miércoles, 5 de agosto de 2020

INTERVENCIÓN DE OTTAVIANI (1969)

La Intervención Ottaviani es la Crítica del Novus Ordo Missae, realizada por los cardenales Ottaviani y Bacci, y presentada al Papa Pablo VI justo después de su introducción en 1969. Comúnmente es conocida como 'La Intervención Ottaviani'.


Carta de los cardenales Ottaviani y Bacci a Su Santidad el Papa Pablo VI

(Traducción)

Roma, 25 de septiembre de 1969

Santísimo Padre:

Habiendo examinado cuidadosamente y presentado para el escrutinio de otros, el Novus Ordo Missae preparado por los expertos del Consilium ad exequendam Constitutionem de Sacra Liturgia, y después de una larga oración y reflexión, sentimos que es nuestro deber ineludible ante los ojos de Dios y hacia Su Santidad, presentarle las siguientes consideraciones:

1. El estudio crítico que acompaña al Novus Ordo Missae, obra de un grupo de teólogos, liturgistas y pastores de almas, muestra con bastante claridad, a pesar de su brevedad, que si consideramos las innovaciones implícitas o dadas por sentadas, que por supuesto pueden ser evaluado de diferentes maneras, el Novus Ordo representa, tanto en su conjunto como en sus detalles, un alejamiento sorprendente de la teología católica de la Misa tal como fue formulada en la Sesión XXII del Concilio de Trento. Los "cánones" del rito definitivamente fijados en ese momento constituían una barrera infranqueable a cualquier herejía dirigida contra la integridad del Misterio.

2. Las razones pastorales que se aducen para apoyar una ruptura tan grave con la tradición, aunque puedan considerarse válidas frente a consideraciones doctrinales, no nos parecen suficientes. Las innovaciones en el Novus Ordo y el hecho de que todo lo que es de valor perenne encuentra sólo un lugar menor, si es que subsiste, bien podrían convertir en una certeza las sospechas que ya prevalecen, por desgracia, en muchos círculos, de que las verdades que siempre han sido creídas por el pueblo cristiano, pueden ser cambiadas o ignoradas sin infidelidad a ese sagrado depósito de doctrina al que la fe católica está ligada para siempre. Las reformas recientes han demostrado ampliamente que los nuevos cambios en la liturgia no pueden llevar más que a un completo desconcierto por parte de los fieles, que ya muestran signos de inquietud y de una indudable disminución de la fe.

Entre los mejores clérigos, el resultado práctico es una agonizante crisis de conciencia de la que se notan innumerables casos a diario.

3. Estamos seguros de que estas consideraciones, que sólo pueden llegar a Su Santidad con la voz viva de los pastores y del rebaño, no pueden sino encontrar eco en Su corazón paterno, siempre tan profundamente solícito por las necesidades espirituales de los hijos de la Iglesia. Siempre se ha dado el caso de que cuando una ley destinada al bien de los sujetos resulta por el contrario lesiva, esos sujetos tienen el derecho, no el deber de pedir con filial confianza la derogación de esa ley.

Por tanto, rogamos de todo corazón a Su Santidad, en un momento de divisiones tan dolorosas y de peligros cada vez mayores para la pureza de la Fe y la unidad de la Iglesia, lamentado por usted, nuestro Padre común, que no nos prive de la posibilidad de continuar recurriendo a la fecunda integridad de ese Missale Romanum de San Pío V, tan alabado por Su Santidad y tan profundamente amado y venerado por todo el mundo católico.

_________________________


EL ESTUDIO ACOMPAÑANTE

BREVE RESUMEN

I: Historia del Cambio.

La nueva forma de Misa fue rechazada sustancialmente por el Sínodo Episcopal, nunca fue sometida al juicio colegiado de las Conferencias Episcopales y nunca fue solicitada por el pueblo. Tiene todas las posibilidades de satisfacer al más modernista de los protestantes.

II: Definición de la Misa.

Mediante una serie de equívocos, el énfasis se pone obsesivamente en la "cena" y el "memorial" en lugar de en la renovación incruenta del Sacrificio del Calvario.

III: Presentación de los Fines.

Se modifican los tres extremos de la Misa: - no se permite que quede ninguna distinción entre el sacrificio divino y el humano; el pan y el vino sólo se cambian "espiritualmente" (no sustancialmente).

IV: - y de la esencia.

Nunca se alude a la Presencia Real de Cristo y la creencia en ella se repudia implícitamente.

V: - y de los cuatro elementos del sacrificio.

La posición tanto del sacerdote como del pueblo se falsifica y el Celebrante aparece como nada más que un ministro protestante, mientras que la verdadera naturaleza de la Iglesia se tergiversa de manera intolerable.

VI: La destrucción de la unidad.

El abandono del latín barre para siempre toda unidad de culto. Esto puede tener su efecto en la unidad de creencias y el Nuevo Orden no tiene la intención de defender la Fe como lo enseñó el Concilio de Trento al que está ligada la conciencia católica.

VII: La alienación de los ortodoxos.

Mientras agrada a varios grupos disidentes, el Nuevo Orden alienará a Oriente.

VIII: El abandono de defensas.

El Nuevo Orden rebosa de insinuaciones o errores manifiestos contra la pureza de la religión católica y desmantela todas las defensas del depósito de la Fe.

_________

I

HISTORIA DEL CAMBIO


En octubre de 1967, el Sínodo Episcopal convocado en Roma fue requerido para emitir un juicio sobre la celebración experimental de una llamada "Misa normativa" (Nueva Misa), ideada por el Consilium ad exsequendam Constitutionem de Sacra Liturgia. Esta Misa despertó los recelos más graves. La votación mostró una oposición considerable (43 non placet), muchas reservas sustanciales (62 juxta modum) y 4 abstenciones de 187 votantes. La prensa internacional habló de un "rechazo" de la propuesta "Misa normativa" (Nueva Misa) por parte del Sínodo. Los artículos de tendencia progresista no lo mencionaron.

En el Novus Ordo Missae promulgado recientemente por la Constitución Apostólica Missale Romanum, encontramos una vez más esta "Misa normativa" (Misa Nueva), idéntica en sustancia, ni parece que en el período intermedio la Conferencia Episcopal, al menos como tal, alguna vez se les pidió que dieran su opinión al respecto.

En la Constitución Apostólica se afirma que el antiguo Misal promulgado por San Pío V el 13 de julio de 1570, pero que se remonta en gran parte a San Gregorio Magno y a una antigüedad aún más remota, fue durante cuatro siglos la norma para la celebración de el Santo Sacrificio para los sacerdotes de rito latino, y que, llevado a todas partes del mundo, "ha sido además una fuente abundante de alimento espiritual para muchos santos en su devoción a Dios". Sin embargo, la actual reforma, que lo dejó definitivamente fuera de uso, se afirmó como necesario ya que "desde entonces el estudio de la Sagrada Liturgia se ha vuelto más extenso e intensivo entre los cristianos".

Esta afirmación nos parece que encierra un grave equívoco. Porque el deseo de la gente se expresó, si es que se expresó, cuando -gracias a Pío X- comenzaron a descubrir los verdaderos y eternos tesoros de la liturgia. La gente nunca pidió, por ningún motivo, que se cambiara o mutilara la liturgia para comprenderla mejor. Pidieron una mejor comprensión de la liturgia inmutable, y una que nunca hubieran querido cambiar.

El Misal Romano de San Pío V fue venerado religiosamente y muy querido por los católicos, tanto sacerdotes como laicos. No se ve cómo su uso, junto con una catequesis adecuada, pudo haber obstaculizado una participación más plena y un mayor conocimiento de la Sagrada Liturgia, ni por qué, cuando se reconocen sus múltiples virtudes sobresalientes, esta no debería haber sido considerada digna de continuar fomentando la piedad litúrgica de los cristianos.


RECHAZADO POR EL SÍNODO

Dado que la Misa "normativa" (Nueva Misa), ahora reintroducida e impuesta como el Novus Ordo Missae (Nuevo Orden de la Misa), fue en esencia rechazada por el Sínodo de los Obispos, nunca fue sometida al juicio colegiado de las Conferencias Episcopales, ni la gente, y menos en tierras de misión, ha pedido nunca reforma alguna de la Santa Misa, uno no comprende los motivos detrás de la nueva legislación que derroca una tradición que no ha cambiado en la Iglesia desde los siglos IV y V, como lo reconoce la propia Constitución. Como no existe una demanda popular para apoyar esta reforma, parece carecer de todo fundamento lógico que la justifique y la haga aceptable para el pueblo católico.

El Concilio Vaticano sí expresó el deseo (párr. 50 de la Constitución Sacrosanctum Concilium) de que las diversas partes de la Misa se reordenen "ut singularum partium propria ratio nec non mutua connexio clarius pateant". Veremos cómo el Ordo recientemente promulgado se corresponde con esta intención original.

Un examen atento del Novus Ordo revela cambios de tal magnitud que justifican en sí mismos el juicio ya hecho con respecto a la Misa "normativa". Ambos tienen en muchos puntos todas las posibilidades de satisfacer a los protestantes más modernistas.

__________

II

DEFINICIÓN DE MISA


Comencemos con la definición de Misa que se da en el n. ° 7 de la "Institutio Generalis" al comienzo del segundo capítulo sobre el Novus Ordo: "De structura Missae":

"La Cena del Señor o Misa es una reunión o asamblea sagrada del Pueblo de Dios, reunida bajo la presidencia del sacerdote, para celebrar la memoria del Señor. De ahí la promesa de Cristo", donde dos o tres se reúnen en mi nombre, ahí estoy en medio de ellos ", es eminentemente cierto de la comunidad local en la Iglesia (Mt. XVIII, 20)".

La definición de Misa se limita así a la de "cena", término que se repite constantemente (nn. 8, 48, 55d, 56). Esta cena se caracteriza además como una asamblea presidida por el sacerdote y celebrada como un memorial del Señor, recordando lo que hizo el primer Jueves Santo. Nada de esto implica en lo más mínimo la Presencia Real, ni la realidad del sacrificio, ni la función sacramental del sacerdote consagrante, ni el valor intrínseco del Sacrificio Eucarístico independientemente de la presencia del pueblo. En una palabra, no implica ninguno de los valores dogmáticos esenciales de la Misa que juntos proporcionan su verdadera definición. Aquí, la omisión deliberada de estos valores dogmáticos equivale a haberlos superado y, por tanto, al menos en la práctica, a su negación.

En la segunda parte de este párrafo 7 se afirma, agravando el ya grave equívoco, que vale, "eminentemente", para esta asamblea la promesa de Cristo de que "donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en el en medio de ellos "(Mat. XVIII, 20). Esta promesa, que se refiere únicamente a la presencia espiritual de Cristo con su gracia, se sitúa así en el mismo plano cualitativo, salvo en la mayor intensidad, como la realidad sustancial y física de la Presencia Eucarística Sacramental.

En no. 8 sigue inmediatamente una subdivisión de la Misa en "liturgia de la palabra" y liturgia eucarística, con la afirmación de que en la Misa se prepara "la mesa de la palabra de Dios" como del "Cuerpo de Cristo", para que los fieles "puedan ser edificados y renovados"; una asimilación totalmente inadecuada de las dos partes de la liturgia, como entre dos puntos de igual valor simbólico. Más adelante se hablará más sobre este punto.

Esta Misa está diseñada por una gran cantidad de expresiones diferentes, todas relativamente aceptables, todas inaceptables si se emplean, como están, por separado en un sentido absoluto.

Citamos algunos: La Acción del Pueblo de Dios; La Cena del Señor o Misa, el Banquete Pascual; La participación común de la mesa del Señor; La Plegaria Eucarística; Liturgia de la Palabra y Liturgia Eucarística.

Como es demasiado evidente, el énfasis se pone obsesivamente en la cena y el memorial en lugar de en la renovación incruenta del Sacrificio del Calvario. La fórmula "Memorial de la Pasión y Resurrección del Señor", además, es inexacta, siendo la Misa el único memorial del Sacrificio, en sí mismo redentor, mientras que la Resurrección es su fruto consecuente.

Más adelante veremos cómo, en la misma fórmula consagratoria, ya lo largo del Novus Ordo, tales equívocos se renuevan y reiteran.

__________

III

PRESENTACIÓN DE LOS EXTREMOS


Llegamos ahora al final de la Misa.

1. Último fin. Este es el del Sacrificio de alabanza a la Santísima Trinidad según la declaración explícita de Cristo en el propósito primordial de Su misma Encarnación: "Viniendo al mundo, dice: 'Sacrificio y oblación no has querido, pero un cuerpo has preparado para mi' ". (Sal. XXXIX, 7-9 en Heb. X, 5).

Este final ha desaparecido: del Ofertorio, con la desaparición de la oración "Suscipe, Sancta Trinitas", del final de la Misa con la omisión de la "Placet tibi Sancta Trinitas", y del Prefacio, que el domingo no sea ya el de la Santísima Trinidad, ya que este Prefacio estará reservado sólo para la Fiesta de la Trinidad, por lo que en el futuro sólo se escuchará una vez al año.

2. Fin ordinario. Este es el Sacrificio propiciatorio. También se ha desviado; porque en lugar de hacer hincapié en la remisión de los pecados de los vivos y de los muertos, hace hincapié en el alimento y la santificación de los presentes (núm. 54). Cristo ciertamente instituyó el Sacramento de la Última Cena poniéndose en el estado de Víctima para que pudiéramos unirnos a Él en este estado, pero su autoinmolación precede a la inmolación de la Víctima, y ​​tiene un antecedente y valor redentor pleno (la aplicación de la inmolación sangrienta). Esto lo confirma el hecho de que los fieles presentes no están obligados a comunicarse sacramentalmente.

3. Fin inmanente. Cualquiera que sea la naturaleza del sacrificio, es absolutamente necesario que sea agradable y aceptable a Dios. Después de la Caída, ningún sacrificio puede pretender ser aceptable por derecho propio, excepto el Sacrificio de Cristo. El Novus Ordo cambia la naturaleza de la ofrenda convirtiéndola en una especie de intercambio de dones entre el hombre y Dios: el hombre trae el pan y Dios lo convierte en "pan de vida"; el hombre trae el vino y Dios lo convierte en una "bebida espiritual".

"Bendito eres, Señor Dios del Universo, porque de tu generosidad hemos recibido el pan (o el vino) que te ofrecemos, el fruto de la tierra (o de la vid) y del trabajo del hombre. Que se convierta para nosotros en el pan de vida (o bebida espiritual)".

No es necesario comentar la absoluta indeterminación de las fórmulas "pan de vida" y "bebida espiritual", que pueden significar cualquier cosa. El mismo equívoco capital se repite aquí, como en la definición de la Misa: allí, Cristo está presente sólo espiritualmente entre los suyos: aquí, el pan y el vino sólo se cambian "espiritualmente" (no sustancialmente).

SUPRESIÓN DE GRANDES ORACIONES


En la preparación de la ofrenda, un equívoco similar resulta de la supresión de dos grandes oraciones. El "Deus qui humanae substantiae dignitatem mirabiliter condidisti et mirabilius reformasti" era una referencia a la anterior condición de inocencia del hombre y a la actual de ser rescatado por la Sangre de Cristo: una recapitulación de toda la economía del Sacrificio, desde Adán hasta el momento presente. La ofrenda propiciatoria final del cáliz, para que ascendiera "cum adore suavitatis", a la presencia de la majestad divina, cuya clemencia se imploró, reafirmó admirablemente este plan. Al suprimir la referencia continua de las oraciones eucarísticas a Dios, ya no hay una distinción clara entre el sacrificio divino y el humano.

Habiendo eliminado la piedra angular, los reformadores han tenido que levantar andamios; suprimiendo fines reales, tuvieron que sustituirlos por fines ficticios propios; conduciendo a gestos destinados a enfatizar la unión del sacerdote y los fieles, y de los fieles entre sí; Ofrendas para los pobres y para la iglesia superpuestas a la Ofrenda de la Hostia para ser inmolada. Existe el peligro de que la singularidad de esta oferta se vuelva borrosa, de modo que la participación en la inmolación de la Víctima llegue a parecerse a una reunión filantrópica, o un banquete de caridad.

__________

IV

LA ESENCIA


Pasamos ahora a la esencia del Sacrificio.

El misterio de la Cruz ya no se expresa explícitamente. Sólo está allí oscura, velada, imperceptible para el pueblo. Y por estas razones:

1. El sentido que se da en el Novus Ordo al llamado "prex Eucharistica" es: "que toda la congregación de los fieles esté unida a Cristo para anunciar las grandes maravillas de Dios y ofrecer sacrificios" (n. 54. el fin)

¿A qué sacrificio se refiere? ¿Quién es el oferente? No se da respuesta a ninguna de estas preguntas. La definición inicial de "prex Eucharistica" es la siguiente: "El centro y punto culminante de toda la celebración tiene ahora un comienzo, a saber, la Plegaria Eucarística, una oración de acción de gracias y de santificación" (n. 54, pr.). Los efectos reemplazan así a las causas, de las que no se dice una sola palabra. La mención explícita del objeto de la ofrenda, que se encontraba en el "Suscipe", no ha sido reemplazada por nada. El cambio de formulación revela el cambio de doctrina.

2. La razón de esta no-explicitación sobre el Sacrificio es simplemente que la Presencia Real ha sido removida de la posición central que ocupaba tan resplandecientemente en la antigua liturgia eucarística. Hay una sola referencia a la Presencia Real (una cita - una nota al pie - del Concilio de Trento) y nuevamente el contexto es el de "alimento" (n. ° 241, nota 63)

Nunca se alude a la Presencia Real y permanente de Cristo, Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, en las Especies transubstanciadas. La misma palabra transubstanciación se ignora por completo.

La supresión de la invocación a la Tercera Persona de la Santísima Trinidad ("Veni Santificator") para que Él pueda descender sobre las oblaciones, como una vez antes en el seno de la Santísima Virgen para realizar el milagro de la Divina Presencia, aún está un ejemplo más de la negación sistemática y tácita de la Presencia Real.

Tenga en cuenta también las supresiones:

de las genuflexiones (no quedan más de tres para el sacerdote, y una, con ciertas excepciones, para el pueblo, en la Consagración; de la purificación de los dedos del sacerdote en el cáliz; de la preservación de todo contacto profano de los dedos del sacerdote después de la Consagración;

de la purificación de los vasos, que no necesita ser inmediata, ni realizada en el corporal;

del velo que protege el cáliz;

del dorado interior de los vasos sagrados;

de la consagración de altares móviles;

de la piedra sagrada y reliquias en el altar móvil o sobre la "mesa" - "cuando la celebración no se realiza en recintos sagrados" (esta distinción conduce directamente a las "cenas eucarísticas" en las casas particulares); de los tres manteles, reducido a uno solo;

de la acción de gracias de rodillas (sustituida por una acción de gracias, sentado, por parte del sacerdote y del pueblo, complemento bastante lógico de la Comunión de pie);

de todas las antiguas prescripciones en el caso de la caída de la Hostia consagrada, que ahora se reducen a una sola dirección casual: "reventur accipiatur" (n. 239)

Todas estas cosas sólo sirven para enfatizar cuán atrozmente se repudia implícitamente la fe en el dogma de la Presencia Real.

3. La función asignada al altar (n. 262). El altar casi siempre se llama "mesa", "El altar o mesa del Señor, que es el centro de toda la liturgia eucarística" (n. 49, cf. 262). Se establece que el altar debe separarse de las paredes para que sea posible recorrerlo y la celebración sea de cara al pueblo (n. 262); también que el altar debe ser el centro de la asamblea de los fieles para que su atención se dirija espontáneamente hacia él (ibid). Pero una comparación de no. 262 y 276 parecen sugerir que se excluye la reserva del Santísimo Sacramento en este altar. Esto marcará una dicotomía irreparable entre la presencia, en el celebrante, del eterno Sumo Sacerdote y esa misma presencia realizada sacramentalmente. Antes, eran 'una y la misma presencia'.

SEPARACIÓN DE ALTAR Y TABERNÁCULO

Ahora se recomienda que el Santísimo Sacramento se guarde en un lugar apartado para la devoción privada del pueblo (casi como si se tratara de la devoción a una reliquia de algún tipo) para que, al entrar en una iglesia, no se preste atención al Tabernáculo pero sí a una mesa desnuda y despojada. Una vez más se establece el contraste entre la piedad "privada" y la piedad "litúrgica": el altar se coloca contra el altar.

En la insistente recomendación de distribuir en Comunión las Especies consagradas durante la misma Misa, incluso de consagrar un pan para que el sacerdote lo distribuya al menos a algunos de los fieles, encontramos reafirmada la actitud de desprecio hacia el Sagrario, como hacia toda forma de piedad eucarística fuera de la Misa. Esto constituye otro golpe violento a la fe en la Presencia Real mientras permanezcan las Especies consagradas.

La fórmula de la Consagración. La antigua fórmula de la consagración era propiamente sacramental, no narrativa. Esto se demostró sobre todo por tres cosas:

a) El texto bíblico no se retoma palabra por palabra: la inserción paulina "mysterium fidei" fue una confesión inmediata de la fe del sacerdote en el misterio realizado por la Iglesia a través del sacerdocio jerárquico.

b) La puntuación y el diseño tipográfico: el punto y el nuevo párrafo que marcan el paso del modo narrativo al sacramental y afirmativo, las palabras sacramentales en caracteres más grandes en el centro de la página y a menudo en un color diferente, claramente desprendido del contexto histórico. Todo combinado para dar a la fórmula un valor propio y autónomo.

"Separar el Sagrario del Altar equivale a separar dos cosas que, por su propia naturaleza, deben permanecer juntas". (PIO XII, Alocución al Congreso Internacional de Liturgia, Asís-Roma, 18-23 de septiembre de 1956). cf. también Mediator Dei, 1.5, nota 28.

c) La anamnesis ("Haec quotiescompque feceritis in mei memoriam facietis"), que en griego es "eis emou anamnesin" (dirigida a mi memoria). Se refería a Cristo operando y no a la mera memoria de Él, o del evento: una invitación a recordar lo que hizo ("Haec... in mei memoriam facietis") en la forma en que lo hizo, no sólo Su Persona o la Cena. La fórmula paulina ("Hoc facite in meam commemorationem"), que ahora ocupará el lugar de lo antiguo, proclamado como lo será a diario en las lenguas vernáculas, hará que los oyentes se concentren irremediablemente en la memoria de Cristo como el "fin" del Acción eucarística, si bien es realmente el "comienzo". La idea final de "conmemoración" ciertamente volverá a reemplazar la idea de acción sacramental.

El modo narrativo es ahora enfatizado por la fórmula "narratio Institutionis" (n. 55d) y repetido por la definición de la anamnesis, en la que se dice que "La Iglesia recuerda la memoria de sí misma" (n. 556).

En resumen: la teoría de la epiclesis, la modificación de las palabras de la Consagración y de la anamnesis, tienen el efecto de modificar el modus significandi de las palabras de la Consagración. Las fórmulas consagratorias son aquí pronunciadas por el sacerdote como los constituyentes de una narración histórica y ya no enunciadas como expresión de la afirmación categórica pronunciada por Él en la Persona total que actúa el sacerdote: "Hoc est Corpus meum" (no, "Hoc est Corpus Christi" ).

Además, la aclamación asignada al pueblo inmediatamente después de la Consagración: ("Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección, ven Señor Jesús") introduce una vez más, al amparo de la escatología, la misma ambigüedad respecto a la Presencia Real. Sin intervalo ni distinción, la expectativa de la Segunda Venida de Cristo al final de los tiempos se proclama justo en el momento en que Él está sustancialmente presente en el altar, casi como si la primera, y no la última, fuera la verdadera Venida.

Esto se destaca aún más en la fórmula de la aclamación opcional núm. 2 (Apéndice): "Cada vez que comemos de este pan y bebemos de este cáliz anunciamos tu muerte, oh Señor, hasta que vengas", donde la yuxtaposición de las diferentes realidades de inmolación y comida, de la Presencia Real y de la segunda venida de Cristo alcanza el colmo de la ambigüedad.

__________

V

LOS ELEMENTOS DEL SACRIFICIO


Llegamos ahora a la realización del Sacrificio, cuyos cuatro elementos fueron: 1) Cristo, 2) el sacerdote, 3) la Iglesia, 4) los fieles presentes.

En el Novus Ordo, la posición atribuida a los fieles es autónoma (absoluta), por lo tanto, totalmente falsa, desde la definición inicial: "Missa est sacra synaxis seu congregatio populi" hasta el saludo del sacerdote al pueblo que se pretende transmitir a la comunidad reunida ante la "presencia" del Señor (n. 48). "Qua salutatione et populi responsione manifestatur ecclesiae congregatae mysterium".

Presencia verdadera, ciertamente de Cristo, pero sólo espiritual, y misterio de la Iglesia, pero únicamente como asamblea que manifiesta y solicita tal presencia.

Esta interpretación se subraya constantemente: por las referencias obsesivas al carácter comunitario de la Misa (nn. 74-152); por la inaudita distinción entre "Misa con congregación" y "Misa sin congregación" (núms. 203-231); por la definición de la "oratio universalis seu fidelium" (n. 45) donde una vez más encontramos acentuado el "oficio sacerdotal" del pueblo ("populus sui sacerdotii munus excercens") presentado de manera equívoca donde no se menciona al sacerdote, y más cuanto que el sacerdote, como mediador consagrado, se hace intérprete de todas las intenciones del pueblo en el Te igitur y en los dos Memento.

En la "Plegaria Eucarística III" ("Vere sanctus", p. 123) se dirigen al Señor las siguientes palabras: "de época en época reúnes un pueblo para ti, para que de oriente a occidente se haga una ofrenda perfecta para gloria de tu nombre", en el 'para que' parece que el pueblo más que el sacerdote es el elemento indispensable en la celebración; y dado que ni siquiera aquí se aclara quién es el oferente, el pueblo mismo parece estar investido de poderes sacerdotales autónomos. A partir de este paso, no sería de extrañar que, en poco tiempo, se autorizara al pueblo a unirse al sacerdote en la pronunciación de las fórmulas de consagración (lo que en realidad parece haber ocurrido aquí y allá).

EL SACERDOTE, UN MERO PRESIDENTE

2) La posición del sacerdote se minimiza, cambia y falsifica. En primer lugar, en relación con las personas para las que es, en su mayor parte, un mero presidente o hermano, en lugar del ministro consagrado que celebra in persona Christi. En segundo lugar, en relación con la Iglesia, como "quidam de populo". En la definición de la epiclesis (n. 55), las invocaciones se atribuyen de forma anónima a la Iglesia: la parte del sacerdote ha desaparecido.

En el Confiteor, ahora colectivo, ya no es juez, testigo e intercesor ante Dios; por eso es lógico que ya no esté facultado para dar la absolución, que ha sido suprimida. Está integrado con las fratres. Incluso el servidor se dirige a él como tal en el Confiteor de la "Missa sine populo".

Ya, antes de esta última reforma, se suprimió la distinción significativa entre la Comunión del sacerdote, el momento en el que el Sumo Sacerdote Eterno y el que actúa en Su Persona se unían en la más estrecha unión, y la Comunión de los fieles.

Ni una palabra encontramos ahora sobre el poder del sacerdote para sacrificar, o sobre su acto de consagración, la realización a través de él de la Presencia Eucarística. Ahora aparece como nada más que un ministro protestante.

La desaparición, o el uso opcional, de muchas vestiduras sagradas (en algunos casos bastan el alba y la estola - n. 298) borra aún más la conformidad original con Cristo: el sacerdote ya no se viste de todas sus virtudes, se convierte en un mero "suboficial" a quien uno o dos signos pueden distinguir de la masa del pueblo: "un poco más hombre que el resto", a la definición bastante involuntariamente humorística de un predicador moderno. Nuevamente, como ocurre con la "mesa" y el Altar, está separado lo que Dios ha unido: el Sacerdocio único y la Palabra de Dios.

3) Finalmente, está la posición de la Iglesia en relación con Cristo. En un solo caso, a saber, la "Misa sin congregación", la Misa se reconoce como "Actio Christi et Ecclesiae" (n. 4, cf. Presb. Ord. N. 13), mientras que en el caso de la "Misa con congregación "no se hace referencia a esto excepto con el propósito de "recordar a Cristo" y santificar a los presentes. Las palabras utilizadas son: "Al ofrecer el sacrificio por Cristo en el Espíritu Santo a Dios Padre, el sacerdote asocia al pueblo consigo mismo" (n. 60), en cambio uno que asocia al pueblo con Cristo que se ofrece a sí mismo "por Spiritum Sanctum Deo Patri ".

En este contexto, cabe señalar lo siguiente:

1) la gravísima omisión de la frase "Por Cristo Nuestro Señor", garantía de ser escuchada dada a la Iglesia en todos los tiempos (Juan, XIV, 13-14; 15; 16; 23; 24);

2) el "pascalismo" que todo lo impregna, casi como si no hubiera otros aspectos, completamente diferentes e igualmente importantes, de la comunicación de la gracia;

3) el escatologismo muy extraño y dudoso por el cual la comunicación de la gracia sobrenatural, una realidad permanente y eterna, se reduce a las dimensiones del tiempo: oímos hablar de un pueblo en marcha, una Iglesia peregrina - ya no militante - contra los poderes de las tinieblas - mirando hacia un futuro que, habiendo perdido su línea con la eternidad, se concibe en términos puramente temporales.

La Iglesia - Una, Santa, Católica, Apostólica - es disminuida como tal en la fórmula que, en la "Plegaria Eucarística No. 4", ha tomado el lugar de la oración del Canon Romano "en nombre de todos los creyentes ortodoxos del Fe católica y apostólica". Ahora tenemos simplemente: "todos los que te buscan con un corazón sincero".

De nuevo, en el Recuerdo de los difuntos, estos ya no han pasado "con el signo de la fe y duermen el sueño de la paz", sino sólo "los que han muerto en la paz de Cristo", y a ellos se les añade, con más evidente detrimento del concepto de unidad visible, anfitrión "de todos los muertos cuya fe sólo tú conociste".

Además, en ninguna de las tres nuevas plegarias eucarísticas se hace referencia, como ya se ha dicho, a ese estado de sufrimiento de los que han fallecido, en ninguna posibilidad de un Recuerdo particular: todo esto, de nuevo, debe socavar la fe en la naturaleza propiciatoria y redentora del Sacrificio.

DESACRALIZANDO LA IGLESIA

Las omisiones desacralizantes en todas partes degradan el misterio de la Iglesia. Sobre todo no se la presenta como una jerarquía sagrada: ángeles y santos se reducen al anonimato en la segunda parte del colectivo Confiteor: han desaparecido, como testigos y jueces, en la persona de San Miguel, por la primera.

Las diversas jerarquías de los ángeles también han desaparecido (y esto no tiene precedentes) del nuevo Prefacio de la "Oración II". En los Comunicantes, el recordatorio de los Pontífices y Santos Mártires sobre los que se funda la Iglesia de Roma y que fueron, sin duda, los transmisores de las tradiciones apostólicas, destinadas a completarse en lo que se convirtió, con San Gregorio, en la Misa Romana, ha sido suprimido. En la Libera nos, la Santísima Virgen, los Apóstoles y todos los santos ya no se mencionan: ella y su intercesión ya no se pide, incluso en tiempos de peligro.

La unidad de la Iglesia está gravemente comprometida por la omisión totalmente intolerable de todo el Ordo, incluidas las tres nuevas oraciones, de los nombres de los Apóstoles Pedro y Pablo, Fundadores de la Iglesia de Roma, y ​​los nombres de los otros Apóstoles, fundación y marca de la Iglesia una y universal, siendo la única mención que queda en los Comunicantes del Canon Romano.

Un claro ataque al dogma de la Comunión de los Santos es la omisión, cuando el sacerdote celebra sin servidor, de todos los saludos, y la Bendición final, por no hablar del 'Ite, missa est' ahora ni siquiera dicho en Misas celebradas con servidor.

El doble Confiteor mostró cómo el sacerdote, en su calidad de Ministro de Cristo, se inclina profundamente y se reconoce indigno de su sublime misión, del "tremendum mysterium", a punto de ser cumplido por él e incluso (en el Aufer a nobis) entrando en el Lugar Santísimo, invocó la intercesión (en el Oramus te, Domine) de los méritos de los mártires cuyas reliquias fueron selladas en el altar. Ambas oraciones han sido suprimidas. Lo dicho anteriormente con respecto al doble Confiteor y la doble Comunión es igualmente relevante aquí.

El escenario exterior del Sacrificio, evidencia de su carácter sagrado, ha sido profanado. Véase, por ejemplo, lo dispuesto para la celebración fuera de los recintos sagrados, en el que el altar puede ser reemplazado por una simple "mesa" sin piedra consagrada ni reliquias, y con un solo paño (nn. 260, 265). Aquí también se aplica todo lo dicho anteriormente sobre la Presencia Real, la disociación del "convivium" y del sacrificio de la cena de la Presencia Real Misma.

El proceso de desacralización se completa gracias a los nuevos procedimientos de ofrenda: la referencia al pan ordinario no sin levadura; a los monaguillos (y laicos en la Comunión sub utraque specie) se les permitió manipular los vasos sagrados (n. ° 244d); la atmósfera de distracción creada por el incesante ir y venir del sacerdote, diácono, subdiácono, salmista, comentarista (el sacerdote se convierte él mismo en comentarista porque se le pide constantemente que 'explique' lo que está a punto de lograr) - de lecturas (hombres y mujeres ), de servidores o laicos que reciben a las personas en la puerta y las acompañan a sus lugares mientras otros cargan y clasifican las ofrendas. Y en medio de toda esta actividad prescrita, la 'mulier idonea'.

Por último, está la manía de la concelebración, que terminará destruyendo la piedad eucarística en el sacerdote, eclipsando la figura central de Cristo, sacerdote único y víctima, en una presencia colectiva de concelebrantes.

__________


VI LA DESTRUCCIÓN DE LA UNIDAD

Nos hemos limitado a una evaluación resumida del nuevo Ordo donde se desvía más seriamente de la teología de la Misa católica y nuestras observaciones tocan solo aquellas desviaciones que son típicas. Una evaluación completa de todas las trampas, los peligros y los elementos espiritualmente y psicológicamente destructivos contenidos en el documento, ya sea en texto, rúbricas o instrucciones, sería una empresa enorme.


POR SACERDOTE O PARSON

No se ha dado más que una mirada de pasada a los tres nuevos cánones, ya que estos ya han sido objeto de críticas repetidas y autorizadas, tanto en la forma como en el fondo. El segundo de ellos provocó un escándalo inmediato a los fieles por su brevedad. Del Canon II se ha dicho bien, entre otras cosas, que podría ser recitado con perfecta tranquilidad de conciencia por un sacerdote que ya no cree ni en la Transubstanciación ni en el carácter sacrificial de la Misa, por lo tanto, incluso por un ministro protestante.

El nuevo Misal se introdujo en Roma como "un texto de amplia materia pastoral", y "más pastoral que jurídica", que las Conferencias Episcopales podrían utilizar según las diversas circunstancias y genios de los diferentes pueblos. En la misma Constitución Apostólica leemos: "hemos introducido en el Nuevo Misal variaciones y adaptaciones legítimas".

Además, la Sección I de la nueva Congregación para el Culto Divino será responsable "de la publicación y 'revisión constante' de los libros litúrgicos". El último boletín oficial de los Institutos Litúrgicos de Alemania, Suiza y Austria dice: "Los textos latinos ahora tendrán que ser traducidos a las lenguas de los diferentes pueblos; el estilo 'romano' tendrá que adaptarse a la individualidad de los Iglesias: lo que fue concebido más allá del tiempo debe ser trasladado al contexto cambiante de situaciones concretas en el constante fluir de la Iglesia Universal y de sus innumerables congregaciones".

La propia Constitución Apostólica da el golpe de gracia al lenguaje universal de la Iglesia (contrariamente a la voluntad expresa del Concilio Vaticano II) con la suave afirmación de que "en tal variedad de lenguas, una (?) y la misma oración de todos.... puede ascender más fragante que cualquier incienso".


CONSEJO DE TRENTO RECHAZADO

Por tanto, la desaparición del latín puede darse por sentada;  del Canto Gregoriano, que incluso el Concilio reconoció como "liturgiae romanae proprium" (Sacros Conc. no 116), ordenando que "principem locum obtineat" (ibid.) seguirá lógicamente, con la libertad de elección, entre otras cosas, de los textos del Introito y Gradual.

Por tanto, desde el principio, el Nuevo Rito se lanza como pluralista y experimental, ligado al tiempo y al lugar. Unidad de culto, así barrida para siempre, ¿qué será de esa unidad de fe que la acompañó y que, siempre nos dijeron, debía defenderse sin concesiones?

Es evidente que el Novus Ordo no tiene la intención de presentar la Fe como la enseñó el Concilio de Trento, al cual, sin embargo, la conciencia católica está ligada para siempre. Con la promulgación del Novus Ordo, el católico fiel se enfrenta así a la alternativa más trágica.

__________


VII

LA ALIENACIÓN DEL ORTODOXO


La Constitución Apostólica hace referencia explícita a una gran cantidad de piedad y enseñanza en el Novus Ordo tomadas de las Iglesias orientales. El resultado, totalmente alejado e incluso opuesto a la inspiración de las liturgias orientales, solo puede repeler a los fieles de los ritos orientales. ¿A qué equivalen, en verdad, estas opciones ecuménicas? Básicamente a la multiplicidad de la anáfora (pero nada que se acerque a su belleza y complejidad), a la presencia de diáconos, a la Comunión sub utraque specie.

En contra de esto, el Novus Ordo parecería haber sido deliberadamente despojado de todo lo que en la liturgia de Roma se acercaba a la de Oriente.

Además, al abandonar su inconfundible e inmemorial carácter romano, el Novus Ordo perdió lo que era espiritualmente precioso en sí mismo. Su lugar ha sido ocupado por elementos que lo acercan sólo a algunas otras liturgias reformadas (ni siquiera a las más próximas al catolicismo) y que al mismo tiempo lo degradan. Oriente estará cada vez más alienado, como ya lo estuvo con las reformas litúrgicas precedentes.

A modo de compensación, la nueva liturgia será el deleite de los diversos grupos que, al borde de la apostasía, están causando estragos en la Iglesia de Dios, envenenando su organismo y socavando su unidad de doctrina, culto, moral y disciplina en una crisis espiritual sin precedentes.

__________


VIII

EL ABANDONO DE LAS DEFENSAS


San Pío V mandó redactar el Misal Romano (como recuerda la propia Constitución Apostólica actual) para que sea un instrumento de unidad entre los católicos. De conformidad con los mandatos del Concilio de Trento, debía excluir todo peligro, en el culto litúrgico, de errores contra la Fe, amenazados entonces por la Reforma Protestante. La gravedad de la situación justificó plenamente, e incluso profética, la solemne advertencia del santo Pontífice al final de la Bula promulgando su Misal: "Si alguien presume de alterar esto, hágale saber que incurrirá en la ira de Dios Todopoderoso y sus benditos Apóstoles, Pedro y Pablo" (Quo Primum, 13 de julio de 1570).

Cuando se presentó el Novus Ordo en la Oficina de Prensa del Vaticano, se afirmó con gran audacia que las razones que motivaron los decretos tridentinos ya no son válidas. No sólo siguen vigentes, sino que existen, como no dudamos en afirmar, otras mucho más serias en la actualidad.

Precisamente para evitar los peligros que en cada siglo amenazan la pureza del depósito de la fe ("depositum custodi, devitans profanas vocum novitates" Tim. VI, 20), la Iglesia ha tenido que erigir bajo la inspiración del Espíritu Santo las defensas de sus definiciones dogmáticas y pronunciamientos doctrinales.

Estos se reflejaron inmediatamente en su culto, que se convirtió en el monumento más completo de su fe. Tratar de devolver a toda costa el culto de la Iglesia a las prácticas ancestrales remodelando, artificialmente y con ese "arqueologismo malsano" tan rotundamente condenado por Pío XII, lo que en tiempos anteriores tuvo la gracia de la espontaneidad original significa, como vemos hoy, con demasiada claridad. - Desmantelar todas las murallas teológicas levantadas para la protección del Rito y quitarle toda la belleza que lo enriqueció a lo largo de los siglos.

¡Y todo esto en uno de los momentos más críticos, si no el momento más crítico, de la historia de la Iglesia!

Hoy en día, se reconoce oficialmente que la división y el cisma existen no solo fuera de la Iglesia sino dentro de ella. Su unidad no solo está amenazada, sino que ya está trágicamente comprometida. Los errores contra la fe no son tanto insinuaciones sino más bien una consecuencia inevitable de abusos y aberraciones litúrgicas que han recibido el mismo reconocimiento.

Abandonar una tradición litúrgica que durante cuatro siglos fue a la vez signo y prenda de la unidad del culto (y sustituirla por otra que no puede sino ser signo de división en virtud de las innumerables libertades implícitamente autorizadas, y que está plagada de insinuaciones o manifestaciones errores contra la integridad de la religión católica) es, nos sentimos en conciencia obligados a proclamar, un error incalculable.


No hay comentarios: