viernes, 14 de enero de 2000

ENCÍCLICA MORTALIUM ANIMOS (6 DE ENERO DE 1928)



MORTALIUM ANIMOS

ENCÍCLICA DEL PAPA PÍO XI 
SOBRE LA UNIDAD RELIGIOSA 
A NUESTROS VENERABLES QUE RESPONDE A LAS PATRIOTAS, PRIMADOS, ARZOBISPOS, OBISPOS Y OTROS ORDINARIOS LOCALES 
EN PAZ Y COMUNIÓN CON LA VISTA APOSTÓLICA.


Hermanos venerables, salud y bendición apostólica.

Nunca en el pasado hemos visto, como vemos en estos tiempos nuestros, las mentes de los hombres tan ocupadas por el deseo de fortalecer y extender al bienestar común de la sociedad humana, esa relación fraterna que nos une, y que es consecuencia de nuestro origen y naturaleza comunes. Porque dado que las naciones aún no disfrutan plenamente de los frutos de la paz, más bien los viejos y nuevos desacuerdos en diversos lugares se convierten en sedición y conflicto cívico y, por otro lado, muchas disputas que conciernen a la tranquilidad y prosperidad de las naciones no pueden ser resueltas sin la concurrencia y ayuda activa de quienes gobiernan a los Estados y promueven sus intereses. Es fácil de entender, y más aún porque nadie discute ahora la unidad de la raza humana, por eso muchos desean que las diversas naciones, inspiradas por este universal parentesco, cada día deben estar más unidas entre sí.

2. Un objeto similar está dirigido por algunos, en aquellos asuntos que conciernen a la Nueva Ley promulgada por Cristo nuestro Señor. Porque dado que están seguros de que los hombres desprovistos de todo sentido religioso rara vez se encuentran, parecen haber fundado en esa creencia la esperanza de que las naciones, aunque difieren entre sí en ciertos asuntos religiosos, sin mucha dificultad vendrán a acordar como hermanos en profesar ciertas doctrinas, que forman como una base común de la vida espiritual. Por esta razón, estas personas organizan con frecuencia convenciones y reuniones en las que hay un gran número de oyentes presentes y en las que todos, sin distinción, están invitados a participar en la discusión, tanto infieles de todo tipo, como cristianos, incluso aquellos que desgraciadamente se han alejado de Cristo o que con obstinación y pertinencia niegan su naturaleza y misión divinas. Ciertamente, tales intentos pueden ser aprobados por católicos, fundados como están en esa falsa opinión que considera que todas las religiones son más o menos buenas y loables, ya que todas ellas de diferentes maneras manifiestan y significan ese sentido que es innato en todos nosotros, y por el cual somos conducidos a Dios y al reconocimiento obediente de Su gobierno. No solo los que sostienen esta opinión por error y engañan, sino que, al distorsionar la idea de la verdadera religión, la rechazan, y poco a poco se desvían al naturalismo y al ateísmo, como se le llama; de lo que se desprende claramente que quien apoya a quienes sostienen estas teorías e intenta realizarlas, abandonan por completo la religión divinamente revelada.

3. Pero algunos se engañan más fácilmente por la apariencia externa de bien cuando existe la cuestión de fomentar la unidad entre todos los cristianos.

4. ¿No es correcto -a menudo se repite, de hecho, incluso en consonancia con el deber- que todos los que invocan el nombre de Cristo deben abstenerse de los reproches mutuos y, por fin, estar unidos en la caridad mutua? ¿Quién se atrevería a decir que ama a Cristo, a menos que trabaje con todas sus fuerzas para llevar a cabo los deseos de Él, que le pidió a su Padre que sus discípulos pudieran ser "uno"? [1] Y no hicieron lo mismo los discípulos de Cristo que debían distinguirse de los demás por esta característica, es decir, que se amaron unos a otros: "Por esto todos los hombres sabrán que ustedes son mis discípulos, si se aman unos a otros"? [2] Todos los cristianos, agregan , debe ser como "uno": porque entonces serían mucho más poderosos para expulsar a la plaga de la irreligión, que como una serpiente cada día se arrastra más y se extiende más ampliamente, y se prepara para robarle al Evangelio su fuerza. Estas y otras cosas de la clase de hombres que se conocen como pan-cristianos se repiten y amplifican continuamente; y estos hombres, lejos de ser bastante pocos y dispersos, han aumentado a las dimensiones de toda una clase y se han agrupado en sociedades muy extendidas, la mayoría de las cuales están dirigidas por no católicos, aunque están imbuidos de diversas doctrinas relacionadas con las cosas de la fe. Este compromiso se promueve tan activamente en muchos lugares para ganarse la adhesión de varios ciudadanos, e incluso toma posesión de las mentes de muchos católicos y los seduce con la esperanza de lograr una unión que sea agradable a los deseos de la Santa Madre Iglesia, que de hecho no tiene nada más en su corazón que recordar a sus hijos errados y llevarlos de vuelta a su seno. Pero, en realidad, debajo de estas palabras atractivas y mentirosas, se esconde un grave error, por el cual los cimientos de la fe católica se destruyen por completo.

5. Amonestados, por lo tanto, por la conciencia de nuestro oficio apostólico de que no debemos permitir que el rebaño del Señor sea engañado por peligrosas falacias, invocamos, venerados hermanos, su celo por evitar este mal; Porque confiamos en que, con los escritos y las palabras de cada uno de ustedes, la gente podrá conocer y comprender más fácilmente los principios y argumentos que estamos a punto de exponer, y de los cuales los católicos aprenderán cómo deben pensar y actuar. Cuando se trata de aquellas empresas que tienen por finalidad poner fin a la unión en un cuerpo, cualquiera sea la manera, de todos los que se llaman a sí mismos, cristianos.

6. Fuimos creados por Dios, el Creador del universo, para que podamos conocerlo y servirle. Nuestro Autor, por lo tanto, tiene perfecto derecho a nuestro servicio. De hecho, Dios podría haber prescrito para el gobierno del hombre solo la ley natural, que, en su creación, imprimió en su alma, y ​​ha regulado el progreso de esa misma ley por medio de su providencia ordinaria; pero prefirió imponer preceptos, que debíamos obedecer, y en el transcurso del tiempo, es decir, desde los inicios de la raza humana hasta la venida y la predicación de Jesucristo, Él mismo enseñó al hombre los deberes que una criatura racional debe cumplir. su Creador: "Dios, que en diversos momentos y de maneras diversas, habló en tiempos pasados ​​a los padres por los profetas, por último, en estos días, nos ha hablado por su Hijo". [3] De lo que sigue que no puede haber una verdadera religión que no sea la que se basa en la palabra revelada de Dios: revelación que, comenzada desde el principio y continuada bajo la Antigua Ley, Cristo Jesús mismo bajo la Nueva Ley perfeccionada. Ahora, si Dios ha hablado (y es históricamente cierto que realmente ha hablado), todos deben ver que es deber del hombre creer absolutamente en la revelación de Dios y obedecer implícitamente sus mandatos; para que pudiéramos hacer ambas cosas correctamente, para la gloria de Dios y nuestra propia salvación, el Hijo Unigénito de Dios fundó Su Iglesia en la tierra. Además, creemos que aquellos que se llaman a sí mismos cristianos no pueden hacer otra cosa que creer que esa Iglesia fue establecida por Cristo; pero si se le pregunta qué tipo de naturaleza según la voluntad de su Autor debe ser, entonces no todos están de acuerdo. Un buen número de ellos, por ejemplo, niegan que la Iglesia de Cristo debe ser visible y aparente, al menos hasta tal punto que aparezca como un cuerpo de fieles, de acuerdo con la misma doctrina bajo una autoridad de enseñanza y gobierno; pero, por el contrario, entienden a una Iglesia visible como nada más que una Federación, compuesta por varias comunidades de cristianos, aunque se adhieran a doctrinas diferentes, que incluso pueden ser incompatibles entre sí. En cambio, Cristo nuestro Señor instituyó a su Iglesia como una sociedad perfecta, externa a su naturaleza y perceptible a los sentidos, que debería continuar en el futuro la obra de la salvación de la raza humana, bajo el liderazgo de una cabeza, [4] con una autoridad que enseña de boca en boca, [5] y por el ministerio de los sacramentos, las fuentes de la gracia celestial; [6] por lo que Él atestiguó por comparación la similitud de la Iglesia con un reino, [7] con una casa, [8] con un redil, [9] y con un rebaño [10]. Esta Iglesia, después de haber sido instituida tan maravillosamente, no pudo, por la muerte de su Fundador y de los Apóstoles que fueron los pioneros en propagarla, extinguirse por completo y dejar de serlo, ya que se le dio el mandamiento de dirigir a todos los hombres, sin distinción de tiempo o lugar, a la salvación eterna: "Por lo tanto, vayan y enseñen a todas las naciones". [11] En esta continua tarea, faltará algún elemento de fortaleza y eficiencia a la Iglesia, cuando Cristo, Él mismo, está perpetuamente presente a él, de acuerdo con su solemne promesa: "He aquí, estoy contigo todos los días, incluso para la consumación del mundo" [12]. De ello se deduce que la Iglesia de Cristo no solo existe hoy y siempre, pero también es exactamente lo mismo que en la época de los Apóstoles, a menos que tuviéramos que decir, lo que Dios prohíbe, o que Cristo nuestro Señor no pudo cumplir su propósito, o que cometió un error al afirmar que las puertas del infierno nunca prevalecerán contra él. [13]

7. Y aquí parece oportuno exponer y refutar una cierta opinión falsa, de la cual depende toda esta pregunta, así como el complejo movimiento por el cual los no católicos buscan lograr la unión de las iglesias cristianas. Los autores que favorecen este punto de vista están acostumbrados, casi sin número, a presentar estas palabras de Cristo: "Para que todos sean uno ... Y habrá un rebaño y un pastor", [14] con esta significación. sin embargo: ese Cristo Jesús se limitó a expresar un deseo y una oración, que todavía carece de su cumplimiento. Porque son de la opinión de que la unidad de la fe y el gobierno, que es una nota de la única Iglesia verdadera de Cristo, casi no existe hasta nuestros días, y no existe hoy en día. Consideran que esta unidad puede realmente desearse y que incluso puede alcanzarse un día a través de la instrumentalidad de las voluntades dirigidas hacia un fin común, pero mientras tanto solo puede considerarse como un mero ideal. Añaden que la Iglesia en sí misma, o en su naturaleza, está dividida en secciones; es decir, que está formada por varias iglesias o comunidades distintas, que aún permanecen separadas, y aunque tienen ciertos artículos de doctrina en común, discrepan, sin embargo, con respecto al resto; que todos estos gocen de los mismos derechos; y que la Iglesia era una y única desde, como máximo, la era apostólica hasta los primeros concilios ecuménicos. Las controversias, por lo tanto, dicen, y las diferencias de opinión de larga data que se mantienen hasta el día de hoy, entre los miembros de la familia cristiana, deben dejarse de lado por completo, y de las doctrinas restantes una forma común de fe elaborada y propuesta para la creencia en general. La profesión de la cual todos no solo deben saber, sino sentir que son hermanos. Las múltiples iglesias o comunidades, si se unen en algún tipo de federación universal, estarían en posición de oponerse fuertemente y con éxito al progreso de la irreligión. Esto, Venerables Hermanos, es lo que comúnmente se dice. Hay algunos, de hecho, que reconocen y afirman que el protestantismo, como lo llaman, ha rechazado, con una gran falta de consideración, ciertos artículos de fe y algunas ceremonias externas, que son, de hecho, agradables y útiles, y que la iglesia romana aún conserva. Sin embargo, pronto continúan diciendo que la Iglesia también se equivocó y corrompió la religión original al agregar y proponer para la creencia ciertas doctrinas que no solo son ajenas al Evangelio, sino que incluso le repugnan. Entre los principales de ellos figuran los que se refieren a la primacía de la jurisdicción, que fue otorgada a Pedro y a sus sucesores en la Sede de Roma. De hecho, hay algunos, aunque pocos, que otorgan al Romano Pontífice una primacía de honor o incluso cierta jurisdicción o poder, pero esto, sin embargo, consideran que no se deriva de la ley divina sino del consentimiento de los fieles. Otros, incluso, van tan lejos como para desear que el mismo Pontífice presida, por así decirlo, sus asambleas. Pero, de todos modos, aunque se pueden encontrar muchos no católicos que predican en voz alta la comunión fraterna en Cristo Jesús, sin embargo, no encontrarán a nadie a quien se le ocurra someterse y obedecer al Vicario de Jesucristo en su capacidad de maestro o como un gobernador. Mientras tanto, afirman que estarían dispuestos a tratar con la Iglesia de Roma, pero en igualdad de condiciones, es lo mismo que a un igual, como incluso si pudieran actuar. No parecen estar abiertos a la duda de que cualquier pacto en el que pudieran entrar no los obligaría a abandonar aquellas opiniones que siguen siendo la razón por la que se equivocan y se apartan del único pliegue de Cristo.

8. Así las cosas, está claro que la Sede apostólica no puede, en ningún caso, participar en sus asambleas, ni tampoco es legal para los católicos apoyar o trabajar para tales empresas; porque si lo hacen, darán cara a un falso cristianismo, bastante ajeno a la única Iglesia de Cristo. ¿Deberíamos sufrir, lo que de hecho sería injusto, y la verdad divinamente revelada, ser objeto de compromiso? Porque aquí la cuestión es defender la verdad revelada. Jesucristo envió a sus apóstoles a todo el mundo para que pudieran impregnar a todas las naciones con la fe del Evangelio y, para que no se equivoquen, quiso que el Espíritu Santo los enseñara: [15] ¿esta doctrina de los apóstoles se desvaneció completamente, o algunas veces fue ocultada en la Iglesia, cuyo gobernante y defensa es Dios mismo? Si nuestro Redentor dijo claramente que Su Evangelio debía continuar no solo durante los tiempos de los Apóstoles, sino también hasta las edades futuras, ¿es posible que el objeto de la fe se vuelva tan oscuro e incierto en el proceso del tiempo? ¿Es necesario hoy en día tolerar opiniones que son incluso incompatibles unas con otras? Si esto fuera cierto, deberíamos tener que confesar que la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles, y la permanencia perpetua del mismo Espíritu en la Iglesia, y la predicación misma de Jesucristo, hace varios siglos, han perdido toda su eficacia, sería una blasfemia. Pero el Hijo Unigénito de Dios, cuando ordenó a Sus representantes que enseñaran a todas las naciones, obligó a todos los hombres a dar crédito a lo que les fue dado a conocer por "testigos pre-ordenados por Dios", [16] y también confirmó Su mandato con esta sanción: "El que cree y es bautizado, será salvo; pero el que no cree, será condenado". [17] Estos dos mandamientos de Cristo, que deben cumplirse, uno para enseñar y el otro para creer, ni siquiera se pueden entender, a menos que la Iglesia proponga una enseñanza completa y de fácil comprensión, y sea inmune cuando, por lo tanto, enseña sobre todo peligro de error. En este asunto, aquellos que se desvían del camino correcto, quienes piensan que el depósito de la verdad es un problema tan laborioso y, con tanto tiempo de estudio y discusión, que la vida de un hombre difícilmente sería suficiente para encontrarlo y tomar posesión de él; como si el Dios más misericordioso hubiera hablado a través de los profetas y de su Hijo unigénito simplemente para que unos pocos aprendieran lo que Él había revelado a través de ellos, y no que pudiera inculcar una doctrina de fe y una moral, por la cual el hombre debe ser guiado a lo largo de su vida.

9.
Estos pan-cristianos que pretenden unir a las iglesias parecen, de hecho, perseguir las ideas más nobles para promover la caridad entre todos los cristianos: sin embargo, ¿cómo sucede que esta caridad tiende a dañar la fe? Todo el mundo sabe que el mismo Juan, el apóstol del amor, que parece revelar en su Evangelio los secretos del Sagrado Corazón de Jesús, y que nunca dejó de impresionar en los recuerdos de sus seguidores el nuevo mandamiento "Ámense unos a otros", dijo que cualquier relación con aquellos que profesan una versión mutilada y corrupta de la enseñanza de Cristo, 
es prohibida: "Si alguien viene a ti y no te trae esta doctrina, no lo recibas en la casa ni le digas: Bienvenido!". [18] Por esa razón, como la caridad se basa en una fe completa y sincera, los discípulos de Cristo deben estar unidos principalmente por el vínculo de una fe. Entonces, ¿quién puede concebir una Federación Cristiana, cuyos miembros conserven cada uno sus propias opiniones y juicios privados, incluso en asuntos que conciernen al objeto de la fe, aunque sean repugnantes a las opiniones del resto? Y de qué manera, Preguntamos, ¿pueden los hombres que siguen opiniones contrarias, pertenecer a la misma Federación de fieles? Por ejemplo, aquellos que afirman y quienes niegan que la Tradición sagrada es una verdadera fuente de la Revelación divina; aquellos que sostienen que se ha constituido divinamente una jerarquía eclesiástica, formada por obispos, sacerdotes y ministros, y quienes afirman que se ha incorporado poco a poco de acuerdo con las condiciones de la época; aquellos que adoran a Cristo realmente presente en la Santísima Eucaristía a través de esa maravillosa conversión del pan y el vino, que se llama transubstanciación, y aquellos que afirman que Cristo está presente solo por fe o por la significación y virtud del Sacramento; aquellos que en la Eucaristía reconocen la naturaleza tanto de un sacramento como de un sacrificio, y aquellos que dicen que no es más que el memorial o conmemoración de la Cena del Señor; aquellos que creen que es bueno y útil invocar por oración a los santos que reinan con Cristo, especialmente a María, la Madre de Dios, y venerar sus imágenes, y aquellos que instan a que no se haga uso de esa veneración, porque es contrario al honor que se le debe a Jesucristo, "el único mediador de Dios y los hombres". [19] ¿Cómo una variedad tan grande de opiniones puede aclarar el camino para efectuar la unidad de la Iglesia? No lo sabemos; esa unidad solo puede surgir de una autoridad de enseñanza, una ley de creencia y una fe de cristianos. Pero sí sabemos que a partir de esto es un paso fácil hacia el abandono de la religión o el indiferencia y hacia el modernismo, como lo llaman. Aquellos que están infelizmente infectados con estos errores sostienen que la verdad dogmática no es absoluta sino relativa, es decir, está de acuerdo con las diferentes necesidades de tiempo y lugar y con las diversas tendencias de la mente, ya que no está contenida en la revelación inmutable, pero es capaz de acomodarse a la vida humana. Además de esto, en relación con las cosas que deben ser creídas, no es lícito utilizar esa distinción que algunos han considerado oportuno introducir entre los artículos de fe que son fundamentales y los que no lo son, como dicen, como si los primeros deben ser aceptados por todos, mientras que este último puede dejarse al libre consentimiento de los fieles: porque la virtud sobrenatural de la fe tiene una causa formal, es decir, la autoridad de Dios que revela, y esto no tiene tal distinción. Por esta razón es que todos los que verdaderamente creen en Cristo, creen en la Concepción de la Madre de Dios sin mancha del pecado original con la misma fe que creen en el misterio de la Trinidad y la Encarnación de nuestro Señor, así como hacen la autoridad de enseñanza infalible del Romano Pontífice, según el sentido en que fue definido por el Concilio Ecuménico del Vaticano. ¿Estas verdades no son igualmente seguras, o no se pueden creer, porque la Iglesia las ha sancionado y definido solemnemente, algunas en una época y otras en otra, incluso en aquellos tiempos inmediatamente anteriores al nuestro? ¿No los ha revelado Dios a todos? Para la autoridad de enseñanza de la Iglesia, que en la sabiduría divina se constituyó en la tierra para que las doctrinas reveladas permanezcan intactas para siempre, y que puedan ser llevadas con facilidad y seguridad al conocimiento de los hombres, y ser ejercidas diariamente a través de el Romano Pontífice y los Obispos que están en comunión con él tienen también la función de definir, cuando lo considere conveniente, cualquier verdad con ritos y decretos solemnes, siempre que sea necesario para oponerse a los errores o los ataques de los herejes, o más claramente y con mayor detalle, para estampar las mentes de los fieles con los artículos de la doctrina sagrada que se han explicado. Pero en el uso de esta extraordinaria autoridad de enseñanza, no se introduce ninguna materia recién inventada, ni se agrega nada nuevo al número de esas verdades que están al menos implícitamente contenidas en el depósito de la Revelación, que se transmiten divinamente a la Iglesia: solo aquellas que se aclaran, lo que quizás aún pueda parecer oscuro para algunos, o lo que algunos han cuestionado anteriormente se declara de fe.

10. Entonces, venerados hermanos, está claro por qué esta Sede apostólica nunca ha permitido que sus súbditos participen en las asambleas de los no católicos: porque la unión de los cristianos solo puede promoverse promoviendo el regreso a la única Iglesia de Cristo de aquellos que están separados de él, porque en el pasado lo han dejado infelizmente. A la única verdadera Iglesia de Cristo, le decimos, que es visible para todos, y que debe permanecer, de acuerdo con la voluntad de su Autor, exactamente igual a como Él la instituyó. Durante el transcurso de los siglos, la Esposa mística de Cristo nunca ha sido contaminada, ni ella puede ser contaminada en el futuro, como lo demuestra Cipriano: "La Novia de Cristo no puede ser falsa: es incorrupta y modesta. Ella sabe que guarda la santidad de la cámara nupcial con castidad y modestia". [20] El mismo santo mártir, con una buena razón, se maravilló enormemente de que cualquiera pudiera creer que "esta unidad en la Iglesia que surge de un fundamento divino, y la cual está unida por los sacramentos celestiales, podría ser desgarrada por la fuerza de voluntades contrarias". [21] Porque desde el cuerpo místico de Cristo, de la misma manera que su cuerpo físico, es uno, [22] compactado y unidos de manera apropiada, [23] es absurdo y fuera de lugar decir que el cuerpo místico está formado por miembros que están desunidos y dispersos en el extranjero. Quien no está unido al cuerpo, no es miembro de él y tampoco está en comunión con el anuncio de Cristo. [24]

11. Además, en esta única Iglesia de Cristo, ningún hombre puede  permanecer sin aceptar, reconocer y obedecer la autoridad y la supremacía de Pedro y sus legítimos sucesores. ¿No obedecieron los antepasados ​​de aquellos que ahora están enredados en los errores de los reformadores al Obispo de Roma, el principal pastor de almas? Desgraciadamente, sus hijos abandonaron el hogar de sus padres, pero no cayeron al suelo y perecerán para siempre, porque fueron apoyado por Dios. Por lo tanto, que regresen a su Padre común, quien, olvidando los insultos que anteriormente se acumularon en la Sede apostólica, los recibirá de la manera más amorosa. Porque si, como lo afirman continuamente, anhelan unirse con nosotros, ¿por qué no se apresuran a entrar en la Iglesia, "la Madre y la amante de todos los fieles de Cristo"? [25] Dejen que escuchen a Lactancio gritando: "La Iglesia católica está sola en mantener la verdadera adoración. Esta es la fuente de la verdad, esta es la casa de la fe, este el templo de Dios: si un hombre no entra aquí, o si alguien sale de ella, es un extraño a la esperanza de la vida y la salvación. Que nadie se engañe con obstinadas discusiones. En este caso, la vida y la salvación están aquí, se perderán y se destruirán por completo, a menos que se tengan en cuenta sus intereses de forma cuidadosa y asidua". [26]

12. Por lo tanto, que los niños separados se acerquen a la Sede Apostólica, establecida en la Ciudad que Pedro y Pablo, los Príncipes de los Apóstoles, consagraron con su sangre; Para eso, repetimos, que es "la raíz y el útero de donde brota la Iglesia de Dios" [27], no con la intención y la esperanza de que "la Iglesia del Dios viviente, el pilar y la base de la verdad" [ 28] dejarán de lado la integridad de la fe y tolerarán sus errores, pero, por el contrario, se someterán a su enseñanza y gobierno. Ojalá fuera Nuestra suerte feliz de hacer lo que muchos de Nuestros predecesores no pudieron, para abrazar con afecto paternal a esos niños, cuya infeliz separación de Nosotros ahora lloramos. Ojalá que Dios nuestro Salvador, "Quien quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad" [29] nos escuche cuando roguemos humildemente que se digne a recordar a todos los que se desvían a la unidad de  la Iglesia. En esta tarea tan importante, pedimos y deseamos que los demás pidan las oraciones de la Beata María Virgen, Madre de la gracia divina, victoriosa sobre todas las herejías y ayuda de los cristianos, para que pueda implorarnos la pronta venida del tan esperado día, cuando todos los hombres oigan la voz de Su divino Hijo, y tengan "cuidado de mantener la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz" [30].

13. Ustedes, venerados hermanos, comprendan lo mucho que esta pregunta está en nuestra mente, y deseamos que nuestros hijos también sepan, no solo a los que pertenecen a la comunidad católica, sino también a los que están separados de nosotros: si estos últimos lo hacen humildemente, pedir la luz del cielo, no hay duda de que reconocerán a la única Iglesia verdadera de Jesucristo y, por fin, entrarán en ella, uniéndose a nosotros en perfecta caridad. Mientras aguardamos este evento, y como promesa de nuestra buena voluntad paterna, les impartimos con mucho cariño a ustedes, venerados hermanos, y a su clero y su pueblo, la bendición apostólica.

Dado en Roma, en San Pedro, el 6 de enero, en la fiesta de la Epifanía de Jesucristo, nuestro Señor, en el año 1928 y en el sexto año de nuestro pontificado.


PIO XI

1. Juan xvii, 21.
2. Juan xiii, 35.
3. Heb . yo me sigo
4. Mat . xvi, 18 seq; Lucas xxii, 32; Juan xxi, 15-17.
5. Marcos xvi, 15.
6. Juan iii, 5; vi, 48-59; xx, 22 seq; cf. Mat . xviii, 18, etc.
7. Mat. xiii
8. cf. Mat. xvi, 18.
9. Juan x, 16.
10. Juan xxi, 15-17.
11. Mat . xxviii, 19.
12. Mat . xxviii, 20.
13. Mat . xvi, 18.
14. Juan xvii, 21; x, 16.
15. Juan xvi, 13.
16. Hechos x, 41.
17. Marcos xvi, 16.
18. II Juan 10.
19. Cf. I Tim . ii, 15.
20. De Cath. Ecclesiae unitate , 6.
21. Ibid .
22. I Cor . xii, 12.
23. Ef . Iv, 16.
24. Cf. Ef . v, 30; 1, 22.
25. Conc. Lateran IV, c. 5.
26. Divin. Instit. Iv, 30. 11-12.
27. S. Cypr. Ep. 48 ad Cornelium , 3.
28. I Tim . iii, 15.
29. I Tim . ii, 4.
30. Ef . iv, 3.

No hay comentarios: