sábado, 27 de agosto de 2016

EL BICENTENARIO Y EL SER NACIONAL ARGENTINO

Mons. Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata, relacionó esta laica argentina con el Bicentenario “y el escaso eco que ha tenido esta celebración de nuestra Independencia, y con la necesaria búsqueda del ser nacional argentino sosteniendo que considera “que tendríamos que pensar un poquito más en esto. No estoy hablando de ese entusiasmo arrebatado, sino del hecho de que uno pueda considerar con tranquilidad cómo somos, qué cosas son verdaderamente valiosas, qué cosas son defectuosas y debiéramos corregir; por eso también pienso que tendríamos que evaluar, dentro de lo que es el ser nacional, el hecho del cristianismo y el hecho de la presencia católica”.

A Monseñor Aguer le llamó la atención haber leído “crítica sobre lo que significa ser argentino” y destacó que “existe una identidad argentina”. Sostuvo que somos “un pueblo mayoritariamente bautizado, un pueblo que no va a misa pero es mayoritariamente bautizado, que todavía bautiza a sus niños y eso es un valor muy grande. Somos un pueblo que quiere a la Virgen de Luján, que quiere a la Virgen y a lo mejor nuestra gente sencilla no está bien formada y eso es culpa nuestra después de todo, culpa de los pastores… es gente que ama a Dios y a la Virgen y a los santos. Esas devociones son hechos valiosos que debemos asumir como parte de nuestra identidad y no hay que despreciarlas como si fuéramos unos soberbios ilustrados que nos las sabemos todas y vamos a construir la Argentina del mañana sobre no se sabe qué”.

Monseñor Héctor Aguer afirmó que “el Bicentenario debía haber hecho pensar más en eso pero yo no he notado una abundante reflexión sobre estos puntos y sí he leído cosas críticas con las cuales no estoy de acuerdo, porque me parece que todo lo que debemos criticar acerca de la Historia Nacional; ha habido tiempos mejores y tiempos peores, además de nuestras fallas crónicas, también hay que sumar los valores con los cuales contamos y, entre ellos, yo quiero destacar que somos un pueblo que cree mayoritariamente en Dios”.

Finalmente consideró que “nuestro pueblo conserva el sentido común… Pero los argentinos somos argentinos y debemos ser cada vez mejores y el Bicentenario debiera habernos recordado que hubo gente en nuestra Historia, sobre todo los Padres que nos dieron la Independencia, que es gente digna de ser imitada”.