miércoles, 11 de julio de 2012

TÁCTICAS DE LA AGENDA HOMOSEXUAL

Cualquiera que esté en contra de la agenda homosexual tiene que familiarizarse con las principales tácticas que los homosexuales utilizan comúnmente para anticiparlas y responder en caridad y verdad.

Por el Dr. Brian Clowes

Los estrategas homosexualistas son muy adeptos a manipular la opinión pública con un arsenal de seis tácticas basadas–sin excepción—en engaños y medias verdades:

Explotar el status de “víctima”

Utilizar la simpatía de los medios de comunicación

Confundir y neutralizar a las iglesias

Difamar y estereotipar a los cristianos

Esconder su verdadera naturaleza

Intimidación

Una razón por la cual estas tácticas son tan exitosas, es porque los activistas homosexuales han triunfado al lograr el marketing de una imagen inofensiva e inocente de su movimiento. Han llevado a la gente a creer que lo más amplio de la sociedad no será afectado adversamente por su agenda social radical. Los estrategas homosexuales han, en muchos casos,  bajado el tono de su retórica extremista y disfrazado su agenda en un lenguaje más ligero.  Sin embargo con el paso del tiempo, muchos han empezado a considerarse ellos mismos y a  los demás como “homofóbicos” y “odiadores” si se oponen a cualquier aspecto de la agenda del derecho homosexual o aún más increíble si lo cuestionan en su propia mente.

San Francisco de Sales nos revela quien es el que maquina esta forma de atrapar almas: “Así como Satanás no puede facilitar la comisión de los males, sino haciendo que parezcan agradables, no puede disuadirnos de hacer el bien, sino haciendo que parezca desagradable.” 1

Generales y abogados a veces desean que sus oponentes escriban libros. Interesantemente, el movimiento de derechos para los homosexuales hace ya una década hizo exactamente eso. Marshall Kirk y Hunter Madsen claramente han mostrado esta agenda en las órdenes de partida de su movimiento “AfterTheBall: HowAmericaWillConquerItsFear&Hatred Of TheGays In The 90´s.” 2 Este volumen es absolutamente un cofre de tesoro de información para esas familias incondicionales que pelean activamente en contra de la agenda de los derechos homosexuales.

La táctica más popular de los homosexuales es el utilizar el estatus de víctima, que es un arma muy ponderosa, casi paralizante, que le da una gran ventaja ante el público.

Kirk y Madsen resumen la efectividad ponderosa del estatus de victima de la siguiente manera:

“En cualquier campaña para ganarse el público, los gays deben mostrarse como víctimas necesitadas de protección para que los heterosexuales se inclinen a adoptar el rol de protectores … El propósito de la imagen de víctima es para que los heterosexuales se sientan en una posición incómoda; es decir, manipulando con vergüenza el orgullo propio  que ordinariamente acompañaría y recompensaría su beligerancia anti-gay, y preparar el terreno para el proceso de conversión al ayudar a los heterosexuales a identificarse con los homosexuales y simpatizar con el estatus de desvalidos…. se debe convencer al público de que los homosexuales son víctimas de las circunstancias, que ellos no escogen su tendencia sexual, así como no han escogido su estatura, color de piel, talentos o limitaciones…. los homosexuales deben ser mostrados como víctimas de los prejuicios”

¿Esto le suena familiar? Así es, si uno presta atención a cualquier cobertura de estos asuntos controversiales por los medios de comunicación dominantes, como se analiza en la ley y la sociedad. Pero el estatus de victima requiere además una historia que lo respalde. Por lo tanto el lamento de los homosexuales más común y corriente gira alrededor de la susodicha “ola de crímenes de odio en contra de los gays”.

Un análisis de las estadísticas del FBI sobre los crímenes de odio cometidos contra los homosexuales durante el periodo del 2000 al 2008, muestra que la probabilidad de que cualquier individuo homosexual sea víctima de un crimen de odio durante toda su vida, es de un porcentaje de poco más del uno por ciento. 3

Un dato interesante es que es más probable que los gays tiendan a cometer más crímenes de odio en contra de los heterosexuales, que los heterosexuales cometan crímenes de odio en contra de los gays. De acuerdo con el FBI hay 3.98 crímenes de odio cometidos por cada millón de heterosexuales anualmente en contra de los homosexuales y hay 4.44 crímenes de odio por cada millón de homosexuales en contra de los heterosexuales anualmente. 4

La violencia en contra de los homosexuales por otras personas tiene una amplia cobertura de parte de la prensa, pero es interesante el hecho de que la gran mayoría de la violencia anti-gay es cometida por otros gays. La Coalición Nacional de Programas Anti Violencia (NCAVP) es el líder en el seguimiento de la violencia en contra de los gays en los Estados Unidos. De acuerdo a las estadísticas de la Coalición Nacional de Programas Anti Violencia sobre la violencia antigay, el 83% de la violencia en contra de los gays es cometida por otros gays en situaciones de violencia doméstica. Estos datos ni siquiera toman en cuenta la violencia entre gays cometida fuera del hogar. 5

Esta confusión ha penetrado en la sociedad y el cuestionar la agenda simplemente no se tolera de ninguna manera. Por ejemplo, la noción clásica de que las universidades deben ser “arenas para el libre intercambio de ideas” ha sido completamente desechada en Norte América y en Europa. Más de las tres cuartas partes de las universidades en Norte América ahora poseen códigos de conducta que prohíben el comportamiento y el hablar sobre muchos temas, incluyendo la homofobia.

La táctica más popular de los homosexuales es utilizar el estatus de víctima, que es un arma muy poderosa y casi paralizante, que les da una gran ventaja ante el público.

El peligro que estos códigos representan en contra de la libertad académica es mayor que la utilidad que tienen. Esto ha sido ampliamente demostrado porque varias universidades ya han castigado severamente a estudiantes, por el mero deseo de debatir el tema de la homosexualidad.

Un caso en particular es el de un estudiante en la Universidad de Michigan, que anunció su deseo de establecer un programa de consultoría en el cual ayudaría a los homosexuales a dejar su estilo de vida. Fue confrontado ante un panel de administradores universitarios que unánimemente lo encontraron culpable de “acoso sexual” y fue expulsado de la universidad. 6
Un estudiante de Yale fue sometido al mismo trato después de anunciar simplemente un debate sobre si las políticas discriminatorias de la CIA en contra de los homosexuales eran o no legítimas. 7
El profesor de Ciencias Políticas Jean Betheke Eshtain, mientras señala los peligros de códigos basados en normas contra el racismo, también nos indica las dificultades de las medidas punitivas relacionadas con todos los códigos de esta naturaleza. “Mi corazonada es que a largo plazo el resultado de estas medidas no será un colectivo de estudiantes puros y libres de racismo, sino en su lugar un resentimiento por ser tachado como racista, sin serlo, no habiendo cometido jamás un acto racista o hecho un comentario racista.” 8

Ahora es el momento de establecer una línea, para pararnos firmes y defender nuestras familias y nuestros derechos sin tener que pedir disculpas por ello.

En resumen, los promotores de la homosexualidad inflan enormemente las estadísticas de crímenes de odio en contra de los homosexuales y mienten repetidamente para ganar la simpatía pública. Aquellos que defienden la familia y una sexualidad sana ante el público deben cuestionar vigorosamente, todas las estadísticas presentadas por los homosexuales, porque sus números son muy a menudo completamente falsos. Después de todo, todos los crímenes de odio verdaderos compilados y documentados no son lo suficientemente impresionantes como para lograr atraer el nivel de simpatía deseado del público en general.

Los homosexuales saben que no pueden presentar sus verdaderos objetivos al público porque la gente siempre rechaza su mensaje. Por lo tanto los homosexuales radicales deben volverse cada vez más totalitarios en su intento de aplastar todas las expresiones en su contra.

Nadie debe intentar el negar a los homosexuales sus derechos humanos básicos, que son los mismos que todos tenemos por ser hijos e hijas de Dios. Pero se ha llegado al punto en que tenemos que pelear para defender nuestros propios derechos básicos, los derechos de libre expresión, de religión, de reunión y de enseñar a nuestros propios hijos nuestros valores, para así poder preservar nuestras propias familias e instituciones.

Aquellos que promueven la homosexualidad, están privando a la fuerza cada vez más a los cristianos de sus derechos  y la situación se deteriora rápidamente. ¿Quién pudo haber imaginado hace unos pocos años que las compañías empezarían a despedir gente por simplemente escribir artículos a favor de la familia en su tiempo libre, o que dueños de negocios serían demandados por negarse a participar en ceremonias de uniones homosexuales?

Ahora es el momento de establecer una línea, de pararnos firmes y defender nuestras familias y nuestros derechos, sin tener que disculparnos ante el público en general.

Fuentes de la versión original en inglés titulada “The Homophile Agenda”, publicada en “Frontlines”, Primavera del 2012:

1. St.Francis de Sales. Introduction to a Devout Life [New York City: Frederick Postet& Co.], page 308.

2. Marshall Kirk and Hunter Madsen. After the Ball: How America Will Conquer Its Fear & Hatred of Gays in the 90s [New York City: Plume Books], 1989.

3. Federal Bureau of Investigation (FBI) annual report entitled “Hate Crime Statistics”. Table 1, “Incidents, Offenses, Victims, and Known Offenders by Bias Motivation.” http://www.fbi.gov/ucr/ucr.htm.

4. Ibid.

5. The National Coalition of Anti-Viiolence Programs (NCAVP). Lesbian, Gay, Bisexual and Transgender Domestic Violence: 2003 Supplement.

6. PaulWeyrich. “Politically Correct Fascism on Our Campuses.” New Dimensions Magazine, June 1991, page 44.

7. Ibid.

8. Stephen Goode. “Efforts to Deal With Diversity Can Go Astray.” Insight Magazine, September 10, 1990, pages 15 to 19.

Nota: El Dr. Brian Clowes es el autor del libro “ Facts of Life”, cuya versión en español es “Cosas de la Vida”, un libro digitalizado. Para adquirirlo puede consultar el catálogo de Vida Humana Internacional, http://www.vidahumana.org/libros-digitalizados-catalogo.  El Dr. Clowes es Director de investigaciones de Human Life International.

Vida Humana Internacional,45 S.W. 71 Ave, Miami, FL 33144 Tel: 305-260-0525 Email: vhi@vidahumana.orgwww.vidahumana.org

Escríbanos a ed.dia7@gmail.com