jueves, 1 de septiembre de 2016

LAS SEIS MEJORES PLANTAS MEDICINALES PARA MEJORAR LA MEMORIA



En la naturaleza podemos encontrar plantas que son de gran ayuda para mejorar la memoria. Foto: Worms.

En estos tiempos, la pérdida de memoria es un problema que aparece con frecuencia, y no solo en la gente de edad madura, sino también en los jóvenes que –debido al stress y la mala alimentación- son propensos a padecer este trastorno.

La pérdida progresiva de memoria, puede llegar a afectar nuestra calidad de vida, por ello lo primero que se les ocurre a muchas personas es recurrir a suplementos dietarios o a píldoras para mitigar este problema. Sin embargo, en la naturaleza podemos encontrar plantas que son de gran ayuda para mejorar esta condición.

Desde hace cientos de años, ciertas plantas medicinales se utilizan para tratamientos alternativos con el fin de recuperar la memoria y fortalecer la mente. Asimismo se ha comprobado que ayudan al cerebro a recobrar su capacidad y a evitar enfermedades como el Alzheimer. 

Las plantas medicinales que se deben utilizar para esta clase de tratamiento deben ser aquellas que: 
Sean ricas en ciertos activos que brinden la capacidad al organismo de retener por más tiempo la acetilcolina. Este neurotransmisor está ampliamente distribuido en el sistema nervioso central, particularmente implicado en los circuitos de la memoria, la recompensa (“reward”), los circuitos extrapiramidales y en el sistema nervioso periférico.

Las que contengan abundantes antioxidantes para prevenir el daño de los radicales libres en las células del cerebro.
Las que contengan estrógenos, los cuales permiten el buen funcionamiento de la memoria.

Conozcamos una selección de las mejores plantas medicinales que cumplen la mayoría de estos requisitos para mejorar la memoria:


Haba
Esta es una planta que tiene mucha cantidad de colina entre sus componentes. La colina forma parte de la acetilcolina. El consumo diario de las infusiones de esta planta ayudará notablemente en el tratamiento para fortalecer el cerebro y recuperar la memoria.




Fenogreco
Esta es otra de las plantas que aportan una importante cantidad de colina. Esta verdura es conocida principalmente en la cocina oriental, por ejemplo en el plato Alu Methi. Es recomendable incorporar esta planta medicinal en la alimentación diaria para tomarla en forma de infusión, la dosis ideal es beber unas dos tazas por día.



SalviaEsta es una planta rica en antioxidantes, los cuales son de gran ayuda para que las células puedan mantener la acetilcolina, Esta se puede preparar en forma de infusión para beber dos tazas al día, una o dos veces por semana.



Romero
El romero tiene abundantes propiedades antioxidantes, las cuales son muy importantes para proteger la acetilcolina del daño que les pueda provocar los radicales libres. Para mejorar la memoria podemos utilizar las infusiones de romero, que se prepara de una forma bastante sencilla.

Primero se hierve una taza de agua y se le agrega una cucharada de flores de romero, se tapa y se deja reposar durante diez minutos, luego se puede beber una taza dos veces al día.
Con el aceite de romero se pueden hacer algunos masajes especialmente en el cuello y la frente. Otra forma de utilizar esta versátil planta medicinal es empleando la tintura madre agregándole una cuantas gotas al baño diario.


Hinojo
Con el aceite de hinojo podemos hacer los masajes de la misma forma que se hace con el aceite de romero. Los masajes se pueden hacer también en el cuello y si es posible en la cabeza, de esta manera la persona que lo recibe se siente muy bien y bastante relajada.



Ortiga
El consumo de ortiga es muy importante para ayudar a la formación de estrógenos que propicia el aumento del rendimiento mental. El consumo frecuente de esta hierba puede ayudar a mejorar los síntomas que produce la pérdida de la memoria, esta planta se puede consumir todos los días sin ningún problema en las ensaladas como una verdura cualquiera. De esta manera estará protegido por mucho tiempo contra la pérdida de la memoria.

En la antigüedad no existían los medicamentos –provistos y comercializados por las grandes industrias farmacéuticas- como hoy los conocemos, tales como los comprimidos, los suplementos dietarios o los polvos efervescentes. Simplemente las personas recolectaban las plantas que colocaban en un ‘mortero’ y las utilizaban consultando con personas “conocedoras” o con los famosos “boticarios” si es que había en esa zona.
Principalmente en el campo, por las distancias que existían y los pocos medios de transporte, muchas veces se recurría a estas hierbas naturales para los tratamientos de las afecciones.
En cuanto a la pérdida de memoria, no es un problema que se vea de inmediato. El daño de las personas que padecen Alzhéimer, senilidad o amnesias es progresivo, y consumiendo estas hierbas, se puede mejorar la calidad de vida de los afectados e incluso -tomadas a tiempo- las enfermedades se pueden prevenir.
Lo mejor para que el tratamiento sea efectivo, es recoger las plantas de su huerta o cultivo hogareño, para asegurarse de que no contengan ningún producto químico y garantizarse su origen orgánico y natural.