martes, 28 de junio de 2016

LA PRENSA BIENPENSANTE OCULTA



Por Nicolás Márquez

El 9 de junio del corriente, los 47 jueces, de los 47 países del Consejo de Europa, que integran el pleno del Tribunal de Estrasburgo1 (el tribunal de Derechos Humanos más importante del mundo), ha dictado una sentencia de enorme relevancia, la cual fue y es sorprendentemente silenciada por el progresismo informativo y su zona de influencia.

En efecto, por unanimidad, todos los 47 jueces, han aprobado la sentencia que establece textualmente que “no existe el derecho al matrimonio homosexual”.

El dictamen fue fundado en un sinfín de considerandos filosóficos y antropológicos basado en el orden natural, el sentido común, informes científicos y por supuesto, en el derecho positivo. Dentro de esto último fundamentalmente la sentencia se basó en el artículo No. 12 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Dicho artículo equivale a los artículos de los tratados sobre derechos humanos, tal el caso del 17 del Pacto de San José y al No. 23 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

En la histórica y nada difundida resolución, también ha dicho el Tribunal que la noción de familia no sólo contempla “el concepto tradicional del matrimonio, a saber, la unión de un hombre y de una mujer” sino que no se debe imponer a los gobiernos la “obligación de abrir el matrimonio a las personas de mismo sexo”. En cuanto al principio de no discriminación, el Tribunal también añadió que no hay tal discriminación dado que “los Estados son libres de reservar el matrimonio únicamente a parejas heterosexuales”

Compártase o no el fallo preguntamos:

¿Sabía Ud. amigo lector de esta trascendental noticia?, ¿la leyó o la escuchó en algún medio de difusión local o internacional mas o menos convencional al menos cómo “crítica”?. Muy difícilmente su respuesta sea positiva.
Y si acaso no existe ningún “Lobby internacional” apañado en la ideología de genéro dado que dichas conjuras no son más que una paranoia imaginativa de “los sectores reaccionarios” volvemos a preguntar:

¿Entonces por qué un fallo de semejante tenor provisto por el tribunal Internacional de Derechos Humanos más importante del mundo con voto unánime y representativo de los 47 países europeos no trascendió en ningún lado?.

Por lo pronto, en estas líneas te informamos de aquello que la nueva izquierda expresamente oculta y que el centrismo bienpensante ignora o apaña por funcional cobardía.