lunes, 20 de marzo de 2000

EPÍSTOLA TUAS LIBENTER (21 DE DICIEMBRE DE 1863)


EPÍSTOLA

TUAS LIBENTER


DEL SUPREMO PONTIFICE 

PIO IX


Al Venerable Hermano Gregorio, 

Arzobispo de Mónaco y Freising.

Venerable Hermano, salud y bendición apostólica.

Recibimos con gusto su Carta del 7 de octubre, con la que nos informó del Congreso celebrado en esta ciudad de Munich, en septiembre, por algunos teólogos católicos y académicos de Alemania sobre diversos temas, que se refieren en particular a enseñanza de temas teológicos y filosóficos. De la carta enviada a usted, por orden nuestra, por el Venerable Hermano Mateo, Arzobispo de Neocesarea, Nuestro Nuncio y de esta Sede Apostólica en esta Casa Real, ya ha podido comprender fácilmente, Venerable Hermano, qué sentimientos nos invadieron tan pronto como tuvimos noticias de la iniciativa de este Congreso y después de saber cómo los teólogos y académicos fueron invitados y convocados a este Congreso. No teníamos dudas sobre el final, ciertamente loable, eso conmovió a los creadores y partidarios de esta Conferencia, es decir, que todos los católicos preparados doctrinalmente, comparando sus posiciones y uniendo sus fuerzas, promovieron la doctrina genuina de la Iglesia Católica y la salvaguardaron y defendieron de las opiniones y ataques dañinos y muy peligrosos de muchos oponentes. Pero nosotros, colocados, sin nuestro mérito, en esta sublime Cátedra del Príncipe de los Apóstoles en estos tiempos muy difíciles, en los que, más que en otros, la autoridad de los responsables de la Iglesia es necesaria para salvaguardar la unidad y integridad de la doctrina católica, (y esto debe ser respetado dócilmente por todos), no nos sorprendió un poco saber que la invitación a dicho Congreso fue hecha y emitida por personas privadas sin ninguna iniciativa en ella.

Un hecho, esto, como sabes, absolutamente nuevo y fuera de toda costumbre en la Iglesia. Por lo tanto, queríamos darle a conocer, Venerable Hermano, Nuestro punto de vista, para que tanto Usted como los otros Venerables Hermanos que están al frente de la Iglesia en Alemania, pudieran juzgar el verdadero propósito, examinando el programa, del Congreso, es decir, si fuera realmente como para brindar una utilidad real a la Iglesia. Al mismo tiempo, estábamos seguros, Venerable Hermano, de que usted, con la preocupación pastoral y el celo que lo distinguen, habría hecho todo lo posible para que ni la integridad de la fe católica y la doctrina católica se vieran afectadas en ese mismo Congreso, ni la obediencia que todos los católicos de cualquier rango y condición deben prestar a la autoridad y al magisterio de la Iglesia. Y no podemos guardar silencio porque hemos estado profundamente preocupados, porque temíamos que con este Congreso, convocado sin autorización eclesiástica, se estableciera gradualmente un método de trabajo que quitara algo de los derechos del poder eclesiástico y de ese auténtico magisterio que para la institución divina pertenece al Romano Pontífice y a los Obispos unidos y de acuerdo con el Sucesor de San Pedro; y así, debido al desorden que entró en la Iglesia, la unidad y la obediencia de la fe se debilitaron en algunos cristianos. También temíamos que se hicieran afirmaciones en el mismo Congreso y se aceptaran opiniones y teorías que, especialmente si se ponen en circulación, pusieran en peligro y cuestionaran la pureza de la doctrina católica y la debida obediencia. Con gran dolor de nuestra alma, recordamos, Venerable Hermano, que fuera de servicio, en virtud de su alto cargo, la Sede Apostólica en los últimos tiempos tuvo que censurar y prohibir las obras de algunos Escritores de Alemania, que han llegado a afirmar y enseñar doctrinas en contraste con el verdadero significado y la verdadera interpretación de algunos dogmas de nuestra santísima fe. De esta manera, han vuelto a proponer errores ya condenados por la Iglesia y han alterado seriamente el significado y la naturaleza de la revelación divina y la fe. También sabíamos, Venerable Hermano, que algunos católicos que se dedican al estudio de las ciencias exactas, confiando demasiado en las capacidades de la razón humana, no se han dado cuenta de un error peligroso: el de ir más allá, al afirmar la libertad científica ambigua y no siempre objetiva, esos límites que la obediencia debida al magisterio de la Iglesia, que Dios quiere preservar la integridad de todos los datos revelados, no nos permite ir más allá. Como consecuencia, estos católicos, miserablemente engañados, se ponen del lado de quienes protestan contra los decretos de esta Sede Apostólica y de nuestras Congregaciones, gritando que esos decretos impiden el libre progreso de la ciencia; de esta manera se exponen al peligro de romper los lazos de obediencia bajo los cuales están vinculados a esta Sede Apostólica.

No ignoramos que en Alemania se ha extendido una opinión falsa contra la vieja escuela y contra la doctrina de esos grandes doctores que por su admirable sabiduría y santidad de vida son venerados por toda la Iglesia. Con esta falsa opinión, se cuestiona la autoridad de la Iglesia, ya que la Iglesia misma continuamente durante muchos siglos ha permitido que la ciencia teológica se enseñe con el método de esos mismos Doctores y con los principios consagrados en el consenso común de todos. Las escuelas católicas muy a menudo alaban y exaltan su doctrina teológica, la recomiendan con urgencia como una defensa válida de la fe y un arma terrible contra sus enemigos.

Estas fueron las preocupaciones de que, por la responsabilidad derivada del Ministerio Apostólico Supremo y por el amor particular que tenemos hacia todos los católicos de Alemania, una parte querida del rebaño del Señor para nosotros, agitaba y angustiaba nuestra alma, incluso si era presionada por muchos otros problemas, cuando, en las noticias de esa conferencia, nos ocupamos de exponer nuestros pensamientos. Pero después de eso, con un mensaje muy breve, nos dijeron que usted, Venerable Hermano, cumpliendo con las solicitudes de los promotores del Congreso, otorgó permiso para llevarlo a cabo, celebró la misa con un rito solemne y que las consultas en el Congreso estaban en conformidad a la doctrina de la Iglesia Católica, y que los participantes en la Conferencia, por medio del mismo mensaje, posteriormente imploraron la Bendición Apostólica, y sin demorar más, les fue dado lo que pidieron. Sin embargo, esperamos su carta, Venerable Hermano, para poder saber directamente de usted todo lo que se refiere a este Congreso. Ahora que hemos aprendido de usted lo que más nos interesa saber, tenemos la esperanza de que, con la ayuda de Dios, como usted declara, esta iniciativa volverá a ser de mayor utilidad para la Iglesia Católica en Alemania. Y como todos los participantes en el Congreso, como nos informan, dijeron que el progreso de las ciencias y el resultado de los esfuerzos para evitar y refutar los errores de nuestra edad infeliz dependen de la adhesión íntima a las verdades reveladas enseñadas por la Iglesia Católica, con esto reconocieron y profesaron esa verdad que los verdaderos católicos, comprometidos con el estudio y el progreso de las ciencias, siempre han preservado y transmitido. Con base en esta verdad, los católicos verdaderos y eruditos han podido cultivar y explicar las ciencias con la máxima seguridad, hacerlas útiles, confirmar sus certezas. Esto se puede lograr solo si la luz de la razón humana, incluso en el estudio de esas verdades que puede alcanzar con sus propias fortalezas y habilidades, tiene en cuenta, como es correcto, la luz infalible y no creada de la Mente divina, que brilla de una manera maravillosa en todos los puntos de revelación cristiana. Los mismos católicos sabios y verdaderos pudieron cultivar y explicar las ciencias con la máxima seguridad, hacerlas útiles y confirmar sus certezas.

Como si esas verdades estuvieran sujetas a la razón humana o como si esto, con su potencial y sus principios, pudiera alcanzar la inteligencia y el conocimiento de todas las verdades celestiales de nuestra santísima fe y sus misterios, que en cambio van mucho más allá razón humana de que esto, con su propia fuerza y ​​basado en principios naturales, nunca podrá comprenderlos o demostrarlos. Un elogio bien merecido para los participantes en el Congreso por el hecho de que, rechazando, como creemos, la falsa distinción entre filósofo y filosofía, de la que hemos tratado en otra carta que le enviamos, ha reconocido y declarado que todos los católicos, en estas discusiones deben seguir concienzudamente las definiciones dogmáticas de la Iglesia Católica. Pero si bien les rendimos los elogios por haber profesado la verdad que necesariamente se deriva de la obediencia a la fe católica, estamos íntimamente convencidos de que esa obediencia, a la que están sujetos los maestros y escritores católicos, no se refiere solo a las verdades que se proponen todos los fieles del magisterio infalible de la Iglesia como dogmas de fe. Y, por lo tanto, también estamos profundamente convencidos de que no querían declarar que la adhesión perfecta a las verdades reveladas, reconocidas por ellos como absolutamente necesarias para el verdadero progreso de las ciencias y para la refutación de errores, se puede obtener si se presta fe y obediencia solo a los dogmas definido expresamente por la Iglesia. De hecho, incluso si fuera la obediencia que se debe concretamente a la fe divina,

Por lo tanto, creemos que los participantes en el Congreso antes mencionado en Munich de ninguna manera podrían o quisieron contrastar con la doctrina expuesta anteriormente, constantemente profesada en la Iglesia como derivada de los principios de la teología auténtica; de hecho, creemos firmemente que se ajustarán escrupulosamente a las normas de esta doctrina al estudiar las ciencias exactas. Esta confianza se basa en la Carta que nos enviaron a través de Su Venerable Hermano.

De hecho, en esa Carta declaran, con el mayor consuelo de Nuestra alma, que nunca tuvieron la más mínima intención de someterse a una autoridad que pertenezca únicamente a la Iglesia, y juntos certifican que no querían cerrar el Congreso sin antes mostrar pleno respeto, la obediencia y la piedad filial que nutren hacia nosotros y hacia esta silla de Pedro, el centro de la unidad católica. Por lo tanto, de esta manera reconocen el poder y la autoridad de nosotros y de esta Sede Apostólica, y juntos se dan cuenta de la carga muy pesada que nos ha encomendado Cristo el Señor, la de gobernar su Iglesia universal, para alimentar a todo su rebaño, para saludar a la doctrina y velar constantemente para que la santísima fe y su doctrina no se alteren, estamos seguros de que, comprometidos en el estudio y la enseñanza de las ciencias exactas y en la defensa de la sana doctrina, al mismo tiempo, reconocen que deben respetar religiosamente las reglas siempre reiteradas por la Iglesia y obedecer todas las prescripciones doctrinales emitidas por Nuestra Autoridad Pontificia Suprema. Le comunicamos todo esto porque deseamos ardientemente que lo haga saber a todos los que participaron en el Congreso mencionado; y no excluimos hacer más tarde, si parece apropiado, otras comunicaciones sobre el asunto, a usted y a los Venerables Hermanos que tienen la responsabilidad de la Iglesia en Alemania.

Nuevamente, apelamos persistentemente a su preocupación y vigilancia pastoral, exhortándole a que ponga todo su cuidado y compromiso, junto con los otros Venerables Obispos de Alemania, en defender y propagar incansablemente la sana doctrina. Y trata de hacer que todos comprendan que deben evitar cuidadosamente todas las novedades profanas, y que no deben ser engañados por aquellos que elogian la ambigua libertad de la ciencia y que se jactan no solo de los verdaderos logros sino también de los errores de la ciencia como progreso. Con igual preocupación e insistencia, no se canse de instar a todos a buscar, con el mayor compromiso e interés, la sabiduría cristiana y católica; tener en el fondo el verdadero y sólido progreso de la ciencia que, a la luz y bajo la guía de la fe más santa y divina, ha tenido lugar en las escuelas católicas; dedicarse sobre todo a temas teológicos de acuerdo con los principios y las líneas doctrinales constantes que inspiraron unánimemente a los doctores más ilustrados, procurando para sí mismo una gloria inmortal, y a la Iglesia y la ciencia la máxima utilidad y esplendor. De esta manera, los católicos, dedicándose al estudio de las ciencias, podrán, con la ayuda de Dios, cada vez más día a día, en la medida de lo posible a la naturaleza humana, conocer, desarrollar y explicar esa riqueza de verdad que Dios ha puesto en las obras de naturaleza y gracia, para que el hombre, habiendo conocido esas verdades con la luz de la razón y con la luz de la fe, y haber tratado de conformar su vida a ellas, pueda contemplar sin velos, en el esplendor de la gloria eterna, la verdad suprema, es decir, Dios, y disfrutar y deleitarse en la felicidad eterna.

Con mucho gusto aprovechamos esta oportunidad para testificar y confirmar una vez más nuestra estima y nuestro afecto. Y prometan la Bendición Apostólica que les transmitimos de todo corazón, Venerable Hermano, y al rebaño confiado a su cuidado pastoral.

Dado en Roma, en San Pedro, el 21 de diciembre de 1863, el décimo octavo año de nuestro pontificado.

Papa Pio IX


No hay comentarios: