jueves, 3 de noviembre de 2011

Aborto: Fracasó la reunión de Comisión






Pocos legisladores participaron de la reunión de la Comisión de Legislación Penal que intentó despachar aborto. De los 31 diputados que integran la Comisión 11 son oficialistas y sólo concurrió Diana Conti. Alrededor de 2.000 militantes provida manifestaron en la calle separados por un vallado de activistas de izquierda (PO, MAS, PST).



El proyecto de la “Campaña por el derecho al Aborto” sólo cosechó las firmas de: Victoria Donda, Fernanda Gil Lozano, Rubén Lanceta, Elsa Alvarez y Diana Conti (en disidencia). El presidente de la Comisión, Juan Carlos Vega, firmó el suyo pero felicitó a Marta Alaniz, coordinadora de “Católicas por el Derecho a Decidir”, porque la considera la gran impulsora del proyecto de la Campaña. No hubo despacho de comisión.

Los diputados abortistas pidieron un plenario de las tres comisiones a las que tienen giro los proyectos para poder emitir dictamen.

El debate

Ivana Bianchi (Peronismo Federal, San Luis): recordó que alrededor de 25 diputados habían pedido audiencias públicas. “Necesitamos escuchar a la sociedad”. “Me apena ver en la calle dos tribunas enfrentadas, formadas en su mayor parte por jóvenes para los que tendríamos que estar legislando”.

Claudia Gil Lozano (Coalición Cívica, Cap.Fed.): manifestó que “el aborto se discute y practica en todos lados menos en el Congreso”. Dijo que para que llegue al recinto “hay que buscar un proyecto de consenso en un plenario de comisiones”.

Marcela Rodríguez (Democracia Igualitaria y Participativa, BsAs): aseguró que no todas las personas con convicciones religiosas fuertes están en contra del aborto y mencionó como ejemplo al grupo apóstata “Católicas por el Derecho a decidir”. “Nosotros luchamos por minimizar los abortos a diferencia de muchos y muchas que estaban en contra de las leyes de educación sexual y de acceso a la anticoncepción”. “Es una golpe bajo decir que los que estamos a favor de la interrupción legal del embarazo no estamos a favor del derecho a la vida porque nosotros peleamos, como pelea muy poca gente, en contra del gatillo fácil y la pena de muerte”.

Horacio Alcuaz (GEN; BsAs): se quejó porque el debate “está en los barrios, en las villas, en los lugares más zaparrastrosos donde se hacen los abortos y no está en el Congreso”.

Cecilia “Checha” Merchán (Libres del Sur, Cba.): se alegró de que el debate se haya abierto y lo consideró un momento histórico. En ausencia de la kirchnerista Juliana Di Tullio, fundó el proyecto de la Campaña por el Derecho al aborto. Afirmó que las 500.000 mujeres que abortan “son de todas las clase sociales y sectores religiosos” y que “la clandestinidad perjudica a las más pobres y jóvenes”.

Juan Carlos Vega (Coalición Cívica, Cba.) dijo que “no hay voluntad política de llevar el tema a fondo”. Anticipó que él va a buscar el plenario de las comisiones “pero nunca se va a hacer”. Si bien aclaró que él iba a firmar su dictamen, que busca “transformar la ficción jurídica de la no punibilidad de las excepciones, en una realidad”, sostuvo que el proyecto de la Campaña tiene “el aval” del art. 4 del Pacto de San José de Costa Rica.

Victoria Donda (Libres del Sur, BsAs): aseguró que se hacen entre 500.000 y 700.000 abortos al año. Dijo que “cada dos días muere una mujer por aborto y que esas mujeres en su gran mayoría son jóvenes y pobres”. “Venimos con la ilusión de tener una ley que legalice el aborto”. “Las mujeres pobres que se mueren son invisibilizadas por el Estado”. “Este es un debate que hay que darlo con seriedad aunque esté cruzado por ideologías, por sentimientos religiosos, por distintas posiciones morales”. “Creemos que el reconocimiento de este derecho por parte del estado argentino, lo volverá a poner a la vanguardia del reconocimiento de los derechos humanos en América Latina, es un paso muy importante que hay que dar”.

Ernesto Martínez (Frente Cívico, Cba.) sostuvo que ésta es una cuestión de política criminal y social. Dijo que si al tema no lo habilita el oficialismo es imposible llegar a un dictamen.

Vilma Ibarra (Nuevo Encuentro, Cap.Fed.): al principio remarcó que quieren la ley y que para eso necesitan un plenario de las comisiones porque los dictámenes con pocas firmas no llegan a ningún lado y si el proyecto tiene que pasar por las tres comisiones no le dan los plazos porque pueden emitir dictamen hasta el 20 de noviembre. Si firmamos dictamen en esta comisión, anunció Ibarra, va a ser “tildado de antirreglamentario”. Tras hablar con integrantes de la “Campaña por el Derecho al Aborto” cambió de idea y en su siguiente intervención, fundándose “en el peso del esfuerzo y del mandato simbólico”, comunicó que estaban dispuestos a firmar dictamen. Dijo que su bloque quiere avanzar hacia la legalización “porque la vida pasa y las mujeres mueren”. Enmarcó el aborto en un problema de salud pública y de equidad. La legalización “es la mejor forma de proteger la vida de las mujeres”. “Los que se oponen lo hacen por una posición filosófica, ideológica o religiosa, e intentan imponer su paradigma a toda la sociedad argentina mientras que los que le abrimos la puerta a la legalización no queremos imponer nuestro paradigma a todos, al revés, queremos que cada uno pueda tomar su decisión”.

Alfredo Olmedo (Salta somos todos): fue el más aplaudido por el público presente y el más agredido por sus pares, particularmente por las diputadas Donda y Gil Lozano. Dijo que el aborto “es una pena de muerte anticipada a un hijo por nacer”. “Si el padre y la madre deciden matarlo ¿qué defensa le queda a ese chico?”. “La solución a la problemática del aborto es a través de la vida, no de la muerte, a la madre hay que apoyarla para que dé vida, no para que mate a su hijo legalmente”. Ponderó la AUH, pero agregó que faltan aspectos sociales “porque la Argentina se construye con vida, no con muerte”. Relató que está esperando a su cuarto hijo, que va a nacer en 2 meses pero ya la conoce a través de la ecografía, dijo que conoce su cara y siente su corazón, y agregó “no tendría cara para matarla por más que sea legal”. “La familia es la base de la sociedad y la están destruyendo”. “El problema del aborto se soluciona con el respaldo de la familia y un estado presente, no con muerte”.

Juan Pedro Tunessi (UCR, BsAs): se manifestó a favor del aborto porque “la defensa de la libertad y de la igualdad son caras a la historia del radicalismo”. “Sin la decisión del oficialismo este tema no va a salir”.

Ricardo Gil Lavedra (UCR, Cap.Fed.): en el aborto “hay colisión de derechos” y en ese tema entra “la igualdad y la no discriminación, porque esto recae en la mujer”. “En este tema no puede haber posiciones absolutas”, porque “no hay un derecho absoluto del embrión desde la concepción”. El “embrión no es titular de por sí de derechos, pero merece protección y esa protección debe mensurarse con los derechos de la madre”. “La protección debe ser incremental”. “La legalización del aborto temprano es la mejor manera de proteger al embrión” (sic).

Juan Casañas (UCR, Tucumán): entregó 70.000 cartas de coprovincianos que pedían: 1º que en esa reunión no se dictamine, 2º que se haga una consulta popular y 3º que el debate se federalice porque “desde el interior tienen mucho para decir”. “Los diputados que hablan de los derechos humanos se olvidan de los derechos de los niños que están por nacer”. Dijo que se habla de las muertes maternas pero “se olvida a los 500.000 niños que mueren por año”, por ellos “nadie hace nada”, subrayó.

Miguel Ángel Barrios (PS, Sta. Fe): “hay que impedir los abortos y la única forma de impedirlos es con educación sexual y anticoncepción, ya están las leyes, tenemos que seguir insistiendo en el acceso real a esas dos cosas”. Manifestó que “el Congreso no es el ámbito de debate del comienzo de la vida” y señaló que en esa misma cámara están discutiendo “fecundación asistida” y “a nadie se le ocurrió caracterizar como delito el descarte o congelamiento de embriones”. “Estoy de acuerdo con que las mujeres que no pueden concebir recurran a la fecundación asistida y con que las que no quieren ser madres puedan interrumpir su embarazo en forma segura, eso es proteger su salud y respetar sus derechos reproductivos”, dijo el socialista.

María Luisa Storani (UCR, BsAs): mencionó que pertenece a un partido con posturas transversales pero también viene del movimiento de mujeres y elogió la labor de la “Campaña por el Derecho al Aborto”. Explicó que el movimiento de mujeres ve en esto un “problema de salud pública”, “de derechos humanos de las mujeres”, “de injusticia porque mueren las pobres”. Storani reveló que tiene una religión, “es creyente”, pero añadió que no legisla por su religión porque “ese es una tema interno e individual”, ella legisla “para todos y todas”. Se enorgulleció de ser firmante del proyecto de la Campaña.

Silvia Storni (UCR, Cba.): repitió que el aborto es un problema de salud pública que afecta a las mujeres pobres, vinculado con la violencia de género, con la educación y en particular con la educación sexual. Dijo que “el aborto se debe tratar de evitar siempre, no sólo por las consecuencias físicas sino también por las psicológicas que a veces perduran para toda la vida”. Pidió la legalización para terminar “con la injusticia y la discriminación”.

Cynthia Hotton (Valores para mi país): reclamó audiencias públicas, denunció que se haya escuchado sólo a 2 extranjeras y no a los especialistas argentinos. Resaltó que los diputados que dicen defender los derechos de la mujer se oponen a tratar el sistema de protección integral a la mujer embarazada que está en la Comisión de Familia. Pidió que se defiendan los derechos humanos de los más indefensos, los de los niños por nacer y sostuvo que “ningún embarazo en conflicto, fuera de las excepciones que plantea el Código Penal, justificaría terminar con la vida de un ser humano”.

NOTIVIDA

http://www.diario7.com.ar/
Escríbanos a ed.dia7@gmail.com