sábado, 26 de mayo de 2012

Tomar agua ayuda a comer más sano y prevenir el aumento de peso


Almorzar y cenar tomando agua tiene el potencial de mejorar la alimentación. Los chicos que beben agua comen más vegetales y los adultos encuentran que las gaseosas no combinan con las verduras.

Lo más sano es el agua

Almorzar y cenar tomando agua tiene el potencial de mejorar la alimentación. Los chicos que beben agua comen más vegetales y los adultos encuentran que las gaseosas no combinan con las verduras.

Dos investigaciones realizadas por la Universidad de Oregon (Estados Unidos) encontraron que elegir el agua es un buen primer paso para mejorar la alimentación.

“Es importante encontrar soluciones al problema de la mala alimentación temprana, que contribuye a la obesidad y al descenso en el bienestar. Debemos encontrar formas de mejorar la alimentación que los chicos tendrán a lo largo de toda su vida” afirma Kimberly Andrews Espy, psicóloga de la Universidad de Oregon.

Las conclusiones fueron publicadas en la revista Appetite.

Agua y vegetales: Combinación perfecta

Una investigación se realizó con adultos de 19 a 23 años. Los especialistas encontraron que los voluntarios elegían comidas muy saladas y repletas de calorías cuando tomaban gaseosas. Por el contrario, beber agua los incitó a elegir platos con vegetales.

El otro estudio se realizó con 75 chicos de 3 a 5 años de edad. En distintos días, los investigadores observaron sus elecciones alimenticias al tener gaseosas o agua para tomar junto a las comidas. Y, nuevamente, resultó que el agua los motivó a elegir más vegetales.

“La exposición repetida a ciertas bebidas y comidas tienen una fuerte influencia en las preferencias. Esto comienza tempranamente con las comidas cocinadas en casa y con las combinaciones que ofrecen los restaurantes. Nuestra simple recomendación es tomar agua en todas las comidas” afirman los autores.

Como estas preferencias comienzan a tomar forma en la infancia, los expertos enfatizan la importancia de instalar el hábito del agua desde que los chicos son muy pequeños.

En vista de los resultados de su estudio, los investigadores aseguran que beber más agua puede ayudar a disminuir muchos problemas de salud actuales, como la obesidad y la diabetes tipo 2. Incluso afirman que aliviaría la deshidratación, una condición que se cree que afecta crónicamente al 75% de los adultos.

www.neomundo.com.ar

Escríbanos a ed.dia7@gmail.com