viernes, 20 de julio de 2018

¿SAN JUAN PABLO II ERA UN HOMOFÓBICO INTOLERANTE?


Es brutalmente homofóbico para un obispo mentirle a la comunidad gay 
y arriesgar sus almas inmortales simplemente para mostrarse como políticamente correcto¡Es un verdadero crimen de odio!

Por Michael Matt

LifeSiteNews recientemente citó a un portavoz de la diócesis de Lexington, Kentucky, quien dijo que "elegir una opción para apoyar a las personas LGBT es una decisión que cada parroquia debe tomar por sí misma". Al menos una parroquia, la "histórica" ​​Iglesia Católica de St. Paul, ya orgullosamente hace alarde del arcoiris en su propiedad, con el mensaje de aceptación y "amor para todos".

De acuerdo con un informe de NewWaysMinistry, el p. Chris Clay, un sacerdote de St. Paul, dijo que la pancarta es "una pequeña forma de contrarrestar cualquier experiencia de hostilidad, rechazo y tratamiento silencioso que los católicos LGBTQ puedan haber experimentado".

Un feligrés en éxtasis llamado Stan dijo en un spot televisivo: "Nuestras hermanas y hermanos LGBTQ no deben temer venir aquí, no se sentirán juzgados, no sentirán que están pisoteando un territorio que no les pertenece".




No es de extrañar que el viejo Stan esté tan entusiasmado con esto, ya que es el director ejecutivo de Fortunate Families, una organización "católica" pro-LGBT que regularmente publica imágenes blasfemas como un hombre gay coronado con espinas y colores del arco iris sangrantes, o Nuestra Señora envuelta en la bandera del arco iris. Pero, ¿qué tiene que decir el obispo de Lexington al respecto?


Bueno, el Obispo John Stowe fue uno de los cinco obispos que respaldaron el libro pro-LGBT del padre James Martin, "Construyendo un puente" - entonces, ¿cómo crees que se siente al respecto?

Mientras celebraba anomalías en St. Paul y algunas parroquias más en el área de Nueva York City, así como en California, lamentó que muchos católicos "todavía no están a bordo con la inclusión LGBT":

"Globalmente, sin embargo, las opiniones católicas sobre la inclusión LGBT y Pride permanecen en un espectro. Si bien la aceptación social de la comunidad LGBTQ aumenta en muchos lugares, el liderazgo de la iglesia y los católicos más conservadores se aferran firmemente a las enseñanzas negativas sobre sexualidad y género. Este año, el obispo católico de Providence, Rhode Island , desanimó a las parroquias y a los católicos individuales de participar en eventos del Orgullo Gay. Los católicos LGBTQ se han acostumbrado a no ser bienvenidos en la Iglesia, rechazados o marginados por su sexualidad y / o identidad de género. Pero se necesita un cambio porque tener un hogar espiritual es importante para muchas personas, especialmente para los católicos LGBTQ".
COMENTARIO REMANENTE: Un alcohólico va al grupo local de Alcohólicos Anónimos y dice: "Hola, mi nombre es Steve, y soy un alcohólico orgulloso sin intención de dejar de tomar... nunca. Pero quiero que me den la bienvenida todas las semanas, porque soy un gran tipo. De hecho, quiero un cartel de salida que diga: Todos los alcohólicos son bienvenidos: ¡No cambies nunca, te queremos como eres!"

¿Crees que Steve duraría mucho en AA?

Entonces, ¿un hogar espiritual es importante para los sodomitas no arrepentidos? ¡Estupendo! Pero entonces, ¿por qué eligieron una Iglesia cuya enseñanza moral infalible, constante e inmutable incluye lo siguiente:

"La homosexualidad se refiere a las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual exclusiva o predominante hacia personas del mismo sexo ... Basándose en la Sagrada Escritura, que presenta actos homosexuales como actos de depravación grave, la tradición siempre ha declarado que "actos homosexuales" están intrínsecamente desordenados ". Ellos son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al regalo de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. Bajo ninguna circunstancia pueden ser aprobados". (Catecismo de la Iglesia Católica, 2357)
Bajo ninguna circunstancia... excepto por aquellas circunstancias evidentemente inventadas por el Obispo John Stowe y su equipo en Lexington, que piensan que las parroquias pueden hacer lo que quieran a este respecto.

Incluso el Papa Juan Pablo II aclaró las enseñanzas de la Iglesia el 31 de octubre de 1986, en la "Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre la Pastoral de las Personas Homosexuales":

"Aunque la inclinación particular de la persona homosexual no es un pecado, es una tendencia más o menos fuerte ordenada hacia un mal moral intrínseco; por lo tanto, la inclinación misma debe verse como un desorden objetivo. Por lo tanto, la atención especial y la atención pastoral deben dirigirse a aquellos que tienen esta condición, para que no se les haga creer que vivir esta orientación en la actividad homosexual es una opción moralmente aceptable. No lo es".
A menos que el obispo John Stowe de Lexington lo diga, ya que el obispo John es evidentemente un magisterio en sí mismo que puede permitir a las parroquias seguir sus propias reglas de cualquier manera.


¿Pero no entendiste esa nota, obispo John? La Carta no dice: "Permita que los homosexuales practicantes tengan un hogar espiritual entre sus fieles". Entonces, ¿no sientes la necesidad de hacer cumplir las enseñanzas infalibles de la Iglesia?

Otra pregunta para el Obispo John: Si comienzas a permitir que las parroquias en tu diócesis ignoren imprudentemente la enseñanza infalible de la Iglesia, ¿dónde exactamente se detendrán? La Iglesia Católica también enseña que la masturbación es un pecado mortal de la carne. ¿Crees que quizás deberían poner una bandera en el patio de enfrente de la iglesia diciendo: "Bienvenidos los Masturbadores: esta es una comunidad inclusiva"

¿Si no, porque no?

¿Qué hay de la comunidad Zoofílica? ¿No merecen un hogar espiritual, obispo John? Nadie saldría lastimado. Solo quieren casarse con sus pastores alemanes. ¿Cual es el problema? ¿Estás listo para darles la bienvenida también? Si no, ¿eres un intolerante?

¿Y los Intercambiadores de esposas? Obtendrían consentimiento para lo que hacen, también. No hay víctimas allí, ¿verdad? Entonces, ¿no deberían poner un letrero en el ingreso de la iglesia St. Paul para esos tipos también?

¡MARIPOSONES, SWINGERS y ALIADOS SON BIENVENIDOS!

Tal vez si nuestros amigos del alfabeto LGBTQ realmente piensan que un hogar espiritual es tan importante, podrían considerar seguir las reglas como todos los demás.

Y si encuentran que eso es demasiado difícil, que para ellos ser parte de la Iglesia Católica significa romper las reglas de la Iglesia Católica, ¿qué tal si van a buscar un hogar espiritual más a su gusto? Los anglicanos y los luteranos, por ejemplo, esos gatos definitivamente están abajo del arco iris y la multitud de My Little Pony.


Porque esto no es justo para nadie. ¿Algunas personas tienen que seguir las reglas de la Iglesia mientras que otras no? ¿Cómo se supone que eso funciona? Esto no es culpa nuestra Nosotros no hacemos las reglas. ¡Dios las hace! Pero, según el Obispo John, se debe dejar librado al libre albedrío de las personas el seguir las reglas de la Iglesia o no.

Si nuestros amigos del alfabeto LGBTQ todavía no están claros acerca de las reglas de la Iglesia sobre esto, tal vez el Papa canonizado recientemente, San Juan Pablo II, pueda ayudar.

En su libro de 2005 Memoria e identidad, Juan Pablo se refirió a la homosexualidad como una "ideología del mal" e insistió en el llamado "matrimonio gay" que:

"Es legítimo y necesario preguntarse si esto no es quizás parte de una nueva ideología del mal, quizás más insidiosa y oculta, que intenta enfrentar los derechos humanos contra la familia y el hombre".
¿Fue el Papa Juan Pablo EL GRANDE un homofóbico intolerante? Si es así, ¿no se puede decir lo mismo del hombre que lo canonizó? Seguramente -(¿quién soy yo para juzgarlo?)- el papa Francisco no es un homófobo, ¿verdad?

Algo me dice que la Iglesia Católica, con todas sus prohibiciones contra los actos homosexuales, puede no ser la mejor opción para nuestros amigos del alfabeto LGBTQ, incluso si el obispo John dice lo contrario.

Ahora que lo pienso, ¿a quién le importa lo que dice el obispo John? Este tipo es tan poco caritativo que ni siquiera se molesta en informar a sus fieles que, de acuerdo con la propia enseñanza infalible de la Iglesia, la condenación eterna es el precio que tendrán que pagar por su estilo de inclusión y tolerancia.

Ah, pero el buen obispo debe pensar en homosexuales castos... ¡Si, debe ser eso!

Pero si eso es así, ¿cuál es el problema? Todos somos pecadores. La Iglesia ya acepta a los homosexuales arrepentidos tal como son, así como acepta a los practicantes arrepentidos de CUALQUIER pecado de la carne. ¡Todos nuestros amigos del alfabeto LGBTQ tienen que arrepentirse, hacer una buena confesión y BOOM! Problema resuelto.


Los miembros de St. Paul celebran misa fuera del Stonewall Inn

Sin duda, el buen obispo de Lexington lo sabe.


Excelencia, a los que realmente les estás haciendo un guiño episcopal es a las personas que quieren seguir pecando y pecando con orgullo. ¿No es así? Y eso es una violación de todo lo que supuestamente crees como un sacerdote católico. Entonces, tú también pareces estar en la Iglesia equivocada. Quizás tú también deberías encontrar otra "comunidad de fe" antes de escandalizar al Altísimo.

Honestamente, es brutalmente homofóbico para un obispo mentirle a la comunidad gay sobre algo así, y arriesgar sus almas inmortales simplemente para mostrarse como políticamente correcto. ¡Es un verdadero crimen de odio!

Seguramente, el Vaticano eliminará a este pastor descarriado inmediatamente, antes de poner en peligro las almas de sus fieles.

Sí, seguramente... tan pronto como el infierno se congele.


RemnantNewsPaper


No hay comentarios: