martes, 21 de julio de 2020

EL SALÓN DEL INFIERNO DEL VATICANO: LOS MISTERIOS EXTRAÑOS DEL SALÓN DE AUDIENCIAS DE PABLO VI

Oscuridad visible: caras espeluznantes y chirriantes parecidas a calaveras parecen asomarse amenazadoramente desde la base de La Resurrezione, una escultura de ocho toneladas, mientras el "papa" Francisco habla durante una audiencia el 21 de noviembre de 2015 en el Auditorio Pablo VI en el Vaticano. Es solo una de las muchas cosas extrañas asociadas con este auditorio.

por Francis Del Sarto


GK Chesterton una vez se refirió a la arquitectura como "la más práctica y peligrosa de las artes". Cuando se trata de la parte peligrosa de la ecuación, los edificios relacionados con la iglesia construidos con los mandatos del Vaticano II en mente deben venir con el equivalente espiritual de puertas y ventanas tapiadas, y con un mensaje destacado: "¡CONDENADO - MANTÉNGASE FUERA!"

Una de las principales aberraciones a este respecto, y quizás la más espeluznante de todas, es el Sala de las Audiencias Pontificias con forma de cabeza de serpiente con 6300 asientos. Como la construcción se completó en 1971 durante el reinado engendrado de Giovanni Battista Montini ("Papa" Pablo VI), el edificio se conoce más popularmente como la Sala de Audiencias de Pablo VI (o el Aula Paolo VI en italiano).

En el interior, en el escenario detrás del "papa" sentado, hay una "obra de arte" que supuestamente representa la Resurrección de Cristo. Decimos "supuestamente" porque, a diferencia de las representaciones convencionales, no hay alegría en él, ¡no hay aleluyas angelicales cantando las alabanzas de la victoria de Nuestro Señor sobre la tumba! Por el contrario, es más probable que represente un vistazo a los horrores del infierno o tal vez alguna trágica epopeya pagana, de lo que podría pasar por una escena de glorias de Pascua. Tanto la sala como la escultura serán tratadas en profundidad, pero primero será interesante examinar la justificación del Novus Ordo para tal adefesio grotesco.


"El Vaticano II lo cambió todo"


Varios estilos arquitectónicos han sido muy populares durante el último medio siglo: modernista, hipermodernista y posmodernista, el principal de ellos. En cuanto al arte católico, no tanto. Incluso se podría decir que ha habido un esfuerzo concertado de búsqueda y destrucción para atacar verdaderas iglesias católicas siempre que sea posible, ya sea vendiéndolas a compradores seculares o sectas protestantes, nivelando al suelo en una política de tierra arrasada para marcar el comienzo de la Era de los Extraños, o destripando sus interiores de todo lo que los convirtió en lugares dignos para que los sacerdotes ofrezcan la verdadera Misa a través de un proceso que se ha descrito acertadamente como "destrucción".

No sería exagerado decir que la arquitectura eclesiástica posterior al Concilio Vaticano II en muchos casos representa una forma deliberadamente anticatólica de diseño de la iglesia. El título del libro de Michael S. Rose (2001) sobre el tema describe muy bien esos edificios modernistas: Feo como el pecado. A menudo parece que los hombres que diseñan esos templos buscan deliberadamente hacerlos lo más horribles y anticatólicos posible.

El título de esta sección es una cita del padre (o "padre") Richard S. Vosko, un destacado "consultor de diseño litúrgico". Él dice ser un promotor de espacios de adoración para "personas felices en movimiento", y "habla con reverencia y respeto de las prácticas de culto paganas, pero apenas puede decir algo relacionado con la Iglesia Católica, excepto riéndose sin control", como señaló el difunto Paul Likoudis en un artículo (en inglés) para The Wanderer en 2001. (Tenga en cuenta que cuando un progresista habla de "personas en movimiento" o el popular eslogan de Novus Ordo, "un pueblo peregrino", sus palabras no denotan una peregrinación a, por ejemplo, a Roma o la Tierra Santa o alguna iglesia o santuario, esa sería una práctica devocional católica tradicional de siglos de antigüedad. Más bien, lo que se quiere decir es en el sentido modernista de los católicos que se mueven de un sistema de creencias ortodoxo a uno en constante evolución, desde la estabilidad de las verdades objetivas inmemoriales a las experiencias subjetivas mutantes).

Entonces, cuando Vosko dice que el Vaticano II representa "el fin de la religión estable", seguramente se siente triunfante. El artículo de Likoudis ya se refería a las exhibiciones de las contribuciones de Vosko a las iglesias "católicas" después del concilio y valdría la pena citarlas en su totalidad. Sin embargo, por razones de derechos de autor, debemos limitarnos a repetir solo algunas partes destacadas:

En una reveladora aparición el 3 de abril  de 2001 en la Capilla del Corpus Christi de la Universidad de Toledo que diseñó Vosko, deslumbró a unos 300 católicos del área de Toledo con su charla sobre la construcción de espacios de adoración para "personas felices en movimiento", mostrándose como un hombre en movimiento.
Capilla del Corpus Christi (Toledo)
... Durante 56 minutos, Vosko expresó su rechazo por las enseñanzas cristianas, su rechazo del arte cristiano, la arquitectura y el ritual católicos, su desprecio por los católicos atascados en los "viejos hábitos" de oración y adoración, mientras intentaba explicar su nueva religión.
En la religión antropológica de Vosko, la historia de Jesús es un "mito" y los rituales católicos no son objetivamente diferentes de los bailes de sol sioux o las prácticas chamánicas de los monjes nepaleses.
... Dijo "hay mucho debate en la Iglesia", porque "algunos desafían a la Iglesia a una nueva dirección", mientras que "otros se aferran a las reliquias de una época pasada".
... Arte y arquitectura - dijo el consultor de arte para la nueva catedral del cardenal Roger Mahony y las refacciones del interior de la catedral del obispo Matthew Clark, entre otros - solo son importantes en la medida en que ayudan a las personas en su "búsqueda interior".
Cómo la iglesia de Corpus Christi ayuda a las personas en su búsqueda interna no está claro. El edificio, descrito por una persona en la audiencia como "muy cerebral", es terriblemente austero. Excepto por el laberinto con azulejos de colores en el piso, y las sillas tapizadas de madera (sin reclinatorio), las superficies afiladas de la iglesia son completamente blancas, excepto por una ventana de dos pisos, que enmarca el pino "sagrado" justo afuera. Una claraboya en forma de pirámide en la cima de la iglesia intensifica la blancura. Las estaciones de la capilla de la cruz se encuentran en el piso. Una gran piscina de inmersión de granito burbujea agua en el espacio de reunión. El efecto abrumador del edificio de Vosko es que sería más útil como sala de exposición para autos deportivos de lujo.
"Algunas personas usan la tradición como una forma de mantener un hábito. No podemos quedarnos quietos", dijo Vosko mientras continuaba caminando por el laberinto que diseñó en el piso de la capilla, "porque la vida es demasiado corta".
... Durante su conferencia, el padre Vosko expresó su preferencia por el modelo de iglesia circular, diciendo que los círculos, como las carpas indias y los mandalas como ejemplos, son símbolos poderosos, como lo es el laberinto. También defendió la cruz de madera desnuda de la capilla de Corpus Christi, que describió como "un poderoso tótem que nos pone en contacto con lo que puede ser".
Le dijo a su audiencia que cuando es contratado como consultor para la renovación de una parroquia, "a veces hay que quitar las cosas... que se interponen en el camino, las cosas que son solo hábitos..."
(Paul Likoudis, "Consultor de diseño litúrgico revela su religión de la Nueva Era" , The Wanderer, 26 de abril de 2001)
Lo que Vosko dice al explicar su enfoque tiene más o menos eco en la gran mayoría de sus colegas anarquistas arquitectónicos, incluida la mente modernista detrás del Auditorio Pablo VI, del cual hablaremos en unos momentos.

Lex orandi, lex credendi: cómo rezamos refleja lo que creemos, y viceversa. Así como los infiltrados modernistas se dieron cuenta de que la forma más efectiva de "reeducar" a los fieles para que aceptaran una religión falsa como "catolicismo actualizado" era alterando radicalmente la forma en que adoraban, en la forma de una "Nueva Misa", esos cambios tuvieron que trasladarse a los celebrantes desechando las vestimentas tradicionales en favor de las baratas e indignas (también conocidas como "mantas de caballo"), cambiando el mobiliario de la iglesia (reemplazando el altar con una mesa, moviendo o incluso ocultando el tabernáculo, eliminando los rieles del altar y los reclinatorios, etc.), y finalmente reemplazado las iglesias anteriores al Vaticano II. La regla no escrita aparentemente es: El diseñador debe tener total libertad para elegir el estilo que más le agrade, siempre que se ajuste a la comunidad de fe y sea aprobado por las autoridades locales. Sin embargo, bajo ninguna circunstancia puede parecer que el edificio terminado sea capaz de funcionar como una iglesia católica romana.

Esto ha quedado bastante claro una y otra vez en todo el mundo, tanto que se han publicado numerosos ensayos pictóricos para denunciar los ultrajes. Así, por ejemplo, vemos un artículo titulado muy apropiadamente "Iglesias del infierno", donde uno puede ver una "iglesia" que parece un gorro de burro, otra con ángulos extraños que parece sacada de alguna película expresionista alemana, otras se asemejan a un santuario sintoísta o algún tipo de edificio de una secta oculta, etc.

¿Te gusta el origami? El arte japonés de hacer formas decorativas de papel doblado puede producir algunas obras encantadoras; desafortunadamente, no es algo que realmente se preste bien al diseño de una iglesia, todo lo contrario, para ser honesto. Sin embargo, ese hecho no disuadió a algunos determinados Novus Ordos alemanes de erigir una "parada de descanso para el alma" al estilo origami a lo largo de la autopista, como se informó aquí en Novus Ordo Watch en 2017.




Ese mismo año, también informamos sobre la vergonzosa nueva "basílica" en Fátima, que constituyó uno de los muchos ataques de la iglesia del Vaticano II contra las apariciones de 1917. Escribimos: “La fealdad de todo lo dice todo: es la expresión arquitectónica de la religión de Novus Ordo. Solo por esta razón, no puede ser otra cosa que feo” (“Blasfemia en Fátima: La 'Basílica de la Santísima Trinidad'”, 22 de mayo de 2017).


'Basílica de la Santísima Trinidad'

Incluso los sitios web seculares no dejan de ver lo obvio, como el sitio web Thrillist, que publicó un artículo titulado "Las nueve catedrales más feas del mundo" (ocho de nueve son Novus Ordo, y la última es una curiosa "Catedral de Cartón" (Anglicana) en Nueva Zelanda, construida con tubos de cartón (¡como los rollos de TP!)
.

Volviendo al tema principal de este artículo, la Sala de Audiencias Pablo VI, no podemos abandonar esta sección sin señalar que el diseñador de la sala, Pier Luigi Nervi (1891-1979) , aunque fue un arquitecto bastante prolífico, ya había tenido una colaboración en una estructura religiosa, la Catedral de Santa María de la Asunción, en San Francisco, California, que es bastante horrible por derecho propio:


Catedral de Santa María en San Francisco, también conocida como "Nuestra Señora de la Agitación Perpetua"

Según la entrada en wiki sobre la catedral: “El proceso de diseño fue controvertido. Un diseño preliminar le recordó a un crítico 'el esfuerzo de un camello y un burro para aparearse' ”.

Sin embargo, no todos le han dado una calificación negativa. Hace dos años, el ecléctico Architectural Digest la clasificó entre "las más bonitas del país", pero incluso al informar de ese hecho, un sitio web con sede en San Francisco consideró oportuno publicar un artículo al respecto con fotografías de su interior:

La Iglesia de María de la Asunción o la Catedral de Santa María de la Asunción, conocida por pocos, la iglesia de 1111 Gough ha sido rebautizada por San Francisco como Nuestra Señora de Maytag. (También se conoce con el nombre de "Nuestra Señora de la Agitación Perpetua" y "McGucken's Maytag"). Dé una mirada a su techo con forma de agitador de lavadora y verá por qué lleva ese nombre.
(Por Brock Keeling: "Iglesia de María de la Asunción nombrada una de las iglesias más bonitas de la nación", Curbed San Francisco, 7 de febrero de 2017)
El obispo Joseph Thomas McGucken (1902-83), fue quien ordenó la construcción de una catedral para reemplazar la anterior Santa María, que había sido destruida por un incendio provocado en 1962. Esta nueva catedral fue diseñada mientras McGucken estaba en Roma asistiendo al Concilio Vaticano II, y ha sido llamada "la primera catedral verdaderamente de nuestro tiempo y en armonía con las reformas litúrgicas del Concilio" por el propio arquitecto Nervi.


The Horrors of Hell Hall (PRECAUCIÓN: Imágenes aterradoras por delante)

Shows raros y Bufonería: entre los habituales tópicos progresistas que se escuchan en la cámara modernista conocida como Sala Pablo VI, los espectáculos inútiles sirven como distracciones, y tras la frivolidad se oculta la oscuridad: la sala fue construida con la intención expresa de reemplazar las "reliquias de la Iglesia de una época pasada" con la "nueva dirección" del Vaticano II, y con bastante éxito.
No muy al sur de la Basílica de San Pedro, a solo un tiro de piedra, se puede encontrar el Salón del Público Pontificio, que se inauguró solemnemente el 30 de junio de 1971. Reside en parte en la Ciudad del Vaticano, pero principalmente en Roma, y ​​en la parte italiana del edificio, que es tratada como un área extraterritorial de la Santa Sede.

El siguiente video clip proporcionado por Associated Press muestra al "Papa San" Pablo VI y Pier Luigi Nervi durante la apertura de la sala (el primer minuto del video no tiene sonido):






Encargado en 1963, el auditorio fue construido en un terreno donado por los Caballeros de Colón. La construcción comenzó en 1966. Pablo VI y sus sucesores lo han utilizado como una alternativa a la Plaza de San Pedro como un lugar para el público del miércoles o cuando el clima es inclemente. Se presenta como un recordatorio burlón continuo para los católicos por parte de sus enemigos diciendonos: "Lo siento, amigos, ¡pero ahora estamos manejando las cosas!"

Controlar a los adversarios en una proximidad física tan cercana al Vaticano está en línea con algo ominosamente declarado hace algún tiempo, a saber, cómo "dentro de las ocho manzanas que conforman el Estado del Vaticano están funcionando no menos de cuatro logias del Rito Escocés..."
Los funcionarios del Vaticano son masones. Y antes de que los burladores descarten esto como los desvaríos salvajes de un "teórico de la conspiración" católico tradicional, que se sepa que el hombre que hizo la declaración, lejos de ser uno de los fieles, fue Carlos Vázquez Rangel, Gran Comandante del Consejo Supremo de los Masones de México, que orgullosamente se jactó de eso durante una entrevista con el periódico político Processo (ver John K. Weiskittel, "Masones y la Iglesia Conciliar" (en inglés), en The Athanasian XIV, no. 4 [1 de junio de 1993]).

Ya hemos visto los pensamientos del padre Richard Vosko, el "consultor de diseño litúrgico" responsable de guiar la demolición en las iglesias estadounidenses. Lo que tenía que decir sobre el pensamiento detrás de la arquitectura de la iglesia de Novus Ordo es igualmente a propósito de la Sala de Audiencias Masónica Pablo VI: "El Vaticano II dice que tenemos que tener una comprensión totalmente nueva de lo que es la religión".

El arquitecto Nervi estaba en completa armonía con esta "nueva comprensión", que cuando se trataba de espacios sagrados, era poner de pie el pensamiento tradicional y servir como "un desafío para el pensamiento religioso convencional". (Es de destacar que en uno de sus otros proyectos principales ayudó a los objetivos del gobierno mundial, cuando fue uno de los tres arquitectos que diseñaron la sede de la UNESCO, también conocido como el Centro del Patrimonio Mundial, que se completó en París en 1958).

De un análisis de la Sala de Audiencias Pablo VI, leemos:
El Audience Hall de Nervi es, en esencia, una intersección de dos ideas profundas en el trabajo de su vida: la búsqueda incesante del "estilo verdadero" y la creación de una "arquitectura de optimismo". En un sentido más amplio, el edificio sirve para desafiar (y finalmente redefinir) las ideas de lo que la arquitectura sagrada puede y debe ser.
Un excelente ejemplo de este desafío o replanteamiento se puede encontrar en las opciones materiales para el Audience Hall:
“Cada elemento de la estructura está hecho de cemento blanco, mezclado con materia inerte especial que contiene fragmentos de mármol Apuan. Todas las superficies quedan expuestas y no se utiliza material de acabado, lo que garantiza que el cemento, tradicionalmente considerado un material pobre y triste, tenga el mismo valor que las piedras preciosas empleadas en la basílica cercana”.
...

La decisión de Nervi de dejar el ferrocemento sin terminar tiene raíces en la teoría modernista. Huxtable ve la estructura como "la base de la arquitectura moderna". Si este es el caso, entonces el trabajo de Nervi representa una articulación clara de los principios modernistas y quizás incluso el "estilo veraz" que buscó a lo largo de su carrera. La materialidad de la Sala de Audiencias de Pablo VI también es un desafío para el pensamiento religioso convencional, particularmente en relación con el diseño de espacios sagrados. El uso de hormigón por parte de Nervi, un "material pobre y triste", no es accidental. Es un comentario sobre la inutilidad de depender de materiales preciosos para crear un sentido de lo divino: en su Audience Hall, Nervi demuestra que el espacio logra la santidad a través de la estructura y espacios cuidadosamente diseñados, no caras o ni con revestimientos caros.
(Billy Griffits y John David Scott, "1971 Paul VI Audience Hall"; publicado en Florida International University, sin fecha)

Las elecciones de estilo de Nervi anticipan la defensa del "papa" Francisco de lo que se ha denominado la "iglesia de los pobres", o la "iglesia miserablist", basada en un postulado modernista de que la Iglesia debe ser sin adornos, ya que las muestras de pompa y grandeza son "una afrenta a los necesitados". Pero no solo se evita la solemnidad y la dignidad, debe presentar conscientemente una apariencia simple, incluso lamentable, como lo logró Nervi en contra de la tradición arquitectónica de la Iglesia. Sin embargo, lejos de ser una afrenta a los pobres, la belleza de las iglesias estaba destinada a darles un respiro de la miseria de su vida cotidiana, para darles un anticipo del Cielo, su verdadero objetivo.

Todo esto recuerda uno de los lamentos del cardenal Eugenio Pacelli, el futuro papa Pío XII, que en parte dice: “Escucho a todos los innovadores que desean desmantelar la Capilla Sagrada, destruir la llama universal de la Iglesia, rechazar sus ornamentos y hacerla sentir remordimientos por su pasado histórico” (Mons. Georges Roche, Pie XII devant l'Histoire [Montreal: Éditions du Jour, 1972], p. 52; traducido por Christopher Ferrara).

En los últimos años, la sala de audiencias del Vaticano se ha convertido en objeto de mucho escrutinio en Internet. Muchos críticos, tanto católicos como no católicos, han planteado preguntas sobre las características extrañas y serpenteantes del edificio, tanto por dentro como por fuera. Es una de esas cosas que, una vez visto, no puede ser invisible.


La forma exterior del edificio se ha comparado con la cabeza de una víbora, una semejanza mejorada en 2008 cuando su techo fue modernizado con paneles fotovoltaicos. Sin embargo, solo después de que uno entra, se puede apreciar el efecto completo. Si uno se para al final del pasillo y mira todo el camino hasta el escenario en el otro extremo, donde Francisco y sus cuatro predecesores inmediatos han dado sus charlas modernistas, hay lo que parece una víbora gigantesca que mira a uno con las ventanas como los ojos elípticos tan característicos de la familia de reptiles Viperidae. El escenario es la boca con pilares a cada lado del medio en forma de colmillos, el pasillo central para una lengua y el diseño del techo y las paredes que recuerdan la piel de serpiente.

De hecho, los visitantes que ingresan a la sala sin darse cuenta inicialmente de su función podrían ser excusados ​​por confundirlo con un museo de herpetología. Si un arquitecto hubiera tratado de darle ese efecto visual vívido, no está claro qué habría hecho de manera diferente. Echar un vistazo:


Cualquier parecido con la cara de una víbora es completamente accidental ... 😉


Tradition in Action dedicó una de sus características de "La revolución de la iglesia en imágenes" al tema, en una publicación (en ingles) titulada "Enseñanza de la boca de la serpiente". Después de describir cómo las diferentes áreas en el interior de la sala sugieren al reptil, se hace el siguiente punto convincente:
Si estas analogías son objetivas, el papa [sic] se encuentra precisamente en el centro de la boca de la serpiente. Es a partir de ahí que pronuncia sus discursos durante sus audiencias generales y reuniones especiales. Muy diferente de hablar desde la silla de Pedro, la cátedra de la verdad. Los papas conciliares ahora entregan su nueva doctrina de la boca de la serpiente.
Para aquellos que pueden no ser conscientes de la importancia de hablar por boca de una serpiente, el último incidente se registró en Génesis 3: 1-5. Alerta de revelación: no funcionó demasiado bien.

Algunos han descartado el efecto diciendo que es creado por la distorsión de una foto tomada con una lente ojo de pez. El problema con eso es que al hacer una búsqueda de imágenes de la sala, queda muy claro que si bien una lente así aumentaría el efecto, simplemente hay demasiadas fotos que muestran el mismo efecto y sería erróneo suponer que todas fueron tomadas con una lente ojo de pez o distorsionadas, independientemente una de la otra y sin razón aparente. No, incluso el propio Vatican Media publica fotos que muestran este aspecto vicioso, como se puede ver en esta imagen de la audiencia de Francisco el 2 de enero de 2019 .



Incluso podemos ver este efecto en una foto tomada desde el interior del edificio mientras la construcción estaba en progreso. Sin efectos ópticos, solo una lente estándar:

(imagen: arcvision.org)

Para cierta perspectiva, aquí hay una foto desde la esquina trasera:


El siguiente es otro vistazo directo al pasillo central:

(imagen: Manuel Chacón-Palomares en historia-arte.com / CC BY 4.0 )

El duro efecto de "hay una víbora mirándote" es sin duda atribuible en gran parte a la forma trapezoidal del edificio. Sí, leíste bien: el edificio no se construyó en forma de rectángulo sino de trapecio. Esto es muy significativo porque el trapecio se considera la forma más satánica en el ocultismo, tal vez porque su discordancia visual, y su asimetría frecuente, se presta a la desorientación y la falta de armonía. Por razones obvias, no vamos a vincular a sitios web satánicos ni a sitios donde se expliquen los rituales satánicos, pero es suficiente decir que hay una Ley del trapecio y una Orden del trapecio relacionada con el satanismo y el ocultismo. Personas que quieran saber acerca de estas cosas puede hacer su propia investigación.

El punto no es que una forma trapezoidal sea mala en sí misma, obviamente no lo es, sino que los satanistas tienen preferencia por su uso y la consideran muy adecuada para sus prácticas. Ellos creen que facilita lo demoníaco, que le da ciertas energías a aquellos que son sensibles a él, etc. Así como existe la arquitectura católica, que usa formas y diseños que son particularmente adecuados para la adoración sagrada de la Santísima Trinidad, así hay también arquitectura anticatólica, diseño de edificios satánicos, que esas almas lamentables usan para sus nefastos fines.

En lo que respecta al Salón Pablo VI, su forma trapezoidal es difícil de ignorar cuando se ve desde arriba:

imagen: Maxar Technologies a través de Google Maps street view

El amor de los ocultistas por el trapecio explicaría por qué algunos altares Novus Ordo están hechos en esa forma y por qué el cuerpo del "Papa" Juan Pablo II fue colocado en un ataúd de forma trapezoidal, no solo cuando se ve desde la parte superior, sino también cuando se ve desde el costado. Esto no es un accidente y dice mucho. Por supuesto, la "sala de meditación" interreligiosa de la sede de las Naciones Unidas también tiene forma trapezoidal.



Por lo tanto, no es tan sorprendente que, una vez que los modernistas hubieran usurpado la Sede de San Pedro, a la primera oportunidad construirían un auditorio destinado a ser un lugar para eventos papales en el corazón del catolicismo, y que lo hicieran trapezoidal, extraño y siniestro.

Aún así, algunos descartarán la apariencia del edificio con forma de cabeza de serpiente, y pensarán que algunos observadores simplemente tienen una imaginación hiperactiva y ven lo que no está allí, en un ejemplo del fenómeno psicológico conocido como pareidolia (percibir conexiones significativas en objetos no relacionados, como animales en nubes, una cara sonriente en la parrilla de un automóvil y faros, etc.). Como una prueba de Rorschach, esos "teóricos de la conspiración" solo estarían proyectando sus delirios. Nervi nunca hubiera tenido la intención de crear algo que se parezca a la cabeza de una serpiente, y, claramente, no todos lo ven. ¿Correcto?

Por supuesto, la mente humana tiende a organizar objetos no relacionados para significar algo más. Pero la organización puede provenir no solo del observador, sino también del diseñador. Nadie sabe si Nervi tuvo una concepción tan extraña; pero ya sea que lo haya intentado o no, el diseño se presta fácilmente a tal interpretación; y no es irrazonable, dado todo lo que ha sucedido en el Vaticano desde la muerte del papa Pío XII en 1958, señalar que tal vez haya algo más que una "rareza" inexplicable aquí, tal vez haya una intención satánica deliberada.

Pero cualquiera que sea el caso, lo que definitivamente nadie ve dentro de esa sala estéril es algo que se identifique como católico: no hay crucifijos ni cruces, ni pinturas religiosas, ni estatuas, ni nada que levante el corazón y la mente a Dios.

"¡Espera!", algunos incondicionales de Novus Ordo pueden reprendernos, "¿cómo puedes pasar por alto la obra de arte llamativa que se encuentra directamente detrás del Papa y que se eleva muy por encima de él"?


Una temible pieza central de blasfemia y sacrilegio


¿Cristo o el anticristo? Asomándose amenazadoramente por encima de Benedicto XVI, y luciendo más como una criatura de una película de terror que como el Salvador de la humanidad, ¿es lo que el artista describió como Jesucristo saliendo de entre humo tóxico ("humo de Satanás") y cráneos humanos después de un Armagedón nuclear?

En 1977, con motivo del ochenta cumpleaños de Pablo VI y menos de un año antes de su muerte, el Vaticano recibió una enorme escultura de bronce que demostraría ser el toque final de la sala. "La Resurrezione" ("La Resurrección") es una imagen de pesadilla modernista que grita el mensaje de la rebelión blasfema. Como Atlas Obscura, un sitio web dedicado a lugares inusuales en todo el mundo, dice: "Si quieres hablar con el Papa, tendrás que mirar esta visión surrealista de Jesús resucitando de un infierno nuclear"; mientras que otro sitio, Lazer Horse, lo describe como "intrigantemente siniestro".

En otros lugares, los comentarios que se encuentran al azar en Internet usan términos como "extraño", "aterrador", "feo", "macabro", una "monstruosidad", "terriblemente horrible", "demoníaco", "horrible", "aterrador", "deprimente", "sorprendentemente extraño","oscuro", "de pesadilla" y "aspecto satánico". Entonces, basta decir que nadie lo va a identificar con las obras espiritualmente edificantes de grandes artistas católicos del pasado. Pero, ¿por qué debe ser tan diametralmente opuesto al espíritu del verdadero arte sagrado? La compulsión de degradar lo que es sagrado, es inherente al Modernismo teológico, y necesariamente se traslada a sus contrapartes en otros campos; no puede hacer otra cosa.

La Resurrezione reemplazó la obra de arte original (y tradicional) que sirvió como telón de fondo para el público durante los primeros años (se puede ver en el video de Associated Press incrustado anteriormente). En 2011, recibió trabajos de restauración, no sea que este valioso tesoro se pierda para la posteridad. A diferencia de Pier Luigi Nervi, quien aparentemente no dejó ninguna pista específica sobre si había algún significado extra arquitectónico en el diseño de la sala, el creador de La Resurrezione, Pericle Fazzini (1913-1987) fue bastante específico al hablar sobre el mensaje que pretendía enviar con eso. Un obituario en The New York Times informa:
El Vaticano encargó al Sr. Fazzini que proporcionara una obra para su auditorio moderno. El resultado fue "La Resurrección", una estatua que representa a Jesús levantándose de un cráter de bomba nuclear.
"De repente se me ocurrió la idea de que Cristo predicó la paz durante 2.000 años, y el lugar donde oró por última vez: el olivar de Getsemaní", dijo el Sr. Fazzini en un libro sobre el trabajo. “Tuve la idea de representar a Cristo como si estuviera resucitando de la explosión de este gran olivar, lugar pacífico de sus últimas oraciones. Cristo se levanta de este cráter desgarrado por una bomba nuclear; una explosión atroz, un vórtice de violencia y energía".
"La resurrección" está moldeada en bronce rojo y latón amarillo y mide 66 pies por 23 pies por 10 pies.
( "Pericle Fazzini, 74, un escultor para el Vaticano", The New York Times, 5 de diciembre de 1987)
Establecer la resurrección de Cristo en un siglo XX histórico ahistórico y ficticio es esencialmente modernista, porque es el arte que, supuestamente, habla al hombre moderno. Esto se mencionó en el Vaticano II, cuando Gaudium et Spes, la llamada Constitución Pastoral sobre la Iglesia en el mundo moderno, declaró:
La Iglesia también reconoce nuevas formas de arte que se adaptan a nuestra época y están en consonancia con las características de varias naciones y regiones. Pueden ser llevados al santuario ya que elevan la mente a Dios, una vez que la forma de expresión se adapta y se ajusta a los requisitos litúrgicos.
Así, el conocimiento de Dios se manifiesta mejor y la predicación del Evangelio se vuelve más clara para la inteligencia humana y se muestra relevante para las condiciones reales de vida del hombre.
(Concilio Vaticano II, Constitución Pastoral Gaudium et Spes, n. 62)
El trabajo final de Fazzini, dedicado en 1987, fue un horrible monumento al Padre Pío en San Giovanni Rotondo. 



¿Padre Pío?

No es tan abiertamente siniestro como su versión poco ortodoxa de la Resurrección, pero es tan peculiar (no podemos creer que el santo hijo espiritual de San Francisco, estigmatizado, se emocionaría con esta 'interpretación' de él, aunque se consolaría sabiendo que sufrió una indignidad similar en bronce como su Divino Maestro).

Volviendo a La Resurrezione, tan inquietante como se ve desde lejos, se lo ve de cerca, especialmente cuando nos acercamos a la cabeza que supuestamente es la de Cristo:


En lugar de que Nuestro Bendito Señor muestre la expresión de alguien que ha vencido el pecado y la muerte y resucitado triunfalmente de la tumba, la versión de Fazzini le da a este "Jesús" una mirada de incertidumbre y perplejidad. No es una expresión que fortalezca exactamente la creencia, la devoción y la resolución de los fieles. En cambio, la mirada confusa que se ve en ese semblante manifiesta el flujo doctrinal y la confusión que vencieron a los católicos después del Vaticano II, cuando se encontraron con una nueva religión que emanaba de lo que parecía ser el magisterio católico.

Más allá de eso, hay algo más que lleva esto más lejos en la zona espeluznante. Se ha señalado que el cabello bastante ondulado que se ondea a la derecha de la foto cuando se toma como un todo, se parece a la cabeza de una serpiente, por lo que volvemos a la conexión de reptiles.

Y luego está la extraña coincidencia de que alguien descubrió que al reflejar el lado izquierdo de la estatua, aparece algo que se ve extrañamente similar a la cabeza del Satánico Baphomet:




Algunos pueden decir que nos estamos desviando demasiado por la madriguera del conejo, pero ¿en qué punto la cantidad de correlaciones aparentemente significativas que conectan la sala y la escultura con el simbolismo diabólico dejan de ser coincidencias y sugieren una planificación deliberada?

Y si, hay una cierta teoría de la conspiración centrada alrededor del año 1958. Esto es solo una especulación divertida, pero de acuerdo con la llamada Tesis de Siri, en ese año el cardenal de Génova Giuseppe Siri fue elegido papa, pero fue presionado para renunciar antes de que él pudiera aparecer en el balcón de San Pedro. Según una versión, se vio obligado a irse cuando le dijeron que si no lo hacía, se lanzaría un ataque nuclear contra Roma, aniquilando al Vaticano y a todo el colegio de cardenales, que se reunió allí en cónclave. Como resultado de su renuncia, el sospechoso francmasón Angelo Roncalli se convirtió en el antipapa Juan XXIII, y el resto, como dicen, es historia.



Siguiendo esta narrativa hipotética, La Resurrezione representaría una celebración del triunfo del golpe de 1958, con la explosión nuclear que representa la amenaza a través de la cual las fuerzas ocultas pudieron tomar las riendas de la Iglesia y el "Cristo resucitado" (¿Anticristo?) representando el surgimiento de la Secta Novus Ordo, con una "Nueva Resurrección" que conduce a un "Nuevo Pentecostés".

¿Pero cual es la conexión oculta en esto? El apóstata excomulgado Paul Roca (1830-1893), que una vez había sido ordenado sacerdote católico, había pronosticado audazmente la toma del Vaticano por las fuerzas oscuras, como si hubiera obtenido previamente el conocimiento previo del plan de Satanás para destruir la Iglesia. Roca, tres de cuyas obras se pueden encontrar en el Índice de libros prohibidos , escribió infamemente:
Siento que la adoración divina, según lo regulado por la liturgia, las ceremonias, los ritos y las decisiones de la Iglesia romana, sufrirá una transformación pronto, en un concilio ecuménico. Devolverá a la Iglesia a la venerable simplicidad de la edad de oro apostólica y la armonizará con la nueva etapa de la conciencia y la civilización modernas.
(Paul Roca, Abbé Gabriel; citado en el Rev. Joaquín Sáenz y Arriaga, The New Post-Conciliar or Montinian Church [La Habra, CA: Edgar A. Lucidi, MD, 1985], p. 194; cursiva dada. P. Sáenz El libro de y Arriaga se publicó por primera vez en español original en 1971.)
Lo que Roca describe en esta cita es, por supuesto, precisamente lo que logró el subversivo Concilio Vaticano II en la década de 1960. (De particular interés en este pasaje es cómo el padre Annibale Bugnini, el arquitecto principal de la "Nueva Misa" de Pablo VI, parece haberlo usado como parte de su libro de jugadas para desarrollar su revolución litúrgica, ya que él también dijo que la Iglesia debía restaurar el normas antiguas, aunque contradictoriamente afirmó buscar también "armonizarlo con el hombre moderno", como si los objetivos fueran de alguna manera compatibles.

En su libro Glorious Centennial, Roca escribió a la manera de los modernistas, a la Teilhard de Chardin, sobre "un Jesús en evolución". Su elección del lenguaje en el pasaje es muy sugerente de la figura de la escultura que emerge de las ráfagas radiactivas que giran a su alrededor: "Nadie podrá detener el torbellino de Cristo", escribió (citado en Sáenz y Arriaga, The New Montinian Church, p. 187; ver escaneo aquí). Obviamente, el Cristo que tenía en mente es una falsificación oculta.

Y ese es obviamente también el "Cristo" de La Resurrezione:



Al Vaticano también le gusta usar su sala de audiencias para conciertos y eventos similares. 

"Y se apoderó del dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás..."

El título de esta sección es una cita del vigésimo capítulo del libro del Apocalipsis (versículo 2), en el que San Juan habla de un ángel que ata al diablo, lo arroja al pozo sin fondo durante mil años y lo sella allí para que ya no pueda seducir a las naciones. Una vez que hayan pasado los mil años, Satanás se libera para volver a hacer el mal, pero la buena noticia, tal como es, es que será solo por "un poco de tiempo" (v. 3). Sin embargo, compensará su falta de tiempo acumulando un vasto ejército, "cuyo número es como la arena del mar" (v. 7), para librar una guerra contra los fieles. Esto se relaciona con lo que San Pablo escribe en una de sus cartas a los Tesalonicenses: “Y ahora sabes lo que retiene, para que pueda ser revelado en su tiempo. Porque el misterio de la iniquidad ya obra; solo que el que ahora tiene, aguanta"

Dios y su Iglesia, sin embargo, prevalecerán. Satanás y sus secuaces perderán decisivamente, y él, junto con la bestia y el falso profeta, sufrirán para siempre en un charco de fuego y azufre, después de lo cual viene el Juicio General (ver Apoc 20: 9-15; 2 Tes 2: 8)

¿Dónde estamos en esta línea de tiempo? Nadie puede decir con certeza qué hitos se han superado y cuáles aún están por delante, pero dado el estado de la Iglesia y el mundo, es seguro decir que estamos bastante lejos. En 1957, cuando fue entrevistado por el padre mexicano. Agustín Fuentes en su convento en Coimbra, Portugal, la Hermana Lucía de Fátima habló con gran gravedad sobre el futuro. Después de afirmar que la Santísima Virgen María estaba triste porque su mensaje en Fátima no estaba siendo escuchado, Lucy declaró:
Pero créame, Padre, Dios castigará al mundo y esto será de una manera terrible. El castigo del cielo es inminente.
...
Padre, el diablo está de humor para participar en una batalla decisiva contra la Santísima Virgen. Y el diablo sabe qué es lo que más ofende a Dios y que en poco tiempo ganará para él la mayor cantidad de almas. Por lo tanto, el diablo hace todo lo posible para vencer a las almas consagradas a Dios porque de esta manera, el diablo logrará dejar las almas de los fieles abandonadas por sus líderes, por lo tanto, más fácilmente las tomará.
(Hermana Lucía de Fátima, Entrevista con el P. Augustine Fuentes, 26 de diciembre de 1957; citado en Frère Michel de la Sainte Trinité, The Whole Truth About Fatima, vol. III: The Third Secret [Buffalo, NY: Immaculate Heart Publications, 1990], págs. 504-505; subrayado añadido).

Ahora, aunque siempre habrá algún debate sobre si se quiere un castigo espiritual o material, es la opinión del escritor actual que no hay razón para concluir necesariamente que debe ser solo uno de los dos. La hermana Lucy dice que Dios debe castigar al mundo "de una manera terrible", y ¿cuán terrible sería que hubiera múltiples frentes con los que tratar, en lugar de uno solo? Muy bien podría haber tenido en mente una caja de Pandora de la que surgirían muchos males, tan merecidamente por un mundo que ha abandonado en gran medida a Dios y se ha negado a escuchar el llamado al arrepentimiento de Nuestra Señora de Fátima.

De todos modos, ciertamente no puede haber mucho debate sobre el significado del castigo inminente. Cualquiera sea la naturaleza del castigo o su marco de tiempo preciso, "inminente" ciertamente no significa "dentro de muchas décadas". No, una inferencia razonable es que cuando Lucy dijo "inminente", quiso decir "a la vuelta de la esquina". Solo diez meses después de que ella hizo esta declaración, el fatídico cónclave papal se reunió para elegir un sucesor del papa Pío XII. Por cierto, en la misma entrevista, ella le dijo al padre Fuentes que Rusia sería utilizada por Dios como "el instrumento de castigo elegido por el Cielo para castigar al mundo entero".

El castigo del Cielo era de hecho inminente, e involucraba a Dios permitiendo el permiso para un golpe de estado en el que se instalaría un falso Papa. (Volviendo a la tesis de Siri por un momento: se especula que es Rusia la que hizo la amenaza nuclear). Esto silenció la voz de San Pedro en la Basílica que lleva su nombre y puso en marcha una marea de modernismo que cambió prácticamente todas las facetas del catolicismo por medio de un concilio falso, sacramentos falsos, leyes canónicas falsas, anulaciones falsas, etc. La mayoría de estas cosas tuvieron lugar durante el reinado de 1963 a 1978 del mismo hombre por el cual se nombró la Sala de Audiencias de Pablo VI, y esto solo fue posible porque era un papa falso y así las protecciones divinas garantizadas para el papado no fueron verificadas en él.

También se puso en marcha en el cónclave de ladrones de 1958 el fenómeno que la hermana Lucy notó cuando habló de cómo "el diablo hace todo para vencer a las almas consagradas a Dios". En una década estalló la pandemia espiritual que todavía afecta a la Iglesia y al mundo hoy.

Detrás de Francisco: detalle macabro de La Resurrezione

¿Cuales son los frutos de la revolución del Vaticano II?: un rápido declive de sacerdotes, monjas, hermanos y seminaristas, junto con la disminución de la asistencia a misa; un fuerte aumento en los matrimonios que se declaran nulos; cierres de escuelas católicas y encuestas de opinión que muestran una mayoría de "católicos" que no creen en la presencia real de Cristo en la Eucaristía o en la necesidad de confesarse. Al mismo tiempo, la aceptación de los llamados "divorciados y vueltos a casar" a medida que crecían los cónyuges legítimos, y por supuesto, la práctica pecaminosa del control de la natalidad artificial no solo se declaró aceptable sino que también comenzó a ser utilizada por la mayoría, y la familia con dos hijos se convirtió en la norma. Incluso el horrendo crimen de aborto, la consecuencia lógica de la aceptación de la anticoncepción, comenzó a perder su estigma, hasta el punto de que hoy en día hay innumerables "católicos" que lo aceptan como moralmente legítimo o al menos lo defienden como un "derecho civil correcto", sin consecuencias punitivas por las personas que dicen ser las autoridades legales católicas romanas.

Todo esto vino inmediatamente después del Vaticano II, que se cerró en 1965. Verdaderamente, en palabras de la vidente de Fátima, "las almas de los fieles [habían sido] abandonadas por sus líderes". Peor aún, las personas que alguna vez habían sido sus líderes legítimos permanecieron en sus cargos e hicieron lo que la revolución había pedido, y los que se negaron, fueron reemplazados. De cualquier manera, entonces, las "jerarquías católicas" de facto eran los "falsos apóstoles, ​​obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo" (2 Corintios 11:13), como advirtió San Pablo. Eran "el asalariado huye porque es asalariado, y no le importan las ovejas" (Jn 10:13), en palabras de nuestro Bendito Señor, y la situación persiste hasta el día de hoy.

Además de eso, tenemos el famoso incidente de la visión del Papa León XIII de una conversación entre Cristo y Satanás, en la que al diablo se le otorgó más poder para destruir la Iglesia. Fue parte de una visión que se dice que tuvo el Papa que condujo a la composición de la Oración a San Miguel Arcángel que los católicos están acostumbrados a recitar después de la misa en voz baja. Esta visión se describe, entre otras fuentes, en un folleto de 1935 publicado por un sacerdote benedictino:
Una circunstancia bastante peculiar indujo al Papa León XIII a componer esta poderosa oración. Después de celebrar la misa un día, estaba en conferencia con los Cardenales. De repente se dejó caer al suelo. Se convocó a un médico y vinieron varios a la vez. No había señales de latidos, la vida parecía haberse alejado del cuerpo ya debilitado y envejecido. De repente se recuperó y dijo: "¡Qué imagen tan horrible se me permitió ver!" Vio lo que iba a suceder en el futuro, los poderes engañosos y los desvaríos de los demonios contra la Iglesia en todos los países. Pero San Miguel había aparecido justo a tiempo y arrojó a Satanás y sus secuaces de vuelta al abismo del infierno. Tal fue la ocasión que hizo que el Papa León XIII recitara esta oración en todo el mundo al final de la misa.
(Rev. Celestine Kapsner, OSB, Begone Satan! [Collegeville, MN: Celestine Kapser, 1935], p. 24)
El Padre relata más detalles sobre el contenido real de la visión. Domenico Pechenino (1873-1950) en la edición del 30 de marzo de 1947 de La Settimana del Clero (p. 2):
… Esto es lo que pasó. Dios le había mostrado a Satanás al Vicario de su divino Hijo en la tierra, tal como lo hizo con Job. Satanás se jactaba de haber devastado la Iglesia a gran escala. De hecho, estos fueron tiempos tumultuosos para Italia, para muchas naciones en Europa y un poco en todo el mundo. Los masones gobernaron, y los gobiernos no se habían convertido en instrumentos dóciles. Con la audacia de una jactancia, Satanás desafió a Dios.
- "¡Y si me das un poco más de libertad, podrías ver lo que haría con tu iglesia!" - "¿Qué harías?" - "La destruiría". - "Oh, eso sería algo para ver. ¿Cuanto tiempo tardarías?"
- "Cincuenta o sesenta años".
“Ten más libertad y el tiempo que necesites. Luego veremos qué sucede".
(Traducción tomada de Kevin J. Symonds, el Papa León XIII y la oración a San Miguel [Boonville, NY: Preservando las publicaciones cristianas, 2015], p. 44.)
En 1946, el arzobispo de Bolonia, cardenal Giovanni Battista Nasalli Rocca di Corneliano (1872-1952), relató la "explicación histórica" ​​de la línea en la oración de San Miguel que menciona que "los demonios merodean por el mundo para la ruina de almas". Lo había recibido de Mons. Rinaldo Angeli, el antiguo secretario personal del Papa León: “El Papa León XIII realmente tuvo una visión de los espíritus demoníacos, que se estaban reuniendo en la Ciudad Eterna (Roma). De esa experiencia, que compartió con el Prelado y ciertamente con otros en confidencialidad, viene la oración que quería que toda la Iglesia recitara” (Nasalli Rocca di Corneliano, Dio - L'Uomo - Il Diavolo, 2ª ed. [Roma: Figlie della Chiesa, 1951], p. 20; traducido por Bryan Gonzalez).

Algunas fuentes afirman que el plazo que se le dio al diablo para intentar destruir la Iglesia es de 75 a 100 años, pero como no se sabe qué año debería marcar el punto de partida de todos modos, es razonable, pero de ninguna manera necesario, asumir que fue el año de la visión; la discrepancia no es tan importante.

Lo que se suma a la dificultad es que la fecha exacta de la visión del Papa León está en disputa. Sin embargo, si sucedió el 13 de octubre de 1884, como afirman algunos, significaría que tuvo lugar exactamente 33 años antes del milagro del sol en Fátima. El escritor e investigador de Novus Ordo, Kevin Symonds, concluye que, según sus hallazgos, "podemos suponer que la visión pudo haber tenido lugar en algún momento entre el 6 de enero de 1884 y agosto de 1886..." (el Papa León XIII y la Oración a San Miguel , p. 29).

Independientemente de las fechas precisas de inicio y finalización, ciertamente todos hemos podido ver los efectos de este aumento de poder diabólico, por mucho tiempo que duró. De hecho, es posible que la reacción rápida del Papa León sobre el asunto, su institución de la oración de San Miguel que se recita en toda la Iglesia Universal, en realidad retrasara la fecha de inicio por un período de tiempo significativo.

Algunos pueden objetar que incluso si asumimos una duración de hasta 100 años y comenzamos desde el año de la visión, significaría que después de 1984, o quizás 1986, el poder del diablo fue quitado nuevamente, lo que difícilmente concuerda con nuestra experiencia. Sin embargo, esto deja de tener en cuenta el hecho de que, según la supuesta visión, el diablo recibió un aumento de poder durante muchos años, por lo que sería simplemente el poder adicional que se le quitaría después de que haya transcurrido el tiempo asignado.

Otro punto a destacar es que si bien Satanás aún retiene mucho poder, solo que no tanto como durante ese período de tiempo, no se puede olvidar que fue capaz de generar una gran cantidad de impulso para el mal durante esos años. Por lo tanto, ahora tiene un enorme ejército de aduladores humanos que llevan a cabo felizmente su agenda, algunos de ellos consciente y maliciosamente, otros como idiotas útiles, algunos indiferentes y aún otros bajo el engaño diabólico de que están haciendo el trabajo de Dios (cf. Jn 16: 2).

Pero cualquiera que sea el caso sobre esta o aquella supuesta visión u otra revelación privada, los hechos objetivamente verificables demuestran sin lugar a dudas que se ha establecido una nueva religión en el Vaticano desde 1958, una religión que es esencialmente masónica y naturalista, una religión que desprecia el catolicismo. Es, evidentemente, una religión que se expresa en el arte y la arquitectura como se puede ver en el terrible "salón del infierno" que es el Auditorio Pablo VI en el Vaticano.

El Vaticano II realmente vino para cambiar todo, ¿verdad?


No hay comentarios: