lunes, 4 de junio de 2012

Por la fidelidad de nuestra entrega, permitamos que el Espíritu se manifieste para el bien común


Cuando el evangelio describe la muerte de Jesús, afirma que éste dando un fuerte grito exhaló su espíritu. Ese espíritu que irradia no es solamente la confirmación de la muerte del Señor, sino también la entrega del Espíritu Santo que continuará su obra en la Iglesia, nacida del costado abierto de Cristo, del que brota sangre y agua, signos de la Eucaristía y del bautismo.

Por el Padre Ricardo B. Mazza

En el texto que hemos proclamado (Juan 20, 19-23), se narra que en la tarde de la resurrección, Jesús se aparece a sus discípulos y sopla sobre ellos diciéndoles “reciban el Espíritu Santo” que los acompañarán en su misión apostólica. Y como un modo de mostrar que su muerte y resurrección por todos tiene real eficacia por medio de la misericordia otorgada por el Espíritu, dice “los pecados les serán perdonados a quienes se los perdonen y serán retenidos a quien se los retengan”.

De esta manera, podríamos decir privada, y otros encuentros con sus discípulos, va Jesús preparando el momento mismo en que el Espíritu se manifiesta ante una gran multitud de testigos, el día de Pentecostés.

Por esos días –según el evangelio-, Jerusalén está colmado por la presencia de los judíos venidos de todas partes, los de la  diáspora, que celebran la fiesta  de pentecostés, esto es, la alianza realizada entre Dios y su pueblo en el monte Sinaí, significada por la entrega de las tablas de la ley a Moisés.

En aquella oportunidad Dios había manifestado que el pueblo sería de su propiedad siempre y cuando escuchara su Palabra y la pusiera en práctica.

Dentro de ese marco festivo, el Espíritu Santo manifiesta su presencia por medio de un ruido (Hechos 2, 1-11), “semejante a una fuerte ráfaga de viento que resonó en toda la casa donde se encontraban” los apóstoles y “unas lenguas como de fuego, que descendieron por separado sobre cada uno de ellos”. “Todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en distintas lenguas, según el Espíritu les permitía expresarse”.

Al oír el ruido, los judíos presentes en Jerusalén comienzan a congregarse y se llenan de asombro porque cada uno oye en su propia lengua la proclamación de las maravillas de Dios.

Este hecho prodigioso manifiesta la presencia del Espíritu no sólo en los apóstoles, sino también en el corazón de todos los hombres del mundo entonces conocido. Es el comienzo visible del carácter católico, es decir, universal, de la Iglesia naciente. Sin distinción de razas, lenguas y culturas, debe llegar la buena nueva traída por Cristo al corazón de los hombres.

En la universalidad de la misión y de la proclamación del Evangelio a los diversos pueblos, queda patente la unidad de los corazones de buena voluntad por la acción de un mismo Espíritu.

Esto se verifica ciertamente cuando como dice san Pablo en la segunda lectura (1 Cor. 12, 3b-7.12-13), “nadie puede decir “Jesús es el Señor”, si no está impulsado por el Espíritu Santo”. Esto es tan así, que cuando en cada pueblo de la tierra, en la diversidad de lenguas, se proclama el señorío de Jesús, es el Espíritu quien mueve el corazón de cada uno a hacerlo.

Esta unidad en la diversidad de lenguas y culturas, realizada en todas partes, se verifica también en el interior de la misma Iglesia.

San Pablo afirma al respecto que, “hay diversidad de dones, pero todos proceden del mismo Espíritu. Hay diversidad de ministerios, pero un solo Señor. Hay diversidad de actividades, pero es el mismo Dios que realiza todo en todos”. Y continúa el apóstol diciendo que “en cada uno, el Espíritu se manifiesta para el bien común”.

Esta realidad profundamente transformante del creyente, mueve a cada uno a descubrir a la luz de la fe, cuál es su misión en el seno de la Iglesia, y una vez encontrada, dejarse conducir por el Espíritu mirando el bien común.

En la diversidad de dones cada cristiano profundiza en su propia vocación sin envidiar a nadie, porque sabe que como miembro del cuerpo de Cristo se orienta en su pensar y obrar a la gloria de Dios y al bien de todos.

Unos son llamados a enseñar, otros a catequizar, hay quienes descubren su lugar en la liturgia y en la actitud orante, o en el campo de la consolación de sus hermanos, pero todos guiados por un mismo Espíritu para la edificación del Cuerpo de Cristo que es la Iglesia.

El Espíritu nos invita a discernir bajo su guía cuál es nuestra vocación, descubriendo así nuestro lugar en la Iglesia, sin que nadie se sienta excluido o inútil, sino movido a la realización de lo que se nos encomienda según el bondadoso designio de Dios.

Como para que se entienda más claramente, el apóstol utiliza la imagen del cuerpo humano que mantiene unidos todos sus miembros, diversos en sus funciones, para resaltar que en el Cuerpo Místico de la Iglesia sucede lo mismo. Y así, cada uno, aunque diverso en el don recibido, contribuye a la armonía del Cuerpo de la Iglesia, recibiendo su vitalidad de la Cabeza que es Cristo, el cual destaca la necesidad de la unión con Él, cual sarmiento a la vid, porque nada podemos hacer separados de su Vida (Juan 15).

En la primera oración de esta misa pedíamos a Dios que santifica a su Iglesia con la venida de su Espíritu, que infunda en nuestros corazones “las maravillas que obrara en los comienzos de la predicación evangélica”.

¿Cuáles fueron las maravillas realizadas? En los apóstoles significó que fueran iluminadas sus inteligencias para comprender acabadamente lo que habían recibido de Jesús y fueran fortalecidos en su voluntad para dirigirse al mundo, a las diversas culturas, llevando la Buena Nueva del Señor resucitado, sin que los detuviera temor y persecución alguna.

Estaban convencidos que habían de realizar lo que el Señor les había encomendado antes de su Ascensión, o sea, llevar el evangelio que habían de manifestar abiertamente bautizando para su salvación a todos los que estaban dispuestos a creer el mensaje recibido.

También nosotros, por el sacramento de la confirmación, somos iluminados,  fortalecidos y enviados a “proclamar las maravillas del Señor” sin temor alguno, en medio de culturas diversas, anticristianas o prescindentes de Jesús muchas de ellas, con la fortaleza que nos otorga la fe y la seguridad que proviene del resucitado.

Hermanos: habiendo recibido los siete dones del Espíritu, vayamos al mundo con la alegría de quienes están convencidos de portar el mensaje de la verdad para llegar al corazón de quienes forman la sociedad de nuestro tiempo, trabajando incansablemente en el lugar que el Señor nos ha colocado a cada uno, para el bien común de la Iglesia toda.

Pidamos al Padre de todos que las persecuciones del mundo y la indiferencia de muchos, no nos retarden en esta misión generosa que se nos ha encomendado, para que sean muchos los que conozcan y se adhieran a Jesús a través de nuestro ministerio.

Padre Ricardo B. Mazza. Cura párroco de la parroquia “San Juan Bautista”, en Santa Fe de la Vera Cruz. Argentina. Homilía en la solemnidad de Pentecostés. Ciclo “B”. 27 de mayo de 2012. ribamazza@gmail.com; http://ricardomazza.blogspot.com

Escríbanos a ed.dia7@gmail.com