sábado, 27 de agosto de 2011

Tinelli: más pornografía y más rating

Lamentablemente, ShowMatch es un fenómeno en la TV y es la comidilla de todos los programas de chimentos de la televisión argentina. El jefe de gabinete Aníbal Fernández se preguntó recientemente “¿Qué tiene de malo ver Tinelli?”, mientras que el Comité Federal de Radiodifusión (Comfer) brilla por su ausencia ante el despliegue pornográfico del baile del caño.

El reality show de Marcelo Tinelli hizo explotar el rating en más de 30 puntos todas las noches de la semana pasada con el pole dance o baile del caño. Se transformó en lo más visto con 33 puntos de promedio y picos de 40, según datos de la consultora Ibope. Ningún canal pudo competir con Tinelli y su baile del caño. Lamentablemente, ShowMatch es un fenómeno en la TV y es la comidilla de todos los programas de chimentos de la televisión argentina. El jefe de gabinete Aníbal Fernández se preguntó recientemente “¿Qué tiene de malo ver Tinelli?”, mientras que el Comité Federal de Radiodifusión (Comfer) brilla por su ausencia ante el despliegue pornográfico del baile del caño.

La performance del show televisivo montado por Marcelo Tinelli en base a una rutina de night club, permitió situar al 13 como el canal más visto esta semana y sacar más de 10 puntos de diferencia en el prime time y seguir distanciándose de sus competidores. El baile del caño pretende venderse bajo la categoría de “baile artístico”. No nos engañemos, una cosa es un desnudo artístico y otra cosa muy distinta es la pornografía que se muestra en cada programa de Tinelli. Más abajo lo definimos con claridad. Pero antes, escuchemos los dichos del jefe de Gabinete del actual gobierno:

Aníbal Fernández: ¿Qué tiene de malo ver Tinelli?



El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández le respondió en C5N al titular de la Sociedad Rural acerca de sus dichos sobre los que votaron a la Presidente (“La gente mira a Tinelli y si puede pagar el plasma no importa nada más”). Refiriéndose a Tinelli dijo Aníbal Fernández:

¿Qué tiene de malo ver Tinelli? Yo no lo veo porque no me dan los tiempos… ¿o porque es popular es malo? ¿O uno no mira todo el rating que tiene? Si tiene tanto rating, ¿que no le encuentran un costado popular a ese tipo de expresión? ¿Cuál es la historia porque hay pibas que están medio desnudas y qué sé yo? No las mires, ¿cuál es la historia con eso?, no lo termino de entender.

Argentinos Alerta le explica a continuación todas las dudas que tiene el jefe de Gabinete.

¿Qué es la pornografía?


Los defensores de la pornografía invocan el derecho a la libertad en el arte. Es indudable que no siempre es fácil distinguir entre el arte más o menos erótico (en el que también hay que contar con la evolución de las normas y costumbres) y la pornografía.

La pornografía consiste en retirar los actos sexuales, reales o simulados, de la intimidad de sus protagonistas, para exhibirlos ante terceros de manera deliberada.

En esta conducta la persona es denigrada ya que pasa a ser considerada como un objeto de placer antes que de amor, su valor está dado solo por su dimensión física. Lo único que importa es dar paso libre a los instintos para que, sin estorbos ni barreras como la del pudor, provoquen en ellos excitaciones y sensaciones. Lo que sienten, piensan, la historia personal, los valores, sueños e ideales de las personas no son tomados en cuenta. La persona se transforma en un objeto desechable.

Los motivos eróticos en el arte se han dado en todos los tiempos y culturas. La pornografía, en cambio, aísla y acentúa excesivamente lo obsceno, con ruptura del equilibrio artístico. La pornografía no considera a la persona en su totalidad, sino que explota solamente su dimensión física con el objetivo de incitar al acto sexual. Hoy se ha pasado, además, a la pornografía dura y violenta, acompañada de toda clase de perversiones sexuales.

¿Qué efectos tiene la pornografía?

■Afecta principalmente a personas inmaduras, limitando y desviando su desarrollo psicológico normal y la formación de una identidad sana.

■Induce a franquear barreras y puede llegar a promover delitos y violencias sexuales (especialmente la pornografía dura).

■Paraliza la sensibilidad de las personas hasta hacerlos moral y personalmente indiferentes a los derechos y dignidad de los demás (la pornografía blanda).

■Crea dependencia y empujar a la búsqueda de material cada vez más excitante y perverso.

■Aumenta la probabilidad de adoptar comportamientos antisociales.

■Dificulta la capacidad de distinguir entre lo sano y esperable y lo alterado, anormal o infrecuente en los niños y adolescentes.

■Favorece la sexualidad precoz en los niños.

La pornografía introduce a unos y a otros en la ilusión de un mundo ficticio. Un mundo de fantasía que, no obstante, tiene efectos muy reales, tanto para los individuos como la sociedad. Por ello, los padres deben estar atentos a lo que ven sus hijos en la TV, ya que ellos son los más vulnerables a ser dañados, provocando una visión empobrecida y deshumanizadora de la sexualidad y del ser humano, y dejando impreso en la memoria del niño imágenes que pueden a futuro dificultar su vida sexual plena con la persona que realmente se ama y con quien desea compartir una vida y formar una familia.

En su libro "¿Cuál es el Gran Negocio de la Pornografía? Una Guía para la Generación de Internet" (Shadow Mountain), Jill C. Manning presenta una detallada explicación de cómo la pornografía daña a los adolescentes, junto con advertencias de cómo superar la naturaleza adictiva de tales hábitos.

Manning describe algunos de los modos en los que la pornografía daña a la gente:

■Se trata de algo potencialmente adictivo. Como tal puede obstaculizar la capacidad de una persona para tomar decisiones claras;

■Puede distorsionar poderosamente la visión de una persona sobre cuerpos, relaciones y sexualidad;

■Lleva a la gente a cosificar a los demás, viéndolos como juguetes sexuales que existe sólo para su propia satisfacción;

■Debido a su influencia distorsionadora mina las oportunidades de los jóvenes de tener seguridad en sí mismo, ser felices y crear relaciones duraderas en el futuro.

■Afecta por tanto su capacidad de ver la vida de forma verdadera, provechosa y sana.

Manning lamentaba que nos se enseñara a muchos jóvenes lo suficiente sobre lo que hace que las relaciones o los matrimonios funcionen mientras que se les hace que no se den cuenta de cómo la pornografía dañará su capacidad de interactuar con los demás. Citando los resultados de diversos estudios sobre los efectos del consumo habitual de pornografía, Manning apuntaba algunas de los efectos secundarios dañinos:

■Disminución de la sensibilidad hacia las mujeres, mostrando más agresiones, rudeza y falta de respeto.

■Disminución del deseo de tener hijos y formar una familia.

■Aumento del riesgo de tener dificultades en las relaciones íntimas.

■Aumento del riesgo de abusar sexualmente de los demás.

■Aumento del riesgo de recibir información incorrecta sobre la sexualidad humana.

■Aumento del riesgo de insatisfacción sexual con el/la futuro/a esposo/a.

■Aumento del riesgo de divorcio una vez casado.

Niños como adultos, adultos como niños

El uso de imágenes sexuales en los medios de comunicación no es precisamente un fenómeno reciente. No obstante, en los últimos años se ha dado un aumento de su volumen sin precedentes. Además, los niños son presentados con mayor frecuencia como si fueran adultos, mientras que a las mujeres se las infantiliza. Esto último se ve por ejemplo en el programa de Tinelli cuando las bailarinas actúan como colegialas.

Esto lleva a difuminar las líneas entre madurez e inmadurez sexual y, en la práctica, legitima la noción de que los niños puedan ser tratados como objetos sexuales. En los niños, las capacidades cognitivas necesarias para hacer frente a imágenes persuasivas de los medios todavía no se han desarrollado. Junto a esta falta de capacidad para afrontar tales imágenes, la capacidad de penetración de una cultura sexualizada da como resultado que los niños estén frecuentemente expuestos a material que no es apropiado para su edad.

El mensaje que se transmite a las chicas es que deberían presentarse como sexualmente deseables si quieren ser populares entre los chicos. Esto está presente incluso para niños más jóvenes, a los que se anima a vestir de forma que llamen la atención por sus atributos sexuales aunque todavía no los posean.

A su vez, el mensaje que se transmite a los chicos es que deberían ser sexualmente dominantes y tratar el cuerpo femenino como un objeto.

Puesto que los niños reciben continuos llamamientos a adecuarse a tales imágenes, uno de los resultados que pueden ocurrir es el descontento con el propio cuerpo y una pobre autoestima que, a su vez, pueden provocar depresión y desórdenes alimenticios. Junto a estos desórdenes como la anorexia, las mujeres jóvenes recurren en mayor número a la cirugía cosmética, bajo la presión de parecerse a una imagen idealizada.

Argentinos Alerta

http://www.diario7.com.ar/
Escríbanos a ed.dia7@gmail.com