lunes, 9 de mayo de 2022

PÍO XI VS SAN PÍO X SOBRE LA PARTICIPACIÓN ACTIVA (VII)

Si examinamos los principales documentos sobre la liturgia emitidos por Pío X antes de su pontificado, un hecho se impone: la “participación activa” nunca formó parte de su léxico.

Por la Dra. Carol Byrne


En un intento de justificar su preferencia por el canto congregacional y las respuestas habladas en la liturgia, los opositores a la oración silenciosa invariablemente mencionan la versión italiana del motu proprio del Papa Pío X de 1903 Tra le Sollecitudine sobre la música sagrada, que contenía la fraseparticipación activa”. Como hemos visto anteriormente, esta frase presenta dos obstáculos principales para que la aceptemos en su valor nominal.

Primero, ninguna expresión equivalente de esta frase está contenida en la única versión autorizada del documento, que es la latina. No hay referencia alguna a “activa” en ese original. En segundo lugar, no hay referencia alguna a la respuesta vocal de los laicos, ya sea hablada o cantada.


¿De dónde viene la expresión 'participación activa'?

Si examinamos los principales documentos sobre la liturgia emitidos por Pío X antes de su pontificado, un hecho se impone: la “participación activa” nunca formó parte de su léxico.

Podemos mostrar mediante estos textos la continuidad y notable coherencia de su pensamiento sobre la liturgia:
● En 1888, cuando era obispo de Mantua, celebró un Sínodo que emitió varios decretos sobre temas pastorales, incluida la liturgia. Los decretos sobre Música Sacra se referían al Canto Gregoriano, al uso de instrumentos musicales, a la elección de la música de órgano, a la formación de los seminaristas y a la exclusión de las mujeres de los coros de las iglesias. El tema de la “participación activa” estuvo completamente ausente.
● En 1893, como cardenal patriarca de Venecia, envió un informe detallado llamado Votum a la Sagrada Congregación de Ritos después de que el Papa León XIII organizara una Conferencia sobre el canto gregoriano y emitiera un cuestionario papal

En el Votum estableció la enseñanza oficial de la Iglesia sobre la Música Sacra. Esto básicamente siguió los principios del documento anterior del Papa León XIII, Ordinatio quoad sacram musicen, sobre Música Sacra publicado en 1884 (2). Es significativo que el Votum haya sido redactado por el P. Angelo De Santi, quien luego prepararía el contenido del motu proprio de Pío X sobre Música Sacra. Los registros muestran claramente que en sus respectivos documentos ni el Papa ni el Cardenal aludieron a la “participación activa”.
● En 1895, publicó una Carta pastoral sobre Música Sacra. Es prácticamente una repetición de su tema anterior, ya que reitera todos los puntos establecidos en el Sínodo de 1888 y el Votum de 1893. Una vez más, no se menciona la “participación activa”.
En 1903, emitió su motu proprio, cuyo texto en latín era prácticamente idéntico a los decretos antes mencionados y, como ellos, no mencionaba la “participación activa”. No es de extrañar, ya que el Papa Pío X estaba siguiendo las prescripciones del Concilio de Trento (3), que tampoco la mencionaba. Es sólo en la versión italiana que la expresión hizo su irrupción repentina e inesperada.

También vale la pena recordar que en el Código de Derecho Canónico de 1917, redactado bajo la legislación progresista de Pío XI, no se menciona la “participación activa”. Con la publicación de la Constitución Apostólica Divini Cultus (1928), no hay duda de que el Movimiento Litúrgico comenzó a deslizarse dramáticamente en la dirección del Concilio Vaticano II. En él, el Papa Pío XI recomendaba específicamente la “participación activa” de la congregación en la liturgia:
“Para que los fieles puedan participar más activamente en el culto divino, que se les haga cantar de nuevo el Canto Gregoriano, en la medida en que les pertenece tomar parte en él”.
Pío XI, influido por los modernistas, inicia la participación de los laicos

Esto marca una clara ruptura con la posición de su predecesor. San Pío X nunca había asignado un papel a la congregación para cantar el canto gregoriano o incluso sugirió que “les corresponde a ellos participar en él”. San Pío X había dicho lo contrario, él indicó que los miembros de la congregación no están incluidos en esta forma de participación cuando dijo que, además de lo cantado por el celebrante y sus ministros en el altar, todo el resto del canto litúrgico pertenece al coro (4).

Cómo alguien que haya leído el documento podría, con la conciencia tranquila, interpretar esto como un deseo por parte del Papa de que la congregación cante, requiere una explicación.

Otra anomalía evidente en Divini Cultus es la siguiente declaración:
“Es de suma importancia que cuando los fieles asistan a las ceremonias sagradas, o cuando las cofradías piadosas participen con el clero en una procesión… canten alternativamente con el clero o el coro… ya sea en el idioma de la Liturgia o en la lengua vernácula”.
En este pasaje, donde se instruye a la congregación a cantar las respuestas, reina la confusión entre situaciones litúrgicas y no litúrgicas. El concepto de ceremonias sagradas puede aplicarse tanto a las ceremonias fuera como dentro de la iglesia y, por lo tanto, Pío XI invita indirectamente a los laicos a cantar dentro de la iglesia durante las ceremonias sagradas.

Sin embargo, San Pío X había hecho una distinción crucial entre las ceremonias que tienen lugar dentro de la iglesia y los actos religiosos que tienen lugar fuera de la iglesia, como procesiones, romerías, etc. En el primer caso, el canto es una función estrictamente litúrgica reservada al clero y al coro; en este último, todos los fieles podían cantar himnos en cualquier idioma (5).

Cabildeo entre bastidores

Lo que no siempre se aprecia de Divini Cultus es el hecho de que, antes de su publicación, se había llevado a cabo una fuerte operación de cabildeo en el Vaticano para lograr el objetivo de la “participación activa” en la liturgia.

Cardenal  Mercier, un ardiente apoyo del nuevo movimiento litúrgico

Pío XI admitió que estaba siendo influenciado por cabilderos: “Accedemos así a las solicitudes que… nos han hecho” “no pocos obispos” y varios “congresos musicales”.

Esto demuestra que los zorros progresistas ya husmeaban en el gallinero del Vaticano, esperando que alguien moviera el picaporte. No se dan los nombres de los obispos, pero los documentos publicados oficialmente nos dan una idea de algunos de ellos, incluido el protector de Beauduin, el card. Mercier de Malinas (6).

Como ferviente partidario del Movimiento Litúrgico de Beauduin, el Card. Mercier, según su biógrafo, “hizo todos los esfuerzos posibles para introducir la práctica del canto congregacional en su diócesis” mucho antes de que se publicara Divini Cultus (7).

Entonces, en lo que respecta a la “participación activa”, no fue exactamente la Iglesia la que habló, sino un puñado de entusiastas impulsados ​​​​por la agenda, que se habían ganado el oído del Papa.

Continua...


Notas al pie:



1) El texto se reproduce en Pierre Combe, The Restoration of Gregorian Chant, Catholic University of America Press, 2008, Apéndice III, pág. 421.

2) Sagrada Congregación de Ritos, Ordinatio quoad sacram musicen, ASS , 1884, vol. 17, págs. 340-349.

3) Pío X, 1903 motu proprio # 25: “Que el canto gregoriano tradicional antes mencionado sea cultivado por todos con diligencia y amor, según las prescripciones tridentinas”.

4) Pío X, motu proprio, 1903, # 12: Praeter melodias celebrantis ad altare et ministrorum, quae cantu gregoriano semper cani debent sine organi sequentia, quae cantus liturgici extant sunt Chori Levitarum. (Además del canto del celebrante en el altar y de sus ministros, que debe cantarse siempre en canto gregoriano y sin acompañamiento de órgano, lo que queda del canto litúrgico pertenece al coro de los levitas).

5) Pío X, motu proprio, 1903, # 21: “En las procesiones fuera de la iglesia, el Ordinario puede dar permiso para que una banda… acompañe algún cántico espiritual cantado en latín o en lengua vernácula por los cantores y las piadosas asociaciones que toman parte en la procesión”.

Además, a los laicos se les permitió cantar himnos en cualquier idioma dentro de la iglesia en ceremonias no litúrgicas como novenas, cofradías, estaciones de la cruz, etc.

6) La Sagrada Congregación de Ritos respondió en cartas privadas a los Obispos de Mantua (18 de febrero de 1921); Pesaro, Italia, (25 de febrero de 1921); Malinas (27 de abril de 1921); sin nombre (4 de agosto de 1922); y Génova (30 de noviembre de 1935), para decir que las respuestas de los laicos en la liturgia se consideran “no convenientes”, que se debe respetar la costumbre de la participación silenciosa, y que la cuestión corresponde a los obispos locales decidir. (Ver TL Bouscaren, The Canon Law Digest, Vol. II, 1933-1942, Bruce, 1943, pp. 198-200).

7) A. Laveille, A Life of Cardinal Mercier, trans. Arthur Livingstone, The Century Co., New York, 1928, p. 141


Tradition in Action


No hay comentarios: