viernes, 20 de julio de 2018

¿SAN JUAN PABLO II ERA UN HOMOFÓBICO INTOLERANTE?


Es brutalmente homofóbico para un obispo mentirle a la comunidad gay 
y arriesgar sus almas inmortales simplemente para mostrarse como políticamente correcto¡Es un verdadero crimen de odio!

Por Michael Matt

LifeSiteNews recientemente citó a un portavoz de la diócesis de Lexington, Kentucky, quien dijo que "elegir una opción para apoyar a las personas LGBT es una decisión que cada parroquia debe tomar por sí misma". Al menos una parroquia, la "histórica" ​​Iglesia Católica de St. Paul, ya orgullosamente hace alarde del arcoiris en su propiedad, con el mensaje de aceptación y "amor para todos".

De acuerdo con un informe de NewWaysMinistry, el p. Chris Clay, un sacerdote de St. Paul, dijo que la pancarta es "una pequeña forma de contrarrestar cualquier experiencia de hostilidad, rechazo y tratamiento silencioso que los católicos LGBTQ puedan haber experimentado".

Un feligrés en éxtasis llamado Stan dijo en un spot televisivo: "Nuestras hermanas y hermanos LGBTQ no deben temer venir aquí, no se sentirán juzgados, no sentirán que están pisoteando un territorio que no les pertenece".




No es de extrañar que el viejo Stan esté tan entusiasmado con esto, ya que es el director ejecutivo de Fortunate Families, una organización "católica" pro-LGBT que regularmente publica imágenes blasfemas como un hombre gay coronado con espinas y colores del arco iris sangrantes, o Nuestra Señora envuelta en la bandera del arco iris. Pero, ¿qué tiene que decir el obispo de Lexington al respecto?


Bueno, el Obispo John Stowe fue uno de los cinco obispos que respaldaron el libro pro-LGBT del padre James Martin, "Construyendo un puente" - entonces, ¿cómo crees que se siente al respecto?

Mientras celebraba anomalías en St. Paul y algunas parroquias más en el área de Nueva York City, así como en California, lamentó que muchos católicos "todavía no están a bordo con la inclusión LGBT":

"Globalmente, sin embargo, las opiniones católicas sobre la inclusión LGBT y Pride permanecen en un espectro. Si bien la aceptación social de la comunidad LGBTQ aumenta en muchos lugares, el liderazgo de la iglesia y los católicos más conservadores se aferran firmemente a las enseñanzas negativas sobre sexualidad y género. Este año, el obispo católico de Providence, Rhode Island , desanimó a las parroquias y a los católicos individuales de participar en eventos del Orgullo Gay. Los católicos LGBTQ se han acostumbrado a no ser bienvenidos en la Iglesia, rechazados o marginados por su sexualidad y / o identidad de género. Pero se necesita un cambio porque tener un hogar espiritual es importante para muchas personas, especialmente para los católicos LGBTQ".
COMENTARIO REMANENTE: Un alcohólico va al grupo local de Alcohólicos Anónimos y dice: "Hola, mi nombre es Steve, y soy un alcohólico orgulloso sin intención de dejar de tomar... nunca. Pero quiero que me den la bienvenida todas las semanas, porque soy un gran tipo. De hecho, quiero un cartel de salida que diga: Todos los alcohólicos son bienvenidos: ¡No cambies nunca, te queremos como eres!"

¿Crees que Steve duraría mucho en AA?

Entonces, ¿un hogar espiritual es importante para los sodomitas no arrepentidos? ¡Estupendo! Pero entonces, ¿por qué eligieron una Iglesia cuya enseñanza moral infalible, constante e inmutable incluye lo siguiente:

"La homosexualidad se refiere a las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual exclusiva o predominante hacia personas del mismo sexo ... Basándose en la Sagrada Escritura, que presenta actos homosexuales como actos de depravación grave, la tradición siempre ha declarado que "actos homosexuales" están intrínsecamente desordenados ". Ellos son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al regalo de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. Bajo ninguna circunstancia pueden ser aprobados". (Catecismo de la Iglesia Católica, 2357)
Bajo ninguna circunstancia... excepto por aquellas circunstancias evidentemente inventadas por el Obispo John Stowe y su equipo en Lexington, que piensan que las parroquias pueden hacer lo que quieran a este respecto.

Incluso el Papa Juan Pablo II aclaró las enseñanzas de la Iglesia el 31 de octubre de 1986, en la "Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre la Pastoral de las Personas Homosexuales":

"Aunque la inclinación particular de la persona homosexual no es un pecado, es una tendencia más o menos fuerte ordenada hacia un mal moral intrínseco; por lo tanto, la inclinación misma debe verse como un desorden objetivo. Por lo tanto, la atención especial y la atención pastoral deben dirigirse a aquellos que tienen esta condición, para que no se les haga creer que vivir esta orientación en la actividad homosexual es una opción moralmente aceptable. No lo es".
A menos que el obispo John Stowe de Lexington lo diga, ya que el obispo John es evidentemente un magisterio en sí mismo que puede permitir a las parroquias seguir sus propias reglas de cualquier manera.


¿Pero no entendiste esa nota, obispo John? La Carta no dice: "Permita que los homosexuales practicantes tengan un hogar espiritual entre sus fieles". Entonces, ¿no sientes la necesidad de hacer cumplir las enseñanzas infalibles de la Iglesia?

Otra pregunta para el Obispo John: Si comienzas a permitir que las parroquias en tu diócesis ignoren imprudentemente la enseñanza infalible de la Iglesia, ¿dónde exactamente se detendrán? La Iglesia Católica también enseña que la masturbación es un pecado mortal de la carne. ¿Crees que quizás deberían poner una bandera en el patio de enfrente de la iglesia diciendo: "Bienvenidos los Masturbadores: esta es una comunidad inclusiva"

¿Si no, porque no?

¿Qué hay de la comunidad Zoofílica? ¿No merecen un hogar espiritual, obispo John? Nadie saldría lastimado. Solo quieren casarse con sus pastores alemanes. ¿Cual es el problema? ¿Estás listo para darles la bienvenida también? Si no, ¿eres un intolerante?

¿Y los Intercambiadores de esposas? Obtendrían consentimiento para lo que hacen, también. No hay víctimas allí, ¿verdad? Entonces, ¿no deberían poner un letrero en el ingreso de la iglesia St. Paul para esos tipos también?

¡MARIPOSONES, SWINGERS y ALIADOS SON BIENVENIDOS!

Tal vez si nuestros amigos del alfabeto LGBTQ realmente piensan que un hogar espiritual es tan importante, podrían considerar seguir las reglas como todos los demás.

Y si encuentran que eso es demasiado difícil, que para ellos ser parte de la Iglesia Católica significa romper las reglas de la Iglesia Católica, ¿qué tal si van a buscar un hogar espiritual más a su gusto? Los anglicanos y los luteranos, por ejemplo, esos gatos definitivamente están abajo del arco iris y la multitud de My Little Pony.


Porque esto no es justo para nadie. ¿Algunas personas tienen que seguir las reglas de la Iglesia mientras que otras no? ¿Cómo se supone que eso funciona? Esto no es culpa nuestra Nosotros no hacemos las reglas. ¡Dios las hace! Pero, según el Obispo John, se debe dejar librado al libre albedrío de las personas el seguir las reglas de la Iglesia o no.

Si nuestros amigos del alfabeto LGBTQ todavía no están claros acerca de las reglas de la Iglesia sobre esto, tal vez el Papa canonizado recientemente, San Juan Pablo II, pueda ayudar.

En su libro de 2005 Memoria e identidad, Juan Pablo se refirió a la homosexualidad como una "ideología del mal" e insistió en el llamado "matrimonio gay" que:

"Es legítimo y necesario preguntarse si esto no es quizás parte de una nueva ideología del mal, quizás más insidiosa y oculta, que intenta enfrentar los derechos humanos contra la familia y el hombre".
¿Fue el Papa Juan Pablo EL GRANDE un homofóbico intolerante? Si es así, ¿no se puede decir lo mismo del hombre que lo canonizó? Seguramente -(¿quién soy yo para juzgarlo?)- el papa Francisco no es un homófobo, ¿verdad?

Algo me dice que la Iglesia Católica, con todas sus prohibiciones contra los actos homosexuales, puede no ser la mejor opción para nuestros amigos del alfabeto LGBTQ, incluso si el obispo John dice lo contrario.

Ahora que lo pienso, ¿a quién le importa lo que dice el obispo John? Este tipo es tan poco caritativo que ni siquiera se molesta en informar a sus fieles que, de acuerdo con la propia enseñanza infalible de la Iglesia, la condenación eterna es el precio que tendrán que pagar por su estilo de inclusión y tolerancia.

Ah, pero el buen obispo debe pensar en homosexuales castos... ¡Si, debe ser eso!

Pero si eso es así, ¿cuál es el problema? Todos somos pecadores. La Iglesia ya acepta a los homosexuales arrepentidos tal como son, así como acepta a los practicantes arrepentidos de CUALQUIER pecado de la carne. ¡Todos nuestros amigos del alfabeto LGBTQ tienen que arrepentirse, hacer una buena confesión y BOOM! Problema resuelto.


Los miembros de St. Paul celebran misa fuera del Stonewall Inn

Sin duda, el buen obispo de Lexington lo sabe.


Excelencia, a los que realmente les estás haciendo un guiño episcopal es a las personas que quieren seguir pecando y pecando con orgullo. ¿No es así? Y eso es una violación de todo lo que supuestamente crees como un sacerdote católico. Entonces, tú también pareces estar en la Iglesia equivocada. Quizás tú también deberías encontrar otra "comunidad de fe" antes de escandalizar al Altísimo.

Honestamente, es brutalmente homofóbico para un obispo mentirle a la comunidad gay sobre algo así, y arriesgar sus almas inmortales simplemente para mostrarse como políticamente correcto. ¡Es un verdadero crimen de odio!

Seguramente, el Vaticano eliminará a este pastor descarriado inmediatamente, antes de poner en peligro las almas de sus fieles.

Sí, seguramente... tan pronto como el infierno se congele.


RemnantNewsPaper


SACERDOTE JESUITA DEFIENDE LA DESPENALIZACIÓN DEL ABORTO EN REPÚBLICA DOMINICANA


«Les animo a caminar junto a las mujeres por esta causa que entiendo es justa». De esa manera apoya la legalización del aborto en su país,el sacerdote jesuita Mario Serrano Marte.


El religioso está en Twitter en plena campaña a favor de la despenalización del aborto en la República Dominicana. Ha publicado y retuiteado mensajes proabortistas, incluyendo un vídeo de su autoría:





Les animo a caminar junto a las mujeres por esta causa que entiendo es justa:


Por ahora, la única reacción de la Iglesia es una declaración de un obispo auxiliar de Santo Domingo, Mons. Jesús Castro Marte, asegurando que la postura personal del jesuita no es la de la Iglesia.

Declaración de los obispos en contra del aborto


La semana pasada, los obispos de la República Dominicana publicaron una declaración que afirma la importancia de que la Iglesia forme personas para valorar y respetar la vida en todas sus etapas


«Los obispos, conscientes de los desafíos que enfrenta nuestra sociedad, consideran que la formación integral de un ser humano le permite valorar y respetar la vida en todas sus etapas, un desafío muy importante», se lee en la declaración del 11 de julio .

El enfoque de los obispos en el respeto por la vida se da en un momento de presiones para la despenalización del aborto en casos de riesgo para la vida de la madre, inviabilidad fetal o violación.

«Hemos reafirmado, ante la ciencia, la ley y ante Dios, que nadie tiene el derecho de condenar a muerte a un niño inocente, y mucho menos indefenso», dijeron los obispos.


InfoCatólica


jueves, 19 de julio de 2018

POR QUÉ ME OPONGO A LA EUTANASIA

La palabra "eutanasia" viene del griego y significa "buena muerte". Sin embargo, su significado real hace referencia a la práctica que consiste en provocar directamente la muerte.

Por Nemesio Rodríguez Lois

El presidente español Pedro Sánchez, tiene prisa por radicalizarse, máxime cuando él, antes que nadie, sabe muy bien que, si no se radicaliza, puede perder el apoyo del partido Podemos de Pablo Iglesias, así como de los diferentes grupos separatistas.

Por esa razón, con tal de no perder unos apoyos, cuya falta podría desembocar en una moción de censura, es que trata de sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos, así como de que cuanto antes se apruebe una ley que despenalice la eutanasia.

Atendiendo a sus raíces etimológicas, la palabra “eutanasia” viene del griego y significa “buena muerte”. Sin embargo, su significado real hace referencia a la práctica que consiste en provocar directamente la muerte mediante procedimientos médicos a enfermos terminales con el fin de librarlos a ellos de sufrimientos y a los demás de la carga que supone cuidarlos.

Existen dos clases de eutanasia:

*La genésica que elimina a enfermos y tarados.

*La económica que suprime a viejos, inválidos y dementes.

La eutanasia es otra de las manifestaciones de una cultura de la muerte que, en pleno siglo XXI, parece imposible detenerla. Aquí lo curioso es que quienes la promueven lo hacen con una etiqueta de buena apariencia como es la de ayudar a morir a quien no desea seguir sufriendo.

Lo malo de esto es que, una vez puestos en la pendiente, se va resbalando y cayendo cada vez más bajo hasta llegar a casos aterradores como podría ser, valga el ejemplo, el caso de un matrimonio joven que pide eliminar a la abuela porque necesita su cama. O también el que -¡algo grotesco!- un hijo desnaturalizado pida a los médicos que aceleren la muerte de su padre para que el funeral pueda celebrarse antes de las vacaciones.

Quienes defienden la eutanasia sostienen que es preferible matar al enfermo para que deje de sufrir, especialmente si es el mismo enfermo quien lo pide. Ni duda cabe que mucho contribuyó a difundir esta mentalidad aquella película titulada “Mar adentro”, protagonizada por Javier Bardem donde se presentaba el caso de un enfermo tetrapléjico que, con plena conciencia, exigía que le matasen.



Es aquí donde la frase “PARA QUE DEJE DE SUFRIR” hace que nos preguntemos: ¿Quién dejará de sufrir? ¿El enfermo o quienes le cuidan? Es aquí donde se encuentra el meollo de la cuestión porque muchos de quienes, retorciéndose de dolor en su lecho, piden la muerte, lo que en realidad están pidiendo es ser mejor atendidos y -de ser posible- tener ayuda para seguir viviendo.

En muchos casos, pedir la muerte, en realidad significa, una petición de ayuda, comprensión y -por supuesto- cariño.

Resumiendo: Lo que en realidad quiere el enfermo es dejar de sufrir.

El deseo de dejar de sufrir es algo muy comprensible y -dados los nuevos descubrimientos- actualmente no hay sufrimientos insoportables dada la terapia antidolorosa de que hoy dispone la Medicina. Esos dolores que torturan al enfermo pueden ser mitigados por medios lícitos como pudieran serlo los analgésicos.

Aplicar la eutanasia, aunque el enfermo lo pida, es contribuir a un suicidio y esto no significa compasión, sino que más bien es colaborar con un crimen. Una supuesta compasión que puede enmascararse con el deseo de quitarse de encima tanto una molesta carga como la ambición de heredarle.

Ahora bien, si se llega a legalizar que un enfermo pueda pedir la muerte… ¿Por qué no va a tener el mismo derecho alguien sano cansado de vivir, quien haya sufrido una decepción amorosa o quien sea víctima de una quiebra económica?

Definitivamente y como al principio dijimos, a menos que ocurra algo extraordinario, la cultura de la muerte parece imparable. Holanda es el país donde se nos muestra el extremo más patético a donde ha llegado la eutanasia.

Según informes recibidos, se ha dado el caso de que, en 1995, se aplicó la eutanasia a más de veinticinco mil personas; sin embargo, lo peor de todo es que en catorce mil de esos casos se aplicó sin conocimiento y -por supuesto- sin consentimiento del paciente. Esto ha provocado que más de cien mil personas lleven consigo un documento con el cual expresan su oposición a la eutanasia.

Hace algunos años, unos turistas holandeses hicieron la siguiente declaración: “Dentro de unos años nos vendremos a morir en España porque en Holanda nos matan” (Semanario ALBA. 22 al 28 de enero de 2005).

¡Pobres holandeses! Si acaso la eutanasia se legaliza en España…¿Qué irá a ser de ellos?

Aunque disponga de una mayoría suficiente en el Congreso, el partido gobernante jamás debe legalizar un crimen. La misión de los diputados consiste en legislar con el fin de resolver los problemas que aquejan a la sociedad y cuya solución pide con insistencia la opinión pública.

En estos momentos, la legalización de la eutanasia no es un problema que aqueje a los españoles ni mucho menos la está pidiendo a gritos la mayoría de los ciudadanos. Y aunque, debido a la deshumanización de la sociedad, la opinión pública pidiera su legalización, el Estado tampoco podría hacerlo.

Y no podría hacerlo porque el Estado no puede darse a sí mismo el derecho de legalizarla por la razón elemental de que la vida de un inocente es un bien que supera el poder de disposición tanto del individuo como del Estado.

Concluimos diciendo que morir con dignidad no es contribuir a un suicidio ya que quienes a él contribuyen se convierten en asesinos. Morir con dignidad no es morir sin dolores sino más bien aceptando la muerte donde y cuando Dios lo disponga.

Y es que, aunque algunos se resistan a reconocerlo, no hay muerte más digna ni más dichosa que la que se acepta en estado de gracia y en paz con Dios después de haber hecho una buena confesión de haber recibido la absolución sacramental.

Por todo eso y mucho más es que me opongo a la eutanasia.

Actuall



TUS EMOCIONES SÍ INFLUYEN EN TU MASCOTA


Las mascotas son especialistas en detectar emociones humanas. Es un hecho que los perros leen las expresiones faciales, así como el tono de voz para reconocer el estado emocional de las personas. 


Por Rocío Navarro Macías

Un estudio desarrollado por la universidad de Psicología de Lincoln concluyó que son capaces de combinar información de diferentes sentidos se pueden formar una representación mental de ella.

“Los animales, como parte integrante del núcleo familiar, son sensibles a percibir todo lo que exista en su entorno. Los perros han evolucionado junto a los humanos miles de años, lo que les confiere una especial capacidad para percibir todo lo que sentimos”, indica Rosana Álvarez, veterinaria especializada en medicina del comportamiento y fundadora de Etología Veterinaria. En esta línea, los resultados de la investigación demostraron que los canes pueden extraer e integrar información sensorial emocional y discriminar entre estados positivos y negativos tanto de humanos como de perros.

Pero si esto es así, también serían estímulos para el propio ánimo de las mascotas. “Los desarrollos científicos avalan que la comunicación emocional que tenemos con nuestros compañeros es el secreto del vínculo que acompaña nuestra relación”, indica Annalisa Tantini, psicóloga especializada en el comportamiento animal y colaboradora en Espacio Animal.

Sensibles a las emociones

Alegría, ansiedad o tristeza son emociones conocidas por los animales. “El olfato de un perro puede llegar a identificar a través de nuestras hormonas cuando vivimos un estado de miedo, ansiedad, rabia… Además, identifican y distinguen perfectamente el tono de voz”, explica Tantini.

Pero saber cómo es el estado de ánimo de los humanos que les rodean también influye directamente en su comportamiento. “Siendo mamíferos, en su cerebro tienen todo lo necesario para sentir emociones y ser sensibles a las nuestras”, añade la psicóloga que indica como los estados de alegría son contagiosos y ante su manifestación equilibrada, desencadenará una fiesta de lametazos.

El estrés

Tan normalizada se encuentra esta respuesta en las personas en la actualidad, que suele pasar inadvertida para quien la padece en estados ligeros. Sin embargo, dejarse manejar por esta respuesta de alerta genera malestar a nivel físico y mental, también en las mascotas.

“El estrés y la ansiedad genera comportamientos cambiantes, ahora contentos, después enfadados. También nos comportaremos de esta manera con nuestros animales de compañía, que pueden sufrir las consecuencias con conductas de confusión, estrés, llamadas de atención, depresión…”, analiza Álvarez.

De hecho, un propietario estresado puede transmitir conductas poco equilibradas. “Hay más probabilidad que dueños ansiosos, neuróticos y miedosos transfieran estas emociones generando en el animal reactividad, apego, estrés o indefensión, dependiendo de la tipología del animal”, subraya Tantini.

Según la experta, cuando los perros sufren una subida de estrés se vuelven más reactivos puesto que perciben su entorno como inseguro y, por lo tanto, viven en estado de alerta para defenderse de los peligros del mundo.

“Solucionar nuestros miedos y resolver las situaciones que nos provocan ansiedad, será la base para ayudar al animal a superar sus problemas de conducta. Podemos aprovecharnos del espejo que nos proporcionan las mascotas para eliminar nuestros bloqueos”, recomienda Lisa.

Mejorar el bienestar

La ecuanimidad y la armonía emocional son esenciales para desarrollar el bienestar en el estado de ánimo propio y de las mascotas. “Hay que mantener unas condiciones lo más estables posibles en el entorno, a través de una rutina en la que se satisfagan las necesidades básicas del animal en cuanto a compañía, ejercicio físico y mental y enriquecimiento ambiental”, comenta la etóloga.

Eso implica evitar, por ejemplo, los gritos y las peleas. “Estar triste, vivir momentos pesimistas o pasar una mala temporada es parte de la vida, pero debemos intentar mantener un comportamiento mesurado con nuestra mascota. Él nos entiende así que si vivimos un momento negativo, será el primer aliado en ayudarnos a superarlo”, añade Lisa.

Otra de las conductas a tener en cuenta es el apego. Como evidencia la investigación de Ádám Miklósi y Veronika Honok, etólogos de la Universidad de Budapest, son alarmas de existe un vínculo poco equilibrado con nuestro animal.

El estudio realizado en perros demostró que los que sufren síndrome relacionado con la separación manifiestan comportamientos de estrés. Durante el periodo que pasan solos mantienen un nivel de actividad elevado, mientras que decrece en los que no la padecen.

Annalisa advierte sobre la necesidad de conocer la comunicación canina para evitar este fenómeno. “Es importante aprender sus necesidades reales y no humanizarlos, ya que esto puede generar ansiedad por separación”, concluye.

La Vanguardia


EL PUEBLO ARGENTINO ESTÁ EN CONTRA DE LA LEGALIZACIÓN DEL ABORTO

La mayoría de los argentinos está en contra de la legalización del aborto. El rechazo es mayor entre la población femenina y los jóvenes.

Los resultados de una encuesta realizada por la consulta Ipsos a mediados del mes de junio, revelan que 49% de los entrevistados se manifestó en contra de legalizar, en tanto que 40% se mostró a favor y un 11% no se expresó ni por una ni por otra opción.

Los datos de la encuesta permiten también otras conclusiones: el rechazo a la legalización resulta mayor entre las mujeres que entre los varones; entre las personas de menores ingresos respecto de las de mejor posición económica; entre los jóvenes; entre los habitantes del interior del país en comparación con los del área metropolitana y entre quienes aprueban la gestión del presidente Mauricio Macri respecto de quienes la desaprueban.

En el caso de las mujeres, 52% dijo oponerse a la iniciativa de legalizar, mientras que el 39% expresó su opinión favorable; entre los varones, el 45% desaprueba y el 41% avala (las diferencias entre la suma de las opciones y el 100% siempre tiene que ver con quienes no responden).

En el segmento de la población de menores ingresos (caracterizada como D/E) las respuestas «en contra» de la legalización sumaron el 57% (contra el 32% a favor). 

La relación es inversa en la población con mayores ingresosexpresó su aval el 52%, en tanto que el 34% optó por el rechazo

Y en la parte media de la población (en función de la caracterización según nivel de ingresos), el 50% se mostró a favor y el 38% en contra. Según explicaron en Ipsos, «en términos muy generales los sectores altos son los entrevistados con alto nivel educativo, cargos gerenciales o dueños, con personas a cargo y que acceden al sistema de salud».

La encuesta sobre el aborto es parte de la última publicación de Ipsos sobre «Análisis sociopolítico de la coyuntura argentina», que está basada en los relevamientos online que realiza la consultora.

Así, en líneas generales (fuera del debate sobre el aborto), el 38% de los participantes del panel dijo aprobar la gestión presidencial, mientras que el 54% la desaprueba (el resto no aprueba ni desaprueba o no responde a la pregunta).

Entre las personas que están de acuerdo con la administración actual del Estado, el 57% se muestra a la vez en contra de legalizar el aborto y el 30%, a favor. En tanto, entre quienes no avalan al Gobierno de Macri la mitad se mostró a favor de lo que está en discusión y el 42%, en contra.

El proyecto de ley que fue aprobado en Diputados y que ahora se debate en el Senado -llegará al recinto para su votación el 8 de agosto- contempla la habilitación de abortos «con el solo requerimiento de la mujer o persona gestante» hasta la semana 14 del embarazo. Y, sin disponer ningún límite del tiempo de gestación, prevé también permitirlo bajo tres causales: violación (solo debería ser declarada ante el médico), peligro para la vida o la salud de la mujer (lo cual incluye aspectos físicos, psíquicos y sociales), o diagnóstico de inviabilidad de vida extrauterina del feto.

Jóvenes, en contra

Otro aspecto de la encuesta de Ipsos es que marca una mayor tendencia al rechazo entre los más jóvenes: entre quienes tienen de 18 a 29 años la opción de estar «en contra» sumó el 52% de los casos, mientras que igual respuesta dio el 45% de quienes tienen de 30 a 44 años; el 48% (entre personas de 45 a 49 años), y el 47% (60 y más años de edad).

Los resultados marcan también diferencias entre la población del área metropolitana (ciudad de Buenos Aires y conurbano) y el interior: la aceptación del aborto legal es del 53% y 34%, respectivamente, mientras que el rechazo llega, en cada caso, al 34% y al 56%

En las últimas semanas se intensificaron las manifestaciones en varias ciudades del interior de los movimientos provida y de profesionales del sector de la salud (con modalidades como la del «chaquetazo», que el domingo último llegó a la porteña Plaza de Mayo), que reclamaron federalizar el debate que se da en el Congreso.

El trabajo de Ipsos también indagó sobre el nivel de acuerdo o desacuerdo con determinadas frases. Así, que «el aborto es un tema de salud pública» es algo en lo que se mostró «muy de acuerdo» o «algo de acuerdo» el 72% de los entrevistados

A la vez, el 68% dio esas respuestas cuando se le presentó la frase: «el aborto debería estar permitido solo en ciertas circunstancias, por ejemplo cuando la mujer es violada» (en este caso, la aceptación de esa frase es mayor en las clases más bajas respecto de los estratos medios y alto de la población, en los que hay mayor aceptación del aborto a demanda). 

Y mucha menor aprobación tuvieron las afirmaciones: «las mujeres que abortan deberían ir presas» (27%) y «es correcto que la Iglesia Católica incida en las decisiones de política pública» (21%).

La Nación/InfoCatólica


miércoles, 18 de julio de 2018

LA RANA LESBIANA Y LA PRINCESA TORTA

Los cuentos para niños siempre han sido eso: cuentos para niños.

Acá hay uno que, a nuestro entender, se le pasó a Miguel Sanmartín Fenollera en su excelente blog (muy recomendable, en serio) y que pasan tres veces al día por el canal estatal argentino, Pakapaka.

“La vida es corta, hacéte torta”; y quizás sea mejor, porque al menos no se van a reproducir.

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi






MENGER Y LOS BIENES ECONÓMICOS


Por Gabriel Boragina ©

"Así pues, la economía humana y la propiedad tienen un mismo y común origen económico, ya que ambos se fundamentan, en definitiva, en el hecho de que la cantidad disponible de algunos bienes es inferior a la necesidad humana. Por consiguiente, la propiedad, al igual que la economía humana, no es una invención caprichosa, sino más bien la única solución práctica posible del problema con que nos enfrenta la naturaleza misma de las cosas, es decir, la antes mencionada defectuosa relación entre necesidad y masa de bienes disponibles en el ámbito de los bienes económicos." [1]

En otras palabras, nos dice Menger que la economía y la propiedad nacen en forma simultánea de un único fenómeno causal: el de la escasez de bienes. Notemos que dice "algunos bienes", dado que los bienes libres también satisfacen necesidades, pero estos últimos no interesan al estudio de la economía; solo los bienes escasos esto es los bienes económicos son relevantes a nuestra ciencia. En abierto desafío a las teorías socialistas que expresan lo contrario, el genial Menger nos explica que la economía y la propiedad que aparecen al unísono no son fruto de capricho humano. Por el contrario, economía y propiedad aparecen como la única y exclusiva solución viable para paliar la realidad de la escasez de bienes en relación a la necesidad que existe de ellos. Va de suyo que, si las necesidades fueran inferiores a la cantidad existente de bienes desatinadas a satisfacerlas, ni la economía ni la propiedad hubieran sido necesarias, ergo, ni siquiera hubieran aparecido.

"Por esto mismo, es también imposible eliminar la institución de la propiedad sin eliminar al mismo tiempo las causas que llevan forzosamente a ella, es decir, sin multiplicar al mismo tiempo las cantidades disponibles de todos los bienes económicos hasta tal punto que pueda quedar realmente cubierta la necesidad de todos los miembros de la sociedad o sin disminuir hasta tal extremo les necesidades de los hombres que los bienes de que de hecho disponen basten para cubrir aquellas necesidades.

Si no se consigue un equilibrio de este tipo entre necesidad y masa disponible, un nuevo orden social podrá conseguir, sin duda, que sean otras personas —en vez de las actuales— las que pueden utilizar las cantidades disponibles de bienes económicos para la satisfacción de sus necesidades, pero nada ni nadie podrá impedir que siga habiendo personas cuyas necesidades de bienes económicos no son cubiertas, o lo son incompletamente, y frente a cuyas siempre posibles acciones violentas tendrán que ser defendidos los nuevos propietarios. La propiedad, en el sentido mencionado, es, pues, inseparable de la economía en su forma social y todos los planes de reforma social sólo pueden tender, si quieren ser razonables, a una distribución adecuada de los bienes económicos, no a la supresión de la institución de la propiedad." [2]

Reafirmando que la propiedad surge de la escasez de bienes suficientes para satisfacer las necesidades humanas, Menger contesta a quienes postulan la abolición de la propiedad explicándoles que la única manera de lograrlo es multiplicando la totalidad de los bienes existentes en tal extensión que permita cubrir perfectamente todas las necesidades humanas. Alude –recordemos- a bienes económicos como sinónimo de bienes escasos. La otra manera por la cual podría llegarse a la supresión de la propiedad sería operando en forma inversa, es decir reduciendo todas las necesidades de todas las personas hasta un punto tal que solamente queden las necesidades que puedan ser cubiertas con la cantidad total de los bienes existentes hasta ese momento. Exclusivamente en estos dos casos, o sea, logrando estos objetivos, la propiedad podría llegar a desaparecer. Va de suyo la imposibilidad fáctica de ambas hipótesis, pese a que no han faltado experimentos en la historia económica en los que se haya intentado tanto un extremo como el otro, y en donde los fracasos en dicho sentido no han dejado de ser recurrentes.

Seguidamente, apunta Menger que de no poderse obtener ninguno de los dos objetivos antes esbozados, lo único que le queda a quien aspira a suprimir la propiedad es a despojar a los actuales propietarios de sus bienes económicos para entregárselos a lo no propietarios, con lo cual quienes pasarán a satisfacer todas sus necesidades serán los nuevos propietarios, en tanto los anteriores expoliados propietarios pasarán a padecer de las mismas necesidades que antes sufrían los ahora nuevos "propietarios". Como sabemos, esto es lo que en la práctica ha hecho siempre el socialismo: un simple pasaje de términos, en lo que Alberto Benegas Lynch (h) ha resumido en la acertadísima fórmula: "quitar a unos de lo que les pertenece para darles a otros lo que no les pertenece", es decir, la fórmula en la que se sintetiza la llamada "justicia social". Finalmente, en este párrafo, Menger llama la atención sobre la posible violencia que producirá tal tipo de despojo, lo que nuevamente hemos visto verificado en la práctica, en todos los regímenes socialistas habidos y existentes a hoy.

"En las dos secciones precedentes hemos considerado la naturaleza y el origen de la economía humana y hemos defendido la opinión de que la diferencia entre los bienes económicos y no económicos se fundamenta, en definitiva y en el más exacto sentido de la palabra, en la diferente relación existente entre la necesidad y la cantidad disponible de dichos bienes." [3]

Menger remarca una y otra vez la característica de escasez que distingue a los bienes económicos de los no económicos, si bien lo hace –al decir de F. A. v. Hayek- sin emplear (entendemos que en el original en alemán) la palabra escasez (en la traducción española si, aparece a menudo esta palabra, seguramente por obra del traductor, como ya hemos apuntado más arriba). En la cita precedente se refiere a la escasez cuando alude a "la diferente relación existente entre la necesidad y la cantidad disponible de dichos bienes." [4]. Los "bienes no económicos" –como recordaremos- también se designan como "bienes libres" en la jerga económica.


[1] Carl Menger. Principios de economía política. Introducción de F. A. v. Hayek. Ediciones Orbis. Hyspamerica. pág. 69

[2] Menger Carl. Principios…ob. cit. pág. 69

[3] Menger Carl. Principios…ob. cit. pág. 71

[4] Menger Carl. Principios…ob. cit. Pág. 71


martes, 17 de julio de 2018

EL GRITO SILENCIOSO - ECOGRAFIA DE UN ABORTO


Este video sobre el aborto es un clásico olvidado. Contiene imágenes que, mediante ultrasonido, dan testimonio del crimen que se comete con este acto. (Duración 27')

La explicación corre a cargo del Dr. Bernard Nathanson, que fue durante años el "Rey del aborto" en Estados Unidos.

En 1969 fundó, junto con otras personas, la "Asociación Nacional para la Revocación de las Leyes contra el Aborto", más tarde llamada "Liga Nacional para la Acción por el Derecho al Aborto". Fue director del "Centro de Salud Reproductiva y Sexual" de Nueva York, que era entonces la mayor clínica abortista del mundo. Al final de los 70 renegó de su militancia en pro del aborto y llegó a ser un gran abogado de la causa pro-vida: "Aquello" que había abortado miles de veces (según sus propios cálculos, Nathanson ha estado implicado directa o indirectamente en unos 75.000 abortos), era en realidad un ser humano desde el instante de la concepción.

COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES PARA QUE MÁS PERSONAS CONOZCAN ESTE CRIMEN ABERRANTE



FUENTE:
Presentado por: Dr. Bernard N. Nathanson
Productor: Donald S.Smith

La Sabiduría de un Ginecólogo

Con un bebe de brazos, una mujer muy asustada llega al consultorio de su ginecólogo en un hospital de los mejores de Panamá y le dice:

- Doctor: por favor ayúdeme, tengo un problema muy serio. Mi bebé aún no cumple un año y ya estoy de nuevo embarazada. Mi esposo es diputado como Ud. sabe, ahora que el cambio puede que gane las elecciones del 2,009 será nombrado embajador en los estados Unidos. No queremos tener hijos en tan poco tiempo, preferimos un espacio mayor entre uno y otro...

El médico le preguntó: - Muy bien, ¿qué quiere que yo haga?

Ella respondió: - Deseo interrumpir mi embarazo y quiero contar con su ayuda.

El médico se quedó pensando un poco y después de algún tiempo le dice: - Creo que tengo un método mejor para solucionar el problema y es menos peligroso para usted.

La mujer sonrió, pensando que el médico aceptaría ayudarla.

Él siguió hablando: Vea señora, para no tener que estar con dos bebés a la vez en tan corto espacio de tiempo, vamos a matar a este niño que está en sus brazos. Así usted tendrá un periodo de descanso hasta que el otro niño nazca. Si vamos a matar, no hay diferencia entre uno y otro de los niños. Y hasta es más fácil sacrificar éste que usted tiene entre sus brazos puesto que usted no correrá ningún riesgo.

La mujer se asustó y dijo: ¡No, doctor! ¡Que horror! ¡Matar a un niño es un crimen!

- También pienso lo mismo, señora, pero usted me pareció tan convencida de hacerlo, que por un momento pensé en ayudarla. 


El médico sonrió y después de algunas consideraciones, vio que su lección surtía efecto. Convenció a la madre que no hay la menor diferencia entre matar un niño que ya nació y matar a uno que está por nacer y que está vivo en el seno materno.




DIÁLOGO O DISOCIACIÓN: QUÉ HACER CON LOS HEREJES Y LOS PECADORES PÚBLICOS EN LA IGLESIA


San Juan y San Pablo se habrían escandalizado por la tolerancia al mal que encontramos hoy en la Iglesia. Necesitamos seguir su ejemplo y rechazar el mal en medio de nosotros.

Por Eric Sammons

La palabra clave del día es "diálogo". Invocado por los líderes de la Iglesia como un mantra místico oriental, el diálogo es la solución a todos los problemas. 

¿Políticos pro abortistas que dicen ser buenos católicos?: Necesitamos diálogo 
¿Sacerdotes que promueven las relaciones entre personas del mismo sexo?: Necesitamos diálogo 
¿Millones de católicos que dejan la Iglesia en masa?: Necesitamos diálogo 
No importa el problema, el diálogo hará que el mundo cante en perfecta armonía.

Pero el diálogo no siempre es la respuesta. A veces, de hecho, la Iglesia ha adoptado lo opuesto al diálogo, la disociación, como el medio adecuado para abordar ciertos problemas. Considere el problema de los herejes y los pecadores públicos dentro de la Iglesia. ¿Qué deberíamos hacer cuando alguien dice ser católico (o incluso un sacerdote u obispo) y, sin embargo, actúa de una manera fundamentalmente en desacuerdo con la fe? ¿Deberíamos dialogar con él o desvincularnos de él?

Cortar una parte para salvar el cuerpo

Esto de ninguna manera es un problema exclusivo de la era moderna. Los primeros cristianos lo enfrentaron también. Su respuesta fue clara: el pecador hereje o público debía ser expulsado de la Iglesia. Sabían que la Iglesia era el Cuerpo de Cristo, y si una parte del Cuerpo estaba enferma, era mejor cortar esa parte que dejarla infectar a todo el Cuerpo. Esto es solo sentido común. Si una persona pasa la mayor parte de su tiempo con personas que abusan de las drogas, es probable que comience a usar drogas también. Si su círculo cercano de amigos es comunista, es muy probable que esa persona termine citando a Marx y convirtiendo el rojo en su color favorito. Permitir que aquellos que abogan por la herejía o la promueven públicamente y cometen inmoralidades para continuar en una buena posición dentro de la Iglesia, conducirá a que esos males infecten a todo el Cuerpo de Cristo.

San Juan Apóstol advirtió específicamente sobre los peligros de permitir herejes en la Iglesia. Él escribió: "Si alguno viene a ti y no trae esta doctrina, no lo recibas en la casa ni le digas ¡Bienvenido!; porque el que lo saluda comparte su obra perversa"(2 Juan 10-11). Cuando San Juan habla de alguien que "no aporta esta doctrina", se está refiriendo a alguien que abraza y enseña la herejía. Su mandato es desvincularse del hereje, y de hecho, si uno lo acepta, él "comparte su obra malvada". En otras palabras, es tan culpable de herejía como el hereje.

San Pablo tuvo incluso palabras más duras acerca de los peligros de aceptar la inmoralidad dentro de la Iglesia. A los cristianos en Corinto él escribió:

"Por carta ya les he dicho que no se relacionen con personas inmorales; por supuesto, no me refería a la gente inmoral de este mundo, ni a los avaros, estafadores o idólatras, en todo caso, tendrían ustedes que salirse de este mundo. Pero en esta carta quiero aclararles que no deben relacionarse con nadie que, llamándose hermano sea inmoral o avaro, idólatra, calumniador, borracho o estafador. Con tal persona, ni siquiera deben juntarse para comer. ¿Acaso me toca a mi juzgar a los de afuera? ¿No son ustedes los que deben juzgar a los de adentro? Dios juzgará a los de fuera. "Expulsen al malvado de entre ustedes" (1 Corintios 5: 9-13)

Un par de puntos importantes a destacar de este poderoso - y políticamente incorrecto - pasaje. Primero, San Pablo está hablando específicamente de cristianos que cometen inmoralidad. Ellos deben ser expulsados ​​de la Iglesia. Además, y más impactante para los oídos modernos, San Pablo dice que debemos juzgar a aquellos en la Iglesia que pecan. Hasta aquí la supra-doctrina de tolerancia de hoy.

Evangelización y Desasociación


Pero, ¿qué hay del mandamiento de Jesús de evangelizar al mundo? ¿No es el trabajo del cristiano tender la mano al pecador y a los que están en el error y llevarlos a Cristo? ¿Cómo puedes hacer eso si nunca te asocias con ellos? Aquí está la diferencia clave: estamos llamados a evangelizar a los que están fuera de la Iglesia, sin importar qué tan lejos de Cristo estén, pero estamos llamados a resistir, incluso a expulsar, a quienes están dentro de la Iglesia y que abrazan la herejía o se entregan a la inmoralidad. San Pablo, el gran evangelizador cristiano, iría a los confines de la tierra para traer a la oveja perdida al redil, pero no tuvo paciencia para permitir que un notorio hereje o pecador infectara a la Iglesia desde adentro.

Vemos esta actitud en práctica en la Iglesia primitiva. A mediados del siglo II, un predicador popular llamado Marción estaba enseñando herejía. Un día, San Policarpo, un discípulo de San Juan Apóstol, se encontró con Marción. "¿Sabes quién soy?", Preguntó Marcion. Policarpo respondió: "Sí, te conozco muy bien, ¡eres el primogénito de Satanás!" No había tolerancia para la herejía en Policarpo, un rasgo que aprendió a los pies del mismo San Juan.

Contraste esa actitud con lo que está ocurriendo hoy con el p. James Martin, el sacerdote jesuita que tiene un público popular basado en su defensa del estilo de vida LGBT y que ha estado predicando herejías y alentando la inmoralidad durante años, sin embargo, muchos dentro de la Iglesia lo apoyan. Incluso muchos de los que abrazan las enseñanzas de la Iglesia respecto a la homosexualidad vacilan en ser demasiado críticos con él. 


Peligros de Desasociación

En la Iglesia de hoy, el cargo de "fariseo" se aplicará inmediatamente a quienes adopten el enfoque que defiendo aquí. Para la mente moderna, ningún crimen es mayor que "la intolerancia de los estilos de vida alternativos" o las creencias no ortodoxas. Y es cierto que hay peligros que se deben evitar cuando se trata de desvincularse del hereje o pecador notorio. Uno puede convertirse fácilmente en farisaico y ver a casi todos como "impuros" e indignos de asociación. Pero lo que estoy defendiendo (y lo que creo que defendieron San Juan y San Pablo) se aplica específicamente a herejes y pecadores notorios y públicos. Es aplicable al padre Martin, pero no necesariamente a tu amigo católico, que sabe menos sobre el catolicismo que el presentador de noticiero local.

Otro peligro es la mentalidad de fortaleza. Ese término ha sido usado en exceso en los últimos años para criticar a la Iglesia post-Trento, pero es, sin embargo, una preocupación legítima. Todos los católicos deben mirar siempre hacia afuera, buscando evangelizar. Sí, hay momentos en que uno tiene que proteger su fortaleza, pero la única forma a largo plazo de ganar una guerra es salir al campo de batalla. Retirarse a nuestra fortaleza es particularmente un peligro para los tradicionalistas, quienes en reacción a cincuenta años de ataques dentro de la Iglesia a veces pueden ver a cada católico no tradicional como el enemigo, levantando muros a cualquier persona fuera de la comunidad aceptada.

Estos peligros potenciales no deberían hacernos vacilar en resistir al mal cuando infecta a nuestra Iglesia. San Juan y San Pablo se habrían escandalizado por la tolerancia al mal que encontramos hoy en la Iglesia. Necesitamos seguir su ejemplo y rechazar el mal en medio de nosotros, e incluso rechazar a los malhechores.

Imagen: "Lutero en la dieta de Worms" por Anton von Werner.


Edición Cris Yozia

OnePeterFive


PÍLDORA DEL DÍA DESPUÉS: HISTORIA DE UNA MENTIRA QUE MATA


Existen pocos estudios sobre la píldora del día después y es absoluto el desconocimiento sobre los efectos que tiene este compuesto hormonal. Aunque muchos defienden que sólo previene el embarazo y que no es abortiva se ha podido comprobar que sí que lo es, si se tiene en cuenta el comienzo de la vida desde la concepción.

Por Andrea Peña

La información sobre la píldora postcoital está tan sesgada que una persona es incapaz de conocer las consecuencias reales de sus efectos. Pero, ¿qué es la llamada píldora del día después (PDD)? ¿Cuáles son sus efectos? ¿Es abortiva? ¿Por qué desde el último estudio sobre este compuesto hormonal hace cinco años nadie más ha vuelto a hablar de ella? ¿Hay intereses ideológicos o comerciales detrás de la PDD?

La descripción “oficial” de la píldora del día después o píldora postcoital (también conocida como ‘anticoncepción oral de emergencia’) es “un anticonceptivo de urgencia que se toma que se utiliza para disminuir el riesgo de embarazo después de haber tenido una relación sexual con penetración sin protección”. El anticonceptivo, cabe destacar, es “un compuesto hormonal”.

Su principio activo es el levonorgestrel, una hormona sintética que actúa inhibiendo la ovulación, dificultando la fecundación del óvulo por parte del espermatozoide y, en el caso de que ésta se produzca, evitando la implantación del óvulo fecundado en el útero. Algunos científicos sostienen que los cambios que provoca la píldora en el útero no son suficientes para impedir la implantación del embrión. Por lo que si tomamos estas afirmaciones como buenas, una mujer se puede quedar embarazada aunque tome la PDD, y en ese caso, puede provocarse un aborto más tarde porque el compuesto de la píldora podría hacer que el feto no se desarrollara más , y por tanto, muera.

Se deben aclarar las diferencias entre el levonorgestrel (PDD) y el misoprostol, comercializado como RU-486, que se utiliza hasta las doce semanas de embarazo y se emplea para “expulsar” el cuerpo del bebé una vez se ha abortado.

Tampoco encontraremos datos recientes sobre el consumo de la PDD. En este punto, cabe recordar que la PDD se dispensa de forma libre en las farmacias de España. Pero, ¿cómo y cuándo empezó?

La llegada de la libre dispensación


 Desde el año 2001 la PDD es legal en España y desde septiembre del 2009 se vende sin receta en las farmacias, por lo que no hay ningún tipo de control sobre quién las toma ni cuántas veces una misma persona puede hacer uso de este “anticonceptivo”. Este descontrol es especialmente perjudicial para las menores de edad.

Esta medida se integró en la Estrategia de Salud sexual y Reproductiva y fue anunciada por la entonces ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez. Su objetivo, según Jiménez, era “facilitar el acceso a la píldora sin necesidad de prescripción médica a todas las mujeres que la necesiten, independientemente de su lugar de residencia y en el plazo necesario para garantizar su eficacia (hasta 72 horas después de una relación sexual)”, para evitar embarazos.

Captura del folleto informativo del Ministerio de Sanidad sobre la PDD.

La polémica

La noticia suscitó una gran polémica en todos los estamentos de la sociedad ya que muchas asociaciones de padres, políticos, farmacéuticos e incluso médicos, alertaban del peligro de usar esta píldora sin receta y sin autorización paternal.

Aunque al principio no estaba financiada por la sanidad pública se dispensaba de manera gratuita en los centros de salud o planificación familiar de diez comunidades autónomas: Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Navarra, Cataluña, Extremadura, Galicia y Baleares, según datos de la Federación de Planificación Familiar Estatal (FPFE) y el Ministerio de Sanidad del 2009. Por eso, las autoridades sanitarias de Comunidades Autónomas como Madrid, Cataluña, Navarra, Murcia o Galicia advirtieron de que la facilidad de adquisición de la píldora “puede estropear todo el trabajo” en materia de prevención y educación sexual.

Además señalaron los problemas médicos que puede provocar el uso de esta píldora y la “incoherencia” que suponía en aquel momento vender sin receta una “dosis masiva” del mismo compuesto químico de las píldoras anticonceptivas que, por contra, sí exigen receta.

El alcalde de Madrid, en ese momento, Alberto Ruiz-Gallardón, advirtió en el 2009 de que la dispensación de este fármaco sin receta era “un error médico” y un “contrasentido” respecto a la situación de otros medicamentos y exigió la vuelta a la receta. Sin embargo, cinco años atrás, abría un centro que tenía previsto dar unas 10.000 píldoras de forma gratuita.

Por su parte, la Conferencia Episcopal la calificó de “técnica abortista”. Muchos médicos y farmacéuticos pidieron la opción de objetar para no colaborar en su utilización. “Se trata de un fármaco que no sirve para curar ninguna enfermedad, sino para acabar con la vida incipiente de un ser humano. Su empleo es un método abortivo en la intención y en el efecto posible. En la intención, porque con su utilización en las 24 ó 72 horas siguientes a las relaciones sexuales, se pretende que, si ha habido fecundación, el óvulo fecundado no llegue a anidar en el útero y muera, siendo expulsado del cuerpo de la madre. Lo que objetivamente se persigue es, pues, un aborto precoz, aunque tal aborto sólo se produzca efectivamente en el caso de que las relaciones sexuales hubieran sido fecundas”, decían en su nota.

El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos avisó de los riesgos que implicaba el uso de la píldora postcoital y su posible utilización como método anticonceptivo, por lo que proponían que el medicamento se dispensara en los Centros de Salud.

Los médicos advertían de que la píldora del día después era un medicamento “no exento de riesgos” por lo que debería dispensarse con supervisión médica. En su opinión, el anuncio de que la píldora postcoital se vendiera sin receta ni límite de edad suponía una “banalización” del consumo de este fármaco, especialmente entre la población joven, que podría utilizarlo sin valoración ni seguimiento de su seguridad.

También el Consejo Andaluz de Colegios de Médicos expresó su temor porque la venta libre de la píldora podría “condicionar el abandono del uso del preservativo” como método anticonceptivo habitual y protector de enfermedades de transmisión sexual.

Los farmacéuticos también apelaron a la objeción de conciencia. De hecho, María Jesús Rodríguez Martínez la entonces presidenta de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC), en un artículo llamado “La anticoncepción desde la farmacia comunitaria. Una visión clínica”, explicaba que, tras una encuesta a los farmacéuticos tras la nueva normativa, el 81% no estaba de acuerdo con la libre dispensación de la PDD. Y el 62% tenía la percepción subjetiva de que había más demanda, y el 79% aseguraba que había crecido el número de envases vendidos después de la ley.

La plataforma de Profesionales por la Ética difundió entonces un manifiesto en el que se pedía el retorno de la prescripción médica, la protección jurídica a aquellos farmacéuticos que no quisieran dispensarla por motivos de conciencia y la retirada del folleto informativo distribuido a las farmacias.

Con respecto al derecho a la objeción de conciencia de los farmacéuticos, el Papa Benedicto XVI, explicó cuál era su papel: “El farmacéutico debe llamar a la sensibilización para que todo ser sea protegido desde su concepción hasta su muerte natural y para que los medicamentos cumplan verdaderamente su papel terapéutico”. Y aseguró que “no es posible anestesiar las conciencias, por ejemplo sobre los efectos de las moléculas que tienen por objeto evitar la implantación del embrión o abreviar la vida de una persona”.

Los hechos probados

El Ministerio de Sanidad a día de hoy insiste, contra la evidencia científica sobre el inicio de la vida humana: “La píldora es un medicamento hormonal que impide o retrasa la ovulación y en la mayoría de los casos evita el embarazo, pero nunca lo interrumpe. Esta píldora NO ES ABORTIVA ni produce ningún problema o lesión en el embrión en el caso de que hubiera ya un embarazo”. Pero, si tenemos en cuenta que la vida comienza con la concepción y no con la anidación, y teniendo en cuenta el estudio que veremos más adelante, es abortiva. No “lesiona” al feto, pero sí evita su desarrollo, por lo que muere de igual forma.

El único estudio que afirma con rotundidad que la PDD es abortiva es el realizado por el investigador y farmacéutico Emilio Jesús Alegre del Rey, que confirma que “es totalmente falso que la píldora del día después sólo impida la ovulación” y confirma que “en muchos casos elimina un embrión y produce un aborto precoz”.

El resultado del estudio muestra que “en la mitad de los casos en que los embarazos fueron impedidos por el Levonorgestrel, hubo fecundación, hubo concepción del embrión, pero la carga hormonal de la píldora impidió al embrión continuar el proceso de desarrollo, su vida”.

En una carta a la dirección de Farmacia Hospitalaria, bajo el título: “Controversias sobre el mecanismo del levonorgestrel postcoital: pruebas a partir de la disminución de embarazos”, tanto Emilio José Alegre del Rey, como Silvia Fénix Caballero y Jorge Díaz Navarro del servicio de farmacia del Hospital Universitario de Puerto Real, explicaban la posibilidad de que la PDD pudiera hacer que el embrión no llegase a implantarse, (algo que, “evidentemente es mucho más difícil de demostrar in vivo que el efecto anovulatorio”), teniendo efecto post-fecundación.

Los motivos que le llevaron a realizar este estudio fue el desconcierto social que existía sobre la PDD y la falta o mala información. Y asegura en el mismo que se detectó por su parte “la necesidad de aclarar algunas cuestiones sobre este producto, al comprobar la circulación de informaciones la respecto, procedentes de diferentes ámbitos y sujetas a diversos conflictos de intereses, que no siempre contemplan toda la evidencia disponible y lo hacen de forma sesgada”.

Rey asegura que en “los estudios pivotales presentados para la aprobación de la PDD” se sobreestimó la reducción de tasa de embarazos, y esto pasó, según él porque en los estudios se hacían estadísticas en las que “se comparaba a las mujeres que estaban procurando un embarazo con las que se sometían al uso de la PPD”, por lo que no era adecuada la comparación. Jamás se podrá comparar un aborto con la PDD con un aborto natural de una familia que quiere tener un hijo y que, obviamente, busca las épocas de mayor ovulación de la mujer.

El análisis combinado de cuatro estudios que evaluaba a 6.794 mujeres que había tomado la PDD en diferentes situaciones, demostró que hubo una reducción significativa de embarazos cuando la PDD se tomaba antes de la ovulación, pero no cuando se toma al día siguiente o después y concluyeron que no había efecto post-fecundación. Pero lo que había era una incoherencia.

Por eso Rey publicó un estudio propio alegando que había “motivos ideológicos y comerciales detrás de la desinformación sobre estos fármacos” y que la PDD era causa de aborto. El estudio fue publicado por el European Journal Clinical Pharmacy. Y llegó a varias conclusiones:

“Parece muy probable que la PDD actúe parcialmente mediante mecanismos post-fecundación que darían cuenta, al menos, de un 30% -y posiblemente, de un 50%- de su efecto en la disminución de embarazos confirmados. La negación del efecto post-fecundación (abortivo) carece actualmente de base científica relevante y no es consistente con la mejor evidencia clínica disponible sobre magnitud del efecto interceptivo de la PDD”.

“El hecho de que la PDD pueda actuar parcialmente mediante mecanismos que causan la eliminación del embrión, supone un dato de partida para la discusión ética y para las cláusulas de conciencia, y debe ser comunicado a los profesionales. La eliminación del embrión aún no implantado tiene relevancia ética y psicológica para las potenciales usuarias, muchas de las cuales manifiestan que no tomarían un producto de ese tipo. Por tanto, resulta imprescindible que sean informadas, sin ambigüedades ni omisiones, de que la PDD puede tener un efecto abortivo antes de la implantación”.

Y, con respecto a la falsa creencia de que la PDD reducía la tasa de embarazo, divulgada por el Ministerio de Sanidad para aprobar la libre dispensación, Rey apunta que “existe evidencia experimental de máximo nivel que muestra que facilitar la disponibilidad de la PDD no disminuye la tasa de embarazo imprevisto ni la de aborto provocado a nivel poblacional. Las afirmaciones según las cuales la disponibilidad de la PDD -con o sin control médico- contribuiría a disminuir los embarazos imprevistos o los abortos provocados, son contrarias a la mejor evidencia científica disponible y suponen una grave desinformación en materia sanitaria”.

Y concluye: “La disponibilidad de la PDD atenta contra la vida de los embriones aún no implantados, supone riesgos para las usuarias, carece de beneficios en términos de reducción de la tasa de embarazo imprevisto y aborto provocado, y ocasiona un gasto superfluo. La expansión actual de la disponibilidad de este producto hormonal, sabiendo que ésta aumenta su utilización pero no aporta beneficios y sí riesgos, parece una decisión contradictoria desde el punto de vista de la salud pública, además de las consideraciones éticas”.

En una entrevista a Zenit, Rey puntualiza que “se ha repetido hasta la saciedad que la píldora del día después no es abortiva. Para afirmar esto, se supone que el aborto pone fin al embarazo y que este empieza en el momento de la implantación del embrión en el útero. Pero esto es un sutil juego de palabras que oculta la realidad”.

“En primer lugar, no es que el embarazo empiece en el momento de la implantación, es que es a partir de ahí cuando es posible detectarlo. Pero en segundo lugar, y más importante todavía, lo que es éticamente relevante no es poner fin a un embarazo, sino poner fin a la vida de un ser humano”, añade.

Para el investigador especialista en Farmacia Hospitalaria es importante no se trata de “cuándo queremos decir que empieza el embarazo sino cuándo empieza la vida humana”.

Los efectos de la PDD

El 23 de noviembre de 2016, Julia Becerril Gascón, estudiante de la Universidad Jaume I (en Castelló de la Plana), elaboró un estudio sobre el “riesgo de embarazo ectópico como complicación del método de la píldora de emergencia”.

En condiciones normales, el óvulo fecundado desciende por las trompas de Falopio hasta el útero o matriz, donde se implanta para comenzar su desarrollo, pero en un embarazo ectópico lo hace en otro lado, en el 98% de los casos en las trompas de Falopio. Según Becerril, en los resultados de su estudio se ve que “el levonorgestrel influye en las trompas de Falopio, disminuyendo la motilidad de los cilios y las contracciones que facilitan el transporte del embrión hasta la matriz, lo que podría llevar a embarazos ectópicos”. Aunque no encontró ninguna relación evidente entre la PDD y el embarazo ectópico, aseguró que se necesitaban más investigaciones.

En el año 2011 saltaban todas las alarmas en los medios del país. La revista Medicina Clínica publicaba una noticia sobre el caso de una joven que abría la puerta a un posible efecto adverso de la píldora del día después: el ictus. El Hospital de la Paz de Madrid atendía a una mujer de 23 años por un ictus. Una enfermedad poco común en las mujeres de esa edad. A pesar de que tenía antecedentes familiares, al equipo de la Unidad de Ictus le pareció relevante que 12 horas antes de los síntomas hubiera tomado la PDD. Por ello, decidió alertar a la Agencia Española de Medicamentos.

Sin embargo, en la mayoría de información que se distribuye sobre la PDD, sólo se establecen como efectos secundarios los mareos, las náuseas o el abundante sangrado en el período, entre otras dolencias leves. Pero no cabe duda de que el mal uso de esta bomba de hormonas no es bueno para la salud.

De la urgencia a la rutina

Los únicos datos oficiales que tenemos sobre el ‘boom’ del consumo desde su libre dispensación son los que publicó el INE en el 2010 y el informe de IMS Health. Este último publicaba el incremento del uso de la píldora en unas 63.400 unidades mensuales vendidas, es decir 2.000 píldoras postcoitales diarias.

Además, como se puede ver en la siguiente tabla, elaborada a partir de los datos de ese informe y del Instituto Nacional de Estadística (INE), el ratio de consumo de píldoras por mujer en edad fértil, o sea entre los 15 y los 44 años, varía ostensiblemente en las diferentes comunidades autónomas.

Según los datos, Madrid fue la Comunidad Autónoma en la que más píldoras se vendieron, más de 92.000 en menos de un año. Sin embargo, llama la atención, por ejemplo el caso de La Rioja, en el que se puede ver que de las 65.675 mujeres que hay de los 15 a los 44 años, se vendieron casi 40.000 píldoras.


Uno de los problemas que se presentan con la libre dispensación de la PDD, como se ha mencionado antes, es la falta de control en menores. Y la falsa creencia de que si se toman la PDD no ocurrirá nada. Cosa que en primer lugar es mentira y que aumenta considerablemente las relaciones sexuales peligrosas e irresponsables.

El Instituto de Investigación sobre Calidad de Vida de la Universidad de Girona llevó a cabo este año una encuesta sobre la visión que los jóvenes (menores de 21 años) tenían sobre los métodos anticonceptivos. Sus autores, A.B Gómez, Montserrat Planes Pedra, María Eugenia Gras Pérez, llegaron a la conclusión de que, aunque la píldora postcoital es el método peor valorado es uno de los métodos junto al preservativo y la anticonceptiva más utilizados.

Por su parte, otro trabajo financiado por la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) llamado ‘Hábitos sexuales en los adolescentes de 13 a 18 años’ en el que se daban datos estremecedores. La edad de inicio de las relaciones sexuales completas se sitúa entre los 15 y 16 años (50,9%). La mayoría declaran que utilizan algún método anticonceptivo en sus relaciones (91,3%), pero todavía hay un 8,7% que refiere no utilizar ninguno.

Un 20,9% de los adolescentes que mantienen relaciones sexuales con penetración han utilizado en alguna ocasión la píldora del día después o anticoncepción de urgencia. El 3,6% declara haberse quedado embarazada o haber dejado embarazada a su pareja. Por lo que llegan a la principal conclusión de que a pesar de considerarse suficientemente informados sobre sexualidad e ITS, los adolescentes presentan comportamientos de riesgo en sus actividades sexuales.

Actuall