jueves, 3 de noviembre de 2016

WIKILEAKS: HILLARY FINANCIARÁ ABORTOS EN EL EXTRANJERO SIN PROTECCIÓN DE CONCIENCIA



Correos electrónicos publicados recientemente a través de Wikileaks muestran que el presidente Obama quería financiar abortos en el extranjero, una clara violación de la ley y política de Estados Unidos, sin embargo, pese a ello, quería permitir la protección de conciencia para los médicos y enfermeras reacios a realizar abortos.

Al parecer algunos grupos pro aborto bloquearon ese esfuerzo, insistiendo en que los médicos deben ser obligados a realizar dicha práctica. Algunos correos electrónicos muestran que Hillary Clinton tiene toda la intención de dar a los defensores del aborto exactamente lo que quieren: fondos estadounidenses para abortos en el extranjero, eliminando toda protección de conciencia.

La noticia salió a la luz en los correos electrónicos entre la asesora desde hace mucho tiempo de Clinton, Jennifer Klein y el presidente de la actual campaña demócrata, John Podesta. Klein dijo que Planned Parenthood y otras organizaciones defensoras del aborto le comentaron que Tina Tchen, miembro del personal de la Casa Blanca les hizo saber de forma privada sobre la intención de las administración para cambiar la interpretación de la Enmienda Helms, la ley de 43 años de edad que prohíbe la financiación o promoción del aborto en el extranjero.

Grupos pro aborto han presionado a la administración de Obama por años para reinterpretar la ley.

Klein le dijo a Podesta, “La [Casa Blanca] estaba preparada para proseguir, pero con dos notables limitaciones. En primer lugar, que cualquier organización con alguna objeción religiosa o moral no estaría obligada a proveer, pagar o referir para un aborto. Segundo, que una organización que no provee servicios de aborto no podía ser objeto de discriminación en la solicitud, aplicación y concesión de los fondos de ayuda al exterior.”
“También he oído que después de escuchar las grandes preocupaciones de los defensores, esto puede no llevarse a cabo” comentó Kein, y luego añadió, “Ambas [limitaciones] plantean problemas, y en mi opinión, dejar intacta Helms es una mejor alternativa en este momento. La cláusula de conciencia es en el mejor de los casos extraña, y en el peor perjudicial”.
Clinton ha dejado constancia de que tiene la intención de cambiar la interpretación de la Enmienda Helms. Klein indicó que iría más allá y no haría ningún tipo de ajuste para grupos religiosos.

“Incluso me gustaría ir un paso más allá y argumentar que si Helms se modificara de manera que los abortos pudieran ser pagados en casos de violación, ese factor debe ser considerado en la solicitud teniendo en cuenta la realidad de que en muchas partes del mundo, el concesionario de la USAID va a ser el único servicio de salud disponible”.

Klein también dijo que la protección de conciencia era un problema como “un asunto de política” para Clinton, aparentemente en referencia a su campaña por la presidencia de Estados Unidos.

Clinton ha señalado a los grupos religiosos como una barrera para el acceso al aborto. En una cumbre de mujeres en el 2015, dijo a los asistentes que “los códigos culturales profundamente arraigados, creencias religiosas y los sesgos estructurales necesitan y deben ser cambiado” para dar a las mujeres “salud reproductiva”, un término que incluye el aborto, según le dijo al Congreso.

John Podesta, asesor de Clinton, ha sido objeto de críticas desde que Wikileaks reveló sus intentos de provocar una “revolución” en la Iglesia Católica. De acuerdo a los correos electrónicos, creó al menos dos organizaciones financiadas por el multimillonario George Soros con el fin de sembrar la disensión en las filas de los fieles en las enseñanzas de la Iglesia.

Klein ha sido asesora cercana a Hillary Clinton desde 1993. Fue Asesora Adjunta y Delegada de la Oficina de Asuntos Globales de la Mujer en la Oficina del Secretario de Estado desde el 2009-2012, asesoró a Clinton durante su campaña presidencial de 2008, se desempeñó como asesora de política interna de Clinton cuando era primera dama de 1993-1999 mientras era miembro del personal del gobierno de Bill Clinton.

Es profesora adjunta de derecho en la Universidad de Georgetown con enfoque en la salud de mujeres y niñas.

C-Fam