domingo, 3 de julio de 2022

UNA REFORMA IMPUESTA A PESAR DE LA OPOSICIÓN DE LA MAYORÍA DE LOS OBISPOS (XX)

Habiendo dado rienda suelta a Bugnini para que influyera en la reforma de los ritos de la Semana Santa en contra del juicio de muchos de los obispos del mundo, Pío XII aumentó aún más su alcance para el caos litúrgico al nombrarlo cónsul de la Congregación de Ritos en 1956


Fiel a su estilo, Bugnini llevó a cabo su tarea de manera predecible, como un misil autopropulsado y guiado que, dirigido por los maestros del progresismo, cumplía con su agenda largamente planeada.

Inmediatamente puso en marcha planes para introducir nuevos cambios en el Breviario Romano que Pío XII le había permitido diezmar en 1955 con la excusa de una mayor "simplificación" (1).

En 1957, la Congregación de Ritos volvió a consultar a los obispos del mundo sobre nuevos cambios litúrgicos. Pero esta vez, la "explosión de alegría" de Bugnini resultó ser el más húmedo de los chirridos. Los archivos de la Congregación muestran que la mayoría de los obispos querían que se mantuviera intacto el statu quo del Oficio Divino. Un obispo declaró que representaba al "gran número" (92%) (2) de obispos que estaban satisfechos con el Breviario tal como era y que consideraban cualquier cambio no sólo indeseable sino peligroso para la Iglesia. Incluso citó a Santo Tomás de Aquino (Summa, I-II, q. 97, art. 2) sobre las consecuencias nocivas que pueden producirse cuando se cambian las leyes, añadiendo: "No es fácil decir 'no' a las peticiones de cambio, pero esa es la acción adecuada en este caso" (3).

Esta es una declaración de gran importancia. Un obispo -que representaba a la gran mayoría de la época- se atrevió, con gran mérito, a afirmar la importancia primordial de la defensa de las tradiciones litúrgicas en un momento en que los progresistas enseñaban el desprecio e incluso la hostilidad hacia ellas.


Maxima Redemptionis: un alejamiento de la Tradición

Cabe destacar que las reformas de la Semana Santa fueron consideradas en su día como algo fuera del curso habitual de los actos papales, una aberración en la historia de la tradición litúrgica. Uno de los miembros más destacados del Movimiento Litúrgico, el padre Frederick McManus, comentó con aprobación en 1956

Padre Frederick R. McManus

"Ciertamente, los cambios ahora ordenados por la Sede Apostólica son extraordinarios, sobre todo porque llegan después de casi cuatro siglos de poco desarrollo litúrgico" (4).

No debemos subestimar la magnitud de estos cambios, que incluían novedades absolutas como la "participación activa", el uso de la lengua vernácula, el sacerdote de cara al pueblo y la invasión del santuario por los laicos. En conjunto, representaron un cambio importante en la liturgia de la Iglesia.

Continuidad rota

La enseñanza perenne de la Iglesia sobre su lex orandi era que la conservación de la tradición litúrgica era un medio indispensable para salvaguardar la integridad de la doctrina católica. Sin embargo, la Congregación de Ritos bajo Pío XII estaba emitiendo Decretos e Instrucciones que promovían cambios sustanciales en las ceremonias de Semana Santa cuyos textos, rúbricas y tradiciones ceremoniales proclamaban y transmitían la fe católica ortodoxa.

Pero no fueron sólo los cambios en los ritos de la Semana Santa los que rompieron el hilo de la continuidad con el pasado. Más fundamentalmente, fue el intento consciente de los progresistas de reinventar la liturgia y su plan deliberado de inculcar sus propios valores deseados en contra de la Tradición. Aunque la liturgia debería estar más allá de la manipulación de cualquier individuo o grupo, en las reformas de la Semana Santa prevaleció el punto de vista progresista. En una abdicación sin precedentes de la responsabilidad papal, Pío XII permitió a los miembros radicales del Movimiento Litúrgico imponer su voluntad al resto de la Iglesia.


Un Rubicón demasiado lejos

Con las reformas de la Semana Santa, se había cruzado un Rubicón. La historia ofrece un interesante paralelismo entre el ejército de Julio César, que cruzó el Rubicón en el año 49 a.C., y los miembros del Movimiento Litúrgico (a cuyas órdenes Pío XII realizó las reformas). Al igual que cruzar el río fue un acto que terminó en una guerra civil dentro de Roma, las reformas de la Semana Santa cruzaron los límites de la Tradición y acabaron dividiendo a los fieles en bandos enfrentados. Ambos actos fueron acontecimientos cruciales en la historia que comprometieron a las personas involucradas en un curso específico (5).

Julio César cruzando el Rubicón

Parece que Pío XII no había tenido en cuenta las enseñanzas de su predecesor sobre las responsabilidades de los Papas hacia la liturgia. En efecto, Pío XI, en su Bula Divini Cultus del 10 de diciembre de 1928, declaró:
"De esto entendemos por qué los pontífices romanos tenían tanta preocupación en proteger y preservar la sagrada liturgia; y, como se preocuparon tanto por expresar el dogma con palabras precisas, trataron de poner en orden las sagradas normas de la liturgia, defendiéndolas y protegiéndolas de cualquier alteración".
Sin embargo, no se puede afirmar que Pío XII haya tenido el mismo cuidado al elaborar las leyes litúrgicas. Habiendo advertido una vez sobre el "suicidio de la alteración de la Fe en la liturgia", no obstante, no preservó la liturgia de Semana Santa de la adulteración y la contaminación por elementos ajenos que podrían -y lo hicieron- llevar a muchos a una falsa comprensión de la doctrina.


Además, la aceptación del cambio litúrgico tuvo muchos otros efectos nocivos. Proyectó una sombra de crítica sobre los ritos de la Semana Santa de los siglos anteriores, e incluso sobre aquellos obispos y sacerdotes que los habían celebrado fielmente durante el reinado de Pío XII. Con el apoyo del Papa a Bugnini, quedaron expuestos a las críticas por ser "insensibles" a las aspiraciones de los laicos, culpables de injusticia y, en una palabra, "poco pastorales". Como han demostrado los acontecimientos, se les descalificó como conservadores irremediablemente encorsetados que se interponían en el camino del progreso y la modernidad. Su autoridad se vería socavada y, como advirtió Santo Tomás en estos casos, la disciplina se vería sacudida, lo que llevaría a reclamar cambios mucho más radicales en el futuro.


Legitimar la disidencia

La imposición de las reformas de la Semana Santa fomentó la disidencia y el desprecio por la ley, porque se vio que el Papa consentía con quienes habían actuado contra la ley litúrgica durante décadas antes de la Maxima Redemptionis. A pesar de su advertencia de que nadie debía introducir innovaciones no autorizadas en la liturgia, su aquiescencia con la disidencia generalizada fue un estímulo para que los progresistas cometieran nuevas violaciones con la esperanza de que la Iglesia oficial acabara "poniéndose al día" con ellos una vez más.

Otra desafortunada consecuencia de la decisión del Papa Pío XII de reformar las ceremonias de Semana Santa fue que, en principio, se toleró la desobediencia de aquellos que aplicaron los cambios antes de que fueran aprobados, y que promovieron aún más cambios. Una vez que se hizo esto con algo tan sagrado como la liturgia, y sobre la base de un conjunto de opiniones prevalecientes en el Movimiento Litúrgico, se dio la señal de que otros cambios considerados urgentes o "pastorales" también podrían hacerse con algún pretexto inventado (6).

Lo que esto significaba en la práctica era que la autoridad de la liturgia y de la tradición se debilitaba en la medida en que se ponía al servicio de un principio del progresismo: el de la "participación activa". Y fue el progresismo el que encontraría su triunfo definitivo en la Constitución Sacrosanctum Concilium sobre la Liturgia del Vaticano II.

En las reformas de la Semana Santa podemos ver claramente cómo se fue perfilando el plan de base para mutaciones de mayor alcance no sólo en el culto católico, sino también en la teología y en el concepto del sacerdocio.



Notas:

1) Véase el Decreto General Cum Nostra Hac Aetate, AAS, 23 de marzo de 1955, p. 218, que provocó cambios en las rúbricas del Misal Romano y el Breviario en la dirección de una mayor "simplificación". Esta consistió principalmente en eliminar la mayoría de las octavas y vigilias del Calendario Romano. De las 18 octavas en uso antes de 1955, todas menos tres (Pascua, Pentecostés, Navidad) fueron purgadas en la reforma, incluidas las octavas de Epifanía, Corpus Christi, Ascensión e Inmaculada Concepción. Aproximadamente la mitad de las vigilias desaparecieron en la reforma. Se abolieron el padrenuestro, el avemaría y el credo rezados al comienzo de cada hora litúrgica; igualmente la Antífona final a Nuestra Señora, excepto en Completas. Bugnini, quien había sido el cerebro del proyecto, no tuvo reparos en su papel. Véase Annibale Bugnini,  The Simplification of the Rubrics (La simplificación de las rúbricas), Trans. LJ Doyle, Collegeville: Doyle y Finegan, 1955.

2) 29 de julio de 1957, Sagrada Congregación de Ritos, Sección Histórica, Memoria, suplemento IV,  Consultation of the Episcopate concerning a reform of the Roman Breviary: Results and Conclusions, p. 36, apud Thomas Richstatter OFM, Liturgical Law. New Style, New Spirit, Chicago: Franciscan Herald Press, 1977, p. 40. Es interesante notar que sólo el 8% de los Obispos querían que se cambiara el Breviario, lo que con toda probabilidad corresponde al porcentaje de Obispos que apoyaban los fines del Movimiento Litúrgico. La misma fuente revela que sólo el 17% de los obispos pidieron permiso para el uso de la lengua vernácula al menos en algunas partes del Breviario; fueron superados masivamente por aquellos que pidieron explícitamente que se mantuviera el latín por el bien del sacerdocio (ibíd., pág. 39).

3) 29 de julio de 1957, Sagrada Congregación de Ritos, Sección Histórica, Memoria, pp. 101-2, apud Thomas Richstatter, Liturgical Law. New Style, New Spirit, págs. 40-41

4) Frederick McManus, The Rites of Holy Week: Ceremonies, Preparation, Music, Commentaries, Paterson, New Jersey: St Anthony Guild Press, 1956, pv

5) El Rubicón también fue el lugar donde se dice que César pronunció la famosa frase “alea iacta est” (la suerte está echada), lo que significa que la situación que creó era irreversible.

6) Estos no estarían confinados a la liturgia sino que podrían abarcar “nuevas interpretaciones” de la Fe, la Iglesia, otras religiones, el matrimonio y la vida familiar, las necesidades humanas, etc.


Tradition in Action


No hay comentarios: