en su armario? 
El Sínodo es una farsa y el Papa Francisco es responsable. 


Traducción Cris Yozía