sábado, 13 de junio de 2009

Memorandum de Michel Schooyans a la Curia Romana sobre Mons. Fisichella


No podemos dejar pasar el caso Fisichella, el presidente de la Pontificia Academia para la Vida, que justificó el aborto de Recife (Brasil). Sería desastroso para la Iglesia enterrar el caso como pretende el Cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado. No podemos tolerar que los enemigos de afuera se sirvan de los mediocres y enemigos de adentro para crear una brecha en la doctrina de la Iglesia sobre el aborto.


Enviamos el trabajo entregado por el Prof. Michel Schooyans a todos los miembros de la Curia Romana
http://www.cfnews.org.uk/PEP.htm#RECIFE


6 de junio 2009

Memorándum


1) El 4 de marzo de 2009, una niña de 9 años fue abortada en Recife. Ella fue violada por su padrastro y esperaba mellizos. Ni la madre ni los dos niños estaban en peligro de muerte. Don Cardoso, Arzobispo de Recife, había hecho todo lo que podía para impedir el doble aborto. En vano. Mal informado, el Arzobispo Rino Fisichella (RF) reprocha a su colega de Recife de haberle faltado compasión y de haber excomulgado a los autores del doble aborto. Su artículo, publicado en el Osservatore Romano del 15 de marzo, continúa a alimentar una polémica de una extrema gravedad.

2) El argumento central de RF es que el doble aborto estaba justificado por la compasión para con la niña, y por compasión para con los médicos que ejercieron su libertad de elección. RF no recomienda la compasión para con los mellizos abortados. Constatemos simplemente que RF admite aquí el aborto directo.

3) Don Cardoso fue sostenido por el Cardenal Re, por la CNBB, por los obispos y por numerosos laicos provida. Él fue, por otro lado, copiosamente linchado por los medios, por las Catholics for Choice e incluso por el Presidente Lula.

4) Dos preguntas restan sin respuesta. ¿El texto de RF fue sometido previamente a la SCDF? RF mismo afirma que " l'articulo è stato scritto su richiesta". ¿Por pedido de quién? Algunos insinúan que sería por pedido de la Secretaría de Estado. Es la cuestión crucial.

5) El artículo de RF aporta objetivamente una temible caución a todos los que, en América latina (Brasil, Santo Domingo, etc.) y en otras partes, hacen campaña con vistas a legalizar el aborto, con el apoyo del Presidente Obama, de la Unión Europea, de la IPPF y de otras ONG.

6) Frances Kissling, presidenta de honor de las Catholics for Choice, comprendió perfectamente lo que está en juego en este caso. A ella le encanta ver que un funcionario del Vaticano, de alto rango, se aleje de la posición de la Iglesia según la cual el aborto directo es siempre gravemente contrario a la ley moral.

7) Lo que está en peligro, es la fidelidad a la moral natural y a la moral cristiana sobre el respeto de la vida. La moral expuesta en el artículo de RF es una moral de la situación. Según él, los principios morales deben ser tomados en consideración con tal que sea respetada la libertad de elección frente a las situaciones concretas. Estamos en pleno relativismo.

8) Frente a las turbulencias provocadas por el artículo del Presidente de la Academia Pontificia para la Vida, parece que, hay solamente una única solución verdadera: una declaración fuerte del Santo Padre. Si el Papa no dice nada, la duda persistirá y habrá una repetición de lo que pasa hasta el día de hoy con Humanae vitae (1968).

Monseigneur Michel Schooyans
Professeur émérite de l'Université de Louvain
Voie du Roman Pays, 31, boîte 101
B-1348 Louvain-la-Neuve, Belgique
Tél. : +32.10.45.01.66
Fax : +32.10.45.75.37
E-Mail : michel.schooyans@uclouvain.be
http://perso.infonie.be/le.feu


* * *

II. El caso de Recife

El caso de Recife. A propósito del artículo de Su Excelencia Mons Rino Fisichella " Du côté de la fillette brésilienne " aparecido en L'Osservatore Romano edición semanal en lengua francesa fechada el 17 de marzo de 2009 edición original en italiano fechada el 15 de marzo. Mons. Michel SCHOOYANS, Profesor emérito de la Universidad de Lovaina, Miembro de la Pontificia Academia para la Vida, Louvain-la-Neuve, Abril-mayo 2009

1. Introducción
2. El artículo en cuestión
3. Divisiones en la Iglesia
4. Impacto sobre la vida política
5. Cuestiones que exigen respuestas claras
6. Conclusiones
Anexo : Du côté de la petite fille brésilienne


1. Introducción

Un doble aborto fue efectuado en Recife el 4 de marzo de 2009 sobre " Carmen " (nombre ficticio), una niña de 9 años, violada por su padrastro y que estaba embarazada de mellizos. Esta niña habita en la ciudad de Alagoinha, en la diócesis de Pesqueira, a unos 230 km de Recife, capital del Estado brasileño de Pernambuco. Este doble aborto no cesa de dar lugar a reacciones apasionadas, contradictorias y que reflejan a veces un desconocimiento de elementos importantes del asunto.

Se sabe por ejemplo que, contrariamente a lo que ha sido dicho y repetido, Don José Cardoso Sobrinho, Arzobispo de Olinda-Recife no excomulgó a aquellos y a aquellas que procuraron el doble aborto; él simplemente recordó el Canon 1398 y constató que los autores se eran ellos mismos excluidos de la Iglesia. No obstante se elevó un clamor, reprochando al Ordinario del lugar de haber estado " torpe " o " sin compasión ".

Estas consideraciones sobre una " torpeza " real o supuesta son una tentativa para desviar la atención del problema más grave: dos seres inocentes fueron destruidos. A diferencia de numerosos obispos confrontados a situaciones semejantes, el Arzobispo de Olinda-Recife, sostenido por sus más próximos colaboradores y apoyado por su colega de Pesqueira, Don Francesco Biasin, hizo todo lo que pudo para reconfortar a la niña antes y después de lo irreparable. Juntos, hicieron todo para prevenir e impedir este doble aborto, y, no habiendo sido escuchada la imploración de Don José Cardoso, éste no se confinó en el lenguaje estereotipado.

A pesar de estas diligencias, según la costumbre, Don Cardoso fue mediáticamente linchado. ¿Linchado por quién? Por los periodistas buscando audiencia, por los políticos dóciles a las directivas presidenciales, por los médicos con filantropía tarifada, por religiosas que militan por un feminismo liberador, por los repetidores brasileños de las Catholics for Choice, por el grupo proaborto Curumim, por los líderes de opinión adheridos a la ideología del gender, etc. Más sorprendente es el linchamiento venido de ciertos medios católicos brasileños. Algunas gacetas aseguraron que obispos habían " anulado " la supuesta excomunión fulminada por Don Cardoso. Otras protestas surgieron fuera de Brasil. Ellas vinieron principalmente de Europa, donde la tradición de dar lecciones a los " países de allá lejos " está bien anclada, pero donde muchos pastores dudan en intervenir cuando se trata de cuestiones vitales. (Ver por ejemplo el documento publicado en la Documentation catholique, nº 2421 del 5 de abril de 2009, pp. 337-346. Habrá interés en consultar igualmente el boletín Décryptage del 16 de marzo de 2009, que se lo encuentra en ).

En esta atmósfera de histeria colectiva, se elevaron no obstante voces para proceder a las puntualizaciones necesarias. Desde el 5 de marzo, día después del doble aborto, los obispos de la rama regional de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil (CNBB) divulgaban una Nota muy clara sobre la defensa de la vida. En esta Nota, los obispos de la región Nordeste 2 afirmaban claramente: " No estamos de acuerdo con el resultado final que consiste en eliminar la vida de seres humanos sin defensa ". El día siguiente, el 6 de marzo, el Presidente, el Vicepresidente y el Secretario general de la CNBB suscribían con fuerza y sin reserva a la declaración emitida el día anterior por los obispos de la rama regional. La presidencia citaba algunos términos esenciales de esta declaración y agregaba que estaba preocupada por el número creciente de atentados a la vida en Brasil.

Frente a los acontecimientos que se produjeron en Recife, la reacción más mediatizada y más sorprendente vino de Su Excelencia Mons. Arzobispo Rino Fisichella, Presidente de la Academia Pontificia para la Vida y Rector de la Pontificia Universidad Lateranense. En adelante citaremos RF. Esta reacción se expresó en un artículo publicado en italiano el 15 de marzo 2009 en el Osservatore Romano y aparecido dos días más tarde en la edición francesa de este período. El texto de este artículo se encuentra en anexo. (La versión española fue publicada en el Osservatore Romano el 20 de marzo; la versión inglesa, el 25 de marzo). La reacción de Mons. Fisichella es tan sorprendente que exige una seria puntualización.

2. El artículo en cuestión

El título por sí solo, indica claramente de qué lado se posiciona RF: él eligió hacer resaltar los intereses de " Carmen ". El unilateralismo de esta opción será llevado tan lejos que prácticamente ninguna palabra de compasión será dicha concerniente a los mellizos víctimas del doble aborto. La compasión irá a Carmen y a los médicos. RF desarrolla una argumentación un poco demagógica: " Debemos darle a entender a Carmen que la queremos mucho. " " Ya no tendrá una vida fácil. " " A Carmen, en primer lugar, era necesario defenderla. " " Ella está destruida por dentro. " " El arzobispo de Olinda y Recife se apresuró a declarar la excomunión para los médicos que la ayudaron a interrumpir su embarazo ". Esta intervención del Arzobispo Cardoso, observa el autor del artículo, suscitó reacciones ruidosas. Sigue un llamado a castigar al criminal, quien por lo demás ya está en prisión.

La exposición de RF merece diferentes comentarios pues contiene varios errores. Examinaremos algunos de ellos.

1. RF parte de la aserción, repetida por los periodistas, según la cual Carmen iba a morir si no se abortaban a los mellizos que ella portaba. El aborto de los mellizos es una consecuencia de la decisión de intervenir para salvar la vida de la niña. El fin justifica los medios, y los medios son presentados como siendo los únicos a ser empleados porque -se asegura- Carmen estaba en peligro de muerte. Para salvarla, era necesario proceder a dos abortos. O bien Carmen moría, y de todos modos los gemelos morían; o bien se salvaba una vida, la de la madre, puesto que de todos modos los gemelos estaban condenados en virtud de la aserción inicial recordada anteriormente, a saber que Carmen iba a morir si no se la abortaba. En esta lógica, que recuerda la que se encuentra en los documentos de la IPPF, el doble aborto no es querido por sí mismo; es querido para salvar a la madre. Por consiguiente -razona RF-ni la madre, Carmen, ni los autores del aborto caen bajo el golpe de la excomunión. El arzobispo de Olinda-Recife, insístese, no tenía que hacer declaraciones ruidosas; él debía más bien ir a consolar a la niña.

Desgraciadamente para él y para sus lectores, podemos preguntarnos si RF se tomó el trabajo de informarse convenientemente. ¿No se habrá dejado coger en la trampa por los periodistas? ¿Escribió él bajo presión? Él creyó ingenuamente la aserción, no probada, según la cual, sin aborto, la niña iba a morir. Todo el razonamiento de RF está basado sobre esta petición de principio. Se supone como establecido lo que se debería probar, a saber que el aborto era el único medio de salvar a la madre, considerada en peligro de muerte. Para complementar, se agrega que Don Cardoso estuvo falto de ternura y que la excomulgó. A propósito, RF ha al menos ¿telefoneado al Arzobispo de Olinda-Recife?

2. " Su vida, escribe RF, corría serio peligro ". Sin ninguna duda, RF no averiguó la historia clínica de la niña. Según el Dr. Sérgio Cabral, médico director del Instituto Materno Perinatal de Pernambuco, [Estado de Brasil cuya capital es Recife], la vida de Carmen no estaba en peligro. No se podía invocar ningún estado de necesidad. Se podía razonablemente esperar salvar la vida de la madre y los dos bebés. Esta declaración fue confirmada por otros médicos brasileños que conocen la historia clínica, entre los cuales el Dr Bernardo Graz, médico y sacerdote, y la Dra Elisabeth Kipman, médica ginecóloga.

" Carmen llevaba en su seno una vida inocente ", escribe aún en francés RF, quien agrega: " En el caso de Carmen se han enfrentado la vida y la muerte. " Afirmaciones teatrales pero inexactas. Carmen llevaba dos vidas inocentes, y estas dos vidas -convendría escribirlo claramente- fueron suprimidas. La muerte fue dada voluntaria e ineluctablemente, sin ninguna justificación, a dos pequeños seres totalmente inocentes. En razón de la determinación a abortar, en ningún momento, la vida tuvo la menor posibilidad de vencer. Además, los ejecutantes del aborto se habrían incluso jactado, no sin un cierto cinismo, de estar habituados a realizar abortos y de estar orgullosos de hacerlos. Uno de ellos, el Dr Rivaldo Mendes de Albuquerque, habría incluso declarado irónicamente que él ya habría sido excomulgado repetidas veces.

Precisemos aquí que, contrariamente a lo que insinúa el artículo de RF, nunca fue cuestión de excomunión para la niña.

3. Un nuevo error acaba de ser manifestado: no había peligro de muerte ni para Carmen ni para los mellizos. Sin embargo RF insiste: " Una decisión como la de deber salvar una vida, sabiendo que [él, el médico] pone en serio peligro otra, no se toma con facilidad. " Aplicada a nuestro caso, esta consideración es aberrante puesto que no había ninguna vida en peligro, ni la de la madre, ni la de los dos niños que ella portaba. El peligro surgió de los médicos que eligen el doble aborto, así como de los ideólogos del free choice que incitan a los prácticos facultativos a cometer un doble atentado a la vida humana y confieren a sus autores una pseudo-licitud moral.

Lo que viene de ser explicado aniquila la pertinencia de la amalgama entre el caso de Carmen y el de pacientes en reanimación. Resulta de esta amalgama que, no contento de dar su caución al aborto, RF ofrece también su caución a la eutanasia si médicos eligen de darla. Con toda evidencia, RF desea adular a los médicos, de los cuales declara respetar el profesionalismo. Él reconoce a los médicos " la libertad de elección ", sin recordar ni recordarse que, al escoger, los médicos están también obligados a respetar reglas morales. RF siembra con eso el desconcierto en la conciencia de todos los médicos del mundo en lo que se refiere al respeto de la vida, en su inicio y a su término, es decir respecto al aborto y a la eutanasia.

5. RF nos reserva aún una sorpresa cuando se aventura en consideraciones relativas a la moral fundamental. He aquí lo que él escribe: " Generalizar sería injusto, además de incorrecto. […]. Como cualquier caso concreto, [el caso moral] merece analizarse en su peculiaridad, sin generalizaciones. " Como en el punto precedente, RF revela aquí su adhesión a la moral de la situación, a la moral de la opción fundamental, a la moral proporcionalista, no obstante todas claramente criticadas por Juan Pablo II en la encíclica Veritatis Splendor (1993; ver por ejemplo n° 65-83; 95-102).

RF prosigue: " La moral católica tiene principios de los que no puede prescindir, aunque quisiera. La defensa de la vida humana desde su concepción pertenece a uno de estos. " Dos motivos de asombro aquí : RF afirma aquí la existencia de principios morales mientras que, como señalado más arriba, concede a los médicos el elegir libremente, y acaba de decir que había que analizar los casos en su particularidad! Además, RF olvida que la defensa de la vida humana es en primer lugar un principio de moral natural. Los cristianos no tienen el monopolio del respeto de la vida humana. La condenación del aborto remonta mucho más allá de lo que RF llama " la alborada de la Iglesia ".

6. No es exacto que las palabras de Vaticano II, más precisamente de Gaudium et spes (nº 27 et 51), utilizan " de modo inesperado palabras inequívocas y durísimas contra el aborto directo ". Estas palabras no son ni inesperadas, ni muy duras; ellas no hacen sino que reafirmar la tradición moral, natural y cristiana, que quiere proteger a los individuos humanos más frágiles y disuadir a los otros de atentar contra su vida. Lo que es curioso, es que RF recuerda él mismo la doctrina de la Iglesia sobre el aborto provocado! Él parece no percibir que la doctrina que él cita lo pone en contradicción con sus posiciones tales como él las expone en el artículo que nosotros comentamos. En otros términos, para él, hay que conservar los principios con tal que sea respetada ante todo la libertad de elección frente a las situaciones concretas. He ahí como se arruina la moral, tanto natural como cristiana…

7. " El derecho … prevé como finalidad de su existencia : el bien y la salvación de quienes creen en el amor del Padre - y de quienes acogen el Evangelio de Cristo como los niños… " Aquí, el autor se sobrepasa. Aunque no sea precisado, él piensa en el Derecho canónico. Ahora bien, como lo afirma la enseñanza de la Iglesia, que RF acaba por otra parte de citar, no hay mayor injusticia que de atentar deliberadamente a la vida del ser humano el más inocente y el más vulnerable. Esta norma del Derecho Canónico es además una norma de derecho natural. Ella vale no solo para los que acogen la salvación que viene de Dios, sino que ella vale para todos. Hay aquí algo inadmisible en apiadar al lector invitándolo a " ir más allá del ámbito jurídico ", cuya razón de ser es aquí proteger al inocente. Es, por decirlo así, blasfematorio desviar palabras del Señor de la Vida con el fin de excusar abortadores, y sirviéndose también -es el colmo- de la desgracia de la mamá herida y despojada para siempre de sus dos hijos.

3. Divisiones en la Iglesia

1. Según RF, la actitud del Arzobispo Cardoso hace daño a la credibilidad de la Iglesia. Pero la Iglesia y sus pastores solo merecen ser creíbles si proclaman la verdad. El Evangelio no recomienda agradar a los hombres pero nos llama, sí, a ser fieles al mensaje que tenemos por misión de anunciar. En lo que concierne al aborto, la doctrina de la Iglesia es expuesta con toda claridad en documentos mayores tales como Gaudium et spes (1965), n° 51 § 3 ; cf. n° 27 § 3 ; Code de Droit Canonique (1983), n° 1398 ; 1314; 1323 s. ; Donum vitae (1987), n° 3 ; Evangelium vitae (1995), n° 62 ; Catéchisme de l'Église catholique (1997), n° 2271, 2322.

El artículo de RF fue publicado en la edición francesa del Osservatore Romano el 17 de marzo. Es sorprendente que allí no se haya hecho eco a las declaraciones de Su Eminencia el Cardenal Re, Prefecto de la Sagrada Congregación para los Obispos, publicadas en La Stampa del 7 de marzo. ¿Podía RF ignorar esta declaración en el momento de firmar su artículo ? En esta declaración, el Cardenal Re declara, a propósito del doble aborto realizado en Recife: " Es un crimen a los ojos de Dios. Es justa la excomunión de quien provocó el aborto ". El 14 de marzo, Don Cardoso, Arzobispo de Olinda-Recife, recibía una carta de elogio del mismo Cardenal. La posición de la Iglesia es igualmente reafirmada por el Padre Gianfranco Grieco, oficial del Consejo Pontificio para la Familia, en La Stampa del 7 de marzo.

2. El Osservatore Romano es el órgano oficioso del Vaticano. Publica los textos pontificios. Publica también artículos por pedido de ciertos dicasterios. Publica igualmente textos propuestos por autores de los cuales se considera que conocen y respetan la doctrina de la Iglesia. Esta publicación prestigiosa es particularmente necesaria en una época en que los medios se pronuncian con seguridad sobre cualquier tema. Como escribía Molière, " La gente de calidad sabe todo sin haber jamás aprendido nada. " (Les précieuses ridicules, escena 10). Excepto brillantes excepciones, el respeto de una deontología elemental, consistente por ejemplo en verificar las fuentes sobre las cuales uno se apoya, no parece ser una prioridad. En el caso que nosotros examinamos, los responsables del Osservatore Romano dejaron pasar un texto salpicado de inexactitudes graves, de omisiones, parcial en todos los sentidos de la palabra. Para colmo, en lugar de parar la divulgación de este artículo en lenguas extranjeras, el director de la publicación hizo circular ese texto en diferentes lenguas. El órgano del Vaticano coopera así seriamente a la confusión de los espíritus en la medida en que no respeta su mandato de portavoz fiel para pasar a sus lectores productos doctrinalmente adulterados.

3. El 20 de marzo, algunos días después del artículo de RF, cuando encuentra las autoridades en Luanda, Benedicto XVI hace referencia al aborto. El Papa lamenta que el aborto sea presentado como cuidados de salud materna. Citemos aquellas palabras fuertes pronunciadas por el Papa :

" ¡Qué amarga es la ironía de los que promueven el aborto al rango de cuidados de salud de las ?mamás?! ¡Qué desconcertante la tesis de los que pretenden que la supresión de la vida sería una cuestión de salud reproductiva! " (Osservatore Romano, edición en lengua francesa, 31 de marzo de 2009, pp. 4 y 15).

De donde se originó la protesta inmediata de ciertos periodistas, cuyo razonamiento se resume a esto: " El aborto forma parte de los cuidados de salud reproductiva. Ahora bien, el Papa está contra el aborto. Por tanto él se opone a la salud reproductiva, la cual debe incluir el aborto terapéutico. " Según esta petición sofística, los mellizos prematuros constituyen un grave peligro para la joven Carmen, y están ellos mismos en peligro, por tanto se puede proceder al aborto.

El día siguiente, de Luanda, el P. Federico Lombardi s.j., director de la Sala de Prensa del Vaticano, se cree obligado, e incluso autorizado, a debilitar ex autoritate la declaración del Papa que acabamos de citar. Ésta no concerniría al aborto terapéutico, tal como éste es entendido por los ideólogos de la salud reproductiva y de la safe motherhood. En un contexto donde él comenta las palabras del Papa, el P. Lombardi va incluso hasta a afirmar imprudentemente que la Iglesia católica " siempre admitió el aborto indirecto ", cuando los cuidados prodigados a la mujer encinta para salvarle la vida " tienen por consecuencia la muerte del feto " (Cathobel, 23 de marzo). El doble aborto operado sobre Carmen sería terapéutico y por tanto, en la lógica retorcida del Reverendo Padre, escaparía a la sanción del Derecho Canónico. Él no sería condenado por el Papa, quien por otra parte -agrégase- no dijo nada, en África, sobre los acontecimientos de Recife. Por poco el P. Lombardi compromete al Santo Padre dando a pensar que el Papa no reprobó el doble aborto de Recife, por el motivo que este doble aborto era terapéutico ! Se infiere que el Papa habría implícitamente desaprobado al Arzobispo Cardoso !

Por cierto, el P. Lombardi concedió, en Luanda, que él no disponía de todas las informaciones deseables concerniente al caso de Recife. Su declaración plantea sin embargo un problema de fondo. ¿Es normal que un periodista, aunque fuese de alto vuelo, se ponga de intérprete autorizado de lo que el Papa acaba de decir, sobre todo si su interpretación tiene por efecto de embotar la punta de las declaraciones del Santo Padre ? Habría sin duda que precisar los niveles de competencia y de autoridad. Las palabras del Papa serían tan oscuras que ellas tendrían necesidad de ser descifradas por un magisterio paralelo, mediático?

4. Graves motivos de preocupación aparecen en los ambientes próximos a la Pontificia Academia para la Vida y del Consejo Pontificio para la Familia :

a. Incomprensión y tristeza de un número considerable de cristianos comprometidos desde hace años en múltiples programas provida estimulados por la Iglesia. Sentimiento, muchas veces fundado, de haber sido " abandonados " por su pastor.

b. Perplejidad y vergüenza de muchos miembros de la Pontificia Academia para la Vida, que se preguntan cómo pudo producirse semejante paso en falso, y cuál será la reacción que se le daría.

c. Descrédito que afecta al Presidente de la Pontificia Academia para la Vida que minó su propia autoridad moral, teológica y científica. Pérdida de confianza en el Presidente, y desencanto. Muchos miembros de la Pontificia Academia para la Vida temen que las declaraciones de RF los comprometan ante sus bases. Éstas considerarán disminuir las ayudas de todo tipo destinadas a las actividades de la Pontificia Academia para la Vida.

d. Temor de una desactivación de la Pontificia Academia para la Vida : los miembros estarán menos motivados y se dividirán entre ellos. Ya se trata de solo convocar a los miembros de la Academia cada dos años. Pero ¿de dónde viene esta decisión, si ella se confirma? ¿Ella preludia, como algunos lo cuchichean, a un entierro de la Pontificia Academia para la Vida cuando los ataques contra la vida no cesan de multiplicarse ?

5. En su Carta a los obispos del mundo, fechada el 10 de marzo de 2009, el Santo Padre, citando la carta a los Gálatas (5, 13-15), escribía: " Pero, atención: si os mordéis y devoráis unos a otros, terminaréis por destruiros mutuamente. " Hecha a propósito de los obispos lefebvristas, esta citación merece también ser recordada a propósito del escándalo de la Notre Dame University así como de la desgarradora historia de Carmen y de sus mellizos.

4. Impacto en la vida política

1. Según los movimientos for choice y según los otros movimientos semejantes, estamos, en Recife, en presencia del caso típico de la mujer de quien se asegura que hay que abortarla para salvarle la vida. El caso de Carmen es tanto más explotable mediáticamente cuanto que Carmen es una niña de 9 años. El texto de RF recurre a este argumento, que es la argumentación contundente utilizada por el FNUAP, la OMS, el IPPF, etc. para cambiar la legislación que protege al niño no nacido y para legalizar el aborto en todas partes del mundo. " El aborto -se asegura- permite salvar vidas humanas. Él disminuye la mortalidad materna ". (Ver, por ejemplo, a este respecto así como los artículos sobre la " Salud reproductiva " y " Maternidad sin riesgo ", en el Lexicón publicado por el Pontificio Consejo para la Familia). RF lleva agua al molino de todos los pro choice de Brasil, del mundo y de la Iglesia. Él debilita los movimientos provida que están luchando, en Brasil y en otras partes, contra los proyectos de legalización del aborto. Él da una legitimidad a todo lo que dicen desde hace años los movimientos antivida a propósito de la salud reproductiva y de la maternidad sin riesgos. Precisemos que bajo estas dos expresiones se oculta, particularmente, el derecho al aborto. (Ver referente a esto nuestra obra Le terrorisme à visage humain).

En fin, puesto que RF estima poder eximir a los médicos abortadores de Recife de la excomunión, otros médicos, católicos o no, no dejarán de prevalerse de esta exención para practicar, incluso en establecimientos católicos, abortos cuyo carácter " terapéutico " será definido según los criterios de la salud reproductiva o de la maternidad sin riesgos.

2. En razón de su influencia sobre los ambientes políticos y de la audiencia que le reservan los medios, conviene hacer notar las reacciones del movimiento Catholics for Free Choice, vuelto Catholics for Choice, a propósito de RF. Esto es lo que escribía el de 23 marzo Frances Kissling, su presidente de honor, a propósito del caso de Recife :

" En un estupefaciente cambio de rumbo en la estrategia del Vaticano, que consiste en no desviarse de su posición según la cual el aborto no debería jamás ser permitido, incluso para salvar la vida de una mujer, el más alto funcionario bioético del Vaticano, el Arzobispo Rino Fisichella, señaló que los doctores que, en Brasil, realizaron un aborto en una nena de 9 años, embarazada de mellizos de 15 semanas, no merecen la excomunión ".
"Lo que es tal vez lo más interesante, es que Fisichella asume las decisiones difíciles que los médicos deben tomar y el juicio moral que ellos tienen." […] "…El hecho que él [RF] reconozca todo juicio moral de los médicos es extremamente importante. "

"Si los médicos tuviesen conciencia del hecho que alguien, alto en la jerarquía, reconoce que esas situaciones son dilemas morales en las cuales la conciencia debe decidir lo que está bien o mal, ellos podrían decidir que ellos pueden ofrecer el servicio de aborto. Y, obviamente, es lo que el Cardenal [sic] Cardoso Sobrinho quiere evitar."

Frances Kissling concluye: "Se puede apostar que un clamor va a elevarse proveniente de los ultraconservadores en la Iglesia, tal vez una clarificación por el mismo Arzobispo, pero el hecho es que él ha entreabierto una puerta a través de la cual pueden infiltrarse mujeres, médicos, decididores políticos. Estoy agradecida por los pequeños regalos." (Texto completo de la cita en Religion Dispatches).

Este texto muestra bien la percepción que tiene Frances Kissling, y a través de ella los for choice, de la posición expuesta por RF. Lo que encanta a Frances Kissling, no es solamente que RF da su caución al doble aborto de Recife. Es simplemente que ella considera que, por primera vez, un funcionario del Vaticano, de alto rango, bioeticista, se desvía de la posición de la Iglesia según la cual " el aborto directo, es decir, querido como un fin o como un medio, es gravemente contrario a la ley moral. " (Catecismo, nº 2271)

3. Las posiciones de RF son muy próximas de las que se encuentran en las publicaciones de la IPPF, de la OMS, del FNUAP, de las Catholics for (Free) Choice. No está prohibido preguntarse si esta proximidad es fortuita, o si acaso otras explicaciones merecen ser consideradas. Lectores del artículo tienen el sentimiento que una mano oculta intervino. Lo que incita a considerar esta hipótesis, es la gran diferencia de estilo y de doctrina entre el artículo publicado bajo la firma de RF en el Osservatore Romano del 17 de marzo y la entrevista dada por el mismo RF a Gian Guido Vecchi y publicada en el Corriere della Sera del 24 de enero de 2009.

En esta entrevista, que se encuentra fácilmente en Internet, RF se dice " preocupado y un poco entristecido por los primeros pasos hechos por Obama en materia de aborto ". Y él agrega: " El camino que conduce a la desilusión es muy corto. […] También porque cuando justamente uno se erige en paladín de la dignidad de la persona, se espera que este derecho alcance a todos, sin discriminación ni contradicción profunda ".

4. RF dio una famosa ayuda a los que, en Brasil, en América Latina, en África y en otras partes quieren liberalizar el aborto como medio de control de la población. Él quiere agradar al gobierno brasileño que se apresura a proceder a esta liberalización (Ver referente a esto el artículo publicado en el semanal Veja (São Paulo) fechado el 28 de enero de 2009). RF debilitó la Iglesia de Brasil en el momento en que, en la Campaña de la Fraternidad, los Cristianos dan la prioridad a la defensa de la vida. Al desaprobar a Don Cardoso, RF se junta a la desaprobación del partido del Presidente Lula dirigida al Arzobispo de Olinda-Recife. En una declaración hecha el 5 de marzo en Vitória (Capital del Estado de Espírito Santo), el Presidente Lula fustigaba vivamente a Don José Cardoso Sobrinho y declaraba entre otras cosas:

"Como Cristiano y como católico, lamento profundamente que un obispo de la Iglesia católica tenga un comportamiento conservador como este. No es posible permitir que una niña violada por su padrastro tenga a este hijo [en singular en el texto], aunque sea porque su vida estaba en peligro. […] La medicina es más correcta que la Iglesia e hizo lo que debía ser hecho: salvar la vida de una niña de 9 años".

¡No nos atrevemos a imaginar que la influencia de Lula impregne ciertos sectores de la Curia romana!

5. El artículo de RF cae en un momento en que el Presidente Obama multiplica las iniciativas dirigidas a intensificar, en América Latina y en otras partes, las campañas financiadas por el gobierno norteamericano, en favor de la salud reproductiva y la maternidad sin riesgos. Su acción en ese sentido es continuada y ampliada por las intervenciones de Hillary Clinton y por las de organizaciones como la Planned Parenthood Federation, la IPPF, agencias de la ONU, la Unión Europea, etc.

Esta campaña basada en los EEUU es aún intensificada por la acción de Tony Blair, de quien se conoce la aspiración de ser el primer presidente de la Unión Europea, y por la acción de su esposa Cherie Blair, quien no escatima en sus declaraciones feministas radicales. Como tantos otros, esta pareja no duda en proclamarse católica pero no se priva desmarcarse públicamente de la enseñanza de la Iglesia referente a la vida y la familia.

Bajo la influencia de estas dos naciones líderes y de la ONU donde el peso de ellas es preponderante, hay que prever que América Latina sea pronto urgida a adoptar " nuevos derechos " del hombre, entre los cuales el " derecho " al aborto. Al final, el personal médico será privado de su derecho a la objeción de conciencia. El Presidente Lula ya manifestó claramente su simpatía espontánea por una reforma semejante. Por otro lado, hay que prever que las redes educativas latinoamericanas sirvan próximamente de canales a la expansión de la educación sexual de los jóvenes. Desde hace años, una campaña ya está emprendida con ese objetivo.

En un momento en que los Presidentes Obama y Lula intensifican sus proyectos de colaboración en materia de control de la población, las declaraciones de RF no pueden sino que perjudicar la causa de las poblaciones y de las naciones latinoamericanas.

5. Cuestiones que requieren respuestas claras

Después del análisis de este documento, diferentes preguntas se plantean. He aquí algunas de ellas.
1. Como es costumbre en los dicasterios, los documentos " delicados " deben ser sometidos a la Congregación para la Doctrina de la Fe. ¿El texto de RF recibió la aprobación previa de esta Congregación? ¿Este episodio lamentable no revela cuánto es urgente restablecer la precedencia de la Congregación para la Doctrina de la Fe en el seno de la Curia ?

2. ¿El texto de RF fue publicado con el apoyo de otras autoridades vaticanas ? ¿Cuáles? ¿Quién encargó, organizó y cubrió este montaje? En una carta fechada el 14 de mayo (PAV, Prot. N. 4235/09), RF escribe "L'articulo è stato scritto su richiesta" ¿Por pedido de quién? Algunos llegan hasta insinuar que un placet habría sido dado a RF, o incluso una intimación le habría sido significada, a nivel de la Secretaria de Estado… Esa es la cuestión crucial que debe ser aclarada.

3. ¿Por qué el Osservatore Romano publicó este artículo? ¿Por qué haberle dado mucho relieve acordándole la primera página? ¿No hubo un proyecto de comprometer al órgano oficioso de la Santa Sede? Así como ya lo consideramos a propósito de la Sala de Prensa, no hubo aquí abuso de poder? ¿Quién, del Osservatore Romano, dejó pasar este artículo? ¿Por qué publicar las traducciones inglesa, española y portuguesa del texto de RF después de las declaraciones de Benedicto XVI en Luanda, el 20 de marzo? ¿Por qué no haber parado la publicación de esas traducciones? ¿Cómo es que ese texto haya sido publicado en italiano el 15 de marzo, es decir después de la intervención de Su Eminencia el Cardenal Re, aportando por carta su apoyo al Arzobispo Cardoso?

4. ¿Qué es lo que se piensa hacer para proceder a las indispensables rectificaciones doctrinales, pastorales y canónicas que requiere el texto de RF ? Llegó el momento para que la Congregación para la Educación católica considere la oportunidad de una visitación de las universidades católicas, romanas inclusive.

6. Conclusiones

1. Todo el mundo está de acuerdo en decir y repetir que lo que vivió la niña es particularmente horrible: violaciones repetidas seguidas de embarazo de mellizos. Sobre lo que se insiste menos, es sobre el hecho que una red eficaz se había constituido para acudir en ayuda de la niña y de sus familiares. La acción de estos "buenos samaritanos" no es evocada en el artículo. Ellos sin embargo hicieron obra de ternura y de compasión por la joven mamá. Con otras peripecias del mismo género, el episodio de Recife puso en evidencia profundas disfunciones en el sistema romano de información y de comunicación. ¿Habrá topos en el Vaticano? ¿Infiltrados en los servicios diplomáticos de la Santa Sede?

2. El artículo de RF refleja tesis que lo emparentan con las católicas pro choice. Él compromete el esfuerzo gigantesco que fue realizado bajo el impulso de los Papas del siglo pasado en favor de la vida y de la familia. En el texto que hemos analizado, no se encuentra el menor eco de los trabajos patrocinados por el Cardenal López Trujillo en el Consejo Pontificio para la Familia, como por ejemplo el célebre Lexicón. No se encuentra tampoco la menor referencia a la prestigiosa escuela de bioética personalista, fundada por Su Excelencia Mons Sgreccia, y que modeló ampliamente la Academia Pontificia para la Vida.

3. Sería desastroso que se entierre este caso o que se lo deje arrastrar, porque el trastorno es grande entre los fieles y los movimientos " laicos " están evidentemente prontos a explotar la menor nueva falla en la unidad de la Iglesia. Un silencio anormal daría a entender que la Santa Sede confirma la desautorización del Arzobispo Cardoso pronunciado implícitamente por RF.

4. Es indispensable medir las reacciones que ya surgieron en la prensa internacional y en los movimientos provida, así como en el clero y entre los laicos, frente a lo que muchos califican, no sin razón, de escándalo. Sobre tres puntos esenciales, hubo deslices graves: desliz en moral del respeto de la vida; desliz en moral fundamental: moral de la situación; desliz en eclesiología, pues la doctrina más sólidamente establecida no puede ser borrada de un plumazo o abolida por un golpe de fuerza. Además, a nivel disciplinario, no es seguro que RF haya un mandato particular para desautorizar a un Ordinario, Arzobispo como él. Deben tomarse con urgencia medidas para que la situación sea desbloqueada. La Academia Pontificia para la Vida tiene necesidad de un piloto. Hay que restablecer la verdad y restaurar, con la confianza, la unidad gravemente quebrantada.

5. Mientras que él criticó recientemente la política del Presidente Obama en materia de aborto, RF ignoró el impacto político de su propio artículo, en un momento en que Brasil, América latina y África son objeto de un sitio en regla emprendido por los propagandistas de la cultura de la muerte.

6. El disentimiento está expuesto con toda claridad. Fortalecidos por el precedente venido de un jefe de dicasterio de la Curia romana, otros obispos y teólogos no dejarán de tomar a su vez algunas libertades con la doctrina y de reivindicar el derecho al disentimiento, incluso a la trasgresión. Además, lo que RF dijo con respecto al aborto podría ser transpuesto a propósito de la anticoncepción, del " matrimonio " entre personas del mismo sexo, etc.

7. El caso de Recife evidencia que la unidad de la Iglesia no puede ser reducida a una cuestión de conveniencias políticas. La Iglesia, o al menos algunos de sus miembros, es víctima de la táctica del salame. Al rechazar Humanae vitae (1968), algunos de sus pastores se tragaron la primera rodaja del salame : la contracepción. El caso de Recife revela que ciertos pastores se están tragando la segunda rodaja, el aborto. Otras rodajas esperan ser tragadas : la eutanasia, el " matrimonio " de personas del mismo sexo, diversas manipulaciones de la vida, etc. A la verdad, fundamento de la unidad, se prefiere cada vez más la unidad de fachada, para agradar al mundo. Se satisface con una verdad en la ambigüedad. Pero esta ambigüedad desemboca inevitablemente en un relativismo doctrinal generalizado. ¿Se debe alimentar esta deriva?

8. En resumen, frente a las turbulencias provocadas por el artículo de RF, parece que, hay solamente, una única solución verdadera: una declaración fuerte del Santo Padre. El artículo de RF creó una duda general a propósito de la " licitud " del aborto. No es sin embargo seguro que, de Roma, la gravedad de la situación creada sea percibida en su justa medida. Ahora bien, la duda repercute en la Iglesia universal, reforzada por tres factores : la función confiada al autor del artículo, el carácter oficioso del periódico que lo publica, el " portavoz " que explica esas materias. Si el Papa no dice nada, la duda persistirá y se tendrá una repetición de lo que pasa hasta el día de hoy con Humanae vitae (1968).


Annexe : Du côté de la petite fille brésilienne

Le débat sur certaines questions s'enflamme souvent et les différents points de vue ne permettent pas toujours de comprendre combien ce qui est en jeu est vraiment important. C'est à ce moment qu'il faut considérer l'essentiel et, pendant un instant, laisser de côté ce qui ne touche pas directement le problème en question. Le cas, dans son caractère dramatique, est simple. Il s'agit d'une jeune fille innocente que l'on doit regarder droit dans les yeux, sans détourner un instant le regard, pour lui faire comprendre à quel point nous l'aimons. Nous l'appellerons Carmen ; ces derniers mois à Recife, au Brésil, elle a été violée à plusieurs reprises par son jeune beau-père à l'âge tendre de neuf ans, elle est tombée enceinte de jumeaux et sa vie ne sera plus facile. La blessure est profonde car la violence entièrement gratuite l'a détruite intérieurement et elle lui permettra difficilement, à l'avenir, de regarder les autres avec amour. Carmen représente une histoire de violence quotidienne ; elle n'est apparue sur les pages des journaux que parce que l'archevêque de Recife s'est empressé d'infliger l'excommunication aux médecins qui l'ont aidée à interrompre la grossesse. Une histoire de violence qui, malheureusement, serait passée inaperçue tellement nous sommes habitués à entendre chaque jour des faits d'une gravité sans égale, si cela n'avait été pour le bruit et les réactions suscitées par l'intervention de l'évêque. La violence sur une femme, déjà grave en soi, prend une valeur encore plus condamnable lorsque celle qui la subit est une petite fille sans défense, avec la condition aggravante de la pauvreté et de la misère sociale dans lesquelles elle vit. Il n'existe pas de langage approprié pour condamner ces faits et les sentiments qui en dérivent sont souvent un mélange de colère et de rancœur qui ne s'assoupissent que lorsque la justice est réellement rendue et que l'on a la certitude que la peine infligée au criminel en question sera purgée.

Carmen devait tout d'abord être défendue, embrassée, caressée avec douceur pour lui faire sentir que nous étions tous avec elle ; tous, sans aucune distinction. Avant de penser à l'excommunication, il était nécessaire et urgent de sauvegarder sa vie innocente et de la ramener à un niveau d'humanité dont nous, les hommes d'Église, devrions être des annonciateurs experts et des maîtres. Il n'en a pas été ainsi et, malheureusement, la crédibilité de notre enseignement s'en ressent, apparaissant aux yeux de tant de personnes comme insensible, incompréhensible et privé de miséricorde. Il est vrai, Carmen portait en elle une autre vie innocente comme la sienne, bien qu'elle soit le fruit de la violence, et elle a été supprimée ; toutefois, cela ne suffit pas pour rendre un jugement qui pèse comme un couperet. Dans son cas, la vie et la mort se sont affrontées. A cause de son très jeune âge et des conditions de santé précaire, sa vie était sérieusement en danger à cause de la grossesse en cours. Comment agir dans ces cas ? Une décision difficile pour le médecin et pour la loi morale elle-même. Des choix comme celui-ci, même si les cas sont différents, se répètent quotidiennement dans les salles de réanimation et la conscience du médecin se retrouve seule en face d'elle-même dans l'acte de devoir décider ce qu'il y a de mieux à faire. Cependant, personne n'arrive à une décision de ce genre avec désinvolture ; le seul fait de le penser est injuste et blessant. Le respect dû au professionnalisme du médecin est une règle qui doit concerner chacun et qui ne peut pas permettre de parvenir à un jugement négatif sans avoir auparavant considéré le conflit qui s'est créé en lui. Le médecin porte avec lui son histoire et son expérience ; un choix comme celui de devoir sauver une vie, sachant qu'il met sérieusement en danger une deuxième vie, n'est jamais vécu avec facilité. Bien sûr, certains s'habituent aux situations au point de ne plus éprouver la moindre émotion ; dans ces cas, cependant, le choix d'être médecin se réduit à n'être qu'un métier vécu sans enthousiasme et subi passivement. Toutefois, faire d'un cas une généralité serait non seulement incorrect mais injuste.

Carmen a reproposé un cas moral parmi les plus délicats ; le traiter de manière hâtive ne rendrait justice ni à sa personne fragile ni à ceux qui sont concernés à divers titres dans l'affaire. Comme chaque cas particulier et concret, il mérite cependant d'être analysé dans sa particularité sans généralisations. La morale catholique a des principes qu'elle ne peut pas ignorer même si elle le voulait. La défense de la vie humaine dès sa conception appartient à l'un d'eux. Il se justifie par le caractère sacré de l'existence ; en effet, chaque être humain, dès le premier instant, porte imprimé en lui l'image du Créateur et c'est pourquoi nous sommes convaincus que doivent lui être reconnus la dignité et les droits de chaque personne, le premier d'entre eux étant son intangibilité et son inviolabilité. L'avortement provoqué a toujours été condamné par la loi morale comme un acte intrinsèquement mauvais et cet enseignement demeure inchangé à notre époque, depuis l'aube de l'Église. Le Concile Vatican II, dans Gaudium et spes, comme on le sait un document d'une grande ouverture et attention dans ses contenus en référence au monde contemporain, utilise de manière inattendue des paroles sans équivoque et très dures contre l'avortement direct. La collaboration formelle elle-même constitue une faute grave qui, lorsqu'elle est accomplie, conduit directement en dehors de la communauté chrétienne. Techniquement, le Code de Droit canonique utilise l'expression latae sententiae pour indiquer que l'excommunication a lieu au moment même ou le fait se produit. Nous considérons qu'il n'était pas nécessaire de rendre si vite public et avec autant de publicité un fait qui se produit de manière autonome. Ce dont nous ressentons le plus le besoin en ce moment est le signe d'un témoignage de proximité avec celui qui souffre, un acte de miséricorde qui, tout en conservant fermement le principe, est capable de regarder au-delà du domaine juridique pour parvenir à ce que le droit lui-même prévoit comme objectif de son existence : le bien et le salut de ceux qui croient dans l'amour du Père et de ceux qui accueillent l'Evangile du Christ comme les enfants, ceux que Jésus appelait à ses côtés et serrait dans ses bras en disant que c'est à ceux qui sont comme eux qu'appartient le royaume des cieux. Carmen, nous sommes avec toi. Nous partageons avec toi la souffrance que tu as éprouvée, nous voudrions tout faire pour te rendre la dignité dont tu as été privée et l'amour dont tu auras encore plus besoin ; ce sont d'autres personnes qui méritent l'excommunication et notre pardon, non pas ceux qui t'ont permis de vivre et qui t'aideront à retrouver l'espérance et la confiance malgré la présence du mal et la méchanceté de beaucoup de personnes.


Escríbanos a ed.dia7@gmail.com

IR a la portada de Diario7 Blog

No hay comentarios: