domingo, 15 de enero de 2012

ADICCIÓN A INTERNET: A LA ALTURA DEL ALCOHOLISMO



¿Cómo saber que uno se está convirtiendo en un adicto a Internet? Según científicos chinos, la necesidad de conectarse a Internet genera reacciones cerebrales iguales a las de un alcohólico o un ludópata. Los trastornos que causa este tipo de adicción van desde problemas familiares a desórdenes en el sueño y la alimentación.

De acuerdo con un estudio llevado a cabo por investigadores de la Academia China de Ciencias, el cerebro de una persona adicta a Internet se comporta químicamente de manera similar a quienes sufren una dependencia por el alcohol, ciertas drogas e incluso el juego.

La investigación consistió en escanear los cerebros de 25 hombres y mujeres de entre 14 y 21 años a quienes se les diagnosticó un padecimiento de reciente cuño denominado “Trastorno de Adicción a Internet”, para saber en qué se distinguían del cerebro de personas adictas y no adictas.

Según los científicos, dicha diferencia estriba en la zona del cerebro ligada al procesamiento emocional, habilidades ejecutivas de pensamiento y funcionamiento cognitivo. En los adictos a Internet, esta parte del cerebro presentó conexiones anormales entre las fibras nerviosas, un fenómeno también observado en personas con alcoholismo y otros trastornos de impulsividad.

“Finalmente confirmamos lo que los médicos sospechaban desde hace algún tiempo, que las anormalidades de materia blanca en el córtex orbito-frontal y otras áreas realmente significativas del cerebro se presentan no solo en las adicciones con sustancias involucradas, sino también en el caso de comportamientos como la adicción a Internet”, opinó al respecto Henrietta Bowden-Jones, profesora en el Colegio Imperial de Londres.

Según un informe de Nacho Madrid López para Psicología Online, con el desarrollo de Internet y su crecimiento exponencial han aparecido también los primeros casos de psicopatología relacionados con la red. El trastorno de dependencia de la red se ha conocido con muchos nombres: desorden de adicción a Internet (Internet Addiction Disorder - IAD), uso compulsivo de Internet, o uso patológico de Internet (Pathological Internet Use - PIU).

"La tarea de definir lo que es la adicción a Internet es algo que ya de partida nos supone un problema. Con lo ya expuesto en el apartado anterior podemos decir que el uso de Internet (como cualquier otro comportamiento) es susceptible de crear una adicción en función de la relación que el sujeto establezca con ese uso que el sujeto establezca con ese uso" destaca el estudio de Madrid López.

"Uno de los aspectos problemáticos es: ¿a qué se hacen adictos los adictos a Internet? ¿Es al contenido al que acceden o es al Internet en sí? Respecto a esto Pratarelli y cols. (1999), utilizan el término de adicción al ordenador/Internet, y la definen como un fenómeno o desorden putativo que depende tanto del medio como del mensaje, sin inclinarse a favor de ninguno", agrega.

Los efectos negativos de la adicción psicológica a Internet abarcan un amplio abanico de posibilidades: trastornos de sueño, cambios en las costumbres, alteraciones del humor, ansiedad o impaciencia por la lentitud de las conexiones o por no encontrar lo que se busca o a quien se busca, estado de conciencia alterado (total focalización atencional), irritabilidad en caso de interrupción, incapacidad para salirse de la pantalla, etc.

Aunque se trata de una herramienta con grandes beneficios en el ámbito de las comunicaciones, la adicción a la web puede causar trastornos en las relaciones interpersonales: el adicto se aísla del entorno y no presta atención a otros aspectos de las obligaciones sociales.

En la web misma existen diferentes tests que evalúan si una persona es adicta a Internet. Aunque sus resultados distan mucho de un diagnóstico profesional, pueden arrojar una pista sobre estamos pasando más tiempo del conveniente delante de la PC.

Escríbanos a ed.dia7@gmail.com