lunes, 23 de diciembre de 2019

UNA NAVIDAD MARCADA POR LA PROFANACIÓN, CON BERGOGLIO COMO PRINCIPAL PROFANADOR

El aparato clerical no tiene tiempo para defender a Jesucristo, la Santísima Madre ni la Fe de los católicos ante las blasfemias porque hoy está completamente ocupado con la glorificación del papa argentino.

Por Antonio Socci

Todavía no había visto AQUÍ la celebración de la Pachamama con Bergoglio frente al altar en la Basílica de San Pedro el 4 de octubre pasado en la inauguración del Sínodo del Amazonas. Es impresionante. Ahora entiendo por qué la gente habla de profanación idólatra y de la necesidad de volver a consagrar la Basílica de San Pedro. Quizás no sea "la abominación de la desolación en el lugar santo" (Mt 24:15) profetizada por Jesús, pero ciertamente plantea muchas preocupaciones.

Es una Navidad triste para los cristianos si pensamos en las muchas "profanaciones" que han ocurrido recientemente y que nunca serían toleradas contra ninguna otra religión. Es suficiente con solo mirar algunos titulares recientes.

Hace dos semanas, hubo un evento en la Universidad de Bolonia, "Inmaculada Concepción (tra)". Il Giornale tituló: "Choque colectivo: una vigilia blasfema". La Madonna rodeada de condones.


Hace diez días, estaba el caso del póster exhibido en Roma sobre el cual el indignado Vittorio Feltri escribió palabras ardientes. El titular de Il Tempo: “Jesús entusiasmado con un niño. Una tormenta contra la Macro [Museo de Arte Contemporáneo] por [una representación blasfema de Cristo como un abusador de niños]. La denuncia hecha por [el partido político] Fratelli d'Italia: Por vergüenza, [el alcalde Virginia] Raggi interviene ”.

Aún hay más. El jueves, Il Messagero publicó un titular: “Netflix, la sátira de Jesús gay. [El partido político] Fratelli d'Italia pide el retiro de la película".

En cada uno de estos casos, la voz de protesta no proviene del Vaticano, ni de la Conferencia Episcopal Italiana, sino de un partido de centroderecha, junto con laicos católicos (abandonados por sus pastores) y algunos periodistas con buen sentido. Y finalmente, un clérigo ha dicho algunas palabras tímidas e insípidas.

El aparato clerical no tiene tiempo para defender a Jesucristo, la Santísima Madre ni la Fe de los católicos simples de estos esfuerzos blasfemos porque hoy está completamente ocupado con la glorificación del papa argentino, que ahora es un producto mediático mundial que se celebra por cultura secular.

Incluso con la película de Netflix, The Two Popes (Los dos papas), en la que, superando por mucho lo ridículo, Benedicto XVI es representado como un papa en busca de alguien que lo guíe a él y a Bergoglio como el que obtuvo este papel sin haberlo buscado nunca, solo se necesita una conciencia mínima de la realidad para saber que exactamente lo contrario es lo cierto: de hecho, fue Ratzinger quien renunció, mientras que Bergoglio luchó durante años para llegar a la cima (incluso sin recibir el voto de sus hermanos jesuitas) .

Pero, volviendo a estas "provocaciones" contra el catolicismo, no es sorprendente que el mundo clerical esté escondido. Aún hay algo peor.

El propio magisterio de Bergoglio está repleto de manifestaciones y acciones que dejan a los fieles desconcertados
, como cuando exhibió la hoz y el martillo con un crucifijo adjunto, que le dio el ex presidente boliviano Evo Morales.

O cuando dijo que, en la historia del Evangelio de la mujer atrapada en adulterio, "Jesús era un poco tonto" (16 de junio de 2016) o cuando, el 16 de mayo de 2013, negó el milagro de la multiplicación de panes hechos por Jesús ("No se multiplicaron. No, esa no es la verdad") o cuando (el 21 de diciembre de 2018) negó el hecho del dogma de la Inmaculada Concepción de María.

El caso del reciente Sínodo de Amazonas causó escándalo cuando, según Corrispondenza Romana, "el 4 de octubre el papa Francisco participó en un acto de adoración de la diosa pagana Pachamama en los Jardines del Vaticano", provocando la "protesta de cien académicos", quienes firmaron un documento que comenzó de la siguiente manera: "Nosotros, los clérigos, eruditos e intelectuales católicos que firmamos, protestamos y condenamos las acciones sacrílegas y supersticiosas cometidas por el papa Francisco".

La lista se hace más larga. Durante estas semanas de preparación para Navidad ha habido más indignaciones. El 12 de diciembre, por ejemplo, Bergoglio afirmó que la Santísima Madre "es una mestiza" e incluso dijo: "ella 'mestizó' a Dios".

Su obvia intención de explotar políticamente a Dios y a la Madre de Dios para legitimar sus muy discutibles ideas sobre la migración podría combinarse, para reflexionar profundamente, con la afirmación del dibujante Vauro [Senesi], que dice: "Jesús es palestino". Luego apuntó incluso al pobre Papá Noel con palabras increíbles).

Pero la declaración de Bergoglio sobre "Dios mestizo", lo sepa o no, cae en "la herejía de Eutiques (378–454)", como ha observado el profesor Roberto De Mattei.

Además, su intención de usar símbolos sagrados para difundir sus ideas políticas es obvia en muchos de sus gestos. En los últimos días, por ejemplo, anunció en Twitter que había "decidido exponer este 'crucifijo de chaleco salvavidas'" para pedir puertos abiertos para la migración masiva.

También podemos estar seguros de que este año, como en años anteriores, no dudará en explotar políticamente la Navidad para difundir la idea, tan querida por los poderosos promotores de la globalización, de una crisis migratoria mundial.

Además, dentro de su propio establecimiento están tratando de echarle una mano incluso "reescribiendo" la Biblia. En los últimos días, la Comisión Bíblica Pontificia ha publicado un volumen titulado "¿Qué es el hombre?". Según el sitio web católico The Daily Compass, este texto "sostiene que Sodoma fue destruida no por los actos homosexuales de sus habitantes sino por su falta de hospitalidad. La obsesión con los inmigrantes se convierte en el criterio exegético del texto sagrado".

La confusión de lo sagrado y lo profano va mucho más allá de lo ridículo en el mundo clerical. Por lo tanto, hay poco para escandalizarse en las profanaciones seculares.

El presidente emérito del Senado italiano, Marcello Pera, un intelectual secular, ha dicho en una entrevista: “Este pontificado es un escándalo en el sentido bíblico, desorienta a los fieles y los hace caer, no da fruto, por el contrario los hace disminuir en número... En lo que respecta a los fundamentos de la fe católica, este pontificado es un ultraje a la razón".


Libero



No hay comentarios: