jueves, 19 de enero de 2012

EEUU: el FBI cerró Megaupload por piratería y detuvo a siete ejecutivos

El Departamento de Justicia de EEUU llevó a cabo "una de las mayores acciones vinculadas con derechos de autor". Asegura que no tiene relación con la protesta contra el proyecto de ley para regular los contenidos en la web.
 
Sólo un día después de la protesta por la posible aprobación de una nueva ley antipiratería en EEUU, Megaupload, uno de los mayores sitios de la web para el intercambio de archivos, fue desactivado a instancias del FBI, según informó el Wall Street Journal. Megavideo y Megaporn, junto con otros 16 sitios asociados, también fueron afectados por el bloqueo de la justicia estadounidense, que también confiscó 50 millones de dólares de las cuentas de la sociedad con sede en Hong Kong.

El cierra del sitio de intercambio de archivos fue seguido por una ola de hackeos a de empresas e instituciones relacionadas con la demanda.

La justicia estadounidense ordenó el cierre de megaupload.com y detuvo a siete de sus empleados por violaciones de los derechos de autor, entre los que se encuentra el fundador de Megaupload y único accionista de Vestor, Kim Dotcom, de 37 años, residente de Hong Kong y Nueva Zelanda, también conocido como Kim y Kim Schmitz Tim Jim Vestor. El resto son tres alemanes, un eslovaco, un estonio y un holandés.

Megaupload Ltd y otra empresa vinculada al caso, Vestor Ltd, fueron inculpadas por la Cámara de acusaciones del estado de Virginia (este) por violación de derechos de autor y también por intentos de extorsión y blanqueo de dinero, infracciones penalizadas con 20 años de prisión.

Si bien la operación se produce un día después de que una serie de páginas web protestaran por la iniciativa SOPA, que busca promulgar una ley que permita bloquear páginas web extranjeras que perjudiquen obras protegidas por derechos de autor, fuentes policiales citadas por el WSJ aseguran, sin embargo, que no hay conexión entre esta operación, llevada a cabo tras una investigación de dos años, y la polémica sobre la SOPA.

Tras dos años de investigación, el FBI acusa a los responsables de Megaupload de cargos que incluyen conspiración para cometer delitos y violación de derechos de autor. El Departamento de Justicia acusa a los responsables de "piratería masiva en todo el mundo de diferentes tipos de obras protegidas por derechos de propiedad intelectual". Además, en el comunicado difundido este jueves, se asegura que estas páginas han generado más de 175 millones de dólares en actividades delictivas y que han causado "más de 500 mil millones de dólares en daños a los propietarios de las obras protegidas".

El sitio aseguró, hace apenas una semana en entrevista con el Nouvel observateur, que tenía mil millones de usuarios, lo que representa 4% de Internet. Se defendían de las acusaciones de piratería diciendo que sólo eran un sitio de almacenamiento; "somos vuestro disco duro a distancia", dijo Emmanuel Gadaix, director técnico y vocero de Megaupload.

Megaupload.com ya está involucrada en una disputa legal con Universal Music Group.

El pasado diciembre, la web lanzó un video en el que grandes estrellas de la música, que trabajan con las mayores discográficas del mundo, mostraban su apoyo al servicio. Entre los artistas que hablaban de las ventajas de Megaupload estaban P Diddy, Will.i.am, Alicia Keys, Snoop Dogg, Kanye West o Lil John.

La página de intercambio de archivos -que desde la tarde del jueves se encuentra inaccesible- es una de las más importantes del mundo en su tipo. Está en funcionamiento desde 2005 y permite "subir" todo tipo de archivos que después pueden ser descargados en cualquier otro ordenador. Asimismo, Megavideo permite a cualquier usuario publicar videos que después pueden visualizarse en cualquier parte, como hace YouTube.

Ambas webs han sido señaladas por las compañías de contenidos por facilitar la descarga y visualización de obras protegidas por derechos de autor. Ambos sitios, que muchos consideran centros de las descargas no autorizadas de música, películas, series o libros protegidos, han sido perseguidas por la industria del porno, las autoridades inglesas, francesas, italianas e incluso estadounidenses, Google y la RIAA a través de Mastercard, entre otras.

Hasta ahora, la compañía había resistido amparada en que, además de alojar contenido protegido por derechos de autor, había muchos usuarios que utilizaban el servicio de intercambio de archivos de forma legítima y privada. Además, eliminaba todo el contenido susceptible de estar protegido que las compañías reclamaban.

http://www.diario7.com.ar/
Escríbanos a ed.dia7@gmail.com