miércoles, 17 de junio de 2009

Aborto: Respuesta a dos cartas publicadas en diario La Nación


Hacer pagar al tercero que lleva en su vientre con su vida el crimen de un delincuente no es justo ni provocará que la madre borre el desgraciado rostro del criminal que la atacó.

Por Alejandro Olmedo Zumarán


Una carta publicada el 11/6 que responde otra del día 8 sostiene:

Sin entrar a considerar la prohibición o el permiso para abortar, en el caso específico de un embarazo producto de una violación el hecho de dar a luz un hijo nacido de un acto criminal someterá a esa madre a una destructiva agresión, minuto a minuto, por sólo mirar a ese hijo y recordar el desgraciado rostro del criminal que la atacó.

Estimo que la violación es un crimen atroz cuyo victimario merece una pena severísima. Asimismo se tiene que brindar a la víctima todo el apoyo para afrontar una situación injusta que traerá muchos problemas, pero hacer pagar al tercero que lleva en su vientre con su vida el crimen de un delincuente no es justo ni provocará que la madre borre el desgraciado rostro del criminal que la atacó.

Asimismo otra publicada el 17/6 responde a la del día 8 advirtiendo que "Un hijo debe ser fruto del amor, nunca del odio y de la profanación. Si concordamos en esto, ¿es lícito y humano exigir que una mujer sea madre como consecuencia de una acción incivilizada, agresiva y execrable, tal como lo es una violación?

"Mi corazón y mi raciocinio responden con un rotundo no"

Se desprende de este raciocinio amparado en el corazón que un hijo fruto de una violación en la cual nada tuvo que ver tiene que ser asesinado porque no es lícito y humano exigir que esa mujer sea su madre producto de una acción incivilizada, agresiva y execrable como es una violación y como solución a dicha aberración se comete el más vil, atroz, aberrante y sobre todo más injusto crimen como es matar a un ser indefenso al que se le viola el derecho fundamental de la humanidad como es el derecho a la vida.

Nunca la solución a un crimen por aberrante que sea puede ser la muerte de otro ser humano.


Las notas:

Señor Director:

"El 8/6, LA NACION publicó una carta de Mariana B. Moyano con el título «Violación y aborto». En dicha carta se sostiene que la mujer violada no debe practicarse el aborto del embarazo resultado de la violación.

"Sin entrar a considerar la prohibición o el permiso para abortar, en el caso específico de un embarazo producto de una violación el hecho de dar a luz un hijo nacido de un acto criminal someterá a esa madre a una destructiva agresión, minuto a minuto, por sólo mirar a ese hijo y recordar el desgraciado rostro del criminal que la atacó.

"No creo que haya mujer que pueda quedar inmune a la agresión permanente del más que doloroso recuerdo del ataque sufrido, que tarde o temprano la llevará a una destrucción física y psicológica total."

Wladimiro Glikin
CI 1.751.788

* * *

Señor Director:

"La exhortación llevada a cabo por una lectora en la pasada edición del 8/6 acerca del tema «Violación y aborto» no puede ser pasada por alto. Un hijo debe ser fruto del amor, nunca del odio y de la profanación. Si concordamos en esto, ¿es lícito y humano exigir que una mujer sea madre como consecuencia de una acción incivilizada, agresiva y execrable, tal como lo es una violación?

"Mi corazón y mi raciocinio responden con un rotundo no."

Mario Gallina

Escríbanos a ed.dia7@gmail.com

IR a la portada de Diario7 Blog

No hay comentarios: