miércoles, 26 de enero de 2000

ENCICLICA HUMANUM GENUS (20 DE ABRIL DE 1884)


HUMANUM GENUS
ENCICLICA DEL PAPA LEON XIII
SOBRE LA FRANCMASONERIA

A los patriarcas, primados, arzobispos y
obispos del mundo católico en gracia y
comunión con la Sede apostólica.


1. La raza del hombre, después de su miserable caída de Dios, el Creador y el Dador de los dones celestiales, "a través de la envidia del diablo", se separó en dos partes diversas y opuestas, de las cuales la firme defiende la verdad y la virtud, la otra de esas cosas que son contrarias a la virtud y a la verdad. El uno es el reino de Dios en la tierra, es decir, la verdadera Iglesia de Jesucristo; y aquellos que desean desde su corazón unirse con él, para obtener la salvación, deben necesariamente servir a Dios y a su Hijo unigénito con toda su mente y con toda su voluntad. El otro es el reino de Satanás, en cuya posesión y control están todos los que siguen el ejemplo fatal de su líder y de nuestros primeros padres, aquellos que se niegan a obedecer la ley divina y eterna, y que tienen muchos objetivos propios en desacato de Dios, y muchos objetivos también contra Dios.

2. Este doble reino que San Agustín discernió y describió agudamente a la manera de dos ciudades, contrariamente a sus leyes porque luchan por los objetos contrarios; y con una sutil brevedad, expresó la causa eficiente de cada uno con estas palabras: "Dos amores formaron dos ciudades: el amor a sí mismo, llegando incluso al desprecio de Dios, una ciudad terrenal; y el amor de Dios, llegando al desprecio a sí mismo, uno celestial". (1) En cada período de tiempo, cada uno ha estado en conflicto con el otro, con una variedad y una multiplicidad de armas y de guerra, aunque no siempre con el mismo ardor y asalto. En este período, sin embargo, los partidarios del mal parecen estar combinándose y luchando con vehemencia unida, liderados o asistidos por esa asociación fuertemente organizada y generalizada llamada los masones. Ya no hacen ningún secreto de sus propósitos, ahora se están levantando audazmente contra Dios mismo. Están planeando la destrucción de la Santa Iglesia pública y abiertamente, y esto con el propósito establecido de despojar totalmente a las naciones de la cristiandad, si fuera posible, de las bendiciones obtenidas para nosotros a través de Jesucristo nuestro Salvador. Al lamentar estos males, nos vemos limitados por la caridad que urge a Nuestro corazón a clamar a menudo a Dios: "Pues he aquí, tus enemigos han hecho un ruido, y los que te odian han levantado la cabeza. Han tomado un consejo malicioso contra tu pueblo, y han consultado a tus santos. Han dicho: 'vengan, destruyámoslos para que no sean una nación' (2).

3. En una crisis tan urgente, cuando se produce una embestida tan feroz y apremiante, es nuestro deber señalar el peligro, señalar quiénes son los adversarios y hacer todo lo posible por hacerles frente, en contra de sus planes y dispositivos, para que aquellos que no perezcan cuya salvación está comprometida con Nosotros, y que el reino de Jesucristo confiado a Nuestro cargo no permanezca completo, sino que se amplíe con un crecimiento cada vez mayor en todo el mundo.

4. Los Pontífices romanos, nuestros predecesores, en su incesante vigilancia sobre la seguridad del pueblo cristiano, se apresuraron a detectar la presencia y el propósito de este enemigo capital. Salieron a la luz en lugar de ocultarse como una oscura conspiración; y, además, aprovecharon la verdadera previsión para dar, como si estuvieran en guardia, y no se dejaran atrapar por los dispositivos y trampas dispuestas para engañarlos.

5. La primera advertencia del peligro fue dada por Clemente XII en el año 1738, (3) y su constitución fue confirmada y renovada por Benedicto XIV (4). Pío VII siguió el mismo camino; (5) y León XII, por su constitución apostólica, Quo Graviora, (6) reunió los actos y decretos de los antiguos pontifices sobre este tema, los ratificó y confirmó para siempre. En el mismo sentido habló Pío VIII, (7) Gregorio XVI, (8) y, muchas veces, Pío IX. (9)

6. Tan pronto como la constitución y el espíritu de la secta masónica fueron claramente descubiertos por signos manifiestos de sus acciones, por la investigación de sus causas, por la publicación de sus leyes, y por sus ritos y comentarios, con la adición a menudo de el testimonio personal de los que estaban en secreto, esta sede apostólica denunció a la secta de los Francmasones y declaró públicamente su constitución como contraria a la ley y al derecho, era perniciosa para la cristiandad y prohibió a cualquiera ingresar a esa sociedad, bajo las penas que la Iglesia suele infligir a personas excepcionalmente culpables. Los sectarios, indignados por esto, pensando en eludir o debilitar la fuerza de estos decretos, en parte por desprecio de ellos y en parte por calumnia, acusaron a los Pontífices que los aprobaron de superar los límites de la moderación en sus decretos o decretando lo que no era justo. Así fue como intentaron eludir la autoridad y el peso de las constituciones apostólicas de Clemente XII y Benedicto XIV, así como de Pío VII y Pío IX. (10) Sin embargo, en la misma sociedad, había hombres que de mala gana reconocieron que los Romanos Pontífices habían actuado dentro de su derecho, de acuerdo con la doctrina y disciplina católica. Los Pontífices recibieron el mismo consentimiento, y en términos sólidos, de parte de muchos príncipes y jefes de gobierno, quienes hicieron su trabajo ya sea delatar a la sociedad masónica a la sede apostólica, o por propia iniciativa mediante promulgaciones especiales para calificarla como perniciosa, como, por ejemplo, en Holanda, Austria, Suiza, España, Baviera, Saboya y otras partes de Italia.

7. Pero, lo que es de mayor importancia, el curso de los acontecimientos ha demostrado la prudencia de nuestros predecesores. Porque su solicitud paterna y providente no siempre tuvo el resultado deseado; y esto, ya sea por la simulación y la astucia de algunos que fueron agentes activos en la travesura, o bien por la negligencia del resto que deberían, en su propio interés, haber prestado al asunto su diligente atención. En consecuencia, la secta de masones creció con una rapidez que iba más allá de la concepción en el transcurso de un siglo y medio, hasta que llegó a poder, mediante fraude o audacia, obteniendo tal ingreso en cada rango del Estado como parece ser, casi su poder de gobierno. Este avance veloz y formidable ha traído sobre la Iglesia, sobre el poder de los príncipes, sobre el bienestar público, precisamente ese grave daño que nuestros predecesores habían previsto mucho antes. Se ha llegado a tal condición que en lo sucesivo habrá una razón grave para temer, no precisamente para la Iglesia, ya que su fundación es demasiado firme para ser derrocada por el esfuerzo de los hombres, pero para aquellos Estados en los que prevalece el poder, cualquiera de los dos la secta de la que estamos hablando o de otras sectas no diferentes que se prestan a ella como discípulos y subordinados.

8. Por estas razones, apenas llegamos al timón de la Iglesia lo que vimos claramente y sentimos que era nuestro deber utilizar nuestra autoridad al máximo contra un mal tan vasto. Ya hemos atacado varias veces, según nos ha servido la ocasión, algunos puntos principales de enseñanza que demostraron de manera especial la influencia perversa de las opiniones masónicas. Así, en nuestra carta encíclica, Quod Apostolici Muneris, nos esforzamos por refutar las doctrinas monstruosas de los socialistas y comunistas; luego, en otro comienzo, "Arcano", nos esforzamos por defender y explicar la idea verdadera y genuina de la vida doméstica, de la cual el matrimonio es la primavera y el origen; y nuevamente, en lo que comienza ''Diuturnum", (11) describimos el ideal de gobierno político conforme a los principios de la sabiduría cristiana, que está maravillosamente en armonía, por un lado, con el orden natural de las cosas, y por el otro, con el bienestar tanto de los príncipes soberanos como de las naciones, es ahora nuestra intención, siguiendo el ejemplo de nuestros predecesores, tratar directamente sobre la propia sociedad masónica, sobre toda su enseñanza, sobre sus objetivos y sobre su forma de pensar y actuar, para traer más y más a la luz, su poder para el mal, y hacer lo que podamos para detener el contagio de esta plaga fatal.

9. Hay varios cuerpos organizados que, aunque difieren en su nombre, en ceremonial, en forma y origen, están tan unidos por la comunidad de propósitos y por la similitud de sus opiniones principales, que hacen de hecho una secta de los masones, que es una especie de centro desde donde todos salen, y hacia dónde todos regresan. Ahora, estos ya no muestran un deseo de permanecer ocultos; porque celebran sus reuniones a la luz del día y ante la opinión pública, y publican sus propios órganos periodísticos; y, sin embargo, cuando se comprenden a fondo, se encuentran aún para conservar la naturaleza y los hábitos de las sociedades secretas. Hay muchas cosas, como los misterios, que es la regla fija de ocultar con extremo cuidado, no solo de extraños, sino también de muchos miembros; sus diseños secretos y finales, los nombres de los líderes principales, y ciertas reuniones internas y secretas, así como sus decisiones, y los medios y formas de llevarlos a cabo. Este es, sin duda, el objeto de la diferencia múltiple entre los miembros en cuanto al derecho, cargo y privilegio, de la distinción recibida de órdenes y calificaciones, y de la severa disciplina que se mantiene.

En general, se ordena a los candidatos que prometan (no, con un juramento especial, que juren) que nunca, a ninguna persona, en ningún momento ni de ninguna manera, darán a conocer a los miembros, los pases o los temas discutidos. Así, con una apariencia externa fraudulenta y con un estilo de simulación que es siempre el mismo, los masones, como los maniquíes de antaño, se esfuerzan, en la medida de lo posible, por ocultarse y no admitir testigos sino a sus propios miembros. Como una forma conveniente de ocultamiento, asumen el carácter de hombres literarios y académicos asociados con fines de aprendizaje. Hablan de su celo por un refinamiento más culto y de su amor por los pobres; y declaran que su único deseo es mejorar la condición de las masas y compartir con el mayor número posible de personas todos los beneficios de la vida civil. Si estos propósitos estuvieran dirigidos a la verdad real, no son de ninguna manera la totalidad de su objeto. Además, para estar inscritos, es necesario que los candidatos prometan y se comprometan a ser, desde ese momento, estrictamente obedientes a sus líderes y maestros con la mayor sumisión y fidelidad, y que estén dispuestos a hacer su pedido a la menor expresión de su voluntad; o, si es desobediente, someterse a las penas más terribles y la muerte misma. De hecho, si se considera que alguno ha traicionado a la secta o se ha resistido a las órdenes dadas, el castigo se inflige en ellos con tanta audacia y destreza que el asesino a menudo escapa a la detección y la pena de su crimen.

10. Pero simular y desear esconderse; para atar a los hombres como esclavos en los lazos más estrechos, y sin dar ninguna razón suficiente; hacer uso de hombres esclavizados a la voluntad de otro para cualquier acto arbitrario; armar las manos derechas de los hombres para el derramamiento de sangre después de asegurar la impunidad del crimen, todo esto es una muestra de la que su naturaleza retrocede. Por lo tanto, la razón y la verdad en sí misma dejan en claro que la sociedad de la que estamos hablando está en antagonismo con la justicia y la rectitud natural. Y esto se vuelve aún más claro, en la medida en que otros argumentos, también, y aquellos muy manifiestos, demuestran que se opone esencialmente a la virtud natural. Porque, no importa cuán grande sea la habilidad de los hombres para ocultar y su experiencia al mentir, es imposible evitar que los efectos de cualquier causa muestren, de alguna manera, la naturaleza intrínseca de la causa de donde vienen. "Un buen árbol no puede producir frutos malos, ni un árbol malo producir buenos frutos". (12)

Ahora, la secta masónica produce frutos perniciosos y de sabor amargo, porque, por lo que hemos demostrado más claramente, lo que es su propósito último se hace visible: el derrocamiento total de todo el orden político y religioso del mundo que ha producido la enseñanza cristiana y la sustitución de un nuevo Estado de cosas de acuerdo con sus ideas, de las cuales los fundamentos y las leyes se basarán en el mero naturalismo.

11. Lo que hemos dicho, y estamos a punto de decir, debe entenderse de la secta de los Francmasones tomada genéricamente, y en la medida en que comprende las asociaciones afines a ella y confederadas a ella, pero no a los miembros individuales de ellos. Puede haber personas entre ellos, y no pocas que, aunque no están libres de la culpa de haberse enredado en tales asociaciones, sin embargo, tampoco son socios en sus actos criminales ni son conscientes del objetivo último que se esfuerzan por alcanzar. De la misma manera, algunas de las sociedades afiliadas, tal vez, de ninguna manera aprueban las conclusiones extremas que, de ser coherentes, adoptarían como consecuencia de sus principios comunes, no les golpeó con horror su propia falta de justicia. Algunos de estos, de nuevo, están guiados por circunstancias de tiempos y lugares para apuntar a cosas más pequeñas que las que los otros suelen intentar o que ellos mismos desearían intentar. Sin embargo, por esta razón, no deben considerarse ajenos a la federación masónica; porque la federación masónica debe ser juzgada no tanto por las cosas que ha hecho, o completado, como por la suma de sus opiniones pronunciadas.

12. Ahora, la doctrina fundamental de los naturalistas, que son suficientemente conocidas por su propio nombre, es que la naturaleza humana y la razón humana en todas las cosas deben ser maestras y guías. Dejando esto, les importan poco los deberes a Dios, o los pervierten por opiniones erróneas y vagas. Porque niegan que Dios haya enseñado algo; no permiten ningún dogma de religión o verdad que no pueda ser entendido por la inteligencia humana, ni ningún maestro que deba ser creído por su autoridad. Y como el deber especial y exclusivo de la Iglesia católica es exponer plenamente en palabras las verdades que se recibieron de manera divina, enseñar, además de otras ayudas divinas para la salvación, la autoridad de su cargo y defenderlas con perfecta pureza, es contra la Iglesia que la rabia y el ataque de los enemigos se dirigen principalmente.

13. En aquellos asuntos relacionados con la religión, vea cómo actúa la secta de los Francmasones, especialmente cuando es más libre de actuar sin restricciones, y luego deja que cualquiera juzgue si de hecho no desea llevar a cabo la política de los naturalistas. Mediante un trabajo largo y perseverante, se esfuerzan por lograr este resultado, es decir, que la oficina de enseñanza y la autoridad de la Iglesia pueden no tener importancia en el Estado civil; y por esta misma razón declaran a la gente y sostienen que la Iglesia y el Estado deben estar completamente desunidos. De este modo, rechazan de las leyes y de la comunidad, la sana influencia de la religión católica; y, en consecuencia, imaginan que los Estados deberían constituirse sin tener en cuenta las leyes y preceptos de la Iglesia.

14. Tampoco piensan lo suficiente como para ignorar a la Iglesia, la mejor de las guías, a menos que también la hieran con su hostilidad. De hecho, para ellos es lícito atacar con impunidad los fundamentos mismos de la religión católica, en el habla, por escrito y en la enseñanza; e incluso los derechos de la Iglesia no se salvan, y los cargos con los que se invierte divinamente no son seguros. La menor libertad posible para gestionar los asuntos se deja a la Iglesia; y esto es hecho por leyes no aparentemente muy hostiles, pero en realidad enmarcadas y ajustadas para obstaculizar la libertad de acción. Además, vemos leyes excepcionales y onerosas impuestas al clero, a fin de que puedan disminuir continuamente en número y en los medios necesarios. Vemos también los remanentes de las posesiones de la Iglesia encadenados por las condiciones más estrictas, y sujetos al poder y la voluntad arbitraria de los administradores del Estado, y las órdenes religiosas desarraigadas y dispersas.

15. Pero contra la sede apostólica y el Romano Pontífice, la contención de estos enemigos ha sido dirigida durante mucho tiempo. El Pontífice fue el primero, por razones engañosas, expulsado del baluarte de su libertad y de su derecho, el principado civil; pronto, fue conducido injustamente a una condición que era insoportable debido a las dificultades planteadas por todos lados; y ahora ha llegado el momento en que los partidarios de las sectas declaran abiertamente, lo que en secreto han conspirado durante mucho tiempo, que el poder sagrado de los Pontífices debe ser abolido, y que el papado mismo, fundado por derecho divino, debe ser completamente destruido. Si faltaran otras pruebas, este hecho sería suficientemente revelado por el testimonio de hombres bien informados, de los cuales algunos en otros momentos, y otros más recientemente, han declarado que es verdad de los Francmasones que desean especialmente atacar a la Iglesia con hostilidad irreconciliable, y que nunca descansarán hasta que hayan destruido lo que los Sumos Pontífices hayan establecido por el bien de la religión.

16. Si a los que son admitidos como miembros no se les ordena abjurar por ninguna forma de las doctrinas católicas, esta omisión, lejos de ser adversa a los diseños de los Francmasones, es más útil para sus propósitos. Primero, de esta manera, engañan fácilmente a los simples y despreocupados, y pueden inducir a un número mucho mayor a convertirse en miembros. Nuevamente, como todos los que se ofrecen son recibidos cualquiera que sea su forma de religión, enseñan así el gran error de esta era: que el respeto por la religión debe considerarse un asunto indiferente, y que todas las religiones son iguales. Esta forma de razonamiento se calcula para provocar la ruina de todas las formas de religión, y especialmente de la religión católica, que, como es la única que es verdadera, no puede, sin una gran injusticia, ser considerada como simplemente igual a otras religiones.

17. Pero los naturalistas van mucho más allá; porque, habiendo entrado en lo más elevado, siguiendo un curso totalmente erróneo, son llevados de lleno a los extremos, ya sea por la debilidad de la naturaleza humana, o porque Dios les impone el justo castigo de su orgullo. Por lo tanto, sucede que ya no consideran ciertas y permanentes aquellas cosas que se entienden completamente con la luz natural de la razón, como ciertamente lo son: la existencia de Dios, la naturaleza inmaterial del alma humana y su inmortalidad. La secta de los masones, por un curso de error similar, está expuesta a estos mismos peligros; Porque, aunque en general pueden profesar la existencia de Dios, ellos mismos son testigos de que no todos mantienen esta verdad con el pleno consentimiento de la mente o con una firme convicción.Tampoco ocultan que esta pregunta acerca de Dios es la mayor fuente y causa de discordias entre ellos; de hecho, es cierto que ha habido una gran disputa sobre este mismo tema entre ellos muy recientemente. Pero, de hecho, la secta otorga gran libertad a sus devotos, de modo que a cada lado se le otorga el derecho de defender su propia opinión, ya sea que hay un Dios o que no hay ninguno; y aquellos que obstinadamente sostienen que no hay Dios son tan fáciles de iniciar como aquellos que sostienen que Dios existe, sin embargo, como los panteístas, tienen falsas nociones acerca de Él: todo lo cual no es más que quitar la realidad, al tiempo que retiene algo absurdo sobre la representación de la naturaleza divina.

18. Cuando la verdad fundamental más grande ha sido derribada o debilitada, se deduce que las verdades que son conocidas por la enseñanza de la naturaleza deben comenzar a caer, es decir, que todas las cosas fueron hechas por la libre voluntad de Dios, el Creador; que el mundo está gobernado por la Providencia; que las almas no mueren; que a esta vida de los hombres sobre la tierra le sucederá otra vida eterna.

19. Cuando se eliminan estas verdades, que son los principios de la naturaleza e importantes para el conocimiento y para el uso práctico, es fácil ver qué pasará con la moral pública y privada. No decimos nada de esas virtudes más celestiales, que nadie puede ejercer o incluso adquirir sin un don especial y la gracia de Dios; de los cuales necesariamente no se puede encontrar rastro en aquellos que rechazan como desconocida la redención de la humanidad, la gracia de Dios, los sacramentos y la felicidad que se obtiene en el cielo. Hablamos ahora de los deberes que tienen su origen en la probidad natural. Que Dios es el creador del mundo y su gobernante providente; que la ley eterna ordena que se mantenga el orden natural, y prohíbe que sea perturbada; que el último fin de los hombres es un destino muy por encima de las cosas humanas y más allá de esta estadía en la tierra: estas son las fuentes y estos son los principios de toda justicia y moralidad. Si se eliminan, como lo desean los naturalistas y los francmasones, no se conocerá de inmediato lo que constituye justicia e injusticia, ni sobre qué principio se funda la moral. Y, en verdad, la enseñanza de la moralidad que solo encuentra favor con la secta de los masones, y en la que sostienen que se debe instruir a los jóvenes, es lo que ellos llaman "civil", "independiente" y "libre", a saber, lo que no contiene ninguna creencia religiosa. Pero, cuán insuficiente es esa enseñanza, qué falta de solidez y qué tan fácilmente conmovida por cada impulso de pasión, se demuestra suficientemente por sus tristes frutos, que ya han comenzado a aparecer. Porque, donde sea que, al eliminar la educación cristiana, esta enseñanza ha comenzado a gobernar de manera más completa, allí la bondad y la integridad de la moral han comenzado a perecer rápidamente, han crecido opiniones monstruosas y vergonzosas, y la audacia de los actos malvados ha aumentado en gran medida. Todo esto se queja y se lamenta comúnmente; y no pocos de los que de ninguna manera desean hacerlo están obligados por abundantes pruebas a dar con poca frecuencia, el mismo testimonio.

20. Además, la naturaleza humana estaba manchada por el pecado original y, por lo tanto, está más dispuesta al vicio que a la virtud. Para una vida virtuosa es absolutamente necesario restringir los movimientos desordenados del alma y hacer que las pasiones sean obedientes a la razón. En este conflicto, las cosas humanas deben ser despreciadas muy a menudo, y las mayores labores y penurias deben ser sometidas, para que la razón siempre pueda dominar. Pero los naturalistas y masones, que no tienen fe en las cosas que hemos aprendido por la revelación de Dios, niegan que nuestros primeros padres hayan pecado, y, en consecuencia, piensan que el libre albedrío no se debilita en absoluto y se inclina hacia el mal. (13) Por el contrario, exagerando más el poder y la excelencia de la naturaleza, y colocando solo el principio y la regla de la justicia, ni siquiera pueden imaginar que exista una necesidad de lucha constante y una perseverancia perfecta para vencer la violencia y las pasiones
del gobierno de nuestro país. 

Por lo que vemos que los hombres son tentados públicamente por los muchos atractivos del placer; que hay revistas y folletos sin moderación ni vergüenza; que las obras de teatro son notables para la licencia; que los diseños para obras de arte se buscan descaradamente en las leyes de un llamado verismo; que los artificios de una vida suave y delicada son los más cuidadosamente diseñados; y que se busquen diligentemente todos los placeres por los cuales la virtud puede ser adormecida maliciosamente, también, pero al mismo tiempo de manera bastante consistente, actúan aquellos que eliminan la expectativa de las alegrías del cielo, y llevan toda la felicidad al nivel de mortalidad y, por así decirlo, la hunden en la tierra. De lo que hemos dicho, el siguiente hecho, asombroso no tanto en sí mismo como en su expresión abierta, puede servir como una confirmación. Porque, como en general nadie está acostumbrado a obedecer a hombres astutos e inteligentes tan sumisos como aquellos cuya alma se debilita y se descompone por la dominación de las pasiones, ha habido en la secta de los Francmasones algunos que claramente han determinado y propuesto que ingeniosamente y con un propósito determinado, la multitud debe ser saciada con una licencia ilimitada de vicio, ya que, cuando esto se haya hecho, fácilmente quedarían bajo su poder y autoridad para cualquier acto de audacia.

21. Lo que se refiere a la vida doméstica en la enseñanza de los naturalistas está contenido casi en su totalidad en las siguientes declaraciones: que el matrimonio pertenece al género de los contratos comerciales, que pueden ser revocados por la voluntad de quienes los hicieron, y que la ley civil los gobernantes del Estado tienen poder sobre el vínculo matrimonial; que en la educación de los jóvenes no se debe enseñar nada en materia de religión a partir de una opinión cierta y fija; y cada uno debe tener la libertad de seguir, cuando sea mayor de edad, lo que él prefiera. A estas cosas los masones asienten plenamente; y no solo de acuerdo, sino que siempre se han esforzado por convertirlos en una ley e institución. Porque en muchos países, y aquellos nominalmente católicos, se promulga que ningún matrimonio será considerado legal, excepto los contratados por el rito civil; en otros lugares la ley permite el divorcio; y en otros todos los esfuerzos se utilizan para hacerlo legal tan pronto como sea posible. Por lo tanto, rápidamente se acerca el momento en que los matrimonios se convertirán en otro tipo de contrato, es decir, en uniones cambiantes e inciertas a las que la fantasía puede unirse, y que, al cambiarlas, pueden desunirse.

Con la mayor unanimidad, la secta de los masones también se esfuerza por llevar la educación de los jóvenes. Piensan que pueden moldear fácilmente sus opiniones en esa edad suave y flexible, y doblarla como quieran; y que nada puede ser más apropiado que esto para permitirles educar a los jóvenes del Estado según su propio plan. Por lo tanto, en la educación e instrucción de los niños no permiten compartir, ni la enseñanza ni la disciplina con los ministros de la Iglesia; y en muchos lugares han procurado que la educación de los jóvenes esté exclusivamente en manos de laicos, y que nada que trate de los deberes más importantes y santos de los hombres para con Dios, se introduzca en las instrucciones sobre la moral.

22. Luego vienen sus doctrinas de la política, en las que los naturalistas establecen que todos los hombres tienen el mismo derecho y están en todos los aspectos de la misma condición y condición; que cada uno es naturalmente libre; que nadie tiene el derecho de mandar a otro; que es un acto de violencia exigir a los hombres que obedezcan cualquier autoridad que no sea la que se obtiene de ellos mismos. Según esto, por lo tanto, todas las cosas pertenecen a la gente libre; el poder lo ejerce el comando o el permiso de la gente, de modo que, cuando la voluntad popular cambia, los gobernantes pueden ser depuestos legalmente y la fuente de todos los derechos y deberes civiles se encuentra en la multitud o en la autoridad gobernante cuando esto se constituye de acuerdo con las últimas doctrinas. También se sostiene que el Estado debe estar sin Dios; que en las diversas formas de religión no hay razón para que una tenga precedencia de otra; y que todos deben ocupar el mismo lugar.

23. Que estas doctrinas son igualmente aceptables para los masones, y que desearían constituir Estados de acuerdo con este ejemplo y modelo, es demasiado conocido como para requerir pruebas. Desde hace algún tiempo se han esforzado abiertamente por lograr esto con todas sus fuerzas y recursos; y en esto preparan el camino para no pocos hombres más audaces que se apresuran incluso a cosas peores, en su esfuerzo por obtener la igualdad y la comunidad de todos los bienes mediante la destrucción de cada distinción de rango y propiedad.

24. Por lo tanto, qué es la secta de los Francmasones y qué curso sigue, se desprende suficientemente del resumen que hemos dado brevemente. Sus principales dogmas son tan grandes y manifiestamente en desacuerdo con la razón que nada puede ser más perverso. Desear destruir la religión y la Iglesia que Dios mismo ha establecido, y cuya perpetuidad Él asegura por su protección, y devolver después de un lapso de dieciocho siglos, las costumbres  de los paganos, es señal de locura y audacia de impiedad. Tampoco es menos horrible ni más tolerable que repudien los beneficios que Jesucristo obtuvo tan misericordiosamente, no solo para los individuos, sino también para la familia y para la sociedad civil, beneficios que, incluso de acuerdo con el juicio y el testimonio de los enemigos del cristianismo, son muy buenos. En este empeño demente y malvado, casi podemos ver el odio implacable y el espíritu de venganza con el que Satanás mismo está inflamado contra Jesucristo. Así también el esfuerzo estudioso de los masones para destruir los fundamentos principales de la justicia y la honestidad, y para cooperar con aquellos que desearían, como si fueran meros animales, hacer lo que les plazca, solo tiende a lo ignominioso y deshonroso: La ruina de la raza humana.

El mal también se ve incrementado por los peligros que amenazan tanto a la sociedad doméstica como a la civil. Como hemos demostrado en otra parte, (14) en el matrimonio, según la creencia de casi todas las naciones, hay algo sagrado y religioso; y la ley de Dios ha determinado que los matrimonios no serán disueltos. Si se les priva de su carácter sagrado y se disuelven, el resultado serán problemas y confusión en la familia, la esposa quedará privada de su dignidad y los niños quedarán sin protección en cuanto a sus intereses y bienestar. No importa la religión, y en la disposición y administración de los asuntos civiles no tener más consideración por Dios como si Él no existiera, es una imprudencia desconocida para los paganos; porque en su corazón y alma, la noción de divinidad y la necesidad de la religión pública están tan firmemente establecidas que hubieran pensado que sería más fácil tener una ciudad sin fundamento que una ciudad sin Dios. La sociedad humana, de hecho para la cual estamos formados, ha sido constituida por Dios, el Autor de la naturaleza; y de Él, a partir de su principio y fuente, fluyen en toda su fuerza y ​​permanencia los innumerables beneficios con los que abunda la sociedad. Como cada uno de nosotros somos amonestados por la misma voz de la naturaleza para adorar a Dios con piedad y santidad, como el Dador de la vida y de todo lo que es bueno en ella, así también y por la misma razón, las naciones y los Estados están obligados a adorarlo a Él y, por lo tanto, está claro que aquellos que absolverían a la sociedad de todo deber religioso actuarán no solo injustamente, sino también con ignorancia y locura.

25. Como los hombres nacen por la voluntad de Dios para la unión civil y la sociedad, y como el poder para gobernar es tan necesario un vínculo de la sociedad que, si se quita, la sociedad debe ser inmediatamente dividida, se deduce que de Aquél que es el Autor de la sociedad ha venido también a la autoridad para gobernar; para que todo aquel que gobierna, sea ministro de Dios. Por lo tanto, como el fin y la naturaleza de la sociedad humana así lo requieren, es correcto obedecer los justos mandatos de la autoridad legal, como es correcto obedecer a Dios que gobierna todas las cosas; y es muy falso que las personas tengan el poder de dejar de lado su obediencia cuando les plazca.

26. De la misma manera, nadie duda de que todos los hombres son iguales entre sí, en lo que respecta a su origen y naturaleza comunes, o el último fin que cada uno tiene que alcanzar, o los derechos y deberes que de allí se derivan.Pero, como las capacidades de todos no son iguales, como unas se diferencia de las otras en los poderes de la mente o el cuerpo, y como existen muchas diferencias de manera, disposición y carácter, es muy repugnante razonar para tratar de limitar todo dentro de la misma medida, y extender la igualdad total a las instituciones de la vida cívica. Del mismo modo que una condición perfecta del cuerpo resulta de la conjunción y composición de sus diversos miembros, que, aunque difieren en forma y propósito, hacen que, mediante su unión y la distribución de cada uno a su lugar adecuado, una combinación hermosa para el control, firme en fuerza, y necesario para su uso; así, en la comunidad, hay una diferencia casi infinita de los hombres, como partes del todo. Si han de ser todos iguales, y cada uno debe seguir su propia voluntad, el Estado aparecerá muy deformado; pero si, con una distinción de grados de dignidad, de ocupaciones y empleos, todos conspiran adecuadamente para el bien común, presentarán la imagen de un Estado bien constituido y conforme a la naturaleza.

27. Ahora, por los errores perturbadores que hemos descrito, debemos temer los mayores peligros para los Estados, porque el temor de Dios y la reverencia por las leyes divinas son quitadas, la autoridad de los gobernantes despreciada, la sedición permitida y aprobada, y las pasiones populares impulsadas a la anarquía, sin restricción, excepto el castigo, el cambio y el derrocamiento de todas las cosas necesariamente seguirá. Sí, este cambio y derrocamiento es planeado deliberadamente y presentado por muchas asociaciones de comunistas y socialistas; y para sus empresas, la secta de los masones no es hostil, sino que favorece enormemente sus diseños, y tiene en común con ellos sus principales opiniones.Y si estos hombres no se esfuerzan de inmediato y en todas partes por llevar a cabo sus puntos de vista extremos, no debe atribuirse a su enseñanza y su voluntad, sino a la virtud de esa religión divina que no puede ser destruida; y también porque la parte más sana de los hombres, que se niegan a ser esclavizados a sociedades secretas, resisten vigorosamente sus insanos intentos.

28. ¡Ojalá todos los hombres juzgaran al árbol por sus frutos, y reconocieran la semilla y el origen de los males que nos presionan, y de los peligros que son inminentes! Tenemos que lidiar con un enemigo engañoso y astuto, que, gratificando a los oídos de las personas y de los príncipes, los ha atrapado con discursos suaves y con adulación. Al enojarse con los gobernantes bajo un pretexto de amistad, los masones se han esforzado por convertirlos en sus aliados y poderosos ayudantes para la destrucción del nombre cristiano; y para que puedan insistir más fuertemente, han acusado a la Iglesia, con decidida calumnia, de lidiar con los gobernantes en asuntos que afectan su autoridad y poder soberano. Habiendo, por estos artificios, asegurado su propia seguridad y audacia, han comenzado a ejercer un gran peso en el gobierno de los Estados; pero, sin embargo, están preparados para sacudir los cimientos de los imperios, para acosar a los gobernantes del Estado, para acusarlos y expulsarlos, tan a menudo como parezcan gobernar de otra manera que ellos mismos podrían haber deseado. De igual manera, con halagos han engañado a la gente. Proclamando en voz alta la libertad y la prosperidad pública, y diciendo que fue debido a la Iglesia y a los soberanos que la multitud no fue sacada de su injusta servidumbre y pobreza, se impusieron a la gente y, emocionándolos de una sed por la novedad, los han instado a atacar tanto a la Iglesia como al poder civil. Sin embargo, la expectativa de los beneficios esperados es mayor que la realidad; de hecho, la gente común, más oprimida que antes, se ve privada de ese consuelo que, si las cosas se hubieran arreglado de una manera cristiana, hubieran tenido con facilidad y en abundancia. Pero quienquiera que se esfuerce en contra del orden que ha constituido la Divina Providencia, paga la pena de su orgullo y se encuentra con la aflicción y la miseria en la que esperan encontrar a todas las cosas prósperas y en conformidad con sus deseos.

29. La Iglesia, si ella dirige a los hombres a rendir obediencia principalmente y, sobre todo, a Dios, el Señor soberano, se cree errónea y falsamente que envidia al poder civil o se arroga a sí misma algo de los derechos de los soberanos. Por el contrario, ella enseña que lo que se debe correctamente al poder civil debe ser otorgado con una convicción y una conciencia de deber. Al enseñar que de Dios mismo viene el derecho de gobernar, ella agrega una gran dignidad a la autoridad civil, y una ayuda para obtener la obediencia y la buena voluntad de los ciudadanos. La amiga de la paz y sostén de la concordia, ella abraza a todos con amor maternal y, con la única intención de ayudar al hombre mortal, le enseña que a la justicia se le debe sumar la clemencia, la equidad a la autoridad y la moderación a la ley; que ningún derecho debe ser violado; que el orden y la tranquilidad pública deben mantenerse; y que la pobreza de los necesitados debe, en la medida de lo posible, ser aliviada por la caridad pública y privada. "Pero por esta razón", para usar las palabras de San Agustín, "los hombres piensan, o hubieran creído, que la enseñanza cristiana no es adecuada para el bien del Estado, porque desean que el Estado no se base en fundamentos sólidos y virtud, sino sobre la impunidad del vicio". (15) Conociendo estas cosas, tanto los príncipes como las personas actuarán con sabiduría política, (16) y de acuerdo con las necesidades de seguridad general, si, en lugar de unirse con los masones para destruir la Iglesia, se unieran a la Iglesia para repeler sus ataques.

30. Cualquiera que sea el futuro, en este mal grave y generalizado, es nuestro deber, venerables hermanos, esforzarse por encontrar un remedio. Y porque sabemos que nuestra mejor y más firme esperanza de un remedio está en el poder de la religión divina que los Francmasones odian en proporción a su temor a la misma, creemos que es de suma importancia llamar a ese poder salvador en nuestra ayuda contra el enemigo común. Por lo tanto, cualquiera que sea el Romano Pontífice, Nuestros predecesores han decretado con el propósito de oponerse a los esfuerzos de la secta masónica, y todo lo que han promulgado para ingresar o retirar a los hombres de sociedades de este tipo, lo ratificamos y confirmamos por nuestra autoridad apostólica y confiando grandemente en la buena voluntad de los cristianos, oramos y suplicamos a cada uno, por el bien de su salvación eterna, que seamos muy cuidadosos y no nos apartemos lo más mínimo de lo que la sede apostólica ha ordenado en este asunto.

31. Oramos y les rogamos a ustedes, venerados hermanos, que unan sus esfuerzos con los nuestros, y luchen fervientemente por la extirpación de esta plaga asquerosa, que se arrastra por las venas del cuerpo político. Tienes que defender la gloria de Dios y la salvación de tu prójimo; y con el objeto de tu contienda ante ti, no faltará ni coraje ni fuerza. Será por su prudencia juzgar de qué manera puede superar mejor las dificultades y los obstáculos con los que se encuentra. Pero, como corresponde a la autoridad de nuestra oficina, Nosotros mismos debemos señalar alguna forma adecuada de proceder. Deseamos que sea su regla, en primer lugar, arrancar la máscara de la Francmasonería y dejar que se vea como realmente es; y por sermones y cartas pastorales para instruir a la gente en cuanto a los artificios utilizados por las sociedades de este tipo para seducir a los hombres y atraerlos a sus filas, y en cuanto a la depravación de sus opiniones y la maldad de sus actos. Como nuestros predecesores han repetido muchas veces, que nadie piense que puede unirse a la secta masónica por cualquier motivo, si valora su nombre católico y su salvación eterna como debería valorarlos. Que nadie sea engañado por un pretexto de honestidad. A algunos les puede parecer que los masones no exigen nada que sea abiertamente contrario a la religión y la moral; pero, como todo el principio y el objeto de la secta reside en lo que es cruel y criminal, unirse a estos hombres o ayudarlos de alguna manera no puede ser legal.

32. Además, mediante la enseñanza y la exhortación asiduas, la multitud debe ser atraída para aprender diligentemente los preceptos de la religión; para lo cual aconsejamos seriamente que mediante escritos y sermones oportunos se les enseñe los elementos de esas verdades sagradas en las que se encuentra la filosofía cristiana. El resultado de esto será que las mentes de los hombres serán resueltas por la instrucción, y estarán protegidas contra muchas formas de error e incentivos a la maldad, especialmente en la actual libertad ilimitada de escritura y el insaciable afán de aprender.

33. Grande, ciertamente, es la obra; pero en ella, el clero compartirá sus labores si, a través de su cuidado, están capacitados para ello mediante el aprendizaje y una vida bien cambiada. Este buen y excelente trabajo requiere que también lo ayude la industria de los laicos en los que el amor a la religión y al país se une al aprendizaje y la bondad de la vida. Al unir los esfuerzos tanto del clero como de los laicos, luchen, venerables hermanos, por hacer que los hombres conozcan y amen a la Iglesia; porque, cuanto mayor sea su conocimiento y amor por la Iglesia, más serán rechazados de las sociedades clandestinas.

34. Por lo tanto, no sin causa, aprovechamos esta ocasión para afirmar de nuevo lo que hemos afirmado en otra parte, a saber, que la Tercera Orden de San Francisco, cuya disciplina (16) debe ser promovida y estudiada cuidadosamente y sostenida; ya que todo el objeto de esta Orden, tal como lo constituye su fundador, es invitar a los hombres a una imitación de Jesucristo, al amor de la Iglesia y a la observancia de todas las virtudes cristianas; y, por lo tanto, debería ser de gran influencia para suprimir el contagio de las sociedades malvadas. Que, por lo tanto, esta santa modalidad sea fortalecida por un aumento diario. Entre los muchos beneficios que se esperan de ella, estará el gran beneficio de atraer la mente de los hombres hacia la libertad, la fraternidad y la igualdad de derechos; no como los francmasones imaginan absurdamente, sino como Jesucristo obtuvo para la raza humana, y San Francisco aspiró a la libertad, queremos decir, de los hijos de Dios, a través de los cuales podemos estar libres de la esclavitud de Satanás o de nuestras pasiones, los dos maestros más perversos; la fraternidad cuyo origen está en Dios, el Creador común y Padre de todos; la igualdad que, fundada en la justicia y la caridad, no elimina todas las distinciones entre los hombres, sino que, de la variedad de la vida, de los deberes y de las actividades, forma esa unión y esa armonía que naturalmente tiende al beneficio y la dignidad de sociedad.

35. En tercer lugar, hay un asunto sabiamente instituido por nuestros antepasados, pero en el transcurso del tiempo, que ahora puede ser usado como un patrón y forma de algo similar. Nos referimos a las asociaciones de gremios de trabajadores, para la protección, bajo la guía de la religión, tanto de sus intereses temporales como de su moralidad. Si nuestros antepasados, por el uso y la experiencia prolongados, sintieron el beneficio de estos gremios, nuestra edad quizás lo sentirá más por la oportunidad que darán de aplastar el poder de las sectas. Quienes se apoyan en el trabajo de sus manos, además de ser, por su propia condición, más dignos de todos los demás de caridad y consuelo, también están especialmente expuestos a los atractivos de los hombres cuyos caminos se encuentran en el fraude y el engaño. Por lo tanto, se les debe ayudar con la mayor amabilidad posible, y se les debe invitar a unirse a asociaciones que son buenas, para que no sean atraídas por otras personas que son malas. Por esta razón, Deseamos grandemente, para la salvación de la gente, que, bajo los auspicios y el patrocinio de los obispos, y en momentos convenientes, estos gremios puedan ser restaurados. Para nuestro gran deleite, se han establecido ya muchas asociaciones de maestros en muchos lugares que ya tienen a cada clase de ellos para ayudar al obrero honesto, protegerlo y proteger a sus hijos y su familia, y promover en ellos la piedad, el saber cristiano y la vida moral. Y en este asunto, no podemos dejar de mencionar esa sociedad ejemplar, que lleva el nombre de su fundador, San Vicente, que ha merecido tan bien a las clases más bajas. Sus actos y sus fines son bien conocidos. Todo su objeto es dar alivio a los pobres y miserables. Esto lo hace con singular prudencia y modestia; y cuanto menos se quiera ver, mejor se ajusta al ejercicio de la caridad cristiana y al alivio del sufrimiento.

36. En cuarto lugar, para alcanzar más fácilmente lo que deseamos, a su fidelidad y vigilancia, encomendamos de manera especial a los jóvenes, como la esperanza de la sociedad humana. Dedicar la mayor parte de tu cuidado a su instrucción; y no pensar que cualquier precaución puede ser lo suficientemente grande como para evitar que los maestros y las escuelas puedan proyectar el aliento pestilente de las sectas. Bajo su guía, permita que los padres, instructores religiosos y sacerdotes que tienen la cura de las almas aprovechen cada oportunidad, en su enseñanza cristiana, de advertir a sus hijos y alumnos sobre la naturaleza infame de estas sociedades, para que puedan aprender a su debido tiempo de los diversos y fraudulentos artificios por los cuales sus promotores están acostumbrados a atrapar personas. Y aquellos que instruyen a los jóvenes en el conocimiento religioso actuarán sabiamente si los inducen a todos a comprometerse a nunca a unirse a ninguna sociedad sin el conocimiento de sus padres, o el consejo de su párroco o director.

37. Sin embargo, sabemos muy bien que nuestros esfuerzos unidos nunca serán suficientes para arrancar estas semillas perniciosas del campo del Señor, a menos que el Maestro celestial de la viña nos ayude misericordiosamente en nuestros esfuerzos. Por lo tanto, debemos, con gran y ansioso cuidado, pedirle a Él la ayuda que requiere la grandeza del peligro y de la necesidad. La secta de los masones se muestra insolente y orgullosa de su éxito, y parece que no pondría límites a su pertinencia. Sus seguidores, unidos por un pacto malvado y por consejos secretos, se ayudan mutuamente y se animan mutuamente a una audacia por las cosas malas. Un ataque tan vehemente exige una defensa igualitaria, es decir, que todos los hombres buenos formen la asociación más amplia posible de acción y de oración. Les rogamos, por lo tanto, con corazones unidos, que permanezcamos juntos y no nos movamos contra el avance de las sectas; y en el duelo y la súplica para extender sus manos a Dios, orando para que el hombre cristiano pueda florecer y prosperar, para que la Iglesia pueda disfrutar de la libertad que necesita, para que aquellos que se han extraviado puedan volver a la mente correcta, para que el error no se extienda, dar lugar a la verdad y a la virtud. Tomemos a nuestra ayudante e intercesora, la Virgen María, Madre de Dios, para que ella, que desde el momento de su concepción venció a Satanás, pueda mostrar su poder sobre estas sectas malvadas, en las cuales se revive el espíritu contumaz del demonio, junto con su insegura perfidia y engaño. Roguemos a Miguel, el príncipe de los ángeles celestiales, que expulsó al enemigo infernal; y José, el cónyuge de la santísima Virgen y Patrono celestial de la Iglesia católica; y los grandes apóstoles, Pedro y Pablo, los Padres victoriosos de la fe cristiana. Por su patrocinio, y por la perseverancia en la oración unida, esperamos que Dios ayude misericordiosa y oportunamente a la raza humana, que está rodeada por tantos peligros.

38. Como prenda de los dones celestiales y de Nuestra benevolencia, concedemos amorosamente en el Señor, a ustedes, venerados hermanos, y al clero y a todas las personas comprometidas con su cuidado vigilante, nuestra bendición apostólica.

Dado en San Pedro en Roma, el veinte de abril de 1884, el sexto año de nuestro pontificado.



LEON XIII


Referencias

1. De civ. Dei , 14, 28 (PL 41, 436).
2. Ps. 82:24.
3. Const. En Eminenti , 24 de abril de 1738.
4. Const. Providas , 18 de mayo de 1751.
5. Const. Ecclesiam a Jesu Christo , 13 de septiembre de 1821.
6. Const. Dado el 13 de marzo de 1825.
7. Encyc. Traditi , 21 de mayo de 1829.
8. Encyc. Mirari , 15 de agosto de 1832.
9. Encyc. Qui Pluribus , 9 de noviembre de 1846; dirección Multiplices inter , 25 de septiembre de 1865, etc.
10. Clemente XII (1730-40); Benedicto XIV (1740-58); Pío VII (1800-23); Pío IX (1846-78).
11. Ver nos. 79, 81, 84.
12. Matt. 7:18.
13. Trid., Sess. vi, De justif ., c. 1. Texto del Concilio de Trento: "tametsi in eis (sc. Judaeis) liberum arbitrium minime extinctum esset, viribus licet attenuatum et in clinatum".
14. Ver Arcanum , no. 81.
15. Epistola 137, ad Volusianum , c. v 20 (PL 33 525).
16. El texto aquí se refiere a la carta encíclica Auspicato Concessum (17 de septiembre de 1882), en la que el Papa León XIII había glorificado recientemente a San Francisco de Asís con motivo del séptimo centenario de su abedul. En esta encíclica, el Papa había presentado la Tercera Orden de San Francisco como una respuesta cristiana a los problemas sociales de la época. La constitución Misericors Dei Filius (23 de junio de 1883) recordó expresamente que la negligencia en que se mantienen las virtudes cristianas es la causa principal de los males que amenazan a las sociedades. Al confirmar el gobierno de la Tercera Orden y adaptarlo a las necesidades de los tiempos modernos, el Papa León XIIItuvo la intención de devolver el mayor número posible de almas a la práctica de estas virtudes.

No hay comentarios: