domingo, 14 de febrero de 2021

BERGOGLIO REITERA LA AFIRMACIÓN DE JESÚS COMO PECADO

Hoy, el tapiz que adorna la ventana desde la que se pronuncia el Ángelus, fue levantado por el viento, cubriendo a Bergoglio justo en el momento en que volvió a pronunciar la herejía según la cual Jesús se hizo pecado... 

(video del min. 14).

Estas son sus palabras: "Dios es el que se "contamina" con nuestra humanidad herida y no tiene miedo de entrar en contacto con nuestras heridas". Pero padre, ¿Qué dices? ¿Que Dios está contaminado?. No lo digo yo, lo ha dicho Santo Pablo: Se hizo pecado a sí mismo (cf. 2 Co 5, 21). El que no es pecador, que no puede pecar, se ha hecho a sí mismo pecado. Mira cómo Dios se ha contaminado para acercarse a nosotros, para tener compasión y para hacer comprender su ternura".
Pero Dios Hijo no fue contaminado, tomó la naturaleza humana en su totalidad excepto por el pecado que la contamina.

"Dos naturalezas, sin confusión, inmutables, indivisas, inseparables, ya que la diferencia entre naturalezas no ha cesado por su unión, sino que se ha resguardado la propiedad de cada naturaleza, y contribuyendo a formar una sola persona e hipóstasis" (Concilio de Calcedonia)

Una cosa es decir, como está escrito, "tomó sobre sí nuestros pecados", para vencer el Mal que es su raíz en la Cruz, otra cosa es decir "se hizo pecado". Para equilibrar la verdad, cito los textos de las Escrituras:
2 Cor 5, 21 : "El que no conoció pecado, Dios lo trató como pecado por nosotros, para que por él seamos justicia de Dios".
Rom 8 : 3-4 - Porque lo que era imposible para la ley, porque la carne la hizo impotente, Dios lo hizo posible: enviando a su propio Hijo en una carne semejante a la del pecado y en vista del pecado, condenó el pecado en la carne, para que la justicia de la ley se cumpla en nosotros, que no andamos según la carne, sino según el Espíritu.
Heb 4 : 14-15 - Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús, Hijo de Dios, mantengamos firme la profesión de nuestra fe. De hecho, no tenemos un sumo sacerdote que no sepa compadecerse de nuestras flaquezas, habiendo sido probado en todo, a semejanza de nosotros, excepto en el pecado.

Recuerdo otro episodio vinculado con el viento. 


Tan pronto como Benedicto XVI salió del balcón para su despedida final, se levantó una ráfaga de viento. Levantó y movió el tapiz con el escudo papal, descubriendo lo que cubría: la tiara (abandonada por Pablo VI y reemplazada por la mitra del obispo), la corona de los papas con las llaves cruzadas de San Pedro, el escudo de armas de Alejandro VII (1665-1667) que pertenece al portal del Palacio Apostólico. Al final de un pontificado, el ministerio petrino, el papado, del que Jesús dijo: las puertas del infierno no prevalecerán (Mateo 16:18), permanece grabado en piedra por toda la eternidad. Luego, todo en silencio de nuevo, movió el borde de la alfombra hasta que el asistente vino a quitarlo. 

¿Fue una coincidencia que en el mismo momento en que Benedicto XVI cierra una etapa secular, como si por una mano invisible se dejara a un lado su escudo de armas y saliera a la luz el símbolo del papado eterno? Increíble... 

La foto de arriba, pequeña pero elocuente en el detalle que fija, tiene la ventaja de mostrar simultáneamente la Mitra del escudo de Benedicto XVI y la Tiara del otro.

Para aquellos que aman las 'señales'; pero también para subrayar, si no un signo real, algo que golpea y es "leído" de cierta manera por un observador que no es indiferente a lo que sucede.


Chiesa e Postconcilio



No hay comentarios: