martes, 29 de marzo de 2016

La somnolencia diurna y las siestas largas se vinculan con riesgos cardiacos, según un estudio

 
Aunque dormir lo suficiente es clave para la salud, un nuevo estudio sugiere que esas largas siestas durante el día quizá no sean favorables para su corazón.
Los investigadores hallaron que las siestas largas y la somnolencia diurna excesiva se asocian con un mayor riesgo de una combinación de problemas de salud, que se conocen colectivamente como síndrome metabólico. Y eso puede aumentar el riesgo de enfermedad cardiaca y diabetes.
El síndrome metabólico incluye a afecciones como la hipertensión, el colesterol alto, el azúcar en sangre alto y el exceso de grasa en la cintura.
Los investigadores analizaron los hallazgos de 21 estudios que incluyeron a un total de más de 307,000 personas. La investigación mostró que las personas que tomaban la siesta durante menos de 40 minutos no estaban en un mayor riesgo de síndrome metabólico. De hecho, las que hacían la siesta durante menos de 30 minutos presentaban un ligero descenso en el riesgo.
Pero hubo un marcado aumento en el riesgo entre las que hacían la siesta durante más de 40 minutos, apuntaron los autores del estudio. Por ejemplo, hacer la siesta durante más de 90 minutos pareció aumentar el riesgo de síndrome metabólico en más de un 50 por ciento, y lo mismo sucedía con la somnolencia diurna excesiva.
La revisión también encontró que hacer una siesta de más de una hora o estar excesivamente cansado durante el día se vinculaban con un riesgo un 50 por ciento más alto de diabetes tipo 2.
Pero el estudio solo encontró una asociación entre esos factores, y no probó que la somnolencia excesiva o las siestas largas en realidad provoquen el síndrome metabólico o la diabetes.
Los hallazgos se presentarán el 3 de abril en una reunión del Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology, ACC), en Chicago. Las investigaciones presentadas en reuniones por lo general se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.
"Las siestas son muy prevalentes alrededor del mundo", afirmó en un comunicado de prensa del ACC el autor del estudio, el Dr. Tomohide Yamada, diabetólogo de la Universidad de Tokio. "Así que clarificar la relación entre las siestas y la enfermedad metabólica podría ofrecer una nueva estrategia de tratamiento, sobre todo dado que la enfermedad metabólica ha estado aumentando en todo el mundo", añadió.
Alrededor de un tercio de los adultos estadounidenses no duermen lo suficiente, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. La National Sleep Foundation recomienda siestas de entre 20 y 30 minutos para mejorar el nivel de alerta.
"El sueño es un componente importante de nuestro estilo de vida saludable, como la dieta y el ejercicio", comentó Yamada. "Unas siestas cortas podrían tener un efecto beneficioso para nuestra salud, pero todavía no sabemos la potencia de ese efecto ni el mecanismo mediante el cual funciona".

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTE: American College of Cardiology, news release, March 23, 2016
HealthDay