lunes, 25 de julio de 2011

Mujer con “muerte cerebral, en Québec, despierta después que la familia se negara a donar sus órganos

Madeleine Gauron, una mujer de Quebec identificada como viable para donar sus órganos después que los médicos le diagnosticaran “muerte cerebral”, ha sorprendido a su familia y a los médicos cuando se recuperó de un coma, abrió sus ojos y empezó a comer.

Por Rebecca Millette

DROMMONDVILLE, Quebec, 14 de julio de 2011 (Notifam) – La mujer de 76 años de edad fue hospitalizada en el Hospital Sainte-Croix de Drummondville, a causa de una inflamación de las encías, la cual requirió una operación breve. Durante su recuperación, el personal del hospital le dio comida sólida a la anciana, que ella había sido incapaz de consumir en la casa de su familia desde hace algún tiempo, y la dejó sin atender. Al ahogarse con la comida cayó en coma, después un intento fracasado de reanimación.

El personal médico contactó a su familia, explicándoles que su madre estaba con “muerte cerebral”, sin ninguna esperanza de recuperación. Al decir que los ojos de Gauron eran particularmente viables, los médicos preguntaron si la familia estaba de acuerdo con donar sus órganos.

Si bien apoyaba la posibilidad de la donación, su familia sorprendida exigió primero nuevas pruebas médicas para comprobar que Gauron estaba realmente muerta.

Al día siguiente, la familia se sorprendió al enterarse que Gauron había despertado. Inmediatamente después, ella se sentó en la cama y comió yogurt.

“Si hubiésemos decidido donar sus órganos, ellos la habrían matado”, dijo su hijo.

“No tiene sentido tratar a la gente de ese modo. A pesar que ella tiene 76 años y está enferma, ella no tenía que sufrir todo esto”, insistió su hija.

Ahora Madeleine Gauron puede comer, caminar y hablar, e inmediatamente reconoció a su familia. Sus hijos han decidido emprender acciones legales contra el hospital.

Como hay anécdotas similares a las de Gauron que siguen acumulándose, la “muerte cerebral” como un diagnóstico legítimo de la muerte real es cada vez más cuestionada por los miembros de la familia en cuestión y los profesionales médicos, algunos de los cuales han dicho que los criterios de la “muerte cerebral” fueron creados simplemente para asegurarse que los órganos cosechados sean frescos.

En la actualidad, más de la mitad de las enfermeras suecas de cuidados intensivos que atienden a pacientes con supuesta muerte cerebral, tienen dudas respecto a los métodos para establecer la muerte cerebral, según una reciente evaluación publicada por la Academia Sahlgrenska, de la Universidad de Gotemburgo.

Si bien las regulaciones requieren que los médicos suecos determinen la muerte cerebral a través de ensayos clínicos específicos, su posterior análisis en conjunción con los rayos X aplicados al cerebro se realizan sólo para pacientes seleccionados.

La autora de la tesis, Anne Flodén, una enfermera registrada e investigadora en el Instituto de Ciencias de la Salud y de la Atención, dijo que el resultado del estudio era problemático, lo que indica la necesidad de lineamientos claros en torno al proceso de diagnóstico y de donación de órganos.

“Este problema fue planteado por muchas de las enfermeras del Instituto en varios de los estudios”, dijo Flodén. “Ellos se sintieron decepcionados por la falta de estructura y de lineamientos y por eso exigen más apoyo de la administración sobre estos temas”.

Versión original en inglés en http://www.lifesitenews.com/news/brain-dead-quebec-woman-wakes-up-after-family-refuses-organ-donation

Traducción por José Arturo Quarracino

http://www.diario7.com.ar/
Escríbanos a ed.dia7@gmail.com