domingo, 9 de abril de 2000

ENCÍCLICA INTER MULTIPLICES (21 DE MARZO DE 1853)



ENCÍCLICA



INTER MULTIPLICES


PAPA PÍO IX


Abogando por la Unidad del Espíritu


A Nuestros Queridos Hijos Cardenales de la Santa Iglesia Romana, y Venerables Hermanos Arzobispos y Obispos de Francia.

Queridos hijos nuestros y venerables hermanos, saludos y bendiciones apostólicas.

Entre las muchas ansiedades que surgen de nuestra preocupación por todas las iglesias que se nos han dado, por la deliberación oculta de la divina Providencia, hay demasiadas personas sobre las que el Apóstol predijo: “Llegará un momento en que no perdurará la sana doctrina; Al tener picazón en los oídos, se amontonarán maestros conformes a sus propias concupiscencias, y apartarán el oído de la verdad y se volverán a las fábulas. Más los hombres malvados y los impostores irán de mal en peor, engañarán y serán engañados” [1]. Por lo tanto, nos alegramos mucho cuando recurrimos a esa reconocida nación de Francia, una nación de muchos hombres famosos y dignos de mérito de parte nuestra. En esa nación, nos consuela ver cómo, con la ayuda de Dios, la religión católica y sus doctrinas saludables florecen y prevalecen cada día más. Nos consuela el cuidado y el celo con el que cumplen vuestro ministerio y cuidáis la seguridad y salvación de vuestro amado rebaño. Y nuestro consuelo aumenta a medida que aprendemos más y más de las cartas que nos escriben, es decir, acerca de la piedad filial, el amor y la reverencia con la que se glorian al seguirnos y a esta Cátedra de Pedro. Esta silla es el centro de la verdad y la unidad católicas, es decir, la cabeza, la madre y la maestra de todas las Iglesias [2] a las que se debe ofrecer todo honor y obediencia [3]. Toda iglesia debe estar de acuerdo con ella debido a su mayor preeminencia, es decir, aquellas personas que son fieles en todos los aspectos [4]. 

2. También estamos alegres porque sabemos que vosotros, conscientes de la seriedad de sus deberes episcopales, trabajáis para aumentar la gloria de Dios y defender la causa de Su Santa Iglesia. También usáis todo su cuidado pastoral y vigilancia para ver que los eclesiásticos de sus diócesis se presenten cada día más dignos de la vocación a la que están llamados y que den ejemplo de todas las virtudes al pueblo cristiano, desempeñando los oficios de sus ministerio diligentemente. Nos alegramos de su preocupación de que los fieles confiados a vosotros se nutran diariamente con las palabras de fe, confirmadas por los dones de la gracia, creciendo en el conocimiento de Dios y recorriendo el camino que conduce a la vida. Finalmente, nos regocijamos en vuestra preocupación por aquellos que se desvían de la verdad, para que puedan regresar a los caminos de la salvación. Por lo tanto, reconocemos con alegría cuán ansiosamente os esforzáis por obedecer nuestros deseos y advertencias para celebrar los sínodos provinciales. Esto significa que en vuestras diócesis la herencia de la fe se mantiene íntegra e inviolable; se enseña doctrina pura; el honor de la adoración divina ha aumentado; se ha fortalecido el entrenamiento y la disciplina del clero; y el buen carácter, la virtud, la religiosidad y la piedad se han despertado y se ha confirmado en todas partes con un progreso auspicioso y feliz. Y nos regocijamos mucho cuando vemos que con vuestro celo especial, la liturgia de la Iglesia romana ha sido restaurada de acuerdo con nuestros deseos en muchas de vuestras diócesis, donde hasta ahora las circunstancias particulares menos resistieron. Y estamos mucho más contentos ya que sabemos que en muchas diócesis de Francia, debido a la condición de los tiempos, incluso esas cosas, que Nuestro Santo predecesor Pío V había establecido providencial y sabiamente con su carta apostólica del 9 de julio de 1568, Quod a Nobis postulat, no se habían observado.

3. Nos alegramos de recordar todas estas cosas alabando vuestro distinguido orden, amados hijos y venerables hermanos; sin embargo, no podemos ocultar la tristeza que nos aflige ahora, cuando descubrimos las disensiones que el antiguo enemigo se esfuerza por excitar entre ustedes para debilitar su concordia mental. Por lo tanto, debido a nuestro deber apostólico y al gran amor que apreciamos por vosotros y esas personas fieles, escribimos esta carta en la que nos dirigimos con el afecto íntimo de nuestro corazón. Al mismo tiempo, os advertimos y suplicamos que, diariamente, atados por un pacto de amor y percibiendo mutuamente las mismas cosas con una sola mente, os esforcéis en virtud de expulsar y eliminar todas las disensiones que el antiguo enemigo trabaja para sembrar. Esforzáos con toda humildad y suavidad para preservar una unidad de espíritu que lo abarque todo en el vínculo de la paz. Porque son lo suficientemente sabios como para saber cuán necesaria es esa unidad sacerdotal y fiel de mente, voluntad y juicio, y cómo contribuye a la prosperidad de la Iglesia y a la búsqueda de la salvación eterna. Esta concordia de mentes y voluntades debe ser cultivada entre vosotros con todo celo, especialmente ahora, porque por la admirable voluntad de Napoleón, emperador de los franceses, y por el trabajo de su gobierno, la Iglesia Católica disfruta de toda paz, tranquilidad, y buena voluntad. Y esta combinación afortunada de asuntos y tiempos en ese imperio debería ser un mayor estímulo para que os esforcéis por hacer todas las cosas con el mismo propósito, para que la religión divina de Cristo, su doctrina, y la probidad de la moral y la piedad puedan echar las raíces más profundas en Francia. Entonces, la educación más fina e incontaminada de la juventud puede prevalecer cada día más. Por estos medios, los ataques hostiles pueden ser más fácilmente restringidos y superados, ataques que surgen de los esfuerzos de aquellos que fueron y son los enemigos constantes de la Iglesia y Jesucristo.

4. Por lo tanto, os pedimos una y otra vez con el mayor celo, que, en asuntos relacionados con la protección de la Iglesia y su saludable enseñanza y libertad, y en el cumplimiento de todos los demás deberes episcopales de vuestros ministerios, vuestro mayor objetivo debe ser unidad entre vosotros. Queremos que consultéis con confianza a esta Sede Apostólica para eliminar la controversia en todos los asuntos de cualquier tipo. En primer lugar, dado que sabéis cuánto contribuye una buena educación, especialmente para el clero, para la prosperidad tanto sagrada como pública, no descuidéis la concordancia de juicio para aplicar vuestros pensamientos y preocupaciones en este importante asunto. Nunca dejéis nada sin probar para que los clérigos en sus seminarios se formen temprano con toda virtud, piedad y espíritu eclesiástico; entonces podrán crecer en humildad, sin lo cual, nunca podremos complacer a Dios. Al mismo tiempo, se les debe enseñar diligentemente las humanidades y las disciplinas más austeras, especialmente las sagradas, libres del peligro de cualquier error. Por lo tanto, podrán adquirir no solo elegancia al hablar y escribir (esta elocuencia proviene tanto de las obras más sabias de los Santos Padres como de los autores paganos más renombrados expurgados de todos los defectos), sino también un conocimiento especialmente completo y sólido de la historia de la teología, doctrinas, historia eclesiástica y los cánones sagrados, adquiridos de una fuente aprobada por esta Sede Apostólica.

5. Entonces, ese ilustre clero de Francia, que resplandece con tanto talento, piedad, conocimiento, espíritu eclesiástico y servicio singular a esta Sede Apostólica, abundará cada día más con trabajadores conocedores y celosos. Estos trabajadores, distinguidos en virtud y armados con conocimiento saludable, pueden a tiempo ayudar a cultivar la viña del Señor y refutar a quienes los contradicen. Serán capaces, no solo de confirmar a los fieles de Francia en nuestra religión sagrada, sino también de propagarla mediante misiones sagradas en naciones lejanas y paganas. Para el gran crédito de su nombre, el clero hasta el presente lo ha hecho, por el bien de la religión y la salvación de las almas. Junto con nosotros, detestando la gran cantidad de libros, folletos, revistas, y carteles que el virulento enemigo de Dios y del hombre arroja sin cesar para corromper la moral, atacar los cimientos de la fe y debilitar los dogmas más sagrados de nuestra religión. Por lo tanto, nunca dejéis de llevar al rebaño confiado a vuestro cuidado lejos de estos pastos venenosos. Nunca dejéis de instruirlos, defenderlos y confirmarlos contra el diluvio de tantos errores; utilizando las advertencias y publicaciones saludables y oportunas para hacer esto.

6. Y aquí no podemos evitar recordarles las advertencias y consejos con los que, hace cuatro años, convocamos a todos los obispos del mundo católico a exhortar a los hombres destacados por su talento y su sana doctrina a publicar escritos apropiados con los que puedan iluminarse las mentes de las personas y disipar la oscuridad de los errores que se arrastran. Esforzáos por eliminar de los fieles entregados a su cuidado esta peste mortal de libros y revistas. Al mismo tiempo, debéis alentar con toda benevolencia y favorecer a aquellos hombres que, animados por un espíritu católico y educados en literatura y aprendizaje, se esforzaran por escribir libros y publicar revistas. Haced esto para que la doctrina católica sea defendida y difundida, que los venerables derechos y documentos de esta Santa Sede sigan siendo sólidos, que las opiniones y doctrinas opuestas a la misma Sede y su autoridad sean suprimidas, y que la oscuridad del error se desvanezca y las mentes de los hombres se iluminan con la dulce luz de la verdad. Y será por vuestra solicitud y amor episcopal que se despertarán tales escritores católicos inspirados, para continuar con un celo y un conocimiento cada vez mayor para defender la causa de la verdad católica. También debéis amonestarlos como un padre prudente si sus escritos ofenden la enseñanza católica.

7. Ahora sabéis bien que los enemigos más mortales de la religión católica siempre han librado una guerra feroz, pero sin éxito, contra este presidente; de ninguna manera ignoran el hecho de que la religión en sí misma nunca puede tambalearse y caer mientras esta silla permanezca intacta, la silla que descansa sobre la roca, que las puertas del infierno no pueden derribar [5] y en la que existe solidez total y perfecta de la religión cristiana. [6] Por lo tanto, debido a vuestra fe especial en la Iglesia y vuestra especial piedad hacia la misma Cátedra de Pedro, os exhortamos a que dirijáis vuestros esfuerzos constantes para que los fieles de Francia puedan evitar los engaños astutos y los errores de estos conspiradores y desarrollar un afecto más filial y obediencia a esta Sede Apostólica. Estáis atentos en el acto y la palabra, para que los fieles puedan crecer en amor por esta Santa Sede, venerarla, y aceptarla con completa obediencia; deberían ejecutar lo que la propia Sede enseña, determina y decreta. Aquí, sin embargo, apenas podemos contenernos de contarles el dolor que experimentamos cuando, entre otras cosas, nos llegó un libro recientemente publicado que fue escrito en francés con el título “Sobre la situación actual de la Iglesia Gallicana en relación con el ley habitual”. Su autor se opone totalmente a todo lo que recomendamos tan fervientemente, por lo que hemos enviado el libro a Nuestra Congregación para que lo desaprueben y lo condenen.

8. Pero antes de concluir, le recordamos nuevamente lo que más deseamos: es decir, que rechacéis todo cuestionamiento y controversia que perturbe la paz y lesione el amor, y que brinde armas a los enemigos de la Iglesia. Por lo tanto, que sea la meta de vuestro corazón el tener paz entre ustedes y buscar la paz con todos, reflexionando seriamente que son legados para Aquel que no es un Dios de disensión sino de paz. Él nunca dejó de prescribir la paz a sus discípulos. De hecho, Cristo, como cada uno de ustedes sabe, “prometió todos sus dones y recompensas en la preservación de la paz. Si somos los herederos de Cristo, permanezcamos en la paz de Cristo. Si somos hijos de Dios, debemos ser pacificadores... Es necesario que los hijos de Dios sean pacíficos, mansos de corazón, simples en el habla, unidos en afecto fielmente entre ellos con los lazos de concordia” [7]. Ciertamente confiamos en vuestra virtud, religiosidad y piedad; No dudamos de que al obedecer con la mayor disposición nuestras advertencias y deseos paternos, arrancaréis las semillas de todas las disensiones. Al apoyaros mutuamente con paciencia en el amor y colaborar en la fe evangélica, continuaréis con un celo cada vez más activo para vigilar de noche los rebaños confiados a vuestro cuidado y ejecutar asiduamente cada parte de vuestros deberes, incluso para la consumación de los santos en la edificación del cuerpo de Cristo. Sin embargo, estéis convencidos de esto, de que nada será más agradable para nosotros, nada más deseable, que hacer todas las cosas que sabemos que contribuyen a vuestro mayor beneficio y al de sus fieles. Mientras tanto, en la humildad de nuestro corazón, rezamos y suplicamos a Dios que siempre derrame sobre vosotros la abundancia de su gracia celestial. Le pedimos su bendición sobre vuestras preocupaciones y labores pastorales por medio de las cuales los fieles confiados a vuestro cuidado pueden continuar progresando hacia su objetivo celestial, agradar a Dios en todas las cosas y dar fruto en toda buena obra. Con el auspicio de la ayuda divina y como prueba del amor ardiente con el que os abrazamos, les otorgamos con entusiasmo la bendición apostólica, amados hijos nuestros y venerables hermanos, a todos los clérigos de esas iglesias, a los fieles y al laicado que busca agradar a Dios en todas las cosas y dar fruto en toda buena obra.

Dado en Roma en San Pedro, el 21 de marzo de 1853, en el séptimo año de Nuestro Pontificado.


NOTAS FINALES

1. 2 Tm 4.3,4; 3.13.

2. San Cipriano, epístola 45; San Agustín, epístola 162; y otros.

3. Actos del Concilio de Efeso, 4.

4. San Ireneo, adversus haereses, cap. 3)

5. San Agustín, en Salmo contr. parte. Donat

6. Carta sinódica de Juan de Contantinople, ad Hormisd. Pont.

7. San Cipriano, de int. Eccles

No hay comentarios: