sábado, 25 de marzo de 2000

ENCÍCLICA NOSTIS ET NOBISCUM (8 DE DICIEMBRE DE 1849)



ENCÍCLICA 

NOSTIS ET NOBISCUM 

DE PAPA 

PIO IX 



A los arzobispos y obispos de Italia.

Venerables hermanos, salud y bendición apostólica.

Venerables Hermanos, vosotros sabéis bien y junto con Nosotros veis, con cuánta perversidad se han impuesto recientemente ciertos enemigos abyectos de la verdad, la justicia y toda la honestidad, ya sea con fraude y trampas de todo tipo, o manifiestamente como olas del mar tormentoso que generan espuma en su turbulencia, se esfuerzan por difundir en todas partes, entre los pueblos fieles de Italia, una licencia desenfrenada de pensamiento, palabra y expresión con todo tipo de impiedad: meditan sobre cómo derrumbar y destruir desde los cimientos (si fuera posible) la Iglesia Católica en Italia misma. Toda la urdimbre de su proyecto diabólico se manifestó en muchos otros lugares, sobre todo, en el alma de Roma, sede de nuestro pontificado supremo, en el que, después de que nos obligaron a irnos, se enfurecieron más libremente, allí su furia llegó a tal punto que, confundiendo las cosas divinas y humanas con un nefasto acto de audacia, obstaculizaron el trabajo y despreciaron la autoridad del eminente clero urbano y los prelados que esperaban sin temor ejercer las funciones sagradas para nuestra orden; a veces obligaban a los pobres enfermos, luchando con la muerte y privados de todas las comodidades de la Religión, a poner su alma ante la tentación de alguna ramera descarada.

Entonces, la misma ciudad de Roma y las otras provincias de los Estados Pontificios fueron devueltas a Nuestro gobierno civil por la misericordia de Dios y con las armas de las Naciones Católicas, y aunque la agitación de las guerras en otras regiones de Italia también ha cesado, sin embargo, esos malvados enemigos de Dios y de los hombres, no renunciaron a su empresa impía, presionando si no con violencia abierta, con otros medios fraudulentos y no siempre ocultos. Pero, de hecho, a pesar de nuestra fragilidad, debemos tener el cuidado supremo de todo el rebaño del Señor ante tanta adversidad de las circunstancias, y debemos estar concientes de los riesgos que corren en particular las Iglesias de Italia.

Venerables Hermanos pastorales, de los cuales hemos tenido muchos testimonios en medio del torbellino de la tormenta pasada y otros que nos llegan, la gravedad de la actualidad nos empuja a agregar (por deber del oficio apostólico) estímulos más enérgicos de palabras y exhortaciones dirigidas a sus fraternidades porque, llamados a compartir nuestras ansiedades, luchar tenazmente con nosotros las batallas del Señor, y con almas acordadas, proporcionaremos y prepararemos los medios para que, con la bendición de Dios, podáis reparar el daño que ya se ha infligido a Italia en la religión más santa y podáis evitar los peligros que pesan sobre el futuro.

Entre los numerosos fraudes a los que los enemigos de la Iglesia antes mencionados suelen recurrir para desviar las mentes de los italianos de la fe católica, tampoco se avergüenzan de afirmar y de ir por todas partes proclamando rumores de que la religión católica se opone a la gloria, la grandeza y la prosperidad de la gente, y que por lo tanto, es necesario introducir, establecer y difundir, en lugar de eso, las opiniones y congregaciones de los protestantes, para que Italia pueda recuperar el esplendor de los tiempos antiguos, eso es paganismo. Y ciertamente, en su invención, no sería fácil juzgar si la impiedad vociferante es una malicia o si la imprudencia de una deshonestidad mentirosa es más detestable.

De hecho, la ventaja espiritual por la cual, por la gracia de Cristo, somos herederos, según la esperanza de la vida eterna, esta ventaja de las almas, derivada de la santidad de la religión católica, es indudablemente de tal valor que, en comparación con él, cada gloria y prosperidad de este mundo no cuentan para nada. “¿De qué le sirve al hombre ganarse el mundo entero si luego sufre daño a su alma? ¿O qué dará el hombre a cambio de su alma?” (Mt 16:20). Sin embargo, está tan lejos de la verdad que esos daños temporales se derivan al pueblo italiano por la profesión de la verdadera fe, que de hecho, debe atribuir a la religión católica los bienes recibidos, si en el colapso del Imperio Romano no cayó en ese estado en el que los asirios, los caldeos, los medos, los persas y los macedonios, después de haber dominado durante muchos años y luego haber cambiado la historia de los tiempos, habían precipitado. De hecho, ninguna persona sabia ignora el hecho de que gracias a la Santísima Religión de Cristo, Italia no solo ha sido eliminada de la gran cantidad de errores en los que estuvo envuelta, sino que también sabe que, a pesar de las ruinas de ese antiguo imperio y las incursiones de los bárbaros que extendieron furiosos en toda Europa, se elevó a tal gloria y grandeza sobre todas las otras naciones del mundo gracias a la santa Cátedra de Pedro.

Además, de este mismo privilegio singular para albergar la Sede Apostólica y del hecho de que la Religión Católica ha puesto raíces más firmes en el pueblo de Italia, se obtuvieron muchos otros beneficios distinguidos. De hecho, la Santísima Religión de Cristo, verdadera maestra de la sabiduría, protectora de la humanidad y madre fértil de todas las virtudes, desvió las mentes de los italianos del esplendor de esa miserable gloria que sus antepasados ​​habían colocado en el torbellino perpetuo de las guerras, en la opresión de extranjeros, y en reducir a la esclavitud a un inmenso número de hombres por ese derecho de guerra que estaba en vigor en ese momento; iluminó a los italianos mismos con la luz de la verdad católica y, al mismo tiempo, los instó a seguir la justicia y la misericordia y, además, emular los ejemplos más ilustres de piedad hacia Dios y de caridad hacia los hombres. Por lo tanto, en las principales ciudades de Italia es posible admirar templos sagrados y otros monumentos de la época cristiana, ciertamente no erigidos por los trabajos sangrientos de hombres que gimen en la esclavitud, sino construidos por el noble fervor de una caridad que da vida; y, además, Institutos piadosos de todo tipo fundados ya sea para los ejercicios de Religión, o para la educación de la juventud, o para cultivar adecuadamente las artes, las ciencias, o para aliviar las enfermedades de los pobres y los indigentes. Por lo tanto, esta Religión divina, en la cual, por tantas razones, reside la salvación, la felicidad y la gloria de Italia, ¿porque debe ser repudiada los italianos, como está ocurriendo? No podemos contener las lágrimas, Venerables Hermanos.

No es desconocido para vosotros, Venerables Hermanos, que los principales arquitectos de esta perversa maquinación pretenden finalmente empujar a los pueblos, agitados por todo viento de doctrinas perversas, a la subversión de todo el orden de las cosas humanas y arrastrarlos a los sistemas ejecutivos del nuevo socialismo y comunismo. Ellos saben, por experiencia largamente comprobada durante muchos siglos, que no pueden esperar ningún entendimiento con la Iglesia Católica que, al guardar el depósito de la revelación divina, nunca tolera que algo se deduzca de las verdades propuestas por la fe o insinuar nuevas fantasías humanas. Por lo tanto, tomaron la decisión de convertir a los pueblos de Italia a las doctrinas y congregaciones de los protestantes; y para engañarlos, están diciendo que en ellos no hay nada más que una forma diferente de la misma verdadera religión cristiana y que en ella se puede agradar a Dios como en la Iglesia católica. Mientras tanto, no ignoran el hecho de que en las doctrinas protestantes es fundamental interpretar las Sagradas Escrituras de acuerdo con el juicio personal de cada uno, algo que es de gran beneficio para su causa impía. De esta manera, confían en que pueden abusar más fácilmente de las mismas páginas sagradas interpretadas falsamente para difundir sus errores en nombre de Dios; y luego empujar a los hombres, orgullosos de esa magnífica licencia para juzgar cosas divinas, a cuestionar los mismos principios comunes de honestidad y justicia.

Sin embargo, Dios no permita, Venerables Hermanos, que Italia, de la cual otras naciones están acostumbradas a extraer las aguas puras de la sana doctrina a causa de la Sede del Magisterio Apostólico establecido en Roma, pueda convertirse para ellos, en el futuro, en piedra de tropiezo y escándalo; Dios no permita que esta parte amada de la viña del Señor pueda sufrir la devastación de todas las bestias del campo; Dios no permita que los pueblos italianos, enloquecidos por el veneno borracho en el cáliz de Babilonia, empuñen armas parricidas contra la Iglesia Madre. Nosotros y vosotros también, que por el arcano juicio de Dios fuimos asignados a estos tiempos llenos de peligros, debemos protegernos del miedo al fraude y los asaltos de hombres que conspiran contra la fe en Italia, como si dependiera de nuestras fuerzas para poder vencerlos, mientras Cristo es nuestra mente y nuestra fuerza (Epist. ad Rusticum Narbonensem). Entonces, Venerables Hermanos, vigilad el rebaño que se os ha encomendado y haced todo lo posible para defenderlo de las trampas y los ataques de los lobos rapaces. Asesoraos, continuad, como ya habéis comenzado, a celebrar reuniones entre vosotros; Identificad con una investigación común los orígenes de los males y las principales fuentes de peligros, de acuerdo con la diversidad de los lugares, para que, bajo la autoridad y guía de esta Santa Sede, podáis preparar los remedios más efectivos y así, en perfecta armonía mental con nosotros, con el ferviente vigor del celo pastoral y con la ayuda de Dios, abordeis sus compromisos y esfuerzos para hacer vanos todos los asaltos, las artes, las trampas, las conspiraciones de los enemigos de la Iglesia.

Pero, para que estos intentos caigan en oídos sordos, es necesario asegurarse de que las personas, no muy informadas sobre la Doctrina Cristiana y sobre la Ley del Señor y aturdidas por la licencia continua de vicios devastadores, puedan conocer las trampas que se difunden y la iniquidad de los errores que se le sugieren. Por vuestra preocupación pastoral, Venerables Hermanos, por lo tanto, necesitamos insistentemente toda vuestra energía sin descanso, para que los fieles confiados a vosotros sean instruidos diligentemente sobre los dogmas y preceptos más sagrados de nuestra Religión, de acuerdo con la capacidad de cada uno, y sean amonestados y motivados a conformar la vida y las costumbres a su norma. Con este fin, inflamar el celo de los clérigos y especialmente de aquellos a quienes se les ha confiado el cuidado de las almas porque, meditando seriamente en el ministerio que habéis recibido del Señor y teniendo ante ellos las prescripciones del Consejo Tridentino [ses. 5, cap. 2; ses. 24, cap. 4 y 7 De Reforma.], debéis dedicaros a la educación del pueblo cristiano con mayor celeridad, según lo requiera la condición de los tiempos, y la evangelización con las palabras sagradas y las máximas de salvación en los corazones de todos, señalándoles los vicios de los que deben huir con brevedad y claridad de expresión y las virtudes que deben practicar para escapar del castigo eterno y alcanzar la gloria celestial.

Sobre todo, es necesario asegurarse de que los fieles mismos lleven el dogma de nuestra Santísima Religión, que consiste en la necesidad de alcanzar la salvación en la fe católica bien confesada [Hoc dogma a Christo acceptum, e inculcatum a Patribus atque a Conciliis, habetur etiam en formulis Professionis Fidei, tum en ea scilicet, quae apud latinos, tum en ea, quae apud Graecos, tum en alia, quae apud ceteros orientales católicos en usu est]. Será muy útil para este propósito que en las oraciones públicas los fieles laicos junto con el Clero hagáis un agradecimiento especial a Dios por el beneficio inestimable de la religión católica que Él, con la mayor clemencia, otorgó a todos y pidais al Padre súplicas por las misericordias que son dignas para proteger y mantener intacta la profesión de religión en nuestras regiones.

Sin duda, será vuestro especial cuidado que todos los fieles, a su debido tiempo, reciban de sus Fraternidades el sacramento de la Confirmación con el cual, para el mayor beneficio de Dios, se confiere el vigor de una gracia especial al profesar firmemente la Fe Católica. Tampoco ignoréis cuánto es beneficioso para el mismo fin que los fieles expiren la inmundicia de los pecados al detestarlos sinceramente con el sacramento de la Penitencia, y que a menudo reciban con devoción el sacramento más sagrado de la Eucaristía en el que hay alimento espiritual para las almas y el antídoto que nos libera de los pecados diarios y nos preserva de los pecados mortales y, por lo tanto, es el símbolo de aquel cuerpo del cual Cristo es la cabeza y al que quería que nos uniéramos, como miembros, con el sólido vínculo de fe, esperanza y caridad, porque todos usamos el mismo lenguaje y no hay cismas entre nosotros [Ex Conc. Trid., ses. 13. Decreto De SS. Euchar. Sacramento, cap. 2].

En verdad, no dudamos que los párrocos, sus coadjutores y otros sacerdotes que generalmente se dedicaron al ministerio de la predicación en días establecidos, especialmente en el momento del ayuno, prestarán un celoso trabajo auxiliar en cada ocasión. Sin embargo, a su trabajo es necesario agregar a veces el alivio extraordinario de los ejercicios espirituales y las misiones sagradas que, cuando son confiados a operadores adecuados, son de gran utilidad, con la bendición del Señor, tanto para aumentar la piedad del bien como para inducir para salvar a los pecadores e incluso a los depravados, endurecidos por los vicios, y finalmente, para asegurar que las personas fieles crezcan en la ciencia de Dios, den fruto en toda buena obra y sean equipados con la ayuda más copiosa de la gracia celestial

Por otro lado, el compromiso vuestro y de vuestros sacerdotes como coadjutores tendrá como objetivo, entre otras cosas, garantizar que los fieles conciban la sensación de horror más profunda ante aquellas maldades que se cometen al escandalizar a otros. De hecho, vosotros sabéis cuánto ha crecido en varios lugares el número de aquellos que públicamente se atreven a blasfemar a los santos celestiales o incluso al sagrado nombre de Dios, o viven notoriamente en concubinato, a veces combinado con incesto, o en días festivos realizan trabajos serviles manteniéndose abiertos sus talleres, o despreciando los preceptos de la Iglesia con respecto al ayuno y la elección de alimentos incluso en presencia de muchas personas, o no se avergüenzan de cometer otros crímenes diferentes de esta manera. Debéis recordar por lo tanto a los fieles, gracias a vuestra insistencia, a considerar seriamente la enorme gravedad de tales pecados y las penas muy severas que afectarán a sus autores, tanto por la justicia propia de cada crimen, como por el peligro espiritual en el que colocan a sus hermanos con el contagio de su mal ejemplo. De hecho está escrito: “Ay del mundo por los escándalos... Ay de aquel hombre que da escándalo” (Mt 18,7).

Entre los diversos tipos de trampas con las que los astutos enemigos de la Iglesia y de la sociedad humana intentan seducir a los pueblos, sin duda, uno de los primeros que han encontrado adecuados para sus nefastos propósitos, está el uso perverso de los nuevos libros de arte. Allí, se dedican incesantemente a extenderse entre lo vulgar y a multiplicar cada día más libros, periódicos, folletos mentirosos, calumnias y seducciones. De hecho, confiando en el apoyo de las sociedades bíblicas que ya han sido condenadas por esta Santa Sede [Exant ea super re, praeter alia praecedentia Decreta, Encyclicae Litterae Gregorii XVI, datae postridie Nonas Maii MDCCCXLIV, quae incipiunt Inter praecipuas machinationescujus sanctiones Nos quoque inculcavimus en Encycl. Epist. fecha 9 de noviembre de 1846], no tienen escrúpulos para difundir la Santa Biblia traducida contra las reglas de la Iglesia [cf. Reg. 4 ex iis, quae a Patribus en Conc. Trident. delectis conscriptae, et a Pius IV approbatae fuerunt in Const. Dominici gregis 24 Mart. 1564: et addéem eidem factam a Congr. Indicis, auctoritate Bened. XIV. 17 jun. 1757 - quae praemitti solent Indici Librorum prohibitorum], en el lenguaje vulgar muy corrupto y con audacia infame deformada en significados nefastos; y se atreven a recomendar su lectura a los fieles plebeyos, con el pretexto de la religión. En virtud de su sabiduría, Venerables Hermanos, con cuánta vigilancia y preocupación deberéis esforzarse por que las ovejas fieles se abstengan de leer esos textos pestíferos y recordar, con respecto a las Escrituras divinas, que ningún hombre puede reclamar el derecho de distorsionarlas según su propia interpretación, basándose en su propia sabiduría, en contra de ese significado del cual la Santa Madre Iglesia era y es la custodia. Ella sola fue encargada por Cristo el Señor con la tarea de guardar el depósito de la fe y de establecer el verdadero significado e interpretación de las palabras de Dios [cf. Conc. Trid., Sess. 4, en decreto De editione et usu Sacrorum Librorum].

Para combatir el contagio de libros malos, Venerables Hermanos, será muy útil que todos los hombres distinguidos y de sana doctrina que se encuentren entre vosotros publiquen otros escritos, también de pequeño tamaño, aprobados previamente por vosotros, para la construcción de la Fe y para saludar la educación del pueblo. Por lo tanto, será vuestra preocupación que entre los fieles se difundan tales escritos, así como otros de la doctrina incorrupta y probada utilidad escrita por otros, teniendo en cuenta las condiciones ambientales y humanas.

Entonces, todos aquellos que trabajen juntos en defensa de la Fe, apuntaréis sobre todo a introducir, preservar, arraigar profundamente en los corazones de sus fieles la piedad, la veneración y la obediencia hacia esta suprema Sede de Pedro por la cual vosotros, Venerables hermanos, son tan eminentes. Por lo tanto, que recordad a los pueblos fieles que viven y presiden sobre Pedro, Príncipe de los Apóstoles en sus Sucesores [Ex Actis Ephes. Concilii Act. III, et S. Petro Chrysologo, Epist. a Eulych.], cuya dignidad no falla incluso en el indigno heredero de Él. Recordad que Cristo el Señor ha puesto en esta Cátedra de Pedro el fundamento inexpugnable de Su Iglesia (Mt 16,18), y al mismo Pedro le dio las llaves del Reino de los Cielos (Mt 16,19); Por lo tanto, oró para que su fe no fallara y le ordenó confirmar a sus hermanos en él (Lc 22.51.52), para que el Sumo Pontífice Sucesor de Pedro tenga la primacía en todo el mundo, él es el verdadero Vicario de Cristo , Jefe de toda la Iglesia, Padre y Doctor de todos los cristianos [Ex Consejo Florentino Ecuménico en Definit. seu Decr. Unionis].

El mantener la comunión y la obediencia de los pueblos hacia el Romano Pontífice es la forma más corta y rápida de mantenerlos en la profesión de la verdad católica sin duda. De hecho, no puede suceder que alguien se rebele en parte contra la fe católica, sin negar al mismo tiempo la autoridad de la Iglesia romana en la que existe el magisterio inmutable de la misma fe fundada por el Divino Redentor, y en el que, por lo tanto, siempre se ha conservado tradición que proviene de los apóstoles. De ello se deduce que, no solo los antiguos herejes, sino también los protestantes más modernos (entre los cuales, además, la discordia sobre sus otros principios es grande) siempre tuvieron en común la contestación de la autoridad de la Sede Apostólica que, sin embargo, en ningún momento, sin trucos ni engaños, nunca llevó a tolerar ni siquiera uno de sus errores.

Y en lo que respecta a estos sistemas y doctrinas corruptos, todos saben que, al abusar de las palabras “libertad e igualdad”, intentan insinuar los principios mortales del socialismo y el comunismo. Es evidente entonces que los mismos maestros del comunismo y el socialismo, aunque actúan con una manera y método diferentes, finalmente tienen el propósito común de hacer que los trabajadores y otros hombres de condición inferior, engañados por sus mentiras y por la promesa de una vida más cómoda, agiten en turbulencias continuas para entrenarse para crímenes más graves; luego tienen la intención de hacer uso de su trabajo para derrocar al gobierno de cualquier autoridad superior, para robar, saquear, invadir primero las propiedades de la Iglesia y luego las de todos los demás; y finalmente, violar todos los derechos divinos y humanos, destruyendo el culto divino y subvirtiendo toda la estructura de la sociedad civil. Ahora, en un momento tan desafortunado para Italia, es vuestra tarea, Venerables Hermanos, usar todo el vigor del celo pastoral.

Por lo tanto, debéis advertir a los fieles a vuestro cuidado que el deber de todos es obedecer la autoridad legítima establecida, ya que pertenece a la naturaleza misma de la sociedad humana, y que nada puede cambiar los preceptos del Señor, que se expresaron en las Sagradas Escrituras: “Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien. Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos; como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios” (1Pt 2,15ss.). Y de nuevo: “Cada alma está sujeta a los poderes más elevados: de hecho, no hay poder excepto de Dios, cada poder existente está ordenado por Dios. Por lo tanto, aquellos que se oponen al poder resisten el orden de Dios. Aquellos que resisten, obtienen la condenación” (Rom 13.1-2).

También saben que pertenece a la condición natural y por lo tanto inmutable de las cosas humanas que, incluso entre aquellos que no tienen la máxima autoridad, algunos prevalecen sobre otros o por diferentes cualidades del alma y el cuerpo o por la riqueza y por bienes externos similares; y no hay pretexto de libertad e igualdad que pueda legitimar la invasión o violación de los derechos y la propiedad de otros. También en este tema hay, insertados en las Sagradas Escrituras, preceptos divinos diferentes y claros que prohíben estrictamente no solo la expropiación de los bienes de los demás sino también el único deseo de ellos (Ex 15,17; Dt 5,19.21).

Pero, sobre todo, recordad a los pobres de todo tipo cuánto le deben a la religión católica en la que persiste y se predica públicamente la doctrina de Cristo, quien dijo que consideraba los beneficios otorgados a los pobres como hechos para él (Mt 18 , 15; 25,40.45), y quería anunciar a todos la estima particular que habría hecho, el día del Juicio, de las mismas obras de misericordia, tanto para otorgar los premios de la vida eterna a los fieles que los habían ejercido, tanto por castigar a los que los habían descuidado con fuego eterno (Mt 25: 34-35).

De este anuncio de Cristo el Señor y de sus otras advertencias muy severas (Mt 19.25-26; Lc 6.4; 18.22-23; Sant. 5.1-2) sobre el uso y los peligros de la riqueza (advertencias mantenidas inviolablemente en la Iglesia Católica), se deduce que los pobres y los miserables están en condiciones mucho más leves entre los católicos en lugar de otras personas. Ellos, en nuestras regiones, obtendrían subsidios aún más copiosos si muchas instituciones que habían sido fundadas por la caridad de los antepasados ​​para su alivio, no hubieran sido destruidas o despojadas recientemente por los repetidos trastornos sociales. Además, nuestros pobres recordarán que, según las enseñanzas de Cristo mismo, no tienen motivos para entristecerse por su condición: de hecho, en la misma pobreza, el camino de salvación se abre para ellos más fácilmente, siempre y cuando apoyen pacientemente su indigencia y no solo sean pobres en bienes materiales sino también en espíritu. De hecho, él dice: “Bienaventurados los pobres en espíritu porque de ellos es el reino de los cielos” (Mt 5: 3).

Todos los fieles también deben saber que los antiguos reyes de las naciones paganas, y los otros encargados de los asuntos públicos, abusaron de su poder más seriamente y con mayor frecuencia; por lo tanto, que reconozcan que deben estar agradecidos a nuestra Religión más santa (por la advertencia de la Religión) “del juicio muy severo que se pronunciará sobre los que mandan” (Sab. 6: 5), y de la tortura eterna reservada para los pecadores, en la cual “los poderosos sufrirán tormentos poderosos” (Sab. 6: 8), y por lo tanto los pueblos sujetos gobiernan con más justicia y clemencia.

Por último, permitid que los fieles confiados a vosotros y a Nuestro cuidado reconozcan que la verdadera y perfecta libertad e igualdad entre los hombres se colocan en observancia de la ley cristiana; de hecho, Dios Todopoderoso que creó “lo pequeño y lo grande, y cuida a todos por igual” (Sab 6: 7), “no perdonará a nadie ni prestará atención a la grandeza de nadie” (Sab. 6, 3) y establecerá el día “En quien juzgará al mundo con justicia” (Hechos 17,31) en su Unigénito Cristo Jesús que “vendrá en la gloria de su Padre, con sus Ángeles, y luego rendirá a cada uno según sus obras” (Mt 16:27) .

Si los mismos fieles, despreciando las advertencias paternas de sus pastores y los mandamientos ya mencionados de la Ley cristiana, se dejaron engañar por los promotores anteriores de las conspiraciones de hoy y decidieron conspirar con ellos en los sistemas perversos del socialismo y el comunismo, sepan y consideren seriamente que de esta manera acumulan para sí mismos, una cantidad infinita de venganza por el día de la ira; y que, mientras tanto, de esa conspiración no puede derivar la menor utilidad temporal para la gente, sino más bien nuevos aumentos de miserias y desgracias. De hecho, a los hombres no se les permite fundar nuevas sociedades y comuniones que sean repugnantes a la condición natural de las cosas humanas; por lo tanto, el resultado de estas conspiraciones, si se extendiera por Italia, no podría ser otro que este: debilitado y colapsado de los cimientos del orden público actual por ataques mutuos, usurpaciones y masacres de ciudadanos contra ciudadanos, finalmente unos pocos, enriquecidos con los restos de muchos, tomarían el poder más alto en la ruina común.

Sin embargo, para sacar a las personas fieles de las trampas de los malvados y mantenerlos firmes en la profesión de la religión católica, así como para alentarlos a las obras de la verdadera virtud, tienen una gran eficacia, como saben, la vida y el ejemplo de aquellos que se dedicaron a los ministerios divinos. Pero, ¡ay dolor! La escasez de eclesiásticos en Italia, pocos en verdad, sirvió de ayuda para derrotar a los enemigos de la Iglesia que pretendían engañar a los fieles. Ciertamente, su caída fue un nuevo estímulo para vosotros, Venerables Hermanos, al observar con celo cada día más diligentemente sobre la disciplina del clero. Y nosotros también en el futuro, queremos hacer lo mismo, no podemos evitar recomendaros una vez más lo que ya hemos dicho en Nuestra primera encíclica a los obispos de todo el mundo [9 de noviembre de 1846]: “No fácilmente impongas las manos sobre nadie” (1 Tim. 5:22), pero siempre usad la mayor diligencia en la elección de la milicia eclesiástica. Sobre todo, es necesario investigar e investigar mucho y durante mucho tiempo a aquellos que desean iniciarse en las órdenes sagradas, si son recomendables por doctrina, por gravedad de la moral, por el amor al culto divino, de modo que una esperanza fundada que brille como lámparas encendidas en la casa del Señor ofrecerá edificación y ventaja espiritual a su rebaño con su trabajo y su forma de vida.

Dado que los monasterios bien dirigidos derivan en gran esplendor y utilidad para la Iglesia del Señor, e incluso el Clero Regular os presta el trabajo útil para procurar la salud de las almas, Venerables Hermanos, os enviamos un mandato para dar a conocer primero, en Nuestro nombre, a las familias religiosas de cada diócesis que, si bien nos lamentamos por las tribulaciones particulares que sufrieron muchas comunidades en las recientes circunstancias desafortunadas, hubo un gran consuelo en la paciencia de las almas y la constancia en el amor a la virtud y la religión por la cual muchos hombres religiosos recomendaron como ejemplo; pero hubo algunos que, ajenos a sus votos, con gran escándalo de los buenos y con nuestro dolor y el de sus hermanos, prevalecieron por sus actos repugnantes. También queremos que exhortéis a los jefes de esas comunidades con nuestras palabras y, si es necesario, incluso los más altos moderadores de ellos, de modo que, como les corresponde a su cargo, no escatimen en compromiso e ingenio para lograr que la disciplina regular, donde ya se respeta, se revitalice y florezca cada vez más; que donde se haya sufrido algún daño, se reviva y restaure por completo. Los superiores mismos advierten, corrigen, reanudan a los religiosos con insistencia, de modo que, considerando seriamente con qué votos se unieron a Dios, estudien para respetarlos diligentemente, para mantener intactas las reglas de su propio Instituto y, llevando en su cuerpo el sacrificio de Jesús , absteniéndose de todo lo que contrasta con su vocación e insistiendo en aquellas obras que muestran caridad hacia Dios y el prójimo, y amor a la virtud perfecta.

Habiendo dicho eso, retomando la discusión sobre la elección del clero secular, en primer lugar recomendaríamos a sus fraternidades la educación de los clérigos menores, ya que es posible tener ministros adecuados de la Iglesia, especialmente entre aquellos que, desde la adolescencia o desde las primeras edades fueron educados convenientemente en las mismas oficinas sagradas. Insistid, por lo tanto, Venerables Hermanos, en dedicar toda la energía y las actividades de tal manera que los reclutas de la sagrada milicia, en la medida de lo posible, sean recibidos en los seminarios eclesiásticos y allí, creciendo como nuevas plantas alrededor del tabernáculo del Señor, sean educados en la inocencia de la vida, en la religiosidad, en la modestia, en el espíritu eclesiástico y al mismo tiempo aprendan las letras, las disciplinas menores y mayores, lo sagrado sobre todo.

Dado que no será fácil para vosotros llevar a cabo en los Seminarios la preparación de todos los clérigos menores, y por otro lado, los otros adolescentes del orden secular que ciertamente dependen de su preocupación pastoral, vigilad nuevamente, Venerables Hermanos, sobre todo, las otras escuelas públicas y privadas, y en la medida en que esté a vuestro alcance, con todos los medios y precauciones, trabajad para que en ellos se aborde todo el orden de los estudios, de acuerdo con la norma de la doctrina católica, y la juventud que se reúna allí sea educada por maestros adecuados y que reflejen la honestidad y la religiosidad, la verdadera virtud, las buenas artes, las disciplinas, y estén equipados con defensas para reconocer las trampas que les imponen los malvados, así podrán evitar errores fatales.

En este caso, tendréis que reservar para vosotros la autoridad y el cuidado preeminente y completamente libre sobre los profesores de disciplinas sagradas y sobre todos los demás temas que pertenecen o tienen contigüidad. Tened cuidado de que en todas las órdenes de las escuelas, pero especialmente en las religiosas, se adopten libros inmunes a la sospecha de cualquier error. Invitad a quienes cuidan de las almas a ser coadjutores incansables con respecto a las escuelas de niños y adolescentes, de modo que se les asignen maestros de probada honestidad y que los libros aprobados por esta Santa Sede se utilicen para educar a los niños y niñas en los rudimentos de Fe cristiana. En este sentido, no podemos dudar de que los mismos párrocos, con su ejemplo y gracias a su insidiosa insistencia, cada día se dedican más a educar a los niños en los principios de la Doctrina Cristiana y recordad que esta educación ciertamente cae dentro de la esfera más importante de sus deberes [Conc. Trid., Sess. 24, cap. 4; Bened. XIV, Const.Etsi mínimo de 7 febr. 1742]. Sin embargo, se les debe advertir que, en sus enseñanzas dirigidas tanto a los niños como a las personas adultas, no descuiden mantener ante sus ojos el Catecismo romano que, publicado por decreto del Consejo Tridentino y por orden de San Pío V, Nuestro Precursor de memoria inmortal y en particular, de Clemente XIII, de feliz memoria, nuevamente recomendó a todos los pastores de almas como “una ayuda preciosa para eliminar los fraudes de opiniones aberrantes y para propagar y establecer una sana doctrina” [Encyclicis Litteris ea de re ad omnes Episcopos datis 14 de junio de 1761].

Ciertamente, os sorprenderéis, Venerables Hermanos, si hemos escrito con una pluma más fluida sobre este tema. No escapa a vuestra sabiduría que este es un momento de riesgo. Nosotros y vosotros debemos comprometernos y observar con toda diligencia y celo, y con gran firmeza mental sobre todo lo relacionado con la escuela, la educación de niños y jóvenes de ambos sexos. De hecho, sabéis que los enemigos actuales de la religión y el consorcio humano, con un espíritu francamente diabólico, convergen en todas sus artes para pervertir las mentes y los corazones de los jóvenes desde una edad temprana. Por lo tanto, no hay nada que dejen sin probar, no hay nada que no se comprometan a eliminar completamente en las escuelas y todas las instituciones destinadas a la educación de los jóvenes para restar la autoridad de la Iglesia y la supervisión de los pastores sagrados.

En este sentido, estamos firmemente respaldados por la firme esperanza de que todos nuestros queridos hijos en Cristo, los príncipes de Italia, ayuden a sus fraternidades con su poderoso patrocinio, para que puedan cumplir con su deber de manera más efectiva en cada uno de estos sectores; ni dudamos de que quieran defender a la Iglesia y todos sus derechos temporales y espirituales. Esto en verdad es apropiado para la religión y para la piedad piadosa para la que se muestran animados de una manera ejemplar. No puede escapar a vuestra sabiduría que los principios de todos los males con los que estamos tan afectados se remontan al daño que durante mucho tiempo se ha causado a la religión y a la Iglesia Católica, especialmente desde el nacimiento de los protestantes. Advirtáis que, a menudo, debido a la degradación de la autoridad de los sagrados pastores y a la inhumanidad cada vez mayor de muchos al violar impunemente los preceptos divinos y eclesiásticos, se redujo el respeto de la gente hacia el poder civil, por lo que los enemigos actuales de la tranquilidad pública se abrieron camino de manera más fácil al levantar sediciones contra las autoridades. También advirtáis sobre las usurpaciones frecuentes, saqueos y ventas públicas de los bienes temporales pertenecientes a la Iglesia por derecho legítimo, que muchos, una vez que la reverencia hacia las propiedades consagradas a los fines religiosos disminuyó entre los pueblos, abrió el camino de una manera más fácil para los enemigos de la tranquilidad pública de hoy, para despertar sediciones contra las autoridades.

El socialismo y el comunismo imaginan que pueden ocupar, dividir o convertir de otra manera el uso de todas las propiedades de los demás. ¿Os dáis cuenta de que aquellos impedimentos que durante algún tiempo, con un fraude versátil, se habían colocado para obligar a los pastores de la Iglesia a que no pudieran usar libremente su autoridad sagrada, gradualmente cayeron en el poder civil?. Finalmente, debéis percibir que ningún otro remedio se puede encontrar más listo y más efectivo contra las calamidades que nos afligen, excepto el florecimiento en toda Italia, en todo el esplendor de nuestra religión y de la Iglesia católica, en la que, sin duda, están disponibles los alivios apropiados para las diferentes condiciones y necesidades de la mayoría de los hombres.

De hecho (usamos las palabras de San Agustín): “La Iglesia Católica no solo abraza a Dios sino que también ama y hace caridad hacia los demás, de modo que prevalece en ella cada remedio efectivo para todas las enfermedades que afligen a las almas pecaminosas. Ejerce y enseña a los niños, a los jóvenes enérgicamente, a los viejos en silencio: cada uno según la edad, no solo del cuerpo sino también del alma. Ella presenta esposas a sus maridos no para satisfacer la lujuria sino para una obediencia casta y fiel a la multiplicación de la descendencia y la comunidad doméstica; y eleva a los esposos sobre las esposas no para humillar al sexo más débil, sino por la ley del amor sincero. La Iglesia somete a los hijos a sus padres para una especie de servidumbre gratuita y superpone a sus padres sobre sus hijos para que dominen con el amor. Conecta hermanos a hermanos con el vínculo de la religión, más firme y apretado que el de la sangre, con nudos de caridad mutua en cada cercanía de parentesco y cada vínculo de afinidad, sin perjuicio de los vínculos de la naturaleza y la voluntad. Enseña a los sirvientes a ser solidarios con sus amos no tanto por necesidad de condición como por la satisfacción de cumplir con su deber; y hace que los amos sean amables con los sirvientes y sean más propensos a consultar que a obligar, por respeto al Dios supremo, amo común de todos. Une ciudadanos con ciudadanos, personas con personas y hombres con hombres, no solo en la sociedad sino también en una especie de hermandad, en memoria de los primeros padres comunes. Enseña a los reyes a proveer a los pueblos y amonesta a los pueblos a estar sujetos a los reyes. Enseña inteligentemente a los que deben honor, a los afectados, a los que reverencian, a los que temen, a los que consuelan, a quien exhorta, a quien disciplina, a quien reprocha, a quien tortura; muestra que no le debemos todo a todos, pero que todos deben la caridad y a nadie se debe ofender” [S. Agustín, De moribus católico. Ecclesiae , lib. I].

Depende de nosotros y de vosotros, Venerables Hermanos, defender el culto de la religión católica entre los pueblos italianos sin escatimar esfuerzos, sin temor a ninguna dificultad y con toda la fuerza del celo pastoral; no solo debemos resistir valientemente los intentos de los malvados a quienes les gustaría arrebatar a Italia del seno de la Iglesia, sino que debemos llamar al camino de la salvación a esos jóvenes degenerados de Italia que ya se dejaron seducir por sus artes.

Pero como cada buena fortuna y cada regalo perfecto desciende de lo alto, acerquémonos con confianza al trono de la gracia, Venerables Hermanos, y no roguemos con oraciones públicas y privadas desviando nuestra mirada de nuestros pecados, iluminemos las mentes y los corazones de todos con la virtud de Su gracia, y recordando también las voluntades rebeldes, agrandando a la santa Iglesia con nuevas victorias y triunfos, para que las personas fieles a él puedan crecer en mérito y en número en toda Italia, de hecho en todo el mundo. Invoquemos nuevamente a la Santísima Madre de Dios, la Inmaculada Virgen María, que con su intercesión más válida ante Dios obtiene lo que pide y no puede decepcionar; juntos invocamos al Príncipe de los Apóstoles, Pedro, y con él a su Coapostol Pablo y a todos los Santos del Cielo para que, con la intervención de sus oraciones, el Señor más clemente elimine de los pueblos fieles los flagelos de su ira; y a todos los que profesan ser cristianos, les conceda propicio, por su gracia, rechazar todo lo que es contrario al nombre de cristiano y seguir todo lo que le convenga.

Por último, Venerables Hermanos, recibid como testimonio de Nuestro afectuoso sentimiento hacia vosotros la Bendición Apostólica que les transmitimos desde el fondo de nuestros corazones a vosotros, al Clero y a los fieles laicos confiados a su vigilancia.

Dado en Nápoles, en la Villa de Portici, el 8 de diciembre de 1849, cuarto año de nuestro pontificado.


Papa Pio IX

No hay comentarios: