lunes, 14 de noviembre de 2016

ROTURA: EL PAPA NO RESPONDE AL PEDIDO URGENTE DE ACLARACIÓN DE 4 CARDENALES


Cuatro cardenales publicaron una histórica carta al Papa Francisco en la que le pedían claridad sobre su Exhortación apostólica Amoris Laetitia.

Por John-Henry Westen


Fechada el 19 de septiembre de 2016, la carta hizo al papa 5 preguntas breves que requieren respuestas de 'sí o no' que aclararían de inmediato el significado del documento plagado de confusión sobre aquellos puntos en los que teólogos, sacerdotes e incluso obispos han ofrecido interpretaciones contradictorias.

Después de casi dos meses de la negativa del Papa a responder, los Cardenales publicaron su carta con una nota explicativa que les da a los fieles la oportunidad de ver sus graves preocupaciones, que afectan directamente la integridad de la fe católica.

El momento de la divulgación de esta carta al papa es notable. Se produce diez días después de la publicación de la primera indicación pública de que el Papa Francisco aprobó una interpretación de Amoris Laetitia que previamente había sido calificada de "herética" por uno de los signatarios del Cardenal, ya que permitiría comulgar a las personas divorciadas y vueltas a casar sin obtener una anulación de su matrimonio anterior y sin renunciar a las relaciones sexuales. Esa revelación pública fue una carta del Papa Francisco a los obispos de la región de Buenos Aires (Argentina) aprobando su interpretación del controvertido octavo capítulo de Amoris Laetitia como la única válida.

Las preguntas y una nota explicativa sobre ellas se reproducen a continuación. 

Aparte de la pregunta práctica sobre la disponibilidad de la confesión y la comunión para los católicos divorciados y que se han vuelto a casar que rechazan la continencia, las preguntas se refieren a la enseñanza constante de la Iglesia Católica sobre normas morales absolutas, sobre actos intrínsecamente malvados que son vinculantes sin excepciones, sobre la situación objetiva de grave pecado habitual y sobre la conciencia.

Firmada por los cardenales Walter Brandmüller, Raymond Burke, Carlo Caffarra y Joachim Meisner, la carta le dice al papa: "incertidumbre, confusión y desorientación entre muchos de los fieles" provienen de Amoris Laetitia. Los cardenales explican que están “obligados en conciencia por nuestra responsabilidad pastoral” a pedirle al Papa Francisco “con profundo respeto” que responda a las preguntas planteadas, recordándole que como Papa “él es llamado por el Resucitado para confirmar a sus hermanos en la Fe" y para "resolver las incertidumbres y aportar claridad".

En una nota que explica a los fieles su publicación de la carta, los cardenales revelan que la carta tuvo su "origen en una profunda preocupación pastoral", sobre la "grave desorientación y la gran confusión de muchos fieles con respecto a asuntos extremadamente importantes para la vida de la Iglesia".

"Como cardenales", escribieron: "se les confía la tarea de ayudar al papa a cuidar de la Iglesia universal". Los cuatro cardenales interpretaron la decisión del Papa de no responder "como una invitación a continuar la reflexión y la discusión, con calma y con respeto" y, por lo tanto, optaron por informar a "todo el pueblo de Dios acerca de nuestra iniciativa, ofreciendo toda la documentación".

Expresaron su esperanza de que no se interpretaría como "una forma de política en la Iglesia" ni les llevaría a ser acusados ​​injustamente como "adversarios del Santo Padre y de personas sin misericordia". Más bien dijeron: "Lo que hemos hecho tiene su origen en el profundo afecto colegial que nos une al papa, y de una apasionada preocupación por el bien de los fieles".

La gravedad de la situación actual en la Iglesia se ve subrayada por la rareza de la intervención de los cuatro cardenales que ahora se hacen públicos.

Como lo señalan los cardenales en una nota explicativa, "la interpretación de (Amoris Laetitia) también implica enfoques diferentes y contrastantes del modo de vida cristiano", y por lo tanto "las preguntas se refieren a temas fundamentales de la vida cristiana".

Cabe destacar que de los cuatro signatarios, tres son cardenales retirados, por lo que no pueden ser destituidos de un cargo por un papa que ha demostrado estar dispuesto a destituir a aquellos que no comparten su visión. El cardenal Burke es el único que no está retirado.

Además, mientras que los cardenales seguramente tomaron la medida para hacer pública la carta por el bien de la Iglesia y en el espíritu del papa que a menudo hace un llamado a la "sinodalidad", la publicación de la carta también sirve para revelar a los fieles no sólo la grave desorientación y la confusión causada por el Papa Francisco, sino también su conocimiento de la gravedad del tema y su decisión de no terminar con la confusión.


LifeSiteNews

No hay comentarios: